Acta de Unión (1800)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Acta de Unión de 1800 (también denominada Acta de Unión de 1801) fue el documento que formalizó la unión del Reino de Gran Bretaña y del Reino de Irlanda en un solo reino, para crear el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda. Por esta fusión, 100 parlamentarios irlandeses obtuvieron escaños en la Cámara de los Comunes del Parlamento del Reino Unido.

El acta fue aprobada tanto por el Parlamento británico como por el de Irlanda. Los irlandeses habían obtenido la independencia en la Constitución de 1782, después de haber sido dominados durante siglos por Inglaterra. La Unión con Gran Bretaña no era bien vista por los irlandeses, y ya había sido rechazada una moción de unión en 1799, pero una fuerte campaña del gobierno británico y la rebelión irlandesa de 1798 despejaron el camino para su aprobación en 1800. Su pase final por el parlamento de Irlanda fue un éxito ya que fue aprobado por una mayoría simple de parlamentarios, que recibieron por parte del gobierno británico el ofrecimiento de títulos de nobleza británicos, tierras y otras prebendas.

Parte de la atracción de la Unión para los católicos, confesión mayoritaria en Irlanda, fue que prometía la abolición de las leyes penales que discriminaban en su contra y otorgaba su emancipación civil. Como se dijo, bajo los términos del Acta de Unión, Irlanda sería representada por 100 parlamentarios, y una ventaja importante para los hijos de San Patricio era que se permitían los parlamentarios irlandeses católicos, aunque este derecho fue cancelado durante el reinado de Jorge III, quien argumentó que el beneficio iba contra su juramento, hecho durante la ceremonia de coronación, de defender la Iglesia de Inglaterra. La participación de católicos en el parlamento británico no se restablecería hasta 1829.

La nueva bandera que emergió de la unión, conocida como Union Jack, combina las cruces de San Jorge por Inglaterra, San Andrés por Escocia y San Patricio por Irlanda. En la actualidad, tras la independencia de Irlanda en 1922 y la posterior declaración como república en 1949, la enseña continúa siendo el estandarte británico.