Nariz

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Nariz
Human-nose.jpg
Vista frontal de la nariz
TE-Nose diagram.svg
Nariz humana, corte sagital
Latín [TA]: nasus
TA A06.1.01.001
Arteria Esfenopalatina, Palatina mayor
Vena Facial
Nervio Nasal externo

La nariz es una protuberancia que forma parte del sistema respiratorio en los vertebrados. Es el órgano del olfato y la entrada del tracto respiratorio. De conformación muy diversa se puede indicar que consta básicamente de dos bolsas, o cavidades, una en el caso de los ciclóstomos, situadas en la parte anterior de la cabeza y abiertas al exterior por un número de orificios que oscila entre los dos pares por cavidad, en el caso de los peces y uno en los otros vertebrados.[1]

En todos los vertebrados, salvo los ciclóstomos y los peces no crosopterigios, las cavidades nasales se comunican a través del techo de la boca con la faringe y forman las coanas, lo que permite que, además de cumplir la función olfatoria, sirvan como vías respiratorias. En el interior de estas bolsas hay células olfatorias. En los pájaros, la nariz está muy poco desarrollada. En los mamíferos está bien desarrollada, excepto en los marinos y en los primates superiores, y, como en los cocodrilos, existe un conducto nasofaríngeo que lleva el aire por encima del paladar secundario hasta la faringe.[1]

En los seres humanos, la nariz está situada centralmente en la cara, en la mayoría de los otros mamíferos se encuentra en la parte superior del hocico. La forma de la nariz humana está determinada por el hueso etmoides y por el tabique nasal.

Anatomía[editar]

La anatomía de la nariz es bastante compleja, resumiendo podemos indicar que ésta consta básicamente de dos cavidades - o una (en los ciclóstomos) - situadas en la parte anterior de la cabeza y abiertas al exterior por orificios, el número de los cuales oscila entre los dos pares por cavidad (en el caso de los peces) y un orificio para cavidad (en los otros vertebrados). En los ciclóstomos, la única bolsa se abre en el extremo del hocico o en la parte superior de la cabeza.

En todos los vertebrados, exceptuando los ciclóstomos y los peces no crossopterigis, las cavidades nasales se comunican a través del techo de la boca con la faringe y forman las coanas. Esta configuración permite que, además de cumplir la función olfatoria, la nariz sirva como vía respiratoria. En el interior de estas cavidades se localizan las células olfatorias En los pájaros, este órgano (la nariz) está muy poco desarrollado mientras que en los mamíferos está bien desarrollado (aunque exceptuando los casos de los mamíferos marinos y los primates superiores) y (al igual que en los cocodrilos) existe un conducto nasofaríngeo que lleva el aire por encima del paladar secundario hasta la faringe.

Pared medial de la nariz.

La nariz se divide en dos compartimentos, estando separados por el tabique nasal, éste presenta dos orificios de salida denominados narinas. En el caso de los tetrápodos (vertebrados terrestres) la nariz presenta, en su parte posterior, las coanas, éstas comunican la nariz con la cavidad bucal.

En las paredes laterales encontramos los cornetes, que se encargan de calentar y limpiar el aire que va hacia los pulmones. Debajo de cada cornete existen unos espacios denominados meatos, que comunican la nariz con los senos paranasales y también desemboca allí el conducto nasolacrimal.

La estructura ósea de la nariz está constituida por huesos, cartílagos duros y cartílagos blandos. Los huesos duros forman la parte superior y los laterales del puente, mientras que los cartílagos forman los laterales de las fosas nasales y el tabique nasal.

Las paredes nasales están revestidas por mucosas que tienen como función esencial el acondicionamiento del aire inhalado. Además, la mucosa atrapa el aire y quita el polvo y los gérmenes del aire cuando éste se introduce en la nariz.

Peces[editar]

En los peces agnatos (carentes de mandíbula) aparece una fosa nasal impar situada en la línea media de la cabeza. Esta fosa se comunica mediante un conducto con una dilatación en forma de saco donde se encuentra el epitelio sensorial olfativo, el cual, a su vez, se conecta, mediante dos nervios, con el cerebro anterior.[2]

los peces gnatóstomos ya presentan fosas bilaterales, así los condroicitios presentan, a ambos lados de la cabeza dos fosas olfativas, iguales a la de los agnatos, estando recubiertas de epitelio sensorial y comunicadas con el saco olfativo, además presentan otra abertura posterior que permite la salida del flujo acuoso. En los osteoictios la fosa nasal es ya un conducto completo con una abertura anterior y una posterior.[2]

Los dipnoos o peces pulmonados presentan la capacidad de respirar oxígeno mediante un pulmón rudimentario; sus fosas nasales presentan un apertura anterior cerca del labio superior y un canal olfativo que transcurre por el paladar, presentando un orificio posterior en el fondo de la cavidad bucal formando una coana primitiva. En las épocas de desecación la apertura anterior permanece cerrada por la mucosidad que rodea al pez, así estas fosas siguen siendo un órgano puramente olfativo.[2]

Anfibios[editar]

En los anfibios la cavidad nasal se comunica con la faringe y, por tanto, con el aparato respiratorio. Están presentes las coanas y con ellas la función ventilatoria del órgano nasal. El aparato olfativo gana en profundidad, presentando aperturas externas, canales olfativos y un fondo con epitelio sensorial que se conecta con el telencéfalo. Aparecen las glándulas mucosas para la humidificación del aire y la parte anterior de la fosa desemboca el canal lagrimal, haciendo de complemento humidificador. Al adquirir la función respiratoria la anatomía nasal se complica, ya que ésta obliga a la aparición de estructuras para acondicionar el aire haciendo aumentar su complejidad y superficie y, de rebote, disminuye la importancia de los elementos olfativos.[2]

Los urodelos (caudados) son batracios con fosas nasales que se abren a los lados del hocico, su cavidad nasal presenta una prolongación lateral estrecha, o cavidad nasal accesoria, que constituye el inicio del órgano de Jacobson (órgano auxiliar de la olfacción).

Los anfibios anuros presentan una apertura externa reducida, pueden tener una o varias cavidades nasales. Estas se comunican con la boca ejerciendo la función respiratoria. Bufo viridis posee un saliente nombrado eminencia olfativa, asentado en una base cartilagonosa, que es interpretado como un principio de cornete, poseyendo también un primitivo órgano de Jacobson.[2]

Reptiles[editar]

De izquierda a derecha: Cabezas del gavial de la India (gaviales gangeticus), del aligátor americano (Alligator mississippiensis), y de un cocodrilo americano (Crocodylus acutus).

Los reptiles son los primeros vertebrados independientes del medio acuático, precisando de una nariz con poder olfativo y, sobre todo, respiratorio. Asimismo precisan de un aparato que condicione mejor el aire, apareciendo, así, los primeros aparatos turbinales. El epitelio sensorial se concentra en el llamado órgano de Jacobson que se encuentra en dos fosas ubicadas entre los ojos y la nariz, y que les permite detectar presas mediante el calor que emiten.

Los quelonios presentan las cavidad más simples. Las tortugas tienen un vestíbulo muy corto, que termina en una cavidad nasal estrecha. En el medio presentan una concreta en forma de cornete que divide la cavidad nasal en dos partes, la superior ejerce la función olfativa, estando conectada con el encéfalo, mientras que la inferior hace las funciones respiratorias, abriéndose en la cavidad bucal. No poseen el órgano de Jacobson.

Los saurios y ofidios (camaleones, lagartos, serpientes, etc ..) presentan una fosa más amplia, estando abierta al exterior y a la cavidad bucal, con un cornete en la pared externa en la cara inferior en la que está ubicado el epitelio respiratorio, mientras que en la superior está el olfativo. En estos reptiles el órgano de Jacobson está muy desarrollado, se encuentra en el suelo de la fosa y está rodeado por una cápsula cartilaginosa propia, la cual está recubierta por tejido respiratorio en el exterior y olfatorio en el interior y que desemboca en la cavidad bucal por un conducto diferenciado.

Los cocodrilos presentan unas fosas amplias y un sistema turbinal desarrollado. La parte anterior es respiratoria y la posterior olfativa, no poseyendo ningún órgano de Jacobson. Durante la inmersión pueden cerrar los orificios nasales, conteniendo, de esta manera, la respiración.[2]

Aves[editar]

Las aves presentan unas características anatómicas nasales que las acercan a la morfología de los mamíferos superiores. Sus fosas nasales contienen varios cornetes, si bien su sentido del olfato es escaso. Durante su desarrollo tienen un órgano de Jacobson incipiente que se atrofia en el ave adulta.[2]

Mamíferos[editar]

La nariz del perro es muy sensible; como en muchos otros mamíferos, el olfato está muy desarrollado.

En los mamíferos gana importancia la función respiratoria y en algunas especies, como en el hombre, el órgano de Jacobson se encuentra en estado rudimentario. La función respiratoria nasal está desarrollada proporcionalmente a la superficie corporal.

El olfato va desarrollándose al subir en la escala filogenética, hasta conseguir el máximo desarrollo en ciertos mamíferos, siendo proporcional a la cantidad de superficie mucosa con epitelio específico. Sin embargo, al ascender en la escala de los mamíferos la función olfatoria degenera a expensas de la respiratoria, sobre todo en los primates superiores y el hombre. Al predominar la función respiratoria las fosas nasales ya no terminan en la cavidad bucal sino que lo hacen en la faringe formándose, así, un paladar completo.[2]

Según la capacidad olfativa los mamíferos se pueden dividir en:

  • Anósmicos: carecen de poder olfativo. En la actualidad sólo se conocen algunos cetáceos.
  • Macrósmicos, o macrosmáticos: La mayor parte de los mamíferos actuales (roedores, carnívoros, etc ...). su fosa nasal es la máxima expresión de la fisiología respiratoria y el órgano de Jacobson tiene su máximo desarrollo. La estructura de éste está incluida en la mucosa del tabique nasal. El sentido del olfato tiene gran importancia poseyendo, por tanto, una gran extensión de mucosa sensorial olfativa, especialmente en los carnívoros nocturnos. Las cavidades nasales son muy amplias y los cornetes están muy desarrollados. El máxilo turbinal ocupa toda la cavidad nasal anterior y proporciona las condiciones termohigrométricas idóneas al aire para mejorar la agudeza olfativa, éste alcanza su máximo desarrollo en los perros.
  • Micrósmicos, o microsmáticos: Simios y el ser humano. En estos se produce una gran regresión en la función olfativa a expensas de la reducción de las estructuras endonasales.

Función[editar]

La nariz presenta una doble función: es el órgano primario que se utiliza en la olfacción de los diferentes vertebrados, así como también, en la mayoría de estos, forma parte del aparato respiratorio. En ambos casos su función principal radica en recoger y canalizar el aire o el agua.

Con órgano olfativo, mientras que el animal huele, el aire, o el agua, atraviesa las estructuras de la nariz y llega al epitelio olfatorio. En la superficie del epitelio olfativo, situado ya en la cavidad nasal, los odorantes (moléculas del olor) contactan con los receptores, formados por células nerviosas bipolares, que transducen las características del odorante al cerebro a través de impulsos eléctricos.

En los vertebrados terrestres, la nariz, y las estructuras asociadas, también hace, habitualmente, funciones de acondicionamiento del aire que entra hacia el organismo, calentándolo y / o humidificándolo, aunque hay casos como el del camello en el que la nariz presenta una función de retener la humedad antes de ser exhalado.

Evolución[editar]

En noviembre de 2004, la revista Nature publicó los resultados del estudio realizado sobre un fósil Kenichthys Campbell de unos 395 millones de años de antigüedad. Este primitivo pez fue encontrado en la provincia China de Yunan y presenta una "nariz" a medio camino de la que presentan los vertebrados actuales. El fósil presenta unos orificios nasales situados en el medio de sus dientes superiores, pareciendo un paladar partido. Este estadio medio prueba que los conductos nasales internos evolucionaron a partir de estos orificios nasales, los cuales, a lo largo del tiempo, se extendieron hasta la garganta, a través de la boca.[3]

Diferencias entre mamíferos[editar]

Trompa de un elefante

En los cetáceos, la nariz se ha reducido a los orificios nasales y se ha movido hacia la parte de arriba de la cabeza, con lo que han obtenido una forma del cuerpo más hidrodinámica y la posibilidad de respirar en un medio en el que están siempre sumergidos. Por el contrario, la nariz del elefante, denominada trompa, se ha desarrollado haciéndose larga y musculosa, hasta el punto de convertirse en un órgano manipulador.

Enfermedades de la nariz[editar]

  • Sinusitis. Inflamación de la mucosa que recubre los senos paranasales, producida principalmente por la obstrucción de los conductos que llegan a las fosas nasales.
  • Rinitis. Inflamación de la mucosa de las fosas nasales, generalmente producida por resfriado común o por alergias.
  • Epistaxis. Sangrado de las fosas nasales, puede producirse por una gran variedad de causas, entre las que destaca la hipertensión, la inflamación de la mucosa o los traumatismos digitales (rascarse).
  • Forúnculo nasal. Absceso cutáneo producido por la infección bacteriana del folículo piloso.
  • Hiposmia es un trastorno del sentido del olfato que resulta en la reducción parcial de la capacidad de percibir olor es. Los trastornos del olfato tienen muchas causas, y algunas más claras que otras. La mayoría de las personas comienzan a sufrir trastornos del olfato después de haber tenido algunas enfermedades o lesiones recientes. Los factores desencadenantes más comunes son las infecciones de las vías respiratorias superiores y los traumatismos encéfalocraneanos. Entre otras causas que producen trastornos del olfato se encuentran los pólipos en las fosas nasales, las infecciones de los senos paranasales, los trastornos hormonales y los problemas dentales. La exposición permanente a ciertos productos químicos como los insecticidas y disolventes, y algunos medicamentos también ha sido asociada con trastornos del olfato. Las personas con cáncer en la cabeza y cuello que reciben tratamiento con radioterapia también experimentan problemas con su sentido del olfato.
  • Síndrome de la nariz vacía (SNV)-llamado en lengua inglesa empty nose syndrome(ENS) - es un término médico acuñado por el doctor Kern en 1994 para denominar una grave afección nasal de origen iatrogénico que tiene lugar cuando la nariz se daña debido a una excesiva resección o reducción de los cornetes nasales inferiores y / o de los cornetes medios que deja a los mismos incapaces de funcionar adecuadamente. El doctor Kern y sus compañeros médicos se dieron cuenta de que algunos pacientes que se habían sometido a turbinectomías parecían desarrollar síntomas de obstrucción nasal y dificultades respiratorias, a pesar de que sus fosas nasales estaban muy claras o "vacías ". A este síntoma, único y que causa perplejidad, incluso entre la comunidad médica, consistente en no obtener suficiente aire, a pesar de que las fosas nasales están totalmente claras, lo llamó "obstrucción paradójica". Otros síntomas provocados por este síndrome son sequedad nasal crónica, difilcultad para concentrarse, frecuentes dolores de cabeza, incremento de la reactividad pulmonar a componentes volátiles o componentes irritantes de transmisión aérea, reducción de la ventilación pulmonar, disminución del sentido del olfato, mucosidad espesa y viscosa, sueño superficial, hemorragias de poca importancia, cansancio o fatiga crónica y, a veces, costras, infecciones sinusales recurrentes y / o dolor o presión sinusal, etc. La aparición de estos síntomas se debe a que una resección o reducción en exceso de los cornetes nasales inferiores y / o medios deja a la nariz incapaz de presionar el aire, dirigir, calentar, humidificar, filtrar y sentir fluir a través de ella, de tal manera que la mucosa nasal que no ha sido eliminada podría secarse de forma crónica, inflamarse y atrofiarse parcialmente.[4] [5] [6] A este síndrome también se le conoce en el campo de la investigación médica como "the wide nasal cavity syndrome" (síndrome de la cavidad nasal ancha), aunque parece imponerse el otro nombre. Este síndrome se considera altamente variable entre los sujetos afectados por él y pobremente definido.

Percepción de la dirección[editar]

La nariz húmeda de los perros les resulta útil para percibir la dirección. Los sensibles receptores de frío de la piel detectan el punto en que la nariz se enfría más, mostrando al perro la dirección de donde proviene el olor que acaba de percibir.[7]

Orientación magnética[editar]

Los seres humanos y los monos tienen una pequeña cantidad de magnetita en la nariz, concretamente en el oso etmoides, entre los ojos, que podría ser un mecanismo de orientación magnética con respecto al campo magnético de la Tierra. La posibilidad de orientación magnética de los seres humanos, como ocurre en aves y animales acuáticos, es muy controvertida.

La nariz en los humanos[editar]

Nariz de una mujer con una característica joroba ósea

En el ser humano, la nariz se encuentra situada en la parte media de la cara, entre la boca y la frente. Tiene la forma de una pirámide triangular de vértice superior y base inferior, con dos agujeros. Formada por hueso, cartílago, músculos y piel, está tapizado interiormente por una porción de la mucosa pituitaria.

La forma y las dimensiones de la nariz han tenido gran importancia: la antropología la estudia descriptivamente y mediante diversas medidas y según estas clasifica a los humanos en diferentes tipos, así, y por ejemplo, se ha establecido el denominado índice nasal (fruto de la comparación entre la anchura máxima de ésta con su altura). Según dicho índice nasal los individuos se clasifican en: leptorrinos, que tienen un índice nasal de 69,9 como máximo, con la nariz estrecha y alta, en mesorrinos, que tienen un índice que oscila entre 70 y 84,9 y una nariz media y en platirrinos, con un índice de 85 o más y de nariz ancha o baja. En comparación el grupo racial leucodermo es en general leptorrino (mediterráneos y nórdicos) o mesorrino (alpinos). El grupo xantodermo tiende a ser mesorrino o platirrino. El melanodermo es platirrino.

Asimismo, debido a su situación, la nariz se muestra como uno de los rasgos característicos de cada individuo, llegando a ser valorado como un rasgo importante a la hora de definir la belleza de este. Por este motivo la eminencia nasal ha dado lugar a muchos dichos, leyendas y canciones en el folclore, así como el hecho de que ciertos personajes históricos (o inventados) son famosos, además de por sus hechos, por el aspecto de su nariz o por hechos relacionados con este órgano.

Triángulo de la muerte[editar]

En los seres humanos, debido a la naturaleza especial del flujo sanguíneo a la nariz y su área circundante, existen riesgos de que una infección pueda extenderse al cerebro, cuadro de extrema gravedad. Por esta razón, el área comprendida entre los bordes de la boca y el puente de la nariz, incluida la nariz y el maxilar se conoce como el triángulo de la muerte.

Rinoplastia[editar]

Un paciente de rinoplastia tres días después de la operación. Los procedimientos incluyeron la reducción del hueso dorsal y el restablecimiento y perfeccionamiento del cartílago de la punta nasal. La coloración típica orbital también está presente a causa de un trauma y los trastornos de los vasos sanguíneos alrededor de los ojos. También hay presente un férula .

En cuanto a la ciencia médica, ya de antiguo son conocidas intervenciones de rinoplastia (cirugía nasal): en la India y Egipto ya se realizaban operaciones de nariz hacia el 2500 a. C., si bien éstas eran de orden reparador, debido, principalmente, a la costumbre de amputar dicho órgano a enemigos y malhechores. A finales del siglo XX se multiplican exponencialmente las intervenciones de rinoplastia en un sentido eminentemente estético, convirtiéndose en una de las operaciones más realizadas en este sentido. Desde la década de 1980 las técnicas de rinoplastia han evolucionado mucho. La rinoplastia clásica es un procedimiento bastante ciego. La rinoplastia abierta permite una exposición y visualización completa del esqueleto nasal, lo que permite que la corrección sea mucho más precisa.

La rinoplastia secundaria o rinoplastia revisional es aquella que se realiza en pacientes que han tenido cirugía de nariz previa y deben someterse a una nueva intervención para resolver problemas que no se han resuelto en la primera cirugía, o complicaciones de la misma.

En la cultura popular[editar]

Narices famosas[editar]

Escultura romana de mármol del siglo I, probablemente una copia de una estatua de bronce de Sócrates realizada por Lisipo de Sición, que actualmente se encuentra perdida.
  • Personajes históricos
    • Sócrates (c. 470 a. C. - 399 a. C.), filósofo griego, según Platón la forma de su nariz contribuyó a la percepción del mundo de su maestro[8]
    • Marco Tulio Cicerón (106 a. C.-43 a. C.), famoso orador romano. El mote "Cicerón" deriva de Cicer (garbanzo), se cree que este podría tener su origen en una verruga parecida a un garbanzo que tenía en la nariz (o bien a que su familia se dedicaba al cultivo de los garbanzos).
    • Cleopatra Filopator Nea Thea (69 a. C. - 30 a. C.), reina de Egipto. El filósofo Blaise Pascal, en el siglo XVII, escribió:si la nariz de Cleopatra hubiese sido más corta, la faz del mundo hubiera sido diferente.
    • Justiniano II Rinotmetus (Rhinotmetus, Ῥινότμητος, "El que tiene cortada la nariz"). Emperador bizantino del 685 al 695 y del 704 al 711. Su sucesor Leoncio II ordenó cortarle la nariz; Justiniano, posteriormente recuperaría el trono.
    • Michelangelo Buonarroti, Miguel Ángel (1475 - 1564), escultor, pintor, poeta y arquitecto renacentista. Fruto de una pelea Pietro Torrigiano le rompió la nariz, como consecuencia, le quedó la nariz chata toda la vida, tal como se aprecia claramente en todos sus retratos.
    • Tycho Brahe (1546 - 1601), astrónomo danés. Durante un duelo perdió gran parte de su nariz, llevando una prótesis de metal.
    • Rodolfo II de Habsburgo (1552-1612). Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico
    • Hercule-Savinien de Cyrano de Bergerac (1619-1655), escritor francés. Aparte del personaje histórico, gran parte de su fama proviene de la obra Cyrano de Bergerac, escrita por Edmond Rostand en 1897.
    • Josef Mysliveček (1737 - 1781), compositor checo. Debido a la sífilis le amputaron la nariz lo que le destrozó moralmente, sus últimas óperas no tuvieron mucho éxito y finalmente, arruinado, murió en Roma en 1781.
  • Actores, músicos y celebridades
    • Thomas Wedders, inglés (siglo XVIII). Su nariz medía 19 cm. (Una recreación en cera del personaje se encuentra en el museo de cera de Londres).
    • James Francis "Jimmy" Durante (1893-1980), actor estadounidense. Sus bromas y referencias a la medida de su nariz le valió el apodo de "Schnozzola"
    • Cyrano de Bergerac
    • Barbra Streisand (1942 -), cantante, actriz, productora y directora de cine estadounidense.
    • Pete Townshend (1945 -) guitarrista inglés del grupo The Who.
    • Gérard Depardieu (1948 -), actor francés.
    • Lea Michele (1986 -), actriz y cantante famosa por la serie Glee
    • Berto Romero (1974 -) Cómico, presentador, actor e intento de cantante.
  • Personajes de ficción


Notas[editar]

  1. a b Enciclopedia Catalana, SAU (ed.): . La Enciclopedia.
  2. a b c d e f g h Dr. Jesús García Ruiz, Filogenia en ORL: olfativo y fossas nasales otorrinoweb.com
  3. .com/nature/journal/v432/n7013/full/nature02843.html Nature 432, 94-97 (4 November 2004)
  4. Moore, E.J. & Kern, E.B. Atrophic rhinitis: A review of 242 casas.American Journal of Rhinology, 15 (6) (2001)
  5. Moore GF, Yonkers AJ, Freeman TJ, Ogren FP Extended follow-up of total inferior turbinate resection for relief of Chronic nasal obstruction. Laryngoscope. 1985; 95 (9, pt 1) :1095-1099
  6. Passàli D., Lauriello M., Anselmi M., Bellussi L. Treatment of the inferior turbinate: long-term results in 382 patients randomly assigned to therapy. Ann Otol Rhinol Laryngol. 1999, 108 (6) :569-575
  7. Dijkgraaf S.; Vergelijkende dierfysiologie; Bohn, Scheltema en Holkema, 1978, ISBN 90-313-0322-4
  8. Platón, Teeteto

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

Enlaces externos[editar]