C

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Latin C.svg
Abecedario
Alfabeto español

La C es la tercera letra del alfabeto español y del alfabeto latino básico y la segunda de sus consonantes. Su nombre en español es femenino: la ce, y su plural es ces.

Historia[editar]

Lenguas semíticas
Proto-Semítico
(Búmerang u honda)
Fenicio
Gaml
Árabe
ǧīm
Arameo
Gimel
Hebreo
Gimel
Griego
Gamma
Etrusco
C
Latín antiguo
C (G)
Latín
C
Proto-semiticG-01.svg Phoenician gimel.svg Jiim-individua.svg Gimel.svg Gimel Hebrew.svg Gamma uc lc.svg EtruscanC-01.svg Old Latin G.svg Letter c.svg

La C tiene el mismo origen que la letra G, que proviene de esta. Los semitas (entre ellos: fenicios, árabes y hebreos) la nombraron gimel y su forma deriva posiblemente del jeroglífico egipcio con forma de honda, que es tal vez el significado de la palabra gimel. Otra posibilidad es que el carácter con forma de triángulo sin base representaba la joroba de un camello, llamado gamal en idioma semita.

La Gamma (Γ) griega fue adoptada por el alfabeto etrusco, donde representaba el sonido /k/. En los alfabetos griegos arcaicos, Gamma tomó primero la forma 'Early Etruscan C.gif' en el etrusco temprano, y luego la forma 'Classical Etruscan C.gif' en el etrusco clásico. Mientras que en latín, eventualmente tomó la forma 'c' en el latín clásico. En los textos latinos tempranos, las letras c k q fueron usadas para representar los sonidos /k/ y /g/. De estas, 'q' era usada para representar los sonidos /k/ y /ɡ/ antes de una vocal redondeada, 'k' antes de 'a' y 'c' en los demás casos.[1]

Durante el siglo III el liberto Espurio Carvilio (antes esclavo del cónsul Espurio Carvilio Ruga) decidió agregar un pequeño rasgo al carácter C para formar una nueva letra que representara únicamente al sonido /ɡ/. Así nació la G, dejando a la 'C' con el sonido /k/. El uso de la C y de su variante, la G, reemplazó el uso que se le daba a la Q y la K. Debido a ello, durante el periodo clásico y después de este, la G fue tratada como el equivalente de la Gamma griega, y la C, con unas pocas excepciones, como el equivalente de kappa. Esto se ve en palabras griegas como KAΔMOΣ, KYPOΣ, y ΦΩKIΣ, que en latín pasaron a escribirse: cadmvs, cyrvs y phocis respectivamente.

Evolución fonética[editar]

En latín vulgar y en el primer latín clásico, la pronunciación de la C vacilaba entre una /k/ velar (como en casa) y una /k/ palatal (como en quiero). También la G adoptó dos variantes: velar (como en "galgo") y palatal (como en "guiemos", pronunciado rápido). Esta vacilación velar/palatal fue heredada del latín vulgar a las lenguas romances (español, francés, italiano, etc.).

Obsérvese que el punto de articulación velar de /k/ y /g/ (se pronuncian "en la garganta") resulta muy lejano al de los sonidos /e/ e /i/, que se pronuncian acercando la lengua al paladar. Por eso, con el tiempo, estos sonidos procedentes del latín vulgar acabaron haciéndose palatales en las posiciones "ce", "ci", "ge", "gi", y se mantuvieron velares en los demás casos. Como resultado de la palatalización, /k/ evolucionó a /tʃ/ en italiano y dálmata; y a /ts/ en español, francés medieval y la Península ibérica. Mientras que /g/ evolucionó a /ʒ/ en español medieval y francés y a /dʒ/ en italiano y latín eclesiástico:

  • ce: /tse/ (español y francés medieval), /t∫e/ (italiano y latín eclesiástico).
  • ci: /tsi/ (español y francés medieval), /t∫i/ (italiano y latín eclesiástico).
  • ge: /ʒe/ (español medieval y francés), /dʒe/ (italiano y latín eclesiástico).
  • gi: /ʒi/ (español medieval y francés), /dʒi/ (italiano y latín eclesiástico).

En español, a esta evolución le siguió una segunda: se produjo un desplazamiento de la c hacia una fricativa dental sorda (/θ/) interdental. Ésta es la pronunciación que se conoce en el dialecto castellano actual: ce /θe/.[cita requerida]. La pronunciación de la c y la g se consolidó en la Castilla del siglo XVI, y quizás por este motivo no llegó a cuajar en algunas partes de Andalucía ni en América tampoco, donde se sesea: ce /se/ y ci /si/.

Cuando el alfabeto romano fue introducido en Bretaña, la C representaba solamente el sonido /k/, valor que aún se conserva en los préstamos lingüísticos de todas las lenguas celtas insulares; en galés, irlandés y gaélico escocés, la C representa sólo el sonido /k/. La escritura del inglés antiguo o "idioma anglo-sajón" fue aprendida de los celtas, aparentemente de Irlanda, por lo que la C en inglés antiguo representaba originalmente sólo el sonido /k/. Palabras del actual inglés, como kin, break, broken, thick y seek, proceden de palabras que en inglés antiguo se escribían con "c": cyn, brecan, brocen, þicc, y séoc. Posteriormente el sonido /k/ que antecedía a las vocales palatales /e/ y /i/) fue palatalizado, habiendo sido cambiado en el siglo X al sonido [tʃ] (de chocolate), aunque se siguió usando la C, que ahora representaba dos sonidos.

En el idioma normando se usaron la 'K' y la 'C' indistintamente para representar el sonido /k/, independientemente de la vocal que le siguiera. La convención de usar ambas letras fue aplicada a la escritura del inglés luego de la conquista normanda de Inglaterra, causando una considerable re-escritura de muchas de las palabras del inglés antiguo. Así, mientras en inglés antiguo se mantuvieron inalterables palabras como candel, clif, corn, crop, cú, otras como Cent, cæ´ᵹ (cé´ᵹ), cyng, brece, séoce, fueron cambiadas (sin modificación alguna en su pronunciación) a Kent, keȝ, kyng, breke y seoke.

El dígrafo del antiguo inglés "cw" fue también reemplazado por el francés "qu", así cwén (queen) y cwic (quick) se volvieron quen y quik en el inglés medio. El sonido /tʃ/, proveniente de la palatalización de /k/ en el inglés antiguo, surgió también en el francés, principalmente cuando le seguía una "a". En francés, este sonido fue representado por el dígrafo "ch", ortografía que luego fue adoptada por el inglés. Por ejemplo, en los "Evangelios de Hatton" (Los evangelios canónicos traducidos a sajón occidental), escritos por el año 1160, se encuentran en Mateo i-iii palabras como child o chyld, riche y mychel, traducidas de cild, rice y mycel; palabras del antiguo inglés del que fueron copiadas. También, en algunas pocas palabras del inglés antiguo, la C fue sustituida por "'ts": milce, blecien por miltse, bletsien. También la C comenzó a ingresar ampliamente al inglés a través de palabras procedentes del francés, como processiun, emperice, grace, ahora con su nuevo valor fonético de /ts/. Para el siglo XIII tanto en Francia como en Inglaterra, el sonido /ts/ de la C se desfricativizó a /s/ al anteceder vocales anteriores; como en lance, cent.

Uso[editar]

La C en el símbolo copyright.
Aunque parece una 'C' cruzada por dos barras, el símbolo del euro está más bien inspirado en la letra griega épsilon.

Gráfico[editar]

La "C" mayúscula representa:

  • En notación anglosajona, a la nota musical "Do".
  • En varios centros educativos del mundo, una nota calificativa dentro de un sistema basado en letras que van de la "A" a la "F", y en el que "C" es la tercera nota más alta.
  • Al elemento químico, el carbono.
  • A un nutriente esencial, la vitamina C.
  • A una de las cinco bases nitrogenadas que se hallan en el ADN, la citosina.
  • En matemáticas:
  • En numeración romana, al valor de 100.
  • En física:
  • En aeronáutica, a los aviones de carga, que siempre llevan esta letra en su nombre.

La "c" minúscula representa:

En símbolos[editar]

C La C en símbolos monetarios
Costa Rican colon symbol.svg Cedi.svg
Colón Cedi
Cent Sign.svg Cruzeiro sign.svg
Centavo Cruzeiro,

Se usa también una C modificada o acompañada de algún otro elemento en los siguientes símbolos:

Fonético[editar]

En español y las lenguas romances[editar]

En español, al igual que en los idiomas francés y portugués, la C tiene un valor fonético fuerte de /k/ y un valor suave de /s/. En italiano y rumano, el valor suave de la C es /t͡ʃ/.

En español, representa el valor fuerte cuando está seguida de las vocales a, o y u (ca, co, cu), o de consonantes; y al valor suave cuando va antes de las vocales anteriores e e i (ce, ci). Esta pronunciación se da en la mayoría de los dialectos del español: en Latinoamérica y en el sur de España. Mientras que en el centro y norte de España, el valor suave de la C es pronunciado como una fricativa dental sorda (/θ/).

Además, en español, francés, portugués e italiano existe el dígrafo 'Ch'. En español, éste representa al fonema africado /ʧ/, al fonema /ʃ/ en francés y portugués y al fonema /k/ en italiano. En español, durante largo tiempo se alfabetizó a este dígrafo aparte como si se tratase de una letra en sí, hasta que en el X Congreso de Academias de la Lengua Española (celebrado en Madrid en abril de 1994) se decidió abolir este uso, al igual que el de la ll, pasándose entonces a alfabetizarlo bajo la C como mera sucesión de dos letras.

En inglés[editar]

En idioma inglés la C generalmente representa un valor fonético de /s/ antes de las vocales "e", "i", de la "y" y de los dígrafos derivados del latín: "ae" y "oe"; y un valor "fuerte" de /k/ antes de "a", "o" y "u". Sin embargo, existen muchas excepciones en inglés, como en la palabra "soccer".

En la partícula "ci," la C puede representar un sonido de /ʃ/ si precede a una vocal, tal es el caso de las palabras delicious y appreciate.

El dígrafo 'Ch' representa comúnmente el sonido /tʃ/, igual que en español, pero puede tomar el valor de /k/, principalmente en palabras de origen griego, y el valor de /ʃ/, principalmente en palabras de origen francés. En algunos dialectos del inglés, toma también el sonido /x/, como en loch, (de origen gaélico) donde otros hablantes pronuncian la "ch" como /k/.

El dígrafo "ck" frecuentemente representa el sonido /k/ después de vocales cortas. Mientras que el trígrafo "tch" siempre representa el sonido , como en catch.

En otros idiomas[editar]

En todas las lenguas baltoeslavas que usan el alfabeto latino, así como en el albanés, húngaro, pastún, varias lenguas sami, en el esperanto, ido, interlingua, y en el alfabeto fonético americanista (y en aquellos lenguajes aborígenes de América cuya ortografía deriva de este) se usa la C para representar el sonido /t͡s/, la africada sibilante alveolar sorda o la africada sibilante dental sorda. En Pinyin (lenguaje usado para representar los sonidos del idioma Chino), la C representa una versión aspirada de este sonido.

Entre los idiomas no europeos que han adoptado el alfabeto latino, la C representa una variedad de sonidos. En el yupik, indonesio, malayo, y un número de lengua africanas como el idioma hausa, el fula, y las lenguas mandinga, representa el mismo valor suave que en italiano, /t͡ʃ/. En azerí, kurdo, tártaro, y turco la C representa la contraparte de este sonido, una africada postalveolar sonora /d͡ʒ/. En yabem y lengujaes similares, como el bukawa, la C representa una oclusiva glotal /ʔ/. Los idiomas xhosa y zulú usan la C para representar el chasquido consonántico /ǀ/. En algunos lenguajes africanos, como el yoruba, la C tiene el valor de /ʃ/. En idioma fiyiano, representa una fricativa dental sonora /ð/, mientras que en somalí tiene el valor de una fricativa faríngea sonora /ʕ/.

La C es también usada como transliteración de la letra cirílica 'ц' en la forma latina del alfabeto cirílico serbio, macedonio y, a veces, ucraniano.

Reglas para su uso ortográfico[editar]

En español de América, la S y la C tienen el mismo sonido cuando van antes de las vocales "e" "i". Además, también la X es homófona a la doble c cuando va antes de las mismas vocales. Esto evita saber con certeza qué palabras terminan en "sión" o en "ción", y cuales terminan en "xión" o "cción".

Sin embargo, aunque existen varias excepciones, en términos generales podemos decir que:[2] [3] [4]

  • Terminan en ción las palabras con palabras afines terminadas en to, tor, torio, tivo, do, dor y afines a verbos terminados en ar, menos las que terminan en "sar". Algunas excepciones: fisión, eclosión, visión, confusión, conexión, crucifixión.

Nótese además que: terminan con "cción" las palabras con palabras afines que contienen la partícula "ct".[5] Ejemplo:

canción - canto/cantar
devoción - devoto
recepción - receptor
invención - inventor
notación - notorio
aclaración - aclaratorio
explicación - explicativo
rotación - rotativo
emoción - emocionado
pudrición - podrido
salvación - salvador
capacitación - capacitador
aceptación - aceptar
relación - relacionar
perfección - perfecto
corrección - correcto
  • Mientras que terminan en "sión" las palabras con palabras afines terminadas en so, sor, sorio, sivo, sar, tir, dir. Algunas excepciones: deglución, superstición, petición, medición, improvisación. Ejemplo:
confusión - confuso/confundir
sucesión - suceso
previsión - previsor
ascensión - ascensor
ilusión - ilusorio
irrisión - irrisorio
comprensión - comprensivo/comprensible
posesión - posesivo
revisión - revisar
expresión - expresar
confesión - confesar
admisión - admitir
diversión - divertir
inversión - invertir
división - dividir
expansión - expandir

Por otro lado:

  • Terminan en "xión" aquellas que proceden de palabras terminadas en xo y jo, más otras pocas. El resto terminará en "cción". Ejemplo: anexión - nexo, inconexión - inconexo, crucifixión - crucifijo (a pesar de que también se le relacione "crucificar"), complexión - complejo, reflexión - reflejo.

Códigos en computación[editar]

Carácter C c
Nombre Unicode LETRA LATINA C MAYÚSCULA LETRA LATINA C MINÚSCULA
Codificación decimal hexadecimal decimal hexadecimal
Unicode 67 U+0043 99 U+0063
UTF-8 67 43 99 63
Referencia de cáracter numérico % C c c
familia EBCDIC 195 C3 131 83
ASCII nota 67 43 99 63

nota: También para codificaciones basadas en ASCII, incluyendo DOS, Windows, ISO-8859 y las familias de codificaciones de Macintosh.

Representaciones alternativas[editar]

Código Morse

En alfabeto fonético aeronáutico se le asigna la palabra Charlie. En código Morse es: — • — •

Letras y caracteres relacionados[editar]

Referencias[editar]

  1. Sihler, Andrew L. (1995). «New Comparative Grammar of Greek and Latin». Oxford University Press (illustrated edición) (New York). p. 21. ISBN 0-19-508345-8. 
  2. «Ortografía - Uso de ción y sión». Wikilibro de la Lengua Española. 
  3. «Las terminaciones -ción, -sión Y -cción» (30 de junio de 2010). Consultado el 30 de enero de 2014.
  4. (1 de septiembre de 2013). Consultado el 30 de enero de 2014.
  5. Grupo Editorial Océano (1998). «Ortografía de las letras dudosas: Uso de c y de doble c». En Vidal, José A. Océano: Ortografía Práctica. Milanesat, 21-23. Edificio Océano. 08017 Barcelona (España). ISBN 8449402662.  Texto «páginas:44-45 » ignorado (ayuda); Parámetro desconocido |Editorial= ignorado (se sugiere |editorial=) (ayuda);

Enlaces externos[editar]


Anterior:
B
Alfabeto latino
C
Siguiente:
D
Anterior:
B
Consonantes
C
Siguiente:
D