Prolactina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Prolactina


Identificadores
Símbolo PRL (HUGO: 9445);
Identificadores externos OMIM176760 GeneCardsGen PRL
Locus Cr. 6 p22.2-p21.3
Ortología
Especies Humano Ratón
Entrez 5617 19109
Ensembl Véase HS Véase MM
UniProt P01236 P06879
RefSeq (mRNA) NM_000948 NM_001163530
RefSeq (proteína) NCBI NP_000939 NP_001157002
Ubicación (UCSC) Chr 6:
22.29 – 22.3 Mb
Chr 13:
27.06 – 27.07 Mb
PubMed (búsqueda) [1] [2]

La prolactina es una hormona peptídica segregada por células lactotropas de la parte anterior de la hipófisis, la adenohipófisis, que estimula la producción de leche en las glándulas mamarias y la síntesis de progesterona en el cuerpo lúteo. Las hormonas que tienen un efecto sinérgico son: los estrógenos, la progesterona y la GH. La succión del pezón durante la lactancia favorece la síntesis de mayor cantidad de esta hormona. Además, es uno de los pocos sistemas fisiológicos que poseen retroalimentación positiva, de forma que la presencia de prolactina en el organismo favorece la producción de este péptido.

La prolactina es una hormona que tiende a variar con facilidad dados determinados factores que aumenten o disminuyan el estrés. Una manera de aumentar la cantidad de prolactina producida, es seguir parámetros de sueño similares a la época "antes de la luz eléctrica". En unos experimentos cuyos participantes afirmaron conocer por primera vez la sensación de estar despiertos, se usaba un ciclo (horario solar, por ejemplo, en España es 1,5 horas después) desde las 8 hasta las 12, luego un reposo despierto sobre la cama (momento en el que se produce la prolactina), para posteriormente volver a dormir hasta el amanecer.

Efectos[editar]

La prolactina aumenta la secreción de leche de la glándula mamaria. Entre sus efectos sobre las células de los alveolos mamarios está un aumento de la síntesis de lactosa y una mayor producción de proteínas lácteas como la caseína y la lactoalbúmina. Si bien es cierto que la concentración de prolactina es elevada antes del parto, la secreción de leche sólo tiene lugar después de este, dado que la elevada presencia de estrógenos y progesterona en la mujer embarazada tiene un efecto inhibidor sobre la secreción láctea. Cuando los niveles de estas hormonas caen después del embarazo, se produce la lactación. La prolactina tiene también un efecto inhibitorio sobre la secreción de gonadotropinas, de manera que su hipersecreción puede producir oligomenorrea o amenorrea en la mujer.

En los varones el comportamiento de la prolactina puede afectar la función adrenal, el equilibrio electrolítico, ginecomastia, algunas veces galactorrea, decremento del libido e impotencia y otras funciones como la de la próstata, vesículas seminales y testículos.

  • Hombres: 2 - 18 ng/mL
  • Mujeres que no estén embarazadas: 2 - 25 ng/mL
  • Mujeres embarazadas: 10 - 209 ng/mL

Nota: ng/mL = nanogramos por mililitro.

Aunque estos valores pueden cambiar ligeramente. Para realizarse el examen es recomendable estar en ayunas después de 8 horas y haber estado despierto al menos 2 horas.

Aparte del embarazo, la causa más común de unos elevados niveles de prolactina en la sangre, lo que se denomina hiperprolactinemia, es la presencia de un prolactinoma, un tumor productor de prolactina en la glándula hipófisis. Los prolactinomas son los tumores de la hipófisis más frecuentes y en general son benignos. Son más frecuentes en la mujer, pero también pueden aparecer en hombres. Los síntomas que producen, si los producen, están relacionados con el exceso de prolactina y por tanto, la producción de leche en la mujer no embarazada, lo que se denomina galactorrea.

Patología[editar]

Hiperprolactinemia: La hiperprolactinemia es el aumento de los niveles de la hormona prolactina en sangre. La prolactina es una hormona sexual que cumple un papel fundamental durante la lactancia materna. Es liberada a la sangre por la hipófisis como consecuencia de diversos estímulos (estrógenos, estrés, lactancia materna, sueño, etc). Algunos de los trastornos que provocan hiperprolactinemia son el déficit dopaminérgico en el SNC o un tumor hipofisiario.[1]

Macroprolactinemia: aumento de los niveles de prolactina que carece de efectos biológicos significativos.

Están demostrados los efectos sobre la libido masculina, ya que se detectan picos de esta hormona durante el periodo refractario tras el coito. Así mismo existen estudios experimentales en los que se añaden antagonistas de esta hormona evitándose así la existencia del periodo refractario.

Prolactina y Enfermedad Celíaca[editar]

En los últimos años, el papel de la prolactina (PRL) como modulador de la respuesta inmune, ha sido aclarado. La presencia de niveles elevados de prolactina (hiperprolactinemia) se ha encontrado presente en la fase activa de diversos procesos de naturaleza autoinmune, tanto órgano-específicos como inespecíficos. Su hallazgo es inespecífico y no tiene relación con la edad, ni con el sexo, por lo que puede encontrarse tanto en hombres como mujeres, a cualquier edad de la vida.

Existe una correlación significativa entre la presencia de niveles elevados de PRL y el número de linfocitos T CD4+ y de linfocitos B. Esta hormona además estimula la liberación de citoquinas y aumenta la producción de autoanticuerpos.

La relación entre la prolactina y las enfermedades autoinmunes podría explicarse parcialmente, debido a que el gen de la prolactina humana se encuentra situado a nivel del brazo corto del cromosoma 6, en estrecha relación con la región del HLA.[1] [2]

En la enfermedad celíaca (EC), se confirma que la hiperprolactinemia está presente fundamentalmente en algunos pacientes en fase activa, antes del diagnóstico cuando consumen una dieta normal, pero no en aquellos con EC inactiva, después de una dieta sin gluten.

Del mismo modo, también se encontró una buena correlación entre los niveles de PRL suero con el grado de atrofia de la biopsia duodenal y con las concentraciones séricas de esta hormona y los niveles séricos de transglutaminasa o de los anticuerpos anti-endomisio.

Por esta razón, ha sido sugerido que el nivel de PRL puede servir como un marcador potencial para valorar el grado de actividad de la EC.[3] [4]

Véase: Protocolo Diagnóstico de la Enfermedad Celíaca

Referencias[editar]

  1. De Bellis, A.; Bizzarro, A.; Pivonello, R.; Lombardi, G.; Bellastella, A. (2005). «Prolactin and autoimmunity». Pituitary 8 (1):  p. 25-30. 
  2. Shelly, S.; Boaz, M.; Orbach, H. (2012). «Prolactin and autoimmunity». Autoimmunity Reviews 11 (6-7):  p. A465–A470. 
  3. Reifen, R.; Buskila, D.; Maislos, M.; Press, J.; Lerner, A. (1997). «Serum prolactin in coeliac disease: a marker for disease activity». Archives of Disease in Childhood 77 (2):  p. 155–157. 
  4. Kapur, G.; Patwari, A. K.; Narayan, S.; Anand, V.K. (2004). «Serum prolactin in celiac disease». Journal of Tropical Pediatrics 50 (1):  p. 37–40.