Flores de Bach

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Flores de Bach, también llamadas remedios florales de Bach o esencias florales de Bach, es la denominación genérica y comercial de un conjunto de 38 preparados artesanales no farmacológicos, símil-homeopáticos, elaborados a partir de una decocción o maceración en agua de flores maduras de diversas especies vegetales silvestres o naturalizadas de la región de Gales y la Inglaterra contigua, diluida en brandy (destilado del vino, usado como medio conservante).[1] El preparado resultante, almacenado convenientemente en frascos-gotero de vidrio opaco para su comercialización, es una solución hidroalcohólica diluida en proporción 1:144 (jugo de flores/brandy), sin principios farmacológicamente activos más allá del alcohol (no es un medicamento), y por lo tanto, no posee acción biológica o fisiológica alguna (como lo demuestran varios ensayos clínicos).[2] [3] [4] [5] [6] Aunque la mayoría de los «remedios florales» están elaborados cada uno según un tipo específico de flor y algunos también con otras partes de la planta (brotes, hojas, corteza), estos preparados no son productos fitoterapéuticos ni tampoco de uso en aromaterapia.

«Flores de Bach» es un epónimo referido a su creador: el médico inglés Edward Bach (1886-1936), quien inventó y desarrolló estos preparados en la década de 1930, entendiendo exclusivamente su uso en una modalidad terapéutica —conocida actualmente como terapia floral—, cuyo valor terapéutico (más allá de los efectos atribuibles al placebo) ha sido severamente cuestionado (ver más abajo) por los estudios clínicos realizados. No obstante, en la última revisión sistemática consultada[7] se observa que las conclusiones en las que se descarta la efectividad de todos los remedios florales fueron extraídas de solo siete ensayos clínicos aleatorizados (RCT), y en cinco de ellos el estudio se realizó sobre un solo remedio, el Rescue Remedy,[2] [3] [4] [5] [6] por lo que quedan aún 38 remedios individuales que deben ser sometidos a prueba.

Según el Dr. Bach, el uso de las flores de Bach está destinado a aliviar desequilibrios psicoemocionales y de carácter (tales como miedo, impaciencia, angustia, incertidumbre, ira, confusión, intolerancia, timidez, entre otros), para influir o prevenir padecimientos físicos y/o psíquicos (enfermedades). Básicamente, Bach concibió el uso de sus remedios basándose en la hipótesis de que las enfermedades son consecuencia de trastornos o desequilibrios de la dimensión emocional-mental de la personalidad producto de un conflicto Alma-Personalidad. Este tipo de ideas forman parte de la concepción mística de Bach sobre la salud-enfermedad. En este sentido, se ha observado a través de la Historia que un investigador puede recurrir al lenguaje místico cuando no tiene forma de explicar algo que le parece relevante y no debería pasarse por alto. John D. Bernal en su libro La Ciencia en La Historia alude al caso de Paracelso, cuando imaginó los "espíritus” –archaei– que gobernaban los órganos internos. El citado autor comenta que Paracelso ocupa un lugar indiscutible en la fundación de la química moderna, pues sus "archaei" han vuelto a presentarse, en número muy superior a lo que imaginaba, en la forma de enzimas de la moderna bioquímica.[8]

Historia[editar]

El nombre genérico "Flores de Bach" o "Remedios florales de Bach", hace referencia a su creador, Edward Bach (1886-1936), un médico inglés que inventó estos 38 preparados y desarrolló su utilización en una modalidad terapéutica conocida mayormente como Flores de Bach.

El apellido de Bach es de origen galés y la pronunciación de la ch en Bach es similar a la castellana, y no como en los músicos alemanes de apellido homógrafo, que se pronuncia baj.

El Dr. Edward Bach incursionó en diferentes ramas de la medicina: primero como médico clínico y cirujano, luego en la inmunología desempeñándose como bacteriólogo y patólogo, y posteriormente ejerciendo la homeopatía las cuales pueden repartirse en dos terrenos, el de la terapéutica y el filosófico.

Las influencias de vertiente terapéutica están dadas por su experiencia clínica, por su trabajo en el Hospital Homeopático de Londres donde conoce el Organon de Samuel Hahnemann (1755-1843), por los fundamentos hipocráticos de la escuela médica clásica y por la lectura de Paracelso (1493-1541), recuperador de la creencia popular en las "señales terapéuticas"; pero también por la inspiración recibida al asistir a unas conferencias que diera el místico alemán Rudolf Steiner (1861-1925), fundador de la medicina antroposófica.

La vertiente filosófica está dada por la filosofía oriental (principalmente la hindú que se infiltra por medio del colonialismo), la obra de J.W. Goethe (1749-1832) y la de Martin Heidegger (1889-1976). Para sus seguidores, "Bach no sólo creó un sistema terapéutico: también creó un sistema de pensamiento. Un modelo desde el cual pensar la realidad." (B. Espeche; E. Grecco. Bach por Bach, escritos florales). Para otros, el sistema de 38 flores es una simplificación y acotación de un repertorio cotidiano de remedios homeopáticos.

Bach elabora las primeras doce esencias de flores entre 1928 y 1932, a las que llama Doce Curadores. Luego añade siete remedios florales más, que reconoce como ayudantes o auxiliares ante situaciones en la que los anteriores parecían tener efectos parciales. Todos estos remedios fueron elaborados con el método solar. A partir de esto, formula y escribe Los Doce Curadores y los Siete Ayudantes, e inmediatamente, hacia 1935, comienza el desarrollo de un nuevo ciclo de 19 remedios preparados mediante un proceso diferente, el método del hervor.

Terapia con flores de Bach[editar]

Actualmente, la terapia con flores de Bach se encuadra como una variante de terapia médica alternativa pero su clasificación es difícil y generalmente es considerada como una variante de la homeopatía, lo que es declarado inadecuado técnica y procedimentalmente por algunos practicantes, pero sirve para que su venta quede sujeta a las reglas que rigen para los productos homeopáticos. Su implementación y aplicación como terapia generalmente no están reconocidas oficialmente por los sistemas sanitarios estatales y menos aún reglamentadas legalmente, excepto en Chile y Cuba.

El estatus terapéutico de las flores de Bach es severamente discutido por los resultados presentados en los ensayos clínicos controlados (Armstrong & Ernst, 1999; Walach et al., 2001; Pintov et al., 2005) y sometidos a revisión según estándares científicos (2), interpretando la limitada efectividad terapéutica alcanzada, como en la homeopatía, como una consecuencia del efecto placebo, y negando efectos específicos (por ejemplo, como ansiolíticos en situaciones de estrés).

No obstante, según los estudios que han venido desarrollándose sobre el efecto placebo, Edward Bach legó un ritual terapéutico,[9] el cual bien pudiera incrementar su efectividad en individuos espirituales cuya motivaciones intrínsecas para ejecutarlo concuerden con los postulados de esta terapia.[10] Hoy día es conocido que la espiritualidad puede ser un importante recurso para potenciar la salud del ser humano.[11]

Por otra parte, a la luz de la ciencia químico-farmacológica, son discutidos la metodología de elaboración y también los posibles mecanismos de acción de estos "remedios" florales, en función de su carencia de principios activos de orden vegetal (recuérdese que no es una forma de fitoterapia)

En consecuencia y prudentemente, se advierte sobre el riesgo para la salud de usar este tipo de terapia —sin un aval científico— en casos de enfermedades o trastornos serios. En este contexto, existen posiciones encontradas —a favor y en contra— concernientes a la efectividad y utilidad de las esencias florales de Bach como forma de tratamiento (ver más abajo).

En otro aspecto, las flores de Bach también son consideradas como un invento propio del pensamiento mágico, una forma de pseudociencia sin fundamentos científicos.[cita requerida]. Sin embargo, son una herramienta inestimable a la hora de entender los mecanismos que podrían explicar el efecto placebo en intervenciones a medio y largo plazo,[12] [13] [14] [15] contribuyendo a brindar una base empírica para la Teoría de la Concordancia Motivacional (10).

Sobre la eficacia de las flores de Bach[editar]

Impatiens glandulifera. Linneo llamó Impatiens al género porque dispara sus semillas. Bach considero que eso la hacía apta para curar la impaciencia.

La comunidad científica discute que las flores de Bach tengan algún valor terapéutico más allá de los efectos atribuibles al placebo, por dos razones principales:

Primero, que los remedios no fueron elegidos con ningún criterio que pudiera ser considerado racional en el siglo XX, sino con uno próximo a una versión verbal de la doctrina de las signaturas que tuvo importancia en la Antigüedad, pero que ahora sólo puede verse como una forma de pensamiento mágico.

Segundo, porque contradice todo el conocimiento científico desarrollado experimentalmente desde la Ilustración, basado en la interpretación de los fenómenos como resultado de la interacción física entre los sistemas materiales, una vez superada la suposición de que los campos de fuerza, tales como la gravedad o el electromagnetismo, son formas de manifestación de lo espiritual, y no fenómenos físicos. Para las flores de Bach se usan diluciones que van más allá de lo que permite la divisibilidad de la materia, cuyo carácter particulado y discontinuo estaba probado desde los orígenes de la Química. Sin embargo, los elaboradores de esencias florales dicen que lo efectivo de las esencias florales no está en que haya alguna sustancia química disuelta en la preparación (lo que no es esperable dada su elaboración), sino en las "vibraciones" o "características vibracionales" que poseen los preparados, y son de diferentes características para cada esencia floral. Tales «vibraciones» no se corresponden con ningún aspecto de la realidad conocido por la ciencia, ni con la vibración de las moléculas.

Revisión de Ernst (2002)[editar]

En 2002, el Profesor Edzard Ernst, primer catedrático de Medicina Complementaria en la universidad británica, hizo la primera revisión sistemática[16] de todos los estudios que pudo encontrar, publicados en cualquier idioma, sobre la eficacia de las flores de Bach. Extrayéndolos de seis bases de datos, encontró 56, de los cuales sólo había cuatro en los que el control permitiera alguna forma de evaluación científica, al lado de otros cuya falta de rigor o cuyo carácter los hacía inútiles para tal evaluación. El resto (52) no estaban orientados con precisión a las flores de Bach, o carecían de un control clínico suficiente.

El trabajo de Ernst presenta los resultados obtenidos de la síntesis de esos 4 estudios clínicos disponibles en la fecha de su preparación (2002). De tales estudios, «dos ensayos sugieren un resultado positivo», pero «aquellos estudios que controlaron el efecto placebo y minimizaron el sesgo de selección aleatorizando, no mostraron efectos más allá de una respuesta a placebo». Ernst concluye que «la hipótesis de que los remedios florales estén asociados con efectos que van más allá de una respuesta placebo no se sustenta en datos de ensayos clínicos rigurosos». Más abajo se comentan los cuatro estudios.

El Centro de Revisión y Diseminación (CRD) británico publicó un comentario acerca de la revisión de Ernst,[17] en el cual, aunque valora positivamente la amplitud de la búsqueda de estudios y la metodología de selección, critica que se juntaran estudios que incluían «remedios individualizados» a la vez que un remedio estándar; y que se incluyera a participantes sanos. Aunque «el objetivo del autor fue hacer una evaluación crítica sobre la investigación de remedios florales [...], la escasez de datos en el trabajo de revisión indica la necesidad de mayor investigación para tener una visión más conclusiva» sobre la efectividad de las flores de Bach. Si bien la calidad del estudio fue bien valorada, «aspectos del proceso de revisión [...] fueron llevados a cabo por un autor, y esto podría haber introducido un sesgo en la revisión». Los resultados de Ernst parecen sustentar sus conclusiones; sin embargo, «ello no garantiza su afirmación de que los remedios florales no sean clínicamente diferentes de los placebos». Por lo cual, «se necesitan más ensayos altamente cualificados sobre control de placebo con el fin de clarificar el efecto de los remedios florales en varias áreas clínicas».

Metodológicamente, es un problema común a los estudios que buscan corroborar la eficacia de terapias espirituales que sus partidarios nieguen la legitimidad de aislar los problemas y estandarizar los métodos, alegando la obligación de individualizar cada tratamiento. Ello haría imposible cualquier evaluación objetiva, al ser todos los casos únicos e imposibles de clasificar. Sin embargo, se ha observado que los seguidores de esta modalidad de tratamiento han resaltado el valor que en la práctica clínica tiene el vínculo que se establece entre terapeuta y cliente, que genera una fuerte creencia en la efectividad del tratamiento.[18] . En realidad, los críticos científicos de esta clase de terapias generalmente niegan el proclamado valor específico y objetivo de los remedios, dejando de lado aquellos elementos motivacionales (10), contextuales [19] y asociados a la ejecución del ritual (9) que tienden a incrementar el efecto de cualquier terapia.

El problema de trabajar con elementos sanos también es insalvable, puesto que esto se aparta de los protocolos, pero es la clase de personas que principalmente recurre a estas terapias. Las flores de Bach, en particular, se indican para desarreglos emocionales que no son generalmente considerados una condición clínico-médica. Sin embargo, desde la psicología clínica pudieran utilizarse en el tratamiento de los denominados problemas de infelicidad cotidiana [20] presentes en la vida de numerosas personas, como un tratamiento de autoayuda (12) o de apoyo a la intervención psicológica [21] .

En referencia a lo anterior, hay que notar que uno de los cuatro estudios revisados por el Profesor Ernst es un artículo previamente publicado (1999) por él mismo en colaboración con Doctor N. Armstrong.[22] Este fue un estudio realizado en 1998 por el Departamento de Medicina Complementaria de la Universidad de Exeter, donde Ernst es professor, para «investigar la eficacia del Remedio de Rescate (Rescue Remedy) en la "ansiedad debida a exámenes" en estudiantes universitarios sanos». Los resultados del estudio indican que los participantes que tomaron el remedio floral no tuvieron menor ansiedad frente a la situación de examen que aquellos participantes que tomaron placebo, concluyendo que «este estudio no proporciona pruebas de la eficacia del Rescue Remedy bajo las condiciones experimentales dadas». El estudio fue llevado a cabo rigurosamente, usando una tabla estándar para cuantificar la ansiedad, con selección aleatoria de los participantes y doble ciego. El único punto débil fue que de los 100 alumnos reclutados inicialmente, sólo el 45% concluyeron el estudio.

Evidentemente, las conclusiones del estudio anterior, como las de otros ensayos clínicos, se aplican en grado diferente al tratamiento específicamente examinado -el remedio de rescate para la ansiedad de estudiantes sanos- y a la familia de tratamientos -las flores de Bach-, que comparten los mismos fundamentos teóricos y metodológicos. H.S. Oliff se refirió a este hecho [23] señalando que «aunque este estudio sentara evidencia de que el Remedio de Rescate sea inefectivo en reducir la ansiedad previa a los exámenes, no ha demostrado que el resto de los 38 remedios de Bach no tengan efecto en otras condiciones clínicas.» Dana Ullman, el principal popularizador de la homeopatía en Estados Unidos y autor de los libros más vendidos sobre el tema en inglés, en un artículo crítico hacia este trabajo ,[24] señala que «a los sujetos de este experimento les fue dicho que tomaran de 1 a 4 dosis por día del remedio durante los 7 días previos al examen. Esta recomendación no tiene base en la historia de la práctica clínica moderna [de los remedios de Bach]. El Remedio de Rescate es primariamente para situaciones agudas [...] y no debiera ser una forma de medicación rutinaria». Ullman también se «lamenta por la escasez de participantes en el ensayo» y concluye que «más allá de la propia experiencia del Dr. Ernst en materia investigativa, este estudio muestra algunas de las dificultades en evaluar ciertas terapias alternativas». Ante la crítica de Ullman sobre la impropiedad de recetar preventivamente el remedio de rescate contra la ansiedad de los exámenes, Ernst recordó que eso es lo que hacen habitualmente los practicantes de esta terapia.

Edzard Ernst dejó en 1993 su cátedra de Medicina Física y Rehabilitación en la Universidad de Viena para montar el primer departamento británico de medicina complementaria, en la Universidad de Exeter, entrando a la vez como director de la Peninsula Medical School, una institución compartida con la Universidad de Plymouth. Es el primer titular de la cátedra Laing de medicina complementaria. Su nombramiento fue saludado con optimismo por los partidarios de la medicina alternativa, pero se ha ganado su hostilidad por empeñarse en poner a prueba sus pretensiones de eficacia, de cada una independientemente del conjunto, con el mismo rigor que debe exigirse a cualquier propuesta terapéutica. Algunas terapias alternativas, tradicionales o innovadoras, demuestran su valor, lo que les otorga un lugar en la medicina establecida. Otras, no; pero sus adeptos, como en este caso, no suelen aceptarlo.

El segundo ensayo clínico hecho en condiciones aceptables, controlando para efecto placebo y sin sesgos experimentales,[25] encontró una reducción significativa de ansiedad en todos los grupos, asignable al efecto placebo. Ello llevó a los autores a plantear que los Remedios Florales de Bach podían ser considerados como un efectivo placebo a la hora de abordar la ansiedad ante un examen. Años después, Harald Wallach ha desarrollado la "paradoja de la eficacia" [26] , que podría explica por qué el significado asociado a numerosas intervenciones alternativas provoca un incremento del efecto placebo que impide observar las diferencias en un ensayo clínico. Cuestión que también fue resaltada en la revisión sistemática sobre el efecto de la homeopatía y los remedios florales de Bach llevada a cabo en 2010 por Halberstein y colaboradores.[27]

Los dos estudios que fueron excluidos de las conclusiones tenían debilidades marcadas. El de Von Rühle (1995)[28] examinó los efectos sobre la ansiedad de madres primerizas con retraso del parto de las flores de Bach, una terapia psicológica o una simple vigilancia médica. No hubo doble ciego. Eran inicialmente 8 solamente en cada grupo (24 en total) y 8 de los casos fueron excluidos del análisis. Se observó una ligera reducción en el uso de medicación por parte del grupo tratado con flores de Bach. El estudio de Cram (2002)[29] [1] se hizo sobre una muestra muy reducida, 12 pacientes depresivos, y heterogénea, sin doble ciego, con evaluación de los resultados por cuatro terapeutas diferentes, lo que hace de muy difícil comparación los resultados. Además, la terapia de Bach aplicada era heterogénea, consecuente a la aplicación de terapia convencional por terapeutas distintos. En conjunto, no era posible ninguna comparación.

Durante los años 2009 y 2010 fueron publicadas tres revisiones sistemáticas. La primera fue la de Thaler y colaboradores [30] , que se focalizó en la efectividad de los Remedios Florales de Bach sobre los problemas psicológicos y solo consideró 4 ensayos clínicos como relevantes. La segunda fue la de Halberstein y colaboradores(27), que se encontraba más dirigida a comparar los resultados entre la Homeopatía y los Remedios Florales de Bach, donde solo se recopilaron igual número de ensayos aleatorizados. La última fue nuevamente conducida por Ernst(2), donde el número de ensayos clínicos que cumplieron los criterios de referencia se elevaron a siete. Los resultados siguieron mostrando que los remedios florales de Bach no tienden a mostrar mayor efecto que sus controles placebo. Debe señalarse además, que a esta revisión de Ernst le fueron señalados algunos sesgos en una nota editorial de la propia revista.[31] Lo interesante es que toda la evidencia disponible hasta la última revisión sistemática se obtiene solamente de siete estudios aleatorizados, donde la mayoría fueron llevados a cabo para probar el efecto de un solo preparado: el Rescue Remedy. (3-7) Por tanto, vuelve a ser válido el comentario de H.S. Olif, citado unos párrafos más arriba.

Como elemento a resaltar, debe añadirse que el primer reporte de diferencias significativas contra placebo del Rescue Remedy en niños con ADHD se encuentra en una carta al editor. Por ello fue explícitamente excluido de la revisión de Thaler y colaboradores en 2009(30), pero recopilado en la de Halberstein y colaboradores en 2010(27). En la de Ernst de 2010(2) ni siquiera consta en las referencias. Se trató del reporte de un estudio llevado a cabo con niños con trastorno por déficit de atención con hiperactividad [32] , donde a 10 niños se les prescribió una fórmula con remedios florales y a igual número con placebo. Se llevaron a cabo seguimientos a las 3 semanas y a los 3 meses, respectivamente. El autor del estudio reportó que la fórmula fue significativamente superior al placebo. Nótese que el tamaño de la muestra de este estudio y el Pintov(6) (quien no reporta este resultado dentro de sus referencias, ver más abajo) fueron bastante similares.

En la actualidad, la actividad investigativa para esclarecer los mecanismos que permitan explicar los efectos atribuidos a esta modalidad terapéutica siguen en desarrollo. En el Colegio de Enfermería de la Universidad de Sao Paulo (Brasil) se han llevado a cabo dos interesantes ensayos clínicos [33] [34] , cuyos resultados se describen en otros trabajos recientes.

Por su parte, en la Facultad de Psicología de la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas (Cuba), se creó en 2008 un grupo científico dedicado al estudio de esta modalidad terapéutica. La propuesta la hace el profesor Boris C. Rodríguez-Martín, quien había acumulado una vasta experiencia con el uso de los remedios florales dentro del Sistema de Atención Primaria de Salud en Cuba [35] . Antes de ser aceptado en el departamento de Psicología (2007), dedicó sus investigaciones de grado (1998) y maestría (2001) a analizar el efecto de combinar un tratamiento con flores de Bach a programas de estimulación cognitiva en niños con Retraso Mental Ligero.[36] Posteriormente, colaboró con importantes formadores para buscar un puente que permitiera vincular el lenguaje de Bach con los conceptos y categorías propuestos por la ciencia psicológica.[37] . Finalmente, propuso la integración de los postulados cosmovisivos de Bach dentro de diversos esquemas psicoterapéuticos en el texto "El Sistema Diagnóstico de Edward Bach, apuntes para una sistematización necesaria"(35).

Theodore Millon, eminente estudioso de la personalidad expresó acerca de este texto: “No se necesita ser un seguidor del doctor Bach o de la aproximación que ofrece el profesor Boris Rodríguez para apreciar la sensibilidad clínica y la profunda agudeza que ellos aportan al estudio de la psicopatología de la personalidad. Debería ser esta una útil referencia tanto para clínicos de mente abierta como para estudiantes en formación. [One need not be a follower of either Dr Bach's or Professor Boris Rodríguez's approach to therapy to appreciate the clinical sensitivity and depth of insight which they bring to the study of personality psychopathology. This should be a useful reference work for both open-minded clinicians and early students in training.]”.

Desde una perspectiva psicológica, este grupo se propuso:(21) 1) relacionar su efectividad terapéutica con determinados estados emocionales y características personológicas del paciente, distanciándose hasta donde sea necesario de los modelos emocionales conjeturados por Edward Bach; 2) investigar las potencialidades de su uso y empleo eficiente como recurso complementario de la acción psicoterapéutica, con el cuidado y rigor ético de no confundir la mera prescripción de los remedios como un acto psicoterapéutico; y 3) investigar sobre la base del concepto de mediatización propuesto por Vygotski, el efecto que pueden provocar las los remedios florales en el plano intrapsicológico.

A este grupo se han sumado investigadores de otras disciplinas que, utilizando postulados compatibles con el cuerpo de conocimientos actuales de la ciencia, han hipotetizado mecanismos de acción para los remedios florales [38] [39] [40] y sometido a constatación sus efectos utilizando un modelo preclínico.[41]

Los resultados de sus estudios iniciales han sido diversos y no se consideran concluyentes. La mayor parte han sido recopilados en tres Cuadernos de Investigación, sometidos a revisión y publicados por la editorial de la propia universidad (Feijóo).[42] [43] [44] En este sentido, se recomienda a todo profesional de la salud que pretenda hacer uso de los remedios florales[45] : 1) utilizarlos desde un encuadre clínico 2) no aceptar usos esotéricos apegados al “mito del fundador”; 3) considerarlos como parte de un ritual de crecimiento personal (mayormente concordante con las motivaciones de individuos espiritualmente orientados ) y 4) aprovechar las respuestas placebo asociada a su uso, ya sea para complementar otras intervenciones (médicas o psicológicas) o en aquellos casos donde no existan más opciones que brindarle al paciente.

Otros trabajos recientes[editar]

  • Muhlack, S., Lemmer, W., Klotz, P., Müller, T., Lehmann, E., Klieser, E.: Anxiolytic effect of rescue remedy for psychiatric patients: A double-blind, placebo-controlled, randomized trial. Journal of Clinical Psychopharmacology 26 (5), pp. 541-542, 2006.
El trabajo es una carta a los editores. Los resultados de las pruebas sugieren que el remedio no es una alternativa para una intervención psiquiátrica o psicoterapeuta, pero debido al pequeño número de pacientes y a la diversidad de trastornos psiquiátricos en la muestra, se concluye que se requieren futuras pruebas que contemplen solo a la ansiedad en los desordenes de ansiedad o depresión.
Citado en PubMed sin resumen. Es una publicación de difícil acceso.
  • LaTorre, MA: Integrative perspectives. Integrating Bach flower remedies into a therapeutic practice. Perspect Psychiatr Care. 2006 May;42(2):140-3.
El trabajo, publicado en una revista de enfermería, no cita la bibliografía más relevante, y aporta un par de referencias anecdóticas respecto a un ama de casa agobiada por las responsabilidades familiares y una enfermera y madre joven con problemas de autoestima. La perspectiva del trabajo no es la de evaluar la utilidad de la terapia, que da por probada, citando las es la de orientar a quien quiere introducir la terapia.
Examina exhaustivamente los dos tipos de fuentes que se encuentran, la literatura de los partidarios y la literatura científica. Es un trabajo de síntesis que parte de lo publicado para revisar, con resultados muy críticos, la biografía de Edward Bach, los fundamentos de su método y los trabajos científicos.
Los autores encontraron la misma mejora en el grupo tratado y el de control, lo que hace equivalentes los efectos de las flores de Bach a un placebo. «Resultados: Los remedios florales de Bach no producen un efecto estadísticamente significativo cuando se comparan con un placebo en el tratamiento de niños con trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Se observó una correlación significativa entre la duración del tratamiento y la mejora de rendimiento, sin diferencias entre el grupo tratado y el de placebo.» Lo interesante es que el tamaño muestral sobre el que se arribaron a estas conclusiones fue de 23 sujetos, 11 en el grupo con Remedios Florales de Bach y 12 en el grupo placebo.
  • Halberstein RA, DeSantis L, Shirkin A, Padrón-Fajardo V, Ojeda-Vaz MM. Healing With Bach® Flower Essences: Testing a Complementary Therapy. Complementary Health Practice Review.;12(1):3-14, 2007(5).
Este ensayo clínico fue considerado por la revisión sistemática llevada a cabo en el 2009 como la mejor evidencia disponible hasta el momento21. En el mismo se volvió a poner a prueba al Rescue Remedy, en esta ocasión en estudiantes de enfermería a las que se les informó que se las sometería a un examen al concluir la clase. Se orientó ingerir 5 dosis (cada 20 minutos) del remedio antes del examen. Aunque no se encontraron diferencias significativas entre los grupos, este estudio tuvo un resultado interesante. Los autores hicieron comparaciones por subgrupos de ansiedad estado, encontrando que si bien el remedio no era diferente del placebo en los subgrupos de ansiedad baja o media, estas diferencias sí fueron encontradas para el subgrupo de ansiedad alta (mostrando que el remedio podría tener efectos específicos en estudiantes verdaderamente ansiosos). Sin embargo, los autores prefirieron no hacer una generalización debido al escaso tamaño de los grupos (17 con rescate y 22 con placebo).
  • Howard J. Do Bach flower remedies have a role to play in pain control? A critical analysis investigating therapeutic value beyond the placebo effect, and the potential of Bach flower remedies as a psychological method of pain relief. Complementary Therapies in Clinical Practice.13:174-183, 2007.(18)
Consiste en una revisión de 384 estudios de caso realizado por practicantes de esta modalidad de tratamiento como parte de su programa de formación. La autora seleccionó 41 reportes donde el síntoma principal era el dolor. En el 46% de los casos pudo determinarse que el síntoma había mejorado (en el 49% de los casos el resultado fue desconocido), mientras que el 88% de los casos mostró cambios emocionales positivos. Se concluye que la terapia floral puede ser efectiva para el alivio de síntomas emocionales asociados. No niega el efecto placebo que genera el vínculo terapeuta-cliente, que promueve una fuerte creencia en la efectividad de la terapia e intenta empoderar a este último sobre su enfermedad. Resulta una interesante aproximación a cómo pudieran utilizarse científicamente los reportes de casos de los practicantes de la terapia floral y cómo recopilar dicha información. Lamentablemente no se realizaron análisis estadísticos.
  • Bergado JA, Bergado G, Contrera M, Diaz G, Moreno E. Ausencia de efectos de la terapia floral aplicada a adultos jóvenes con el fin de mejorar su memoria. Revista Cubana de Investigaciones Biomédicas. (4), 2009.[46]
En este estudio se sometió a prueba una fórmula para mejorar las funciones de la memoria en estudiantes de bioquímica de primer año de la carrera. Se utilizaron 10 estudiantes para el grupo control y 12 en los grupos de los Remedios Florales de Bach y el Placebo, respectivamente. Las fórmula fue administrada durante las jornadas de clase (de lunes a viernes), siendo interrumpida durante el fin de semana. Los resultados de este estudio no muestran que la fórmula tenga un efecto diferente al del placebo. Sin embargo, pueden realizarse las mismas observaciones con relación al tamaño muestral que se hicieron en el estudio de Pintov.
  • Cozin SK, Turrini R. Elderly and Bach Flowers Remedies: In search of restoring self-esteem. European Journal of Integrative Medicine.;2:257, 2010.(33)
Fue un estudio aleatorizado a triple ciego, que se realizó con el objetivo de evaluar la efectividad de los remedios florales de Bach sobre la autoestima en adultos mayores. Se permitió escoger a los adultos mayores seis flores mirando láminas de las mismas (hubiera sido mejor probar el remedio que Bach recomendó para la autoestima: Larch) y con ellas se compuso la fórmula. 35 adultos mayores culminaron el estudio en el grupo experimental y 32 en el placebo. Los resultados mostraron cambios significativos para ambos grupos con relación al incremento de la autoestima luego del tratamiento que no permitieron encontrar diferencias significativas. Sin embargo, los investigadores reportaron un hecho interesante. Los cambios en el grupo experimental ocurrieron gradualmente, mientras que en el placebo ocurrieron inmediatamente después del primer encuentro y se mantuvieron sin cambios durante todo el tiempo que duró el estudio.
  • Forshaw MJ, Jones SJ. A test of the properties of a proprietary complementary remedy in conditions of temporary, induced, cognitive stress. 2010;22(4):14-17, Perfusion(3)
Este es un interesante estudio, que se condujo para probar nuevamente el efecto del Rescue Remedy ante una situación de examen en condiciones de laboratorio. En este caso se utilizaron tres grupos. En el primero se prescribió el Rescue Remedy diluidos en agua, con una condición placebo que consistió en un vaso de agua donde se le dijo a los participantes que se había diluido el remedio y por último, una grupo de control, que consistió también en un vaso de agua, pero en esta ocasión se les informó a los participantes que estaban tomando agua. Cinco minutos antes de hacer el examen, los participantes debían beber a sorbos remedio asignado. Los resultados revelaron que en los tres grupos se reducía significativamente la ansiedad y que no existían diferencias entre los grupos.
  • Rodríguez-Martín BC. Esencias Florales de Bach: efecto del White Chestnut sobre los pensamientos intrusos indeseados. Revista Cubana de Investigaciones Biomédicas.;32(2):243-252, 2012.[47]
Este resulta el primer estudio publicado en una revista científica arbitrada que se lleva a cabo para evaluar el efecto de un remedio floral específico. Estuvo orientado a evaluar la efectividad del White Chestnut sobre los pensamientos intrusos indeseados en individuos sin alteraciones psicopatológicas diagnosticadas, que reportaron experimentarlos frecuentemente en su vida cotidiana. Se utilizó un diseño aleatorizado a doble ciego placebo, con una muestra de 35 participantes por grupo. Los participantes realizaron el tratamiento durante dos semanas. La dosis fue orientada cada cuatro horas, desde el despertar hasta la hora de acostarse. Como medida de los cambios se utilizó el White Bear Suppression Inventory. Aunque se observaron cambios significativamente positivos en ambos grupos, el grupo de adultos que ingirió el White Chestnut mostraron diferencias estadísticamente significativas (con un tamaño de efecto mediano) con respecto al placebo.
  • Turrini R. Clinical trial with Bach Flower Remedies to evaluate their effect on the spiritual well-being of Brazilian university students with common mental disorders. European Journal of Integrative Medicine.;4S:185 2012.(34)
En este caso llevó a cabo un ensayo clínico para evaluar la efectividad de los remedios florales de Bach sobre el bienestar espiritual en estudiantes de ciencias de la salud en Brasil. El estudio tuvo seis meses de duración, con una evaluación al incio y cada 3 meses. Se indica que a ambos grupos se les entregaron fórmulas etiquetadas como “Esencias Florales”. En en grupo experimental recibió el preparado (en el resumen extraído no se indican los remedios utilizados ni cómo fueron seleccionados), mientras que el control recibió un placebo. Los resultados mostraron cambios significativos en el grupo que ingirió los remedios florales. Lamentablemente, de los 70 estudiantes que inciaron el estudio, solo 18 completaron la tercera evaluación: 11 en el grupo experimental y 7 en el control. Por tanto, en este estudio el tamaño de la muestra también atenta contra la generealización del resultado.
  • Rivas-Suárez SR, Valido-Díaz A, Blanco-Machado F. Estudio preclínico del efecto de las Esencias Florales de Bach en la inflamación aguda. Revista Cubana de Investigaciones Biomédicas.32(1):65-73, 2013.(41)
Es el primer estudio preclínico donde se pone a prueba el efecto de tres remedios florales sobre la inflación aguda, utilizando un modelo estandarizado de experimentación animal. Se conformaron en 5 grupos de 6 animales (en total 30 ratas). A los 3 primeros se les aplicó Beech, Vervain y Rescue Remedy, respectivamente; mientras que los 2 restantes fueron control negativo -con placebo- y positivo -con Difenhidramina-. El modelo experimental consistió en la inducción de edema plantar con dextrán.Se observaron diferentes efectos atendiendo a las diferencias significativas observadas tras los análisis estadísticos: Beech y Vervain mostraron propiedades antiinflamatorias con diferencias significativas al placebo. Beech mostró un efecto inmediato y mientras que Vervain mostró actividad sobre la inflamación en tercera hora. El Rescue Remedy, no mostró una actividad diferente al placebo.

Estatus oficial[editar]

A pesar de que el tratamiento de Flores de Bach ha estado disponible por cerca de un siglo, según datos de la Organización Mundial de la Salud [48] la mayoría de los sistemas de seguridad social de Europa no reembolsan estos tratamientos debido a la ausencia de estudios que evidencien su eficacia y efectividad.

Dos recientes estudios sobre los mecanismos del efecto placebo (12-15) recurrieron a la terapia con flores de Bach para poner a prueba sus hipótesis, y reflejan el concepto que se tiene de esta práctica en el campo de la medicina psicosomática: la terapia floral puede ser efectiva si las motivaciones intrínsecas del individuo concuerdan con los postulados del ritual que ejecuta.(10)

Los estudiosos del efecto placebo encuentran interesante la utilización de numerosas modalidades de la Medicina Alternativa y Complementaria y las avalan en la práctica clínica como intervenciones del estilo de vida[49] que podrían utilizarse en combinación con los tratamientos convencionales o cuando no existan otras opciones que brindarle al paciente. Se ha planteado que no es necesario recurrir al engaño, pues su “principio activo” se encuentra en la generación de un ambiente curativo óptimo dentro del contexto terapéutico.(19)

Referencias[editar]

  1. Pastorino, María Luisa (1986). La medicina floral de Edward Bach. Buenos Aires: Editorial Club de Estudio. ISBN. 
  2. a b Forshaw MJ, Jones SJ. «A test of the properties of a proprietary complementary remedy in conditions of temporary, induced, cognitive stress.» Perfusion. 2010;22(4):14-17.
  3. a b Amstrong NC, Ernst E. «A randomized, double-blind, placebo-controlled trial of a Bach Flower Remedy.» Complementary Therapies in Nursing & Midwifery. 2001;7:215-221.
  4. a b Halberstein RA, DeSantis L, Shirkin A, Padrón-Fajardo V, Ojeda-Vaz MM. «Healing With Bach® Flower Essences: Testing a Complementary Therapy.» Complementary Health Practice Review. 2007;12(1):3-14.
  5. a b Pintov S, Hochman M, Livne A, Heyman E, Lahat E. «Bach flower remedies used for attention deficit hyperactivity disorder in children-A prospective double blind controlled study.» European Journal of Paediatric Neurology. 2005;9:395-398.
  6. a b Toyota S. «The study of Bach flower remedies as premedication.» Journal of International Society of Life Information Science. 2006;24(2):455-460.
  7. «Ernst E. Bach flower remedies: a systematic review of randomised clinical trials.» Swiss Medical Weekly. 2010;140:w13079.
  8. Bernal J. La Ciencia en la Historia. Vol I. Ciudad de La Habana: Editorial Científico-Técnica; 2007.
  9. Kaptchuk TJ. «Placebo studies and ritual theory: a comparative analysis of Navajo, acupuncture and biomedical healing.» Phil. Trans. R. Soc. B. 2011;366:1849-1858.
  10. Hyland ME. «Motivation and placebos: do different mechanisms occur in different contexts?» Phil. Trans. R. Soc. B. 2011;366:1828-1837.
  11. Kohls N, Sauer S, Offenbächer M, Giordano J. «Spirituality: an overlooked predictor of placebo effects?» Phil. Trans. R. Soc. B. 2011;366:1838-1848.
  12. Hyland ME, Geraghty AWA, Joy OET, Turner SI. «Spirituality predicts outcome independently of expectancy following flower essence self-treatment.» Journal of Psychosomatic Research. 2006;60:53-58.
  13. Hyland ME, Whalley B. «Motivational concordance: An important mechanism in self-help therapeutic rituals involving inert (placebo) substances.» Journal of Psychosomatic Research. 2008;65:405-413.
  14. Hyland ME, Whalley B, Geraghty AWA. «Dispositional predictors of placebo responding: A motivational interpretation of flower essence and gratitude therapy.» Journal of Psychosomatic Research. 2007;62:331-340.
  15. Whalley B, Hyland ME. «Placebo by proxy: the effect of parents' beliefs on therapy for children’s temper tantrums.» Journal of Behavioural Medicine. 2013;36(4):341-346.
  16. Ernst, E. (30/12/2002). «Flower remedies: a systematic review of the clinical evidence». Wien Klin Wochenschr 114 (23-24):  pp. 963-966. "Remedios florales: una revisión sistemática de la evidencia clínica".
  17. Centre for Reviews and Dissemination: on "Flower remedies": a systematic review of the clinical evidence. Ernst E. Database of Abstracts of Reviews of Effects, 31/01/2004.
  18. Howard J. Do Bach flower remedies have a role to play in pain control? A critical analysis investigating therapeutic value beyond the placebo effect, and the potential of Bach flower remedies as a psychological method of pain relief. Complementary Therapies in Clinical Practice. 2007;13:174-183.
  19. Jonas WB. Reframing placebo in research and practice. Phil. Trans. R. Soc. B. 2011;366:1896-1904.
  20. Echeburúa E, Salabarría K, de Corral P, Polo-López R. Terapias psicológicas basadas en la evidencia: Limitaciones y retos de futuro. Revista Argentina de Clínica Psicológica. 2010;19(Noviembre):247-256.
  21. Rodríguez-Martín BC, Rodríguez-Méndez L. Esencias florales, efecto placebo y psicoterapia. In: GC-Bach, ed. Cuadernos de Investigación II. Hacia una práctica basada en la evidencia. Santa Clara: Feijóo; 2010:7-29.
  22. Armstrong N & Ernst E (1999). «A randomised, double-blind, placebo-controlled trial of a Bach Flower Remedy.». Perfusion 11 (p. 440-446). 
  23. Oliff, HS: Bach flower remedy ineffective in clinical trial on university students taking exams. Perfusion, 12: 440-446.
  24. Ullman, Dana: Bach Flower Remedies Study: A Critique. Complementary Health Practice Review, USA, 6(1), 2000.
  25. Walach, H., C. Rilling, U. Engelke (2001). «Efficacy of Bach-flower remedies in test anxiety: a double-blind, placebo-controlled, randomized trial with partial crossover». J Anxiety Disord 15 (4, p. 359-366). . «Eficacia de los remedios florales de Bach en ansiedad por examen: un ensayo doble ciego, placebo-controlado, de selección al azar con entrecruzamiento parcial»
  26. Walach H. Placebo controls: historical, methodological and general aspects. Phil. Trans. R. Soc. B. 2011;366:1870–1878.
  27. Halberstein RA, Shirkin A, Ojeda-Vaz MM. When Less Is Better: A Comparison of Bach Flower Remedies and Homeopathy. Ann Epidemiol. 2010;20(4):298-307.
  28. Von Rühle G. Pilotstudie zur Anwendung von Bach-Blütenessenzen bei Erstgebärenden mit verlängerter Tragzeit, Erfahrungsheilkunde 1995;44(854-860)
  29. Cram JR (2002) Flower essence in the treatment of major depression. CAM January: 8–15
  30. Haler K, Kaminski A, Chapman AL, T., Gartlehner G. Bach Flower Remedies for psychological problems and pain: a systematic review. BMC Complement Altern Med. 2009;9(16).
  31. Wolff RF, Forbes CA. Can complementary medicine be based on evidence? Swiss Med Wkly. 2010;140: w13113.
  32. Mehta SK. Oral flower essences for ADHD. Journal of the American Academy of Child & Adolescent Psychiatry. 2002;41(8):895.
  33. Cozin SK, Turrini R. Elderly and Bach Flowers Remedies: In search of restoring self-esteem. European Journal of Integrative Medicine. 2010;2:257.
  34. Turrini R. Clinical trial with Bach Flower Remedies to evaluate their effect on the spiritual well-being of Brazilian university students with common mental disorders. European Journal of Integrative Medicine. 2012;4S:185.
  35. Rodríguez-Martín BC. El Sistema Diagnóstico-Terapéutico de Edward Bach: apuntes para una sistematización necesaria. Hereford: Twelve Healers Trust; 2009.
  36. Rodríguez-Martín BC. Terapia floral y estimulación psicosensorial en el niño con deficiencia psíquica. Barcelona: Índigo; 2001.
  37. Rodríguez B, Orozco R. Inteligencia emocional y flores de Bach: tipos de personalidad en psicología contemporánea. Barcelona: Índigo; 2005.
  38. Cárdenas R, León G, Rivas SR, Peñate L. Respuesta de sistemas biológicos a perturbaciones mínimas. In: GC-Bach, ed. Cuadernos de Investigación II: Hacia una práctica basada en la evidencia. Santa Clara: Feijóo; 2010:155-167.
  39. Rivas-Suárez SR. Mecanismos de acción de las esencias florales: una aproximación. In: GC-Bach, ed. Cuadernos de Investigación I. Santa Clara: Feijóo; 2009:102-119.
  40. Rivas-Suárez SR, Cárdenas R. Nuevas consideraciones sobre el mecanismo de acción de las esencias florales. In: GC-Bach, ed. Cuadernos de Investigación II: Hacia una práctica basada en la evidencia. Santa Clara: Feijóo; 2010:30-51.
  41. Rivas-Suárez SR, Valido-Díaz A, Blanco-Machado F. Estudio preclínico del efecto de las Esencias Florales de Bach en la inflamación aguda. Revista Cubana de Investigaciones Biomédicas. 2013;32(1):65-73.
  42. GC-Bach. Cuadernos de Investigación I. Santa Clara: Feijóo; 2009.
  43. GC-Bach. Cuadernos de Investigación II: hacia una práctica basada en la evidencia. Santa Clara: Feijóo; 2010.
  44. GC-Bach. Cuadernos de Investigación III: estudio de casos. Santa Clara: Feijóo; 2011.
  45. Rodríguez-Martín BC, Rivas-Suárez SR. Placebo: la "mancha" más brillante de la medicina. Revista Cubana de Investigaciones Biomédicas. 2013;32(3):366-378.
  46. Bergado JA, Bergado G, Contrera M, Diaz G, Moreno E. Ausencia de efectos de la terapia floral aplicada a adultos jóvenes con el fin de mejorar su memoria. Revista Cubana de Investigaciones Biomédicas. 2009(4).
  47. Rodríguez-Martín BC. Esencias Florales de Bach: efecto del White Chestnut sobre los pensamientos intrusos indeseados. Revista Cubana de Investigaciones Biomédicas. 2012;32(2):243-252.
  48. Ernst E. y Dixon, A. (2004). «Regulating pharmaceuticals in Europe: striving for efficiency, equity and quality, Capítulo 18, Alternative medicine in Europe». En Open University Press. Serie del Observatorio europeo sobre los sistemas de cuidado de la salud, Organización Mundial de la Salud. ISBN 0 335 21465 7. 
  49. Hyland ME. The Origins of Health and Disease Cambridge: Cambridge University Press; 2011.

Bibliografía[editar]