Conferencia de Wannsee

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Facsimil del Acta de la Conferencia de Wannsee. En ella se menciona el número de judíos por cada país europeo

La conferencia de Wannsee fue la reunión de un grupo de representantes civiles, policiales y militares del gobierno de la Alemania nazi sobre la «Solución final de la cuestión judía» (Endlösung der Judenfrage). Los acuerdos tomados condujeron al Holocausto.[1]

La conferencia se llevó a cabo el 20 de enero de 1942 en la villa Gross Wannsee número 20, situada junto al lago del mismo nombre, en el distrito de Wannsee, situado en el suroeste de Berlín

Antecedentes y contexto[editar]

La ideología nazi unía los elementos de antisemitismo, higiene racial y eugenesia y los combinaba con el pangermanismo y el expansionismo territorial con el objetivo de obtener más Lebensraum —espacio vital— para la gente germánica. La Alemania nazi trató de obtener su nuevo territorio con sendos ataques sobre Polonia y la Unión Soviética con la pretensión de deportar o ejecutar a los judíos y eslavos que vivían allí, los cuales eran considerados inferiores a la raza aria.

La discriminación contra los judíos, que había comenzado bastante tiempo atrás, pero se llevaba a cabo al margen de la ley en Europa, fue codificada en Alemania tras la toma del porder por los nazis el 30 de enero de 1933. La ley para el restablecimiento del servicio civil profesional, aprobada el 7 de abril de ese mismo año, excluía a la mayoría de los judíos de la profesión legal y del servicio civil. La aprobación de otros decretos similares privó a los judíos de otras profesiones del derecho a ejercerlas. El régimen empleó tanto la violencia como la presión económica para instar a los judíos a abandonar el país voluntariamente. Se prohibió la entrada de los negocios judíos al mercado y la publicidad de los mismos en los periódicos, mientras que los judíos vieron negada la posibilidad de obtener contratos gubernamentales. Los ciudadanos judíos sufrieron hostigamientos y fueron sujetos de ataques violentos y boicots a sus negocios.

En septiembre de 1935, se aprobaron las leyes de Núremberg. Estas prohibían los matrimonios entre judíos y personas de origen germánico, las relaciones extramatrimoniales entre judíos y alemanes, así como la contratación de mujeres alemanas menores de 45 años para realizar las tareas del hogar por parte de los judíos. La ley de ciudadanía del Reich indicaba que solo aquellos que tuviesen sangre alemana podían ser considerados ciudadanos. En consecuencia, los judíos, junto con otros grupos marginales, fueron despojados de su nacionalidad alemana. Un decreto suplementario emitido en noviembre definía como judío a cualquiera que tuviera al menos tres abuelos judíos o, en el caso de que el sujeto fuese seguidor de la fe judía, bastaba con tener dos. Al comienzo de la Segunda Guerra Mundial en el año 1939, alrededor de 250 000 de un total de los 437 000 judíos que vivían en Alemania emigraron a los Estados Unidos, Palestina, Reino Unido y otros países.

Tras la invasión de Polonia en septiembre de 1939, Hitler ordenó la destrucción del mando y la inteligencia polacos. El Sonderfahndungsbuch Polen, una lista de las personas a ejecutar, había sido elaborado por las SS en mayo de 1939. Los Einsatzgruppen —«grupos de operaciones», en alemán— se encargaron de estos asesinatos con el apoyo del Volksdeutscher Selbstschutz —el «grupo germánico de autoprotección germánica»—, un grupo paramilitar consistente de personas de etnia alemana que vivían en Polonia. Miembros de las SS, la Wehrmacht y la Ordnungspolizei —«policía del orden»— también dispararon a civiles durante la campaña polaca. Aproximadamente 65 000 civiles habían sido asesinados a fecha de finales de 1939. Además de los líderes de la sociedad polaca, también se asesinaron judíos, prostitutas, gitanos y enfermos mentales.

Planificación de la reunión[editar]

Orden de Göring a Heydrich

El 29 de noviembre de 1941, Heydrich envió invitaciones para la celebración de una conferencia ministerial, la cual tendría lugar el 9 de diciembre en las oficinas de la Interpol en el número 16 de Am Kleinen, Wannsee. No obstante, el 4 de diciembre cambió la sede de la misma a la que sería la definitiva. Además, adjuntó una copia de la carta que le había escrito Hermann Göring el 31 de julio y en la que le había autorizado para planear la solución final a la cuestión judía. Los ministerios que tendrían representación en la reunión serían el de Interior, el de Justicia, el del plan de los cuatro años, el de Propaganda y el ministerio del Reich para los Territorios Ocupados del Este.

Entre la fecha de la emisión de las invitaciones a la conferencia —29 de noviembre— y la fecha fijada para la primera reunión, la cual sería cancelada —9 de diciembre—, la situación cambió. El 5 de diciembre, el Ejército soviético inició una contraofensiva cerca de Moscú, desbaratando los planes alemanes de llevar a cabo una rápida conquista de la Unión Soviética. Dos días más tarde, los japoneses atacaron a los Estados Unidos en Pearl Harbor, lo que provocó la declaración de guerra de los segundos contra los primeros al día siguiente. En respuesta a este hecho, los alemanes declararon la guerra a los estadounidenses el 11 de diciembre. Algunos de los invitados a la reunión se encontraban inmersos en estas preparaciones, por lo que Heydrich se vio obligado a aplazar la reunión. Alrededor de estas fechas, Hitler decidió que los judíos europeos tenían que ser exterminados inmediatamente en vez de después de la guerra, a la cual no se le veía un final cercano. En la reunión de la Cancillería del Reich celebrada el 12 de diciembre de 1941, el líder nazi se juntó con los oficiales más importantes del partido y expuso sus intenciones. La guerra estaba aún en curso y, considerando que el transporte de ordas de personas a través de zonas en combate era imposible, Heydrich decidió que los judíos que viviesen en la Gobernación General —el área polaca bajo ocupación alemana— tenían que ser exterminados en los campos de exterminio situados en tierra polaca; con los judíos del resto de Europa se haría lo mismo.

El 8 de enero de 1942, Heydrich envió de nuevo las invitaciones para una reunión fijada para el 20 del mismo mes. El lugar elegido para la conferencia fue una villa situada en el 56-58 de Am Großen Wannsee, con vistas a Großer Wannsee. El Sicherheitsdienst había comprado el terreno a Friedrich Minoux en 1940 con el fin de usarlo como centro de conferencias y de alojamiento para los invitados a las mismas.

Desarrollo[editar]

Durante los preparativos para la conferencia, Eichmann garabateó una lista con las cifras de los judíos que había en cada uno de los diferentes países europeos. Dividió estos países en dos grupos, «A» y «B». Los países pertenecientes al primero de los grupos eran aquellos que se encontraban ocupados o bajo control del Reich —o parcialmente ocupados e inactivos, como por ejemplo el régimen de Vichy—; por otro lado, los que se encontraban listados en la segunda categoría eran Aliados, clientes de estos, neutrales o estaban en guerra con Alemania. Estas cifras también reflejaban las acciones que las fuerzas nazis ya habían llevado a cabo; por ejemplo, Estonia fue listada como Judenfrei —en alemán, «libre de judíos»—, ya que los 4500 judíos que habían quedado en Estonia tras la ocupación alemana ya habían sido exterminados a manos de estos para finales de 1941.

Heydrich inició la conferencia con una enumeración de las diferentes medidas que los alemanes habían llevado a la prácitca contra los judíos desde la llegada de los nazis al poder en 1933. Dijo que entre ese año y octubre de 1941, 537 000 judíos de origen alemán, austríaco y checo habían emigrado. Esta información la extrajo de un papel que contenía un resumen elaborado por Eichmann la semana anterior.

Heydrich informó de que había aproximadamente once millones de judíos en toda Europa, de los cuales, al menos la mitad se encontraban en países fuera del control alemán. Explicó que, ya que Himmler había prohibido más emigraciones judías a partir del momento, se llevaría a cabo una nueva solución: «evacuar» a estos al este. Esta solución sería temporar y constituiría un paso hacia la solución final de la cuestión judía.

“Unter entsprechender Leitung sollen nun im Zuge der Endlösung die Juden in geeigneter Weise im Osten zum Arbeitseinsatz kommen. In großen Arbeitskolonnen, unter Trennung der Geschlechter, werden die arbeitsfähigen Juden straßenbauend in diese Gebiete geführt, wobei zweifellos ein Großteil durch natürliche Verminderung ausfallen wird. Der allfällig endlich verbleibende Restbestand wird, da es sich bei diesem zweifellos um den widerstandsfähigsten Teil handelt, entsprechend behandelt werden müssen, da dieser, eine natürliche auslese darstellend, bei Freilassung als Keimzelle eines neuen jüdischen Aufbaues anzusprechen ist. (Siehe die Erfahrung der Geschichte.)” [2]

“Bajo la correcta dirección y en el marco de la Solución Final, los judíos, de manera adecuada, serán enviados al este para ser usados para el trabajo. En grandes columnas de trabajo, bajo separación por sexos, los judíos capacitados para trabajar serán llevados a estas áreas para construír carreteras; durante lo cual, indudablemente, una gran parte serán eliminados por causas naturales. Los del posible remanente final, al formar parte, indudablemente, de la porción más resistente, tendrán que ser tratados de acuerdo a esta condición, como la selección natural que representan, ya que en caso de ser liberados actuarían como la semilla del renacimiento judío. (Véase la experiencia de la historia)”. [3]

Heydrich continuó diciendo que en el desarrollo de la «ejecución práctica de la solución final», se «peinaría Europa de oeste a este», pero que Alemania, Austria y el Protectorado de Bohemia y Moravia tendrían priodridad «como consecuencia de los problemas de vivienda y las necesidades sociales y políticas adicionales». Esto era una referencia a la creciente presión ejercida por los Gauleiters —los líderes regionales del Partido Nazi— en Alemania para que los judíos fueran eliminados de sus áreas de modo que aquellos alemanes que se hubiesen quedado sin vivienda a causa de los bombardeos de los Aliados pudiesen tener una, así como para hacer espacio para los trabajadores que estaban siendo traídos a la fuerza desde los territorios ocupados. Los judíos «evacuados», dijo, serán enviados en primer lugar a «guetos de tránsito» situados en la Gobernación General, desde los cuales serán transportados hacia el este. Heydrich dijo que para evitar las dificultades legales y políticas que pudiesen surgir era importante definir quién era judío para los propósitos de la «evacuación». Con ese propósito, definió las categorías de personas judías que no serían asesinadas. Estas contenían a los judíos mayores de 65 años y a los judíos veteranos de la Primera Guerra Mundial que hubiesen sufrido durante dicha contienda lesiones graves o que hubieran recibido la Cruz de Hierro. Estos serían enviados al campo de concentración de Theresienstadt en vez de ser ejecutados. «Gracias a esta solución», afirmó, «nos ahorraremos muchas intervenciones de una sola tacada».

La situación de aquellos cuya sangre solo era en parte judía o la de los judíos que estaban casados con personas no judías era más compleja. Tras la aprobación de las Leyes de Núremberg en 1935, la condición de estos se había dejado ambigua de una manera deliberada. Heydrich anunció que los Mischlinge —un término peyorativo nazi empleado para referirse a las personas mestizas— de primer grado —con dos abuelos judíos— serían tratados como judíos. No obstante, esta regla no se aplicaría en caso de que estuviesen casados con alguien que no fuera judío y tuviesen algún hijo en común. Asimismo, tampoco sería efectiva en el supuesto de que recibiesen una excepción por escrito de las «más altas oficinas del Partido y el Estado». En tal caso, serían esterilizados o, si se negaban, deportados. Los «Mischlinge de segundo grado» —aquellos que tuviesen tan solo un abuelo judío— serían tratados como alemanes a no ser que hubiesen contraído matrimonio con algún Mischling de primer grado o con algún judío puro, «tuviesen una especial e indeseable apariencia racial por la que se diferenciasen como judíos» o tuvieran un «expediente político que mostrase que se sentían o actuaban como judíos». Las personas que conformasen estas últimas categorías serían ejecutadas a pesar de estar casadas con gente que no fuera judía. En el caso de los matrimonios mestizos, Heydrich propuso que cada caso se evaluara de manera individual, teniendo en cuenta el posible impacto sobre los familiares alemanes. Si tal matrimonio hubiese dado lugar a un niño y este hubiera crecido como un alemán, el judío no sería ejecutado. En cambio, si se diese el caso contrario, el judío sería o bien asesinado o bien llevado a un gueto para personas de edad avanzada. Estas excepciones se aplicaban tan solo a los judíos alemanes y austríacos, e incluso con ellos, en algunas ocasiones no se tenían en cuenta. En la mayoría de los países ocupados, los judíos eran acorralados y asesinados en masa, y cualquiera que viviera con los judíos o se identificara con su comunidad era tratado como judío.

Heydrich también hizo el siguiente apunte: «Tanto en la Francia ocupada como en la que no lo está, el registro de judíos para su evacuación se llevará a cabo sin grandes dificultades». Sin embargo, al final, la gran mayoría de judíos franceses sobrevivió. En el caso de Rumania y Hungría, ambos aliados de Alemania, se presentaron más dificultades. «En Rumania, el Gobierno ha designado un comisario para los asuntos judíos», dijo Heydrich. De hecho, la deportación de los judíos rumanos fue lenta e ineficiente a pesar del alto grado de antisemitismo entre la población. «Para resolver la cuestión en Hungría», comentó Heydrich, «será pronto necesario forzar la designación de un consejero para los asuntos judíos en el Gobierno húngaro». El régimen húngaro de Miklós Horthy consiguió evitar la interferencia de Alemania en su política referente a los judíos hasta la primavera de 1944, cuando la Wehrmacht invadió el país. Muy pronto, 600 000 judíos de Hungría, así como de las partes de Checoslovaquia, Rumania y Yugoslavia ocupadas por este país, fueron enviados hacia la muerte por Eichmann, quien recibió el apoyo y la ayuda de las autoridades húngaras.

Heydrich habló a lo largo de cerca de una hora. A su discurso le siguieron treinta minutos de preguntas y comentarios, sucedidos por una conversación de carácter más informal. Otto Hofmann —jefe de la Oficina Central de Raza y Asentamiento de las SS, conocida por las siglas RuSHA— y Wilhem Stuckart —secretario de Estado del Ministerio del Interior del Reich— señalaron las dificultades legales y administrativas en lo concerniente a los matrimonios mixtos y propusieron la disolución obligatoria de estos o un uso más extendido de la esterilización como una alternativa más sencilla. Erich Neumann, representante de los organismos del Vierjahresplan —«plan de los cuatro años»— abogó por la exoneración de los judíos que trabajasen en las industrias, ya que estas eran vitales para la guerra y los trabajadores no tenían sustitutos disponibles. Heydrich le aseguró que la política ya contemplaba ese caso; tales judíos no serían ejecutados. Josef Bühler, secretario de estado del Gobierno General, manifestó su apoyo al plan y sus deseos de que las ejecuciones comenzasen lo antes posible. Según se acercaba el final de la reunión, los asistentes se sirvieron coñac y, tras esto, la conversación se tornó menos reservada. «Los caballeros estaban juntos, de pie o sentados», dijo Eichmann, «y estaban hablando acerca del tema con un lenguaje bastante diferente del que más tarde tuve que usar para los informes. Durante las conversaciones no medían sus palabras... hablaban acerca de métodos para matar, de liquidación, de exterminación». Eichmann anotó que Heydrich quedó satisfecho con el desarrollo de la reunión. Eichmann recordaba que este había esperado mucha resistencia, pero que, en cambio, se había encontrado con «una atmósfera no solo de acuerdo por la parte de los participantes, sino más que eso; se podía sentir una acuerdo que había tomado una forma que nadie se podría haber esperado».

Participantes[editar]

Villa Wannsee

Los presentes y su destino fueron:

  • SS-Obergruppenführer Reinhard Heydrich, comisionado por Heinrich Himmler y Hermann Göring, jefe de la Policía Secreta del Estado (Gestapo) y la SD, inició el plan establecido en Wannsee. El 26 de mayo de 1942 cayó en una emboscada de los guerrilleros checos en Praga, resultando gravemente herido. Sus heridas se infectaron y murió de septicemia el 4 de junio del mismo año mientras se encontraba hospitalizado.
  • Gauleiter Dr. Alfred Meyer (Representante del Ministro del Reich para los Territorios Ocupados del Este). Se suicidó en la primavera de 1945.
  • Reichsamtleiter Dr. Georg Leibbrandt (Representante del Ministerio del Reich para los Territorios Ocupados del Este). Detenido en 1945 por Crímenes de guerra, fue liberado posteriormente por falta de pruebas. Activista de un Centro Cultural norteamericano, falleció en 1982.
  • Dr. Wilhelm Stuckart (Representante del Ministro del Interior del Reich), abogado, co-autor de las Leyes de Núremberg. Detenido en 1945 por Crímenes de guerra, fue sentenciado en 1949 y puesto en libertad al darse por cumplido el término de la condena. Falleció en un accidente de tráfico en 1953.
  • Dr. Erich Neumann (Jefe de la Oficina de Planificación de los Cuatro Años). Detenido en 1945, liberado por falta de evidencias en 1948 y fallecido el mismo año.
  • Dr. Roland Freisler (Ministro de Justicia del Reich). Siendo Juez del Tribunal del Pueblo en Berlín, murió en plena audiencia en febrero de 1945 cuando juzgaba a uno de los implicados en el atentado del 20 de julio de 1944 al ser bombardeado por los Aliados el edificio en el que se encontraba.
  • Dr. Josef Bühler (Gobierno del Gobierno General), capturado por los rusos y extraditado a Polonia donde fue juzgado por Crímenes contra la Humanidad y «contra el pueblo polaco», condenado a muerte en Varsovia el 20 de julio de 1948 y ejecutado en el mes de agosto siguiente en la ciudad de Cracovia.
  • Dr. Martin Luther (Relaciones Exteriores), participó en una conspiración contra Joachim von Ribbentrop, Ministro de Relaciones Exteriores del Reich y fue encerrado en el campo de concentración de Sachsenhausen en Alemania en 1944. Falleció de un ataque cardíaco en el hospital de Berlín en mayo de 1945. Su copia de la conferencia, (la número 16 de 30), fue encontrada por investigadores norteamericanos en los Archivos del Ministerio de Relaciones Exteriores Alemán en 1947 y es la única encontrada sobre la Conferencia.
  • SS-Oberführer Dr.Gerhard Klopfer (Representante de la Cancillería del Partido), arrestado en 1945 por crímenes de guerra y liberado por falta de pruebas. Después de la guerra trabajó como asesor tributario y murió en 1987.
  • Ministerialdirektor Friedrich Wilhelm Kritzinger (Representante de la Cancillería del Reich), detenido por Crímenes de guerra. Ante el Tribunal Penal Internacional de Núremberg en 1945 se declaró avergonzado de las atrocidades alemanas, fue liberado y murió en 1947.
  • SS-Gruppenführer Otto Hofmann (Oficina Principal de Raza y Colonización), arrestado en 1945 por crímenes de guerra y sentenciado a 25 años, de los cuales cumplió sólo seis. Trabajó como cajero y falleció en 1982.
  • SS-Gruppenführer Heinrich Müller (Oficina Principal de Seguridad del Reich), desapareció al final de la guerra. Se dijo que había muerto en Berlín entre el 28 de abril y el 2 de mayo de 1945, pero nunca se encontró su cadáver, afirmándose repetidamente sin pruebas que se había pasado al bando ruso y que había fallecido por causas naturales en Moscú.
  • SS-Obersturmbannführer Adolf Eichmann (Oficina Principal de Seguridad del Reich (Gestapo)), secuestrado en Argentina el año 1960 por el Mossad (servicio secreto israelí) y llevado a juicio en Jerusalén, donde fue condenado a muerte por crímenes contra la humanidad y ejecutado el 31 de mayo de 1962.[4]
  • SS-Oberführer Dr. Karl Eberhard Schongarth (Comandante de las SD), convicto ante un tribunal militar británico por haber participado en el «Programa de Terror sin mayor autoridad», fue ejecutado en febrero de 1946.
  • SS-Sturmbannführer Dr. Rudolf Lange (Comandante de las SD en Letonia), muerto en combate en febrero de 1945 en Poznan, Polonia.

Interpretación[editar]

La conferencia de Wannsee duró tan solo noventa minutos. La enorme importancia que los escritores posteriores a la guerra le han atribuido no era tan evidente para la mayoría de los que tomaron parte en la misma. Heydrich no organizó la reunión para tomar decisiones muy importantes acerca de la cuestión judía. Las ejecuciones masivas de judíos en los territorios conquistados de la Unión Soviética y Polonia ya estaban en curso y un nuevo campo de exterminio estaba en proceso de construcción en Bełżec cuando se llevó a cabo la reunión; asimismo, había más campos de este tipo en la fase de planificación. La decisión de exterminar a los judíos ya se había tomado, y Heydrich, como emisario de Himmler, organizó la reunión para asegurarse la cooperación durante las deportaciones de los diversos departamentos. De acuerdo con Longerich, uno de los principales objetivos de la reunión consistía en enfatizar que una vez completadas las deportaciones, la implementación de la solución final se convertiría en un asunto interno de las SS, totalmente fuera del campo de actuación de cualquier otra agencia. Otro de los fines de la conferencia fue determinar el alcance de las deportaciones y fijar las definiciones de judío, Mischling, así como acordar quién —en caso de que hubiese alguien— debía ser dejado libre. «Los representantes de la burocracia ministerial habían dejado claro que no tenían problema con las deportaciones propiamente dichas. Esto era, de hecho, el resultado crucial de la reunión y la principal razón por la que Heydrich tenía los tiempos detalladamente preparados», dijo Longerich. Su presencia en la reunión también aseguraba que todos los presentes serían cómplices de los asesinatos que se iban a llevar a cabo».

David Cesarani, biógrafo de Eichmann, coincide con la interpretación de Longerich; apunta que el principal objetivo de Heydrich era imponer su propia autoridad sobre los diferentes ministerios y agencias envueltos en las políticas referentes a los judíos, así como evitar cualquier repetición de las disputas que habían surgido previamente en la campaña de aniquilación. «La manera más simple y más decisiva por la cual Heydrich se podía asegurar la fluidez de las deportaciones», escribió, «era mediante la imposición de su total control sobre la suerte de los judíos tanto en el Reich como en el este y también instanto a otras partes interesadas a seguir la línea de la RSHA.

Cine[editar]

Los sucesos de la conferencia fueron expuestos en dos películas.

Galería de la casa[editar]

Referencias[editar]

  1. «Conferencia de Wannsee». Consultado el 31 de octubre de 2007. 
  2. http://eudocs.lib.byu.edu/index.php/Wannsee-Protokoll
  3. Roseman, Mark “La villa, el lago, la reunión. La conferencia de Wansee y la solución final” (The villa, the lake, the meeting, 2001) Tr. Claudio Molinari RBA, Barcelona 2002 pp169-181. Poliakov, León; Wukf, Josef: El Tercer Reich y los judíos. Documentos y estudios (Das Dritte Reich und Die Juden. Dokumente und Aufsätze, 1960. Traducción de Carlos Barral y Gabriel Ferrater). Seix Barral, Barcelona 1960. pp. 112-121.
  4. Eichmann en la horca.. El País. 31 de mayo de 2012. Consultado el 18 de noviembre de 2012. 

Bibliografía[editar]

  • Mark Roseman, La villa, el lago, la reunión. La Conferencia de Wannsee y la Solución Final, Barcelona, RBA, 2002, ISBN 978-84-7901-803-0

Enlaces externos[editar]

Coordenadas: 52°25′59″N 13°09′56″E / 52.43306, 13.16556