Hiperpotencia (política)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Una hiperpotencia es una nación o eventualmente un conglomerado de naciones [1] [2] [3] (estilo Unión Europea), cuya influencia mundial es incontestable en la mayoría de los dominios que seguidamente se indican: económico, financiero, monetario, tecnológico, diplomático, geopolítico, energético, comercial, militar, educativo, cultural, mediático, deportivo.

Hubert Védrine

Se trata de un concepto eminentemente político, pronunciado en 1999 por Hubert Védrine,[4] entonces Ministro de Relaciones Exteriores de Francia, refiriéndose al rol de los Estados Unidos hacia el fin del siglo XX.[5]

Pero uno de los primeros en abordar clara y directamente esta temática (año 1998), en realidad fue el politólogo estadounidense de origen polaco Zbigniew Brzezinski, en su ya famoso libro [6] [7] titulado:

El gran tablero de ajedrez: América y el resto del mundo

y donde describe a Estados Unidos como la única potencia que tiene una supremacía incuestionable y simultánea en los cuatro más importantes dominios-clave (militar, económico, tecnológico, y cultural), ya que luego del desmembramiento de la URSS, Rusia no logró cubrir la laguna dejada por el gigante socialista desaparecido.[8] [9]

Las Torres Gemelas del World Trade Center, símbolo del poder económico estadounidense en los años 1990.
Naciones Unidas, mayor organización diplomática del mundo.
Región del Cáucaso, zona geopolítica clave.


Génesis del concepto[editar]

Ya sea en la época de Roma Imperial, como en la de China medieval, la posterior del pujante Imperio Británico, o incluso la del imperialismo estadounidense de hoy día y de la segunda mitad del siglo XX, la hegemonía de las naciones siempre ha sido un interesante marco de comparación, un punto de referencia, para situar a los diferentes países y a las diferentes regiones en el sistema mundial.

Mapa mundial que muestra el índice de desarrollo humano basado en el Informe sobre Desarrollo Humano 2011 del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Distribución por cuartiles.[10]
     Muy alto      Alto      Medio      Bajo      Sin datos
Desfile militar.
Niña comerciante en Saigon (Vietnam).
Rincón infantil en un parvulario.
Arte del Antiguo Egipto, 1400 a.C.

Estados Unidos, que durante el curso de su historia, en política exterior alternó entre el aislacionismo y el intervencionismo, hoy día sin duda ocupa la posición de primera y verdaderamente única superpotencia extra-europea.

« Ha bastado menos de un siglo a dicho país, inicialmente enclaustrado en el hemisferio occidental y centrado en el Atlántico, para transformarse, bajo la dinámica de las relaciones internacionales, en una poderosa y empendedora potencia con capacidad de intervención casi sin precedentes ». Y en el marco contemporáneo, esta potencialidad estadounidense se vio facilitada y engrandecida, en oportunidad de la desaparición de un actor mayor que se le oponía, y que le servía de freno: la Unión Soviética.

El debilitamiento de la potencia soviética y la disgregación de la URSS, puso fin al sistema bipolar, el cual Raymond Aron definía como « una alineación de fuerzas tal que la mayoría de las unidades políticas se reagrupaban en torno a dos de entre ellas: EEUU y URSS (…); los jefes de coalición simultáneamente debían prevenir el crecimiento del grupo opositor y fortalecer sus propios posicionamientos y sus propias posibilidades ».[11]

Durante este período llamado de la guerra fría, uno y otro contendiente se desconfiaban pero se respetaban mutuamente, particularmente debido a sus respectivos arsenales nucleares, por lo que un enfrentamiento directo entre ambos era o parecía ser muy remoto.[12]

Dejando de lado algunos conflictos regionales, el período aludido de guerra fría se desarrolló sin mayores conflictos entre los dos gigantes. Y con posterioridad, un nuevo orden emergió.[13]

Favorecidos por la mundialización y por la virtual quiebra del bloque soviético, América se vio instituida de poderes reforzados y de nuevas responsabilidades. Comenzamos a convivir con un mundo unipolar.[14]

¿Qué debe entenderse por potencia?[editar]

Joseph Nye define la potencia (o la potencialidad) como la capacidad de hacer a otros lo que en un primer tiempo o momento no se quiere hacer en forma directa o no se puede hacer. [15] [16]

Esta habilidad para controlar sin necesariamente imponer por la fuerza, en el caso de los países frecuentemente está asociada con la posesión de preciados recursos.

Para Raymond Aron,[17] [18] la definición es más circunstancial.

Primeramente, Aron distingue dos tipos de potencia. Por un lado -dice- está la potencia defensiva, que es la capacidad de un Estado para no dejarse imponer por los deseos o caprichos de otras naciones. Pero en adición a esta capacidad o habilidad, está también la potencia ofensiva, la que tomando la definición de Nye se refiere a la capacidad de imponer la propia voluntad a otros.[19]

Por su parte Hans Morgenthau [20] maneja una definición muy similar, que describe la potencia como el poder de un Estado de inducir acciones contra los intereses de otro Estado y contra la opinión de buena parte de sus jerarquías.[21]

En líneas generales, la potencia igualmente puede ser considerada como la capacidad de hacer, de no hacer, o de impedir.

Características de una hiperpotencia[editar]

Diferentes visiones y enfoques han sido propuestos por diferentes autores, a efectos de definir y caracterizar el poder y la hiperpotencia.

Hans Morgenthau insistía en referencia al poder del Estado en diferentes aspectos: (1) la geografía, (2) los recursos naturales, (3) la capacidad industrial, (4) la preparación militar, (5) la población, (6) el carácter nacional y la moral nacional, (7) la diplomacia y su eficiencia en cuanto a resolver problemas.

No obstante, Raymond Aron critica esta propuesta y se opone a ella, pues juzga que ese enfoque es incompleto, léase vidrioso y mocho.[22] Afirma por el contrario que el poder debe ser reconocido sin equívocos ni medias tintas, o sea, que prefiere basarse en características más generales y precisas, que trasciendan la historia, que se encuentren más allá de la coyuntura, afirmando que:

« El poder de una colectividad depende de la escena de su acción y de su capacidad para utilizar los recursos materiales y humanos de que dispone: medio ambiente, recursos naturales, accionar colectivo; de toda evidencia esas son las cuestiones importantes que determinan y caracterizan el poder, sea cual sea el siglo de que se trate y las modalidades de la competición ».

El enfoque de Nye es diferente, ya que afirma que el poder depende fuertemente del contexto, y que para bien evaluar el grado de poder es de extrema importancia establecer el contexto y las circunstancias donde dicho poder debe ser ejercido. Hoy más que nunca, conviene plantear la siguiente pregunta: « ¿Poder para hacer qué? ». En resumen, este autor asigna mucha importancia a las caracerísicas asociadas a lo que se conoce como "poder blando" o « soft power », que se refiere al poder que se ejerce sin mayormente utilizar la violencia, o sea al poder que es efectivo sin necesariamente recurrir a las fuerzas armadas y a acciones belicosas.

Concepto de hiperpotencia de Hubert Védrine[editar]

El concepto de hiperpotencia hoy día puede ser definido en los siguientes términos: Estados Unidos de América representa el ejemplo típico por excelencia de primera superpotencia, es el ejemplo por auonomasia.

En consecuencia y en mayor o menor grado, los diferentes autores establecen sus ideas sobre lo que es el poder y sobre lo que es una superpotencia, pensando específicamente en el caso de Estados Unidos y en la hegemonía estadounidense sobre el sistema mundial. Y muchos son los que tratan ese asunto con eufemismos.

Hubert Védrine, ex ministro francés de relaciones exteriores, defendió la tesis según la cual Estados Unidos es el ejemplo típico de hiperpotencia: Por definición, hiperpotencia es una superpotencia que por distintas circunstancias pierde a su rival, como en una época para EEUU lo fue sin duda la URSS, y que ahora ya no lo es más. La existencia o no de un rival de porte similar, es la clave para establecer si una superpotencia es o no hiperpotencia:

« Le premier grand problème concerne en premier lieu le rôle et la place des États-Unis et leurs relations avec l'Europe. Pour ma part, j'estime que depuis 1992 le terme de "superpuissance" ne suffit plus pour décrire les États-Unis. Terme trop connoté à la guerre froide et trop exclusivement militaire, alors que la suprématie américaine d'aujourd’hui s'exerce aussi bien sur l'économie, la monnaie, la technologie, les domaines militaires que sur les modes de vie, la langue, et les produits culturels de masse qui submergent le monde, modelant les pensées et fascinant jusqu'aux adversaires des États-Unis. C'est pourquoi j'emploie le terme d'"hyperpuissance", que les médias américains jugent agressif en raison de la connotation pathologique d'"hyper", alors qu'il n'est que descriptif ».

Con la caída del bloque soviético, debemos percibir una nueva realidad: la hegemonía de EEUU después de 1991 arrasa y se deja sentir en un extendido abanico de aspectos, y en consecuencia, el término de hiperpotencia pareciera ser el que mejor expresa la realidad de la hegemonía americana.

Características sobresalientes del poder estadounidense y de su supremacía en imágenes[editar]

Replanteamiento y cuestionamiento del concepto[editar]

Si bien con frecuencia se cuestiona y/o se pone en duda la hegemonía americana en el mundo, por arbitraria, por exagerada, por errónea, por aparentar más de lo que es, por los efectos negativos que se le observan, y/o por un cúmulo de otras consideraciones, raramente se analizan las causas profundas que la originan y los efectos directos e indirectos que ella provoca.

Ciertos intelectuales sugirieron que la degradación del bloque comunista, que la crisis africana, y que la incapacidad de la Unión europea para organizarse y para en todos los aspectos siempre plantear una posición común, de una u otra forma y en buena medida favorecieron la supremacía americana hegemónica posterior a 1990.

Jean-François Revel por su parte, enfatiza sobre lo inútil y lo superfluo del concepto de hiperpotencia, forjado en 1999 por el Ministro de Relaciones Exteriores francés Hubert Védrine, ya que el término « superpotencia » ya existía con anterioridad y se encontraba bien caracerizado, y ya que el prefijo griego « hyper » significa exactamente lo mismo que el prefijo latino « super ».[23]

Para Revel así como para otros pensadores, el mundo no es unipolar sino cada vez más multipolar, y caracterizado por un enorme progreso y crecimieno de países tales como China, Brasil, e India, así como un fuerte resurgimiento de Rusia.

Cada vez más observadores y politólogos americanos, consideran que China ya es hoy una superpotencia, o está a un nivel muy próximo de serlo, a la par que ven en su país indicios claros de deterioro y de retroceso.[24] [25] [26]

Sylvain Allemand y Jean-Claude Ruano-Borbalan por su parte, opinan que Estados Unidos no buscaba ni busca dominar intencionalmente al mundo, sino simplemente lo que por encima de todo quiere es proteger sus intereses y preservar su seguridad.[27] Y dentro de esta lógica, el ataque del 11 de septiembre lo que provocó es un reforzamiento de las intervenciones americanas en el mundo, con la finalidad casi exclusiva de mejorar la seguridad dentro de fronteras, llevando conflictos y fricciones a otras partes.

Referencias y notas[editar]

  1. «Concepto de "Nación"» (en español).
  2. Jorge Echazu Alvarado. «El "Concepto de Nación" y los "Académicos Antropológicos"» (en español).
  3. «Nación (monografía)» (en español).
  4. «Reportaje a Gilbert Achcar: Estados Unidos, ¿poder en decadencia o hiperpotencia?» (en español).
  5. «Contribution d’Hubert Védrine à l’ouvrage de Paul Quilès et Alexandra Novosseloff, "Face aux désordres du monde"» (en francés).
  6. «Zbigniew Brzezinski: El gran tablero mundial (la supremacía estadounidense y sus imperativos)» (en español).
  7. «RESEÑA BIBLIOGRÁFICA: Brzezinski, Zbigniew; El gran tablero mundial, la supremacía estadounidense y sus imperativos geoestratégicos, Buenos Aires, Paidós, 1998» (en español).
  8. Carles X. Masdeu Marquino. «Zbigniew Brzezinski: Geopolítica y estrategia estadounidense en Eurasia para la posguerra fría y sus antecedentes históricos (1977-2001)» (en español).
  9. Mercedes Samaniego Boneu. «[http://ocw.usal.es/humanidades/historia-contemporanea-de-europa-siglo-xx/contenidos/tema12.pdf Los nuevos desequilibrios socio-económicos: Enfrentamientos "fin de siglo XX" a "principios siglo XXI"]» (en español).
  10. «Indicadores internacionales sobre desarrollo humano». Informe sobre Desarrollo Humano 2011. y mapa resultante.
  11. Ignacio Sanguinetti. «Realismo Clásico. Apuntes sobre Raymond Aron y Hans Morgenthau» (en español).
  12. «El mundo actual (1945-1991) - EL SISTEMA BIPOLAR. LA ONU Y OTRAS ORGANIZACIONES INTERNACIONALES» (en español).
  13. Julio Alberto Rodríguez. «El desarrollo unipolar y Occidente» (en español).
  14. Darwin Jaramillo (mayo 6 de 2007). «De la Unipolaridad a la Multipolaridad» (en español).
  15. Léase el artículo de Wikipedia Poder blando.
  16. «Potencia» (en español).
  17. Bernardo Quagliotti de Bellis. «Estados Unidos: “La república imperial”, final previsto por Raymon Aron» (en español).
  18. «Raymond Aron: Los últimos años del siglo» (en español).
  19. «La paradoja del poder norteamericano, de Joseph S. Nye Jr.» (en español) (octubre 26 de 2007).
  20. «PODER Y CONTRAPODER: El pensamiento de Morgenthau sobre el poder» (en español).
  21. Esther Barbé. «El <<equilibrio del poder), en la Teoría de las Relaciones Internacionales» (en español).
  22. Raymond Aron. «Max Weber y la política de poder» (en español).
  23. J.-F. Revel, L’obsession anti-américaine, 2002, p. 40
  24. With Eye On Domestic Politics, Superpowers Meet
  25. The Stalemate Summit
  26. Yes, China Has Fully Arrived As A Superpower
  27. Sylvain Allemand, Jean-Claude Ruano-Borbalan, La Mondialisation, Paris, Le Cavalier Bleu, Collection « Idées reçues », 2005, ISBN 2846701075, pág 73

Bibliografía[editar]

  • Philippe Richardot. Les États-Unis, hyperpuissance militaire à l'aube du XXI siècle. Economica, 2005. Collection: Hautes études stratégiques (ISC). ISBN 978-2717848373.

Enlaces externos[editar]