Tomás Cipriano de Mosquera

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Tomás Cipriano de Mosquera y Arboleda
Tomás Cipriano de Mosquera

14 de mayo de 1863-8 de abril de 1864
Predecesor Primero en el cargo
Sucesor Manuel Murillo Toro

22 de mayo de 1866-1 de noviembre de 1867
Predecesor José María Rojas Garrido
Sucesor Joaquín Riascos García

18 de julio de 1861-4 de febrero de 1863
Predecesor Bartolomé Calvo
Juan José Nieto Gil(*)
Julio Arboleda Pombo
Sucesor Último en el cargo

1 de abril de 1845-1 de abril de 1849
Predecesor Pedro Alcántara Herrán Zaldúa
Sucesor José Hilario López Valdés

Datos personales
Nacimiento 26 de septiembre de 1798
Bandera de España Popayán, Nueva Granada
Fallecimiento 7 de octubre de 1878 (80 años)
Bandera de Colombia Coconuco, Colombia
Partido Partido Liberal Colombiano
Cónyuge (1m) Mariana Benvenuta Arboleda Arroyo
(2m) María Ignacia Arboleda Arboleda (1872-1878)
Hijos (1m) Aníbal Mosquera Arboleda
(1m) Amalia Concepción Gertrudis Mosquera Arboleda
(2m) José Bolívar Carlo Dorico Mosquera Arboleda
Clelia Mosquera Luque
Teodulia Mosquera Luque
Isabel Mosquera Luque
Tomás Mosquera Cervantes
María Engracia Mosquera
Profesión Militar, escritor, político
Tratamiento Gran General
(*) Bartolomé Calvo y Juan José Nieto Gil fueron presidentes simultáneamente, ambos declarándose como tales, ante el vacío de poder provocado por los levantamientos armados.

Tomás Cipriano Ignacio María de Mosquera-Figueroa y Arboleda-Salazar, mejor conocido como Tomás Cipriano de Mosquera, (Popayán, Virreinato de Nueva Granada, 26 de septiembre de 1798 - Coconuco, Cauca, Estados Unidos de Colombia, 7 de octubre de 1878) fue un militar, diplomático y estadista colombiano. Desempeñó el cargo de presidente: Presidente de La República de Nueva Granada entre 1845 y 1849; Presidente de la Confederación Granadina entre 1861 y 1863; y de los Estados Unidos de Colombia entre 1861 y 1864 y de 1866 a 1867. Es considerado una de las figuras más importantes de la historia colombiana.

El personaje histórico y su papel revolucionario[editar]

Para muchas personas Tomás Cipriano de Mosquera "...fue un personaje nefasto, proveniente de una familia esclavista, que fusiló sin piedad a sus enemigos. Masón reconocido, expulsó a los jesuitas y persiguió a la Iglesia; soberbio y arbitrario, habría incurrido en excesos como la clausura del Congreso y atemorizado a sus enemigos políticos, durante más de tres décadas. Se critica también, en forma acalorada, su desordenada vida privada, con una esposa y dos hijos casi abandonados, una amante pública que despertó escándalos en su primer Gobierno, una relación 'extramatrimonial' de más de cinco lustros, y amoríos episódicos"... a lo largo de toda su vida con distintas mujeres, que le dieron varios hijos extramatrimoniales.

"Para otros, por el contrario, fue una figura extraordinaria, dotado de una sorprendente sensibilidad social. Se habría caracterizado por su valor a toda prueba, para enfrentarse a los sectores más poderosos de la sociedad de su tiempo, en defensa de sus ideales; fue un empresario audaz, que desarrolló la infraestructura de comunicaciones de la República y organizó importantes negocios privados, incluso en los Estados Unidos". Los artesanos y los desposeídos de su época lo veneraron como a un santo guerrero de su causa, a pesar de la propaganda negra de la Iglesia Católica, que lo presentaba como un demonio y llegó a excomulgarlo. Para entender este enfrentamiento ideológico extremo, se debe recordar que además de reducir su poder y expropiar a la omnipotente Iglesia Católica de su época, Mosquera fue masón, como Washington, Bolívar, San Martín y la mayoría de libertadores de América (aunque existen evidencias históricas de su permanente apego a las creencias católicas heredadas de su familia hasta el final de sus días).

Como parte de esa propaganda negativa de sus poderosos contradictores religiosos y políticos, no fueron pocas las tergiversaciones sobre la vida del General Mosquera, como aquella conocida calumnia de que "expulsó a su propio hermano (el arzobispo Manuel José Mosquera) por su odio a la Iglesia", lo cual es una falacia alimentada por algunos historiadores carentes de profesionalismo. Esta propensión a convertir al contradictor o enemigo en una especie de monstruo, se explica en parte con las palabras del Padre Alberto Gutiérrez S.J., Profesor de Historia de la Universidad Gregoriana de Roma, sobre la visión imparcial acerca de la vida de Mosquera aportada por uno de sus biógrafos del siglo XXI: "...merece un juicio positivo al haber descorrido el velo del 'pudor histórico' que rodea ciertos compromisos de los clérigos (no hablemos de la Iglesia colombiana) con un conservadurismo que propiciaba el juego de los privilegios de clase". Lo único cierto es que si el proyecto político de Tomás Cipriano de Mosquera, que lideró la revolución de 1860 a 1862, se hubiera consolidado con los años, la sociedad colombiana del Siglo XX y de comienzos del Siglo XXI, habría sido menos inequitativa y quizás menos violenta.

Familia[editar]

Nació en Popayán; el 26 de septiembre de 1798 en el hogar conformado por el acaudalado hacendado payanés José María de Mosquera-Figueroa y Arboleda y por su esposa María Manuela de Arboleda y Arrachea, primos hermanos entre sí, miembros de dos de las familias más prominentes de Colombia durante el siglo XIX, los Mosquera y los Arboleda. También se destacaron en la vida pública del país sus hermanos Joaquín (sucesor de Bolívar como Presidente de la Gran Colombia), Manuel José (Arzobispo de Bogotá) y Manuel María (diplomático). Descendía por línea directa de varón de Alonso Hernández de Diosdado de Mosquera y Moscoso, Caballero comendador de la Orden de Santiago, natural de Zafra en Extremadura, padre del conquistador Cristóbal de Mosquera, de quien conservó su apellido. Por línea materna descendía de Jacinto de Arboleda y Ortiz, hidalgo español, natural de Granada, Andalucía, alcalde ordinario, justicia mayor en Anserma, Arma y Toro, y pacificador de los chocoes. Su tío paterno Joaquín de Mosquera-Figueroa y Arboleda-Salazar, llegó a ser Regente del Reino de España durante la cautividad de Fernando VII a manos de Napoleón I y firmante de la constitución de 1812 llamada "La Pepa".[1] Sobre su profuso abolengo el Gran General Tomás Cipriano de Mosquera manifiesta en su testamento lo siguiente:

« Yo, Tomás Cipriano Ignacio María de Mosquera-Figueroa y Arboleda-Salazar, Prieto de Tobar, Vergara, Silva, Hurtado de Mendoza, Urrutia y Guzmán, declaro: que nací el 26 de septiembre de mil setecientos noventa y ocho, día jueves, primer día de menguante, a las ocho de la noche en la casa de mis padres, situada en Popayán en la calle de la Pamba... Fueron mis padres el Doctor Don José María de Mosquera-Figueroa y Doña María Manuela Arboleda-Salazar. Mis abuelos paternos Don José Patricio de Mosquera-Figueroa y Doña María Teresa Arboleda-Salazar, y los maternos Don Francisco Antonio Arboleda-Salazar y Doña Juana Francisca Arrachea. Por la línea de mi padre desciendo del príncipe Dorico de Moscovia y de los Duques de Feria y de Alba, y por tanto de varios soberanos, y por la de mi madre de los mismos y de los Hurtado de Mendoza, Grandes de España, lo cual consta en los documentos que dejo a mis hijos y con una carta de la Emperatriz Eugenia, como muestra relacionada, por ser ella y nosotros descendientes de Guzmán el Bueno... »[2]

Lo anterior ha sido debatido y desmentido por genealogistas, ya que el título de Duques de Feria se otorgó con posterioridad a la llegada de los Mosquera a América, pero si estaban emparentados con los Feria a través de un hermano del I Conde de Feria (D. Pedro Suárez de Figueroa), de quien descendía el capitán Francisco Mosquera Figueroa, conquistador extremeño, Gobernador de Popayán (Interino), y pariente de Cristóbal Mosquera, el antecesor directo por varonía de los Mosquera payaneses. En cuanto a los Alba, aún no se encuentra en archivos la relación, y solo se establece en algunas pruebas de ingreso a Carlos III su mención.

Matrimonios e hijos[editar]

Tomás Cipriano de Mosquera.jpg

El general Tomás Cipriano de Mosquera se casó dos veces. En consonancia con las normas endogámicas que caracterizaron a las élites de la época, en ambas ocasiones lo hizo con su parentela materna, la primera vez el 3 de mayo de 1822 en Popayán con su prima hermana Mariana Benvenuta Arboleda Arroyo, unión que distó de ser feliz, por sus diferencias ideológicas y religiosas (están comprobados sus largos alejamientos del hogar, so pretexto de su carrera política-militar y los consecuentes devaneos amorosos del General por fuera del matrimonio, fruto de los cuales dejó varios hijos, a quienes reconoció dándoles su apellido y apoyándolos a todos económicamente). Se mencionan como amantes suyas a la peruana Susana Llamas, y las italianas Gentilina Baudini y Amalia Tadele Di Errighi, de quienes no tuvo hijos. Con Candelaria Cervantes, de Cartagena, tuvo un solo hijo (antes de casarse con Mariana Arboleda), quien murió en la revolución de 1861 peleando por su padre, y con Paula Luque dejó tres niñas, la última de las cuales murió también de niña en medio de la citada revolución comandada por el Gran General. Sobre su relación sentimental con Paula Luque, como podemos ver en la siguiente anotación testamentaria, queda claro que se trató de una relación probablemente conocida por su legítima esposa Mariana Arboleda, en la cual el General manifiesta que esta situación fue por encontrarse "enferma" su esposa. Conforme a ello éstas tres niñas habidas con Paula Luque serían reconocidas desde su nacimiento por el General, además de confirmadas posteriormente en su testamento en el cual les otorgó los mismos derechos que a sus otros hijos matrimoniales. Dice:

« En el mes de abril de 1864 otorgué escritura de conocimiento de hijo adoptivo al Teniente Coronel Jeremías Cárdenas, porque me salvó de los asesinos que me atacaron y como tal lo he reconocido y tratado. Mi hijo Aníbal adoptó como hermano a Jeremías y Amalia por una simple aceptación. Mi mujer no quiso adoptarlo y faltó esta formalidad. Espero que mis hijos le den la parte correspondiente a su legítima, tanto más cuanto su mujer es hija mía (refiriéndose a Clelia Mosquera Luque hija de Paula Luque) que la tuve cuando no podía hacer vida con Mariana por su enfermedad y lo previnieron así los médicos. »[3]

Viudo, contrajo segundas nupcias el 15 de julio de 1872 en el oratorio privado de su hacienda 'La Pamba' en Popayán con su prima segunda María Ignacia Arboleda Arboleda, sobrina de su primera esposa y hermana del político Simón Benjamín Arboleda Arboleda, quien fuera su ministro de Gobierno en 1863, y el cual le salvó la vida en diversas oportunidades, siendo la ocasión más conocida en 1864 que relatan ampliamente los historiadores Gustavo Arboleda y José María Cordovez Moure (el coronel Jeremías Cárdenas también participó en esta acción en defensa Mosquera, por lo cual el Gran General lo declaró legalmente su hijo adoptivo, con todos los derechos). Según historiadores de la época, Mosquera era consciente de su avanzada edad cuando le declaró su amor a la joven Arboleda y así le propuso: "¿Quieres ser la viuda del General Mosquera?". Tuvo en total 8 hijos:

Fruto de su primer matrimonio, con Mariana Arboleda Arroyo, fueron:

  • Aníbal Mosquera Arboleda (1823 – 1879), diplomático y político que estuvo casado con la dama samaria Isabel Epalza Herrera. Uno de sus descendientes más destacados es el científico y académico Federico Carlos Lehmann Valencia (Popayán 1914 – Popayán 1974), nieto del naturalista prusiano Frederich Lehmann Goldchmidt y de la dama payanesa María Josefa Mosquera Epalza.
  • Amalia Concepción Gertrudis Mosquera Arboleda (1825 – 1904), al igual que su madre fue Primera Dama de Colombia, por ser la esposa del General Pedro Alcántara Herrán Zaldúa, Presidente de la República de Colombia para el período 1841 - 1845. El matrimonio Herrán Mosquera dejó descendencia entre las familias más notables de presidentes y ministros nacidos en el Departamento de Antioquia. Entre los más ilustres representantes de estas familias están el sacerdote e historiador Cipriano Rodríguez Santamaría y el reconocido líder empresarial Nicanor Restrepo Santamaría, PhD en sociología de la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de París. Amalia se encuentra sepultada junto con su madre en una sola cripta en la iglesia de San José, en pleno centro de Medellín.

De su segunda unión con María Ignacia Arboleda Arboleda fue su único hijo:

  • José Bolívar Carlo Dorico Mosquera Arboleda (1878 – 1937), que nació 4 meses antes de la muerte de su padre. José Bolívar se casó con su prima Josefina Caicedo Arroyo. Sus descendientes fueron: Manuelita Mosquera Caicedo; Ignacita Mosquera Caicedo; Adelaida Mosquera Caicedo; Mario Tomás Mosquera Caicedo; César Mosquera Caicedo; y Carlos Bolívar Mosquera Caicedo.

Como ya se dijo anteriormente, además de sus tres hijos matrimoniales Tomás Cipriano de Mosquera dejó cinco hijos extra matrimoniales reconocidos, tres de ellos con Paula Luque (Subachoque 1826 - Popayán).[4]

(Juana Paula Luque Salgado, hija legítima de Basilio Luque Luque y Mónica Salgado Díaz, familia del coronel Francisco Luque, quien peleó junto a Tomás C. Mosquera en la Guerra de Independencia -el coronel Luque es mencionado en las memorias del General Obando-. Prima hermana de Tomás Francisco Luque -abuelo de quien sería Monseñor Crisanto Luque Sánchez, el primer cardenal colombiano-, Paula, quien a los 20 años concibió a Clelia, hija extramatrimonial del Presidente Tomás Cipriano de Mosquera, tuvo dos hijas más con él y acompañó al General Mosquera ya septuagenario, en su destierro en Lima. Según el historiador y sacerdote Cipriano Rodríguez Santa María -Medellín 1939, descendiente del matrimonio entre Tomás C. Mosquera y Mariana Arboleda, por la línea de su hija Amalia, y autor del libro 'Los Mosquera o Popayán', edición familiar, 1978-, venía de "muy prestante y cristiana familia, arraigada desde antiguo en tierras de Tenjo". En el libro 'La vida íntima de Tomás Cipriano de Mosquera (1798-1878)' Lofstrom, William (1996), Bogotá, El Áncora Editores, deduce de su excelente caligrafía, redacción y ortografía, que era una mujer instruida, como pocas en su época. El general Mosquera educó a su hija Clelia Mosquera Luque en Nueva York, ciudad en la cual vivió con su hija mayor, Amalia Mosquera Arboleda, y su yerno Pedro Alcántara Herrán ('Tomás Cipriano de Mosquera' Diego Castrillón Arboleda (1978), Bogotá, Banco del Estado y 'La conspiración del Rayo' Germán Zarama de la Espriella (2000), Bogotá, Plaza & Janés,); a Teodulia, otra de sus hijas con Paula, la educó en Londres ('Los Mosquera o Popayán', (1978) Cipriano Rodríguez Santa María, Bogotá, edición familiar)).

Las 3 hijas de Tomás Cipriano de Mosquera y Paula Luque fueron:

  • Clelia Mosquera Luque (Popayán 1847 – Bogotá 1899), esposa del General Jeremías Cárdenas Silva (Cerinza, Boyacá, 1835 – Bogotá, 1899). Jeremías y Clelia fueron padres de 11 hijos, entre ellos Elvira Cárdenas Mosquera, Primera Dama de Colombia por su matrimonio con José Vicente Concha Ferreira, Presidente de la República de Colombia en el período 1914 - 1918. Dos de los descendientes más ilustres de Clelia Mosquera Luque y el General Jeremías Cárdenas son los reconocidos pintores Santiago y Juan Cárdenas, para algunos entre los mejores pintores de la historia de Colombia.
  • Teodulia Mosquera Luque (Popayán 1859 – Pasto 1940), casada con el empresario cartagenero Bernardo de La Espriella Navarro (Cartagena 1852 – Pasto 1907),[5] uno de los fundadores del Departamento de Nariño en 1904, banquero, socio mayoritario del Banco del Sur, político y parlamentario por Nariño en el Gobierno del General Rafael Reyes, figura en la biografía ‘Rafael Reyes: biografía de un gran Colombiano’ Eduardo Lemaitre (1967), Bogotá: Espiral. Bernardo y Teodulia fueron padres de 13 hijos, entre ellos el sacerdote Bernardo de La Espriella Mosquera (Pasto 1889 - Yap 1944) mártir de la Compañía de Jesús -ordenado en España-, asesinado en 1944 por el ejército japonés de ocupación en la isla de Yap, en la Micronesia, actualmente en proceso de beatificación (en los 19 años ininterrumpidos en las Misiones de Yap el Padre Bernardo evangelizó incansablemente fundando misiones, construyendo iglesias y oratorios en 109 de las 800 islas que forman el archipiélago de la Micronesia, labor que documentó en cartas a su madre Teodulia y recogidas en el libro 'Obreros del Reino' de Isabel de la Espriella de Trujillo (2000), Bogotá).[6] Entre los hijos del matrimonio de Bernardo y Teodulia hubo dos religiosos más: Eduardo, sacerdote jesuíta -ordenado también en España-, y Ricardo, sacerdote filipense.
  • Isabel Mosquera Luque, fallecida en su infancia, durante el secuestro a la que fue sometida junto a sus dos hermanas por parte de su pariente Julio Arboleda Pombo O'Donnell.[7]

Con Candelaria Cervantes, de Cartagena, fue padre de:

  • El Coronel Tomás Mosquera Cervantes (Cartagena 1818 – 1861), quien murió peleando por su padre en la guerra civil de 1860 a 1862, en la cual el General Mosquera se tomó el poder por las armas para instaurar una república federal y confiscar los bienes de la Iglesia, que entregó a los pobres del país.

Con María Elorza, fue padre de:

  • María Engracia Mosquera Elorza (Buga 1829–), casada con el ingeniero inglés Mr. Thomas Davies, residenciado en Popayán y administrador de una de las minas de oro del General Mosquera, su suegro. Su hija, Emma Davies Mosquera (Barbacoas, 1857 - Roma, Italia, 1890), se casó con el empresario italiano Ernesto Cerruti Castelli. Su nieta, Italia Cerruti Davies, se casó con Carlos Eder Benjamin (Palmira 1872 - Cali 1942), hijo del abogado -Harvard 1858- James -Santiago- Martin Eder, fundador del Ingenio La Manuelita, una de las empresas más emblemáticas de Colombia.

Estudios[editar]

Aunque no contaba con un título universitario, a diferencia de sus hermanos, fue un destacado autodidacta, bien instruido en latín, inglés, francés e italiano, y llegó a empezar una traducción de Tasso.[8] Fue además, matemático, geógrafo e historiador[9] y escribió varios libros sobre estos temas.

Carrera militar y política[editar]

Inicios[editar]

A temprana edad, en 1814, se involucró en la causa libertadora, poniéndose al servicio del General Simón Bolívar. Siendo ya teniente coronel en 1824 se enfrentó contra el ejército real español bajo la dirección del teniente coronel Agustín Agualongo, en Barbacoas, Nariño, y recibió un tiro que le atravesó la mandíbula inferior de lado a lado, dejándole una cicatriz en el rostro y una dificultad para hablar que posteriormente le valdría el apodo de 'Mascachochas' (fue intervenido quirúrgicamente en Panamá y se le colocó una platina en el sitio del hueso destruido). Por su heroica labor (que marcó el final del Coronel Agualongo, archienemigo de Bolívar, quien escapó derrotado de esta batalla y fue capturado por José María Obando solo 3 semanas después) fue ascendido a coronel y empezó a ocupar la gobernación de varias provincias del suroccidente del país (Buenaventura, Guayaquil, Cauca) a la vez que se mantenía como un militar destacado, siendo nombrado general en 1829, a los 31 años.

Se desempeñó como diplomático en Perú (1829-1830), varias naciones de Europa y en los Estados Unidos (1830-1833). A su regreso fue congresista (1834-1837) y en el gobierno conservador de José Ignacio de Márquez, Mosquera fue nombrado secretario de Guerra y como tal dirigió y triunfó en la Guerra de los Supremos en 1840. Nuevamente se dedicó a la diplomacia ahora como embajador en Perú, Chile y Bolivia entre 1842 y 1845.

Primera Presidencia (1845-1849)[editar]

Portada del libro Cosmogonía de 1868

Para las elecciones de 1845 el sector ministerial (los futuros conservadores) le ofreció su respaldo a Mosquera, quien resultó elegido. Los principales logros de este primer gobierno fueron:

  • La economía viró hacia una apertura del comercio exterior; en 1846 se firmó el Tratado de Paz, Amistad, Navegación y Comercio con Estados Unidos.
  • Junto a su secretario de Hacienda Florentino González logró desmontar muchos de los impuestos coloniales supervivientes, así como revitalizar la industria del tabaco.
  • Se instauró el sistema métrico decimal en el país.
  • Inició la política de escisión del Estado y la Iglesia católica.
  • Contrató al arquitecto Thomas Reed para dirigir las obras de construcción del Capitolio Nacional de Colombia.
  • Realizó el primer censo nacional en la historia de Colombia.
  • Promovió la navegación a vapor por el río Magdalena al autorizar en 1849 la exportación por el puerto de Barranquilla, ubicado en la bahía de Sabanilla, previa instalación de una aduana.

El conjunto de sus políticas fue visto con malos ojos por los sectores que lo habían llevado a la presidencia, y ahora se sentía mucho más cercano a los liberales. Al terminar este mandato viajó a Nueva York para dedicase a los negocios de familia y creó allí una casa comercial internacional.

Luego de algunos años en Estados Unidos, Mosquera regresó para combatir y derribar la dictadura de José María Melo en 1854. Entonces, ya completamente alineado en el bando liberal, asistió al Congreso como representante y senador y fue candidato a la reelección presidencial en 1857, quedando en tercer lugar tras ser elegido el conservador Mariano Ospina Rodríguez que consagró el federalismo del país, ahora llamado Confederación Granadina. Después de este episodio político fue elegido Presidente del Estado Soberano del Cauca, cargo desde el cual se convirtió en el jefe de la oposición al presidente Ospina, quien no respetaba la autonomía de los estados.

Guerra civil de 1860 a 1862[editar]

Estatua de Tomás Cipriano de Mosquera por Ferdinand von Miller (1883) en el Capitolio Nacional de Colombia (Bogotá).

En 1860 declaró la secesión de Cauca y le declaró la guerra a la Confederación. Pronto recibió el respaldo de los estados de Santander y Tolima, que lo proclamaron su gobernador y luego de más de un año, logró desbancar al conservatismo del poder, convertirse en presidente provisorio del país y convocar a una asamblea constituyente, la Convención de Rionegro de 1863. Derrotó a su contrincante conservador y subió al poder.

Segunda y Tercera Presidencia (1861-1864)[editar]

En este segundo período presidencial (1861-1863), Mosquera adelantó gestiones para transformar el país, en diferentes campos. En asuntos de educación pública tuvo un gran interés y en 1861 fundó el Colegio Militar (que sería la base de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Colombia), así mismo decretó la expulsión de la Compañía de Jesús jesuitas del territorio nacional, so pretexto de su apoyo a los contendientes conservadores, pero con clara intención de volver más liberal la educación. En temas de modernización política, emitió una serie de decretos que tenían por objetivo controlar el poder de la Iglesia Católica, entre los que sobresalen el de Desamortización de Bienes de Manos Muertas, consultado con su Secretario de Hacienda, el futuro Presidente Rafael Núñez (decreto del 9 de septiembre de 1861, firmado por el Secretario de Gobierno, Andrés Cerón). Pero esta iniciativa tenía también fines económicos: mediante el mencionado decreto se expropiaron las tierras que poseía la Iglesia, para luego ser rematadas en pública subasta entre pequeños propietarios, con el fin de beneficiar a los más pobres y obtener recursos fiscales para las ahogadas finanzas del Estado. Sin embargo, este corto periodo presidencial no permitió concluir el proceso social. Cuando asumió el gobierno Manuel Murillo Toro, se desvirtuaron los objetivos progresistas: "aunque estas tierras si fueron rematadas públicamente, no fueron redistribuidas entre vecinos, es decir, continuaron siendo los latifundios que solían ser, pasando de las órdenes religiosas, a manos de hacendados particulares o del Estado. Entonces la estructura agraria y social del país no se afectó como tal, por ese hecho espectacular del Gran General".[10]

En la Convención de Rionegro conformada plenamente por liberales, se vio la división entre los radicales (con Manuel Murillo Toro a la cabeza) y los mosqueristas; de todas maneras, se consagró una constitución federal y liberal que garantizaba los derechos de los ciudadanos y que dejó satisfechos a todos los convencionistas. Asimismo, se eligió a Mosquera para terminar el primer bienio de gobierno de los Estados Unidos de Colombia, hasta el 1° de abril de 1864.

En este tercer mandato, debió enfrentar una guerra con Ecuador, para lo cual comandó personalmente el ejército colombiano, logrando la victoria final en la Batalla de Cuaspud en diciembre de 1863 (esto habría distraído su atención del proceso de asignación de 'Bienes de Manos Muertas', que empezó a desviarse de su objetivo social redistribucionista). Esta victoria sobre el General Juan José Flores, también héroe de la independencia de la Nueva Granada, llevó al Congreso de la República a decretar una inédita ley de honores, mediante la cual lo nombraban 'Gran General de los Estados Unidos de Colombia'. Tras dejar la presidencia viajó a París como embajador. En esa misma época pasó una temporada en Londres, ciudad en la cual publicó el libro Compendio de geografía general política, física y especial de los Estados Unidos de Colombia, dedicado al Congreso General de la Unión (Londres, Imprenta Inglesa y Estranjera (SIC) de H. C. Panzer, 1866).

Cuarta Presidencia (1866-1867), retiro y muerte[editar]

En 1866 Mosquera regresó victorioso al país al ser elegido por cuarta vez como Presidente de la República, a pesar de la oposición de los liberales radicales. Pero la tensión por el manejo de las relaciones con la Iglesia hizo que la intervención del Papa fuera intensa, y las maneras dictatoriales del presidente (que ordenó el cierre de las sesiones ordinarias del Congreso en abril de 1867) llevaron a la oposición a derrocarlo el 23 de mayo de 1867, día en que una partida del ejército comandada por el coronel Daniel Delgado París ingresó a la casa de gobierno en medio de la noche, lo apresó y permitió la toma del poder del general Santos Acosta, entonces comandante del Ejército.

Tras un juicio en el Senado,[11] que le era adverso entre otras cosas por intereses derivados del Decreto de Desamortización de Bienes de Manos Muertas y la posible demanda que para enderezar su destino -las propiedades de la Iglesia terminaron en manos de políticos avivatos- preparaba el Gran General bajo la figura de 'lesión enorme', fue desterrado por tres años, durante los cuales vivió en Lima. En esta ciudad publicó un estudio (Cosmogonía, Tomás Cipriano de Mosquera, Imprenta del Estado, 1868) sobre los diversos sistemas de la creación del universo, que en su texto original recogía algunas de las por entonces recientes tesis de Charles Darwin, absolutamente polémicas para los preceptos cristianos de la época, basados en la versión bíblica del origen del hombre. A su regreso en 1871 se postuló a la Presidencia de los Estados Unidos de Colombia infructuosamente, pero fue elegido para la Presidencia del Cauca hasta 1873. En 1876 ocupó un escaño en el Senado. Falleció a los ochenta años de edad en su hacienda de Coconuco, cerca de Popayán. Sus restos reposan en el Panteón de los Próceres de Popayán, junto a los de la mayoría de los hijos ilustres de la ciudad.

Referencias[editar]

  1. http://libros.libertaddigital.com/de-reinas-y-reyes-1276235147.html
  2. Inicio del Testamento del Gran General Tomás Cipriano de Mosquera otorgado el 25 de abril de 1878 en Popayán, Cauca.
  3. Cláusula 38 del Testamento del Gran General Tomás Cipriano de Mosquera otorgado el 25 de abril de 1878 en Popayán, Cauca.
  4. Fe de Bautismo de Juana Paula Luque Salgado, encontrada por el intelectual barranquillero Alfonso de la Espriella Ossio, en la Parroquia de San Miguel Arcángel de la Puerta de Subachoque, con fecha del 29 de junio de 1826. En este documento se encuentran las anotaciones genealógicas presentadas en la reseña biográfica de Juana Paula, que permiten probar su parentesco ancestral con quien sería el primer cardenal colombiano: Crisanto Luque.
  5. http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/modosycostumbres/andcol/anco3a.htm,
  6. http://www.corazones.org/iglesia/a_corazon_iglesia_files/la_caridad_no_tiene_hora.htm.
  7. Existen documentos históricos que prueban esta afirmación, entre ellos una carta que se conserva en el Museo de Mosquera en Popayán, dirigida por Paula Luque al General Mosquera, en la cual le informa del secuestro a que las sometió Arboleda y la muerte de su hija
  8. Malcom Deas - Prólogo en: Lofstrom, William (1996) La vida íntima de Tomás Cipriano de Mosquera (1798-1878), Bogotá: El Áncora Editores, p.11
  9. Gustavo Arboleda - Diccionario Biográfico y Genealógico del Antiguo Departamento del Cauca, Bogotá: Biblioteca Horizontes, p.288
  10. Fals Borda, Orlando (1982). Historia de la Cuestión Agraria en Colombia. Carlos Valencia Editores. pp. 58. ISBN 84-8277-096-9. 
  11. Fueron sus abogados los doctores Emiliano Restrepo y Juan Zarama (Tomás Cipriano de Mosquera, Diego Castrillón Arboleda, Banco del Estado, 1978) -Juan Bautista Zarama Delgado, abogado de la Universidad del Cauca y general, nacido en Pasto en 1814, casado con Rosa Zarama, hermano del abogado de la U. del Cauca y general José Francisco Zarama Delgado, nacido en Pasto en 1812 y fallecido en Quito en 1894, casado con María Donoso y amigo cercano del líder conservador don Julio Arboleda Pombo O'Donnell; José F. Zarama fue nombrado por el Presidente conservador Mariano Ospina Rodríguez Intendente Nacional de Hacienda en el Cauca, por lo cual fue explicable pero irónicamente -frente al papel de defensor de su hermano Juan- opuesto a T.C. de Mosquera-.

Véase también[editar]


Predecesor:
Mariano Ospina Rodríguez
Flag of the President of Colombia.svg
Presidente de Colombia (Confederación Granadina)
1861 a 1863
Sucesor:
Tomás Cipriano de Mosquera
Predecesor:
Tomás Cipriano de Mosquera
Flag of the President of Colombia.svg
Presidente de los Estados Unidos de Colombia
1863 a 1864
Sucesor:
Manuel Murillo Toro