Conflicto de Irlanda del Norte

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Conflicto de Irlanda del Norte
Fecha 1960s-1998
Lugar Irlanda del Norte. Violencia extendida a Inglaterra y a la República de Irlanda, así como a Europa continental
Resultado Estancamiento militar[1]
Acuerdo de Viernes Santo
Alto el fuego y acuerdo de desarme de grupos armados y de la retirada de fuerzas militares
Beligerantes
Fuerzas de seguridad de estados soberanos
Bandera del Reino Unido Reino Unido
Bandera de Irlanda República de Irlanda
Bandera de Irlanda Republicanos irlandeses
IRA Provisional
IRA Oficial
Ejército Irlandés de Liberación Nacional
OLPI
IRA de la Continuidad
IRA Auténtico
Fuerzas leales del Ulster
Bandera de Irlanda del Norte

UVF
UDA
LVF
Defensores de la Mano Roja

Resistencia del Ulster
Bajas
Ejército Británico (excluyendo regimientos NI) 502
Regimiento de Defensa del Ulster & Regimiento Real Irlandés 203
RUC 301
Servicio de Prisión de Irlanda del Norte 24

Ejército territorial 7
Servicios policiales, fuera de RUC 6

RAF 4
Royal Navy 2
Garda 9
Ejército Irlandés 1
Civiles 1857*
Total de muertos 3524*
[1]
PIRA 293
OIRA 29
INLA 44
OLPI 9
CIRA N/A
RIRA 2
UVF 63
UDA 81
LVF 3
Comandos Mano Roja 2
Resistencia del Ulster N/A

El conflicto de Irlanda del Norte (también conocido en inglés como The Troubles o Los Problemas) fue un conflicto armado interétnico en Irlanda del Norte, que provocó gran pérdida de vidas humanas durante la segunda mitad del siglo XX. Enfrentó, por un lado, a los unionistas de Irlanda del Norte (de religión protestante, mayoritaria en la región), partidarios de preservar los lazos con el Reino Unido, y por otro lado a los republicanos irlandeses, generalmente de religión católica y demográficamente minoritarios, partidarios de la independencia o bien la integración de la provincia en la República de Irlanda, país de religión católica. Ambos bandos recurrieron a las armas, y la provincia se hundió en una espiral de violencia que duró desde finales de la década de 1960 del s. XX hasta la firma del Acuerdo de Viernes Santo, el 10 de abril de 1998, que sentó las bases de un nuevo gobierno, en el cual católicos y protestantes comparten el poder.[2] [3] [4] [5] [6] No obstante, la violencia continuó después de esta fecha y todavía continúa de forma ocasional y a pequeña escala.[7]

The Troubles[8] han sido varias veces descritos como terrorismo,[9] conflicto étnico,[10] una guerra de guerrillas,[11] un conflicto de baja intensidad e, incluso, una guerra civil.[12] La violencia del conflicto sobrepasó en muchas ocasiones las fronteras de Irlanda del Norte, extendiéndose hacia la República de Irlanda y el Reino Unido. Si bien nunca fue una guerra declarada, la gran cantidad de bajas sufridas por las fuerzas militares británicas (725 muertos y miles de heridos), los recursos empleados por el gobierno británico durante más de veinticinco años, la destrucción causada en muchas ciudades y pueblos de Irlanda del Norte y el Reino Unido y el complejo arsenal usado por los grupos paramilitares apuntan hacia una guerra de facto.

Visión de conjunto[editar]

El conflicto consistió en aproximadamente treinta años de actos recurrentes de violencia intensa entre elementos de la comunidad nacionalista y republicana de Irlanda del Norte (principalmente católicos) y de la comunidad unionista (principalmente protestantes). Tuvo como causa la oposición nacionalista hacia el estatus de Irlanda del Norte como provincia del Reino Unido, así como la dominación y discriminación ejercida sobre la minoría nacionalista por la mayoría unionista. La violencia se caracterizó por campañas armadas de grupos paramilitares, siendo la principal la campaña del IRA Provisional de 1969-1997, cuyo objetivo era acabar con el gobierno británico sobre Irlanda del Norte, así como la creación de una "Irlanda unida" conformada por la República de Irlanda, con dominio sobre toda la isla. En 1966 se formó la Fuerza Voluntaria del Ulster (grupo paramilitar unionista), en respuesta a la erosión percibida tanto del carácter británico como del dominio unionista sobre la provincia. Las fuerzas de seguridad británicas -el Ejército y la Policía del Ulster– estuvieron también involucradas en la violencia. La posición del gobierno británico era que sus fuerzas eran neutrales en el conflicto, pues intentaban mantener la ley y el orden en la región, así como el derecho del pueblo irlandés a la autodeterminación democrática; sin embargo, los republicanos irlandeses veían a las fuerzas británicas como "combatientes" en el conflicto, destacando la colusión entre las fuerzas del Reino Unido y los paramilitares lealistas como una prueba de tal condición.

La investigación Ballast, llevada a cabo por la fiscalía policial, ha confirmado que las fuerzas británicas y, en particular, la Policía del Ulster (RUC) estuvieron coludidas con los paramilitares leales. Además, estuvieron involucradas en asesinatos y obstruyeron el curso de la justicia cuando tales denuncias habían sido previamente investigadas.[13] En todo caso, la extensión de tal colusión es todavía materia de controversia; los unionistas reclaman que los informes que la denuncian son falsos o muy exagerados, y denuncian que también hubo cierta colusión entre las autoridades de la República de Irlanda y los paramilitares republicanos.

Además del problema de la violencia, hubo un estancamiento político entre los principales partidos políticos de Irlanda del Norte, incluyendo a aquellos que condenaban la violencia, sobre el futuro estatus de Irlanda del Norte y la forma de gobierno que debía existir dentro de la provincia.

El conflicto se encaminó definitivamente a su final por el proceso de paz, que incluyó la declaración de alto el fuego por la mayor parte de las organizaciones paramilitares, el abandono completo de sus armas, la reforma de la policía y la correspondiente retirada de las tropas del ejército de las calles y áreas limítrofes conflictivas, tales como la parte sur del Condado de Armagh y el Condado de Fermanagh. Así se acordó por los signatarios del Acuerdo de Belfast (comúnmente conocido como el "Acuerdo de Viernes Santo"). Éste reiteraba la tradicional posición británica, que no había sido reconocida con anterioridad por los sucesivos gobiernos irlandeses, según la cual Irlanda del Norte permanecería dentro del Reino Unido hasta que una mayoría votase lo contrario. Por otra parte, el gobierno británico reconoció por primera vez, como parte de la denominada "dimensión irlandesa", el principio de que el pueblo de la isla de Irlanda como un todo tiene el derecho, sin ningún tipo de injerencia externa, de resolver los problemas entre el Norte y el Sur de mutuo acuerdo.[14] Esta última declaración fue clave para ganar el apoyo para el acuerdo de nacionalistas y republicanos. También estableció un gobierno delegado con el poder distribuido en el interior de Irlanda del Norte (dicho gobierno estuvo suspendido desde el 14 de octubre de 2002 hasta el 8 de mayo de 2007), por el que el gobierno de la provincia debe estar formado por partidos unionistas y nacionalistas simultáneamente.

Antecedentes[editar]

Divisiones sociales históricas en Irlanda del Norte[editar]

Los condados irlandeses sujetos a la colonización inglesa (1556 a 1620).

El conflicto de Irlanda del Norte tiene origen en la invasión de los Anglo-Normandos en 1169 por Wexford, que marcó el inicio del conflicto entre Inglaterra e Irlanda. Pronto, los invasores asimilaron la lengua y la cultura gaélica de los irlandeses. Asimismo introdujeron el feudalismo, dominando y sometiendo a los irlandeses nativos. Enrique VIII introdujo a un representante de la corona en Dublín y estableció el anglicanismo en la Iglesia de Irlanda con la reforma. Ello provocó malestar entre los lores normandos que perdieron poder en favor del rey inglés, pues la religión que profesan tanto normandos como nativos era el catolicismo romano. La derrota de la Armada Española y la batalla de Kinsale en 1601, que acabó en derrota, frustraron los intereses de los irlandeses de entonces.

Los conflictos entre católicos y protestantes en el norte de Irlanda se agravaron con la promulgación de las leyes de colonización británica conocidas como Plantation of Ulster, en 1609, al amparo de las cuales se confiscaron las tierras de los nativos y se repoblaron con protestantes escoceses e ingleses. Las discrepancias entre los nativos católicos y los planters desembocaron en dos conflictos etno-religiosos entre 1641-53 y 1689-91. La dominación de los protestantes británicos se afirmó tras su victoria en ambas guerras, y la posterior promulgación de las Penal Laws o Leyes penales, que coartaban las libertades religiosas y políticas, además de eliminar los derechos legales de cualquiera que no apoyara a la Iglesia oficial, la anglicana Iglesia de Irlanda (es decir, esencialmente católicos irlandeses y presbiteranos escoceses). A esto le siguieron las medidas represoras e impositivas de Cromwell, que agravaron las tensiones entre irlandeses y colonos ingleses.

La interrupción de las Penal Laws, a finales del siglo XVIII, fue el punto de partida para un nuevo recrudecimiento de las hostilidades. El levantamiento de la prohibición de comprar tierras que pesaba sobre los católicos irlandeses aumentó la competencia por la tierra, además de abrir las puertas a los católicos para negocios antes monopolizados por los protestantes. Como resultado del descontento protestante, comenzaron los ataques de los Peep O'Day Boys contra los católicos. En la última década del siglo, los católicos del sur del Ulster se organizaron en torno a los Defenders y contraatacaron. Este panorama polarizó las posiciones de ambos grupos y disminuyó el número de protestantes reformadores que buscaban una salida democrática al conflicto.

Mapas comparativos con los porcentajes de población protestante en Irlanda en 1861 y 1991.

Muchos presbiterianos, católicos y protestantes reformistas se unieron en la Society of the United Irishmen o Sociedad de los Irlandeses Unidos, un movimiento nacionalista inspirado por la Revolución francesa, que trató de acabar con la división sectaria de la isla y el establecimiento de una república irlandesa, independiente del Reino Unido. Sin embargo, los objetivos de la Sociedad se hicieron inalcanzables tanto por la represión durante y después de la rebelión de 1798 como por la violencia que continuó en las zonas rurales del Ulster. Los protestantes de la línea dura continuaron enrocándose en sus posiciones, fundando la Orden de Orange en 1795.

Con la abolición del parlamento irlandés y la incorporación de Irlanda al Reino Unido (acuerdo plasmado en el Acta de Unión de 1800) se creó un nuevo marco político, en el que continuaron los antagonismos entre ambos bandos. Los presbiteranos, normalmente unidos a los republicanos, se fueron acercando a los anglicanos, como prueba de su lealtad al protestantismo. El proceso de Emancipación Católica que culminó con el Acta de Ayuda Católica de 1829 (Catholic Relief Act), eliminó la discriminación contra la población católica (el 75% de la población irlandesa) y dio a esta comunidad un importante poder político, cuyo programa se basaba en la devolución de la soberanía a Irlanda. Los protestantes, ante la coyuntura de convertirse en una minoría dominada por la mayoría católica, apoyarían la continuidad del gobierno británico sobre la isla.

El conflicto se redefinió entonces como la lucha entre los que apoyaban el Acta de Unión y aquellos que la rechazaban. En 1886 la transición hacia una confrontación política moderna se había completado, y ambas comunidades estaban políticamente organizadas en torno a los partidos nacionalistas y unionistas. Para entonces, el Unionismo también tenía unos intereses económicos que defender, puesto que sus industrias dependían del libre comercio con el Reino Unido y con sus colonias, privilegio que perderían en caso de emancipación. Las causas históricas más inmediatas al conflicto moderno se pueden encontrar en las disputas de principios del siglo XX a causa de la Home Rule (Ley de autogobierno o de transferencia de competencias). los antepasados

La división de Irlanda[editar]

Proclama leída por Pearse al inicio del Alzamiento de Pascua y distribuida por las calles de Dublín.

Hacia la segunda década del siglo XX, la Home Rule, el autogobierno limitado de Irlanda, estaba a punto de ser concedido ante las presiones del Partido Parlamentario Irlandés (Irish Parliamentary Party, IPP). Los unionistas, protestantes y residentes en el Ulster, eran contrarios a cualquier tipo de autogobierno, temerosos de verse marginados en un país de mayoría católica. En 1912, el mismo año que se aprobó la Home Rule, los unionistas, liderados por Edward Carson firmaron el Pacto del Ulster (Ulster Convenant), comprometiéndose a oponerse radicalmente a la Home Rule, usando la fuerza si fuese necesario. Con el fin de defender sus posiciones con la ayuda de las armas se formó la organización paramilitar de la Fuerza Voluntaria del Ulster (Ulster Volunteer Force, UVF), equipándose con armas importadas desde Alemania. Como contrapartida, los nacionalistas formaron los Voluntarios Irlandeses (Irish Volunteers). La guerra civil parecía inminente, pero el estallido de la Primera Guerra Mundial suspendió la aplicación de la Home Rule y aplazó la solución de la cuestión irlandesa.

Sin embargo, el conflicto irlandés alcanzó un nuevo estadio tras el Levantamiento de Pascua de 1916, liderado por los nacionalistas Voluntarios Irlandeses. Aunque la rebelión fue sofocada, la política de los nacionalistas irlandeses se radicalizó, pasando de defender su autonomía a exigir la soberanía completa. El Sinn Féin, ganador de la mayoría de los escaños por Irlanda, dio el primer paso cuando decidió en 1918, de manera unilateral, crear un Parlamento propio en Dublín (la primera Dáil Éireann) y escindirse del Reino Unido. Al mismo tiempo, los Voluntarios Irlandeses se transformaron en el Ejército Republicano Irlandés (Irish Republican Army, IRA), y comenzaron las hostilidades entre éstos y las fuerzas estatales británicas, dando comienzo a la Guerra Anglo-irlandesa.

En 1920 se firmó la Ley de Gobierno de Irlanda (Government of Ireland Act), que dividía la isla de Irlanda en dos jurisdicciones, Irlanda del Sur e Irlanda del Norte. Esta división se confirmó en el Tratado Anglo-Irlandés de 1921, en el que además se creaba un Estado Libre Irlandés, aunque no alcanzaría su soberanía completa hasta 1949, con la proclamación de la República de Irlanda. El Tratado Anglo-Irlandés sirvió como un tratado de paz de facto. Sin embargo, ciertos elementos del Sinn Féinn contrarios a los términos del tratado (especialmente los referidos a la división de Irlanda) se opusieron a su aplicación. El IRA se convirtió en el grupo armado de los opositores, que iniciaron hostilidades contra el legítimo ejército del nuevo Estado Libre Irlandés. Comenzaba así la Guerra Civil Irlandesa, que acabaría en 1923 con la derrota de los rebeldes. Sin embargo, continuó existiendo un remanente de combatientes del IRA, ilegal en las dos irlandas, y que ideológicamente era enemiga de ambas, puesto que su último fin era la reunificación, aunque fuera por la fuerza de las armas, y el restablecimiento de la República Irlandesa de 1919-21.

Ulster banner, bandera usada por el gobierno de Irlanda del Norte (1923-1972). Actualmente de uso no oficial.

Irlanda del Norte continuó integrada en el Reino Unido aunque con un sistema de gobierno propio estructurado a través de su propio parlamento. Aunque este autogobierno no fuera de especial agrado entre los unionistas, permitía al gobierno británico deshacerse de las discusiones que se producían en Westminster por la 'cuestión irlandesa'. De todas maneras, los unionistas se congratularon de que se respetara la opinión mayoritaria dentro de las propias fronteras de Irlanda del Norte, cuyos habitantes estaban a favor de mantenerse unidos al Reino Unido. Sin embargo, los nacionalistas consideraron que la división de Irlanda iba en contra de la opinión mayoritaria de los irlandeses, y arguyeron que el nuevo estatus de Irlanda del Norte no era democrático ni legítimo, puesto que había sido concebido exclusivamente por y para los unionistas. Probablemente, una de las causas más importantes para la posterior explosión del conflicto fue la incapacidad que se tuvo en Irlanda del Norte para integrar a las población católica/nacionalista, que en 1923 suponían aproximadamente el 35% de la población norirlandesa.

En 1925, se creó una comisión fronteriza para revisar la frontera creada a partir del Tratado Anglo-Irlandés de 1921. Muchos nacionalistas esperaban que la división de la isla terminara, o, por lo menos, que la mayor parte de Irlanda del Norte les fuera devuelta. Sin embargo, la comisión no consideró conveniente variar las fronteras. El Estado Libre Irlandés reconoció la frontera, oficializándose así la división de Irlanda.

El Conflicto latente[editar]

El asentamiento de Irlanda del Norte como entidad política, produjo visiones opuestas entre católicos y protestantes. A la afirmación de Éamon de Valera de que Irlanda era un país católico, el primer ministro norirlandés, James Craig, respondió afirmando que en Irlanda del Norte existía "un parlamento protestante para una población protestante". Las diferencias dentro de Irlanda del Norte eran aún más acusadas. Los unionistas veían a la minoría católica como inherentemente desleal a Irlanda del Norte, justificándose así un trato preferente para los unionistas. El relativo éxito económico de Irlanda del Norte frente a su vecino del sur fue usado como argumento para reivindicar la existencia de Irlanda del Norte tal y como estaba. Los católicos, sin embargo, tenían una visión distinta por completo, y creían que la marginación a la que se veían sometidos era una muestra clara de que Irlanda del Norte era una imposición injusta del Reino Unido en connivencia con los protestantes.

Tras la finalización de los primeros conflictos irlandeses en los primeros años de los '20, existieron pequeños rebrotes de violencia en Irlanda del Norte a través de las campañas del IRA entre 1942-1944 y 1956-1962, sin conseguir el apoyo de la población en ninguno de los dos lados de la frontera. Sin embargo, como respuesta a estos ataques, y en previsión de una nueva campaña del IRA ante el 50 aniversario del Levantamiento de Pascua, un grupo de lealistas formaron un grupo paramilitar, el Ulster Volunteer Force (UVF), aunque sin conexión alguna con los UVF anti-Home Rule de principios del siglo XX.

Hacia finales de la década de los '60, la situación de los católicos en Irlanda del Norte les llevó a organizarse en la Asociación por los derechos civiles de Irlanda del Norte, Northern Ireland Civil Rights Association, NICRA. La confrontación de la minoría católica y nacionalista norirlandesa, organizada por primera vez en suelo de Irlanda del Norte, con la mayoría protestante y unionista, daría comienzo al conflicto moderno de Irlanda del Norte.

El estallido del Conflicto[editar]

El Conflicto moderno de Irlanda del Norte se considera generalmente que comenzó en 1968, cuando empezaron a extenderse los disturbios y los desórdenes públicos durante las manifestaciones de la NICRA. Esta asociación lanzó en 1967 una campaña pacífica para defender los derechos civiles de la minoría católica, al estilo del Movimiento por los Derechos Civiles en Estados Unidos de Martin Luther King. La NICRA buscaba la solución de los agravios sufridos por católicos y nacionalistas en Irlanda del Norte. Concretamente, querían acabar con la práctica del gerrymandering de las circunscripciones electorales, que confinaban a los católicos a unos pocos consejos locales; la abolición del sufragio censitario ligado al pago de impuestos, que dotó a los protestantes (normalmente más ricos) de un poder electoral desproporcionado; finalizar con la percepción católica de una injusta adjudicación de trabajo y vivienda; y abolir el Acta de Poderes Especiales (que permitía la detención de sospechosos y otras medidas represivas) que se consideraba que estaba dirigida especialmente contra los nacionalistas.

Al principio, Terence O'Neill, primer ministro de Irlanda del Norte, reaccionó de manera positiva ante este movimiento. Sin embargo, muchos unionistas de la línea dura, incluyendo a William Craig e Ian Paisley, lo acusaron de "vendido". Los actos violentos se comenzaron a repetir durante las manifestaciones de la NICRA, generalmente provocados por lealistas ante la pasividad del RUC, que fue acusado de permitir estos brotes de violencia. La hostilidad de unionistas y lealistas contra la NICRA venía provocada por las acusaciones que pesaban sobre ella de ser una tapadera del IRA, junto con los rumores del inicio de una nueva campaña por parte del IRA. Sin embargo, la primera campaña de atentados con bomba del conflicto (dirigida fundamentalmente contra plantas de energía y otras infraestructuras) la iniciaron los lealistas de la UVF, en 1969, con la intención de culpar al IRA o implicarlo en la lucha.

Los disturbios empeoraron a lo largo del año, alcanzando su mayor gravedad en la Batalla del Bogside (12-14 de agosto de 1969), una serie de violentos disturbios entre nacionalistas y policías en el barrio de Bogside, el barrio nacionalista de la ciudad de Derry. Los disturbios comenzaron cuando los residentes católicos de Bogside comenzaron a increpar un desfile de los Apprentice Boys of Derry a su paso por el barrio. Los disturbios entre policías y lealistas por un lado, y los residentes del barrio por otro continuarían durante dos días, hasta que llegaron las tropas del ejército británico para restaurar el orden. La batalla desencadenó nuevos disturbios, especialmente en Belfast (además de víctimas mortales en Dungannon y Armagh). En Belfast, los disturbios comenzaron tras una manifestación en apoyo de los habitantes de Bogside, que culminó cuando una granada impactó contra una estación de policía. En respuesta, el RUC desplegó vehículos blindados equipados con ametralladoras Browning, que mataron a dos niños en Falls Road, en la zona nacionalista de Belfast. Los lealistas provocaron un incendio que asoló toda la Bombay Street.

Los nacionalistas alegaron que el RUC ayudó o, por lo menos, no actuó contra los lealistas durante los disturbios. El IRA, a su vez, fue criticado por sus partidarios por ser incapaces de defender a la comunidad católica de Belfast.

El gobierno de Irlanda del Norte apeló al británico para que desplegara el ejército en Irlanda del Norte para restaurar el orden. Los nacionalistas no se mostraron excesivamente críticos, pues desconfiaban de la imparcialidad de la policía.

Los movimientos por los derechos civiles reciben diferente juicio según su procedencia. Los unionistas arguyen que estas manifestaciones sólo consiguieron desestabilizar el gobierno, y tras la disolución de estas asociaciones, dejaron un hueco que ocuparon los grupos paramilitares. Los nacionalistas sostienen que estas manifestaciones eran síntoma de un sistema de gobierno sectario que era inherentemente corrupto e inestable.

El auge de la violencia y el colapso de Stormont[editar]

Entre los años 1970-1972 se vivió en Irlanda del Norte una expansión de la violencia política, llegando a su cénit en 1972, año en que murieron 479 personas.[15] Existen varias razones que explican esta escalada de la violencia, siendo la principal la formación del IRA Provisional, una escisión del IRA. El resto de la organización pasó a conocerse como IRA Oficial.

El IRA Provisional estaba decidido a comenzar una "lucha armada" contra el control británico de Irlanda del Norte, dispuestos a desempeñar el papel de "defensores de la comunidad católica", más que buscar la unión entre los proletarios de las comunidades católicas y protestantes, que se había convertido en el objetivo de los "Oficiales"

Los unionistas vieron esta campaña del IRA Provisional como como la causa principal del Conflicto. Los nacionalistas arguyen que esta escalada de violencia fue causada por el desengaño sufrido tras derrumbarse las esperanzas que nacieron alrededor de los movimientos por los derechos civiles y la represión que se dirigió posteriormente contra la comunidad católica-republicana. Los nacionalistas basan esta opinión en los graves brotes de violencia que se produjeron a primeros de los 70, comenzando por el toque de queda impuesto en Falls Road, en cuyos incidentes el ejército británico mató a 4 personas en los tiroteos contra miembros del IRA, las alegaciones católicas de tortura y la discriminación policial (cuando acabó la política de detenciones sin juicios, sostenida por el gobierno británico entre 1971 y 1975, de los 1.981 detenidos, 1.874 eran católicos/republicanos y 107 eran protestantes/lealistas. El evento más recordado por los nacionalistas es el Domingo Sangriento, cuando el ejército británico disparó contra una manifestación nacionalista pacífica, matando a 13 personas.

El IRA Provisional (conocidos también como "Provos") se formó a finales de 1969, y pronto comenzaron con una serie de respuestas agresivas a los ataques de los lealistas y la policía, ganándose el apoyo de los ghettos católicos. Aunque el IRA Oficial estaba en un proceso de reforma y a pesar de sus ideas marxistas (que buscaban más la unión de los proletarios que la separación de las comunidades), comenzaron su propia campaña militar en respuesta a la escala de violencia por parte de ambos bandos y al deterioro de las relaciones entre católicos y el ejército británico. Desde 1970, tanto el PIRA como el OIRA entablaron una lucha armada contra el ejército británico. Para 1972, la campaña de los "Provisionales" había sido de tal magnitud que habían matado a más de 100 soldados, herido a más de 500 y explosionado más de 1.300 artefactos (la mayoría contra intereses comerciales). Esta campaña de explosiones se cobró la vida de muchos civiles, especialmente el conocido como Viernes Sangriento, cuando 22 bombas fueron colocadas en el centro de Belfast, matando a 9 personas e hiriendo a más de 130. El IRA Oficial, que nunca estuvo totalmente comprometido con la lucha armada, canceló su campaña y declaró un alto el fuego en junio de 1972, luego del controvertido asesinato de un soldado del ejército británico de origen católico que estaba de permiso en casa de su madre en Belfast. Los "Provisionales", sin embargo, a pesar de su alto el fuego temporal en 1972 y las conversaciones que se sostuvieron con los británicos, estaban decididos a continuar su campaña hasta la consecución de una Irlanda unida.

Los paramilitares lealistas, incluyendo a la Ulster Volunteer Force y a la recién fundada Ulster Defence Association respondieron a esta expansión de la violencia con una campaña de asesinatos de nacionalistas, aunque los lealistas identificaban como tales a cualquier católico. El IRA Provisional cometía nuevos asesinatos de protestantes como represalia. En ambos bandos se produjeron crímenes especialmente horribles, como el caso de los Shankill Butchers, que golpeaban y torturaban brutalmente a sus víctimas antes de matarlas (aunque su modus operandi los acerca más a unos asesinos en serie que a terroristas políticos, a pesar de su anti-catolicismo y su pertenencia a la UVF) o la Masacre de Kingsmill, donde 10 trabajadores protestantes fueron fusilados (el ataque fue reivindicado por la Armagh Republican Action Force, aunque está generalmente aceptado que tal grupo estaba formado por miembros del IRA, aunque nadie haya sido ni condenado ni acusado de este crimen[16] ).

El gobierno británico, viendo desde Londres que la administración norirlandesa era incapaz de contener la situación, suspendió la autonomía del parlamento de Stormont (controlado por los unionistas) e Irlanda del Norte pasó a estar administrada directamente desde Londres. El nuevo gobierno tomó nota de algunas de las reivindicaciones del movimiento en defensa de los derechos civiles, como por ejemplo, redibujar los distritos electorales para hacerlos más representativos de la realidad (véase gerrymandering), expandir la posibilidad de voto a todos los ciudadanos y transferir la administración de la vivienda pública a una organización independiente. La administración directa desde Londres se concibió como una medida a corto plazo, siendo la estrategia a medio plazo la devolución de la autonomía a Irlanda del Norte, bajo unas condiciones aceptables tanto para unionistas como para nacionalistas. Sin embargo, el acuerdo fue imposible y el Conflicto continuó durante los '70 y los '80, en un contexto político en punto muerto.

El Acuerdo de Sunningdale[editar]

En 1973, los principales partidos nacionalistas y unionistas, junto con el gobiernos británico e irlandés, negociaron el Acuerdo de Sunningdale, que pretendía crear un acuerdo político en Irlanda del Norte, pero con una supuesta dimensión irlandesa que incluía a la República de Irlanda. El Acuerdo permitía un reparto de poder entre nacionalistas y unionistas, y se creaba un Consejo de Irlanda para alentar la cooperación transfronteriza.

El unionismo tuvo opiniones diversas sobre el acuerdo. Muchos de ellos se opusieron al reparto de poder, arguyendo que no era posible compartir el poder con aquellos (los nacionalistas) que postulaban la desaparición del estado. Sin embargo, el mayor escollo residía en su oposición a la dimensión irlandesa y al Consejo de Irlanda, que era percibido como el embrión de un parlamento único para una Irlanda unida. En enero de 1974, Brian Faulkner fue depuesto, por un estrecho margen, como líder del Partido Unionista, y reemplazado por Harry West. Las elecciones generales británicas de febrero de 1974 dieron a los unionistas la oportunidad de medir la aceptación del Acuerdo entre sus filas. El resultado fue muy favorable para los anti-Sunningdale: consiguieron 11 de los 12 escaños por Irlanda del Norte, con el 58% de votos.

Finalmente fueron las acciones de los lealistas las que acabaron por derribar el Acuerdo de Sunningdale, organizados fundamentalmente alrededor de la UDA (que por entonces disponía de 20.000 efectivos), y por los trabajadores protestantes, que formaron el Consejo de Trabajadores del Ulster. Estos últimos organizaron una huelga general, que paralizó la vida económica de Irlanda del Norte, afectando incluso a servicios básicos como el agua y la electricidad. Los nacionalistas arguyeron que el gobierno británico no hizo lo suficiente para evitar esta huelga y respaldar el Acuerdo. Al final, el acuerdo tuvo una oposición tan grande y decidida, que los pro-Sunningdale acabaron por renunciar al reparto de poder, fracasando así el acuerdo.

La violencia continuó durante el resto de la década de 1970. El IRA Provisional declaró un alto el fuego en 1975, pero volvió a las acciones armadas en 1976. Para entonces, el PIRA ya había perdido la esperanza de conseguir la expulsión de los británicos de una manera rápida, y comenzaron una estrategia conocida como Long War, la Larga Guerra, que implicaba el uso de una violencia menos intensa pero más sostenida en el tiempo, que podía alargarse indefinidamente. El alto el fuego del IRA Oficial, promulgado en 1972, se convirtió en permanente, y la mayoría de la organización evolucionó hasta convertirse en el Partido de los Trabajadores, que condenaba cualquier tipo de violencia. Sin embargo, una nueva escisión de los "oficiales", el Ejército Irlandés de Liberación Nacional (INLA), continuó apoyando las campañas violentas.

A finales de 1970, el cansancio por la situación del Conflicto era visible en ambas comunidades. Una manifestación de este cansancio y la búsqueda de nuevas vías por parte de la sociedad civil fue la formación de un grupo conocido como la Peace People, cuyas integrantes, Betty Williams y Mairead Corrigan, recibieron el Premio Nobel de la Paz en 1976. Este grupo organizó grandes manifestaciones pidiendo el final de la violencia paramilitar. Sin embargo, esta campaña perdió ímpetu cuando apelaron a la comunidad nacionalista para que facilitase información sobre militantes del IRA a las fuerzas del orden británicas. Tanto el ejército como la policía eran tan impopulares entre los nacionalistas que sintieron que ésta no era una petición neutral, y que la organización, en realidad, se posicionaba del lado unionista.

Las huelgas de hambre y el crecimiento del Sinn Féin[editar]

Mural que recuerda a Bobby Sands, líder de la huelga de hambre de 1981

Los sucesivos gobiernos británicos, tras haber fracasado en sus intentos por conseguir un acuerdo político, trataron de "normalizar" la situación en Irlanda del Norte. Reginald Maudling, Ministro de Interior en 1971, describió su política como la de tratar de mantener el conflicto en "un nivel de violencia aceptable" (an acceptable level of violence). Esta política de normalización tuvo aspectos controvertidos, como la eliminación del estatus de presos políticos para los paramilitares. Desde 1976, los presos paramilitares fueron juzgados en las Diplock courts, tribunales ad hoc en los que no participaba un jurado para evitar la intimidación a sus miembros. El fin de estas políticas era reducir la importancia de las acciones de los paramilitares equiparándolas a los delitos de criminales ordinarios. Las resistencias a estas políticas empujaron a 500 presos republicanos a comenzar las llamadas Blanket protest (en la que se negaban a vestir el uniforme de los criminales ordinarios, que sustituyeron por las mantas de las celdas) y la Dirty protest (negándose a limpiar su celda de orines y excrementos). Sus protestas culminaron con las huelgas de hambre de 1980 y 1981, teniendo como objetivo la restauración de su estatus de presos políticos

Durante las huelgas de hambre de 1981 murieron de inanición 10 prisioneros republicanos (7 del PIRA y 3 del INLA). El primer huelguista en morir, Bobby Sands, había sido elegido miembro del parlamento durante su huelga. Las huelgas de hambre fueron un evento muy importante para los nacionalistas, con más de 100.000 personas acudiendo al funeral de Bobby Sands. Desde la perspectiva republicana, estos eventos tuvieron una doble lectura. Por un lado, se demostró el nivel de apoyo de los nacionalistas a las acciones paramilitares de los republicanos. Por otro, demostraron el potencial de sus acciones como estrategias políticas y electorales. Como consecuencia de esta última lectura, el Sinn Féin, el brazo político del IRA Provisional, se presentó a las elecciones por primera vez.

Sin embargo, desde la perspectiva unionista, las huelgas de hambre parecían demostrar que la comunidad nacionalista apoyaba a los terroristas, y esta percepción separó aún más a ambas comunidades.

La "Guerra Larga"[editar]

Las campañas de los paramilitares continuaron en ambos bandos hasta las respectivas treguas de 1994 y 1997. El número de víctimas durante los '80 y los '90 fue menor que durante los '70, pero la duración del conflicto, que pareció interminable, dejó tras de sí un legado sociológico muy negativo.

La estrategia conocida como Long War (guerra larga) del PIRA fue directamente apoyada por las donaciones de armas de Muammar al-Gaddafi, que de esta manera pretendía desestabilizar al gobierno de Margaret Thatcher, como venganza por el apoyo de ésta al bombardeo estadounidense sobre Trípoli,[17] donde murió una hija de Gaddafi. Aunque disminuyó el número de militares asesinados por el PIRA respecto de la década del '70, su capacidad para continuar su campaña se mantuvo intacta. Notables fueron las bajas británicas causadas por francotiradores republicanos. El PIRA también atentó contra obreros y otros trabajadores, tanto protestantes como católicos, que desempeñaban sus tareas en estaciones de policía y bases militares británicas.

En la segunda mitad de la década de los 80, los paramilitares lealistas, tales como la UVF y la UDA, importaron armas, lanzacohetes y explosivos de Sudáfrica. Con el nuevo arsenal, se produjo una escalada en el asesinato de católicos. Muchos de estos nuevos asesinatos se justificaron como respuesta al nuevo Acuerdo Anglo-Irlandés de 1985, que dio al gobierno irlandés un "papel consultivo" en relación a los asuntos internos de Irlanda del Norte.

El cese de las actividades paramilitares y el proceso de paz[editar]

El cese de las actividades paramilitares[editar]

Desde finales de los '80, el Sinn Féin, liderado desde 1983 por Gerry Adams, buscó una salida negociada al conflicto (aunque el IRA continuó con su campaña armada). Así comenzaron reuniones secretas con John Hume (líder del SDLP) y con representantes del Gobierno británico. Los lealistas también fueron representados en estas conversaciones a través de reverendo prebiteriano Roy Magee y del arzobispo anglicano Robin Eames.[18] Después de un prolongado diálogo en segundo plano, las organizaciones paramilitares, tanto lealistas como republicanas, declararon el alto el fuego durante el año 1994.

El año anterior fue particularmente difícil, y transcurrió marcado por las atrocidades de ambos bandos. La UDA y la UVF continuaron su escalada de asesinatos de católicos, y por primera vez, en 1993, los lealistas asesinaron a más civiles que los republicanos. Como respuesta, el IRA trató de acabar con la cúpula de la UDA en el Atentado de Shankill Road, en el que finalmente murieron 9 civiles protestantes. La espiral de violencia continuó, y los lealistas repondieron matando a ochos personas (sin afiliación política alguna, y dos de ellas protestantes) en una fiesta de Halloween en la conocida como Masacre de Greysteel.

En junio de 1994, justo tras las declaraciones de alto el fuego, el INLA mató a dos miembros del UVF en un bar de la Shankill Road. Como venganza, tres días después, miembros de la UVF abrieron fuego en un pub de Loughinisland, matando a seis civiles. El IRA, en el último mes antes de su alto el fuego, mató a 4 lealistas (3 de la UVF y 1 del UDA).

Son dos las interpretaciones que se le dan a este rebrote de la violencia justo antes de los alto el fuego. La primera es que los lealistas temieron que el proceso de paz acabara por convertirse en una traición de los británicos, y, como forma de oposición, aumentaron el nivel de violencia de sus actos. La otra explicación es que los republicanos aprovecharon los últimos meses del conflicto para "ajustar cuentas" y mostrarse fuertes antes del inicio de las conversaciones.

Finalmente, en agosto de 1994, el IRA Provisional declara el alto el fuego. Los lealistas, temporalmente unificados en el Mando Militar Lealista Combinado, hizo lo mismo seis meses después. Aunque, en algunas ocasiones, los alto el fuego no han sido respetados,[19] marcaron de manera efectiva el final de la violencia a gran escala característica del Conflicto.

Mientras se desarrolló el proceso de paz, la violencia paramilitar continuó, aunque a un nivel mucho menor de lo acostumbrado. El Ejército Republicano Irlandés Provisional lleva a cabo el Atentado de Mánchester el 15 de junio de 1996. El UVF fue el primer grupo que sufrió una escisión como resultado del alto el fuego, con la aparición de la Fuerza Voluntaria del Ulster en 1996. En diciembre de 1997, el INLA asesinó en prisión al líder de la Fuerza Voluntaria del Ulster, Billy King Rat Wright, iniciando una serie de venganzas de lealistas contra católicos. Además, el IRA Provisional sufrió la escisión de dos grupos de la línea dura de la organización: el IRA Auténtico (RIRA) y el IRA de la Continuidad (CIRA), que continuaron con los atentados.

En agosto de 1998 una bomba del RIRA mató a 29 civiles (y dos bebés neonatos) en Omagh. La masacre agotó el poco crédito que tenían los grupos paramilitares "disidentes" entre la comunidad nacionalista. Actualmente, las diversas facciones del IRA son grupos pequeños y sin influencia política alguna. El INLA finalmente firmó un alto el fuego en 1998, una vez aprobado el Acuerdo de Viernes Santo.

Desde entonces, la mayor parte de la violencia paramilitar ha consistido en venganzas internas. El UDA ha roto con la UVF en dos ocasiones desde el 2000 y las luchas internas por el poder de la organización han conducido a actuaciones más propias del crimen organizado. En el bando republicano, la tendencia a venganzas ha sido menor, pero aun así se ha acusado al IRA de matar a un agente doble, intimidación a católicos, atracos a personas y se ha sospechado de la implicación de alguno de sus miembros en varios asesinatos, como el caso de Robert McCartney.[20]

El PIRA entregó al mayor parte de arsenal entre agosto y septiembre de 2005, lo que significa que, al menos a corto y medio plazo, es incapaz de comenzar una campaña paramilitar a gran escala. En mayo de 2007, la UVF también renunció al uso de violencia, aunque todavía no se han dado pasos hacia la destrucción de su arsenal.[21]

El proceso político[editar]

Mural de 1994 que expresa la demanda republicana de una retirada de las tropas británicas, finalmente concretada en 2007 como consecuencia del acuerdo del Viernes Santo

Tras las treguas de los paramilitares, comenzaron las conversaciones entre los principales partidos de Irlanda del Norte con el fin de llegar a un acuerdo político. El producto de estas conversaciones se materializó en el Acuerdo de Belfast o Acuerdo de Viernes Santo de 1998. Con estos acuerdos, se devolvió la autonomía a Irlanda del Norte basándose en un reparto del poder entre católicos y protestantes. Tal gobierno se formó en 1999, con la participación de las 4 fuerzas políticas más importantes (entre ellas, el Sinn Féin). Otra reforma introducida por el Acuerdo consistía en la desaparición del RUC y la creación del PSNI, que debería cumplir con una cuota mínima de católicos en el cuerpo. Asimismo se contemplaba el cierre de cuarteles y retirada de tropas británicas cuyo asiento natural no estuviera situado en el Ulster.

Tras la entrada en vigor del Acuerdo, la autonomía norirlandesa fue suspendida entre 2002 y 2007, cuando los unionistas rehúsaron seguir participando en el Gobierno, al descubrirse una supuesta red de espionaje del IRA dentro del Sinn Féin. Este episodio fue el colofón de la tensión acumulada entre unionistas y el Sinn Féin por la lentitud con la que se desarmaba el IRA. Desde entonces, el IRA ya ha terminado de entregar sus armas.[22] Sin embargo, el DUP seguía siendo escéptico respecto al final de la lucha armada. En agosto de 2007 se concretó finalmente el retiro de tropas británicas previsto por el tratado de paz.

Un rasgo de política desde la firma del acuerdo es la marginación de los partidos relativamente moderados (el SDLP, nacionalista, y el UUP, unionista) frente a las posiciones más extremas del Sinn Féin y del DUP.

Sin embargo, ante las presiones del gobierno inglés, el DUP y el Sinn Féin se vieron obligados a compartir el poder tras las elecciones de 2007 a la Asamblea de Irlanda del Norte, formando un ejecutivo mixto de nacionalistas y unionistas, tal y como se pretendía con el Acuerdo de Viernes Santo, y posibilitando así la devolución de la autonomía norirlandesa y el inicio de una nueva fase del proceso de normalización.

Oficialmente, el IRA se consideró desmantelado por el gobierno británico el 3 de septiembre de 2008, cuando su Consejo Armado ya no estaba operativo según informó la Comisión Independiente de Control, añadiendo que no existía una estructura de líderes capaz de organizarse.[23]

Presente[editar]

Actualmente varias facciones disidentes del antiguo IRA pretenden hacer fracasar el Proceso de paz con ataques esporádicos en Irlanda del Norte. En marzo de 2009, dos soldados británicos fueron asesinados con armas automáticas en un ataque al cuartel militar de Massereene, a la altura de Antrim, que fue reivindicado por el IRA Auténtico.[24] 48 horas después, un agente de policía era abatido a tiros en la localidad de Craigavon en el condado de Armagh. Esta vez, el ataque fue reivindicado por el IRA de la Continuidad, otro grupo escindido del IRA.[25] En enero de 2010, un policía resultó gravemente herido al explotar una bomba lapa adherida a su vehículo.[26] En julio, jóvenes repúblicanos produjeron importantes altercados de violencia callejera en distintos barrios de Belfast y otras localidades de la provincia, coincidiendo con las celebraciones protestantes del 12 de julio.[27] El 4 de octubre explotó un coche bomba en las afueras de Derry sin producir daños personales.[28] En abril de 2011 un policía resultó muerto en Omagh al estallar una bomba lapa adosada a su vehículo.[29] En cuanto al bando lealista no se han producido actos de violencia terrorista en los últimos años, aunque siguen sin desarmarse por completo.

En julio de 2012 los grupos disidentes más importantes del IRA contrarios a la paz al no haber alcanzado el objetivo principal (que Irlanda del Norte se una a Irlanda del Sur y que toda la Isla de Irlanda sea una única nación sin que tenga nada que ver el Reino Unido) anunciaron que se unían en un solo grupo con el objetivo de volver a hacer diversas acciones con el objetivo de que la causa del IRA no se olvide.

IRA 2012: El nuevo IRA está integrado por Ejército Republicano Irlandés Auténtico (IRA Auténtico) (inglés: Real Irish Republican Army, Real IRA (RIRA/rIRA) o True IRA; en gaélico irlandés: Fíor-IRA) o, según su propia denominación Óglaigh na hÉireann (Voluntarios de Irlanda) (RIRA), una escisión del IRA Provisional (PIRA); la Acción Republicana Contra las Drogas (RAAD), formada por ex combatientes del PIRA que iniciaron una batalla contra el narcotráfico, sobre todo en la ciudad de Derry; y por las Facciones Republicanas Independientes, una amalgama de distintos grupos de combatientes católicos.[30]

Las víctimas del Conflicto[editar]

Entre 1969 y 2001, 3.526 personas murieron de manera violenta debido al conflicto.[15]

Responsabilidad[editar]

Responsable N.º
Grupos paramilitares republicanos 2056
Grupos paramilitares lealistas 1020
Fuerzas de Seguridad 362
Responsable desconocido 80

Estatus[editar]

Estatus N.º
Civiles 1854
Miembros de Fuerzas de Seguridad (incluidos reservistas) 1125
de los cuales:
- Ejército Británico 502
- Real Policía del Ulster (RUC) 301
- Regimiento de Defensa del Ulster 196
- Servicio de Prisiones de Irlanda del Norte 24
- An Garda Síochána (Policía irlandesa) 9
- Real Regimiento Irlandés 7
- Territorial Army 7
- Fuerzas policiales inglesas 6
- Royal Air Force 4
- Royal Navy 3
- Ejército Irlandés 1
Miembros de grupos paramilitares republicanos 394
Miembros de grupos paramilitares lealistas 153

Lugar[editar]

Lugar N.º
Belfast 1540
- Belfast Oeste 623
- Belfast Norte 576
- Belfast Sur 213
- Belfast Este 128
Condado de Tyrone 339
Condado de Armagh 276
Condado de Down 243
Derry/Londonderry 227
Condado de Antrim 207
Gran Bretaña 125
Condado de Derry 123
República de Irlanda 113
Condado de Fermanagh 112
Europa continental 18

Víctimas por año[editar]

La lista incluye víctimas de hechos de violencia esporádica posteriores a 1998.

Año N.º
1969 19
1970 26
1971 171
1972 479
1973 253
1974 294
1975 260
1976 295
1977 111
1978 81
1979 121
1980 80
1981 113
1982 110
1983 85
1984 69
1985 57
1986 61
1987 98
1988 104
1989 75
1990 81
1991 96
1992 89
1993 88
1994 64
1995 9
1996 18
1997 21
1998 55
1999 8
2000 19
2001 16
2002 11 (5)
2003 10 (3)
2004 2 (3)
2005 5 (7)
2006 1 (2)
2009 3
2010
2011 1
Total 3.559 (20)

Entre paréntesis, aquellos casos de los que no se tiene total constancia de que estén directamente relacionados con el Conflicto

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. AC 71842 Operación BANNER, Capítulo II, página 15: El principal objetivo militar del gobierno británico en la década de 1980 fue la destrucción del PIRA, más que resolver el conflicto." y Capítulo VII, página 5: "la operación no produjo ningún éxito final en ninguna manera reconocible".
  2. The Politics of Northern Ireland: Beyond the Belfast Agreement by Arthur Aughey (ISBN 978-0-415-32788-6), page 7
  3. Holland, Jack: Hope against History: The Course of Conflict in Northern Ireland. Henry Holt & Company, 1999, page 221. ISBN 0-8050-6087-1
  4. Historical Dictionary of the Northern Ireland Conflict by Gordon Gillespie (ISBN 978-0-8108-5583-0), page 250
  5. Elliot, Marianne: The Long Road to Peace in Northern Ireland: Peace Lectures from the Institute of Irish Studies at Liverpool University. University of Liverpool Institute of Irish Studies, Liverpool University Press, 2007, page 2. ISBN 1-84631-065-2
  6. Goodspeed, Michael: When reason fails: portraits of armies at war : America, Britain, Israel, and the future. Greenwood Publishing Group, 2002, pp. 44 and 61. ISBN 0-275-97378-6
  7. «Draft List of Deaths Related to the Conflict. 2002-». Consultado el 31-07-2008.
  8. "The Troubles" como término político tiene una larga historia tanto en Irlanda como en Inglaterra. En la década de 1960, las referencias a este término se referían usualmente al periodo posterior a la Primera Guerra Mundial de la Guerra de independencia irlandesa y de la Guerra civil irlandesa. En el Oxford English Dictionary, el término tiene dos significados: "perturbación del orden, desorden o confusión" que ocurrió por primera vez en 1378 y el término fue usado históricamente para varios periodos de desorden. No se convirtió en un término extendido referente al conflicto iniciado en la década de 1960 hasta algunos años posteriores a su inicio.
  9. «Northern Ireland». MI5. Consultado el 02-10-2007.
  10. Coakley, John. «Ethnic Conflict and the Two-state Solution: The Irish Experience of Partition». Consultado el 02-10-2007.
  11. Knickerbocker, Brad (20-09-2004). «Classic Guerrilla war forming in Iraq». Christian Science Monitor. Consultado el 02-10-2007.
  12. Guerra civil en Irlanda del Norte 1968-1994 On War, 16 de diciembre de 2000
  13. El Informe Ballast: "...el fiscal policial ha concluido que existió colusión por parte de ciertos oficiales de la policía con informantes identificados del UVF."
  14. Debate parlamentario: "El gobierno británico estuvo de acuerdo en que corresponde solamente al pueblo de la isla de Irlanda, por acuerdo entre las dos partes respectivamente, ejercer su derecho de auto-determinación sobre la base del consentimiento, libre y simultáneamente dado, del Norte y del Sur para provocar la unificación de Irlanda, si este es su deseo."
  15. a b CAIN: Sutton Index of Deaths
  16. Ten dead in Northern Ireland ambush
  17. Bowyer Bell, J., The secret army: the IRA, págs 566–571
  18. CAIN: The Irish Peace Process
  19. Hain says UVF ceasefire is over
  20. El caso McCartney: Arrestos en Irlanda del Norte
  21. UVF calls end to terror campaign
  22. IRA 'has destroyed all its arms'
  23. Un informe asegura que el IRA ha desmantelado su estructura militar, 20minutos, 3 de septiembre de 2008
  24. El IRA Auténtico reivindica el ataque a la base militar de Irlanda del Norte
  25. El IRA de Continuidad reivindica el asesinato del policía norirlandés
  26. Un policía herido por un atentado con bomba en Irlanda del Norte
  27. Cuarta noche de violencia callejera en Irlanda del Norte
  28. Un coche bomba explota cerca de un hotel al noroeste de Irlanda
  29. Muere un policía en un atentado en Irlanda del Norte
  30. http://www.heraldo.es/noticias/internacional/2012/07/27/tres_grupos_disidentes_unen_irlanda_del_norte_para_crear_nuevo_ira_197520_306.html Tres grupos disidentes se unen en Irlanda del Norte para crear un nuevo IRA llamado IRA 2012

Bibliografía[editar]

  • McKittrick, David y McVea, David; Making Sense of the Troubles; Penguin Books Ltd, 2001; ISBN 0-14-100305-7

Enlaces externos[editar]

Wikinoticias

Wikinoticias