Sherlock Holmes

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Sherlock Holmes
Personaje de Canon holmesiano
Sherlock Holmes Portrait Paget.jpg
Retrato de Sherlock Holmes por Sidney Paget.
Primera aparición Estudio en Escarlata
Última aparición El archivo de Sherlock Holmes
Información
Sexo Masculino
Estatura 1,83 m
Nacimiento 6 de enero de 1854
Fallecimiento 1 de mayo de 1911
Especialidad Investigación; música; química.
Ocupación Detective asesor
Aliados Doctor Watson
Enemigos Profesor Moriarty
Familia Mycroft Holmes (hermano), profesor Challenger (primo).
Residencia 221B Baker Street, Londres
Nacionalidad Bandera del Reino Unido Británico
Perfil en IMDb

Sherlock Holmes (pronunciado en inglés / ˈʃɜrlɒk ˈhoʊmz/) es un personaje ficticio creado en 1887 por el escritor escocés Sir Arthur Conan Doyle, es un detective inglés de finales del siglo XIX, que destaca por su inteligencia, su hábil uso de la observación y el razonamiento deductivo para resolver casos difíciles. Es protagonista de una serie de cuatro novelas y cincuenta y seis relatos de ficción, que componen el «canon holmesiano», publicados en su mayoría por The Strand Magazine.

Sherlock Holmes es el arquetipo de investigador cerebral por excelencia e influyó en gran medida en la ficción detectivesca posterior a su aparición. Aunque podemos considerar a Auguste Dupine, creado por Edgar Allan Poe, como un personaje predecesor muy similar,[1] la genialidad excéntrica de éste no alcanzó la enorme popularidad que Holmes y su autor alcanzaron en vida de éste.[2]

Descripción[editar]

Estatua de Sherlock Holmes en Picardy Place en Edimburgo, lugar de nacimiento de Conan Doyle.

Sherlock Holmes, que en un principio Doyle tenía previsto llamar Sherrinford,[3] es un detective asesor, alto, delgado, frío, irónico, ingenioso e intelectualmente inquieto. Su compañero, amigo y cronista el Dr. Watson, con quien nunca llega a tutearse (se llaman por el apellido) lo describe físicamente del siguiente modo al poco de conocerse:

Su estatura sobrepasaba los seis pies, y era tan extraordinariamente enjuto, que producía la impresión de ser aún más alto. Tenía la mirada aguda y penetrante, [...] y su nariz, fina y aguileña, daba al conjunto de sus facciones un aire de viveza y de resolución.

Estudio en escarlata.[4]

En ocasiones resulta un tanto brusco, pero es cortés con las mujeres a pesar de que desconfía de ellas. El Dr. Watson resalta en uno de sus casos la presencia de una bella dama llamada Irene Adler, que chantajea al rey de Bohemia (en las obras de Sherlock Holmes se ve una geopolítica paralela, se nombran reyes, como el de Escandinavia u otros...), la cual es considerada siempre por Sherlock como «la Mujer». A sus ojos, ella rivaliza con él mismo en inteligencia, como demuestra en una de sus aventuras.

Y así fue como se evitó un gran escándalo que pudo haber afectado al reino de Bohemia, y cómo los planes más perfectos de Sherlock Holmes se vieron derrotados por el ingenio de una mujer. Él solía hacer bromas acerca de la inteligencia de las mujeres, pero últimamente no lo he oído hacerlo. Y cuando habla de Irene Adler o menciona su fotografía, es siempre con el honroso título de «la» mujer.

Escándalo en Bohemia.[5]

No es muy ordenado en la rutina cotidiana, es muy habilidoso disfrazándose, fuma en pipa, le gustan las galletas, toca el violín (un Stradivarius, a menudo a horas poco adecuadas) con maestría, es un experto apicultor, excelente boxeador, tiene un gran conocimiento científico, en especial en química, y, cuando se aburre por falta de los retos intelectuales que suponen sus casos, consume cocaína en una solución al 7 por ciento (esto sólo se menciona en el libro El signo de los cuatro, publicado en 1890), la cual deja gracias a la insistencia de Watson, con quien vive hasta finales del siglo XIX en el número 221B de la calle Baker, en Londres.

El primer caso en el que Sherlock interviene de joven, según le cuenta a Watson, es en la aventura de La corbeta Gloria Scott (1893), en la cual ayuda a un amigo a descifrar un mensaje codificado.

Doyle basó el método deductivo de su personaje en el proceder de uno de sus profesores en el Edinburgh Royal Infirmary, donde estudió medicina, Joseph Bell, precursor de la medicina forense.

Aunque muchos han negado esta opción, el escritor basó su descripción de Holmes en un antiguo amigo de la facultad, llamado Sherrinford, el cual llegó a formar parte de Scotland Yard, aproximadamente hacia 1844, y gran amigo y aliado de Conan Doyle y cuyas descripciones de vivencias policíacas inspiraron muchas de sus obras.[1]

Biografía[editar]

Ateniéndonos a las pautas de textos de Doyle, Sherlock Holmes nació el 6 de enero de 1854. Su padre era un hacendado inglés y su madre descendía de una estirpe de pintores franceses, entre ellos el ilustre Vernet, primo de su abuela. Tiene dos hermanos: Mycroft, del cual Sherlock siempre ha dicho que es más listo que él pero que "no posee ninguna ambición ni energía"; lo que Sherlock entiende como un oficio -deducir cosas a partir de minúsculos detalles- Mycroft lo ve como un simple pasatiempo. Trabaja como coordinador general e informador interno de los asuntos del gobierno británico y es miembro ilustre del Club Diógenes. Y Sherrinford, el mayor de los tres, que es rara vez mencionado y conocemos muy poco de él, aunque muchos expertos han confirmado su existencia dado que es muy probable que, dada la época, el primogénito se llamara igual que el padre: Sherrinford.

Sherlock Holmes parece haber sido estudiante en la universidad, seguramente de las de Oxford y Cambridge donde cursó algunas asignaturas de música y musicología, medicina, derecho, pero sobre todo, química. También es en la universidad donde comienza alguna labor como detective (La corbeta Gloria Scott) y donde comienza su faceta de actor, uniéndose al grupo universitario de teatro, hecho que le será muy útil a la hora interpretar los papeles que adopta al disfrazarse en algunos de sus casos. Tras realizar sus estudios se aloja cerca del Museo Británico para poder estudiar las ciencias necesarias para el desarrollo de su carrera posterior. Conoce a Watson en 1881, en el laboratorio del hospital Saint Bartholomew por un conocido en común con el objeto de compartir el piso del 221B de Baker Street. Rehúsa el título de caballero (sir), pero acepta la Legión de honor de forma totalmente discreta.

Su gran enemigo, también de extraordinarias facultades intelectuales, es el profesor Moriarty, quien llegó a acabar aparentemente con la vida del eminente detective en la cascada de Reichenbach, Suiza (El problema final). Doyle tuvo que optar por resucitar a su héroe cuando miles de lectores protestaron llevando crespones negros en el sombrero en señal de luto. Sherlock Holmes reaparece en el caso La casa vacía (El regreso de Sherlock Holmes, 1903) explicando los motivos de su ausencia. Este interludio de tres años entre la aparente muerte de Sherlock Holmes y su reaparición es conocido como El Gran Hiato, tiempo literario que ha permitido a algunos autores de pastiches dar rienda suelta a la imaginación y permitirse ciertas licencias poéticas tales como: la desintoxicación de Holmes a la cocaína gracias al psicoanalista Sigmund Freud o el posible matrimonio del detective consultor con su supuesta amada Irene Adler. Pero son obras que se salen del canon holmesiano, por lo que son "extraoficiales".

Tras una carrera de veintitrés años, de los que Watson compartió diecisiete con él, Holmes se retiró a Sussex, donde se dedicó a estudiar filosofía y a la apicultura, y llegó a escribir un libro titulado Manual de apicultura, con algunas observaciones sobre la separación de la reina, y también, casi casualmente, resolvió uno de sus casos más complicados: La aventura de la melena del león (1907). Posteriormente a su jubilación como detective se dedicó dos años a preparar concienzudamente una importante acción de contraespionaje poco antes del inicio de la Primera Guerra Mundial. Nada más consta sobre él a partir de 1914.

Conocimientos y habilidades[editar]

Clásico atuendo de Sherlock Holmes

En la primera historia, Estudio en escarlata, se brinda un cierto trasfondo de Holmes. A principios de 1881, se presenta como un estudiante independiente de química con una variedad de intereses muy curiosa, casi toda la cual le sirve en la resolución de crímenes. En una de las primeras historias, La corbeta Gloria Scott, el padre de un amigo del colegio lo felicita por sus habilidades deductivas y el propio Holmes explica que ello fue una de las razones por la que se convirtió en detective.

"— Mr. Holmes, but it seems to me that all the detectives of fact and of fancy would be children in your hands. That's your line of life, sir, and you may take the word of a man who has seen something of the world."
— And that recommendation, with the exaggerated estimate of my ability with which he prefaced it, was, if you will believe me, Watson, the very first thing which ever made me feel that a profession might be made out of what had up to that time been the merest hobby.
«— Sr. Holmes, pero me parece que todos los detectives de realidad o de ficción no serían más que niños en sus manos. Esa es su línea de trabajo, señor, y puede creer en la palabra de un hombre que ha visto algo de mundo».
— Y esa recomendación, con la exagerada estimación de mis facultades que la precedió, fue, puede creerme, Watson, lo primero que me permitió ver que una profesión podía surgir de lo que hasta entonces yo veía como una mera afición.
La corbeta Gloria Scott.[6]

Holmes siempre usó métodos científicos (o supuestamente científicos) y se centra en los métodos de la lógica y los poderes de observación y deducción. Es un personaje excéntrico y siempre sigue siendo objetivo. Él sólo nos revela las cosas poco a poco. En Estudio en escarlata, Watson se muestra sorprendido del desconocimiento que tiene Holmes de la teoría heliocéntrica demostrada por Nicolás Copérnico en el siglo XVI:

Sin embargo, mi sorpresa alcanzó el punto culminante al descubrir de manera casual que desconocía la teoría de Copérnico y la composición del sistema solar. Me resultó tan extraordinario el que en nuestro siglo XIX hubiese una persona civilizada que ignorase que la Tierra gira alrededor del Sol, que me costó trabajo darlo por bueno.

Estudio en escarlata.[7]

Más aún cuando justo después de ello Holmes le asegura que «ahora que lo sabe, intentará olvidarlo», aludiendo a que cree que el cerebro es limitado en cuanto a la capacidad de información que puede retener, y que por ello «es de mayor importancia que los datos inútiles no desplacen a los útiles». A raíz de esto, el doctor Watson decide evaluar las habilidades de Holmes, calificándolas de este modo:

  1. Literatura. — Sensacionalista. (Sin embargo en "El signo de los cuatro" cita a Goethe y a La Rochefoucault, además de mostrar su conocimiento del escritor Jean-Paul).
  2. Filosofía. — Cero.
  3. Astronomía. — Cero.
  4. Política. — Ligeros.
  5. Botánica. — Desiguales. Al corriente sobre la belladona, opio y venenos en general (puede distinguir el lugar de cultivo de la planta, día y tiempo de consumo estudiando una colilla de cigarro). Ignora todo lo referente a los cultivos prácticos y jardinería.
  6. Geología. — Conocimientos prácticos, pero limitados. Distingue de un golpe de vista las clases de tierras. Después de sus paseos por Londres puede debido al color y consistencia definir de qué parte de toda la ciudad es cada una de las manchas de barro en su pantalón.
  7. Química. — Profundos.
  8. Anatomía. — Exactos, pero no sistemáticos.
  9. Literatura sensacionalista. — Inmensos. Parece conocer con todo detalle los crímenes perpetrados en el siglo XIX.
  10. Música. — Toca bien el violín.
  11. Combate. — Experto boxeador y esgrimista de palo y espada. (Sin embargo, en La aventura de la casa deshabitada, de 1901, Sir Arthur Conan Doyle menciona que Holmes tenía algún conocimiento de «baritsu», refiriéndose al bartitsu, arte marcial ecléctico enfocado a la defensa personal que fue desarrollado en Inglaterra entre 1898 y 1902).
  12. Leyes. — Tiene conocimientos prácticos de las leyes británicas.[8]

Sin embargo, el doctor Watson realizó esta calificación al poco de empezar a vivir con Holmes y, como se demuestra posteriormente, el detective posee conocimientos sobre, por ejemplo, Astronomía. Esto se puede observar en El ritual de los Musgrave (donde Holmes habla de conseguir la ecuación personal, como lo llaman los astrónomos), en La aventura de los planos de Bruce-Partington (compara la visita que les hace Mycroft Holmes al 221B de Baker Street con un planeta abandonando su órbita) y en El intérprete griego (Holmes charla sobre las causas de los cambios en la oblicuidad de la Eclíptica).

Libros[editar]

Sherlock Holmes y el doctor John H. Watson; ilustración para el Strand Magazine (1893).

La amplia bibliografía de Arthur Conan Doyle en la que se relatan las aventuras de Sherlock Holmes y su compañero Watson, conocida en su conjunto como «canon holmesiano», consta de cuatro novelas y cincuenta y seis relatos recogidos en varios tomos:[9]

Novelas[editar]

Colecciones de relatos[editar]

Cronistas[editar]

La mayoría de las aventuras y relatos de Sherlock Holmes están narradas por su amigo el doctor J. H. Watson, a excepción de seis relatos en particular. La aventura de la melena del león y La aventura del soldado de la piel descolorida están narrados por un narrador protagonista, ya que es Holmes quien cuenta lo sucedido desde su perspectiva, o sea, la de personaje principal de los relatos. La piedra preciosa de Mazarino es una de las últimas experiencias del afamado detective, y está narrada por un narrador omnisciente al igual que Su último saludo en el escenario. Tanto La corbeta Gloria Scott como El ritual de los Musgraves son casos policiales anteriores a la asociación entre el doctor Watson y el señor Sherlock Holmes, en ellas se deja ver que, a pesar de que Watson las escribió, fue Holmes quien se las contó a título anecdótico de sus primeros tiempos como detective. El resto de sus aventuras y relatos sí fueron narrados por el doctor John H. Watson.

Sherlock Holmes siempre criticaba a su compañero de aventuras porque, según Holmes, en sus relatos, los hechos significativos se mezclaban con detalles que, al ser innecesarios, distraen de los detalles objetivos que llevan a la resolución del caso. Sin embargo, en cuanto se ve él mismo en la tesitura de redactar sus aventuras, reconoce que el asunto tiene sus dificultades y que tal vez juzgó con demasiada severidad la redacción «florida» de Watson.

Sherlock Holmes como icono popular[editar]

Estatua de Sherlock Holmes en Londres (Reino Unido).

Sherlock Holmes[10] ha sido llevado muchas veces al cine y al teatro y también aparece en novelas, relatos, historietas, dibujos animados y series de televisión, con los más diversos grados de fidelidad al espíritu del personaje que es ya todo un icono de la cultura popular.

Entre los actores más aplaudidos se encuentran Robert Downey Jr., Basil Rathbone quien, con Nigel Bruce, constituyeron el ícono referencial en el ámbito del cine; Peter Cushing, Robert Stephens y Jeremy Brett, quizás el mejor Sherlock Holmes de la pequeña pantalla debido a su grado de fidelidad en Las Aventuras de Sherlock Holmes.

Entre las historietas, destacan versiones cómicas como las españolas Las extrañas aventuras de Sherlock López y Watso de Leche (1943) de Gabriel Arnao Crespo o Sir Tim O'Theo (1970) de Raf.[11] También apareció brevemente en el 50 aniversario de Detective Comics (número 572, agosto de 1980) junto a Batman, el personaje más popular de la publicación (y cuyo método deductivo guarda a veces similitudes con el personaje de Conan Doyle).

En cuanto a las novelas, Sherlock Holmes vuelve a aparecer como personaje secundario en la saga Sherlock Holmes y los Irregulares de Baker Street. Las novelas, escritas por Tracy Mack y su esposo Michael Citrin, se centran en el grupo de huérfanos (Los Irregulares de Baker Street), quienes ayudan a Holmes en varias de las novelas originales.

Recientemente, este personaje ha sido tomado como gran fuente de inspiración en la serie televisiva estadounidense House, sobre el irreverente doctor del mismo nombre, especialista en diagnóstico médico. Holmes no sólo comparte con House parecido en el nombre, sino también su personalidad excéntrica y unos métodos muy similares a la hora de resolver sus casos. Como un guiño a los espectadores, los guionistas alojan al Dr. House en el 221B, también comparte la dependencia a las drogas (Vicodine/cocaína al 7%). Su mejor amigo, Wilson, también comparte similitud en el nombre con Watson.

En diciembre del 2009 se estrenó la nueva película sobre las aventuras de Sherlock Holmes dirigida por Guy Ritchie y que cuenta con la participación de Robert Downey Jr. (Holmes), Jude Law (Watson) y Rachel McAdams (Adler).

Del 2010 a la fecha, la BBC produjo una miniserie de nueve episodios sobre Sherlock Holmes, tres por temporada, titulada Sherlock aunque ambientada en la actualidad.[12] La miniserie cuenta con la participación de Benedict Cumberbatch como Sherlock Holmes, y Martin Freeman como Watson.[13] La primera temporada de la miniserie consta de tres episodios, al igual que la segunda y la tercera, emitida a principios de enero de 2014, siendo confirmada una cuarta temporada por los protagonistas.

En 2012, la cadena televisiva CBS inició una nueva serie, Elementary, donde un Sherlock Holmes (Jonny Lee Miller) en el presente año se muda a Nueva York después de estar en rehabilitación de un problema con drogas. En esta serie, se presenta a Watson como una mujer, la ex-cirujana Joan Watson (Lucy Liu).

En 2012 se estrenó en España Holmes & Watson. Madrid Days de José Luis Garci. La historia trata sobre un viaje del detective y su acompañante a la capital de España, Madrid. Aquí tratarán de averiguar si Jack el Destripador se encuentra en la ciudad.

En el 2012, el popular grupo de SM Entertainment, SHINee, publicó su canción titulada "Sherlock", dicho video musical muestra a los 5 miembros del grupo resolviendo un misterio sobre una joyería perdida.

Museo de Sherlock Holmes[editar]

En Londres existe un museo dedicado a recrear el apartamento que se describe en la obra de Doyle. Está ubicado en el 221 de la calle Baker Street, exactamente la misma dirección que se menciona en las famosas novelas. Este museo abre todos los días del año en un horario de 9:30 a.m a 06:00 p.m. En él se puede visitar el estudio, la recámara, inclusive el baño en el que supuestamente pasaban sus días Sherlock Holmes y el Dr. Watson. Hay también recreaciones con maniquies de algunas escenas de las novelas.[14]

Curiosidades[editar]

  • La célebre frase «Elemental, mi querido Watson» ("Elementary, my dear Watson") no aparece en obra alguna de Conan Doyle sobre Sherlock Holmes.[15] Se suele creer que aparecía en una de las historias cortas de El jorobado (The Crooked Man, en las Memorias de Sherlock Holmes), pero en el original en inglés, así como en algunas traducciones, la palabra «elemental» y la frase «mi querido Watson» aparecen por separado.
  • La frase "Elemental, querido Watson" aparece en una de las historias escritas por el hijo de Sir Conan Doyle, Adrian Conan Doyle, quien junto con John Dickson Carr continuaron las aventuras del personaje Sherlock Holmes. Dentro del libro Las hazañas de Sherlock Holmes (The Exploits of Sherlock Holmes), en el relato titulado El caso de la viuda roja (The Adventure of the Red Widow),[16] se puede encontrar lo siguiente:

Well, I must confess that you followed my thoughts with extraordinary accuracy, I admitted. A remarkable piece of reasoning, Holmes.

Elementary, my dear Watson.[17]

Bien, debo confesar que siguió usted el hilo de mis pensamientos con extraordinaria precisión -admití-. Una notable muestra de razonamiento, Holmes.

Elemental, querido Watson''.

  • Otras frases de las cuales pueden también derivar estas famosas palabras del detective, son:
— "Interesting, though elementary," said he as he returned to his favourite corner of the settee. "There are certainly one or two indications upon the stick. It gives us the basis for several deductions."
— "Has anything escaped me?" I asked with some self-importance. "I trust that there is nothing of consequence which I have overlooked?"
— "I am afraid, my dear Watson, that most of your conclusions were erroneous. [...]
— «Interesante aunque elemental», dijo [Sherlock Holmes] mientras regresaba a su rincón favorito, donde se hallaba el sofá. «Ciertamente hay dos o tres indicios en el bastón. Nos da las bases para varias deducciones».
— «¿Se me ha escapado algo?», le pregunté dándome ciertos aires de importancia. «¿Acaso hay alguna minucia inconsecuente de la que no me haya percatado?»
— «Me temo, querido Watson, que la mayoría de sus conclusiones son erróneas». [...]
El sabueso de los Baskerville.[18]
  • El sombrero de cazador de gamos característico del detective nunca se menciona en la obra de Doyle. Es un añadido del ilustrador de The Strand Magazine Sidney Paget, que, además, utilizó a su hermano Walter como modelo para representar el aspecto de Holmes.
  • La pipa meerschaum, propia de la iconografía de Sherlock Holmes, no apareció hasta que fue utilizada en una dramatización de teatro de uno de los relatos en la década de 1920.
  • La novela de El sabueso de los Baskerville lleva la narración un tiempo ocho años anteriores, debido a las cartas recibidas por Doyle que pedían un regreso del personaje al haber fallecido este en el relato El problema final.
  • Cuando Doyle falleció, su residencia en Londres fue convertida en el núm. 221 B de la calle Baker. El edificio pertenece a una empresa (la cual, muy amablemente, contesta y conserva todas las cartas que diariamente recibe para Mr. Holmes, y ha llegado a publicarlas).
  • Antes de que se publicara la primera novela de Sherlock Holmes titulada Estudio en escarlata, Conan Doyle tuvo que pedirlo varias veces hasta que con el título antes mencionado el editor se dispuso a publicar la novela.
  • La primera película sobre Holmes es una película muda que dura 30 segundos y se titula Sherlock Holmes Baffled.
  • En la película Basil el ratón superdetective, en una escena se ve la sombra de Sherlock Holmes y de otro hombre que posiblemente es Watson. Además, en esa película, el protagonista es un ratón que llaman "Basil de la calle Baker", la calle Baker es la calle donde vivía Sherlock Holmes con Watson. En cuanto al nombre Basil, se debe al actor Basil Rathbone, el primero en interpretar a Holmes en películas sonoras.
  • El manga y anime Detective Conan tiene mucha referencias a Sherlock Holmes, tales como el nombre del protagonista (en referencia a Arthur Conan Doyle) o el ficticio distrito Beika, referente a la calle Baker además, en diferentes casos los asesinos tienen como referencia citas de dichos relatos de Doyle.
  • La novela ligera "Hidan no Aria" o también conocida como "Aria The Scarlet Ammo", trata sobre la Cuarta descendiente de Sherlock Holmes, aunque solo hacen referencia a "Estudio en escarlata" su primera novela, hace una aparición y pelea contra los protagonistas de la misma.

Sherlock Holmes y los escritores[editar]

Muchos autores han dedicado líneas al célebre detective.

  • Borges escribió a propósito de su admirado personaje inglés:

No salió de una madre ni supo de mayores.

Idéntico es el caso de Adán y de Quijano.
Está hecho de azar. Inmediato o cercano

lo rigen los vaivenes de variables lectores. [...]

Pensar de tarde en tarde en Sherlock Holmes es una de las buenas costumbres que nos quedan. La muerte y la siesta son otras. También es nuestra suerte convalecer en un jardín o mirar la luna.

Sherlock Holmes en la radio[editar]

En Estados Unidos se emitió una serie radiofónica sobre Sherlock Holmes llamada The New Adventures of Sherlock Holmes (Las nuevas aventuras de Sherlock Holmes) que duró cientos de episodios. Se emitió desde el 2 de octubre de 1939 al 7 de julio de 1944.

Ver también[editar]

  • Arthur Conan Doyle, (Edimburgo, Reino Unido, 22 de mayo de 1859 - Crowborough, 7 de julio de 1930 ) fue un médico y escritor escocés, creador del célebre detective de ficción Sherlock Holmes y John H. Watson, entre otros.
  • Adaptaciones de las aventuras de Sherlock Holmes
  • John H. Watson
  • Basil Rathbone, uno de los principales intérpretes de Sherlock Holmes en el cine.
  • Nigel Bruce, uno de los principales intérpretes de John H. Watson en el cine.
  • Roy William Neill, uno de los principales directores de las películas de Sherlock Holmes.
  • James Moriarty, el profesor James Moriarty es un personaje ficticio creado por Arthur Conan Doyle en 1893 como el némesis de Sherlock Holmes.
  • Javier Casis, es un escritor español. Es un estudioso de la figura de Sherlock Holmes, a quien considera un personaje mágico que puso el broche de oro a la literatura victoriana y del que ha escrito dos novelas pastiche: Holmes & Watson 1903-1904 y Los cuadernos secretos de Sherlock Holmes (2013).

Referencias[editar]

  1. a b Víctor Manteca Valdelande (8 de abril de 2010). «Sherlock Holmes anotado». La Opinión Coruña. Consultado el 4 de septiembre de 2010.
  2. The Strand Magazine publicaba las aventuras de Holmes a precios muy accesibles, y muchos «lectores comunales» de diversas industrias leían las obras de Doyle en voz alta como una suerte de «radio» victoriana, práctica ya habitual con la obra de Charles Dickens.
  3. En un principio, Doyle consideró llamar Sherrinford Holmes a su detective, pero William S. Baring-Gould, eminente biógrafo del personaje, intentaría hacer creer más tarde que tal era el nombre del hermano primogénito de Sherlock. En realidad fue algo que se inventó para evitar que ni Mycroft ni Sherlock tuvieran que heredar el cuidado de la mansión de su padre.
  4. Doyle, Arthur Conan (mayo de 1999). «La ciencia de la deducción.». Estudio en escarlata. (tapa dura). trad. Lázaro Ros, A. (12ª edición). Madrid: Grupo Anaya. p. 23. ISBN 84-207-3803-4. 
  5. Doyle, Arthur Conan (mayo de 2001). «Escándalo en Bohemia». Las aventuras de Sherlock Holmes. trad. Juan Manuel Ibeas (1ª edición). Madrid: Grupo Anaya. p. 39. ISBN 84-667-0569-4. 
  6. Doyle, Arthur Conan (1998). «XVII. The Adventure of the "Gloria Scott"». The Original Ilustrated "Strand" Sherlock Holmes. The Complete Facsimile (en inglés) (8ª edición). Hertfordshire: Wordworth Editions Limited. p. 344. ISBN 1-85326-896-8. 
  7. Doyle, Arthur Conan (mayo de 1999). «La ciencia de la deducción.». Estudio en escarlata. (tapa dura). trad. Lázaro Ros, A. (12ª edición). Madrid: Grupo Anaya. p. 25. ISBN 84-207-3803-4. 
  8. Doyle, Arthur Conan (mayo de 1999). «La ciencia de la deducción.». Estudio en escarlata. (tapa dura). trad. Lázaro Ros, A. (12ª edición). Madrid: Grupo Anaya. pp. 26–27. ISBN 84-207-3803-4. 
  9. Kyle Freeman, ed. (2003). The Complete Sherlock Holmes, Volumen 1 (en inglés). Spark Educational Publishing. ISBN 1593080344. 
  10. Lecturalia (ed.): «Sherlock Holmes contra Houdini, una historia real» (3 de marzo de 2014).
  11. «Ristra de rastros holmesianos», artículo de Jesús Cuadrado para The Stranded nº11, 1998
  12. Vanessa Thorpe (18 de julio de 2010). «Sherlock Holmes is back… sending texts and using nicotine patches» (en inglés). guardian.co.uk. The Guardian. Consultado el 1 de septiembre de 2010.
  13. «Other detectives have cases, Sherlock has adventures» (en inglés). BBC. 12 de julio de 2010. Consultado el 1 de septiembre de 2010. 
  14. «The Sherlock Holmes Museum» (en inglés). Consultado el 4 de julio de 2014.
  15. http://www.snopes.com/quotes/signature/elementary.asp
  16. en:The Adventure of the Red Widow
  17. http://www.unz.org/Pub/Colliers-1953oct02-00107
  18. Doyle, Arthur Conan. «El sabueso de los Baskerville», The Original Ilustrated "Strand" Sherlock Holmes. The Complete Facsimile. p.450

Enlaces externos[editar]

En español[editar]

En inglés[editar]