Economía de Rusia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Economía de Rusia
MIBC 9th May 2012.jpg
Ciudad de Moscú, 2012.
Moneda Rublo ruso
Año fiscal año calendario
Banco central Banco de Rusia
Organizaciones CEI, APEC, EURASEC, G-8, G-20 y otros
Estadísticas
PIB (nominal) 1.953.555 millones de Dólares (9.º)
PIB (PPA) 2 656 mil millones ([1] 2012) (6.º)
Variación del PIB 4,0%
PIB per cápita 18.700 (PPA)
PIB por sectores agricultura 2,2%, industria 36,8% comercio y servicios 61% (2012)
Tasa de cambio 32 rublos por U$ 1 (2009)
Inflación (IPC) 4,7%
IDH 0.788 (Alto) (2012)
Población bajo la línea de pobreza 5,1% (2012)
Coef. de Gini 0.4 (2009)
Fuerza Laboral 100,55 millones (2012)
Desempleo 4.7% (2012)
Industrias principales Gama completa de minería y extracción: las industrias producen carbón, petróleo, gas natural, sustancias químicas, y metales; todas las formas de máquinas: de molinos a aeronaves y vehículos espaciales; industrias de defensa incluyendo radares, producción de misiles y componentes electrónicos avanzados; construcción de barcos; vehículos de motor y equipamientos de transporte por ferrocarriles; equipamiento de comunicaciones; maquinaria agrícola, tractores y equipamiento de construcción; equipamientos para la generación y transmisión de electricidad; instrumentos médicos y científicos; bienes de consumo durables, textiles, alimentos, artesanías
Comercio
Exportaciones 350,6 mil millones (2012[1] )
Productos exportados 550, mil millones (2012[2] )
Destino de exportaciones Países Bajos 12,2%, Italia 9%, Alemania 6,9%, Turquía 5,9%, Ucrania 5%, República Popular de China 4,5%, Polonia 4,3% (2008)[1]
Importaciones 230,8 mil millones (2012[1] )
Origen de importaciones República Popular de China 14,9%, Alemania 10,6%, Japón 6,9%, Ucrania 6%, Estados Unidos 5,1%, Italia 4,1% (2012)[1]
Finanzas Públicas
Deuda externa (Pública y Privada) 250,2 mil millones (2012)
Ingresos 205,3 mil millones
Gasto público 306,6 mil millones
Salvo que se indique lo contrario, los valores están expresados en doláres estadounidenses

Rusia ha pasado por importantes transformaciones desde el fin de la Unión Soviética, saliendo de una economía aislada y planeada centralmente, para una economía de mercado globalmente integrada. Las reformas económicas de los años 1990 privatizaron gran parte de la industria, con la notable excepción de los sectores energías y militar.[1]

Sin embargo, el rápido proceso de privatización, incluyendo un sistema de préstamo para la compra de acciones, permitió la formación de "oligarquías" económicas con fuertes relaciones políticas, que dejaron la propiedad de las empresas privatizadas altamente concentrada en pocas manos. La protección a los derechos de propiedad es pequeña y el sector privado está sujeto a intervenciones del Estado.[1] Su industria está dividida en dos bloques: uno con grandes productoras de materias primas, que tienen competitividad global - en 2012 Rusia era el principal exportador de petróleo y gas natural del mundo, así como el tercero exportador mundial de acero y aluminio bruto - y otro con otras industrias pesadas menos eficientes, altamente dependientes de los mercados consumidores locales. Esta dependencia de la exportación de materias primas, aunque beneficiadas, deja el país vulnerable a los ciclos volátiles de alta y rebaja de los precios internacionales de estos productos.[1]

Transición[editar]

Rusia emprende la transición de la era soviética con ventajas y obstáculos. Aunque sólo con la mitad del tamaño de la antigua economía soviética, la economía rusa incluye un activo formidable. El país posee grandes provisiones de muchos de los recursos naturales líderes mundiales más valorados, sobre todo aquellos requeridos para apoyar una economía moderna industrializada. Además tiene una mano de obra instruida con la maestría sustancial técnica. Al mismo tiempo, las prácticas de dirección de la era soviética, una infraestructura que se descompone, y sistemas de suministro ineficaces dificultan la utilización eficiente de aquellos recursos. Es uno de los países más desarrollados en armas ya que su nivel es muy alto.

Durante casi 60 años, la economía rusa y la del resto de la Unión Soviética eran manejadas sobre la base de planificación central, que consistía en el control del Estado prácticamente en todo el medio de producción y sobre inversión, producción, y decisiones de consumo en todas partes de la economía. La política económica fue hecha según directrices del Partido Comunista, que controló todos los aspectos de actividad económica. El sistema de planificación central dejó un número de herencias con las cuales la economía rusa debe dar en su transición a una economía de mercado.

  • -* oliwis

/* Transición */

La Recuperación[editar]

La economía rusa sufrió una enorme tensión cuando se transformó de una economía estrictamente planificada a un sistema de libre mercado. Las dificultades en la realización de reformas fiscales apuntadas al desarrollo de créditos de gobierno y una dependencia en el préstamo a corto plazo para financiar déficits presupuestarios condujeron a una seria de crisis financieras en 1998. Precios inferiores para los productos que Rusia exporta (el petróleo, gas natural y minerales) y una pérdida de confianza de inversionistas debido a la crisis asiática financiera exacerbó problemas financieros. El resultado era una disminución rápida en el valor del rublo, la desaparición de inversiones extranjeras, retrasos sobre deudas estatales y privadas, una interrupción de transacciones comerciales por el sistema bancario, y la amenaza de inflación galopante.

Rusia, sin embargo, hoy tiene la crisis controlada. El Producto Interno Bruto (PIB) en valores reales ha aumentado en el porcentaje más alto desde la caída de la Unión Soviética, el rublo se estabilizó, la inflación fue controlada, y la inversión comenzó a aumentar otra vez. Rusia avanza en la reunión de sus obligaciones de deudas extranjeras. Durante los años 2000 a 2001, Rusia no sólo actualizó sus servicios externos de deudas, pero también hizo el avance de reembolso de grandes cantidades del principal por préstamos de Fondo Monetario Internacional (FMI), también aumentó reservas de Banco central con el presupuesto de gobierno, el comercio, y excedentes de cuenta corrientes. En los últimos años Rusia ha ido recuperando su puesto como gran potencia económica, ocupando actualmente el 7º puesto por su PNB, formando parte del grupo de las economías más poderosas del mundo, el G8.

La reforma económica en los años 1990[editar]

Dos objetivos fundamentales e interdependientes - la estabilización macroeconómica y la reestructuración económica - marcaron la transición de la planificación central a una economía a base de mercado. La antigua realización implicada las políticas monetarias y fiscales que promueven el crecimiento económico en un ambiente de precios estables y tasas de cambio. Con éste requerimiento estableciendo las entidades comerciales, legales, e institucionales - bancos, la característica (propiedad) privada, y códigos comerciales legales - que permite a la economía funcionar de manera eficiente. La apertura de mercados interior al comercio exterior y la inversión, así uniendo la economía con el resto del mundo, era una ayuda importante en el alcance de estos objetivos. El régimen de Gorbachov falló en dirigir estos objetivos fundamentales. En el momento del fallecimiento de la Unión Soviética, el gobierno de Boris Yeltsin de la Federación Rusa había comenzado a atacar los problemas de la estabilización macroeconómica y la reestructuración económica. A mediados de 1996, los resultados fueron mezclados.

Programa económico de Yeltsin[editar]

En octubre de 1991, dos meses antes del derrumbamiento de la Unión Soviética y dos meses después del golpe de estado de agosto de 1991 contra el régimen de Gorbachov, Borís Yeltsin y sus consejeros, incluyendo al economista reformista Yegor Gaidar, establecieron un programa de reformas radicales económicas. El parlamento ruso, el Soviet Supremo, dio poderes de decreto ampliados al presidente durante un año para poner en práctica el programa. El programa era ambicioso, y el registro hasta el momento indica que los objetivos para la estabilización macroeconómica y programas de reestructuración económicos pueden haber sido realistas. Otra complicación en el programa de reforma de Yeltsin consiste en que desde 1991 tanto la autoridad política como económica han pasado considerablemente del nacional al nivel regional.

La puesta en marcha de las reformas supuso una tremenda pero necesaria reducción del gasto público, ya que el déficit en 1991 alcanzaba el 20% del PIB. Los sectores más afectados por este recorte fueron la inversión en infraestructuras, la defensa y las subvenciones al consumidor y al productor. El gobierno también impuso nuevos impuestos. Con estas medidas se logró pasar a un déficit del 9% de PIB hacia la segunda mitad de 1992 y del 3% hacia 1993. También ayudaron a reducir la inflación, pasando del 12% por mes en 1991 al 3% por mes a mediados de 1993.

Estas buenas noticias macroeconómicas tuvieron sin embargo consecuencias negativas para la gran mayoría de la población. La calidad de vida empeoró considerablemente. Rusia sufrió, en la década de los noventa, una recesión económica más grave que la Gran Depresión que azotó los Estados Unidos a principios de los años 1930. En la base del sistema, a causa de la inflación o el desempleo, muchos obreros acabaron en la pobreza, la prostitución o la delincuencia. Las reformas económicas consolidaron una oligarquía semicriminal enraizada en el viejo sistema soviético. Aconsejada por los gobiernos occidentales, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, Rusia se embarcaría en la más grande y más rápida privatización jamás llevada a cabo por un gobierno en toda la historia. A mediados de década, el comercio, los servicios y la pequeña industria ya estaban en manos privadas.

Después de unos años de leves mejorías, la economía rusa sufrió una recaída con la crisis financiera de 1998. Los principales motivos de esta recaída fueron debidos a un alto sobreendeudamiento externo (provocado por un déficit presupuestario estatal y la debilidad financiera de los bancos y empresas). A esto se unió la bajada de precios del petróleo, su principal fuente de divisas. Esto provocó una convulsiva retirada de capital extranjero, que llevó a Rusia a una falta de liquidez, a una depreciación del rublo y finalmente, a no poder hacer frente a las deudas contraídas.

A pesar de todo, un supuesto regreso a la economía dirigida parecía casi imposible, contando con el rechazo unánime de Occidente. La economía rusa encontró el fin del calvario con la recuperación a partir de 1999 en parte gracias al alza de los precios de sus principales exportaciones: el petróleo y el gas natural.

La estabilización macroeconómica[editar]

Exportaciones a Importaciones de
País Porcentaje País Porcentaje
Flag of the Netherlands.svg Países Bajos 14.6 % Bandera de la República Popular China China 16.6 %
Bandera de la República Popular China China 6.8 % Flag of Germany.svg Alemania 12.2 %
Flag of Germany.svg Alemania 6.8 % Flag of Ukraine.svg Ucrania 5.7 %
Flag of Italy.svg Italia 6.2 % Bandera de Japón Japón 5 %
Bandera de Turquía Turquía 5.2 % Flag of the United States.svg Estados Unidos 4.9 %
Flag of Ukraine.svg Ucrania 5.2 % Flag of France.svg Francia 4.4 %
Otros 55.2 % Otros 51.2 %
(2012)
PIB per cápita nominal de las entidades federales de Rusia, 2008 (en dólares estadounidenses) :      superior a 50 000      30 000 – 50 000      20 000 – 30 000      9 750 (promedio nacional) – 20 000      7 500 – 9 750      5 000 – 7 500      3 000 – 5 000      inferior a 3 000

El programa presentó un número de medidas macroeconómicas de política para alcanzar la estabilización. Esto supuso reducciones agudas de gastos de gobierno, reducción de presupuestos para proyectos públicos de la inversión, defensa, y subvenciones de consumidor y el productor. El programa apuntado a reducir el déficit presupuestario de gobierno de su nivel de 1991 del 20% de PIB al 9% de PIB hacia la segunda mitad de 1992 y al 3% hacia 1993. El gobierno impuso nuevos impuestos, y la recaudación fiscal debía ser mejorada para aumentar créditos estatales. En la esfera monetaria, el programa económico requerido por el Banco Central Ruso (BCR) para cortar créditos subvencionados a empresas y restringir el dinero suministra el crecimiento. El programa permitió reducir la inflación del 12% por mes en 1991 al 3% por mes a mediados de 1993.

Antes de analizar la estructura de Rusia, ha de tenerse en cuenta que la rusa es una economía en transición. Por ello, las fronteras entre lo estructural y lo coyuntural a veces no son nítidas, teniendo por tanto mucha importancia las reformas que están en curso y las proyectadas por el Gobierno. El Banco Central de Rusia sigue manteniendo el doble objetivo de luchar contra la inflación y sujetar la apreciación del rublo. En 2005 la inflación fue del 10,9%. Para combatir la inflación, el Gobierno tomó dos medidas: permitió la apreciación del tipo de cambio en términos reales y absorbió flujos de petrodólares a través del pago anticipado de la deuda al Club de París.

La política económica actual está dirigida a fortalecer los cuatro "proyectos nacionales prioritarios": vivienda, educación, sanidad y agricultura.

Según los datos oficiales, Rusia es una economía de servicios, ya que éstos representan el 55,9% del PIB; la industria supone el 39,5% del PIB y la agricultura, un 4,5%.

Sector Primario[editar]

En el sector de la agricultura, su capacidad productiva ha disminuido en un 50% desde 1991, descenso que ha venido acompañado de la disminución de los subsidios estatales. La baja productividad del sector se debe a la ineficiencia de las reformas emprendidas para reorientarlo hacia una economía de mercado. La estructura de propiedad de la tierra se distribuye como sigue: 69,1% de propiedad pública (estatal o municipal), 29,3% de propiedad privada individual y 1,6% perteneciente a personas jurídicas (empresas agrarias). Por el momento la inversión extranjera en el sector se ve frenada por la imposibilidad de que las empresas extranjeras adquieran terrenos para uso agrícola en Rusia.

Sector Secundario[editar]

1998 Moneda de dos rublos de la Federación Rusa

Rusia es el segundo productor mundial de petróleo tras Arabia Saudita. El peso específico del sector petrolífero en la economía rusa es enorme, ya que representa el 8% del PIB (el 25% según estimaciones del Banco Mundial), más del 50% del valor de las exportaciones, y entre el 25-30% de los ingresos del presupuesto federal. Se estima que las reservas rusas de petróleo se sitúan en torno al 4,5% de las reservas mundiales. El transporte de petróleo se articula por medio de un monopolio estatal, a través de la compañía Transneft, titular de la red de oleoductos a nivel federal. El actual sistema tiene una longitud de 46.700 kilómetros.

El régimen de exportación no es totalmente libre, sino que está sujeto a unos aranceles de exportación y a una serie de barreras administrativas -como el acceso al sistema de oleoductos- que permite al Gobierno regular el tráfico con gran efectividad y asegurarse unos importantes ingresos fiscales.

La Federación Rusa, además es el primer productor mundial de gas natural, posee un 27,8% de las reservas mundiales probadas (unos 47.572 millones de m³). Un cuarto de la producción de gas en el mercado mundial corresponde al gas ruso. Dichas reservas son suficientes para mantener la producción a los niveles actuales durante los próximos 80 años. La parte europea de Rusia depende principalmente de fuentes fósiles, siendo el gas la principal fuente, mientras que en los territorios de Siberia y Lejano Oriente dependen en mayor medida del carbón.

El sector eléctrico en Rusia es el mayor de Europa y el cuarto mayor del mundo, después de Estados Unidos, China y Japón. El total de electricidad producida en 2005 fue de 958.789 miles de millones de kilovatios. La red eléctrica rusa se enfrenta con problemas de obsolescencia, mal estado de conservación, atraso tecnológico e impago de millones de consumidores. La reforma del sector persigue privatizar una serie de activos e introducir un mercado mayorista energético. Se ha planteado firmar acuerdos con otras empresas inversoras extranjeras con el fin de buscar la mejora en la eficiencia de la generación eléctrica. La electricidad de origen nuclear se genera en las regiones Norte y Central de Rusia.

Son los enormes beneficios procedentes de las exportaciones a Europa los que permiten que el grupo obtenga beneficios como tal y pueda financiar su maquinaria dentro de Rusia. La producción de maquinaria es una de las industrias más importantes rusas. Aproximadamente un 23% del total de la industria rusa pertenece a este sector. Debido a la devaluación del rublo en 1998, se redujo la importación de maquinaria extranjera y aumentó la producción para el mercado interior y otros países de la Comunidad de Estados Independientes (CEI). Éste es uno de los sectores de la economía moderna que actúa como motor del resto de sectores. El 80% de la maquinaria agrícola se lleva usando durante más de 20 años. Para modernizar su flota se estima que Rusia debería comprar maquinaria por valor de 3.220 millones de dólares.

La cifra media de empleados en este sector fue de 4,2 millones en el año 2004. Esta cifra es la mitad de los empleados diez años antes, lo que da cuenta de su gran pérdida de importancia. En general la producción ha decaído en los últimos 10 años en todas las ramas del sector, aunque a partir del año 2000 se aprecia un incremento en la producción de maquinaria agrícola, maquinaria ligera y elementos de transporte (aumentó en un 20% en 2004).

Palacio de Invierno, Residencia de los Zares, sede del gobierno provisional y epicentro de la Revolución de Octubre, hoy parte del Museo del Hermitage

Sector Terciario[editar]

En 2005 el peso del transporte y las comunicaciones fue de un 10,2% del PIB ruso. En el transporte terrestre, la red de carreteras tiene una longitud de 532.393 km, de los cuales 358.833 km (67%) están pavimentados. La red de carreteras se caracteriza por:

  • Baja densidad. Según datos del Ministerio de Transportes, la densidad de la red de carreteras públicas asfaltadas no alcanza los 32 km por 1.000 km² de territorio, cifra sensiblemente inferior a otros países comparables por tamaño (EEUU: 600 km; Canadá: 300 km).
  • Estructura radial: muchas regiones sólo se comunican entre sí a través del centro.
  • No hay red propiamente dicha en Siberia, Extremos Oriente, Norte y Noroeste de Rusia.
  • Escasez de puentes sobre el río Volga y los ríos siberianos.

Actualmente, existen en la Federación Rusa 24 millones de automóviles, lo que representa un aumento del 20% desde el año 2000. Ello equivale a 178 coches por cada mil personas, cifra muy inferior aún a la de Europa Occidental (500 por cada mil personas), pero que registra anualmente tasas de crecimiento del orden del 4-5%.

El crecimiento económico de los últimos cuatro años, unido a la estabilidad política, ha puesto en evidencia el retraso de las infraestructuras de transporte respecto del resto de los sectores económicos del país, por lo que su reforma ha pasado a ser objetivo prioritario del Gobierno. A falta de dinero público para la financiación de los proyectos existentes, se está empezando a conceder mayor importancia a la participación del capital privado, lo que abre la posibilidad de realizar concesiones para construir carreteras de peaje.

Sector ferroviario[editar]

La red de ferrocarriles rusa tiene una longitud de 150.000 kilómetros, de los cuales 87.000 (la mayoría de vía ancha) son de uso general y 63.000 km de uso industrial. La longitud de las vías electrificadas es de 43.000 km, lo que representa un tercio del total. El ferrocarril es el medio de transporte más importante en la Federación Rusa, con una cuota del 42,6% en transporte de mercancías y un 35% del de pasajeros. El tráfico ferroviario tiene gran potencial, aunque el sector requiere grandes inversiones. Casi la mitad de los vagones están dañados, siendo el 6% de los mismos prácticamente inservibles.

El sector del ferrocarril representa en Rusia uno de los más grandes y lucrativos mercados debido a las posibilidades de provisión de material (vagones y locomotoras), mantenimiento de vías, telecomunicaciones e información tecnológica o material de seguridad. La continuación de las reformas de la red ferroviaria constituye una de las máximas prioridades, al ser el ferrocarril el principal componente de la red de transportes rusa. En 2004 se invirtieron 126 billones de rublos en la modernización de las vías e infraestructuras a través del monopolio estatal.

Transporte marítimo[editar]

En el transporte marítimo, la Federación Rusa cuenta con 95.900 kilómetros navegables. Tras la desintegración de la Unión Soviética, la Federación Rusa retuvo sólo 40 de sus 92 puertos y, en consecuencia, gran parte del transporte de carga se realiza a través de puertos que no pertenecen a la Federación Rusa.

Según la Estrategia de Desarrollo del Transporte en la Federación Rusa, es necesario dotar a los puertos de la infraestructura necesaria para que pueda estar en condiciones de asumir el 85% del volumen del comercio internacional, con lo que se conseguirá elevar la carga anual hasta los 75-84 millones de toneladas (en 2003 fueron 44 millones). Para ello deben adoptarse medidas que aseguren la competitividad, ya que el 80% de los buques propiedad de compañías rusas están registrados en otras jurisdicciones, lo que supone una gran pérdida para el Estado en cuanto a ingresos fiscales.

Transporte aéreo[editar]

En cuanto al transporte aéreo, Rusia dispone de 1.730 aeropuertos, de los cuales sólo 640 tienen pistas pavimentadas. Las infraestructuras de la mayoría de ellos están obsoletas.

El cumplimiento de los estándares técnicos internacionales es uno de los principales desafíos de la aviación rusa. Se calcula que un gran porcentaje de los aviones que operan en larga distancia en Rusia no cumplen dichos estándares. También se ha constatado en los últimos años un incremento en la demanda de aviones de segunda mano de origen extranjero. Un alto porcentaje de los aviones tiene más de 15 años.

Otro de los aspectos importantes relativos a la aviación civil es el de la seguridad, una de las principales preocupaciones del Gobierno, quien debe velar por el cumplimiento de los estándares de seguridad mediante el establecimiento de los controles de calidad pertinentes.

Telecomunicaciones[editar]

Desde la desintegración de la Unión Soviética, la red de telecomunicaciones se ha desarrollado de forma notable. No obstante, para alcanzar el nivel de Europa Occidental la modernización de la red requiere aún grandes inversiones.

  • Los casi 40 millones de líneas de telefonía fija de Rusia ofrecen servicio tan sólo a un 23,7% de la población (frente a una media de cobertura del 63% de la población en los Estados Unidos).
  • Los servicios de Internet están mejorando. Rusia ha realizado un gran esfuerzo en la construcción de infraestructuras de telecomunicaciones necesarias para una economía de mercado.
  • Todavía más dinámico es el sector de telefonía móvil, en el que son tres los operadores principales. En febrero de 2006 ya son más de 129 millones los abonados a servicios de telefonía móvil, lo que ha supuesto que la tasa de penetración en todo el país pase de un 30% a un 89% en tan sólo dos años.

Sistema financiero[editar]

En el sistema financiero, en enero de 2006, los activos totales del sector bancario alcanzaron la cifra de 9.300 billones de rublos, lo cual supone un 45% del PIB ruso y un incremento de un 37% respecto al año anterior. Sus fondos propios superaron los 1.200 billones de rublos.

Los balances de las entidades bancarias reflejan igualmente la evolución económica de los últimos años; la caída de la necesidad de financiación del sector público, unida a la disminución de los rendimientos de los títulos de deuda pública, impone a los bancos una reorientación hacia las actividades tradicionales de intermediación financiera. Al mismo tiempo, el aumento de la renta real ha generado, a pesar de la enorme desconfianza del público general hacia el sistema, un incremento de los depósitos de ahorro superior al 41% durante 2003, y de un 38% en 2004. Otro dato significativo es la disminución de la concentración de los ahorros de las familias: en Sberbank se concentraba antes de la crisis un 90% del total de depósitos bancarios -en rublos y divisas-, habiendo disminuido a fecha de marzo de 2006 hasta un 54%. Es de destacar en este punto que más de un tercio de la totalidad de los depósitos lo son en divisas.

A pesar de los avances registrados, la banca rusa está todavía poco desarrollada y asi, y todo eso.

  • Sólo un 40% de las transacciones entre empresas están intermediadas por establecimientos de crédito. Si tenemos en cuenta la economía sumergida, las tres cuartas partes de los intercambios comerciales e industriales se escapan de la intermediación bancaria.
  • Se estima que un 70% de los rusos guardan sus ahorros en casa (entre 20 y 50 miles de millones de dólares). Más del 40% de la población no utiliza nunca ningún servicio bancario.
  • Menos del 10% de las inversiones realizadas por empresas rusas han sido financiadas con créditos bancarios.

Para aumentar la confianza de la población en el sistema bancario, quebrantada tras las sucesivas crisis sistémicas de los años noventa del pasado siglo, la Ley Federal de Seguros de Depósitos Bancarios en la Federación Rusa, de finales de 2003, establece una garantía del 100% de los depósitos de particulares hasta la suma de 100.000 rublos (unos 2.750 euros). Se espera que esta cantidad se duplique durante 2006.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

  • El comercio exterior de Rusia - noticias de comercio exterior, estadísticas de comercio exterior, indicadores de comercio exterior, Tasas de cambio del rublo ruso.






  1. a b c d e f g h https://www.cia.gov/library/publications/the-world-factbook/geos/.html
  2. Error en la cita: Etiqueta <ref> inválida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas cia