Rafael Caldera

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Rafael Caldera
Retrato de Rafael Caldera - Biblioteca La Casona.jpg

Presidential Standard of Venezuela (1970-1997).png
Presidente de la República de Venezuela
2 de febrero de 1994-2 de febrero de 1999
Gabinete Gabinete de Rafael Caldera
Predecesor Ramón José Velásquez
Sucesor Hugo Chávez

11 de marzo de 1969-11 de marzo de 1974
Predecesor Raúl Leoni
Sucesor Carlos Andrés Pérez

Coat of arms of Venezuela (1954-2006).svg
Senador Vitalicio de Venezuela
2 de febrero de 1999-28 de marzo de 2000

12 de marzo de 1974-2 de febrero de 1994

Coat of arms of Venezuela (1954-2006).svg
Vicepresidente del Congreso de Venezuela[1]
1959-1962
Predecesor vacante (Junta de Gobierno)
Sucesor Manuel Vicente Ledezma

Coat of arms of Venezuela (1954-2006).svg
Presidente de la Cámara de Diputados de Venezuela[1]
1959-1962
Predecesor vacante (Junta de Gobierno)
Sucesor Manuel Vicente Ledezma

Coat of arms of Venezuela (1954-2006).svg
Diputado en el Congreso de Venezuela
por Distrito Federal[1]
1959-1964

1941-1944

Coat of arms of Venezuela (1871).svg
Procurador de los Estados Unidos de Venezuela
26 de octubre de 1945-13 de abril de 1946

Información personal
Nacimiento 24 de enero de 1916
Bandera de Venezuela San Felipe, Venezuela
Fallecimiento 24 de diciembre de 2009 (93 años)
Bandera de Venezuela Caracas, Venezuela
Nacionalidad Venezolana Ver y modificar los datos en Wikidata
Religión Católico
Partido político Logo Convergencia.png Convergencia (1993-2009)
COPEI.svg COPEI (1946-1993)
Familia
Cónyuge Alicia Pietri de Caldera
Educación
Alma máter
Información profesional
Ocupación Abogado, político, sociólogo, ensayista, docente
Tratamiento Doctor
Empleador
  • Universidad Central de Venezuela Ver y modificar los datos en Wikidata
Miembro de
Distinciones
Firma Rafael Caldera Signature.svg
Web
Sitio web

Rafael Antonio Caldera Rodríguez (San Felipe, 24 de enero de 1916​ - Caracas, 24 de diciembre de 2009) fue un jurista, educador, académico y estadista venezolano, figura central en la política del siglo XX en su país. Líder e ideólogo de la Democracia Cristiana,[2]​ principal impulsor y firmante del Pacto de Puntofijo que dio inicio a la experiencia democrática en 1958. Presidente Constitucional en 1969-1974 y 1994-1999, ha sido el civil que por más tiempo ha gobernado en Venezuela. [nota 1]​ En la Quinta Puntofijo de Caldera[3]​, se firmó el Pacto de Puntofijo de la democracia venezolana. Esta residencia estuvo ubicada en la Avenida Francisco Solano López de Sabana Grande.[4]

Redactor de la Ley del Trabajo (1936) y de su reforma en 1989; de la Constitución de 1961 y de su proyecto de reforma en 1992, fue también Presidente de la Unión Interparlamentaria Mundial (1979-1982). Profesor Honorario y Doctor Honoris Causa de más de cuarenta universidades en el mundo, de sus libros destacan Andrés Bello (1935), Derecho del Trabajo (1939), Moldes para la Fragua (1962), Especificidad de la Democracia Cristiana (1972), Reflexiones de La Rábida (1976) y Los causahabientes: De Carabobo a Puntofijo (1999).

Católico practicante, contrajo matrimonio con Alicia Pietri Montemayor (desde 1941 hasta su muerte), de cuya unión nacieron seis hijos: Mireya, Rafael Tomás, Juan José, Alicia Helena, Cecilia y Andrés.

Biografía[editar]

Infancia y juventud[editar]

El niño Rafael Caldera, vestido de marinero, 1920.
Caldera a los diecinueve años.

Nació en San Felipe, capital del estado Yaracuy, ubicada a 270 km de Caracas, el 24 de enero de 1916. Segundo hijo de Rafael Caldera Izaguirre, abogado, y Rosa Sofía Rodríguez Rivero, oriundos de esa ciudad. Al morir su madre, el 2 de mayo de 1918, fue criado por su tía materna María Eva, casada con Tomás Liscano Giménez, quien llegó a ser un prominente académico, parlamentario y magistrado.[5]​ Sus hermanas, Rosa Elena y Lola, fueron acogidas por otro tío materno, Plácido Daniel Rodríguez Rivero.

Caldera realiza los estudios de primaria entre San Felipe (Colegio Montesinos y Padre Delgado) y Caracas (Colegio San Ignacio de Loyola), para culminar en este último los estudios de bachillerato. Años después contará como anécdota que su primer discurso lo pronunció a los nueve años en la plaza Bolívar de San Felipe.[6]​ Educado por los jesuitas, entre los cuales destaca el padre Manuel Aguirre Elorriaga, S.J., fundador del Centro Gumilla y de la Revista SIC, se convierte en el Secretario General de la Juventud Católica Venezolana.

En 1933 asiste junto a Jesús Pérez Machado y Alfonso Vidal al Congreso de Estudiantes Universitarios Católicos en Roma, el cual influirá decisivamente en su participación futura en la política y en el cual conocerá figuras como la de Eduardo Frei Montalva de Chile y otros fundadores de los movimientos demócrata-cristianos en sus respectivos países. [7]

Vida académica[editar]

En el paraninfo de la Universidad Central de Venezuela, al graduarse como abogado y doctor en Ciencias Políticas en 1939.

Graduado de bachiller a los quince años de edad con sobresalientes calificaciones, debe sin embargo esperar al año siguiente para comenzar los estudios de Derecho en la Universidad Central de Venezuela, que en esa época comenzaban cada dos años. Allí conoce a Caracciolo Parra León, su profesor en Principios Generales del Derecho, quien lo orienta al estudio de la figura de Andrés Bello y a escribir una biografía sobre el sabio a los diecinueve años, que resulta premiada por la Academia Venezolana de la Lengua en 1935.[nota 2]

Al respecto, el catedrático chileno Iván Jaksic, en su biografía sobre Andrés Bello, afirma que el libro de Caldera «mantiene aún su vigencia y frescor, y amerita su puesto como la monografía más importante sobre Bello del Siglo XX».[8]

A los veinte años es designado Subdirector de la recién creada Oficina Nacional del Trabajo y participa activamente en la redacción de la Ley del Trabajo, que tendría vigencia por más de cincuenta años (1936-1990) y es designado como el primer corresponsal de la Oficina Internacional del Trabajo (OIT) en Venezuela.[nota 3]

Se gradúa de abogado y doctor en Ciencias Políticas con la máxima calificación de veinte puntos[nota 4]​ y presenta como tesis su libro Derecho del Trabajo (1939), que será adoptado como texto de estudio en diversas universidades.[nota 5]

En 1943, ingresa como Profesor de Sociología Jurídica en la Universidad Central de Venezuela, para luego hacerlo como Profesor de Derecho del Trabajo y, en ambas materias también en la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), hasta 1968, cuando es electo Presidente de la República. Su nombramiento produjo una cierta conmoción en su Alma Mater, porque la mayoría de los estudiantes, que eran comunistas y del partido Acción Democrática, protestaron contra su elección, invocando dos argumentos: uno, su posición doctrinaria; y otro, su obligación de ir al Congreso, puesto que todavía no había concluido su periodo de diputado. Caldera respondió que su ideología era conocida, pero que sería plenamente respetuoso de las demás corrientes de pensamiento; y en cuanto al Congreso, que no habría ningún inconveniente en ir al Congreso y mantener la cátedra, pero que en todo caso estaba dispuesto a sacrificar su asistencia a las sesiones parlamentarias. El año de 1943, en que se discutió la reforma petrolera, no pudo asistir al Congreso, porque perdería su cátedra universitaria.[9]

En 1951 le es conferido el título de Catedrático Honorario de la Universidad Mayor de San Marcos, Lima, Perú; en 1958, Profesor Honorario de la Universidad de Los Andes y de la Universidad del Zulia y, a partir de allí, profesorados y doctorados honorarios de un número mayor de cuarenta instituciones universitarias en el mundo, entre ellos, la Universidad de Lovaina, en Bélgica (1979); Perugia (1973) y Sassari (1992), en Italia; Deusto (1980) y La Laguna (1976), en España; Hebrea de Jerusalén (1981), en Israel; Católica de Washington (1980), Católica de Puerto Rico (1991), Connecticut (1986), Notre Dame (1964), Nebraska (1981) y Florida (1979), en Estados Unidos; Universidad del Pueblo (1993), China; y La Sorbona (1998), en Francia. Entre las distinciones de las universidades latinoamericanas y venezolanas, destaca la de su Alma Mater, la Universidad Central de Venezuela, que lo galardonó por unanimidad como Profesor Honorario en 1976, lo que fue interpretado por muchos como una respuesta a los ataques que se le hicieron por haber allanado esta casa de estudios durante su primera presidencia (1969-1971).[10]

En 1953 se incorpora a la Academia de Ciencias Políticas y Sociales, ocupando el sillón de su padre adoptivo, Tomás Liscano, con un discurso que tituló: «Idea de una sociología venezolana», que contestó el académico Edgar Sanabria.[11]​ El 22 de septiembre de 1955, en la contestación al discurso de incorporación de Arturo Uslar Pietri a esta academia, expone su tesis «Dominar el petróleo»:

…la experiencia está diciendo que «sembrar el petróleo» es parte de un objetivo más amplio, obligado aunque ambicioso: es necesario dominar el petróleo. Tenemos que abandonar el concepto del petróleo como una realidad que escapa a nuestras manos, para ganar la idea del petróleo como un elemento subordinado a nuestra realidad nacional. Ello ha de llevarnos a un entendimiento cada vez más fecundo con la iniciativa privada, nacional y extranjera, y a la colaboración cada vez mayor de nuestro capital humano en la explotación de esa riqueza nacional.[12]

El 29 de noviembre de 1967, se incorpora a la Academia de la Lengua, ocupando el sillón que dejara José Manuel Núñez Ponte, con el discurso: «El lenguaje como vínculo social y la integración latinoamericana», que contestó el poeta Fernando Paz Castillo.[13]​ Fue Presidente de la Asociación Venezolana de Sociología, del Instituto Venezolano de Derecho del Trabajo y director de la Comisión Editora de las Obras Completas de Andrés Bello.[14]

Vida política[editar]

Miembros de la Unión Nacional Estudiantil durante una ofrenda floral al Libertador Simón Bolívar, 1936.
Palabras de Rafael Caldera en el acto de fundación del Comité de Organización Política Electoral Independiente, lo que luego se conocerá como el partido socialcristiano COPEI. Caracas, 13 de enero de 1946.

Forma parte de la Federación de Estudiantes de Venezuela (FEV), liderada por la Generación del 28 –bastante mayor en edad que éste– pero termina separándose, con un grupo de estudiantes, por la posición que la federación adopta frente a la libertad de educación y, particularmente, a la educación católica, al pedir la expulsión de los jesuitas y de las otras órdenes religiosas del país, y funda la Unión Nacional Estudiantil (UNE), [15]​ que viene a constituir el germen del movimiento socialcristiano venezolano (1936).[16]​ Caldera la definirá como una organización que se «mueve hacia un ideal inconfundible: el de una patria auténticamente libre, en una recta democracia…».[17]

También crea y dirige el semanario UNE.[18]​ En 1937 es detenido, junto a sus compañeros de la UNE, por haber ingresado violentamente a la sede del semanario Fantoches, dirigido por el periodista y humorista Leoncio Martínez, con el propósito de reclamar las burlas que la publicación hacía frecuentemente de ellos, por este motivo renuncia al cargo de Sub-Director de la Oficina Nacional del Trabajo. Caldera contará años después cómo quedó superado este incidente: «Si alguna referencia personal puedo hacer para que se vea que aquel asunto quedó definitivamente terminado es la de que me honra la amistad de la viuda de Leoncio Martínez y la de que en 1958 tuve la satisfacción de ser entrevistado, con una introducción muy elogiosa, por Manuel Martínez, quien había sido el más estrecho colaborador de su tío en Fantoches»[19]

Ya egresado de la universidad, funda un movimiento electoral llamado Acción Nacional para participar en los comicios municipales, que luego se transforma en el Partido Acción Nacional (1941-45), siendo elegido Diputado al Congreso por el estado Yaracuy (1941-44). Allí, como el diputado más joven, se destaca por su participación en los debates sobre el Tratado de Límites con Colombia y la Reforma del Código Civil. En 1945 es designado Procurador General de la Nación por la Junta Revolucionaria de Gobierno que derrocara al presidente Isaías Medina Angarita y la cual encabeza Rómulo Betancourt.

El 13 de enero de 1946 funda el Comité de Organización Política Electoral Independiente (COPEI).[nota 6]​ En el acto de instalación, Caldera dice en su discurso «Queremos reforma social, la queremos; una reforma profunda, sentida y practicada por todos. Queremos paz social, esa paz que significa solidaridad, conciencia nacional, comprensión, ya que en pleito constante, infecundo, no haríamos sino acabar los pocos recursos humanos que nos quedan. Predicamos la necesidad de compactarnos, precisamente para que podamos resolver problemas que ya otros pueblos de América Latina resolvieron hace más de cincuenta años, y que nosotros, en este perpetuo tirarnos de las greñas, no hemos querido ni sabido resolver»[20]​ Cuatro meses después de la fundación de COPEI, renuncia al cargo de Procurador General de la Nación en una concentración multitudinaria en San Cristóbal, estado Táchira, el 13 de abril de 1946, ante los ataques violentos de que era objeto su nuevo partido político por militantes del gobierno.[10]

Durante la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, le es suspendido su programa de televisión Aula de Conferencias TV, el cual era transmitido por la cadena Televisa.
Caldera en gira por el páramo merideño, durante la campaña presidencial de 1958.

Es electo representante por el Distrito Federal a la Asamblea Nacional Constituyente (1946-47), que preside el poeta Andrés Eloy Blanco y, como principal dirigente de la oposición, solicita en su primera intervención la trasmisión radial de los debates, lo que constituye un hecho novedoso que se transforma en un acontecimiento en el país: «Para que el pueblo venezolano, cuya es esta Asamblea que está obrando en su representación, se encuentre penetrado hondamente de lo que aquí venimos a tratar, al señor Presidente de la Asamblea Constituyente, que ha sido conmigo, desde este mismo hemiciclo, diputado de oposición, le pido que ordene administrativamente que se radio-difundan las sesiones de esta Asamblea Constituyente para que el pueblo las escuche»[21]​ De su participación en esa Constituyente y su relación con Andrés Eloy Blanco, escribe un artículo a la muerte de éste en el que lo llama «El amortiguador de la Constituyente»[22]

A los treinta y un años, es candidato presidencial por primera vez en las elecciones en las que se anunciaba como imbatible al famoso novelista Rómulo Gallegos, quien había sido su examinador en el bachillerato. Ganará Gallegos (871.752 votos), y Caldera obtendrá el segundo lugar (262.204 votos), pero a mucha distancia del primero. Derrocado el escritor por un golpe militar, a Venezuela la presidirá una Junta Militar, de la cual el coronel Carlos Delgado Chalbaud será la cabeza hasta su asesinato en 1950. Luego asumirá un civil, Germán Suárez Flamerich, bajo la tutela de los coroneles Marcos Pérez Jiménez y Luis Felipe Llovera Páez. Caldera realiza una acción de resistencia cívica al régimen que se va endureciendo progresivamente. Es electo representante a la Constituyente de 1952, convocada por el oficialismo, a la cual no asiste en señal de protesta por la expulsión de los miembros de Unión Republicana Democrática y del Partido Comunista de Venezuela.

El 15 de septiembre de ese año, en la clausura de la VI Convención Nacional de COPEI, explica: «le ponemos al Gobierno un dilema para él angustioso, pero que siempre dará que ganar a Venezuela: o le abre cauce de verdad a la expresión de la voluntad popular y rectifica…o nos persigue, nos encarcela, nos atropella y, entonces, la conciencia general se levantará más enérgica, más unánime, para repudiar al Gobierno».[23]​ Es encarcelado varias veces;[24]​ le es suspendido un programa en Televisa, llamado Aula de Conferencias TV; y es expulsado de la Universidad Central de Venezuela. El 3 de agosto de 1955, agentes de la Seguridad Nacional, dirigida por Pedro Estrada, lanzan una bomba desde la calle al dormitorio de la casa de Caldera, poniendo en peligro la vida de uno de sus pequeños hijos.[24]​ El 20 de agosto de 1957, es encarcelado, completamente aislado, al ser el probable candidato unitario a las elecciones presidenciales que debían realizarse en diciembre de ese año y que Pérez Jiménez transforma en plebiscito.[25]

Rafael Caldera y el presidente de los Estados Unidos, John F. Kennedy, en el Despacho Oval de la Casa Blanca (1962).
Mitin durante la campaña presidencial de 1968.

Sale en enero de 1958 al exilio por pocos días, a la ciudad de Nueva York, donde es recibido por Rómulo Betancourt y Jóvito Villalba, quienes serán, junto a Caldera, los líderes de la nueva democracia ante la caída el régimen de Marcos Pérez Jiménez, el 23 de enero de 1958, y habrán de suscribir, junto a sus partidos, el Pacto de Puntofijo, llamado así por los periodistas, al tomar el nombre de la casa de Caldera, donde se firmó. Caldera es uno de los principales propiciadores y garantes del pacto. El pacto fue firmado en la Quinta Puntofijo de Caldera[3]​, ubicada en la Avenida Francisco Solano López del sector Las Delicias de Sabana Grande.[4]

Al no haberse logrado el consenso para un candidato unitario, su partido lo presenta por segunda vez como candidato presidencial en las elecciones de 1958, que gana Rómulo Betancourt (1.284.092 votos), seguido por Wolfgang Larrazábal (903.479 votos), y ocupando él un tercer lugar (396.293 votos).[26]​ Caldera va en las listas al congreso y es electo diputado por el Distrito Federal y Presidente de la Cámara. En esta condición, copreside con Raúl Leoni, la Comisión redactora de la Constitución de 1961, en cuya redacción se le atribuye un papel fundamental.[27]

Como Secretario General de COPEI (1948-1969) participa en la coalición llamada popularmente como la «guanábana»[nota 7]​ en apoyo al gobierno del Presidente Betancourt, en el cual son Ministros de Fomento, Justicia y Agricultura y Cría, los socialcristianos, Lorenzo Fernández, Godofredo González y Hugo Pérez La Salvia; Andrés Aguilar, Miguel Ángel Landáez y Ezequiel Monsalve Casado; Víctor Giménez Landínez y Miguel Rodríguez Viso. Por tercera vez es candidato presidencial por su partido en las elecciones de 1963, las cuales gana el candidato de Acción Democrática, Raúl Leoni (957.574 votos), ocupando Caldera el segundo lugar (589.177 votos).[28]​ Durante estos años Caldera es electo Presidente de la Organización Demócrata Cristiana de América (ODCA) (1964-1968), y luego Presidente de la Unión Mundial Demócrata Cristiana (1967-1968). Como ideólogo demócrata-cristiano, Caldera formula la tesis de la «Justicia Social Internacional», según la cual:

…la idea de justicia social ha de trasladarse al campo de las relaciones entre los pueblos; y que el sistema de los viejos tratados de comercio entre un país y otro, que suponen una igualdad aritmética («yo le garantizo a usted mercado para sus productos primarios, pero, en la medida equivalente, usted me garantiza mercado para mis productos manufactureros»), tiene que ser abandonado para establecer reglas diferenciales que impongan como obligación –no como acción meramente voluntaria o filantrópica– a los países más ricos, más poderosos o más desarrollados, mayores compromisos a favor de los pueblos más débiles, más pobres o más atrasados.[29]

En el periodo presidencial de Leoni, su partido abandona la coalición gubernamental con una línea denominada «autonomía de acción» y como principal dirigente de la oposición es candidato presidencial por cuarta vez, logrando ser electo Presidente de la República (1.083.712 votos) por una pequeña diferencia sobre su principal contendor, Gonzalo Barrios (1.050.806 votos) de AD, al haberse producido la mayor división sufrida por este partido con la candidatura de Luis Beltrán Prieto Figueroa por un nuevo partido, el Movimiento Electoral del Pueblo (719.461 votos).[30]​ Al respecto, dice el historiador Manuel Caballero que esta victoria, más allá de la «fortuna» de la división de AD: «el millón de votos que lo elevó a la Presidencia fue producto de una larga paciencia; los intereses acumulados de un capital político amasados sin ceder a la tentación de especular en la Bolsa».[31]

Primera presidencia (1969-1974)[editar]

Rafael Caldera toma posesión, por primera vez, como Presidente Constitucional de Venezuela, 11 de marzo de 1969.
El presidente Rafael Caldera inaugurando la UD-3 de Caricuao, Caracas.

Rafael Caldera hace historia al ser el primer venezolano de un partido de oposición en asumir el gobierno constitucional de manera pacífica y democrática y, además, en tener que gobernar en minoría parlamentaria. También hace historia COPEI al ser el único partido en Venezuela en llegar al poder «sin el afago de la violencia».[32]

Durante su gobierno son pacificados los guerrilleros que se mantenían todavía alzados en armas e incorporados a la vida democrática, al punto de que son legalizados sus partidos y participan libremente en las elecciones de 1973. Por primera vez en cinco años no se produce un acuartelamiento ni alzamiento militar. En el aspecto internacional, abandona la Doctrina Betancourt y bajo la tesis de la «solidaridad pluralista» y la «justicia social internacional» establece relaciones con todos los países, incluyendo China, la Unión Soviética, y comienza la distensión de las relaciones con Cuba. Denuncia el tratado comercial con los Estados Unidos; firma el Protocolo de Puerto España, que abre un compás de espera por doce años en las negociaciones entre Venezuela y Guyana sobre el territorio Esequibo; e ingresa definitivamente al Pacto Andino.[33]

El presidente y la primera dama, en la clausura del Plan Vacacional 1970, de la Fundación Festival del Niño, en la residencia presidencial La Casona.
El 3 de junio de 1970, durante su visita oficial a los Estados Unidos, Rafael Caldera dirigió un discurso en inglés ante el pleno del congreso de ese país.
El 2 de marzo de 1974 se inaugura el Poliedro de Caracas.

En materia económica, aumenta la participación fiscal en el negocio petrolero; nacionaliza el gas y adelanta la reversión de los bienes de la industria petrolera, lo que facilita posteriormente su nacionalización. Crea el Complejo Petroquímico de El Tablazo. Venezuela tiene un crecimiento promedio del 5% en el periodo constitucional (con picos de 7.6% en 1970 y 6.9% en 1973)[34]​ y una inflación promedio de 3.3% anual.[35]

Revalúa dos veces el bolívar, en acuerdo con el Banco Central de Venezuela, llevándolo a 4.30 por dólar, lo que es criticado por algunos sectores empresariales. Pone en vigencia la Ley de carrera administrativa e impulsa la descentralización con la creación de ocho regiones administrativas y las correspondientes corporaciones de desarrollo[nota 8]​ y el programa llamado La Conquista del Sur para el sur del estado Bolívar, el Distrito Páez del estado Apure y el entonces Territorio Federal Amazonas.

Sus prioridades son la educación y la vivienda. En materia educativa implementa el ciclo básico y diversificado en educación media, institucionaliza las comunidades educativas, regionaliza las políticas y crea los Colegios Universitarios e Institutos Universitarios de Tecnología. Duplica el número de Institutos de educación media y triplica el número de institutos de educación superior, entre los cuales están la Universidad Simón Bolívar, la Universidad Simón Rodríguez, la Universidad del Táchira y el Instituto de Altos Estudios de la Defensa Nacional. En materia de vivienda, su consigna de la campaña electoral de «cien mil casas por año» no puede alcanzarse sino en el último año de su gobierno, por la participación del sector privado, ya que el congreso se negó a financiar el proyecto. Lo mismo ocurrió con el plan de equipamiento de barrios y la Secretaría de Promoción Popular, programas novedosos que pretendió poner en marcha a nivel nacional. «En 1973, se llegó a la cifra récord de 108.000 unidades construidas en un año, para totalizar la cantidad de 291.233 en el periodo, lo cual equivale a 5,43 unidades de vivienda por cada mil habitantes».[36]

En materia de infraestructura y vialidad, se construyeron y pusieron en servicio obras como el Poliedro de Caracas, el Parque Central, los edificios del Ministerio de Educación, de los Tribunales de la República y del Banco Central de Venezuela; el Museo de Arte Contemporáneo y la Sala Ríos Reyna del Complejo Cultural Teresa Carreño en Caracas, el Teatro de Bellas Artes en Maracaibo y el Museo Soto de Ciudad Bolívar; los hospitales generales de Maracay, Coro, Mérida, San Carlos, Valle de La Pascua, Chiquinquirá en Maracaibo y Miguel Pérez Carreño y Los Magallanes de Catia en Caracas; la prolongación de la Avenida Boyacá o Cota Mil, de La Castellana a la Urbina y su enlace con la Autopista Francisco Fajardo, en la cual se construyó su segundo piso, el Distribuidor El Ciempiés, el Distribuidor Baralt, el tramo La Araña-Caricuao y la Autopista Prados del Este-La Trinidad; autopistas como Barquisimeto-Yaritagua, Valencia-Campo de Carabobo y Barcelona-Crucero de Maturín; avenidas como la José Antonio Páez en San Felipe, La Limpia y Padilla en Maracaibo, Libertador en Acarigua, Los Leones en Barquisimeto, Leonardo Ruiz Pineda en Coro, Andrés Bello en Mérida, Isaías Medina Angarita en San Cristóbal, Constitución en Puerto La Cruz y Porlamar-El Valle en Nueva Esparta; los aeropuertos La Chinita en Maracaibo, Santiago Mariño en Porlamar y Las Piedras en Paraguaná; El Complejo Turístico El Morro en Puerto La Cruz; la Zona Protectora de Caracas y los canales de alivio de los ríos Neverí, en Barcelona y Manzanares, en Cumaná; la represas José Antonio Páez en Mérida y las fases tres y cuatro del Guri, en Guayana, entre otras.[37]

El presidente y la primera dama, camino al Congreso Nacional, para presentar el «Quinto Mensaje de Gobierno» en 1974.

La primera dama, Alicia Pietri de Caldera, preside la Fundación Festival del Niño y realiza programas como el Plan Vacacional, el programa de televisión Sopotocientos, los libros de Páginas para imaginar, los parques de bolsillo, las mini-canchas de béisbol, la semana de arte y cultura, el día del niño hospitalizado y otros.

Al terminar su gobierno, decreta el nuevo reglamento de la Ley del Trabajo, mediante el cual incorpora a los trabajadores del campo a la protección de la Ley y se realiza una rectificación de límites con el Brasil que aumenta la superficie del territorio nacional de 912.050 a 916.445 kilómetros cuadrados. Igualmente, al finalizar su gobierno, se produce un aumento de los precios del petróleo que generan para Venezuela recursos extraordinarios por un monto mayor a toda la deuda interna y externa contraída hasta ese momento por el país. Su paso por la Presidencia se recordará especialmente por el aporte que su manera de ser contribuyó a elevar la majestad de la institucionalidad democrática y por su «pulcritud en el manejo de los dineros públicos».[38]

Su sucesor, quien había sido secretario general del principal partido de oposición, dice al jurar el cargo: «Continuaré las obras del gobierno saliente que hoy me entrega con sus manos limpias el ilustre venezolano Rafael Caldera».[39]

Gabinete Ministerial[editar]

Gabinete Ministerial periodo 1969-1974[40]
Ministerio Nombre Periodo
Relaciones Interiores Lorenzo Fernández 1969–1972
Nectario Andrade Labarca 1972–1974
Relaciones Exteriores Arístides Calvani 1969–1974
Finanzas Pedro R. Tinoco 1969–1972
Luis Enrique Oberto 1972–1974
Defensa Martín García Villasmil 1969–1971
Jesús Carbonell Izquierdo 1971–1972
Gustavo Pardi Dávila 1972–1974
Fomento Haydée Castillo 1969–1971
Héctor Hernández Carabaño 1971–1974
Obras Públicas José Curiel 1969–1974
Educación Héctor Hernández Carabaño 1969–1971
Enrique Pérez Olivares 1971–1974
Justicia Nectario Andrade Labarca 1969–1970
Orlando Tovar Tamayo 1970–1971
Edilberto Escalante 1971–1974
Minas e Hidrocarburos Hugo Pérez La Salvia 1969–1974
Trabajo Alfredo Tarre Murzi 1969–1970
Nectario Andrade Labarca 1970–1972
Alberto Martini Urdaneta 1972–1974
Comunicaciones Ramón José Velásquez 1969–1971
Enrique Bustamante Luciani 1971–1974
Agricultura Jesús López Luque 1969–1971
Daniel Scott Cuervo 1971–1972
Miguel Rodríguez Viso 1972–1974
Sanidad y Asistencia Social Lisandro Latuff 1969–1970
José de Jesús Mayz Lyón 1970–1974
Secretario de la Presidencia Luis Alberto Machado 1969–1974
Cordiplan Luis Enrique Oberto 1969–1972
Antonio Casas González 1972–1974

Senador vitalicio[editar]

Rafael Caldera al incorporarse como Senador vitalicio en el Congreso de la República, 22 de octubre de 1974.
Rafael Caldera, de visita en la India, como presidente de la Unión Interparlamentaria Mundial (1982).

En 1974 se incorpora al Congreso como Senador vitalicio y anuncia que solo participará en debates de alto interés nacional, lo que hace en 1975, en la discusión de la Ley de Nacionalización de la Industria Petrolera; en 1977, en la discusión de la Ley de Régimen Municipal; y en 1978, para responder al mensaje del Presidente de la República, en el cual había hecho un balance de su gestión de cuatro años. Ese año, participa activamente en la campaña presidencial en la que es electo el candidato de su partido, Luis Herrera Campíns. En julio de 1979 es electo Presidente del Congreso Mundial de Reforma Agraria en Roma y, en septiembre, Presidente para un periodo de tres años (1979-1982) de la Unión Interparlamentaria Mundial, siendo hasta ahora el único venezolano que ha ocupado esta posición.[41]

En 1980 es designado Presidente de la Comisión para la creación de la Universidad para la Paz por el Secretario General de las Naciones Unidas, Kurt Waldheim. En 1983 es electo en el Congreso Presidencial Socialcristiano candidato por el partido COPEI para las elecciones de diciembre de ese año, en las que resulta ganador el candidato del partido Acción Democrática (AD) Jaime Lusinchi (3.773.731 votos), ocupando el segundo lugar (2.298.176 votos).[42]

En 1987 Rafael Caldera fue invitado por el Papa Juan Pablo II, a dar el discurso por la conmemoración de los veinte años de la Encíclica Populorum progressio, ante el Colegio Cardenalicio en Roma.
El candidato presidencial Rafael Caldera, y su esposa Alicia, durante «El Chiripazo», evento que sirvió como cierre de campaña en Caracas, antes de las elecciones presidenciales de 1993.

En 1985 es designado Presidente de la Comisión Bicameral para la Reforma de la Ley del Trabajo, cuyo proyecto presenta en 1989 y es aprobado a finales de 1990. En junio de 1989 es designado Presidente de la Comisión Bicameral para la Reforma de la Constitución, cuyo proyecto presenta en marzo de 1992. El mismo es aprobado en primera y segunda discusión en la Cámara de Diputados y en primera discusión en el Senado pero, reiniciada su discusión en el nuevo periodo de sesiones parlamentarias 1994-1999, no será aprobado.[43]​ El proyecto pretendía ampliar la participación ciudadana con nuevas instituciones como los referéndums revocatorio, aprobatorio, consultivo y abrogatorio; la creación de nuevas figuras como las del Primer Ministro y el Defensor del Pueblo; y la reforma del Poder Judicial.

En 1987 intenta ser el candidato presidencial de su partido COPEI, pero pierde la nominación ante su delfín político, Eduardo Fernández y pasa a lo que denomina «la reserva», absteniéndose de participar en el debate electoral de la campaña presidencial de 1988. En palabras del profesor universitario y académico Juan Carlos Rey: «Rafael Caldera, quien fue el fundador y durante muchos años el principal líder del Partido COPEI, había anunciado, en 1988, que pasaba temporalmente a la reserva política, no sólo por haber sido derrotado en la pelea interna por la candidatura a la Presidencia, sino también por su inconformidad por el estilo político con que pretendía conducir el partido el equipo encabezado por el Secretario General Eduardo Fernández. Aunque, al principio, muchos pudieron creer que se trataba sólo de una disputa por la candidatura presidencial y por el control del partido, el desarrollo posterior de los acontecimientos indica que en realidad se trata de una diferencia mucho más profunda, y que tampoco se reduce a una cuestión de "estilo político", pues envuelve divergencias fundamentales acerca de las bases filosóficas y doctrinarias de un partido que aspire a seguir siendo socialcristiano».[44]

Rafael Caldera al recibir el Doctorado Honoris Causa de la Universidad de Lovaina, 2 de febrero de 1979.

El 1 de marzo de 1989 y el 4 de febrero de 1992, como Senador Vitalicio, utiliza la tribuna de oradores del Congreso para referirse a los hechos del Caracazo y del 4F, en discursos que son recogidos y difundidos ampliamente y sobre los cuales diría el filósofo Luis Castro Leiva: «Nunca antes en su pasado reciente había la República solicitado tanto de una voz y obtenido tanto a cambio».[45]​ En sus discursos, Caldera ratifica su posición contraria a las políticas neoliberales surgidas del Consenso de Washington, al cuestionar las medidas conocidas como «el paquete económico» del presidente Carlos Andrés Pérez, quien había sido electo por segunda vez para ocupar la Presidencia de la República. Semanas después del Caracazo, Caldera acompaña a Pérez a una reunión en Atlanta, en la cual participa el Secretario de Estado de los Estados Unidos, James Baker, sobre la deuda externa, tema sobre el cual Caldera venía haciendo observaciones y reclamos en diferentes escenarios internacionales.[nota 9]

En 1993 se presenta nuevamente como candidato presidencial por un grupo de partidos, conocidos como el Chiripero y una nueva agrupación política formada por socialcristianos denominada Convergencia, la cual coordina su hijo Juan José. Por este motivo, el Comité Nacional de su partido COPEI, aprobó su exclusión, con el voto salvado del expresidente Luis Herrera Campíns.[46]

Más allá de los conflictos personales o generacionales, existe una corriente argumentativa que explica el retorno de Caldera por el auge de un materialismo e individualismo nocivo para la democracia venezolana y por la mellada confianza en la probidad de la élite política . Es electo nuevamente Presidente con una ventaja de casi cuatrocientos mil votos (1.710.722 votos) sobre su principal contendor, Claudio Fermín (1.326.287 votos), en una elección donde por primera vez aparece significativamente el fenómeno de la abstención en Venezuela (39.84%).[47]

Segunda presidencia (1994-1999)[editar]

Rafael Caldera tomó posesión de su segundo gobierno el 2 de febrero de 1994.
Pareja presidencial 1994-1999.

Caldera asume por segunda vez la presidencia en medio de una crisis financiera que había comenzado en el periodo de gobierno anterior, causada fundamentalmente por la concentración de autocarteras y el otorgamiento de autopréstamos a los accionistas y testaferros de un importante número de bancos, y que arrasa con la mitad del sistema de ahorros. Según el Ministerio de Hacienda, «la totalidad de recursos que la Nación debió destinar durante el año 1994 para asistir a las instituciones financieras intervenidas y estatizadas se elevó a la suma de 1.037.043 millones de bolívares», equivalente al 12% del producto bruto de ese año.[48]

Los bajos precios del petróleo lo obligan a recortar el presupuesto del año 1994 en un 10% y se pone en ejecución el plan Sosa, de carácter fundamentalmente tributario, que reforma y pone en vigencia varias leyes fiscales y crea el Servicio Nacional Integrado de Administración Tributaria (SENIAT). La desconfianza generada por la crisis bancaria y la renuncia de la presidenta del Banco Central de Venezuela impulsa al gobierno a poner en vigencia un control de cambios que permanece en vigencia hasta abril del año 1996. La política de auxilios financieros comenzada a aplicar desde el gobierno de Ramón J. Velázquez es sustituida por una de transferencia de los bancos al Estado por un valor simbólico de un bolívar para ser re-capitalizados y devueltos nuevamente al sistema financiero, a partir de un informe presentado por una comisión del Fondo Monetario Internacional.[49]​ La Superintendencia de Bancos es fortalecida y muchas de las entidades financieras previamente estatizadas, fueron privatizadas (Banco de Venezuela, Banco Consolidado, Banco Unión).

La situación de minoría parlamentaria en que se encontraba el gobierno no consigue la aprobación de ninguno de los planes económicos formulados y termina contrariando los planteamientos hechos durante la campaña electoral al acudir al Fondo Monetario Internacional (FMI), con la presentación de un programa denominado Agenda Venezuela. Sin embargo, la apertura petrolera, puesta en marcha bajo el liderazgo de PDVSA, reduce sustancialmente las necesidades de financiamiento solicitadas al FMI y la economía, de una tasa de crecimiento negativa en el año 1994 (-2.3%), que pasa a ser positiva en 1995 (3.9%) y vuelve a ser negativa en 1996 (-0.2%), llega a un alto nivel en 1997 (6.3%). Sin embargo, en 1998, la caída de los precios del petróleo impacta negativamente la economía y el ánimo de los venezolanos (-0.11%).[50]

El 23 de enero de 1997 el presidente Rafael Caldera pone en funcionamiento la represa Macagua II.
Inauguración de la supercarretera Mérida-El Vigía.

La experiencia acumulada por el manejo de presupuestos deficitarios, lleva al gobierno a crear en 1998, mediante Decreto No. 2.991 con rango y fuerza de ley, el Fondo de Inversión para la Estabilización Macroeconómica, para evitar en el futuro las dificultades presupuestarias en épocas de bajos precios del petróleo. Son privatizadas empresas como SIDOR y varios complejos hoteleros. En lo social, a pesar de las dificultades presupuestarias, se mantienen y mejoran los programas sociales existentes, como la beca alimentaria, el Programa de Alimentación Materno Infantil, los multi-hogares y los hogares de cuidado diario, y se crean nuevos como el PROAL para la alimentación básica y el SUNET para el acceso a los medicamentos. Igualmente, se crea el Fondo de Fortalecimiento Social, para el estímulo a la participación de las organizaciones vecinales en la solución de sus propios problemas y el apoyo a las organizaciones de la sociedad civil en su trabajo social. Se desarrolla un programa con la participación privada para el embellecimiento y mantenimiento de áreas públicas y jardines, liderado por la primera dama, Alicia Pietri de Caldera, denominado «Un cariño para mi ciudad».

En materia de obras de infraestructura y vialidad se inauguran la represa Camatagua II en Guayana y Taguaza en Caracas; el acueducto regional del centro en Valencia; la supercarretera Mérida-El Vigía; el tramo San Felipe-La Raya y Yagua-Puerto Cabello de la autopista Centro-Occidental; el tramo San Carlos-Agua Blanca de la autopista José Antonio Páez y San Juan de Uchire-Clarines de la Autopista Rómulo Betancourt. Se inauguran igualmente la Línea 3 del metro de Caracas, el Museo Jacobo Borges y el Museo Cruz Diez y se impulsa considerablemente el ferrocarril Caracas-Cúa y el complejo hidrológico Yacambú-Quíbor.[51]

En 1997, se logra un acuerdo tripartito, entre empresarios, trabajadores y el Estado, por el cual se modifica el régimen de prestaciones sociales, la seguridad social y se crean los fondos de pensiones, que permitirían impulsar entre otros la construcción de viviendas. Sin embargo, esto último es congelado por el nuevo gobierno.

Mención especial merece la política de pacificación militar –que culminó los sobreseimientos concedidos a los responsables de los alzamientos del 4F y 27N en 1992– iniciada por los presidentes Carlos Andrés Pérez y Ramón J. Velázquez, con los líderes que todavía permanecían en prisión. Cabe señalar que durante los cinco años de este gobierno no se produjo ningún nuevo alzamiento o intento de sublevación militar, al igual que tampoco hubo muertos en manifestaciones de calle. El teniente coronel retirado Hugo Chávez Frías, quien se había mantenido en nivel muy bajo en las encuestas hasta diciembre de 1997 (4%),[52]​ gana las elecciones un año después, el 6 de diciembre de 1998.

Gabinete Ministerial[editar]

Gabinete Ministerial periodo 1994-1999[53]
Ministerio Nombre Periodo
Relaciones Interiores Ramón Escovar Salom 1994–1996
José Guillermo Andueza 1996–1998
Asdrúbal Aguiar 1998–1999
Relaciones Exteriores Miguel Ángel Burelli Rivas 1994–1999
Finanzas Julio Sosa Rodríguez 1994–1995
Luis Raúl Matos Azócar 1995–1998
Freddy Rojas Parra 1998
Maritza Izaguirre 1998–1999
Defensa Rafael Montero Revette 1994–1995
Moisés Orozco Graterol 1995–1996
Pedro Valencia Vivas 1996–1997
Tito Manlio Rincón Bravo 1997–1999
Fomento Luis Carlos Palacios 1994
Alberto Poletto 1994–1995
Werner Corrales 1995–1996
Freddy Rojas Parra 1996–1999
Industria y Comercio Freddy Rojas Parra 1997–1998
Héctor Maldonado Lira 1998–1999
Transporte y Comunicaciones César Quintíni Rosales 1994
Ciro Zaa Álvarez 1994–1996
Moisés Orozco Graterol 1996–1998
Julio César Martí Espina 1998–1999
Educación Antonio Cárdenas Colmenter 1994–1999
Justicia Rubén Creixens Savignon 1994–1996
Enrique Meier Echeverría 1996–1997
Hilarión Cardozo Esteva 1997–1999
Minas e Hidrocarburos Edwin Arrieta Valera 1994–1999
Trabajo Juan Nepomuceno Garrido 1994–1997
María Bernardoni de Govea 1997–1999
Ambiente Roberto Pérez Lecuna 1994–1997
Rafael Martínez Monro 1997–1999
Agricultura Ciro Áñez Fonseca 1994–1995
Raúl Alegrett Ruiz 1995–1998
Ramón Ramírez López 1998–1999
Sanidad y Asistencia Social Vicente Pérez Dávila 1994
Carlos Walter Valecillos 1994–1995
Pedro Rincón Gutiérrez 1995–1997
José Félix Oletta 1997–1999
Desarrollo Urbano Ciro Zaa Álvarez 1994
Francisco González 1994–1997
Julio César Martí Espina 1997–1998
Luis Granados 1998–1999
Familia Mercedes Pulido 1994–1996
Carlos Altimari Gásperi 1996–1999
Secretario de la Presidencia Andrés Caldera Pietri 1994–1996
Asdrúbal Aguiar 1996–1998
José Guillermo Andueza 1998–1999
Cordiplan Enzo Del Búffalo 1994
Luis Carlos Palacios 1994
Werner Corrales 1994–1995
Edgar Paredes Pisani 1995–1996
Teodoro Petkoff 1996–1999
CVG Alfredo Grúber 1994
Elías Nadim Inaty 1994–1999

Años finales[editar]

Rafael Caldera en caminata desde la Catedral de Caracas hasta el Palacio Federal Legislativo, momentos antes de la transmisión de mando presidencial, el 2 de febrero de 1999.

Caldera vuelve a su misma casa de habitación al salir del gobierno, como lo hiciera al término de su primera administración. Públicamente se opone a la Asamblea Constituyente convocada por el nuevo presidente, por considerarla violatoria de la Constitución vigente de 1961. Como consecuencia de la promulgación de la nueva constitución, es eliminada la figura de senador vitalicio y eso lo lleva a acogerse a la jubilación que le correspondía como parlamentario. Escribe semanalmente en la prensa y publica su último libro, Los causahabientes: De Carabobo a Puntofijo (1999), el cual será presentado por su exministro de Cordiplan y excandidato presidencial, Teodoro Petkoff.

El mal de parkinson lo va aislando cada vez más hasta que fallece, a un mes de cumplir los noventa y cuatro años, en la madrugada del 24 de diciembre de 2009.[54]​ Dos años después, el 9 de febrero de 2011, muere su esposa y compañera de siempre, Alicia Pietri.

A pesar de haber vivido siempre en Venezuela, dominaba varios idiomas, como el inglés, el francés, el alemán, el italiano y el portugués. Se ejercitaba a diario en su casa y practicaba el billar, el ping-pong, las bolas criollas, pero su pasatiempo favorito era el dominó. Amante de la vida familiar, tuvo seis hijos, trece nietos y trece bisnietos, para el momento de su muerte.

Imagen pública[editar]

Rafael Caldera y los integrantes del sketch «Asocerro», de Radio Rochela, programa humorístico de Radio Caracas Televisión (1983).

Rafael Caldera es recordado como uno de los oradores más completos del continente.[55]​ Entre sus discursos más célebres destacan, el que pronunció ante el pleno del Congreso de los Estados Unidos, en 1970, al que se dirigió en inglés;[56]​ en la celebración de los veinte años de la Encíclica Populorum progressio en la Ciudad del Vaticano, en 1987,[57]​ escogido por Juan Pablo II, hecho que lo convirtió en uno de los pocos seglares en haber sido escuchados por el Colegio Cardenalicio en Roma; y ante las Cortes Generales de España, en 1996,[58]​ en unas palabras improvisadas en las que defendió la institución parlamentaria.

Durante su vida pública fue parodiado por diversidad de comediantes, entre los que destacan: José Ignacio Cadavieco, Pepeto López y Laureano Márquez, todos vinculados al programa humorístico de RCTV: Radio Rochela, en el que participó durante la campaña presidencial de 1983 con los personajes del sketch Asocerro.[59]​ Igualmente fue caricaturizado por los dibujantes más importantes de la época, como Pedro León Zapata, Sancho, Ras y Muñoz, entre otros.

Caldera fue siempre percibido como un hombre culto, como un profesor respetado, tanto así que desde muy joven, en la vida política se le llamó siempre «Dr. Caldera» y nunca por su nombre de pila. Sentido distante, fue de los líderes históricos de la democracia que entendió la importancia de la televisión para comunicarse con los hogares venezolanos y de allí su participación en numerosos programas de entrevistas, entre los cuales, Horangel y los doce del signo, es revelador de facetas desconocidas de su personalidad.[60]

Una creencia popular de que usaba gomina para peinarse fue desmentida por él mismo ante las cámaras de televisión. En 1993, la periodista Leda Santodomingo lo interrogaría sobre este tema.[61]

Bibliografía[editar]

  • Andrés Bello (1935)
  • Derecho del trabajo (1939)
  • El Bloque Latinoamericano (1961)
  • Moldes para la fragua (1962)
  • Democracia Cristiana y Desarrollo (1964)
  • Ideario. La democracia cristiana en América Latina (1970)
  • Especificidad de la democracia cristiana (1972)
  • Temas de sociología venezolana (1973)
  • Justicia social internacional y Nacionalismo latinoamericano (1973)
  • La nacionalización del petróleo (1975)
  • Reflexiones de la Rábida (1976)
  • Parlamento mundial: una voz latinoamericana (1984)
  • Bolívar siempre (1987)
  • Los causahabientes, de Carabobo a Puntofijo (1999)

Biblioteca Rafael Caldera[editar]

  • La Venezuela civil, constructores de la república (2014)
  • Los desafíos a la gobernabilidad democrática (2014)
  • Justicia Social Internacional (2014)
  • Frente a Chávez (2015)
  • Andrés Bello (2015)
  • Moldes para la fragua. Nueva Serie (2016)
  • Ganar la patria (2016)
  • De Carabobo a Puntofijo (2017)
  • Derecho al Trabajo (2017)

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

Notas[editar]

  1. Rafael Caldera fue presidente por diez años (marzo, 1969 - marzo, 1974 y febrero, 1994 - febrero, 1999); Carlos Andrés Pérez fue presidente por nueve años (marzo, 1974 - marzo, 1979 y febrero, 1989 - agosto, 1993); y Rómulo Betancourt sumó ocho años entre su gobierno constitucional (marzo, 1959 - marzo, 1964) y el trienio en que presidió la Junta Revolucionaria de Gobierno (1945-1948).
  2. La primera edición de esta obra fue publicada por Parra León Hermanos, Editores, Caracas, 1935: «Andrés Bello, Ensayo, Trabajo premiado por la Academia Venezolana correspondiente de la Española en el certamen literario de 1935». Apareció además en el Boletín de la Academia Venezolana correspondiente de la Española, número 7, 26 de julio de 1935.
  3. David H. Blelloch, técnico inglés enviado por la OIT en 1936, relata muchos años después: «Al tiempo de mi llegada a Caracas, el Director de la recién creada Oficina Nacional del Trabajo era un abogado de cierta edad, el doctor Alonso Calatrava, y el subdirector el bachiller Rafael Caldera. Como pude ver enseguida, el verdadero resorte de la Oficina –por así decirlo- era Caldera…», en «La legislación del trabajo, el desarrollo y Venezuela», publicado en Estudios sobre el Derecho Laboral, Homenaje a Rafael Caldera, UCAB, 1977.
  4. «El suscrito, Secretario de la Universidad Central de Venezuela, certifica: que en el expediente de opción al título de Doctor en Ciencias Políticas perteneciente al ciudadano Rafael Caldera Rodríguez, consta que cursó y aprobó en este Instituto las materias que a continuación se expresan con las calificaciones siguientes: Primer Año, julio de 1933: Principios Generales del Derecho, veinte (20) puntos; Derecho Constitucional, veinte (20) puntos; Derecho Romano y su historia, veinte (20) puntos. Segundo Año, julio de 1934: Sociología, veinte (20) puntos; Derecho Español y Público Eclesiástico, veinte (20) puntos; Derecho Romano y su historia 2do año, veinte (20) puntos. Tercer Año, julio de 1935: Derecho Civil 1er año, veinte (20) puntos; Economía Política, veinte (20) puntos; Derecho Penal, veinte (20) puntos. Cuarto Año, julio de 1936: Derecho Mercantil, diez y nueve (19) puntos; Derecho Administrativo, veinte (20) puntos; Derecho Civil 2do año, veinte (20) puntos. Quinto Año, julio de 1937: Derecho Internacional Público, diez y nueve (19) puntos; Procedimiento Civil (20) puntos; Finanzas y Leyes de Hacienda, veinte (20) puntos. Sexto Año, julio de 1938: Derecho Internacional Privado, veinte (20) puntos; Enjuiciamiento Criminal, veinte (20) puntos; Práctica Forense, veinte (20) puntos; Medicina Legal, veinte (20) puntos. Se expide la presente certificación a petición de parte interesada y de orden del ciudadano Rector, en Caracas, a los cuatro días del mes de Abril de mil novecientos cincuenta y uno. Año 141º. Y 93º. El Secretario, Héctor Hernández Carabaño».
  5. Alejandro Unsain, connotado laboralista argentino, escribe a Caldera el 5 de enero de 1940: «Me ha producido su lectura excelente impresión. Soy parco en elogios pero se los tributo sin regatear. Son de justicia estricta. Honestamente le digo que no creía que en Venezuela pudiese hacerse un libro así, metódico en el plan y rebosante de información de última fecha. Creo haber leído lo principal que sobre esta materia se escribe en América Latina, inclusive lo que viene de Méjico. De lo que conozco, su libro es lo mejor. Puede Ud. sentirse satisfecho y espero que en su país le estarán agradecidos por haberlo servido de tal medida. Si Ud. conociese mi espíritu crítico y la tacañería con que distribuyo aplausos, apreciará el valor de excepción de esta carta que no es de estímulo sino de reconocimiento a una obra que por muchos años no será igualada». El jurado examinador recomendó al Consejo universitario y éste a su vez al ministro de Educación, la publicación de la tesis por cuenta del erario nacional. La primera edición del libro fue hecha por la Tipografía de la Nación en 1939 y la segundo por la editorial argentina Librería «El Ateneo», Buenos Aires.
  6. Ricardo COMBELLAS LARES. «COPEI como Partido Demócrata Cristiano». En: COPEI, Ideología y Liderazgo. Venezuela: Editorial Ariel/Editorial Planeta Venezolana, 1985. Depósito Legal If-85-0100. Págs 57 y siguientes: «COPEI no nació en 1946 como un partido organizado, sino como un movimiento electoral que se desarrolló en forma de organismos electorales para participar en los comicios para elegir representantes a la Asamblea Nacional Constituyente, los que se efectuaron el 27 de octubre de 1946. De allí su denominación como Comité de Organización Política Electoral Independiente. La organización político-partidista definitiva, surge propiamente en su III Convención Nacional, en marzo de 1948, en que se define como partido socialcristiano, conservando las siglas, convertidas en una nueva palabra, dado su arraigo identificativo con el nuevo partido en el país: Copei».
  7. La guanábana, fruta verde por fuera y blanca por dentro, se usaba para describir popularmente la participación de los miembros de COPEI en el gobierno, ya que éstos tenían el color verde y los adecos, así llamados los miembros de AD, el color blanco. Ver entrevista de Óscar Yanes a Rafael Caldera,
  8. El Decreto No. 72 del 11 de junio de 1969 dividió al país en ocho regiones administrativas: región Capital (Distrito Federal, Miranda y Dependencias Federales); región Central (Aragua, Cojedes, Carabobo y Guárico); región Centro-Occidental (Falcón, Lara, Portuguesa y Yaracuy); región zuliana (Zulia); región de los Andes (Táchira, Mérida, Trujillo, Barinas y Distrito Páez del estado Apure); región Sur (Apure, excluido el Distrito Páez, Amazonas y Distrito Cedeño del Estado Bolívar); región Guayana (Bolívar, excluido el Distrito Cedeño y Delta Amacuro); y región Nor-Oriental (Anzoátegui, Monagas, Sucre y Nueva Esparta). En el Decreto se estableció que en cada una de las regiones administrativas funcionaría una Oficina Regional de Coordinación y Planificación (ORCOPLAN) dependiente de la Oficina Central de Coordinación y Planificación (CORDIPLAN). Posteriormente se crearon las Corporaciones regionales de desarrollo, salvo en el caso de la Corporación Venezolana de Guayana que ya existía y a la que se le dio mayor extensión de territorio.
  9. El Universal, en su edición del 30 de marzo de 1989, pág. 1-12, recoge ampliamente la reunión en Atlanta, Georgia, y transcribe las propuestas hechas por Caldera, principalmente: «la reducción del servicio de la deuda, con intereses razonables y largo plazo, a través de una entidad intermedia, no lucrativa, promovida por los gobiernos de los países acreedores. La entidad intermedia compraría a los bancos sus acreencias al precio del mercado secundario. El pago de los intereses debe suspenderse hasta que se llegue a adoptar la fórmula para la solución».

Referencias[editar]

  1. a b c Constitución de 1961, p. 51
  2. Guillermo Aveledo Coll (2016). «Los cristianos en la política». Jornadas Centenario Rafael Caldera - Universidad Metropolitana de Caracas. Consultado el 14 de diciembre de 2017. 
  3. a b Caldera, Juan José (2014). «Mi testimonio». Tesis de grado. Consultado el 10 de marzo de 2018. 
  4. a b «Gehard Cartay / Caldera y Betancourt: De la confrontación a la alianza política por la democracia». América 2.1. 20 de diciembre de 2016. Consultado el 21 de mayo de 2018. 
  5. Rafael Caldera (1953). «El padre amante, el maestro de todos los días, elogio a Tomás Liscano por Rafael Caldera al incorporarse a la Academia de Ciencias Políticas y Sociales». Rafael Caldera Oficial. 
  6. Oficina Central de Informacion. Volumen IX, p. 278 (1974). «Discurso de Rafael Caldera al reinaugurar la plaza Bolívar de San Felipe y la nueva Catedral (7 de julio de 1973)». Metas de Venezuela. Selección de discursos. 
  7. Gonzalo CANAL RAMÍREZ: Rafael Caldera o Capacitación del Ciudadano (pág. 122). Colombia: Canal Ramírez-Antares Imprenta y Rotograbado, 1971.
  8. Iván JAKSIC: Andrés Bello, la pasión por el orden (pág. 22). Venezuela: bid&co.editor/Universidad Católica Andrés Bello, 2007. ISBN 980-6741-43-9.
  9. «Biografía de Rafael Caldera (1916-2009)». Rafael Caldera Oficial. Consultado el 14 de diciembre de 2017. 
  10. a b Gehard CARTAY RAMÍREZ: «La paz, tema esencial del discurso y la acción política de Rafael Caldera». En: Rafael Caldera, jurista integral. (pág. 158). Venezuela: Editorial Jurídica Venezolana, 2017. ISBN 978-980-365-380-4.
  11. Rafael Caldera Rodríguez (1953). «Idea de una sociología venezolana». Folleto editado por la Academia de Ciencias Políticas y Sociales. 
  12. Rafael CALDERA: Temas de sociología venezolana. (págs. 98-99). Venezuela: Editorial Tiempo Nuevo, S.A., 1973.
  13. Rafael Caldera Rodríguez (1967). «Discurso de incorporación de Rafael Caldera a la Academia Venezolana de la Lengua». Folleto editado por la Academia Venezolana de la Lengua. 
  14. Naudy SUÁREZ FIGUEROA: «Caldera, Rafael». En: Diccionario de Historia de Venezuela. (pág. 588). Venezuela: Fundación Empresas Polar, 1997. 980-6397-37-I.
  15. Rafael Caldera Rodríguez (1937). «¿Por qué nació la UNE? Conferencia en la radio zuliana». Rafael Caldera Oficial. 
  16. Naudy Suárez Figueroa (1973). «Por los legítimos ideales del estudiante venezolano». Ediciones Nueva Política. 
  17. Varios AUTORES: COPEI: En el principio fue la UNE. (pág. 44). Venezuela: Ediciones Nueva Política y Fracción Parlamentaria de COPEI.
  18. Víctor GIMÉNEZ LANDÍNEZ: «Los socialcristianos antes de COPEI». En Los Copeyanos (pág. 38). Venezuela: Ediciones Centauro, 1982. Depósito Legal Lf-82-1.257.
  19. Alicia FREILICH DE SEGAL: «El Catedrático Rafael Caldera». En: La Venedemocracia. (pág. 71). Venezuela: Monte Ávila Editores, 1981. Depósito Legal if 81-2785.
  20. Rafael CALDERA: «Ganar la Patria: una responsabilidad mancomunada». En: Ganar la Patria. Etapas de la lucha cívica. Biblioteca Rafael Caldera, Tomo VII (pág. 38). Venezuela: Cyngular, 2016. ISBN 978-980-7212-95-3.
  21. Rodolfo José CÁRDENAS: «Primer discurso de Rafael Caldera en la Constituyente». En: COPEI en el Trienio Populista 1945-48, La tentación totalitaria de Acción Democrática. (pág. 355). España: Hijos de E. Minuesa, S.L., 1987. ISBN 84-398-9403-1.
  22. Rafael Caldera Rodríguez (1958). «Andrés Eloy Blanco: El amortiguador de la Constituyente ». Rafael Caldera Oficial. Consultado el 14 de diciembre de 2017. 
  23. Rafael CALDERA: «¡Escogemos la lucha!». En: Ganar la Patria. Etapas de la lucha cívica. Biblioteca Rafael Caldera, Tomo VII (pág. 66). Venezuela: Cyngular, 2016. ISBN 978-980-7212-95-3.
  24. a b José Agustín CATALÁ: «Caldera Rodríguez, Rafael». En: Los archivos del terror 1948-1958 La década trágica (págs. 73-77). Venezuela: IDAC/El Centauro, 1998. ISBN 980-263-300-3.
  25. José RODRÍGUEZ ITURBE: Crónica de la Década Militar (págs. 437-444). Venezuela: Ediciones Nueva Política, 1984.
  26. Consejo Supremo Electoral. «Elecciones presidenciales. Cuadro comparativo 1958-2000». Consejo Nacional Electoral. Consultado el 18 de diciembre de 2017. 
  27. Tulio ÁLVAREZ: «Rafael Caldera Constitucionalista: El enfrentamiento entre civilismo y barbarie». En: Rafael Caldera, jurista integral. (pág. 95). Venezuela: Editorial Jurídica Venezolana, 2017. ISBN 978-980-365-380-4.
  28. Consejo Supremo Electoral. «Elecciones presidenciales. Cuadro comparativo 1958-2000». Consejo Nacional Electoral. Consultado el 18 de diciembre de 2017. 
  29. Rafael Caldera. «Especificidad de la Democracia Cristiana (1972)». Rafael Caldera Oficial. Consultado el 18 de diciembre de 2017. 
  30. Consejo Supremo Electoral. «Elecciones presidenciales. Cuadro comparativo 1958-2000». Consejo Nacional Electoral. Consultado el 18 de diciembre de 2017. 
  31. Manuel CABALLERO: Historia de los venezolanos en el siglo XX (pág. 223). Venezuela: Editorial Alfa, 2010. ISBN 978-980-354-292-4.
  32. Guillermo Aveledo Coll (2016). «Los cristianos en la política». Jornadas Centenario Rafael Caldera - Universidad Metropolitana de Caracas. Consultado el 14 de diciembre de 2017. 
  33. Selección de fichas bibliográficas, charlas, declaraciones, conferencias, textos, posiciones sobre Política Internacional del Dr. Rafael Caldera. Venezuela: Industria Gráfica Integral C.A., 1993. ISBN 980-07-1746-3.
  34. Ignacio Antivero (coord.) (1989-1997). «Series Estadísticas de Venezuela. Tomo I-A. (Serie 1950-1998)». Banco Central de Venezuela. Consultado el 21 de diciembre de 2017. 
  35. «Índice General de Precios al Consumidor. Área Metropolitana de Caracas. Serie desde 1950». Banco Central de Venezuela. Consultado el 21 de diciembre de 2017. 
  36. José CURIEL (editor): Del Pacto de Puntofijo al Pacto de La Habana (pág. 196). Venezuela: La Hoja del Norte-Cyngular, 2014. ISBN 978-980-7212-39-7.
  37. Oficina Central de Información (1974). «Cinco años de Cambio, pacificación y desarrollo en el gobierno de Rafael Caldera (1969-1974)». Rafael Caldera Oficial. 
  38. Manuel CABALLERO: Historia de los venezolanos en el siglo XX (pág. 234). Venezuela: Editorial Alfa, 2010. ISBN 978-980-354-292-4.
  39. Gaceta del Congreso de la República de Venzuela. Tomo IV: Discurso de Toma de posesión de Carlos Andrés Pérez (pág. 30). Venezuela: Congreso de la República de Venezuela, marzo, diciembre, 1974/enero, febrero, 1975.
  40. Gehard CARTAY RAMÍREZ: Caldera y Betancourt. Constructores de la Democracia (págs. 310-311). Venezuela: Ediciones Centauro, 1987. ISBN 980-263-063-2.
  41. Inter-Parliamentary Union. «Past IPU Presidents». Consultado el 20 de diciembre de 2017. 
  42. Consejo Supremo Electoral. «Elecciones presidenciales. Cuadro comparativo 1958-2000». Consejo Nacional Electoral. Consultado el 18 de diciembre de 2017. 
  43. Comisión Bicameral para la revisión de la Constitución (1992). «Proyecto de Reforma General de la Constitución de 1961». Congreso de la República de Venezuela. 
  44. Juan Carlos REY: Crisis de la Responsabilidad Política en Venezuela (pág. 28). Venezuela: Fundación Manuel García-Pelayo, 2009. ISBN 978-980-6531-14-7.
  45. Luis Castro Leiva (1992). «Prólogo a Caldera: Dos discursos». Rafael Caldera Oficial. 
  46. Dinorah CARNEVALI: El Hundimiento de los partidos políticos tradicionales venezolanos: el caso COPEI (págs. 182-183). Colombia: bVillegas editores, 2014. ISBN 978-958-8836-15-7.
  47. Guillermo AVELEDO COLL: «Caldera en la hora neoliberal». En: Rafael Caldera, estadista y pacificador. (págs. 56-57). Venezuela: Universidad Metropolitana / Fundación Konrad Adenauer / Ediciones B Venezuela, 2016. ISBN 978-980-4120-73-2.
  48. Oficina Central de Información: «La economía en 1994, Fondo de Garantía de Depósitos y protección Bancaria (Fogade)». En: Primer mensaje del Presidente de la República Dr. Rafael Caldera al Congreso Nacional. (pág. 40). Venezuela: Imprenta Nacional, 1995.
  49. Luis Xavier Grisanti (2016). «Recapitalización de la Banca en el segundo gobierno de Rafael Caldera». Jornadas Centenario Rafael Caldera - Universidad Metropolitana de Caracas. Consultado el 21 de diciembre de 2017. 
  50. Ignacio Antivero (coord.) (1989-1997). «Series Estadísticas de Venezuela. Tomo I-A. (Serie 1950-1998)». Banco Central de Venezuela. Consultado el 21 de diciembre de 2017. 
  51. Rafael Caldera: Compromiso Solidario, Selección de discursos del Quinto Año de Gobierno 1998-1999. Tomo V, Vol. II. (págs. 603-635). Venezuela: Ediciones de la Presidencia de la República, 1999.
  52. Luis Vicente León (2013). «Chávez es como tú». El Universal. Consultado el 21 de diciembre de 2017. 
  53. Gaceta Oficial de Venezuela, periodo 1994-1999.
  54. Yolanda Valery (2009). «Murió expresidente Rafael Caldera». BBC Mundo. 
  55. Rodolfo José CÁRDENAS: «¿Cómo es Caldera?». En: COPEI en el Trienio Populista 1945-48 (págs. 106-110). España: Hijos de E. Minuesa, 1987. ISBN 843-9894-03-1.
  56. Rafael Caldera (1970). «Discurso del Presidente Rafael Caldera ante el Congreso de los Estados Unidos». Rafael Caldera Oficial. 
  57. Rafael Caldera (1987). «Discurso de orden en el Vaticano a veinte años de la Populorum Progressio». Rafael Caldera Oficial. 
  58. Rafael Caldera (1996). «Rafael Caldera ante el pleno de las Cortes Generales de España». Rafael Caldera Oficial. 
  59. Radio Rochela (1983). «Hace 33 años el entonces candidato, Rafael Caldera, apareció en «Asocerro» de la Radio Rochela». La Patilla. 
  60. «Rafael Caldera en «Horangel y los doce del signo»». Venevisión. 1983. 
  61. Leda Santodomingo (1993). «Rafael Caldera, el hombre». Venevisión. 

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Raúl Leoni
Coat of arms of Venezuela (1954-2006).svg
Presidente de la República de Venezuela

11 de marzo de 196911 de marzo de 1974
Sucesor:
Carlos Andrés Pérez
Predecesor:
Ramón José Velásquez
Coat of arms of Venezuela (1954-2006).svg
Presidente de la República de Venezuela

2 de febrero de 19942 de febrero de 1999
Sucesor:
Hugo Chávez