Oscillococcinum

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Oscillococcinum es un producto homeopático que, según su fabricante, alivia los síntomas de la gripe, de lo que no hay pruebas objetivas. Es uno de los más populares remedios homeopáticos[cita requerida], sobre todo en Francia. Es de notar que, a diferencia de lo que ocurre con la mayoría de los remedios homeopáticos, su nombre está registrado por la única empresa que lo comercializa, la compañía francesa Boiron, para la que representa un capítulo importante de su cifra de negocios anual (superior a los 300 millones de euros).

Cairina moschata, pato almizclado llamado por Roy Anas barbariae

Origen[editar]

La palabra Oscillococcinum fue acuñada por el médico Joseph Roy (1891-1978), que sirvió en el ejército durante la epidemia de la gripe española, la de 1918. Creía que enfermedades tan diversas como el eczema, el reumatismo, la tuberculosis, las paperas y el cáncer, eran causadas por un diplococo (una bacteria) vibrante que declaraba haber visto y al que denominó Oscillococcus. En la actualidad existen evidencias irrefutables que demuestran el error de las afirmaciones de Roy, dado que el eczema y el reumatismo no son causados por bacterias, y las paperas son causadas por un virus, demasiado pequeño para ser observado bajo el microscopio óptico.

El Oscillococcus no ha vuelto a ser observado por nadie, y como nombre de género no es ya admitido por los bacteriólogos.

Preparación[editar]

Los ingredientes son:

Método[editar]

  1. Llenar una botella estéril de litro con una mezcla de jugo pancreático y glucosa.
  2. Añadir a la botella 35 g del hígado y 15 g del corazón.
  3. Dejar la botella en reposo durante cuarenta días; hígado y corazón se disolverán.
  4. Llenar un recipiente limpio (no importa el tamaño) de agua ultra pura.
  5. Añadir al recipiente una gota del extracto contenido en la botella
  6. Agitar enérgicamente ("sucusión" en la terminología homeopática).
  7. Vaciar el recipiente.
  8. Volver a llenar el recipiente con agua pura.
  9. Repetir los pasos anteriores (agitación, vaciado y rellenado) 200 veces.
  10. Usar el agua obtenida para empapar tabletas de lactosa de 5 mg.

El método usado para la dilución es el de Korsakov, aprobado por Hahnemann en 1832, que difiere del más habitual en que usa siempre el mismo recipiente, en lugar de tomar uno limpio cada vez y añadir una pequeña muestra de la dilución anterior.

Eficacia[editar]

En torno a la preparación y uso del Oscillococcinum se agitan los mismos temas recurrentes que afectan a la credibilidad de la homeopatía de Hahnemann. Los problemas que ejemplifica son el de aceptar que la extrema dilución deje algo más que agua pura; el del método homeopático de descubrimiento de los remedios; el de si es la evidencia empírica o una tradición que se autoalimenta la que justifica la confianza de sus practicantes; el de distinguir entre su eficacia terapéutica y la capacidad del organismo de superar desajustes limitados sin ayuda.

La dilución aplicada en cada fase deja como mucho un 1% de lo que había en la fase anterior, que se mezcla con al menos un 99% de agua pura. El resultado es una dilución final de al menos 100200 o, lo que es lo mismo, 10400. Si las sustancias activas tuvieran una masa molecular de 20 uma (casi inevitablemente será mayor), un kg de ellas contendría un número de 3,01·1025 moléculas (50 veces el número de Avogadro) que diluidas entre 10400 dejarían por kilo de disolución 3,01·10–375 moléculas de ingrediente activo (3,01 dividido entre uno seguido de 375 ceros). Por comparación, la masa del Universo se ha estimado en 1078 veces la masa de un átomo de hidrógeno, lo que quiere decir que el número de átomos en el Universo entero es menor que ese valor. El agua no purificada de cualquier río en una región en la que vivan patos debería contener cantidades mayores de hidrolizado natural de hígado que la que se obtiene por el método anterior y se aplica sobre las tabletas.

La inspiración para acometer el tratamiento de tales males le vino al doctor Roy, según sus palabras, de los antiguos

«... que consideraban el hígado como sede del sufrimiento, todavía más que el corazón, lo que constituye una perspectiva muy profunda, porque es en el hígado donde se producen las modificaciones patológicas de la sangre, y también el lugar donde la energía del músculo cardíaco sufre un cambio permanente.»

Los críticos de la homeopatía consideran que las sugestiones en que se ha basado históricamente la formulación de los remedios homeopáticos, guardan aún mucho del pensamiento mágico que encontramos en la antigua teoría de las signaturas, y tienen muy poco que ver con las hipótesis inspiradas por el conocimiento fisiológico, bioquímico o microbiológico, de las que parte la investigación médica moderna.

Desde esta perspectiva, la prolongación en el tiempo del catálogo de remedios homeopáticos desde los tiempos de Hahnemann se puede ver como un fenómeno cuya explicación debe residir más en los planos psicológico o sociológico, que en el del desarrollo del conocimiento, de una manera semejante a como se prolongan ciertas tradiciones mitológicas cuando son defendidas con racionalizaciones expresadas con conceptos modernos. Por ejemplo, algunos de los promotores actuales del Oscillococcinum aluden, para justificar su eficacia real o supuesta, a que los patos silvestres son portadores de los virus de la gripe, dejando de lado los motivos que inspiraron su introducción por Roy en los años 1930 (Vickers & Smith, 2004).

La gripe de 1918 constituyó una epidemia terrible, que mató decenas de millones de personas; pero, una vez establecidas en la población, las cepas de gripe producen enfermedades relativamente benignas, cuyos accesos se curan solos, en ausencia de cualquier tratamiento, en plazos próximos a la semana. Los ensayos clínicos dejan en la zona de sombra estadística (dentro de los márgenes de interpretación) la posibilidad de que el Oscillococcinum acorte ese período normal de curación en unas horas (6 según el más concreto de ellos: Vickers & Smith, 2004). Resultados así de inconsistentes, analizados globalmente (metaanálisis), son los que fundamentan el consenso entre la comunidad médica (fuera de los homeópatas practicantes) de que los medicamentos homeopáticos no tienen efectos distinguibles de los de un placebo.

La demanda en Chile[editar]

Para la campaña de ventas de Oscillococcinum de 2013 hecha por el Laboratorio Recalcine, surgieron críticas desde sectores escépticos sobre la efectividad de este compuesto y el tipo de publicidad que recibía. El caso llegó al tribunal de ética publicitaria CONAR, el cual después del largo proceso de apelación del laboratorio falló en que el laboratorio "retirar la publicidad desplegada y no difundirla nuevamente".[1] [2]

Referencias[editar]

  • Vickers AJ, Smith C. Homoeopathic Oscillococcinum for preventing and treating influenza and influenza-like syndromes., Cochrane Database Syst Rev. 2004;(1):CD001957. PMID 14973976 Existe traducción al español: Oscillococcinum homeopático para la prevención y tratamiento de la influenza y de los síndromes parecidos a la influenza. La Biblioteca Cochrane Plus, 2006, Número 1.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Casos completos» (7 de octubre 2013). Consultado el 20 de diciembre 2013.
  2. «Laboratorio Recalcine faltò a la ètica publicitaria» (18 de diciembre de 2013). Consultado el 20 de diciembre de 2013.

Enlaces externos[editar]