Quiropráctica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Un quiropráctico

La quiropráctica es un tipo de medicina alternativa[1] que se ocupa del diagnóstico, tratamiento y prevención de las alteraciones del sistema músculo-esquelético, así como de los efectos que producen estos desórdenes en la función del sistema nervioso y en la salud en general. Se basa en la idea de que el organismo tiene la capacidad de auto-regenerarse. Su fundador, DD Palmer, en el siglo XIX se basaba en teorías vitalistas de la época, según la cuál todo lo vivo estaría dominado por un principio regulador, la denominada inteligencia innata. Hoy en día, la base filosófica de la profesión sigue siendo esta, aunque los avances científicos nos permiten describir mejor este principio como la homeostasis, según está regida por el sistema neuro-endocrino.

Definiciones[editar]

  1. La profesión sanitaria que se ocupa del diagnóstico, tratamiento y prevención de los trastornos mecánicos del sistema musculoesquelético, y de los efectos de éstos en el sistema nervioso y en la salud general. Se basa en tratamientos manuales incluyendo el ajuste vertebral y otras manipulaciones articulares y de tejidos blandos. Federación Mundial de Quiropráctica, 2001.[2]
  2. Profesión sanitaria que se ocupa del diagnóstico, el tratamiento y la prevención de los trastornos del sistema neuromusculoesquelético y de los efectos de dichos trastornos sobre la salud en general. Concede una particular importancia a las técnicas manuales, como la manipulación o el ajuste de las articulaciones y se centra especialmente en las subluxaciones. Organización Mundial de la Salud, 2005.[3]
  3. La Quiropráctica es la disciplina sanitaria que enfatiza la capacidad regeneradora inherente del cuerpo humano de curarse a sí mismo sin el uso de fármacos ni cirugía. La Quiropráctica se basa en la relación entre estructura (centrada en la columna vertebral) y función (coordinada por el sistema nervioso), y en cómo esta relación afecta a la conservación y restitución de la salud. Además, los doctores en quiropráctica reconocen la importancia y la responsabilidad de trabajar en equipo con otros profesionales sanitarios cuando sea en beneficio del paciente. Asociación de Facultades de Quiropráctica, 1996.[4]

Historia[editar]

Fue desarrollada en Iowa, (Estados Unidos) en el año 1895. David Daniel Palmer realizó el primer ajuste vertebral específico a un conserje local que había perdido la audición después de un accidente, analizó su columna y después de ver que una vertebra estaba desplazada, la corrigió y éste volvió a oír. A partir de ahí empezó a investigar sobre la relación de la columna, el sistema nervioso y sus efectos en todas las funciones del cuerpo. Su hijo B.J. Palmer amplió mucho estos conocimientos. Su padre fundó el Palmer College of Chiropractic en 1897, que fue la primera de las 50 universidades que existen hoy en el mundo, la mayoría en Estados Unidos, y también en Reino Unido, Australia, Francia, Dinamarca, Brasil, México, etc.

Las observaciones de Palmer lo llevaron a concluir que existe una inteligencia innata en la médula espinal y, en general, en el cuerpo humano, que controla las funciones del mismo.

Según Oscar Roler, la quiropráctica analiza la relación entre el sistema nervioso periférico (la médula espinal) y la estructura que lo protege (la columna vertebral), procurando un buen funcionamiento.

Actualmente, la Quiropráctica ha evolucionado desde las ideas originales de Palmer. A pesar de mantener sus bases teóricas, también ha sabido incorporar los avances modernos de la ciencia como la Neurociencia, la Psiconeuroinmunología o la Epigenética.[5]

La profesión de Quiropráctica[editar]

La quiropráctica es la tercera profesión sanitaria de atención primaria del mundo (la segunda en Estados Unidos)[6] en cuanto a número de pacientes, después de la medicina y la odontología.

La quiropráctica está reconocida como profesión sanitaria en países como Italia, Portugal, Francia, Bélgica, Suiza, Reino Unido, Finlandia, Dinamarca, Noruega, Suecia, Islandia, Estados Unidos, Canadá, México, Australia, Sudáfrica y Nueva Zelanda, entre muchos otros[7] . Sin embargo, en algunos países como Grecia y España, sus legislaciones actuales aún no la reconocen como tal.

Organismos como la Asociación Española de Quiropráctica (AEQ) buscan desde hace años la regularización de la quiropráctica en España, pero aún no se ha logrado ningún cambio normativo. Otras profesiones sanitarias como la fisioterapia o la psicología tuvieron que esperar para ser reconocidas en España hasta el año 2003[8] y 2012[9] , respectivamente.

Los títulos de quiropráctica expedidos por instituciones privadas o extranjeras no presentan homologación ni validez legal en España en la actualidad, donde la Ley 44/2003 en su artículo 2.2 no la sitúa entre las profesiones sanitarias que incluyen licenciaturas y diplomaturas (futuros grados) establecidas: medicina, odontología, enfermería, veterinaria, fisioterapia o terapia ocupacional entre otras.[10]

Formación de un quiropráctico[editar]

La formación de los quiroprácticos en los países donde estos estudios están reconocidos oficialmente es equivalente a la de una licenciatura en España. Los estudios de Quiropráctica (como ocurre con otros tipos de estudios superiores) tienen una duración variable según el país donde se realizen. La OMS establece que la formación quiropráctica completa (categoría I) debe tener un mínimo de 4200 horas lectivas y 1000 horas de formación clínica supervisada.[11] Finalizada la carrera se obtiene el título de Doctor en Quiropráctica (Doctor of Chiropractic) o bien el de Licenciado en Quiropráctica (si cursan los estudios en alguna universidad europea o internacional). La educación es específica sólo para quiroprácticos desde el primer curso.

En España hay actualmente dos escuelas (de carácter privado) donde se puede estudiar la quiropráctica obteniendo así un Título propio en Quiropráctica: el Madrid College of Chiropractic (Real Centro Universitario Escorial-María Cristina) y el Barcelona College of Chiropractic.

Debido a la legislación española actual, estos títulos no presentan validez oficial, no aparecen en los listados del Ministerio de Educación y no habilitan como profesionales sanitarios en España.[12] [13] La orden del Ministerio de Ciencia e Innovación CIN/2135/2008, de 3 de julio, por la que se establecen los requisitos para la verificación de los títulos universitarios oficiales que habiliten para el ejercicio de la profesión de Fisioterapeuta establece la quiropraxia, al igual que la osteopatía, como competencias del Graduado en Fisioterapia[14] , por lo que se integran las prácticas de la quiropráctica dentro de este título de grado.

Sin embargo, esta titulación de Quiropráctica que la legislación no reconoce en España, si puede ser reconocida en otros países. En el mes de diciembre de 2012, el European Council on Chiropractic Education (ECCE), miembro de la Asociación Europea para la Garantía de Calidad de la Educación Superior (ENQA), concedió al Madrid College of Chiropractic (Real Centro Universitario Escorial-María Cristina) la acreditación de los estudios en Quiropráctica, siendo el primer Centro acreditado por esta asociación en España. Esta acreditación es privada y externa al sistema de de educación superior español.[15]

Controversia y críticas[editar]

Durante toda su existencia, la quiropráctica ha enfrentado a defensores y detractores de sus teorías.

Los detractores aseguran que no existe evidencia científica de la existencia del concepto de subluxación tal como lo entienden los quiroprácticos. Sostienen que tampoco existe evidencia de que la manipulación de la columna tal como la defienden los quiroprácticos tenga ningún efecto terapéutico más allá del efecto placebo, existiendo además riesgos en la manipulación de las vértebras y en los giros que practican.[16] [17] Una revisión Cochrane sobre los efectos de la quiropráctica en el dolor de lumbares concluyó que mejoró ligeramente el dolor a corto y medio plazo, pero no daba resultados estadísticamente significativos a largo plazo y que su uso no daba lugar a una mejora del paciente respecto a otras prácticas.[18] Algunos estudios[19] han recogido la existencia de daños como consecuencia de las actuaciones quiroprácticas. La manipulación en el cuello, al añadir presión sobre arterias han llegado a provocar infartos en los casos más graves[20] . Existen casos reportados de personas con daños musculares o esqueléticos como consecuencia de las manipulaciones quiroprácticas[21] .

Los defensores de la quiropráctica argumentan que a pesar de las controversias que ciertos grupos con intereses generan sobre la seguridad del ejercicio de la profesión quiropráctica, la Organización Mundial de la Salud ya dictó en 2005 unas directrices sobre la inocuidad de la profesión.[3] Como ha hecho evidente la investigación científica, la manipulación cervical, que es la que genera más controversia, puede resultar peligrosa cuando es practicada por profesionales no-formados o formados inadecuadamente.[22] David Cassidy, DC, MD, PhD, publicó en 2008 en The Spine Journal,[23] prestigiosa revista de la Sociedad Americana de Columna Vertebral (referente en este campo en el mundo), un artículo que disipaba dudas sobre la inocuidad de la quiropráctica.[24] El estudio demuestra, en una población de 100 millones de personas-año que la incidencia de infartos en el territorio de la arteria vertebral, efecto adverso adjudicado a la manipulación vertebral, es extremadamente bajo, con tan solo 818 casos. Concluye además que no existe ninguna asociación entre las visitas a quiroprácticos y el desarrollo de este tipo de infartos. Hasta el momento, este artículo no ha sido refutado.

Véase También[editar]

Referencias[editar]

  1. Quiropráctica. MedlinePlus.
  2. Federación Mundial de Quiropráctica - Definición del Diccionario de la WFC, [1]
  3. a b Organización Mundial de la Salud (2005). Directrices sobre formación básica e inocuidad en quiropráctica, [2]
  4. Asociación de Facultades de Quiropráctica, [3]
  5. El desarrollo de la Ciencia de la Filosofía Quiropráctica. Today's Chiropractic, 1998, [4]
  6. Gilbauch C. Chiropractic: the second largest primary health care system in the US. The Daily Press; 2007. Jun 18. Cita 16
  7. World Federation of Chiropractic: Estatus Legal de la Quiropráctica según el País
  8. Asociación Española de Quiropráctica (AEQ)
  9. El Congreso reconoce, tras años de lucha, al psicólogo como profesional sanitario. Infocop, 22-09-2011
  10. «Ley 44/2003, de 21 de noviembre, de ordenación de las profesiones sanitarias.».
  11. Directrices sobre formación básica e inocuidad en quiropráctica, [5]
  12. «El Barcelona College of Chiropractic y su título "universitario" de quiropráctico».
  13. «Oferta oficial del RCU María Cristina».
  14. «ORDEN CIN/2135/2008, de 3 de julio, por la que se establecen los requisitos para la verificación de los títulos universitarios oficiales que habiliten para el ejercicio de la profesión de Fisioterapeuta.».
  15. «El Consejo Europeo de Educación Quiropráctica concede su acreditación al RCU Escorial-María Cristina».
  16. Artículo de The Guardian acerca de los riesgos para la salud que entraña la quiropráctica http://www.guardian.co.uk/science/blog/2012/apr/27/chiropractic-manipulation-spine-strokes
  17. Artículo del Journal of Neurosurgery sobre lesiones arteriales producto de la quiropráctica http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/%2021923248
  18. Walker, Bruce; French, S (Febrero 2011). «A Cochrane Review of Combined Chiropractic Interventions for Low-Back Pain». Spine 36 (3):  pp. 230-242. doi:10.1097/BRS.0b013e318202ac73. http://journals.lww.com/spinejournal/Abstract/2011/02010/A_Cochrane_Review_of_Combined_Chiropractic.8.aspx. 
  19. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/%2011285788
  20. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/%2021923248
  21. http://whatstheharm.net/chiropractic.html
  22. Wenban AB. “Inappropriate use of the title ‘chiropractor’ and term ‘chiropractic manipulation’ in the peer-reviewed biomedical literature”. Chiropr Osteopat 2006; 14:16. Wenban AB. “Inappropriate use of the title chiropractor: reason for concern?” Clin Neurol Neurosurg 2008; 110:425–6.
  23. The Spine Journal https://en.wikipedia.org/wiki/The_Spine_Journal The Spine Journal
  24. Risk of vertebrobasilar stroke and chiropractic care: results of a population-based case-control and case-crossover study. Spine (Phila Pa 1976). 2008 Feb 15;33(4 Suppl):S176-83. doi: 10.1097/BRS.0b013e3181644600. Cassidy JD, Boyle E, Côté P, He Y, Hogg-Johnson S, Silver FL, Bondy SJ.

Enlaces externos[editar]