Harry James Potter

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Harry James Potter
Personaje de Harry Potter
Primera aparición Harry Potter y la piedra filosofal
Interpretado por Daniel Radcliffe
Casa Gryffindor
Especie Mago
Información
Raza Sangre Mestiza
Sexo Hombre
Color de pelo Negro azabache
Color de ojos Verdes. Se describen en muchas ocasiones como "idénticos a los de su madre" (libro)
azul (película).
Nacimiento 31 de julio de 1980
Especialidad Cicatriz en forma de rayo en la frente.
Afiliaciones actuales Ministerio de Magia
Orden del Fénix
Ejército de Dumbledore
Club de Eminencias
Cónyuge Ginny Weasley
Padres James Potter y Lily Potter
Hijos Albus Severus Potter, James Sirius Potter, Lily Luna Potter
Residencia Valle de Godric (1980-1981), Privet Drive, 4 (1981-1997), Grimauld Place, 12 (desde 1998)
Nacionalidad Inglaterra
Harry James Potter

Blason Gryffondor.svg
Casa Godric Gryfindor
1991 (1er libro)-1997 (6to libro)

Blason Gryffondor.svg
Buscador en Quidditch
1996-1997 (6to libro)

Coat of arms Hogwarts.svg
Líder del Ejército de Dumbledore
1995 (5to libro-1997 (6to libro)

Datos personales

Harry James Potter es el personaje de la serie de libros, videojuegos y películas, creado por la autora J. K. Rowling, quien decidió darle su propio cumpleaños, el 31 de julio de 1980, según ella porque el cumpleaños de ninguna persona famosa coincidía con el suyo.[1]

Las historias que protagoniza se desarrollan en el Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería, junto a sus mejores amigos, Ron Weasley y Hermione Granger. Es reconocible por una cicatriz con forma de relámpago que tiene en la frente, producida por el mago oscuro Lord Voldemort, quien intentó asesinarlo cuando sólo era un bebé de un año de edad, mediante la maldición asesina, Avada Kedavra. Voldemort asesinó a los padres de Harry y destruyó su hogar la noche del 31 de octubre de 1981. Harry es famoso dentro del mundo mágico, por ser la única persona que ha sobrevivido al Avada Kedavra (maleficio asesino), ser el elegido, y acabar con Lord Voldemort.

Biografía de Harry Potter[editar]

Harry James Potter (nacido el 31 de julio de 1980), es un mago de sangre mestiza (ya que su madre es nacida de padres muggles) , además del único hijo de James Potter y Lily Potter. Es la única persona conocida que ha sobrevivido la maldición de Avada Kedavra, la cual fue conjurada por Lord Voldemort en un intento de matar a Harry durante su etapa de bebé, pero al haber sobrevivido, conlleva a la primera derrota de Voldemort y el final de la Primera Guerra Mágica. Una vez huérfano, Harry es acogido por sus parientes muggles, los Dursley. A la edad de once años, Harry descubre que es un mago. Comenzó a asistir a Hogwarts y fue seleccionado en la Casa de Gryffindor. Se convirtió en el mejor amigo de Ron Weasley y Hermione Granger y en el jugador de Quidditch más joven en más de un siglo. Se hizo aún más conocido en sus primeros años tras proteger la piedra filosofal de Voldemort y salvar a Ginny Weasley de la Cámara de los Secretos. En su cuarto año, Harry ganó el Torneo de los Tres Magos, aunque la competencia terminó en tragedia con la muerte de Cedric Diggory y el regreso de Lord Voldemort. En el siguiente año escolar, Harry fundó el Ejército de Dumbledore y luchó en la Batalla del Departamento de Misterios, durante el cual perdió a su padrino, que era como un padre para él.

Harry jugó un papel importante en muchas otras batallas de la Segunda Guerra mágica. Durante la Batalla de Hogwarts, se encontró con Voldemort y sacrificó a sí mismo, sabiendo que esa era la única manera de destruir el pedazo de alma de Voldemort que estaba dentro de él. Sin embargo, no murió, sino que se batió en duelo Voldemort por última vez, y lo derrotó.

Después de la guerra, Harry se convirtió en auror y se casó con Ginny Weasley, con quien tuvo tres hijos: James Sirius, Albus Severus y Lily Luna. Harry también fue nombrado el padrino de Teddy Remus Lupin. Harry es también notable por ser el único conocido Maestro de la Muerte, después de haber unido las tres Reliquias de la muerte. Paradójicamente es pariente de Lord Voldemort, al ser este descendiente de Cadmus Peverell y Harry descendiente de Ignotus Peverell. Según un epílogo alternativo que filtraron escrito por J.K. Rowling, Harry tenía 150 años y era director de Hogwarts y tenía un tataranieto llamado Tom, como Tom Riddle (Podría ser que se llamara Tom Malfoy).

Enfrentamientos con Voldemort[editar]

En 1992, al final de su primer curso, evita que Voldemort se apodere de la piedra filosofal, una piedra mítica descubierta por Nicolas Flamel, amigo del director del Colegio. La piedra filosofal tiene el poder de convertir cualquier metal en oro y producir el elixir de la vida que ansía el Señor Tenebroso para mantenerse con vida y regresar.

En 1993, al final de su segundo curso, Harry destruye el diario de Lord Voldemort (escrito cuando era alumno de Hogwarts), preciado horrocrux del mago oscuro (Harry no sabe que éste es un horrocrux hasta el libro 6), eliminando así una parte de su alma. Antes se enfrenta al basilisco que mora en la Cámara de los Secretos y salva a Ginny Weasley, la hermana menor de Ron, que ha sido poseída por el horrocrux de Voldemort.

1994, al final de su tercer curso), es el único año desde que entra al colegio donde no tiene un enfrentamiento con el espectro del Señor Tenebroso.

En 1994-1995 (cuarto curso), Potter participó a la fuerza en el Torneo de los tres magos. Durante este torneo tiene que enfrentar temibles pruebas: en la tercera, tras picar en la trampa, él y su contrincante final Cedric Diggory son llevados, por un traslador, a un cementerio en el que se encuentran a Colagusano, quien después de asesinar a Cedric, revive a Lord Voldemort. Harry contempla la resurrección de su enemigo, que reaparece como una forma que ha vencido a la muerte y se dispone a retomar su empeño de convertirse en el mago más poderoso de los tiempos. Tras resistir su ataque y escapar usando un traslador, Harry no puede convencer al Ministerio de Magia de que ha vuelto Lord Voldemort.

En 1996 al final de su (quinto curso), Harry y sus amigos, aún con el panorama de inquietud en el mundo mágico que empieza a cocerse, tienen que padecer los terribles castigos de Dolores Umbridge, nombrada Suma Inquisidora del colegio. En una batalla contra los mortífagos en el Ministerio de Magia, Harry Potter pierde a su padrino Sirius Black, asesinado por su prima, la mortífaga Bellatrix Lestrange, y se afianza la amistad con el resto de personajes que lo acompañan en su empresa. Descubre también la profecía que condiciona su destino y el del mundo mágico.

En 1997, al final de su (sexto curso), el penúltimo en el que estará en Hogwarts, Potter tiene que acompañar a Albus Dumbledore a través de recuerdos en el pensadero para así conocer mejor la infancia y juventud de Lord Voldemort y estar preparado para enfrentarse a él. Harry comienza un camino de madurez y conocimiento, en el que se convierte en pupilo del mismo director de Hogwarts, al que Voldemort tanto odia y tanto teme. Finalmente, cuando Albus Dumbledore es asesinado por Severus Snape, Harry se da cuenta de que él es el único que queda para destruir al Señor Tenebroso.

Entre 1997 y 1998, en su séptimo curso), Potter se enfrenta con su destino fatal, que lo une a la muerte del propio Voldemort y a la suya misma. Lleno de hazañas difíciles, Harry descubre la fidelidad y el sacrificio por lo demás, condicionantes de su victoria en la batalla de Hogwarts. Este libro llegó a la gran pantalla en dos películas en vez de una, así que hubo siete libros y ocho películas.

Los amores de Harry[editar]

La primera chica de quien Harry se enamora es Cho Chang, una alumna de Ravenclaw, a la que encuentra interesante durante el primer partido de Quidditch en que se enfrentan. Este interés hacia Cho se acentúa aún más en Harry Potter y el cáliz de fuego, pero en Harry Potter y la Orden del Fénix el interés de Harry hacia Cho desaparece a causa de que Cho se vuelve muy depresiva y solo buscaba a Harry para consolarse con sus recuerdos de Cedric Diggory (su ex novio asesinado por Peter Pettigrew en el cuarto libro). A partir del sexto libro, Harry Potter y el misterio del príncipe, Harry se enamora de Ginny Weasley y se hacen novios después de un beso en la Sala común de Gryffindor, después de ganar la copa de Quidditch (Aunque en la película se besan en la Sala de los Menesteres). Harry describe su relación como "algo que lo hacía tan feliz como no recordaba desde mucho tiempo atrás". Sin embargo, Harry decide terminar el noviazgo al final del libro, debido a que no desea exponerla a mayores peligros en su cruzada contra Lord Voldemort después de la muerte de Albus Dumbledore; como se ve, un atisbo del sacrificio personal que hace Harry por los demás. Aunque es doloroso para ambos, este tema se queda abierto hasta que, efectivamente, la relación se renueva en el séptimo libro de la saga, mostrando a un Harry anhelante por estar con Ginny. En su decimoséptimo cumpleaños, él y Ginny se besan.

En el epílogo del séptimo libro, 19 años después de la caída de Voldemort, se muestra a Harry y Ginny felizmente casados, con tres hijos: James Sirius Potter, Albus Severus Potter y Lily Luna Potter.

Árbol genealógico[editar]

En las novelas, Harry es el único hijo de James Potter y Lily Evans, sin embargo, Harry pierde a éstos cuando Voldemort, El señor tenebroso, los asesina. J.K. Rowling hizo huérfano a Harry desde los borradores de su primer libro. Sintió que si el personaje era huérfano sería más interesante escribir sobre él.[2] Sin embargo, después de la muerte de su madre, Rowling escribió su propia angustia en él. Sus tíos Dursley le ocultaron la verdad sobre la muerte de sus padres, diciéndole que habían muerto en un accidente con un automóvil.[3]

La profecía: el condicionante de la vida de Harry[editar]

El enfrentamiento de Harry contra Lord Voldemort está vaticinado en la misma profecía que Sybill Trelawney le revela a Albus Dumbledore, y de la cual Voldemort sólo conocía una parte. Voldemort, defensor de la pureza de sangre, curiosamente ve como potencial rival a Harry y no a Neville Longbottom, que es sangre limpia.

Cuando intenta asesinar a Harry bebé, su sortilegio rebota por la protección que su madre le ha dejado al sacrificarse por Harry, dejando en el niño una cicatriz en forma de relámpago en su frente y un pedazo del alma de Voldemort (lo que hace que Harry sea el séptimo horrocrux). La cicatriz también es un símbolo del poder que Voldemort involuntariamente le transmite.

Es por ello que a Harry le duele la cicatriz cada vez que Voldemort experimenta una emoción fuerte. También transmite a Harry algunos poderes como por ejemplo el hablar pársel, el idioma de las serpientes. La autora dice que Voldemort era el último descendiente vivo de Salazar Slytherin.

Harry —que vivió sus más tempranas etapas de vida en el valle de Godric— descubre que es descendiente de Ignotus Peverell, probable primer dueño de la capa de invisibilidad.

Para marcar aún más que Harry y Voldemort son las dos caras de una misma moneda, también comparten varitas. Las varitas que utilizan son gemelas y únicas puesto que en el interior de cada una están las dos únicas plumas de fénix que proceden de Fawkes, mascota de Dumbledore por esta razón en los duelos ninguno de los dos gana y se produce un fenómeno en que las varitas se conectan (Priori Incantatem).

Según la profecía, Harry es el único que puede acabar con Voldemort, ya que tiene un poder que éste no tiene (y el cual Dumbledore se lo recuerda siempre que hablan), el amor. Ninguno de los dos podrá seguir con vida mientras el otro viva.

La profecía dice lo siguiente:

El único con poder de derrotar al Señor Tenebroso se acerca... Nacido de los que lo han desafiado tres veces, vendrá al mundo al concluir el séptimo mes... Y el señor Tenebroso lo señalará como su igual, pero él tendrá un poder que el Señor Tenebroso no conoce... Y uno de los dos deberá morir a manos del otro, pues ninguno de los dos podrá vivir mientras el otro siga con vida.

¿Cómo matar a Lord Voldemort?[editar]

En el último libro de la saga, en Harry Potter y las Reliquias de la Muerte, Harry se embarca en una búsqueda de los horrocruxes, cumpliendo así con la voluntad del difunto Albus Dumbledore.

Según J. K. Rowling, los horrorcruxes son complejos instrumentos de poder. Creados por las artes oscuras, este elemento mágico guarda parte del alma del brujo que lo creó, garantizando así su supervivencia si es asesinado por un enemigo.

Al comienzo Tom Riddle decide separar su alma en 7 partes creando 6 horrocruxes para ello, siéndo él precisamente la séptima parte; se cree que son seis horrocruxes los que Harry tiene que destruir, pero éstos ascienden a siete.

Siguiendo la saga los horrocruxes son:

  • El Diario de Tom Riddle: destruido por Harry en su segundo año en Hogwarts con veneno del basilisco de Salazar Slytherin, que es una de las sustancias que puede destruir un horrocrux.
  • El anillo de Marvolo Gaunt destruido por Dumbledore con la espada de Gryffindor (otro objeto que destruye horrocruxes, al impregnarse con el veneno del basilisco).
  • El guardapelo (relicario, para Hispanoamérica) de Slytherin: destruido por Ron con la espada de Gryffindor.
  • La copa de Hufflepuff: destruida por Hermione con dientes del Basilisco que previamente había sacado del los restos de la enorme serpiente, en la Cámara de los Secretos.
  • La diadema de Ravenclaw: destruida involuntariamente por Crabbe usando fuego demoníaco, en medio de una pelea entre los protagonistas y dos secuaces de Malfoy (Crabbe y Goyle).
  • El propio Harry Potter, que resulta ser un horrocrux por accidente. Esta porción de alma de Lord Voldemort, desgarrada sin su conocimiento al rebotar contra Voldemort el maleficio imperdonable, resulta ser la fuente de la extraña conexión que tienen los dos personajes. La destruye el mismo Voldemort (otro medio para destruir un Horrocrux es precisamente que lo haga su creador), en su segundo intento de asesinar a Harry (en el Bosque Prohibido). Harry no muere, porque su sangre corre en las venas de Voldemort desde su regreso y actúa como un poderoso encantamiento que permite la destrucción del fragmento del alma del Señor Tenebroso, pero mantiene indemne a Harry.
  • Nagini, la serpiente de Lord Voldemort: asesinada por Neville Longbottom con la espada de Gryffindor en un despiste del Señor Tenebroso.

Apariencia, personalidad y relaciones del personaje[editar]

Apariencia física[editar]

Harry Potter se caracteriza por sus gafas redondas y, al menos en los primeros volúmenes, es descrito como flaco, desgarbado, y muy pequeño para un niño de su edad. Desde el cuarto libro se le describe como un joven más atractivo y guapo, y con un cuerpo más atlético que antes gracias al Quidditch. Hacia el final del último libro, Harry ya ha alcanzado la estatura que tuviera su padre, quien a menudo era descrito como un joven alto.

Se menciona a menudo en la saga que se parece mucho a su padre James Potter, pero que tiene los ojos verdes brillantes de su madre, Lily (aunque el actor que le interpreta, Daniel Radcliffe, tiene los ojos azules).

La cicatriz en su frente, en forma de rayo, es un vestigio de su primer encuentro con Voldemort, también tiene mucha prominencia en los libros. Harry está ligado a Voldemort desde que intentó matarlo cuando era pequeño, y la cicatriz le molesta o duele, como un indicador de su cercanía y de sus intensos cambios de humor.

También se menciona en los libros el revuelto pelo negro-azabache de Harry, que —para el disgusto de la tía Petunia y la frustración de Molly Weasley en La Orden del Fénix — nunca consigue someterse ni alisarse del todo.

Caracterización o personalidad[editar]

Lo que más desea Harry es vivir tranquilo con una familia que lo ame (cosa de la que careció en su niñez), mantener a todos sus seres queridos a salvo y volver a ver a sus padres, anhelo que se demostró en su reflejo en el espejo de Oesed. En los últimos libros de la saga, Harry se da cuenta de que esto nunca será realmente posible mientras Voldemort exista. Nuestro protagonista, a menudo, se pone en peligro por la gente que quiere, y trata de convencerlos para que ellos no lo hagan.

Sacrificio y fidelidad son los adjetivos que definen al personaje de J.K. Rowling, que lo da todo por la gente que quiere y es fiel a ellos hasta la muerte. A Harry Potter, como personaje, podemos definirlo como un verdadero «ser humano», llegando al realismo total de una personalidad en la que coinciden las contradicciones existenciales y la obligación de cumplir con una responsabilidad ineludible.

Harry también demuestra gran curiosidad por el mundo mágico, y suele meterse en situaciones que le ponen en peligro simplemente por indagar más en el asunto, por eso podemos decir que es un personaje contundente y persistente en lo que hace.

Tiende, no obstante, a ser extremadamente pesimista y a tener contradicciones existenciales; a menudo imagina que le va a pasar lo peor cuando está en situaciones estresantes, mientras que sabe que tiene que cumplir con sus obligaciones, pese a lo pesadas que puedan llegar a ser.

Se enfada fácilmente, algunas veces hasta ponerse violento, cuando alguien amenaza a sus amigos o habla mal da sus padres. Cuando vimos a un Harry más violento fue en el libro Harry Potter y la Orden del Fénix cuando después de que Draco Malfoy insultase a la madre de Harry por haber perdido en el partido de Quidditch, este le propinase una paliza junto con George. Harry es muy susceptible, y no muestra tolerancia ninguna por las personas que él cree que están 'del otro lado' (como los mortífagos, las personas que no creyeron su testimonio al final de El cáliz de fuego o los que pertenecen a Slytherin y sobre todo a Severus Snape). No obstante, en Harry Potter y el prisionero de Azkaban tiene la oportunidad de dejar que Colagusano muera a manos de Sirius Black y Remus Lupin, pero prefiere entregarlo a los Dementores.

Relaciones del personaje: contexto vital[editar]

Los Weasley se volvieron una segunda familia para Harry, quien eventualmente se queda a pasar el verano con ellos. La madre Molly Weasley, en particular, se convierte en una figura materna para Harry: ella lo trata como si fuera su hijo, y a veces, lo trata con más amabilidad de la que trata a los suyos propios. Existe confianza y camaradería entre los Weasley y Harry, que finalmente se convertirá en uno más de la curiosa familia pelirroja.

También establece una relación familiar con Sirius Black, el mejor amigo de su padre y su padrino, y con el profesor de Defensa contra las artes oscuras Remus Lupin, uno de los cuatro creadores del Mapa del Merodeador, y otro de los mejores amigos de James Potter. A Sirius Black lo perderá dos años después de conocerlo, y Remus Lupin morirá en la batalla de Hogwarts, junto a su esposa Nymphadora Tonks. Harry Potter será el padrino del hijo de los Lupin, Teddy, o en nombre completo oficial, Ted Remus Lupin.

Sus mejores amigos son Hagrid, Ron Weasley y Hermione Granger, con los que comparte una relación compleja. Son sus leales compañeros en la aventura. Serán sus consejeros en los momentos difíciles.

Harry Potter es extremadamente intuitivo, y se siente seguro en quien puede confiar o no. Por ejemplo, desde la primera vez que conoció a Severus Snape, el profesor de Pociones, se vuelve receloso, más allá de que Dumbledore le tenga confianza. No obstante, en la batalla de Hogwarts descubrirá secretos que le harán sentir un profundo aprecio y admiración por Snape.

Otro personaje en el que Harry encuentra un amigo es el propio Albus Dumbledore, el célebre Director de Hogwarts. Aunque Harry siempre lo encuentra enigmático y casi divino, hasta después de su muerte, no descubre la vida del anciano profesor, llena de situaciones imperfectas y frustraciones personales. A un tiempo desilusionado, por fin Potter comprende la humanidad de Albus Dumbledore en la última novela de la saga.

Harry también tiene enemigos en Hogwarts, el más notable es Draco Malfoy y toda su familia. Draco lo ha despreciado, tal vez por envidia, desde el primer día en Hogwarts (aunque en un primer momento le propuso ser su amigo), provoca cualquier situación para molestarlo y también a sus amigos. Draco se une a los mortífagos en el sexto libro, pero en ese momento comienza a darse cuenta de lo que realmente significa, y Harry, que llega a ver la situación en la que se ha metido comienza a sentir pena por él, llegando incluso a salvarle la vida dos veces en la Batalla de Hogwarts. Finalmente él y su familia, que pierden su dinero, sobreviven, e incluso tiene un hijo, que aparece en el epílogo del séptimo libro, llamado Scorpius Hyperion Malfoy, o simplemente Scorpius Malfoy. Para entonces, a pesar de que no son amigos, Harry y Draco han dejado atrás su animosidad y han hecho las paces.

TIMOs[editar]

Resultado de las T.I.M.O.s en España; M.H.B., en Latinoamérica[4]

Versión cinematográfica[editar]

En la serie de filmes basados en las novelas de Harry Potter, el personaje de Harry Potter es interpretado por el actor inglés Daniel Radcliffe.

Cumple con gran parte de los rasgos físicos del personaje que interpreta, aunque sus ojos son azules en vez de verdes, como se describe en el libro (se intentó utilizar lentes de contacto en los ojos del actor, pero le producían alergia).

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. J.K. Rowling was christened Joanne Rowling, without a middle name, and adopted the nom de plume J.K. Rowling for publication: "Red Nose Day" Online Chat Transcript, BBC Online, 12 March 2001, http://burrow.sub.jp/library/original/03122001b.html, consultado el 16 April 2008 
    She says that she was always known as "Jo": "J.K. Rowling: CBC Interview #1", Canadian Broadcasting Corporation, 26 October 2000, http://www.angelfire.com/mi3/cookarama/cbcint_1.html 
    La página de derechos de autor libro da su nombre como "Joanne Rowling": Rowling, J.K. (1997). Harry Potter and the Philosopher's Stone. Bloomsbury. p. copyright notice. ISBN 0747532745. 
  2. «Joanna Carey: "Who hasn't met Harry?". Guardian Unlimited, 16 de febrero de 1999». Consultado el 10 de marzo de 2008.
  3. «Sitio oficial de J. K. Rowling;– Sección: Biografía». Consultado el 10 de marzo de 2008.
  4. Rowling, J.K. (2006). «5: El exceso de flema». Harry Potter y el misterio del príncipe (en español). Barcelona: Salamandra. pp. 103–104. ISBN 978-84-7888-991-4.