Adolf Eichmann

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Adolf Eichmann
Adolf Eichmann at Trial1961.jpg
Eichmann durante su juicio en Israel.
Información personal
Nombre de nacimiento Otto Adolf Eichmann Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento 19 de marzo de 1906 Ver y modificar los datos en Wikidata
Solingen (Reino de Prusia, Imperio alemán) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 1 de junio de 1962 Ver y modificar los datos en Wikidata
Ayalon Prison (Israel) Ver y modificar los datos en Wikidata
Causa de la muerte Ahorcamiento
Sepultura mar Mediterráneo Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Alemana y austríaca
Partido político Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Padres Adolf Karl Eichmann Ver y modificar los datos en Wikidata
Maria Eichmann Ver y modificar los datos en Wikidata
Cónyuge Veronika Liebl Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Político y oficial Ver y modificar los datos en Wikidata
Cargos ocupados Funcionario Ver y modificar los datos en Wikidata
Años activo desde 1932
Empleador Oficina Central de Seguridad del Reich Ver y modificar los datos en Wikidata
Seudónimo Ricardo Klement Ver y modificar los datos en Wikidata
Rama militar Schutzstaffel
Rango Obersturmbannführer
Conflictos Segunda guerra mundial
Miembro de
Distinciones
Información criminal
Cargo(s) criminal(es) crimen contra la humanidad Ver y modificar los datos en Wikidata
Firma Adolf Eichmann (signature).svg

Otto Adolf Eichmann (Solingen, 19 de marzo de 1906 - Ramla, 1 de junio de 1962) fue un criminal de guerra austriaco-alemán de alto rango en el régimen nazi durante la Segunda Guerra Mundial, uno de los mayores organizadores y responsable directo de la solución final, principalmente en Polonia, y de los transportes de deportados a los campos de concentración. Alcanzando el rango de Obersturmbannführer de las Schutzstaffel (SS), había sido fichado por el Reinhard Heydrich por su facilidad en el manejo de la logística de la deportación en masa de los judíos a los guetos y campos de exterminio en los países del este de Europa ocupados por los nazis durante la guerra.

Eichmann utilizó el nombre de Ricardo Klement[1]​ durante su estancia en Argentina, desde el 15 de julio de 1950 hasta el 20 de mayo de 1960, cuando fue secuestrado y trasladado a Israel por el Mossad para ser juzgado, siendo encontrado culpable de crímenes de guerra en un juicio ampliamente publicitado en Jerusalén. Fue ejecutado por ahorcamiento.[2]

Después de una carrera escolar irrelevante, encontró brevemente trabajo en la compañía minera donde trabajaba su padre en Austria, adonde su familia se mudó en 1914. Trabajó en una petrolera entre 1927 y 1933 y se unió al Partido Nazi local y a las SS austríacas en 1932. Regresó a Alemania en 1933 donde se unió al Sicherheitsdienst (Servicio de Seguridad). Fue el encargado del departamento responsable de los asuntos judíos especialmente la emigración, donde los nazis ejercían violencia y presión económica. Después del inicio de la Segunda Guerra Mundial en septiembre de 1939, Eichmann y su equipo agruparon a los judíos en los campos de concentración y los guetos en las ciudades grandes con la expectativa de ser transportados hacia el este o a través del mar. Hicieron planes para reservas judías, primero en Nisko, al sureste de Polonia, y más tarde en Madagascar, pero todos estos planes fueron descartados.

Cuando los nazis inician la invasión de la Unión Soviética en junio de 1941, cambia la política de emigración hacia el exterminio. Copartícipes de este genocidio fueron Heydrich, quien era el superior de Eichmann, y demás líderes militares y administrativos presentes en la Conferencia de Wannsee el 20 de enero de 1942, organizada por Eichmann hasta el último detalle. Eichmann y su equipo fueron los responsables de la deportación y exterminio de los judíos en los campos de concentración, donde las víctimas fueron gaseadas. Alemania invadió Hungría en marzo de 1944 y Eichmann supervisó la deportación de la población judía. Muchas de las víctimas fueron enviadas al campo de concentración de Auschwitz, donde cerca del 75% fueron asesinadas en el momento de su llegada. Cuando fueron detenidos los transportes en julio de 1944, 437.000 judíos húngaros habían sido asesinados. El criminal nazi Dieter Wisliceny testificó en el juicio principal de Núremberg que Eichmann le había dicho en febrero de 1945 que saltaría riéndose en su tumba porque la sensación de que tenía a cinco millones de personas en su conciencia sería para él una fuente de extraordinaria satisfacción.[3]

Después de la derrota de Alemania en 1945, Eichmann fue capturado por las fuerzas estadounidenses, pero escapó del campo de detención, moviéndose por todo el país para evitar su localización. Se escondió en una pequeña villa en la Baja Sajonia donde vivió hasta 1950, cuando huyó a Argentina bajo identidad falsa. Los servicios de inteligencia israelíes confirmaron su identidad y ubicación en 1960, y posteriormente fue capturado por un equipo del Mossad y agentes de Shin Bet y llevado a Israel para ser juzgado, acusado de 15 cargos criminales, incluyendo los crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad y crímenes contra la población judía.

Infancia y juventud[editar]

Retrato de Adolf Eichmann en 1942, durante el cénit de su carrera en la jerarquía de la Alemania nazi.

Otto Adolf Eichmann, el mayor de cinco hijos, nació en 1906 en una familia protestante calvinista en Solingen, Alemania.[4]​ Sus padres fueron Adolf Karl Eichmann, un contable, y Maria (nacida con el apellido Schefferling), ama de casa.[5][6]​ El padre se trasladó a Linz, Austria, en 1913 tomar un puesto como gerente comercial de la Compañía de Tranvías y Electricidad de Linz y su familia se trasladó con él un año después. Después de la muerte de María en 1916, el padre de Eichmann se casó con María Zawrzel, una protestante devota con dos hijos.[7]

Eichmann fue a la escuela estatal secundaria (Staatsoberrealschule) Kaiser Franz Joseph en Linz, el mismo instituto al que Adolf Hitler había asistido 17 años antes.[8]​ Él tocaba el violín y participó en deportes y clubes, incluyendo un grupo de artesanos y exploradores Wandervogel que incluía a algunos muchachos mayores que eran miembros de varias milicias derechistas.[9]​ Su bajo rendimiento escolar dio lugar a que su padre lo retirara de la "Realschule" y lo inscribiera en la universidad vocacional "Höhere Bundeslehranstalt für Elektrotechnik, Maschinenbau und Hochbau".[10]​ Se fue sin obtener un título y se unió a la nueva empresa de su padre, la Compañía Minera de Untersberg, donde trabajó durante varios meses.[10]​ De 1925 a 1927 trabajó como empleado de ventas para el la compañía de radio Oberösterreichische Elektrobau AG. Posteriormente, entre 1927 y comienzos de 1933, Eichmann trabajó en la Alta Austria y en Salzburgo como agente de distrito para la Compañía Petrolera Vacuum AG.[11][12]

Durante esta época, se unió a la Jungfrontkämpfervereinigung, la sección juvenil de la Hermann Hiltl, un movimiento de veteranos de derechas, y empezó a leer periódicos publicados por el Partido Nazi (NSDAP).[13]​ En la ideología del partido estaba la República de Weimar en Alemania, el rechazo de los términos del Tratado de Versalles, el antisemitismo radical y el antibolchevismo.[14]​ Prometían un gobierno central fuerte, incrementar el Lebensraum (espacio vital) para los pueblos germánicos, la formación de una comunidad basada en la raza y la limpieza racial mediante la activa supresión de los judíos, que serían despojados de su ciudadanía y de sus derechos civiles.[15]

Comienzos de su carrera en el partido[editar]

Por consejo del amigo de la familia y líder local de las SS Ernst Kaltenbrunner, Eichmann se unió a la rama austríaca del Partido Nazi el 1 de abril de 1932, número de miembro 889,895.[16]​ Su membresía en las SS fue confirmada siete meses después (número de miembro de las SS 45,326).[17]​ Su regimiento era SS-Standarte 37, responsable de proteger la sede del partido en Linz y proteger a los oradores del partido en las manifestaciones, que a menudo se volvían violentas. Eichmann realizaba actividades del partido en Linz los fines de semana mientras continuaba en su puesto en la empresa Vacuum en Salzburgo.[12]

Unos meses después de la toma del poder nazi en Alemania en enero de 1933, Eichmann perdió su trabajo debido a los recortes de personal en Vacuum. El partido nazi fue prohibido en Austria aproximadamente al mismo tiempo. Estos eventos fueron factores en la decisión de Eichmann de regresar a Alemania.[18]

Al igual que otros nacionalsocialistas dejó Austria en la primavera de 1933. Se trasladó a Passau, donde se unió a Andreas Bolek en su cuartel general.[19]​ Después de asistir a un programa de capacitación en la sede de las SS en Klosterlechfeld en agosto, Eichmann regresó a la frontera de Passau en septiembre, donde fue asignado para dirigir un equipo de enlace de las SS de ocho hombres para guiar a los nacionalsocialistas austríacos a Alemania y contrabandear material de propaganda desde allí a Austria.[20]​ A finales de diciembre, cuando su unidad fue disuelta, Eichmann fue promocionado a SS-Scharführer (jefe de escuadrón, equivalente a cabo).[21]​ El batallón de Eichmann del Regimiento de Deutschland fue acuartelado en los cuarteles de al lado del campo de concentración de Dachau.[22]

Hacia 1934, Eichmann solicitó la transferencia al Sicherheitsdienst (SD) de las SS, para escapar de la "monotonía" del entrenamiento militar y el servicio en Dachau. Eichmann fue aceptado en la SD y asignado a la suboficina sobre francmasonería organizando objetos rituales incautados para un museo propuesto y creando un índice de fichas de masones y organizaciones masónicas alemanas. Preparó una exposición antimasónica, que resultó ser extremadamente popular. Entre los visitantes estuvieron Hermann Goering, Heinrich Himmler, Ernst Kaltenbrunner, y el Barón Leopold von Mildenstein.[23]​ Mildenstein invitó a Eichmann a unirse a su Departamento Judío, Section II/112 del SD, en su cuartel general de Berlín.[24][25]​ La transferencia de Eichmann se otorgó en noviembre de 1934. Más tarde llegó a considerar esto como su gran oportunidad.[26]​ Fue asignado para estudiar y preparar informes sobre el movimiento sionista y varias organizaciones judías. Incluso aprendió un poco de hebreo y yidish, ganando reputación como especialista en asuntos sionistas y judíos.[27]​ El 21 de marzo de 1935 Eichmann se casó con Veronika (Vera) Liebl (1909–93).[28]​ La pareja tuvo cuatro hijos: Klaus (nacido en 1936 en Berlín), Horst Adolf (nacido en 1940 en Viena), Dieter Helmut (nacido en 1942 en Prague) y Ricardo Francisco (nacido en 1955 in Buenos Aires).[29][30]​ Eichmann fue promovido a SS-Hauptscharführer (jefe de escuadrón) en 1936 y fue comisionado como SS-Untersturmführer (teniente segundo) el año siguiente.[31]

La Alemania nazi usó la violencia y la presión económica para animar a los judíos a dejar Alemania por propia voluntad;[32]​ 250,000 de los 437,000 judíos del país emigraron entre 1933 y 1939.[33][34]​ Eichmann viajó a Palestina bajo mandato británico con su superior Herbert Hagen en 1937 para evaluar la posibilidad de que los judíos de Alemania emigrasen voluntariamente a ese país, desembarcando con credenciales de prensa falsas en Haifa, desde donde viajaron a El Cairo en Egipto. Allí se encontraron con Feival Polkes, un agente de la Haganá, con quien no pudieron llegar a un acuerdo.[35]​ Polkes sugirió que se debería permitir que más judíos se fueran bajo los términos del Acuerdo Haavara, pero Hagen se negó, suponiendo que una fuerte presencia judía en Palestina podría conducir a la fundación de un estado independiente, lo que sería contrario a la política del Reich.[36]​ Eichmann y Hagen intentaron regresar a Palestina unos días después, pero se les negó la entrada después de que las autoridades británicas les negaran las visas requeridas.[37]​ Prepararon un informe sobre su visita, que se publicó en 1982.[38]

En 1938, Eichmann fue enviado a Viena para ayudar a organizar la emigración judía de Austria, que acababa de integrarse en el Reich a través del Anschluss.[39]​ Las organizaciones de la comunidad judía se pusieron bajo la supervisión de la SD y se encargaron de alentar y facilitar la emigración judía.[40]​ La financiación provino del dinero incautado de otras personas y organizaciones judías, así como de donaciones del extranjero, que se colocaron bajo el control de la SD.[41]​ Eichmann fue promocionado como SS-Obersturmführer (primer teniente) en julio de 1938, y fue destinado a la Agencia Central para la Emigración Judía en Viena, creada en agosto.[42]​ Cuando salió de Viena en mayo de 1939, casi 100.000 judíos habían salido de Austria legalmente, y muchos más habían pasado de contrabando a Palestina y a otros lugares.[43]

Segunda Guerra Mundial y responsabilidad en el Holocausto[editar]

Transición de la emigración a la deportación[editar]

A las pocas semanas de la invasión de Polonia el 1 de septiembre de 1939, la política nazi hacia los judíos cambió de la emigración voluntaria a la deportación forzada.[44]​ Después de las conversaciones con Hitler en las semanas anteriores, el 21 de septiembre el SS-Obergruppenführer Reinhard Heydrich, jefe del SD, informó a su personal que los judíos debían ser recogidos en ciudades de Polonia con buenos enlaces ferroviarios para facilitar su expulsión de los territorios controlados por Alemania. comenzando con áreas que se habían incorporado al Reich. Anunció planes para crear una reserva en el Gobierno General (la parte de Polonia no incorporada al Reich), donde los judíos y otros considerados indeseables esperarían una más lejana deportación.[45]​ El 27 de septiembre de 1939 la SD y la Sicherheitspolizei (SiPo, "Policía de Seguridad") – comprendiendo la última la Geheime Staatspolizei (Gestapo) y la Kriminalpolizei (Kripo) – fueron combinadas en la nueva Oficina Principal de Seguridad del Reich Reichssicherheitshauptamt (RSHA), que fue puesta bajo el control de Heydrich.[46]

Después de un destino en Praga para ayudar a establecer una oficina de emigración allí, Eichmann fue transferido a Berlín en octubre de 1939 para comandar el Reichszentrale für Jüdische Auswanderung ("Oficina Central del Reich para la Emigración Judía") para todo el Reich bajo Heinrich Müller, jefe de la Gestapo.[47]​ Fue asignado inmediatamente para organizar la deportación de 70,000 a 80,000 judíos del distrito de Ostrava en Moravia y el distrito de Katowice en la parte recientemente anexada de Polonia. Por su propia iniciativa, Eichmann también trazó planes para deportar a judíos de Viena. Bajo el Plan Nisko, Eichmann eligió a Nisko como el lugar para un nuevo campo de tránsito donde los judíos serían alojados temporalmente antes de ser deportados a otro lugar. En la última semana de octubre de 1939, 4,700 judíos fueron enviados al área en tren y esencialmente se los dejó valerse por sí mismos en un prado abierto sin agua y poca comida. Los cuarteles fueron planeados pero nunca completados.[48][47]​ Las SS condujeron a muchos de los deportados al territorio ocupado por los soviéticos y otros fueron finalmente colocados en un campo de trabajo cercano. La operación pronto se suspendió, en parte porque Hitler decidió que los trenes requeridos se usarían mejor para fines militares por el momento.[49]​Mientras tanto, como parte de los planes de reasentamiento a largo plazo de Hitler, cientos de miles de alemanes étnicos fueron transportados a los territorios anexos, y los polacos y judíos étnicos fueron trasladados más al este, particularmente al Gobierno General.[50]

El 19 de diciembre de 1939, Eichmann fue asignado como jefe del RSHA Referat IV B4 (Sub-Departamento de RSHA IV-B4), encargado de supervisar los asuntos judíos y la evacuación.[50]​ Heydrich anunció que Eichmann sería su "experto especial", encargado de organizar todas las deportaciones a la Polonia ocupada.[51]​ El trabajo consistía en coordinar las agencias policiales para la retirada física de los judíos, lidiar con sus propiedades confiscadas y organizar el financiamiento y el transporte.[50]​ A los pocos días de su nombramiento, Eichmann formuló un plan para deportar a 600,000 judíos al Gobierno General. El plan fue obstaculizado por Hans Frank, gobernador general de los territorios ocupados, que no estaba dispuesto a aceptar a los deportados, ya que eso tendría un impacto negativo en el desarrollo económico y en su objetivo final de germanización de la región.[50]​ En su papel de ministro responsable del Plan Cuatrienal, el 24 de marzo de 1940 Hermann Göring prohibió cualquier transporte adicional al Gobierno General a menos que él o Frank lo autorizasen primero. Los transportes continuaron, pero a un ritmo mucho más lento de lo previsto originalmente.[52]​ Desde el comienzo de la guerra hasta abril de 1941, alrededor de 63,000 judíos fueron transportados al Gobierno General.[53]​ En muchos de los trenes en este período, hasta un tercio de los deportados murieron en tránsito.[53][54]​ Si bien Eichmann afirmó en su juicio que estaba molesto por las pésimas condiciones en los trenes y en los campos de tránsito, su correspondencia y documentos del período muestran que su principal preocupación era realizar las deportaciones de forma económica y con una interrupción mínima de las operaciones militares en curso de Alemania.[55]

Los judíos se concentraron en guetos en las principales ciudades con la expectativa de que en algún momento serían transportados más al este o incluso al extranjero.[56][57]​ Las condiciones horrendas en los guetos (hacinamiento severo, falta de saneamiento y falta de alimentos) resultaron en una alta tasa de mortalidad.[58]​ El 15 de agosto de 1940, Eichmann publicó un memorándum titulado Oficina Principal de Seguridad del Reich: Proyecto Madagascar (Reichssicherheitshauptamt: Madagaskar Projekt), pidiendo el reasentamiento a Madagascar de un millón de judíos al año durante cuatro años.[59]​ Cuando Alemania no pudo derrotar a la Real Fuerza Aérea británica en la batalla de Inglaterra, la invasión de Gran Bretaña se pospuso indefinidamente. Como Gran Bretaña todavía controlaba el Atlántico y su flota mercante no estaría a disposición de Alemania para su uso en evacuaciones, la planificación de la propuesta de Madagascar se estancó.[60]​ Hitler continuó mencionando el proyecto hasta febrero de 1942, cuando la idea quedó permanentemente archivada.[61]

Conferencia de Wannsee[editar]

Desde el comienzo de la invasión de la Unión Soviética en junio de 1941, los Einsatzgruppen siguieron al ejército a áreas conquistadas y reunieron y mataron a judíos, funcionarios de la Comintern y miembros de alto rango del Partido Comunista.[62]​ Eichmann fue uno de los funcionarios que recibió informes detallados regulares de sus actividades.[63]​ El 31 de julio, Göring le dio a Heydrich una autorización por escrito para preparar y presentar un plan para una "solución total de la cuestión judía" en todos los territorios bajo control alemán y para coordinar la participación de todas las organizaciones gubernamentales involucradas.[64]​ El Generalplan Ost (Plan General para el Este) llamaba a deportar a la población de los territorios de Europa del Este ocupados y de la Unión Soviética a Sibera, para su uso como trabajo esclavo o su asesinato.[65]

Eichmann declaró en sus interrogatorios posteriores que Heydrich le dijo a mediados de septiembre que Hitler había ordenado que todos los judíos en la Europa controlada por los alemanes fueran asesinados.[66]​ El plan inicial era implementar el "Generalplan Ost" después de la conquista de la Unión Soviética.[65]​ Sin embargo, con la entrada de los Estados Unidos en la guerra en diciembre y el fracaso alemán en la Batalla de Moscú, Hitler decidió que los judíos de Europa debían ser exterminados inmediatamente en lugar de después de la guerra, que ahora no tenía final a la vista.[67]​ En torno a esta fecha, Eichmann fue promocionado como SS-Obersturmbannführer (teniente coronel).[68]

Para coordinar la planificación del genocidio propuesto, Heydrich organizó la Conferencia de Wannsee, que reunió a los líderes administrativos del régimen nazi el 20 de enero de 1942.[69]​ En preparación para la conferencia, Eichmann redactó para Heydrich una lista de los números de judíos en varios países europeos y preparó estadísticas sobre emigración.[70]​ Eichmann asistió a la conferencia, supervisó al taquígrafo que tomó las actas y preparó el registro oficial distribuido de la reunión.[71]​ En su carta de presentación, Heydrich especificó que Eichmann actuaría como su enlace con los departamentos involucrados.[72]​ Bajo la supervisión de Eichmann, las deportaciones a gran escala comenzaron casi de inmediato a los campos de exterminio de Bełżec, Sobibor, Treblinka y a otros lugares.[73][74]​ El genocidio tuvo el nombre en clave de Operación Reinhard en honor de Heydrich, quien murió en Praga a principios de junio por heridas sufridas en un intento de asesinato.[75]​ Kaltenbrunner le sucedió como jefe de la RSHA.[76]

Eichmann no realizó la política, pero actuó en las operaciones.[77]​ Las órdenes específicas de deportación vinieron del Reichsführer-SS Heinrich Himmler.[72]​ La oficina de Eichmann fue responsable de recolectar información sobre los judíos en cada área, organizar la incautación de sus propiedades y de organizar y programar trenes.[78]​ Su departamento estuvo en constante contacto con la Oficina de Exteriores, ya que los judíos de naciones conquistadas como Francia no podían ser despojados tan fácilmente de sus posesiones y deportados a la muerte.[79]​ Eichmann mantuvo reuniones periódicas en sus oficinas de Berlín con los miembros de su departamento que realizaban trabajo de campo y viajó mucho para visitar campos de concentración y guetos. Su esposa, a la que no le gustaba Berlín, residía en Praga con los niños. Eichmann los visitaba inicialmente semanalmente, pero a medida que pasaba el tiempo, sus visitas disminuyeron a una vez al mes.[80]

Hungría[editar]

Alemania invadió Hungría el 19 de marzo de 1944. Eichmann llegó el mismo día y pronto se unió a los miembros de alto rango de su personal y a los quinientos o seiscientos miembros de la SD, las SS y la Sicherheitspolizei.[81][82]​ El nombramiento de Hitler de un gobierno húngaro más favorable a los nazis significaba que los judíos húngaros, que habían permanecido esencialmente ilesos hasta ese momento, ahora serían deportados al campo de concentración de Auschwitz para servir como trabajos forzados o ser gaseados.[81][83]​ Eichmann recorrió el noreste de Hungría en la última semana de abril y visitó Auschwitz en mayo para evaluar los preparativos.[84]​ Durante los Juicios de Núremberg, Rudolf Höss, comandante de Auschwitz, testificó que Himmler le había dicho a Höss que recibiera todas las instrucciones de las operaciones para la implementación de la Solución Final de Eichmann.[85]​Los arrestos comenzaron el 16 de abril y, a partir del 14 de mayo, cuatro trenes de 3.000 judíos por día salieron de Hungría y viajaron al campamento en Auschwitz II-Birkenau, llegando a una línea recién construida que terminaba a unos cientos de metros de las cámaras de gas.[86][87]​ Entre el 10 y el 25 por ciento de las personas de cada tren eran escogidas para realizar trabajos forzados; el resto eran asesinados horas después de llegar.[86][88]​ Bajo presión internacional, el gobierno húngaro detuvo las deportaciones el 6 de julio de 1944, momento en el que más de 437,000 de los 725,000 judíos de Hungría habían muerto.[86][89]​ A pesar de las órdenes de detenerse, Eichmann hizo personalmente los arreglos para enviar trenes adicionales de víctimas a Auschwitz los días 17 y 19 de julio.[90]

En una serie de reuniones que comenzaron el 25 de abril, Eichmann se reunió con Joel Brand, un judío húngaro y miembro del Comité de Socorro y Rescate (RRC).[91]​ Más tarde, Eichmann testificó que Berlín lo había autorizado a permitir la emigración de un millón de judíos a cambio de 10,000 camiones equipados para las condiciones invernales del Frente Oriental.[92]​ Nada salió de la propuesta, ya que los Aliados occidentales se negaron a considerar la oferta.[91]​ En junio de 1944, Eichmann participó en negociaciones con Rudolf Kasztner que resultaron en el rescate de 1,684 personas, que fueron enviados por tren a un lugar seguro en Suiza a cambio de tres maletas llenas de diamantes, oro, efectivo y valores.[93]

Eichmann, resentido porque Kurt Becher y otros se estaban involucrando en asuntos de emigración judía, y enojado por la suspensión de deportaciones de Himmler a los campos de exterminio, solicitó la reasignación en julio.[94]​ A fines de agosto fue asignado para dirigir un escuadrón de comando para ayudar en la evacuación de 10,000 alemanes étnicos atrapados en la frontera húngara con Rumania en el camino de avance del Ejército Rojo. Las personas que fueron enviadas a rescatar se negaron a irse, por lo que los soldados ayudaron a evacuar a los miembros de un hospital de campaña alemán atrapado cerca del frente. Por esto, Eichmann recibió la Cruz de Hierro de Segunda Clase.[95]​ A lo largo de octubre y noviembre, Eichmann hizo arreglos para que decenas de miles de víctimas judías fueran forzadas a marchar, en pésimas condiciones, de Budapest a Viena, a una distancia de 210 km.[96]

El 24 de diciembre de 1944, Eichmann huyó de Budapest justo antes de que los soviéticos completaran su cerco a la capital. Regresó a Berlín, donde organizó la quema de los incriminatorios registros del Departamento IV-B4.[97]​ Junto con muchos otros oficiales de las SS que huyeron en los últimos meses de la guerra, Eichmann y su familia vivían en relativa seguridad en Austria cuando la guerra en Europa terminó el 8 de mayo de 1945.[98]

Promociones en la SS[editar]

Las siguientes son las fechas en que Eichmann fue ascendido en las SS (según las memorias del propio Eichmann):

Colaboradores de Adolf Eichmann en el Holocausto[editar]

Los delegados de Adolf Eichmann en la Sección IVB4 de la Gestapo tuvieron como principal responsabilidad la deportación en trenes de los judíos y los enemigos de la Alemania nazi. Por cada país o región ocupada existía un delegado responsable de los envíos de personas hacia los campos de concentración. Entre estos colaboradores de Eichmann estuvieron:

  • Alois Brunner, asistente de Eichmann. De noviembre de 1939 a septiembre de 1944, Brunner dirigió las deportaciones de los judíos de Viena, Moravia, Tesalónica, Niza y Eslovaquia. Desapareció después de la guerra y fue condenado a muerte en ausencia en un juicio en París en 1954. Se le concedió asilo en Siria.
  • Theodor Dannecker, quien dirigió la preparación de los listados de judíos franceses y españoles para la deportación en 1941, y que fue nombrado comisionado en Italia en 1944. Después de la guerra fue capturado por los estadounidenses y se suicidó en un campo de prisioneros.
  • Rolf Günther. Asistente de Eichmann y supervisor de los delegados. Responsable de la deportación de los judíos de Grecia y clandestinamente de Turquía.
  • Hermann Alois Krumey, miembro de la Policía de Seguridad en Lodz. En 1944 fue enviado a Hungría para organizar la deportación de la comunidad judía de ese país. Fue arrestado en Italia en 1945, y después de varios juicios fue sentenciado a cadena perpetua en 1969.
  • Franz Novak, cuya función fue la de coordinar los trenes donde iban judíos y gitanos desde cada país hacia los campos de concentración. Hasta 1961 se ocultó en Austria. Juzgado por sus crímenes en 1964, fue sentenciado a 8 años de prisión, aunque el juicio fue anulado en 1966, siendo absuelto de los cargos y liberado.
  • Gustav Richter, quien en abril de 1941 fue enviado a Rumanía como Asesor de Asuntos Judíos. Realizó el censo de los judíos y gitanos rumanos, planificando la deportación a guetos y el exterminio de cerca de 300.000 judíos en el campo de Belzec. Sus planes fracasaron cuando Rumanía rompió relaciones con Alemania. Fue sentenciado a 4 años de prisión en 1982.

Fuga, estancia en Argentina, secuestro y traslado a Israel[editar]

Pasaporte de Eichmann con los datos falsos de Ricardo Klement.

Al final de la guerra, Eichmann fue capturado por fuerzas estadounidenses y pasó temporadas en varios campos para oficiales de las SS usando papeles falsificados que lo identificaron como "Otto Eckmann". Escapó de Cham, Alemania, cuando se dio cuenta de que su identidad real había sido descubierta. Obtuvo nuevos papeles de identidad con el nombre de "Otto Heninger" y se trasladó con frecuencia durante los siguientes meses. Él inicialmente obtuvo trabajo en la industria maderera y posteriormente alquiló una pequeña parcela en Altensalzkoth, donde vivió hasta 1950.[99]​ El antiguo comandante de Auschwitz Rudolf Höss y otros dieron pruebas condenatorias sobre Eichmann en los Juicios de Núremberg.[100]

En 1948, Eichmann obtuvo un permiso de aterrizaje para Argentina y una identificación falsa bajo el nombre de "Ricardo Klement" a través de una organización dirigida por el obispo Alois Hudal, un clérigo austríaco residente en Italia con simpatías nazis.[101]​ En 1950 fue a Génova, donde un franciscano, Edoardo Dömöter, le entregó una carta en la que decía que era un refugiado de guerra.[102]​ Estos documentos le habilitaron para obtener un pasaporte humanitario del Comité Internacional de la Cruz Roja y los permisos de entrada restantes que permitirían la emigración a Argentina.[101]​ Partió de Génova en barco el 17 de junio de 1950 y llegó a Buenos Aires el 14 de julio.[103]

Se alojó en un hotel para inmigrantes en el barrio porteño de Palermo Viejo y comenzó a trabajar en un taller mecánico. Luego viajó en tren a Tucumán para trabajar en una empresa alemana. Llegó toda su familia a la Argentina y los trasladó a la provincia de Tucumán. En 1952 quebró la empresa en que trabajaba y empezó a trabajar en una fábrica de zumos de frutas, que tampoco tuvo éxito. Intentó instalar una tintorería, pero fracasó, por lo que se colocó a trabajar en la fábrica de calefones Orbis. También residió durante en un tiempo en las afueras de la ciudad de La Plata, donde trabajó como criador de conejos de Angora.[104]

Vivía en la zona norte del Gran Buenos Aires, en los partidos de Vicente López y San Fernando. En primer lugar, vivió en la calle Chacabuco de la localidad de Olivos (partido de Vicente López), donde alquilaba un inmueble.

Cuando la empresa alemana Mercedes Benz reabrió sus puertas en 1959, Eichmann se hizo gerente de planta.[105]​ Se trataba de una empresa de capitales alemanes, sospechada de estar vinculada a los nazis ("nido de nazis" la califica la historiadora Gaby Weber).[106]

Con el salario de gerente, compró una casa en la calle Garibaldi 14 (actualmente Garibaldi 6061), en el borde del barrio Bancalari[107]​ (partido de San Fernando), en la zona norte del Gran Buenos Aires, donde fue encontrado por los hombres del Mossad.[108]​ La casa de la calle Garibaldi fue derrumbada y ninguna indicación hay en dicho lugar sobre los hechos ocurridos.

Adolf Eichmann fue descubierto por Lothar Hermann y su hija Silvia. Lothar Hermann era un judío alemán ciego, vecino suyo, que había migrado a Argentina en 1938,[109]​ cuya hija adolescente, Silvia, tenía amistad con el hijo de Eichmann. La chica le contaba a su padre anécdotas "del hogar del señor Klement" que le hicieron caer en la cuenta de su verdadera identidad. Hermann siguió interrogando a la niña hasta convencerse, aunque se encontró con el problema de que los jefes de Mossad no daban crédito a un ciego: según la agencia israelí era imposible que un ciego reconociera a un criminal de guerra. No fue hasta finales de la década de 1950 cuando se decidieron a intervenir. El Mossad lo identificó gracias a una serie de fotografías tomadas de manera furtiva, en las que se le reconocía por la particular morfología de su oreja izquierda (las fotos de Eichmann en su período nazi eran casi todas del lado izquierdo). El primer ministro David Ben-Gurión encargó su captura al jefe del Mossad, Isser Harel, que preparó un plan con la información suministrada por el famoso cazador de nazis Simon Wiesenthal, quien también había recibido la misma información pese a que el FBI negó que fuera cierta, aunque Wiesenthal la confirmó gracias a un colaborador que sedujo a una antigua amante de Eichmann.[110]

El 1 de marzo de 1960 Harel envió a Buenos Aires a Zvi Aharoni,[111]​ jefe interrogador del Shabak, que tras unas semanas de investigación fue capaz de confirmar la identidad del fugitivo.[112]​ Como el Estado Argentino solía rechazar las solicitudes de extradición de criminales nazis, el primer ministro israelí David Ben-Gurión optó por ordenar la captura ilegal de Eichmann.[113][114]​ El propio Harel llegó en mayo de 1960 para supervisar la captura.[115]Rafi Eitan fue designado líder del grupo de ocho agentes, la mayoría de ellos agentes del Shin Bet (Shabak).[116]

El 1 de mayo de 1960 un grupo de nokmin (‘vengadores’, en hebreo)[117]​ del Mossad entraron por vía aérea en Buenos Aires e iniciaron la "Operación Garibaldi" (por el nombre de la calle donde residía Eichmann). Este equipo, dirigido por Rafi Eitan y coordinado por Peter Malkin, "especialista en secuestros y en maquillajes", inició una vigilancia de casi dos semanas. Descubrieron que Eichmann era un hombre de hábitos cotidianos, lo que facilitó la elección del lugar de secuestro.

Adolf Eichmann camina en el patio de su celda en la prisión de Ramla (Israel).

El 11 de mayo de 1960 lo esperaron en una calle, fingiendo una avería, y cuando Eichmann bajó de su autobús, uno de los agentes, Peter Malkin, lo llamó con la única frase que conocía en español: un momentito señor.[118]​ En ese momento, los agentes lo rodearon y lo introdujeron en el coche. Una vez dentro, uno de los agentes del Mossad le habló en alemán, entendiendo de esta forma que su fuga había terminado. Fue trasladado a un piso franco donde fue interrogado. Dijo llamarse Ricardo Klement y luego Otto Henniger. Finalmente dio su número correcto de las SS y admitió su verdadera identidad.[119]

Peter Malkin confesó más tarde:

Eichmann era un hombrecito suave y pequeño, algo patético y normal, no tenía la apariencia de haber matado a millones de los nuestros... pero él organizó la matanza.[120]

Al día siguiente de su secuestro, la empresa Mercedes Benz, sin saber oficialmente qué le había sucedido, dio de baja a Eichmann del registro de pensiones.[121]

Las autoridades argentinas retrasaron una semana la entrada del avión de la aerolínea israelí El Al por motivos burocráticos, lo que incrementaba la posibilidad de que los familiares o amigos de Eichmann dieran la alarma. Mientras esperaban, obligaron a Eichmann a firmar una carta que decía:

Yo, Adolf Eichmann, por medio de esta carta declaro que voy a Israel por mi propia voluntad a limpiar mi conciencia.

El 20 de mayo de 1960, el Mossad sacó a Eichmann del país drogado, disfrazado de mecánico y con pasaporte falso,[122]​ y lo condujo a la ciudad de Haifa, en Israel.

Por este secuestro, la cancillería argentina, por medio del embajador Mario Amadeo ―el presidente de Argentina era Arturo Frondizi―, denunció una grave violación de su soberanía ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Argentina recibió apoyo del organismo internacional, pero Israel nunca tuvo intenciones de devolver al criminal nazi,[123][124]​ lo que generó un grave incidente diplomático entre Argentina e Israel.

Juicio y ejecución en Israel[editar]

"Guilty! Eichmann to Hang"
(¡Culpable! Eichmann a la horca.)
La Universal Newsreel transmite el veredicto.

La captura fue anunciada con gran despliegue de medios, incidiendo en la colaboración de Simon Wiesenthal (quien había ayudado a su localización) y en la causa sionista para encubrir la poco ortodoxa participación del Mossad en la operación.

En Jerusalén, Eichmann fue sometido a juicio por un tribunal presidido por los jueces Moshe Landau, Benjamin Halevy y Yitzhak Raveh. Su abogado defensor fue Robert Servatius.

Eichmann alegó en su defensa que todas sus acciones respondían a la obediencia debida a sus superiores y que estos se aprovecharon de esta circunstancia. El jurado lo declaró culpable de genocidio.

La sentencia, dictada el 15 de diciembre de 1961, lo condenó a morir en la horca por crímenes contra la Humanidad. Este juicio también está considerado como la gran causa judicial del Estado de Israel. La sentencia se cumplió la madrugada del 31 de mayo de 1962 en la prisión de Ramla.

Sus últimas palabras fueron:

Larga vida a Alemania. Larga vida a Austria. Larga vida a Argentina. Estos son los países con los que más me identifico y nunca los voy a olvidar. Tuve que obedecer las reglas de la guerra y las de mi bandera. Estoy listo.[125]

Sus restos fueron incinerados y las cenizas dispersadas en el mar Mediterráneo desde una nave de la Fuerza Naval israelí en presencia de algunos supervivientes del Holocausto, fuera de las aguas jurisdiccionales de Israel. De este modo se pretendía evitar que su tumba se convirtiera en lugar de peregrinación.

En el juicio, Eichmann dejó algunos testimonios del porqué de su participación en el Holocausto:

No perseguí a los judíos con avidez ni placer. Fue el Gobierno quien lo hizo. La persecución, por otra parte, solo podía decidirla un Gobierno, pero en ningún caso yo. Acuso a los gobernantes de haber abusado de mi obediencia. En aquella época era exigida la obediencia, tal como lo fue más tarde la de los subalternos.[126]

La filósofa Hannah Arendt hizo un ya clásico estudio del personaje y sus obras a raíz del juicio, titulado Eichmann en Jerusalén. Un estudio sobre la banalidad del mal. En él defiende que el hombre que pasaba por ser el mayor asesino de Europa no era ningún "genio del mal", trazando en ese texto la tesis de la banalidad del mal. Defiende que lo preocupante de la existencia del mal entre nosotros es que cualquier hombre, en determinadas circunstancias, puede reaccionar como Eichmann y realizar actos tremendamente malvados e inhumanos porque cree que es «su obligación» o «su trabajo».[127]​ Señaló además, que las acciones de Eichmann bien pudieron haber sido fruto de la subordinación de la cual es víctima un individuo dentro de un régimen totalitario.

Sin embargo, aunque algunos vieron en sus palabras una justificación de las acciones de Eichmann, Arendt no defiende la inocencia del acusado ni cuestiona la condena a muerte final; más bien cree que el planteamiento por el cual Eichmann fue presentado por la Fiscalía como un supervillano no obedecía a la verdad, sino más bien a intereses personales de los acusadores (crear un "caso estrella"), políticos (mostrar al mundo que el Estado de Israel, excluido de los Juicios de Núremberg, podía también juzgar a sus verdugos) y sobre todo sociales (un Israel que había ganado en el campo de batalla cierta seguridad militar, estaba pasando por una cierta crisis existencial y necesitaba un punto en torno al cual pudieran unirse las nuevas generaciones pos-Holocausto).

Hannah Arendt cree, sin embargo, que Eichmann merecía la condena a muerte, pero no por haber organizado ningún plan maestro, o por haber participado físicamente en la muerte de judíos, sino por no haberse opuesto a los crímenes y por haber colaborado eficientemente en el exterminio, incluso excediendo las órdenes de sus superiores directos.

Si los jueces hubieran absuelto libremente a Eichmann de estas acusaciones, estrechamente relacionadas con los espeluznantes relatos de los innumerables testigos que ante ellos comparecieron, no por ello hubieran llegado a un fallo distinto con respecto a la culpabilidad del acusado, quien, en modo alguno, hubiera escapado a la pena capital.
Hanna Arendt[128]

Por ejemplo, cuando casi al final de la guerra el regente de Hungría Miklós Horthy y el propio Himmler decidieron suspender las deportaciones de judíos húngaros, Eichmann autorizó motu proprio algunos envíos de judíos a la muerte, con el celo profesional que los nazis llamaban "trabajar en la dirección del Führer y del Reich".

No cabe ninguna duda de que incluso en el mes de abril de 1945, cuando prácticamente todos pasaron a ser «moderados», Eichmann aprovechó una visita que Paul Dunand, de la Cruz Roja Suiza, efectuó a Theresienstadt, para hacer constar que no estaba de acuerdo con la nueva política seguida por Himmler con respecto a los judíos.
Hanna Arendt[129]

Las declaraciones de la filósofa, pese a todo, resultaron polémicas, y más dada la circunstancia agravante de su propia condición de judía. También es interesante ver la visión que aporta Michel Onfray sobre Eichmann en su obra El sueño de Eichmann. En otra obra, Un kantiano entre los nazis, Onfray demuestra la conformidad del pensamiento político kantiano con lo expresado por Eichmann en el juicio: «No hay derecho a rebelarse y hay obligación absoluta de obedecer».

Rafi Eitan, quien dirigió el grupo que capturó a Eichmann, fue durante 25 años oficial de Inteligencia en el Mossad y dirigió el Shin Bet. En noviembre de 1985 fue destituido al ser descubierto como director de una red de espionaje contra Estados Unidos.

«Lo más inquietante de Eichmann es que no era un monstruo, sino un ser humano», había declarado en alguna entrevista Peter Malkin, el agente que detuvo a Eichmann, quien, tras 27 años de servicio en el Mossad, se retiró en 1977 como especialista en contraterrorismo en Nueva York, ciudad donde vivió hasta su muerte el 4 de marzo de 2005.[130]

La detención de Eichmann alertó a otros nazis en Argentina y Brasil como Josef Mengele y Franz Stangl, quienes tomaron precauciones y se ocultaron.

Impacto[editar]

El juicio y su cobertura por parte de los medios renovó el interés en los acontecimientos que tuvieron lugar durante la guerra, y junto con la publicación de memorias e investigaciones, ayudaron a que el Holocausto dejara de ser un tema tabú ante la opinión pública. El juicio recibió amplia cobertura por parte de la prensa de la Alemania Occidental, e incluso consiguió que las escuelas israelíes añadieran lo ocurrido en el Holocausto a sus temarios. En Israel, el relato de los testigos del juicio llevó a un profundo entendimiento del impacto del Holocausto en los supervivientes, especialmente en los jóvenes que no lo vivieron.[131]

En 2015, la televisión británica estrenó una película basada en la grabación del juicio por el productor Milton Fruchtman y el director de programas de televisión Leo Hurwitz. The Eichmann Show tiene como actores protagonistas a Martin Freeman y Anthony LaPaglia.[132]​ En ella se intercala metraje histórico procedente del juicio que se grabó en 1962.

En 2018, Netflix estrenó la película Operation Finale sobre la localización y secuestro de Adolf Eichmann en Argentina, protagonizada por Ben Kingsley como Eichmann y Oscar Isaac como Peter Malkin, uno de los agentes israelíes.[133]

Tanto la persona como la historia de Eichmann aparecen también como contexto en varias películas sobre la Alemania nazi y el holocausto, como es el caso de La conspiración de silencio.[134]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. 60 años Selecciones ISSN 1405-5716
  2. Abos, 2007.
  3. «The trial of German major war criminals : proceedings of the International Military Tribunal sitting at Nuremberg Germany». avalon.law.yale.edu. Consultado el 27 de febrero de 2020. 
  4. Cesarani, 2005, pp. 19, 26.
  5. Cesarani, 2005, p. 19.
  6. Eichmann, 1961.
  7. Cesarani, 2005, pp. 19–20.
  8. Lipstadt, 2011, p. 45.
  9. Cesarani, 2005, p. 21.
  10. a b Cesarani, 2005, p. 21–22.
  11. Levy, 2006, p. 98.
  12. a b Cesarani, 2005, p. 34.
  13. Cesarani, 2005, pp. 28, 35.
  14. Goldhagen, 1996, p. 85.
  15. Evans, 2003, pp. 179–180.
  16. Ailsby, 1997, p. 40.
  17. Cesarani, 2005, p. 28.
  18. Cesarani, 2005, p. 35.
  19. Rosmus, 2015, p. 83 f.
  20. Rosmus, 2015, p. 84.
  21. Cesarani, 2005, p. 37.
  22. Levy, 2006, p. 101.
  23. Cooper, 2011, pp. 83–85.
  24. Padfield, 2001, p. 198.
  25. Levy, 2006, pp. 103–104.
  26. Porter, 2007, p. 106.
  27. Cesarani, 2005, pp. 47–49.
  28. Levy, 2006, p. 150.
  29. Cesarani, 2005, pp. 44, 69.
  30. Glass, 1995.
  31. Cesarani, 2005, pp. 49, 60.
  32. Longerich, 2010, pp. 67–69.
  33. Longerich, 2010, p. 127.
  34. Evans, 2005, pp. 555–558.
  35. Levy, 2006, pp. 105–106.
  36. Cesarani, 2005, p. 55.
  37. Levy, 2006, p. 106.
  38. Mendelsohn, 1982.
  39. Cesarani, 2005, p. 62.
  40. Cesarani, 2005, p. 65.
  41. Cesarani, 2005, p. 67.
  42. Cesarani, 2005, pp. 67, 69.
  43. Cesarani, 2005, p. 71.
  44. Longerich, 2010, p. 132.
  45. Longerich, 2010, pp. 148–149.
  46. Longerich, 2012, pp. 469, 470.
  47. a b Cesarani y , 2005, p. 77.
  48. Longerich, 2010, pp. 151–152.
  49. Longerich, 2010, p. 153.
  50. a b c d Cesarani, 2005, p. 81.
  51. Longerich, 2010, p. 156.
  52. Longerich, 2010, p. 159.
  53. a b Evans, 2008, p. 57.
  54. Longerich, 2010, p. 157.
  55. Cesarani, 2005, pp. 83–84.
  56. Longerich, 2010, p. 160.
  57. Kershaw, 2008, pp. 452–453.
  58. Longerich, 2010, p. 167.
  59. Browning, 2004, p. 87.
  60. Browning, 2004, p. 88.
  61. Longerich, 2010, p. 164.
  62. Longerich, 2012, p. 523.
  63. Cesarani, 2005, p. 93.
  64. Browning, 2004, p. 315.
  65. a b Snyder, 2010, p. 416.
  66. Browning, 2004, p. 362.
  67. Longerich, 2000, p. 2.
  68. Cesarani, 2005, p. 96.
  69. Browning, 2004, p. 410.
  70. Cesarani, 2005, p. 112.
  71. Cesarani, 2005, pp. 112–114.
  72. a b Cesarani, 2005, p. 118.
  73. Longerich, 2010, p. 320.
  74. Czarnecki, L. (2014). Hannah arendt y la participación ciudadana en México/Hannah Arendt and citizen participation in Mexico. Nómadas, 42(2), 1-12. Retrieved from http://0-search.proquest.com.millenium.itesm.mx/docview/1903918577?accountid=11643
  75. Longerich, 2010, p. 332.
  76. Evans, 2008, p. 512.
  77. Cesarani, 2005, p. 119.
  78. Cesarani, 2005, pp. 121, 122, 132.
  79. Cesarani, 2005, p. 124.
  80. Cesarani, 2005, p. 131–132.
  81. a b Evans, 2008, p. 616.
  82. Cesarani, 2005, p. 162.
  83. Cesarani, 2005, p. 160–161.
  84. Cesarani, 2005, pp. 170–171, 177.
  85. Linder, Rudolf Höss testimony,.
  86. a b c Longerich, 2010, p. 408.
  87. Cesarani, 2005, pp. 168, 172.
  88. Cesarani, 2005, p. 173.
  89. Cesarani, 2005, pp. 160, 183.
  90. Cesarani, 2005, pp. 183–184.
  91. a b Cesarani, 2005, p. 175.
  92. Cesarani, 2005, p. 180.
  93. Cesarani, 2005, pp. 178–179.
  94. Cesarani, 2005, pp. 180, 183, 185.
  95. Cesarani, 2005, pp. 188–189.
  96. Cesarani, 2005, pp. 190–191.
  97. Cesarani, 2005, pp. 195–196.
  98. Cesarani, 2005, p. 201.
  99. Levy, 2006, pp. 129–130.
  100. Cesarani, 2005, p. 205.
  101. a b Cesarani, 2005, p. 207.
  102. Bascomb, 2009, p. 72.
  103. Cesarani, 2005, p. 209.
  104. Colombo, Nicolás (2018). Misterios de la ciudad de La Plata II (1° edición). La Plata: Edición de autor. pp. 149-152. ISBN 978-987-42-7558-5. 
  105. Levy, Alan (1993). Nazi Hunter: The Wiesenthal File. Constable & Robinson. ISBN 978-1-84119-607-7. 
  106. Weber, Gaby (2013). Los expedientes Eichmann: Los archivos desclasificados. Argentina: Sudamericana. ISBN 9500745720. 
  107. El barrio Bancalari se encuentra casi en su totalidad en Don Torcuato (partido de Tigre), en cambio la casa de Eichmann estaba en la pequeña parte de Bancalari que se encuentra en el partido de San Fernando.
  108. Harel, Isser: La casa de la calle Garibaldi. Barcelona: Grijalbo. ISBN 84-253-0604-3.
  109. Lipstadt, 2011, p. 11.
  110. http://www.semana.com/gente/articulo/el-cazador-nazis/57819-3
  111. Bascomb, 2009, pp. 123.
  112. Cesarani, 2005, pp. 225–228.
  113. Cesarani, 2005, p. 225.
  114. Arendt, 1994, p. 264.
  115. Cesarani, 2005, p. 228.
  116. Bascomb, 2009, p. 153, 163.
  117. Frattini, 2006, p. 28.
  118. Bascomb, 2009, p. 226.
  119. Bascomb, 2009, pp. 232 y siguientes.
  120. Ediciones Aversivas (16 de enero de 2013). «Engranajes de la megamáquina: De Adolf Eichmann a Claude Eatherly, de los campos de exterminio al piloto de Hiroshima». ediciones aversivas (blog). Consultado el 14 de noviembre de 2017. 
  121. Weber, Gaby. «1. La mentira histórica: el criminal nazi Adolf Eichmann no fue secuestrado por el Mossad de Argentina». Sitio Oficial de Gaby Weber. 
  122. David Cox (4 de agosto de 2017). «Las confesiones del agente que capturó en Argentina al nazi responsable del genocidio judío». CNN en Español. Consultado el 13 de noviembre de 2017. 
  123. Antoni Roda Jorge. «El secuestro de Adolf Eichmann por el Mossad». La Comunidad. Archivado desde el original el 25 de diciembre de 2009. Consultado el 15 de enero de 2010. 
  124. Mercé Balada y Mónica Ramoneda. «Eichmann, el administrador del exterminio». La Vanguardia. Consultado el 15 de enero de 2010. 
  125. «Adolf Eichmann». Eurasia1945. Consultado el 13 de noviembre de 2017. 
  126. Fernando Lizama-Murphy (4 de agosto de 2017). «El secuestro de Adolf Eichmann». Fernando Lizama-Murphy - Escritor. Consultado el 13 de noviembre de 2017. 
  127. Álvaro Abos (31 de mayo de 2012). «Eichmann en la horca». El País. Consultado el 13 de noviembre de 2017. 
  128. Arendt, Hanna: "Eichmann en Jerusalén. Un estudio de la banalidad del mal". Pág. 245.
  129. Arendt, Hanna: "Eichmann en Jerusalén. Un estudio de la banalidad del mal". Pág. 167.
  130. Peter Malkin: Eichmann no era un monstruo
  131. Gavin Esler (11 de abril de 2011). «Cómo el juicio a un nazi ayudó a unificar a Israel». BBC. Consultado el 13 de noviembre de 2017. 
  132. «The Eichmann Show». Filmaffinity. Consultado el 6 de abril de 2020. 
  133. «Operation Finale (2018)». IMDB. Consultado el 6 de abril de 2020. 
  134. «Zur väterlichen Nebenrolle degradiert – „Im Labyrinth des Schweigens“ | zeitgeschichte | online». zeitgeschichte-online.de. Consultado el 29 de julio de 2020. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]