Talasoterapia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La talasoterapia es un método de terapia que se basa en el uso de diferentes medios marinos, juntos o por separado, (agua de mar, algas, barro y otras sustancias extraídas del mar) y del clima marino como agente terapéutico. El agua se recoge en lugares donde este limpia para garantizar la ausencia de agentes contaminantes, si contiene arena se deja decantar y queda transparente, antes de su aplicación en los distintos tratamientos (el agua de mar elimina por si misma los patógenos por ósmosis)[cita requerida],).

Etimológicamente proviene del griego Thalasso (mar) y Therapeia (terapia), y se debe al médico francés Dr. Bonnardiere de Arcachon (1869)[cita requerida], su formulación se debe al médico británico Richard Russel (ver el artículo en la Wikipedia en inglés) que desarrolló, a mediados del siglo XVII, el primer tratado médico de curas marinas.

Historia de la talasoterapia[editar]

En prácticamente todos los lugares y en todas las épocas se ha considerado que el mar tiene el poder de proporcionar fortaleza. Los héroes de las epopeyas de Homero, por ejemplo, salían del mar plenos de energía.

Los médicos de la antigüedad, desde el padre griego de la medicina, Hipócrates, hasta Avicena, pasando por Celso y Galeno explicaron las virtudes terapéuticas del mar y lo recomendaron fervorosamente para recuperar la salud perdida.

En Europa, durante la Edad Media, se desprestigió la sabiduría clásica que relacionaba el contacto con la naturaleza y las costumbres higiénicas con el cuidado de la salud. Pero en el siglo XVI, el rey de Francia Enrique III recibió tratamientos marinos por consejo de su médico Ambrosio Paré. Por entonces se atribuían a los baños marinos efectos fortificantes, astringentes, resolutivos, antipiógenos, entre otros muchos.

El primer libro importante sobre talasoterapia lo escribió el inglés Richard Russell en 1760. Se titulaba El uso de agua de mar en las enfermedades de las glándulas y alcanzó un gran éxito en toda Europa. Russell observó que las personas, y en especial los niños, que habitaban en los pueblos costeros tenían en general mejor salud que los del interior. Era el caso, por ejemplo, de la población de Brighton. Por eso recomendó los baños de mar e incluso la ingesta de agua marina. En su libro escribió que a su consulta llegaban niños débiles, pálidos, a los que devolvía la salud únicamente con baños de mar.

Los éxitos de Russell le sirvieron para que la familia real británica le nombrara uno de sus médicos, lo que también hicieron muchos otros miembros de la nobleza inglesa. El aval de la monarquía provocó que la cura marina se difundiera por toda Gran Bretaña y por otros países del continente como Francia, Holanda y Alemania.

A principios del siglo XX, el doctor Ceresole fundó en Venecia un instituto para el estudio de los efectos del mar sobre el hombre sano y enfermo. En 1913 se constituyó en Francia la Asociación Internacional de Talasoterapia, que celebró su primer congreso en Cannes en 1914. Francia es, desde entonces, el país donde la talasoterapia goza de mayor prestigio y difusión, con importantes centros especializados.

La talasoterapia es actualmente una técnica oficialmente reconocida en todos los países desarrollados. En los balnearios y centros de Talasoterapia trabajan competentes equipos médicos y son visitados por un público variado: desde deportistas de élite que desean recuperarse rápidamente de una lesión, a gente común con problemas circulatorios, reumáticos, de estrés, etc.

El agua y el barro del Mar Muerto tiene usos cosméticos especiales y se cree que pudiera tener propiedades curativas.

Evolución de la talasoterapia[editar]

A finales del siglo XIX, el francés René Quinton hizo públicas sus teorías sobre unas constantes biológicas que serían comunes a todos los seres vivos, basándose en el origen marino de todos ellos. A pesar de no contar con ninguna prueba de la existencia de estas constantes, diseñó una solución salina basada en el agua de mar y empezó a comercializarla, afirmando que era capaz de curar enfermedades como la tuberculosis, el cólera o la diarrea.[1] y desde principios del siglo XX, comenzó a extenderse su práctica. Numerosas poblaciones costeras vieron crecer hoteles balnearios dedicados a ofrecer al público todo tipo de servicios relacionados con la talasoterapia.

Hasta la fecha, la comunidad científica no ha encontrado ninguna prueba de la efectividad de esta terapia,[2] que a menudo se combina con la helioterapia. Sus partidarios actuales la defienden basándose en la similitud entre el plasma sanguíneo humano y el agua marina.

Indicaciones específicas de la Talasoterapia[editar]

El agua de mar, y por extensión la talasoterapia, ha sido siempre un recurso terapéutico muy importante para paliar diferentes enfermedades. Por una parte, como coadyudante de métodos terapéuticos convencionales y por otra, como factor importante en la prevención de secuelas e invalideces. Por tanto, las indicaciones específicas de la talasoterapia las podemos encontrar entre otros en:

  • Alteraciones del aparato locomotor, en los procesos degenerativos como artrosis, artritis, lesiones de partes blandas, tendinitis, contracturas musculares, fibromialgia, problemas de espalda, cervicales, lumbares, ciáticas, recuperación funcional después de fracturas, operaciones ortopédicas, operaciones traumatológicas, secuelas de lesiones y muchas más.
  • Estados de fatiga funcional, como pueden ser los estados de agotamiento, estrés u otros análogos.
  • Pscología: estados de ansiedad o alteraciones del estado de ánimo.
  • Dermatología: Psoriasis, Eczemas, dermatitis atópica, acné.
  • Procesos de vías respiratorias: rinitis, sinusitis, bronquitis, asma.
  • Neurología: secuelas de accidentes cardiovasculares, Parkinson.
  • Déficit vasculares, como son las varices.
  • Odontoestomatología: problemas con las encías, por ejemplo.
  • Ginecología: trastornos menstruales, menopausia. Utilizandola por vía vaginal cura la vaginitis de origen viral o bacteriano, así como también enfermedades fungicas y fundamentalmente previene el cáncer de cuello de útero.

Existe otra serie de nuevas indicaciones entre las cuales hallamos:

  • La medicina preventiva, esto es, la conservación del estado de la salud, el mantenimiento y la puesta en forma, o la promoción de la salud.
  • La medicina del deporte, esto es, el tratamiento de lesiones, preparación y recuperación postcompetición.

Por último, en la talasoterapia hay otras indicaciones que no son específicas de la misma, como son los programas perinatales, anticelulíticos, antiedad, relajantes, etc.

El agua de mar también funciona para el tratamiento y prevención de las siguientes enfermedades:

  • Como prevención de enfermedades y reforzamiento del sistema inmunológico.
  • Como complemento nutritivo para niños, adultos, deportistas.
  • Como medicina complementaria, tomada sola o en combinación con otros tratamientos.

Da buenos resultados en:

Obesidad, diabetes, problemas de riñón, próstata, estreñimiento, corazón, estómago, tuberculosis, hígado, presión alta, artritis, quemaduras, migrañas, depresión, hemorroides, desnutrición, calambres, problemas circulatorios, hemiplejía, prevención de gripes, psoriasis, sarna, inflamaciones, picazones, insomnio, úlceras varicosas, osteoporosis, cansancio, osteoartritis, cicatrización de heridas, colesterol, bocio (tiroides), parásitos, hongos, asma, cataratas, herpes, prevención de enfermedades hereditarias, alergia, rinitis.

Como remedio para la goma y superar la dependencia del alcohol.

Cuando se toma el Agua de Mar quita el apetito (porque es un alimento) y si se toma demasiada produce heces líquidas.

Contraindicaciones[editar]

Existen situaciones en las que la realización de la talasoterapia se desaconseja con el fin de evitar un agravamiento o descompensación de la enfermedad.

Muchas de estas contraindicaciones admiten matices:

  • Insuficiencias orgánicas graves o descompensadas: estados caquecticos; procesos reumatológicos agudos; procesos respiratorios descompensados; patología aguda de corazón reciente, IAM, angina…; flebitis o trombosis venenosa reciente; insuficiencia de hígado o de riñón muy avanzados; enfermedades psiquiátricas en brote, etc.
  • Procesos infecciosos activos
  • Fiebre
  • Úlceras o heridas abiertas en la piel.
  • Primer y último trimestre de embarazo

Técnicas en talasoterapia[editar]

Talasoterapia
Talasoterapia

Las técnicas utilizadas en Talasoterapia son, por lo general, similares a las usadas en termalismo (sea minero-medicinal, sea a través de agua sanitaria).

Naturales[editar]

Son las técnicas realizadas al aire libre aprovechando las condiciones y los elementos del medio marino. Las principales son:

  • El baño en el agua de mar al aire libre.
  • Los enterramientos en la arena de la playa.
  • La aeroterapia marina, como son los paseos al borde del mar.
  • Las curas de sol, la helioterapia.

Artificiales[editar]

Las técnicas artificiales son las propias que se realizan en las instalaciones de los centros de Talasoterapia.

Empezaremos por la balneación, que no es otra cosa que la misma inmersión en agua de mar dentro de las instalaciones de los centros. En estas inmersiones se pueden utilizar aditivos como son las sales, las algas, los aceites esenciales…

  • Balneación Individual
  • Baños generales: bañeras con sistemas de aeración, baños de burbujas o chorros subacuáticos automáticos, baños de hidromasaje.
  • Baños parciales: inmersión de manos, maniluvios, o pies, pediluvios.
  • Balneación colectiva
  • Circuito de piscina: comprenden diversas piscinas de agua de mar a diferentes temperaturas (de 18 °C a 38 °C), zona de agua de mar fría, zona de saunas, baños de vapor marinos y zonas de reposo.
  • Piscina dinámica: adaptadas con aparatos y material auxiliar para realizar ejercicios y técnicas de reeducación funcional con fisioterapeuta.
  • Piscinas de marcha
  • Duchas: circular, afusión, escocesa.
  • Chorros: Jet o a presión, Subacuático.
  • Ducha Vichy, complementado en muchas ocasiones con masaje.
  • Envolturas: de algas o de lodos marinos.
  • Aerosolterapia marina: baños de vapor marino, aerosoles, inhalaciones, lavados nasales, irrigaciones bucodentales, pulverizaciones faríngeas, insuflaciones tubotimpánicas…

Complementarias[editar]

Otras técnicas que se utilizan como complemento en la Talasoterapia son la masoterapia, los drenajes, la presoterapia, la electroterapia y otras técnicas de estética.

Referencias[editar]

  1. Mahé A. 1999. El Plasma de Quinton. El agua de mar, nuestro medio interno. Milenrama Ed. Icaria.
  2. "Agua va"(análisis de la Talasoterapia)

Bibliografía[editar]

  • Núñez, Manuel; Navarro, Paulina. Como cura el mar. RBA Libros. ISBN 9788479017507.