Racismo en la Argentina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

En Argentina han existido y existen conductas de discriminación relacionadas con las características étnicas o el origen nacional de las personas. A su vez, la discriminación de tipo racista suele estar íntimamente relacionada con conductas de discriminación por causas socio-económicas y políticas.[1]

Se han difundido términos y conductas para discriminar a ciertos grupos de población, en especial a aquellos denominados «negros», un grupo que en Argentina no se encuentra claramente definido, pero se asocia, aunque no exclusivamente, con personas pertenecientes a la clase baja, pobres y, más recientemente con la delincuencia.

El antisemitismo existe también en Argentina, en un marco influido por la gran inmigración de judíos y la presencia de una extensa comunidad y de un relativamente amplio mestizaje de los judíos con otros grupos de la población.

En muchos casos, se han «racializado las relaciones sociales»,[2] y simplemente se utiliza el término «negro» para denominar al trabajador, obrero, etc. sin relación alguna con el color de su piel. En las relaciones laborales es habitual, entre las personas que poseen cargos de importancia en empresas, referirse al staff de trabajadores de la empresa como los «negros». También en la vida política es habitual utilizar la palabra «negros» por parte de ciertos grupos para referirse despectivamente a los simpatizantes del peronismo.

Existe una amplia discusión sobre el alcance de las conductas racistas en Argentina. Mientras algunos sectores[3] sostienen que se trata de comportamientos inofensivos o marginales rechazados por prácticamente la totalidad de la población, otros sectores[4] [5] [6] sostienen que el racismo es un fenómeno extendido y expresado de muy diversas maneras. Algunos grupos afirman también que las eventuales conductas racistas en Argentina no se diferencian de las que se presentan en los demás países del mundo, mientras que otros[7] sostienen que el racismo en Argentina tiene algunas particularidades en los modos en que se presenta, relacionadas con la historia, la cultura y los grupos étnicos que interaccionan.

En 1995, la ley 24515 creó el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI), que puso al país a la vanguardia de la lucha contra el racismo y la discriminación, aunque sin que aún se hayan obtenido grandes avances.[7]

Hablando sobre la persistencia del discurso racista en el mundo, el lingüista neerlandés Teun A. van Dijk, ha sostenido que:

La Argentina, tanto en su historia como en la actualidad, muestra muchas formas de racismo, desde la discriminación de indígenas y africanos y el racismo generalizado contra los «cabecitas negras» hasta el trato dispensado a los inmigrantes pobres de los países latinoamericanos cercanos. Por otro lado, también hay una conciencia antirracista y grupos, organizaciones y científicos que se oponen al racismo cotidiano.

Teun van Dijk[8]

Términos racistas[editar]

En Argentina se utilizan una serie de términos con una cierta intencionalidad discriminatoria, que conforma un modo especial de racismo. Si bien estos términos están «inspirados» en una intención racista, la mayoría de ellos se utiliza sin referencia a la raza de una persona; por lo general, estas palabras describen alguna actitud o acción, con un significado que depende del contexto y de los interlocutores. Los defensores de lo políticamente correcto ignoran sistemáticamente la versatilidad de la lengua, que permite que una palabra sea utilizada para distintos elementos. Aún usada en forma discriminatoria, la palabra «negro» no se refiere, generalmente, a la población fenotípicamente africana, de ínfima (pero creciente) presencia en el país, que da origen a la frase «en Argentina no hay negros».

Está claro que los insultos raciales hacia grupos susceptibles a ellos son reprochables y contrarios al desarrollo civilizado de la sociedad, pero la libertad de expresión que es tan importante para ésta permite que un grupo de interlocutores pronuncie esas palabras libremente, con el sentido que desee, mientras que no implique violencia verbal o física hacia una persona o grupo de personas.

«Negro» y «negra»[editar]

La utilización de la palabra «negro» y «negra» en forma despectiva está ampliamente difundida en Argentina, en casi todos los grupos sociales, incluso en aquellos que reciben el mote despectivo de «negro» o «negra» por parte de otros grupos.[9]

Paradójicamente, la misma ideología racista argentina que sostiene que «en Argentina no hay negros»[10] utiliza la palabra «negros» para denominar a una masa mayoritaria de la población integrada por trabajadores, pobres, migrantes internos, inmigrantes latinoamericanos, indígenas, sin demasiada distinción.

Víctor Ramos, presidente de SOS Internacional, responde de este modo a la pregunta de un periodista sobre cuáles son los actos de racismo que se cometen más habitualmente en Argentina:

Yo diría que lo más cotidiano y lo que vemos más frecuentemente nosotros, tiene que ver con un racismo hacia el criollo. Es decir, hacia el también denominado «cabecita negra» o «morocho». Muchas veces suele decirse que en Argentina no hay racismo porque no hay negros... pero acá se discrimina mucho a la persona que tiene la piel oscura e incluso al aborigen que tiene un color de piel más moreno... esto sucede en forma pareja en todas las provincias de nuestro país.

Víctor Ramos[7]

En 1996 durante un viaje diplomático a los Estados Unidos, cuando le preguntaron sobre la población negra de Argentina el presidente Carlos Menem respondió:

En Argentina no existen los negros; ese problema lo tiene Brasil.[11] [12]

Ariel Armony, un argentino residente en Canadá, donde dirige el Goldfarb Center, dentro del Colby College, ha llamado la atención en 2008 sobre la gravedad del racismo en Argentina y las divisiones sociales que esto conlleva:

No es novedoso que se hable despectivamente de los «negros» en nuestro país. Lo he escuchado en mi casa, en el club, en la escuela. Lo que sí es nuevo es que se identifique públicamente a los «blancos» como responsables, o al menos cómplices, de la injusticia social. La Argentina intenta seguir viviendo la ilusión de ser un país racialmente homogéneo, mayormente europeo y, por ende, blanco, donde la discriminación no existe... No puedo creer que una persona con un mínimo de dignidad y contacto con la realidad pueda dudar de que la Argentina es un país en el que las divisiones entre «blancos» y «negros» (por más difícil que sea distinguir a veces entre unos y otros) son reales y tangibles.

Ariel Armony[4]

El significado racista del término «negro» muchas veces es utilizado en forma genérica por sectores de clase media o alta para referirse de manera despectiva a las clases bajas y marginales, independientemente de sus rasgos raciales. El prejuicio discriminatorio de estos sectores no reconoce barreras generacionales, ya que pasa de padres a hijos sin que la formación humanística que reciben los más jóvenes desde las instituciones educativas haga algo efectivo para revertirlo.

Una muestra de ello son los comentarios discriminatorios realizados por un adolescente en el Unicenter Shopping de la localidad de Martínez, San Isidro, en la Zona Norte del Gran Buenos Aires, mientras filmaba videos en los que se puede observar un enfrentamiento entre jóvenes de clase media-alta y un niño de clase baja. Estos videos y otros de similares intenciones discriminatorias pueden ser vistos en el portal YouTube, ya que hay muchos que discriminan a los de otro tono de color, como les dicen ellos «negros (una de las últimas personas en hacer un video racista fue Mr. Stipify.[13] [14] [15]

Es necesario decir que también existe un amplio uso del término «negro» y «negra» con un significado absolutamente fraterno y carente de toda intención discriminadora. Es un apodo muy común entre amigos y familiares. Por ejemplo, los admiradores de la famosa cantante Mercedes Sosa, la nombran cariñosamente como «La Negra».[16]

Derivaciones[editar]

«Grone» («negro», al revés) también es un término racista de amplia utilización en Argentina, especialmente en Buenos Aires. Se trata de una palabra del lunfardo rioplatense, el vesre, que consiste en pronunciar las palabra invirtiendo sus sílabas.
Un «grone» no es necesariamente una persona negra, ni de piel oscura. Básicamente es una persona a la que se desprecia por su condición social, frecuentemente un trabajador o hijo de éste, perteneciente a la clase baja o media baja. Puede decírsele «grone» también a una persona de piel, cabello y ojos claros, si pertenece a la clase baja o expresa gustos culturales populares. Más recientemente ha comenzado a ser habitual, en este tipo de racismo, asociar la condición de «grone» a la delincuencia.[17]

«Groncho», es un término abiertamente racista,[18] [19] ampliamente utilizado en Argentina y Uruguay,[20] que deriva de una corrupción de la palabra «negro».[21] Derivado de «groncho», se utiliza «gronchada», para referirse a un acto desagradable. Por ejemplo, una persona puede decir que un par de pantalones que no le gustan son «una gronchada», aludiendo a que es un estilo que podría ser utilizado por un «groncho». De todos modos, el significado racista de esta palabra es dudoso, ya que últimamente se usa para referirse a algo ridículo o grotesco, sin connotaciones raciales.
Es una palabra surgida en la segunda mitad de los años setenta.[22] En los años ochenta se realizó un exitoso «sketch» televisivo, dentro del programa Matrimonios y algo más, que se denominó «El groncho y la dama», protagonizado por Hugo Arana y Cristina del Valle. Se trataba de un «sketch» satírico en el que un trabajador mecánico estaba casado con una dama de clase alta, que lo denominaba «groncho» y se sentía seducida por la capacidad sexual del obrero (otro mito racista).

«Negrada» es un término ampliamente utilizado en Argentina y Uruguay y uno de sus significados racistas es idéntico a «gronchada» (por ejemplo, «la pelea de anoche fue una negrada», o «ese colegio es una negrada»). También se utiliza como sustantivo colectivo con un sentido despectivo para referirse a un grupo de personas aludidas como «negras», aunque no lo sean. Un ejemplo de su uso es ofrecido por el pianista argentino Miguel Ángel Estrella al recordar los interrogatorios a que fue sometido en Uruguay cuando fue detenido-desaparecido durante la última dictadura militar en el marco del Plan Cóndor:

Él manejaba los interrogatorios. Me decía: «Vos nunca más vas a tocar el piano. Porque vos no sos guerrillero, pero sos algo peor: con tu piano y tu sonrisa te metés a la negrada en el bolsillo y les hacés creer a los negros que pueden escuchar a Beethoven».

«Indio»[editar]

La palabra «indio» es común en el habla cotidiana argentina. Tiene y tuvo una carga racista mucho menor que la palabra «negro». Incluso desde hace algunas décadas existe una amplia corriente cultural que ha impulsado el nombramiento de los hijos con nombres indígenas,[24] como Ayelén, Maitén, Lautaro, Nehuen, Pacha, Itatí, obligando incluso al Estado argentino a reformar las leyes que prohibían el uso de nombres indígenas.[25]

Sin embargo en ciertas oportunidades existe una carga levemente racista en el uso del término. Por ejemplo, la frase «¡niños, parecen unos indios!», aunque ya en cierto desuso, se entiende claramente como «sucios» o «desordenados» o también las frases (algunas autocalificativas) como «yo de pendejo era re indio» o «mi hermanito es un indio» son aún utilizadas para referirse a que la persona de la que se habla tiene actitudes de tipo violentas, irracionales o que actúa de manera impulsiva. Aunque también poseen connotaciones de desprolijidad o suciedad, se las utiliza más con una visión picaresca y hasta de jactancia.

También existe una clara tendencia a denominar a todos los pueblos originarios con el término «indio», o «indígena», sin precisar a cual de ellos se está refiriendo el hablante, incluso conociéndolo. Esta costumbre es general y no solo para los argentinos[26] y se relaciona estrechamente con la conducta de invisibilización de las culturas y etnias no europeas.[27] [28] [29] [30]

«Mestizo»[editar]

La palabra «mestizo» se utiliza poco en el habla cotidiana, aunque es relativamente usual utilizarla en ciencias sociales e históricas, en algunos casos con connotaciones racistas, aunque biológicamente hoy se sabe que no existen personas «puras», y varios investigadores han replanteado el concepto de mestizo para referirse a cualquier intercambio de ADN[31] así como varios pensadores sostienen que todos los pueblos y razas son el resultado de mestizajes anteriores.[32]

La idea racista del mestizaje subsiste aún en ciertos sectores, a comienzos del siglo XXI, como podría reflejar el reciente debate sobre la eventual condición de mestizo de José de San Martín, uno de los padres de la patria. En ese sentido el historiador Hugo Chumbita sostuvo que «ha existido y hay aún resistencia a revisar la historia oficial por la idea de que, de corroborarse el origen mestizo de San Martín, se rebajaría su imagen».[33] En sentido similar se informa en un artículo periodístico que «“si el padre de la Patria es un mestizo bastardo, Argentina también lo es”, se quejaban las voces conservadoras».[34]

Racismo «blanco-europeísta» y el artículo 25 de la Constitución Nacional[editar]

En Argentina se ha construido una difusa ideología racista fundada en la supremacía europea.[35] Esta ideología tiende a sostener que Argentina es un país poblado por inmigrantes europeos «bajados de los barcos», a los que suele denominársele «nuestros abuelos», que establecieron un tipo especial de población europea, no latinoamericana, y «blanca».[36] Complementariamente, esta ideología tiende a considerar como poco relevante, y eventualmente indeseable, toda influencia cultural de poblaciones relacionadas con los pueblos originarios, africanos, latinoamericanos, o asiáticos. El racismo blanco-europeísta argentino tiene similitudes con la política de Australia Blanca llevada adelante desde principios del siglo XX.

El racismo blanco-europeista argentino se ha organizado desde el Estado y tiene un fundamento legal en el artículo 25 de la Constitución Nacional inspirado por Alberdi que establece una diferencia entre «inmigración europea» (que debe ser fomentada) e inmigración no europea.

Artículo 25: El Gobierno federal fomentará la inmigración europea; y no podrá restringir, limitar ni gravar con impuesto alguno la entrada en el territorio argentino de los extranjeros que traigan por objeto labrar la tierra, mejorar las industrias, e introducir y enseñar las ciencias y las artes.

Constitución de la Nación Argentina

El propio Alberdi, padre de la Constitución Argentina de 1853, explicaba los fundamentos de la discriminación en su libro Bases y puntos de partida para la reorganización nacional (1852):

Haced pasar el roto, el gaucho, el cholo, unidad elemental de nuestras masas populares por todas las transformaciones del mejor sistema de instrucción; en cien años no haréis de él un obrero inglés que trabaja, consume, vive digna y confortablemente.

Juan Bautista Alberdi[37]

La discriminación entre inmigración europea y no europea que establece el artículo 25 de la Constitución fue mantenida por todas las reformas constitucionales realizadas (1860, 1868, 1898, 1949, 1957, 1972 y 1994).

Originalmente esta ideología se había configurado de modo tal de incluir a los españoles, italianos, y judíos dentro del grupo indeseable, sosteniendo que las «razas que podían mejorar la especie» en Argentina, eran aquellas que provenían del noroeste de Europa, principalmente de Inglaterra y Francia, los países más progresistas en aquel tiempo.

Alberdi proponía que el idioma nacional fuese el francés, pues pensaba que las tradiciones hispánicas y cristianas eran contrarias al progreso.[38]

Gobernar es poblar en el sentido que poblar es educar, mejorar, civilizar, enriquecer y engrandecer espontánea y rápidamente, como ha sucedido en los Estados Unidos. Mas para civilizar por medio de la población es preciso hacerlo con poblaciones civilizadas; para educar a nuestra América en la libertad y en la industria es preciso poblarla con poblaciones de la Europa más adelantada en libertad y en industria... hay extranjeros y extranjeros; y que si Europa es la tierra más civilizada del orbe, hay en Europa y en el corazón de sus brillantes capitales mismas, más millones de salvajes que en toda la América del Sud. Todo lo que es civilizado es europeo, al menos de origen, pero no todo lo europeo es civilizado; y se concibe perfectamente la hipótesis de un país nuevo poblado con europeos más ignorantes en industria y libertad que las hordas de la Pampa o del Chaco.

Juan Bautista Alberdi[39]

Con tres millones de indígenas, cristianos y católicos, no realizaríais la república ciertamente. No la realizaríais tampoco con cuatro millones de españoles peninsulares, porque el español puro es incapaz de realizarla allá o acá. Si hemos de componer nuestra población para nuestro sistema de gobierno, si ha de sernos más posible hacer la población para el sistema proclamado que el sistema para la población, es necesario fomentar en nuestro suelo la población anglosajona. Ella está identificada con el vapor, el comercio y la libertad, y nos será imposible radicar estas cosas entre nosotros sin la cooperación activa de esa raza de progreso y de civilización.

Juan Bautista Alberdi[40]

Sin embargo, con el paso del tiempo, el fracaso del gobierno en atraer inmigración masiva de esos tres países, y por el contrario, ante el hecho consumado de la inmigración de grandes contingentes de italianos y en menor proporción de españoles, la ideología racista terminó por incluir también a estos grupos como «europeos» y «blancos». Esta tendencia fue fortalecida recientemente con el ingreso de Italia, y sobre todo España, a la Unión Europea. Por el contrario, con respecto a los judíos, la ideología racista argentina se fue consolidando como antisemita, con el paso del tiempo. El punto más alto de esa tendencia fue la orden secreta del canciller del presidente Roberto M. Ortiz en 1938 para negar las visas a los judíos.[41]

Entre los principales inspiradores del racismo argentino se encuentran Domingo F. Sarmiento, Juan B. Alberdi, José Ingenieros, José María Ramos, etc. Más recientemente, los gobiernos militares elaboraron textos y políticas inspiradas en este peculiar racismo argentino, que reforzaron la ideología y le dieron connotaciones políticas.

Domingo F. Sarmiento, quien fuera presidente durante la gran epidemia de fiebre amarilla en Buenos Aires y la Guerra del Paraguay, hechos a los que se le asigna el exterminio de los afroargentinos, escribió en 1848 en su diario de viaje a Estados Unidos:

La esclavitud de los Estados Unidos es hoy una cuestión sin solución posible; son cuatro millones de negros, y dentro de veinte años serán ocho. Rescatados, ¿quién paga los mil millones de pesos que valen? Libertos, ¿qué se hace con esta raza negra odiada por la raza blanca? Los estados libres son superiores en número y riqueza a los estados de esclavos... ¿Pero adónde irían cuatro millones de libertos? He aquí un nudo gordiano que la espada no puede cortar y que llena de sombras lúgubres el porvenir tan claro y radioso sin eso de la Unión Americana. Ni avanzar ni retroceder pueden; y mientras tanto la raza negra pulula, se desenvuelve, se civiliza y crece. ¡Una guerra de razas para dentro de un siglo, guerra de exterminio, o una nación negra atrasada y vil, al lado de otra blanca, la más poderosa y culta de la Tierra!

Domingo F. Sarmiento[42]

La conformación del racismo blanco-europeísta argentino como ideología del Estado inspirada en la Constitución ha utilizado las políticas públicas y en particular la política educativa para su arraigo y difusión en la población. Un modo ampliamente utilizado por el Estado para establecer la naturaleza «blanca-europea» de Argentina son las políticas destinadas a «invisibilizar» toda cultura o etnia no considerada oficialmente como «blanca-europea». Este mecanismo es tratado más adelante en un subtítulo especial.

Al respecto de esto, un hito importante a la tradición «europeizante» fue la publicación en 1904 de la novela Alegre por parte del escritor Gustavo Martínez Zuviria. Alegre trata la historia de un joven inmigrante africano traído como esclavo a estas orillas, y desafia el mandato de invisibilidad de la cultura local conservadora que pretendia negarle a los negros una parte de la identidad nacional. Inspirado en la conocida novela abolicionista La cabaña del tío Tom, Alegre es una novela que trata a un africano de piel negra esclavo en estas tierras como el protagonista de la historia y el héroe.

El historiador Ezequiel Adamovsky, en un artículo titulado «Gringos y negros», publicado en 2008, ha señalado la profundidad de los fenómenos racistas en Argentina y su imbricación con el conflicto social. Adamovsky sostiene que:

En Argentina, la jerarquía que da el dinero coincide casi perfectamente con la que da el color de la piel. Existen varios motivos históricos para esta superposición de la clase con la «raza». Uno, no menor, es que las elites que en el siglo XIX organizaron el país tomaron decisiones económicas y políticas que terminaron beneficiando más a los inmigrantes europeos que ellas mismas convocaron, que a los nativos de este suelo... El ocultamiento de la «negritud» bajo el mito de Argentina blanca fue y sigue siendo una forma de racismo implícito. Pero toda vez que «los negros» se hicieron notar en la historia nacional, el racismo se manifestó de manera más explícita... Aunque sigamos negándonos a reconocerlo, la sociedad argentina está dividida según líneas de clase y de color de piel que existen desde hace mucho tiempo.

Ezequiel Adamovsky.[5]

Racismo contra mexicanos[editar]

El fenómeno de racismo de argentinos contra mexicanos es un hecho reciente y poco estudiado. Al no ser México un país limítrofe como Bolivia o Paraguay, y de hecho, estar separados ambos por grandes distancias situándose en los extremos opuestos de Latinoamérica, las características de este racismo son bien distintas a las de otros fenómenos como el racismo contra bolivianos o paraguayos. Sin embargo, se mantienen ciertos factores cuyas raíces se encuentran en los racismos contra otros grupos latinoamericanos.

En el momento de establecer la identidad de las nuevas naciones latinoamericanas, en el marco de la llegada de la corriente del nacionalismo moderno a Latinoamérica a mediados del siglo XIX, México decidió identificarse con la figura del «mestizo», un individuo que representara la herencia de la población mexicana tanto del indígena como del español. Argentina por el contrario era un país escasamente poblado, teniendo una población inferior inclusive a las de Chile o Bolivia, dicha población había quedado diezmada por las constantes guerras, epidemias, catástrofes y conflictos recurrentes varios (como los «malones», asaltos de tribus indígenas a poblaciones de la frontera). Tan pocos recursos no podrían construir una nación, es por eso que, siguiendo el precepto alberdiano de gobernar es poblar, se hacía necesario traer desde afuera la mano de obra necesaria para el «desarrollo». Sin embargo, tanto Sarmiento como otros personajes de la época identificaban ese desarrollo con determinadas naciones prósperas y poderosas de la época, a diferencia de traer mano de obra de países menos agraciados. Hay Europa y hay Europa, conviene recordarlo sentenciaba Sarmiento, y así era que se expresaba una superioridad de la Europa anglosajona, con sus potencias hegemónicas como Inglaterra y Austria, por sobre los países al sur, la Europa latina, más pobre y con España o Portugal como consigna de atraso. Ya ni que hablar de grupos no europeos, como los negros, mulatos, mestizos o indígenas. Por eso se arrojó esfuerzos en traer población europea y blanca a Argentina, y se estableció una marginalización de los otros países latinoamericanos que no atrajeron inmigrantes europeos y que continuaron teniendo una presencia mayoritaria de indígenas y mestizos.

Estas consideraciones se hacen evidentes cuando se contemplan episodios de ataques e insultos entre argentinos y mexicanos y se analiza el carácter de los insultos y ofensas hacia mexicanos.[43]

Por otro lado, diversos episodios que animaron a caldear el ambiente, como la derrota de la selección de fútbol de México a manos de la selección argentina en el Mundial de Alemania 2006, y de nuevo en el de Sudáfrica 2010, o expresiones de personajes del espectáculo en Argentina como Jorge Lafauci y su opinión de que «la gente más fea del mundo está en Méjico»,[44] también contribuyeron a alimentar el racismo de argentinos contra mexicanos.

Antisemitismo[editar]

Leonardo Senkman, compilador del libro El antisemitismo en la Argentina sostiene:

En la Argentina contemporánea ―donde vive actualmente la colectividad judía más numerosa de toda América Latina― el antisemitismo ha sido un fenómeno endémico y sumamente complicado...

Leonardo Senkman[45]

En Argentina han existido graves actos llevados adelante contra los judíos, como la orden secreta del canciller argentino en 1938 de impedir el ingreso de judíos a territorio nacional[46] y los ataques terroristas contra la embajada de Israel en 1992 y contra la AMIA en 1994. El caso de los ataques terroristas contra objetivos judíos ha producido una discusión entre aquellos sectores que sostienen que no se trató actos antisemitas y aquellos que por el contrario sostienen que «el atentado a la AMIA (es) el peor ataque antisemita desde la Segunda Guerra Mundial».[47]

Intentando sintetizar ambas posiciones, el investigador Daniel Lvovich ha escrito:

El atentado a la AMIA fue uno de los hechos de antisemitismo político más importantes de los últimos tiempos, pero su contracara fueron los miles de manifestantes reclamando justicia, con carteles que decían «todos somos judíos».

Daniel Lvovich, diario La Capital de Rosario[48]

Durante el gobierno de Agustín P. Justo, en 1937, Marcos Savon, cónsul argentino en Gdynia (Polonia), envió varias notas al ministro y premio Nobel Carlos Saavedra Lamas, bajo el título «problema semita», que muestran la orientación general antisemita del gobierno argentino. En la carta del 14 de julio de 1937, en vísperas de la invasión nazi, puede leerse:

Soy de opinión que convendría que se opusieran más trabas a la inmigración de esa raza [hacia Argentina], que parte desde Polonia animada del más profundo rencor hacia el cristiano, y dispuesta a cometer los mayores excesos.

Marcos A. Savon[49]

Durante los regímenes militares y en especial durante la dictadura conocida como Proceso de Reorganización Nacional se produjeron graves hechos de persecución antisemita, en el que algunas personas fueron torturadas, degradadas y hasta asesinadas por el solo hecho de ser judíos. En los centros clandestinos de detención (CCD), era habitual que a los prisioneros judíos se les grabara la estrella de David en el cuerpo.[50] El jefe de la policía bonaerense, Ramón Camps, quien secuestrara y torturara a Jacobo Timerman, sostenía que los sionistas eran enemigos de la Argentina y tenían un plan para destruirla. Por eso impulsó el uso de medidas represivas ilegales para resolver lo que denominaba «la cuestión judía».[51]

El antisemitismo cotidiano tiene una amplia difusión en la Argentina. Un ejemplo de ello es lo que sucede en el club de fútbol Atlanta, ubicado en el barrio Villa Crespo de Buenos Aires, un barrio que tiene una importante población judía. Desde hace varios años, los simpatizantes de los equipos contrarios suelen manifestarse contra Atlanta con banderas nazis y tirando jabones a la cancha.[52]

Un informe de la DAIA reveló que los actos discriminatorios contra los judíos en la Argentina aumentaron un 32 % en 2006.[53]

Racismo contra indígenas[editar]

El racismo, la discriminación y la invisibilización contra personas pertenecientes a los diversos pueblos originarios que habitan en la Argentina, genéricamente agrupados como indígenas, o que tienen antepasados indígenas, se agudizó en gran medida tras la independencia.

Tras la Revolución de Mayo se observan varios intentos iniciales de integración de la población indígena. Así por ejemplo, mediante el Decreto del 8 de junio de 1810, la Junta dispuso que las compañías de naturales indígenas que integraban el Batallón de Castas se integrasen a los Regimiento de Pardos y Morenos.

La Junta no ha podido mirar con indiferencia que los naturales hayan sido incorporados al cuerpo de castas excluyéndolos de los batallones españoles a que corresponden. Por su clase y expresas declaraciones de su Majestad, en lo sucesivo no debe haber diferencia entre el militar español y el militar indio: ambos son iguales y siempre debieron serlo, porque desde el principio del descubrimiento de estas Américas quisieron los reyes católicos que sus habitantes gozasen los mismos privilegios que los vasallos de Castilla.[54]

Sin embargo la postura oficial cambió por completo especialmente durante las «guerras contra el indio» llevadas a cabo por el Estado argentino contra aquellos pueblos originarios que habitaban principalmente en la Pampa, la Patagonia y el Gran Chaco. Así, Julio Argentino Roca afirmaba que:

Estamos como nación empeñados en una contienda de razas en que el indígena lleva sobre sí el tremendo anatema de su desaparición, escrito en nombre de la civilización. Destruyamos, pues, moralmente esa raza, aniquilemos sus resortes y organización política, desaparezca su orden de tribus y si es necesario divídase la familia. Esta raza quebrada y dispersa, acabará por abrazar la causa de la civilización.

Julio Argentino Roca, presidente argentino.[55]

La posición del Estado argentino volvió a hacerse explícita al realizarse el Censo Nacional de 1895 cuando sus responsables afirmaron que:

No tardará en quedar la población unificada por completo formando una nueva y hermosa raza blanca.[56]

Durante los años treinta y cuarenta comenzaron a producirse migraciones de trabajadores campesinos hacia las grandes ciudades, quienes a menudo se encontraban tratados despectivamente por amplios sectores de clase media y alta.

En 2005, aprovechando que Radio Nacional puso en el aire la radionovela Shunko, su director Gabriel Conti declaró que las comunidades quichuas en la Argentina, siguen siendo «olvidadas, despreciadas y marginadas».[57] La periodista María Luján Picabea cuenta, sobre Ariel Villarreal, el niño actor que interpretó el papel de Shunko en la obra, que:

[...] vino desde el monte a vivir a la provincia de Buenos Aires hace pocos años. Se incorporó a una escuela en la que sus compañeros lo llamaban «indio» y su maestra de grado recomendó a sus familiares que lo reprendieran porque «hablaba un idioma extraterrestre». Ariel hablaba quichua y prácticamente no comprendía el español. Eso lo convertía en un niño «con problemas» que debía asistir a una escuela especial.

María Luján Picabea.[57]

El Grupo Internacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (IWGIA) se refiere a la situación de los pueblos indígenas en la Argentina de hoy del siguiente modo:

Un amplio porcentaje de la sociedad nacional considera que no hay indígenas en Argentina porque la mayoría se extinguió o está a punto de hacerlo o porque «sus descendientes» se asimilaron a la civilización occidental y viven como cualquier otro ciudadano. Estas imágenes del sentido común han contribuido para que muchos indígenas se vean obligados a ocultar su identidad de manera defensiva a fin de evitar ser objeto de discriminación racial. Aun así es frecuente en el lenguaje corriente el uso de versiones peyorativas que asimilan «indio/indígena» a vago, indolente, sucio, bruto, salvaje.[58]

Racismo contra afrodescendientes y personas de piel más oscura[editar]

En la Argentina el racismo contra personas de descendencia africana está influido por complejos procesos contradictorios. Por un lado un amplio proceso de mestizaje y la escuela pública igualitaria impulsaron conductas de convivencia multirracial. Pero por otro lado, la permanente difusión desde el Estado de que la Argentina tenía una población homogénea «blanca» y «sin negros», remarcando una valoración positiva de esa realidad supuesta, impulsó conductas racistas subterráneas que arraigaron en ciertos comportamientos sociales.

A pesar de su reducción a la esclavitud, testimonios de la época colonial sostienen que en Buenos Aires y Montevideo los esclavos eran tratados con menos crueldad que en otras partes. José Antonio Wilde, en su obra Buenos Aires desde 70 años atrás (1810-1880) escribe que:

Los esclavos habían sido tratados con verdadero cariño por sus amos, no habiendo punto de comparación con el trato dado en otras colonias.

Aunque esto no le impedía reconocer sin embargo que:

las amas atormentaban más o menos a esta fracción desventurada del género humano (y que) estaban entre nosotros por lo general muy mal vestidos.

La misma opinión en cuanto al mejor trato nos dejaron en sus testimonios los extranjeros que venían. Por ejemplo, Alexander Gillespie, capitán del ejército británico durante las invasiones inglesas, escribió en sus memorias que lo sorprendió lo bien que se los trataba en contraste con nuestros plantadores y los de América del Sur, y proseguía:

Estos infelices desterrados de su país, así que son comprados en Buenos Aires, el primer cuidado del amo es instruir a su esclavo en el lenguaje nativo del lugar, y lo mismo en los principios generales y el credo de su fe. [...] Los amos, en cuanto pude observar, eran igualmente atentos a su moral doméstica. Todas las mañanas antes de que el ama fuese a misa, congregaba a las negras en círculo sobre el suelo, jóvenes y viejas, dándoles trabajo de aguja y tejido, de acuerdo con sus capacidades. Todos parecían joviales y no dudo que la reprensión también penetraba en su círculo. Antes y después de la comida, así como en la cena, uno de estos últimos se presentaba para pedir la bendición y dar las gracias, lo que se les enseñaba a considerar como deberes prominentes y siempre los cumplían con solemnidad.

Memorias de Alexander Gillespie, capitán del ejército británico[59]

En 1801 las milicias de soldados negros y mulatos libres, existentes en Buenos Aires desde muy antiguo, fueron regladas y disciplinadas, estableciéndose compañías en Buenos Aires, Montevideo y Asunción. Luego de la invasión británica de 1806 esas milicias porteñas constituyeron el Batallón de Castas junto a soldados indígenas, segregados por compañías de mulatos, pardos y naturales. Parte de esos soldados fueron trasladados al Cuerpo de Castas de Artillería. Un Cuerpo de Esclavos fue también formado para defender Buenos Aires en caso extremo, pero no se les entregó armas. Luego de la Revolución de Mayo el Batallón de Castas formó el Regimiento de Pardos y Morenos que participó en todas las campañas de la Guerra de la Independencia de la Argentina.

Durante el gobierno de Juan Manuel de Rosas la población negra de Buenos Aires llegó al 30 %. Después de abolirse la esclavitud los afroargentinos vivieron en condiciones miserables y discriminados. De los catorce colegios existentes en Buenos Aires en 1857 solo dos admitían niños negros, a pesar de que el 15 % de los alumnos de ese año eran de color.[60] Similarmente, en 1829, en Córdoba solo podían ingresar a los colegios secundarios dos afros por año; y a la universidad solo tuvieron acceso en 1853.[61]

En un artículo titulado «Historias de una Argentina en la que ser negro no es nada fácil»,[62] el periodista Horacio Cecchi recopila una sucesión de actos discriminatorios contra personas de piel más oscura sucedidos en la Argentina, como la denuncia presentada en el año 2000 por el Banco Mundial contra las autoridades migratorias argentinas por discriminación y maltratos a un funcionario del gobierno de Mozambique.[63]

Racismo contra gitanos[editar]

En la Argentina como en otros países existe un racismo profundo aunque no abierto contra el pueblo rom (gitanos). Muchas personas atribuyen a los gitanos una actitud maliciosa y de mala fe. Existe una conocida leyenda de la gitana que viene a robarse los niños.

La relación con los vecinos es buena, pero existe cierta clase de discriminación oculta contra los rom y los judíos y menos en contra de los descendientes de árabes en una creciente minoría del pueblo argentino, la cual puede ser vista al tratar un negocio o en algunos lugares públicos, a pesar de la ley antidiscriminatoria existente, sin embargo, esta siempre es oculta ―la casa se vendió―, no hay lugar en el restaurante, discúlpeme, y raramente un insulto son las expresiones discriminatorias comunes.[64]

Racismo étnico interior (inverso)[editar]

Generalmente, las actitudes racistas son ejercidas por el grupo étnico (o de otra característica) mayoritario en detrimento del grupo étnico minoritario. La composición étnica de Argentina es aproximadamente el 90 % de origen europeo, con un 10 % de origen indígena americano y escasa presencia de otras etnias. Del mismo modo que la distribución poblacional, la distribución étnica en la Argentina es muy irregular. Las grandes ciudades, en especial Buenos Aires y su conurbano, poseen grupos étnicos mayoritariamente europeos. Pero en otras regiones, como el NOA y Cuyo, esa proporción se invierte, siendo minoritario el grupo étnico europeo, el que se ve segregado por la avasallante superioridad numérica del grupo de los amerindios. A esa segregación racial se incorpora la segregación xenofóbica, aplicada contra los oriundos del sudeste, principalmente de Buenos Aires y su conurbano.

A pesar de representar un muy pequeño porcentaje, suman miles las personas que se ven sometidas a este tipo de maltrato.

Invisibilización de grupos étnicos[editar]

La «invisibilización» de culturas y etnias es un mecanismo de discriminación ampliamente utilizado en todo el mundo. Es un mecanismo íntimamente vinculado a los fenómenos de «desaparición» y al homo sacer (hombre sin derechos) del Imperio romano.

En la Argentina ha existido y continúa existiendo una cultura general y una política estatal consciente de invisibilización de determinadas culturas y grupos sociales, básicamente aquellos definidos como no-europeos.

Una vez más el mecanismo tiene su base en la preferencia constitucional por lo europeo que establece el artículo 25 de la Constitución Nacional y se inspira en el pensamiento alberdiano.

El investigador Navarro Floria ha estudiado en detalle este proceso de invisibilización con respecto a los indígenas de la Pampa y la Patagonia, destacando el papel de Martin De Moussy en la difusión en Europa de una imagen de una Argentina sin indios:

Si D’Orbigný había establecido «científicamente» la existencia de «salvajes» y Sarmiento había sacado las conclusiones políticas correspondientes en torno de la necesidad de someterlos o exterminarlos, De Moussy constituye una muestra del «olvido oficial» de los pueblos indios a nivel de divulgación y en los materiales destinados a dar a conocer el país a los potenciales inmigrantes e inversores del exterior. Su aporte a la construcción ideal del Estado consistió en la representación de un país sin indios, en el sentido que le daba Sarmiento a la idea del desierto fecundable, que esperaba la mano del hombre (blanco, inmigrante, trabajador agrícola) para dar todo de sí.[65]

El proceso de invisibilización ha sido ejecutado mediante múltiples formas. Una de ellas ha sido la manipulación de los censos, para reducir y hasta eliminar los registros relacionados con personas o culturas no europeas. De este modo ser ordenó reemplazar la palabra «negro» para mencionar la pertenencia étnica-cultural de las personas, por la palabra «trigueño» solo referida a la tonalidad de piel. Ello permitió al Estado Argentino declarar en el Censo de 1947 que la totalidad de la población argentina era «blanca».

El proceso de invisibilización en las publicaciones sociales y escolares se realiza mediante técnicas sutiles de manipulación de textos, mediante los modos de denominar y adjetivar, cuando no en la abierta omisión de los hechos sociales o la falsificación de los mismos. En ejemplo claro de ello es el relacionado con el desierto y la llamada «Campaña del desierto». La baja densidad poblacional estructural en amplias zonas del terriorio argentino, llevó a ciertos ideólogos a desarrollar la idea de «desierto», en el sentido de no habitado por personas.

El antropólogo argentino Miguel Alberto Bartolomé de la UNAM, en su artículo Los pobladores del desierto, analiza las implicancias del término «desierto» en la política e historiografía argentinas:

Hacia 1875, el presidente Nicolás Avellaneda expresaba que: «Suprimir a los indios y ocupar las fronteras no implica en otros términos sino poblar el desierto» (en Auza, 1980:62). Los indios estaban y no estaban allí, el desierto era desierto a pesar de la presencia humana, pero esta presencia no era blanca, ni siquiera mestiza y por lo tanto carente de humanidad reconocible. Poblar significaba, contradictoriamente, matar. Despoblar a la tierra de esos «otros» irreductibles e irreconocibles, para reemplazarlos por blancos afines a la imagen del «nosotros» que manejaba el Estado «nacional» emergente.[66]

El «desierto» básicamente estuvo ubicado en la llanura pampeana y la Patagonia, una amplia región bajo dominio de las naciones mapuche, ranquel y het que resistieron con éxito la invasión española. La consideración del territorio indígena como desierto, permitió «invisibilizar» a los mapuches, ranqueles y het y proceder a una «Campaña del Desierto», eufemismo para denominar la guerra que el Estado Argentino realizó contra esos pueblos originarios a finales del siglo XIX, para arrebatarles la totalidad de su territorio, lo que finalmente sucedió. En Chile ese territorio era conocido como la Araucanía, es decir el país de los araucanos o mapuches.

Un mecanismo similar de invisibilización fue sistemáticamente aplicado a los afroargentinos, grupo al que se consideró «desaparecido» en algún momento de la segunda mitad del siglo XIX, sin que hasta el presente exista una explicación razonable para la desaparición de un sector que representaba el 30 % de la población total pocos años antes.

La investigadora Miriam Gomes sostiene:

A los negros hasta se los discriminaba en los cementerios, porque estaban separados de los blancos. Hay racismo historiográfico y silencio en la educación. Casi no se los menciona en los textos escolares o se distorsiona la historia. Los negros fueron los que estuvieron en las defensas ante las invasiones inglesas de 1806 y en las luchas por la Independencia.[67]

También se ha desarrollado una política de invisibilización para con los inmigrantes de otros países latinoamericanos y sus descendientes, que en algunos casos han constituido comunidades mayores y más antiguas que las de la mayoría de los grupos europeos que migraron a la Argentina.

Más recientemente el Estado Argentino utilizó ampliamente la posibilidad de mantener en situación de «sin papeles» a un número imposible de conocer de migrantes, pero que suma cientos de miles de personas. A partir de 2006, como consecuencia de los Acuerdos Migratorios de 2002 celebrados entre Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Paraguay, y Uruguay, a los que luego se sumó Perú, se ha establecido el derecho de todos los ciudadanos de esas naciones a vivir y trabajar libremente en cualquiera de esos países.

Negación del racismo[editar]

Isabel Santi, de la Universidad de París, sostiene:

Un país en el que un dicho popular sostiene que «acá no hay racismo porque no hay negros», tiene un problema con la discriminación. Ignacio Kilich (1995) observa que, implícitamente, ese dicho afirma la existencia subterránea del racismo.

Isabel Santi[68]

La negación del racismo, incluso en sus formas más evidentes, es una característica del racismo en la Argentina que se repite en muchos otros países modernos y en particular latinoamericanos como Perú,[69] Brasil,[70] etc. La negación hace aún más difícil combatir el racismo porque este adopta la forma de un proceso sutil e insidioso.

Resulta habitual encontrar autorrepresentaciones de la Argentina como un «crisol de razas», un equivalente del «melting pot» estadounidense. En realidad la idea de asimilación cultural que subyace al concepto de crisol de razas tiende a emerger a través de manifestaciones racistas como la exaltación de una supuesta «raza argentina», y se opone a la idea de pluralismo cultural.[71] El concepto de una «raza argentina» fue desarrollado por José Ingenieros en su libro Sociología argentina (1913).

El pensamiento de José Ingenieros es citado del siguiente modo por el filósofo mexicano Leopoldo Zea:

El futuro de la Argentina lo veía así Ingenieros (en 1915): «Hay ya elementos inequívocos de juicio para apreciar este advenimiento de una raza blanca argentina y que pronto nos permitirá borrar el estigma de inferioridad con que han marcado siempre los europeos a los sudamericanos». Ahora, agrega, en el ejército, «en vez de indígenas y gauchos mercenarios, son ciudadanos blancos los que custodian la dignidad de la nación». Dentro de quince o cien años, las consecuencias serán más importantes y son fáciles de pronosticar. En el territorio argentino, emancipado hace un siglo por el pensamiento y la acción de mil a diez mil «euroargentinos», vivirá una raza «compuesta por quince o cien millones de blancos, que en sus horas de recreo leerán las crónicas de las extinguidas razas indígenas, las historias de la mestizada gaucha que retardó la formación de la raza blanca, y acaso los poemas gauchescos de Martín Fierro y Santos Vega, o las novelas de Juan Moreno».[72]

Una manifestación de esto es el festejo oficial del 12 de octubre, día de la llegada de Cristóbal Colón a América, como Día de la Raza, establecido por el presidente Hipólito Yrigoyen y copiado en muchos países de América Latina.

Racismo implícito[editar]

En virtud de la negación del racismo, se han acentuado expresiones racistas encubiertas de tipo clasista (pobres, villeros, indigentes), de gustos musicales (cumbia, cuarteto), etc. En lugar de usar el «Negro de mierda» suelen usarse el mote negro villero, o eufemismos como negro de alma, negro de mente, etc.

El auge de estas expresiones viene aparejada a una dinámica social hacia fines de los años noventa (ver sección Racismo en política) con la visibilidad del villero como actor social. Entrada en las décadas del siglo XXI, la nuevas formas de chivos expiatorios son dirigidas hacia los menores de edad marginales, quienes son estigmatizados con la delincuiencia, la drogadicción y la violencia desenfrenada.

Negro villero: Esta expresión refleja estigmas de territorio, clase y raza, la cual se interpela a partir de una sospecha generalizada sobre sus capacidades morales, laborales, e intelectuales.

(...)
Dicen que mi barrio
está lleno de hampones,
que sólo es un fuerte
de droga y ladrones.
(...)
Yerba Brava, 100% villero.

Racismo en la política[editar]

En los años veinte irrumpió en sociedad una banda armada conocida como La Liga Patriótica, un grupo xenófobo fundado en el aristocrático Club Naval bajo el lema «Patria y orden», que atacaba a obreros, judíos, anarquistas y opositores políticos. Esta agrupación paramilitar agrupaba a hijos de las clases altas y contaba en el apoyo y soporte de sacerdotes, intelectuales, industriales, militares, terratenientes y políticos reaccionarios. Muchos historiadores afirman que fue el antecedente de la Triple A.[73] Sus barrios de acción preferidos eran Once y Villa Crespo y el caso testigo, símbolo de la brutalidad de esta banda, es el asesinato de una niña de 13 años, Paulina Viviani, apuñalada por un soldado del ejército frente a su madre.

En Argentina, el racismo está íntimamente relacionado con la política en la oposición entre peronismo y antiperonismo. El antiperonismo desarrolló una amplia ideología racista tendiente a denigrar e infravalorar a los simpatizantes del peronismo, mayoritariamente pertenecientes a las clases trabajadoras y bajas.

Básicamente el racismo antiperonista se basa en la identificación de los simpatizantes peronistas con «los negros» con un sentido abiertamente denigratorio. En una histórica carta a su madre referida al bombardeo de la Plaza de Mayo por sectores antiperonistas, el Che Guevara utiliza varias veces el término «negros» a modo de ironía crítica imitando el modo en que hablaban los antiperonistas:

Otrosí, digo, para quienes no hay escapatoria posible ante la historia es para los mierdas de los aviadores que después de asesinar gente a mansalva se van a Montevideo a decir que cumplieron con su fe en Dios; es impresionante que la gente llore porque le quemaron su iglesia dominguera, pero le parece la cosa mas natural del mundo que revienten la cantidad de «negros» que reventaron. No te olvides que muchos de ellos fueron a morir por un ideal, pues eso de la compulsión no puede ser cierta sino en parte, en todo caso, y que cada «negro» tenía su familia que mantener, y que los tipos que dejan en la calle a la familia del «negro» son los mismos que se van al Uruguay a darse golpes de pecho por la hazaña de machos. Otra cosa importante es la cantidad de «gente bien» que murió fuera de los casos fortuitos, eso mismo indica el carácter de la gente que iba a derrocar a Perón.[74]

Uno de los términos racistas utilizados por el antiperonismo es «cabecita negra», ya tratado más arriba, para atribuirlo despectivamente a los simpatizantes del peronismo, generalmente asociado con los términos despectivos «negro» y «grasa». El cuento de Germán Rozenmacher titulado precisamente Cabecita negra (leer aquí) refleja con gran realismo las relaciones racistas que establecieron las clases medias de Buenos Aires con las nuevas clases trabajadores procedentes de las provincias, en el marco del conflicto peronismo-antiperonismo.

Relacionado con este racismo político apareció también la denominación de «aluvión zoológico» para referirse a los peronistas.

Más recientemente, el racismo ha sido utilizado para atacar a los denominados piqueteros, en realidad organizaciones de desempleados que emergieron con fuerza en los años noventa. Una vez más el término «negra» y «negro» es utilizado ampliamente para referirse a sus miembros con un sentido sumamente peyorativo. El discurso «antipiquetero» suele relacionarse con el hecho de vivir en barrios carenciados (villas miseria), la criminalidad y la eventual condición de migrante: «villeros», «delincuentes», «boliguayos».

El hecho ha sido reflejado por el periodista argentino Sergio Kiernan en un artículo publicado en el diario Página/12 con el siguiente título: «Cuando el piquetero pasa a ser “ese negro de mierda”».[75]

La madrugada del 4 de diciembre de 2013 la ciudad de Córdoba fue epicentro de una violenta ola de saqueos, a raíz de un acuartelamiento policial derivado de un conflicto salarial entre el Gobierno de la Provincia de Córdoba y la fuerza de seguridad provincial. La reacción espontánea de algunos sectores sociales fue la estigmatización expresada a través de la humillación racial. Paradójicamente estos hechos coincidieron con el fallecimiento de líder de la lucha contra apartheid, Nelson Mandela. Este contraste cultural fue reflejado en una nota de opinión de Rodrigo López Tais publicada en el periódico La Voz del Interior y en el portal Bastión Digital, titulada "Negro de alma".

Chistes racistas[editar]

El humor a través de los chistes racistas ha sido y es un modo eficaz universalmente de difundir y consolidar las ideologías racistas. En general se discute mucho cuáles son los límites del humor racista o étnico. Históricamente Sigmund Freud ya había distinguido los «chistes inocentes» de los «chistes tendenciosos»; estos últimos no son graciosos para ciertas personas aludidas directa o indirectamente en el chiste.[76]

También hay una considerable circulación de «chistes de negros».

El INADI y la Ley Antidiscriminatoria[editar]

El 3 de agosto de 1988, durante la presidencia de Raúl Alfonsín, se sancionó la Ley 23.592, conocida también como Ley Antidiscriminatoria.

La ley contiene tres artículos básicos:

  • Acción civil: una acción civil para hacer cesar el acto discriminatorio y por daños y perjuicios materiales y morales, en casos de discriminación por «motivos tales como raza, religión, nacionalidad, ideología, opinión política o gremial, sexo, posición económica, condición social o caracteres físicos» (Artículo 1).
  • Delito penal: crea dos delitos penales. El primero castiga la realización de propaganda o la participación en organizaciones que sostenga la superioridad de una raza o de un grupo de personas de determinada religión, origen étnico o color. El segundo castiga el acto de incitar a la persecución o el odio con personas a causa de su raza, religión, nacionalidad o ideas políticas. La pena es de 3 meses a tres años de prisión (Artículo 3).
  • Agravante de los delitos penales: cualquier delito será agravado cuando sea cometido por persecución u odio a una raza, religión o nacionalidad, o con el objeto de destruir en todo o en parte a un grupo nacional, étnico, racial o religioso (Artículo 2).

El 5 de julio de 1995, durante la presidencia de Carlos Menem, se sancionó la Ley 24.515 creando el INADI (Instituto Nacional contra la Discriminación [la Xenofobia y el Racismo]), que comenzó sus tareas en 1997.

El INADI es un ente descentralizado en la órbita del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, con facultades para recibir denuncias, investigar, realizar campañas, y apoyar a las víctimas, en cuestiones relacionadas con toda forma de discriminación.

Situación de la lucha contra el racismo en Argentina[editar]

Víctor Ramos ―fundador del INADI y presidente de SOS Internacional― comenta el estado de la lucha contra el racismo en Argentina:

Argentina, en relación con el resto del mundo, es de avanzada en materia y lucha contra la discriminación y el racismo. Con la creación del INADI, en 1997 ―y de la que participé como fundador― fue un hito muy fuerte en su momento, ya que por primera vez se instalaba en nuestro país el tema. Por otra parte, haciendo un estudio comparado de las estadísticas mundiales, nosotros nos ubicamos entre los primeros estados nacionales que asumen verdaderamente una batalla contra el racismo. Sin embargo, esto no significa que se haya avanzado demasiado. Lo que sí se generó en Argentina fue una serie de debates importantes e interesantes sobre los pueblos originarios de nuestro país, sobre la colectividad judía, sobre la discapacidad y también sobre los inmigrantes.[7]

En 2008, la justicia argentina condenó a 22 años de prisión a un policía que lesionó e intentó asesinar a un joven por el solo hecho de ser boliviano. La pena reflejó el agravante contemplado en la ley antidiscriminatoria 23.592, cuando el delito «sea cometido por persecución u odio a una raza, religión o nacionalidad».[77]

Referencias[editar]

  1. «Los migrantes y la discriminación en Argentina», por José Sáez Capel. En Scripta Nova, revista electrónica de geografía y ciencias sociales, Universidad de Barcelona, 2001; «La escuela es el peor nido de los prejuicios y el racismo en Argentina», entrevista a Víctor Ramos, presidente de SOS Internacional, diario La Mañana, de Neuquén.
  2. Margulis,1998:79 y ss
  3. «Pelé desestimó racismo: en Argentina me decían “negro sucio” y no pasó nada», artículo en Radio Cooperativa, 27 de abril de 2006.
  4. a b «Lo que nos enseñó D’Elía», artículo de Ariel Armony en el diario La Nación, 5 de abril de 2008.
  5. a b «Gringos y negros», Página/12, 21 de abril de 2008.
  6. «Argentina: empanada, asado de vaca y mucho racismo», artículo de Marina Ari en el sitio Argentina Indymedia, 30 de abril de 2003.
  7. a b c d «La escuela es el peor nido de los prejuicios y el racismo en Argentina», entrevista a Víctor Ramos (presidente de SOS Internacional) en el diario L. M. Neuquén del 7 de febrero de 2001.
  8. Teun A. Van Dijk (2 de abril de 2008). Los intelectuales del mundo. Van Dijk: «Aún tenemos un discurso racista». La Nación. http://www.lanacion.com.ar/EdicionImpresa/cultura/nota.asp?nota_id=1000623. Consultado el 2 de abril. 
  9. «Los insultos más usados por chicos pobres: negro, villero y desnutrido», artículo de Alejandra Toronchik en el diario Clarín del 23 de mayo de 2005. Consultado 18 de marzo de 2008.
  10. «En Argentina “no hay negros”», artículo en el sitio web de la BBC, 28 de septiembre de 2002.
  11. «¿Hay negros en Argentina?» BBC, 16 de marzo de 2007.
  12. «De donde sos?, The impossible Union of Blackness and Argentinidad» por Arielle C. Knigth, Wesleyan University, 2011.
  13. «Negro que me bardeaba en Unicenter». YouTube (28 de abril de 2008).
  14. «Villero bardero en Unicenter». YouTube (28 de abril de 2008).
  15. «Negros villeros, parásitos de la sociedad». YouTube (28 de abril de 2008).
  16. «La Negra Sosa emocionó a 75.000 personas». Clarín (19 de febrero de 2006).
  17. «Preocupación por una encuesta a aspirantes de la nueva policía». Clarín (26 de junio de 2006).
  18. Moser, Hugo. «El groncho y la dama», Matrimonios y algo más.
  19. Sosa, Matilde (04-10-2008). «La 'negrada', esa cara oculta del tango» en rebelion.org, fecha de acceso: 7 de marzo de 2010.
  20. «Groncho», en Jergas de habla hispana, Jerga de Argentina.
  21. «Groncho» es una derivación de «grone», la que a su vez es una derivación vesre (argot que invierte las sílabas) de «negro».
  22. «El chetaje de la anticumbre». Crónica y Análisis (2005). Consultado el 7 de marzo de 2010.
  23. El pianista Miguel Ángel Estrella recuerda cuando fue torturado en Uruguay. Entrevista de Miguel Bonasso, en La Fogata.
  24. «Incentivan a poner nombres indígenas», diario La Gaceta de Tucumán, 20 de diciembre de 2005.
  25. Por la Ley 23.162 de 1984 se agregó el artículo 3 bis a la Ley del Nombre, que autoriza la inscripción de «nombres aborígenes o derivados de voces aborígenes autóctonas y latinoamericanas».
  26. Charles MANN: 1491, Apéndice A: Palabras lastradas (pág. 443-449). Madrid: Taurus, 2006.
  27. Garbulsky, Edgardo (2003). «La antropología argentina en su historia y perspectivas: el tratamiento de la diversidad, desde la negación/omisión a la opción emancipadora». Colegio de Antropólogos de Chile Documentos. http://www.colegioantropologos.cl/documentos/La-antropologia-argentina.htm. Consultado el 8 de septiembre. 
  28. INADI (2005). La discriminación en Argentina. Diagnóstico y propuestas. Buenos Aires: INADI. ISBN 987-22203-0-1. http://www.inadi.gov.ar/inadiweb/images/stories/pdf/plannacional.pdf. 
  29. Margulis, Mario; Urresti, Marcelo (1998). La segregación negada: cultura y discriminación social. Buenos Aires: Biblos. ISBN 950-786-224-2. 
  30. Navarro Floria, Pedro (1999). «Un país sin indios: la imagen de la Pampa y la Patagonia en la geografía naciente del Estado Argentino». Scripta Nova, revista electrónica de geografía y ciencias sociales de la Universidad de Barcelona (51). ISSN 1138-9788. http://www.ub.es/geocrit/sn-51.htm. Consultado el 8 de septiembre. 
  31. La investigadora María Elena Sáenz Faulhaber sostiene que el concepto de «raza» debe ser referido al ADN y el de «mestizaje» a su combinación. Para ella «mestizaje» significa que «los respectivos cromosomas con sus genes se combinan entre sí, sin mostrar preferencia alguna por los de uno u otro grupo y con una independencia absoluta de la cultura». María Elena SÁENZ FAULHABER (1993): «El mestizaje en la integración de la población colonial», en Bernardo GARCÍA MARTÍNEZ, Cecilia RABELL ROMERO, et. al.: El poblamiento de México. Una visión histórico demográfica (tomo 2: «El México colonial», pág. 86-107). México: Consejo Nacional de Población, 1993.
  32. Juan Agustín GOYTISOLO: «Catalunya, crisol de culturas o elogio del mestizaje humano y cultural». En La Factoría, n.º 9, junio-septiembre de 1999
  33. «Prócer mestizo. Investigadores señalan que el ideal americanista y popular del libertador fue impulsado por su sangre indígena». La Capital (7 de noviembre de 2006).
  34. «El terremoto sanmartiniano». Mendoza (Argentina): diario Los Andes, 31 de agosto de 2001.
  35. «La discriminación en la discursividad social», por Mario Margulis, en Margulis (1998): 17-37.
  36. Teun VAN DIJK: «El racismo argentino es un racismo europeo». Centro de Documentación Mapuche, 2004.
  37. Juan Bautista ALBERDI (1852), Bases y puntos de partida para la reorganización nacional, capítulo 15, pág. 90.
  38. «Bárbaros y civilizados», artículo de Pacho O'Donnel, en el sitio web Desarrollo y Región, del 30 de mayo de 2006.
  39. Juan Bautista Alberdi: Bases y puntos de partida para la organización política de la República Argentina; páginas explicativas, 1879. «Bases: Páginas explicativas de Juan B. Alberdi», artículo publicado en Wikisource.
  40. Juan B. ALBERDI (1879): Bases y puntos de partida para la organización política de la República Argentina. [Bases:Páginas explicativas de Juan B. Alberdi|[(Wikisource)]]
  41. «Argentina: grietas nazis en pasado encubierto», artículo de Marcela Valente en el sitio web IpsLatam, 2005.
  42. Domingo F. SARMIENTO (1886): Viajes por Europa, África i América: 1845-1847. Alicante: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2001, en el capítulo «Incidentes de Viaje». El texto original de Sarmiento se encuentra corregido para respetar la ortografía moderna.
  43. "Argentina humilla a México en Twitter", SDP Noticias.
  44. "Indigna a argentinos 'humillación' de Lafauci en México", El Universal
  45. Senkman,1989
  46. Marcela Valente: Argentina: grietas nazis en pasado encubierto, 2005
  47. E. R. Goodkind: «Doce años y aún sin respuesta: el impacto del atentado a la AMIA sobre la comunidad internacional». Washington, D. C., 18 de julio de 2006.
  48. «El libro “Nacionalismo y antisemitismo en la Argentina”, de Daniel Lvovich», artículo en el diario La Capital (Rosario), del 12 de octubre de 2003.
  49. «Carta del cónsul argentino Marcos A. Savon al ministro Carlos Saavedra Lamas del 14 de julio de 1937». Archivos: Informes de las misiones diplomáticas argentinas sobre la política racista en Alemania y los países de la Europa ocupada (1933-1945), Polonia (1937-1945). En: Portal Iberoamérica y el Mundo.
  50. Mario Geller: El antisemitismo y la Argentina. Instituto Ana Arendt
  51. «Ramón Camps: el peor de todos», sitio Terra, 18 de marzo de 2006
  52. «Jorge Rubinska, presidente de Atlanta, responde sobre el significado del antisemitismo contra su club y dentro de él», diario Página 12, 17 de septiembre de 2000.
  53. «La DAIA se reúne con Kirchner y le pedirá que sea firme con Irán», diario Clarín, 31 de enero de 2007.
  54. República Argentina, «Registro nacional de la República Argentina que comprende los documentos expedidos desde 1810 hasta 1891..., Volume 1». Imprenta especial de obras, 1879.
  55. Academia Nacional de Historia (Argentina): Congreso Nacional de Historia sobre la Conquista del Desierto, volumen 4, pág. 378, 2009.
  56. Segundo Censo Nacional 1895, pág. 48.
  57. a b María Luján Picabea (7 de junio de 2005). «La clásica novela “Shunko” tiene una versión radiofónica». Clarín.
  58. «Los pueblos indígenas en la Argentina de hoy», IWGIA
  59. Citado en Crónica histórica argentina (pág. 20), tomo I. Buenos Aires: Códex, 1968.
  60. Diario Clarín, 9 de diciembre de 1995
  61. Buenos Aires Negra, pág 168, Daniel Schávelzon
  62. «Historias de una Argentina en la que ser negro no es nada fácil», artículo de Horacio Cecchi en el diario Pagina/12 del 31 de octubre de 2000.
  63. Horacio Cecchi (31 de octubre de 2000). «Una detención que no ordenó nadie». Página/12.
  64. «La situación del pueblo en la Argentina», por Jorge Martínez Fernández Bernal, Gitanos, Sitio del Diputado Alejandro Navarro, 2001.
  65. Navarro Floria, 1999.
  66. Miguel Alberto Bartolomé: «Los pobladores del “desierto”», en Amérique Latine Histoire et Mémoire, numéro 10, 2004. Identités: positionnements des groupes indiens en Amérique Latine (en línea). Consultado el 9 de septiembre de 2006.
  67. Jornadas de patrimonio cultural afroamericano en San Telmo, 2005.
  68. «Algunos aspectos de la representación de los inmigrantes en Argentina», artículo de Isabel Santi en Amérique Latine Histoire et Mémoire, n.º 4, 2002. Consultado el 9 de septiembre de 2006.
  69. Rebaza Villacorta, Wilfredo (2001). «El racismo como tabú en el Perú de hoy». Revista Jurídica Cajamarca. Consultado el 23 de febrero de 2013.
  70. «Racismo no Brasil?» (en portugués). Consultado el 23 de febrero de 2013.
  71. Dedier Norberto MARQUIEGUI: «Pluralismo social y cultural, crisol de razas y multiculturalismo en el estudio de las migraciones masivas a la Argentina: una mirada histórica retrospectiva». Astrolabio, revista del Centro de Estudios Avanzados de la Universidad de Córdoba, 2004.
  72. Leopoldo ZEA: «El positivismo y la burguesía argentina». En El pensamiento latinoamericano. Barcelona: Ariel, 1976.
  73. «Apuntes sobre la Triple A y la Liga Patriótica de los años ’20». Río Negro (21 de enero de 2007). Consultado el 23 de febrero de 2013.
  74. Carta de Ernesto Guevara a su madre del 20 de julio de 1955 escrita en México. La Fogata
  75. «Cuando el piquetero pasa a ser “ese negro de mierda”», artículo de Sergio Kiernan en el diario Página 12 (Buenos Aires), del 23 de febrero de 2004.
  76. Sigmund FREUD: El chiste y su relación con lo inconsciente. En Obras completas (vol. I, pág. 825-937). Madrid: Biblioteca Nueva, 1967.
  77. «Un balazo con odio racial». Página/12 (9 de abril de 2008).

Bibliografía[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

  • INADI.gov.ar (sitio oficial del Instituto Nacional contra la Discriminación).
  • Clarin.com («Racismo en Argentina: pocos inmigrantes lo denuncian, muchos lo sufren», 27 de julio de 2005).
  • Clarin.com («Reclamo de la ONU a la Argentina por el racismo», diario Clarín, 21 de marzo de 2001).
  • Infoleg.gov.ar (Ley 23.592 Antidiscriminatoria).
  • Mt.Middlebury.edu («Una historia del racismo en Argentina», de Mary Ting, Cuaderno Latinoamericano, Middlebury School, 2005).
  • Pagina12.com.ar («Los días difíciles de los negros en Argentina», Página/12, 2005).