Domingo Sangriento (1972)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Domingo Sangriento
Lugar Derry, Irlanda del Norte
Fecha 30 de enero de 1972
Tipo de ataque Disparos
Muertos 14
Heridos +30
Perpetrador(es) Ejército Británico
Motivo Manifestación en favor de los derechos civiles de Irlanda del Norte

El Domingo Sangriento de 1972 (en inglés: Bloody Sunday) fue una jornada de incidentes ocurridos en Derry (Irlanda del Norte) el domingo 30 de enero de 1972, en el contexto del conflicto de Irlanda del Norte. Aquella tarde estaba convocada una manifestación a favor de los derechos civiles y en contra del internment -encarcelamiento sin juicio a los sospechosos de pertenecer al IRA, aprobado en agosto de 1971 por el gobierno de Irlanda del Norte- por el que se encontraban detenidas centenares de personas.[1] A la protesta acudieron más de 15.000 personas.

La manifestación, convocada por la Asociación por los derechos civiles de Irlanda del Norte (NICRA) se inició pacíficamente. Aunque en principio estaba previsto marchar hasta el ayuntamiento de la ciudad, las autoridades británicas habían prohibido expresamente salir a los manifestantes de los barrios católicos, cercados por barricadas (la zona conocida como Derry Libre o Free Derry). Además, existía la genérica prohibición de celebrar manifestaciones públicas, prorrogada por el gobierno norirlandés unos días antes.[2] En todo caso, la organización de la manifestación decidió renunciar a abandonar el Bogside, para no desafiar a los soldados que rodeaban la zona.[3] Un regimiento de paracaidistas del ejército británico había sido enviado a Derry.

Un pequeño grupo de manifestantes, apartado del núcleo principal, comenzó a lanzar piedras a una de las barricadas. Los soldados respondieron al principio con gas, balas de goma y agua a presión. Instantes después las tropas británicas salieron de las barricadas, abriendo fuego contra la multitud. Trece personas murieron y fueron heridas más de treinta, por disparos del Primer Batallón de Paracaidistas del Reino Unido. Una decimocuarta víctima moriría meses más tarde. Los paracaidistas alegaron estar siendo objeto de disparos, algo que resultó ser falso.[4]

Antecedentes[editar]

El conflicto de Irlanda del Norte entre republicanos y unionistas se encontraba, al inicio de la década de los 70, en su punto álgido. No eran infrecuentes las muertes de uno u otro signo, en atentados de las diversas facciones del IRA o en intervenciones de la policía del Ulster o del Ejército Británico, desplegado en la zona católica de Derry desde la batalla del Bogside de agosto de 1969.

Por otro lado, el importante movimiento por los derechos civiles activo en todo el Ulster era representado por la Asociación por los derechos civiles de Irlanda del Norte (NICRA). Ésta contaba con un fuerte apoyo popular, en sus reivindicaciones en contra de la discriminación contra los católicos (gerrymandering, sufragio censitario). A inicios de 1972, el tema más candente era la imposición del internment (detención y encarcelamiento sin juicio de los sospechosos de pertenencia al IRA) impuesto por el gobierno norirlandés el 9 de agosto de 1971 a través del Acta de Poderes Especiales. Sólo en unos días centenares de personas habían sido detenidas.

Como respuesta, los habitantes de Derry/Londonderry "cerraron" la entrada a los barrios de Bogside y Creggan a las fuerzas del orden y el ejército británico, levantando barricadas alrededor de la zona y conviertiéndola en una no-go area. Era la tercera, y sería la última ocasión, en que nacía el denominado Derry Libre.

Historia[editar]

La Free Derry corner aún sobrevive en el Bogside, Derry. Fue pintada por primera vez en enero de 1969 por el activista John Casey.

El domingo 30 de enero de 1972, en un incidente que desde entonces se calificaría como Domingo Sangriento, 14 hombres y jóvenes desarmados murieron a causa de los disparos de la fuerza paracaidista británica después de una manifestación organizada por la Asociación por los derechos civiles de Irlanda del Norte en el barrio del Bogside de la ciudad de Derry, en Irlanda del Norte. La manifestación fue promovida entre otros por Ivan Cooper para protestar por la encarcelación sin juicio de gente irlandesa, predominantemente católica, en Irlanda del Norte. En la ciudad de Derry, en aquellos momentos, los nacionalistas habían establecido un área "no-go" (donde no podían actuar las fuerzas del orden británicas) en lo que se conoció como Free Derry, y que abarcaba los barrios del Bogside y Creggan.

Las autoridades británicas habían prohibido que la marcha traspasara las "fronteras" de dicha área (en contra de la convocatoria inicial de los manifestantes, que preveían acabar la marcha en el centro de Derry). Para evitar incidentes, los organizadores solicitaron y consiguieron el compromiso de las dos facciones del IRA activas en aquel momento (IRA Oficial e IRA Provisional) de que suspendieran sus actividades ese día, para conseguir una marcha pacífica y multitudinaria. Además, a la vista de la prohibición de salir del Derry Libre, durante la marcha se decidió abandonar el recorrido inicial y terminar la concentración en la Free Derry corner, la famosa esquina de las calles Fahan y Lecky con la pintada You are now entering Free Derry. Fue entonces cuando, desgajándose del grupo principal, un grupo de unos cincuenta manifestantes siguió por William St. y paró junto a una de las barricadas, increpando a los soldados que las ocupaban, lanzando piedras y botellas. Unos minutos después las tropas británicas se lanzaron contra los manifestantes; en otra zona, varias tanquetas se adentraron por Rossville St. Ante la huida de los manifestantes, los británicos abrieron fuego.

Las víctimas[editar]

Mural de los artistas del Bogside con los 14 fallecidos por el Ejército Británico ese día.

Catorce manifestantes murieron por disparos de los paracaidistas británicos:

  • Jackie Duddy (17 años), fue alcanzado por un disparo en el hombro en el aparcamiento de Rossville Park. La bala le atravesó saliendo por la parte izquierda del pecho.[5] Cuatro testigos declararon que le abatieron mientras corría desarmado huyendo de los disparos. Tres de ellos afirmaron haber visto a un soldado apuntar deliberadamente hacia él.[6]
  • Patrick Joseph Doherty (31 años), fue tiroteado por la espalda mientras se arrastraba buscando refugio. Doherty fue sujeto de una serie de fotografías, tanto antes como después de su muerte, llevadas a cabo por el fotógrafo francés Gilles Peress.[5] Aunque el testimonio de un soldado le señalaba como portador de un arma con la que pudo haber disparado contra las tropas británicas, el informe Widgery reconoció posteriormente que en las fotografías se le podía ver desarmado, resultando negativas las pruebas forenses buscando residuos de haber utilizado un arma de fuego.[6]
  • Bernard McGuigan (41 años) que había estado escondido en la esquina de los pisos Rossville, salió agitando un pañuelo blanco para avisar de sus intenciones, tratando de llegar hasta Patrick Doherty, que yacía moribundo. En su camino recibió un disparo en la cabeza.[7]
  • Hugh Gilmore (17 años) fue abatido cuando corría hacia los pisos Rossville huyendo de los disparos.[6] Tenía heridas de bala en la parte derecha y la parte izquierda del pecho, además de en el brazo derecho. Probablemente estas heridas se las causaron dos balas.[5]
  • Kevin McElhinney (17 años) fue alcanzado por disparos por la espalda mientras se arrastraba buscando refugio. Dos testigos declararon que iba desarmado.[6] La bala le entró por el glúteo izquierdo, saliendo por la parte izquierda de su pecho, cerca del hombro.[5]
  • Michael G. Kelly (17 años) recibió un tiro en el estómago mientras permanecía junto a la barricada de escombros próxima a los pisos de Rossville St.[5] En el informe Widgery se reconoció que iba desarmado.[6]
  • John Pius Young (17 años) fue herido de bala en la cabeza mientras estaba en la barricada de escombros.[5] Dos testigos declararon que estaba desarmado.[6]
  • William Noel Nash (19 años) recibió un tiro en el pecho cerca de la barricada.[5] Los testigos declararon que Nash estaba desarmado e iba en ayuda de uno de los heridos cuando fue abatido.[6]
  • Michael M. McDaid (20 años) fue herido de bala en la cara junto a la barricada mientras se alejaba de los paracaidistas. La trayectoria de la bala, que entró por su mejilla izquierda saliendo por la parte superior derecha de su espalda,[5] indica que podría haber sido abatido por un tirador desde las posiciones que las tropas británicas ocupaban sobre las murallas de la ciudad.[6]
Monumento en recuerdo de las trece (más una) víctimas del Domingo Sangriento en Derry.
  • James Joseph Wray (22 años) fue herido y posteriormente rematado por disparos a corta distancia cuando yacía en el suelo. Testigos que no fueron llamados a declarar para el informe Widgery afirmaron que Wray estaba pidiendo ayuda, gritando que no podía mover las piernas, cuando le dispararon por segunda vez.[6] Un testigo (el padre O'Keefe) afirmó que iba desarmado.[5]
  • Gerald Donaghy (17 años) fue herido en el estómago mientras corría buscando refugio entre Glenfada Park y Abbey Park. Fue llevado a una casa vecina, donde le examinó un doctor. Allí le vaciaron los bolsillos con objeto de identificarlo. Una fotografía posterior de la policía mostraba el cadáver de Donaghy con varias bombas de clavos en los bolsillos. Ni los que le registraron en la casa ni el oficial médico que certificó su muerte poco después declararon haber visto ninguna bomba. Donaghy era miembro del Fianna-Éireann, un movimiento juvenil conectado con el IRA.[6] Paddy Ward declaró en una investigación posterior que le había entregado dos bombas de clavos a Donaghy unas horas antes.
  • Gerald (James) McKinney (34 años) fue abatido justo después de Gerald Donaghy. Los testigos declararon que McKinney había estado corriendo detrás de Donaghy. Cuando le vio caer, se detuvo y levantó los brazos, gritando "¡No disparen! ¡No disparen!". En ese momento recibió un disparo en el pecho.[6]
  • William A. McKinney (27 años) fue tiroteado por la espalda cuando intentaba ayudar a Gerald McKinney (con el que no le unía ningún parentesco, pese al apellido). Abandonó el refugio en el que estaba para ayudar a Gerald.[6]
  • John Johnston (59 años) fue herido en una pierna quince minutos después de haberse iniciado el tiroteo. Murió por causa de sus heridas cuatro meses y medio más tarde, en junio de 1972.[6] Johnston fue la única víctima que no asistía a la marcha; iba de camino a visitar a un amigo en Glenfada Park.

Consecuencias[editar]

En los días siguientes se produjeron graves incidentes en todo el mundo en protesta por lo ocurrido: la embajada británica en Dublín fue incendiada,[8] en Belfast se produjeron atentados con bomba por parte del IRA. Manifestaciones en Milán,[9] atentados en Berlín Occidental.[10] Incluso en Nueva York se registraron amenazas a los establecimientos comerciales británicos,[11] con disturbios frente al Consulado de Boston.[12] Al día siguiente de los hechos, la diputada independiente Bernadette Devlin, presente en la manifestación, abofeteó al Ministro del Interior británico, Reginald Maulding, increpándole: "ayer me disparó su ejército", "hipócrita asesino".[13] Unas 15.000 personas asistieron a los funerales por las víctimas.[8] En el ámbito internacional, existió el temor de que el incidente significara el estallido de una guerra entre Irlanda y el Reino Unido, justo cuando ambos países ingresarían ese mismo año a la Comunidad Económica Europea, aunque al final ni siquiera se rompieron las relaciones diplomáticas entre ambos países[14]

El primer ministro británico, Edward Heath, encargó una investigación inmediata tras los incidentes al Presidente del Tribunal Supremo, Lord Widgery.[15] Dicha investigación fue presentada en menos de tres meses, y sus conclusiones exoneraban a los soldados que habían participado en la matanza, al entender que actuaban en defensa propia. No se demostró que ninguna de las víctimas, u otros manifestantes, fueran armados pero sí que algunos de ellos habían sido tiroteados y asesinados por la espalda.[1]

Aunque el recrudecimiento de las actividades del IRA contra el gobierno británico había empezado tres años antes del Domingo Sangriento, la organización todavía era débil y pequeña; de hecho, graffitis en muchas lugares antes del día fatídico afimaban que IRA significaba I Ran Away (Yo huí), aludiendo claramente a la inactividad y supuesta falta de valentía que demostraba en dicha época.[16] De cualquier manera, el Domingo Sangriento provocó una oleada de apoyo al IRA, aumentando sensiblemente el número de reclutamientos de la banda. Los disturbios que siguieron a esta jornada llevaron a la suspensión de la Asamblea de Irlanda del Norte y la imposición del gobierno directo desde Londres (Direct Rule).[1]

Ante las dudas no resueltas durante veinte años, en 1998 el entonces primer ministro británico Tony Blair encargó una "nueva investigación judicial completa".[17]

El 15 de junio de 2010, el recientemente elegido Primer Ministro, David Cameron, publicó el resultado de la investigación. Las conclusiones fueron que los fallecidos iban desarmados y que fueron los soldados británicos quienes dispararon, siguiendo órdenes que no deberían haber sido dadas. Cameron pronunció estas frases en su discurso:

Algunos miembros de las Fuerzas Armadas actuaron mal. El Gobierno es el responsable último de las Fuerzas Armadas. Y por eso, en nombre del Gobierno -y desde luego en nombre del país- estoy profundamente consternado [...] ninguna de las víctimas planteaba una amenaza de causar la muerte o heridas graves o estaba haciendo algo que desde ningún punto de vista justificara que se disparara contra ellos".[18]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c Un "día precioso" que se transformó en sangre y terror Artículo en el Diario El Mundo, 30 de enero de 1998.
  2. Ulster: Ha sido prorrogada por un año la prohibición de celebrar manifestaciones públicas La Vanguardia, 19/01/72.
  3. Mapa con el itinerario final de la marcha. BBC.
  4. Sierra , Luis Antonio. Irlanda del Norte: Historia del conflicto. Silex Ediciones, 1999. ISBN 84-7737-080-X, 9788477370802. Pág. 123.
  5. a b c d e f g h i Bloody Sunday Inquiry British Irish Rights Watch (en inglés).
  6. Error en la cita: Etiqueta <ref> inválida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas CAIN
  7. Fotografía del cadáver de Eamon McGuigan tomada por Eamon Melaugh. CAIN Web Service.
  8. a b Gigantesca manifestación de duelo en Londonderry. La Vanguardia, 03/02/72.
  9. Foto en La Vanguardia, 03/02/72.
  10. Atentado terrorista contra un club británico en Berlín Occidental. La Vanguardia, 03/02/72.
  11. Domingo Sangriento en Londonderry: últimas noticias llegadas a nuestra redacción. La Vanguardia, 01/02/72, Pág. 4.
  12. Foto en La Vanguardia, 03/02/72.
  13. "Domingo Sangriento" en Londonderry. La Vanguardia, 01/02/72, pág. 3.
  14. Londres: las declaraciones de Kennedy sobre el Ulster no satisfacen a Dublín. La Vanguardia, 04/03/72, pág. 18.
  15. Londres: debate de urgencia en los Comunes sobre la situación del Ulster. La Vanguardia, 02/02/72.
  16. Provisional IRA: war, ceasefire, endgame? BBC News, (en inglés).
  17. Reino Unido: La investigación sobre el «Domingo sangriento», un paso hacia la justicia. Amnistía Internacional, 30 de enero de 1998 (índice AI:EUR 45/01/98s
  18. La matanza del Domingo Sangriento, "ni justificada ni justificable". El País, 16.06.2010. Consultado 16.06.2010.

Enlaces externos[editar]

En español[editar]

En inglés[editar]

Eventos del día[editar]
Cobertura de la época[editar]
Importancia e impacto[editar]