Viernes Negro (Venezuela)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Luis Herrera Campins, presidente de Venezuela durante el Viernes Negro.

El Viernes Negro en Venezuela, se refiere al día viernes 18 de febrero de 1983, cuando el bolívar sufrió una abrupta suspensión de la venta del dólar estadounidense, derivada de políticas económicas asumidas por el entonces presidente Luis Herrera Campins, que incluyeron posteriormente el establecimiento de un control de cambio, imponiendo una restricción a la salida de divisas y que fueron severamente objetadas por el entonces presidente del Banco Central de Venezuela, Leopoldo Díaz Bruzual. El domingo 20 de febrero en reunión en la casona durante 11 horas que sesionó el gabinete económico y luego dos horas el Consejo de Ministros, el ministro Arturo Sosa informó a los periodistas que se reanudaría el mercado cambiario el miércoles 23, sin embargo fue el 28 de febrero que se abrió el mercado cambiario con tres tipos de cambio.[1]

Consecuentemente, para Venezuela, el Viernes Negro representa un hito que cambió su historia económica. Hasta ese día se mantuvo oficialmente la estabilidad y fiabilidad que desde la segunda década del siglo XX había caracterizado al bolívar, cuya última cotización libre con respecto al dólar fue al valor fijo de 4,30 bolívares. Desde entonces la devaluación constante del bolívar, complicaciones con el pago de la deuda externa, el acelerado deterioro del poder adquisitivo y la implantación de un control de cambio llamado Régimen de Cambio Diferencial (RECADI) —que funcionó entre el 28 de febrero de 1983 y el 10 de febrero de 1989 y que tuvo graves casos de corrupción durante el gobierno de Jaime Lusinchi— hicieron desaparecer la estabilidad de la moneda venezolana.[2]

Acontecimientos previos[editar]

Al Viernes Negro en Venezuela le anteceden hechos tales como la salida de Venezuela del patrón oro, la nacionalización del petróleo, así como el comienzo de una etapa de descalabro entre el gasto público y los ingresos del Estado. Esta situación empeora y se hace patente con la caída de los precios del petróleo que llevó a las exportaciones petroleras de 19 300 millones de dólares en 1981 a casi 13 500 millones de dólares en 1983 (una caída del 30 %) y el inicio de la crisis de la deuda en América Latina. Estos hechos produjeron una fuga de capitales de casi 8 mil millones de dólares y por ende el correspondiente descenso de las reservas internacionales, factores que hacían inminente una devaluación. A esto se le agrega el vencimiento de una deuda externa en enero de 1983 de cerca de 9 000 millones de dólares que el gobierno no pudo asumir en su momento.

Tipos de cambio[editar]

  • Dólar preferencial a B/ 4.30 para deuda pública y privada y bienes esenciales.
  • Dólar para gastos esenciales a B/ 6.00 para ciertas importaciones.
  • Dólar flotante a B/ 7.50 para viajeros y gastos no indispensables

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Boon, Lisseth; Subero, Carlos (18 de febrero de 2013). «Un día como hoy el bolívar perdió su fortaleza». El Mundo. Archivado desde el original el 3 de septiembre de 2014. Consultado el 20 de agosto de 2013. 
  2. «18 de febrero de 1983: Viernes Negro». Consultado el 1 de octubre de 2021.