Homeopatía

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Homeopatia»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Homeopatía
Medicina alternativa
Hahnemann.jpg
Samuel Hahnemann, fundador de la homeopatía.
Sección
Año propuesta 1796
Proponente original Samuel Hahnemann
Defensores posteriores James Tyler Kent, Royal S. Copeland, George Vithoulkas
Véase también Humorismo, medicina heroica

La homeopatía (del griego ὅμοιος [hómoios], ‘igual’, y πάθος [páthos], ‘sufrimiento’) es un sistema de medicina alternativa creado en 1796 por Samuel Hahnemann basado en su doctrina de «lo similar se cura con lo similar»: una sustancia que cause los síntomas de una enfermedad en personas sanas curará lo similar en personas enfermas.[1] La homeopatía es considerada una pseudociencia[2] [3] [4] y se ha descubierto que sus remedios no son más efectivos que placebos.[5] [6] [7]

Hahnemann creía que las causas subyacentes de la enfermedad eran fenómenos que llamó miasmas y que los remedios homeopáticos actuaban sobre ellos. Estos son preparados por dilución repetida de la sustancia elegida en alcohol o agua destilada, seguida de un enérgico golpe a un cuerpo elástico.[8] Usualmente la dilución continúa mucho más allá del punto donde ya no permanecen moléculas de la sustancia original.[9] Los homeópatas seleccionan los remedios consultando libros de referencia conocidos como repertorios y considerando la totalidad de los síntomas de los pacientes, rasgos de personalidad, estado físico y psicológico e historia de vida.[10]

La homeopatía carece de plausibilidad biológica[11] y sus axiomas han sido refutados.[12] Los mecanismos de acción postulados para los remedios homeopáticos son tanto científicamente implausibles,[6] [13] como físicamente imposibles.[14] Aunque algunos ensayos clínicos producen resultados positivos,[15] [16] las revisiones sistemáticas revelan que se debe al azar, métodos de investigación defectuosos y sesgo de información. La persistencia de la práctica homeopática, a pesar de la evidencia de que no funciona, se ha criticado como no ética debido a que aumenta el sufrimiento de los pacientes al desalentar el uso de medicina real.[17] La Organización Mundial de la Salud alertó contra su uso para tratar enfermedades severas como el sida o la malaria.[18] La insistencia de su uso, a pesar de la ausencia de evidencia sobre su eficacia,[5] [6] [19] ha llevado a caracterizarla dentro de las comunidades científica y médica como tontería,[20] charlatanería[4] [21] [22] o farsa.[23]

El Comité de Ciencia y Tecnología de la Cámara de los Comunes del Reino Unido declaró: «A nuestro ver, las revisiones sistemáticas y los metaanálisis demuestran concluyentemente que los productos homeopáticos no actúan mejor que placebos. El Gobierno comparte nuestra interpretación de la evidencia».[7]

Historia[editar]

Pintura alegórica de Alexander E. Beideman (1857) que muestra el horror con que la homeopatía y Samuel Hahnemann contemplan a la medicina de la época.

La homeopatía fue propuesta como un nuevo método terapéutico por el médico alemán Samuel Hahnemann (1755-1843), quien lo concibió entre los últimos años del siglo XVIII y los primeros del XIX, publicando la primera edición de su obra magna, Organon der rationellen Heilkunde, en 1810. Hahnemann la presentó como respuesta a la terapéutica predominante de la época, identificada por él como sistema alopático o alopatía, en contraposición a su propio sistema. Aunque ramas del saber médico como la anatomía y la fisiología habían dado importantes pasos para convertirse en científicas, sobre todo desde el Renacimiento, la terapéutica seguía siendo dominada por las enseñanzas de Hipócrates y de Galeno, y se venía tratando a los enfermos mediante medidas extremas como purgantes, eméticos (vomitivos) y, sobre todo, sangrías —extracción deliberada de sangre—, a menudo hasta el límite del desmayo. Una evaluación con los conocimientos actuales de esta etapa de la historia del arte terapéutico lleva a la conclusión de que los médicos estuvieron haciendo más mal que bien durante esos casi dos mil años. La propuesta de Hahnemann resultaba mucho más benigna, porque desde el principio propuso la utilización de preparaciones muy diluidas, aunque no tanto como las que se han venido usando después, precisamente para evitar los efectos negativos.

A mediados del siglo XIX la terapéutica convencional comienza a valerse de los resultados de la investigación científica, sobre todo los de la biología y la química, identificando la causa de muchas enfermedades como resultado de agentes infecciosos, y empezando a examinar estadísticamente los datos epidemiológicos. El desarrollo de métodos estadísticos y experimentales, como la prueba controlada aleatoria, para la evaluación de las medidas terapéuticas, ha alejado a la medicina del siglo XX del estado de cosas que conoció Hahnemann. En contra de los reproches de éste, ni entonces ni ahora, los recursos terapéuticos se buscan entre los que provocan síntomas opuestos a los del paciente, que es lo que quiso dar a entender con el término alopatía. Sin embargo, en Estados Unidos los médicos no homeópatas aceptan sin problemas esta expresión para su propia práctica, sin preocuparse de su significado.

Hahnemann[editar]

Samuel Hahnemann, fundador de la homeopatía.

Hahnemann había abandonado en 1784 el ejercicio de la medicina tradicional, desencantado por lo que veía como un esfuerzo inútil o contraproducente, a pesar de la aceptación acrítica de la mayoría de sus contemporáneos, y se dedicó durante un tiempo a la traducción. Ocupándose de una obra del escocés W. Cullen, encontró en ella motivos de desacuerdo respecto a la explicación de las virtudes de la quinina, y emprendió sus propias investigaciones, como era frecuente en la época, sobre él mismo. Observó que los síntomas provocados por la ingestión de quinina coincidían con los de las fiebres palúdicas para las que estaba indicada, aunque se ha deducido de sus anotaciones que él debía ser hipersensible. Esta constatación le inspiró la interpretación de que «aquello que puede dar lugar a un conjunto de síntomas en un individuo sano puede curar a uno enfermo que presente ese mismo conjunto de síntomas», recuperando un viejo principio, similia similibus curantur (lo semejante se cura con lo semejante), en una generalización que es el fundamento de la terapéutica hahnemanniana.

La ciencia moderna considera que, aunque la formación de la hipótesis fue racional, es de hecho falsa. Actualmente la investigación terapéutica se basa en el rastreo de las propiedades biológicas de las sustancias con sistemas simplificados, como cultivos de tejidos y modelos animales, y en la investigación biológica de los mecanismos moleculares y celulares, normales y patológicos, de las funciones biológicas. No importa si el tratamiento induce síntomas iguales (homeopáticos), distintos (alopáticos) u opuestos (antipáticos). Tampoco se excluye el uso del propio agente patológico (recursos isopáticos), como en la aplicación de vacunas. Lo único que importa es la verificación de los efectos, tanto terapéuticos como secundarios, mediante procedimientos objetivos, cuyos resultados se puedan valorar independientemente de las expectativas de los agentes implicados, investigadores y pacientes, es decir, mediante procedimientos científicos.

Kent[editar]

El Repertorio homeopático de materia médica, escrito por James Tyler Kent.

La homeopatía, como sistema, fue refinada y popularizada por el estadounidense James Tyler Kent. Se basa en la teoría de que cada elemento, planta y compuesto mineral puede, si se ingiere o aplica, producir ciertos síntomas. Hahnemann creía que, diluyendo estas sustancias de un modo sistemático, alcanzaría la verdadera esencia de la sustancia. Hahnemann describió este proceso de dilución como «potenciación» (en alemán, potenziert) de la sustancia. Estas cantidades diluidas podrían usarse para tratar todos los síntomas que se sabe que producen.

Hahnemann y sus estudiantes abordaron sus tratamientos de un modo holístico, lo que significa considerar el cuerpo y el espíritu como un todo, no sólo la enfermedad a tratar. El propio Hahnemann permaneció largas temporadas con sus pacientes, preguntándoles no solo por sus síntomas o enfermedades, sino también detalles sobre sus vidas cotidianas. Se dice que el modo amable de actuar de los homeópatas es una reacción a los métodos violentos de la medicina de entonces, que incluía técnicas como la sangría como algo cotidiano.

De acuerdo con los homeópatas, la medicina convencional ve los síntomas como signos de enfermedad (aunque algunos científicos actuales ven en esto una descripción simplista). Los modernos tratamientos intentan combatir la enfermedad eliminando la causa de los síntomas. Según la homeopatía, sin embargo, los síntomas son en realidad la forma que tiene el cuerpo de combatir el mal. La homeopatía propone que esos síntomas deben ser potenciados prescribiendo un remedio en dosis minúsculas, el cual en grandes dosis produciría los mismos síntomas que presenta el paciente. En el discurso actual de la homeopatía se expresa que los remedios homeopáticos pretenden estimular el sistema inmunitario, colaborando en la curación, alegación que comparte con la mayoría de las terapias alternativas consideradas pseudocientíficas.

Fundamentos[editar]

La homeopatía afirma que cuanto más diluido en agua esté un ingrediente activo más potente se hace; proceso al que llaman «dinamización». Los remedios homeopáticos se preparan diluyendo progresivamente una sustancia y sacudiendo repetidas veces la disolución. Tras las sucesivas diluciones solo quedan presentes cantidades extremadamente bajas de principio activo, e incluso el número de diluciones puede alcanzar tal grado que no quede ni una molécula de la sustancia original;[24] por lo que en la actualidad los homeópatas han recurrido a la supuesta premisa de la «memoria del agua» para explicar los supuestos efectos de estas terapias, pero sin ninguna base experimental ni científica.[25] A pesar de que la ciencia descarta la viabilidad de estas terapias,[26] gozan de una amplia popularidad, llegando a ser financiadas o cubiertas por algunos sistemas de sanidad pública o seguridad social,[27] así como por universidades como la Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía[28] del Instituto Politécnico Nacional, México.

La homeopatía es una filosofía vitalista que atribuye la causa de la enfermedad a las perturbaciones sufridas por una «fuerza vital» hipotética. Estas perturbaciones se manifiestan en síntomas. Los homeópatas afirman que la supuesta «fuerza vital» tiene capacidad para reaccionar ante perturbaciones internas o externas, según lo que denominan «ley de susceptibilidad».

De acuerdo con esta «ley» homeopática de susceptibilidad, incluso un estado mental negativo podría atraer a unos hipotéticos causantes de enfermedad denominados «miasmas», que afectarían al cuerpo provocando los síntomas de enfermedad.[29] Sin embargo, Hahnemann rechazaba la noción de que la enfermedad fuera una entidad separada o invasora, e insistía en que siempre era parte del «total viviente», esto es, del individuo.[30]

La «ley de similitud» de Hahnemann[editar]

Hahnemann 1996.png

La teoría de la homeopatía sostiene que los mismos síntomas que provoca una sustancia tóxica en una persona sana pueden ser curados por un remedio preparado con la misma sustancia tóxica, siguiendo el principio enunciado como similia similibus curantur (‘lo similar se cura con lo similar’). A este axioma se le denomina «ley de similitud».

La ley de similitud constituye una afirmación no demostrada científicamente que se toma como axioma en la homeopatía, y por tanto no constituye una ley natural ni un fundamento científico válido.[31]

El concepto homeopático de enfermedad difiere del de la medicina: considera que la raíz del mal es espiritual (energético) en vez de físico, y que el malestar se manifiesta primero con síntomas emocionales (como ansiedad y aversiones), pasando a ser si no se tratan a tiempo síntomas mentales, conductuales y por último físicos. Como resume G. Weissmann,[32] para Hahnemann la enfermedad no era causada por ningún agente físico discreto, sino por la falta de armonía con la «fuerza vital»; para expresar la inexistencia de dichos agentes, se preguntaba «¿Ha visto alguien alguna vez la materia de la gota o el veneno de la escrófula?» Unas décadas después de la muerte de Hahnemann, Garrod demostró que el urato monosódico es «la materia de la gota» y Koch que Mycobacterium tuberculosis es «el veneno de la escrófula».

Remedios homeopáticos[editar]

Remedios homeopáticos.

El libro Materia médica pura[33] es un repertorio homeopático, un listado de síntomas asociados a sustancias o remedios, utilizado para identificar el remedio más apropiado para cada caso. Se redactó basándose en las experiencias y creencias de Hahnemann. James Tyler Kent, que publicó su repertorio en 1905, recoge unos 700 remedios diferentes. En la actualidad, se usan cerca de 3,000 remedios distintos en homeopatía, de los cuales 150 se consideran de uso común.

La preparación de los remedios homeopáticos, conocida como dinamización o potenciación, consiste en una serie de diluciones seguidas de agitaciones, diez fuertes sacudidas contra un cuerpo elástico tras cada proceso de dilución. Se cree que la vigorosa agitación («sucusión») que sigue a cada dilución transfiere parte de la «esencia espiritual» de la sustancia al agua. El factor de dilución de cada etapa es tradicionalmente de 1:10 (potencia D o X) o de 1:100 (potencia C), aunque recientemente se han realizado potencias LM (factor de dilución de 1:50.000 en cada etapa).

La elección de la potencia prescrita depende de cuán asentada esté la enfermedad diagnosticada, siendo 12 el punto de partida típico para males agudos, y 30 para males crónicos. El factor de dilución se considera mucho menos importante que el número de diluciones sucesivas. Las potencias D son, por lo general, las preferidas en Europa, mientras que las C prevalecen en los Estados Unidos e India.

A partir de 9C, según el número de Avogadro -que determina el número de moléculas de una sustancia[33] -, ya no existe soluto en la disolución, es decir, ya no existe el producto físico en el agua que la diluye.

El proceso de dilución[editar]

La homeopatía define la potencia de sus remedios de acuerdo con el número de diluciones: cuanto más diluídos estén, más potentes los considera. El proceso de dilución se llama potenciación. La potencia es un número entero seguido de una X o en ocasiones un C o una CH, de modo que cuanto más alto sea el número, la dilución es mayor. 30X, por ejemplo, está más diluida (por lo tanto, de acuerdo con la homeopatía, es más potente) que 10X. Esto contrasta con los postulados básicos de la medicina convencional y la bioquímica, que establecen que cuanto más ingrediente activo esté presente en un medicamento más fuertes serán los efectos fisiológicos (positivos y negativos).

Una parte de la controversia en torno a la homeopatía se centra en el mecanismo por el que supuestamente actúan estas sustancias tan diluidas. Los críticos afirman que el grado de dilución de las preparaciones homeopáticas es tal que difícilmente pueden contener alguna cantidad de la sustancia diluida, esto es, no hay moléculas de la sustancia «activa» en las diluciones más «potentes». Una X, C o CH equivale a una parte de sustancia activa y noventa y nueve de agua o sustancia inocua, es decir 1/100 de sustancia activa. Más aún, puesto que el agua ha estado en contacto con millones de substancias distintas a lo largo de su historia, un solo vaso de agua sería una dilución de casi cualquier substancia concebible y entonces, de acuerdo con los principios homeopáticos, serviría como tratamiento para casi cualquier enfermedad imaginable. En este sentido el Consejo Australiano contra los Fraudes en la Sanidad (Australian Council Against Health Fraud) lo expresó gráficamente:

Curiosamente, el agua que se ofrece como tratamiento no recuerda las vejigas en que se guardó, ni las sustancias químicas con cuyas moléculas estuvo en contacto, o los otros contenidos de las alcantarillas en las que estuvo, o la radiación cósmica cuyas ráfagas la atravesaron.[34]

Los defensores de la homeopatía dicen que el mecanismo sería irrelevante, porque según ellos funciona. Citan el ejemplo de la aspirina, que se había utilizado durante años sin saber cómo actuaba.[cita requerida] Los críticos responden que hay una diferencia fundamental primero, entre no entender el mecanismo de una medicina probada, y no encontrar ningún mecanismo para un preparado de eficacia no probada; y segundo, en prestar credibilidad a una hipótesis que entra en profunda contradicción con el conocimiento bien establecido sobre las leyes de la materia y de la vida.

Mientras tanto, los estudios de eficacia no logran despejar la controversia, porque la ausencia de efectividad comprobable suele ser achacada por algunos partidarios a la supuesta inadecuación de los métodos de ensayo clínico, que atendería casos únicos y no problemas parametrizables, de tipo tal que puedan investigarse científicamente. No se ha conseguido proponer un mecanismo de acción que concilie las afirmaciones de la homeopatía con los conocimientos actuales de física, química y biología.

Evidencia y eficacia[editar]

La baja concentración de los remedios homeopáticos, los que a menudo carecen incluso de una única molécula de la sustancia original,[35] ha sido la base de los cuestionamientos sobre sus efectos desde el siglo XIX. Defensores contemporáneos de la homeopatía han propuesto el concepto de la «memoria del agua», según el cual el agua «recuerda» las sustancias mezcladas en ella y transmite los efectos de dichas sustancias al consumirse. Este concepto es inconsistente con el actual entendimiento de la materia y nunca se ha demostrado que la memoria del agua tenga efecto detectable alguno, biológico o de cualquier otro tipo.[36] [37] Al contrario, la investigación farmacológica ha descubierto que los efectos mayores de un ingrediente activo provienen de dosis mayores, no menores.

Fuera de la comunidad de medicina complementaria y alternativa (MCA), los científicos han considerado hace mucho tiempo la homeopatía como una farsa[23] o pseudociencia[2] [3] [4] y la comunidad médica la considera charlatanería.[4] Existe una ausencia general de evidencia estadística sólida de su eficacia terapéutica, lo que es consistente con la carencia de cualquier agente o mecanismo farmacológico biológicamente plausible.[5] Se ha invocado a conceptos abstractos de la física teórica para sugerir explicaciones de cómo o por qué los remedios podrían funcionar, incluido el entrelazamiento cuántico,[38] la no-localización cuántica,[39] la teoría de la relatividad y la teoría del caos. Sin embargo, las explicaciones son propuestas por legos en el ámbito y a menudo incluyen especulaciones con usos conceptuales incorrectos, además de no estar apoyadas realmente por la experimentación.[40] :255–6 Varios de los conceptos claves de la homeopatía están en conflicto con los conceptos fundamentales de la física y la química.[41] El uso del entrelazamiento cuántico para explicar los pretendidos efectos homeopáticos es un «tontería patente», ya que el entrelazamiento es un estado frágil que raramente dura más allá de una fracción de segundo.[42] Por otro lado, mientras que esta propiedad puede producir que ciertos aspectos de partículas subatómicas individuales adquieran estados cuánticos ligados, esto no significa que las partículas se reflejaran o duplicaran la una a la otra, ni causa transformaciones que mejoran la salud.[42]

Plausibilidad[editar]

Los mecanismos propuestos para la homeopatía están imposibilitados de tener efecto alguno debido a las leyes de la física y la química médica.[14]

Las diluciones extremas usadas en las preparaciones homeopáticas a menudo no dejan nada de la sustancia original en el producto final. El mecanismo moderno propuesto por los homeópatas, la memoria del agua, es considerada errónea debido a que el orden de corto alcance del agua solo persiste por alrededor de 1 picosegundo (1 × 10–12 s).[43] La existencia de efectos farmacológicos en la ausencia de cualquier ingrediente activo auténtico es inconsistente con la relación dosis-respuesta observada, característica de los medicamentos[44] (mientras que el efecto placebo es inespecífico y no tiene relación con la actividad farmacológica[45] ). El fundamento propuesto para estas diluciones extremas, que el agua tiene «memoria» o la «vibración» del ingrediente diluido, es contrario a las leyes de la química y la física, tales como la ley de acción de masas.[43]

Dilución extrema[editar]

Las diluciones altas en extremo de la homeopatía impiden la posibilidad de un mecanismo de acción biológicamente plausible. A menudo sus remedios están diluidos al punto donde ya no quedan moléculas originales en una dosis del producto final.[46] Los homeópatas arguyen que la dilución metódica de una sustancia, empezando con una solución del 10 % o menos y bajando, siempre agitando luego de cada dilución, produce un remedio terapéuticamente activo, en contraste con el agua inerte. Debido a que aun las estructuras no covalentes de mayor longevidad en el agua líquida a temperatura ambiente son estables solo unos pocos picosegundos,[47] los críticos han concluido que cualquier efecto que pudiese haber tenido la sustancia original ya no puede persistir.[48] No se ha encontrado evidencia de grupos de moléculas de agua al estudiar los remedios homeopáticos usando resonancia magnética nuclear.[49]

Es más, debido a que el agua ha estado en contacto con millones de diferentes sustancias a través de su historia, los críticos señalan que el agua es por tanto una dilución extrema de casi cualquier sustancia concebible. Al tomar agua, de acuerdo a la interpretación homeopática, uno recibiría tratamiento para toda condición imaginable.[50] Compárese con la ISO 3696: 1987, esta define un estándar de agua usada en el análisis de laboratorio y permite un nivel de contaminación de diez partes por mil millones, 4C en notación homeopática. Esta agua puede no guardarse en contenedores mientras que los contaminantes se drenarían al agua.[51]

Practicantes de la homeopatía sostiene que diluciones más altas, descritas de mayor potencia,[52] producen efectos médicos más fuertes.[53] Esta idea es inconsistente con la relación dosis-respuesta de las drogas convencionales, donde los efectos dependen de la concentración del ingrediente activo en el cuerpo.[44] Esta relación ha sido confirmada en una miríada de experimentos en organismos tan diversos como nematodos,[54] ratas[55] y humanos.[56]

El físico Robert L. Park, ex director ejecutivo de la American Physical Society, dijo: «debido a que la mínima cantidad de sustancia en una solución es una molécula, una solución 30C tendría que tener al menos una molécula de la sustancia original disuelta en un mínimo de 1 000 000 000 000 000 000 000 000 000 000 000 000 000 000 000 000 000 000 000 000 [1060] moléculas de agua. Esto requeriría un contenedor de más de 30 000 000 000 veces el tamaño de la Tierra».[57] Park también sostuvo que para «esperar obtener tan solo una molécula de la sustancia 'medicinal' supuestamente presente en píldoras 30X, sería necesario tomar unos dos mil millones de ellas, las que totalizarían alrededor de mil toneladas de lactosa más todas las impurezas que la lactosa contenga».[57]

Las leyes de la química expresan que existe un límite de dilución sin que se pierda completamente la sustancia original.[35] Este límite, identificado con el número de Avogadro, es aproximadamente igual a las potencias homeopáticas de 12C o 24X (1 parte en 1024).[58] [57] [59] Las pruebas científicas realizadas por los programas Horizon de la BBC y 20/20 de ABC fueron incapaces de diferenciar las diluciones homeopáticas del agua corriente, incluso cuando se usaron las pruebas propuestas por los propios homeópatas.[60] [61]

Eficacia[editar]

Una vieja botella de Hepar sulph hecha de sulfuro de calcio (CaS).

Ni una sola preparación ha demostrado ser inequívocamente diferente del placebo.[5] [62] La calidad metodológica de la investigación primaria era generalmente baja, con problemas como fallos en el diseño de estudio e informe, pequeños tamaños de la muestra y sesgo de selección. Desde que se ha publicado ensayos de mayor calidad, la evidencia de la eficacia de las preparaciones homeopáticas ha mermado: las pruebas de mayor calidad indican que los remedios homeopáticos en sí no ejercen ningún efecto intrínseco.[16] [40] :206[63] Una revisión sistemática realizada en 2010 de todos los estudios pertinentes de «mayor evidencia» realizados por la Colaboración Cochrane concluyó que «la evidencia más confiable –aquella proveniente de las revisiones Cochrane– fracasa en demostrar que las medicamentos homeopáticos tengan efectos más allá del placebo».[64]

Sesgo de publicación y otros problemas metodológicos[editar]

El hecho de que pruebas controladas aleatorias individuales han dado resultados positivos no está en contradicción con la falta global de evidencia estadística de eficacia. Una pequeña proporción de ensayos clínicos inevitablemente proveen resultados falsos positivos debido al papel del azar: un resultado positivo «estadísticamente significativo» normalmente es adjudicado cuando la probabilidad de que se deba al azar en vez de efectos reales es no mayor a un 5 %; nivel en el que puede esperarse que 1 de cada 20 ensayos muestren un resultado positivo en ausencia de efectos terapéuticos.[65] Además, ensayos de baja calidad metodológica (por ejemplo aquellos con diseño, dirección o información inapropiados) son propensos a arrojar resultados engañosos. En una revisión sistemática de la calidad metodológica de pruebas aleatorias en tres ramas de la medicina alternativa, Linde et al. destacaron graves vicios en el sector homeopático, incluida una pobre aleatorización.[66]

Un problema relacionado es el sesgo de publicación: por un lado los investigadores tienden solo a presentar ensayos con resultados positivos, mientras que por el otro las revistas prefieren publicar resultados positivos.[67] [68] [69] [70] El sesgo de publicación ha sido especialmente marcado en revistas de medicina complementaria y alternativa, donde pocos de los artículos publicados (solo un 5 % durante el 2000) tienden a reportar resultados nulos.[71] En relación a la forma en la que la homeopatía es presentada en la literatura médica, una revisión sistemática encontró señales de sesgo en las publicaciones de ensayos clínicos (referente a una representación negativa en las principales revistas médicas, y viceversa en aquellas de medicina complementaria y alternativa), pero no en las revisiones.[16]

Es mucho más probable que los resultados positivos sean falsos si la probabilidad preliminar de la afirmación bajo prueba es baja.[70]

Revisiones sistemáticas y metaanálisis[editar]

Tanto los metaanálisis, que combinan estadísticamente los resultados de varias pruebas controladas aleatorias, y otras revisiones sistemáticas de la literatura son herramientas esenciales para resumir la evidencia sobre la eficacia terapéutica.[72] Las revisiones sistemáticas y metaanálisis tempranos de ensayos clínicos que evaluaron la eficacia de los remedios homeopáticos en comparación con placebo tendían más a menudo a generar resultados positivos, pero mostraban un total poco convincente.[73] En particular, las declaraciones de tres grandes metaanálisis advertían a los lectores que no se podía alcanzar conclusiones firmes, debido principalmente a errores metodológicos en los estudios primarios y la dificultad de controlar por sesgo de publicación.[15] [19] [74] Las conclusión positiva de uno de los metaanálisis tempranos más prominentes, publicado en The Lancet en 1997 por Linde et al.,[74] fue luego reelaborada por el mismo equipo de investigación, quien escribió:

La evidencia de sesgo [en los estudios primarios] debilita las conclusiones de nuestro metaanálisis original. Desde que completamos nuestra búsqueda de literatura en 1995, se ha publicado un número considerable de nuevos ensayos homeopáticos. El hecho de que varios de los nuevos ensayos de alta calidad [...] tengan resultados negativos, y una reciente actualización de nuestra revisión del subtipo de homeopatía más «original» (homeopatía clásica o individualizada), parece confirmar la conclusión de que ensayos más rigurosos tienen resultados menos prometedores. Parece, por lo tanto, probable que nuestro metaanálisis por lo menos sobrestimó los efectos de los tratamientos homeopáticos.[63]

En 2002, una revisión sistemática de las revisiones sistemáticas disponibles confirmaron que los ensayos de mayor calidad tendían a tener menos resultados positivos y no halló evidencia convincente de que los remedios homeopáticos ejerzan efectos clínicos diferentes al placebo.[5]

En 2005, la revista médica The Lancet publicó un metaanálisis de 110 ensayos de homeopatía y 110 ensayos homólogos de la medicina convencional, ambos controlados por placebo, en el marco de el Programa de evaluación de la medicina complementaria (PEK) del gobierno suizo. El estudio concluyó que sus hallazgos son «compatibles con la noción de que los efectos clínicos de la homeopatía son efectos placebo».[6]

Un metaanálisis de 2006 de seis ensayos que evaluaron si los tratamientos homeopáticos podían reducir los efectos secundarios de la terapia oncológica producto de la radioterapia y quimioterapia halló que había «insuficiente evidencia para sustentar la eficacia clínica de la terapia homeopática en los cuidados del cáncer».[75]

Un análisis sistemático de 2007 de la homeopatía para niños y adolescentes encontró que la evidencia para el trastorno por déficit de atención con hiperactividad y diarrea infantil era mixta. No se halló diferencia frente a placebo para la hipertrofia adenoidea, asma, ni infección del tracto respiratorio alto. La evidencia no fue suficiente para recomendar ninguna intervención terapéutica o preventiva y el retraso en la atención médica puede resultar dañino para el paciente.[76]

En 2012, una revisión sistemática de la evidencia sobre los posibles efectos adversos de la homeopatía concluyó que «la homeopatía tiene el potencial de dañar a los pacientes y consumidores tanto en formas directas como indirectas».[77] Edzard Ernst, uno de los investigadores, complementó el artículo en su blog escribiendo: «Lo he dicho a menudo y lo digo de nuevo: si se usa como una alternativa a una cura efectiva, incluso el tratamiento más “inocuo” puede convertirse en una amenaza para la vida».[78]

La Biblioteca Cochrane no halló suficiente evidencia clínica para evaluar la eficacia de los tratamientos homeopáticos para el asma,[79] la demencia[80] o la inducción del parto.[81] Otros investigadores no encontraron evidencia de que la homeopatía sea beneficiosa para la osteoartritis,[82] las migrañas [83] [84] [85] o el dolor muscular de aparición tardía.[86]

Organizaciones de salud como el National Health Service del Reino Unido,[87] la Asociación Médica Estadounidense,[88] y la FASEB[48] han concluido de que «no existe evidencia de buena calidad que la homeopatía sea efectiva como tratamiento para alguna condición de salud».[87]

Algunos homeópatas han criticado a los estudios clínicos de la eficacia clínica como irrelevantes debido a que no examinan la «homeopatía clásica».[89] Ha habido, sin embargo, varios ensayos clínicos que han puesto a prueba a la homeopatía individualizada. Un análisis de 1998 encontró 32 ensayos que coincidían con los criterios de inclusión, 19 de los cuales fueron controlados por placebo y proveían suficiente información para un metaanálisis. Estos 19 estudios mostraron odds ratio agrupados de 1,17 a 2,23 a favor de la homeopatía individualizada sobre el placebo, pero no se observó diferencia cuando el análisis se limitaba a las pruebas con mejor metodología. Los autores concluyeron que «los resultados de los ensayos aleatorios disponibles sugieren que la homeopatía individualizada tiene un efecto sobre el placebo. La evidencia, sin embargo, no es convincente debido a deficiencias metodológicas e inconsistencias».[90] Jay Shelton, autor de un libro sobre homeopatía, afirmó que se asume sin evidencia que la homeopatía individualizada funciona mejor que las variaciones no clásicas.[40] :209

En un artículo de 2012 publicado en Skeptical Inquirer,[91] Edzard Ernst analizó las publicaciones del grupo de investigación que ha publicado la mayoría de los estudios clínicos del tratamiento homeopático entre los años 2005 y 2010. En un total de 11 artículos, publicados tanto en revistas convencionales como de medicina alternativa, se describe tres pruebas clínicas aleatorizadas (un artículo), estudios de cohorte prospectivos sin grupos de control (siete artículos) y estudios de cohorte comparativos con controles (tres artículos). Las enfermedades incluyen un amplio rango de afecciones desde cirugía de rodilla, eccema, migraña, insomnio a «cualquier afección de pacientes la de tercera edad». Las evaluaciones de Ernst hallaron numerosos errores en el diseño, dirección e información. Algunos ejemplos son el poco detalle del tratamiento homeopático real, presentación engañosa de los controles (comparación del tratamiento homeopático más el convencional versus tratamiento convencional, pero presentado como tratamiento homeopático versus convencional) y datos similares en múltiples artículos. Concluyó que la malinterpretación de datos débiles hizo parecer que la homeopatía tiene efectos clínicos, los que pueden ser atribuidos a sesgo o confusión y que el «lector casual puede ser seriamente engañado».[91]

Explicaciones de los efectos percibidos[editar]

Existe una variedad de explicaciones de porqué la homeopatía parece curar las enfermedades o aliviar sus síntomas incluso cuando los remedios en sí son inertes:[40] :155–167

  • Efecto placebo — el proceso de consulta intensiva y las expectativas en las preparaciones homeopáticas pueden causar este efecto.
  • Efectos terapéuticos de la consulta — el cuidado, preocupación y consuelo que el paciente experimenta cuando se confía en un cuidador compasivo puede tener un efecto positivo en el bienestar del paciente.
  • Sanación natural sin asistencia — el tiempo y la capacidad del cuerpo de sanarse sin intervención puede eliminar muchas enfermedades espontáneamente.
  • Tratamientos no identificados — pudo haber ocurrido una alimentación, ejercicio, agente ambiental o tratamiento para una enfermedad diferente.
  • Regresión a la media — debido a que muchas enfermedades y condiciones son cíclicas, los síntomas varían en el tiempo y los pacientes tienden a buscar ayuda cuando la molesta es máxima; después pueden sentirse mejor de todas formas, pero debido a la simultaneidad de la visita al homeópata pueden atribuir la mejoría al remedio tomado.
  • Tratamiento no homeopático — los paciente también pueden recibir asistencia médica estándar al mismo tiempo que el tratamiento homeopático y ser el responsable de la mejoría el primero.
  • Cese de tratamientos desagradables — a menudo los homeópatas recomiendan a sus pacientes desechar tratamientos médicos tales como crujías o drogas, las que pueden causar efectos secundarios molestos; la mejoría es atribuida a los homeopatía cuando la causa real es el cese del tratamiento que causaba los efectos colaterales en primer lugar, pero la enfermedad subyacente permanece sin tratar y aún es un peligro para el paciente.

Efectos en otros sistemas biológicos[editar]

Antiguo remedio homeopático de belladona.

Mientras que algunos artículos han sugerido que las soluciones homeopáticas de alta dilución pueden tener efectos estadísticamente significativos en los procesos orgánicos como el crecimiento de grano,[92] liberación de histamina por leucocitos[93] y reacciones enzimáticas, tales evidencias son discutidas debido a que los intentos por replicarlos han fracasado.[94] [95] [96] [97] [98]

En 1985, el inmunólogo francés Jacques Benveniste envió un artículo a la revista Nature en el tiempo en que trabajaba en el INSERM. Afirmó haber descubierto que los basófilos, un tipo de leucocito, liberaba histamina cuando era expuesto a diluciones homeopáticas de anticuerpos anti-inmunoglobulina E. Los editores de la revista, escépticos de los resultados, solicitaron que el estudio fuese replicado en un laboratorio distinto. Luego de reproducirlo en cuatro laboratorios, el estudio fue publicado. Aún escépticos sobre las conclusiones, Nature organizó un equipo de investigación independiente para determinar la precisión de la investigación, consistente en el editor de Nature y físico Sir John Maddox, el investigador de fraudes científicos estadounidense Walter Stewart y el escéptico James Randi. Luego de investigar las conclusiones y metodología del experimento, el equipo descubrió que los experimentos fueron «mal controlados estadísticamente» y «la interpretación había sido nublado por la exclusión de medidas en conflicto con la afirmación». Concluyó «Creemos que los datos experimentales han sido evaluados sin crítica y sus imperfecciones inadecuadamente informadas».[37] [99] [100] James Randi dudó que hubiese habido cualquier fraude deliberado, pero los investigadores habían permitido que sus «ilusiones» influenciaran su interpretación de los datos.[99]

Ética y seguridad[editar]

Proveer remedios homeopáticos ha sido descrito como no ético.[17] Michael Baum, profesor emérito de cirugía y profesor invitado de Humanidades médicas del University College de Londres (UCL), ha descrito a la homeopatía como un «cruel engaño».[101]

Edzard Ernst, el primer Profesor de medicina complementaria del Reino Unido y exhomeópata,[102] [103] [104] ha expresado su preocupación sobre los farmacéuticos que violan su código ético al fallar en proveer a sus pacientes de la «información relevante y necesaria» sobre la verdadera naturaleza de los productos homeopáticos que promocionan y venden:

Mi llamado es simplemente a la honestidad. Dejen a las personas comprar lo que quieran, pero díganles la verdad sobre lo que están comprando. Estos tratamientos son biológicamente implausibles y que los ensayos clínicos han demostrado que no hacen absolutamente nada en los seres humanos. El argumento de que esta información no es relevante o importante para los clientes es bastante y simplemente ridículo.[105]

Los pacientes que eligen usar la homeopatía en lugar de la medicina basada en la evidencia se arriesgan a perder un diagnóstico oportuno y un tratamiento efectivo de condiciones serias como el cáncer.[76] [106]

Reacciones adversas[editar]

Algunos remedios homeopáticos utilizan venenos como belladona, arsénico y hiedra venenosa que son altamente diluidos. Los ingredientes originales solo en raros casos están presentes en niveles detectables. Las reacciones adversas pueden deberse a una preparación inadecuada o una baja dilución intencional. Se ha informado de efectos adversos severos como epilepsias y muerte debido o asociado al uso de algunos remedios homeopáticos.[77] [107] Ha ocurrido casos de envenenamiento por arsénico luego del uso de preparaciones homeopáticas de arsénico.[108] El gel nasal Zicam Cold remedy (Remedio para el resfriado Zicam), que contiene 2X (1:100) gluconato de zinc, habría causado que un pequeño porcentaje de sus consumidores perdieran su sentido del olfato.[109] 340 casos llegaron a un arreglo extrajudicial en 2006 por USD 12 millones.[110] En 2009, la Food and Drug Administration (FDA, Estados Unidos) recomendó dejar de usar tres descontinuados remedios para el resfrío Zicam debido a que podían causar un daño permanente al sentido del olfato de sus consumidores.[111] Zicam fue lanzado al mercado sin un New Drug Application (NDA, Solicitud de nuevo medicamento) bajo una cláusula en el Manual de la política de complimiento de la FDA llamada «Condiciones bajo las que los medicamentos homeopáticos pueden comercializarse» (CPG 7132.15). No obstante, la FDA advirtió a Matrixx Initiatives, su fabricante, mediante una Notificación de advertencia que esta política no aplicaba cuando existía un riesgo de salud para los consumidores.[112]

Carencia de eficacia[editar]

La falta de evidencia científica convincente que respalde su eficacia[113] y el uso de remedios sin ningún ingrediente activo han causado caracterizaciones de pseudociencia y charlatanería,[114] [115] [116] [117] o, en las palabras de una revisión médica de 1998, «terapia placebo en el mejor de los casos y charlatanería en el peor».[118] El Director médico de Inglaterra, Dame Sally Davies, ha dicho que los remedios homeopáticos son «basura» y no sirven para nada más que placebo.[119] Jack Killen, subdirector interino del Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa, dijo que la homeopatía «va más allá de toda comprensión actual de la química y la física». Agregó: «No existe, a mi saber, condición para la cual se haya probado que la homeopatía sea un tratamiento efectivo».[113] Ben Goldacre dijo que los homeópatas que tergiversan la evidencia científica para un público científicamente analfabeto se han «autoexcluido de la medicina académica y toda critica se ha enfrentado demasiado a menudo con evasión en lugar de debate».[71] Los homeópatas frecuentemente prefieren ignorar los metaanálisis en favor de una selección falaz de resultados positivos, tales como promocionar un estudio observacional particular (uno que Goldacre describe como «un poco más que una encuesta de satisfacción del consumidor») como si este fuese mucho más informativo que una serie de ensayos controlados aleatorizados.[71]

Refiriéndose específicamente a la homeopatía, el Comité de Ciencia y Tecnología de la Cámara de los Comunes del Reino Unido declaró:

A nuestro ver, las revisiones sistemáticas y los metaanálisis demuestran concluyentemente que los productos homeopáticos no se desempeñan mejor que placebos. El Gobierno comparte nuestra interpretación de la evidencia.[7]

En el parecer del Comité, la homeopatía es un tratamiento placebo y el Gobierno debería tener una política sobre prescribir placebos. El Gobierno es reluctante a abordar la procedencia y ética de prescribir placebos a los pacientes, lo que usualmente depende de algún grado de engaño al paciente. La prescripción de placebos no es consistente con la elección del paciente informado, que el Gobierno asegura que es muy importante, ya que significa que los pacientes no tienen toda la información necesaria para tomar una decisión significativa. Más allá de los problemas éticos y la integridad de la relación médico-paciente, prescribir puros placebos es una mala medicina. Su efecto no es de fiar e impredecible y no puede formar el fundamento exclusivo de ningún tratamiento en el NHS [Sistema Nacional de Salud].[13]

El Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa del National Institutes of Health (Estados Unidos) declaró:

La homeopatía es un tema controvertido en la investigación de la medicina complementaria. Varios de los conceptos claves de la homeopatía no son consistentes con los conceptos fundamentales de la química y la física. Por ejemplo, no es posible explicar en términos científicos cómo un remedio que contiene poco o ningún ingrediente activo pueda tener algún efecto. Esto, a su vez, crea grandes retos a la investigación clínica rigurosa de los remedios homeopáticos. Por ejemplo, uno no puede confirmar que un remedio extremadamente diluido contiene lo que se nombra en la etiqueta, o desarrollar mediciones objetivas que muestren efectos de remedios extremadamente diluidos en el cuerpo humano.[120]

En lugar del tratamiento médico[editar]

En el ámbito clínico, los pacientes que eligen usar homeopatía en vez de medicina científica corren el riesgo de perder un diagnóstico precoz y un tratamiento efectivo, de este modo empeorando las consecuencias de condiciones severas.[76] [106] [121] [122] Críticos de la homeopatía han citado casos de pacientes homeopáticos que rechazaron recibir un correcto tratamiento para enfermedades que fácilmente podrían haber sido diagnosticadas y tratadas con medicina basada en evidencia y que han muerto como consecuencia,[123] [124] además de la «práctica de mercadotecnia» de criticar y quitar importancia a la efectividad de la medicina científica.[71] [124] Los homeópatas afirman que el uso de medicinas convencionales «empujará la enfermedad más profundo» y causará condiciones más graves, un supuesto proceso llamado «represión».[125] Algunos homeópatas, especialmente aquellos que no son médicos, desaconsejan la vacunación.[121] [126] [127] Algunos sugieren reemplazarla con «nosode», producto homeopático creado a partir de material biológico como pus, tejido infectado, bacilo de esputo o, en el caso de «nosodes intestinales», heces.[128] Mientras que Hahnemann se opuso a tales preparaciones, los homeópatas contemporáneos a menudo los usan aunque no existe evidencia que indique efecto benéfico alguno.[129] [130] Se han identificado casos de homeópatas desaconsejando el uso de medicamentos antimalaria.[122] [131] [132] Esto expone a los viajeros al trópico que siguen la recomendación en peligro grave, puesto que los remedios homeopáticos son completamente inefectivos contra el parásito de la malaria.[122] [131] [132] [133] En un caso de 2004, un homeópata indicó a uno de sus pacientes que dejara de tomar la medicación convencional para una afección cardíaca. El 22 de junio de ese año le aconsejó que «Abandona TODOS los medicamentos, incluidos los homeopáticos». Dos meses después, alrededor del 20 de agosto, insistió que ya no necesitaba seguir su tratamiento médico. El 23 de agosto, agregó «Simplemente no puede tomar NINGUNA droga. Le he sugerido algunos remedios homeopáticos. [...] Me siento seguro de que si sigue la recomendación recuperará su salud». La paciente fue ingresada al hospital al día siguiente, donde murió ocho días después. El diagnóstico final fue «fallo cardíaca aguda debido a suspensión del tratamiento».[134] [135]

En 1978, George Vithoulkas afirmó que si se traba la sífilis con antibióticos, esta se desarrollaría en una sífilis secundaria y terciaria con compromiso del sistema nervioso central. Anthony Campbell, entonces un médico especialista de la Royal London Homeopathic Hospital, replicó «El profano desafortunado podría ser bien engañado por la retórica de Vithoulkas en rehusarse a seguir el tratamiento ortodoxo».[136] Los dichos de Vithoulkas difundieron la idea de que tratar una enfermedad con medicamentos solo la conducirá más profundo en el cuerpo. Esto está en conflicto con los estudios científicos, que indican que el tratamiento con penicilina produce una cura completa de la sífilis en más del 90 % de los casos.[137]

Una revisión de 2006 por W. Steven Pray de la Facultad de farmacia de la Southwestern Oklahoma State University recomendó que las facultades de farmacología incluyan una asignatura obligatoria sobre medicaciones y tratamientos sin evidencia, promover la discusión de dilemas éticos inherentes en recomendar productos sin garantía de seguridad y eficacia y que se debería enseñar a los estudiantes dónde los sistemas sin probar, como la homeopatía, se apartan de la medicina basada en la evidencia.[138]

En un artículo titulado «¿Deberíamos mantener una mente abierta a la homeopatía?»[139] publicada en la American Journal of Medicine, Michael Baum y Edzard Ernst escribieron que «La homeopatía está entre los peores ejemplos de medicina basada en la fe. [...] Estos axiomas [de la homeopatía] no son solo están fuera de tono de los hechos científicos, sino que también se les oponen directamente. Si la homeopatía es correcta, mucha de la física, química y farmacología debe ser incorrecta».

En 2013, Sir Mark Walport, el nuevo Government Chief Scientific Adviser del Reino Unido y cabeza del Government Office for Science, dijo sobre la homeopatía: «Mi parecer científico es absolutamente claro: la homeopatía es una tontería, es aciencia. Mi asesoría a los ministros es clara: que no existe ciencia en la homeopatía. Lo máximo que puede tener es un efecto placebo. Es entonces una decisión política si gastan dinero en ella o no».[140] Su predecesor, el profesor Sir John Beddington, respecto a su opinión sobre la homeopatía «fundamentalmente ignorada» por el gobierno, dijo: «La única [opinión siendo ignorada] que podría concebir es la homeopatía, que está loca. No tiene respaldo de bases científicas. De hecho toda la ciencia señala al hecho de que no es para nada sensato. La clara evidencia está diciendo que está equivocada, pero la homeopatía aún es usada en el NHS [Sistema nacional de salud]».[141]

Prevalencia y regulación[editar]

La homeopatía es aceptada en algunos países, como complemento de la atención médica moderna, y frecuentemente al lado de otras prácticas de sanación. Además de los titulados en homeopatía, algunos médicos aplican también terapias homeopáticas. Sin embargo, la homeopatía ha sido rechazada y clasificada como pseudociencia por la mayoría de los científicos y de la clase médica de los Estados Unidos y Europa Occidental, ya que consideran que sus efectos se deben únicamente al efecto placebo, que puede suscitarse por cualquier práctica que reciba confianza del paciente. No obstante, existe un amplio mercado de tratamientos homeopáticos en parte de Europa y en algunos otros países, como la India, Argentina y México. En Francia la homeopatía y otras formas de medicina alternativa son cubiertas parcialmente por la seguridad social[cita requerida] (pero en la legislación europea, a diferencia del resto de fármacos, la aprobación no depende de que hayan demostrado su eficacia en ensayos clínicos, sino sólo de su inocuidad).

España[editar]

El 14 de diciembre de 2009 la Organización Médica Colegial de España aprobó en Asamblea el reconocimiento de la homeopatía como «acto médico», con el objetivo de que se regule su práctica, evitar que sea llevada a cabo por individuos sin formación apropiada y que esta quede restringida a personal y centros cualificados y acreditados.[142]

En diciembre de 2011 el Ministerio de Sanidad español publicó el «Documento de análisis de situación de las terapias naturales» el cual en sus conclusiones generales plantea:[143]

En general, las revisiones realizadas concluyen que la homeopatía no ha probado definitivamente su eficacia en ninguna indicación o situación clínica concreta, los resultados de los ensayos clínicos disponibles son muy contradictorios y resulta difícil interpretar que los resultados favorables encontrados en algunos ensayos sean diferenciables del efecto placebo.[144]

En noviembre de 2013[145] el Ministerio de Sanidad, dirigido por Ana Mato, abre un proceso[146] por el cual se regularizará la administración de productos homeopáticos. El motivo es que hasta el momento la falta de regularización legal ha llevado a la proliferación de empresas ilegales que fabrican productos homeopáticos aprovechando el vacío legal.

Sanidad resaltó en su informe que la homeopatía no ha demostrado una efectividad mayor a un efecto placebo, por lo que esta regulación no se trata de una validación o aceptación de la homeopatía como parte de la medicina. El objetivo primordial es la exigencia a los productos homeopáticos de demostrar la efectividad que proclamen tener, y que en caso de no tener efectividad, que se demuestre su inocuidad, es decir, que si no son efectivos que al menos no sean nocivos.

Estudios y títulos[editar]

Algunas universidades públicas españolas ofrecen cursos de posgrado propios sobre homeopatía:

Existen fuertes críticas contra esta práctica, como la iniciativa denominada Lista de la vergüenza de universidades españolas con estudios sobre pseudociencias.[153]

Venta de productos homeopáticos[editar]

Anteriormente a 1994 la venta de productos homeopáticos exigía someterse al régimen general de autorización de los medicamentos, que establece como requisito la acreditación de su eficacia por parte del fabricante del producto, mediante pruebas farmacológicas, preclínicas y clínicas.

En 1994 se traspuso a la legislación española la Directiva Europea[154] mediante un Real Decreto[155] que regula la autorización de los productos homeopáticos. Según esta ley, los productos homeopáticos no necesitan probar su eficacia para acogerse a un procedimiento simplificado de registro como «medicamento». La situación legal de los productos homeopáticos que en ese momento ya estaban en venta en España, se recogió en su Disposición Transitoria Segunda, que establece un plazo de seis meses para adaptarse a los nuevos requisitos, remitiendo la solicitud de autorización y registro correspondiente al Ministerio. Superado el plazo marcado por la ley, los medicamentos homeopáticos quedaron en una situación irregular que no se ha resuelto.

Los principales requisitos para su autorización son:

  • que su vía de administración sea oral o externa
  • ausencia de indicación terapéutica particular en la etiqueta o en cualquier información relativa al medicamento
  • que su grado de dilución garantice la inocuidad del medicamento. El preparado no deberá contener más de una parte por 10000 de tintura madre ni más de una centésima parte de la dosis más baja que eventualmente se emplee en medicina alopática de aquellos principios activos cuya presencia en un medicamento alopático implique la obligatoriedad de presentar receta médica.

La Directiva Europea cambió[156] y más tarde fue modificada.[157] En España se promulgó una nueva Ley de medicamentos[158] y un nuevo Reglamento de autorización y registro.[159]

En 2012 la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios autorizó por primera vez doce registros de medicamentos homeopáticos, todos ellos correspondientes diferentes presentaciones del preparado Lycopodium de Laboratorios DHU.[160] Todos ellos se registraron como Medicamento homeopático sin indicaciones terapéuticas aprobadas.[161] En 2013, el Ministerio de Sanidad anunció que establecería una nueva normativa para registrar de forma definitiva la lista de productos homeopáticos autorizados sin respaldo legal y para gravarlos con distintas tasas.[162]

Reino Unido[editar]

En Gran Bretaña hay cuatro hospitales homeopáticos integrados dentro del Sistema Nacional de Salud británico[163] (National Health Service), destacando el Royal Homeopathic Hospital de Londres y el Glasgow Homoeopathic Hospital.

En junio de 2009, Evan Harris, médico portavoz en materia científica de los Demócratas Liberales de la Cámara de los Comunes, se hacía eco en The Guardian de las protestas de algunos médicos y miembros del parlamento contra el gasto de millones de libras que el National Health Service (Servicio Nacional de Salud) realiza en tratamientos homeopáticos sin efectividad demostrada. A lo que Peter Fisher (del Royal London Homeopathic Hospital) y David Peters (director de medicina integrada en la Universidad de Westminster) contraponían el derecho democrático de los pacientes a escoger el tipo de tratamiento que deseen.[164]

Recomendaciones para acabar con su financiación pública[editar]

En febrero de 2010, el Comité de Ciencia y Tecnología de la Cámara de los Comunes concluyó, a la vista de la inexistencia de base científica más allá del placebo, que la homeopatía debía dejar de etiquetarse como una medicina. Además, solicita que el NHS deje de financiar este producto, ya que es una forma de avalarlo y de ir en contra de sus principios, puesto que esta institución sólo financia tratamientos «tras seguir una apropiada consideración de sus pruebas».[163] [165]

En junio de 2010 la British Medical Association (Asociación Médica Británica) acordó calificar la homeopatía de disparate e incidió en los posibles perjuicios que podría conllevar al paciente el abandono de tratamientos convencionales por otros homeopáticos.[166]

Informe del Comité de Ciencia y Tecnología de la Cámara de los Comunes[editar]

Extractos del informe:[165]

Any specific mechanism of action based on extreme dilution is implausible and regarded as unsupportable by the majority of scientists working in this field.[167] Cualquier mecanismo de acción basado en la dilución extrema es inverosímil, y considerado como insostenible por la mayoría de los científicos que trabajan en este campo.
We conclude that the principle of like-cures-like is theoretically weak. It fails to provide a credible physiological mode of action for homeopathic products. We note that this is the settled view of medical science.[168] Concluimos que el principio de que lo similar se cura con lo similar es teóricamente débil. Falla al establecer en los productos homeopáticos una forma de acción fisiológica creíble. Esta es la conclusión aceptada por la ciencia médica.
not even a single molecule of the original substance remains in the diluted medicine prescribed to the patient.[169] ni una sola molécula de la sustancia original permanece en la medicina diluida prescrita al paciente.
We consider the notion that ultra-dilutions can maintain an imprint of substances previously dissolved in them to be scientifically implausible.[170] Consideramos que la noción de que las ultradiluciones pueden mantener una huella de las sustancias previamente disueltas en ellas es científicamente insostenible.
In our view, the systematic reviews and meta-analyses conclusively demonstrate that homeopathic products perform no better than placebos. The Government shares our interpretation of the evidence. We asked the Minister, Mike O’Brien, whether the Government had any credible evidence that homeopathy works beyond the placebo effect and he responded: "the straight answer is no".[171] En nuestra opinión las revisiones sistemáticas de artículos y los meta-análisis demuestran absolutamente que los productos homeopáticos no funcionan mejor que los placebos. El Gobierno comparte nuestra interpretación de la evidencia. Preguntamos al ministro Mike O’Brien si el Gobierno tenía alguna evidencia creíble de que la homeopatía funcionara por encima del efecto placebo y respondió: «la respuesta directa es no».
There have now been around 200 trials of homeopathy against placebo sugar pills and, taken collectively, they show that there is no evidence that homeopathy pills are any better than a placebo. […] it is not worth doing any more placebo controlled trials because you would be throwing good money after bad and you would have to have a huge number of very strongly positive trials to outweigh all of the negative ones.[172] Hay unos 200 estudios clínicos de homeopatía frente a placebos de pastillas de azúcar y, tomados en su conjunto, muestran que no hay evidencias de que los remedios homeopáticos sean mejores que los placebos. (…) no merece la pena hacer más estudios clínicos controlados sobre placebos porque estaríamos tirando el dinero y tendríamos que tener un gran número de estudios con resultados positivos muy contundentes para que pudieran contrarrestar los estudios negativos actuales.
There has been enough testing of homeopathy and plenty of evidence showing that it is not efficacious. Competition for research funding is fierce and we cannot see how further research on the efficacy of homeopathy is justified in the face of competing priorities.[173] Ha habido suficientes estudios clínicos sobre homeopatía y hay evidencias contundentes de que la homeopatía no es eficaz. Hay una gran competencia para conseguir fondos para la investigación y nosotros no vemos cómo se puede justificar una mayor investigación de la eficacia de la homeopatía a la vista de las prioridades actuales.
The Government should stop allowing the funding of homeopathy on the NHS.[174] El Gobierno debería parar la aportación de fondos para la homeopatía en el NHS (National Health System).
We conclude that placebos should not be routinely prescribed on the NHS. The funding of homeopathic hospitals—hospitals that specialise in the administration of placebos—should not continue, and NHS doctors should not refer patients to homeopaths.[175] Concluimos que los placebos no deberían ser prescritos rutinariamente en el NHS (National Health System). La financiación de los hospitales homeopáticos —hospitales que se especializan en la administración de placebos— no debería continuar, y los doctores del NHS (National Health System) no deberían mandar a sus pacientes a los homeópatas.
By providing homeopathy on the NHS and allowing MHRA licensing of products which subsequently appear on pharmacy shelves, the Government runs the risk of endorsing homeopathy as an efficacious system of medicine. To maintain patient trust, choice and safety, the Government should not endorse the use of placebo treatments, including homeopathy. Homeopathy should not be funded on the NHS and the MHRA should stop licensing homeopathic products.[176] Al prescribir homeopatía en el NHS (National Health System) y permitir al MHRA (Medicines and Healthcare products Regulatory Agency) licenciar productos que después están en los estantes de las farmacias, el Gobierno corre el riesgo de avalar la homeopatía como un sistema eficaz de medicina. Para mantener la confianza del paciente, la libre elección y la seguridad, el Gobierno no debería avalar el uso de tratamientos de placebos, incluyendo la homeopatía. La homeopatía no debería ser financiada en el NHS y el MHRA debería parar las licencias de productos homeopáticos.
Q4 Chairman: I did not ask you that question. I said do they work beyond the placebo effect? Mr Paul Bennett, Professional Standards Director and Superintendent Pharmacist, Boots: I have no evidence before me to suggest that they are efficacious, and we look very much for the evidence to support that, and so I am unable to give you a yes or no answer to that question. Q5 Chairman: You sell them but you do not believe they are efficacious? Mr Bennett: It is about consumer choice for us. A large number of our consumers actually do believe are efficacious, but they are licensed medicinal products and, therefore, we believe it is right to make them available.[177] Q4 Presidente: No le he preguntado eso. Dije: ¿funcionan por encima del efecto placebo?

Paul Bennett, Director de Estándares Profesionales y Superintendente Farmacéutico de la cadena de farmacias Boots: No tengo evidencias que sugieran que son eficaces, y nosotros buscamos concienzudamente evidencias que lo soporten, y por tanto no soy capaz de responder con un sí o un no a esa pregunta.

Q5 Presidente: Ustedes las venden, pero ¿ustedes no creen que son eficaces?

Paul Bennett: Es una elección del consumidor. Un gran número de nuestros clientes creen que son eficaces, pero como son productos con licencia medicinal, creemos que lo correcto es hacerlos accesibles.’

The homeopathic market in Europe is £1.5 billion. One in four prescriptions in France is homeopathic, so this is a sizeable European business. In this country the market is very small by comparison—about £30 million.[178] El mercado homeopático en Europa es de 1.500.000.000 libras esterlinas (1.710.000.000 euros en enero de 2010). Una de cada cuatro recetas en Francia es homeopática, por lo que es un negocio considerable en Europa. En este país (Reino Unido) el mercado es muy pequeño por comparación—unas 30.000.000 libras esterlinas (34.200.000 euros en enero de 2010).

Francia[editar]

En Francia el ejercicio de la homeopatía está reservado exclusivamente a los médicos. Este país ha incluido dentro de su farmacopea una monografía titulada Preparations Homéopathiques[cita requerida] que enseña acerca de los métodos para controlar y preparar medicinas homeopáticas, así como sus denominaciones farmacéuticas y niveles de dilución (o potenciación) permitidos. Durante un tiempo estuvo parcialmente financiada por la seguridad social, en 2004 se acabó con esta práctica.[179]

Según la Academia Nacional de Medicina francesa:

L’homéopathie est une méthode imaginée il y a 2 siècles à partir d’a priori conceptuels dénués de fondement scientifique.[179] 'La homeopatía es un método inventado hace dos siglos, desde el diseño conceptual a priori sin justificación científica
Il est compréhensible que la vente de ces préparations soit autorisée au moins dans la mesure où elles ne sont pas toxiques et ne constituent donc pas un danger pour le consommateur(…) Or quand on les examine en détail on voit qu’elles ne répondent en rien à la définition du médicament ni dans leur nature ni dans leur destination.[179] 'Es comprensible que la venta de estos preparados se permita por lo menos en la medida en que no son tóxicos y no suponen un peligro para el consumidor,(…) Pero cuando se examina en detalle vemos que no hacen nada para cumplir con la definición de medicamento ni en su naturaleza ni en su destino.
En ce qui concerne leur nature on sait qu’elles sont produites par une succession de dilutions allant jusqu’à l’échelle centésimale : à ce niveau nos moyens d’investigation ne permettent plus la mise en évidence d’une seule molécule de la substance originelle.[179] 'En cuanto a su naturaleza son conocidos por ser producida por una sucesión de diluciones hasta la escala centesimal: en este nivel de nuestra investigación significa ya no permite la identificación de una sola molécula de la sustancia originales.
la plupart des produits homéopathiques sont présentés abusivement comme efficaces dans des secteurs variés. Ici il faut souligner qu’ils se placent dans une illégalité totale. En effet, le Code de la santé spécifie qu’un médicament doit * présenter un « intérêt thérapeutique » ; et la preuve de cet intérêt doit être fournie par une succession d’essais pharmacologiques et cliniques y compris des comparaisons en double aveugle.[179] la mayor parte de los productos homeopáticos se presentan abusivamente como eficaces en una variedad de sectores. Aquí hay que señalar que se sitúan en una total ilegalidad. En efecto, el Código de Salud especifica que un medicamento debe * tener un «beneficio terapéutico», y la prueba de este interés debe ser proporcionada por una serie de estudios farmacológicos y clínicos incluyendo la comparación de doble ciego.
Or tous les médicaments en vente en France s’astreignent à observer cette lourde procédure mais seuls les producteurs de soi-disant médicaments homéopathiques s’en abstiennent résolument.[179] Mientras que todos los medicamentos vendidos en Francia están sujetos a este procedimiento riguroso, solamente los productores de productos llamados homeopáticos se abstienen decididamente de hacerlo.

Venta de productos homeopáticos[editar]

Los productos homeopáticos se pueden vender en farmacias sin receta médica. Para su registro, los medicamentos homeopáticos no deben cumplir los mismos requisitos que un medicamento normal, la autorización general se sustituye por un simple registro en la Agencia Francesa de Seguridad de Productos de Salud.[180]

Portugal[editar]

La Órden de los Médicos no reconoce la homeopatía como especialidad médica. Existen dos asociaciones, en Lisboa (SPH) y Oporto (SPMH), que sólo aceptan médicos como miembros. Las farmacias en Portugal venden productos homeopáticos con autorización de Infarmed.

Holanda[editar]

Si bien se estima que más de tres cuartas partes de los holandeses adquiere remedios homeopáticos, la comunidad médica local históricamente ha cuestionado la efectividad científica de las disoluciones. El Ministerio de Salud holandés, prohibió que los laboratorios homeopáticos consignen en la etiqueta de los productos que estos curan ciertas dolencias a menos que su efectividad haya sido ya probada científicamente.[181]

Alemania[editar]

Actualmente, en Alemania, los tratamientos homeopáticos ya no son financiados por la Seguridad Social. La homeopatía se practica oficialmente por médicos y Heilpraktiker (naturópatas reconocidos, autorizados para practicar la medicina exceptuando cierto número de actos médicos), debidamente titulados, ya sea en centros privados, ya sea en las universidades[cita requerida]. En el caso de los médicos, la escuela de referencia es la D.Z.H.A. (Unión Alemana de Médicos Homeópatas), que promueve la investigación y estudios de tipo científico sobre homeopatía, estando encargada de realizar cursos y de representar a los homeópatas ante el estado alemán.

Algunas aseguradoras privadas pagan los costos de tratamientos homeopáticos para todos los médicos,[182] en general también los costos de los medicamentos homeopáticos.[183] En 2009, un 8 % de los medicamentos vendidos en Alemania fueron homeopáticos. Según un estudio del Instituto Allensbach de demoscopía, en el mismo año uno de cada dos alemanes utilizó algún medicamento homeopático.[184]

Suiza[editar]

El Gobierno Suizo encargó un estudio de la eficacia de las medicinas complementarias, que incluyó un amplio estudio observacional de 10000 pacientes; 3000 de ellos fueron tratados con homeopatía. Los efectos del tratamiento homeopático fueron evaluados positivamente respecto a su seguridad y economía comparados con los de los tratamientos convencionales. En cuanto a la eficacia curativa, el metaanálisis de la evaluación suiza produjo resultados positivos para la fitoterapia, inconcluyentes para la medicina tradicional china, y dentro de los límites del efecto placebo para la homeopatía.[185]

Los resultados de esta evaluación condujeron al gobierno suizo a interrumpir el pago por la Seguridad Social de las variantes de terapia alternativa previamente financiadas, incluida la homeopatía, por no ajustarse a los criterios requeridos de eficacia y relación coste-beneficio. Después de una intensa campaña se votó en referéndum que el estado volviera a pagar por estos tratamientos. En 2012 el gobierno reinstauró los pagos por productos homeopáticos durante un periodo de prueba hasta 2017, fecha tras la cual la sanidad pública dejará nuevamente de financiarlos a menos que se presenten evidencias de su efectividad.[186] [187]

Estados Unidos[editar]

En los Estados Unidos, los remedios homeopáticos están regulados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés). Sin embargo, la FDA trata los preparados homeopáticos de un modo significativamente diferente a como trata a los medicamentos convencionales. Los productos homeopáticos no necesitan ser aprobados por la FDA antes de salir al mercado, no se les exige probar su seguridad, ni se les pide etiquetar sus productos con fechas de caducidad, ni son sometidos a pruebas que verifiquen sus contenidos y potencial. Las etiquetas de los productos homeopáticos, al contrario que los medicamentos convencionales, no tienen que identificar sus principios activos dado que tienen muy poca cantidad, o ninguna en absoluto. Los medicamentos que tratan enfermedades graves solamente se pueden expender con prescripción facultativa, mientras que los productos homeopáticos que dicen tratar esas mismas enfermedades no tienen esta limitación, porque no son considerados medicinas. Aun así el Laboratorio Boiron de nacionalidad francesa, debió cancelar 12 millones de dólares, en marzo de 2012 al enfrentar demandas por etiquetar sus productos homeopàticos como medicamentos. [188]

Argentina[editar]

En la República Argentina la homeopatía y su farmacopea relacionada no es considerada por la ciencia médica y en función de esto no es sometida a la vigilancia y control de la medicina. Pero para poder inscribirse en alguna escuela homeopática es necesario ser médico o farmacólogo. Esto implica haber pasado por una facultad de medicina o farmacia (pública o privada), haberse diplomado y poseer matrícula habilitante por los respectivos colegios profesionales.

Chile[editar]

A pesar de la crítica desde sectores escépticos [189] , el Minsal acepta la homeopatía como "Medicinas Complementarias/Alternativas (MCA)" definiendo estas como "un amplio dominio de recursos de sanación que incluye todos los sistemas, modalidades, prácticas de salud, teorías y creencias que los acompañan, diferentes a aquellas intrínsecas al sistema de salud políticamente dominante de una sociedad particular en un período histórico dado". En 2010 por decreto 19 publicado el 16 de marzo de dicho año, se otorgó reconocimiento a la Homeopatía como "Profesión Auxiliar de la Salud" declarándola "legalmente" como científica.

Artículo 2º. La Homeopatía es un método terapéutico de base científica que persigue el tratamiento de las personas, a través del uso de medicamentos diluidos y dinamizados

MINSAL, Decreto 19, Marzo de 2010 (Reconocimiento y regulación de la homeopatía)

[190]

México[editar]

El Instituto Politécnico Nacional (IPN), ofrece con fondos públicos una Licenciatura en Médico Cirujano y Homeópata.[28]

En 1895 se reconoció oficialmente en México la enseñanza y práctica de la homeopatía, a través de un decreto promulgado por el presidente Porfirio Díaz, ante la insistencia de médicos homeópatas encabezados por Joaquín Segura y Pesado, Ignacio María Montaño, Fernando Gómez Suárez e Ignacio Fernández de Lara,[191] creándose la Escuela Nacional de Medicina Homeopática (ENMH) y el Hospital Nacional Homeopático (HNM).[192] [193]

En la actualidad, para ser médico homeópata se debe estudiar una carrera de siete años en alguna de las dos instituciones que ofrecen la licenciatura: la Escuela Libre de Homeopatía de México, I. A. P. (ELH), cuyos egresados reciben la denominación de Médico Homeópata Cirujano y Partero, o la Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía del Instituto Politécnico Nacional, que da el título de Médico Cirujano y Homeópata. Otra posibilidad y sólo si se cuenta con un título médico, es hacer estudios de postgrado. La especialidad puede cursarse en la ENMH, en Homeopatía de México A. C. (en el Distrito Federal) o en varias escuelas del interior de la República Mexicana, como las de Culiacán, Puebla, Monterrey, Nayarit u Oaxaca.[194]

Elaboración y venta de productos homeopáticos[editar]

Para obtener el registro de un producto homeopático se requiere demostrar la identidad y pureza de sus componentes y la estabilidad del producto pero no su eficacia terapéutica y seguridad, al contrario que para los medicamentos.[195]

Los laboratorios que fabrican productos homeopáticos en México deben contar con registro, pruebas de estabilidad que avalen la vigencia de su caducidad,[196] y con lo establecido en La Farmacopea Homeopática de los Estados Unidos Mexicanos.[197]

Las pruebas de estabilidad de los medicamentos homeopáticos se valorarán por parámetros de aspecto físico y pruebas microbiológicas, cuando se trate de productos cuya forma farmacéutica sean pomadas o ungüentos, soluciones óticas, oftálmicas y otros que sean autorizados por la Secretaría. Se presentarán en papel membretado del fabricante y firmado por el responsable sanitario del Establecimiento (Reglamento de Insumos para la Salud. Art. 63)[198]

En México los productos homeopáticos no pueden incluir substancias que tengan actividad hormonal o antihormonal, substancias estupefacientes o psicotrópicas.

En la formulación de un medicamento homeopático no podrá incluirse procaína, efedrina, yohimbina, chaparral, germanio, hormonas animales o humanas u otras substancias que tengan actividad hormonal o antihormonal. El uso de substancias estupefacientes o psicotrópicas en estos medicamentos sólo se permitirá cuando se presenten diluidas y dinamizadas (Reglamento de Insumos para la Salud. Art. 64)[195]

La venta de productos homeopáticos no está limitada a farmacias.[195]

Los medicamentos homeopáticos podrán expenderse en establecimientos que no sean farmacias. (Reglamento de Insumos para la Salud.Art 65)

Los productos homeopáticos no están regulados por las mismas normas de etiquetado que los medicamentos.[199] La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) vigila la seguridad de los productos elaborados en los laboratorios especializados.

Australia[editar]

En un borrador hecho público en 2012 la NHMRC (National Health and Medical Research Council) afirma:

NHMRC's position is that it is unethical for health practitioners to treat patients using homeopathy, for the reason that homeopathy (as a medicine or procedure) has been shown not to be efficacious. La posición de la NHMRC es que no es ético el tratamiento de pacientes con homeopatía por parte de profesionales de la salud, pues se ha demostrado que ésta no es eficaz.
DRAFT NHMRC Public Statement on Homeopathy[200]

En 2014 la NHMRC declaró: "…there is no reliable evidence that homeopathy is effective for treating health conditions." (no hay evidencia confiable de que la homeopatía es eficaz para el tratamiento de condiciones de salud), en base al estudio "NHMRC DRAFT INFORMATION PAPER: EVIDENCE ON THE EFFECTIVENESS OF HOMEOPATHY FOR TREATING HEALTH CONDITIONS [APRIL 2014]", publicado en abril de dicho año. El máximo organismo de salud australiano termina indicando en la conclusión del estudio:

In line with NHMRC’s function to "advising the community" under section 7(1)(a) of the National Health and Medical Research Council Act 1992 (the Act) and based on the assessment of the evidence of effectiveness of homeopathy NHMRC believes:
  • People who choose homeopathy instead of proven conventional treatment may put their health at risk if safe and evidence based treatments are rejected or delayed in favour of homeopathic treatment.
  • Homeopathy should not be used to treat health conditions that are serious, or could become serious.
  • People who are considering whether to use homeopathy should first get advice from a health professional (e.g. GP, specialist, nurse practitioner or pharmacist). Those who use homeopathy should tell their health professionals, and should keep taking any conventional medicines that they have been prescribed.
En línea con la función del NHMRC de «asesorar a la comunidad» en la sección 7(1)(a) de la Ley Nacional de Salud y Consejo de Investigación Médica de 1992 y en base a la evaluación de la evidencia de la eficacia de la homeopatía, la NHMRC estima:
  • Las personas que eligen la homeopatía en lugar del tratamiento convencional probada pueden poner en riesgo su salud si los tratamientos basados en la evidencia de seguridad y se rechazan o retrasan a favor del tratamiento homeopático .
  • La homeopatía no debería ser usado para el tratamiento de condiciones de salud que son graves , o podría llegar a ser grave.
  • Las personas que están considerando la posibilidad de utilizar la homeopatía deben primero obtener el asesoramiento de un profesional de la salud (por ejemplo, médico de cabecera, especialista , enfermero o farmacéutico ) . Aquellos que usan la homeopatía debería decirle a sus profesionales de la salud , y debe seguir tomando los medicamentos convencionales que han sido prescritos.
NHMRC’s interpretation of the assessment of the evidence on the effectiveness of homeopathy[201] .[202]

Críticas a la homeopatía[editar]

Una de las principales críticas a la homeopatía es que los estudios y prácticas homeopáticas se publican comúnmente en revistas específicas o de medicina alternativa (como Homeopathy), y muy poco en revistas de peso científico, donde sus metodologías puedan ser replicadas por la comunidad científica y aislados los posibles sesgos implícitos en toda investigación.[203]

Estudios controlados y ensayos clínicos[editar]

Desde el punto de vista científico, los datos de observación de la teoría homeopática del medicamento se mantienen dentro de los límites de la incertidumbre estadística, lo que es un indicador del efecto placebo.

La mayoría de los científicos atribuyen los estudios que han producido resultados positivos a la casualidad, porque los resultados no son apenas medibles ni los ensayos reproducibles, a la vez que hay una gran cantidad de experimentos fallidos. Además, la metodología de estas pruebas indica que una pequeña parte de ellas dan falsos positivos.[cita requerida]

En 1991 se publicó en la revista British Medical Journal un metaanálisis de estudios clínicos con productos homeopáticos sobre 107 ensayos controlados:[204]

Conclusions: At the moment the evidence of clinical trials is positive but not sufficient to draw definitive conclusions because most trials are of low methodological quality and because of the unknown role of publication bias. This indicates that there is a legitimate case for further evaluation of homoeopathy, but only by means of well performed trials. Conclusiones: De momento la evidencia de los ensayos clínicos es positiva pero no suficiente para sacar conclusiones definitivas porque la mayoría de los ensayos son de baja calidad metodológica y debido al papel desconocido del sesgo de las publicaciones. Esto indica que hay un caso legítimo para una posterior evaluación de la homeopatía, pero sólo por medio de ensayos bien realizados.

Otro metaanálisis publicado en 1997 en la revista The Lancet sostiene que:

The results of our meta-analysis are not compatible with the hypothesis that the clinical effects of homoeopathy are completely due to placebo. However, we found insufficient evidence from these studies that homoeopathy is clearly efficacious for any single clinical condition.[205] Los resultados de nuestro metaanálisis no son compatibles con la hipótesis de que los efectos clínicos de la homeopatía sean completamente debidos al efecto placebo. Sin embargo, no encontramos suficiente evidencia de que la homeopatía sea claramente eficaz en alguna condición clínica.

Sus conclusiones ambiguas sirvieron para alimentar los argumentos de defensores y detractores de la homeopatía. Pero en 2005, un nuevo metaanálisis en la misma revista, esta vez de 110 trabajos primarios, contenía la inequívoca conclusión de que los efectos clínicos de la homeopatía son efectos placebo.[206]

Respecto a este metaanálisis, el Dr. Peter Fisher, del Hospital Homeopático de Londres (Royal London Homoeopathic Hospital, University College), indicó en carta a la misma revista The Lancet dudas sobre la selección de ensayos de este trabajo, del que sospecha el propósito intencionado de desacreditar a la homeopatía. Según Fisher los motivos de dicha selección no se explican en el artículo y su relevancia en la clínica homeopática actual no está clara. Los autores respondieron a estas objeciones, alegando condiciones bien explicadas para la clasificación de los 110 trabajos, incluidos los 8 del grupo especial.

En 2002 se publicó en British Journal of Clinical Pharmacology un artículo en el que se revisaron metaanálisis similares a los dos anteriores y reforzando la idea de la falta de efectividad de la homeopatía.[207]

Algunos médicos homeópatas[¿quién?] achacan la falta de apoyos definitivos por parte de ensayos controlados a la ausencia de un trato médico-paciente adecuado para que el tratamiento sea correcto (un argumento que es común a la religión y a las pseudociencias y que contradice el método científico). Otros médicos homeópatas,[¿quién?] sin embargo, creen que la investigación justifica la efectividad de la homeopatía, y Dana Ullman afirma que la investigación clínica no necesita ser invalidada por la necesidad de un remedio a la medida del individuo. Por ejemplo, cita un artículo publicado el 10 de diciembre de 1994 en Lancet («¿Son reproducibles las pruebas en favor de la homeopatía?»), que documenta un ensayo clínico sobre el uso de remedios homeopáticos para el tratamiento del asma. También cita otros ensayos, como uno que estudiaba niños con diarrea, que fue documentado en mayo de 1994 en Pediatrics («Tratamiento de la diarrea infantil aguda con medicina homeopática: un ensayo clínico aleatorio en Nicaragua»). Esta disposición a ofrecer predicciones falsables, sería más característica de la protociencia que de la pseudociencia, si no fuera porque la hipótesis homeopática contradice los principios mejor establecidos de la física, de la química y de la biología sin ofrecer explicaciones alternativas.

De hecho, Ullman defiende que los estudios han confirmado que los remedios homeopáticos son efectivos aunque no haya un tratamiento personalizado por parte del médico.[208] Cita dos estudios, incluyendo uno publicado en marzo de 1989, publicado en British Journal of Clinical Pharmacology, «Evaluación controlada de una preparación homeopática para el tratamiento de síndromes gripales», para defender esta postura. Los llamados «remedios combinados», en los que se mezclan varios preparados homeopáticos, se venden a menudo en los Estados Unidos, y la teoría homeopática tradicional tiende a esta aproximación, aunque Ullman cita ensayos que sugieren lo contrario.

Ullman sostiene, de hecho, que «uno sería prácticamente ciego si ignora el conjunto de datos experimentales que existen sobre las medicinas homeopáticas y niega el conjunto de experimentos de los homeópatas y de sus pacientes. Sólo se puede asumir esta ceguera como una aflicción temporal, que pronto se curará». Los científicos que examinan estos mismos datos afirman que los experimentos no fueron controlados apropiadamente.[208]

En un estudio con el medicamento homeopático «arnica montana», se llegó a la conclusión de que la efectividad era similar a la del efecto placebo.[118] Al estar tan diluidos, se consideran bastante inocuos, pero no hay que olvidar los problemas que pueden derivar de la renuncia a terapias efectivas por sí mismas (ya se conocen unos 40 casos de muerte por ese motivo y cerca de 400 que han sufrido nuevas enfermedades o empeoramientos de las mismas[209] ), ni el efecto nocebo, contrario al placebo. En el terreno de los males crónicos mal definidos es en el que mejor funciona el efecto placebo, dado que son más sensibles a la relación humana entre el enfermo y el sanador.

Los defensores y los oponentes de la homeopatía discrepan sobre si los ensayos científicos con el uso de placebos y métodos homeopáticos han sido satisfactorios. Algunos ensayos clínicos han producido resultados positivos en los límites de la significación estadística, pero los críticos se apoyan en que nunca un ensayo de una mínima calidad ha producido resultados claros en favor de la eficacia de la homeopatía.

En Chile también existen fuertes críticas por esto.[210] De la misma manera se puede encontrar la promoción de remedios homeopáticos en farmacias. Algunos explican esta situación por las oportunidades de ganancia económica que ofrece la medicina alternativa, que empiezan a ser comparables con las de la medicina convencional, debido a su menor coste monetario, a pesar del precio de los medicamentos homeopáticos que es desmesuradamente alto si se compara con sus costes de fabricación y la práctica ausencia de gastos de investigación y desarrollo por las compañías que los producen. La cifra de negocios del sector ha superado los 15.000 millones de dólares en Estados Unidos, y una penetración comparable se observa en países europeos.

Memoria del agua[editar]

Se ha criticado científicamente la falta de consistencia lógica de la supuesta «memoria» del agua, que afirma que el agua de algún modo «recuerda» las propiedades químicas de las moléculas que alguna vez estuvieron en contacto con ella; señalando que el agua «pura» que los propios homeópatas usan estuvo anteriormente en contacto con otros componentes, como residuos químicos, orina, metales radiactivos y venenos varios, que consecuentemente debieron dejar recuerdo en el agua según dicha teoría.

En 1988, un científico francés que trabajaba en el instituto INSERM afirmó haber descubierto que las diluciones altas de sustancias en el agua dejaban una «memoria», proveyendo así una base racional a la ley de los infinitesimales de la homeopatía. Sus hallazgos se publicaron en una revista científica, pero los resultados eran poco creíbles y el trabajo había sido financiado por un fabricante de medicamentos homeopáticos (Nature, 1988). Las investigaciones posteriores, incluidas las de James Randi, descubrieron que la investigación se había llevado de un modo inapropiado. El escándalo tuvo como resultado la suspensión del científico por fraude premeditado.[211]

También se ha señalado que las sucesivas diluciones no incrementan o disminuyen los efectos que la sustancia en cuestión tiene, sino que de hecho no dejan más que agua, destruyendo por completo el agente sanador.[212] En este sentido, Jacques Benveniste recibió el Premio Ig Nobel de Química 1998, parodia de los premios Nobel, «por su importante descubrimiento en homeopatía, que indica que el agua no sólo tiene memoria, sino que esta información se puede transmitir a través de la Red Telefónica y de Internet».[213] [214] [215]

Satisfacción del usuario[editar]

Uno de los argumentos más utilizados en favor de la homeopatía considera la satisfacción de los usuarios como índice pragmático acerca de su eficacia. El error de este razonamiento consiste en que no considera los usuarios que precisamente han abandonado la homeopatía por ineficaz. Se ha señalado también su raíz en el pensamiento mágico: J.G.Frazer clasificó en dos formas la magia simpática, a las que llamó magia homeopática y magia contaminante, basadas respectivamente en la semejanza y el contacto.

Entrevista de a Edzard Ernst[editar]

Edzard Ernst, es un médico académico e investigador alemán, especializado en el estudio de la medicina complementaria y alternativa. Ernst fue nombrado profesor de Medicina Complementaria de la Universidad de Exeter, el primer puesto académico de este tipo en el mundo.

Tras años de dedicación al estudio de la eficacia de la homeopatía sin resultados, anunció su retirada de la medicina alternativa.

(la homeopatía) Es bastante inútil. Me habría gustado que las pruebas dijeran lo contrario porque me formé como homeópata. Habría sido bueno ganar un premio Nobel mostrando un efecto, pero las pruebas están claramente en contra.[216]

Entrevista al director de una farmacéutica[editar]

En el 2009 se reunió un comité de expertos de la Asociación Médica Británica para evaluar el futuro de la homeopatía, dada la evidencia acumulada sobre su ineficacia y que el gobierno británico y en especial, el servicio nacional de salud (NHS) había dedicado millones de libras al año.[217]

Paul Bennet, farmacólogo y director de la multinacional farmacéutica Boots UK (Alliance Boots) fue entrevistado. Esta farmacéutica asociada a prestigiosos laboratorios científicos vende remedios homeopáticos. Se le preguntó sobre su experiencia con la homeopatía, específicamente si tienen algún efecto más allá del placebo, y respondió:[218]

No tengo evidencias para sugerir que haya eficacia, y nosotros investigamos muy profundamente la eficacia para corroborarlo

Por tanto se le pidió aclarar por qué venden productos homeopáticos y aclaró:

Es una elección del consumidor. Un gran número de consumidores creen de verdad que funciona, y son productos legales, por tanto pensamos que es correcto venderlos.

Vendemos productos homeopáticos porque se venden, no porque funcionen.

Es por ello que no solo se ha retirado la dedicación de fondos públicos a esta pseudociencia en Gran Bretaña, sino que además se considera que el dinero invertido por la NHS, de origen público, ha sido desperdiciado.[219]

El paciente puede rechazar un tratamiento efectivo[editar]

Los defensores de la medicina convencional afirman que los pacientes que confían por completo en las técnicas homeopáticas y rechazan la medicina convencional se arriesgan a abandonar los tratamientos de enfermedades fácilmente tratables, como algunos cánceres de piel, hasta que se convierten en intratables.[220] [221] [222]

Argumentos de los partidarios de la homeopatía[editar]

Comportamiento de las moléculas en dilución[editar]

Recientes investigaciones indican que en ciertas situaciones cuanto más diluida está una sustancia, sus moléculas tienden a permanecer juntas.[223] Algunos defensores de la homeopatía quieren ver en esto una prueba que apoya las terapias homeopáticas. Sin embargo, estos datos no explican por qué las sustancias necesitan ser diluidas, sólo que deberían seguir activas tras esta preparación (aunque no en las concentraciones que requiere la homeopatía). Es más, este fenómeno no tiene conexiones con la homeopatía porque en estos casos no hay un intento de diluir la molécula. La homeopatía pretende diluir las moléculas hasta que no quede ninguna, mientras que estos experimentos siempre presentan cantidades medibles en la solución. Estos experimentos sólo investigaron las diferencias en las propiedades que las moléculas tienen cuando se agrupan en los grandes polímeros, y en menor medida en los pequeños polímeros u oligómeros.

En 2010, el virólogo y premio Nobel de medicina Luc Montagnier afirmó que «Hay estructuras en el agua que copian la estructura original de la molécula que estuvo en el agua»[224] y aceptó la dirección de un nuevo instituto de investigaciones en la Universidad de Jiao Tong en China, con el propósito trabajar con «ideas radicales»,[225] en particular «las ondas magnéticas que son emanadas desde el DNA ultradiluido de varias bacterias patógenas»,[226] por ahora sólo afirma «ahí están los resultados. Éstos son muy reproducibles y ahora estamos esperando que sean confirmados en otros laboratorios».

Oposición púbica[editar]

En Estados Unidos, el presidente de la National Council Against Health Fraud (Consejo nacional contra el fraude en salud) dijo que «La homeopatía es un fraude perpetrado en el público con las bendiciones del gobierno, gracias al abuso del poder político del senador Royal Copeland (principal promotor de la Food, Drug, and Cosmetic Act, 1938)».[227]

Se han vuelto popular las parodias de «sobredosis» de los preparados homeopáticos por individuos o grupos mediante «suicidios homeopáticos» desde que James Randi empezó a tomar botellas enteras de píldoras somníferas homeopáticas antes de dar sus charlas.[228] [229] [230] [231] En 2010 The Merseyside Skeptics Society del Reino Unido lanzó la campaña 10:23, que alentaba a realizar sobredosis colectivas en público. En 2011 esta se expandió y participaron 69 grupos, de los cuales 54 subió grabaciones del proceso.[232] En abril de 2012, en la conferencia SkeptiCal en Berkeley, más de 100 personas participaron en una sobredosis masiva de caffea cruda, preparado homeopático que supuestamente alivia el insomnio.[233] [234]

Las organizaciones educaciones y sin fines de lucro Center for Inquiry (CFI) y la asociada Committee for Skeptical Inquiry (CSI) demandaron a la Food and Drug Administration (FDA, Estados Unidos), criticando a Boiron por tergiversar el etiquetado y la publicidad de Oscillococcinum. CFI en Canadá hizo un llamado a los consumidores que se sintieron dañados por productos homeopáticos para que los contactaran.[235]

En agosto de 2011,[236] una demanda colectiva fue presentada[236] contra Boiron en representación de «todos los residentes de California que han comprado Oscillo en cualquier día de los últimos 4 años». Los cargos fueron que «no es nada más que una píldora de azúcar», «a pesar de publicitar falsamente que contenía un ingrediente activo reconocido para tratar los síntomas de la gripe».[237]

La reportera Erica Johnson del programa Marketplace de la CBC News dirigió una investigación sobre la industria homeopatía canadiense. Sus conclusiones fueron que está «basada en ciencia errónea y pensamiento realmente chiflado». Escépticos del Center for Inquiry (CFI) participaron de una sobredosis colectiva frente a una sala de emergencias en Vancouver, B.C., tomando botellas enteras de «medicamentos» que les debería haber provocado adormecimiento, náuseas o muerte. Luego de 45 minutos de observación no se manifestó ningún efecto adverso. Johnson les pidió a los homeópatas y sus representantes corporativos curas para el cáncer y afirmaciones de vacunación. Todos informaron de resultados positivos pero ninguno pudo ofrecer un respaldo científico a sus afirmaciones, solo que «funciona». Jonhson fue incapaz de encontrar alguna evidencia de que los preparados homeopáticos contuviesen algún ingrediente activo. Los análisis realizados en el Departamento de química de la Universidad de Toronto hallaron que el ingrediente activo era tan pequeño que «es equivalente a cinco mil de millones de veces más pequeño que la cantidad de aspirina [...] de una sola píldora». La belladona y la ipecacuana «serían indistinguibles una de las otra en un ensayo ciego».[238] [239]

El American College of Medical Toxicology y la American Academy of Clinical Toxicology recomendaron que nadie use la homeopatía para el tratamiento de una enfermedad o como medida sanitaria preventiva.[240] Dichas organizaciones informaron que no existe evidencia de que el tratamiento homeopático sea efectivo, pero que existe evidencia de que usar estos tratamientos produce daño y puede conllevar riesgos de salud indirectos al retrasar tratamientos eficaces.[240]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Hahnemann, Samuel (1833). The Homœopathic Medical Doctrine, or "Organon of the Healing Art". Dublin: W.F. Wakeman. pp. iii, 48–49. «Observation, reflection, and experience have unfolded to me that the best and true method of cure is founded on the principle, similia similibus curentur. To cure in a mild, prompt, safe, and durable manner, it is necessary to choose in each case a medicine that will excite an affection similar (ὅμοιος πάθος) to that against which it is employed.»  Translator: Charles H. Devrient, Esq.
  2. a b Tuomela R (1987). «Chapter 4: Science, Protoscience, and Pseudoscience». En Pitt JC, Marcello P. Rational Changes in Science: Essays on Scientific Reasoning. Boston Studies in the Philosophy of Science 98 (Springer). pp. 83–101. doi:10.1007/978-94-009-3779-6_4. ISBN 978-94-010-8181-8. 
  3. a b Smith K (2012). «Homeopathy is Unscientific and Unethical». Bioethics 26 (9):  pp. 508–512. doi:10.1111/j.1467-8519.2011.01956.x. 
  4. a b c d Baran GR, Kiana MF, Samuel SP (2014). «Chapter 2: Science, Pseudoscience, and Not Science: How Do They Differ?». Healthcare and Biomedical Technology in the 21st Century (Springer). pp. 19–57. doi:10.1007/978-1-4614-8541-4_2. ISBN 978-1-4614-8540-7. «within the traditional medical community it is considered to be quackery» 
  5. a b c d e Ernst, E. (2002). «A systematic review of systematic reviews of homeopathy». British Journal of Clinical Pharmacology 54 (6):  pp. 577–82. doi:10.1046/j.1365-2125.2002.01699.x. PMID 12492603. 
  6. a b c d Shang, Aijing; Huwiler-Müntener, Karin; Nartey, Linda; Jüni, Peter; Dörig, Stephan; Sterne, Jonathan AC; Pewsner, Daniel; Egger, Matthias (2005), «Are the clinical effects of homoeopathy placebo effects? Comparative study of placebo-controlled trials of homoeopathy and allopathy», The Lancet 366 (9487): 726–732, doi:10.1016/S0140-6736(05)67177-2, PMID 16125589 
  7. a b c Evidence Check 2: Homeopathy - Science and Technology Committee, British House of Commons Science and Technology Committee, 22 February 2010, http://www.publications.parliament.uk/pa/cm200910/cmselect/cmsctech/45/4504.htm, consultado el 2014-04-05 
  8. Hahnemann S (1921), The Organon of the Healing Art (6th edición), aphorism 128, ISBN 0-87983-228-2 
  9. «Dynamization and Dilution», Complementary and Alternative Medicine, Creighton University Department of Pharmacology, http://altmed.creighton.edu/Homeopathy/philosophy/dilution.htm, consultado el 2009-03-24 
  10. Hahnemann S (1833), The Organon of the Healing Art (5th edición), aphorisms 5 and 217, ISBN 0-87983-228-2 
  11. Ernst, Edzard (December 2012). «Homeopathy: A Critique of Current Clinical Research». Skeptical Inquirer 36 (6). http://www.csicop.org/si/show/homeopathy_a_critique_of_current_clinical_research. 
  12. Atwood, Kimball (January 11, 2008). «Homeopathy and Evidence-Based Medicine: Back to the Future – Part II». Science Based Medicine. Consultado el September 18, 2013.
  13. a b UK Parliamentary Committee Science and Technology Committee - "Evidence Check 2: Homeopathy"
  14. a b Grimes D R (2012), «Proposed mechanisms for homeopathy are physically impossible», FACT 17 (3): 149, doi:10.1111/j.2042-7166.2012.01162.x 
  15. a b Cucherat, M; Haugh, MC; Gooch, M; Boissel, JP (2000), «Evidence of clinical efficacy of homeopathy. A meta-analysis of clinical trials. HMRAG. Homeopathic Medicines Research Advisory Group», European journal of clinical pharmacology 56 (1): 27–33, PMID 10853874 
  16. a b c Caulfield, Timothy; Debow, Suzanne (2005), «A systematic review of how homeopathy is represented in conventional and CAM peer reviewed journals», BMC Complementary and Alternative Medicine 5: 12, doi:10.1186/1472-6882-5-12, PMID 15955254 
  17. a b Shaw, D. M. (2010). «Homeopathy is where the harm is: Five unethical effects of funding unscientific 'remedies'». Journal of Medical Ethics 36 (3):  pp. 130–131. doi:10.1136/jme.2009.034959. PMID 20211989. 
  18. «WHO warns against using homoeopathy to treat serious diseases». BMJ 339 (aug24 2):  pp. b3447–b3447. 24 August 2009. doi:10.1136/bmj.b3447. 
  19. a b Kleijnen, J; Knipschild, P; Ter Riet, G (1991), «Clinical trials of homoeopathy», BMJ 302 (6772): 316–23, doi:10.1136/bmj.302.6772.316, PMID 1825800 
  20. «Homeopathy is nonsense, says new chief scientist». The Daily Telegraph (18 Apr 2013). Consultado el September 9, 2013.
  21. Paul S. Boyer. The Oxford Companion to United States History. ISBN 9780195082098. Consultado el January 15, 2013. «After 1847, when regular doctors organized the American Medical Association (AMA), that body led the war on "quackery", especially targeting dissenting medical groups such as homeopaths, who prescribed infinitesimally small doses of medicine. Ironically, even as the AMA attacked all homeopathy as quackery, educated homeopathic physicians were expelling untrained "quacks" from their ranks.» 
  22. James Randi (1995). An encyclopedia of claims, frauds, and hoaxes of the occult and supernatural. St. Martin's Press. ISBN 9780312109745. Consultado el January 15, 2013. 
  23. a b «Supported by science?: What Canadian naturopaths advertise to the public». Consultado el January 15, 2013. «Within the non-CAM scientific community, homeopathy has long been viewed as a sham».
  24. «Un postulado de la homeopatía es que remedios que no contienen moléculas activas pueden tener efectos sobre el organismo humano sano». Walach, Harald (diciembre 1993). «Does a highly diluted homoeopathic drug act as a placebo in healthy volunteers? Experimental study of belladonna 30c in double-blind crossover design—A pilot study» (en inglés). Journal of Psychosomatic Research 37 (8):  pp. 851–60. doi 10.1016/0022-3999(93)90174-E. http://www.sciencedirect.com/science?_ob=ArticleURL&_udi=B6T8V-45Y6S4W-D3&_user=987788&_rdoc=1&_fmt=&_orig=search&_sort=d&view=c&_acct=C000049881&_version=1&_urlVersion=0&_userid=987788&md5=e14679ab764c6cc6ce6e91c3a6361628. Consultado el 26 de mayo de 2008. 
  25. Armentia, Javier (2002). «El timo de la homeopatía». Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico.
  26. «La homeopatía carece de base científica, según un informe del Parlamento británico». Diario El País (23 de febrero de 2010).
  27. Jane Elliott (10 de abril de 2005). «Malaria row inspired homeopathy». BBC.
  28. a b Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía del Instituto Politécnico Nacional, México.
  29. «Cause of disease», Creighton University School of Medicine, http://altmed.creighton.edu/Homeopathy/philosophy/cause.htm, consultado el 2009-07-31 .
  30. Hahnemann S (1833/1921), The Organon of the Healing Art (5th/6th edición), ISBN 0879832282 .
  31. The Dental Cosmos: A Monthly Record of Dental Science, Editor Edward C. Kirk, D.D.S., Vol. XXXVI, p. 1031-1032.
  32. Weissmann (2006). «Homeopathy: Holmes, Hogwarts, and the Prince of Wales». Faseb J 20 (11):  pp. 1755–8. http://www.fasebj.org/cgi/content/full/20/11/1755. 
  33. a b La «Materia Medica Pura» fue escrito por Samuel Hahnemann. Existen seis volúmenes y se mencionan 61 medicamentos contenidos en estos volúmenes que primordialmente continúan siendo al día de hoy el fundamento de la homeopatía. Escritos hace más de 200 años, estos textos datan de finales del siglo XVIII.
  34. Singh, S., & Ernst, E. (2008). Trick or Treatment? Alternative Medicine on Trial. Bantam Press, London.
  35. a b Ernst, E (2005), «Is homeopathy a clinically valuable approach?», Trends in Pharmacological Sciences 26 (11): 547–8, doi:10.1016/j.tips.2005.09.003, PMID 16165225 
  36. «When to believe the unbelievable», Nature 333 (6176): 787, 1988, doi:10.1038/333787a0, PMID 3386722, Bibcode1988Natur.333Q.787. 
  37. a b Maddox, J.; Randi, J.; Stewart, W. (1988). «"High-dilution" experiments a delusion». Nature 334 (6180):  pp. 287–291. doi:10.1038/334287a0. PMID 2455869. Bibcode1988Natur.334..287M. 
  38. «Issues surrounding homeopathy», National Health Service, http://webarchive.nationalarchives.gov.uk/+/www.nhs.uk/Conditions/Homeopathy/Pages/Issues.aspx, consultado el 2011-09-11 
  39. Rose Shapiro (30 September 2010). Suckers: How Alternative Medicine Makes Fools of Us All. Random House. pp. 97–. ISBN 978-1-4090-5916-5. 
  40. a b c d Shelton, Jay W. (2004), Homeopathy: How it Really Works, Amherst, New York: Prometheus Books, ISBN 978-1-59102-109-4 
  41. «Homeopathy: An Introduction». NCCAM. Consultado el 25 March 2014.
  42. a b Orzel, Chad (2009). How to Teach Physics to Your Dog. Simon and Schuster. pp. 221–3. ISBN 141657901X. 
  43. a b Teixeira, J (2007), «Can water possibly have a memory? A sceptical view», Homeopathy 96 (3): 158–62, doi:10.1016/j.homp.2007.05.001, PMID 17678811 
  44. a b Levy, G (1986), «Kinetics of drug action: An overview», Journal of Allergy and Clinical Immunology 78 (4 Pt 2): 754–61, doi:10.1016/0091-6749(86)90057-6, PMID 3534056 
  45. Ernst, E (2007), «Placebo: new insights into an old enigma», Drug Discovery Today 12 (9–10): 413–8, doi:10.1016/j.drudis.2007.03.007, PMID 17467578 
  46. Milgrom, L (2007), «Conspicuous by its absence: the Memory of Water, macro-entanglement, and the possibility of homeopathy», Homeopathy 96 (3): 209–19, doi:10.1016/j.homp.2007.05.002, PMID 17678819 
  47. Teixeira, José; Luzar, Alenka; Longeville, Stéphane (2006), «Dynamics of hydrogen bonds: how to probe their role in the unusual properties of liquid water», Journal of Physics: Condensed Matter 18 (36): S2353–62, doi:10.1088/0953-8984/18/36/S09, Bibcode2006JPCM...18S2353T 
  48. a b Weissmann, G (2006), «Homeopathy: Holmes, Hogwarts, and the Prince of Wales», The FASEB Journal 20 (11): 1755–8, doi:10.1096/fj.06-0901ufm, PMID 16940145 
  49. Anick, David J (2004), «High sensitivity 1H-NMR spectroscopy of homeopathic remedies made in water», BMC Complementary and Alternative Medicine 4: 15, doi:10.1186/1472-6882-4-15, PMID 15518588 
  50. Randi J (29 November 2002), «Horizon's homeopathic coup, Cuzco's altitude, more funny sites, the clangers, overdue, Orbito nabbed in Padua, Randi a zombie?, Stellar guests at amazing meeting, and great new Shermer books!», Swift, Online Newsletter of the JREF, James Randi Educational Foundation, http://www.randi.org/jr/112902.html, consultado el 2006-09-20 
  51. ISO 3696: 1987
  52. e.g. Dana Ullman, MPH. Essential Homeopathy: What It Is and What It Can Do for You. New World Library, Novato. California, January 2002. ISBN 1-57731-206-6. p. 41: "Classical homeopaths usually use high-potency medicines (200, 1M, 10M, 50M, and higher; "M" refers to the Roman numeral for one thousand, meaning that they were diluted either 1:10 or 1:100 one thousand times) more than low-potency remedies (3, 6, or 12)."
  53. e.g. Dana Ullman, MPH. Essential Homeopathy: What It Is and What It Can Do for You. New World Library, Novato. California, January 2002. ISBN 1-57731-206-6. p. 62: "Homeopaths often simply prescribe one dose of one high-potency remedy, and these more powerful remedies tend to be more susceptible to being neutralized than lower-potency medicines."
  54. Boyd, Windy A; Williams, Phillip L (2003), «Comparison of the sensitivity of three nematode species to copper and their utility in aquatic and soil toxicity test», Environmental Toxicology and Chemistry 22 (11): 2768–74, doi:10.1897/02-573, PMID 14587920 
  55. Goldoni, Matteo; Vittoria Vettori, Maria; Alinovi, Rossella; Caglieri, Andrea; Ceccatelli, Sandra; Mutti, Antonio (2003), «Models of Neurotoxicity: Extrapolation of Benchmark Doses in Vitro», Risk Analysis 23 (3): 505–14, doi:10.1111/1539-6924.00331, PMID 12836843 
  56. Yu, Hsin-Su; Liao, Wei-Ting; Chai, Chee-Yin (2006), «Arsenic Carcinogenesis in the Skin», Journal of Biomedical Science 13 (5): 657–66, doi:10.1007/s11373-006-9092-8, PMID 16807664 
  57. a b c Barrett S (28 December 2004), «Homeopathy: the ultimate fake», Quackwatch, Quackwatch, http://www.quackwatch.org/01QuackeryRelatedTopics/homeo.html, consultado el 2007-07-25 
  58. Para más información sobre las disoluciones homeopáticas y las matemáticas incolucradas, véase disolución homeopática.
  59. Faziola L, «Dynamization and dilution», Homeopathy Tutorial, Creighton University School of Medicine, http://altmed.creighton.edu/Homeopathy/philosophy/dilution.htm, consultado el 2007-07-24 
  60. Williams N (26 November 2002), «Homeopathy: The test», Horizon (BBC), http://www.bbc.co.uk/science/horizon/2002/homeopathy.shtml, consultado el 2007-01-26  (transcript).
  61. Stossel J (2008), «Homeopathic remedies – can water really remember?», 20/20 (ABC News), http://abcnews.go.com/print?id=124309, consultado el 2008-01-22 
  62. Questions and answers about homeopathy, National Institute of Health, http://nccam.nih.gov/health/homeopathy/, consultado el 2008-02-08 
  63. a b Linde, K; Scholz, M; Ramirez, G; Clausius, N; Melchart, D; Jonas, WB (1999), «Impact of Study Quality on Outcome in Placebo-Controlled Trials of Homeopathy», Journal of Clinical Epidemiology 52 (7): 631–6, doi:10.1016/S0895-4356(99)00048-7, PMID 10391656 
  64. Ernst, E. (2010). «Homeopathy: What does the "best" evidence tell us?». Medical Journal of Australia 192 (8):  pp. 458–460. PMID 20402610. https://www.mja.com.au/journal/2010/192/8/homeopathy-what-does-best-evidence-tell-us. 
  65. Sterne, J. A C; Davey Smith, G (2001), «Sifting the evidence---what's wrong with significance tests? Another comment on the role of statistical methods», BMJ 322 (7280): 226–31, doi:10.1136/bmj.322.7280.226, PMID 11159626 
  66. Linde, K.; Jonas, WB; Melchart, D; Willich, S (2001), «The methodological quality of randomized controlled trials of homeopathy, herbal medicines and acupuncture», International Journal of Epidemiology 30 (3): 526–31, doi:10.1093/ije/30.3.526, PMID 11416076 
  67. Sackett, David L. (1979), «Bias in analytic research», Journal of Chronic Diseases 32 (1–2): 51–63, doi:10.1016/0021-9681(79)90012-2, PMID 447779 
  68. Rosenthal, Robert (1979), «The file drawer problem and tolerance for null results», Psychological Bulletin 86 (3): 638–41, doi:10.1037/0033-2909.86.3.638 
  69. Jeffrey D. Scargle (2000), «Publication Bias: The "File-Drawer Problem" in Scientific Inference», Journal of Scientific Exploration 14 (2): 94–106, http://www.scientificexploration.org/journal/jse_14_1_scargle.pdf 
  70. a b Ioannidis, John P. A. (2005), «Why Most Published Research Findings Are False», PLoS Medicine 2 (8): e124, doi:10.1371/journal.pmed.0020124, PMID 16060722 
  71. a b c d Goldacre, Ben (2007), «Benefits and risks of homoeopathy», The Lancet 370 (9600): 1672–3, doi:10.1016/S0140-6736(07)61706-1, PMID 18022024 
  72. Liberati, A.; Altman, D. G.; Tetzlaff, J.; Mulrow, C.; Gøtzsche, P. C.; Ioannidis, J. P. A.; Clarke, M.; Devereaux, P. J. et ál. (2009). «The PRISMA Statement for Reporting Systematic Reviews and Meta-Analyses of Studies That Evaluate Health Care Interventions: Explanation and Elaboration». PLoS Medicine 6 (7):  pp. e1000100. doi:10.1371/journal.pmed.1000100. PMID 19621070. 
  73. Linde, K.; Hondras, M.; Vickers, A.; Ter Riet, G.; Melchart, D. (2001). «Systematic reviews of complementary therapies - an annotated bibliography. Part 3: Homeopathy». BMC Complementary and Alternative Medicine 1:  pp. 4. doi:10.1186/1472-6882-1-4. PMID 11527508. 
  74. a b Linde, K; Clausius, N; Ramirez, G; Melchart, D; Eitel, F; Hedges, L; Jonas, W (1997), «Are the clinical effects of homoeopathy placebo effects? A meta-analysis of placebo-controlled trials», The Lancet 350 (9081): 834–43, doi:10.1016/S0140-6736(97)02293-9, PMID 9310601 
  75. Milazzo, S; Russell, N; Ernst, E (2006), «Efficacy of homeopathic therapy in cancer treatment», European Journal of Cancer 42 (3): 282–9, doi:10.1016/j.ejca.2005.09.025, PMID 16376071 
  76. a b c Altunc, U.; Pittler, M. H.; Ernst, E. (2007), «Homeopathy for Childhood and Adolescence Ailments: Systematic Review of Randomized Clinical Trials», Mayo Clinic Proceedings 82 (1): 69–75, doi:10.4065/82.1.69, PMID 17285788, «However, homeopathy is not totally devoid of risks… it may delay effective treatment or diagnosis» 
  77. a b Posadzki, P.; Alotaibi, A.; Ernst, E. (2012). «Adverse effects of homeopathy: A systematic review of published case reports and case series». International Journal of Clinical Practice 66 (12):  pp. 1178–1188. doi:10.1111/ijcp.12026. PMID 23163497. 
  78. Edzard Ernst, MD, PhD, FMedSci, FSB, FRCP, FRCPEd. «The risks of homeopathy?». Consultado el December 2012.
  79. McCarney, Robert W; Linde, Klaus; Lasserson, Toby J (2004), McCarney, Robert W, ed., «Homeopathy for chronic asthma», Cochrane database of systematic reviews (Online) (1): CD000353, doi:10.1002/14651858.CD000353.pub2, PMID 14973954 
  80. McCarney, Robert W; Warner, James; Fisher, Peter; Van Haselen, Robbert (2003), McCarney, Robert W, ed., «Homeopathy for dementia», Cochrane database of systematic reviews (Online) (1): CD003803, doi:10.1002/14651858.CD003803, PMID 12535487 
  81. Smith, Caroline A (2003), Smith, Caroline A, ed., «Homoeopathy for induction of labour», Cochrane database of systematic reviews (Online) (4): CD003399, doi:10.1002/14651858.CD003399, PMID 14583972 
  82. Long, L; Ernst, E (2001), «Homeopathic remedies for the treatment of osteoarthritis: a systematic review», British Homoeopathic journal 90 (1): 37–43, doi:10.1054/homp.1999.0449, PMID 11212088 
  83. Ernst, E (1999), «Homeopathic prophylaxis of headaches and migraine? A systematic review», Journal of pain and symptom management 18 (5): 353–7, doi:10.1016/S0885-3924(99)00095-0, PMID 10584459 
  84. Walach, H; Lowes, T; Mussbach, D; Schamell, U; Springer, W; Stritzl, G; Haag, G (2001), «The long-term effects of homeopathic treatment of chronic headaches: one year follow-up and single case time series analysis», The British homoeopathic journal 90 (2): 63–72, doi:10.1054/homp.1999.0473, PMID 11341459 
  85. Whitmarsh, TE; Coleston-Shields, DM; Steiner, TJ (1997), «Double-blind randomized placebo-controlled study of homoeopathic prophylaxis of migraine», Cephalalgia 17 (5): 600–4, doi:10.1046/j.1468-2982.1997.1705600.x, PMID 9251877 
  86. «A critical overview of homeopathy.». Annals of internal medicine 138 (5):  pp. 393–399. 2003-03. doi:10.7326/0003-4819-138-5-200303040-00009. 
  87. a b «Health A-Z -- Homeopathy». National Health Service. Consultado el 2013-04-22.
  88. AMA Council on Scientific Affairs (1997). «Alternative Medicine: Report 12 of the Council on Scientific Affairs (A–97)». American Medical Association. Archivado desde el original el 2009-06-14. Consultado el 2009-03-25.
  89. «Homoeopathy's benefit questioned». BBC News. 2005-08-26. Consultado el 2009-01-09. 
  90. Linde, Klaus; Melchart, Dieter (1998), «Randomized Controlled Trials of Individualized Homeopathy: A State-of-the-Art Review», The Journal of Alternative and Complementary Medicine 4 (4): 371–88, doi:10.1089/acm.1998.4.371, PMID 9884175 
  91. a b Ernst, Edzard (2012). «Homeopathy: A Critique of Current Clinical Research». Skeptical Inquirer (Center for Inquiry) 36 (November/December):  pp. 39–42. 
  92. Kolisko L (1959) (en German), Physiologischer und physikalischer Nachweis der Wirksamkeit kleinster Entitäten, Stuttgart 
  93. Walchli, Chantal; Baumgartner, Stephan; Bastide, Madeleine (2006), «Effect of Low Doses and High Homeopathic Potencies in Normal and Cancerous Human Lymphocytes: An In Vitro Isopathic Study», Journal of Alternative and Complementary Medicine 12 (5): 421–7, doi:10.1089/acm.2006.12.421 
  94. Walach, H; Köster, H; Hennig, T; Haag, G (2001), «The effects of homeopathic belladonna 30CH in healthy volunteers — a randomized, double-blind experiment», Journal of Psychosomatic Research 50 (3): 155–60, doi:10.1016/S0022-3999(00)00224-5, PMID 11316508 
  95. Hirst, S. J.; Hayes, N. A.; Burridge, J.; Pearce, F. L.; Foreman, J. C. (1993), «Human basophil degranulation is not triggered by very dilute antiserum against human IgE», Nature 366 (6455): 525–7, doi:10.1038/366525a0, PMID 8255290, Bibcode1993Natur.366..525H 
  96. Ovelgönne, J. H.; Bol, A. W. J. M.; Hop, W. C. J.; Wijk, R. (1992), «Mechanical agitation of very dilute antiserum against IgE has no effect on basophil staining properties», Experientia 48 (5): 504–8, doi:10.1007/BF01928175, PMID 1376282 
  97. Witt, Claudia M.; Bluth, Michael; Hinderlich, Stephan; Albrecht, Henning; Ludtke, Rainer; Weisshuhn, Thorolf E.R.; Willich, Stefan N. (2006), «Does Potentized HgCl2 (Mercurius corrosivus) Affect the Activity of Diastase and -Amylase?», Journal of Alternative and Complementary Medicine 12 (4): 359–65, doi:10.1089/acm.2006.12.359 
  98. Guggisberg, A; Baumgartner, S; Tschopp, C; Heusser, P (2005), «Replication study concerning the effects of homeopathic dilutions of histamine on human basophil degranulation in vitro», Complementary Therapies in Medicine 13 (2): 91–100, doi:10.1016/j.ctim.2005.04.003, PMID 16036166 
  99. a b Sullivan W (1988-07-27), Water That Has a Memory? Skeptics Win Second Round, http://www.nytimes.com/1988/07/27/us/water-that-has-a-memory-skeptics-win-second-round.html, consultado el 2007-10-03 
  100. Benveniste defended his results by comparing the inquiry to the Salem witch hunts and asserting that "It may be that all of us are wrong in good faith. This is no crime but science as usual and only the future knows."
  101. Hilly Janes (September 6, 2008), «The Lifestyle 50: The top fifty people who influence the way we eat, exercise and think about ourselves», The Times, http://www.timesonline.co.uk/tol/life_and_style/article4682309.ece 
  102. Memorandum submitted by Edzard Ernst HO 16 to the House of Lords
  103. Boseley S (21 July 2008), «The alternative professor», The Guardian (London), http://www.guardian.co.uk/science/2003/sep/25/scienceinterviews.health 
  104. «Complementary therapies: The big con?», The Independent (London), 2008-04-22, http://www.independent.co.uk/life-style/health-and-wellbeing/features/complementary-therapies-the-big-con-813248.html, consultado el 2010-05-04 
  105. Sample I (21 July 2008), «Pharmacists urged to 'tell the truth' about homeopathic remedies», The Guardian (London), http://www.guardian.co.uk/science/2008/jul/21/pharmacists.homeophathy 
  106. a b Malik, Imtiaz A.; Gopalan, Sethuraman (2002), «Use of CAM results in delay in seeking medical advice for breast cancer», European Journal of Epidemiology 18 (8): 817–22, doi:10.1023/A:1025343720564, PMID 12974558, «CAM use [in the developing countries this study solely considered] was associated with delay in seeking medical advice (OR: 5.6; 95% CI: 2.3, 13.3) and presentation at an advanced stage of disease» 
  107. «Hyland’s Teething Tablets: Recall - Risk of Harm to Children». Food and Drug Administration (23 October 2010). Consultado el August 2013.
  108. Chakraborti, D; Mukherjee, SC; Saha, KC; Chowdhury, UK; Rahman, MM; Sengupta, MK (2003), «Arsenic toxicity from homeopathic treatment», Journal of toxicology. Clinical toxicology 41 (7): 963–7, doi:10.1081/CLT-120026518, PMID 14705842 
  109. Barrett S (4 November 2003), «Zicam marketers sued», Homeowatch.org, http://www.homeowatch.org/legal/zicam.html, consultado el 2007-10-25 
  110. Boodman S (31 January 2006), «Paying through the nose», This Week in Health & Science, Washington Post, http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/content/article/2006/01/30/AR2006013001240.html, consultado el 2007-10-25 
  111. Sources:
  112. Matrixx Initiatives, Inc. AKA Zicam LLC 6/16/09. Warning letter, FDA, 2009-06-16, http://www.fda.gov/ICECI/EnforcementActions/WarningLetters/ucm166909.htm 
  113. a b Adler J (2004-02-04). «No way to treat the dying». Newsweek. 
  114. Wahlberg, A (2007), «A quackery with a difference—New medical pluralism and the problem of 'dangerous practitioners' in the United Kingdom», Social Science & Medicine 65 (11): 2307–16, doi:10.1016/j.socscimed.2007.07.024, PMID 17719708 
  115. National Science Board (2002), «Science Fiction and Pseudoscience», Science and engineering indicators 2002, Arlington, Virginia: National Science Foundation Directorate for Social, Behavioral and Economic Sciences, http://www.nsf.gov/statistics/seind02/c7/c7s5.htm 
  116. Atwood, K. C. (2003), «"Neurocranial Restructuring" and Homeopathy, Neither Complementary nor Alternative», Archives of Otolaryngology - Head and Neck Surgery 129 (12): 1356–7, doi:10.1001/archotol.129.12.1356, PMID 14676179 
  117. Ndububa, VI (2007), «Medical quackery in Nigeria; why the silence?», Nigerian journal of medicine 16 (4): 312–7, doi:10.4314/njm.v16i4.37328, PMID 18080586 
  118. a b Ernst, E.; Pittler, MH (1998), «Efficacy of Homeopathic Arnica: A Systematic Review of Placebo-Controlled Clinical Trials», Archives of Surgery 133 (11): 1187–90, doi:10.1001/archsurg.133.11.1187, PMID 9820349 
  119. Rosa Silverman. «Homeopathy is 'rubbish', says chief medical officer». The Daily Telegraph (Londres: TMG). ISSN 0307-1235. OCLC 49632006. Consultado el 24 January 2013. 
  120. «Homeopathy: An Introduction». National Center for Complementary and Alternative Medicine (April 2012). Consultado el January 2013.
  121. a b Ernst, E; White, AR (1995), «Homoeopathy and immunization», The British journal of general practice 45 (400): 629–30, PMID 8554846 
  122. a b c Jones M (2006-07-14), «Malaria advice 'risks lives'», Newsnight (BBC Television), http://news.bbc.co.uk/2/hi/programmes/newsnight/5178122.stm, consultado el 2009-03-24 
  123. Case of Baby Gloria, who died in 2002:
  124. a b Alastair Neil Hope, State Coroner, Coroner's inquest into the death of Penelope Dingle. Ref No: 17/10, http://www.scribd.com/doc/68731728/Coroner-Dingle-Finding 
  125. Schmukler AV (2006), Homeopathy: An A to Z Home Handbook, Llewellyn Worldwide, p. 16, ISBN 978-0-7387-0873-7, http://books.google.com/?id=E1fVzLCmk5gC&pg=PA16&dq=suppression+homeopathy 
  126. Ernst, E. (1997), «The attitude against immunisation within some branches of complementary medicine», European Journal of Pediatrics 156 (7): 513–5, doi:10.1007/s004310050650, PMID 9243229 
  127. Ernst, E (2001), «Rise in popularity of complementary and alternative medicine: reasons and consequences for vaccination», Vaccine 20: S90–3; discussion S89, doi:10.1016/S0264-410X(01)00290-0, PMID 11587822 
  128. Pray WS (1996), «The Challenge to Professionalism Presented by Homeopathy», American Journal of Pharmaceutical Education 60: 198–204 
  129. Pray WS (1992), «A challenge to the credibility of homeopathy», Am J Pain Management (2): 63–71 
  130. English, J (1992), «The issue of immunization», British Homoeopathic journal 81 (4): 161–3, doi:10.1016/S0007-0785(05)80171-1 
  131. a b Jha A (14 July 2006), «Homeopaths 'endangering lives' by offering malaria remedies», The Guardian (London), http://www.guardian.co.uk/science/story/0,,1820103,00.html 
  132. a b Starr, M. (2000), «Malaria affects children and pregnant women most», BMJ 321 (7271): 1288, doi:10.1136/bmj.321.7271.1288 
  133. Coffman, Becky. A Cautionary Tale: The Risks of Unproven Antimalarials. Centers for Disease Control
  134. Bunyan N (2007-03-22), Patient died after being told to stop heart medicine, «Daily Telegraph», The Daily Telegraph (London), http://www.telegraph.co.uk/science/science-news/3352247/Patient-died-after-being-told-to-stop-heart-medicine.html, consultado el 2007-10-15 
  135. «Fitness To Practise panel hearing on Dr Marisa Viegas», General Medical Council (via archive.org), June 2007, http://www.gmc-uk.org/concerns/hearings_and_decisions/ftp/20070628_ftp_panel_viegas.asp, consultado el 2009-01-25 
  136. «The Science of Homoeopathy, by G. Vithoulkas». British Homoeopathic Journal (October 1978). Consultado el 2 October 2013.
  137. Birnbaum NR, Goldschmidt RH, Buffett WO (1999), «Resolving the common clinical dilemmas of syphilis», Am Fam Physician 59 (8): 2233–40, 2245–6, PMID 10221308, http://www.aafp.org/afp/990415ap/2233.html 
  138. Pray WS (2006), «Ethical, scientific, and educational concerns with unproven medications», Am J Pharm Educ 70 (6): 141, doi:10.5688/aj7006141, PMID 17332867 
  139. Baum, Michael; Ernst, Edzard (2009), «Should We Maintain an Open Mind about Homeopathy?», The American Journal of Medicine 122 (11): 973–4, doi:10.1016/j.amjmed.2009.03.038, PMID 19854319, «Homeopathy is among the worst examples of faith-based medicine… These axioms [of homeopathy] are not only out of line with scientific facts but also directly opposed to them. If homeopathy is correct, much of physics, chemistry, and pharmacology must be incorrect… To have an open mind about homeopathy or similarly implausible forms of alternative medicine (e.g., Bach Flower remedies, spiritual healing, crystal therapy) is, therefore, not an option» 
  140. Nick Collins, Science Correspondent. Homeopathy is nonsense, says new chief scientist. The Telegraph, 18 Apr 2013
  141. Richard Gray, Science Correspondent, Homeopathy on the NHS is 'mad' says outgoing scientific adviser. The Telegraph, 09 Apr 2013
  142. «La OMC reconoce la homeopatía como acto médico que habrá de realizar personal cualificado en centros sanitarios autorizados».
  143. Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad (30 de agosto de 2011). «Curar «Documento de análisis de situación de las terapias naturales»». Consultado el 20 de diciembre de 2011.
  144. Documento de análisis de situación de las terapias naturales. Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad. 2011.  pp. 87. http://www.mspsi.gob.es/novedades/docs/analisisSituacionTNatu.pdf. 
  145. http://esmateria.com/2013/11/29/sanidad-abre-el-proceso-para-regularizar-19-000-medicamentos-homeopaticos/
  146. http://www.msssi.gob.es/normativa/docs/Ordenhomeopaticos.pdf
  147. Seminarios de homeopatía de la Universidad de Sevilla.
  148. Master en Medicina Natural de la USC.
  149. «Cursos de posgrado: IV especialista universitario en terapéutica homeopática».
  150. «La UMU analizará la polémica sobre la homeopatía por «si hay que rectificar»». La Verdad. 07.03.13. 
  151. «UNED. Programa de Especialización».
  152. «La Universidad de Zaragoza retira títulos de homeopatía» (25 de mayo de 2013).
  153. .
  154. Directiva 92/73/CEE del Consejo, de 22 de septiembre de 1992, por la que se amplía el ámbito de aplicación de las Directivas 65/65/CEE y 75/319/CEE relativas a la aproximación de las disposiciones legales, reglamentarias y administrativas sobre medicamentos y por la que se adoptan disposiciones complementarias para los medicamentos homeopáticos. http://eur-lex.europa.eu/smartapi/cgi/sga_doc?smartapi!celexplus!prod!DocNumber&lg=es&type_doc=Directive&an_doc=1992&nu_doc=73. 
  155. Real Decreto 2208/1994, de 16 de noviembre, por el que se regula los medicamentos homeopáticos de uso humano de fabricación industrial.. http://www.boe.es/buscar/doc.php?id=BOE-A-1994-26202. 
  156. Directiva 2001/83/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 6 de noviembre de 2001, por la que se establece un código comunitario sobre medicamentos para uso humano. http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=CELEX:32001L0083:ES:NOT. 
  157. Directiva 2004/27/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 31 de marzo de 2004 que modifica la Directiva 2001/83/CE por la que se establece un código comunitario sobre medicamentos de uso humano (Texto pertinente a efectos del EEE). http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=CELEX:32004L0027:ES:NOT. 
  158. Ley 29/2006, de 26 de julio, de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios. http://noticias.juridicas.com/base_datos/Admin/l29-2006.html. 
  159. Real Decreto 1345/2007, de 11 de octubre, por el que se regula el procedimiento de autorización, registro y condiciones de dispensación de los medicamentos de uso humano fabricados industrialmente.. http://noticias.juridicas.com/base_datos/Admin/rd1345-2007.html. 
  160. «Empresas.- La AEMPS autoriza los primeros 12 registros de medicamentos homeopáticos en el mercado español». Europa Press. 2 de abril de 2012. 
  161. «Vademecum. Lycopodium Glóbulos 12 DH».
  162. Sanidad dará el permiso definitivo a miles de productos homeopáticos. por María R. Sahuquillo, y publicado por El País el 2 de diciembre de 2013. Consultado el 2 de diciembre de 2013.
  163. a b Tubella, Patricia (29 de febrero de 2010). «El Parlamento británico niega base científica a la homeopatía». El País. Consultado el 30 de junio de 2010. 
  164. Sarah Boseley, health editor (10 de junio de 2009). «Critics find NHS's £12m spend on homeopathy hard to swallow» (en inglés). The Guardian.
  165. a b House of Commons Science and Technology Committee, 2010.
  166. Triggle, Nick (29 de junio de 2010). «Doctors call for NHS to stop funding homeopathy» (en inglés). BBC. Consultado el 30 de junio de 2010. «They dismissed the highly-diluted remedies as "nonsense" and potentially harmful to patients as it can lead them to shunning conventional medicines.» 
  167. House of Commons Science and Technology Committee, 2010, p. 48.
  168. House of Commons Science and Technology Committee, 2010, p. 54.
  169. House of Commons Science and Technology Committee, 2010, p. 56.
  170. House of Commons Science and Technology Committee, 2010, p. 61.
  171. House of Commons Science and Technology Committee, 2010, p. 70.
  172. House of Commons Science and Technology Committee, 2010, p. 76.
  173. House of Commons Science and Technology Committee, 2010, p. 77.
  174. House of Commons Science and Technology Committee, 2010, p. 110.
  175. House of Commons Science and Technology Committee, 2010, p. 111.
  176. House of Commons Science and Technology Committee, 2010, p. 157.
  177. House of Commons Science and Technology Committee, 2010, Ev 10.
  178. House of Commons Science and Technology Committee, 2010, Ev 14.
  179. a b c d e f «Faut-il continuer à rembourser les préparations homéopathiques ?». Bull. Acad. Natle Méd (Académie Nationale de Médicine) 188 (6):  pp. 1571-1074. 2004. http://www.academie-medecine.fr/detailPublication.cfm?langue=fr&idRub=27&idLigne=1534. 
  180. Article R5121-13 du Code de la Santé Publique. http://www.legifrance.gouv.fr/affichCodeArticle.do?cidTexte=LEGITEXT000006072665&idArticle=LEGIARTI000025788178&dateTexte=20130526. 
  181. «Ley holandesa más severa con la homeopatía» (10 de julio de 2012). Consultado el 11 de julio de 2012.
  182. Homöopathie für Kassenpatienten.
  183. Deutscher Zentralverein homöopathischer Ärzte.
  184. Steffen de Sombre: Bekanntheit, Verwendung und Image homöopathischer Arzneimittel. Ergebnisse einer bevölkerungsrepräsentativen Befragung, Institut für Demoskopie Allensbach, Bonn, 19. August 2009 (PDF-Dokument; 2,66 MB)], Kurzversion (PDF-Dokument; 149 kB).
  185. (Documento en pdf).
  186. Dacey J (14 January 2011), Alternative therapies are put to the test, swissinfo.ch, http://www.swissinfo.ch/eng/swiss_news/Alternative_therapies_are_put_to_the_test.html?cid=29242484, consultado el 2011-01-17 
  187. http://www.newscientist.com/article/dn20022-swiss-recognise-alternative-medicine--for-now.html
  188. «Boiron Settles for $12M to Stop Homeopathy Lawsuits» (en inglés) (8 de marzo de 2012). Consultado el 20 de julio de 2012. «French homeopathy giant agrees to refund customers and re-label its products more honestly».
  189. «La Homeopatía es ineficaz y se basa en conocimientos obsoletos» (31 de agosto de 2010). Consultado el 11 de septiembre de 2014. «"En la carta le exigimos a la Subsecretaria de Salud Pública Liliana Jadue Hundcon la revisión de la validez del decreto que reconoce a la homeopatía como práctica auxiliar de salud y la restricción de la práctica de esta pseudociencia en nuestro país."».
  190. «MINSAL,Otorga reconocimiento y regula la homeopatía como profesión auxiliar de la salud» (16 de marzo de 2010). Consultado el 11 de septiembre de 2.
  191. René Torres García (22 de diciembre de 2004). «Historia y estado actual de la homeopatía en México».
  192. Hospital Nacional Homeopático, México.
  193. François Flores, FD (2003). Historia de la medicina homeopática en México. 
  194. Rafael Mejía (10-2012). «Cómo saber que se consulta a un buen médico homeópata».
  195. a b c Reglamento de Insumos para la Salud.. Secretaría de Salud. México. Art 167 y 173. http://www.salud.gob.mx/unidades/cdi/nom/compi/ris.html. 
  196. NORMA Oficial Mexicana NOM-059-SSA1-1993, Buenas prácticas de fabricación para establecimientos de la industria químico farmacéutica dedicados a la fabricación de medicamentos. Secretaría de Salud. México. 31 de julio de 1998. http://www.salud.gob.mx/unidades/cdi/nom/059ssa13.html. 
  197. Farmacopea Homeopática de los Estados Unidos Mexicanos. Comisión permanente de la Farmacopea de los Estados Unidos Mexicanos. 2007. ISBN 978-970-721-416-3. http://www.farmacopea.org.mx/publicaciones/pub08.html. 
  198. REGLAMENTO de Insumos para la Salud.. Secretaría de Salud. México. Art 167 y 173. http://www.salud.gob.mx/unidades/cdi/nom/compi/ris.html. 
  199. NORMA Oficial Mexicana NOM-072-SSA1-1993, Etiquetado de medicamentos. Secretaría de Salud. México.. http://www.salud.gob.mx/unidades/cdi/nom/072ssa13.html. 
  200. NHMRC. «DRAFT NHMRC Public Statement on Homeopathy» (en inglés). Consultado el 14 de marzo de 2012.
  201. NHMRC. «NHMRC releases complementary medicine resource and opens public consultation on draft Information Paper on homeopathy» (en inglés). Consultado el 15 de abril de 2014.
  202. NHMRC. «NHMRC DRAFT INFORMATION PAPER: EVIDENCE ON THE EFFECTIVENESS OF HOMEOPATHY FOR TREATING HEALTH CONDITIONS [APRIL 2014(en inglés). Consultado el 14 de abril de 2014.
  203. «Los endebles fundamentos de la homeopatía fechaacceso=20 de marzo de 2003» (16 de abril de 2012).
  204. Kleijnen, J.; Knipschild, P; Riet, G (6 de abril de 1991). «Clinical trials of homoeopathy». BMJ 302 (6780):  pp. 818. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/1825800. 
  205. «Are the clinical effects of homoeopathy placebo effects? A meta-analysis of placebo-controlled trials». The Lancet 350 (9081):  pp. 834–43. 20 de septiembre de 1997. http://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140673697022939/abstract. 
  206. Shang, AK; Nartey, L; Jüni, P; Dörig, S; Sterne, JA; Pewsner, D; Egger, M (2005). «Are the clinical effects of homoeopathy placebo effects? Comparative study of placebo-controlled trials of homoeopathy and allopathy» (en inglés). Lancet 366 (9487):  pp. 726-32. 
  207. Ernst, 2002, pp. 577-582.
  208. a b Dana Ullman, M.P.H. The Consumer's Guide to Homeopathy.
  209. «What's the harm in homeopathy?» (en inglés). What's the harm?.
  210. Lista de la vergüenza de universidades chilenas.
  211. Posición sobre la homeopatía del NCAHF (Consejo Nacional sobre Fraudes en la Sanidad).
  212. «El límite de la dilución se alcanza cuando queda aún una sola molécula de la medicina. Más allá de este punto, no queda nada que diluir. En los remedios homeopáticos por ejemplo, una dilución de 30× es un estándar. La notación 30× indica que la sustancia fue diluida en proporción 1:10 y agitada, para después volver a repetir lo mismo hasta 30 veces. La dilución final tendría una parte de medicina por cada 1.000.000.000.000.000.000.000.000.000.000 partes de agua. Esto estaría lejos del límite de dilución. Para ser precisos, en una dilución de 30× tendrías que beber 29.803 litros de la solución para esperar encontrar sólo una molécula de la medicina». Robert L. Park, 2001. Ciencia o vudú. De la ingenuidad al fraude científico. Grijalbo Mondadori, Barcelona.
  213. Tránsitos: Jacques Benveniste y John Mack.
  214. "Transatlantic Transfer of Digitized Antigen Signal by Telephone Link", J. Benveniste, P. Jurgens, W. Hsueh and J. Aissa, "Journal of Allergy and Clinical Immunology - Program and abstracts of papers to be presented during scientific sessions AAAAI/AAI.CIS Joint Meeting February 21-26, 1997".
  215. Comentario semanal de James Randi 18.01.2002.
  216. Cressey, Daniel (30 de Mayo, 2011). «Edzard Ernst, the world's first professor of alternative medicine, is stepping down.» (en inglés). Nature.
  217. http://www.theguardian.com/society/2009/jun/10/complementary-medicine-nhs-more4
  218. http://www.telegraph.co.uk/finance/newsbysector/retailandconsumer/6658864/Boots-we-sell-homeopathic-remedies-because-they-sell-not-because-they-work.html
  219. http://news.bbc.co.uk/2/hi/health/8524926.stm
  220. Monográfico Homeopatía - ARP-SAPC: Un problema de método. Informe elaborado para la Generalitat catalana en 1996 por dos físicos y un médico.
  221. «Baby Gloria Thomas's parents Thomas and Manju Sam jailed for not getting proper medical help» (en inglés) (28 de septiembre de 2009).
  222. «Eczema victim baby Gloria Thomas ignored to death, court hears» (en inglés) (6 de mayo de 2009).
  223. Fresh clue to homeopathy mystery. BBC News. http://news.bbc.co.uk/hi/english/health/newsid_1643000/1643364.stm. 
  224. «Entrevista: Luc Montagnier escapa del “terror intelectual” persiguiendo ideas revolucionarias en China».
  225. «French Nobelist Escapes "Intellectual Terror" to Pursue Radical Ideas in China.» Science, Vol. 330, diciembre de 2010.
  226. «SJTU Appointed Luc Montagnier University Chair Professor».
  227. William T. Jarvis, President, National Council Against Health Fraud, Response to Isadora Stehlin "Homeopathy: Real Medicine or Empty Promises?" (originally published in FDA Consumer April 1997)
  228. «James Randi's fiery takedown of psychic fraud». TED. Consultado el 2012-05-08.
  229. Randi, James. «James Randi Speaks Homeopathy Week 2010». JREF.
  230. Randi, James. «James Randi Lecture @ Caltech - Homeopathy». California Institute of Technology. Consultado el 2012-05-09.
  231. Randi, James. «James Randi's Challenge to Homeopathy Manufacturers and Retail Pharmacies». JREF. Consultado el 2012-05-09.
  232. «The 10:23 Challenge 2011 Gallery». Merseyside Skeptics Society. Consultado el 2011-04-11.
  233. Munger, Kel. «Drugs, not bugs». Sacramento News Review. Consultado el 2012-05-04.
  234. «Mixing Homeopathic "Remedies" for 2011 San Francisco 10:23 "Overdose"». 10:23 campaign. Consultado el 2012-05-09.
  235. «Harmed by Homeopathy? CFI Wants to Hear from You». Center for Inquiry (18 April 2012). Consultado el 2012-05-04.
  236. a b «Suit Targets Homeopathic Flu Remedy Claims». Casewatch (18 August 2011). Consultado el 2012-05-05.
  237. «Boiron Oscillococcinum Class Action Lawsuit». Top Class Actions (8 August 2011). Consultado el 2011-09-24.
  238. Johnson, Erica. «Homeopathy: Cure or Con? Part 1 of 2». CBC News. Consultado el 2012-06-26.
  239. Johnson, Erica. «Homeopathy: Cure or Con? Part 2 of 2». CBC News. Consultado el 2012-06-26.
  240. a b American College of Medical Toxicology; American Academy of Clinical Toxicology (February 2013), «Five Things Physicians and Patients Should Question», Choosing Wisely: an initiative of the ABIM Foundation (American College of Medical Toxicology and American Academy of Clinical Toxicology), http://www.choosingwisely.org/doctor-patient-lists/american-college-of-medical-toxicology-and-the-american-academy-of-clinical-toxicology/, consultado el 5 December 2013 , which cites Woodward, KN (May 2005). «The potential impact of the use of homeopathic and herbal remedies on monitoring the safety of prescription products.». Human & Experimental Toxicology 24 (5):  pp. 219–33. doi:10.1191/0960327105ht529oa. PMID 16004184. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]

En inglés[editar]

  • Wikinoticias tiene noticias relacionadas con Homeopatía.[[n:::en:Parents prosecuted after homeopathic treatment leads to daughter's death|Wikinoticias]]