Alfred Tennyson

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Alfred Tennyson
Lord-tennyson.jpg
Alfred Tennyson, fotografiado por Julia Margaret Cameron en la década de 1870.
Nacimiento 6 de agosto de 1809
Somersby, Lincolnshire, Inglaterra
Defunción 6 de octubre de 1892
Lurgashall, Sussex Occidental, Inglaterra
Nacionalidad Británica
Ocupación Poeta, dramaturgo
Período Época victoriana
Género Poesía, teatro
Movimientos Posromanticismo

Alfred Tennyson, 1.er barón Tennyson, FRS (Somersby, Lincolnshire, Inglaterra, 6 de agosto de 1809-Lurgashall, Sussex Occidental, Inglaterra, 6 de octubre de 1892), fue un poeta y dramaturgo inglés, uno de los más ilustres de la literatura universal, perteneciente al posromanticismo.

La mayor parte de su obra está inspirada en temas mitológicos y medievales, y se caracteriza por su musicalidad y la profundidad psicológica de sus retratos. Más tarde en su carrera realizó varios intentos de escribir dramas teatrales aunque con escaso o reducido éxito.

Vida[editar]

Orígenes[editar]

Tennyson nació en Somersby, en el condado de Lincolnshire. Era el cuarto de los doce hijos del reverendo George Clayton Tennyson (1778-1831) y de su esposa Elizabeth Fytche (1781-1865). Los Tennyson eran una añeja familia de Lincolnshire establecida en Bayon's Manor. El abuelo del poeta, George Tennyson, parlamentario, había desheredado al padre de aquél, penosamente asentado en la rectoría de Somersby, en favor del hijo menor, Charles Tennyson D'Eyncourt.[1] Elizabeth Fytche era hija del vicario de Louth. El reverendo George Clayton Tennyson (1778-1831) fue párroco de Somersby (entre 1807 y 1831), Benniworth y Bag Enderby, así como vicario de Grimsby (desde 1815). George Tennyson (1750-1835) pertenecía a la burguesía agraria de Lincolnshire, siendo propietario de Bayon's Manor y Usselby Hall.[2] El padre de Tennyson fue un poeta de cierta destreza, y sus hermanos mayores, Frederick Tennyson y Charles Tennyson Turner, fueron poetas de primer orden.[3] Según Eugene Parsons, George Clayton Tennyson fue un hombre de "habilidades superiores y grandes logros, interesado por la arquitectura, la música, la pintura y la poesía", y los Tennyson vivían cómodamente a pesar de su salario de párroco rural y su buen uso administrando el dinero les permitía veranear en Mablethorpe y Skegness, en la costa este de Inglaterra.[2]

Tennyson era descendiente del rey Eduardo III de Inglaterra.[cita requerida] Pues, al parecer, las raíces de su abuelo, George Tennyson, pueden trazarse desde la clase media de los Tennyson a través de Elizabeth Clayton, la madre del reverendo George Clayton Tennyson, a lo largo de diez generaciones hasta Edmund, Duque de Somerset."[2]

Formación, infancia y juventud[editar]

Estatua de Tennyson en la capilla del Trinity College de Cambridge.

En la Navidad de 1815 fue enviado a la escuela primaria de Louth.[1] Tennyson permaneció en esta escuela durante cinco años, y luego regresó a Somersby para ser educado por su padre. En la rectoría, los muchachos tenían a su disposición una excelente biblioteca, y en ella basó el joven poeta su amplio conocimiento de los clásicos ingleses.[1] Durante su infancia en el pueblecito de Somersby, el fértil paisaje pastoril de esta zona de Lincolnshire influyó en la imaginación del niño, y se refleja claramente en toda su poesía inicial, si bien en la actualidad se ha establecido con autoridad que las localizaciones de sus poemas, que habían sido ingeniosamente identificadas con arroyos y granjas existentes, eran totalmente imaginarias.[1] Comenzó a escribir en prosa y verso a una edad muy temprana.[1] A los doce años Tennyson ya estaba escribiendo copiosamente "una epopeya de 6.000 versos", a los catorce un drama en verso libre, y así sucesivamente.[1] La noticia de la muerte de Byron (19 de abril de 1824) causó una honda impresión en él: fue un día, dijo, "en el que el mundo entero parecía estar a oscuras para mí"; se fue al bosque y talló "Byron ha muerto" sobre una roca.[1]

La familia tenía la costumbre de pasar las vacaciones de verano en la costa del condado, comúnmente en Mablethorpe, y aquí Tennyson adquirió sus impresiones de la inmensidad del mar.[1] El 20 de febrero de 1828, Charles y Alfred Tennyson se matricularon en el Trinity College (Cambridge), donde ya estudiaba Frederick,[1] el mayor de los hermanos vivos. El poeta contaría posteriormente a Edmund Gosse que su padre no le dejó salir de Somersby hasta que, en días sucesivos, hubo recitado de memoria la totalidad de las odas de Horacio. Los hermanos se instalaron en unas habitaciones en el número 12 de Rose Crescent, y posteriormente se trasladaron a Trumpington Street.[1] Eran tímidos, y al principio hicieron pocos amigos; pero poco a poco reunieron a su alrededor algunos colegas selectos, y Alfred progresó hasta ser considerado en Cambridge "como un gran poeta y un hermano mayor" por un grupo que incluía a Richard Chenevix Trench, Monckton Milnes (Lord Houghton), James Spedding, W. H. Thompson, Edward FitzGerald, W. H. Brookfield, y, sobre todo, Arthur Hallam (1811-1833),[1] cuyas amistad y temprana muerte habrían de ser la inspiración de su más grande poema.[3] En la Universidad, Tennyson y Hallam integraron el grupo de los Apóstoles de Cambridge, una sociedad secreta que pretendía formar una élite intelectual.

En el verano de 1830 Tennyson y Hallam se ofrecieron como voluntarios en la milicia del insurgente español Torrijos, e hicieron una breve incursión en los Pirineos, sin encontrar enemigos.[Nota 1] Tennyson regresó en pos de su padre enfermo, y en febrero de 1831 abandonó Cambridge para volver a Somersby, donde unos días más tarde falleció el doctor George Tennyson. El nuevo rector consintió en que los Tennyson debían seguir viviendo en la rectoría, que no abandonarían hasta seis años más tarde. Arthur Hallam estaba entonces prometido con Emily Tennyson (posteriormente señora Jesse, 1811-1889), y se quedaba con frecuencia en Somersby.[4] La publicación de una de sus principales obras, Poemas (1832), culminó poco antes de que cayera sobre Tennyson el golpe que durante un tiempo le dejó sin energías. En agosto de 1833 Arthur Hallam partió con su padre, gran historiador, con destino al Tirol. No llegaron más allá de Viena, donde el señor Hallam, al volver al hotel el 15 de septiembre de 1833, encontró a su hijo muerto en un sofá:[4] una súbita hemorragia cerebral acabó con su vida. Su cuerpo fue trasladado de vuelta a Inglaterra, y enterrado en Clevedon el 3 de enero de 1834. Estos acontecimientos afectaron a Tennyson extremadamente.[4]

Indiferente por igual a la fama y a la influencia, Tennyson pasó esos años principalmente en Somersby, en una devoción uniforme de su alma toda al arte de la poesía.[4] En 1835 se enamoró profundamente de Rosa Baring, una dama de gran belleza y fortuna, cuyo rechazo le inspiró algunos de sus poemas más dolidos y le recordó su precaria posición social.[cita requerida] Pero en 1836 conoció a Emily Sellwood, quien habría de ser su esposa años más tarde. En 1837, para su gran disgusto, los Tennyson abandonaron la rectoría de Lincolnshire donde habían vivido tanto tiempo. Se mudaron a High Beech, en Epping Forest,[4] que sería su hogar durante tres años: Tennyson vivió con su madre y sus hermanos en Beech House (reconstruida en 1850), al pie de la colina de Wellington, de 1837 a 1840. Se le describía "deambulando extrañamente por la casa arriba y abajo de madrugada, murmurando poemas para sí".[5] Su compromiso con Emily Sellwood había sido aceptado por los padres de ella en 1837, a pesar de las dudas que suscitaban su falta de medios y de empleo.[5] Sin embargo, habrían de transcurrir diez años más antes de que pudieran permitirse el lujo de casarse.[4] En 1840, los Tennyson se trasladaron a Tunbridge Wells, y un año después a Boxley, cerca de Maidstone, para estar cerca de Edmund Lushington, que se había casado con Cecilia Tennyson. Alfred fue desde ese momento cada vez más frecuentemente a visitar Londres.[4]

Madurez[editar]

A partir de 1842 la vida de Tennyson es un historial de éxito tranquilo en su arte y de conquista de la fama; las publicaciones de sus sucesivas obras se convertirían casi en los únicos eventos que irían marcando su existencia.[6] Sin embargo, las dificultades materiales surgían ahora por primera vez en su camino.[4] Quizá para disipar las dudas surgidas en el seno de la familia de su prometida con respecto a su independencia económica, Tennyson había decidido invertir un patrimonio en un proyecto de maquinaria de pirograbado.[5] Así fue como el poeta se convirtió en víctima de cierto especulador, que le indujo a vender su pequeña finca en Grasby (Lincolnshire) y a invertir los ingresos, con todo el resto de su dinero y parte del de sus hermanos y hermanas, en una 'Compañía de Patentes de Talla Decorativa': en pocos meses todo el esquema se derrumbó, y Tennyson se quedó sin un centavo.[4] [Nota 2] Fue acometido por tan abrumadora hipocondría que se sumió en la desesperación, y durante algún tiempo estuvo bajo el cuidado de un médico hidropático en Cheltenham, donde el reposo y el aislamiento absolutos lo hicieron recobrar gradualmente la salud.[4] En septiembre de 1845, a sugerencia de Henry Hallam,[Nota 3] le fue otorgada al poeta una pensión de 200 libras anuales.[4] La salud de Tennyson se fue recuperando poco a poco, y en 1846 estaba trabajando duro en La princesa; en el otoño de ese año llevó a cabo un tour por Suiza, y vio por primera vez las grandes montañas.[4] En 1847, la postración nerviosa lo obligó nuevamente a someterse a un tratamiento en Prestbury: "Me dicen que no lea, que no piense; pero bien podrían decirme que no viva". La talasoterapia del doctor Gully fue probada con éxito.[4]

El hogar de los Tennyson estaba entonces en Cheltenham: en sus visitas ocasionales a Londres el autor tenía la costumbre de ver a Thackeray, Coventry Patmore, Browning y Macready, así como a viejos amigos, pero evitaba la "sociedad". En 1848, durante un viaje a Cornwall, Tennyson conoció a Robert Stephen Hawker,[Nota 4] de Morwenstow, con quien parece, aunque la evidencia es dudosa, haber conversado sobre el Rey Arturo y haber retomado su intención de escribir un poema épico sobre dicho tema.[10]

El año 1850 fue quizás el más memorable de su vida, pues en él tuvieron lugar su matrimonio ―que, según él diría, llevó a su vida "la paz de Dios"―, su proclamación como poeta laureado tras la muerte de Wordsworth, y la publicación de su obra magna, In Memoriam.[6] La venta de los poemas de Tennyson le dio seguridad para poder establecerse, y el 13 de junio de 1850 se casó en Shiplake con Emily Sarah Sellwood (1813-1896). De esta unión no es necesario añadir más que lo que de ella recordaría mucho después el propio poeta: "La paz de Dios llegó a mi vida frente al altar cuando me casé con ella".[10] Wordsworth había muerto (en abril del mismo año), y el 19 de noviembre de 1850 la reina Victoria nombró a Tennyson poeta laureado. La retribución inherente al "cargo" era muy escasa, pero tenía un valor secundario para estimular en gran medida la venta de sus libros, que constituían su principal fuente de ingresos. La joven pareja adquirió una casa en Warninglid, en Sussex, que no les convenció, y luego una en Montpelier Row (Twickenham), que resultó mejor. En abril de 1851 su primer hijo nació muerto. Por aquel entonces Tennyson andaba estudiando mucho sobre el mundo antiguo, y leyendo algo de Milton, Homero y Virgilio.[10] En el verano de 1851 llevó a cabo un viaje por Italia, del cual "La margarita" es el testimonio inmortal. De 1852 los principales eventos fueron el nacimiento, en agosto, de su hijo mayor Hallam, segundo Lord Tennyson, y en noviembre la publicación de la Oda a la muerte del duque de Wellington.[10] Para entonces la fama de Tennyson estaba ya sólidamente establecida, y el poeta y su familia decidieron mudarse para escapar de las hordas de admiradores que asediaban su casa.

En el invierno de 1853 Tennyson entró en posesión de una pequeña casa y granja llamada Farringford, cerca de Freshwater, en la Isla de Wight, que inicialmente arrendó y posteriormente compró: este hermoso lugar, circundado de encinas y cedros, entró en su vida y la llenó de color con su delicado encanto.[10] En 1855 fue investido Doctor en Derecho civil en Oxford: fue recibido para la ocasión, que puede considerarse su primera aparición pública, con una "tremenda ovación".[10]

Tras el fracaso de su obra Maud, el delicado espíritu de Tennyson había quedado herido. Durante algunos años el mundo no supo nada de él; estuvo en Farringford, ocupando su tiempo en las tradiciones artúricas. Se había convertido en objeto de una curiosidad personal desmesurada, siendo un tipo difícil de encontrar y objeto de divertidas leyendas.[10] Se preocupaba poco por la sociedad en general, aunque tenía muchos amigos íntimos y devotos.[6] Fue en 1857 cuando Bayard Taylor[Nota 5] lo vio, y quedó impresionado frente a un hombre "alto y ancho de hombros como un hijo de Anak, con el pelo, la barba y los ojos de una oscuridad sureña". Este período de retiro algo misterioso del mundo abarcó un tour por Gales en 1857, una visita a Noruega en 1858 y un viaje a través de Portugal en 1859.[10] En 1861 viajó por Auvernia y los Pirineos, con Arthur Hugh Clough, que moriría a los pocos meses.[10] Con motivo de la publicación de su "Dedicatoria" de los Idilios al príncipe consorte, Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha, fallecido en diciembre de 1861, Tennyson fue presentado en abril de 1862 a la reina, quien "se quedó pálida y como una estatua ante él, en una especie de inocencia majestuosa".[10] En adelante, el poeta gozó del favor constante de la soberana, aunque nunca pudo ser moldeado como un cortesano convencional.[10]

En abril de 1864 Garibaldi visitó Farringford; en febrero de 1865 la madre de Tennyson murió en Hampstead a los ochenta y cinco años; en el verano siguiente Tennyson viajó por Alemania. Pasaba el tiempo, con incidentes aunque escasos y leves, la popularidad de Tennyson en Gran Bretaña creciendo continuamente hasta límites sin precedentes en los anales de la poesía inglesa.[11] En 1867 adquirió unos terrenos en Blackdown, más allá de Haslemere, en aquel momento un aislado rincón de Inglaterra; allí Mr. James Knowles (posteriormente sir) comenzó a construirle una casa finalmente bautizada como Aldworth.[12] En 1873 Gladstone le ofreció una Dignidad de Baronet, y Disraeli de nuevo en 1874; y en ambos casos tal honor fue gallardamente rechazado.[12] Durante estos años los pensamientos de Tennyson estaban en gran parte ocupados con la construcción de Aldworth.[12]

Últimos años[editar]

En septiembre de 1883, Tennyson y Gladstone emprenden un viaje por el norte de Escocia, hasta las Orcadas, y a través del océano hasta Noruega y Dinamarca. En Copenhague fueron agasajados por el rey y la reina, y después de mucho festejar, regresaron a Gravesend: esta aventura sirvió para animar al poeta, que había estado bajo de moral desde la muerte de su hermano favorito, Charles.[12] Durante el viaje, Gladstone había decidido ofrecer un título nobiliario a Tennyson. Después de ciertos reparos, el poeta accedió a aceptarlo, pero agregó: "Por mi parte, echaré de menos mi sencillo nombre toda la vida". El 11 de marzo de 1884 tomó posesión de su escaño en la Cámara de los Lores como barón Tennyson de Aldworth y Farringford. Votó un par de veces, pero nunca tomó la palabra en la Cámara.[12] Hasta superados los setenta años disfrutó, con enfermedades ocasionales, de buena salud en general.[6] Pero en abril de 1886 Tennyson sufrió la pérdida de su segundo hijo, Lionel, quien murió en el mar Rojo a su regreso de la India.[12] Fue un golpe que cayó pesadamente sobre él.[6] A finales de 1888, sufrió un peligroso ataque de gota reumática, de la que en diciembre parecía que apenas podía aspirar a recuperarse, pero su magnífica constitución le hizo salir adelante.[12] De hecho, ya en 1891 se observó que había recuperado maravillosamente su elevado espíritu de juventud, e incluso una parte notable de su fortaleza física.[12]

En el verano de 1892 realizó un viaje a las islas del Canal y a Devonshire; y aún no sería esta su última salida lejos de casa: en julio fue de visita a Londres. Sin embargo, poco después de entrar en sus ochenta y cuatro años, surgieron síntomas de debilidad general, y a principios de septiembre su estado comenzó a ser alarmante. Conservó hasta el final su lucidez intelectual y un absoluto dominio de sus facultades, leyendo a Shakespeare con evidente raciocinio hasta un par de horas antes de su muerte.[12] Con el esplendor de la luna llena cayendo sobre él, su mano asiendo su libro de Shakespeare, Tennyson falleció en Aldworth en la noche del 6 de octubre de 1892.[12] Cimbelino, la obra que había estado leyendo en su última tarde, fue depositada en su ataúd, y el día 12 fue enterrado públicamente con gran solemnidad en la abadía de Westminster. Lady Tennyson le sobreviviría hasta agosto de 1896.[12]

Su biografía, escrita con admirable devoción y gusto por su hijo, Hallam, segundo Lord Tennyson, fue publicada en dos volúmenes en 1897.[13] En el momento de su muerte, y durante algún tiempo después de ésta, el reconocimiento entusiasta del genio de Tennyson era demasiado extravagante para perdurar.[13]

Obra literaria[editar]

Alfred Tennyson, fotografiado por Julia Margaret Cameron en 1875.

En 1827, Frederick Tennyson (1807-1898), en colaboración con sus hermanos menores Charles y Alfred, publicó en Louth una colección anónima de Poemas por dos hermanos. Ese "dos" se refería a Charles y Alfred (cuyas contribuciones predominaban), quienes compartieron los sorprendentes beneficios: 20 libras.[1] En junio de 1829, Alfred Tennyson ganó la Medalla del Canciller por su poema titulado "Timbuctoo". Con grandes imperfecciones, este trabajo en verso blanco miltoniano muestra el genio de un poeta, a pesar de una curiosa oscuridad tanto de pensamiento como de estilo.[4] Pero para entonces Tennyson estaba escribiendo composiciones aún más prometedoras, y, tal y como pronto percibiría Arthur Hallam, con un extraordinario fervor en el culto a la belleza. Los resultados de este entusiasmo y de esta labor artística aparecieron en el volumen de Poemas principalmente líricos, publicado en 1830. Este libro habría resultado asombroso como producción de un joven de veintiún años, aún cuando, desde la muerte de Byron seis años antes, no se había dado una singular escasez de buena poesía en Inglaterra. Al menos aquí, en el liviano volumen de 1830, estaba revelado un nuevo escritor, y en "Mariana", "El poeta", "El amor y la muerte" y "Oriana", un cantor de melodía maravillosa aunque aún impura.[4] En general, no fue muy favorablemente recibido por los críticos.[3] En América tuvo una popularidad mayor.[3] El veterano S. T. Coleridge, elogiando la genialidad del libro, censuró la imperfección métrica del mismo. Por esta crítica se reprendería a sí mismo constantemente.[4] No obstante, Coleridge era perfectamente justo en su observación; y la anarquía métrica de los "Madelines" y "Adelines" del volumen de 1830 mostraba que Tennyson, con toda su delicadeza de modulación, aún no había dominado el arte del verso.[4]

La obra poética de los años 1830-1833, transcurridos principalmente en Somersby, vio la luz en el volumen de Poemas que, datado en 1833, apareció a finales de 1832. Esta fue sin duda una de las más asombrosas revelaciones de genio completo jamás producidas por un hombre tan joven.[4] Merecen ser destacados "La dama de Shalott", "El sueño de las mujeres bellas", "Enone", "Los lotófagos", "El palacio del arte" y "La hija del molinero", junto a un puñado de otros poemas líricos, deliciosos y sublimes.[4] El primer efecto de la muerte de Hallam sobre el arte de su amigo Tennyson fue la composición, en el verano de 1834, de Las dos voces; y al mismo período pertenecen los inicios de los Idilios del rey y de In Memoriam, ambos largamente meditados.[4] El silencio que vendría después sería según unos el resultado de la conmoción por la pérdida de su mejor amigo; según otros se debió al desánimo ante el mal recibimiento que tuvieron sus dos volúmenes de poemas, publicados aquel mismo año.[cita requerida]

En 1842, la edición en dos volúmenes de sus Poemas rompió los diez años de silencio que se había impuesto a sí mismo mantener.[4] En la nueva edición de Poemas, junto con muchas composiciones ya conocidas por todos los amantes de la poesía moderna, se encontraban ricas y abundantes adiciones a su obra.[4] La mayoría de aquellos estudios sobre la vida doméstica en Inglaterra, que formaban una sección tan sumamente popular de la obra de Tennyson, tales como "La hija del jardinero", "De camino al correo" y "El Lord de Burleigh", eran ahora publicados por vez primera, y, en lo que hemos llegado a considerar un rango mucho más elevado, "Locksley Hall", "Ulises" y "Sir Galahad".[4] Es a partir de 1842 que debe datarse la fama universal de Tennyson; desde el momento de la publicación de esos dos volúmenes dejó de ser una curiosidad, o el favorito de una camarilla de adelantados, y ocupó su lugar como el principal poeta de su época en Inglaterra.[4]

La princesa se publicó en 1847, en una configuración posteriormente modificada y ampliada de forma considerable.[4] Este volumen incrementó materialmente su reputación: en las canciones que en esta obra se entremezclan, como "El declive del esplendor" o "Lágrimas, ociosas lágrimas", el autor alcanza el dominio completo de esta rama de su arte.[6] Carlyle y FitzGerald perdieron "toda esperanza en él después de «La princesa»", o fingieron hacerlo. Era cierto que el rumbo de su genio resultó levemente alterado, en una dirección aparentemente menos pura y austera que la del arte más elevado; pero sus concesiones a los gustos del público incrementaron enormemente la amplitud del círculo al que se dirigía.[14]

Tras superar ciertos avatares, In Memoriam pudo publicarse, en su forma anónima original, en mayo de 1850. El público quedó inicialmente muy desconcertado por la naturaleza y el objeto de este poema, que no era más que una crónica de las emociones de Tennyson durante el duelo, ni siquiera una declaración de sus creencias filosóficas y religiosas, además de, como él siempre explicaría después, una especie de Divina Comedia que culmina con la felicidad del matrimonio de su hermana menor, Cecilia Lushington. De hecho, las grandes tachas de In Memoriam, su redundancia y el desorden de sus partes, eran en gran parte debidas al modo inconexo de su composición.[10]

En 1852 apareció su noble Oda a la muerte del duque de Wellington.[6] En 1854 publicó La carga de la brigada ligera, y estuvo ocupado componiendo Maud y los poemas líricos que lo acompañan; este volumen se publicaría en julio de 1855.[10] Su recepción por los críticos, sin embargo, fue la peor prueba para su ecuanimidad que Tennyson había tenido que soportar.[10] En Maud había sobrepasado muy por encima su habitual serenidad de estilo, alcanzando un éxtasis de pasión y unas audacias expresivas que resultaron apenas inteligibles a sus lectores, y que ciertamente no fueron bienvenidos.[10] En consecuencia, la publicación de Maud supuso un retroceso perceptible en su creciente popularidad.[6]

En 1857 dos poemas artúricos habían sido impresos a título privado y a modo de tentativa, bajo el título Enid y Nimue, o lo verdadero y lo falso, para tantear cómo sería apreciado el formato idílico por el círculo íntimo de amigos de Tennyson.[10] El fiasco de Maud sería compensado con creces gracias al entusiasmo con que habría de ser recibida su siguiente obra en el momento de su publicación:[6] en el verano de 1859, la primera serie de Idilios del rey vio al fin la luz, y alcanzó un éxito popular superior al experimentado antes por cualquiera de los poetas ingleses, salvo quizás Byron y Scott. Un mes después de su publicación, habían sido vendidos 10.000 ejemplares. Los Idilios eran cuatro: "Enid", "Vivien" (antes "Nimue"), "Elaine" y "Ginebra". Consistían en episodios de la epopeya de la caída del rey Arturo y la Mesa Redonda que Tennyson tanto tiempo estuvo preparando, y de los que apenas podía decir que llegara a concluir, aunque casi treinta años más tarde los dio por terminados.[10] Los cuatro Idilios eran parte de un gran poema histórico o místico, y fueron bienvenidos como cuatro esmerados estudios de mujeres prototípicas.[10] El público y los críticos por igual se sintieron extasiados con la "dulzura" y la "pureza" de tratamiento. Unos pocos, como Ruskin, dudaron acerca de "esa mayor tranquilidad del estilo"; uno o dos llegaron a sospechar que la "dulzura" fue obtenida con un cierto sacrificio de la fuerza, y que la "pureza" implicaba una concesión a los convencionalismos victorianos.[10]

En 1859 fue escrito "Boadicea", y "Fusileros, ¡formación!" fue publicado en The Times. Instado por el duque de Argyll, Tennyson volvió su atención sobre el tema del Santo Grial, aunque avanzaba en ello de manera irregular y lentamente.[10] Posteriormente compuso "La torre de Helen" y la "Dedicatoria" de los Idilios al príncipe consorte ("This to his Memory").[10] Había dejado de lado temporalmente las leyendas artúricas, y se entregó a la composición, en 1862, de Enoch Arden, que, sin embargo, no aparecería hasta 1864 en un volumen que también contenía "Sea Dreams", "Aylmer's Field" y, sobre todo, "El granjero del norte", la primera y mejor de las notables composiciones de Tennyson en dialecto.[10] Es esta la época de dos de sus raros panfletos impresos a titulo privado: La ventana (1867) y La víctima (1868). El noble poema Lucrecio, una de las más grandes monografías en verso de Tennyson, apareció en mayo de 1868, y en este año quedó por fin terminado El Santo Grial; fue publicado en 1869, junto con otros tres Idilios pertenecientes a la épica artúrica y varios poemas líricos misceláneos, además de Lucrecio. La recepción de este volumen fue cordial, pero no tan universalmente respetuosa como Tennyson había llegado a esperar de su adorado público.[12] Continuó con absoluta calma, sin embargo, seguro de su misión y de su música.[12] El último torneo fue publicado en la Contemporary Review en 1871. Su siguiente volumen, Gareth y Lynette (1872), dio continuidad y, como él mismo supuso entonces, culminó los Idilios del rey, para gran satisfacción del poeta, que había encontrado muchas dificultades en el acabado de las últimas secciones del poema.[12] No estaba el ciclo poético aún terminado, tal como él consideraba, pero por el momento lo desterró de su mente.[12]

Considerando que su trabajo con las epopeyas románticas artúricas estaba concluido, Tennyson centró su atención en una rama poética que le había atraído desde siempre, pero que nunca había intentado en serio: el drama. Se propuso un esquema ―del que no se puede decir que llevara muy lejos―, el de ilustrar "la formación de Inglaterra" a través de una serie de grandes tragedias históricas. Su Queen Mary, la primera de estas obras-crónicas, fue publicada en 1875 y llevada a escena por Sir Henry Irving en el Lyceum en 1876. A pesar de que estaba plena de admirable escritura dramática, teatralmente no fue bien compuesta, y fracasó en el escenario. Extremadamente pertinaz en este sentido, el poeta siguió intentando su asalto al teatro, intento sobre intento, prácticamente todos fallidos hasta el séptimo y último, que por desgracia fue póstumo. Obtener realmente éxito en los escenarios habría dado a Tennyson más satisfacción que cualquier otra cosa, pero no le fue dado vivir lo suficiente para ver esta flor agregada también a la gruesa corona de su gloria. Entretanto Harold, una tragedia de fatalidad, se publicó en 1876; pero, pese a ser tal vez el mejor de los dramas de su autor, nunca se representó.[12]

Durante estos años, sus escasos poemas líricos fueron enérgicas baladas de aventuras, inspiradas por un patriotismo exaltado ―La venganza (1878), La defensa de Lucknow (1879)―, pero reimprimió y finalmente publicó su viejo poema inédito El cuento del amante,[Nota 6] y una pequeña obra suya, El halcón, adaptación en verso de Boccaccio, fue producida por los Kendal[Nota 7] en su teatro a finales de 1879. Tennyson había alcanzado la barrera de los setenta años, y tácitamente se dio por sentado que se retiraría a un reposo digno. A decir verdad, inicia entonces un nuevo período de actividad poética. En 1880 publicó la primera de seis importantes colecciones de poemas líricos, titulada Baladas y otros poemas, y que contiene el sombrío y magnífico "Rizpah". The Cup (1881) y The Promise of May (1882), dos pequeñas obras de teatro, fueron producidas sin sustancial éxito en teatros de Londres: la segunda de ellas es tal vez la menos exitosa de todos los escritos más extensos del poeta, pero su fracaso le irritó en exceso.[12]

En el otoño de 1884 se publicó su tragedia Becket, pero el poeta al fin desistió del teatro, y renunció a toda esperanza de "satisfacer las exigencias de nuestro teatro moderno". Curiosamente, tras la muerte del autor Becket fue, de entre todas sus obras, una de las que gozaron de mayor éxito sobre las tablas. En 1885 se publicó otra interesante miscelánea, Tiresias y otros poemas, con una dedicatoria póstuma a Edward FitzGerald. Cabe señalar que en este volumen fueron completados al fin los Idilios del rey con la publicación de Balin y Balan; contenía además el soberbio discurso "A Virgilio".[12] El incansable viejo poeta escribía constantemente, y para 1886 tenía lista otra colección de poemas líricos, Locksley Hall, sesenta años después; su vista le fallaba, pero su memoria y su curiosidad intelectual eran tan vivaces como siempre.[12] Tenía más de ochenta años cuando publicó la colección de nuevos versos titulada Deméter y otros poemas (1889), que apareció casi simultáneamente a la muerte de Browning, un suceso que dejó de facto a Tennyson como figura única en la literatura poética.[12] Su último drama, The Foresters, centraba entonces su atención, y en marzo de 1892 fue estrenado en Nueva York, con Ada Rehan[Nota 8] como Lady Marian. Durante este año, Tennyson se dedicó sin descanso a la composición poética, terminando "El sueño de Akbar", "Kapiolani" y otros contenidos del volumen póstumo titulado La muerte de Enone (1892).[12]

La poesía de Tennyson se caracteriza por una amplia perspectiva; por su intensa simpatía con los sentimientos y las aspiraciones de la humanidad; por su profunda comprensión de los problemas de la vida y el pensamiento; por un noble patriotismo que encuentra su expresión en poemas tales como La venganza, La carga de la brigada ligera o la Oda a la muerte del duque de Wellington; por su exquisito sentido de la belleza; por su maravilloso poder de descripción vívida y minuciosa, logrado en ocasiones por medio de una sola y afortunada frase y a menudo reforzado por la perfecta correspondencia entre sentido y sonido; y por una grandiosidad y una pureza de tono generales. Ningún poeta lo ha superado en precisión y delicadeza del lenguaje y en integridad de la expresión. Como poeta lírico no tiene, tal vez, quien le aventaje, y únicamente dos o tres le igualan en la poesía inglesa, e incluso poseía una cuota no menor de humor, como demuestra en "El granjero del norte" y otras composiciones. Cuando se tienen en consideración el volumen, la variedad, el acabado y la duración de su obra, así como la influencia que ejerció en su época, se le debe asignar un lugar único entre los poetas de su país.[16]

Curiosidades[editar]

  • Se cuenta que en una cena de la alta sociedad en la que Tennyson era el invitado de honor, admirado por la vajilla, dio la vuelta al plato para ver la marca del fabricante vertiéndose encima toda la sopa que éste contenía.
  • Uno de sus versos,

    Let the great world spin for ever down the ringing grooves of change.

    proviene de la concepción equivocada que tenía acerca del ferrocarril, pues creía que éste se desplazaba sobre ranuras (grooves) en vez de raíles (rails).
  • Su poema La carga de la brigada ligera es el tema de ensayo de Michael Oher en la película The blind side.

Obras[editar]

Poesía[editar]

  • Poemas por dos hermanos (1827)
  • El cuento del amante (1828, publicado en 1879)
  • "Timbuctoo" (1829)
  • Poemas principalmente líricos (1830), incluyendo:
    • "Mariana en el Sur"
    • "El poeta"
    • "El amor y la muerte"
    • "Oriana"
    • "El cisne moribundo"
    • "The Kraken"
  • Poemas (primera edición, 1833), incluyendo:
    • "La dama de Shalott"
    • "El sueño de las mujeres bellas"
    • "Enone"
    • "Los lotófagos"
    • "El palacio del arte"
    • "La hija del molinero"
  • Las dos voces (1834)
  • Poemas (tercera edición, 1842), incluyendo:
    • "Lady Clara Vere de Vere" (1832)
    • "San Simeón el Estilita" (1833)
    • "La hija del jardinero"
    • "De camino al correo"
    • "El Lord de Burleigh"
    • "Locksley Hall"
    • "Titono"
    • "Visión del pecado"
    • "Ulises" (monólogo dramático)
    • "Sir Galahad"
  • La princesa: miscelánea (1846-1847), incluyendo:
    • "La princesa"
    • "Godiva"
    • "El declive del esplendor"
    • "Lágrimas, ociosas lágrimas"
    • "Ahora duerme el pétalo carmesí"
  • In Memoriam (1834-1850), incluyendo:
    • "Tañed, salvajes campanas"
  • "El águila" (1851)
  • "La margarita" (1851)
  • Oda a la muerte del duque de Wellington (1852)
  • La carga de la brigada ligera (1854)
  • Maud: un monodrama (1854-1855)
  • Idilios del rey (primera serie, 1834-1859), incluyendo:
    • "Enid" (inicialmente publicado en 1857 y posteriormente dividido en "El matrimonio de Geraint" y "Geraint y Enid")
    • "Vivien" ("Nimue") (inicialmente publicado en 1857)
    • "Elaine"
    • "Ginebra" (posteriormente ampliado)
  • "Boadicea" (1859)
  • "Fusileros, ¡formación!" (1859)
  • "La torre de Helen" (1861)
  • "Dedicatoria" de los Idilios del rey (1862)
  • Enoch Arden y otros poemas (1864), incluyendo:
    • "Enoch Arden" (1862)
    • "Sea Dreams" (1864)
    • "Aylmer's Field" (1864)
    • "El granjero del norte" (1864)
  • La ventana (1867)
  • La víctima (1868)
  • Lucrecio (1868)
  • El Santo Grial y otros poemas (1868-1869)
  • Idilios del rey (segunda serie, 1869)
  • La venganza (1878)
  • La defensa de Lucknow (1879)
  • Baladas y otros poemas (1880), incluyendo:
    • "Rizpah"
  • Tiresias y otros poemas (1885), incluyendo:
    • "Balin y Balan" (1885)
  • Locksley Hall, sesenta años después (1886)
  • Deméter y otros poemas (1889)
  • Idilios del rey (tercera serie, 1889), incluyendo:
    • "El último torneo" (1871)
    • "Gareth y Lynette" (1872)
    • "A la reina (Epílogo)" (1873)
  • La muerte de Enone (1892), incluyendo:
    • "El sueño de Akbar"
    • "Kapiolani"

Teatro[editar]

  • Queen Mary (1875)
  • Harold (1876)
  • El halcón (1879)
  • The Cup (1881)
  • The Promise of May (1882)
  • Becket (1884)
  • The Foresters (1892)

Bibliografía[editar]

  • Cousin, John William. A Short Biographical Dictionary of English Literature. Londres: J.M. Dent & Sons, 1910. No presenta ISBN.

Notas[editar]

  1. Esta aventura en España inspiró a Tennyson algunos de sus poemas, especialmente el de tema mitológico "Los lotófagos" (publicado en 1832) y "Mariana en el Sur" (publicado en 1830).
  2. Matthew Allen, que así se llamaba el individuo, era un viejo conocido del historiador, crítico y ensayista Thomas Carlyle.[7] Éste había mantenido correspondencia con Allen,[8] a quien describiría con las siguientes palabras: "Allen looked considerably older; speculative, hopeful, earnest-frothy as from the beginning."[9] Hacia noviembre, Tennyson había invertido todo su dinero, 3.000 libras, en el proyecto de máquinas de pirograbado de Allen.[7]
  3. Padre del difunto Arthur Hallam.
  4. Sacerdote anglicano, poeta y anticuario (1803-1875).
  5. Crítico literario, traductor, escritor de libros de viajes y poeta (1825-1878).
  6. De entre sus poemas extensos de juventud, The Lover's Tale (El cuento del amante) fue el primero en ser publicado en vida del autor.[15] Se trata de un poema inspirado en un exquisito cuento de Boccaccio (concretamente, en el cuarto relato de la décima jornada del Decamerón), y escrito por el autor a los diecinueve años.[15] La Universidad de Harvard conserva los manuscritos de las versiones impresas pero no publicadas de 1833 y 1868, y la versión definitiva del poema publicada en 1879.[15]
  7. William Hunter Kendal (1843-1917) y Madge Kendal (1848-1935), matrimonio de actores y productores teatrales.
  8. Actriz de teatro estadounidense de origen irlandés (1859-1916).

Referencias[editar]

  • Hallam Tennyson (1897). Alfred, Lord Tennyson. 
  • Isobel Armstrong (1993). Victorian Poetry: Poetry, Politics and Poetics. Routledge. 
  1. a b c d e f g h i j k l Hugh Chisholm, ed (1911) (en inglés). "Tennyson, Alfred Tennyson, 1st Baron (1809-1892)" en «Encyclopædia Britannica (11th ed.)» (vol. XXVI). Cambridge: Cambridge University Press. p. 630. https://archive.org/stream/encyclopaediabri26chisrich#page/630/mode/1up. Consultado el 6 de marzo de 2014. 
  2. a b c Parsons, Eugene (1900) (en inglés). "Introduction" (en «Poems of Alfred Lord Tennyson»). Nueva York: Thomas Y. Crowell Company. 
  3. a b c d Cousin (1910), p. 375.
  4. a b c d e f g h i j k l m n ñ o p q r s t u v w x Hugh Chisholm, ed (1911) (en inglés). "Tennyson, Alfred Tennyson, 1st Baron (1809-1892)" en «Encyclopædia Britannica (11th ed.)» (vol. XXVI). Cambridge: Cambridge University Press. p. 631. https://archive.org/stream/encyclopaediabri26chisrich#page/631/mode/1up. Consultado el 6 de marzo de 2014. 
  5. a b c «High Beech» (en inglés). Answers Corporation. Consultado el 26 de marzo de 2014.
  6. a b c d e f g h i Cousin (1910), p. 376.
  7. a b «TC to John A. Carlyle» (en inglés). The Carlyle Letters Online: A Victorian Cultural Reference. Durham, NC: Duke University Press (5 de septiembre de 1840). Consultado el 26 de marzo de 2014.
  8. «TC to Matthew Allen» (en inglés). The Carlyle Letters Online: A Victorian Cultural Reference. Durham, NC: Duke University Press (19 de mayo de 1820). Consultado el 26 de marzo de 2014.
  9. «TC to John A. Carlyle» (en inglés). The Carlyle Letters Online: A Victorian Cultural Reference. Durham, NC: Duke University Press (5 de septiembre de 1840). Consultado el 26 de marzo de 2014.
  10. a b c d e f g h i j k l m n ñ o p q r s t u Hugh Chisholm, ed (1911) (en inglés). "Tennyson, Alfred Tennyson, 1st Baron (1809-1892)" en «Encyclopædia Britannica (11th ed.)» (vol. XXVI). Cambridge: Cambridge University Press. p. 632. https://archive.org/stream/encyclopaediabri26chisrich#page/632/mode/1up. Consultado el 10 de marzo de 2014. 
  11. Hugh Chisholm, ed (1911) (en inglés). "Tennyson, Alfred Tennyson, 1st Baron (1809-1892)" en «Encyclopædia Britannica (11th ed.)» (vol. XXVI). Cambridge: Cambridge University Press. pp. 632-633. https://archive.org/stream/encyclopaediabri26chisrich#page/632/mode/2up. Consultado el 14 de marzo de 2014. 
  12. a b c d e f g h i j k l m n ñ o p q r s t Hugh Chisholm, ed (1911) (en inglés). "Tennyson, Alfred Tennyson, 1st Baron (1809-1892)" en «Encyclopædia Britannica (11th ed.)» (vol. XXVI). Cambridge: Cambridge University Press. p. 633. https://archive.org/stream/encyclopaediabri26chisrich#page/633/mode/1up. Consultado el 15 de marzo de 2014. 
  13. a b Hugh Chisholm, ed (1911) (en inglés). "Tennyson, Alfred Tennyson, 1st Baron (1809-1892)" en «Encyclopædia Britannica (11th ed.)» (vol. XXVI). Cambridge: Cambridge University Press. p. 634. https://archive.org/stream/encyclopaediabri26chisrich#page/634/mode/1up. Consultado el 18 de marzo de 2014. 
  14. Hugh Chisholm, ed (1911) (en inglés). "Tennyson, Alfred Tennyson, 1st Baron (1809-1892)" en «Encyclopædia Britannica (11th ed.)» (vol. XXVI). Cambridge: Cambridge University Press. pp. 631-632. https://archive.org/stream/encyclopaediabri26chisrich#page/631/mode/1up. Consultado el 9 de marzo de 2014. 
  15. a b c Short, Clarice (1967). «Tennyson and "The Lover's Tale"». PMLA (Journal of the Modern Language Association of America) 82 (1). http://www.jstor.org/stable/461050. 
  16. Cousin (1910), pp. 376-377.

Enlaces externos[editar]