Radiónica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Para la emisora colombiana véase "Radiónica (emisora)"

La radiónica es una práctica pseudocientífica basada en el uso de cosas como sangre, cabellos, una firma, o de objetos personales con el fin de curar supuestamente a un paciente a distancia. El concepto de radiónica se originó en el año 1900 con Albert Abrams (1864 - 1924), que se convirtió en millonario alquilando máquinas de radiónica que diseñó él mismo. Sin embargo, Abrams no fue capaz de demostrar que sus dispositivos fueran eficaces. No se ha encontrado hasta ahora ninguna prueba de que los dispositivos radiónicos sean eficaces en el diagnóstico o tratamiento de cualquier enfermedad, y en los Estados Unidos la Food and Drug Administration no reconoce ningún uso médico para tales dispositivos. La radiónica no se basa en ninguna prueba científica, y contradice los principios de la física y la biología. Como resultado de ello, Radiónica ha sido clasificada como pseudociencia[1] [2] [3]

Descripción[editar]

Según los practicantes de la radiónica, una persona sana tendrá ciertas frecuencias de energía moviéndose a través de su cuerpo que determinarán su salud. Por el contrario, una persona enferma presentará otras frecuencias diferentes que determinarán la aparición de una enfermedad. Los dispositivos radiónicos pretenden diagnosticar y curar aplicando las frecuencias apropiadas para contrarrestar las frecuencias discordantes. La radiónica no usa el término frecuencia con su significado normal, sino para describir un supuesto tipo de energía que no se corresponde con ninguna propiedad de la energía tal y como se describe científicamente.[4]

En la variante de la radiónica popularizada por Albert Abrams, se coloca una muestra de sangre en un trozo de papel de filtro en un dispositivo que Abrams llamó dinamizador, que a su vez es conectado mediante cables a una batería de dispositivos y de ahí a la frente de un voluntario sano que debe mirar al oeste con una luz tenue. Presionando en su abdomen en busca de áreas de "embotamiento", la enfermedad del donante de sangre es diagnosticada por poderes. El análisis de la escritura también es usado para diagnosticar enfermedades.[3]

Después de esto, el practicante puede usar un dispositivo especial denominado osciloclasto o cualquiera de los demás dispositivos para emitir vibraciones al paciente para intentar sanarlo.[3]

Albert Abrams afirmaba poder detectar estas frecuencias y curar a la gente ajustando sus frecuencias. También afirmaba que el método era suficientemente sensible como para poder decir la religión de una persona simplemente a partir de una gota de sangre.[3] Construyó trece dispositivos y se hizo millonario alquilándolos.[3] [5] La Asociación Médica Americana le describió como el "decano de los juguetes de charlatanes". Una comisión independiente de investigación de Scientific American probó en 1924 que todos sus aparatos eran inútiles.[6]

Valoración científica de la radiónica[editar]

Los dispositivos radiónicos contradicen principios básicos de la biología y la física y sus defensores no han propuesto ningún mecanismo de acción científicamente plausible. En ese sentido, el funcionamiento de estos aparatos se puede describir como mágico. No existe niguna base biofísica plausible para los "campos de energía" que proponen y ni los propios campos ni sus efectos terapéuticos han podido ser demostrados. [7]

Ningún aparato radiónico ha sido encontrado eficaz en el diagnóstico o tratamiento de ninguna enfermedad, y la Administración de Alimentos y Medicamentos americana no reconoce ningún uso médico legítimo para ninguno de estos dispositivos.[8] De acuerdo con David Helwig en La enciclopedia Gale de la medicina alternativa, "la mayoría de los médicos desechan la radiónica como charlatanería".[2]

Internamente, un dispositivo radiónico es muy simple, e incluso puede no formar un circuito eléctrico funcional.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Mishlove, Jeffery. Psi Development Systems basado en la disertación doctoral en parapsicología de 1980 en la Universidad de California, Berkeley. Ballantine Books (1988). Capítulo 3. ASIN: B000OVNXMC [1]
  2. a b Helwig, David (2004-12), «Radionics», The Gale Encyclopedia of Alternative Medicine, Gale Cengage, ISBN 978-0787674243 
  3. a b c d e Fishbein, Morris, The New Medical Follies (1927) Boni and Liverlight, New York. páginas 39-41
  4. Smith, Crosbie (1998). The Science of Energy - a Cultural History of Energy Physics in Victorian Britain. The University of Chicago Press. ISBN 0-226-76420-6. 
  5. Article on Royal Rife en Quackwatch
  6. Pilkington, Mark (15-04-2004). «A vibe for radionics». The Guardian. Consultado el 07-02-2008.  "Scientific American concluded: 'At best, [ERA] is all an illusion. At worst, it is a colossal fraud.'"
  7. «Energy Medicine: an overview». National Center for Complementary and Alternative Medicine. Consultado el 09-02-2008. "In the aggregate, these approaches are among the most controversial of CAM practices because neither the external energy fields nor their therapeutic effects have been demonstrated convincingly by any biophysical means."
  8. «Electromagnetic Therapy». American Cancer Society. Consultado el 06-02-2008.

Enlaces externos[editar]