Historia de Venezuela desde 1958

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La historia de Venezuela desde 1958 comprende el período democrático actual iniciado tras el derrocamiento de la última dictadura militar de Marcos Pérez Jiménez.[1]


Rómulo Betancourt, el "padre de la democracia".

Rómulo Betancourt es investido como Presidente en 1959. Le sigue Raúl Leoni (AD), Rafael Caldera (COPEI), Carlos Andrés Pérez (AD), Luis Herrera Campins (COPEI), Jaime Lusinchi (AD) y nuevamente Carlos Andrés Pérez. Esta estabilidad se basó en el Pacto de Punto Fijo, donde se excluyó al Partido Comunista de Venezuela, que asume la Lucha Armada en contra del Pacto de Punto Fijo ya que según ellos la represión y el pacto no permitían una participación democrática. A este alzamiento se le suma el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), división del Partido Acción Democrática. Estos partidos se pacificaron en el gobierno de Rafael Caldera (COPEI), aunque se mantuvieron otros movimientos como Bandera Roja (Stalinista) y el Partido de la Revolución Venezolana (Bolivariano).

Gobierno de Hugo Chávez[editar]

En 1992 Hugo Chávez lidera un fallido Golpe de Estado el 4 de febrero contra el presidente Carlos Andrés Pérez. El intento falla, Chávez asume la responsabilidad de los hechos y es apresado. Sin embargo a partir de este momento Chávez comenzará a gozar de una gran popularidad y en 1998 es elegido presidente por mayoría de votos, contando con el apoyo del partido fundado por él, Movimiento V República, y una alianza de izquierda llamada "Polo Patriótico", conformado por los partidos izquierdistas como Patria Para Todos, Partido Comunista de Venezuela y, en un primer momento Movimiento al Socialismo (MAS), si bien este último actualmente pertenece a la oposición.

El 16 de diciembre del año siguiente sucede una de los desastres naturales más destructivos de Venezuela, unas severas lluvias, causan inundaciones que destruyen a pueblos enteros y la pérdida de muchas vidas humanas así como ingentes daños materiales en muchas zonas del país, pero especialmente el recién constituido estado Vargas, en el litoral central en la costa caribeña venezolana (véase, Tragedia de Vargas (1999)). El mismo día en el que sucede la tragedia natural, el gobierno había convocado un referéndum para la aprobación de la nueva Constitución. A pesar de los llamados de la oposición, Chávez no lo suspende. En dicho referéndum se aprobó por mayoría, aunque con poca asistencia de votantes, el texto de la nueva constitución venezolana en el cual se cambia el nombre oficial de la República de Venezuela, por el de República Bolivariana de Venezuela.

Las políticas de Chávez dentro de lo que denomina Revolución Bolivariana generaron un amplio apoyo entre sus partidarios, mayoritariamente pertenecientes a las clases populares, y un gran rechazo entre los sectores de la oposición, pertenecientes en su gran mayoría a la clases media y altas venezolana. La oposición comenzará a acusar de corrupción al gobierno de Chávez, cuya política internacional más destacable en un primer momento fue una alianza con los países árabes productores de petróleo y especialmente con la Cuba de Fidel Castro. Desde un principio Chávez tuvo que lidiar con la oposición de Estados Unidos a su gobierno, que en el transcurrir de su presidencia se vuelven más contundentes.

En 2002 comenzaron grandes protestas en su contra, debido a la aprobación de una serie de 47 leyes a través de un decreto habilitante, que según el gobierno tenían como objetivo promover una nueva reforma agraria, beneficiar a los campesinos, al pescador artesanal y reactivar miles de hectáreas de tierras ociosas en manos de grandes latifundistas, siendo el mayor de todos ellos el mismo estado venezolano. La oposición alegaba que las leyes perjudicaban al empresario y a los ganaderos y guiaban al país hacia un modelo de gobierno "castrocomunista".

La oposición política, conformada principalmente por las grandes cámaras empresariales y los grandes medios de comunicación, ampliada por sectores políticos socialdemocratas y de centro-izquierda (AD, COPEI, Primero Justicia, Proyecto Venezuela, etc.), así como algunos sectores de izquierda descontenta (MAS, La Causa Radical y Bandera Roja), exigió convocar a un referéndum para sacarlo del poder. Chávez manifestó que no renunciaría y recordó que, según la Constitución de 1999, sólo podía haber un referéndum revocatorio al alcanzarse la mitad de su mandato, momento que se cumplía en agosto de 2003. Declaró que, si renunciaba antes, estaría violando la Constitución. Desde entonces, hubo un enfrascamiento público de insultos entre los "revolucionarios" y la oposición. Advirtiendo una gran polarización social que tradujo entre marchas de ambos mandos, de manera continua, solo se redujeron en el año 2004, cuando Chávez ganó el referéndum para revocar su mandato (véase más abajo), pero la inestabilidad política y las recriminaciones mutuas no ha cesado.

Sus políticas no sólo causaron resentimiento en la población de clase media y alta, sino que también roces con el gobierno de los Estados Unidos, debido a su relación con el mencionado apoyo a Fidel Castro y su posición frente a las invasiones contra Afganistán en 2002 y contra Irak en 2003.

El 11 de abril del 2002 se consumó un golpe de estado contra Chávez que lo derrocó por dos días, ese mismo día se genera uno de los hechos violentos más relevantes de la historia contemporánea, la cual es la masacre de 14 personas, seis opositores y ocho oficialistas en la ciudad de Caracas-. El dirigente de Fedecamaras (Cámara de comerciantes) Pedro Carmona se autoproclama presidente de Venezuela violando el hilo constitucional, y aprovecha junto a otro grupo de personas de disolver el Tribunal, los ministerios, la Asamblea y en general la constitución lo cual le dejaba pleno poder para gobernar la nación, hecho que fue repudiado por el pueblo debido a su fuerte contenido dictatorial. Este mina rápidamente la imagen del gobierno, pierde el apoyo de los militares, y Chávez es restituido el 13 de abril.´En ese mismo año se realizó un paro general, siendo el tercero hecho por la oposición, llamado "paro nacional de carácter indefinido" según el lenguaje de los opositores, el gobierno lo tilda de "Sabotaje petrolero" ya que en él se vio afectado PDVSA, la compañía estatal de petróleo y pilar fundamental de la economía venezolana, con pérdidas estimadas entre los quince y veinte mil millones de dólares para el país, así como también pérdidas humanas causadas por accidentes debido al manejo personal de la gasolina y por el entorpecimiento del área del transporte público y privado. El gobierno acusaba a los trabajadores petroleros de conspirar y realizar sabotajes en la misma, se despiden a más de 15.000 de trabajadores de PDVSA y son acusados de "conspiradores", "traidores a la patria" y "tecnocratas". En el lapso que duró la huelga general las manifestaciones de opositores y oficialista se sucedía todos los días y los canales de televisión privados suspendieron su programación habitual y dejaron de emitir publicidad, para transmitir los incidentes de la huelga, que duró dos meses desde diciembre de 2002 hasta principios de febrero de 2003.

El mencionado referéndum para destituir a Chávez fue planteado por el oposicionismo a Chávez desde 2002, donde muchas personas exigen la renuncia de Chávez mediante manifestaciones, y se pide la realización de un referéndum revocatorio (elemento que fue introducido en la nueva constitución), siendo realizado finalmente el 2004 y en él Chávez es ratificado.

A partir de ese mismo año Chávez comienza a definir el carácter socialista de la Revolución Bolivariana, enmarcado dentro de lo que denomina Socialismo del siglo XXI y se agudiza los ataques al gobierno de Estados Unidos de George W. Bush.

En verano del 2005 se celebró en Venezuela el 16º Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, que congregaron a cerca de 20.000 jóvenes. A finales de ese mismo año, en un acto público se declaró al país libre de analfabetismo, debido a la erradicación según los estándares de la ONU de ese problema, en gran medida por el programa alfabetizador llamado Misión Robinson. Sin embargo, con posterioridad ciertas cifras del Estado venezolano, así como de las mismas Naciones Unidas[cita requerida], han puesto en evidencia que los avances son enormes pero hay aún analfabetismo en Venezuela.

El chavismo ganó la mayoría de cargos en las elecciones municipales de agosto en ese año.

La política internacional se vuelve cada vez más activa en el gobierno de Chávez. En noviembre de 2005, Venezuela tiene un incidente diplomático con México, y en contrapartida se afianzan las relaciones con los países del Mercosur. A su vez, se distancia con la Comunidad Andina. La conflictividad con Estados Unidos prosigue, en donde se expulsó del territorio nacional a agregados militares, agentes estadounidenses en distintos organismo como los de la DEA, es reseñable la expulsión también de evangelizadores religiosos (Las Nuevas Tribus). Se mejora las relaciones con España, con intención de compra de patrulleras y equipos militares, hecho entorpecido por el gobierno estadounidense que ha intentado bloquear su venta, igualmente se adquiere material bélico a Irán y Rusia. Las compras han sido muy criticadas por Estados Unidos.

El 4 de diciembre del 2005 se celebraron las elecciones legislativas, en las cuales los partidos que apoyaban al presidente Chávez obtuvieron la totalidad de escaños en el parlamento al haberse retirado de la contienda la mayoría de candidatos de la oposición acusándolas de fraudulentas y que no garantizaban el voto secreto, decisión que tomaron a pocos días de los comicios. Esta decisión tuvo como resultado un alto nivel de abstención en dichos comicios de más del 70%.

En enero de 2006 Venezuela fue sede del Foro Social Mundial, siendo visitado el país por miles de activistas de izquierda y pacifistas de todo el mundo, en este aspecto Chávez abogó por la independencia de Puerto Rico y salida de los soldados estadounidenses en Iraq.

En diciembre de 2006 es reelecto Hugo Chávez como presidente de Venezuela.

En diciembre de 2007 es aceptada la reforma constitucional promovida por Hugo Chávez.

El 7 de octubre de 2012, Hugo Chávez es reelecto para su tercer período constitucional. Ante una nueva intervención quirúrgica realizada en Cuba en diciembre, el mandatario no estuvo en condiciones de prestar su nuevo juramento establecido para el 10 de enero de 2013.

El 5 de marzo de 2013, Hugo Chávez falleció tras luchar varios meses con el cáncer. Así después siendo reemplazado por Nicolás Maduro.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Venezuela democrática a partir de 1958». RENa. 2008. Consultado el 4 de enero de 2009.