Agua destilada

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Botella para Aqua Distillata en la Real Farmacia de Madrid.

El agua destilada es aquella sustancia cuya composición se basa en la unidad de moléculas de H2O y ha sido purificada mediante destilación.

Consumo: agua destilada y agua potabilizada[editar]

La potabilización del agua se aplica a aguas no aptas para el consumo humano, las cuales a veces sufren procesos para matar microorganismos y extraer partículas y metales que puedan ser dañinos al organismo y transformarlas en agua potable. El agua destilada, al estar libre de estos compuestos, no requiere de potabilización. Además se utiliza como recurso en todas las viviendas en particular y es muy importante para la vida, y actividades humanas.

En la potabilización se utiliza a menudo una muy pequeña cantidad de cloro que no es perjudicial para la salud de una persona. Su ingesta es considerada médicamente inadecuada excepto como recurso para la potabilización y evitar males peores. Alexis Carrel -premio Nobel de Medicina en 1912- incluso llegó a relacionar el agua con la inmortalidad en base a su relación con la vida La célula es inmortal. En realidad es el fluido en el que flota, básicamente agua, lo que degenera. Por lo tanto, al renovar ese fluido a intervalos, proporcionaríamos a las células lo que necesitan para su alimentación, y hasta donde nosotros conocemos, el pulso de la vida continuaría para siempre. Durante principios del siglo XX la medicina y la biología defendieron la pureza del agua en el consumo, y los médicos higienistas recomendaban la ingesta de agua destilada.

Con la aparición del negocio del agua embotellada y la mejora del suministro en las redes urbanas, empezaron a realizarse estudios sobre los efectos fisiológicos positivos de la ingesta de compuestos adicionales al puro H2O, los cuales aparecen en las aguas potabilizadas y también en las embotelladas. Entre estas explicaciones, es que el agua destilada desionizada carece de iones fluoruro, que son añadidos a las aguas embotelladas para reducir la formación de caries. Del mismo modo, existe la explicación de que el agua destilada carece de sales minerales que nuestro organismo necesita. La pseudociencia defiende el consumo de agua destilada apoyándose en que el aporte de sales a nuestro organismo viene por la ingesta de comida y no por el agua, siendo la cantidad de sales que nos aporta el agua un aporte totalmente despreciable. De hecho, existen varias marcas de aguas comerciales llamadas de "mineralización débil" que son prácticamente aguas destiladas, y que se comercializan normalmente[1] a menudo a más alto precio por su buena reputación para la salud.

El consumo de agua destilada para el organismo es indistinto del agua del grifo. El organismo no aprecia diferencias entre una mineralización pobre a ninguna.

Uso del agua destilada como bebida[editar]

La potabilización del agua corriente así como el mercado del agua embotellada, hace que el uso de agua destilada como bebida no sea más frecuente. No obstante, muchos fabricantes de bebidas la usan como base de sus productos para asegurarse su pureza y buen sabor. También se puede encontrar embotellada en supermercados, lista para beber. El uso de técnicas de purificación de agua, como la destilación, es común en lugares donde no hay una fuente de agua potable asequible o el agua que se puede obtener no es apta para ser bebida.

En muchos hogares es común el uso de filtros, como las resinas de intercambio iónico que le quitan parte de los iones calcio y magnesio que "endurecen" el agua para potabilizarla o quitarle el olor, pero la aparición de dispositivos domésticos de ósmosis inversa (como los usados en las plantas desalinizadoras) ha permitido el consumo de agua mucho más pura y casi destilada. El dispositivo doméstico que asegura un agua totalmente destilada al 100 % es la destiladora,[2] si bien no parece ser muy común en el mercado.

El agua potable que se suministra en las redes urbanas proviene de ríos y fuentes que también son vías de desecho para la industria y la agricultura, por lo que contienen metales y microorganismos nocivos. Para asegurar unos niveles de seguridad, es sometida a repetidos procesos mediante ósmosis, ozono, ultravioletas y cloración. Es muy frecuente que existan grandes aportes de cloro para asegurar su potabilidad. No obstante estos procesos, durante todo el recorrido por la red hasta los domicilios el agua acumula todo tipo de residuos desde que fuera tratada en las plantas potabilizadoras. A menudo se encuentran compuestos COV (compuestos orgánicos volátiles), fluoruros y otras 75.000 especies diferentes de compuestos que no se eliminan mediante las técnicas tradicionales de purificación, pero que prácticamente desaparecen al destilar el agua. La presencia de compuestos como el boro[3] ha sido denunciada en varias grandes ciudades, en especial de los trihalometanos[4] [5] [6] La presencia de trihalometanos es polémica, porque aunque se defienden unos niveles seguros en la ingesta de agua, se ha demostrado científicamente que son muy peligrosos y cancerígenos al inhalarse en duchas, baños y otras actividades comunes.

La destilación también es una técnica aplicada para potabilizar el agua del mar. Es una técnica costosa energéticamente. Común en misiones militares como en las recientes guerras del Golfo o de Irak para abastecer a las tropas, se aplica también a barcos de propulsión nuclear al tener acceso a una fuente de calor intensa y asequible usándola también como refrigerante del reactor nuclear. En las plantas de desalinización para el consumo de la población civil es poco frecuente la destilación ya que hacen falta cantidades importantes de energía. En vez de la destilación se usan técnicas como la ósmosis inversa. Cabe mencionar que el escritor Alberto Vázquez-Figueroa se apoyó en un equipo de ingenieros para desarrollar un sistema de osmosis natural sin apenas gasto energético, cuyas patentes han sido desarrolladas y ha sido probado con éxito.[7] Actualmente ya existen algunas desalinizadoras instaladas con este sistema, pero a pesar la generosa aproximación de sus creadores en la entrega de patentes, la presencia de sistemas que faciliten el acceso al agua no se ha extendido por motivos políticos.[8] De hecho las reservas subterráneas de los países africanos con sequía son de las más grandes del mundo,[9] pero no existen proyectos para satisfacer las demandas de la población y evitar los cientos de miles de muertos cada año por la sequía.

Agua destilada según la medicina alternativa[editar]

El consumo de agua destilada sigue siendo recomendado hoy por sectores de medicina alternativa al igual que lo era desde finales del siglo XIX. [cita requerida]

A pesar de que el agua está presente en todas partes y que por tanto el acceso a agua para el consumo debería ser fácil, el mercado del agua forma parte de grandes intereses económicos y geopolíticos[10] [cita requerida]en donde el mensaje de que es necesario comprar agua se mueve en las sociedades, por lo que la normalidad del consumo de agua destilada no es muy difundido.[cita requerida][11] Existen estudios de bajo perfil científico que animan al consumo de agua embotellada. Suelen ser utilizados o promovidos por marcas comerciales para anunciar sus aguas como preventivas contra la caries, como complementos dietéticos o como remedio para enfermedades. Así, el Journal of General Internal Medicine publicó un estudio [cita requerida] sobre el contenido mineral de diferentes aguas de consumo público en los Estados Unidos. El estudio concluyó que "el agua accesible a la mayoría de estadounidenses puede contener altas concentraciones de calcio, magnesio y sodio, y estas cantidades podrían suponer una parte importante de la ingesta diaria de dichos elementos. Los médicos deberían persuadir a los pacientes para que comprobaran dichas cantidades en el agua que beben a diario, y que éstos decidiesen a partir de estos datos." El estudio concluye que como el agua destilada no contiene sales minerales disueltas, éstas deberían proceder de la dieta. Sin embargo los datos científicos demuestran que la cantidad de sales en el agua es tan despreciable que con la normal ingesta común de comida durante el día no existe nunca tal déficit.[cita requerida]

Cabe también señalar que aunque se consuma agua embotellada, actualmente no existen criterios sólidos que aseguren de manera bien visible al consumidor que no está comprando en realidad agua destilada creyendo que es agua mineral o de manantial,[12] y que a menudo la normas sobre su procedencia se muestran inútiles.[13] El consumidor a menudo está comprando un agua que no sabe de donde viene, o que es simple agua del grifo sometida a procesos de ósmosis, destilación o UV,[cita requerida] como podría hacer él mismo en su casa con aparatos domésticos.[14]

Para poder adquirir agua destilada con seguridad de lo que se está comprando, uno debe de dirigirse a una farmacia; otras vías de distribución alternativas pueden no ser tan fiables.

Véase también[editar]

Referencias[editar]