Humanismo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Para el humanismo renacentista, véase Humanismo renacentista. Para otros usos de este término, véase Humanismo (desambiguación).
El Humano feliz (Happy Human) es un icono que se ha adoptado como símbolo internacional del humanismo secular.

El humanismo es una actitud filosófica y ética que hace hincapié en el valor y la agencia de los seres humanos, individual y colectivamente, y que por lo general prefiere el pensamiento crítico y las pruebas (racionalismo, empirismo) sobre la aceptación de dogmas o la superstición. El significado del término humanismo ha fluctuado, según los movimientos intelectuales sucesivos que se han identificado con él.[1] En general, sin embargo, el humanismo se refiere a una perspectiva que afirma alguna noción de libertad y progreso. En los tiempos actuales, los movimientos humanistas están generalmente relacionados con el secularismo y hoy "humanismo" normalmente se refiere a una filosofía de vida no teísta centrada en la capacidad de una humanidad que mira a la racionalidad y no a dogmas religiosos con el fin de entender el mundo.[2]

Tipos[editar]

Renacentista[editar]

El humanismo renacentista fue una actividad de reforma cultural y educativa ejercida por rectores, coleccionistas de libros, educadores y escritores civiles y eclesiásticos, que a finales del siglo XV comenzaron a ser llamados como umanisti (humanistas).[3] [4] Se desarrolló durante el siglo XIV y principios del XV y fue una respuesta a la educación universitaria escolástica, que entonces era dominada por la filosofía y lógica aristotélica. La escolástica se centró en la preparación de los hombres para ser médicos, abogados o teólogos profesionales y se les enseñaba mediante libros de texto aprobados sobre lógica, filosofía natural, medicina, derecho y teología.[5] Hubo importantes centros de humanismo en Florencia, Nápoles, Roma, Venecia, Mantua, Ferrara y Urbino.

Los humanistas reaccionaron en contra de este enfoque utilitario y la pedantería estrechamente asociada a él. Se trató de crear una ciudadanía (con frecuencia incluidas las mujeres) capaz de hablar y escribir con elocuencia y claridad y por lo tanto capaz de participar de la vida cívica de sus comunidades y persuadir a otros a acciones virtuosas y prudentes. Esto se lograría a través del estudio de la studia humanitatis, hoy conocida como las humanidades: gramática, retórica, historia, poesía y filosofía moral.[6] Como un programa para revivir el legado cultural (y especialmente el literario) y la filosofía moral de la antigüedad clásica, el humanismo fue un modo de cultura ubicuo y no el programa de unos pocos genios aislados como Rabelais o Erasmo como todavía se cree popularmente.[7]

Secular[editar]

El "Humano feliz", símbolo humanista.

El humanismo secular es una completa filosofía de la vida o visión del mundo que abarca la razón humana, el naturalismo metafísico, la moralidad altruista y la justicia distributiva y rechaza las afirmaciones sobrenaturales, la fe y religiosidad teísta, la pseudociencia y la superstición.[8] [9] A veces se denomina Humanismo (con mayúscula y sin adjetivo).

La Unión Internacional Humanista y Ética (IHEU) es la unión mundial de 117 organizaciones humanistas, racionalistas, arreligiosas, ateas, bright, seculares, Cultura Ética y librepensamiento en 38 países.[10] El "Humano feliz" es el símbolo oficial de la IHEU, además de ser considerado un símbolo universalmente reconocido del humanismo secular.

De acuerdo con el estatuto 5.1 de la IHEU:[11]

El humanismo es una filosofía de la vida democrática y ética, que afirma que los seres humanos tienen el derecho y la responsabilidad de dar sentido y forma a sus propias vidas. Es sinónimo de la construcción de una sociedad más humana a través de una ética basada en valores humanos y otros valores naturales en el espíritu de la razón y la libre investigación a través de las capacidades humanas. No es teísta y no acepta opiniones sobrenaturales de la realidad.

Religioso[editar]

El humanismo religioso es una integración de la filosofía ética humanista con rituales y creencias religiosas que se centran en necesidades, intereses y habilidades humanas. Aunque los practicantes del humanismo religioso no se organizaron oficialmente bajo el nombre de "humanismo" hasta finales de los siglos XIX y XX, la unión de las religiones no teístas con la filosofía ética centrada en el ser humano tiene una larga historia. El Culto a la Razón (en francés: Culte de la Raison) fue una religión basada en el deísmo ideado durante la Revolución francesa por Jacques Hébert, Pierre Gaspard Chaumette y sus partidarios.[12] En 1793, durante la Revolución francesa, la catedral de Notre Dame de París se convertió en un "Templo de la Razón" y durante un tiempo la Dama de la Libertad sustituyó a la Virgen María en varios altares. En la década de 1850, Auguste Comte, el padre de la sociología, fundó el positivismo, una "religión de humanidad".[13] Uno de los primeros precursores de las organizaciones contemporáneas oficialmente humanistas fue la Asociación Religiosa Humanista formada en 1853 en Londres.[13] Este grupo pionero fue organizada democráticamente con la participación de hombres y mujeres en la elección de la directiva y promueve el conocimiento de las ciencias, la filosofía y las artes. El movimiento de Cultura Ética se fundó en 1876. Su fundador Felix Adler, un ex miembro de la Asociación de Libre religiosa, concebió la Cultura Ética como una nueva religión que retendría el mensaje ético en el corazón de todas las religiones. Cultura Ética era religiosa en el sentido de desempeñar un papel decisivo en la vida de las personas y abordar las cuestiones de interés último.

Referencias[editar]

  1. An account of the evolution of the meaning of the word humanism from the point of view of a modern secular humanist can be found in Nicolas Walter's Humanism – What's in the Word (London: Rationalist Press Association, 1997 ISBN 0-301-97001-7). A similar perspective, but somewhat less polemical, is found in Richard Norman's On Humanism (Thinking in Action) (London: Routledge: 2004). For a historical and philologically oriented view, see Vito Giustiniani's "Homo, Humanus, and the Meanings of Humanism", Journal of the History of Ideas 46: 2 (April–June, 1985): 167–95.
  2. See for example the 2002 Humanism issued by the International Humanist and Ethical Union, or the British Humanist Association's definition of Humanism
  3. Mann, Nicholas (1996). The Origins of Humanism. Cambridge University Press. pp. 1-2. «The term umanista was used, in fifteenth century Italian academic jargon to describe a teacher or student of classical literature including that of rhetoric. The English equivalent 'humanist' makes its appearance in the late sixteenth century with a similar meaning. Only in the nineteenth century, however, and probably for the first time in Germany in 1809, is the attribute transformed into a substantive: humanism, standing for devotion to the literature of ancient Greece and Rome, and the humane values that may be derived from them.» 
  4. Humanissime vir, "most humane man", was the usual Latin way to address scholars. (Giustiniani, "Homo, Humanus, and the Meanings of Humanism" : 168.)
  5. Craig W. Kallendorf, introduction to Humanist Educational Treatises, edited and translated by Craig W. Kallendorf (Cambridge, Massachusetts and London England: The I Tatti Renaissance Library, 2002) p. vii.
  6. Early Italian humanism, which in many respects continued the grammatical and rhetorical traditions of the Middle Ages, not merely provided the old Trivium with a new and more ambitious name (Studia humanitatis), but also increased its actual scope, content and significance in the curriculum of the schools and universities and in its own extensive literary production. The studia hunanitatis excluded logic, but they added to the traditional grammar and rhetoric not only history, Greek, and moral philosophy, but also made poetry, once a sequel of grammar and rhetoric, the most important member of the whole group. (Paul Oskar Kristeller, Renaissance Thought II: Papers on Humanism and the Arts [New York: Harper Torchbooks, 1965], p. 178.)

    See also Kristeller's Renaissance Thought I, "Humanism and Scholasticism In the Italian Renaissance", Byzantion 17 (1944–45): 346–74. Reprinted in Renaissance Thought (New York: Harper Torchbooks), 1961.
  7. Vito Giustiniani gives as an example of an out-dated, but still pervasive view, that of Corliss Lamont, who described Renaissance Humanism as, "first and foremost a revolt against the otherworldliness of mediaeval Christianity, a turning away from preoccupation with personal immortality to make the best of life in this world. Renaissance writers like Rabelais and Erasmus gave eloquent voice to this new joy of living and to the sheer exuberance of existence. For the Renaissance the ideal human being was no longer the ascetic monk, but a new type - the universal man - the many-sided personality delighting in every kind of this-earthly achievements. The great Italian artists, Leonardo da Vinci and Michelangelo, typified this ideal." (Giustiniani, "Homo, Humanus, and the Meanings of Humanism": 192.)
  8. Edwords, Fred (1989). «What Is Humanism?». American Humanist Association. Consultado el 19 August 2009. «Secular Humanism is an outgrowth of eighteenth century enlightenment rationalism and nineteenth century freethought... Secular and Religious Humanists both share the same worldview and the same basic principles... From the standpoint of philosophy alone, there is no difference between the two. It is only in the definition of religion and in the practice of the philosophy that Religious and Secular Humanists effectively disagree.»  A decidedly anti-theistic version of secular humanism, however, is developed by Adolf Grünbaum, 'In Defense of Secular Humanism' (1995), in his Collected Works (edited by Thomas Kupka), vol. I, New York: Oxford University Press 2013, ch. 6 (pp. 115Plantilla:Ndash148)
  9. «Definitions of humanism (subsection)». Institute for Humanist Studies. Archivado desde el original el 18 January 2007. Consultado el 16 January 2007. 
  10. «Humanist movement hits new high in membership.». iheu.org. Consultado el 11 April 2013. 
  11. «IHEU's Bylaws». International Humanist and Ethical Union. Consultado el 5 July 2008. 
  12. «War, Terror, and Resistance». Consultado el 31 October 2006. 
  13. a b «Humanism as the Next Step». Archivado desde el original el 14 June 2006. Consultado el 25 June 2006.