Homeopatía

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Homeopatia»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Homeopatía
Medicina alternativa
Hahnemann.jpg
Samuel Hahnemann, fundador de la homeopatía.
Afirmaciones «Lo similar cura lo similar».
La dilución incrementa la potencia.
Las enfermedades son causadas por miasmas.
Año propuesta 1796
Proponente original Samuel Hahnemann
Defensores posteriores James Tyler Kent, Royal S. Copeland, George Vithoulkas
Véase también Humorismo, medicina heroica
[editar datos en Wikidata]

La homeopatía (del griego ὅμοιος [hómoios], ‘igual’, y πάθος [páthos], ‘sufrimiento’) es un sistema de medicina alternativa creado en 1796 por Samuel Hahnemann basado en su doctrina de «lo similar cura lo similar»: una sustancia que cause los síntomas de una enfermedad en personas sanas curará lo similar en personas enfermas.[1] La homeopatía es considerada una pseudociencia[2] [3] [4] y se ha descubierto que sus remedios no son más efectivos que los placebos.[5] [6] [7]

Hahnemann creía que las causas subyacentes de las enfermedades eran fenómenos que llamó miasmas y que los remedios homeopáticos actuaban sobre ellos. Estos son preparados por diluciones sucesivas de la sustancia elegida en alcohol o agua destilada, seguidas de un enérgico golpe a un cuerpo elástico.[8] Usualmente la dilución continúa mucho más allá del punto donde ya no permanecen moléculas de la sustancia original.[9] Los homeópatas seleccionan los remedios consultando libros de referencia conocidos como repertorios y considerando la totalidad de los síntomas de los pacientes, rasgos de personalidad, estado físico y psicológico e historia de vida.[10]

La homeopatía carece de plausibilidad biológica[11] y sus axiomas contradicen hechos científicos.[12] Los mecanismos de acción postulados para los remedios homeopáticos son tanto científicamente implausibles,[6] [13] como físicamente imposibles.[14] Aunque algunos ensayos clínicos producen resultados positivos,[15] [16] las revisiones sistemáticas revelan que se debe al azar, métodos de investigación defectuosos y sesgo de información. La persistencia de la práctica homeopática, a pesar de la evidencia de que no funciona, se ha criticado como no ética debido a que aumenta el sufrimiento de los pacientes al desalentar el uso de medicina real.[17] La Organización Mundial de la Salud alertó contra su uso para tratar enfermedades graves como el sida o la malaria.[18] La insistencia de su uso, a pesar de la ausencia de evidencia sobre su eficacia,[5] [6] [19] ha llevado a caracterizarla dentro de las comunidades científica y médica como tontería,[20] charlatanería[4] [21] [22] o farsa.[23]

Evaluaciones por el National Health and Medical Research Council (NHMRC) australiano y los ministerios de salud de Reino Unido y Suiza han concluido todas que la homeopatía es ineficaz y desaconsejaron continuar su financiación.[24]

Historia

Cuadro de 1857 por Alexander Beydeman mostrando figuras históricas y personificaciones de la homeopatía que observan la brutalidad de la medicina del siglo XIX.

Contexto histórico

Los homeópatas afirman que Hipócrates pudo haber originado la homeopatía alrededor del año 400 a. C. cuando prescribió una pequeña dosis de raíz de mandrágora para tratar la manía, sabiendo que la produce en dosis mucho más grandes.[25] En el siglo XVI, el pionero de la farmacología Paracelso declaró que pequeñas dosis de "lo que enferma al hombre también lo cura".[26] Samuel Hahnemann (1755-1843) le dio su nombre a la homeopatía y expandió sus principios a finales del siglo XVIII. En ese tiempo, la medicina dominante usaba métodos como la sangría y la purgación, y administraba complejas mezclas, como la triaca veneciana, que estaba compuesta por 64 sustancias, incluido el opio, la mirra y la carne de víbora.[27] Estos tratamientos a menudo empeoraban los síntomas y a veces resultaban letales.[28] [29] Hahnemann rechazó estas prácticas, que habían sido elogiadas por siglos,[30] como irracionales y desaconsejables;[31] en su lugar, defendía el uso de medicamentos únicos a dosis más pequeñas y sostenía una opinión inmaterial y vitalista sobre cómo funcionan los organismos vivos, pues creía que las enfermedades tenían causas espírituales, además de físicas.[32]

El concepto de Hahnemann

Samuel Hahnemann Monument, Washington D.C. con "Similia similibus curentur" (lo similar cura lo similar).

El término "homeopatía" fue acuñado por Hahnemann y se publicó por primera vez en 1807.[33]

Hahnemann concibió la homeopatía mientras traducía al alemán un tratado de medicina escrito por el médico y químico escocés William Cullen. Escéptico de la teoría de Cullen respecto al uso de la quina para curar la malaria, Hahnemann ingirió su corteza solo para investigar que sucedería. Experimentó fiebre, escalofríos y dolor articular: síntomas similares a aquellos de la malaria. A partir de esto, llegó a creer que todos los medicamentos efectivos producen en individuos sanos síntomas similares a aquellos de las enfermedades que tratan, de acuerdo con la "ley de lo similares" que habían propuesto los médicos antiguos.[34] Un informe publicado en 1861 sobre los efectos de comer corteza de quina realizado por Oliver Wendell Holmes fracasó en reproducir los síntomas que declaró Hahnemann.[35] :128 La ley de los similares de Hahnemann es un postulado más que una ley científica.[36]

Las obras científicas posteriores demostraron que la quina cura la malaria porque contiene quinina, sustancia que mata al parásito causante de la enfermedad (Plasmodium falciparum). Su mecanismo de acción no guarda relación con los síntomas del cinconismo.[37]

"Comprobaciones"

Hahnemann empezó a examinar qué efectos producía cada sustancia en el hombre, un procedimiento que luego se conocería como "comprobación homeopática". Estos exámenes requerían que los sujetos evaluaran los efectos de la ingestión de sustancias mediante el registro claro de todos sus síntomas, además de las condiciones secundarias junto con las que aparecieron.[38] Publicó una colección de comprobaciones en 1805 y una segunda con 65 remedio se incluyó en su libro Materia Medica Pura (1810).[39]

Debido a que Hahnemann creía que dosis altas de los medicamentos que causaban síntomas similares solo agravarían la enfermedad, abogó por disoluciones extremas. Ideó una técnica para preparar disoluciones que creía preservarían las propiedades terapéuticas de la sustancia a la vez que removía sus efectos perniciosos.[9] Creía que el proceso despertaba y aumentaba "los poderes médicos tipo espíritu de las sustancias crudas".[40] Reunió y publicó un completo resumen de su nuevo sistema médico en su libro Organon del arte de curar (1810), cuya sexta edición, escrita en 1842 y publicada póstumamente en 1921, aún es usada por los homeópatas actuales.[41]

Un remedio homeopático a partir de té marsh: la dilución «15C» significa que la solución original fue diluida a 1/10015 (1/1030) de su concentración original. Dado que existen varios órdenes de magnitud inferiores a 1030 moléculas en el recipiente, la probabilidad de que contenga incluso una única molécula de la hierba original es extremadamente baja.

Miasmas y enfermedad

En Organon del arte de curar, Hahnemann introdujo el concepto de "miasmas" como "principios infecciosos" subyacentes a las enfermedades crónicas.[42] Asoció cada miasma con enfermedades específicas y pensó que la exposición inicial a los miasmas causa síntomas locales, como enfermedades dérmicas o venéreas. Sin embargo, si estos síntomas fueran suprimidos por medicación, la causa se adentraría y empezaría a manifestarse en enfermedades de los órganos internos.[43] La homeopatía sostiene que el tratamiento de las enfermedades mediante el alivio de sus síntomas, lo que a veces se realiza en la medicina científica, es inefectivo porque todas "las enfermedades pueden por lo general rastrearse a alguna tendencia latente, profundamente arraigada, subyacentemente crónica o inherente".[44] El supuesto miasma subyacente aún continúa y las enfermedades profundas solo podrían corregirse removiendo la perturbación interior de la fuerza vital.[45]

Hahnemann originalmente postulo solo tres miasmas, de los cuales el más importante era la psora ("picazón" en griego), descrita como relacionada a cualquier enfermedad picante de la piel, supuestamente proveniente de la supresión de la sarna, y afirmó que era la base de muchas otras enfermedades. Creía que la psora era la causa de condiciones tales como la epilepsia, el cáncer, la ictericia, la sordera y las cataratas.[46] Desde los tiempos de Hahnemann, se han propuesto otros miasmas, algunos de los cuales reemplazan una o más funciones propuestas para la psora, incluido el miasma tuberculosis y el miasma cáncer.[43]

La ley de susceptibilidad implica que una mentalidad negativa puede atraer hipotéticas entidades morbosas llamadas "miasmas" para invadir el cuerpo y producir los síntomas de las enfermedades.[47] Hahnemann rechazó la noción de que una enfermedad es una entidad independiente o invasora, e insistió que siempre era parte del "organismo completo".[48] Acuñó la expresión "medicina alopática", que fue usada peyorativamente para referirse a la medicina occidental tradicional.[49]

Su teoría de los miasmas sigue siendo discutida y controvertida dentro de la homeopatía incluso en la actualidad. La teoría de los miasmas ha sido criticada como una explicación desarrollada por Hahnemann para preservar el sistema de la homeopatía frente a los fracasos terapéuticos y por ser inadecuada para cubrir los varios cientos de clases de enfermedad, además porque fracasa en explicar las predisposiciones a enfermar, la genética, los factores ambientales y la historia clínica única de cada paciente.[50] :148–9

Siglo XIX: salto a la popularidad y crítica temprana

La homeopatía logró su mayor popularidad en el siglo XIX. Fue introducida a los Estados Unidos en 1825 por Hans Birch Gram, un estudiante de Hahnemann.[51] La primera escuela homeopatía en dicho país se inauguró en 1835 y se estableció la primera asociación médica nacional de EE. UU., la American Institute of Homeopathy, en 1844. A través del siglo XIX, docenas de instituciones homeopáticas nacieron en Europa y los Estados Unidos.[52] En 1900, existían 22 escuelas homeopáticas y 15 000 practicantes solo en los Estados Unidos.[53] Debido a que la práctica médica de la época se basaba en inefectivos y a menudo peligrosos tratamientos, los pacientes de los homeópatas a menudo tenían mejores resultados que aquellos de los médicos en ese tiempo.[54] Los remedios homeopáticos, aunque inefectivos, causaría casi seguramente ningún daño, por lo que los usuarios de la homeopatía tenían menos probabilidad de morir por el tratamiento que se suponía los mejoraría.[41] El éxito relativo de la homeopatía en el siglo XIX pudo haber conducido al abandono de los tratamientos inefectivos y nocivos de la sangría y la purgación y haber empezado la tendencia hacia una medicina más efectiva y científica.[29] Una razón de su auge fue su aparente éxito en tratar enfermos por epidemias infecciosas.[55] Durante las epidemias del siglo XIX, como el cólera, las tasas de letalidad a menudo eran inferiores en los hospital homeopáticos que en los hospitales convencionales, donde el tratamiento vigente era a menudo dañino y poseía poco o ningún efecto para combatir las enfermedades.[56]

Desde sus comienzos, no obstante, la homeopatía fue criticada por la comunidad científica. Sir John Forbes, médico de la Reina Victoria, dijo en 1843 que las dosis extremadamente pequeñas de la homeopatía eran con frecuencia ridiculizadas como inútiles, "un atentado a la razón humana".[57] James Young Simpson dijo en 1853 sobre ellas: "Ningún veneno, sin importar si es fuerte o poderoso, en su mil millónesima o quintillonésima podría afectar en ningún grado al hombre o dañar a una mosca".[58] Oliver Wendell Holmes, Sr., médico y autor estadounidense del siglo XIX, también fue a un crítico público de la homeopatía y publicó un ensayo titulado Homœopathy and Its Kindred Delusions (1842, La homeopatía y sus engaños similares).[35] En 1867, los miembros de la Sociedad Francesa de Homeopatía notaron que algunos de los homeópatas líderes de Europa no solo estaban abandonando la práctica de administrar dosis infinitesimales, sino que ya tampoco las defendían.[59] La última escuela estadounidense dedicada exclusivamente a la enseñanza de la homeopatía cerró en 1920.[41]

Renacimiento en el siglo XX

De acuerdo con Paul Ulrich Unschuld, el régimen Nazi en Alemania estaba fascinado con la homeopatía y gastó grandes sumas de dinero en investigar sus mecanismos, pero sin lograr un resultado positivo. Unschuld añadió que la homeopatía no volvió a enraizarse en los Estados Unidos, pero permaneció más arraigada en el pensamiento europeo.[60]

En los Estados Unidos, la Food, Drug, and Cosmetic Act (Ley de alimentos, medicamentos y cosméticos) de 1938 (propuesta por Royal Copeland, senador por Nueva York y médico homeópata) reconoció los remedios homeopáticos como medicamentos. En la década de 1950, existían solo 75 practicantes exclusivamente de homeopatía en el país.[61] Sin embargo, en la segunda mitad de los años 1970, la homeopatía resurgió y las ventas de algunas compañías homeopáticas se incrementaron diez veces.[62] Algunos homeópatas le atribuyen su renacimiento al homeópata griego George Vithoulkas, quien realizó un "una gran cantidad de investigación para actualizar los escenarios y refinar las teorías y prácticas de la homeopatía" desde dicha década,[63] [64] pero Ernst y Singh consideran que está asociado a la aparición del movimiento New Age.[30] Sea cual sea la razón, la industria farmacéutica reconoció el potencial comercial de vender remedios homeopáticos.[65]

Bruce Hood ha argumentado que el incremento reciente en su popularidad puede deberse a la consultas comparativamente largas que los homeópatas otorgan a sus pacientes y a una preferencia irracional por productos "naturales", que el público piensa que es la base de los remedios homeopáticos.[66]

Remedios y tratamiento

Remedio homeopático Rhus toxicodendron, preparado a partir de hiedra venenosa.
Una preparación hecha a partir de disoluciones decimales de peligrosos materiales como botulismo, E. colli, glándula timoidea de origen no especificado, bacterias pneumonia, pseudomona, proteus, salmonella, escarlatina, estafilococo, estreptococo y tuberculosis. El etanol está mencionado, pues está altamente diluido en alcohol.

Los practicantes de la homeopatía se basan en dos tipos de referencias para prescribir remedios: materia medica y repertorios. Una materia medica homeopática es una colección de "perfiles de remedio", organizados alfabéticamente por "remedio". Estas entradas describen los patrones sintomáticos asociados a remedios individuales. Mientras que un repertorio homeopático es un índice de síntomas de enfermedades que enumera los remedios asociados con síntomas específicos.[67]

La homeopatía usa varias sustancias de origen animal, vegetal y sintético en sus preparaciones. Por ejemplo, el arsenicum album (óxido de arsénico), natrum muriaticum (cloruro de sodio, sal de mesa), Lachesis muta (el veneno de la cascabela muda), opium (opio) y thyroidinum (hormona tiroidea). Además, los homeópatas usan tratamientos llamados "nosodes" (del griego noso, enfermedad) hecho de material infectado o productos patológicos como secreciones fecales, urinarias y respiratorias, sangre y tejidos.[68] Los remedios homeopáticos preparados a partir de especímenes sanos son llamados "sarcodes".

Algunos homeópatas modernos han considerado bases más esotéricas para la preparación de remedios, conocidos como "imponderables" debido a que no se originan a partir de una sustancia, sino de una energía electromagnética que supuestamente fue "capturada" en el alcohol o lactosa. Los ejemplos incluyen rayos X[69] y luz solar.[70] Algunos homeópatas también usan técnicas que son consideradas por otros practicantes como controvertidas. Estas incluyen "remedios de papel", en los que se escribe la sustancia y la disolución en piezas de papel y estas se prenden a la ropa del paciente, se guarda en su bolsillo o se ubican bajo vasos de agua que se les da a los pacientes, además del uso de la radiónica para preparar remedios. Tales prácticas han sido fuertemente criticados por los homeópatas clásicos como infundadas, especulativas y rayando en la magia y superstición.[71] [72]

Preparación

Mortero usado para moler sólidos insolubles, como platino, en los remedios homeopáticos.

En la producción de remedios para las enfermedades, los homeópatas usan un proceso llamado "dinamización" y "potenciación", donde una sustancia es diluida con alcohol o agua destilada y luego es agitada vigorosamente por 10 golpes duros contra un cuerpo elástico, proceso que llaman "sucusión".[8] [73] Hahnemann defendió el uso de sustancias que producían síntomas similares a aquellos de la enfermedad tratada, pero encontró que dosis sin diluir intensificaban los síntomas y exacerbaban, algunas veces causando reacciones tóxicas peligrosas. Por ello especificó que las sustancias fueran diluidas, debido a su creencia que la sucusión activaba la "energía vital" de la sustancia diluida[74] y la hacía más fuerte. Para facilitar la sucusión, Hahnemann le pidió a un artesano de montura que construyera un tablón de madera especial para golpear cubierto en cuero por un lado y relleno con crines.[75] :31 Sólidos insolubles, como el granito o el platino, se diluyen moliéndolos con lactosa ("trituración").[50] :23

Disoluciones

Existen tres escalas logarítmicas de potencia de común en la homeopatía. Hahnemann creó la escala centesimal o "escala C", diluyendo una sustancia por un factor de 100 en cada etapa. Esta fue la preferida por Hahnemann por la mayor parte de su vida. Una disolución 2C requiere que una sustancia sea diluida a una parte en cien y luego una parte de esta disolución sea nuevamente diluida por el mismo factor. Esto resulta en un preparado con una parte de la sustancia original cada 10 000 partes de solución.[76] Una solución 6C repite el proceso seis veces, lo que concluye con la sustancia original diluida en un factor de 100−6=10−12 (una parte en un billón o 1/1 0001 0001 0001 000). Disoluciones mayores siguen el mismo procedimiento. En la homeopatía, una solución más diluida es descrita como poseedora de una mayor potencia y los homeópatas consideran que las sustancias más diluidas son remedios más fuertes y de acción más profunda.[77] A menudo, el preparado final está tan diluido que es indistinguible del diluyente (agua destilada, azúcar o alcohol puros).[9] [78] [79] Existe también una escala de potencia decimal (anotada como X ó D) en la que el remedio es diluida por un factor de 10 en cada etapa.[80]

Hahnemann defendió los preparados 30C para la mayoría de los propósitos (esto es, una disolución con factor de 1060).[8] En su tiempo, era razonable asumir que los remedios podían diluirse indefinidamente, ya que el concepto de átomo o molécula como la unidad más pequeña de una sustancia química recién estaba empezando a ser conocida. Ahora sabemos que la mayor disolución en la que es razonablemente probable encontrar al menos una única molécula de la sustancia original es 1024 (12C en notación homeopática).

Esta botella contiene arnica montana X6, es decir, una disolución de una parte en un millón (10-6).

Tanto los críticos como los defensores de la homeopatía usualmente intentan ilustrar las disoluciones utilizadas en la homeopatía con analogías.[81] Se dice que Hahnemann bromeó que un procedimiento adecuado para encargarse de una epidemia sería vaciar una botella de veneno en el lago de Ginebra, si pudiese sucusionarse 60 veces.[82] [83]  Otro ejemplo es la equivalencia de una disolución 12C a una "pizca de sal en los océanos Atlántico sur y norte",[82] [83] lo que es aproximadamente correcto.[84] Un tercio de una gota de la sustancia original diluida en todas las aguas de la Tierra produciría un remedio con una concentración de alrededor de 13C.[85] [81] [86] Un popular remedio homeopático para la gripe es una disolución 200C de hígado de pato, comercializado bajo la marca Oscillococcinum. Ya que existen alrededor de 1080 átomos en todo el universo observable, una disolución de una molécula en todo el universo sería de alrededor de 40C. Oscillococcinum requeriría por tanto 10320 universos extras para conservar simplemente una única molécula en el producto final.[87] Es por estas razones que las disoluciones altas, de uso típico, son consideradas como el aspecto más controvertido e implausible de la homeopatía.[88]

No todos los homeópatas defienden las disoluciones altas en extremo. Remedios de potencias bajo 4X son consideradas una importante parte de la herencia homeopática.[89] Muchos de los homeópatas tempranos fueron originalmente médicos y generalmente usaban disoluciones bajas como 3X o 6X y raramente iban más allá de 12X. La separación entre disoluciones bajas y altas se derivaba de actitudes ideológicas. Aquellos que preferían las disoluciones bajas enfatizaban la patología y un fuerte lazo a la medicina convencional, mientras que aquellos que preferían las disoluciones altas destacaban la fuerza vital, los miasmas y una interpretación espiritual de la enfermedad.[90] [91] Algunos productos con tales disoluciones relativamente bajas continúan vendiéndose, pero al igual que su contraparte alta, no han demostrado tener un efecto superior al de un placebo.[92] [93]

«Comprobaciones»

Una comprobación homeopática es el método mediante el cual se determina el perfil de un remedio homeopático.[94]

Inicialmente Hahnemann usó dosis no diluidas para el procedimiento, pero luego abogó por aquellas con remedios 30C,[8] mientras que la mayoría de las comprobaciones modernas son realizadas con preparados ultradiluidos en los que es altamente improbable encontrar una sola molécula original siquiera.[95] Durante el proceso de comprobación, Hahnemann administró remedios a voluntarios sanos y los síntomas resultantes eran reunidos por observadores en un "perfil del remedio". Se observaba a los voluntarios por meses y se les hacía escribir extensos diarios detallando sus síntomas y la hora de aparición a lo largo del día. Tenían prohibido consumir café, té, especias o vino durante la duración de la comprobación, además de jugar ajedrez debido a que Hahnemann lo consideraba "demasiado excitante", aunque podían beber cerveza y se les alentaba realizar ejercicio moderado. Después que el experimento finalizaba, Hahnemann les hacía jurar que habían escrito la verdad y los interrogaba extensivamente sobre sus síntomas.

Se ha descrito a las comprobaciones como importantes en el desarrollo del ensayo clínico, debido a su uso temprano de un grupos de control simple, procedimientos sistemáticos y cuantitativos y una de las primeras aplicaciones de las estadística a la medicina.[96] Ocasionalmente los largos registros de autoexperimentación de los homeópatas han sido útiles en el desarrollo de medicamentos modernos: por ejemplo, la evidencia de que la nitroglicerina podría ser útil en el tratamiento para la angina fue descubierto leyendo las comprobaciones homeopáticas, aunque los propios homeópatas nunca la usaron anteriormente para este propósito.[97] El primer registro de comprobaciones fue publicado por Hahnemann en Ensayo sobre un nuevo principio (1796).[98] Su Fragmenta de Viribus (1805) contiene los resultados de 27 comprobaciones[99] y su Materia Medica Pura (1810) tiene 65.[100] Para Lectures on Homoeopathic Materia Medica (1905) de James Tyler Kent, 217 sustancias fueron sometidas a comprobaciones y otras nuevas son continuamente agregadas a las versiones contemporáneas.

Aunque el procedimiento de la comprobación tiene similitudes superficiales con los ensayos clínicos, es fundamentalmente diferente en que el proceso es subjetivo, no es ciego y es improbable que las comprobaciones modernas tengan niveles farmacológicamente activos de la sustancia a comprobar.[101] Ya en 1842, Holmes observó que las comprobaciones eran tremendamente vagas y los supuestos efectos de las sustancias no se repetían entre los diferentes sujetos.[35]

Examinación y repertorios

Repertorio homeopático por James Tyler Kent.

Los homeópatas generalmente comienzan con exámenes detallados de las historias de sus pacientes, incluidas preguntas acerca de su estado físico, mental y emocional, sus circunstancias de vida y cualquier otra enfermedad física o emocional. Luego intentan traducirlo en una fórmula compleja de síntomas físicos y mentales, incluido gustos, aversiones y predisposiciones innatas e incluso tipo sanguíneo.[102]

A partir de estos datos, el homeópata elige cómo tratar al paciente. Una compilación de informes sobre varias comprobaciones homeopáticas, complementada con datos clínicos, es conocida como "materia medica homeopática". Pero debido a que el practicante necesita primero explorar los remedios para un síntoma particular en lugar de buscar los síntomas para cierto remedio, el "repertorio homeopático" (un índice de síntomas) enumera junto a cada síntoma los remedios asociados a este. Los repertorios a menudo son muy extensos y pueden incluir información extraída de múltiples fuentes de materia medica. A menudo existe un debate agitado entre los compiladores de repertorios y los practicantes sobre la veracidad de alguna inclusión particular.

El primer índice sintomático del materia medica homeopático fue compuesto por Hahnemann. Poco después, uno de sus estudiantes, Clemens von Bönninghausen, creó el Libro terapéutico de bolsillo, otro repertorio homeopático.[103] El primer repertorio de este tipo fue Symptomenkodex (1835) por Georg Jahr, publicado en alemán y el primer repertorio en traducirse al inglés (1838) por Constantine Hering como Repertory to the more Characteristic Symptoms of Materia Medica (Repertorio de los síntomas más característicos de materia medica). Esta versión se centró menos en las categorías de enfermedad y sería el precursor de las obras tardías de Kent.[68] [104] Consiste en tres grandes volúmenes. Tales repertorios incrementaron en tamaño y detalles con el pasar del tiempo.

Existe cierta diversidad en el enfoque terapéutico entre los homeópatas. Los "homeópatas clásicos" generalmente recurren a exámenes detallados sobre la historia del paciente y a dosis cambiantes de un único remedio mientras el paciente es observado por mejoras en sus síntomas. Por otro lado, los "homeópatas clínicos" utilizan combinaciones de remedios para recetar distintos síntomas de una enfermedad.[63]

Píldoras

Píldoras del preparado homeopático Oscillococcinum.

Las píldoras homeopáticas están hechas de una sustancia inerte (a menudo azúcar, típicamente lactosa) infundida por una gota de una preparación homeopática.[105] [106]

La homeopatía se trata de hacer diluciones extremas y una vez hechas se espolvorean sobre una pastilla de azúcar. Si miras la composición es azúcar, si miras su precio, parece que haya sido el mismo Fidel Castro el que haya ido a cortar la caña.

José Miguel Mulet[107]

Ingredientes "activos"

La lista de ingredientes etiquetados en los remedios puede confundir a los consumidores al hacerles creer que el producto realmente contiene esos ingredientes. De acuerdo a la práctica homeopática normal, los remedios son preparados comenzando con un ingrediente activo que es diluido repetidamente hasta el punto donde el producto final ya no contiene ningún ingrediente biológicamente "activo", como el término es usualmente definido.

James Randi y la Campaña 10:23 han demostrado la ausencia de ingredientes activos en los productos homeopáticos al tomar grandes "sobredosis".[108] Ninguno de los cientos de manifestantes en Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda, Canadá y los EE. UU. sufrió daño alguno como consecuencia de su ingesta excesiva y "ninguno se curó de nada tampoco".[109]

Mientras que se observa la ausencia de componentes activos en la mayoría de los productos homeopáticos, existen algunas excepciones como Zicam Cold Remedy, que es comercializado como un remedio "homeopático no aprobado" para el resfrío.[110] Este contiene un número de ingredientes altamente diluidos que son enumerados como "ingredientes activos" en la etiqueta. Algunos de los ingredientes homeopáticos usados en su preparación son galphimia glauca (árnica roja),[111] histamina dihidrocloruro (nombre homeopático histaminum hydrochloricum),[112] luffa operculata[113] y azufre. Aunque el producto es vendido como "homeopático", contiene dos ingredientes que están solo "ligeramente" diluidos: acetato de zinc (dilución 2X = 1%) y glucanato de zinc (1X = 10%),[110] lo que significa que ambos están presentes en concentraciones que contiene ingredientes biológicamente activos. De hecho, son lo suficientemente fuertes para haber causado que algunas personas perdieran su sentido del olfato,[114] una condición llamada anosmia. Debido a que los fabricantes de Zicam lo etiquetaron como un producto homepático (a pesar de las concentraciones relativamente altas de ingredientes activos), está exento de las regulaciones de la FDA por la Dietary Supplement Health and Education Act (DSHEA) de 1994.

Prácticas y tratamientos relacionados

Isopatía

La isopatía es la terapia derivada de la homeopatía creada por Johann Joseph Wilhelm Lux en la década de 1830. Difiere de esta en que los remedios, conocidos como "nosodes", están hechos ya sea de cosas que causan la enfermedad, ya sea de productos de la enfermedad, como pus.[68] [115] Muchas llamadas "vacunas homeopáticas" son una forma de isopatía.[116]

Remedios florales

Los remedios florales pueden prepararse colocando flores en agua y exponiéndolas a la luz solar. Las más famosas son las flores de Bach, desarrolladas por el médico y homeópata Edward Bach. Aunque los proponentes de estos remedios comparten su visión vitalista y afirman que los remedios actúan a través de los misma presunta "fuerza vital" de la homeopatía, difieren en el método de preparación. Los remedios de Bach son preparados de maneras "más amables": se pone el agua en cuencos iluminados por el sol y los remedios no se sucusionan.[117] No existe evidencia científica ni clínica convincente que los remedios de plantas de Bach sean efectivos.[118]

Uso veterinario

La idea de usar la homeopatía como un tratamiento para los animales o "homeopatía veterinaria" data su inicio mismo: el propio Hahnemann escribió y habló sobre el uso de la homeopatía en animales distintos al humano.[119] La FDA no ha aprobado los productos homeopáticos en la medicina veterinaria en los Estados Unidos. En el Reino Unido, los médicos veterinario que usan la homeopatía deben pertenecer a la Faculty of Homeopathy y/o la British Association of Homeopathic Veterinary Surgeons. Los animales solo pueden ser tratados por médicos veterinarios cualificados en el Reino Unido y otros países. Internacionalmente, el organismo que apoya y representa a los veterinarios homeopáticos es la International Association for Veterinary Homeopathy.

El uso de la homeopatía en la medicina veterinaria es controvertida. La poca investigación existente al respecto no está a la altura del estándar científico para proveer información confiable sobre su eficiencia.[120] Otros estudios también han encontrado que dar placebos a los animales puede desempeñar un papel activo en influenciar a los dueños para que crean en la efectividad del tratamiento cuando este no existe.[120] La postura de la British Veterinary Association sobre medicinas alternativas es que "no puede respaldar" la homeopatía[121] y la Australian Veterinary Association la incluye en su lista de "terapias ineficaces".[122]

El Department of Environment, Food and Rural Affairs (DeFRA) del Reino Unido ha adoptado una posición robusta contra el uso de remedios "alternativos" para mascotas, incluida la homeopatía.[123]

Electrohomeopatía

La electrohomeopatía es un tratamiento creado por el conde Cesare Mattei (1809-1896), quien propuso que diferentes "colores" de la electricidad podían usarse para tratar el cáncer. Popular a finales del siglo XIX, la electrohomeopatía ha sido descrita como una "idiotez total".[124]

Evidencia y eficacia

La baja concentración de los remedios homeopáticos, los que a menudo carecen incluso de una única molécula de la sustancia original,[105] ha sido la base de los cuestionamientos sobre sus efectos desde el siglo XIX. Defensores contemporáneos de la homeopatía han propuesto el concepto de la «memoria del agua», según el cual el agua «recuerda» las sustancias mezcladas en ella y transmite los efectos de dichas sustancias al consumirse. Este concepto es inconsistente con el actual entendimiento de la materia y nunca se ha demostrado que la memoria del agua tenga efecto detectable alguno, biológico o de cualquier otro tipo.[125] [126] Al contrario, la investigación farmacológica ha descubierto que los efectos mayores de un ingrediente activo provienen de dosis mayores, no menores.

Fuera de la comunidad de medicina complementaria y alternativa (MCA), los científicos han considerado hace mucho tiempo la homeopatía como una farsa[23] o pseudociencia[2] [3] [4] y la comunidad médica la considera charlatanería.[4] Existe una ausencia general de evidencia estadística sólida de su eficacia terapéutica, lo que es consistente con la carencia de cualquier agente o mecanismo farmacológico biológicamente plausible.[5] Se ha invocado a conceptos abstractos de la física teórica para sugerir explicaciones de cómo o por qué los remedios podrían funcionar, incluido el entrelazamiento cuántico,[127] la no-localización cuántica,[128] la teoría de la relatividad y la teoría del caos. Sin embargo, las explicaciones son propuestas por legos en el ámbito y a menudo incluyen especulaciones con usos conceptuales incorrectos, además de no estar apoyadas realmente por la experimentación.[50] :255–6 Varios de los conceptos claves de la homeopatía están en conflicto con los conceptos fundamentales de la física y la química.[129] El uso del entrelazamiento cuántico para explicar los pretendidos efectos homeopáticos es un «tontería patente», ya que el entrelazamiento es un estado frágil que raramente dura más allá de una fracción de segundo.[130] Por otro lado, mientras que esta propiedad puede producir que ciertos aspectos de partículas subatómicas individuales adquieran estados cuánticos ligados, esto no significa que las partículas se reflejaran o duplicaran la una a la otra, ni causa transformaciones que mejoran la salud.[130]

Plausibilidad

Los mecanismos propuestos para la homeopatía están imposibilitados de tener efecto alguno debido a las leyes de la física y la química médica.[14]

Las diluciones extremas usadas en las preparaciones homeopáticas a menudo no dejan nada de la sustancia original en el producto final. El mecanismo moderno propuesto por los homeópatas, la memoria del agua, es considerada errónea debido a que el orden de corto alcance del agua solo persiste por alrededor de 1 picosegundo (1 × 10–12 s).[131] La existencia de efectos farmacológicos en la ausencia de cualquier ingrediente activo auténtico es inconsistente con la relación dosis-respuesta observada, característica de los medicamentos[132] (mientras que el efecto placebo es inespecífico y no tiene relación con la actividad farmacológica[133] ). El fundamento propuesto para estas diluciones extremas, que el agua tiene «memoria» o la «vibración» del ingrediente diluido, es contrario a las leyes de la química y la física, tales como la ley de acción de masas.[131]

Dilución extrema

Las diluciones extremas de la homeopatía impiden la posibilidad de un mecanismo de acción biológicamente plausible. A menudo sus remedios están diluidos al punto donde ya no quedan moléculas originales en una dosis del producto final.[134] Los homeópatas arguyen que la dilución metódica de una sustancia, empezando con una solución del 10 % o menos y bajando, siempre agitando luego de cada dilución, produce un remedio terapéuticamente activo, en contraste con el agua inerte. Debido a que aun las estructuras no covalentes de mayor longevidad en el agua líquida a temperatura ambiente son estables solo unos pocos picosegundos,[135] los críticos han concluido que cualquier efecto que pudiese haber tenido la sustancia original ya no puede persistir.[136] No se ha encontrado evidencia de grupos de moléculas de agua al estudiar los remedios homeopáticos usando resonancia magnética nuclear.[137]

Es más, debido a que el agua ha estado en contacto con millones de diferentes sustancias a través de su historia, los críticos señalan que el agua es por tanto una dilución extrema de casi cualquier sustancia concebible. Al tomar agua, de acuerdo a la interpretación homeopática, uno recibiría tratamiento para toda condición imaginable.[138] Compárese con la ISO 3696: 1987, esta define un estándar de agua usada en el análisis de laboratorio y permite un nivel de contaminación de diez partes por mil millones, 4C en notación homeopática. Esta agua no puede guardarse en contenedores de vidrio pues los contaminantes se desprenderían al agua.[139]

Practicantes de la homeopatía sostiene que diluciones más altas, descritas de mayor potencia,[140] producen efectos médicos más fuertes.[141] Esta idea es inconsistente con la relación dosis-respuesta de las drogas convencionales, donde los efectos dependen de la concentración del ingrediente activo en el cuerpo.[132] Esta relación ha sido confirmada en una miríada de experimentos en organismos tan diversos como nematodos,[142] ratas[143] y humanos.[144]

El físico Robert L. Park, ex director ejecutivo de la American Physical Society, dijo: «debido a que la mínima cantidad de sustancia en una solución es una molécula, una solución 30C tendría que tener al menos una molécula de la sustancia original disuelta en un mínimo de1 000 000 000 000 000 000 000 000 000 000 000 000 000 000 000 000 000 000 000 000 [1060] moléculas de agua. Esto requeriría un contenedor de más de 30 000 000 000 veces el tamaño de la Tierra».[145] Park también sostuvo que para «esperar obtener tan solo una molécula de la sustancia 'medicinal' supuestamente presente en píldoras 30X, sería necesario tomar unos dos mil millones de ellas, las que totalizarían alrededor de mil toneladas de lactosa más todas las impurezas que la lactosa contenga».[145]

Las leyes de la química expresan que existe un límite de dilución sin que se pierda completamente la sustancia original.[105] Este límite, identificado con el número de Avogadro, es aproximadamente igual a las potencias homeopáticas de 12C o 24X (1 parte en 1024).[81] [145] [146] Las pruebas científicas realizadas por los programas Horizon de la BBC y 20/20 de ABC fueron incapaces de diferenciar las diluciones homeopáticas del agua corriente, incluso cuando se usaron las pruebas propuestas por los propios homeópatas.[147] [148]

Eficacia

Una vieja botella de Hepar sulph hecha de sulfuro de calcio (CaS).

Ni una sola preparación ha demostrado ser inequívocamente diferente del placebo.[5] [149] La calidad metodológica de la investigación primaria era generalmente baja, con problemas como fallos en el diseño de estudio e informe, pequeños tamaños de la muestra y sesgo de selección. Desde que se ha publicado ensayos de mayor calidad, la evidencia de la eficacia de las preparaciones homeopáticas ha mermado: las pruebas de mayor calidad indican que los remedios homeopáticos en sí no ejercen ningún efecto intrínseco.[16] [50] :206[150] Una revisión sistemática realizada en 2010 de todos los estudios pertinentes de «mayor evidencia» realizados por la Colaboración Cochrane concluyó que «la evidencia más confiable –aquella proveniente de las revisiones Cochrane– fracasa en demostrar que las medicamentos homeopáticos tengan efectos más allá del placebo».[151]

Sesgo de publicación y otros problemas metodológicos

El hecho de que pruebas controladas aleatorias individuales han dado resultados positivos no está en contradicción con la falta global de evidencia estadística de eficacia. Una pequeña proporción de ensayos clínicos inevitablemente proveen resultados falsos positivos debido al papel del azar: un resultado positivo «estadísticamente significativo» normalmente es adjudicado cuando la probabilidad de que se deba al azar en vez de efectos reales es no mayor a un 5 %; nivel en el que puede esperarse que 1 de cada 20 ensayos muestren un resultado positivo en ausencia de efectos terapéuticos.[152] Además, ensayos de baja calidad metodológica (por ejemplo aquellos con diseño, dirección o información inapropiados) son propensos a arrojar resultados engañosos. En una revisión sistemática de la calidad metodológica de pruebas aleatorias en tres ramas de la medicina alternativa, Linde et al. destacaron graves vicios en el sector homeopático, incluida una pobre aleatorización.[153]

Un problema relacionado es el sesgo de publicación: por un lado los investigadores tienden solo a presentar ensayos con resultados positivos, mientras que por el otro las revistas prefieren publicar resultados positivos.[154] [155] [156] [157] El sesgo de publicación ha sido especialmente marcado en revistas de medicina complementaria y alternativa, donde pocos de los artículos publicados (solo un 5 % durante el 2000) tienden a reportar resultados nulos.[158] En relación a la forma en la que la homeopatía es presentada en la literatura médica, una revisión sistemática encontró señales de sesgo en las publicaciones de ensayos clínicos (referente a una representación negativa en las principales revistas médicas, y viceversa en aquellas de medicina complementaria y alternativa), pero no en las revisiones.[16]

Es mucho más probable que los resultados positivos sean falsos si la probabilidad preliminar de la afirmación bajo prueba es baja.[157]

Revisiones sistemáticas y metaanálisis

Tanto los metaanálisis, que combinan estadísticamente los resultados de varias pruebas controladas aleatorias, y otras revisiones sistemáticas de la literatura son herramientas esenciales para resumir la evidencia sobre la eficacia terapéutica.[159] Las revisiones sistemáticas y metaanálisis tempranos de ensayos clínicos que evaluaron la eficacia de los remedios homeopáticos en comparación con placebo tendían más a menudo a generar resultados positivos, pero mostraban un total poco convincente.[160] En particular, las declaraciones de tres grandes metaanálisis advertían a los lectores que no se podía alcanzar conclusiones firmes, debido principalmente a errores metodológicos en los estudios primarios y la dificultad de controlar por sesgo de publicación.[15] [19] [161] La conclusión positiva de uno de los metaanálisis tempranos más prominentes, publicado en The Lancet en 1997 por Linde et al.,[161] fue luego reelaborada por el mismo equipo de investigación, quien escribió:

La evidencia de sesgo [en los estudios primarios] debilita las conclusiones de nuestro metaanálisis original. Desde que completamos nuestra búsqueda de literatura en 1995, se ha publicado un número considerable de nuevos ensayos homeopáticos. El hecho de que varios de los nuevos ensayos de alta calidad [...] tengan resultados negativos, y una reciente actualización de nuestra revisión del subtipo de homeopatía más «original» (homeopatía clásica o individualizada), parece confirmar la conclusión de que ensayos más rigurosos tienen resultados menos prometedores. Parece, por lo tanto, probable que nuestro metaanálisis por lo menos sobrestimó los efectos de los tratamientos homeopáticos.[150]

Un estudio posterior por John Ioannidis y otros han demostrado que para los tratamientos sin plausibilidad previa, las posibilidades de que un resultado positivo sea un falso positivo son mucho mayores y que cualquier resultado consistente con la hipótesis nula debe asumirse que es un falso positivo.[157] [162]

En 2002, una revisión sistemática de las revisiones sistemáticas disponibles confirmaron que los ensayos de mayor calidad tendían a tener menos resultados positivos y no halló evidencia convincente de que los remedios homeopáticos ejerzan efectos clínicos diferentes al placebo.[5]

En 2005, la revista médica The Lancet publicó un metaanálisis de 110 ensayos de homeopatía y 110 ensayos homólogos de la medicina convencional, ambos controlados por placebo, en el marco de el Programa de evaluación de la medicina complementaria (PEK) del gobierno suizo. El estudio concluyó que sus hallazgos son «compatibles con la noción de que los efectos clínicos de la homeopatía son efectos placebo».[6]

Un metaanálisis de 2006 de seis ensayos que evaluaron si los tratamientos homeopáticos podían reducir los efectos secundarios de la terapia oncológica producto de la radioterapia y quimioterapia halló que había «insuficiente evidencia para sustentar la eficacia clínica de la terapia homeopática en los cuidados del cáncer».[163]

Un análisis sistemático de 2007 de la homeopatía para niños y adolescentes encontró que la evidencia para el trastorno por déficit de atención con hiperactividad y diarrea infantil era mixta. No se halló diferencia frente a placebo para la hipertrofia adenoidea, asma, ni infección del tracto respiratorio alto. La evidencia no fue suficiente para recomendar ninguna intervención terapéutica o preventiva y el retraso en la atención médica puede resultar dañino para el paciente.[164]

En 2011, una revisión sistemática de 25 ensayos que habían experimentado homeopatía para enfermedades psiquiátricas no encontró evidencia de su efecto para la mayoría de las condiciones y notó que la calidad de los estudios primarios eran en cualquier caso demasiado pobres para extraer conclusión alguna sobre su seguridad o efectividad.[165]

La Biblioteca Cochrane no halló suficiente evidencia clínica para evaluar la eficacia de los tratamientos homeopáticos para el asma,[166] la demencia,[167] trastorno por déficit de atención con hiperactividad[168] o la inducción del parto.[169] Otros investigadores no encontraron evidencia de que la homeopatía sea beneficiosa para la osteoartritis,[170] las migrañas,[171] [172] [173] el dolor muscular de aparición tardía[63] o eccema.[174]

Ha habido varios ensayos clínicos que han puesto a prueba a la homeopatía individualizada. Un análisis de 1998 encontró 32 ensayos que coincidían con los criterios de inclusión, 19 de los cuales fueron controlados por placebo y proveían suficiente información para un metaanálisis. Estos 19 estudios mostraron odds ratio agrupados de 1,17 a 2,23 a favor de la homeopatía individualizada sobre el placebo, pero no se observó diferencia cuando el análisis se limitaba a las pruebas con mejor metodología. Los autores concluyeron que «los resultados de los ensayos aleatorios disponibles sugieren que la homeopatía individualizada tiene un efecto sobre el placebo. La evidencia, sin embargo, no es convincente debido a deficiencias metodológicas e inconsistencias».[175] Jay Shelton, autor de un libro sobre homeopatía, afirmó que se asume sin evidencia que la homeopatía individualizada funciona mejor que las variaciones no clásicas.[50] :209

En un artículo de 2012 publicado en Skeptical Inquirer,[176] Edzard Ernst analizó las publicaciones del grupo de investigación que ha publicado la mayoría de los estudios clínicos del tratamiento homeopático entre los años 2005 y 2010. En un total de 11 artículos, publicados tanto en revistas convencionales como de medicina alternativa, se describe tres pruebas clínicas aleatorizadas (un artículo), estudios de cohorte prospectivos sin grupos de control (siete artículos) y estudios de cohorte comparativos con controles (tres artículos). Las enfermedades incluyen un amplio rango de afecciones desde cirugía de rodilla, eccema, migraña, insomnio a «cualquier afección de pacientes la de tercera edad». Las evaluaciones de Ernst hallaron numerosos errores en el diseño, dirección e información. Algunos ejemplos son el poco detalle del tratamiento homeopático real, presentación engañosa de los controles (comparación del tratamiento homeopático más el convencional versus tratamiento convencional, pero presentado como tratamiento homeopático versus convencional) y datos similares en múltiples artículos. Concluyó que la malinterpretación de datos débiles hizo parecer que la homeopatía tiene efectos clínicos, los que pueden ser atribuidos a sesgo o confusión y que el «lector casual puede ser seriamente engañado».[176]

Declaraciones de las organizaciones médicas

Las oraganizaciones como el National Health Service del Reino Unido,[177] la American Medical Association,[178] el FASEB,[136] y el National Health and Medical Research Council de Australia,[179] han concluido que "no existe evidencia de buena calidad que la homeopatía sea efectiva como tratamiento para condición de salud alguna".[177] En 2009, el funcionario Mario Raviglione de la Organización Mundial de la Salud criticó el uso de la homeopatía para tratar la tuberculosis; de igual forma, otro vocero de la OMS argumentó que no existía evidencia que la homeopatía fuese un tratamiento efectivo para la diarrea.[180]

La American College of Medical Toxicology y la American Academy of Clinical Toxicology recomiendan que nadie use la homeopatía como tratamiento frente a una enfermedad o como una medida de salud preventiva.[181] Dichas organizaciones informan que no existe evidencia de que el tratamiento homeopático sea efectivo, pero que existe evidencia de que usar estos tratamientos produce daño y puede conllevar riesgos de salud indirectos al retrasar tratamientos eficaces.[181]

Explicaciones de los efectos percibidos

Existe una variedad de explicaciones de porqué la homeopatía parece curar las enfermedades o aliviar sus síntomas incluso cuando los remedios en sí son inertes:[50] :155–167

  • Efecto placebo — el proceso de consulta intensiva y las expectativas en las preparaciones homeopáticas pueden causar este efecto.
  • Efectos terapéuticos de la consulta — el cuidado, preocupación y consuelo que el paciente experimenta cuando se confía en un cuidador compasivo puede tener un efecto positivo en el bienestar del paciente.
  • Sanación natural sin asistencia — el tiempo y la capacidad del cuerpo de sanarse sin intervención pueden eliminar muchas enfermedades espontáneamente.
  • Tratamientos no identificados — pudo haber ocurrido una alimentación, ejercicio, agente ambiental o tratamiento para una enfermedad diferente.
  • Regresión a la media — debido a que muchas enfermedades y condiciones son cíclicas, los síntomas varían en el tiempo y los pacientes tienden a buscar ayuda cuando el malestar es máximo; después pueden sentirse mejor de todas formas, pero debido a la simultaneidad de la visita al homeópata atribuyen la mejoría al remedio tomado.
  • Tratamiento no homeopático — los paciente también pueden recibir asistencia médica estándar al mismo tiempo que el tratamiento homeopático y ser el responsable de la mejoría el primero.
  • Cese de tratamientos desagradables — a menudo los homeópatas recomiendan a sus pacientes abandonar tratamientos médicos tales como cirugía o fármacos, los que pueden causar efectos secundarios molestos; la mejoría es atribuida a la homeopatía cuando la causa real es el cese del tratamiento que causaba los efectos colaterales en primer lugar, pero la enfermedad subyacente permanece sin tratar y aún es un peligro para el paciente.

Efectos en otros sistemas biológicos

Antiguo remedio homeopático de belladona.

Mientras que algunos artículos han sugerido que las soluciones homeopáticas de alta dilución pueden tener efectos estadísticamente significativos en los procesos orgánicos como el crecimiento de grano,[182] liberación de histamina por leucocitos[183] y reacciones enzimáticas, tales evidencias son discutidas debido a que los intentos por replicarlos han fracasado.[184] [185] [186] [187] [188]

En 1985, el inmunólogo francés Jacques Benveniste envió un artículo a la revista Nature en el tiempo en que trabajaba en el INSERM. Afirmó haber descubierto que los basófilos, un tipo de leucocito, liberaban histamina cuando eran expuestos a diluciones homeopáticas de anticuerpos anti-inmunoglobulina E. Los editores de la revista, escépticos de los resultados, solicitaron que el estudio fuese replicado en un laboratorio distinto. Luego de reproducirlo en cuatro laboratorios, el estudio fue publicado. Aún escépticos sobre las conclusiones, Nature organizó un equipo de investigación independiente para determinar la precisión de la investigación, consistente en el editor de Nature y físico sir John Maddox, el investigador de fraudes científicos estadounidense Walter Stewart y el escéptico James Randi. Luego de investigar las conclusiones y metodología del experimento, el equipo descubrió que los experimentos fueron «mal controlados estadísticamente» y «la interpretación había sido nublado por la exclusión de medidas en conflicto con la afirmación». Concluyó «Creemos que los datos experimentales han sido evaluados sin crítica y sus imperfecciones inadecuadamente informadas».[126] [189] [190] James Randi dudó que hubiese habido algún fraude deliberado, pero los investigadores habían permitido que sus «ilusiones» influenciaran su interpretación de los datos.[189]

Ética y seguridad

Proveer remedios homeopáticos ha sido descrito como no ético.[17] Michael Baum, profesor emérito de cirugía y profesor invitado de Humanidades médicas del University College de Londres (UCL), ha descrito a la homeopatía como un «cruel engaño».[191]

Edzard Ernst, el primer Profesor de medicina complementaria del Reino Unido y exhomeópata,[192] [193] [194] ha expresado su preocupación sobre los farmacéuticos que violan su código ético al fallar en proveer a sus pacientes de la «información relevante y necesaria» sobre la verdadera naturaleza de los productos homeopáticos que promocionan y venden:

Mi llamado es simplemente a la honestidad. Dejen a las personas comprar lo que quieran, pero díganles la verdad sobre lo que están comprando. Estos tratamientos son biológicamente implausibles y que los ensayos clínicos han demostrado que no hacen absolutamente nada en los seres humanos. El argumento de que esta información no es relevante o importante para los clientes es bastante y simplemente ridículo.[195]

Los pacientes que eligen usar la homeopatía en lugar de la medicina basada en la evidencia se arriesgan a perder un diagnóstico oportuno y un tratamiento efectivo de condiciones serias como el cáncer.[164] [196]

Reacciones adversas

Algunos remedios homeopáticos utilizan venenos como belladona, arsénico y hiedra venenosa que son altamente diluidos. Los ingredientes originales solo en raros casos están presentes en niveles detectables. Las reacciones adversas pueden deberse a una preparación inadecuada o una baja dilución intencional. Se ha informado de efectos adversos graves como epilepsias y muerte debido o asociado al uso de algunos remedios homeopáticos.[197] [198] Ha ocurrido casos de envenenamiento por arsénico luego del uso de preparaciones homeopáticas de arsénico.[199] El gel nasal Zicam Cold remedy (Remedio para el resfriado Zicam), que contiene 2X (1:100) gluconato de zinc, habría causado que un pequeño porcentaje de sus consumidores perdieran su sentido del olfato.[200] 340 casos llegaron a un arreglo extrajudicial en 2006 por USD 12 millones.[201] En 2009, la Food and Drug Administration (FDA, Estados Unidos) recomendó dejar de usar tres descontinuados remedios para el resfrío Zicam debido a que podían causar un daño permanente al sentido del olfato de sus consumidores.[202] Zicam fue lanzado al mercado sin un New Drug Application (NDA, Solicitud de nuevo medicamento) bajo una cláusula en el Manual de la política de complimiento de la FDA llamada «Condiciones bajo las que los medicamentos homeopáticos pueden comercializarse» (CPG 7132.15). No obstante, la FDA advirtió a Matrixx Initiatives, su fabricante, mediante una Notificación de advertencia que esta política no aplicaba cuando existía un riesgo de salud para los consumidores.[203]

Una revisión de 2000 informó que los productos homeopáticos "improbablemente provoquen reacciones adversas severas".[204] En 2012, una revisión sistemática de la evidencia sobre los posibles efectos adversos de la homeopatía concluyó que «la homeopatía tiene el potencial de dañar a los pacientes y consumidores tanto en formas directas como indirectas».[197] Edzard Ernst, uno de los investigadores, complementó el artículo en su blog escribiendo: «Lo he dicho a menudo y lo digo de nuevo: si se usa como una alternativa a una cura efectiva, incluso el tratamiento más “inocuo” puede convertirse en una amenaza para la vida».[205]

Carencia de eficacia

La falta de evidencia científica convincente que respalde su eficacia[206] y el uso de remedios sin ningún ingrediente activo han causado caracterizaciones de pseudociencia y charlatanería,[207] [208] [209] [210] o, en las palabras de una revisión médica de 1998, «terapia placebo en el mejor de los casos y charlatanería en el peor».[211] El Director médico de Inglaterra, Dame Sally Davies, ha dicho que los remedios homeopáticos son «basura» y no sirven para nada más que placebo.[212] Jack Killen, subdirector interino del Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa, dijo que la homeopatía «va más allá de toda comprensión actual de la química y la física». Agregó: «No existe, a mi saber, condición para la cual se haya probado que la homeopatía sea un tratamiento efectivo».[206] Ben Goldacre dijo que los homeópatas que tergiversan la evidencia científica para un público científicamente analfabeto se han «autoexcluido de la medicina académica y toda critica se ha enfrentado demasiado a menudo con evasión en lugar de debate».[158] Los homeópatas frecuentemente prefieren ignorar los metaanálisis en favor de una selección falaz de resultados positivos, tales como promocionar un estudio observacional particular (uno que Goldacre describe como «un poco más que una encuesta de satisfacción del consumidor») como si este fuese mucho más informativo que una serie de ensayos controlados aleatorizados.[158]

Refiriéndose específicamente a la homeopatía, el Comité de Ciencia y Tecnología de la Cámara de los Comunes del Reino Unido declaró:

A nuestro ver, las revisiones sistemáticas y los metaanálisis demuestran concluyentemente que los productos homeopáticos no se desempeñan mejor que placebos. El Gobierno comparte nuestra interpretación de la evidencia.[7]

En el parecer del Comité, la homeopatía es un tratamiento placebo y el Gobierno debería tener una política sobre prescribir placebos. El Gobierno es reluctante a abordar la procedencia y ética de prescribir placebos a los pacientes, lo que usualmente depende de algún grado de engaño al paciente. La prescripción de placebos no es consistente con la elección del paciente informado, que el Gobierno asegura que es muy importante, ya que significa que los pacientes no tienen toda la información necesaria para tomar una decisión significativa. Más allá de los problemas éticos y la integridad de la relación médico-paciente, prescribir puros placebos es una mala medicina. Su efecto no es de fiar e impredecible y no puede formar el fundamento exclusivo de ningún tratamiento en el NHS [Sistema Nacional de Salud].[13]

El Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa del National Institutes of Health (Estados Unidos) declaró:

La homeopatía es un tema controvertido en la investigación de la medicina complementaria. Varios de los conceptos claves de la homeopatía no son consistentes con los conceptos fundamentales de la química y la física. Por ejemplo, no es posible explicar en términos científicos cómo un remedio que contiene poco o ningún ingrediente activo pueda tener algún efecto. Esto, a su vez, crea grandes retos a la investigación clínica rigurosa de los remedios homeopáticos. Por ejemplo, uno no puede confirmar que un remedio extremadamente diluido contiene lo que se nombra en la etiqueta, o desarrollar mediciones objetivas que muestren efectos de remedios extremadamente diluidos en el cuerpo humano.[213]

En lugar del tratamiento médico

En el ámbito clínico, los pacientes que eligen usar homeopatía en vez de medicina científica corren el riesgo de perder un diagnóstico precoz y un tratamiento efectivo, de este modo empeorando las consecuencias de condiciones graves.[164] [196] [214] [215] Críticos de la homeopatía han citado casos de pacientes homeopáticos que rechazaron recibir un correcto tratamiento para enfermedades que fácilmente podrían haber sido diagnosticadas y tratadas con medicina basada en evidencia y que han muerto como consecuencia,[216] [217] además de la «práctica de mercadotecnia» de criticar y quitar importancia a la efectividad de la medicina científica.[158] [217] Los homeópatas afirman que el uso de medicinas convencionales «empujará la enfermedad más profundo» y causará condiciones más graves, un supuesto proceso llamado «represión».[218] Algunos homeópatas, especialmente aquellos que no son médicos, desaconsejan la vacunación.[214] [219] [220] Algunos sugieren reemplazarla con «nosode», producto homeopático creado a partir de material biológico como pus, tejido infectado, bacilo de esputo o, en el caso de «nosodes intestinales», heces.[221] Mientras que Hahnemann se opuso a tales preparaciones, los homeópatas contemporáneos a menudo los usan aunque no existe evidencia que indique efecto benéfico alguno.[222] [223] Se han identificado casos de homeópatas desaconsejando el uso de medicamentos antimalaria.[215] [224] [225] Esto expone a los viajeros al trópico que siguen la recomendación en peligro grave, puesto que los remedios homeopáticos son completamente inefectivos contra el parásito de la malaria.[215] [224] [225] [226] En un caso de 2004, un homeópata indicó a uno de sus pacientes que dejara de tomar la medicación convencional para una afección cardíaca. El 22 de junio de ese año le aconsejó: «Abandona todos los medicamentos, incluidos los homeopáticos». Dos meses después, alrededor del 20 de agosto, insistió que ya no necesitaba seguir su tratamiento médico. El 23 de agosto, agregó «Simplemente no puede tomar ningún fármaco. Le he sugerido algunos remedios homeopáticos. [...] Me siento seguro de que si sigue la recomendación recuperará su salud». La paciente fue ingresada al hospital al día siguiente, donde murió ocho días después. El diagnóstico final fue «fallo cardíaca aguda debido a suspensión del tratamiento».[227] [228]

En 1978, George Vithoulkas afirmó que si se traba la sífilis con antibióticos, esta se desarrollaría en una sífilis secundaria y terciaria con compromiso del sistema nervioso central. Anthony Campbell, entonces un médico especialista de la Royal London Homeopathic Hospital, replicó «El profano desafortunado podría ser bien engañado por la retórica de Vithoulkas en rehusarse a seguir el tratamiento ortodoxo».[229] Los dichos de Vithoulkas difundieron la idea de que tratar una enfermedad con medicamentos solo la conducirá más profundo en el cuerpo. Esto está en conflicto con los estudios científicos, que indican que el tratamiento con penicilina produce una cura completa de la sífilis en más del 90 % de los casos.[230]

Una revisión de 2006 por W. Steven Pray de la Facultad de farmacia de la Southwestern Oklahoma State University recomendó que las facultades de farmacología incluyan una asignatura obligatoria sobre medicaciones y tratamientos sin evidencia, promover la discusión de dilemas éticos inherentes en recomendar productos sin garantía de seguridad y eficacia y que se debería enseñar a los estudiantes dónde los sistemas sin probar, como la homeopatía, se apartan de la medicina basada en la evidencia.[231]

En un artículo titulado «¿Deberíamos mantener una mente abierta a la homeopatía?»[232] publicada en la American Journal of Medicine, Michael Baum y Edzard Ernst escribieron que «La homeopatía está entre los peores ejemplos de medicina basada en la fe. [...] Estos axiomas [de la homeopatía] no son solo están fuera de tono de los hechos científicos, sino que también se les oponen directamente. Si la homeopatía es correcta, mucha de la física, química y farmacología debe ser incorrecta».

En 2013, sir Mark Walport, el nuevo Government Chief Scientific Adviser del Reino Unido y cabeza del Government Office for Science, dijo sobre la homeopatía: «Mi parecer científico es absolutamente claro: la homeopatía es una tontería, es aciencia. Mi asesoría a los ministros es clara: que no existe ciencia en la homeopatía. Lo máximo que puede tener es un efecto placebo. Es entonces una decisión política si gastan dinero en ella o no».[233] Su predecesor, el profesor sir John Beddington, respecto a su opinión sobre la homeopatía «fundamentalmente ignorada» por el gobierno, dijo: «La única [opinión siendo ignorada] que podría concebir es la homeopatía, que está loca. No tiene respaldo de bases científicas. De hecho toda la ciencia señala al hecho de que no es para nada sensato. La clara evidencia está diciendo que está equivocada, pero la homeopatía aún es usada en el NHS [Sistema nacional de salud]».[234]

Regulación y prevalencia

Hampton House, el antiguo emplazamiento del Hospital Homeopático de Brístol, el último hospital homeopático restante en el Servicio Nacional de Salud británico.[13]

La homeopatía es bastante común en algunos países, mientras que en otros es poco común; está altamente regulada en algunos y prácticamente sin regulación en otros. Se practica en todo el mundo y se necesitan cualificaciones profesionales y licencias en la mayoría de los países.[235] En algunos países no existen normas legales específicas relativas a la práctica de la homeopatía, mientras que en otros se requiere un título de medicina científica o una licencia otorgados por universidades acreditadas. En Alemania, para convertirse en un homeópata, uno debe asistir a un programa de formación de tres años, mientras que Francia, Austria y Dinamarca exigen licencias para diagnosticar cualquier enfermedad o dispensar cualquier producto cuyo propósito es tratar una enfermedad.[235]

Algunos tratamientos homeopáticos están cubiertos por los servicios de salud pública de varios países europeos, entre ellos Francia, el Reino Unido, Dinamarca y Luxemburgo. En otros países, como Bélgica, la homeopatía no está cubierta. En Austria, el servicio de salud pública requiere una prueba científica de efectividad para reembolsar tratamientos médicos y la homeopatía está catalogada como no reembolsable,[236] pero se pueden hacer excepciones;[237] las pólizas de seguros de salud privados a veces incluyen el tratamiento homeopático.[235] El gobierno suizo, después de un ensayo de 5 años, retiró la cobertura de la homeopatía y otros cuatro tratamientos complementarios en 2005 al afirmar que no cumplían con los criterios de eficacia y coste-efectividad,[238] pero tras un referéndum en 2009 las cinco terapias han sido reintegrados por un período de prueba adicional de 6 años a partir de 2012.[239]

Remedios en una farmacia homeopática en Varanasi, India.

El gobierno indio reconoce la homeopatía como una de sus sistemas nacionales de medicina;[240] se ha establecido AYUSH o el Departamento de Ayurveda, Yoga y Naturopatía, Unani, Siddha y Homeopatía en el marco del Ministerio de Salud y Bienestar Familiar.[241] El Consejo Central de Homeopatía fue establecido en 1973 para supervisar la educación superior de la homeopatía y el Instituto Nacional de la Homeopatía en 1975.[242] Se requiere un mínimo de un diploma en homeopatía acreditado y la inscripción en un registro estatal o el Registro Central de Homeopatía para practicar la homeopatía en la India.[243]

Oposición pública

En Estados Unidos, el presidente de la National Council Against Health Fraud (Consejo nacional contra el fraude en salud) dijo que «La homeopatía es un fraude perpetrado contra el público con las bendiciones del gobierno, gracias al abuso de poder político del senador Royal Copeland [principal promotor de la Food, Drug, and Cosmetic Act, 1938]».[244]

Se han vuelto populares las parodias de «sobredosis» de los preparados homeopáticos por individuos o grupos mediante «suicidios homeopáticos» desde que James Randi empezó a tomar botellas enteras de píldoras somníferas homeopáticas antes de dar sus charlas.[245] [246] [247] [248] En 2010 The Merseyside Skeptics Society del Reino Unido lanzó la campaña 10:23, que alentaba a realizar sobredosis colectivas en público. En 2011 esta se expandió y participaron 69 grupos, de los cuales 54 subió grabaciones del proceso.[249] En abril de 2012, en la conferencia SkeptiCal en Berkeley, más de 100 personas participaron en una sobredosis masiva de coffea cruda, preparado homeopático que supuestamente alivia el insomnio.[250] [251]

Las organizaciones educaciones y sin fines de lucro Center for Inquiry (CFI) y la asociada Committee for Skeptical Inquiry (CSI) demandaron a la Food and Drug Administration (FDA, Estados Unidos), criticando a Boiron por tergiversar el etiquetado y la publicidad de Oscillococcinum. CFI en Canadá hizo un llamado a los consumidores que se sintieron dañados por productos homeopáticos para que los contactaran.[252]

En agosto de 2011,[253] una demanda colectiva fue presentada[253] contra Boiron en representación de «todos los residentes de California que han comprado Oscillo en cualquier día de los últimos 4 años». Los cargos fueron que «no es nada más que una píldora de azúcar», «a pesar de publicitar falsamente que contenía un ingrediente activo reconocido para tratar los síntomas de la gripe».[254]

La reportera Erica Johnson del programa Marketplace de la CBC News dirigió una investigación sobre la industria homeopática canadiense. Sus conclusiones fueron que está «basada en ciencia defectuosa y pensamiento realmente chiflado». Escépticos del Center for Inquiry (CFI) participaron de una sobredosis colectiva frente a una sala de emergencias en Vancouver, B.C., tomando botellas enteras de «medicamentos» que les debería haber provocado adormecimiento, náuseas o muerte. Luego de 45 minutos de observación no se manifestó ningún efecto adverso. Johnson les pidió a los homeópatas y sus representantes corporativos curas para el cáncer y afirmaciones de vacunación. Todos informaron de resultados positivos pero ninguno pudo ofrecer un respaldo científico a sus afirmaciones, solo que «funciona». Jonhson fue incapaz de encontrar alguna evidencia de que los preparados homeopáticos contuviesen algún ingrediente activo. Los análisis realizados en el Departamento de química de la Universidad de Toronto hallaron que el ingrediente activo era tan pequeño que «es equivalente a cinco mil de millones de veces más pequeño que la cantidad de aspirina [...] de una sola píldora». La belladona y la ipecacuana «serían indistinguibles la una de las otra en un ensayo ciego».[255] [256]

Véase también

Referencias

  1. Hahnemann, Samuel (1833). The Homœopathic Medical Doctrine, or "Organon of the Healing Art". Dublin: W.F. Wakeman. pp. iii, 48–49. «Observation, reflection, and experience have unfolded to me that the best and true method of cure is founded on the principle, similia similibus curentur. To cure in a mild, prompt, safe, and durable manner, it is necessary to choose in each case a medicine that will excite an affection similar (ὅμοιος πάθος) to that against which it is employed.»  Translator: Charles H. Devrient, Esq.
  2. a b Tuomela R (1987). «Chapter 4: Science, Protoscience, and Pseudoscience». En Pitt JC, Marcello P. Rational Changes in Science: Essays on Scientific Reasoning. Boston Studies in the Philosophy of Science 98 (Springer). pp. 83–101. doi:10.1007/978-94-009-3779-6_4. ISBN 978-94-010-8181-8. 
  3. a b Smith K (2012). «Homeopathy is Unscientific and Unethical». Bioethics 26 (9): 508–512. doi:10.1111/j.1467-8519.2011.01956.x. 
  4. a b c d Baran GR, Kiana MF, Samuel SP (2014). «Chapter 2: Science, Pseudoscience, and Not Science: How Do They Differ?». Healthcare and Biomedical Technology in the 21st Century (Springer). pp. 19–57. doi:10.1007/978-1-4614-8541-4_2. ISBN 978-1-4614-8540-7. «within the traditional medical community it is considered to be quackery». 
  5. a b c d e Ernst, E. (2002). «A systematic review of systematic reviews of homeopathy». British Journal of Clinical Pharmacology 54 (6): 577–82. doi:10.1046/j.1365-2125.2002.01699.x. PMC 1874503. PMID 12492603. 
  6. a b c d Shang, Aijing; Huwiler-Müntener, Karin; Nartey, Linda; Jüni, Peter; Dörig, Stephan; Sterne, Jonathan AC; Pewsner, Daniel; Egger, Matthias (2005), «Are the clinical effects of homoeopathy placebo effects? Comparative study of placebo-controlled trials of homoeopathy and allopathy», The Lancet 366 (9487): 726–732, doi:10.1016/S0140-6736(05)67177-2, PMID 16125589 
  7. a b Evidence Check 2: Homeopathy - Science and Technology Committee, British House of Commons Science and Technology Committee, 22 de febrero de 2010, http://www.publications.parliament.uk/pa/cm200910/cmselect/cmsctech/45/4504.htm, consultado el 5 de abril de 2014 
  8. a b c d Hahnemann S (1921), The Organon of the Healing Art (6th edición), aphorism 128, ISBN 0-87983-228-2 
  9. a b c «Dynamization and Dilution», Complementary and Alternative Medicine, Creighton University Department of Pharmacology, http://altmed.creighton.edu/Homeopathy/philosophy/dilution.htm, consultado el 24 de marzo de 2009 
  10. Hahnemann S (1833), The Organon of the Healing Art (5th edición), aphorisms 5 and 217, ISBN 0-87983-228-2 
  11. Ernst, Edzard (December 2012). «Homeopathy: A Critique of Current Clinical Research». Skeptical Inquirer 36 (6). 
  12. «Homeopathy». American Cancer Society. Consultado el 12 de octubre de 2014. 
  13. a b c UK Parliamentary Committee Science and Technology Committee - "Evidence Check 2: Homeopathy"
  14. a b Grimes D R (2012), «Proposed mechanisms for homeopathy are physically impossible», FACT 17 (3): 149, doi:10.1111/j.2042-7166.2012.01162.x 
  15. a b Cucherat, M; Haugh, MC; Gooch, M; Boissel, JP (2000), «Evidence of clinical efficacy of homeopathy. A meta-analysis of clinical trials. HMRAG. Homeopathic Medicines Research Advisory Group», European journal of clinical pharmacology 56 (1): 27–33, PMID 10853874 
  16. a b c Caulfield, Timothy; Debow, Suzanne (2005), «A systematic review of how homeopathy is represented in conventional and CAM peer reviewed journals», BMC Complementary and Alternative Medicine 5: 12, doi:10.1186/1472-6882-5-12, PMID 15955254 
  17. a b Shaw, D. M. (2010). «Homeopathy is where the harm is: Five unethical effects of funding unscientific 'remedies'». Journal of Medical Ethics 36 (3): 130–131. doi:10.1136/jme.2009.034959. PMID 20211989. 
  18. Mashta, O. (24 de agosto de 2009). «WHO warns against using homoeopathy to treat serious diseases». BMJ 339 (aug24 2): b3447–b3447. doi:10.1136/bmj.b3447. 
  19. a b Kleijnen, J; Knipschild, P; Ter Riet, G (1991), «Clinical trials of homoeopathy», BMJ 302 (6772): 316–23, doi:10.1136/bmj.302.6772.316, PMID 1825800 
  20. «Homeopathy is nonsense, says new chief scientist». The Daily Telegraph. 18 de abril de 2013. Consultado el 9 de septiembre de 2013. 
  21. Paul S. Boyer. The Oxford Companion to United States History. ISBN 9780195082098. Consultado el 15 de enero de 2013. «After 1847, when regular doctors organized the American Medical Association (AMA), that body led the war on "quackery", especially targeting dissenting medical groups such as homeopaths, who prescribed infinitesimally small doses of medicine. Ironically, even as the AMA attacked all homeopathy as quackery, educated homeopathic physicians were expelling untrained "quacks" from their ranks.» 
  22. James Randi (1995). An encyclopedia of claims, frauds, and hoaxes of the occult and supernatural. St. Martin's Press. ISBN 9780312109745. Consultado el 15 de enero de 2013. 
  23. a b «Supported by science?: What Canadian naturopaths advertise to the public». Consultado el 15 de enero de 2013. «Within the non-CAM scientific community, homeopathy has long been viewed as a sham». 
  24. Musgrave, Ian (8 de abril de 2014). «No evidence homeopathy is effective: NHMRC review». The Conversation. Consultado el 10 de enero de 2015. 
  25. Hemenway, Henry Bixby (1894), «Modern Homeopathy and Medical Science», JAMA: the Journal of the American Medical Association (11): 367, doi:10.1001/jama.1894.02420900001001 
  26. Britannica Online Encyclopedia, Encyclopædia Britannica, http://www.britannica.com/EBchecked/topic/442424/Paracelsus, consultado el 23 de marzo de 2009 
  27. «British Medical Journal», BMJ 1 (533): 283–4, 1871, doi:10.1136/bmj.1.533.283 
  28. a b Kaufman M (1971), Homeopathy in America: The rise and fall of a medical heresy, The Johns Hopkins University Press, ISBN 978-0-8018-1238-5 [página requerida]
  29. a b Edzard Ernst; Singh, Simon (2008), Trick or Treatment: The Undeniable Facts about Alternative Medicine, New York: W. W. Norton, ISBN 0-393-06661-4 
  30. Lasagna L (1970) [1962], The doctors' dilemmas, New York: Collier Books, p. 33, ISBN 978-0-8369-1669-0 
  31. W. Steven Pray (1 de agosto de 2003). a History of Nonprescription Product Regulation. Psychology Press. p. 192. ISBN 978-0-7890-1538-9. Consultado el 21 de enero de 2013. 
  32. Dean ME (2001), «Homeopathy and "the progress of science"» (PDF), Hist Sci 39 (125 Pt 3): 255–83, PMID 11712570, http://www.shpltd.co.uk/dean-homeopathy.pdf, consultado el 31 de marzo de 2009 
  33. Robert W. Ullman; Judyth Reichenberg-Ullman (1 de octubre de 1994). The Patient's Guide to Homeopathic Medicine. Picnic Point Press. pp. 1–2. ISBN 978-0-9640654-2-0. Consultado el 24 de enero de 2013. 
  34. a b c Oliver Wendell Holmes, Sr. (1842), Homoeópathy and its kindred delusions: Two lectures delivered before the Boston Society for the Diffusion of Useful Knowledge, Boston  as reprinted in Oliver Wendell Holmes, Sr. (1861), Currents and Counter-currents in Medical Science, Ticknor and Fields, pp. 72–188, OCLC 1544161, http://books.google.com/?id=c8MNAAAAYAAJ 
  35. The Dental Cosmos: A Monthly Record of Dental Science, Editor Edward C. Kirk, D.D.S., Vol. XXXVI, p. 1031-1032
  36. Atwood, Kimball (4 de enero de 2008). «Homeopathy and Evidence-Based Medicine: Back to the Future». Science Based Medicine. Consultado el 9 de septiembre de 2013. 
  37. Richard Haehl (1922). Samuel Hahnemann: His Life and Work : Based on Recently Discovered State Papers, Documents, Letters, Etc. B. Jain Publishers. p. 101. ISBN 978-81-7021-693-3. Consultado el 24 de enero de 2013. 
  38. Anne Taylor Kirschmann (2004). A Vital Force: Women in American Homeopathy. Rutgers University Press. p. 11. ISBN 978-0-8135-3320-9. Consultado el 28 de enero de 2013. 
  39. Hahnemann S (1833), The Organon of the Healing Art (5th edición), aphorism 269, ISBN 0-87983-228-2 . Hahnemann S (1842), The Organon of the Healing Art (6th edición) (publicado el 1921), aphorism 270, ISBN 0-87983-228-2 
  40. a b c History of Homeopathy, Creighton University Department of Pharmacology, http://altmed.creighton.edu/Homeopathy/history.htm, consultado el 23 de julio de 2007 
  41. J. H. Clarke; John Henry Clarke (1 de enero de 2001). Homeopathy Explained. Nanopathy. pp. 22–. GGKEY:JWCD56EF80T. Consultado el 12 de enero de 2013. 
  42. a b King S, Miasms in homeopathy, http://homepage.ntlworld.com/homeopathy_advice/Theory/Intermediate/miasm.html, consultado el 25 de marzo de 2009 
  43. Ward JW, Taking the History of the Case, Pacific Coast Jnl of Homeopathy, July 1937, http://homeoint.org/cazalet/ward/historycase.htm, consultado el 22 de octubre de 2007 
  44. Cause of Disease in homeopathy, Creighton University Department of Pharmacology, http://altmed.creighton.edu/Homeopathy/philosophy/cause.htm, consultado el 23 de julio de 2007 
  45. Hahnemann S (1828), Die chronischen Krankheiten, ihre eigenthümliche Natur und homöopathische Heilung [The chronic diseases, their specific nature and homoeopathic treatment], Dresden and Leipzig: Arnoldische Buchhandlung, http://books.google.com/?id=Xfk3AAAAMAAJ [página requerida]
  46. Cause of disease, Creighton University School of Medicine, http://global.britannica.com/EBchecked/topic/275628/human-disease/63220/The-causes-of-disease, consultado el 31 de julio de 2009 
  47. Hahnemann S (1833/1921), The Organon of the Healing Art (5th/6th edición), ISBN 0-87983-228-2 [página requerida]
  48. Whorton JC (2004), Nature Cures: The History of Alternative Medicine in America, New York: Oxford University Press, pp. 18, 52, ISBN 0-19-517162-4, http://books.google.com/?id=RU0DndWVSPoC&pg=PA18 
  49. a b c d e f Shelton, Jay W. (2004), Homeopathy: How it Really Works, Amherst, New York: Prometheus Books, ISBN 978-1-59102-109-4 
  50. Miller, Timothy (1995). America's alternative religions. State University of New York Press, Albany. p. 80. ISBN 978-0-7914-2397-4. 
  51. Winston J (2006), The Faces of Homoeopathy, Whole Health Now, ISBN 0-473-05607-0, http://www.wholehealthnow.com/homeopathy_pro/homeopathy_1825_1849.html, consultado el 23 de julio de 2007 
  52. Toufexis A, Cole W, Hallanan DB (25 de septiembre de 1995), «Is homeopathy good medicine?», Time, http://www.time.com/time/magazine/article/0,9171,983466,00.html 
  53. Ernst, E.; Kaptchuk, TJ (1996), «Homeopathy revisited», Archives of Internal Medicine 156 (19): 2162–4, doi:10.1001/archinte.156.19.2162, PMID 8885813 
  54. Coulter HL (1973), Divided Legacy, Berkeley: North Atlantic, pp. II:544–6; III:267–70, 298–305, OCLC 9538442 
  55. Death rates in conventional hospitals were typically two- to eight-fold higher than in homeopathic hospitals for patients with these infectious diseases; see Bradford TL (2007) [1900], The logic of figures or comparative results of homeopathic and other treatments, Kessinger, ISBN 1-4304-8892-1 [página requerida]
  56. Forbes J (1846), Homeopathy, allopathy and young physic, London 
  57. Simpson JY (1853), Homoeopathy, its tenets and tendencies, theoretical, theological and therapeutical, Edinburgh: Sutherland & Knox, p. 11 
  58. Allen JA, ed. (1867), «Homœopathists vs homœopathy», Chic Med J (A.B. Case.) 24: 268–269, http://books.google.com/?id=R08VAAAAYAAJ&pg=PA268&vq=leading+europe+abandoning 
  59. Paul Ulrich Unschuld (9 de agosto de 2009). What Is Medicine?: Western and Eastern Approaches to Healing. University of California Press. p. 171. ISBN 978-0-520-94470-1. Consultado el 7 de septiembre de 2013. 
  60. «Homeopathic Hassle», Time, 20 de agosto de 1956, http://www.time.com/time/magazine/article/0,9171,891760,00.html 
  61. Rader WM (1 de marzo de 1985), Riding the coattails of homeopathy's revival, FDA Consumer Magazine, http://www.homeowatch.org/history/fdac1.html 
  62. a b c Jonas, WB; TJ Kaptchuk; K Linde (2003). «A critical overview of homeopathy.». Annals of internal medicine 3 (5): 393–399. doi:10.7326/0003-4819-138-5-200303040-00009. 
  63. Lockie, Andrew (2000). Encyclopedia of Homeopathy (1st edición). New York City, NY: Dorling Kindersley. p. 19. ISBN 978-0-7566-1871-1. 
  64. O'Hara M (5 de enero de 2002), «A question of health or wealth?», The Guardian (London), http://www.guardian.co.uk/money/2002/jan/05/lifeinsurance.jobsandmoney 
  65. Bruce M. Hood (7 de abril de 2009). SuperSense. HarperCollins. p. 157. ISBN 978-0-06-186793-4. Consultado el 7 de septiembre de 2013. 
  66. Jones K, Materia medica: remedy information, http://www.elixirs.com/medica.htm, consultado el 24 de julio de 2007 
  67. a b c Bellavite, Paolo; Conforti, Anita; Piasere, Valeria; Ortolani, Riccardo (2005), «Immunology and Homeopathy. 1. Historical Background», Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine 2 (4): 441–52, doi:10.1093/ecam/neh141, PMID 16322800 
  68. Lee J, Thompson E (2007), «X-ray drug picture», The Homeopath (Northampton: Society of Homeopaths) 26 (2): 43–48, ISSN 0263-3256 
  69. Lee J, Thompson E (2007), «Postironium - the vastness of the universe knocks me off my feet», The Homeopath (Society of Homeopaths) 26 (2): 49–54, ISSN 0263-3256 
  70. Shah R (PDF), Call for introspection and awakening, Life Force Center, http://www.askdrshah.com/images/lancet.pdf, consultado el 24 de julio de 2007 
  71. Barwell B (2000), «The wo-wo effect», Homoeopathica 20 (3), http://www.homeopathy.ac.nz/editorials/2000/vol-20-no-3-june-2000-the-wo-wo-effect/, consultado el 2 de abril de 2009 
  72. Stephen Barrett, M.D., Homeopathy: The Ultimate Fake, http://www.quackwatch.org/01QuackeryRelatedTopics/homeo.html, consultado el 26 de mayo de 2011 
  73. Kayne SB (2006), Homeopathic pharmacy: theory and practice (2 edición), Elsevier Health Sciences, p. 53, ISBN 978-0-443-10160-1, http://books.google.com/?id=w2IFcHJYTSYC&lpg=PA52&dq=homeopathic%20proving%20method&pg=PA53#v=onepage&q&f=false 
  74. Goldacre, Ben (2008), Bad Science, London: Fourth Estate, ISBN 978-0-00-724019-7 
  75. In standard chemistry, this produces a substance with a concentration of 0.01%, measured by the volume-volume percentage method.
  76. Glossary of Homeopathic Terms, Creighton University Department of Pharmacology, http://altmed.creighton.edu/Homeopathy/Glossary.htm, consultado el 15 de febrero de 2009 
  77. Smith T (1989), Homeopathic Medicine, Healing Arts Press, pp. 14–15 
  78. Similia similibus curentur (Like cures like), Creighton University Department of Pharmacology, http://altmed.creighton.edu/Homeopathy/philosophy/similia.htm, consultado el 20 de agosto de 2007 
  79. http://www.ritecare.com/homeopathic/guide_potency.asp
  80. a b c For further discussion of homeopathic dilutions and the mathematics involved, see Homeopathic dilutions.
  81. a b Bambridge AD (1989), Homeopathy investigated, Kent, England: Diasozo Trust, ISBN 0-948171-20-0 
  82. a b Andrews P (1990), «Homeopathy and Hinduism», The Watchman Expositor (Watchman Fellowship) 7 (3), http://www.watchman.org/na/homeopth.htm 
  83. A 12C solution produced using sodium chloride (also called natrum muriaticum in homeopathy) is the equivalent of dissolving 0.36 mL of table salt, weighing about 0.77 g, into a volume of water the size of the Atlantic Ocean, since the volume of the Atlantic Ocean and its adjacent seas is 3.55×108 km3 or 3.55×1020 L: Emery KO, Uchupi E (1984), The geology of the Atlantic Ocean, Springer, ISBN 0-387-96032-5, http://books.google.com/?id=6J0TAAAAYAAJ&q=355+x+106+km3+in+the+whole&dq=355+x+106+km3+in+the+whole 
  84. The volume of all water on earth is about 1.36×109 km3: Water Science for Schools, United States Geological Survey, 28 de agosto de 2006, ISBN 0-07-825402-7, http://ga.water.usgs.gov/edu/waterdistribution.html 
  85. Gleick PH, Water resources, In Schneider SH, ed. (1996), Encyclopedia of climate and weather, 2, New York: Oxford University Press, pp. 817–823 
  86. Robert L. Park (2008), Superstition: Belief in the Age of Science, Princeton University Press, pp. 145–146, ISBN 0-691-13355-7 
  87. Fisher, P (2007), «The Memory of Water: a scientific heresy?», Homeopathy 96 (3): 141–2, doi:10.1016/j.homp.2007.05.008, PMID 17678808 
  88. van Haselen, R. (Nov 2005). «To which extent should potency choice in homeopathy be "regulated": has European legislation gone too far?». Wien Med Wochenschr. 155 (21-22): 479–81. doi:10.1007/s10354-005-0231-z. PMID 16425107. 
  89. Wheeler CE (1941), Dr. Hughes: Recollections of some masters of homeopathy, Health through homeopathy 
  90. Bodman F (1970), The Richard Hughes memorial lecture, BHJ, pp. 179–193 
  91. HeadOn: Headache drug lacks clinical data, Consumers Union, http://www.consumerreports.org/cro/health-fitness/drugs-supplements/headon-9-07/overview/0709_headache_ov_1.htm, consultado el 25 de marzo de 2009 
  92. James Randi's Swift, http://www.randi.org/jr/2006-07/072806academic.html#i15, consultado el 27 de julio de 2006 
  93. Dantas, F; Fisher, P; Walach, H; Wieland, F; Rastogi, D; Teixeira, H; Koster, D; Jansen, J et ál. (2007), «A systematic review of the quality of homeopathic pathogenetic trials published from 1945 to 1995», Homeopathy 96 (1): 4–16, doi:10.1016/j.homp.2006.11.005, PMID 17227742 
  94. Kayne SB (2006), Homeopathic pharmacy: theory and practice (2 edición), Elsevier Health Sciences, p. 52, ISBN 978-0-443-10160-1, http://books.google.com/?id=w2IFcHJYTSYC&pg=PA52&dq=homeopathic+proving+method 
  95. Cassedy JH (1999), American Medicine and Statistical Thinking, 1800–1860, iUniverse, ISBN 978-1-58348-428-9 [página requerida]
  96. Fye WB (1986), «Nitroglycerin: a homeopathic remedy» (PDF), Circulation 73 (1): 21–9, doi:10.1161/01.CIR.73.1.21, PMID 2866851, http://circ.ahajournals.org/cgi/reprint/73/1/21.pdf 
  97. Hahnemann S (1796), «Versuch über ein neues Prinzip zur Auffindung der Heilkräfte der Arzneisubstanzen, nebst einigen Blicken auf die bisherigen» (en German), Hufelands Journal II (3) 
  98. Hahnemann S (1805) (en Latin), Fragmenta de Viribus medicamentorum Positivis, Leipzig 
  99. Hahnemann S, Stapf E, Gross G, de Brunnow EG (1826–1828) (en Latin), Materia medica pura; sive, Doctrina de medicamentorum viribus in corpore humano sano observatis; e Germanico sermone in Latinum conversa, Dresden: Arnold, OCLC 14840659 
  100. Are the principles of Homeopathy scientifically valid?, Creighton University School of Medicine, http://altmed.creighton.edu/Homeopathy/science/validity.htm 
  101. Stehlin I (1996), Homeopathy: Real medicine or empty promises?, U.S. Food and Drug Administration, http://findarticles.com/p/articles/mi_m1370/is_n10_v30/ai_18979004/, consultado el 1 de octubre de 2007 
  102. Boger CM, von Bönninghausen CMF, Bradford TL (1999), Boenninghausen's characteristics, materia medica & repertory : with word index (reprint edición), New Delhi: B. Jain, ISBN 81-7021-207-3, OCLC 46785916 
  103. Mathur KN (2003) (en German), Prinzipien der homöopathischen Verschreibung: Synopsis weltweiter klinischer Erfahrungen, Georg Thieme Verlag, pp. 122–123, ISBN 3-8304-9021-6, OCLC 76518035 
  104. a b c Ernst, E (2005), «Is homeopathy a clinically valuable approach?», Trends in Pharmacological Sciences 26 (11): 547–8, doi:10.1016/j.tips.2005.09.003, PMID 16165225 
  105. Sagar, SM (2007), «Homeopathy: Does a teaspoon of honey help the medicine go down?», Current oncology (Toronto, Ont.) 14 (4): 126–7, doi:10.3747/co.2007.150, PMID 17710203. 
  106. Morales, José J. (16 de febrero de 2015). «José Miguel Mulet: «Yo no tengo que creer en el ibuprofeno; me lo tomo, me cura y punto»». La Razón. Consultado el 16 de febrero de 2015. 
  107. Sam Jones, "Homeopathy protesters to take 'mass overdose' outside Boots", The Guardian, 29 January 2010>
  108. Coghlan A (1 de febrero de 2010). «Mass drug overdose – none dead». New Scientist. Consultado el 20 de abril de 2012. 
  109. a b Label data
  110. Teut, Michael; Dahler, JÖrn; Schnegg, Christoph (2008), «A Homoeopathic Proving of Galphimia glauca», Forschende Komplementärmedizin / Research in Complementary Medicine 15 (4): 211–7, doi:10.1159/000148825 
  111. Description of Histaminum Hydrochloricum
  112. Luffa operculata L. COGN Sponge Cucumber
  113. Harris, Gardinier (16 de junio de 2009). «FDA Warns Against Use of Zicam». New York Times. 
  114. Hoff D, Classical homeopathy information, homeoinfo.com, http://www.homeoinfo.com/08_non-classical_topics/is_it_homeopathy/isopathy.php, consultado el 26 de marzo de 2009 
  115. Kayne SB (2006), Homeopathic pharmacy: theory and practice (2 edición), Elsevier Health Sciences, p. 171, ISBN 978-0-443-10160-1, http://books.google.co.uk/books?id=w2IFcHJYTSYC 
  116. Vanhaselen, R (1999), «The relationship between homeopathy and the Dr Bach system of flower remedies: A critical appraisal», British Homoeopathic journal 88 (3): 121–7, doi:10.1054/homp.1999.0308, PMID 10449052 
  117. Ernst, E (2002), «"Flower remedies": a systematic review of the clinical evidence», Wiener klinische Wochenschrift 114 (23–24): 963–6, PMID 12635462 
  118. Saxton, J (2007), «The diversity of veterinary homeopathy», Homeopathy 96 (1): 3, doi:10.1016/j.homp.2006.11.010, PMID 17227741 
  119. a b Hektoen, L (2005), «Review of the current involvement of homeopathy in veterinary practice and research», Veterinary Record 157 (8): 224–9, PMID 16113167 
  120. «Veterinary medicines». British Veterinary Association. Consultado el 5 de enero de 2015. 
  121. «Ineffective therapies». Australian veterinary association. Consultado el 5 de enero de 2015. 
  122. Alternative pet remedies: Government clampdown
  123. Kempf, EJ (1906). «European Medicine: A Résumé of Medical Progress During the Eighteenth and Nineteenth Centuries». Medical library and historical journal 4 (1): 86–100. PMC 1692573. PMID 18340908. 
  124. «When to believe the unbelievable», Nature 333 (6176): 787, 1988, doi:10.1038/333787a0, PMID 3386722, Bibcode1988Natur.333Q.787. 
  125. a b Maddox, J.; Randi, J.; Stewart, W. (1988). «"High-dilution" experiments a delusion». Nature 334 (6180): 287–291. Bibcode:1988Natur.334..287M. doi:10.1038/334287a0. PMID 2455869. 
  126. Issues surrounding homeopathy, National Health Service, http://webarchive.nationalarchives.gov.uk/+/www.nhs.uk/Conditions/Homeopathy/Pages/Issues.aspx, consultado el 11 de septiembre de 2011 
  127. Rose Shapiro (30 de septiembre de 2010). Suckers: How Alternative Medicine Makes Fools of Us All. Random House. pp. 97–. ISBN 978-1-4090-5916-5. 
  128. «Homeopathy: An Introduction». NCCAM. Consultado el 25 de marzo de 2014. 
  129. a b Orzel, Chad (2009). How to Teach Physics to Your Dog. Simon and Schuster. pp. 221–3. ISBN 141657901X. 
  130. a b Teixeira, J (2007), «Can water possibly have a memory? A sceptical view», Homeopathy 96 (3): 158–62, doi:10.1016/j.homp.2007.05.001, PMID 17678811 
  131. a b Levy, G (1986), «Kinetics of drug action: An overview», Journal of Allergy and Clinical Immunology 78 (4 Pt 2): 754–61, doi:10.1016/0091-6749(86)90057-6, PMID 3534056 
  132. Ernst, E (2007), «Placebo: new insights into an old enigma», Drug Discovery Today 12 (9–10): 413–8, doi:10.1016/j.drudis.2007.03.007, PMID 17467578 
  133. Milgrom, L (2007), «Conspicuous by its absence: the Memory of Water, macro-entanglement, and the possibility of homeopathy», Homeopathy 96 (3): 209–19, doi:10.1016/j.homp.2007.05.002, PMID 17678819 
  134. Teixeira, José; Luzar, Alenka; Longeville, Stéphane (2006), «Dynamics of hydrogen bonds: how to probe their role in the unusual properties of liquid water», Journal of Physics: Condensed Matter 18 (36): S2353–62, doi:10.1088/0953-8984/18/36/S09, Bibcode2006JPCM...18S2353T 
  135. a b Weissmann, G (2006), «Homeopathy: Holmes, Hogwarts, and the Prince of Wales», The FASEB Journal 20 (11): 1755–8, doi:10.1096/fj.06-0901ufm, PMID 16940145 
  136. Anick, David J (2004), «High sensitivity 1H-NMR spectroscopy of homeopathic remedies made in water», BMC Complementary and Alternative Medicine 4: 15, doi:10.1186/1472-6882-4-15, PMID 15518588 
  137. Randi J (29 de noviembre de 2002), Horizon's homeopathic coup, Cuzco's altitude, more funny sites, the clangers, overdue, Orbito nabbed in Padua, Randi a zombie?, Stellar guests at amazing meeting, and great new Shermer books!, James Randi Educational Foundation, http://www.randi.org/jr/112902.html, consultado el 20 de septiembre de 2006 
  138. ISO 3696: 1987
  139. e.g. Dana Ullman, MPH. Essential Homeopathy: What It Is and What It Can Do for You. New World Library, Novato. California, January 2002. ISBN 1-57731-206-6. p. 41: "Classical homeopaths usually use high-potency medicines (200, 1M, 10M, 50M, and higher; "M" refers to the Roman numeral for one thousand, meaning that they were diluted either 1:10 or 1:100 one thousand times) more than low-potency remedies (3, 6, or 12)."
  140. e.g. Dana Ullman, MPH. Essential Homeopathy: What It Is and What It Can Do for You. New World Library, Novato. California, January 2002. ISBN 1-57731-206-6. p. 62: "Homeopaths often simply prescribe one dose of one high-potency remedy, and these more powerful remedies tend to be more susceptible to being neutralized than lower-potency medicines."
  141. Boyd, Windy A; Williams, Phillip L (2003), «Comparison of the sensitivity of three nematode species to copper and their utility in aquatic and soil toxicity test», Environmental Toxicology and Chemistry 22 (11): 2768–74, doi:10.1897/02-573, PMID 14587920 
  142. Goldoni, Matteo; Vittoria Vettori, Maria; Alinovi, Rossella; Caglieri, Andrea; Ceccatelli, Sandra; Mutti, Antonio (2003), «Models of Neurotoxicity: Extrapolation of Benchmark Doses in Vitro», Risk Analysis 23 (3): 505–14, doi:10.1111/1539-6924.00331, PMID 12836843 
  143. Yu, Hsin-Su; Liao, Wei-Ting; Chai, Chee-Yin (2006), «Arsenic Carcinogenesis in the Skin», Journal of Biomedical Science 13 (5): 657–66, doi:10.1007/s11373-006-9092-8, PMID 16807664 
  144. a b c Barrett S (28 de diciembre de 2004), Quackwatch, Quackwatch, http://www.quackwatch.org/01QuackeryRelatedTopics/homeo.html, consultado el 25 de julio de 2007 
  145. Faziola L, Homeopathy Tutorial, Creighton University School of Medicine, http://altmed.creighton.edu/Homeopathy/philosophy/dilution.htm, consultado el 24 de julio de 2007 
  146. Williams N (26 de noviembre de 2002), Homeopathy: The test, Horizon (BBC), http://www.bbc.co.uk/science/horizon/2002/homeopathy.shtml, consultado el 26 de enero de 2007  (transcript).
  147. Stossel J (2008), «Homeopathic remedies – can water really remember?», 20/20 (ABC News), http://abcnews.go.com/print?id=124309, consultado el 22 de enero de 2008 
  148. Questions and answers about homeopathy, National Institute of Health, http://nccam.nih.gov/health/homeopathy/, consultado el 8 de febrero de 2008 
  149. a b Linde, K; Scholz, M; Ramirez, G; Clausius, N; Melchart, D; Jonas, WB (1999), «Impact of Study Quality on Outcome in Placebo-Controlled Trials of Homeopathy», Journal of Clinical Epidemiology 52 (7): 631–6, doi:10.1016/S0895-4356(99)00048-7, PMID 10391656 
  150. Ernst, E. (2010). «Homeopathy: What does the "best" evidence tell us?». Medical Journal of Australia 192 (8): 458–460. PMID 20402610. 
  151. Sterne, J. A C; Davey Smith, G (2001), «Sifting the evidence---what's wrong with significance tests? Another comment on the role of statistical methods», BMJ 322 (7280): 226–31, doi:10.1136/bmj.322.7280.226, PMID 11159626 
  152. Linde, K.; Jonas, WB; Melchart, D; Willich, S (2001), «The methodological quality of randomized controlled trials of homeopathy, herbal medicines and acupuncture», International Journal of Epidemiology 30 (3): 526–31, doi:10.1093/ije/30.3.526, PMID 11416076 
  153. Sackett, David L. (1979), «Bias in analytic research», Journal of Chronic Diseases 32 (1–2): 51–63, doi:10.1016/0021-9681(79)90012-2, PMID 447779 
  154. Rosenthal, Robert (1979), «The file drawer problem and tolerance for null results», Psychological Bulletin 86 (3): 638–41, doi:10.1037/0033-2909.86.3.638 
  155. Jeffrey D. Scargle (2000), «Publication Bias: The "File-Drawer Problem" in Scientific Inference», Journal of Scientific Exploration 14 (2): 94–106, http://www.scientificexploration.org/journal/jse_14_1_scargle.pdf 
  156. a b c Ioannidis, John P. A. (2005), «Why Most Published Research Findings Are False», PLoS Medicine 2 (8): e124, doi:10.1371/journal.pmed.0020124, PMID 16060722 
  157. a b c d Goldacre, Ben (2007), «Benefits and risks of homoeopathy», The Lancet 370 (9600): 1672–3, doi:10.1016/S0140-6736(07)61706-1, PMID 18022024 
  158. Liberati, A.; Altman, D. G.; Tetzlaff, J.; Mulrow, C.; Gøtzsche, P. C.; Ioannidis, J. P. A.; Clarke, M.; Devereaux, P. J.; Kleijnen, J.; Moher, D. (2009). «The PRISMA Statement for Reporting Systematic Reviews and Meta-Analyses of Studies That Evaluate Health Care Interventions: Explanation and Elaboration». PLoS Medicine 6 (7): e1000100. doi:10.1371/journal.pmed.1000100. PMC 2707010. PMID 19621070. 
  159. Linde, K.; Hondras, M.; Vickers, A.; Ter Riet, G.; Melchart, D. (2001). «Systematic reviews of complementary therapies - an annotated bibliography. Part 3: Homeopathy». BMC Complementary and Alternative Medicine 1: 4. doi:10.1186/1472-6882-1-4. PMC 45586. PMID 11527508. 
  160. a b Linde, K; Clausius, N; Ramirez, G; Melchart, D; Eitel, F; Hedges, L; Jonas, W (1997), «Are the clinical effects of homoeopathy placebo effects? A meta-analysis of placebo-controlled trials», The Lancet 350 (9081): 834–43, doi:10.1016/S0140-6736(97)02293-9, PMID 9310601 
  161. The role of plausibility in the evaluation of scientific research, Almeida RM, Rev Saude Publica 2011 Jun;45(3):617-20.
  162. Milazzo, S; Russell, N; Ernst, E (2006), «Efficacy of homeopathic therapy in cancer treatment», European Journal of Cancer 42 (3): 282–9, doi:10.1016/j.ejca.2005.09.025, PMID 16376071 
  163. a b c Altunc, U.; Pittler, M. H.; Ernst, E. (2007), «Homeopathy for Childhood and Adolescence Ailments: Systematic Review of Randomized Clinical Trials», Mayo Clinic Proceedings 82 (1): 69–75, doi:10.4065/82.1.69, PMID 17285788, «However, homeopathy is not totally devoid of risks… it may delay effective treatment or diagnosis» 
  164. Davidson, JR; Crawford, C; Ives, JA; Jonas, WB (June 2011). «Homeopathic treatments in psychiatry: a systematic review of randomized placebo-controlled studies.». The Journal of clinical psychiatry 72 (6): 795–805. PMID 21733480. «In summary, our review demonstrates that well-designed and comprehensively reported homeopathic studies in psychiatry are few and far between and preclude firm conclusions about the efficacy of this treatment in any single disorder. The same holds true for safety.» 
  165. McCarney, Robert W; Linde, Klaus; Lasserson, Toby J (2004), McCarney, Robert W, ed., «Homeopathy for chronic asthma», Cochrane database of systematic reviews (Online) (1): CD000353, doi:10.1002/14651858.CD000353.pub2, PMID 14973954 
  166. McCarney, Robert W; Warner, James; Fisher, Peter; Van Haselen, Robbert (2003), McCarney, Robert W, ed., «Homeopathy for dementia», Cochrane database of systematic reviews (Online) (1): CD003803, doi:10.1002/14651858.CD003803, PMID 12535487 
  167. Coulter, MK; Dean, ME (17 de octubre de 2007). «Homeopathy for attention deficit/hyperactivity disorder or hyperkinetic disorder.». The Cochrane database of systematic reviews (4): CD005648. PMID 17943868. 
  168. Smith, Caroline A (2003), Smith, Caroline A, ed., «Homoeopathy for induction of labour», Cochrane database of systematic reviews (Online) (4): CD003399, doi:10.1002/14651858.CD003399, PMID 14583972 
  169. Long, L; Ernst, E (2001), «Homeopathic remedies for the treatment of osteoarthritis: a systematic review», British Homoeopathic journal 90 (1): 37–43, doi:10.1054/homp.1999.0449, PMID 11212088 
  170. Ernst, E (1999), «Homeopathic prophylaxis of headaches and migraine? A systematic review», Journal of pain and symptom management 18 (5): 353–7, doi:10.1016/S0885-3924(99)00095-0, PMID 10584459 
  171. Walach, H; Lowes, T; Mussbach, D; Schamell, U; Springer, W; Stritzl, G; Haag, G (2001), «The long-term effects of homeopathic treatment of chronic headaches: one year follow-up and single case time series analysis», The British homoeopathic journal 90 (2): 63–72, doi:10.1054/homp.1999.0473, PMID 11341459 
  172. Whitmarsh, TE; Coleston-Shields, DM; Steiner, TJ (1997), «Double-blind randomized placebo-controlled study of homoeopathic prophylaxis of migraine», Cephalalgia 17 (5): 600–4, doi:10.1046/j.1468-2982.1997.1705600.x, PMID 9251877 
  173. Ernst, E. «Homeopathy for eczema: a systematic review of controlled clinical trials». British Journal of Dermatology 166 (6): 1170–1172. doi:10.1111/j.1365-2133.2012.10994.x. 
  174. Linde, Klaus; Melchart, Dieter (1998), «Randomized Controlled Trials of Individualized Homeopathy: A State-of-the-Art Review», The Journal of Alternative and Complementary Medicine 4 (4): 371–88, doi:10.1089/acm.1998.4.371, PMID 9884175 
  175. a b Ernst, Edzard (2012). «Homeopathy: A Critique of Current Clinical Research». Skeptical Inquirer (Center for Inquiry) 36 (November/December): 39–42. 
  176. a b «Health A-Z -- Homeopathy». National Health Service. Consultado el 22 de abril de 2013. 
  177. AMA Council on Scientific Affairs (1997). «Alternative Medicine: Report 12 of the Council on Scientific Affairs (A–97)». American Medical Association. Archivado desde el original el 14 de junio de 2009. Consultado el 25 de marzo de 2009. 
  178. «NHMRC draft Information Paper: Evidence on the effectiveness of homeopathy for treating health conditions». April 2014. p. 19. Consultado el 20 de octubre de 2014. «There is no reliable evidence that homoeopathy is effective for treating health conditions.» 
  179. «Homeopathy not a cure, says WHO». BBC News. 20 de agosto de 2009. Consultado el 20 de octubre de 2014. 
  180. a b American College of Medical Toxicology; American Academy of Clinical Toxicology (February 2013), «Five Things Physicians and Patients Should Question», Choosing Wisely: an initiative of the ABIM Foundation (American College of Medical Toxicology and American Academy of Clinical Toxicology), http://www.choosingwisely.org/doctor-patient-lists/american-college-of-medical-toxicology-and-the-american-academy-of-clinical-toxicology/, consultado el 5 de diciembre de 2013 , which cites Woodward, KN (May 2005). «The potential impact of the use of homeopathic and herbal remedies on monitoring the safety of prescription products.». Human & Experimental Toxicology 24 (5): 219–33. doi:10.1191/0960327105ht529oa. PMID 16004184. 
  181. Kolisko L (1959) (en German), Physiologischer und physikalischer Nachweis der Wirksamkeit kleinster Entitäten, Stuttgart 
  182. Walchli, Chantal; Baumgartner, Stephan; Bastide, Madeleine (2006), «Effect of Low Doses and High Homeopathic Potencies in Normal and Cancerous Human Lymphocytes: An In Vitro Isopathic Study», Journal of Alternative and Complementary Medicine 12 (5): 421–7, doi:10.1089/acm.2006.12.421 
  183. Walach, H; Köster, H; Hennig, T; Haag, G (2001), «The effects of homeopathic belladonna 30CH in healthy volunteers — a randomized, double-blind experiment», Journal of Psychosomatic Research 50 (3): 155–60, doi:10.1016/S0022-3999(00)00224-5, PMID 11316508 
  184. Hirst, S. J.; Hayes, N. A.; Burridge, J.; Pearce, F. L.; Foreman, J. C. (1993), «Human basophil degranulation is not triggered by very dilute antiserum against human IgE», Nature 366 (6455): 525–7, doi:10.1038/366525a0, PMID 8255290, Bibcode1993Natur.366..525H 
  185. Ovelgönne, J. H.; Bol, A. W. J. M.; Hop, W. C. J.; Wijk, R. (1992), «Mechanical agitation of very dilute antiserum against IgE has no effect on basophil staining properties», Experientia 48 (5): 504–8, doi:10.1007/BF01928175, PMID 1376282 
  186. Witt, Claudia M.; Bluth, Michael; Hinderlich, Stephan; Albrecht, Henning; Ludtke, Rainer; Weisshuhn, Thorolf E.R.; Willich, Stefan N. (2006), «Does Potentized HgCl2 (Mercurius corrosivus) Affect the Activity of Diastase and -Amylase?», Journal of Alternative and Complementary Medicine 12 (4): 359–65, doi:10.1089/acm.2006.12.359 
  187. Guggisberg, A; Baumgartner, S; Tschopp, C; Heusser, P (2005), «Replication study concerning the effects of homeopathic dilutions of histamine on human basophil degranulation in vitro», Complementary Therapies in Medicine 13 (2): 91–100, doi:10.1016/j.ctim.2005.04.003, PMID 16036166 
  188. a b Sullivan W (27 de julio de 1988), Water That Has a Memory? Skeptics Win Second Round, http://www.nytimes.com/1988/07/27/us/water-that-has-a-memory-skeptics-win-second-round.html, consultado el 3 de octubre de 2007 
  189. Benveniste defended his results by comparing the inquiry to the Salem witch hunts and asserting that "It may be that all of us are wrong in good faith. This is no crime but science as usual and only the future knows."
  190. Hilly Janes (6 de septiembre de 2008), «The Lifestyle 50: The top fifty people who influence the way we eat, exercise and think about ourselves», The Times, http://www.timesonline.co.uk/tol/life_and_style/article4682309.ece 
  191. Memorandum submitted by Edzard Ernst HO 16 to the House of Lords
  192. Boseley S (21 de julio de 2008), «The alternative professor», The Guardian (London), http://www.guardian.co.uk/science/2003/sep/25/scienceinterviews.health 
  193. «Complementary therapies: The big con?», The Independent (London), 22 de abril de 2008, http://www.independent.co.uk/life-style/health-and-wellbeing/features/complementary-therapies-the-big-con-813248.html, consultado el 4 de mayo de 2010 
  194. Sample I (21 de julio de 2008), «Pharmacists urged to 'tell the truth' about homeopathic remedies», The Guardian (London), http://www.guardian.co.uk/science/2008/jul/21/pharmacists.homeophathy 
  195. a b Malik, Imtiaz A.; Gopalan, Sethuraman (2002), «Use of CAM results in delay in seeking medical advice for breast cancer», European Journal of Epidemiology 18 (8): 817–22, doi:10.1023/A:1025343720564, PMID 12974558, «CAM use [in the developing countries this study solely considered] was associated with delay in seeking medical advice (OR: 5.6; 95% CI: 2.3, 13.3) and presentation at an advanced stage of disease» 
  196. a b Posadzki, P.; Alotaibi, A.; Ernst, E. (2012). «Adverse effects of homeopathy: A systematic review of published case reports and case series». International Journal of Clinical Practice 66 (12): 1178–1188. doi:10.1111/ijcp.12026. PMID 23163497. 
  197. «Hyland’s Teething Tablets: Recall - Risk of Harm to Children». Food and Drug Administration. 23 de octubre de 2010. Consultado el August 2013. 
  198. Chakraborti, D; Mukherjee, SC; Saha, KC; Chowdhury, UK; Rahman, MM; Sengupta, MK (2003), «Arsenic toxicity from homeopathic treatment», Journal of toxicology. Clinical toxicology 41 (7): 963–7, doi:10.1081/CLT-120026518, PMID 14705842 
  199. Barrett S (4 de noviembre de 2003), Zicam marketers sued, Homeowatch.org, http://www.homeowatch.org/legal/zicam.html, consultado el 25 de octubre de 2007 
  200. Boodman S (31 de enero de 2006), This Week in Health & Science, Washington Post, http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/content/article/2006/01/30/AR2006013001240.html, consultado el 25 de octubre de 2007 
  201. Sources:
  202. Matrixx Initiatives, Inc. AKA Zicam LLC 6/16/09. Warning letter, FDA, 16 de junio de 2009, http://www.fda.gov/ICECI/EnforcementActions/WarningLetters/ucm166909.htm 
  203. Dantas, F; Rampes, H. «Do homeopathic medicines provoke adverse effects? A systematic review». British Homoeopathic journal 89: S35–S38. doi:10.1054/homp.1999.0378. 
  204. Edzard Ernst, MD, PhD, FMedSci, FSB, FRCP, FRCPEd. «The risks of homeopathy?». Consultado el December 2012. 
  205. a b Adler J (4 de febrero de 2004). «No way to treat the dying». Newsweek. 
  206. Wahlberg, A (2007), «A quackery with a difference—New medical pluralism and the problem of 'dangerous practitioners' in the United Kingdom», Social Science & Medicine 65 (11): 2307–16, doi:10.1016/j.socscimed.2007.07.024, PMID 17719708 
  207. National Science Board (2002), «Science Fiction and Pseudoscience», Science and engineering indicators 2002, Arlington, Virginia: National Science Foundation Directorate for Social, Behavioral and Economic Sciences, http://www.nsf.gov/statistics/seind02/c7/c7s5.htm 
  208. Atwood, K. C. (2003), «"Neurocranial Restructuring" and Homeopathy, Neither Complementary nor Alternative», Archives of Otolaryngology - Head and Neck Surgery 129 (12): 1356–7, doi:10.1001/archotol.129.12.1356, PMID 14676179 
  209. Ndububa, VI (2007), «Medical quackery in Nigeria; why the silence?», Nigerian journal of medicine 16 (4): 312–7, doi:10.4314/njm.v16i4.37328, PMID 18080586 
  210. Ernst, E.; Pittler, MH (1998), «Efficacy of Homeopathic Arnica: A Systematic Review of Placebo-Controlled Clinical Trials», Archives of Surgery 133 (11): 1187–90, doi:10.1001/archsurg.133.11.1187, PMID 9820349 
  211. Rosa Silverman. «Homeopathy is 'rubbish', says chief medical officer». The Daily Telegraph (Londres: TMG). ISSN 0307-1235. OCLC 49632006. Consultado el 24 de enero de 2013. 
  212. «Homeopathy: An Introduction». National Center for Complementary and Alternative Medicine. April 2012. Consultado el January 2013. 
  213. a b Ernst, E; White, AR (1995), «Homoeopathy and immunization», The British journal of general practice 45 (400): 629–30, PMID 8554846 
  214. a b c Jones M (14 de julio de 2006), «Malaria advice 'risks lives'», Newsnight (BBC Television), http://news.bbc.co.uk/2/hi/programmes/newsnight/5178122.stm, consultado el 24 de marzo de 2009 
  215. Case of Baby Gloria, who died in 2002:
  216. a b Alastair Neil Hope, State Coroner, Coroner's inquest into the death of Penelope Dingle. Ref No: 17/10, http://www.scribd.com/doc/68731728/Coroner-Dingle-Finding 
  217. Schmukler AV (2006), Homeopathy: An A to Z Home Handbook, Llewellyn Worldwide, p. 16, ISBN 978-0-7387-0873-7, http://books.google.com/?id=E1fVzLCmk5gC&pg=PA16&dq=suppression+homeopathy 
  218. Ernst, E. (1997), «The attitude against immunisation within some branches of complementary medicine», European Journal of Pediatrics 156 (7): 513–5, doi:10.1007/s004310050650, PMID 9243229 
  219. Ernst, E (2001), «Rise in popularity of complementary and alternative medicine: reasons and consequences for vaccination», Vaccine 20: S90–3; discussion S89, doi:10.1016/S0264-410X(01)00290-0, PMID 11587822 
  220. Pray WS (1996), «The Challenge to Professionalism Presented by Homeopathy», American Journal of Pharmaceutical Education 60: 198–204 
  221. Pray WS (1992), «A challenge to the credibility of homeopathy», Am J Pain Management (2): 63–71 
  222. English, J (1992), «The issue of immunization», British Homoeopathic journal 81 (4): 161–3, doi:10.1016/S0007-0785(05)80171-1 
  223. a b Jha A (14 de julio de 2006), «Homeopaths 'endangering lives' by offering malaria remedies», The Guardian (London), http://www.guardian.co.uk/science/story/0,,1820103,00.html 
  224. a b Starr, M. (2000), «Malaria affects children and pregnant women most», BMJ 321 (7271): 1288, doi:10.1136/bmj.321.7271.1288 
  225. Coffman, Becky. A Cautionary Tale: The Risks of Unproven Antimalarials. Centers for Disease Control
  226. Bunyan N (22 de marzo de 2007), «Daily Telegraph», The Daily Telegraph (London), http://www.telegraph.co.uk/science/science-news/3352247/Patient-died-after-being-told-to-stop-heart-medicine.html, consultado el 15 de octubre de 2007 
  227. Fitness To Practise panel hearing on Dr Marisa Viegas, General Medical Council (via archive.org), June 2007, http://www.gmc-uk.org/concerns/hearings_and_decisions/ftp/20070628_ftp_panel_viegas.asp, consultado el 25 de enero de 2009 
  228. «The Science of Homoeopathy, by G. Vithoulkas» 67. British Homoeopathic Journal. October 1978. Consultado el 2 de octubre de 2013. 
  229. Birnbaum NR, Goldschmidt RH, Buffett WO (1999), «Resolving the common clinical dilemmas of syphilis», Am Fam Physician 59 (8): 2233–40, 2245–6, PMID 10221308, http://www.aafp.org/afp/990415ap/2233.html 
  230. Pray WS (2006), «Ethical, scientific, and educational concerns with unproven medications», Am J Pharm Educ 70 (6): 141, doi:10.5688/aj7006141, PMID 17332867 
  231. Baum, Michael; Ernst, Edzard (2009), «Should We Maintain an Open Mind about Homeopathy?», The American Journal of Medicine 122 (11): 973–4, doi:10.1016/j.amjmed.2009.03.038, PMID 19854319, «Homeopathy is among the worst examples of faith-based medicine… These axioms [of homeopathy] are not only out of line with scientific facts but also directly opposed to them. If homeopathy is correct, much of physics, chemistry, and pharmacology must be incorrect… To have an open mind about homeopathy or similarly implausible forms of alternative medicine (e.g., Bach Flower remedies, spiritual healing, crystal therapy) is, therefore, not an option» 
  232. Nick Collins, Science Correspondent. «Homeopathy is nonsense, says new chief scientist.» The Telegraph, 18 de abril de 2013.
  233. Richard Gray, Science Correspondent, «Homeopathy on the NHS is 'mad' says outgoing scientific adviser.» The Telegraph, 9 de abril de 2013.
  234. a b c Legal Status of Traditional Medicine and Complementary/Alternative Medicine: A Worldwide Review, World Health Organization, 2001, ISBN 978-92-4-154548-8, http://www.who.int/medicinedocs/en/d/Jh2943e/ 
  235. Hauptverband der österreichischen Sozialversicherungsträger (31 de marzo de 2004) (en de), Liste nicht erstattungsfähiger Arzneimittelkategorien gemäß § 351c Abs. 2 ASVG (List of treatments not reimbursable by social service providers in Austria), https://www.avsv.at/avi/dokument/dokumentanzeige.xhtml?dokid=2004%3D34&dokStat=0&csrId=1736&tlId=1231413537940 
  236. Rechtssatz (legal rule), RS0083796 (en alemán) (Oberster Gerichtshof OGH - Austrian supreme court 28 de febrero de 1994).
  237. The Lancet (2005), «The end of homoeopathy», The Lancet 366 (9487): 690, doi:10.1016/S0140-6736(05)67149-8 
  238. Dacey J (14 de enero de 2011), Alternative therapies are put to the test, swissinfo.ch, http://www.swissinfo.ch/eng/swiss_news/Alternative_therapies_are_put_to_the_test.html?cid=29242484, consultado el 17 de enero de 2011 
  239. Alternative System of Health Care, Government of India, http://india.gov.in/citizen/health/healthcare_system.php, consultado el 15 de enero de 2010 
  240. «AYUSH». Government of India. website. 
  241. «Professional Councils». University Grants Commission (UGC) website. 
  242. The Homoeopathy Central Council Act, 1973, s. 15 and Sch. II, Central Council of Homeopathy, India, http://www.cchindia.com/central_act3.htm, consultado el 18 de enero de 2010 
  243. William T. Jarvis, President, National Council Against Health Fraud. «Response to Isadora Stehlin "Homeopathy: Real Medicine or Empty Promises?" (originally published in FDA Consumer April 1997». 
  244. «James Randi's fiery takedown of psychic fraud». TED. Consultado el 8 de mayo de 2012. 
  245. Randi, James. «James Randi Speaks Homeopathy Week 2010». JREF. 
  246. Randi, James. «James Randi Lecture @ Caltech - Homeopathy». California Institute of Technology. Consultado el 9 de mayo de 2012. 
  247. Randi, James. «James Randi's Challenge to Homeopathy Manufacturers and Retail Pharmacies». JREF. Consultado el 9 de mayo de 2012. 
  248. «The 10:23 Challenge 2011 Gallery». Merseyside Skeptics Society. Consultado el 11 de abril de 2011. 
  249. Munger, Kel. «Drugs, not bugs». Sacramento News Review. Consultado el 4 de mayo de 2012. 
  250. «Mixing Homeopathic "Remedies" for 2011 San Francisco 10:23 "Overdose"». 10:23 campaign. Consultado el 9 de mayo de 2012. 
  251. «Harmed by Homeopathy? CFI Wants to Hear from You». Center for Inquiry. 18 de abril de 2012. Consultado el 4 de mayo de 2012. 
  252. a b «Suit Targets Homeopathic Flu Remedy Claims». Casewatch. 18 de agosto de 2011. Consultado el 5 de mayo de 2012. 
  253. «Boiron Oscillococcinum Class Action Lawsuit». Top Class Actions. 8 de agosto de 2011. Consultado el 24 de septiembre de 2011. 
  254. Johnson, Erica. «Homeopathy: Cure or Con? Part 1 of 2». CBC News. Consultado el 26 de junio de 2012. 
  255. Johnson, Erica. «Homeopathy: Cure or Con? Part 2 of 2». CBC News. Consultado el 26 de junio de 2012. 

Enlaces externos

En inglés