Relaciones entre Estados Unidos y China

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Las relaciones entre Estados Unidos y China (o relaciones sino-americanas) se refieren a las Relaciones Internacionales entre los Estados Unidos (E.U.A) y la República Popular China (R.P.C). La mayoría de los analistas describen la relación chino-americana como compleja y polifacética. Los Estados Unidos y China, usualmente, no son ni aliados ni enemigos; el gobierno estadounidense no considera a China como un adversario, sino como un competidor en ciertas áreas y como socio en otras. La Dinastía Qing estableció las primeras relaciones diplomáticas oficiales modernas a finales del siglo 19. Después de la Revolución de Xinhai, la recién formada república de China mantuvo relaciones diplomáticas con los EE.UU. Durante la Segunda Guerra Mundial, China fue un aliado cercano de los Estados Unidos. En la fundación del la República Popular China con su gobierno de influencia comunista en 1949, los Estados Unidos no reconocieron de manera inmediata el gobierno recién establecido. Hasta enero de 1979, los Estados Unidos reconocieron la república de China en la Isla de Taiwán como el gobierno legítimo de China, aunque no mantuvo relaciones diplomáticas con la República Popular China en el continente. A mediados de la Guerra Fría, la ruptura chino-soviética favoreció a los Estados Unidos para establecer relaciones con China (en el continente) y usar ésta como un contraataque a la Unión Soviética y su influencia. Fue hasta después de enero de 1979 que el gobierno estadounidense cambió el reconocimiento de Taipéi a Pekín, así como sus relaciones diplomáticas.

Hasta el 2011, los Estados Unidos tienen la economía más grande del mundo y China la segunda más grande, mientras que China tiene la población más grande y Estados Unidos la tercera, detrás de India. Ambos países son los más grandes consumidores de vehículos de motor y petróleo,[1] y los dos emisores más grandes de Gas de efecto invernadero.[2]

Las relaciones entre China y los Estados Unidos generalmente se han mantenido estables con algunos periodos de tensión, sobre todo después de la Disolución de la Unión Soviética, la cuál eliminó a un enemigo común y marcó el comienzo de un mundo caracterizado por el dominio estadounidense. También hay preocupaciones relacionadas con los Derechos humanos en la República Popular China y la situación política de la Isla de Taiwán. Han habido constantes altibajos en las relaciones chino-estadounidenses, y esfuerzos diplomáticos han sido tomados para mantener la dirección positiva en cuanto a su relación internacional, como James R. Lilley en la década de 1990.[3]

Si bien hay tensión en la relación chino-americana, también hay importantes factores estabilizadores. La República Popular China y los Estados Unidos son principales socios comerciales y tienen intereses comunes en cuanto la prevención y supresión del terrorismo y la proliferación nuclear. La relación comercial chino-americana es la segunda más grande del mundo.[4]

China es también el mayor acreedor extranjero de los Estados Unidos. Los retos y las dificultades de China son principalmente internas, y existe el interés por mantener relaciones estables con los Estados Unidos. La relación chino-americana ha sido descrita por varios líderes mundiales y académicos como la relación bilateral más importante del mundo del siglo 21.[5] [6] A medida que ambos países se vuelven más entrelazados, un mayor número de chinos y estadounidenses han tenido la experiencia de visitar, estudiar, trabajar y vivir en el país del otro. Aún así, el papel de los medios de comunicación permanece importante al moldear los puntos de vista sobre cada país.[7] Recientemente, encuestas de opinión pública y otros trabajos han contribuido a meorar el entendimiento de como las imágenes y actitudes de los dos países se forma y como éstas tienen influencia sobre las políticas y la comunicación de ambos.[8]

Índice

Comparación de los países[editar]

Bandera de la República Popular China República Popular China Bandera de los Estados Unidos Estados Unidos
Población 1,347,350,000 (1st) (19.1% de la población mundial) 314,256,000 (3rd) (4.46% de la población mundial)
Área (área total)(de acuerdo a la enciclopedia británica) 9,572,900 km2 (3.º)[9] 9,526,468 km2 (4.º)[10]
Densidad de Población 139.6/km² (363.3/sq mi) 33.7/km² (87.4/sq mi)
Capital Pekín Washington, D.C.
Ciudad más grande Shanghái – 23,019,148 (2010)[cita requerida] Nueva York – 8,244,910 (18,897,109 Metro) (estimados del Censo de los Estados Unidos del 2011[11] )
Gobierno Socialista Unipartidista Federal presidencial República Constitucional
Primer Líder Mao Zedong George Washington
Líder actual Xi Jinping Barack Obama
Lenguaje Oficial Mandarín estándar None Inglés
Religiones Principales 42% Agnóstica or atea, 30% Religiones populares and Taoísmo, 18% Budismo, 4% Islam, 4% minorías religiosas étnicas (incluyendo Vajrayāna and Theravada), 2% Cristianismo[12] 78.4% Cristianismo, 16.1% No religiosa, 1.7% Judaísmo, 0.7% Budismo, 0.6% Islam, 0.4% Hinduismo[13]
Grupos étnicos 91.51% Etnia han,[cita requerida] 55 minorías reconocidas, 1.30% Etnia zhuang, 0.86% Manchú, 0.79% Etnia uigur, 0.79% Etnia hui, 0.72% Miao, 0.65% Yi, 0.62% Tujia, 0.47% Mongol (etnia), 0.44% Etnia tibetana, 0.26% Buyei, 0.15% Etnia coreana, 1.05% otros 74% Blanco estadounidense, 14.8% Hispanos y Latinoamericanos (de cualquier procedencia), 13.4% Afroamericano, 6.5% Otros, 4.4% asiático-americano, 2.0% Dos o más "razas", 0.68% Nativo americano, 0.14% Hawaianos nativos
PIB(nominal) (estimados del 2011) $7.298 trillones (2.º) $15.094 trillones (1.º)
PIB(nominal) per capita (estimados del 2011) $5,413 (90th) $48,386 (15.º)
PIB(PPP) (estimados del 2011) $11.299 trillion (2.º) $15.094 trillion (1.º)
PIB(PPP) per capita (estimados del 2011) $8,382 (91.º) $48,386 (6.º)
Gini (2012) 47.4[14] 45.0[15] (39.º)
IDH (2011) 0.663[16] (mediom) (89.º) 0.910[16] (muy alto) (4.º)
Divisa Yuan chino) (¥) Dólar estadounidense ($)
Chino-estadounidenses 110,000 estadounidenses viviendo en China 3,794,673 Personas de origen chino viviendo en Estados Unidos
Gasto Militar $143.0 billones $711.0 billones[17]
Tropas Militares 4,585,000 (alrededor de 1 militar o paramilitar por cada 294 personas) 3,000,000 (alrededor de 1 militar o paramiltiar por cada 105 personas)
Hablantes de Inglés 10,000,000 (0.74% de la población total) 267,444,149 (85.1% de la población total)
Fuerza Laboral 780,000,000 154,900,000
Telecomunicaciones (teléfonos móviles) 1,046,510,000 327,577,529

Historia de las relaciones Qing-Estados Unidos[editar]

Comercio con la antigua China[editar]

Archivo:ChineseExportDesk.jpg
Un ejémplo de un escritorio portátil de fabricación china, de principios del siglo 19. Pupitres como éste eran especialmente populares entre los comerciantes americanos, quienes los usaban para escribir cartas o llevar a cabo negocios durante sus largos viajes en el mar.

El resultado fue la considerable exportación de especias, ginseng, y las pieles a China, y la mucho mayor afluencia de té, algodón, seda, porcelana y muebles hacia los Estados Unidos. Los comerciantes, quienes servían de intermediarios entre los consumidores chinos y estadounidenses, se volvieron fabulosamente ricos con este comercio, eventualmente dando lugar a la primera generación estadounidense de millonarios. Además, muchos artesanos chinos comenzaron a notar el deseo de los estadounidenses por artículos exóticos y en consecuencia, ajustaron sus prácticas de producción para hacer espacio a la fabricación de bienes hechos específicamente para la exportación. Estos bienes de exportación a menudo estaban hechas con características estadounidenses o europeas con el fin de aprovechar de manera plena las características demográficas de éstos consumidores.

Las guerras del opio[editar]

El final de la Primera Guerra del Opio llevó en 1842 al frente anglo-chino hacia el Tratado de Nankín,[18] el cual forzó a varios puertos chinos a abrir sus horizontes hacia el comercio extranjero. Hasta entonces, las relaciones chino-estadounidenses se habían llevado a cabo exclusivamente a través del comercio, pero este nuevo pacto entre Gran Bretaña y China amenazó severamente el desarrollo del comercio americano en la región. La administración del presidente John Tyler aseguró el Tratado de Wangxia en 1844, que no solo puso el comercio estadounidense a la par del británico, sino que también aseguró a los estadounidenses el derecho de Extraterritorialidad. Este tratado puso fin a la era del comercio con la antigua China, dando a los Estados Unidos tantos privilegios comerciales como los que tenían otras potencias extranjeras.

Después de la derrota de China en la Segunda Guerra del Opio, el emperador Xianfeng escapó de Pekín. Su hermano, Yixin, Príncipe Gong, ratificó el Tratado de Tianjin en la Convención de Pekín el 18 de octubre de 1860. Éste tratado estipula, entre otras cosas, que junto con Gran Bretaña, Francia y Rusia, los Estados Unidos tendrían el derecho de la estación en Pekín, ciudad cerrada en ese entonces.

El tratado de burlingame y la ley de exclusión china[editar]

La primera página de la ley de exclusión china de 1882

En 1868, el gobierno de la Dinastía Qing nombró a Anson Burlingame como su emisario en los Estados Unidos, quien recorrió el país para conseguir apoyo para un trato justo y equitativo hacia China y los emigrantes chinos. El Tratado de Burlingame en 1882 incluye estos principios. en 1871, la Misión Educativa China trajo el primero de dos grupos de 120 niños chinos para estudiar en los Estados Unidos. Ellos fueron traídos por Yung Wing el primer chino en graduarse de una universidad estadounidense.

Durante la Fiebre del oro de California y la construcción del Primer ferrocarril transcontinental de Estados Unidos, un gran número de chinos emigraron hacia los Estados Unidos, estimulando la animosidad de los ciudadanos estadounidenses. Después de ser sacados por la fuerza de las minas, la mayoría de los chinos se establecieron en lo que hoy se conocen como Barrio chino en ciudades como San Francisco (California), asumiendo trabajos con salarios bajos, como limpieza de restaurantes y lavandería. Con la economía de la etapa post-guerra civil en declive durante la década de 1870, la animosidad contra la minoría china se politizó por el líder sindical Denis Kearney y su partido laboral, así como por el gobernador en ese entonces de California, John Bigler. Ambos culparon a los Culí´s chinos por los bajos niveles de salario.

Como la primera restricción significativa sobre la libre inmigración en la historia de los Estados Unidos, el congreso aprobó el 6 de mayo de 1882 la Ley de exclusión china, tras haber hecho en 1880 modificaciones al Tratado de Burlingame. Dichas modificaciones permitían a los Estados Unidos el suspender la inmigración y el congreso actuó con rapidez para implementar la suspensión de la inmigración china y excluir a los "obreros calificados y no calificados en la minería y en otros oficios" de procedencia china de entrar al país durante 10 años, bajo pena de cárcel y deportación. La prohibición fue renovada varias veces, durando más de 60 años.

En búsqueda del mercado chino[editar]

La compañía de Desarrollo china de América, fundada por J. P. Morgan y Andrew Carnegie, trató de proporcionar el capital y la administración estadounidense que generaría una rápida industrialización en China. Ésta comenzó la construcción de la línea de ferrocarril Hankow-Canton, con el fin de vincular el centro y el sur de China, aunque sólo se las arregló para terminar 30 millas de la línea. Los estadounidenses pronto se desilusionaron, y vendieron el proyecto a un sindicato belga, rival de la compañía.[19] En general, el sueño americano de hacerse rico después de invertir en China o venderle a cientos de millones de chinos se había vuelto casi un fracaso. la venta estándar de combustibles si tuvo éxito en vender queroseno dentro del mercado de China, pero muy pocas otras industrias generaron ingresos.[20]

El levantamiento de los bóxers[editar]

Tropas estadounidenses en China durante el levantamiento de los bóxers en 1900.

En 1899, un movimiento de chinos nacionalistas, quienes se llamaban a sí mismos como "los puños rectos y harmoniosos", comenzaron una revuelta violenta en China,a la que se refirieron los occidentales como el Levantamiento de los bóxers, en contra de la influencia extranjera sobre el comercio, la política, la religión y la tecnología. éstas campañas tuvieron lugar a partir de noviembre de 1899 hasta el 7 de septiembre de 1901, durante los años finales del gobierno Manchú bajo el poder de la Dinastía Qing. La sublevación comenzó como un movimiento anti-extranjero, anti-imperialista, con base campesina en el norte de China. Los insurgentes atacaron a los extranjeros, quienes estaban construyendo los ferrocarriles y violando el Feng shui, y a los cristianos, quienes eran tomados como los responsables de la dominación extranjera de China. En junio de 1900, los bóxers entraron a Pekín, matando a 230 extranjeros (incluyendo a diplomáticos) así como a miles de chinos cristianos, mayormente en las provincias de Shanxi y Shandong. El 21 de junio, la emperatriz viuda Cixí declaró la guerra en contra de todos los poderes occidentales. Los diplomáticos, civiles extranjeros, soldados y chinos cristianos fueron sitiados durante el Asedio del barrio de las delegaciones en Pekín durante 55 días. Una coalición denominada como la Alianza de las Ocho Naciones, la cual incluía a el Imperio austrohúngaro, Francia, Alemania, Italia, Japón, Rusia, el Reino Unido y los Estados Unidos enviaron a 20,000 tropas para su rescate. Las fuerzas multinacionales fueron inicialmente derrotadas por una armada chino-musulmana en la Batalla de Langfang, pero un segundo intento fue exitoso debido a la rivalidad interna dentro de las fuerzas chinas. El gobierno de china fue forzado a indemnizar a las víctimas y a realizar varias concesiones adicionales. Reformas posteriores implementadas después de la rebelión contribuyeron al final de la Dinastía Qing y el establecimiento de una república china moderna. Los Estados Unidos jugaron un papel secundario pero importante en la supresión de el levantamiento de los bóxers, en gran parte debido a la presencia de barcos y tropas estadounidense desplegadas en las Filipinas desde la conquista de América en la Guerra hispano-estadounidense y la Guerra filipino-estadounidense. Dentro de las fuerzas armadas estadounidenses, a la supresión de el levantamiento de los bóxers se le conoció como la Expedición de alivio de China.

Política de puertas abiertas[editar]

La antigua residencia de Wu Tingfang y la oficina de la delegación Qing en Estados Unidos, localizada en el Dupont Circle en Washington, D.C.

A finales del siglo 19, las potencias mundiales (Francia, el Reino Unido, Alemania, Italia, Japón y Rusia) comenzaron a formar círculos de influencia propia en China, la cual estaba bajo el poder de la Dinastía Qing en ese entonces. Los Estados Unidos, al no poseer tal influencia en el país chino, buscaban que éstas prácticas se terminaran. En 1899, el Secretario de Estado de los Estados Unidos John Milton Hay envió cartas diplomáticas hacia estas naciones, pidiendo que garantizen la integridad administrativa y territorial de China y que no interfirieran con el libre uso de los puertos comerciales dentro de sus respectivos círculos de influencia.[21] Las principales potencias evadieron cualquier compromiso, argumentando que no podían estar de acuerdo en nada hasta que se llegara a un consenso entre ellas. Hay tomó esta acción como la aceptación de su propuesta, la cual fue conocida como la Política de puertas abiertas.

Aunque es generalmente respetada en el contexto internacional, la política de puertas abiertas sufrió varios y serios reveses. El primer problema involucra la invasión de Rusia a Manchuria a finales del siglo 19. Los EE.UU protestaron en contra de las acciones de Rusia, lo que condujo a la Guerra ruso-japonesa en 1904. Japón presentó un desafío contra la política de puertas abiertas con las Veintiuna exigencias hechas en 1915 hacia la, en ese entonces, república de China. Japón también realizó acuerdos secretos con los aliados, entre los cuales se prometía a Japón los territorios alemanes en China. El mayor revés que tuvo la política de puertas abiertas ocurrió en 1931, cuando Japón invadió y ocupó Manchuria, creando el estado títere de Manchukuo. Los Estados Unidos, junto con otros países, condenó fuertemente la acción, pero tomo pocas o casi ninguna acción para detenerla.

Historia de la relación de Estados Unidos y la república china[editar]

Las primeras décadas[editar]

Después de la Revolución de Xinhai en 1911, el gobierno estadounidense reconoció a la república de China (ROC) como el único y legítimo gobierno de China, a pesar de la existencia de varios tipos de gobierno en diferentes partes de China. China fue unificada en un solo gobierno, la república de China, dirigida por el Kuomintang en 1928. La primera ganadora del Premio Nobel de Literatura por escribir sobre China, Pearl S. Buck, fue una escritora estadounidense nacida en territorio americano, pero criada en China, quien ganó el premio en 1938 por su obra titulada La ovela china.[22]

Segunda Guerra Mundial[editar]

El estallido de la Segunda guerra sino-japonesa en 1937 condujo al flujo de apoyo hacia la república de China, en ese entonces bajo el mando de Chian Kai-Shek, por parte de los Estados Unidos, bajo la presidencia de Franklin D. Roosevelt. Una serie de Leyes de Neutralidad habían sido aprobadas en los EE.UU. con el apoyo de los aislacionistas, quienes se oponían a la ayuda estadounidense hacia los países en guerra. Debido a que la Segunda guerra sino-japonesa aún no había sido declarada, Franklin D. Roosevelt negó que existiese el estado de guerra en China y procedió a enviar ayuda a Chiang Kai-Shek.

La simpatía del público estadounidense por los chinos fue despertado por los informes de los misioneros, novelas como la de Pearl S. Buck, la edición de Time sobre la brutalidad de los japoneses en China, incluyendo los reportes sobre la Masacre de Nankín, también conocida como la "violación de Nankín". Las relaciones japonesas-estadounidenses fueron después afectadas por el Incidente del Panay, ocurrido durante el bombardeo a Nanking, donde un buque de guerra de la armada estadounidense fue hundido, presuntamente como un accidente, por aviones japoneses (el hecho de si fue o no intencional sigue en disputa).Roosevelt exigió una disculpa junto con una compensación por parte de los japoneses, la cual fue recibida, aunque las relaciones entre ambos países continuaron deteriorándose. El libro de Edgar Snow, Una estrella roja sobre China, publicado en 1937, relata que el partido comunista chino de Mao Zedong realizó de manera eficaz diferentes reformas y guerrillas en su combate contra los japoneses. Cuando la guerra estalló durante el verano de 1937, los Estados Unidos ofrecieron apoyo moral, aunque no tomaron ninguna medida efectiva durante ésta. Los Estados Unidos le declararon formalmente la guerra a Japón en 1941, después del inesperado ataque japonés sobre la base naval Pearl Harbor, suceso que marcó la entrada de los estadounidenses en la Segunda Guerra Mundial. La administración de Roosevelt suministró cantidades masivas de apoyo al gobierno asediado de Chiang Kai-Shek, ahora centralizado en Chongqing. Soong May-ling, mejor conocida como Madame Chiang Kai-shek,[23] quien había sido educada en territorio estadounidense, tuvo asambleas con el congreso estadounidense y recorrió el país con el fin de reunir apoyo para China. El gobierno enmendó la Ley de exclusión de China y el presidente Roosevelt se trasladó con el fin de terminar los tratados desiguales entre ambos países. Sin embargo, la percepción de que el gobierno chino era incapaz de resistir los ataques japoneses o de que prefería centrarse más en la derrota de los comunistas crecieron, acrecentando la tensión interna y externa sobre el país. Miembros de las manos de China, como Joseph Stilwell -quien hablaba de manera fluida el chino mandarín- dijo que era parte del interés estadounidense el establecer la comunicación con los comunistas para preparar una invasión terrestre hacia Japón, a manera de contraofensiva durante el conflicto. La Misión Dixie, iniciada en 1943, fue el primer contacto oficial de Estados Unidos con los comunistas. Otros personajes estadounidenses, como Claire Chennault, abogaron por el uso de la fuerza aérea en el conflicto. En 1944, el generalísimo Chiang Kai-Shek accedió a la propuesta de Roosevelt de que un general estadounidense tomara el mando de todas las fuerzas militares en el área, pero demandó que Stilwell también asumiera un cargo oficial. El general Albert Coady Wedemeyer remplazó a Stilwell, y Patrick J. Hurley fue nombrado embajador.

La Oficina de Servicios Estratégicos estadounidense (antecesor de la CIA) mostró un interés en una posible conspiración para disminuir el control del régimen de Chiang. Como respuesta, Chiang ordenó la ejecución de los rebeldes involucrados en ésto.[24] El presidente Chiang no sentía ninguna simpatía hacia los Estados Unidos,[25] y vio éstos movimientos como un intento de imponer el imperialismo en China. Chiang no quería ser un subordinado ni de los Estados Unidos, ni de la Unión Soviética, pero competían por ocupar un espacio entre ambas para tener los mayores beneficios por parte de la Unión Soviética y de los Estados Unidos, sin asumir directamente una posición.[26] Incidentes violentos se habían producido cuando un general estadounidense, en estado de ebriedad, había hecho comentarios sobre el régimen de Chiang, y sobre la violación de dos estudiantes chinas por marines estadounidenses.[26] Chiang predijo que la guerra llegaría entre los estadounidenses y los soviéticos y que ambos bandos se interesarían en una alianza con China, situación que el país asiático vio como una ventaja. Chiang también difería con el país americano en cuanto a su ideología; él organizó el Kuomintang como un partido con influencia leninista, con las prohibiciones sobre la disidencia y la democracia,[27] afirmando que éstas eran imposibles para China.[28]

Chiang manipuló a los americanos y a los soviéticos durante la guerra; primero, diciéndole a los EE.UU que se iniciarían las negociaciones y una posible alianza entre la Unión Soviética y China, mientras le decían al gobierno soviético que la opinión de los estadounidenses, junto con su participación no era relevante en el conflicto. Al mismo tiempo, Chiang logró que EE.UU apoyara militarmente a China, evitando así cualquier movimiento por parte de los soviéticos, quienes ahora estaban bajo la posible amenaza de un ataque por parte de los americanos.[29] La mano derecha de Chiang, el jefe de la policía secreta Dai Li, quien era anti-comunista y anti-estadounidense a la vez,[30] le había ordenado previamente a agentes del Kuomintantg que espiaran y mantuvieran vigilados a miembros del ejército y a oficiales estadounidenses.[31] Anteriormente, Chiang ya se había visto implicado con la Sociedad de Camisas Azules, un grupo paramilitar fascista dentro del Kuomintang que quería expulsar a los occidentales y a los imperialistas japoneses, aplastar a los comunistas y eliminar el feudalismo.[32] Dai Li was assassinated in a plane crash orchestrated by the American OSS or the Communists.[33]

La querra civil en China continental[editar]

Cuando terminó la Segunda Guerra Mundial en 1945, la hostilidad entre la República de China y el Partido Comunista de China resultó en una guerra civil; posteriormente, el KMT perdió el control sobre China continental en 1949 como resultado del conflicto. En el Libro blanco de China (véase el trabajo de Dean Acheson), publicado en 1949 y elaborado por el departamento de estado de EE.UU, se anunciaba la política de no intervención en la república de China (con base en Taiwán) en caso de haber ataques por parte del Ejército Popular de Liberación. El general Douglas MacArthur ordenó a las fuerzas militares de Chiang Kai-Shek el ir a la Isla de Taiwán para aceptar la rendición de las tropas japonesas, iniciando así la ocupación militar de la isla asiática. Adicional mente, el general estadounidense George Marshall trató de negociar una tregua entre la República de China y el partido comunista en 1946, pero la iniciativa perdió impulso rápidamente. El movimiento nacionalista se negó hasta 1949, cuando los comunistas resultaron victoriosos del conflicto y expulsaron a los nacionalistas de la China continental hacia Taiwán y otras islas. Mao Zedong estableció posteriormente la República Popular China(RPC) en China continental,[34] mientras que en Taiwán y otras islas actualmente siguen gobernadas bajo los principios de la República de China.

Relaciones durante la guerra fría[editar]

Después de que estalló la Guerra de Corea, la administración de Harry S. Truman reanudó el apoyo militar y económico hacia la república de China; además, mantuvo paralizado el Estrecho de Taiwán al colocar a la Séptima Flota de los Estados Unidos con el fin de prevenir una invasión comunista hacia Formosa. Hasta que los Estados Unidos reconocieran oficialmente a la república popular china en 1979, el estado de Washington había seguido aprobando el apoyo dado a la república de China, basada en la ley de ayuda exterior,[35] la ley de seguridad mutua y en la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, promulgadas por el congreso estadounidense. Un tratado de defensa mutua entre China y América fue firmado de manera independiente entre ambos gobiernos en 1954 y duró hasta 1979.

Eisenhower, Soong May-ling y el presidente de la república de China Chiang Kai-shek en Taiwán. 1960.
El presidente Dwight D. Eisenhower, junto con Chiang Kai-shek, saluda a la multitud durante su visita a Taipéi en junio de 1960.

La posición oficial del departamento de estado estadounidense en 1959 fue:

"La capital provisional de la república de China ha estado en Taipei (Taiwán) desde diciembre de 1949; adicional mente, que el gobierno de la ésta ejerce su autoridad sobre la isla, mientras que la soberanía de Formosa no se ha transferido a China, al no ser parte de ésta como un país por el momento, o hasta que nuevos tratados entren en vigor. Por último, Formosa puede decirse que es un territorio o una zona ocupada y administrada por el gobierno de la república de China, aunque no está oficialmente reconocida como parte de ésta".[36]

El final de las relaciones diplomáticas entre la República de China y EE.UU.[editar]

El 1 de enero de 1979, los Estados Unidos cambiaron su reconocimiento diplomático del gobierno chino oficial de la República de China hacia la República Popular China. En el comunicado estadounidense donde se anuncia el cambio, se establece que los EE.UU. reconocían al gobierno de la RPC como el único gobierno legal en el país asiático y apoyarían la postura de éste sobre la existencia de una única China, de la cual la isla de Taiwán formaba parte. Éste mismo comunicado también señalo que dentro de éste mismo contexto, los Estados Unidos mantendrían las relaciones culturales, comerciales y extraoficiales con Taiwán. Desde entonces, el gobierno estadounidense se ha referido a la república de China como 'Taiwán'

Poco antes de la terminación de las relaciones diplomáticas, el 28 y 29 de diciembre de 1978, antes del telegrama del presidente Carter a China, un representante estadounidense fue enviado a la república de China para realizar negociaciones con el presidente Chiang Ching-kuo; el tema de éstas negociaciones se centraron principalmente en el estado diplomático entre EE.UU. y la república de China, después de que se estableciera el reconocimiento oficial de la república popular China.

A la llegada del representativo a Taipei, la capital de la ROC, hubo una gran molestia en el país debido a la presencia de americanos en la capital asiática, debido a la percepción de una "traición" por parte del gobierno americano. Varias protestas ocurrieron y los estadounidenses, tomando rigurosas precauciones y medidas de seguridad, fueron capaces de desplazarse por la ciudad para atender a las reuniones. El representante estadounidense, siguiendo las instrucciones del presidente, intentó realizar la negociación de cuatro objetivos que, con suerte, lograrían facilitar el establecimiento de un compromiso entre ambas naciones.

El primero de los objetivos era mantener los tratados y acuerdos vigentes entre ambas naciones más allá del 1 de enero de 1979, con ambos lados manteniendo los derechos u obligaciones establecidos en esos acuerdos bajo práctica y ley internacional; el segundo objetivo era el lograr que continúe el funcionamiento de las embajadas y el personal de éstas desde el 1 de enero de 1979 hasta el 28 de febrero de 1979; el tercer objetivo era discutir el posible establecimiento, por parte de ambas naciones, de nuevos instrumentos que no tendrían el carácter de, ni serían considerados como organizaciones gubernamentales. Finalmente, el cuarto objetivo era simplemente que las naciones se reunirían nuevamente para establecer un plan más detallado acerca del futuro de la relación entre ambas.[37]

Historia de las relaciones entre la Repúbica Popular China y los Estados Unidos[editar]

Estado comunista en China continental[editar]

Los Estados Unidos no reconocieron a la oficialmente a la República Popular China (RPC) durante 30 años después de su fundación. En cambio, los EE.UU. mantuvieron relaciones diplomáticas con el gobierno chino establecido en Taiwán, reconociéndolo como el único gobierno legítimo de China.

Sin embargo, el gobierno chino de Taiwán no confiaba enteramente en los Estados Unidos. Un enemigo de la familia Chiang, Wu Kuo-Chen, fue destituido de su cargo como gobernador de Taiwán por Chiang Ching-kuo, y huyó más tarde hacia Estados Unidos en 1953. Chiang Kai-Shek, presidente de la república de China, sospechó que la CIA estaba planeando un golpe de estado con Li-jen Sun, un hombre chino educado en Estados Unidos, quien asistió a la academia militar de Virginia con el fin de hacer de Taiwán un estado independiente. Chiang colocó en 1955 a Sun bajo arresto domiciliario en 1955.[38] [39]

Chiang Ching-kuo, educado en la Unión Soviética, inició una organización militar de estilo soviético dentro del ejército de la república de China, reorganizando y "sovietizando" a los oficiales políticos y de vigilancia. Las actividades del partido Kuomintang se propagaron por todo el ejército más tarde, aunque Li-jen Sun se opuso a éstas acciones.[40] Mientras el Ejército Popular de Liberación se movía al sur para completar la conquista comunista de China continental en 1949, la embajada americana seguía al gobierno de la ROC hacia Taipei, y mientras los consulares estadounidenses se mantenían en China continental. Sin embargo, el nuevo gobierno de la RPC era hostil ante la presencia estadounidense, y todo el personal de Estados Unidos fue retirado de China continental a principios de 1950. En diciembre de 1950, la RPC se apoderó de todas las propiedades estadounidenses en el país, con un valor de $196.8 millones, después de que los estadounidenses habían congelado las propiedades del gobierno chino después de la entrada de éste en la Guerra de Corea en noviembre.[41]

Guerra de Corea[editar]

Una columna de tropas y blindajes de la 1.ª división de la marina se mueven a través de las líneas comunistas de China durante su ruptura con un depósito en Corea del norte.

Cualquier esperanza restante de tranquilizar las relaciones entre ambos países terminaron cuando las fuerzas de EE.UU. y la RPC entraron en combate durante la Guerra de Corea el 1 de noviembre, en 1950. En respuesta a la invasión de Corea del Sur por parte de los coreanos del norte (apoyados por los soviéticos), el consejo de seguridad de las Naciones Unidas se reunió y aprobó la Resolución 82 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, condenando las acciones de Corea del Norte por unanimidad. Ésta resolución fue adoptada principalmente porque la Unión Soviética había estado boicoteando los procedimientos de la ONU desde enero, en protesta por que la república de China y no la república popular china tenía un lugar permanente en el consejo. [42]

Las fuerzas de la ONU encabezadas por los Estados Unidos empujaron a las fuerzas de Corea del Norte de vuelta a Corea del Norte, más allá del paralelo 38 (frontera entre las Coreas) y cerca del Río Yalu en la frontera entre China y Corea del Norte. Como resultado, la República Popular China llevó a cabo una intervención masiva en el conflicto del lado de los comunistas. Los chinos atacaron en el oeste a lo largo del Río Chongchon e invadieron completamente varias divisiones de Corea del Sur, y atacando severamente al flanco de las fuerzas restantes de la ONU. La derrota del Octavo ejército de los EE.UU. resultó en el retiro más largo de cualquier unidad militar estadounidense en la historia.[43]

Ambos lados sufrieron grandes bajas antes que las fuerzas de la ONU fueran capaces de desplazar a la República Popular China de nuevo, cerca de la división original. A finales de marzo de 1951, después de que los cinos habían movido a un gran número de nuevas fuerzas hacia la frontera con Corea, los pozos de carga estadounidenses en la Base aérea de Kadena habían comenzado a entrar en operación; a las bombas ensambladas en ese sitio "sólo le faltaban los componentes nucleares esenciales". El 5 de abril, la Junta de jefes de estado mayor estadounidense lanzó pedidos de ataques inmediatos mediante el uso de armas nucleares contra las bases militares en Manchuria, para prevenir la entrada de nuevas tropas chinas al conflicto o para evitar nuevos bombardeos que pudieran provenir de esas bases. El mismo día, el presidente Truman aprobó la transferencia de nueve cápsulas nucleares Mark IV hacia el noveno grupo bombardero de la fuerza aérea (el transportista designado de éstas armas), después de firmar una orden en contra de "objetivos chinos y coreanos". Dos años de continuos combates terminaron en un punto muerto que duró mientras las negociaciones se prolongaron hasta la firma del Acuerdo de Armisticio de Corea] el 27 de julio de 1953. Desde entonces, la división de Corea ha tenido un papel importante en las relaciones chino-estadounidenses. La entrada de los chinos a la guerra de Corea causó un cambio en la política estadounidense en cuanto al apoyo brindado al gobierno nacionalista de Chiang Kai-Shek en Taiwán para la protección completa de ésta de la República Popular China.

La guerra de Vietnam[editar]

La participación de la RPC en la guerra de Vietnam comenzó en 1949, cuando China continental fue re unificada bajo el régimen comunista. Mientras tanto, el Partido Comunista de China proporcionó apoyo material y técnico hacia los comunistas vietnamitas. Durante el verano de 1962, Mao Zedong acordó suministrar a Hanói 90,000 rifles y armas de fuego de manera gratuita. Después del lanzamiento de la misión estadounidense Rolling Thunder, China envió unidades antiaéreas y batallones de ingeniería a Vietnam del Norte con el fin de reparar los daños causados por los bombardeos estadounidenses, reconstruir carreteras y ferrocarriles, y llevar a cabo otros trabajos de ingeniería, liberando a las unidades del ejército de Vietnam del norte para combatir en el sur. Entre 1965 y 1970, más de 320,000 soldados chinos se enfrentaron con los estadounidenses al lado del ejército de Vietnam del Norte, alcanzando un pico en su participación en 1967, cuando 170,000 soldados sirvieron en combate. China perdió durante la Guerra de Vietnam a 1,446 soldados, mientras que los EE.UU. perdieron 58,159 unidades en los combates contra el Vietcong, el ejército de Vietnam del norte y sus fuerzas aliadas, incluidos los chinos.

El estancamiento de las relaciones[editar]

Estados Unidos continuó realizando esfuerzos para evitar que la RPC ocupara el lugar de China en la ONU y alentando a sus aliados de evitar relacionarse con ésta. También, impuso un embargo sobre el comercio con la RPC, y alentaba a los aliados a seguir éste también. Por otra parte, la RPC comenzó el desarrollo de armas nucleares en 1964, y como lo revelaron varios documentos desclasificados más tarde, el presidente Lyndon B. Johnson consideró ataques preventivos para frenar el programa nuclear asiático, aunque finalmente se decidió que la medida llevaba consigo demasiado riesgo, por lo que fue abandonada. A pesar de la falta de reconocimiento oficial, los Estados Unidos y la república popular de China realizaron 136 reuniones al nivel de los embajadores a partir de 1954 y hasta 1970, primero en Ginebra y más tarde en Varsovia.

A partir de 1967, la Comisión de solución de reclamaciones extranjeras estableció un programa de Alegaciones en China, en la que los ciudadanos estadounidenses podrían denominar la suma total de sus activos y propiedades perdidas en 1950. Dentro de los objetivos del programa se encontraban: "(1) las pérdidas resultantes de la nacionalización, expropiación, intervención, toma de posesión, u otras medidas especiales dirigidas en contra de, propiedades o ciudadanos de los Estados Unidos, y (2) discapacidad o muerte, resultante de las acciones tomadas por o bajo la autoridad del régimen comunista chino". Cualquier ciudadano americano que haya perdido alguna propiedad en China después de la Declaración de la República Popular de China, promulgada el 1 de octubre de 1949, tenía el derecho de presentar un reclamo ante la comisión.[44] Entre los reclamantes se incluían a la Junta Médica de China en Nueva York, la cual operaba el Peking Union Medical College, Esso Standard (el predecesor de ExxonMobil), la cual era propietaria de la Shanghai Power Company y American Express, y que escapó de China en septiembre de 1949 en medio de la guerra civil y la inflación. En represalia por las cuentas pendientes con los ciudadanos chinos, la República Popular China se negó a conceder un visado de salida a un empleado de American Express, quien se quedó en China durante cinco años más.[45] Debido a la expropiación de sus activos, las compañías estadounidenses permanecerían dudosos en cuanto a la inversión en China, a pesar de las garantías de Deng Xiaoping sobre un ambiente estable de negocios.[46]

El acercamiento[editar]

El final de los años 60s trajo un período de transformación; para China, cuando el presidente Johnson decidió calmar la tensión de la Guerra de Vietnam en 1968 al dar la impresión de que los EE.UU. no tenían ningún interés de seguir su expansión en Asia, mientras que la URSS se convirtió en una amenaza mayor, después de intervenir en Checoslovaquia para desplazar un gobierno comunista, dando la impresión de la posibilidad de intervención en China también.[47]

Ésto se convirtió en una preocupación importante para la República Popular de China, después del Conflicto fronterizo sino-soviético 1969. La república Popular China se aisló de manera diplomática y el gobierno llegó a creer que una mejora en las relaciones con los Estados Unidos sería un contrapeso útil contra la creciente amenaza soviética. Zhou Enlai, el ministro de relaciones exteriores de China, estuvo al frente de estos esfuerzos, siendo apoyado por Mao Zedong.

Henry Kissinger, en ésta imagen con Zhou Enlai y Mao Zedong, realizó dos visitas secretas a la RPC en 1971 antes de la visita de Richard Nixon en 1972.

En los Estados Unidos, varios académicos como John K. Fairbank y A. Doak Barnett señalaron la necesidad de tratar de una manera realista con el gobierno de Pekín, mientras varias organizaciones como el Comité nacional de relaciones Estados Unidos-China(NCUSCR) facilitaron la realización de varios debates para promover la conciencia pública. Muchos vieron al "espectro" de la China comunista detrás de los movimientos comunistas en Vietnam, Camboya y Laos, pero un número creciente de simpatizantes llegó a la conclusión de que si la República Popular China se alineara con los EE.UU. significaría una mayor distribución del poder global en contra de los soviéticos. El mercado de China continental de casi mil millones de consumidores hizo un llamado a las empresas estadounidenses. El senador J. William Fulbright, presidente del Comité de Relaciones exteriores del senado estadounidense, realizó una serie de audencias acerca de el asunto.[48]

Como mencionó el presidente Richard Nixon en su investidura inaugural, los Estados Unidos estaban entrando a una era de negociación después de una era de confrontación. Nixon tenía la reputación de ser un fuerte anti-comunista, pero tenía una visión de ir más allá de la contención y la distensión de las relaciones amistosas, dado que trabajó de manera estrecha con su principal asesor Henry Kissinger para reorientar la diplomacia estadounidense.[49]

Nixon creía que era necesario el forjar una relación con China, a pesar de la existencia de enormes diferencias entre los dos países.[50] Él fue asistido por su Consejero de Seguridad Nacional Henry Kissinger. Varias preocupaciones políticas internas también tuvieron relevancia en el pensamiento de Nixon, dado el impulso que le podría dar el tener una relación exitosa con la República Popular China durante las elecciones presidenciales estadounidenses en 1972. También estaba inmensamente preocupado que uno de los demócratas se le adelantaría e hiciera una visita a la RPC antes de que él tuviera la oportunidad.

La comunicación entre los líderes chinos y americanos fue mediada por Pakistán y Polonia.

Reunión de Richard Nixon con Mao Zedong en 1972.

En 1969, los Estados Unidos iniciaron medidas para flexibilizar las restricciones comerciales y otros impedimentos para el contacto bilateral, a las cuales respondió China. Sin embargo, este proceso de acercamiento se estancó por la guerra de Vietnam en la que China apoyaba a los enemigos de los EE.UU.

En 1971, un inesperado encuentro amistoso de ping pong estadounidense y chino abrió el camino para las pláticas y negociaciones.[51] En abril de 1971, los atletas se convirtieron en los primeros estadounidenses en visitar China desde la toma de poder comunista. En julio de ese mismo año, Henry Kissinger fingió una enfermedad durante un viaje a Pakistán y no apareció en público durante un día. Realmente, él se encontraba en una misión secreta en Pekín para abrir las relaciones con el gobierno de la República Popular China. El 15 de julio de 1971, el presidente Richard Nixon reveló ésta misión al mundo y anunció que había aceptado una invitación para visitar la República Popular China.[52]

Éste anuncio[53] causó una conmoción inmediata en todo el mundo. En los Estados Unidos, muchos de los anti-comunistas extremistas denunciaron ésta decisión, pero la opinión pública apoyo ésta decisión y Nixon vio el apoyo en los resultados de las encuestas, lo cual había estado esperando. Como Nixon tenía una reputación anti-comunista, era propenso a ser declarado como "blando contra el comunismo", debido a ésta decisión. Nixon y sus asesores querían asegurarse de que la cobertura de éste viaje enfatizaran la audaz iniciativa del gobierno y ofrecieran una imagen dramática de ésta. (Véase "Getting to know you: The US and China shake the world" y "The Week that Changed the World" para grabaciones, documentos y entrevistas sobre el tema). Nixon estaba particularmente entusiasmado por una amplia cobertura periodística del viaje.

El presidente Nixon y la primera dama Pat Nixon caminan con la delegación americana y sus anfitriones chinos sobre la Gran Muralla China.

Dentro de la RPC también existió la oposición por parte de los simpatizantes izquierdistas. Ésta oposición fue presuntamente dirigida por Lin Biao, jefe del ejército, quien murió en un misterioso accidente aéreo sobre Mongolia al intentar desertar hacia la Unión Soviética. Su muerte silenció a la gran mayoría de la disidencia acerca de la visita.

En el contexto internacional, las reacciones fueron variadas. Los soviéticos estaban preocupados de que sus dos mayores enemigos hayan resuelto sus diferencias, y que la nueva alineación que tendría el mundo contribuirían de manera importante a la política de Détente.

Los aliados europeos de Estados Unidos y Canadá se mostraron satisfechos por la iniciativa, especialmente porque varios de ellos ya habían reconocido al gobierno de la República Popular China. En Asia, la reacción fue mucho más variada; a Japón le molestó que no había sido informado del anuncio sino hasta quince minutos antes de haberse hecho, y temía que los estadounidenses los estaban abandonando para estar a favor de la RPC. Poco tiempo después, Japón también reconoció a la RPC y se comprometió al comercio sustancial con la potencia continental. Corea del Sur y Vietnam del sur estaban preocupados que la paz entre los Estados Unidos y la República Popular China podría significar el final del apoyo estadounidense hacia ellos en contra de sus enemigos comunistas. Durante todo el período de acercamiento, ambos países tenían que asegurarse constantemente de que no serían abandonados.

Desde el 21 hasta el 28 de febrero de 1972, el presidente Nixon viajó hacia Pekín, Hangzhou y Shanghai. Al final de éstos viajes, los EE.UU. y la RPC emitieron el Comunicado de Shanghai, una declaración sobre sus respectivos puntos de vista acerca de la política exterior. En éste comunicado, ambas naciones se comprometieron a trabajar para normalizar las relaciones diplomáticas. Esto no se tradujo en el reconocimiento inmediato de la República Popular China, pero se establecieron "oficinas de enlace" en Pekín y en Washington.[54] EE.UU. reconoció la posición de China de que todos los chinos de ambos lados del Estrecho de Taiwán sostienen que sólo existe una China y que Taiwan es parte de ésta. La declaración facilitó a los Estados Unidos y a la República Popular China el poder dejar a un lado temporalmente la cuestión de Taiwan y el abrir el comercio y la comunicación. Además, los Estados Unidos y China estuvieron de acuerdo en tomar las medidas necesarias contra "cualquier país que quiera establecer Hegemonía en la región Asia-pacífico".[54]

El acercamiento con los Estados Unidos beneficio inmensamente a al RPC y aumentó su seguridad durante el resto de la Guerra Fría. Se ha dicho que los Estados Unidos, por otra parte, percibió menos beneficios de los que había esperado. La RPC continuó apoyando fuertemente a Vietnam del Norte y también respaldó a los Jemeres rojos en Camboya. Eventualmente, sin embargo, la sospecha de los motivos de Vietnam llevó a una ruptura en la cooperación sino-vietnamita y, tras la invasión vietnamita en Camboya en 1979, a la Guerra sino-vietnamita. Tanto China como Estados Unidos respaldaron a los combatientes en África contra los movimientos soviéticos. Los beneficios económicos de la normalización eran lentos ya que tomaría décadas para que los productos estadounidenses penetraran en el amplio mercado chino. Mientras que la política sobre China de Nixon es vista por muchos como el punto culminante de su presidencia, otros, como William Bundy han argumentado que en su momento proporcionaron muy pocos beneficios para los Estados Unidos.

Oficina de enlace, 1973–1978[editar]

El presidente Gerald Ford realiza varias declaraciones en una cena recíproca en Pekín el 4 de diciembre de 1975.

En mayo de 1973, en un esfuerzo por construir relaciones diplomáticas formales, los EE.UU. y la RPC establecieron la Oficina de enlace de Estados Unidos (USLO) en Pekín y una oficina homóloga enWashington, DC. En los años entre 1973 y 1978, personajes distinguidos como David K. E. Bruce, George H. W. Bush, Thomas S. Gates, yLeonard Woodcock fungieron como jefes de la USLO con el rango de "embajador".

El presidente Gerald Ford visitó la RPC en 1975 y reafirmó el interés estadounidense en la relajación de las relaciones con Pekín. Poco después de asumir su cargo en 1977, el presidente Jimmy Carter volvió a reafirmar los objetivos del Comunicado de Shanghái. El Consejero de Seguridad Nacional de Carter Zbigniew Brzezinski y el alto funcionario del consejo de seguridad nacional Michel Oksenberg animaron a Carter hacia la búsqueda de relaciones comerciales y diplomáticas con China. Brzezinski y Oksenberg viajaron hacia Pekín a principios de 1978 para trabajar con Leonard Woodcock, entonces jefe de la oficina de enlace, para sentar las bases para realizar esta iniciativa. Los Estados Unidos y la República Popular China anunciaron el 15 de diciembre de 1978 que los dos gobiernos establecerían relaciones diplomáticas el 1 de enero de 1979.

La normalización hacia Pekín[editar]

Después del anuncio acerca de la creación de relaciones con la RPC el 15 de diciembre de 1978, el presidente de la República de China, Chiang Ching-kuo condenó inmediatamente esta acción por parte de los EE.UU. Esto se vio seguido por varias protestas en ambos países (Estados Unidos y la ROC); sin embargo, el presidente Carter siguió intensificando las relaciones con la República Popular China.

En el comunicado conjunto sobre el establecimiento de relaciones diplomáticas, publicado el 1 de enero de 1979, el reconocimiento diplomático estadounidense fue transferido de Taipéi hacia Pekín. También, EE.UU. reiteró el reconocimiento del comunicado de Shangai, donde se defiende la postura china acerca de la existencia de un sólo gran país llamado "China", del cual Taiwán forma parte; por otra parte, Pekín también reconoció la intención del pueblo estadounidense por continuar realizando contactos y estableciendo relaciones comerciales, culturales y extraoficiales con Taiwan. La ley de relaciones con Taiwan(text) facilitó los cambios en la legislación nacional estadounidense para promover el crecimiento de las relaciones internacionales entre los EE.UU. y Taiwan.

La visita del viceprimer ministro Deng Xiaoping a Washington D. C. en enero de 1979 marcó el inicio de una serie de importantes cambios en las relaciones de ambos países, las cuales duraron hasta 1989. Éste evento dio lugar a varios acuerdos bilaterales, especialmente en los ámbitos de intercambio tecnológico, científico y cultural, así también como en las relaciones comerciales. Desde principios de 1979, los Estados Unidos y la República Popular China ya habían iniciado varios proyectos conjuntos de investigación, bajo el marco del acuerdo de cooperación científica y tecnológica, el programa bilateral más grande en ese entonces.[55]

El 1 de marzo de 1979, los Estados Unidos y la RPC establecieron formalmente las embajadas de ambos países en Pekín y en Washington, D.C. En ese mismo año, las cuentas privadas anteriormente pendientes fueron resueltas y el acuerdo de comercio bilateral fue completado. El vicepresidente Walter Mondale correspondió la visita del viceprimer ministro Deng Xiaoping con un viaje a China en agosto de 1979, suceso que dio lugar a la realización de varios acuerdos en septiembre de 1980, sobre enlaces de aviación civil, asuntos marítimos y asuntos textiles, así también como la realización de una convención consular entre ambos países.

Deng Xiaoping con el presidente Jimmy Carter

Como consecuencia de los contactos de alto nivel y nivel de trabajo iniciados en 1980, la ciudad de Nueva York y la ciudad de Pekín se volvieron ciudades hermanas; además, los constantes diálogos entre EE.UU. y la República Popular China amplió los temas de interés bilateral, entre los que se incluían los problemas estratégicos mundiales y regionales, las cuestiones político-militares, el control de armamentos, la ONU y otras organizaciones multilaterales, y asuntos internacionales referentes a narcóticos.

La creciente relación entre ambos países se vio amenazada en 1981 por las objeciones de la RPC en relación a la venta de armas estadounidenses hacia Taiwan. El secretario de estado Alexander Haig visitó China en junio de 1981, en un esfuerzo para resolver las preocupaciones de China acerca de las relaciones extraoficiales con Taiwán; también el vicepresidente Bush visitó la RPC en mayo de 1982. Ocho meses de constantes negociaciones entre ambos países produjeron el comunicado conjunto E.U-China el 17 de agosto de 1982; en éste tercer comunciado, los E.U declaraban su intención de reducir gradualmente el nivel de las ventas de armas hacia la República de China, y la República Popular China describe en éste su esfuerzo en la búsqueda de una resolución pacífica al conflicto sostenido con Taiwan.

Los intercambios de alto nivel continuaron siendo un medio importante para el desarrollo de las relaciones entre E.U y la RPC durante la década de 1980. El presidente Ronald Reagan y el primer ministro Zhao Ziyang realizaron varias visitas a ambos países en 1984. Más tarde, en julio de 1985, el presidente Li Xiannian viajó hacia los Estados Unidos, en la primera visita de un jefe de estado chino hacia el país americano. Tres meses más tarde, en octubre de 1985, el vicepresidente Bush visitó la República Popular China y abrió el consulado general estadounidense en Chengdu, la cuarta oficina consular estadounidense dentro de la RPC. Entre 1985 y 1989, ocurrieron varios cambios de los oficiales de éste gabinete, concluídas con una visita del presidente Bush a Pekín en febrero de 1989.

En el período antes de la represión de 1989, un número creciente de actividades de intercambio cultural facilitó a la gente de ambos países un mayor acercamiento a la cultura de cada uno de ellos, así como de sus logros artísticos y avances en el ámbito educativo. Numerosas delegaciones oficiales y profesionales chinas visitaban los E.U constantemente, y varios de éstos intercambios y acercamientos continuaron incluso después de la represión de las protestas de Tian'anmen.

Desde Tian'anmen hasta el 11 de septiembre del 2001[editar]

Bill Clinton y Jiang Zemin celebrando una conferencia de prensa conjunta en la Casa Blanca, 29 de octubre de 1997.

A raíz de la represión violenta de los manifestantes en junio de 1989, los Estados Unidos y otros gobiernos publicaron una serie de medidas con el fin de expresar su desacuerdo y condenar las violaciones a los derechos humanos ocurridas en la República Popular China en ese año. Los Estados Unidos suspendieron los intercambios de alto nivel, así también como el comercio de armas hacia la RPC; también impuso una serie de sanciones económicas hacia el país asiático. En el verano de 1990, durante la cumbre del G7 en Houston, las naciones occidentales hicieron un llamado a la realización de reformas políticas y económicas para ser aplicadas en China continental, en materia de Derechos Humanos.

Tian'anmen significó una ruptura en la relación comercial E.U-RPC y el interés de los inversionistas estadounidenses en China disminuyó de manera drástica. El gobierno estadounidense respondió a la represión política al suspender ciertos programas de inversión y comercio el 5 y 20 de junio de 1989. Varias sanciones fueron legisladas mientras otras fueron acciones ejecutivas. Algunos ejemplos de éstas son:

En 1996, la República Popular China llevó a cabo varios ejercicios militares en el estrecho de Taiwán en un esfuerzo aparente de intimidar al electorado de la República de China antes de las elecciones presidenciales pendientes, desencadenando la Tercera Crisis del Estrecho de Taiwán. Los Estados Unidos enviaron dos grupos portaaviones de batalla hacia la región. Más tarde, las tensiones en el estrecho de Taiwán disminuyeron y las relaciones entre los Estados Unidos y la República Popular China, trayendo consigo un aumento en el nivel de los intercambios de alto nivel, varios problemas bilaterales (incluidos los derechos humanos) y el intercambio comercial.

El presidente Jiang Zemin visitó a los Estados Unidos en otoño de 1997, en lo que sería la primera visita de un oficial de estado chino a los Estados Unidos desde 1985. En adición a ésta visita, ambos lados llegaron a un consenso sobre la aplicación del acuerdo de cooperación nuclear pacífica de 1985, así como una serie de dificultades más.[57] El presidente Clinton visitó la RPC en junio de 1998; viajó extensamente por China continental y mantuvo una interacción directa con el pueblo chino, incluyendo varios discursos y conferencias, así como varias participaciones en un programa de radio, el cual le facilitó al presidente el transmitir los ideales y valores estadounidenses dentro del país asiático. Sin embargo, el presidente Clinton fue criticado por no prestar la debida atención a las violaciones de derechos humanos que ocurrían en ese entonces dentro de China continental.[58]

Protestas antiamericanas en Bejing, después del bombardeo de la embajada china en Belgrado, 1999

Las relaciones entre los E.U y la República Popular China fueron severamente tensas después del Bombardeo de la OTAN a la embajada china en Belgrado en mayo de 1999, el cual, aunque fue atribuido a un error de inteligencia, fue juzgado por algunos chinos de ser deliberado. A finales de 1999, las relaciones comenzaron a mejorar poco a poco; en octubre, ambas partes llegaron a un acuerdo sobre los pagos de asistencia humanitaria para las familias de aquellos que hayan resultado heridos o muertos en los atentados, así como los pagos por daños a propiedades diplomáticas en Belgrado y China.

En abril del 2001, un avión de combate J-8 chocó con un avión de reconocimiento estadounidense (EP-3), el cual volaba hacia el sur de la República Popular China (incidente conocido como el incidente de la isla de Hainan). El EP-3 fue capaz de realizar un aterrizaje de emergencia en la isla china de Hainan a pesar de los grandes daños que sufrió; por otra parte, el avión chino se estrelló, con la muerte del piloto Wang Wei. Se creyó que el avión de reconocimiento estadounidense estaba llevando a cabo una misión de espionaje antes de la colisión. Tras extensas negociaciones, las cuales llevaron a la "Carta de las dos disculpas", la tripulación del EP-3 fue liberada y se le permitió salir de la República Popular China 11 días después. Sin embargo, a la aeronave estadounidense no se le permitió ser retirada de suelo chino durante tres meses más; después de ese período, la relación entre ambos países continuó mejorando.

La administración de Bush[editar]

Los presidentes George W. Bush, y Hu Jintao con las primeras damas Laura Bush, y Liu Yongqing, saludando desde la Casa Blanca en abril del 2006.

Las relaciones sino-estadounidenses cambiaron radicalmente después de los Atentados del 11 de septiembre de 2001. Dos ciudadanos de la República Popular China murieron en los ataques, y varias empresas y ciudadanos de la China continental enviaron sus expresiones de condolencia a sus contra partes estadounidenses. La República Popular China ofreció un fuerte apoyo público en la guerra contra el terrorismo, además de haber votado a favor de la resolución 1373, mostrar su apoyo a la campaña de coalición en Afganistán[59] y haber contribuido con $150 millones de dólares para la reconstrucción de Afganistán tras la derrota de los talibanes. Poco después del 9/11, los E.U y la República Popular China también iniciaron el diálogo para tomar medidas contra las acciones terroristas. La tercera ronda de éstos diálogos se llevaron a cabo en Pekín en febrero del 2003.

En los Estados Unidos, los ataques terroristas cambiaron en gran medida el rumbo de la administración. Por ejemplo, ya no era plausible el argumento, a manera que el equipo azul había anteriormente afirmado, que la República Popular China era la amenaza de seguridad más grande de los E.U y que la necesidad de enfocarse en el oriente medio y la guerra contra el terrorismo hicieron de la evasión de distracciones en el este de Asia una prioridad para el gobierno americano.

Existía el temor inicial entre el gobierno de la República Popular China de que la guerra contra el terrorismo podría conducir a un esfuerzo estadounidense contra los chinos, especialmente porque los Estados Unidos comenzaron a establecer bases en países de Asia Central, como Uzbekistán y Tajikistan. Debido a las dificultades en la campaña estadounidense contra Irak, esos temores desaparecieron en gran medida más tarde. La aplicación del poder estadounidense en Irak y los esfuerzos continuos de Estados Unidos para buscar la cooperación con la República Popular China redujeron significativamente el antiamericanismo que surgió a mediados de la década de 1990.

La República Popular China y los E.U también han trabajo estrechamente en cuestiones regionales, incluyendo aquellas relativas a Corea del Norte y su programa nuclear. También, la RPC ha extenuado su oposición a la decisión de Corea del Norte de retirarse del Tratado de No Proliferación Nuclear, sus preocupaciones sobre sus capacidades nucleares, y sobre su deseo de una península coreana libre de amenazas nucleares. China también voto a favor de señalar el incumplimiento de Corea del Norte de sus obligaciones con el Organismo Internacional de Energía Atómica.

Taiwán sigue siendo un tema sensible, aunque se ha mantenido bajo control. La política de Estados Unidos hacia Taiwán ha ido haciendo hincapié en la política de los cuatro noes y un si. EN ocasiones los Estados Unidos han reprendido al presidente chino Chen Shui-bian por sus provocativa retórica independentista. Sin embargo, en 2005, la República Popular China aprobó una ley anti-secesión que afirmaba que la RPC estaría dispuesta a recurrir a "medios no pacíficos" en caso de que Taiwán declarase su independencia. Muchos críticos de la RPC, como el equipo azul han argumentado que la RPC ha estado tratando de sacar provecho de la guerra entre Estados Unidos e Irak para hacer valer sus pretensiones sobre el territorio chino. En el 2008, los votantes de Taiwán eligieron a Ma Ying-jeou. Ma, representante del Kuomintang, realizó una campaña sobre una plataforma que incluye un acercamiento con China continental. Su elección tiene ciertas consecuencias importantes referentes al futuro de la relación entre Taiwán y China continental.[60]

El presidente chino Hu Jintao visitó los Estados Unidos en abril del 2006.[61] Clark Randt, el embajador estadounidense en China del 2001 al 2008 examinó el "estado de la relación Estados Unidos-China" en una conferencia del 2008, en el USC E.U-China.[62]

La administración de Obama[editar]

El vicepresidente chino Wang Qishan, al centro, sostiene un balón de baloncesto, el cual fue un regalo del presidente estadounidense Barack Obama después de su reunión el despacho oval el martes 28 de julio del 2009, con el fin de discutir los resultados del primer diálogo estratégico. A la izquierda se encuentra el consejero de estado chino Dai Bingguo.[63]

Las Elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2008 se centraron en problemas ligados con la guerra y la recesión económica, pero los candidatos Barack Obama y John McCain también discutieron de manera extensa las políticas estadounidenses sobre China.[64] Ambos estuvieron de acuerdo que la cooperación entre ambos países significa un asunto importante, pero tuvieron puntos de vista diferente en cuanto a las políticas del comercio. Obama expresó la preocupación de que el valor de la moneda china, el cual estaba siendo establecido bajo deliberadamente, significaba un beneficio desigual a favor de los exportadores chinos. McCain expresó que el libre comercio estaba teniendo un efecto crucial y transformador en la economía China; aunque también señalo que aunque China puede tener intereses compartidos con los Estados Unidos, no comparten los valores americanos de manera completa.[65]

La presidencia de Barack Obama ha fomentado las esperanzas sobre un incremento en la cooperación y los lazos entre ambas naciones. El 8 de noviembre de 2008 Hu Jintao y Barack Obama compartieron una conversación telefónica, en la cual el presidente chino felicitaba a Obama por su victoria en las elecciones. Durante esa conversación, ambas partes estuvieron de acuerdo en que el fortalecimiento de las relaciones entre Estados Unidos y China no sólo significaba un interés compartido, sino también un interés de carácter mundial.[66] [67] [68]

Otras organizaciones dentro de China también tuvieron reacciones positivas ante la elección de Barack Obama, y más particularmente con su compromiso en la revisión de la política americana de cambio climático. [Greenpeace]] publicó un artículo detallando como la victoria de Obama significaría un cambio positivo sobre la inversión en el sector ambiental, a manera de respuesta contra la crisis financiera al momento de su toma de protesta.[69] Varias organizaciones, incluyendo al departamento de energía y al departamento de comercio, organizaciones no gubernamentales (tales como el consejo de relaciones exteriores y la Institución Brookings) y varias universidades han trabajado con sus homólogos en China con el fin de discutir nuevas maneras de responder al cambio climático. Ambos gobiernos han respondido a la crisis económica con estímulos de inversión masiva (programas de estímulo económico interno). Sin embargo, el gobierno chino ha expresado que el componente "Compra americano" del plan de recuperación económica de E.U realiza una discriminación hacia los productores extranjeros, incluyendo a China.[70]

Al ser dos de los países más influyentes y poderosos del mundo, han habido fuertes sugerencias dentro del gobierno americano de la creación del G-2 o Chimérica, una relación entre ambos países que buscaría la solución conjunta de varios problemas globales actuales.[71]

El diálogo económico y estratégico, iniciado por el entonces presidente Bush y el presidente Hu, lideradas por el secretario del tesoroHenry Paulson y la vicepresidenta china Wu Yi en el 2006 se ha visto reforzada por la Administración de Obama. Actualmente, el diálogo económico y estratégico es dirigido por la secretaria de estadoHillary Clinton y por el secretario del tesoro Timothy Geithner por parte de los Estados Unidos; por parte de China, el diálogo es dirigido por el vicepresidente Wang Qishan y por el canciller de estado chino Dai Bingguo. El propósito de las primeras reuniones llevadas a cabo en julio del 2009 fue la crisis económica, así como la búsqueda de maneras para cooperar para frenar el calentamiento global; además se abordaron otros temas como la proliferación con armas nucleares y las crisis humanitarias.[72]

El presidente estadounidense visitó china del 15 al 18 de noviembre del 2009 para discutir asuntos económicos, las preocupaciones sobre la proliferación con armas nucleares, y las necesidades de acciones contra el cambio climático.[73] El instituto E.U-China realizó un resumen sobre los comentarios de la prensa acerca de ésta visita y sobre visitas presidenciales pasadas.[74]

Obama se reúne con Wen Jiabao y miembros de la delegación china después de una reunión bilateral en la ciudad de Nueva York.

En enero del 2010, los Estados Unidos propusieron una venta de $6.4 billones de dólares en armas hacia la República de China. En respuesta a este hecho, la República Popular China amenazó con imponer sanciones hacia las compañías americanas que abastecieran a Taiwán con armamento y con suspender la cooperación en la solución de ciertos problemas regionales e internacionales.[75]

El 19 de febrero del 2010, el presidente Obama se reunió con el Dalái Lama, después de las acusaciones de China hacia Estados Unidos por "alterar la calma en el Tíbet". Después de la reunión, China convocó al embajador estadounidense Jon Huntsman,[76] pero la revista Time describió la reacción china como"silenciosa", suponiendo que pudo haber sido porque "la reunión se dio durante el año nuevo chino... cuando la mayoría de los oficiales se encuentran en descanso". Varios activistas criticaron a Obama por el perfil relativamente bajo de su visita.[77]

En el 2012, China criticó la nueva estrategia de defensa de Obama, la cual estaba vista como un intento por aislar a China en la región de Asia oriental, por haber asumido una postura provocadora y amenazante en el pacífico, fortaleciendo la estrategia de contención estadounidense.[78] Obama planea incrementar la presencia militar estadounidense en el área, con una rotación de fuerzas conjunta con los países aliados.[79]

En marzo del 2012, China comenzó a reducir repentinamente las compras de petróleo que hacia de Irán; además, las señales de la sensibilidad en problemas de seguridad con Siria y Corea del Norte mostraron cierta coordinación con los objetivos de la administración de Obama.[80]

Un grupo de piratas informáticos afiliado al EPL con base en las afueras de Shanghai se vio responsable de más de 100 ataques hacia los departamentos del gobierno estadounidense, varias compañías americanas y un sitio de prensa, de acuerdo a un reporte de la compañía de seguridad informática, Mandiant.[81] Un estimado realizado por diversas compañías americanas de inteligencia concuerdan con el reporte.[82] Un oficial de la casa blanca dijo que los Estados Unidos serían "más agresivos" en la respuesta de los ataques y el espionaje informático, llevado a cabo por el gobierno chino.[83] Además, el espionaje informático proveniente de China también fue reportado por compañias ubicadas en Francia y Alemania.[84] El gobierno chino respondió diciendo que las acusaciones son malintencionadas y poco confiables,[85] y acusaron al gobierno estadounidense de ser el origen de los ataques hacia las páginas oficiales del ejército chino.[86]

En marzo del 2013, Estados Unidos y China accedieron en imponer sanciones más estrictas para Corea del Norte por llevar a cabo pruebas nucleares, hecho que abrió el espacio para el voto del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Éste hecho significaría un nuevo nivel de cooperación entre Estados Unidos y China.[87]

En un esfuerzo para construir un "nuevo modelo" de la relación entre ambas naciones, el presidente Obama se reunió con el presidente Xi Jinping durante dos días, entre el 6 y el 8 de junio del 2013, en la ciudad de Rancho Mirage, en el estado de California.[88] La reunión fue considerada como "la reunión más importante entre un presidente americano y un líder chino en 40 años, desde Richard Nixon y Mao Zedong", de acuerdo a Joseph Nye, un politólogo de la Universidad de Harvard.[89] Los líderes estuvieron de acuerdo en combatir el cambio climático y también mostraron un fuerte interés en mermar el programa nuclear de Corea del Norte.[89] Sin embargo, los líderes se mantuvieron seriamente divididos acerca del espionaje informático y la venta de armas estadounidenses a Taiwán. Xi no prestó atención a las quejas de Estados Unidos sobre la seguridad informática.[90] Tom Donilan, el Consejero de Seguridad Nacional saliente dijo que la seguridad informática "está al centro de la relación entre ambos países, y si los líderes chinos no estaban al tanto del problema, ahora lo están".[90]

Las relaciones del liderazgo militar de ambas naciones mejoró en el 2013. El general Qi dijo que a largo plazo, los intereses compartidos de ambas naciones superarían a las diferencias de éstas. Sin embargo, estableció la vigilancia contra la "infiltración y subversión" del occidente y contra la "interferencia de poderes externos" en la región del Mar de la China Meridional.

Cuestiones Importantes[editar]

Pronósticos económicos teóricos[editar]

El jefe economista del Banco Mundial Justin Lin dijo el 2011 que China (la cual se convirtió en la segunda economía más grande del mundo en el 2010) se convertiría en la economía más importante del mundo para el 2030, sobrepasando a los Estados Unidos, en caso de que las tendencias económicas actuales se mantuviesen; sin embargo, la desigualdad de ingresos y la contaminación son desafíos para éste pronóstico.[91] El Standard Chartered Bank sugirió en un reporte del 2011 que China se convertiría en la economía más grande del mundo en el 2020.[92] En el 2007, un reporte de la OECD realizado por Angus Maddison estipulaba que, si se usan las conversiones actuales de la Paridad de poder adquisitivo, entonces China superará a los Estados Unidos en el 2015.[93] James Wolfensohn, antiguo presidente del Banco Mundial, estimó en el 2010 que para el 2030, dos tercios de la clase media del mundo estará en China.[94]

Perspectiva oficial de China sobre la economía estadounidense[editar]

China es un gran país acreedor y el mayor tenedor extranjero de deuda pública de E.U[95] y ha sido un fuerte crítico de la políticas fiscal y de déficit estadounidenses.[96] [97] [98] China ha pedido repetidamente la salvaguardia de las inversiones chinas en los bonos del tesoro de E.U y pidió por la realización de políticas para mantener el poder adquisitivo del dólar.[99] [100] En respuesta a la caída de la calificación del S&P sobre los créditos en Estados Unidos, china fue mordaz en sus críticas hacia las políticas fiscales de E.U.[96] [97] [98] Se le aconsejó a los Estados Unidos que deberían frenar su "adicción a la deuda"", los instó a usar el "sentido común" en la búsqueda del equilibrio fiscal y se les aconsejó que "aprendieran a vivir dentro de sus posibilidades"; además, se advirtió que "el gobierno estadounidense tiene que comprender el doloroso hecho de que los buenos tiempos donde uno podía pedir prestado para salir de los problemas se habían ido".[101] [102]

En agosto del 2011, cuando el Standard & Poor's rebajó la calificación crediticia del gobierno estadounidense, la nueva agencia china de noticias, que sirvió la mayor parte de los medios de comunicación en China, publicó en una editorial: "China, el mayor acreedor de la única súper-potencia del mundo, ahora tiene todo el derecho para exigirle a los Estados Unidos que haga frente a sus problemas estructurales de deuda para garantizar la seguridad de los activos en dólares de China".[103]

Relación económica Estados Unidos - China[editar]

Importaciones y exportaciones entre China y los Estados Unidos.Imports and exports between China and the United States. Datos del censo del gobierno de E.U

La república Popular China y los Estados Unidos reanudaron sus relaciones comerciales en los años 1972 y 1973. La inversión americana directa cubre una amplia gama de sectores de manufactura, varios proyectos hoteleros grandes, cadenas de restaurantes y petroquímicos. Las compañías estadounidenses han entrado en acuerdos que establecen más de 20,000 empresas de capital mixto, empresas conjuntas contractuales, y empresas de propiedad extranjera en China continental. Más de 100 empresas multinacionales basadas en Estados Unidos tienen diversos proyectos en China, algunos con múltiples inversiones. La inversión acumulada de Estados Unidos en China continental esta valuada en $48,000 millones de dólares. El déficit comercial de Estados Unidos con China superó los $350 billones en 2006 y fue el déficit bilateral más grande de los Estados Unidos.[104] Algunos de los factores que influyen en éste déficit comercial son:

  • La valuación de importaciones estadounidenses sobrepasa a China: ha habido un cambio en las industrias de montaje de gama baja hacia China continental, desde países industrializados recientemente en Asia. China continental se ha convertido cada vez más en el último eslabón de una larga cadena de producción de valor añadido. Dado que los datos del comercio estadounidense atribuyen el valor total de un producto para el ensamblador final, éste valor agregado sobre contado en China continental.
  • La de manda de E.U de bienes de trabajo intensivo exceden la producción nacional: la República Popular China tiene prácticas comerciales restrictivas en China continental, las cuales incluyen una amplia gama de barreras a los bienes y servicios extranjeros, a menudo dirigidas a la protección de las empresas estatales. Éstas prácticas incluyen aranceles elevados, la falta de transparencia, la cual requiere que las empresas obtengan un permiso oficial para la importación de bienes, la aplicación inconsistente de leyes y reglamentos, y el aprovechamiento de la tecnología de las empresas extranjeras a cambio de acceso al mercado. La inclusión de China continental a la Organización Mundial del Comercio tiene la intención de ayudar a superar éstas barreras.

A partir del 2009, los E.U y China acordaron sostener conversaciones regulares de alto nivel sobre cuestiones económicas y otros asuntos de interés mutuo, estableciendo el diálogo económico y estratégico China-E.U, el cual se celebra dos veces al año. Cinco reuniones se han celebrado, la más reciente en diciembre del 2008. El nacionalismo económico parece estar aumentando en ambos países, un punto que los líderes de ambos países resaltaron en sus presentaciones de apertura.[106] [107] [108] Los Estados Unidos y China también han establecido un diálogo profesional de alto nivel para discutir temas de política internacional y elaborar soluciones en cuanto a los problemas de este ámbito.

En septiembre del 2009 una disputa comercial surgió entre China y los Estados Unidos, que apareció después que los E.U impusieran aranceles del 35 por ciento sobre importaciones de neumáticos chinos. El ministro de comercio chino acusó a los Estados Unidos de cometer un "grave acto de Proteccionismo","[109] mientras un portavoz de la cámara de comercio estadounidense dijo que la tarifa "fue realizada precisamente en conformidad con la ley y nuestros acuerdos internacionales de comercio".[109] Otras cuestiones adicionales fueron planteadas por ambas partes en los meses posteriores.[110] [111]

Pascal Lamy advirtió: "El sesgo estadístico creado por la imputación de valor comercial al último país de origen pervierte la verdadera dimensión económica del desequilibrio comercial bilateral. Esto afecta el debate político, y conduce a percepciones equivocadas. Tomen en cuenta el déficit bilateral entre China y Estados Unidos. una serie de estimados basados en el verdadero contenido nacional puede reducir el déficit global - que era de $252 billones de dólares en noviembre del 2010 - por la mitad, si es que no más".[112]

Disputa sobre el valor de la moneda[editar]

La política monetaria ha sido uno de los problemas más grandes dentro de las relaciones entre Estados Unidos y China en la última década. En el centro del problema se encuentra la pregunta de si la moneda de cada país tiene o no el valor adecuado, aunque cada país ha culpado al otro de ésto. Muchos expertos en el ámbito monetario están de acuerdo en que la moneda de China se ha visto y sigue infravalorada,[113] pero un artículo publicado por Business Insider explica que si China aumenta el valor de su moneda, este movimiento tendría un gran efecto sobre la balanza comercial de ambos países.[114]

Los líderes nacionales dentro de Estados Unidos han presionado a la administración de Obama a tomar acciones duras contra China y obligarlos a elevar el valor de su moneda. El congreso de Estados Unidos tiene actualmente ante sí un proyecto de ley que llamaría al presidente a imponer aranceles sobre las importaciones chinas hasta que el país asiático ajuste adecuadamente el valor de su divisa.[109] [115] Muchos miembros del congreso de estados con grandes sectores manufactureros están liderando el impulso para tomar represalias en contra de China.[cita requerida] Consecuentemente, el periódico estatal chino ha criticado a los Estados Unidos por las injustas políticas monetarias también.[cita requerida] Ambos países han buscado otros socios internacionales para establecer lazos con ellos.[cita requerida]

Gasto y planificación militar[editar]

El presupuesto militar de China es mencionado por muchos como una amenaza, incluyendo al Equipo Azul en los Estados Unidos.[cita requerida] La inversión de China en su poder militar ha ido en aumento en los últimos años. Los Estados Unidos, junto con analistas independientes, se mantienen convencidos que la República Popular China oculta la verdadera extensión de su gasto militar.[116] [117] De acuerdo al gobierno de China, el país asiático ha gastado $45 billones de dólares en defensa para el 2007.[118] En contraste, los Estados unidos tenían un presupuesto militar de $623 billones de dólares en el 2008, $123 billones más del presupuesto militar combinado de los demás países en el mundo.[119] Algunas estimaciones muy generales estadounidenses sostienen que la República Popular China gasta entre $85 y $125 billones de dólares; y de acuerdo a figuras oficiales, China gastó $123 millones en defensa por día durante el 2007. En comparación, los Estados Unidos gastaron $1.7 billones ($1,660 millones) por día durante ese mismo año.[120]

La preocupación sobre el presupuesto militar de China puede provenir de la preocupación estadounidense que el país asiático esté tratando de amenazar a sus países vecinos o incluso desafiar a los Estados Unidos. Sin embargo, han surgido más preocupaciones de que China esté desarrollando una gran base naval cerca del mar del sur de china y haya desviado recursos de las Fuerzas Terrestres del Ejército Popular de Liberación hacia el Ejército Popular de Liberación y para el desarrollo de misiles y de la fuerza aérea.[121] Aún así, el gasto militar de China es sólo una cuarta parte del gasto de los Estados Unidos.[118] [122]

Andrew Scobell escribió que bajo el mandato del presidente Hu el control y la supervisión del ejército popular de liberación fue débilmente aplicado.[123]

El 27 de octubre del 2009 el secretario de defensa estadounidense, Robert Gates, elogió las medidas que China ha aprobado para aumentar la transparencia del gasto en defensa.[124] Sin embargo, en junio del 2010, dijo que el ejército chino estaba resistiendo los esfuerzos para mejorar las relaciones de militares a militares con los Estados Unidos.[125] Gates también dijo que los Estados Unidos "afirmarán la libertad de navegación", en respuesta a las quejas de China acerca del despliegue de la fuerza naval estadounidense en aguas internacionales cerca del país asiático.[126] El almirante Mike Mullen ha dicho que Estados Unidos lo que busca es estrechar los lazos militares con China, aunque seguirá operando en la región del pacífico oriental.[127]

Un reporte reciente indicó que cinco de las seis bases estadounidenses de la fuerza aérea en la zona son potencialmente vulnerables a los ataques con misiles chinos y realizó la petición para incrementar las defensas en la zona.[128]

Mientras tanto, el Boletín de los científicos atómicos escribió un reporte en el 2010, donde se explica que los chinos continúan invirtiendo en la modernización de su programa nuclear porque perciben que su fuerza de disuasión es vulnerable a las capacidades estadounidenses, además de que la mejora en las defensas de misiles estadounidenses impulsarán aún más el gasto de China en esa área.[129]

El ministro de defensa chino Liang Guanglie ha dicho que China está 20 años detrás de los Estados Unidos en cuanto a su tecnología militar.[130]

Vladimir Dvorkin, de la Academia rusa de ciencias ha dicho que los sistemas de defensa estadounidenses representan una verdadera amenaza para la disuasión nuclear de China.[131]

El instituto internacional de estudios estratégicos, en un informe del 2011 sostuvo que si las tendencias de gasto continúan, China va a alcanzar la igualdad militar con los Estados Unidos en un plazo de 15 a 20 años.[132]

China y Estados Unidos han sido descritos como comprometidos en una carrera militar y tecnológica. La expansión y el desarrollo de nuevas armas por parte de China ha sido vista tan amenazante como para causar la planificación del retiro de las fuerzas de E.U de las zonas próximas a China, la dispersión de las bases estadounidenses en la región y el desarrollo de diversos sistemas nuevos de armamento. China también está desarrollando la capacidad para atacar satélites y para realizar ataques informáticos.[133]

Con el fin de facilitar el "creciente papel global" de China, los Estados Unidos han invitado a un equipo chino de especialistas en logística para discutir un acuerdo de cooperación.[134]

El profesor James R. Holmes, un especialista chino en la escuela estadounidense de guerra naval, ha dicho que las inversiones de China hacia un posible conflicto futuro son más parecidos a los de Estados Unidos (los cuales pueden aparecer primero); debido a que los chinos subestiman sus gastos, las estructuras de los precios internos de ambos países son diferentes, además, sólo tienen que concentrarse en la proyección de la fuerza militar de corto alcance, cerca de sus propias costas. El equilibrio puede cambiar a la ventaja de los chinos muy rápido si continúa habiendo un crecimiento anual de dos dígitos, mientras que los estadounidenses y sus aliados lo disminuyen.[135]

En línea con la Teoría de la transición del poder, la idea de que las "guerras tienden a desatarse... cuando la trayectoria ascendente de una potencia en ascenso se acerca a la intersección de la trayectoria descendente de una potencia en declive", la cual algunos argumentan que es entre China (potencia en ascenso) y Estados Unidos (la actual potencia "reinante") es todo menos inevitable.[136] Sin embargo, el liderazgo actual en China no muestra ninguna señal de tener una ideología de expansión y los líderes chinos tienden a utilizar la frase "el ascenso pacífico de China" para describir el rumbo que está tomando el país. Además, una serie de retos nacionales en China, incluyendo la degradación del medio ambiente, la corrupción política y el aumento de la calidad de vida de la emergente clase media, pueden evitar que China persiga una política exterior agresiva o evite que se enfrente a la hegemonía global de los Estados Unidos en cualquier momento cercano. De ser el caso, una política de alojamiento, en oposición a la de contención, del lado de Estados Unidos podría disminuir la probabilidad de un conflicto entre ambos países.[137]

Programa Espacial[editar]

El programa espacial chino se está expandiendo mientras que el programa espacial estadounidense se ha visto en disminución. En el 2007, China derribó un satélite que fue perseguido de manera rápida por los Estados Unidos en 2008, también utilizando un misil para derribar otro satélite.[138]

La república de China (Taiwan)[editar]

La república de China se mantiene como una fuente de tensión en la relación de los Estados Unidos con la República Popular China. Aunque la RPC nunca ha gobernado Taiwan, ésta reclama a Taiwan como una provincia y repetidas veces ha amenazado con tomarla por la fuerza. Los Estados Unidos exportan grandes cantidades de armamento hacia la República de China y hay una gran simpatía hacia Taiwan en parte porque, a diferencia de la República Popular China, se ha transformado en una democracia liberal; la otra causa es la simpatía residual por la postura anti comunista de Taiwan durante la Guerra Fría. Cualquier adhesión a la República Popular China podría también cambiar el equilibrio del poder en la región, tanto en términos políticos y militares. Ésta potencialidad ha sido una preocupación creciente para Japón, un aliado tradicional de Taiwan y un aliado de la República de China desde su traslado a Taipéi.

Oficialmente, la política de los Estados Unidos se rige por la Ley de relaciones con Taiwan(text), los seis aseguramientos, y los tres comunicados. Se ha declarado un compromiso con una política de una sola China, en la que se reconoce la posición de la RPC de que Taiwan es parte de China, pero no indica si se está o no de acuerdo con esa postura. La fuerza de ese compromiso y la relación entre las políticas, que pueden ser vistas como contradictorias, cambian de una administración a otra.

En Taiwan, hay un consenso público general a favor del Statu quo. Sin embargo, algunos partidarios de la independencia de Taiwan, como Lee Teng-hui, han expresado la idea de que Taiwan debe actuar con rapidez para declarar formalmente su independencia, porque, las tendencias de largo plazo favorecen el poder económico y militar de la República Popular China. Teniendo en cuenta las amenazas de la RPC de una invasión si Taiwan declarase formalmente su independencia, y los compromisos de los Estados Unidos hacia Taiwan en la ley de relaciones con Taiwan, una declaración de ésta índole pondría a los Estados Unidos en una posición difícil. En varios casos en los que la administración de Chen Shui-bian parecía estar alejándose del Statu quo y hacia la independencia, los Estados Unidos pidieron y recibieron garantías de que la República de China mantuviera su compromiso con la política de los cuatro noes y uno sin.

En los últimos meses de la administración de Bush, Taipéi invirtió la tendencia secular de la disminución de los gastos de defensa en momentos en que la mayoría de los países asiáticos continuaron reduciendo sus gastos militares. También decidió modernizar tanto las capacidades defensivas como las ofensivas. Taipéi todavía mantiene un aparato militar grande en relación con la población de la isla: los gastos de defensa para el año 2008 fueron de aproximadamente $10.5 billones de dólares, lo que represento el 2.94% del Producto Interno Bruto del país.

EL 30 de enero del 2010, la administración de Obama anunció que pretende vender helicópteros, sistemas anti misiles y otros tipos de equipo militar con un valor de $6.4 billones de dólares hacia Taiwan. Este movimiento, supuesto bajo los lineamientos de la ley de relación con Taiwan, atrajo un fuerte reacción de Pekín. En represalia, China advirtió a los Estados Unidos que su cooperación en asuntos internacionales y regionales podría sufrir por la decisión del gobierno de vender armas a Taiwan.[139] China anunció además que podría penalizar a varias de las empresas envueltas en la construcción del hardware militar de Taiwán, incluyendo a Boeing, Lockheed Martin y Raytheon.

Un reporte en el 2008 por la corporación RAND analizando un ataque teórico de China continental hacia Taiwan sugirió que los Estados Unidos no serían capaces de defender a Taiwán en ese escenario.[140] Uso incorrecto de la plantilla enlace roto (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).

Derechos Humanos[editar]

Archivo:China statue of liberty cartoon.jpg
China Daily publicó una tira cómica con la Estatua de la libertas sosteniendo una cámara y un micrófono en lugar de un libro y una antorcha

En el 2003 los Estados Unidos declararon que a pesar de una breve etapa con la República Popular China comprometida a cooperar con los Estados Unidos en los temas de derechos humanos, todavía había un serio retroceso en éste ámbito. El gobierno de la RPC ha tomado en cuenta la importancia de la protección de los derechos humanos en China continental y ha dicho que se han tomado varias acciones para traer las prácticas internas de esos derechos en conformidad con normas internacionales. Entre esos esfuerzos realizados está la firma del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales en octubre de 2007 y ratificado en marzo 2001, y la firma del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos en octubre del 2008, el cual todavía no ha sido ratificado. En el 2002, la RPC liberó a un número significativo de prisioneros religiosos y políticos y estuvo de acuerdo en sostener discusiones con expertos de la ONU en materia de tortura, detención arbitraria, y religión. Sin embargo, los grupos defensores de los derechos humanos internacionales han dicho que no ha habido ningún movimiento en base a esas promesas, y a su vez ha habido más gente siendo arrestada por cuestiones similares desde entonces. Esos grupos sostienen que la República Popular China todavía tiene un largo camino por recorrer en la institución de la clase de cambio sistemático fundamental en materia de protección de las libertades ciudadanas y derechos humanos en China continental. El departamento de estado de Estados Unidos ha publicado de manera anual un informe sobre los derechos humanos en todo el mundo, lo que incluye un registro de la evaluación de éstos en China. En el 2008, el departamento de estado todavía encontró mucho que criticar acerca del historial de derechos humanos del gobierno chino, pero retiró a China de la lista de estados con las mayores violaciones a éstos.[141] [142]

Para contrarrestar ésto, China ha publicado un libro de manera anual desde 1998 que detalla las violaciones a los derechos humanos hechas por los Estados Unidos, así como su propio progreso en ésta área.[143] [144] [145]

Desde el 19 de octubre del 3006, el gobierno de la República Popular China también ha publicado un libro sobre su propio progreso democrático.[146] En noviembre del 2007, el gobierno chino publicó también un libro acerca del papel del comunismo y otros partidos políticos en China.[147] [148]

Influencia en Asia[editar]

El crecimiento económico de China ha llevado a una cierta fricción entre Estados Unidos y CHina en la región de Asia Oriental.[149] Por ejemplo,en respuesta a la respuesta de China sobre el bombardeo de Yeonpyeong en Corea del Norte, Washington se está movilizando para re definir su relación con Corea del Sur y Japón, creando potencialmente un bloque anti-China en el noreste de Asia, cosa que los funcionarios dicen que aunque no la quieran, pueden llegar a necesitar.[150] Por su parte, el gobierno chino teme a una conspiración en grupo contra su gobierno.[151]

En respuesta al aumento de los ataques estadounidenses en Pakistán durante la administración de Obama, la República Popular China ha ofrecido aviones de combate adicionales a Pakistán.[152]

Las naciones de Asia sud-oriental han respondido a las demandas chinas acerca de las zonas marítimas mediante la búsqueda de relaciones más estrechas con los Estados Unidos.[153] El secretario de defensa estadounidense Leon Panetta ha dicho que a pesar de las presiones presupuestarias, los Estados Unidos ampliarán su influencia en la región, como una respuesta a la acumulación militar de China.[154]

El 7 de junio del 2013, Denny Roy, un investigador del Centro Este-Oeste en Honolulu, argumentó en The Diplomat que Estados Unidos y China deben dejar de luchar por la confianza de cada uno en lugar de hacer hincapié en la verificación.[155] "El argumento de que la confianza lleva a la paz se basa en la premisa de que las sospechas entre China y E.U son infundadas y se evaporaría con el aumento de un diálogo profundo. Lamentablemente, sin embargo, por lo menos alguna de estas suposiciones están garantizadas."[155] Ya sea que el derecho internacional debería regular asuntos regionales en Asia; ya sea que a China se le debería permitir el hacer reclamos expansivos de soberanía; y que los futuros roles estratégicos de Corea del Sur y Japón deben ser, cuestiones que, Según Roy, son irreconciliables entre los Estados Unidos y el país asiático.[155] La confianza estratégica, no es alcanzable. "Ambos países deberían esforzarse para administrar sus inevitables tensiones estratégicas bilaterales mediante acuerdos donde ambos ven un beneficio y que el cumplimiento se puede medir... para estos rivales y adversarios potenciales e inherentes, el énfasis pertenece en la "verificación", no en la "confianza",[155]

Conspiraciones de espionaje[editar]

Desde el 2008 los Estados Unidos han sido cobrados con por lo menos 57 acusaciones de intentos de espionaje hacia China.[156]

Controversias[editar]

En el 2005, la parte de propiedad estatal de la Chinese National Offshore Oil Corporation intentó una toma de control de UNOCAL por $18,5 billones de dólares. El trato fue rechazado por los gobiernos de Estados Unidos por considerarlo como una amenaza de seguridad nacional.[157]

China también rechazó una oferta de $2,4 billones de dólares de The Coca-Cola Company por el grupo Huiyuan Juice con el argumento de que sería un monopolio virtual, aunque el nacionalismo también fue una posible razón para rechazar el trato.[158]

Falsificación de exportaciones[editar]

En respuesta a los componentes electrónicos falsificados procedentes de China que van a los sistemas de armas estadounidenses, el reglamento del sistema de adquisiciones de defensa está trabajando en una regla para imponer requisitos adicionales para los contratistas, con el fin de detectar éstos componentes falsificados con mayor facilidad.[159]

Referencias[editar]

  1. «talking points, june 24 - july 8, 2009». China.usc.edu. Consultado el 2 de diciembre de 2010.
  2. «talking points, July 15–29, 2009». China.usc.edu. Consultado el 2 de diciembre de 2010.
  3. http://books.google.com.tw/books/about/China_Hands.html?id=OS9k16FyksYC&redir_esc=y
  4. Top Trading Partners - Total Trade, Exports, Imports, November 2012, U.S. Census website.
  5. «Clinton seeks stronger Asia ties». BBC News. 16 de febrero de 2009. Consultado el 7 de abril de 2010. 
  6. «US-China Institute :: news & features :: Ambassador Clark Randt on "The Crucial Relationship"». China.usc.edu. Consultado el 2 de diciembre de 2010.
  7. See the USC U.S.-China Institute's Assignment: China series, for example, how American journalists have reported from China since the 1940s.Documentary videos.
  8. USC U.S.-China Institute, "Through Tinted Lenses? How Chinese and Americans See Each Other," conference, Nov. 2013.Video of presentations.
  9. «China». Encyclopaedia Britannica. Consultado el 31 de enero de 2010.
  10. «United States». Encyclopaedia Britannica. Consultado el 31 de enero de 2010.
  11. Sam Roberts (5 de abril de 2012). «Population Growth in New York City Is Outpacing 2010 Census, 2011 Estimates Show». © 2012 The New York Times Company. Consultado el 24 de abril de 2012.
  12. Yu Tao, University of Oxford. A Solo, a Duet, or an Ensemble? Analysing the Recent Development of Religious Communities in Contemporary Rural China. ECRAN - Europe-China Research and Advice Network. University of Nottingham. p. 12. Retrieved 25-09-2012.
  13. Religious Affiliation Pew report
  14. [1] [Gini rankings]
  15. «United States». The World Factbook. CIA (30 de septiembre de 2009). Consultado el 5 de enero de 2010 (area given in square kilometers).
  16. a b «Human Development Report 2011». United Nations (2011). Consultado el 5 de noviembre de 2011.
  17. http://www.gpoaccess.gov/usbudget/fy10/pdf/budget/defense.pdf
  18. «English language text of the Treaty of Nanking». China.usc.edu (16 de octubre de 1964). Consultado el 2 de diciembre de 2010.
  19. William R. Braisted, "The United States and the American China Development Company," Far Eastern Quarterly 11 (1952): 147-165.
  20. Paul A. Varg, "The Myth of the China Market, 1890-1914," American Historical Review (1968) 73#3 pp. 742-758 in JSTOR
  21. «Text of the first Open Door note, to Germany». China.usc.edu (16 de octubre de 1964). Consultado el 2 de diciembre de 2010.
  22. Pearl S. Buck (1938), The Chinese Novel: Lecture Delivered before the Swedish Academy at Stockholm, December 12, 1938, by Pearl S. Buck.
  23. See Laura Tyson Li, Madame Chiang Kai-Shek: China's Eternal First Lady (New York: Atlantic Monthly Press, 2006).
  24. Jonathan Fenby (2005). Chiang Kai Shek: China's Generalissimo and the Nation He Lost. Carroll & Graf Publishers. p. 412. ISBN 0-7867-1484-0. Consultado el 28 de junio de 2010. 
  25. Jonathan Fenby (2005). Chiang Kai Shek: China's Generalissimo and the Nation He Lost. Carroll & Graf Publishers. p. 413. ISBN 0-7867-1484-0. Consultado el 28 de junio de 2010. 
  26. a b Jonathan Fenby (2005). Chiang Kai Shek: China's Generalissimo and the Nation He Lost. Carroll & Graf Publishers. p. 464. ISBN 0-7867-1484-0. Consultado el 28 de junio de 2010. 
  27. Jonathan Fenby (2005). Chiang Kai Shek: China's Generalissimo and the Nation He Lost. Carroll & Graf Publishers. p. 504. ISBN 0-7867-1484-0. Consultado el 28 de junio de 2010. 
  28. Jonathan Fenby (2005). Chiang Kai Shek: China's Generalissimo and the Nation He Lost. Carroll & Graf Publishers. p. 226. ISBN 0-7867-1484-0. Consultado el 28 de junio de 2010. 
  29. Jonathan Fenby (2005). Chiang Kai Shek: China's Generalissimo and the Nation He Lost. Carroll & Graf Publishers. p. 256. ISBN 0-7867-1484-0. Consultado el 28 de junio de 2010. 
  30. Jonathan Fenby (2005). Chiang Kai Shek: China's Generalissimo and the Nation He Lost. Carroll & Graf Publishers. p. 414. ISBN 0-7867-1484-0. Consultado el 28 de junio de 2010. 
  31. Jonathan Fenby (2005). Chiang Kai Shek: China's Generalissimo and the Nation He Lost. Carroll & Graf Publishers. p. 413. ISBN 0-7867-1484-0. Consultado el 28 de junio de 2010. 
  32. Frederic E. Wakeman (2003). Spymaster: Dai Li and the Chinese secret service. University of California Press. p. 75. ISBN 0-520-23407-3. Consultado el 28 de junio de 2010. 
  33. Jonathan Fenby (2005). Chiang Kai Shek: China's Generalissimo and the Nation He Lost. Carroll & Graf Publishers. p. 460. ISBN 0-7867-1484-0. Consultado el 28 de junio de 2010. 
  34. «Mao announced the creation of the PRC government on Sept. 21, 1949». China.usc.edu. Consultado el 2 de diciembre de 2010.
  35. http://www.marshallfoundation.org/library/doc_eca.html
  36. Sheng v. Rogers, District of Columbia Circuit Court, 1959-10-06, http://www.taiwanbasic.com/state/usg/shengvsro.htm, consultado el 2010-02-27 
  37. “Telegram from the U.S. Pacific Command to the Department of State and the White House” In Foreign Relations of the United States, 1977-1980. vol. 13 (Washington, D.C.: U.S. Government Printing Office, 1991), 680-686.
  38. Peter R. Moody (1977). Opposition and dissent in contemporary China. Hoover Press. p. 302. ISBN 0-8179-6771-0. Consultado el 30 de noviembre de 2010. 
  39. Nançy Bernkopf Tucker (1983). Patterns in the dust: Chinese-American relations and the recognition controversy, 1949–1950. Columbia University Press. p. 181. ISBN 0-231-05362-2. Consultado el 28 de junio de 2010. 
  40. Jay Taylor (2000). The Generalissimo's son: Chiang Ching-kuo and the revolutions in China and Taiwan. Harvard University Press. p. 195. ISBN 0-674-00287-3. Consultado el 28 de junio de 2010. 
  41. Charles Ford Redick, “The Jurisprudence of the Foreign Claims Settlement Commission: Chinese Claims.” The American Journal of International Law, vol. 67, no. 4 (Oct. 1973) pp. 728
  42. Malkasian, Carter (2001). The Korean War: Essential Histories. Osprey Publishing. p. 16. 
  43. Cohen, Eliot A; Gooch, John (2005). Military Misfortunes: The Anatomy of Failure in War. Free Press. pp. 165–195. ISBN 0-7432-8082-2. 
  44. United States Foreign Claims Settlement Commission. Semiannual Report to Congress 1966. China Claims Program
  45. “Home After Long Detention in China,” New York Times. 11/26/1954. Pg. 12
  46. Pamela G. Hollie “Thaw in China-U.S. Ties May Unfreeze ’49 Assetts.” New York Times. 1/10/1979. Pg. D1
  47. Dunbabin, J.P.D. (1996). International relations since 1945 ([Nachdr.]. edición). London [u.a.]: Longman. p. 255. ISBN 0-582-49365-X. 
  48. Evelyn Goh, Constructing the US Rapprochement with China, 1961-1974: From'Red Menace'to'Tacit Ally' (Cambridge University Press, 2005)
  49. Leffler, edited by Melvyn P.; Westad, Odd Arne (2010). The Cambridge history of the Cold War. (1. publ. edición). Cambridge, UK: Cambridge University Press. p. 373. ISBN 978-0-521-83720-0. 
  50. Dube, Clayton. «Getting to Beijing: Kissinger's Secret 1971 Trip». USC US-China Institute. Consultado el 24 de julio de 2011.
  51. Dube, Clayton. «Sports diplomacy and back channel negotiations». "Talking Points, July 22-August 3, 2011". USC US-China Institute. Consultado el 24 de julio de 2011.
  52. Magaret MacMillan, Nixon and Mao: the week that changed the world (2008)
  53. Nixon, Richard. «Announcement of the President's Trip to China». US-China documents collection. USC US-China Institute. Consultado el 24 de julio de 2011.
  54. a b Dunbabin, J.P.D. (1996). International relations since 1945 ([Nachdr.]. edición). London [u.a.]: Longman. p. 258. ISBN 0-582-49365-X. 
  55. «US-China Institute :: news & features :: china in u.s. campaign politics: part 6 of election '08 and the challenge of china». China.usc.edu (16 de octubre de 1964). Consultado el 2 de diciembre de 2010.
  56. Text and video of J. Stapleton Roy's 2007 talk at the USC US-China Institute about the state of US-China relations
  57. U.Hawaii, 1997
  58. Eckholm
  59. «U.S. State Department - China (03/03)». state.gov. Consultado el 6 de junio de 2011.
  60. «US-China Institute :: news & features :: usci symposium explores the taiwan vote». China.usc.edu. Consultado el 2 de diciembre de 2010.
  61. «Text of Pres. Bush's welcome». China.usc.edu. Consultado el 2 de diciembre de 2010.
  62. «Click here for a streaming video version of the lecture». China.usc.edu. Consultado el 2 de diciembre de 2010.
  63. «Details and video from the meeting». China.usc.edu. Consultado el 2 de diciembre de 2010.
  64. Video and documents: Obama and China [2]; McCain and China [3].
  65. The Economist 8 June 2013
  66. «President Hu Jintao and US President-elect Barack Obama Discuss over Telephone - Hunan Government». Enghunan.gov.cn (9 de noviembre de 2008). Consultado el 2 de diciembre de 2010.
  67. «No call from Obama seen as slight to India». Asiaone.com (11 de noviembre de 2008). Consultado el 2 de diciembre de 2010.
  68. http://www.asianewsnet.net/news.php?id=2540&sec=1
  69. «Barack Obama – can he fix the economy by fixing the environment? | Greenpeace East Asia». Greenpeace.org (19 de noviembre de 2008). Consultado el 2 de diciembre de 2010.
  70. «US-China Institute :: news & features :: making american policy toward china - scholars and policy makers on economics, security, and climate change». China.usc.edu. Consultado el 2 de diciembre de 2010.
  71. Boston Study Group on Middle East Peace. «Foreign Policy Association: Resource Library: Viewpoints: Moving the G-2 Forward». Fpa.org. Consultado el 2 de diciembre de 2010.
  72. «US-China Institute :: news & features :: economic crisis, looming environmental threats, and growing nuclear weapons worries - all in a day's work at the strategic and economic dialogue 中美战略与ç»?济对è¯?». China.usc.edu. Consultado el 2 de diciembre de 2010.
  73. The aims and challenges of the trip were summarized by the USC US-China Institute: [4], [5].
  74. «Instant Analysis: Reporting on US Presidents in China». China.usc.edu. Consultado el 2 de diciembre de 2010.
  75. «China hits back at US over Taiwan weapons sale». BBC News. 30-01-2010. Consultado el 02-12-2010. 
  76. Macartney, Jane (19-02-2010). «China summons US Ambassador over Dalai Lama's meeting with Obama». London: The Times. Consultado el 12-07-2010. 
  77. Ramzy, Austin (19-02-2010). «In China, Muted Reaction to Dalai Lama's Visit». Time magazine. Consultado el 12-07-2010. 
  78. Lee, Mj. "China fires at new U.S. defense plan." Politico, 9 January 2012.
  79. Whitlock, Craig. "Philippines may allow greater U.S. military presence in reaction to China’s rise." Washington Post, January 25, 2012.
  80. Mark Landler and Steven Lee Myers (26 de abril de 2012). «U.S. Sees Positive Signs From China on Security Issues». The New York Times. Consultado el 9 de noviembre de 2012. 
  81. Tom Phillips (19 de febrero de 2013). «Major Chinese internet hacking base exposed». The Daily Telegraph. 
  82. David E. Sanger; David Barboza; Nicole Perlroth (18 de febrero de 2013). «Chinese Army Unit Is Seen as Tied to Hacking Against U.S.». New York Times. Consultado el 22 de febrero de 2013. 
  83. Lolita C. Baldor (19 de febrero de 2013). «US Ready to Strike Back Against China Cyberattacks». Associated Press. 
  84. «Cyber Menace: Digital Spying Burdens German-Chinese Relations». Der Spiegel. 25 de febrero de 2013. Consultado el 28 de febrero de 2013. 
  85. Ben Blanchard; Sui-Lee Wee; Huang Yan; Sanjeev Miglani (20 de febrero de 2013). «China says U.S. hacking accusations lack technical proof». Reuters. Consultado el 22 de febrero de 2013. 
  86. Scott Neuman (28 de febrero de 2013). «China Accuses U.S. Of Hacking Military Sites». NPR. 
    «China says sites targeted by U.S.-based hackers». CBS News. Associated Press. 28 de febrero de 2013. Consultado el 26 de febrero de 2013. 
  87. http://www.bloomberg.com/news/2013-03-07/china-u-s-accord-sets-un-vote-on-north-korea-sanctions.html
  88. Calmes, Jackie and Steven Lee Myers (8 de junio de 2013). «U.S. and China Move Closer on North Korea, but Not on Cyberespionage». The New York Times. Consultado el 11 de junio de 2013. 
  89. a b Sanger, David E. (9 de junio de 2013). «Obama and Xi Try to Avoid a Cold War Mentality». The New York Times. 
  90. a b McGregor, Richard (10 de junio de 2013). «Obama-Xi summit presented as a walk in the park». Financial Times. Consultado el 11 de junio de 2013. 
  91. "World Bank says China could overtake US by 2030", AFP, HONG KONG, cited in Taipei Times, Thu, Mar 24, 2011, http://www.taipeitimes.com/News/biz/archives/2011/03/24/2003498946
  92. "By 2020, China No. 1, US No. 2", Kenneth Rapoza, Forbes, 5/26/2011, http://www.forbes.com/sites/kenrapoza/2011/05/26/by-2020-china-no-1-us-no-2/
  93. Chinese economic performance in the long run By Angus Maddison, Organisation for Economic Co-operation and Development. Development Centre, 2007
  94. Balance of Power Shift Coming Says Wolfensohn, Former World Bank President, January 2010, http://www.gsb.stanford.edu/news/headlines/vftt_wolfensohn.html
  95. «Foreign Holdings of Treasuries as of May, 2011».
  96. a b [6]
  97. a b [7]
  98. a b Barboza, David (06-08-2011). «China Condemns U.S. ‘Addiction to Debts'». The New York Times. 
  99. Foster, Peter (13-03-2009). «Chinese premier Wen Jiabao worried about US debt». The Daily Telegraph (London). 
  100. «UPDATE 2-China calls for global cooperation on debt risks». Reuters. 05-08-2011. 
  101. Jamieson, Alastair (06-08-2011). «China blasts US 'debt addiction' and calls for new global stable reserve currency». The Daily Telegraph (London). 
  102. Pierson, David (06-08-2011). «China chastises U.S. over debt». Los Angeles Times. 
  103. Fred E. Jandt (2012). An Introduction to Intercultural Communication: Identities in a Global Community. SAGE. p. 103. 
  104. Graph showing US-China trade [8]; source [9]
  105. «''World Economic Outlook Database, April 2007''». Imf.org (14 de septiembre de 2006). Consultado el 2 de diciembre de 2010.
  106. Wu Yi, PRC Vice Premier
  107. Henry Paulson, Jr., US Treasury Secretary
  108. Video on trade tensions
  109. a b c «Obama's Tire Tariff Draws Beijing's Ire». Bloomberb Businessweek (13 de septiembre de 2010).
  110. «Statistics on world trade, list of US-China WTO complaints». China.usc.edu. Consultado el 2 de diciembre de 2010.
  111. China slaps deposits/tariffs on US steel exports; US politicians rant about China [10]
  112. Lamy, Pascal (24 de enero de 2011). «'Made in China' tells us little about global trade». FT.com. Consultado el 7 de julio de 2012.
  113. http://web.viu.ca/lina/FNCE%20429/Foreign%20exchange%20market/Exchange%20rate%20and%20monetary%20policy%20in%20China.pdf
  114. http://www.businessinsider.com/heres-why-chinese-currency-manipulation-actually-helps-america-2010-9
  115. «House panel cranks up pressure on China currency». Reuters. 24-09-2010. 
  116. [11]Uso incorrecto de la plantilla enlace roto (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  117. «Rumsfeld questions China spending». BBC News. 18 de octubre de 2005. Consultado el 7 de abril de 2010. 
  118. a b «china's military spends hundreds of millions of dollars». China.usc.edu. Consultado el 2 de diciembre de 2010.
  119. John Pike. «World Wide Military Expenditures». Globalsecurity.org. Consultado el 2 de diciembre de 2010.
  120. «china's military spends hundreds of millions of dollars». China.usc.edu. Consultado el 2 de diciembre de 2010.
  121. Harding, Thomas (1 de mayo de 2008). «Chinese nuclear submarine base». The Daily Telegraph (London). Consultado el 7 de abril de 2010. 
  122. SIPRI military expenditure databaseUso incorrecto de la plantilla enlace roto (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  123. «Is There a Civil-Military Gap in China's Peaceful Rise?». Carlisle.army.mil. Consultado el 2 de diciembre de 2010.
  124. Luce, Dan De (26 de octubre de 2009). «Time to end 'on-again-off-again' US-China ties: Pentagon». Google.com. Consultado el 2 de diciembre de 2010.
  125. Entous, Adam (03-06-2010). «Gates says China's PLA may be trying to thwart ties». Reuters.com. Consultado el 02-12-2010. 
  126. Miles, Donna. "Gates Cites Encouraging Trends Regarding Iran, China." "American Forces Press Service", 8 November 2010
  127. Pessin, Al. "US Wants Better Military Ties to China, But Will Continue Pacific Operations." Voice of America, 1 Dec 2010.
  128. Capaccio, Tony. "Chinese Missiles Could Close U.S. Bases in Attack, Report Says." Bloomberg, 11 November 2010
  129. Robert S. Norris and Hans M. Kristensen "Chinese nuclear forces, 2010." Bulletin of the Atomic Scientists
  130. Minnick, Wendell. "PLA 20 Years Behind U.S. Military: Chinese DM." Defense News, 7 June 2011.
  131. Bridge, Robert. "‘China more at risk from US AMD plans in Pacific’." RT, 28 December 2011.
  132. "East-West military gap rapidly shrinking: report", By Peter Apps, Reuters, Tue Mar 8, 2011 http://www.reuters.com/article/2011/03/08/us-world-military-idUSTRE7273UB20110308.
  133. China Takes Aim at U.S. Naval Might, JULIAN E. BARNES, NATHAN HODGE, and JEREMY PAGE, Wall Street Journal, JANUARY 4, 2012 http://online.wsj.com/article/SB10001424052970204397704577074631582060996.html
  134. Miles, Donna. "U.S., China to Consider Sharing Resources during Joint Missions." American Forces Press Service, 12 October 2012.
  135. "What to Make of China’s Defense Spending Increase."
  136. Kagan, Robert (2012). The World America Made. New York: Knopf. p. 90. 
  137. Etzioni, Amitai (April–May 2012). «Accommodating China». Survival 55 (2). 
  138. U.S.-CHINA STAR WARs HEATS UP, Miles Yu Wednesday, January 25, 2012, Washington Times
  139. AFP (2 de febrero de 2010). «China: US spat over Taiwan could hit co-operation». Agence France Presse. 
  140. "Rand Study Suggests U.S. Loses War With China", By WENDELL MINNICK, 2008, RAND, http://www.defensenews.com/story.php?i=3774348
  141. US State Department report on global human rights, March 11, 2008
  142. US State Department report on global human rights, February 25, 2009
  143. «2002 PRC White Paper on US Human Rights Abuses». china.org.cn (11 de marzo de 2002). Consultado el 2 de diciembre de 2010.
  144. 2008 PRC White Paper on US Human Rights Abuses
  145. 2009 PRC White Paper on US Human Rights Abuses
  146. 2005/10/19 (19 de octubre de 2005). «China issues 1st white paper on democracy(10/19/05)». China-embassy.org. Consultado el 2 de diciembre de 2010.
  147. «white paper on china's political party system, 2007». China.usc.edu. Consultado el 2 de diciembre de 2010.
  148. Video on the human rights issue in China
  149. New York Times, 2010 Sept. 22, "U.S. Influence in Asia Revives Amid China’s Disputes," http://www.nytimes.com/2010/09/23/world/asia/23china.html?_r=1&ref=global-home
  150. Pomfret, John. "U.S. steps up pressure on China to rein in North Korea." Washington Post, 6 December 2010.
  151. Lam, Willy Wo-Lap. "Beijing's Alarm Over New 'US Encirclement Conspiracy'." Jamestown Foundation, 12 April 2005
  152. Donald, David. "Report: China To Provide JF-17s to Pakistan." AINonline, 6 June 2011.
  153. Slavin, Erik. "China's claim on sea leads Asian neighbors to strengthen ties with U.S." Stars and Stripes, 27 June 2011.
  154. Entous, Adam. "Pentagon Will Add to Asia Operations." Wall Street Journal, 26 October 2011.
  155. a b c d Roy, Denny (7 de junio de 2013). «U.S.-China Relations: Stop Striving For "Trust"». The Diplomat. Consultado el 20 de junio de 2013. 
  156. Arrillaga, Pauline. "China's spying seeks secret US info." AP, 7 May 2011.
  157. Blustein, Paul (1 de julio de 2005). «Many Oil Experts Unconcerned Over China Unocal Bid». The Washington Post. Consultado el 23 de mayo de 2010. 
  158. «Coke's China juice move collapses». BBC News. 18 de marzo de 2009. Consultado el 23 de mayo de 2010. 
  159. "Defense Federal Acquisition Regulation Supplements: Detection and Avoidance of Counterfeit Electronic Parts."

Lecturas adicionales[editar]

  • Cohen, Warren I. America's Response to China: A History of Sino-American Relations (2010) excerpt and text search
  • Dulles, Foster Rhea. China and America: The Story of Their Relations Since 1784 (1981), general survey
  • Feis, Herbert. The China Tangle (1967), diplomacy during World War II
  • Foot, Rosemary. The Practice of Power: US Relations with China since 1949 (1995), excerpt and tetx search
  • Gedalecia, David. "Letters From the Middle Kingdom: The Origins of America's China Policy," Prologue, 34.4 (Winter, 2002), pp. 260–273.
  • MacMillan, Margaret. Nixon and Mao: the week that changed the world (2008).
  • Mann, James. About Face: A History of America's Curious Relationship with China, from Nixon to Clinton (2000) excerpt and text search
  • Riccards, Michael P. The Presidency and the Middle Kingdom (2000)
  • Rose, Robert S. et al. Re-examining the Cold War: U.S.-China Diplomacy, 1954-1973 (2002)
  • Song, Yuwu, ed. Encyclopedia of Chinese-American Relations (2006), McFarland.
  • Sutter, Robert G. U.S.-Chinese Relations: Perilous Past, Pragmatic Present (2010) excerpt and text search
  • Timperlake, Edward, and William C. Triplett II. Year of the Rat: How Bill Clinton Compromised U.S. Security for Chinese Cash. Washington, D.C.: Regnery Publishing, 1998. 275 p. + [8] p. of col. photos. ISBN 0-89526-333-5
  • Tuchman, Barbara. Stilwell and the American Experience in China, 1911-1945 (2001)
  • Zhang, Biwu. Chinese Perceptions of the U.S.: An Exploration of China's Foreign Policy Motivations (Lexington Books; 2012) 266 pages; Chinese views of America's power, politics, and economics, as well as the country as a source of threat or opportunity.
  • Zhao, Quansheng. "America's response to the rise of China and Sino‐US relations." Asian Journal of Political Science 13.2 (2005): 1-27, after 1990

Véase también[editar]

|}

Enlaces externos[editar]

Departamento de estado[editar]

Foreign Relations Series

  1. 1964-1968
  2. 1969–1972
  3. 1973-1976, ePub Supplement
  4. 1977-1980

Otros enlaces[editar]

Videos[editar]