Alemania nazi

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Alemania Nazi»)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Imperio alemán
Deutsches Reich
(1933-1943)

Gran Imperio alemán
Großdeutsches Reich
(1943-1945)
Estado desaparecido
1933-1945

Flag of Germany (1935–1945).svg
Reichsadler Deutsches Reich (1935–1945).svg
Escudo

Lema: Ein Volk, Ein Reich, Ein Führer
«Un pueblo, un imperio, un líder»
Himno: Deutschlandlied
«La canción de los alemanes»
(Primera estrofa)
Horst-Wessel-Lied
«La canción de Horst Wessel»
Greater German Reich (1942).svg
Alemania en su máximo apogeo en 1942.
     Reich alemán y territorios anexionados      Territorios bajo administración civil     Territorios bajo administración militar
Coordenadas 52°31′00″N 13°24′00″E / 52.516666666667, 13.4Coordenadas: 52°31′00″N 13°24′00″E / 52.516666666667, 13.4
Capital Berlín
Entidad Estado desaparecido
Idioma oficial Alemán
Población (1940)  
 • Total 109 518 183 hab.
Superficie hist.   
 • 1933 633 786 km²
 • 1939 (ocupación de los Sudetes y Austria) 586 000 km²
Población hist.   
 • 1933 est. 65 336 000 hab.
 • 1939 (ocupación de los Sudetes y Austria) est. 79 376 000 hab.
Moneda Reichsmark (ℛℳ)
Período histórico Período de entreguerras, Segunda Guerra Mundial
 • 30 de enero
de 1933
Machtergreifung
 • 23 de marzo
de 1933
Establecimiento[a]
 • 12 de marzo
de 1938
Anschluss
 • 1939-1945 Segunda Guerra Mundial
 • 30 de abril
de 1945
Muerte de Hitler
 • 8 de mayo
de 1945
Rendición incondicional
Forma de gobierno Dictadura totalitaria unipartidista
Presidente[b]
• 1933-1934
• 1934-1945
• 1945

Paul von Hindenburg
Adolf Hitler
Karl Dönitz
Canciller
• 1933-1945
• 1945
• 1945

Adolf Hitler
Joseph Goebbels
Lutz von Krosigk
Legislatura Reichstag
Miembro de Potencias del Eje
Precedido por
Sucedido por
República de Weimar
Territorio de la Cuenca del Sarre
Estado Federal de Austria
Ciudad libre de Dánzig
Primera República Checoslovaca
Segunda República Polaca
Reino de Yugoslavia
Alemania ocupada
Austria ocupada
República Popular de Polonia
Checoslovaquia
Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas
Gobierno provisional de la Yugoslavia Federal Democrática
  1. La República de Weimar no fue abolida y continuó existiendo jurídicamente hasta 1945.
  2. Desde la muerte de Hindenburg el cargo de Reichspräsident (Presidente Imperial) quedó vacante, aunque Hitler lo tomó de manera implícita como Führer.

Alemania nazi o nacionalsocialista son términos historiográficos empleados normalmente para referirse al periodo de la historia de Alemania comprendido entre 1933 y 1945, cuando el Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán (NSDAP) dirigido por Adolf Hitler gobernó el país. Oficialmente, el Estado continuó denominándose Deutsches Reich (Imperio alemán) como lo había sido ya en épocas anteriores desde 1871. Sin embargo, en 1943 el gobierno nazi decidió adoptar la denominación Großdeutsches Reich (Gran Imperio alemán), que continuaría empleándose hasta 1945. Utilizando la propia terminología nazi, también es frecuente la denominación Tercer Reich para referirse a esta época.

Bajo el gobierno de Hitler, Alemania se transformó en un Estado totalitario, que pretendía controlar todos los aspectos de la vida.[1]​ Después de que Hitler fuera nombrado canciller por el presidente Paul von Hindenburg, el 30 de enero de 1933, el NSDAP comenzó a eliminar toda la oposición política y a consolidar su poder. Hindenburg murió el 2 de agosto de 1934, por lo que Hitler se convirtió en dictador de Alemania cuando se fusionaron los poderes y las oficinas de la Cancillería y de la Presidencia. El día 19 de agosto de 1934, mediante un referéndum nacional, Hitler fue confirmado como Führer de Alemania. Todo el poder se concentró en manos de Adolf Hitler, y, según el principio del Führerprinzip, su palabra estaba por encima de todas las leyes. El gobierno no era un cuerpo cooperativo coordinado, sino más bien una agrupación de facciones que luchaban por acumular poder y ganar el favor de Hitler. En medio de la Gran Depresión, los nazis restauraron la estabilidad económica y acabaron con el desempleo masivo utilizando los elevados gastos militares y una economía mixta. Se llevaron a cabo amplias obras públicas, incluyendo la construcción de las famosas autopistas.

El retorno a la estabilidad económica impulsó la popularidad del régimen. El racismo, especialmente el antisemitismo, fue una de las características centrales de la ideología oficial.[2]​ Los pueblos germánicos —también llamados de raza nórdica— fueron considerados la representación más pura del arianismo, presentándose como una raza superior, en virtud de lo cual los judíos y otros grupos étnicos considerados indeseables fueron perseguidos o asesinados,[3]​ y la oposición al gobierno de Hitler fue reprimida de forma sistemática.

Miembros de la oposición liberal, socialista y comunista fueron asesinados, encarcelados o forzados al exilio. Las iglesias cristianas también padecieron represión, viendo cómo muchos de sus líderes eran llevados a la cárcel. La educación se centró en el adoctrinamiento político de la juventud, inculcándoles los valores raciales y preparándolos para el servicio militar.[4]​ Se redujeron las carreras y oportunidades de educación para las mujeres.[5]​ La recreación y el turismo se organizaron a través del programa Kraft durch Freude (Fuerza a través de la alegría) y los Juegos Olímpicos de 1936 presentaron al Tercer Reich en el escenario internacional.

El ministro de propaganda Joseph Goebbels hizo uso eficaz de las películas, los mítines de masa oratoria y los discursos de Hitler para controlar la opinión pública. El gobierno controlaba la expresión artística, promovía formas de arte específicas y desalentaba o prohibía otras.

Alemania hizo demandas territoriales cada vez más agresivas, amenazando con la guerra si no se cumplían. Austria y Checoslovaquia fueron anexionadas en 1938 y 1939. En septiembre de 1939 acabó invadiendo Polonia, lo que marcó el comienzo de la Segunda Guerra Mundial en Europa. En alianza con las Potencias del Eje, Alemania conquistó la mayor parte continental de Europa en 1940 y amenazó al Reino Unido. Los Reichskommissariats tomaron el control de las áreas conquistadas, y una administración alemana se estableció en Polonia. Judíos y otras personas consideradas indeseables fueron encarcelados y asesinados en campos de concentración nazis y los campos de exterminio. La aplicación de las políticas raciales del régimen culminó con el asesinato en masa de judíos y otras minorías en el Holocausto.[3]

Después de la invasión alemana de la Unión Soviética en 1941, la marea se volvió contra el Tercer Reich, sufriendo graves derrotas militares a partir de 1942. Se produjeron bombardeos a gran escala de las ciudades alemanas, líneas ferroviarias y las plantas de petróleo en 1944. Alemania fue invadida en 1945 por los soviéticos desde el este y por los Aliados occidentales desde el oeste. La negativa de Hitler a admitir la derrota llevó a la destrucción masiva de la infraestructura alemana y la pérdida innecesaria de vidas en los últimos meses de la guerra. Tras el fin del conflicto, los aliados iniciaron una política de desnazificación y llevaron a los líderes nazis supervivientes a juicio por crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad y guerra de agresión en los Juicios de Núremberg.

Nombre

Los términos comunes en español para el estado alemán en la era nazi son "Alemania nazi" y "Tercer Reich". Este último, una traducción del término de propaganda nazi Drittes Reich, se utilizó por primera vez en Das Dritte Reich, un libro de 1923 de Arthur Moeller van den Bruck. El libro contaba al Sacro Imperio Romano Germánico (962–1806) como el primer Reich y al Imperio Alemán (1871–1918) como el segundo.[6]

Antecedentes

Alemania fue conocida como la República de Weimar durante los años 1919 a 1933. Era una república con un sistema semipresidencialista. La República de Weimar enfrentó numerosos problemas, incluida la hiperinflación, el extremismo político (incluida la violencia de los paramilitares de izquierda y derecha), las relaciones contenciosas con los vencedores aliados de la Primera Guerra Mundial y una serie de intentos fallidos de gobierno de coalición por partidos políticos divididos.[7]​ Tras el fin de la Primera Guerra Mundial comenzaron graves reveses a la economía alemana, en parte debido a los pagos de reparación exigidos por el Tratado de Versalles de 1919. El gobierno imprimió dinero para hacer los pagos y reembolsar la deuda de guerra del país, pero la hiperinflación resultante llevó a precios inflados para los bienes de consumo, caos económico y disturbios por alimentos.[8]​ Cuando el gobierno no cumplió con sus pagos de reparaciones de daños en enero de 1923, las tropas francesas ocuparon áreas industriales alemanas a lo largo del Ruhr y siguieron disturbios civiles generalizados.[9]

El Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán (Nationalsozialistische Deutsche Arbeiterpartei), comúnmente conocido como el Partido Nazi, fue fundado en 1920. Fue el sucesor rebautizado del Partido de los Trabajadores Alemanes (DAP) formado un año antes, y uno de varios partidos políticos de derecha activos entonces en Alemania.[10]​ La plataforma del Partido Nazi incluyó la destrucción de la República de Weimar, el rechazo de los términos del Tratado de Versalles, el antisemitismo radical y el antibolchevismo.[11]​ Prometieron un gobierno central fuerte, aumento del Lebensraum ("espacio vital") para los pueblos germánicos, formación de una comunidad nacional basada en la raza y limpieza racial mediante la supresión activa de los judíos, que serían despojados de su ciudadanía y derechos civiles.[12]​ Los nazis propusieron una renovación nacional y cultural basada en el movimiento Völkisch.[13]​ El partido, especialmente su organización paramilitar Sturmabteilung (SA; Storm Detachment), o Brownshirts, utilizó la violencia física para promover su posición política, interrumpiendo las reuniones de organizaciones rivales y atacando a sus miembros y al pueblo judío en las calles.[14]​ Estos grupos armados de extrema derecha eran comunes en Baviera y fueron tolerados por el gobierno estatal de extrema derecha de Gustav Ritter von Kahr.[15]

Cuando el mercado de valores de los Estados Unidos colapsó el 24 de octubre de 1929, el efecto en Alemania fue terrible.[16]​ Millones se quedaron sin trabajo y varios bancos importantes colapsaron. Hitler y los nazis se prepararon para aprovechar la emergencia para obtener apoyo para su partido. Prometieron fortalecer la economía y generar empleo.[17]​ Muchos votantes decidieron que el Partido Nazi era capaz de restaurar el orden, sofocar los disturbios civiles y mejorar la reputación internacional de Alemania. Después de las elecciones federales de 1932, el partido era el más grande del Reichstag, con 230 escaños con el 37,4 por ciento del voto popular.[18]

Historia

Hitler en la Cancillería del Reich, el 30 de enero de 1933.

Llegada nazi al poder

Aunque los nazis obtuvieron la mayor parte del voto popular en las dos elecciones generales del Reichstag de 1932, no obtuvieron mayoría. Por lo tanto, Hitler dirigió un gobierno de coalición de corta duración formado con el Partido Nacional del Pueblo Alemán.[19]​ Bajo la presión de políticos, industriales y la comunidad empresarial, el presidente Paul von Hindenburg nombró a Hitler canciller de Alemania el 30 de enero de 1933. Este evento se conoce como Machtergreifung ("toma del poder").[20]

En la noche del 27 de febrero de 1933, fue incendiado el edificio del Reichstag. Marinus van der Lubbe, un comunista holandés, fue declarado culpable de iniciar el incendio. Hitler proclamó que el incendio provocado marcó el inicio de un levantamiento comunista. El Decreto del Incendio del Reichstag, impuesto el 28 de febrero de 1933, anuló la mayoría de las libertades civiles, incluidos los derechos de reunión y la libertad de prensa. El decreto también permitió a la policía detener a personas indefinidamente sin cargos. La legislación fue acompañada de una campaña de propaganda que generó apoyo público a la medida. La represión violenta de los comunistas por parte de las SA se llevó a cabo en todo el país y se detuvo a 4000 miembros del Partido Comunista de Alemania.[21]

Hitler se «subordina» ante Paul von Hindenburg, al inaugurar el nuevo Parlamento, 21 de marzo de 1933. Dos días después, Hitler obtiene la ley habilitante.

En marzo de 1933, la Ley de habilitación, una enmienda a la Constitución de Weimar, fue aprobada en el Reichstag por 444 votos contra 94.[22]​ Esta enmienda permitió a Hitler y su gabinete aprobar leyes, incluso leyes que violaban la constitución, sin el consentimiento del presidente o del Reichstag.[23]​ Como el proyecto de ley requería una mayoría de dos tercios para aprobarse, los nazis utilizaron tácticas de intimidación, así como las disposiciones del Decreto de Incendio del Reichstag para impedir la asistencia de varios diputados socialdemócratas, y los comunistas que ya habían sido prohibidos. El 10 de mayo, el gobierno se apoderó de los activos de los socialdemócratas y fueron prohibidos el 22 de junio.[24]​ El 21 de junio, las SA allanaron las oficinas del Partido Nacional del Pueblo Alemán, sus antiguos socios de coalición, que luego se disolvieron el 29 de junio. Los partidos políticos principales restantes siguieron su ejemplo. El 14 de julio de 1933, Alemania se convirtió en un estado de partido único con la aprobación de una ley que decretaba que el Partido Nazi era el único partido legal en Alemania. También se ilegalizó la fundación de nuevos partidos y se prohibieron todos los partidos políticos restantes que aún no se habían disuelto.[25]​ Posteriormente, la Ley de Habilitación serviría como base legal para la dictadura que establecieron los nazis.[26]​ Las elecciones posteriores en noviembre de 1933, 1936 y 1938 fueron controladas por los nazis, con solo miembros del Partido y un pequeño número de independientes elegidos.[27]

Nazificación de Alemania

Si bien los estados alemanes tradicionales no fueron abolidos formalmente (excluyendo Lübeck en 1937), sus derechos constitucionales y soberanía se erosionaron y finalmente terminaron. Prusia ya estaba bajo administración federal cuando Hitler llegó al poder, proporcionando un modelo para el proceso.

El gabinete de Hitler utilizó los términos del Decreto del Incendio del Reichstag y más tarde la Ley de Habilitación para iniciar el proceso de Gleichschaltung ("coordinación"), que puso todos los aspectos de la vida bajo el control del partido.[28]​ Los estados individuales no controlados por gobiernos nazis electos o coaliciones dirigidas por los nazis se vieron obligados a aceptar el nombramiento de comisarios del Reich para alinear a los estados con las políticas del gobierno central. Estos comisarios tenían el poder de nombrar y remover gobiernos locales, parlamentos estatales, funcionarios y jueces. De esta manera, Alemania se convirtió en un estado unitario de facto, con todos los gobiernos estatales controlados por el gobierno central bajo los nazis.[29][30]​ Los parlamentos estatales y el Reichsrat (cámara alta federal) fueron abolidos en enero de 1934,[31]​ y todos los poderes estatales se transfirieron al gobierno central.[30]

Todas las organizaciones civiles, incluidos los grupos agrícolas, las organizaciones de voluntarios y los clubes deportivos, tuvieron su liderazgo reemplazado por simpatizantes nazis o miembros del partido; estas organizaciones cívicas se fusionaron con el Partido Nazi o se enfrentaron a la disolución.[32]​ El gobierno nazi declaró un "Día del Trabajo Nacional" para el Primero de Mayo de 1933 e invitó a muchos delegados sindicales a Berlín para las celebraciones. Al día siguiente, los soldados de asalto de SA demolieron las oficinas sindicales en todo el país; todos los sindicatos se vieron obligados a disolverse y sus dirigentes fueron detenidos.[33]​ La Ley de Restauración de la Función Pública, aprobada en abril, destituyó de sus puestos a todos los maestros, profesores, jueces, magistrados y funcionarios del gobierno que fueran judíos o cuyo compromiso con el partido estuviera bajo sospecha.[34]​ Esto significaba que las únicas instituciones apolíticas que no estaban bajo el control de los nazis eran las iglesias.[35]

El régimen nazi abolió los símbolos de la República de Weimar, incluida la bandera tricolor negra, roja y dorada, y adoptó un simbolismo reelaborado. El tricolor imperial negro, blanco y rojo anterior se restauró como una de las dos banderas oficiales de Alemania; el segundo fue la bandera con la esvástica del Partido Nazi, que se convirtió en la única bandera nacional en 1935. El himno del Partido "Horst-Wessel-Lied" ("Canción de Horst Wessel") se convirtió en un segundo himno nacional.[36]

Alemania todavía se encontraba en una situación económica terrible, ya que seis millones de personas estaban desempleadas y el déficit de la balanza comercial era abrumador.[37]​ Utilizando el gasto deficitario, se emprendieron proyectos de obras públicas a partir de 1934, creando 1,7 millones de nuevos puestos de trabajo solo a finales de ese año.[37]​ Los salarios medios empezaron a subir.[38]

Consolidación del poder

La dirección de las SA siguió presionando para lograr un mayor poder político y militar. En respuesta, Hitler utilizó la Schutzstaffel (SS) y la Gestapo para purgar todo el liderazgo de las SA.[39]​ Hitler apuntó al SA Stabschef (Jefe de Estado Mayor) Ernst Röhm y otros líderes de las SA que, junto con varios adversarios políticos de Hitler (como Gregor Strasser y el ex canciller Kurt von Schleicher), fueron arrestados y fusilados.[40]​ Hasta 200 personas murieron entre el 30 de junio y el 2 de julio de 1934 en un evento que se conoció como la Noche de los Cuchillos Largos.[41]

El 2 de agosto de 1934, Hindenburg murió. El día anterior, el gabinete había promulgado la "Ley relativa a la oficina estatal más alta del Reich", que establecía que tras la muerte de Hindenburg, el cargo de presidente sería abolido y sus poderes se fusionarían con los del canciller.[42]​ Hitler se convirtió así en jefe de estado y jefe de gobierno y fue nombrado formalmente Führer und Reichskanzler ("Líder y Canciller"), aunque finalmente el Reichskanzler fue eliminado.[43]​ Alemania era ahora un estado totalitario con Hitler a la cabeza.[44]​ Como jefe de estado, Hitler se convirtió en comandante supremo de las fuerzas armadas. La nueva ley proporcionó un juramento de lealtad modificado para los militares de modo que afirmaran la lealtad a Hitler personalmente en lugar de al cargo de comandante supremo o del estado.[45]​ El 19 de agosto, la fusión de la presidencia con la cancillería fue aprobada por el 90 por ciento del electorado en un plebiscito.[46]

Joseph Goebbels, ministro de Ilustración y Propaganda Pública del Reich.

La mayoría de los alemanes se sintieron aliviados de que los conflictos y las luchas callejeras de la era de Weimar hubieran terminado. Fueron inundados de propaganda orquestada por el Ministro de Ilustración Pública y Propaganda Joseph Goebbels, quien prometió paz y abundancia para todos en un país unido, libre de marxistas y sin las limitaciones del Tratado de Versalles.[47]​ El Partido Nazi obtuvo y legitimó el poder a través de sus actividades revolucionarias iniciales, luego a través de la manipulación de los mecanismos legales, el uso de poderes policiales y tomando el control de las instituciones estatales y federales.[48][49]​ El primer gran campo de concentración nazi, inicialmente para presos políticos, se abrió en Dachau en 1933.[50]​ Para antes del final de la guerra se habían creado cientos de campos de diferentes tamaños y funciones.[51]

A partir de abril de 1933, se instituyeron decenas de medidas que definían el estatus de los judíos y sus derechos.[52]​ Estas medidas culminaron con el establecimiento de las Leyes de Nuremberg de 1935, que les privaron de sus derechos básicos.[53]​ Los nazis quitarían a los judíos su riqueza, su derecho a casarse con no judíos y su derecho a ocupar muchos campos laborales (como el derecho, la medicina o la educación). Finalmente, los nazis declararon que los judíos no merecían permanecer entre los ciudadanos y la sociedad alemanes.[54]

Acumulación militar

En los primeros años del régimen, Alemania no tenía aliados y su ejército se vio drásticamente debilitado por el Tratado de Versalles. Francia, Polonia, Italia y la Unión Soviética tenían razones para oponerse al ascenso al poder de Hitler. Polonia sugirió a Francia que las dos naciones participaran en una guerra preventiva contra Alemania en marzo de 1933. La Italia fascista se opuso a los reclamos alemanes en los Balcanes y en Austria, que Benito Mussolini consideraba que estaba en la esfera de influencia de Italia.[55]

Ya en febrero de 1933, Hitler anunció que debía comenzar el rearme, aunque al principio de manera clandestina, ya que hacerlo violaba el Tratado de Versalles. El 17 de mayo de 1933, Hitler pronunció un discurso ante el Reichstag en el que destacó su deseo de paz mundial y aceptó una oferta del presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt para el desarme militar, siempre que las otras naciones de Europa hicieran lo mismo.[56]​ Cuando las otras potencias europeas no aceptaron esta oferta, Hitler sacó a Alemania de la Conferencia Mundial de Desarme y la Sociedad de Naciones en octubre, alegando que sus cláusulas de desarme eran injustas si se aplicaban solo a Alemania.[57]​ En un referéndum celebrado en noviembre, el 95 por ciento de los votantes apoyó la retirada de Alemania.[58]

En 1934, Hitler les dijo a sus líderes militares que una guerra en el este debería comenzar en 1942.[59]​ El Sarre, que había estado bajo la supervisión de la Sociedad de Naciones durante 15 años al final de la Primera Guerra Mundial, votó en enero de 1935 para convertirse en parte de Alemania.[60]​ En marzo de 1935, Hitler anunció la creación de una fuerza aérea y que la Reichswehr se incrementaría a 550,000 hombres.[61]​ Gran Bretaña acordó que Alemania construyera una flota naval con la firma del Acuerdo Naval Anglo-Germano el 18 de junio de 1935.[62]

Cuando la invasión italiana de Etiopía provocó solo protestas moderadas por parte de los gobiernos británico y francés, el 7 de marzo de 1936 Hitler utilizó el Tratado franco-soviético de asistencia mutua como pretexto para ordenar al ejército que marchara 3,000 soldados hacia la zona desmilitarizada de Renania. en violación del Tratado de Versalles.[63]​ Como el territorio era parte de Alemania, los gobiernos británico y francés no sintieron que intentar hacer cumplir el tratado valiera el riesgo de guerra.[64]​ En las elecciones unipartidistas celebradas el 29 de marzo, los nazis recibieron un apoyo del 98,9 por ciento.[64]​ En 1936, Hitler firmó un Pacto Anti-Comintern con Japón y un acuerdo de no agresión con Mussolini, quien pronto se refería a un "Eje Roma-Berlín".[65]

Hitler envió suministros militares y asistencia a las fuerzas nacionalistas del general Francisco Franco en la Guerra Civil española, que comenzó en julio de 1936. La Legión Cóndor alemana incluía una gama de aviones y sus tripulaciones, así como un contingente de tanques. El avión de la Legión destruyó la ciudad de Guernica en 1937.[66]​ Los nacionalistas obtuvieron la victoria en 1939 y se convirtieron en un aliado informal de la Alemania nazi.[67]

Austria y Checoslovaquia

(Arriba) Hitler proclama el Anschluss en la Heldenplatz, Viena, el 15 de marzo de 1938. (Abajo) Los alemanes étnicos usan el saludo nazi para saludar a los soldados alemanes cuando entran en Saaz, 1938.

En febrero de 1938, Hitler enfatizó al canciller austríaco Kurt Schuschnigg la necesidad de que Alemania asegurara sus fronteras. Schuschnigg programó un plebiscito sobre la independencia de Austria para el 13 de marzo, pero Hitler envió un ultimátum a Schuschnigg el 11 de marzo exigiendo que entregara todo el poder al Partido Nazi de Austria o se enfrentaría a una invasión. Las tropas alemanas entraron en Austria al día siguiente, para ser recibidas con entusiasmo por la población.[68]

La República de Checoslovaquia era el hogar de una minoría sustancial de alemanes, que vivían principalmente en los Sudetes. Bajo la presión de grupos separatistas dentro del Partido Alemán de los Sudetes, el gobierno checoslovaco ofreció concesiones económicas a la región.[69]​ Hitler decidió no solo incorporar los Sudetes al Reich, sino destruir completamente el país de Checoslovaquia.[70]​ Los nazis emprendieron una campaña de propaganda para tratar de generar apoyo para una invasión.[71]​ Los principales líderes militares alemanes se opusieron al plan, ya que Alemania aún no estaba lista para la guerra.[72]

La crisis llevó a los preparativos de guerra de Gran Bretaña, Checoslovaquia y Francia (aliado de Checoslovaquia). Intentando evitar la guerra, el primer ministro británico Neville Chamberlain organizó una serie de reuniones, cuyo resultado fue el Acuerdo de Munich, firmado el 29 de septiembre de 1938. El gobierno checoslovaco se vio obligado a aceptar la anexión de los Sudetes a Alemania. Chamberlain fue recibido con vítores cuando aterrizó en Londres, diciendo que el acuerdo trajo "paz para nuestro tiempo".[73]​ Además de la anexión alemana, Polonia se apoderó de una estrecha franja de tierra cerca de Cieszyn el 2 de octubre, mientras que, como consecuencia del Acuerdo de Munich, Hungría exigió y recibió 12.000 kilómetros cuadrados (4.600 millas cuadradas) a lo largo de su frontera norte en el Primer arbitraje de Viena. el 2 de noviembre.12 000 kilómetros cuadrados (4633,2 mi²) Tras las negociaciones con el presidente Emil Hácha, Hitler se apoderó del resto de la mitad checa del país el 15 de marzo de 1939 y creó el Protectorado de Bohemia y Moravia, un día después de la proclamación de la República Eslovaca en la mitad eslovaca.[74]​ También el 15 de marzo, Hungría ocupó y anexó la recientemente proclamada y no reconocida Cárpatos-Ucrania y una franja adicional de tierra disputada con Eslovaquia.[75][76]

Los nazis se apoderaron de las reservas de divisas de Austria y la República Checa, al igual que las existencias de materias primas como metales y bienes terminados como armas y aviones, que se enviaron a Alemania. El conglomerado industrial Reichswerke Hermann Göring tomó el control de las instalaciones de producción de acero y carbón en ambos países.[77]

Polonia

Un cartel de propaganda nazi proclamando que Danzig es alemana.

En enero de 1934, Alemania firmó un pacto de no agresión con Polonia.[78]​ En marzo de 1939, Hitler exigió la devolución de la Ciudad Libre de Danzig y el Corredor Polaco, una franja de tierra que separaba Prusia Oriental del resto de Alemania. Los británicos anunciaron que acudirían en ayuda de Polonia si era atacada. Hitler, creyendo que los británicos no actuarían realmente, ordenó que se preparara un plan de invasión para septiembre de 1939.[79]​ El 23 de mayo, Hitler describió a sus generales su plan general de no solo apoderarse del Corredor polaco, sino también de expandir enormemente el territorio alemán hacia el este a expensas de Polonia. Esperaba que esta vez se enfrentaran a la fuerza.[80]

Los alemanes reafirmaron su alianza con Italia y firmaron pactos de no agresión con Dinamarca, Estonia y Letonia, mientras que los vínculos comerciales se formalizaron con Rumania, Noruega y Suecia.[81]​ El canciller Joachim von Ribbentrop concertó en negociaciones con la Unión Soviética un pacto de no agresión, el Pacto Ribbentrop-Molotov, firmado en agosto de 1939.[82]​ El tratado también contenía protocolos secretos que dividían a Polonia y los estados bálticos en esferas de influencia alemanas y soviéticas.[83]

Segunda Guerra Mundial

(Arriba) Mapa animado que muestra la secuencia de eventos en Europa durante la Segunda Guerra Mundial. (Abajo) Alemania y sus aliados en el apogeo del éxito del Eje, 1942.

Política exterior

La política exterior de Alemania en tiempos de guerra implicó la creación de gobiernos aliados controlados directa o indirectamente desde Berlín. Tenían la intención de obtener soldados de aliados como Italia y Hungría y trabajadores y suministros de alimentos de aliados como Francia de Vichy.[84]​ Hungría fue la cuarta nación en unirse al Eje, firmando el Pacto Tripartito el 27 de septiembre de 1940. Bulgaria firmó el pacto el 17 de noviembre. Los esfuerzos alemanes para asegurar el petróleo incluyeron la negociación de un suministro de su nuevo aliado, Rumania, que firmó el Pacto el 23 de noviembre, junto con la República Eslovaca.[85][86][87]​ A finales de 1942, había 24 divisiones de Rumania en el Frente Oriental, 10 de Italia y 10 de Hungría.[88]​ Alemania asumió el control total en Francia en 1942, Italia en 1943 y Hungría en 1944. Aunque Japón era un aliado poderoso, la relación era distante, con poca coordinación o cooperación. Por ejemplo, Alemania se negó a compartir su fórmula para el petróleo sintético a partir del carbón hasta finales de la guerra.[89]

Comienzos de la guerra

Alemania invadió Polonia y capturó la Ciudad Libre de Danzig el 1 de septiembre de 1939, comenzando la Segunda Guerra Mundial en Europa.[90]​ En honor a sus obligaciones contractuales, Gran Bretaña y Francia declararon la guerra a Alemania dos días después.[91]​ Polonia cayó rápidamente, ya que la Unión Soviética atacó desde el este el 17 de septiembre.[92]Reinhard Heydrich, jefe de Sicherheitspolizei (SiPo; Policía de Seguridad) y Sicherheitsdienst (SD; Servicio de Seguridad), ordenó el 21 de septiembre que los judíos polacos fueran detenidos y concentrados en ciudades con buenas conexiones ferroviarias. Inicialmente, la intención era deportarlos más al este, o posiblemente a Madagascar.[93]​ Utilizando listas preparadas de antemano, unos 65.000 intelectuales, nobles, clérigos y profesores polacos fueron asesinados a finales de 1939 en un intento de destruir la identidad de Polonia como nación.[94][95]​ Las fuerzas soviéticas avanzaron hacia Finlandia en la Guerra de Invierno y las fuerzas alemanas entraron en acción en el mar. Pero poca otra actividad se produjo hasta mayo, por lo que el período se conoció como la "guerra de broma".[96]

Desde el inicio de la guerra, un bloqueo británico a los envíos a Alemania afectó su economía. Alemania dependía especialmente de los suministros extranjeros de petróleo, carbón y cereales.[97]​ Gracias a los embargos comerciales y el bloqueo, las importaciones en Alemania disminuyeron en un 80 por ciento.[98]​ Para salvaguardar los envíos de mineral de hierro sueco a Alemania, Hitler ordenó la invasión de Dinamarca y Noruega, que comenzó el 9 de abril. Dinamarca cayó después de menos de un día, mientras que la mayor parte de Noruega le siguió a finales de mes.[99][100]​ A principios de junio, Alemania ocupó toda Noruega.[101]

Conquista de Europa

Contra el consejo de muchos de sus oficiales militares superiores, en mayo de 1940 Hitler ordenó un ataque contra Francia y la región de los Países Bajos.[102][103]​ Rápidamente conquistaron Luxemburgo y los Países Bajos y superaron a los aliados en Bélgica, lo que obligó a evacuar a muchas tropas británicas y francesas en Dunkerque.[104]​ Francia también cayó y se rindió a Alemania el 22 de junio.[105]​ La victoria en Francia resultó en un aumento en la popularidad de Hitler y un aumento en la fiebre de la guerra en Alemania.[106]

En violación de las disposiciones del Convenio de La Haya, se puso a trabajar a empresas industriales de los Países Bajos, Francia y Bélgica en la producción de material de guerra para Alemania.[107]

Los soldados alemanes marchan cerca del Arco del Triunfo en París, el 14 de junio de 1940.

Los nazis confiscaron a los franceses miles de locomotoras y material rodante, arsenales de armas y materias primas como cobre, estaño, petróleo y níquel.[108]​ Francia, Bélgica y Noruega pagaron los gastos de ocupación.[109]​ Las barreras al comercio provocaron acaparamiento, mercados negros e incertidumbre sobre el futuro.[110]​ Los suministros de alimentos eran precarios; la producción descendió en la mayor parte de Europa.[111]​ La hambruna se experimentó en muchos países ocupados.[111]

Las propuestas de paz de Hitler al nuevo primer ministro británico Winston Churchill fueron rechazadas en julio de 1940. El gran almirante Erich Raeder había advertido a Hitler en junio que la superioridad aérea era una condición previa para una invasión exitosa de Gran Bretaña, por lo que Hitler ordenó una serie de ataques aéreos contra Bases aéreas y estaciones de radar de la Royal Air Force (RAF), así como ataques aéreos nocturnos en ciudades británicas, incluidas Londres, Plymouth y Coventry. La Luftwaffe alemana no pudo derrotar a la RAF en lo que se conoció como la Batalla de Inglaterra y, a fines de octubre, Hitler se dio cuenta de que no se lograría la superioridad aérea. Pospuso permanentemente la invasión, un plan que los comandantes del ejército alemán nunca habían tomado del todo en serio.[112][113]​ Varios historiadores, incluido Andrew Gordon, creen que la razón principal del fracaso del plan de invasión fue el superioridad de la Royal Navy, no las acciones de la RAF.[114]

En febrero de 1941, el Afrika Korps alemán llegó a Libia para ayudar a los italianos en la Campaña del Norte de África.[115]​ El 6 de abril, Alemania lanzó una invasión de Yugoslavia y Grecia.[116][117]​ Toda Yugoslavia y partes de Grecia se dividieron posteriormente entre Alemania, Hungría, Italia y Bulgaria.[118][119]

Invasión a la Unión Soviética

El 22 de junio de 1941, contraviniendo el Pacto Molotov-Ribbentrop, alrededor de 3,8 millones de soldados del Eje atacaron la Unión Soviética.[120]​ Además del propósito declarado de Hitler de adquirir Lebensraum, esta ofensiva a gran escala, denominada Operación Barbarroja, tenía la intención de destruir la Unión Soviética y apoderarse de sus recursos naturales para la posterior agresión contra las potencias occidentales.[121]​ La reacción entre los alemanes fue de sorpresa y temor, ya que muchos estaban preocupados por cuánto más duraría la guerra o sospechaban que Alemania no podría ganar una guerra librada en dos frentes.[122]

Muerte y destrucción durante la batalla de Stalingrado, octubre de 1942.

La invasión conquistó un área enorme, incluidos los estados bálticos, Bielorrusia y Ucrania occidental. Después de la exitosa Batalla de Smolensk en septiembre de 1941, Hitler ordenó al Grupo de Ejércitos Centro que detuviera su avance hacia Moscú y desviara temporalmente sus grupos Panzer para ayudar en el cerco de Leningrado y Kiev.[123]​ Esta pausa brindó al Ejército Rojo la oportunidad de movilizar nuevas reservas. La ofensiva de Moscú, que se reanudó en octubre de 1941, terminó desastrosamente en diciembre.[124]​ El 7 de diciembre de 1941, Japón atacó Pearl Harbor, Hawaii. Cuatro días después, Alemania declaró la guerra a Estados Unidos.[125]

La comida escaseaba en las áreas conquistadas de la Unión Soviética y Polonia, ya que los ejércitos en retirada habían quemado las cosechas en algunas áreas, y gran parte del resto fue enviado de regreso al Reich.[126]​ En Alemania, las raciones se redujeron en 1942. En su papel de Plenipotenciario del Plan de Cuatro Años, Hermann Göring exigió un aumento de los envíos de cereales de Francia y pescado de Noruega. La cosecha de 1942 fue buena y los suministros de alimentos siguieron siendo adecuados en Europa occidental.[127]

Alemania y Europa en su conjunto dependían casi totalmente de las importaciones extranjeras de petróleo.[128]​ En un intento por resolver la escasez, en junio de 1942 Alemania lanzó Fall Blau ("Caso Azul"), una ofensiva contra los campos petrolíferos del Cáucaso.[129]​ El Ejército Rojo lanzó una contraofensiva el 19 de noviembre y rodeó a las fuerzas del Eje, que quedaron atrapadas en Stalingrado el 23 de noviembre.[130]​ Göring aseguró a Hitler que el 6.º Ejército podría recibir suministros por aire, pero esto resultó ser inviable.[131]​ La negativa de Hitler a permitir una retirada provocó la muerte de 200.000 soldados alemanes y rumanos; de los 91.000 hombres que se rindieron en la ciudad el 31 de enero de 1943, sólo 6.000 supervivientes regresaron a Alemania después de la guerra.[132]

Punto de inflexión y colapso

Las pérdidas siguieron aumentando después de Stalingrado, lo que provocó una fuerte reducción de la popularidad del Partido Nazi y un deterioro de la moral.[133]​ Las fuerzas soviéticas continuaron avanzando hacia el oeste después de la fallida ofensiva alemana en la batalla de Kursk en el verano de 1943. A finales de 1943, los alemanes habían perdido la mayor parte de sus ganancias territoriales orientales.[134]​ En Egipto, el Afrika Korps del mariscal de campo Erwin Rommel fue derrotado por las fuerzas británicas al mando del mariscal de campo Bernard Montgomery en octubre de 1942.[135]​ Los aliados desembarcaron en Sicilia en julio de 1943 y en Italia en septiembre.[136]​ Mientras tanto, las flotas de bombarderos estadounidenses y británicos con base en Gran Bretaña iniciaron operaciones contra Alemania. Muchas salidas se dieron intencionalmente como objetivos civiles en un esfuerzo por destruir la moral alemana.[137]​ También se consideró particularmente importante el bombardeo de fábricas de aviones y del Centro de Investigación del Ejército de Peenemünde, donde se estaban desarrollando y produciendo cohetes V-1 y V-2.[138][139]​ La producción de aviones alemanes no pudo seguir el ritmo de las pérdidas, y sin cobertura aérea, la campaña de bombardeos aliados se volvió aún más devastadora. Al apuntar a las refinerías y fábricas de petróleo, paralizaron el esfuerzo bélico alemán a fines de 1944.[140]

establecieron un frente en Francia con los desembarcos del Día D en Normandía.[141]​ El 20 de julio de 1944, Hitler sobrevivió a un intento de asesinato.[142]​ Ordenó brutales represalias que resultaron en 7.000 detenciones y la ejecución de más de 4.900 personas.[143]​ La fallida ofensiva de las Ardenas (16 de diciembre de 1944 - 25 de enero de 1945) fue la última gran ofensiva alemana en el frente occidental, y las fuerzas soviéticas entraron en Alemania el 27 de enero.[144]​ La negativa de Hitler a admitir la derrota y su insistencia en que la guerra se librara hasta el último hombre condujo a muertes y destrucción innecesarias en los últimos meses de la guerra.[145]​ A través de su ministro de Justicia, Otto Georg Thierack, Hitler ordenó que todo aquel que no estuviera preparado para luchar fuera sometido a un consejo de guerra, y miles de personas fueron ejecutadas.[146]​ En muchas áreas, la gente se rindió a los Aliados que se acercaban a pesar de las exhortaciones de los líderes locales para que siguieran luchando. Hitler ordenó la destrucción del transporte, puentes, industrias y otra infraestructura — un decreto de tierra arrasada — pero el ministro de Armamento, Albert Speer, impidió que esta orden se cumpliera plenamente.[145]

Película de la Fuerza Aérea del Ejército de los Estados Unidos de la destrucción en el centro de Berlín en julio de 1945.

Durante la Batalla de Berlín (16 de abril de 1945 - 2 de mayo de 1945), Hitler y su estado mayor vivieron en el Führerbunker subterráneo mientras se acercaba el Ejército Rojo.[147]​ El 30 de abril, cuando las tropas soviéticas estaban a dos cuadras de la Cancillería del Reich, Hitler, junto con su novia y la entonces esposa Eva Braun se suicidaron.[148]​ El 2 de mayo, el general Helmuth Weidling entregó incondicionalmente Berlín al general soviético Vasily Chuikov.[149]​ Hitler fue sucedido por el Gran Almirante Karl Dönitz como Presidente del Reich y Goebbels como Canciller del Reich.[150]​ Goebbels y su esposa Magda se suicidaron al día siguiente después de asesinar a sus seis hijos.[151]​ Entre el 4 y el 8 de mayo de 1945, la mayoría de las fuerzas armadas alemanas restantes se rindieron incondicionalmente. El Instrumento de Rendición Alemán se firmó el 8 de mayo, marcando el fin del régimen nazi y el final de la Segunda Guerra Mundial en Europa.[152]

El apoyo popular a Hitler desapareció casi por completo cuando la guerra llegó a su fin.[153]​ Las tasas de suicidio en Alemania aumentaron, particularmente en áreas donde avanzaba el Ejército Rojo. Entre los soldados y el personal del partido, el suicidio a menudo se consideraba una alternativa honorable y heroica a la rendición. Los relatos de primera mano y la propaganda sobre el comportamiento incivilizado de las tropas soviéticas que avanzaban causaron pánico entre la población civil del frente oriental, especialmente las mujeres, que temían ser violadas.[154]​ Más de mil personas (de una población de alrededor de 16.000) se suicidaron en Demmin alrededor del 1 de mayo de 1945 cuando el 65. ° Ejército del 2. ° Frente Bielorruso irrumpió por primera vez en una destilería y luego arrasó la ciudad, cometiendo violaciones masivas, ejecutando arbitrariamente civiles y prender fuego a edificios. Hubo un gran número de suicidios en muchos otros lugares, incluidos Neubrandenburg (600 muertos), Stolp en Pommern (1.000 muertos),[155]​ y Berlín, donde al menos 7.057 personas se suicidaron en 1945.[156]

Bajas alemanas

Refugiados alemanes en Bedburg, cerca de Kleve, 19 de febrero de 1945.

Las estimaciones del total de muertos en guerra alemanes oscilan entre 5,5 y 6,9 millones de personas.[157]​ Un estudio del historiador alemán Rüdiger Overmans calcula el número de militares alemanes muertos y desaparecidos en 5,3 millones, incluidos 900.000 hombres reclutados fuera de las fronteras de Alemania de 1937.[158]​ Richard Overy estimó en 2014 que unos 353.000 civiles murieron en ataques aéreos aliados.[159]​ Otras muertes de civiles incluyen 300.000 alemanes (incluidos judíos) que fueron víctimas de la persecución política, racial y religiosa nazi[160]​ y 200.000 que fueron asesinados en el programa de eutanasia nazi.[161]​ Los tribunales políticos llamados Sondergerichte condenaron a muerte a unos 12.000 miembros de la resistencia alemana y los tribunales civiles condenaron a otros 40.000 alemanes.[162]​ También se produjeron violaciones masivas de mujeres alemanas.[163]

Geografía

Cambios territoriales

Mapa (en inglés) del Gran Reich Alemán con divisiones administrativas establecidas por el Partido Nazi, 1944.

Como resultado de su derrota en la Primera Guerra Mundial y el resultante Tratado de Versalles, Alemania perdió Alsacia-Lorena, Schleswig del Norte y Memel. El Sarre se convirtió en un protectorado de Francia con la condición de que sus residentes decidieran más tarde mediante referéndum a qué país unirse, y Polonia se convirtió en una nación separada y se le dio acceso al mar mediante la creación del Corredor Polaco, que separaba a Prusia del resto. de Alemania, mientras que Danzig se convirtió en una ciudad libre.[164]

Alemania recuperó el control del Sarre a través de un referéndum celebrado en 1935 y anexó Austria en el Anschluss de 1938.[165]​ El Acuerdo de Munich de 1938 le dio a Alemania el control de los Sudetes y se apoderaron del resto de Checoslovaquia seis meses después.[73]​ Bajo amenaza de invasión por mar, Lituania entregó el distrito de Memel en marzo de 1939.[166]

Entre 1939 y 1941, las fuerzas alemanas invadieron Polonia, Dinamarca, Noruega, Francia, Luxemburgo, los Países Bajos, Bélgica, Yugoslavia, Grecia y la Unión Soviética.[105]​ Alemania anexó partes del norte de Yugoslavia en abril de 1941,[118][119]​ mientras que Mussolini cedió Trieste, Tirol del Sur e Istria a Alemania en 1943.[167]

Territorios ocupados

Ejecución pública de 54 polacos en Rożki, Voivodato de Mazovia (cerca de Radom), Polonia ocupada por los alemanes, 1942.

Algunos de los territorios conquistados se incorporaron a Alemania como parte del objetivo a largo plazo de Hitler de crear un Gran Reich Germánico. Varias áreas, como Alsacia-Lorena, se colocaron bajo la autoridad de un Gau (distrito regional) adyacente. El Reichskommissariate (Comisariados del Reich), regímenes cuasi-coloniales, se establecieron en algunos países ocupados. Las áreas sometidas a la administración alemana incluyen el Protectorado de Bohemia y Moravia, Reichskommissariat Ostland (que abarca los estados bálticos y Bielorrusia) y Reichskommissariat Ucrania. Las áreas conquistadas de Bélgica y Francia quedaron bajo el control de la Administración Militar en Bélgica y el norte de Francia.[168]​ La belga Eupen-Malmedy, que había sido parte de Alemania hasta 1919, fue anexada. Parte de Polonia se incorporó al Reich y el Gobierno General se estableció en la Polonia central ocupada.[169]​ Los gobiernos de Dinamarca, Noruega (Reichskommissariat Norwegen) y los Países Bajos (Reichskommissariat Niederlande) fueron puestos bajo administraciones civiles formadas principalmente por nativos.[168]​ Hitler pretendía incorporar eventualmente muchas de estas áreas al Reich.[170]​ Alemania ocupó el protectorado italiano de Albania y la gobernación italiana de Montenegro en 1943[171]​ e instaló un gobierno títere en la Serbia ocupada en 1941.[172]

Política

Heinrich Himmler, Hitler y Viktor Lutze realizan el saludo nazi en el Congreso de Nuremberg, septiembre de 1934.

Ideología

Los nazis eran un partido político fascista de extrema derecha que surgió durante las convulsiones sociales y financieras que se produjeron tras el final de la Primera Guerra Mundial.[173]​ El Partido siguió siendo pequeño y marginado, recibiendo el 2,6% del voto federal en 1928, antes del inicio de la Gran Depresión en 1929.[174]​ En 1930, el Partido obtuvo el 18,3% de los votos federales, lo que lo convirtió en el segundo partido político más grande del Reichstag.[175]​ Mientras estaba en prisión después del fallido Beer Hall Putsch de 1923, Hitler escribió Mein Kampf, que presentaba su plan para transformar la sociedad alemana en una basada en la raza.[176]​ La ideología nazi reunió elementos de antisemitismo, higiene racial y eugenesia, y los combinó con pangermanismo y expansionismo territorial con el objetivo de obtener más Lebensraum para el pueblo germánico.[177]​ El régimen intentó obtener este nuevo territorio atacando a Polonia y la Unión Soviética, con la intención de deportar o matar a los judíos y eslavos que vivían allí, que eran vistos como inferiores a la raza superior aria y parte de una conspiración judeo-bolchevique.[178][179]​ El régimen nazi creía que solo Alemania podía derrotar a las fuerzas del bolchevismo y salvar a la humanidad de la dominación mundial de los judíos internacionales. Otras personas que los nazis consideraron que la vida no era digna de vivir eran los discapacitados mentales y físicos, los romaníes, los homosexuales, los testigos de Jehová y los inadaptados sociales.[180][181]

Influenciado por el movimiento Völkisch, el régimen estaba en contra del modernismo cultural y apoyó el desarrollo de un ejército extenso a expensas del intelectualismo.[13][182]​ La creatividad y el arte fueron reprimidos, excepto donde podían servir como medios de propaganda.[183]​ El partido utilizó símbolos como la Bandera de Sangre y rituales como las manifestaciones del Partido Nazi para fomentar la unidad y reforzar la popularidad del régimen.[184]

Gobierno

Hitler, Göring, Goebbels y Rudolf Hess durante un desfile militar en 1933.

Hitler gobernó Alemania de forma autocrática al afirmar el Führerprinzip ("principio de líder"), que exigía la obediencia absoluta de todos los subordinados. Consideraba la estructura del gobierno como una pirámide, con él mismo, el líder infalible, en la cúspide. El rango del partido no se determinaba mediante elecciones y los puestos se ocupaban mediante nombramiento por parte de los de rango superior.[185]​ El partido utilizó la propaganda para desarrollar un culto a la personalidad en torno a Hitler.[186]​ Historiadores como Kershaw enfatizan el impacto psicológico de la habilidad de Hitler como orador.[187]​ Roger Gill afirma: "Sus conmovedores discursos capturaron las mentes y los corazones de un gran número de personas alemanas: prácticamente hipnotizó a su público".[188]

Si bien los altos funcionarios informaban a Hitler y seguían sus políticas, tenían una autonomía considerable.[189]​ Esperaba que los funcionarios "trabajaran para el Führer", que tomaran la iniciativa de promover políticas y acciones en consonancia con los objetivos del partido y los deseos de Hitler, sin su participación en la toma de decisiones del día a día.[190]​ El gobierno era una colección desorganizada de facciones lideradas por la élite del partido, que luchaba por acumular poder y ganarse el favor del Führer.[191]​ El estilo de liderazgo de Hitler consistía en dar órdenes contradictorias a sus subordinados y colocarlos en posiciones en las que sus deberes y responsabilidades se superponían.[192]​ De esta manera fomentó la desconfianza, la competencia y las luchas internas entre sus subordinados para consolidar y maximizar su propio poder.[193]

Los sucesivos decretos del Reichsstatthalter entre 1933 y 1935 abolieron los Länder (estados constituyentes) existentes de Alemania y los reemplazaron con nuevas divisiones administrativas, el Gaue, gobernado por líderes nazis (Gauleiters).[194]​ El cambio nunca se implementó por completo, ya que los Länder todavía se utilizaban como divisiones administrativas para algunos departamentos gubernamentales, como el de educación. Esto condujo a una maraña burocrática de jurisdicciones y responsabilidades superpuestas típicas del estilo administrativo del régimen nazi.[195]

Los funcionarios judíos perdieron sus trabajos en 1933, excepto aquellos que habían prestado servicio militar en la Primera Guerra Mundial. Se designó en su lugar a miembros del Partido o simpatizantes del partido.[196]​ Como parte del proceso de Gleichschaltung, la Ley de gobierno local del Reich de 1935 abolió las elecciones locales y los alcaldes fueron nombrados por el Ministerio del Interior.[197]

Ley

Gráfico que muestra las divisiones raciales pseudocientíficas utilizadas en las políticas raciales de la Alemania nazi.

En agosto de 1934, se exigió a los funcionarios públicos y miembros del ejército que hicieran un juramento de obediencia incondicional a Hitler. Estas leyes se convirtieron en la base del Führerprinzip, el concepto de que la palabra de Hitler anulaba todas las leyes existentes.[198]​ Todos los actos que fueron sancionados por Hitler, incluso el asesinato, se convirtieron en legales.[199]​ Toda la legislación propuesta por los ministros del gabinete tenía que ser aprobada por la oficina del Führer Adjunto Rudolf Hess, quien también podía vetar los nombramientos de altos cargos en la administración pública.[200]

La mayor parte del sistema judicial y los códigos legales de la República de Weimar se mantuvieron vigentes para hacer frente a los delitos comunes.[201]​ Los tribunales dictaron y ejecutaron muchas más condenas a muerte que antes de que los nazis tomaran el poder.[201]​ Las personas que fueron condenadas por tres o más delitos, incluso menores, podrían ser considerados delincuentes habituales y encarcelados indefinidamente.[202]​ Se consideró que personas como las prostitutas y los carteristas eran intrínsecamente criminales y una amenaza para la comunidad. Miles fueron arrestados y confinados indefinidamente sin juicio.[203]

Un encuentro de los cuatro juristas que impusieron la ideología nazi en el sistema legal de Alemania (de izquierda a derecha: Roland Freisler, Franz Schlegelberger, Otto Georg Thierack y Curt Rothenberger).

En 1934 se estableció un nuevo tipo de tribunal, el Volksgerichtshof ("Tribunal del Pueblo") para ocuparse de casos políticos.[204]​ Este tribunal dictó más de 5.000 condenas a muerte hasta su disolución en 1945.[205]​ La pena de muerte podría imponerse por delitos como ser comunista, imprimir panfletos sediciosos o incluso hacer bromas sobre Hitler u otros funcionarios.[206]​ La Gestapo estaba a cargo de la investigación policial para hacer cumplir la ideología nazi, ya que localizaba y confinaba a delincuentes políticos, judíos y otras personas consideradas indeseables.[207]​ Los delincuentes políticos que fueron liberados de la prisión a menudo eran arrestados de nuevo inmediatamente por la Gestapo y confinados en un campo de concentración.[208]

Los nazis utilizaron la propaganda para promulgar el concepto de Rassenschande ("contaminación racial") para justificar la necesidad de leyes raciales.[209]​ En septiembre de 1935 se promulgaron las Leyes de Nuremberg. Estas leyes inicialmente prohibieron las relaciones sexuales y los matrimonios entre arios y judíos y luego se ampliaron para incluir a los "gitanos, negros o sus descendientes bastardos".[210]​ La ley también prohibía el empleo de mujeres alemanas menores de 45 años como empleadas domésticas en hogares judíos.[211]​ La Ley de ciudadanía del Reich establecía que solo los de "sangre alemana o afines" podían ser ciudadanos.[212]​ Así, los judíos y otros no arios fueron despojados de su ciudadanía alemana. La ley también permitió a los nazis negar la ciudadanía a cualquiera que no apoyara lo suficiente al régimen.[212]​ Un decreto complementario emitido en noviembre definió como judío a cualquier persona con tres abuelos judíos, o dos abuelos si se seguía la fe judía.[213]

Militares y paramilitares

Wehrmacht

Una columna de tanques y otros vehículos blindados del Panzerwaffe cerca de Stalingrado, 1942.

Las fuerzas armadas unificadas de Alemania de 1935 a 1945 se llamaron Wehrmacht (fuerza de defensa). Esto incluía al Heer (ejército), Kriegsmarine (marina) y Luftwaffe (fuerza aérea). A partir del 2 de agosto de 1934, se exigió a los miembros de las fuerzas armadas que hicieran un juramento de obediencia incondicional a Hitler personalmente. A diferencia del juramento anterior, que requería la fidelidad a la constitución del país y sus establecimientos legales, este nuevo juramento requería que los miembros del ejército obedecieran a Hitler incluso si se les ordenaba hacer algo ilegal.[214]​ Hitler decretó que el ejército tendría que tolerar e incluso ofrecer apoyo logístico a los Einsatzgruppen —los escuadrones de la muerte móviles responsables de millones de muertes en Europa del Este— cuando fuera tácticamente posible hacerlo.[215]​ Las tropas de la Wehrmacht también participaron directamente en el Holocausto disparando contra civiles o cometiendo genocidio bajo el disfraz de operaciones antipartisanas.[216]​ La línea del partido era que los judíos eran los instigadores de la lucha partidista y, por lo tanto, debían ser eliminados.[217]​ El 8 de julio de 1941, Heydrich anunció que todos los judíos de los territorios conquistados orientales debían ser considerados partisanos y dio la orden de fusilar a todos los judíos varones entre las edades de 15 y 45 años.[218]​ En agosto, esto se amplió para incluir a toda la población judía.[219]

A pesar de los esfuerzos por preparar militarmente al país, la economía no pudo sostener una larga guerra de desgaste. Se desarrolló una estrategia basada en la táctica de Blitzkrieg ("guerra relámpago"), que implicaba el uso de ataques coordinados rápidos que evitaban los puntos fuertes del enemigo. Los ataques comenzaron con bombardeos de artillería, seguidos de bombardeos y ametrallamientos. A continuación, los tanques atacarían y finalmente la infantería entraría para asegurar el área capturada.[220]​ Las victorias continuaron hasta mediados de 1940, pero el fracaso en derrotar a Gran Bretaña fue el primer punto de inflexión importante en la guerra. La decisión de atacar la Unión Soviética y la derrota decisiva en Stalingrado llevaron a la retirada de los ejércitos alemanes y la eventual pérdida de la guerra.[221]​ El número total de soldados que sirvieron en la Wehrmacht desde 1935 hasta 1945 fue de alrededor de 18,2 millones, de los cuales 5,3 millones murieron.[158]

Las SA y SS

(Arriba) Los miembros de las SA hacen cumplir un boicot a las tiendas judías, 1 de abril de 1933. (Abajo) Inspección de tropas en Berlín de la Leibstandarte SS, 1938.

El Sturmabteilung (SA; destacamento de tormenta), o camisas pardas, fundado en 1921, fue el primer ala paramilitar del Partido Nazi; su tarea inicial era proteger a los líderes nazis en mítines y asambleas.[222]​ También participaron en batallas callejeras contra las fuerzas de partidos políticos rivales y acciones violentas contra judíos y otras personas.[223]​ Bajo el liderazgo de Ernst Röhm, las SA crecieron en 1934 a más de medio millón de miembros (4,5 millones incluidas las reservas) en un momento en que el Tratado de Versalles todavía limitaba a 100.000 hombres al ejército regular.[224]

Röhm esperaba asumir el mando del ejército y absorberlo en las filas de las SA.[225]​ Hindenburg y el ministro de Defensa, Werner von Blomberg, amenazaron con imponer la ley marcial si no se reducían las actividades de las SA.[226]​ Por lo tanto, menos de un año y medio después de tomar el poder, Hitler ordenó la muerte de los líderes de las SA, incluido Rohm. Después de la purga de 1934, las SA ya no eran una fuerza importante.[41]

Inicialmente una pequeña unidad de guardaespaldas bajo los auspicios de las SA, el Schutzstaffel (SS; Escuadrón de Protección) creció hasta convertirse en uno de los grupos más grandes y poderosos de la Alemania nazi.[227]​ Dirigidas por el Reichsführer-SS Heinrich Himmler desde 1929, las SS tenían más de un cuarto de millón de miembros en 1938.[228]​ Himmler inicialmente imaginó a las SS como un grupo de guardias de élite, la última línea de defensa de Hitler.[229]​ Las Waffen-SS, la rama militar de las SS, se convirtieron en un segundo ejército. Dependía del ejército regular para el armamento y el equipo pesados, y la mayoría de las unidades estaban bajo el control táctico del Alto Mando de las Fuerzas Armadas (OKW).[230][231]​ A fines de 1942, ya no se siguieron los estrictos requisitos raciales y de selección que habían estado inicialmente en vigor. Con el reclutamiento y la conscripción basados ​​únicamente en la expansión, en 1943 las Waffen-SS ya no podían pretender ser una fuerza de combate de élite.[232]

Las formaciones de las SS cometieron muchos crímenes de guerra contra civiles y militares aliados.[233]​ A partir de 1935, las SS encabezaron la persecución de los judíos, que fueron acorralados en guetos y campos de concentración.[234]​ Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, las unidades SS Einsatzgruppen siguieron al ejército hasta Polonia y la Unión Soviética, donde de 1941 a 1945 mataron a más de dos millones de personas, incluidos 1,3 millones de judíos.[235]​ Un tercio de los miembros de Einsatzgruppen fueron reclutados entre el personal de las Waffen-SS.[236][237]​ Las SS-Totenkopfverbände (unidades de la cabeza de la muerte) dirigían los campos de concentración y los campos de exterminio, donde murieron millones más.[238][239]​ Hasta 60.000 hombres de las Waffen-SS sirvieron en los campos.[240]

En 1931, Himmler organizó un servicio de inteligencia de las SS que se conoció como Sicherheitsdienst (SD; Servicio de Seguridad) bajo su adjunto, Heydrich.[241]​ Esta organización tenía la tarea de localizar y arrestar a comunistas y otros opositores políticos.[242][243]​ Himmler estableció los inicios de una economía paralela bajo los auspicios de la Oficina Central de Economía y Administración de las SS. Esta sociedad de cartera era propietaria de sociedades inmobiliarias, fábricas y editoriales.[244][245]

Economía

Economía del Reich

Planta de aceite sintético IG Farben en construcción en Buna Werke (1941). Esta planta formaba parte del complejo del campo de concentración de Auschwitz.

El asunto económico más urgente que enfrentaron inicialmente los nazis fue la tasa de desempleo nacional del 30 por ciento.[246]​ El economista Dr. Hjalmar Schacht, presidente del Reichsbank y ministro de Economía, creó un esquema para el financiamiento del déficit en mayo de 1933. Los proyectos de capital se pagaban con la emisión de pagarés denominados letras Mefo. Cuando se presentaron los billetes para el pago, el Reichsbank imprimió dinero. Hitler y su equipo económico esperaban que la próxima expansión territorial proporcionaría los medios para pagar la creciente deuda nacional.[247]​ La administración de Schacht logró una rápida disminución de la tasa de desempleo, la mayor de todos los países durante la Gran Depresión.[246]​ La recuperación económica fue desigual, con reducción de horas de trabajo y disponibilidad errática de artículos de primera necesidad, lo que provocó el desencanto con el régimen desde 1934.[248]

En octubre de 1933, se expropió Junkers Aircraft Works. En concierto con otros fabricantes de aviones y bajo la dirección del Ministro de Aviación Göring, la producción se incrementó. De una fuerza laboral de 3.200 personas que producían 100 unidades por año en 1932, la industria creció hasta emplear un cuarto de millón de trabajadores que fabrican más de 10.000 aviones técnicamente avanzados anualmente menos de diez años después.[249]

Se creó una elaborada burocracia para regular las importaciones de materias primas y productos terminados con la intención de eliminar la competencia extranjera en el mercado alemán y mejorar la balanza de pagos de la nación. Los nazis alentaron el desarrollo de sustitutos sintéticos de materiales como el aceite y los textiles.[250]​ Como el mercado experimentaba un exceso y los precios del petróleo eran bajos, en 1933 el gobierno nazi firmó un acuerdo de participación en las ganancias con IG Farben, garantizándoles un rendimiento del 5 por ciento sobre el capital invertido en su planta de aceite sintético en Leuna. Cualquier beneficio que supere esa cantidad se entregaría al Reich. En 1936, Farben lamentó haber hecho el trato, ya que para entonces se estaban generando beneficios en exceso.[251]​ En otro intento de asegurar un suministro adecuado de petróleo durante la guerra, Alemania intimidó a Rumania para que firmara un acuerdo comercial en marzo de 1939.[252]

Autopista a finales de la década de 1930.

Los principales proyectos de obras públicas financiados con gastos deficitarios incluyeron la construcción de una red de Autobahnen y la financiación de programas iniciados por el gobierno anterior para mejorar la vivienda y la agricultura.[253]​ Para estimular la industria de la construcción, se ofreció crédito a empresas privadas y se otorgaron subsidios para la compra y reparación de viviendas.[254]​ Con la condición de que la esposa dejara la fuerza laboral, las parejas jóvenes de ascendencia aria que tuvieran la intención de casarse podían acceder a un préstamo de hasta 1.000 Reichsmarks, y la cantidad que debían reembolsar se reducía en un 25 por ciento por cada hijo nacido.[255]​ La advertencia de que la mujer tenía que permanecer desempleada fuera del hogar se eliminó en 1937 debido a la escasez de trabajadores calificados.[256]

Imaginando la propiedad generalizada de automóviles como parte de la nueva Alemania, Hitler dispuso que el diseñador Ferdinand Porsche elaborara planes para el KdF-wagen (automóvil Fuerza a través de la alegría), destinado a ser un automóvil que todos pudieran pagar. Un prototipo se exhibió en el Salón Internacional del Automóvil de Berlín el 17 de febrero de 1939. Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, la fábrica se convirtió para producir vehículos militares. Ninguno se vendió hasta después de la guerra, cuando el vehículo pasó a llamarse Volkswagen (automóvil del pueblo).[257]

(de izquierda a derecha) Hitler; Robert Ley, jefe del Frente Laboral Alemán; Ferdinand Porsche, fabricante de armamento; y Hermann Göring, director del Plan de cuatro años (1942).

Seis millones de personas estaban desempleadas cuando los nazis tomaron el poder en 1933 y en 1937 había menos de un millón.[258]​ Esto se debió en parte a la eliminación de mujeres de la fuerza laboral.[259]​ Los salarios reales cayeron un 25 por ciento entre 1933 y 1938.[246]​ Tras la disolución de los sindicatos en mayo de 1933, se incautaron sus fondos y se detuvo a sus dirigentes, incluidos los que intentaron cooperar con los nazis.[260]​ Se creó una nueva organización, el Frente Laboral Alemán, que se colocó bajo el mando del funcionario del Partido Nazi, Robert Ley.[260]​ La semana laboral promedio era de 43 horas en 1933; en 1939 esto aumentó a 47 horas.[261]

A principios de 1934, la atención se centró en el rearme. En 1935, los gastos militares representaron el 73 por ciento de las compras gubernamentales de bienes y servicios.[262]​ El 18 de octubre de 1936, Hitler nombró a Göring Plenipotenciario del Plan Cuatrienal, destinado a acelerar el rearme.[263]​ Además de pedir la construcción rápida de acerías, plantas de caucho sintético y otras fábricas, Göring instituyó controles de precios y salarios y restringió la emisión de dividendos en acciones.[246]​ Se realizaron grandes gastos en rearme a pesar de los crecientes déficits.[264]​ Los planes dados a conocer a finales de 1938 para aumentos masivos de la armada y la fuerza aérea eran imposibles de cumplir, ya que Alemania carecía de las finanzas y los recursos materiales para construir las unidades planificadas, así como del combustible necesario para mantenerlas en funcionamiento.[265]​ Con la introducción del servicio militar obligatorio en 1935, la Reichswehr, que se había limitado a 100.000 según los términos del Tratado de Versalles, se expandió a 750.000 en servicio activo al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, con un millón más en la reserva.[266]​ En enero de 1939, el desempleo se redujo a 301.800 y se redujo a sólo 77.500 en septiembre.[267]

Economía de guerra y trabajo forzado

Mujer con insignia de Ostarbeiter en la planta de IG Farben en Auschwitz.

La economía de guerra nazi era una economía mixta que combinaba un mercado libre con una planificación centralizada. El historiador Richard Overy lo describe como algo intermedio entre la economía dirigida de la Unión Soviética y el sistema capitalista de los Estados Unidos.[268]

En 1942, tras la muerte del ministro de Armamento Fritz Todt, Hitler nombró a Albert Speer como su reemplazo.[269]​ El racionamiento de los bienes de consumo durante la guerra dio lugar a un aumento de los ahorros personales, fondos que a su vez se prestaron al gobierno para apoyar el esfuerzo bélico.[270]​ En 1944, la guerra consumía el 75 por ciento del producto interno bruto de Alemania, en comparación con el 60 por ciento en la Unión Soviética y el 55 por ciento en Gran Bretaña.[271]​ Speer mejoró la producción centralizando la planificación y el control, reduciendo la producción de bienes de consumo y utilizando el trabajo forzoso y la esclavitud.[272][273]​ La economía de tiempos de guerra finalmente se basó en gran medida en el empleo a gran escala de mano de obra esclava. Alemania importó y esclavizó a unos 12 millones de personas de 20 países europeos para trabajar en fábricas y granjas. Aproximadamente el 75 por ciento eran de Europa del Este.[274]​ Muchas fueron víctimas de los bombardeos aliados, ya que recibieron poca protección contra ataques aéreos. Las malas condiciones de vida provocaron altas tasas de enfermedad, lesiones y muerte, así como sabotajes y actividades delictivas.[275]​ La economía en tiempos de guerra también se basó en el robo a gran escala, inicialmente a través del estado que se apoderó de la propiedad de los ciudadanos judíos y luego del saqueo de los recursos de los territorios ocupados.[276]

Los trabajadores extranjeros traídos a Alemania se clasificaron en cuatro clasificaciones: trabajadores invitados, internados militares, trabajadores civiles y trabajadores orientales. Cada grupo estaba sujeto a diferentes regulaciones. Los nazis prohibieron las relaciones sexuales entre alemanes y trabajadores extranjeros.[277][278]

En 1944, más de medio millón de mujeres sirvieron como auxiliares en las fuerzas armadas alemanas.[279]​ El número de mujeres con empleo remunerado solo aumentó en 271.000 (1,8 por ciento) entre 1939 y 1944.[280]​ Como se redujo la producción de bienes de consumo, las mujeres abandonaron esas industrias para trabajar en la economía de guerra. También aceptaron trabajos anteriormente ocupados por hombres, especialmente en granjas y en tiendas familiares.[281]

Los bombardeos estratégicos muy intensos de los aliados tuvieron como objetivo las refinerías que producían petróleo sintético y gasolina, así como el sistema de transporte alemán, especialmente ferrocarriles y canales.[282]​ La industria de armamentos comenzó a colapsar en septiembre de 1944. En noviembre, el carbón combustible ya no llegaba a sus destinos y la producción de nuevos armamentos ya no era posible.[283]​ Overy sostiene que el bombardeo tensó la economía de guerra alemana y la obligó a desviar hasta una cuarta parte de su mano de obra e industria hacia recursos antiaéreos, lo que muy probablemente acortó la guerra.[284]

Explotación financiera de territorios conquistados

Botín alemán almacenado en Ellingen, Baviera (abril de 1945).

Durante el curso de la guerra, los nazis extrajeron un botín considerable de la Europa ocupada. El historiador y corresponsal de guerra William L. Shirer escribe: "La cantidad total del botín [nazi] nunca se sabrá; ha resultado más allá de la capacidad del hombre para calcular con precisión".[285]​ Las reservas de oro y otras tenencias extranjeras fueron confiscadas de los bancos nacionales de las naciones ocupadas, mientras que generalmente se imponían grandes "costos de ocupación". Al final de la guerra, los nazis calcularon los costos de ocupación en 60 mil millones de Reichsmarks, y solo Francia pagó 31,5 mil millones. El Banco de Francia se vio obligado a proporcionar 4.500 millones de Reichsmarks en "créditos" a Alemania, mientras que los nazis evaluaron otros 500.000 Reichsmarks contra la Francia de Vichy en forma de "tarifas" y otros cargos diversos. Los nazis explotaron a otras naciones conquistadas de manera similar. Después de la guerra, el Estudio de Bombardeo Estratégico de los Estados Unidos concluyó que Alemania había obtenido 104 mil millones de Reichsmarks en forma de costos de ocupación y otras transferencias de riqueza desde la Europa ocupada, incluyendo dos tercios del producto interno bruto de Bélgica y los Países Bajos.[285]

El saqueo nazi incluyó colecciones de arte públicas y privadas, artefactos, metales preciosos, libros y posesiones personales. Hitler y Göring, en particular, estaban interesados ​​en adquirir tesoros artísticos saqueados de la Europa ocupada,[286]​ el primero planeaba utilizar el arte robado para llenar las galerías del Führermuseum (Museo del líder),[287]​ y el segundo para su colección personal. . Göring, después de haber despojado a casi toda la Polonia ocupada de sus obras de arte en los seis meses posteriores a la invasión de Alemania, finalmente desarrolló una colección valorada en más de 50 millones de Reichsmarks.[286]​ En 1940, se estableció el Grupo de trabajo Reichsleiter Rosenberg para saquear obras de arte y material cultural de colecciones, bibliotecas y museos públicos y privados de toda Europa. Francia vio la mayor extensión del saqueo nazi. Unos 26.000 vagones de ferrocarril con tesoros artísticos, muebles y otros artículos saqueados fueron enviados a Alemania desde Francia.[288]​ En enero de 1941, Rosenberg estimó que los tesoros saqueados de Francia estaban valorados en más de mil millones de Reichsmarks.[289]​ Además, los soldados saquearon o compraron bienes como productos y ropa, artículos que eran cada vez más difíciles de obtener en Alemania, para enviarlos a casa.[290]

También se llevaron bienes y materias primas. En Francia, durante el curso de la guerra se incautaron unas 9.000.000 toneladas (8.900.000 toneladas largas; 9.900.000 toneladas cortas) de cereales, incluido el 75 por ciento de su avena. Además, se extrajo el 80 por ciento del petróleo del país y el 74 por ciento de su producción de acero. La valoración de este botín se estima en 184 500 millones de francos. En Polonia, el saqueo de materias primas por parte de los nazis comenzó incluso antes de que concluyera la invasión alemana.[291]

Tras la Operación Barbarroja, la Unión Soviética también fue saqueada. Solo en 1943, 9.000.000 de toneladas de cereales, 2.000.000 de toneladas (2.000.000 de toneladas largas; 2.200.000 de toneladas cortas) de forraje, 3.000.000 de toneladas (3.000.000 de toneladas largas; 3.300.000 toneladas cortas) de patatas y 662.000 toneladas (652.000 toneladas largas; 730.000 toneladas cortas) de las carnes se enviaron de regreso a Alemania. Durante el curso de la ocupación alemana, se capturaron unos 12 millones de cerdos y 13 millones de ovejas. El valor de este saqueo se estima en 4 mil millones de marcos reales. Este número relativamente bajo en comparación con las naciones ocupadas de Europa occidental puede atribuirse a los devastadores combates en el frente oriental.[292]

Política racial y eugenesia

Racismo y antisemitismo

El racismo y el antisemitismo eran principios básicos del Partido Nazi y del régimen nazi. La política racial de la Alemania nazi se basó en su creencia en la existencia de una raza superior. Los nazis postularon la existencia de un conflicto racial entre la raza superior aria y las razas inferiores, en particular los judíos, que eran vistos como una raza mixta que se había infiltrado en la sociedad y eran responsables de la explotación y represión de la raza aria.[293]

Persecución de judíos

Boicot nazi a las empresas judías, abril de 1933. Los carteles dicen "¡Alemanes! ¡Defiéndanse! ¡No compren a los judíos!".

La discriminación contra los judíos comenzó inmediatamente después de la toma del poder. Tras una serie de ataques durante un mes por parte de miembros de las SA contra empresas y sinagogas judías, el 1 de abril de 1933 Hitler declaró un boicot nacional a las empresas judías.[294]​ La Ley de restablecimiento de la función pública profesional, aprobada el 7 de abril, obligó a todos los funcionarios públicos no arios a retirarse de la abogacía y de la función pública.[295]​ Una legislación similar pronto privó a otros profesionales judíos de su derecho a ejercer, y el 11 de abril se promulgó un decreto que declaraba que cualquier persona que tuviera incluso un padre o abuelo judío se consideraba no ario.[296]​ Como parte de la campaña para eliminar la influencia judía de la vida cultural, los miembros de la Liga Nacional Socialista de Estudiantes Alemanes retiraron de las bibliotecas todos los libros considerados no alemanes, y el 10 de mayo se llevó a cabo una quema de libros a nivel nacional.[297]

El régimen utilizó la violencia y la presión económica para alentar a los judíos a abandonar voluntariamente el país.[298]​ A las empresas judías se les negó el acceso a los mercados, se les prohibió hacer publicidad y se les privó del acceso a los contratos gubernamentales. Los ciudadanos fueron acosados ​​y sometidos a ataques violentos.[299]​ Muchas ciudades colocaron carteles que prohibían la entrada a judíos.[300]

En noviembre de 1938, un joven judío solicitó una entrevista con el embajador alemán en París y se reunió con un secretario de la legación, a quien disparó y mató para protestar por el trato que recibió su familia en Alemania. Este incidente sirvió de pretexto para un pogromo que los nazis incitaron contra los judíos el 9 de noviembre de 1938. Los miembros de las SA dañaron o destruyeron sinagogas y propiedades judías en toda Alemania. Al menos 91 judíos alemanes fueron asesinados durante este pogrom, más tarde llamado Kristallnacht, la Noche de los Cristales Rotos.[301][302]​ Se impusieron más restricciones a los judíos en los meses siguientes: se les prohibió tener negocios o trabajar en tiendas minoristas, conducir automóviles, ir al cine, visitar la biblioteca o poseer armas, y los alumnos judíos fueron retirados de las escuelas. La comunidad judía fue multada con mil millones de marcos para pagar los daños causados ​​por la Kristallnacht y se le dijo que se confiscarían los asentamientos de seguros.[303]​ En 1939, alrededor de 250.000 de los 437.000 judíos de Alemania habían emigrado a Estados Unidos, Argentina, Gran Bretaña, Palestina y otros países.[304][305]​ Muchos optaron por quedarse en Europa continental. A los emigrantes a Palestina se les permitió transferir propiedades allí bajo los términos del Acuerdo de Haavara, pero aquellos que se mudaban a otros países tuvieron que dejar virtualmente todas sus propiedades y el gobierno se apoderó de ellas.[305]

Persecución de gitanos

Como los judíos, el pueblo romaní fue objeto de persecución desde los primeros días del régimen. A los romaníes se les prohibió casarse con personas de ascendencia alemana. Fueron enviados a campos de concentración a partir de 1935 y muchos murieron.[180][181]​ Tras la invasión de Polonia, 2.500 romaníes y sinti fueron deportados de Alemania al Gobierno General, donde fueron encarcelados en campos de trabajo. Los supervivientes probablemente fueron exterminados en Bełżec, Sobibor o Treblinka. Otros 5.000 sinti y austriacos laleri fueron deportados al gueto de Łódź a finales de 1941, donde se estima que la mitad murió. Los sobrevivientes romaníes del gueto fueron trasladados posteriormente al campo de exterminio de Chełmno a principios de 1942.[306]

Los nazis tenían la intención de deportar a todos los romaníes de Alemania y los confinaron a Zigeunerlager (campos de gitanos) con este fin. Himmler ordenó su deportación de Alemania en diciembre de 1942, con pocas excepciones. Un total de 23.000 romaníes fueron deportados al campo de concentración de Auschwitz, de los cuales 19.000 murieron. Fuera de Alemania, el pueblo romaní fue utilizado regularmente para trabajos forzados, aunque muchos murieron. En los estados bálticos y la Unión Soviética, 30.000 romaníes fueron asesinados por las SS, el ejército alemán y Einsatzgruppen. En la Serbia ocupada, murieron entre 1.000 y 12.000 romaníes, mientras que casi todos los 25.000 romaníes que vivían en el Estado Independiente de Croacia murieron. Las estimaciones al final de la guerra sitúan el número total de muertos en alrededor de 220.000, lo que equivale aproximadamente al 25 por ciento de la población romaní en Europa.[306]

Otros grupos perseguidos

Cartel de la Oficina de Política Racial del Partido Nazi: "60 000 RM es lo que esta persona con una enfermedad hereditaria le cuesta a la comunidad en vida. Conciudadano, ese es su dinero también".

La Aktion T4 fue un programa de asesinato sistemático de discapacitados físicos y mentales y de pacientes en hospitales psiquiátricos que tuvo lugar principalmente de 1939 a 1941 y continuó hasta el final de la guerra. Inicialmente, las víctimas fueron fusiladas por los Einsatzgruppen y otros; A principios de 1940 se utilizaron cámaras de gas y camionetas de gas que usaban monóxido de carbono.[307][308]​ En virtud de la Ley para la prevención de la descendencia con enfermedades hereditarias, promulgada el 14 de julio de 1933, más de 400.000 personas fueron sometidas a esterilización obligatoria.[309]​ Más de la mitad eran personas consideradas con deficiencias mentales, que incluían no solo a las personas que obtuvieron calificaciones bajas en las pruebas de inteligencia, sino también a las que se desviaron de los estándares de comportamiento esperados con respecto al ahorro, el comportamiento sexual y la limpieza. La mayoría de las víctimas provenían de grupos desfavorecidos como las prostitutas, los pobres, las personas sin hogar y los delincuentes.[310]​ Otros grupos perseguidos y asesinados incluyeron testigos de Jehová, homosexuales, inadaptados sociales y miembros de la oposición política y religiosa.[181][311]

Plan general del este

La guerra de Alemania en el Este se basó en la visión de larga data de Hitler de que los judíos eran el gran enemigo del pueblo alemán y que Lebensraum era necesario para la expansión de Alemania. Hitler centró su atención en Europa del Este, con el objetivo de conquistar Polonia y la Unión Soviética.[178][179]​ Después de la ocupación de Polonia en 1939, todos los judíos que vivían en el Gobierno General fueron confinados en guetos, y los que estaban en buena forma física debían realizar trabajos obligatorios.[312]​ En 1941 Hitler decidió destruir completamente la nación polaca; en un plazo de 15 a 20 años, el Gobierno General sería depuesto de los polacos étnicos y reasentado por colonos alemanes.[313]​ Aproximadamente 3,8 a 4 millones de polacos permanecerían como esclavos,[314]​ parte de una mano de obra esclava de 14 millones que los nazis pretendían crear utilizando ciudadanos de las naciones conquistadas.[179][315]

El Plan General Ost ("Plan General para el Este") pedía deportar a la población de la Europa Oriental ocupada y la Unión Soviética a Siberia, para utilizarla como mano de obra esclava o para ser asesinada.[316]​ Para determinar quién debía ser asesinado, Himmler creó el Volksliste, un sistema de clasificación de personas consideradas de sangre alemana.[317]​ Ordenó que los de ascendencia germánica que se negaran a ser clasificados como de etnia alemana fueran deportados a campos de concentración, se les quitaran a sus hijos o fueran asignados a trabajos forzados.[318][319]​ El plan también incluía el secuestro de niños que se consideraba tenían rasgos ario-nórdicos, que se presumía que eran de ascendencia alemana.[320]​ El objetivo era implementar Generalplan Ost después de la conquista de la Unión Soviética, pero cuando la invasión fracasó, Hitler tuvo que considerar otras opciones.[316][321]​ Una sugerencia fue una deportación forzada masiva de judíos a Polonia, Palestina o Madagascar.[312]

Además de eliminar a los judíos, los nazis planearon reducir la población de los territorios conquistados en 30 millones de personas a través del hambre en una acción llamada Plan Hambre. Los suministros de alimentos se desviarían al ejército alemán y a los civiles alemanes. Las ciudades serían arrasadas y la tierra se permitiría volver al bosque o ser reasentada por colonos alemanes.[322]​ Juntos, el Plan del Hambre y el Plan General Ost habrían provocado la hambruna de 80 millones de personas en la Unión Soviética.[323]​ Estos planes parcialmente cumplidos resultaron en la muerte democrática de aproximadamente 19,3 millones de civiles y prisioneros de guerra (POW) en toda la URSS y en otras partes de Europa.[324]​ Durante el curso de la guerra, la Unión Soviética perdió un total de 27 millones de personas; menos de nueve millones de ellos fueron muertes en combate.[325]​ Uno de cada cuatro de la población soviética murió o resultó herido.[326]

Holocausto y solución final

Un carro lleno de cadáveres fuera del crematorio en el campo de concentración de Buchenwald liberado por el ejército de los Estados Unidos, 1945.

Alrededor de la época de la fallida ofensiva contra Moscú en diciembre de 1941, Hitler resolvió que los judíos de Europa serían exterminados de inmediato.[327]​ Si bien el asesinato de civiles judíos se había producido en los territorios ocupados de Polonia y la Unión Soviética, los planes para la erradicación total de la población judía de Europa (once millones de personas) se formalizaron en la Conferencia de Wannsee el 20 de enero de 1942. Algunos serían trabajó hasta la muerte y el resto moriría en la implementación de la Solución Final a la Cuestión Judía.[328]​ Inicialmente, las víctimas fueron asesinadas por pelotones de fusilamiento de Einsatzgruppen, luego por cámaras de gas estacionarias o camionetas de gas, pero estos métodos resultaron poco prácticos para una operación de esta escala.[329][330]​ En 1942 se establecieron campos de exterminio equipados con cámaras de gas en Auschwitz, Chełmno, Sobibor, Treblinka y otros lugares.[331]​ El número total de judíos asesinados se estima en 5,5 a 6 millones,[239]​ incluidos más de un millón de niños.[332]

Los aliados recibieron información sobre los asesinatos del gobierno polaco en el exilio y el liderazgo polaco en Varsovia, basada principalmente en inteligencia de la clandestinidad polaca.[333][334]​ Los ciudadanos alemanes tuvieron acceso a información sobre lo que estaba sucediendo, ya que los soldados que regresaban de los territorios ocupados informaron sobre lo que habían visto y hecho.[335]​ El historiador Richard J. Evans afirma que la mayoría de los ciudadanos alemanes desaprobaron el genocidio.[336]

Opresión de los polacos étnicos

Los nazis consideraban a los polacos como no arios infrahumanos, y durante la ocupación alemana de Polonia murieron 2,7 millones de polacos étnicos.[337]​ Los civiles polacos fueron sometidos a trabajos forzados en la industria alemana, internamiento, expulsiones al por mayor para dar paso a los colonos alemanes y ejecuciones en masa. Las autoridades alemanas emprendieron un esfuerzo sistemático para destruir la cultura y la identidad nacional polacas. Durante la operación AB-Aktion, muchos profesores universitarios y miembros de la intelectualidad polaca fueron arrestados, transportados a campos de concentración o ejecutados. Durante la guerra, Polonia perdió aproximadamente del 39 al 45 por ciento de sus médicos y dentistas, del 26 al 57 por ciento de sus abogados, del 15 al 30 por ciento de sus profesores, del 30 al 40 por ciento de sus científicos y profesores universitarios, y del 18 al 28 por ciento. de su clero.[338]

Maltrato de prisioneros de guerra soviéticos

Prisioneros de guerra soviéticos en Mauthausen.

Los nazis capturaron 5,75 millones de prisioneros de guerra soviéticos, más de lo que se llevaron de todas las demás potencias aliadas juntas. De estos, mataron a unos 3,3 millones,[339]​ y 2,8 millones de ellos murieron entre junio de 1941 y enero de 1942.[340]​ Muchos prisioneros de guerra murieron de hambre o recurrieron al canibalismo mientras estaban recluidos en corrales al aire libre en Auschwitz y otros lugares.[341]

Desde 1942 en adelante, los prisioneros de guerra soviéticos fueron vistos como una fuente de trabajo forzoso y recibieron un mejor trato para que pudieran trabajar.[342]​ En diciembre de 1944, 750.000 prisioneros de guerra soviéticos estaban trabajando, incluso en fábricas de armamento alemanas (en violación de las convenciones de La Haya y Ginebra), minas y granjas.[343]

Sociedad

Educación

Mujeres en clases en octubre de 1940.

La legislación antisemita aprobada en 1933 llevó a la remoción de todos los maestros, profesores y funcionarios judíos del sistema educativo. La mayoría de los profesores debían pertenecer al Nationalsozialistischer Lehrerbund (NSLB; Liga Nacional de Profesores Socialistas) y los profesores universitarios debían unirse a los Conferencistas Alemanes Nacionalsocialistas.[344][345]​ Los maestros tenían que hacer un juramento de lealtad y obediencia a Hitler, y aquellos que no mostraban suficiente conformidad con los ideales del partido a menudo eran denunciados por estudiantes o compañeros de enseñanza y despedidos.[346][347]​ La falta de financiación para los salarios llevó a muchos profesores a dejar la profesión. El tamaño promedio de las clases aumentó de 37 en 1927 a 43 en 1938 debido a la escasez de maestros resultante.[348]

El ministro del Interior Wilhelm Frick, Bernhard Rust del Ministerio de Ciencia, Educación y Cultura del Reich y otras agencias emitieron directivas frecuentes y a menudo contradictorias sobre el contenido de las lecciones y los libros de texto aceptables para su uso en las escuelas primarias y secundarias. Los libros considerados inaceptables para el régimen fueron retirados de las bibliotecas escolares.[349]​ El adoctrinamiento en la ideología nazi se hizo obligatorio en enero de 1934.[350]​ Los estudiantes seleccionados como futuros miembros de la élite del partido fueron adoctrinados desde los 12 años en las escuelas Adolf Hitler para educación primaria y los Institutos Políticos Nacionales de Educación para la educación secundaria. En los Castillos de la Orden se llevó a cabo un adoctrinamiento detallado de los futuros poseedores del rango militar de élite.[351]

El saludo nazi en la escuela (1934): los niños fueron adoctrinados a una edad temprana.

La educación primaria y secundaria se centró en la biología racial, la política de población, la cultura, la geografía y la aptitud física.[352]​ El plan de estudios en la mayoría de las materias, incluidas biología, geografía e incluso aritmética, se modificó para cambiar el enfoque a la raza.[353]​ La educación militar se convirtió en el componente central de la educación física, y la educación en física se orientó hacia materias con aplicaciones militares, como balística y aerodinámica.[354][355]​ Los estudiantes debían ver todas las películas preparadas por la división escolar del Ministerio de Ilustración Pública y Propaganda del Reich.[350]

En las universidades, los nombramientos para los puestos más altos fueron objeto de luchas de poder entre el Ministerio de Educación, los consejos universitarios y la Liga Nacional Socialista de Estudiantes Alemanes.[356]​ A pesar de la presión de la Liga y de varios ministerios gubernamentales, la mayoría de los profesores universitarios no realizaron cambios en sus conferencias o programas de estudios durante el período nazi.[357]​ Esto fue especialmente cierto en las universidades ubicadas en regiones predominantemente católicas.[358]​ La matrícula en las universidades alemanas disminuyó de 104.000 estudiantes en 1931 a 41.000 en 1939, pero la matrícula en las facultades de medicina aumentó considerablemente debido a que los médicos judíos se vieron obligados a dejar la profesión, por lo que los graduados de medicina tenían buenas perspectivas laborales.[359]​ A partir de 1934, se exigió a los estudiantes universitarios que asistieran a sesiones de entrenamiento militar frecuentes y laboriosas dirigidas por las SA.[360]​ Los estudiantes de primer año también tuvieron que servir seis meses en un campo de trabajo para el Servicio de Trabajo del Reich; se requirió un servicio adicional de diez semanas para los estudiantes de segundo año.[361]

Papel de la mujer y la familia

Madre alemana ayuda a sus hijos.

Las mujeres fueron una piedra angular de la política social nazi. Los nazis se opusieron al movimiento feminista, alegando que fue creación de intelectuales judíos, en lugar de defender una sociedad patriarcal en la que la mujer alemana reconocería que su "mundo es su marido, su familia, sus hijos y su hogar".[259]​ Los grupos feministas fueron cerrados o incorporados a la Liga Nacional Socialista de Mujeres, que coordinaba grupos en todo el país para promover la maternidad y las actividades del hogar. Se ofrecieron cursos sobre crianza de los hijos, costura y cocina. Feministas destacadas, como Anita Augspurg, Lida Gustava Heymann y Helene Stöcker, se sintieron obligadas a vivir en el exilio.[362]​ La Liga publicó la NS-Frauen-Warte, la única revista femenina aprobada por los nazis en la Alemania nazi;[363]​ a pesar de algunos aspectos de propaganda, era predominantemente una revista femenina común.[364]

Postal alemana con retrato pintado de una miembro uniformada de la Liga de Chicas Alemanas abanderada con la esvástica y atrás el castillo de Nuremberg.

Se alentó a las mujeres a dejar la fuerza laboral y se promovió la creación de familias numerosas por mujeres racialmente aptas mediante una campaña de propaganda. Las mujeres recibieron un premio de bronce, conocido como Ehrenkreuz der Deutschen Mutter (Cruz de honor de la madre alemana), por dar a luz a cuatro hijos, plata por seis y oro por ocho o más.[362]​ Las familias numerosas recibieron subsidios para ayudar con los gastos. Aunque las medidas llevaron a aumentos en la tasa de natalidad, el número de familias que tenían cuatro o más hijos disminuyó en un cinco por ciento entre 1935 y 1940.[365]​ Retirar a las mujeres de la fuerza laboral no tuvo el efecto deseado de liberar puestos de trabajo para los hombres, ya que las mujeres eran en su mayor parte empleadas como empleadas domésticas, tejedoras o en las industrias de alimentos y bebidas, trabajos que no eran de interés para los hombres.[366]​ La filosofía nazi impidió que se contratara a un gran número de mujeres para trabajar en fábricas de municiones en el período previo a la guerra, por lo que se trajeron trabajadores extranjeros. Después de que comenzó la guerra, se utilizaron ampliamente trabajadores esclavos.[367]​ En enero de 1943, Hitler firmó un decreto que requería que todas las mujeres menores de cincuenta años se presentaran a las asignaciones de trabajo para ayudar en el esfuerzo de guerra.[368]​ A partir de entonces, las mujeres fueron canalizadas hacia trabajos agrícolas e industriales y, en septiembre de 1944, 14,9 millones de mujeres trabajaban en la producción de municiones.[369]

Los líderes nazis respaldaron la idea de que el trabajo racional y teórico era ajeno a la naturaleza de la mujer y, como tal, desanimó a las mujeres a buscar una educación superior.[370]​ Una ley aprobada en abril de 1933 limitó el número de mujeres admitidas a la universidad al diez por ciento del número de asistentes masculinos.[371]​ Esto dio lugar a que la matriculación femenina en las escuelas secundarias descendiera de 437.000 en 1926 a 205.000 en 1937. El número de mujeres matriculadas en escuelas postsecundarias descendió de 128.000 en 1933 a 51.000 en 1938. Sin embargo, con el requisito de que los hombres se alistaran en las fuerzas durante la guerra, las mujeres constituían la mitad de la matrícula en el sistema postsecundario en 1944.[372]

Mujeres jóvenes del Bund Deutscher Mädel (Liga de Chicas Alemanas) practicando gimnasia en 1941.
Soldados alemanes son recibidos por mujeres y niños tras llegar a Danzig en 1939.

Se esperaba que las mujeres fueran fuertes, saludables y vitales.[373]​ La robusta mujer campesina que trabajaba la tierra y tenía hijos fuertes era considerada ideal, y las mujeres eran elogiadas por ser atléticas y bronceadas por trabajar al aire libre.[374]​ Se crearon organizaciones para el adoctrinamiento de los valores nazis. Desde el 25 de marzo de 1939, la afiliación a las Juventudes Hitlerianas se hizo obligatoria para todos los niños mayores de diez años.[375]​ La sección Jungmädelbund (Young Girls League) de las Juventudes Hitlerianas era para niñas de 10 a 14 años y el Bund Deutscher Mädel (BDM; League of German Girls) era para mujeres jóvenes de 14 a 18 años. Las actividades de BDM se centraban en la educación física, con actividades como correr, saltar de largo, dar volteretas, caminar en la cuerda floja, marchar y nadar.[376]

El régimen nazi promovió un código de conducta liberal con respecto a asuntos sexuales y simpatizó con las mujeres que tenían hijos fuera del matrimonio.[377]​ La promiscuidad aumentó a medida que avanzaba la guerra, y los soldados solteros a menudo estaban íntimamente relacionados con varias mujeres simultáneamente. Las esposas de los soldados participaban con frecuencia en relaciones extramaritales. En ocasiones, el sexo se utilizaba como una mercancía para obtener un mejor trabajo de un trabajador extranjero.[378]​ Los folletos exhortaban a las mujeres alemanas a evitar las relaciones sexuales con trabajadores extranjeros como un peligro para su sangre.[379]

Con la aprobación de Hitler, Himmler pretendía que la nueva sociedad del régimen nazi desestigmatizara los nacimientos ilegítimos, particularmente de niños engendrados por miembros de las SS, quienes fueron examinados por pureza racial.[380]​ Su esperanza era que cada familia de las SS tuviera entre cuatro y seis hijos.[380]​ La asociación Lebensborn (Fuente de la vida), fundada por Himmler en 1935, creó una serie de hogares de maternidad para alojar a madres solteras durante sus embarazos.[381]​ Ambos padres fueron examinados para determinar su idoneidad racial antes de la aceptación.[381]​ Los niños resultantes a menudo fueron adoptados en familias de las SS.[381]​ Las casas también se pusieron a disposición de las esposas de los miembros de las SS y del Partido Nazi, que rápidamente llenaron más de la mitad de los lugares disponibles.[382]

El régimen nazi hizo cumplir estrictamente las leyes vigentes que prohíben el aborto excepto por razones médicas. El número de abortos se redujo de 35.000 por año a principios de la década de 1930 a menos de 2.000 por año a finales de la década, aunque en 1935 se aprobó una ley que permitía los abortos por motivos eugenésicos.[383]

Salud

Las estatuas que representan el cuerpo ideal se erigieron en las calles de Berlín para los Juegos Olímpicos de Verano de 1936.

La Alemania nazi tenía un fuerte movimiento contra el tabaco, ya que la investigación pionera de Franz H. Müller en 1939 demostró un vínculo causal entre el tabaquismo y el cáncer de pulmón.[384]​ La Oficina de Salud del Reich tomó medidas para tratar de limitar el tabaquismo, incluida la producción de conferencias y folletos.[385]​ Fumar estaba prohibido en muchos lugares de trabajo, en trenes y entre los miembros del ejército en servicio.[386]​ Los organismos gubernamentales también trabajaron para controlar otras sustancias cancerígenas como el amianto y los plaguicidas.[387]​ Como parte de una campaña de salud pública en general, se limpiaron los suministros de agua, se eliminaron el plomo y el mercurio de los productos de consumo y se instó a las mujeres a someterse a exámenes periódicos de detección del cáncer de mama.[388]

Los planes de seguro médico administrados por el gobierno estaban disponibles, pero a los judíos se les negó la cobertura a partir de 1933. Ese mismo año, a los médicos judíos se les prohibió tratar a pacientes asegurados por el gobierno. En 1937, a los médicos judíos se les prohibió tratar a pacientes no judíos, y en 1938 se les eliminó por completo el derecho a practicar la medicina.[389]

A partir de 1941 se llevaron a cabo experimentos médicos, muchos de ellos pseudocientíficos, en internos de campos de concentración.[390]​ El médico más notorio en realizar experimentos médicos fue el Dr. Josef Mengele, médico del campo de Auschwitz, SS-Hauptsturmführer.[391]​ Muchas de sus víctimas murieron o fueron asesinadas intencionalmente.[392]​ Las compañías farmacéuticas pusieron a disposición de los reclusos de los campos de concentración para realizar pruebas de detección de drogas y otros experimentos.[393]

Ambientalismo

La sociedad nazi tenía elementos que apoyaban los derechos de los animales y muchas personas eran aficionadas a los zoológicos y la vida silvestre.[394]​ El gobierno tomó varias medidas para garantizar la protección de los animales y el medio ambiente. En 1933, los nazis promulgaron una estricta ley de protección animal que afectó lo que estaba permitido para la investigación médica.[395]​ La ley sólo se aplicó de manera flexible y, a pesar de la prohibición de la vivisección, el Ministerio del Interior concedió fácilmente permisos para experimentos con animales.[396]

La Oficina Forestal del Reich en Göring hizo cumplir las regulaciones que requerían que los silvicultores plantaran una variedad de árboles para asegurar un hábitat adecuado para la vida silvestre, y una nueva Ley de Protección Animal del Reich se convirtió en ley en 1933.[397]​ El régimen promulgó la Ley de Protección de la Naturaleza del Reich en 1935 para proteger el paisaje natural del desarrollo económico excesivo. Permitió la expropiación de tierras de propiedad privada para crear reservas naturales y ayudó en la planificación a largo plazo.[398]​ Se hicieron esfuerzos superficiales para frenar la contaminación del aire, pero una vez que comenzó la guerra se hizo poco cumplimiento de la legislación existente.[399]

Arte y cultura

Estadio Olímpico de Berlín, 1936.

En su juventud, Hitler tuvo la aspiración de hacer carrera como artista plástico en la pintura, pero fue rechazado en dos ocasiones por la Academia de Bellas Artes de Viena. Cuando se convirtió en el líder del Estado alemán, apoyó el desarrollo de las artes, exceptuando aquellas que la ideología nazi consideraba como decadentes, y tomó bajo su protección al arquitecto Albert Speer, quien transformó las ideas de magnificencia de Hitler en obras.

Buena parte de la producción artística alemana en este periodo se consagró al ensalzamiento de los valores de la familia, la nación y en especial la raza aria, educando a las nuevas generaciones con contenidos antisemitas e intolerantes. En este tema, el ministro de propaganda Joseph Goebbels tuvo un importante papel doctrinario.

La arquitectura también recibió un impulso considerable durante el régimen. Un ambicioso plan, que buscaba convertir Berlín en la capital más imponente del mundo, nunca llegó a concretarse a causa del estallido de la guerra. Durante años Hitler y su arquitecto en jefe Albert Speer proyectaron edificios y planearon un radical cambio urbanístico que actualmente suele considerarse como megalómano.

El primer paso de estos planes fue el estadio para los Juegos Olímpicos de Berlín 1936, diseñado por Werner March, la única gran obra arquitectónica de este periodo que ha sobrevivido. El edificio albergó el partido final de la Copa Mundial de Fútbol de 2006.

Speer proyectó asimismo la nueva Cancillería del Reich, que incluía un enorme salón dos veces mayor que el Salón de los Espejos del Palacio de Versalles. Hitler quería construir una tercera Cancillería, aún mayor, aunque nunca se comenzó. La segunda cancillería fue dañada seriamente por el ejército soviético en la batalla de Berlín en 1945. Ese mismo año fue demolida en presencia del primer ministro del Reino Unido, Winston Churchill.

En 1937, Speer proyectó el pabellón alemán de la Exposición Internacional de 1937 en París, que estaba situado justo en frente del pabellón soviético. Su diseño magnificente opacó al pabellón soviético. Speer pretendía representar una defensa sólida contra los embates del comunismo. No obstante, ambos pabellones fueron galardonados con medallas de oro por sus diseños.

Leni Riefenstahl (detrás del camarógrafo) rodando durante los Juegos Olímpicos de Berlín 1936.

Otras obras destacadas que han sobrevivido son el Aeropuerto de Berlín-Tempelhof y Prora, una estación vacacional construida en la isla de Rügen.

Entre los proyectos de Speer y Hitler se encuentra la Volkshalle, o Salón del Pueblo, un domo de 200 m de altura y 250 m de diámetro, 16 veces más grande que la Basílica de San Pedro. Hitler también planeaba construir un arco, similar al Arco de Triunfo de París, pero de 100 m de altura, en cuyo interior estarían grabados los nombres de todos los muertos alemanes de la Primera Guerra Mundial. El prematuro comienzo de la guerra evitó que se construyeran estas gigantescas obras debido al racionamiento de materiales de construcción, por un lado, y por otro, a que el peso del monumento excedía las condiciones del terreno. Una probeta de cemento llegó a ser instalada en el lugar, y con el tiempo cedió el terreno.

El cine tuvo en Leni Riefenstahl su representante más destacada, gracias a dos obras: El triunfo de la voluntad y Olympia. Esta última película es admirada por el uso de técnicas innovadoras para la época, si bien ella misma ha sido criticada por hacer propaganda para la ideología nazi.

Por su parte, la formación de las nuevas generaciones estaba tempranamente enmarcada dentro de proyectos nacionalistas, como las Juventudes Hitlerianas. En centros construidos especialmente, como el castillo Vogelsang en la actual Renania del Norte-Westfalia (RNW), se formaba a la élite nacionalsocialista. Tras la caída del régimen, el castillo con sus 330 ha circundantes fueron ocupadas, primero por el ejército británico y a partir de 1950, por el de Bélgica. Desde comienzos de 2006, el complejo forma parte del Parque nacional del Eiffel.

Véase también

Referencias

  1. Blázquez Ruiz, F. Javier (coord.) (2014). Nazismo, derecho, Estado. Madrid: Dykinson. p. 18, 86-89. ISBN 8490851379. «Nada podía quedar ajeno a la jurisdicción de los dirigentes nazis, tampoco la economía ni la educación ni la prensa...» 
  2. Gellately, Robert (2002). No sólo Hitler: la Alemania nazi entre la coacción y el consenso. Barcelona: Crítica. p. 17. ISBN 84-84323242. «El antisemitismo tuvo al principio poca importancia, no solo porque privar a los judíos de su medio de vida habría ido en perjuicio de la recuperación económica del país, sino también porque [...] a la mayoría de los alemanes no les preocupaban tanto los judíos como a Hitler y los nazis [...] Así pues, los nazis no actuaron al principi impulsados por un fanatismo desengañado o ciego, sino que tenían los ojos bien abiertos a las realidades sociales y políticas que los rodeaban. Pusieron en práctica sus campañas raciales y represivas atendiendo a la sociedad, la historia y las tradiciones alemanas. La identificación y el castigo de sus adversarios políticos y la persecución de los marginados sociales y raciales caracterizaron el tipo de dictadura populista que se desarrolló con Hitler.» 
  3. a b Yad Vashem. The World Holocaust Remembrance Center. «The Holocaust: Definition and Preliminary Discussion» (en inglés). «The Holocaust is part of a broader aggregate of acts of oppression and murder of various ethnic and political groups in Europe by the Nazis.» 
  4. Mestre Chust, José Vicente (2007). La necesidad de la educación en Derechos Humanos. Barcelona: UOC. p. 43-44. ISBN 8497885813. «A través de la escuela, y de organizaciones como las Juventudes Hitlerianas o Pueblo Joven creadas por el Tercer Reich se encargaron de propagar las ideas agresivas y racistas propias de los nazis [...] El objetivo de la educación es el de crear los súbditos que necesita el Tercer Reich. Para ello se les educará en el odio a las llamadas razas inferiores y en el fortalecimiento físico, a través de un programa de Educación física muy exigente, para crear futuros soldados.» 
  5. Gellately, Robert (2002). No sólo Hitler: la Alemania nazi entre la coacción y el consenso. Barcelona: Crítica. p. 25. ISBN 84-84323242. «Las mujeres situadas a la izquierda del espectro político indudablemente se sintieron aterrorizadas ante la perspectiva del gobierno de Hitler, pero muchas otras, incluso algunas dedicadas activamente a la política, no lo vieron con malos ojos. A mediados de 1932 una de ellas comentaba que la tendencia política consistía en "alejarse del liberalismo y fometar las obligaciones; en alejarse de la mujer de carrera y fomentar el papel de ama de casa y de madre". La inmensa mayoría de las mujeres conservadoras, católicas e incluso liberales, compartía el punto de vista defendido por los nazis, que propugnaba una división del trabajo basada en los criterios "naturales" del sexo.» 
  6. Lauryssens, 1999, p. 102.
  7. Childers, 2017, pp. 22–23, 35, 48, 124–130, 152, 168–169, 203–204, 225–226.
  8. Evans, 2003, pp. 103–108.
  9. Evans, 2003, pp. 186–187.
  10. Evans, 2003, pp. 170–171.
  11. Goldhagen, 1996, p. 85.
  12. Evans, 2003, pp. 179–180.
  13. a b Kershaw, 2008, p. 81.
  14. Evans, 2003, pp. 180–181.
  15. Evans, 2003, pp. 181, 189.
  16. Childers, 2017, p. 103.
  17. Shirer, 1960, pp. 136–137.
  18. Goldhagen, 1996, p. 87.
  19. Evans, 2003, pp. 293, 302.
  20. Shirer, 1960, pp. 183–184.
  21. Evans, 2003, pp. 329–334.
  22. Evans, 2003, p. 354.
  23. Evans, 2003, p. 351.
  24. Evans, 2003, p. 336.
  25. Shirer, 1960, p. 201.
  26. Shirer, 1960, p. 199.
  27. Evans, 2005, pp. 109, 637.
  28. McNab, 2009, p. 14.
  29. Bracher, 1970, pp. 281–87.
  30. a b Shirer, 1960, p. 200.
  31. Evans, 2005, p. 109.
  32. Koonz, 2003, p. 73.
  33. Shirer, 1960, p. 202.
  34. Shirer, 1960, p. 268.
  35. Evans, 2005, p. 14.
  36. Cuomo, 1995, p. 231.
  37. a b McNab, 2009, p. 54.
  38. McNab, 2009, p. 56.
  39. Kershaw, 2008, pp. 309–314.
  40. Evans, 2005, pp. 31–34.
  41. a b Kershaw, 2008, pp. 306–313.
  42. Overy, 2005, p. 63.
  43. Evans, 2005, p. 44.
  44. Shirer, 1960, pp. 226–227.
  45. Kershaw, 2008, p. 317.
  46. Shirer, 1960, p. 230.
  47. Kershaw, 2001, pp. 50–59.
  48. Hildebrand, 1984, pp. 20–21.
  49. Childers, 2017, p. 248.
  50. Evans, 2003, p. 344.
  51. Evans, 2008, map, p. 366.
  52. Walk, 1996, pp. 1–128.
  53. Friedländer, 2009, pp. 44–53.
  54. Childers, 2017, pp. 351–356.
  55. Shirer, 1960, p. 209.
  56. Shirer, 1960, pp. 209–210.
  57. Evans, 2005, p. 618.
  58. Shirer, 1960, pp. 210–212.
  59. Evans, 2005, pp. 338–339.
  60. Evans, 2005, p. 623.
  61. Kitchen, 2006, p. 271.
  62. Evans, 2005, p. 629.
  63. Evans, 2005, p. 633.
  64. a b Evans, 2005, pp. 632–637.
  65. Evans, 2005, p. 641.
  66. Shirer, 1960, p. 297.
  67. Steiner, 2011, pp. 181–251.
  68. Evans, 2005, pp. 646–652.
  69. Evans, 2005, p. 667.
  70. Kershaw, 2008, p. 417.
  71. Kershaw, 2008, p. 419.
  72. Evans, 2005, pp. 668–669.
  73. a b Evans, 2005, pp. 671–674.
  74. Evans, 2005, pp. 682–683.
  75. Kirschbaum, 1995, p. 190.
  76. Evans, 2005, p. 687.
  77. Mazower, 2008, pp. 264–265.
  78. Weinberg, 2010, p. 60.
  79. Evans, 2005, pp. 689–690.
  80. Kershaw, 2008, p. 486.
  81. Evans, 2005, p. 691.
  82. Kershaw, 2008, p. 496.
  83. Snyder, 2010, p. 116.
  84. Mazower, 2008, chapter 9.
  85. Evans, 2008, p. 151.
  86. Kershaw, 2008, p. 584.
  87. Shirer, 1960, p. 803.
  88. Weinberg, 2005, p. 414.
  89. Martin, 2005, p. 279–80.
  90. Evans, 2005, pp. 699–701.
  91. Beevor, 2012, pp. 22, 27–28.
  92. Beevor, 2012, p. 32.
  93. Longerich, 2010, pp. 148–149.
  94. Longerich, 2010, p. 144.
  95. Evans, 2008, p. 15.
  96. Beevor, 2012, p. 40.
  97. Mazower, 2008, p. 260.
  98. Tooze, 2006, p. 332.
  99. Beevor, 2012, pp. 73–76.
  100. Evans, 2005, p. 120.
  101. Shirer, 1960, p. 709.
  102. Beevor, 2012, pp. 70–71, 79.
  103. Shirer, 1960, p. 715–719.
  104. Shirer, 1960, pp. 731–738.
  105. a b Shirer, 1960, pp. 696–730.
  106. Kershaw, 2008, p. 562.
  107. Mazower, 2008, p. 265.
  108. Evans, 2008, pp. 333–334.
  109. Mazower, 2008, p. 271.
  110. Mazower, 2008, pp. 272, 279.
  111. a b Mazower, 2008, p. 262.
  112. Shirer, 1960, pp. 753, 774–782.
  113. Kershaw, 2000b, pp. 301–303, 309–310.
  114. Harding, 2006.
  115. Evans, 2008, p. 149.
  116. Evans, 2008, p. 153.
  117. Shirer, 1960, pp. 815–816.
  118. a b Tomasevich, 1975, p. 52–53.
  119. a b Richter, 1998, p. 616.
  120. Clark, 2012, p. 73.
  121. Evans, 2008, pp. 160–161.
  122. Evans, 2008, pp. 189–190.
  123. Stolfi, 1982, pp. 32–34, 36–38.
  124. Stolfi, 1982, pp. 45–46.
  125. Shirer, 1960, pp. 900–901.
  126. Evans, 2008, p. 43.
  127. Mazower, 2008, pp. 284–287.
  128. Mazower, 2008, p. 290.
  129. Glantz, 1995, pp. 108–110.
  130. Melvin, 2010, pp. 282, 285.
  131. Evans, 2008, pp. 413, 416–417.
  132. Evans, 2008, pp. 419–420.
  133. Kershaw, 2011, p. 208.
  134. Shirer, 1960, p. 1007.
  135. Evans, 2008, p. 467.
  136. Evans, 2008, p. 471.
  137. Evans, 2008, pp. 438–441.
  138. Reisner, 2015.
  139. Strüber, 2018.
  140. Evans, 2008, p. 461.
  141. Beevor, 2012, pp. 576–578.
  142. Beevor, 2012, pp. 604–605.
  143. Shirer, 1960, p. 1072.
  144. Shirer, 1960, pp. 1090–1097.
  145. a b Kershaw, 2008, pp. 910–912.
  146. Kershaw, 2011, pp. 224–225.
  147. Shirer, 1960, p. 1108.
  148. Kershaw, 2008, pp. 954–955.
  149. Beevor, 2002, p. 386.
  150. Shirer, 1960, p. 1126.
  151. Beevor, 2002, p. 381.
  152. Beevor, 2002, pp. 400–403.
  153. Evans, 2008, p. 714.
  154. Kershaw, 2011, pp. 355–357.
  155. Lakotta, 2005, pp. 218–221.
  156. Goeschel, 2009, p. 165.
  157. Hubert, 1998, p. 272.
  158. a b Overmans, 2000, p. Bd. 46.
  159. Overy, 2014, pp. 306–307.
  160. Germany Reports, 1961, p. 62.
  161. Bundesarchiv, "Euthanasie" im Nationalsozialismus,.
  162. Hoffmann, 1996, p. xiii.
  163. Beevor, 2002, pp. 31–32, 409–412.
  164. Evans, 2003, p. 62.
  165. Evans, 2005, pp. 623, 646–652.
  166. Shirer, 1960, pp. 461–462.
  167. Shirer, 1960, p. 1005.
  168. a b Evans, 2008, p. 373.
  169. Longerich, 2010, p. 147.
  170. Umbreit, 2003, p. 26.
  171. Shirer, 1960, p. 1006.
  172. Shirer, 1960, pp. 824, 841.
  173. Spielvogel, 2016, p. 1.
  174. Evans, 2005, pp. 6–9.
  175. Kershaw, 2008, p. 204.
  176. Kershaw, 2008, pp. 146–147.
  177. Evans, 2008, p. 7.
  178. a b Bendersky, 2007, p. 161.
  179. a b c Gellately, 1996, pp. 270–274.
  180. a b Longerich, 2010, p. 49.
  181. a b c Evans, 2008, p. 759.
  182. Evans, 2005, pp. 7, 443.
  183. Evans, 2005, pp. 210–211.
  184. Evans, 2005, pp. 121–122.
  185. Kershaw, 2008, pp. 170, 172, 181.
  186. Evans, 2005, p. 400.
  187. Kershaw, 2008, pp. 105–106.
  188. Gill, 2006, p. 259.
  189. Kershaw, 2001, p. 253.
  190. Kershaw, 2008, pp. 320–321.
  191. McElligott, Kirk y Kershaw, 2003, p. 6.
  192. Speer, 1971, p. 281.
  193. Manvell y Fraenkel, 2007, p. 29.
  194. Evans, 2005, pp. 48–49.
  195. Freeman, 1995, p. 6.
  196. Evans, 2005, pp. 14–15, 49.
  197. Evans, 2005, p. 49.
  198. Evans, 2005, pp. 43–44.
  199. Evans, 2005, p. 45.
  200. Evans, 2005, p. 46.
  201. a b Evans, 2005, p. 75.
  202. Evans, 2005, p. 76.
  203. Evans, 2005, pp. 79–80.
  204. Evans, 2005, pp. 68, 70.
  205. Evans, 2008, p. 514.
  206. Evans, 2005, p. 72.
  207. Weale, 2012, p. 154.
  208. Evans, 2005, p. 73.
  209. Evans, 2005, pp. 539, 551.
  210. Gellately, 2001, p. 216.
  211. Kershaw, 2008, p. 346.
  212. a b Evans, 2005, p. 544.
  213. Kershaw, 2008, p. 347.
  214. Evans, 2005, pp. 43–45.
  215. Longerich, 2010, p. 146.
  216. Longerich, 2010, pp. 242–247.
  217. Kershaw, 2000b, p. 467.
  218. Longerich, 2010, p. 198.
  219. Longerich, 2010, p. 207.
  220. Constable, 1988, pp. 139, 154.
  221. Evans, 2008, pp. 760–761.
  222. Weale, 2012, pp. 15–16.
  223. Weale, 2012, pp. 70, 166.
  224. Weale, 2012, p. 88.
  225. Kershaw, 2008, p. 306.
  226. Tooze, 2006, p. 67.
  227. Weale, 2012, pp. 1, 26–29.
  228. Longerich, 2012, pp. 113, 255.
  229. Longerich, 2012, pp. 122–123.
  230. Stein, 2002, pp. 18, 23, 287.
  231. Weale, 2012, p. 195.
  232. Wegner, 1990, pp. 307, 313, 325, 327–331.
  233. Stein, 2002, pp. 75–76, 276–280.
  234. Longerich, 2012, p. 215.
  235. Kershaw, 2008, pp. 518–519.
  236. Bartrop y Jacobs, 2014, p. 1424.
  237. Rhodes, 2002, p. 257.
  238. Weale, 2012, p. 116.
  239. a b Evans, 2008, p. 318.
  240. Wiederschein, 2015.
  241. Longerich, 2012, p. 125.
  242. Longerich, 2012, pp. 212–213.
  243. Weale, 2012, p. 411.
  244. Sereny, 1996, pp. 323, 329.
  245. Evans, 2008, p. 343.
  246. a b c d DeLong, 1997.
  247. Evans, 2005, p. 345.
  248. Tooze, 2006, p. 97.
  249. Tooze, 2006, pp. 125–127.
  250. Tooze, 2006, p. 131.
  251. Tooze, 2006, pp. 106, 117–118.
  252. Tooze, 2006, pp. 308–309.
  253. Evans, 2005, pp. 322–326, 329.
  254. Evans, 2005, p. 320.
  255. Evans, 2005, pp. 330–331.
  256. Evans, 2005, p. 166.
  257. Evans, 2005, pp. 327–328, 338.
  258. Evans, 2005, pp. 328, 333.
  259. a b Evans, 2005, p. 331.
  260. a b Kershaw, 2008, p. 289.
  261. McNab, 2009, pp. 54, 71.
  262. Tooze, 2006, pp. 61–62.
  263. Evans, 2005, pp. 357–360.
  264. Evans, 2005, p. 360.
  265. Tooze, 2006, p. 294.
  266. Evans, 2005, pp. 141–142.
  267. McNab, 2009, p. 59.
  268. Overy, 2006, p. 252.
  269. Speer, 1971, pp. 263–264.
  270. Tooze, 2006, pp. 354–356.
  271. Evans, 2008, p. 333.
  272. Speer, 1971, p. 337.
  273. Fest, 1999, pp. 142–44, 146–50.
  274. Beyer & Schneider,.
  275. Panayi, 2005, pp. 490, 495.
  276. Hamblet, 2008, pp. 267–268.
  277. Nazi forced labour, 1942.
  278. Special treatment, 1942.
  279. USHMM, Women in the Third Reich,.
  280. Evans, 2008, p. 361.
  281. Evans, 2008, pp. 358–359.
  282. Davis, 1995.
  283. Speer, 1971, pp. 524–527.
  284. Overy, 2006, pp. 128–130.
  285. a b Shirer, 1960, p. 943.
  286. a b Shirer, 1960, p. 945.
  287. Spotts, 2002, pp. 377–378.
  288. Manvell, 2011, pp. 283–285.
  289. Shirer, 1960, p. 946.
  290. Evans, 2008, p. 334.
  291. Shirer, 1960, p. 944.
  292. Shirer, 1960, pp. 943–944.
  293. Longerich, 2010, pp. 30–32.
  294. Shirer, 1960, p. 203.
  295. Majer, 2003, p. 92.
  296. Majer, 2003, p. 60.
  297. Longerich, 2010, pp. 38–39.
  298. Longerich, 2010, pp. 67–69.
  299. Longerich, 2010, p. 41.
  300. Shirer, 1960, p. 233.
  301. Kitchen, 2006, p. 273.
  302. Longerich, 2010, p. 112–113.
  303. Longerich, 2010, p. 117.
  304. Longerich, 2010, p. 127.
  305. a b Evans, 2005, pp. 555–558.
  306. a b USHMM, Genocide of European Roma,.
  307. Longerich, 2010, pp. 138–141.
  308. Evans, 2008, pp. 75–76.
  309. Kershaw, 2008, p. 295.
  310. Longerich, 2010, pp. 47–48.
  311. Niewyk y Nicosia, 2000, p. 45.
  312. a b Kershaw, 2000a, p. 111.
  313. Berghahn, 1999, p. 32.
  314. Powszechna PWN, 2004, p. 267.
  315. Heinemann et al., 2006.
  316. a b Snyder, 2010, p. 416.
  317. Overy, 2005, p. 544.
  318. Nicholas, 2006, p. 247.
  319. Lukas, 2001, p. 113.
  320. Sereny, 1999.
  321. Kershaw, 2008, p. 683.
  322. Snyder, 2010, pp. 162–163, 416.
  323. Dorland, 2009, p. 6.
  324. Rummel, 1994, table, p. 112.
  325. Hosking, 2006, p. 242.
  326. Smith, 1994, p. 204.
  327. Longerich, Chapter 17, 2003.
  328. Longerich, 2012, pp. 555–556.
  329. Evans, 2008, pp. 256–257.
  330. Browning, 2005, pp. 188–190.
  331. Longerich, 2010, pp. 279–280.
  332. USHMM, Children during the Holocaust,.
  333. Fleming, 2014, pp. 31–32, 35–36.
  334. Evans, 2008, pp. 559–560.
  335. Evans, 2008, pp. 555–556, 560.
  336. Evans, 2008, pp. 560–561.
  337. Materski y Szarota, 2009, p. 9.
  338. Wrobel, 1999.
  339. Shirer, 1960, p. 952.
  340. Goldhagen, 1996, p. 290.
  341. Evans, 2008, pp. 295–296.
  342. Shirer, 1960, p. 954.
  343. Shirer, 1960, pp. 951, 954.
  344. Nakosteen, 1965, p. 386.
  345. Pine, 2011, pp. 14–15, 27.
  346. Shirer, 1960, p. 249.
  347. Evans, 2005, p. 270.
  348. Evans, 2005, p. 269.
  349. Evans, 2005, pp. 263–264, 270.
  350. a b Evans, 2005, p. 264.
  351. Shirer, 1960, p. 255.
  352. Pine, 2011, pp. 13–40.
  353. Evans, 2005, pp. 263–265.
  354. Farago, 1972, p. 65.
  355. Evans, 2005, p. 265.
  356. Evans, 2005, p. 292.
  357. Evans, 2005, pp. 302–303.
  358. Evans, 2005, p. 305.
  359. Evans, 2005, pp. 295–297.
  360. Evans, 2005, p. 293.
  361. Evans, 2005, p. 299.
  362. a b Evans, 2005, pp. 516–517.
  363. Heidelberg University Library,.
  364. Rupp, 1978, p. 45.
  365. Evans, 2005, pp. 518–519.
  366. Evans, 2005, pp. 332–333.
  367. Evans, 2005, p. 369.
  368. Kershaw, 2008, p. 749.
  369. McNab, 2009, p. 164.
  370. Stephenson, 2001, p. 70.
  371. Evans, 2005, p. 297.
  372. Pauley, 2003, pp. 119–137.
  373. Overy, 2005, p. 248.
  374. Rupp, 1978, pp. 45–46.
  375. Evans, 2005, p. 272.
  376. Grunberger, 1971, p. 278.
  377. Biddiscombe, 2001, pp. 612, 633.
  378. Biddiscombe, 2001, p. 612.
  379. Rupp, 1978, pp. 124–125.
  380. a b Longerich, 2012, p. 370.
  381. a b c Longerich, 2012, p. 371.
  382. Evans, 2005, p. 521.
  383. Evans, 2005, p. 515.
  384. Proctor, 1999, p. 196.
  385. Proctor, 1999, p. 198.
  386. Proctor, 1999, p. 203.
  387. Evans, 2005, p. 319.
  388. Proctor, 1999, p. 40.
  389. Busse y Riesberg, 2004, p. 20.
  390. Evans, 2008, p. 611.
  391. Evans, 2008, p. 608.
  392. Evans, 2008, pp. 609–661.
  393. Evans, 2008, p. 612.
  394. DeGregori, 2002, p. 153.
  395. Hanauske-Abel, 1996, p. 10.
  396. Uekötter, 2006, p. 56.
  397. Closmann, 2005, pp. 30–32.
  398. Closmann, 2005, pp. 18, 30.
  399. Uekötter, 2005, pp. 113, 118.

Bibliografía

Bibliografía complementaria

  • Grunberger, Richard (1971). Historia social del tercer Reich. Ariel. ISBN 9788434434936. 
  • Lozano, Álvaro (2008). La Alemania nazi (1933-1945). Marcial Pons. ISBN 9788496467712. 

Enlaces externos