Cuentacuentos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Narrador bajo un cielo soleado, "una escultura de arcilla creada en 1993 por Jemez artista Rose Pecos-SunRhodes, en la colección permanente del Museo de los Niños de Indianápolis

Un cuentacuentos (traducción al español del término inglés storyteller), también llamado contador, cuentista o cuentero, es un narrador oral de cuentos e historias.

El aporte personal de los cuentacuentos[editar]

Leyendo un cuento

La cuentera es el arte oral de contar, u oralidad narradora artística, que consiste en comunicar y expresar por medio de la palabra, la voz y el gesto vivo, cuentos y otros géneros imaginarios que el cuentero inventa y/o reinventa en el aquí y ahora con un público considerado interlocutor, y que por ser comunicación no son literales respecto a la fuente.

No hay que confundirlo con el arte de la conversación y las anécdotas personales, otro arte oral con el que se entrelaza en la práctica, ni con el arte de contar historias reales que es el antecedente de la crónica y de la historia oral, ni tampoco hay que confundirlo con el cuento teatralizado.

Los cuentos y otras ficciones que narran han sido compartidos en cada cultura y país como un medio de entretenimiento, educación, preservación de la misma, del conocimiento y de los valores. Elementos vitales a este arte incluyen una trama y unos personajes, entre más, así como el punto de vista, la manera de ver el mundo del narrador oral artístico (el primero de ellos el cuentero de la tribu o cuentero comunitario). Las historias son utilizadas para compartir un mensaje, dar una explicación mágica, divertir, criticar, aportar posibles soluciones a conflictos... El arte oral de contar es además elemento de la tradición oral de cada pueblo.

El cuentero recaba su material de fuentes de tradición oral o de la literatura, pero lo re significa y recodifica a la oralidad, deviniendo el contenido en su mensaje personal y único, con el cual, como un fuego que sigue devorando y expandiéndose, va atrapando a su oyente y lo va abrazando y abrazando con imágenes, percepciones y sensaciones que previamente modificaron e hicieron vibrar su propio ser. El cuentero narra para alejar, engañar y posponer eternamente la muerte.

El cuentero o narrador no es totalmente exterior a la historia ni está del todo implicado en ella. Cuenta como un testigo y representa a hombres y mujeres, a niños, jóvenes y viejos, siempre fragmentariamente, nunca en la continuidad. El narrador no es para nada prisionero de un personaje, es prisionero de la historia que narra. Dispone de técnicas de narración y experimenta el placer de coexistir con esos seres imaginarios. Al mismo tiempo, el narrador hace compartir a la asistencia los relatos de su pasado, de los que se presenta como el primer heredero. Es un heredero e individuo público al que le corresponde transmitir oralmente el fondo épico de una comunidad. El cuentero o narrador se remite al modelo del artesano, en el cual el anonimato y la individualidad se conjugan.[1]

Géneros[2] [editar]

  • La Anécdota: Proviene del griego anékdotos, y es una relación o noticia, breve, de algún suceso particular más o menos notable. Normalmente un personaje de edad mayor, como el abuelo, personas que viven una vida de aventuras, viajeros y similares, están en el centro de la anécdota.[3]
  • El Relato: En sentido general se dice de toda narración y en sentido estricto se refiere a una serie de hechos, generalmente reales, que no presentan un nudo dramático, sino que son sucesos en el tiempo.
  • La Leyenda: Género muy universal. La leyenda está siempre en el origen de cada pueblo y aunque puede resultar fantástica, en realidad puede tener una lejana inspiración histórica. Están ligadas al tema de la creencia. Así como el cuento tiene una función eminentemente lúdica, las leyendas tienen por función dar una explicación o un esclarecimiento.
  • El Mito: El mito hace parte de la cosmogonía de una región o de un pueblo y en realidad es muy fácil de generar. Los contadores de mitos son expertos en rodear figuras inexistentes de la magia que atrae a los oyentes.
  • El Cuento: El cuento es una ficción en prosa, breve, pero con un desarrollo tan formal que, desde el principio, consiste en satisfacer de alguna manera un urgente sentido de finalidad (Enrique Anderson Imbert).
  • Cuentos de espantos: El género de terror y espanto ha sido siempre atractivo a los pueblos y tiene mucho que ver con las leyendas y los mitos.
  • El culebrero: En algunas regiones se trata de la caricatura del comerciante que en las plazas anuncia sus productos de manera creativa, utilizando la cuentería como medio de atraer la atención.
  • La Fábula: Se trata de un género antiquísimo. Es un tipo de composición breve que desemboca en una moraleja y en la que los protagonistas son generalmente animales que representan a seres humanos.

Evolución y presente en España[editar]

Hace alrededor de un siglo era frecuente que en los pueblos españoles alguien asumiera esa función, a cambio, en ocasiones, de vino a discreción y una atención respetuosa. Ese respeto no significaba silencio, puesto que —como en la tradición indonesia del gamelán, por citar un ejemplo muy remoto— durante la narración se podía comer, beber, charlar (no demasiado alto, claro está) y sobre todo interrumpir: en la experiencia popular se produce un intercambio constante entre el público y el narrador, con peticiones, aplausos y abucheos, muestras de ingenio o grosería, etcétera. La capacidad de navegar con soltura en esas aguas era justo la mejor medida de la calidad de un narrador.

En la España rural moderna es infrecuente encontrar esa figura, por efecto de la despoblación general y el cambio de los modelos de vida, en los que prima la juventud por encima de la experiencia. En la España urbana, sin embargo, es cada vez más habitual que se contrate a narradores para animar sesiones en los bares o fiestas infantiles; eso ha llevado también a la potenciación de los movimientos de profesionalización, regularización y estandarización del sector (posible creación de asociaciones, establecimiento de tarifas y condiciones mínimas, etc.), todavía no asentados. Esos movimientos recuerdan a los que vivió en España el teatro de títeres en la década de los setenta. Ello no obsta a que la profesionalización plena conviva con la narración amateur, como sucede en los «maratones de cuentos», una tradición iniciada en Guadalajara en 1992 y extendida hoy a numerosas ciudades españolas.

Evolución y presente en América[editar]

En América la tradición narrativa oral es probablemente más fuerte que en España. Un ejemplo claro es el caso de Javier Villafañe, titiritero, escritor y cuentacuentos cuyas obras se narran y representan en casi todo el continente, con personajes tan célebres como Juancito y María.

Referencias[editar]

  1. George Banu, Peter Brook. Hacia un teatro primero
  2. Ana Padovani, Contar cuentos
  3. Definición de anécdota en el DRAE

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • ALBO, Félix, y ALBO, Pablo. Cuentos contados, 2001.
  • BANU, George (2006). Peter Brook. Hacia un teatro primero.. Ediciones Arte del Sur. ISBN 987-22804frdkh. 
  • BOVO, Ana María (2002). Narrar, oficio trémulo. Editorial Atuel. ISBN 987-9006-93-3. 
  • BRYANT, Sara Cone. El arte de contar cuentos, 1976.
  • BUENAVENTURA VIDAL, Nicolás. Palabra de cuentero, Palabras del Candil. 2010. ISBN 978-84-937569-5-6
  • MONTECARLO, SNIJDERS, Eva y HERRERA, Angel María. "El Consejo", Alienta Editorial. 2011. ISBN 978-84-92414-56-7
  • SIMMONS, Annette. "The Story Factor", Basic Books. 2001. ISBN 978-0-465-07807-3
  • MATEO, Pepito, El narrador oral y el imaginario. Palabras del Candil, 2010. ISBN 978-84-937569-7-0
  • MONTERO, Beatriz. Los secretos del cuentacuentos. Editorial CCS, 2010. ISBN 978-84-9842-590-1
  • ORTIZ, Estrella. Contar con los cuentos, Palabras del Candil, 2007. ISBN 978-84-936710-2-0
  • PADOVANI, Ana (1999). Contar cuentos (Desde la práctica hacia la teoría). Editorial Paidós. ISBN 950-12-6128-X. 
  • SAN FILIPPO, Marina. El renacimiento de la narración oral en Italia y España (1985-2005). Fundación Universitaria Española, 2007. Colección: Tesis doctorales "cum laude". Serie L (Literatura); 43 ISBN 978-84-7392-673-7