Sensibilidad química múltiple

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Sensibilidad química múltiple
Clasificación y recursos externos
MeSH D018777
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

La sensibilidad química múltiple (SQM) es un síndrome crónico de etiología y patogenia desconocidas[1] por el que el paciente experimenta una gran variedad de síntomas que relaciona con la exposición a diversos productos químicos en muy bajas dosis, y que varios estudios e investigadores atribuyen a causas psicosomáticas.[2] [3] [4] [5]

La SQM no está reconocida por la OMS en la Clasificación internacional de enfermedades (CIE-10) como una enfermedad orgánica causada por exposición a agentes químicos y tampoco por la Asociación Médica Estadounidense (AMA), la Academia Americana de Alergias e Inmunología, el Colegio Americano de Medicina y la Sociedad Internacional Reguladora de Toxicología y Farmacología.[6] . Ensayos de doble ciego han mostrado que pacientes que sufren estas enfermedades reaccionan a los placebos, incluyendo el aire puro, igual de fuertemente que a los agentes químicos que provocan la enfermedad.[2] Esto ha llevado a considerar que su origen pudiera ser principalmente psicosomático.[7] [8] [5]

Se han propuesto muchos nombres alternativos para esta patología: enfermedad ambiental, enfermedad del siglo XX, síndrome de respuesta a las sustancias químicas, síndrome de alergia total, pérdida de tolerancia inducida por químicos e hipersensibilidad química. Aunque es una patología de la que se habla especialmente a partir de finales de la década de 2000, se conoce desde mediados del siglo XX.

Etiología[editar]

Los pacientes atribuyen el origen de la dolencia a un amplio número de sustancias químicas y situaciones, incluyendo:[cita requerida]

  • Disolventes orgánicos, pinturas y lacas para acabados (xileno, cloruro de metileno, destilados de petróleo, éteres de glicoles, tricloroetano)
  • Plaguicidas (diazinon, gution, y otros organofosforados)
  • Humos diversos y humos de soldaduras
  • Metales (níquel, plomo)
  • Sustancias químicas diversas (formaldehído, freón, etanol, ácido nítrico, ácido clorhídrico, toluendiisocianato)
  • Polvo (madera, remolacha, azúcar)
  • Alimentos
  • Ciertas enfermedades (sarna, herpes zóster)
  • Productos de perfumería y ambientadores (champú, barnices de uñas y quitaesmaltes, colonias, lociones de afeitado, cosméticos varios, desodorantes)
  • Estrés
  • Muebles
  • Papel
  • Edificios nuevos

Principales síntomas[editar]

Puede provocar broncoespasmo y dolor pectoral, dermatitis, arritmias, problemas gastrointestinales, intolerancias alimenticias, dolor muscular y articular, fatiga extrema (astenia), dificultad respiratoria, disnea, disfagia, cefaleas y migrañas, irritación y picor ocular, visión borrosa, dificultad en el acoplamiento (enfoque), intolerancia al sonido, problemas neuro-cognitivos, y alteraciones orgánicas afectando a hígado, metabolismo de las porfirinas, sistema inmune, sistema nervioso (cerebro, periférico y autónomo), etc.

La mitad de las personas afectadas manifiestan tener dolor de cabeza, debilidad, problemas de memoria, falta de energía, congestión nasal, dolor o compresión en la garganta y molestias en las articulaciones (de los sistemas nervioso central, neuromuscular, respiratorio, y esquelético, respectivamente). Alrededor de casi un tercio refieren otros síntomas de sistemas orgánicos como el dolor abdominal, náuseas, trastornos visuales, opresión pectoral. Todos estos síntomas son referidos por los afectados con una frecuencia mayor que la población en general, especialmente los que se refieren al sistema nervioso central, la piel, vías bajas del aparato respiratorio, y los generales de tipo sistémico.

Controversia[editar]

Se han realizado ensayos clínicos que muestran que los pacientes de SQM reaccionan de la misma manera a las sustancias químicas que dicen que les afectan como a placebos, incluyendo el aire puro.[2] [9] Estos resultados han llevado a muchos a concluir que dichos síntomas tienen una causa psicosomática.[5]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Orriols, Ramón. «Sensibilidad química múltiple» (en español). Consultado el 21 de marzo de 2014.
  2. a b c Das Munshi, J; et al. (Diciembre 2006). «Multiple chemical sensitivities: A systematic review of provocation studies.». J Allergy Clin Immunol 118 (6):  pp. 1257-64. PMID 17137865. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17137865#. 
  3. Eis, D; et al (Oct 2008). «The German Multicentre Study on Multiple Chemical Sensitivity (MCS)». Int J Hyg Environ Health 211 (5-6):  pp. 658-81. 
  4. Council on Scientific Affairs, American Medical Association (1992). «Clinical ecology.». JAMA 268 (24). doi:10.1001/jama.268.24.3465. PMID 1460738. «"No evidence based on well-controlled clinical trials is available that supports a cause-and-effect relationship between exposure to very low levels of substances and the myriad symptoms reported by clinical ecologists to result from such exposure . . . . Until such accurate, reproducible, and well-controlled studies are available, the American Medical Association Council on Scientific Affairs believes that multiple chemical sensitivity should not be considered a recognized clinical syndrome."». 
  5. a b c Gots RE (1995). «Multiple chemical sensitivities--public policy». J. Toxicol. Clin. Toxicol. 33 (2):  pp. 111–3. doi:10.3109/15563659509000459. PMID 7897748. «The phenomenon of multiple chemical sensitivities is a peculiar manifestation of our technophobic and chemophobic society. It has been rejected as an established organic disease by the American Academy of Allergy and Immunology, the American Medical Association, the California Medical Association, the American College of Physicians, and the International Society of Regulatory Toxicology and Pharmacology. It may be the only ailment in existence in which the patient defines both the cause and the manifestations of his own condition.». 
  6. Ronald E. Gots. Suellen W. Pirages. Multiple Chemical Sensitivities: Psychogenic or Toxicodynamic Origins
  7. Indoor Air Pollution: An Introduction for Health Professionals. Co-sponsored by: The American Lung Association (ALA), The Environmental Protection Agency (EPA), The Consumer Product Safety Commission (CPSC), and The American Medical Association (AMA). 1994. http://www.epa.gov/iedweb00/pubs/hpguide.html#faq1. Consultado el 30-06-2008. «[D]efinition of the phenomenon is elusive and its pathogenesis as a distinct entity is not confirmed....The current consensus is that in cases of claimed or suspected MCS, complaints should not be dismissed as psychogenic, and a thorough workup is essential. Primary care givers should determine that the individual does not have an underlying physiological problem and should consider the value of consultation with allergists and other specialists.» 
  8. Gots RE. Multiple Chemical sensitivities: What is it? North Bethesda, MD: Risk Communication International, Inc., March 31, 1993.
  9. Bornschein S, Hausteiner C, Römmelt H, Nowak D, Förstl H, Zilker T. (2008). «Double-blind placebo-controlled provocation study in patients with subjective Multiple Chemical Sensitivity (MCS) and matched control subjects». Clin Toxicol (Phila). 46 (5):  pp. 443–9. doi:10.1080/15563650701742438. PMID 18568800. 

Bibliografía[editar]

  • García Fructuoso,Ferran J.(2006) ABRIENDO CAMINO Principios Básicos de Fibromialgia, Fatiga Crónica e Intolerancia Química Múltiple Tarannà Edicions, ISBN 978-84-96516-11-3
  • de Prada, Carlos (2008). "SQM. El riesgo tóxico diario." Ed. fundación Alborada. ISBN 978-84-612-3718-0
  • Caballé, Eva (2009) "DESAPARECIDA. Una vida rota por la Sensibilidad Química Múltiple" Editorial El Viejo Topo. ISBN 978-84-92616-42-8
  • J. Fernandez-Solá y S. Nogué (2011) "Sensibilidad Química y Ambiental Múltiple - Sobrevivir en un entorno tóxico" Oxigen Viena Ediciones
  • Ziem y Mc Tamney (1997) Profile of patients with chemical injury and sensitivity.
  • J. Fernandez-Solá y S. Nogué (Hospital Clínico y Provincial de Barcelona). JANO 14-20, septiembre 2007, nº 1662
  • J. Fernández-Solà et al., Documento de consenso, Sensibilidad Química Múltiple. Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad. Gobierno de España. Noviembre 2011.