Albus Dumbledore

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Albus Percival Wulfric Brian Dumbledore
Personaje de Harry Potter
Albus-DII.jpg
Figura de cera de Albus Dumbledore, tal y como apareció –interpretado por Michael Gambon– en la película «Harry Potter y el misterio del príncipe».
Primera aparición Harry Potter y la Piedra Filosofal
Interpretado por Richard Harris (Harry Potter y la piedra filosofal, Harry Potter y la cámara secreta)
Sir Michael Gambon (resto de las películas)
Casa Gryffindor
Especie Humana
Información
Sexo Masculino
Color de pelo Blanco (cobrizo de joven)
Color de ojos Azules
Nacimiento 4 de marzo de 1881, Bandera del Reino Unido Mould-On-The-Wold (Reino Unido)
Fallecimiento 30 de junio de 1997, Torre de Astronomía, Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería Bandera de Escocia (Reino Unido) (116 años)
Ocupación Director de Hogwarts, Mago
Afiliaciones actuales Orden del Fénix
Padres Percival Dumbledore y Kendra Dumbledore
[editar datos en Wikidata ]
Albus Dumbledore

Coat of arms of Hogwarts.svg
Profesor de Transformaciones
1911-1952
Predecesor Desconocido
Sucesor Minerva McGonagall

Coat of arms of Hogwarts.svg
Jefe de la casa Gryffindor
1915-1952
Predecesor Desconocido
Sucesor Galatea Merrythought

Coat of arms of Hogwarts.svg
Subdirector de Hogwarts
1925-1952
Predecesor Armando Dippet
Sucesor Galatea Merrythought

Coat of arms of Hogwarts.svg
Director de Hogwarts
1952-1996
Predecesor Armando Dippet
Sucesor Dolores Umbridge

1996-1997
Predecesor Dolores Umbridge
Sucesor Severus Snape
[editar datos en Wikidata ]

Albus Percival Wulfric Brian Dumbledore (n. Mould-On-The-Wold, Inglaterra (Reino Unido), 4 de marzo de 1881 - m. Torre de Astronomía, Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería, Escocia (Reino Unido), 29 de junio de 1997) es un personaje de la saga de Harry Potter, creada por la británica J. K. Rowling. El personaje, presentado como el mago más poderoso de toda la saga y comparable a antagonistas tales como Grindelwald o Lord Voldemort, es también el más moral de todos: su lema consiste en la afirmación de que «el amor es la magia más importante y poderosa del mundo».

Aunque parece un anciano paternal, sabio y protector, en realidad el personaje tiene un plan ideado a lo largo de veinte años para destruir al tenebroso Lord Voldemort —ambos personajes tienen un breve enfrentamiento en el libro Harry Potter y la orden del Fénix—. Es, durante gran parte de la historia, el director de Hogwarts y el creador de la Órden del Fénix.

Rowling anunció que el personaje nació en 1881[1] y que es hijo de Percival y Kendra Dumbledore. Sus hermanos son Aberforth (1884) —que aparece en Harry Potter y las reliquias de la Muerte— y Ariana, la cual enfermó a los seis años por culpa de tres niños muggles que la atacaron por verla hacer magia. Debido a este incidente, su padre les atacó y fue enviado a la prisión de Azkaban de por vida, mientras que el resto de la familia se trasladó al Valle de Godric para iniciar una nueva vida y donde escondieron a Ariana en casa para que no fuera enviada al hospital mágico de San Mungo.

En el primer curso en Hogwarts, Albus trabó amistad con Elphias Doge —el cual, nada más llegar, fue objeto de burla por haberse contagiado de viruela de dragón—. Albus fue señalado como el alumno más brillante que había estudiado en el colegio, donde ganó todos los premios que se ofrecían y llegó a ser Prefecto. El mago, que tuvo buena relación con los magos más famosos del momento y publicó sus investigaciones en Transformación actual, Desafíos en hechizos o El pocionista práctico, perteneció a la casa de Gryffindor —todo esto se revela en Harry Potter y la piedra filosofal, cuando Hermione conoce a sus dos amigos en el tren—. Tres años después, su hermano pequeño Aberforth entró en Hogwarts y no se relacionó con él, pues no tenía ni su inteligencia ni el poder mágico de su hermano mayor —como curiosidad respecto a esto, cuando Harry y sus amigos se examinan de sus TIMOS en Harry Potter y la Orden del Fénix, la examinadora Griselda Marchbanks tildó a Dumbledore como un mago al que vio hacer «cosas con la varita que jamás había visto».

Tras finalizar sus estudios en Hogwarts planeó, junto a su amigo Elphias Doge, hacer el tradicional viaje de fin de estudios, pero en ese momento ocurrió algo impredecible: su hermana Ariana acabó, sin querer, con la vida de su madre.

Vida de Albus Dumbledore[editar]

Periodo de entreguerras[editar]

1981[editar]

Albus Dumbledore aparece en Privet Drive la tarde después de la desaparición de Voldemort. Su apariencia es muy diferente del resto de los habitantes de ese pequeño suburbio, con su larga capa morada y una barba tan larga que puede sujetar con el cinturón.

Dumbledore usa un extraño aparato para apagar todas las luces en Privet Drive, entonces se sienta con Minerva McGonagall, que le había estado esperando. Él le explica los eventos de la noche anterior: que Voldemort había asesinado a los padres de Harry Potter, y tras intentar asesinar a Harry sin éxito se desvaneció. Aunque nadie sabe por qué Harry sobrevivió, Dumbledore lo ha organizado todo para llevar a Harry a Privet Drive para que pueda quedarse con los Dursley que son los únicos parientes vivos de Harry. Dumbledore cree que a Harry le irá mejor creciendo en el mundo muggle, donde es un desconocido, que en el mundo de la magia donde ya es una celebridad.

El profesor Dumbledore es conocido en el colegio por ser un mago brillante y excéntrico. Cuando las «pocas palabras» que desea pronunciar durante la fiesta de apertura son «Papanatas, Llorones, Baratijas, Pellizco», Harry le pregunta a Percy si no será que el profesor está un poco loco.

Sin embargo, una vez que todo el mundo ha comido, el Profesor Dumbledore hace los anuncios de comienzo de trimestre. Informa a los estudiantes de que está prohibido internarse en el bosque del colegio y que no se puede entrar en el pasillo del tercer piso a la derecha a no ser que se quiera morir de forma dolorosa.

Durante las vacaciones de Navidad el profesor Dumbledore le pregunta a Harry sobre sus repetidas visitas para ver el Espejo de Oesed, le explica que el espejo no muestra ni conocimiento ni verdad, sino que solo muestra los deseos más profundos del corazón de una persona, una visión que ha vuelto locos a algunos hombres. El profesor Dumbledore le dice a Harry que el espejo será llevado a otro sitio dentro de poco tiempo y que no debería ir a buscarlo.

La noche que Harry, Ron y Hermione intentan salvar la Piedra Filosofal, el profesor Dumbledore recibe una lechuza urgente que parece haber venido del Ministerio de Magia y se va del colegio. Se da cuenta al llegar a Londres de que el mensaje era falso, y vuelve a Hogwarts justo a tiempo de aparecer en la cámara subterránea y salvar a Harry.

Después de que Voldemort haya huido del colegio, abandonando al profesor Quirrell a su muerte, el profesor Dumbledore consulta con Nicolás Flamel, el dueño de la Piedra Filosofal. Flamel y su esposa, Perenelle, deciden destruir la Piedra, poner sus asuntos en orden y morir. Cuando Harry expresa su sorpresa ante esta decisión, el profesor Dumbledore le explica que para una mente bien organizada, la muerte es simplemente la siguiente gran aventura.

El profesor Dumbledore también responde a algunas de las preguntas de Harry sobre los acontecimientos del curso, revelando que fue él quien le regaló a Harry la Capa de Invisibilidad por Navidad y que Harry consiguió coger la Piedra Filosofal porque solo quería encontrarla pero no usarla. También le explica por qué el profesor Quirrell no podía tocar la piel de Harry sin sufrir un dolor insoportable. Sin embargo, se niega a explicarle por qué Voldemort había querido asesinar a Harry diez años antes.

Durante la fiesta de fin de curso, el profesor Dumbledore les adjudica puntos a Harry, Ron y Hermione por sus habilidades y coraje en las salas, y a Neville por su valentía, lo que acaba por hacerle ganar la Copa de las Casas a Gryffindor, para el júbilo de todos excepto para los Slytherins.

Dumbledore y Grindelwald[editar]

El símbolo de las Reliquias de la muerte, que eran buscadas por Albus Dumbledore y Gellert Grindelwald.

Dado que su padre estaba preso y su madre acababa de fallecer, Albus se vio obligado a ser el cabeza de familia y cuidar de su hermana pequeña hasta que Aberforth acabara sus estudios. Entonces llegó al Valle de Godric el sobrino de la historiadora Bathilda Bagshot: Gellert Grindelwald, comparado con una especie de Hitler con poderes mágicos, y con el cual entabló rápidamente una fuerte amistad.[2] Juntos pensaron en «mejorar» el mundo, uniendo las legendarias Reliquias de la Muerte y actuar bajo el lema «por el bien de todos». Su idea era que los magos debían controlar a los muggles y si moría alguno de ellos sería «por el bien mayor». Pero una discusión entre Albus, Grindelwald y Aberforth acabó con la vida de Ariana, muerte por la que Albus se sintió culpable el resto de su vida —sin saber si fue su hechizo el que impactó en el cuerpo de su hermana—.

Grindelwald se fue del Valle de Godric para comenzar su mandato. En el funeral de Ariana, Aberforth se enfureció con Albus y le golpeó en la nariz, dándole aquella conocida fractura. Albus se sintió arrepentido en su adolescencia por todos los errores que había cometido, conociendo el poder como su tentación y debilidad, por ende, negándose varias veces al puesto de ministro de Magia. Albus regresó a Hogwarts como profesor de Transformaciones, y también ayudó a visitar jóvenes magos para informarles que irían a Hogwarts.

Años después, decepcionado por el rumbo maligno que había tomado su antiguo amigo, Albus finalmente derrotó al entonces mago tenebroso Grindelwald, quien poseía la Varita de Saúco, una de las tres Reliquias de la Muerte. Según la autora, Albus sufrió mucho por este hecho, ya que, según ella misma apuntó, Dumbledore estaba enamorado de él, aunque esto nunca fue parte oficial de alguno de los libros, ella lo reveló en entrevistas posteriores.[3]

En el séptimo libro se descubre que él llegó a poseer las tres reliquias: la capa invisible que pertenecía a James Potter (último descendiente de los Peverell), la Piedra de la Resurrección, que tomó del anillo de los Gaunt y por último, la varita que ganó en el duelo.

En una entrevista en el Carnegie Hall, en la ciudad de Nueva York, el 19 de octubre de 2007, le preguntaron a J. K. Rowling si Albus había encontrado el «verdadero amor». Rowling respondió que consideraba a Albus como homosexual, y que se habría enamorado de Grindelwald, pero este sentimiento no fue correspondido, Grindelwald sólo utilizó lo que Dumbledore sentía por él para tener un aliado poderoso. Ésta, según Rowling, fue «la gran tragedia» de Dumbledore.[4] Sobre este particular, aunque no se dice explícitamente en el libro, Dumbledore dice que Grindelwald lo cautivó y que estaba un poco «cegado», clara muestra de enamoramiento.

Dumbledore y Voldemort[editar]

Más información en Lord Voldemort.
Más información en Orden del Fénix.

Una de las tareas de Dumbledore como profesor de Hogwarts, fue encontrar al joven Tom Riddle en el orfanato y ofrecerle un lugar en Hogwarts. A pesar de que Albus estaba asombrado con las habilidades de Riddle, se preocupó por el hecho de que al muchacho le gustase causar dolor a otros. Más adelante, tras graduarse en Hogwarts, Riddle le pidió al director de aquella época, Armando Dippet, el puesto de un profesor, pero le fue negado, pues Albus había convencido a Dippet de no aceptar su propuesta. Años más tarde, Riddle le pidió a Albus el mismo puesto, ya que para aquella época éste ya era director. Sin embargo, le fue negado de nuevo. Desde este momento, Riddle le declaró la guerra a su profesor, mientras ya había obtenido el nombre que causaría pavor en el mundo mágico: Lord Voldemort.

Tomando asuntos en sus manos, Dumbledore formó la Orden del Fénix, una organización que luchaba contra mortífagos, es decir, los seguidores de Voldemort. A través de la lucha, se tuvieron terribles pérdidas, como la muerte de James y Lily Potter. Antes del asesinato de los Potter, Dumbledore le pidió la Capa de Invisibilidad a James, creyendo que era uno de las Reliquias de la Muerte. Después de la muerte de ellos, Albus le pasó la Capa al hijo de James, Harry Potter, en su primer año en Hogwarts.

Después de la derrota de Voldemort, éste pasó a una forma fantasmagórica entre la vida y la muerte, necesitando a otros seres para vivir. Dumbledore sabía que el sacrificio de la madre de Harry lo protegería mientras estuviera cerca de un pariente sanguíneo. Por eso, dejó al huérfano Harry en la casa de sus tíos, Vernon y Petunia Dursley. Esta magia también causó que Harry no pudiera ser tocado por Voldemort, hasta que el primero cumpliera los 17 años. Voldemort recuperó su forma humana tras el asesinato de Cedric por Colagusano y el conjuro junto a la tumba de su padre, usando la sangre de un enemigo: Harry Potter.

La noche en que la familia Potter fue atacada, James Potter pidió a Lily se llevara a Harry y él lo detendría. Al liquidar al padre, Lily puso a Harry tras su cuna implorándole a Voldemort le tuviera piedad y que no lo matara, pero de nada sirvió. Gracias al sacrificio de Lily Potter, Harry no pudo ser tocado por Voldemort el primer año.

En la búsqueda de los horrocruxes de Voldemort, Dumbledore descubrió que uno de ellos, el anillo de los Gaunt, era también una de las Reliquias de la Muerte: la Piedra de Resurrección. Con la euforia de aquel hallazgo, Dumbledore olvidó las precauciones y, deseando ver de nuevo a sus padres y su hermana, se puso el horrocrux, sufriendo la maldición que Voldemort había dispuesto para protegerlo. El director, muy malherido, acudió rápidamente a Hogwarts, donde Snape fue capaz de contener la maldición, aunque sólo temporalmente. Calculó que a Dumbledore no le quedaba más de un año de vida. Así pues, casi al final de ese curso escolar, Dumbledore fue asesinado por Severus Snape previo acuerdo entre ambos, ya que con la información que Snape obtenía de los mortífagos para ayudar a la Orden del Fénix, sabían que Voldemort le había encomendado la misión del asesinato de Dumbledore a Draco Malfoy. Dumbledore no estaba de acuerdo en manchar el alma de Draco de esa forma y a tan corta edad. De esa manera, Snape también se ganaría la confianza de Voldemort y los mortífagos, aunque a costa de que todo el movimiento en contra de Voldemort le acusara de traidor.

Entonces, decide arreglar todos los detalles que ayudarían a Harry en la búsqueda de los Horrocruxes dejando pistas sobre los mismos y sobre Las Reliquias de la Muerte en algunos objetos que deja como herencia a Harry, Hermione y Ron.

Apariciones[editar]

Primeros tres libros[editar]

En el primer capítulo del primer libro de la serie, Harry Potter y la piedra filosofal, Dumbledore llega al Número 4 de Privet Drive, en Little Whinging, Surrey, y deja al bebé Harry en la puerta de los Dursley, después de que Lord Voldemort fuese derrotado al tratar de matar a Harry, con una explicación en una carta. Se va con la frase final, "Buena suerte, Harry".

Cuando Harry llega a Hogwarts, Dumbledore le explica acerca del Espejo de Oesed, y dice que cuando se ve en él, se ve a sí mismo sosteniendo un par de calcetines. Sin embargo, él, como Harry, ve a toda su familia viva y unida.[5] Él también es responsable de alguna forma haber encantado el Espejo para que la Piedra Filosofal esté dentro, y sólo pueda ser obtenida por alguien que la desee obtener, pero no usar. Él es llamado al Ministerio de Magia por una carta falsa, enviada por Quirinus Quirrell, pues éste quería obtener la Piedra. Harry Potter, Ron Weasley y Hermione Granger van a detenerlo. Dumbledore regresa a Hogwarts justo a tiempo para salvar a Harry, quien es atacado por Quirrell, pues éste está poseído por el espectro de Lord Voldemort. En la enfermería, Harry le pregunta a Dumbledore por qué Voldemort quiso matarlo de pequeño, y Dumbledore le dice que no se lo diría todavía, pero lo haría cuando Harry fuese mayor.

En Harry Potter y la cámara secreta, la Cámara de los Secretos es abierta y alumnos aparecen petrificados. La Cámara había sido abierta cincuenta años atrás, y aunque Rubeus Hagrid había sido culpado por los ataques, Dumbledore siempre creyó que Tom Riddle había abierto la Cámara. En este libro, cuando la Cámara es abierta de nuevo, Dumbledore cree que Riddle de alguna forma está involucrado en los ataques. Al preguntarle quién está detrás de los ataques, él dice, "La cuestión no es quién. La cuestión es cómo". En el resto de la novela, Lucius Malfoy hace que Dumbledore sea despedido como director. Harry encuentra el diario de Tom Riddle, y sin saber que éste es el joven Voldemort, le pregunta si conoce acerca de la Cámara de los Secretos. Mostrándole sus memorias, le enseña a Harry que Riddle fue el que acusó a Hagrid por los ataques. Harry cree que ésta es la verdad, hasta que al final de la novela, Harry entra en la Cámara y Riddle aparece, revelándole que él abrió la Cámara hace cincuenta años y culpó a Hagrid, y que él, que es un fragmento de Voldemort guardado en el diario, ha sido el que abrió la Cámara de nuevo. Harry destruye el diario y Riddle desaparece; rescata a Ginny Weasley quien había sido poseída por Riddle y Dumbledore es puesto de nuevo como director.

En Harry Potter y el prisionero de Azkaban, Dumbledore es forzado a aceptar a dementores en Hogwarts, para cuidar a los alumnos del recién escapado prisionero, Sirius Black, quien supuestamente es un asesino. Luego de que en un partido de Quidditch, Harry se cae de su escoba, Dumbledore lo salva y expulsa a los dementores del campo. Dumbledore está presente en la ejecución de Buckbeak, el hipogrifo, pero éste desaparece antes de que pueda ser ejecutado. Más tarde, Dumbledore aparece en la enfermería y le dice a Hermione y Harry que utilicen un giratiempo, para volver tres horas al pasado, para salvar a Sirius y a Buckbeak de sus injustas ejecuciones.

Es notable destacar que en la versión cinematográfica Albus Dumbledore no usara magia, pues aunque en el libro éste si conjura hechizos, en las dos primeras películas era interpretado por Richard Harris, que dada su vejez no podía presentar un gran esfuerzo físico, ya que en ocasiones temblaba en las escenas, presentando su posterior enfermedad y al final su muerte. No será hasta en la tercera entrega, en la que le toma el reemplazo el actor Michael Gambon (quien aparece interpretando a un Albus mas joven, dentro del recuerdo del 16 de junio en el diario, que Tom Riddle muestra a Harry), cuando Albus empiece a usar hechizos.

Cuarto y quinto libro[editar]

En el cuarto libro, Harry Potter y el cáliz de fuego, Dumbledore presenta el Torneo de los Tres Magos, que tomaría lugar en Hogwarts. Cuando, el hijo del ministro disfrazado de "Ojoloco" manipula el Cáliz de Fuego, y éste elige a Harry como cuarto Campeón participante, Dumbledore le pregunta calmadamente a Harry si éste puso su nombre en el Cáliz. Harry responde que no, y Dumbledore le cree.

Al final del libro, los temores de Dumbledore se vuelven realidad cuando Harry aparece fuera del último desafío del torneo, con el cadáver de Cedric Diggory. Alastor Moody se lleva a Harry aparte y le revela que él fue quien puso su nombre en el Cáliz, y ahora Voldemort ha vuelto. Dumbledore aparece y descubre que Alastor Moody es en realidad Barty Crouch Junior, un mortífago. El alma de Barty Crouch es luego absorbida por un dementor, y no puede dar testimonio del regreso de Voldemort. El ministro de Magia, Cornelius Fudge, niega el regreso de Voldemort.

En Harry Potter y la Orden del Fénix, Dumbledore es expulsado del Winzengamot, de la Confederación Internacional de Magos, y casi pierde su Orden de Merlín, Primera Clase, dado a sus discursos acerca del regreso de Voldemort. Mientras tanto, el Ministerio de Magia hace todo lo posible para desmentir a él y a Harry acerca de esto. Al comienzo del libro, Dumbledore ayuda a Harry para que no sea expulsado injustamente de Hogwarts, pero Harry se disgusta por el hecho de que el director no le habla, ni lo mira.

Durante el año en Hogwarts, el Ministerio crea el Decreto de Enseñanza veintidós, permitiendo a Fudge poner a Dolores Umbridge como profesora de Defensa Contra las Artes Oscuras, luego de que Dumbledore no pudo encontrar un profesor. A través de ella, Fudge gana poder en Hogwarts y hacia Dumbledore, a quien cree que está construyendo un ejército de magos para derrocar el Ministerio. Umbridge prohíbe la enseñanza práctica, haciendo que Harry, Ron y Hermione formen el Ejército de Dumbledore con otros amigos. Cuando Fudge se entera de esta organización, Dumbledore acepta responsabilidad de ella y hace que lo expulsen como director por segunda vez.

No se sabe acerca de Dumbledore en el resto del libro, hasta cuando la Orden del Fénix lucha contra Mortifagos en el Departamento de Misterios. Dumbledore pelea personalmente con Voldemort, pero la lucha es interrumpida cuando el último desaparece, pues oficiales del Ministerio llegan al lugar de la batalla. El Ministerio acepta el regreso de Voldemort, y Dumbledore regresa como director y obtiene de nuevo todos sus títulos. Al final del libro, Dumbledore le explica a Harry que no lo había visto en todo el año por miedo a que Voldemort poseyera a Harry y tratara de hacerle daño a él, y que, cuando Harry era un bebé, Voldemort lo eligió a éste como su igual por una profecía, y uno debe matar al otro al final.

Sexto libro[editar]

En Harry Potter y el misterio del príncipe, Dumbledore llega a Privet Drive y se lleva a Harry para persuadir a un viejo colega, Horace Slughorn, para que retome el puesto como profesor de Pociones. Durante esto, Harry nota que la mano de Dumbledore está negra y débil.

Durante todo el año, Dumbledore le da clases especiales a Harry: le enseña, a través del pensadero, recuerdos de la juventud de Voldemort y le enseña cómo obtuvo poder. Además, le indica que Voldemort creó siete Horrocruxes, fragmentos de su alma escondidos en objetos. Se deben destruir los Horrocruxes antes de matar a Voldemort. Aparte, Harry le advierte a Dumbledore que un estudiante, Draco Malfoy, está tramando algo; sin embargo, Dumbledore se niega a hacer algo y menciona que ya ha tomado las medidas necesarias.

Más adelante en el libro, Harry se entera que Severus Snape fue el que le reveló acerca de la profecía a Voldemort en sus años de mortífago, habiendo causado que Voldemort lo haya tratado de matar y haya asesinado a sus padres. Cuando Harry, enfurecido, le pregunta por qué confía que Snape ahora trabaje para el lado bueno, Dumbledore le responde que confía plenamente en Snape, y que nada cambiaría su forma de pensar. Dumbledore le menciona que luego de revelarle acerca de la profecía a Voldemort, Snape se arrepintió y trabajó para Dumbledore. Harry, sin embargo, no confía en su arrepentimiento.

Casi al final del libro, Dumbledore y Harry van a una cueva para recuperar un Horrocrux. En la cueva, Dumbledore toma una poción para obtener el Horrocrux, pero ésta lo vuelve loco y lo debilita, haciendo que grite. Aun así Dumbledore, consigue ahuyentar a cientos de inferi que surgieron del lago con un espectacular incendio, después consigue, con la ayuda de Harry, escapar de la cueva. Volviendo a Hogwarts, ven la Marca Tenebrosa sobre el castillo: mortífagos han podido entrar en él, burlando las seguridades que Dumbledore había puesto. Harry y Dumbledore llegan a la Torre de Astronomía, al escuchar que mortifagos llegaban, Dumbledore petrifica a Harry debajo de su capa de invisibilidad, imposibilitando así cualquier participación del joven mago, pero a su vez, manteniéndolo a salvo de los mortifagos.

Draco revela que el plan que Voldemort le ha puesto es el de matar a Dumbledore, sin embargo, no puede hacerlo. Varios mortífagos llegan y le dicen a Draco que lo mate rápidamente, sin embargo, no lo llega a hacer. Severus Snape aparece, y, cumpliendo un Juramento Inquebrantable que le había hecho a la madre de Draco, realiza la tarea que éste no ha podido hacer: utiliza la maldición asesina contra Dumbledore, a la misma vez que cae de la torre de astronomía, Dumbledore muere. Snape huye con los mortífagos. Harry se da cuenta que Snape siempre trabajó para Voldemort, y Dumbledore, quien siempre fue temido por Voldemort, fue asesinado por él.

Séptimo libro[editar]

En Harry Potter y las reliquias de la muerte, se revelan cosas de la juventud de Dumbledore jamás dichas. Aparte, Dumbledore le deja en su testamento a Harry la snitch que atrapó en su primer partido de Quidditch, y la espada de Gryffindor que Harry obtuvo en el segundo libro. Por otro lado, le deja a Ron Weasley un Apagador de plata (inventado por el mismo Dumbledore), y a Hermione Granger, un libro llamado Los Cuentos de Beedle el Bardo escrito en runas antiguas.

Dado que Dumbledore murió, y el Ministerio de Magia cae, Severus Snape es puesto como director de Hogwarts por Voldemort, quien lo transforma en un colegio de magia tenebrosa, preparando a los alumnos a servirle en el poder de Voldemort.

Rita Skeeter escribe historias acerca de la juventud de Dumbledore, y al leerlas, Harry duda acerca del Dumbledore que una vez conoció. En su búsqueda de los Horrocruxes, Harry llega a odiar a Dumbledore por no dejarle más explicaciones, y se siente frustrado por esto. Harry habla con Aberforth Dumbledore, el hermano de Albus, quien le cuenta más acerca de la juventud de éste.

Casi al final del libro, Snape le entrega sus memorias a Harry, antes de morir, pues es asesinado por la serpiente de Voldemort, Nagini, pues éste cree que de esa forma se haría dueño de la Varita de Saúco. Utilizando el pensandero de Dumbledore, Harry ve las memorias, y se da cuenta de quién en realidad era Snape: siempre había trabajado en realidad para Dumbledore, pues desde su juventud había estado enamorado de Lily Evans, la madre de Harry. Al revelarle acerca de la profecía a Voldemort, se arrepintió profundamente de esto, pues Voldemort fue por Lily, James y Harry. Snape le había pedido a Dumbledore que los protegiera, pero aun así Voldemort pudo matar a Lily y a James, pero por la magia de su madre, Harry no murió. Snape le prometió a Dumbledore proteger a Harry en su vida. Snape protegió a Harry a través de todos los años, y aunque lo trataba mal (pues era muy parecido a James, que fue odiado por Snape, especialmente por haberse casado con Lily), siempre lo libró de todo daño posible, especialmente porque los ojos de Harry eran iguales a los de su madre, que hacía que Snape no dejara de cumplir la promesa de protegerlo.

Con aquellas memorias, también se revela que Dumbledore había descubierto que el Anillo de Gaunt, que había sido transformado en un Horrocrux, también era la Piedra de Resurrección, una de las Reliquias de la Muerte. Dumbledore deseaba hablar con sus padres y su hermana, pero al ponerse el anillo la maldición del Horrocrux le cayó, dándole menos de un año de vida. Dumbledore le pidió a Snape que él lo matara personalmente para evitarle el dolor y la agonía de la maldición, y también para que Draco no lo hiciera, pues su alma aún estaba intacta.

Harry también aprende con aquellos recuerdos que él mismo es un Horrocrux: un fragmento del alma de Voldemort cayó en él cuando Voldemort trató de matarlo de bebé. Harry se sacrifica por los demás: va al Bosque Prohibido, y usa la Piedra de Resurrección escondida en la snitch que Dumbledore le había dejado. Los fantasmas de Lily Potter, James Potter, Sirius Black, y Remus Lupin (que había muerto recientemente en la batalla que tenía lugar en Hogwarts en ese momento) aparecen, y le dicen que no lo obligarán a sacrificarse, que saben que hará lo correcto. Harry va a donde está Voldemort, y deja que lo asesine.

La varita de Saúco, tal y como apareció en las adaptaciones cinematográficas.

Cuando Harry es asesinado, éste aparece en un lugar entre la vida y la muerte (que Harry visualiza como la estación King's Cross); Harry se da cuenta de que por algún motivo no tiene anteojos, ropa, o ninguna de sus cicatrizes, y Dumbledore aparece junto a él. En éste momento Dumbledore le explica que como Voldemort tiene la sangre de Harry, éste no puede morir mientras Voldemort viva. En este lugar, Dumbledore le dice a Harry de todo lo que se arrepiente, especialmente de no saber si fue su hechizo el que mató a su hermana. También le cuenta sobre las Reliquias de la Muerte, su familia, etc. Le dice que él debe decidir si volver al mundo real, para quizá poder detener a Voldemort finalmente, o quedarse en ese tentador lugar, donde no había dolor, heridas ni muerte, y decide volver. Harry despierta y se encuentra a sí mismo en el bosque, y con la ayuda de Narcisa Malfoy, se hace pasar por un cadáver para tomar a Voldemort de sorpresa. Hagrid lleva su cuerpo a Hogwarts obligado por Voldemort; al llegar allí, se reanuda la batalla. luego de muchas muertes, tanto de mortífagos, como alumnos, Harry revela que está vivo y enfrenta a Voldemort. Harry le revela que él es el poseedor de la Varita de Saúco: Draco le había quitado la varita a Dumbledore, y más tarde Harry le quita a Draco la suya. Con todos los Horrocruxes destruidos (Nagini fue el último de ellos), Harry se enfrenta a Voldemort, repitiendo el poderoso choque de Avada Kedavra con Expelliarmus que fue ejecutado cuando Voldemort regresó, pero la Varita de Saúco en manos de Voldemort se niega a matar a Harry, su dueño, y el maleficio asesino rebota poniendo fin de una vez a la vida de Tom Riddle.

Harry habla con el retrato de Dumbledore acerca de lo que haría con las Reliquias de la Muerte: conservaría la capa, pero la Piedra la esconde en el bosque prohibido, sin ninguna intención de recuperarla,y devolvería la varita a su tumba (la de Dumbledore), luego de reparar su propia varita; aquella que lo escogió.

En el epílogo del libro, Harry está casado con Ginny Weasley, y tiene tres hijos. Su primer hijo se llama James Sirius Potter en honor al padre de Harry, James Potter, y al padrino de Harry, Sirius Black, su segundo hijo se llama Albus Severus en honor a Albus Dumbledore y a Severus Snape, ambos antiguos directores de Hogwarts, y su tercera hija se llama Lily Luna Potter, en honor a la madre de Harry, Lily Potter, que murió a manos de Lord Voldemort, y de Luna Lovegood, amiga de Harry y Ginny.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Desconocido
Profesor de Transformaciones
1911 - 1952
Sucesor:
Minerva McGonagall
Predecesor:
Armando Dippet
Jefe de la Casa Gryffindor
1915 - 1952
Sucesor:
Minerva McGonagall
Predecesor:
Armando Dippet
Subdirector de Hogwarts
1925 - 1952
Sucesor:
Minerva McGonagall
Predecesor:
Armando Dippet
Director de Hogwarts
1952 - 1997
Sucesor:
Severus Snape