Cerro

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Colina»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Palacio de Gisors, Francia.
Cerros Connors, Australia.

Un cerro o colina es una eminencia del terreno que, en general, no supera los 100 metros desde la base hasta la cima. Sin embargo, en algunos países de Sudamérica y en México se nombran como cerros algunos picos que incluso superan los 3.000 m de altitud.

Algunos nombres específicos o locales de cerros son: mota, teso o tesa, loma u otero, montículo, alcor, collado,[1] etc.

Los cerros pueden formarse por varios fenómenos; entre los más comunes están los geomorfológicos: por la surgencia de fallas; por erosión de otros accidentes mayores del terreno, tales como las mismas montañas u otros cerros; por movimiento y deposición de sedimentos de un glaciar (por ejemplo, morrenas y drumlins); etcétera. La forma redondeada de algunos cerros obedece a movimientos de difusión del suelo y a regolitos que cubren el cerro, en un proceso denominado reptación.

Algunas regiones que pudieron haber tenido cerros no los tienen por causa de la cobertura de glaciares durante la Era de Hielo. El contraste entre las vastas llanuras del norte de Indiana y los numerosos cerros del sur del estado como resultado de esto.

Existen varias denominaciones específicas usadas para describir tipos particulares de cerros, según su apariencia y método de formación. Muchos nombres se han originado en una región geográfica para describir una forma de cerro peculiar de esa región. Otras denominaciones incluyen:

  • Loma u otero – pequeño cerro con una mínima elevación pero prolongada;
  • Drumlin – cerro formado por acción glacial;
  • Butte – cerro isla con costados muy escarpados y una cima muy plana, formados por acción climática;
  • Tor – formación rocosa en la punta de un cerro, común en el suroeste de Inglaterra;
  • Puy – cerro isla de cónico y de origen volcánico común en Francia;
  • Pingo – montículo de hielo cubierto de tierra que se puede encontrar en el Ártico y en la Antártica;
  • Teso o tesa - pequeña colina con cima llana;[2]
  • Mota - se caracteriza por ser de baja altura y estar aislada;
  • Montículo - puede ser de origen natural o artificial.

Simbolismo histórico y cultural[editar]

Muchos asentamientos fueron originalmente construidos sobre cerros, para evitar crecidas de ríos cercanos e inundaciones, o para defenderse ya que ofrecen una buena visión de las tierras colindantes. Por ejemplo, la Roma Antigua fue construida sobre siete colinas para protegerse de los invasores.

En Europa del Norte, muchos monumentos están situados sobre cerros. Algunos de éstos son estructuras defensivas (como los castros de la Edad de Bronce), pero otras parecieran haber tenido una connotación religiosa. En Gran Bretaña, muchas iglesias construidas sobre cerros se creen que fueron erigidas sobre antiguos lugares sagrados paganos. La Catedral Nacional de Washington siguió esta tradición y fue construida sobre el cerro más alto de la ciudad.

Asimismo, varias culturas comúnmente depositaban a sus muertos en algún sitio determinado y luego lo cubrían con tierra, creando una estructura similar a un cerro, llamado túmulo.

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

  1. Collado según el diccionario de la RAE puede tener esta acepción o la de paso entre montañas.

Enlaces externos[editar]