Operación Dinamo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Operación Dinamo
Dunkirk2.gif
Escenas del rescate en Dunkerque
Fecha 26 de mayo al 4 de junio de 1940
Lugar Dunkerque, Francia Bandera de Francia
Coordenadas 51°02′00″N 2°22′00″E / 51.033333333333, 2.3666666666667Coordenadas: 51°02′00″N 2°22′00″E / 51.033333333333, 2.3666666666667
Casus belli Acorralamiento de las tropas aliadas por el ejército alemán.
Resultado Parcial escape aliado
Beligerantes
Bandera de Alemania Alemania Nazi Bandera de Francia Francia
Bandera del Reino Unido Reino Unido
Flag of Belgium (civil).svg Bélgica
Comandantes
Bandera de Alemania Gerd von Rundstedt
Bandera de Alemania Hermann Göring
Bandera de Francia Maxime Weygand
Bandera del Reino Unido John Gort
Bajas
Bandera de Alemania 132 aviones de la Luftwaffe Bandera del Reino Unido 6 destructores hundidos
Bandera de Francia 3 destructores hundidos
19 destructores dañados
200 navíos hundidos
200 navíos dañados
Bandera del Reino Unido 100 tanques
Bandera del Reino Unido 177 aviones
~35.000 prisioneros de guerra
Todo el equipo y las armas pesadas
[editar datos en Wikidata]

La Operación Dinamo (en inglés: Dynamo), también conocida como milagro de Dunkerque o evacuación de Dunkerque, fue una operación de evacuación de las tropas aliadas en terreno francés (después de ser vencida Francia por el ejército alemán) durante la Segunda Guerra Mundial. Tuvo lugar en Dunkerque (Francia) a finales de mayo de 1940, y fue organizada por el mariscal británico y comandante en jefe de la Fuerza Expedicionaria Británica (BEF), John Gort. La operación permitió el rescate de más de 200.000 soldados británicos y más de 100.000 franceses y belgas.

Antecedentes[editar]

En 1939, tras la invasión de Polonia por parte de la Unión Soviética y de la Alemania nazi, la cual supuso el inicio de la Segunda Guerra Mundial, los británicos enviaron tropas —la Fuerza Expedicionaria Británica, conocida también como BEF, por sus siglas en inglés— para prestar ayuda en la defensa de Francia. Las tropas llegaron a Cherburgo-Octeville, Nantes y Saint-Nazaire. A fecha de mayo de 1940, la fuerza estaba formada por diez divisiones pertenecientes a tres cuerpos y su dirección corría a cargo del general John Vereker Gort.[1] Asimismo, tanto el Ejército belga como el Primer, Segundo y Tercer Ejército franceses colaboraron con la BEF.[2]

En un principio, el plan alemán para la invasión de Francia consistía en llevar a cabo un ataque de encierre a través de los Países Bajos y Bélgica para poder evitar de tal modo los emplazamientos defensivos de la línea Maginot.[3] No obstante, Erich von Manstein, que por aquel entonces era jefe del Estado Mayor del Grupo de Ejércitos A alemán, opinaba que la operación no conseguiría aniquilar al enemigo y solo sería posible —tal y como había sucedido en la Primera Guerra Mundial— un éxito parcial, lo que desembocaría en una guerra de trincheras. Manstein desarrolló un esbozo de un plan diferente y se lo envió al Oberkommando des Heeres —el alto mando alemán— a través de su superior, el coronel general Gerd von Rundstedt.[4] [5] En su plan, Manstein sugería que las divisiones Panzer atacasen a traves de las arboladas colinas de las Ardenas, donde nadie los esperaría, y después se estableciesen cabezas de puentes en el río Mosa para poder así llegar rápidamente al canal de la Mancha. De este modo, los alemanes aislarían a los ejércitos Aliados en Bélgica y Flandes. Esta parte del plan pasó a conocerse más tarde como el Sichelschnitt.[5] [6] Adolf Hitler dio el visto bueno a una versión algo modificada de las ideas de Mantein, conocidas hoy en día como el plan Manstein, tras reunirse con él el 17 de febrero.[7]

El 10 de mayo, Alemania lanzó una ofensiva contra Bélgica y los Países Bajos.[8] El Grupo de Ejércitos B, bajo el mando del coronel general Fedor von Bock, atacó Bélgica, mientras que los tres cuerpos Panzer del Grupo A dirigidos por Rundstedt se dirigieron hacia el canal. La BEF avanzó desde la frontera belga hasta el río Dyle, donde, a partir del 10 de mayo, se enfrentó a una parte del Grupo B.[9] [10] Cuatro días después, el 14 de mayo, cuando los belgas y franceses no pudieron resistir más en sus posiciones, la BEF recibió la orden de iniciar la retirada hacia el río Escalda.[11] Durante una visita realizada a París el 17 de mayo, el primer ministro británico Winston Churchill recibió de parte del general francés Maurice Gamelin, comandante en jefe de las fuerzas francesas, la noticia de que los franceses habían destinado todas sus tropas a los enfrentamientos que estaban en curso y que, por tanto, ya no les quedaban reservas.[12] Dos días después, Gort se reunió con el general francés Gaston Billotte, comandante del Primer Ejército francés y coordinador global de las fuerzas Aliadas. Billotte le desveló que a los franceses ya no les quedaba tropas situadas entre los alemanes y el mar. En consecuencia, Gort decidió de inmediato que la mejor opción consistía en llevar a cabo una evacuación a través del canal de la Mancha y comenzó a planear la retirada hacia Dunkerque, la localidad con instalaciones portuarias más cercana.[13] Rodeada de humedales, Dunkerque disponía de antiguas fortificaciones y contaba con la playa de arena de mayor longitud de Europa, la cual permitiría la reunión de grandes grupos.[14] Tras varios enfrentamientos y un intento fallido por parte de los Aliados de atacar el flanco de las fuerzas alemanas el 21 de mayo en Arrás, la BEF quedó atrapada junto con los restos de las fuerzas belgas y los tres ejércitos franceses en un área situada en la costa norte francesa.[15] [16]

La evacuación[editar]

El 26 de mayo a las 23:30 comienza oficialmente la Operación Dinamo. Bajo un intenso fuego de artillería de las baterías alemanas y bombardeos de aparatos de la Luftwaffe, entre los que se encontraban los bombarderos en picado Stuka, miles de soldados ingleses, franceses y belgas hacen fila en la playa, mientras 7 divisiones francesas ofrecen resistencia en los 80 km del frente.[17]

La Marina inglesa había preparado una flota con 40 destructores y 130 barcos mercantes y de pasajeros, que debían embarcar las tropas en condiciones muy precarias, pues el puerto de Dunkerque había sido devastado por la Luftwaffe, y sólo estaba practicable la zona exterior durante la marea alta. Para transportar a los soldados desde la playa hasta los barcos de la Royal Navy, que permanecían en alta mar defendiéndose de los bombardeos de la aviación alemana con sus propias baterías antiaéreas, se utilizaron todos los medios disponibles en la playa.

A pesar de la creencia popular de que se utilizaron para el rescate todo tipo de barcos pesqueros y de recreo disponibles en las costas inglesas, la operación Dinamo fue llevada en secreto por la Royal Navy con la única ayuda de varios buques mercantes. La crítica situación de Dunkerque sólo se dio a conocer al gran público al final, en la tarde del 31 de mayo, y aunque los dos días siguientes salió al canal una flotilla de pequeños barcos, el número de supervivientes rescatados por éstos fue muy bajo.[18]

El primer día de junio, el intenso castigo al que estaban siendo sometidos los puntos de embarque de las tropas aliadas marcaron el final de la Operación Dinamo. La operación, que en un principio estaba ideada para evacuar 50.000 hombres en 5 días, había superado las expectativas.

El 2 de junio a las 3:30 partía el último barco en dirección al Reino Unido. El resto de las tropas británicas que quedaron en Dunkerque decidieron rendirse a los alemanes, mientras que las tropas francesas optaron por abrirse paso hacia el Sur, pero finalmente tuvieron que rendirse.

Balance[editar]

Prisioneros británicos e francès en Veules-les-Roses, Francia, junio de 1940.

Las pérdidas materiales, destruidas o abandonadas a los alemanes, habían sido cuantiosas. Sin embargo, después de poco más de seis días, un total de 338.872 combatientes habían sido evacuados: 215.787 de los cuales eran británicos y otros 123.095 belgas y franceses. Los 100 nuevos tanques británicos Mathilda Mk I quedaron abandonados o destruidos en Dunkerque, por lo que el Reino Unido quedó con 200 tanques obsoletos e inútiles ante los tanques alemanes.

Desde aquel día, la operación fue bautizada como El Milagro de Dunkerque.

Principales buques hundidos[editar]

Las pérdidas más importantes de la Royal Navy fueron seis destructores:

La Armada francesa, por su parte, perdió tres destructores:

Referencias[editar]

Citas[editar]

  1. Thompson, 2011, pp. 7 y 9.
  2. Thompson, 2011, p. 305.
  3. Melvin, 2010, p. 140.
  4. Lemay, 2010, pp. 98-102.
  5. a b Forczyk, 2010, pp. 11-14.
  6. Melvin, 2010, p. 145.
  7. Melvin, 2010, p. 132.
  8. Shrirer, 1960, p. 713.
  9. Thompson, 2011, p. 26.
  10. Churchill, 1949, p. 33.
  11. Atkin, 1990, pp. 74-75.
  12. Churchill, 1949, p. 47.
  13. Thompson, 2011, pp. 64-65.
  14. Atkin, 1990, p. 123.
  15. Shrirer, 1960, p. 728.
  16. Thompson, 2011, p. 71.
  17. Error en la cita: Etiqueta <ref> inválida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas vid28
  18. Michael Campbell (2002). Dunkirk - Battle For France (DVD). Pegasus Entertainment. Escena en 0:38. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]