Albert Abrams

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Albert Abrams (1861-1865 – enero de 1924) fue un médico y estafador estadounidense, conocido durante su vida por haber inventado máquinas que según él podían diagnosticar y curar casi cualquier enfermedad. Sus afirmaciones fueron cuestionadas desde el principio. Hacia el final de su vida, y poco tiempo después de su muerte, se demostró concluyentemente que sus declaraciones habían sido falsas y deliberadamente engañosas.

Biografía[editar]

Abrams nació en San Francisco (California) alrededor de 1863 (en distintas ocasiones dio fechas dentro del rango de 1861 y 1865). Entre 1910 y 1918, Abrams publicó varios libros sobre un método médico que él llamaba espondiloterapia, una técnica de manipulación no muy diferente a la quiropráctica y la osteopatía, pero mediante el uso de electricidad. Abrams describió la «teoría» y la práctica de espondiloterapia en un libro llamado Spondylotherapy (1910).[1]

Falsificación de su doctorado en Heidelberg[editar]

De manera fraudulenta,[2] Abrams afirmó haberse licenciado en medicina en la Universidad de Heidelberg a la edad de 18 a 20 años (según la ocasión). La razón era que los médicos estadounidenses admiraban a los médicos e investigadores de Alemania. Antes, había despertado su enojo por burlarse de ellos en sus escritos con el seudónimo «Dr. Hades», «Dr. Inferior», etc (comparándolos con los gérmenes de la tifoidea y otros), y burlándose de las abstrusas terapias que en ese momento los médicos consideraban científicas. En una parodia en verso contra la terapia del globo aerostático, por ejemplo, los médicos suben a sus pacientes por los aires pero no saben cómo bajar el globo de nuevo a tierra. El poema termina con las líneas: «Pero nunca más bajaron. / Es por eso que tenemos que confesar / que la terapia aeronáutica está destinada a fracasar.[3]

Reacciones electrónicas de Abrams[editar]

Abrams promovió la idea de que los electrones eran el elemento básico de la vida. Él llamó a esto ERA (Electronic Reactions of Abrams: reacciones electrónicas de Abrams) y presentó una serie de máquinas, que según él se basaban en estos principios.

Escándalo público[editar]

En 1923, un hombre mayor a quien en la Clínica Mayo le habían diagnosticado cáncer de estómago inoperable, se hizo atender por un profesional de ERA, quien después de los tratamientos lo declaró «completamente curado». El hombre murió un mes más tarde, y comenzó un escándalo público.

Investigación[editar]

La disputa entre Abrams y sus seguidores y el AMA (American Medical Association: Asociación Médica Estadounidense) se intensificó. Entre los defensores de Abrams se incluía el escritor estadounidense Upton Sinclair y el famoso crédulo sir Arthur Conan Doyle, creador de Sherlock Holmes.

Se pidió la resolución de esta controversia mediante la intervención de un tercero respetado desde el punto de vista científico. Scientific American decidió investigar las declaraciones del Dr. Abrams. La revista estaba interesada en el tema debido a que varios lectores habían escrito cartas a la redacción diciendo que las máquinas revolucionarias de Abrams eran uno de los grandes inventos del siglo, y que era necesario que se presentaran en las páginas de la revista.

Scientific American reunió un equipo de investigadores que trabajó con un socio senior de Abrams a quien se le dio el seudónimo «Doctor X». Los investigadores desarrollaron una serie de pruebas y la revista pidió a los lectores que sugiriesen sus propias pruebas. Los investigadores dieron al Doctor X seis frascos con agentes patógenos desconocidos y le pidieron su identificación. Posiblemente el Doctor X creía honestamente en sus máquinas Abrams, ya que él no habría aceptado cooperar si no hubiera creído en ellas, y de hecho permitió que los investigadores de la revista observaran el procedimiento.

El Doctor X se equivocó con el contenido de los seis frascos. Cuando le comunicaron el resultado, examinó los frascos y señaló que posiblemente los instrumentos se habían confundido con las vibraciones de las etiquetas escritas con tinta roja. Los investigadores le dieron otros frascos con etiquetas menos ofensivas, pero el resultado volvió a ser 100% erróneo.

La revista publicó los resultados, lo que generó una previsible guerra de cartas entre los defensores y los críticos.[4] [5]

Abrams se ofreció a cooperar con los investigadores, pero por una u otra razón nunca lo hizo, con diversos pretextos.[6] Abrams nunca participó en ninguna investigación, y en publicaciones de ERA afirmó que era víctima de una injusta persecución.[7]

Desenmascarado[editar]

Un miembro de la Asociación Médica Estadounidense envió una muestra de sangre a un médico que trabajaba con las máquinas de Abrams. Le diagnosticaron que el paciente padecía de malaria, diabetes, sífilis y cáncer. En realidad la muestra de sangre provenía de un gallo Plymouth Rock.

Muestras similares se enviaron a otros médicos de Abrams, y varios fueron acusados de fraude en los tribunales. En un caso en Jonesboro (Arkansas), Abrams fue llamado como testigo. Pero Abrams no pudo asistir a la corte, porque murió de una neumonía mal diagnosticada en enero de 1924, a los 62 años.

Después de la muerte de Abrams, la AMA abrió públicamente una de sus máquinas. Sus componentes internos consistían en nada más que cables conectados a luces y zumbadores.

Según Rawcliffe, Abrams y sus sucesores habían «fundado una buena cantidad de clínicas especiales en Estados Unidos y su número no disminuyó en absoluto en los años siguientes».[8]

Las máquinas[editar]

El Dynomizer (dinomizador) se parecía a una radio, y Abrams dijo que podría diagnosticar cualquier enfermedad conocida mediante una sola gota de sangre o incluso mediante un papel con la escritura del paciente. Abrams decía que su máquina podía realizar diagnósticos sobre muestras de sangre seca que le enviaban en pedazos de papel dentro de sobres, por correo. Abrams afirmaba que —por medio de sus máquinas— podía llevar a cabo la práctica médica a través de la vía telefónica,[9] y que incluso podía determinar características de la personalidad.

El Dynomizer fue un gran negocio: en 1918, los cursos de espondiloterapia y ERA costaban 200 dólares estadounidenses (por el mismo poder adquisitivo de unos 2800 dólares en 2008) y el alquiler del equipo costaba unos 200 dólares, con un cargo mensual de 5 dólares al mes, en adelante. El arrendatario tenía que firmar un contrato en el que prometía no abrir nunca el dispositivo.[10] Abrams explicaba que si se abría se podía distorsionar los delicados ajustes, pero la regla también servía para evitar que alguien examinara sus dispositivos.

Abram luego amplió sus pretensiones para el tratamiento de las enfermedades diagnosticadas. Abrams inventó nuevos aparatos y aún más impresionante, el Oscilloclast[11] y el Radioclast,[12] que venía con tablas de frecuencias que debían ser configuradas correctamente para atacar enfermedades específicas. A los clientes les decía que las curas requerían la repetición de los tratamientos.

Los operadores del Dynomizer tendían a dar diagnósticos alarmantes: generalmente combinaciones de enfermedades como el cáncer, la diabetes y la sífilis. Abrams inventó una enfermedad desconocida (y por lo tanto no tratada por los médicos) llamada «la sífilis bovina». Afirmó que el osciloclasta era capaz de vencer a la mayoría de estas enfermedades, la mayoría de las veces.

En 1921 declaró que 3.500 profesionales en EE. UU. utilizaban la tecnología ERA. Los médicos ortodoxos sentían muchas sospechas.[6]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Albert Abrams: Spondylotherapy. EE. UU.: Philopolis Press, 1910.
  2. Wilson Wilson: History of Stanford medical school and predecessors (capítulo 26).
  3. Albert Abrams: Transactions of the Antiseptic Club EG Treat. Nueva York, 1895
  4. Austin C. Lescarboura: «Our Abrams Investigation. “A Study of the Late Dr. Albert Abrams of San Francisco and His Work”» (‘nuestra investigación sobre Abrams; un estudio sobre el Dr. Albert Abrams y su obra’). En la revista Scientific American, marzo de 1924; 130 (3): pág. 159.
  5. Austin C. Lescarboura: «Our Abrams Verdict. “The Electronic Reactions of Abrams and Electronic Medicine in General Found Utterly Worthless”» (‘nuestro veredicto sobre Abrams; se descubre que las reacciones electrónicas de Abrams y la medicina electrónica en general son completamente inútiles’). En la revista Scientific American, septiembre de 1924; 131 (3): pág. 158 y 159.
  6. a b CA: A Journal for Cancer Clinicians, 1950.
  7. Albert Abrams: [http://books.google.com/books?id=xNOAOd2dAWkC&pg=PR10&vq=persecution&dq=%22Albert+Abrams%22+persecution New Concepts in Diagnosis and Treatment. EE. UU.: Physico-Clinical Co, 1922.
  8. D. H. Rawcliffe: Illusions and Delusions of the Supernatural and the Occult (‘ilusiones y desilusiones de lo sobrenatural y lo oculto’). Nueva York: Dover, pág. 365, 1959.
  9. Albert Abrams: New Concepts in Diagnosis and Treatment. EE. UU.: Physico-Clinical Co., 1922.
  10. «Dr. Albert Abrams and the ERA» (‘el Dr. Albert Abrams y las reacciones electrónicas de Abrams’) en www.seanet.com.
  11. El osciloclasta.
  12. Radioclast.

Bibliografía[editar]

  • Fishbein, M.: The Medical Follies: An Analysis of the Foibles of Some Healing Cults, including Osteopathy, Homeopathy, Chiropractic, and the Electronic Reactions of Abrams, with Essays on the Anti-Vivisectionists, Health Legislation, Physical Culture, Birth Control, and Rejuvenation. Nueva York: Boni & Liveright, 1925.
    • (‘La estupidez médica: análisis de las debilidades de algunas sectas curandras, incluida la osteopatía, la homeopatía, la quiropraxia y las reacciones electrónicas de Abrams, con ensayos sobre los anti-viviseccionistas, la legislación sobre la salud, la cultura física, el control de la natalidad y el rejuvenecimiento’)
  • Hale, A. R.: These Cults: An Analysis of the Foibles of Dr. Morris Fishbein’s “Medical Follies” and an Indictment of Medical Practice in General, with a Non-Partisan Presentation of the Case for the Drugless Schools of Healing, Comprising Essays on Homeopathy, Osteopathy, Chiropractic, The Abrams Method, Vivisection, Physical Culture, Christian Science, Medical Publicity, The Cost of Hospitalization and State Medicine. Nueva York: National Health Foundation, 1926.
    • (‘Estas sectas: análisis de las debilidades del libro “la estupidez médica” del Dr. Morris Fishbein y una denuncia de la práctica médica en general, con una presentación no partidista del caso de las escuelas de curación sin drogas, con ensayos sobre homeopatía, osteopatía, quiropraxia, el método de Abrams, la vivisección, la cultura física, la ciencia cristiana, la publicidad médica, los gastos de hospitalización y la medicina estatal’)

Enlaces externos[editar]

  • QuackWatch.org («The Medical Messiahs», ‘los mesías médicos’, de James Harvey Young, PhD).
  • Radionic.co.uk (The Radionic Association).
  • HomePage.NTLWorld.com («Radionics: A Patient Survey», ‘la radiónica: una encuesta al paciente’ por Tom Lafferty).
  • SkepDic.com (la radiónica en el Diccionario escéptico).