Lengua vulgar

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Lengua vulgar es la lengua que se habla actualmente, por contraposición a la lengua culta.[1]

Más uso académico (por ejemplo, en la denominación de carreras y departamentos universitarios)[2] tiene el concepto de lengua moderna o lenguas modernas (idiomas como el español, el francés, el italiano, el inglés, el alemán, el ruso, el búlgaro, el griego moderno, el hindi, el urdu, el chino mandarín, etc.) por contraposición al latín, al anglosajón, al sajón antiguo, al alto alemán antiguo, al eslavo eclesiástico, al griego clásico, al sánscrito o al chino clásico.

Como término lingüístico, hacía referencia a la lengua popular, la hablada por la gente (la palabra "vulgar" proviene del latín vulgus que significa “de las personas de las calles, diario”), en lugar de la lengua literaria. Este término ya no se usa en lingüística moderna y es similar al de lengua vernácula.

No debe confundirse el concepto de "lengua vulgar" con el de registro lingüístico vulgar; que, como el familiar o el coloquial, incluye expresiones incompatibles con el prescriptivismo lingüístico de la norma culta o con el buen gusto (como ocurre con las expresiones indecentes o groseras -vulgarismos-).

El término "lengua vulgar" a veces se utiliza para designar la lengua o dialecto local; el dialecto no estándar de una lengua global, que utiliza reglas de gramática no estándar.

Lenguas vulgares impresas[editar]

Cuando una gramática de una lengua vulgar se publica, la lengua se convierte en una lengua oficial. Véase ejemplos más abajo de gramáticas de lenguas vulgares que consiguieron validez con el tiempo[cita requerida].

El castellano[editar]

En 1492, se publicó la Gramática castellana por Antonio de Nebrija. Este libro se centraba en el estudio de las reglas de una lengua aparte del latín. Gramática castellana tiene cinco partes o libros. Algunas partes eran para los hablantes nativos y otra para no nativos de castellano. La gramática castellana de Nebrija sigue el modelo de latino porque Nebrija considera al latín como lengua superior. Sin embargo, Nebrija sabía la importancia de la lengua en una sociedad. Cuando Nebrija dedicó el libro a la reina Isabel I de Castilla, escribió: ... siempre la lengua fue compañera del imperio ....

El francés[editar]

La primera gramática del francés fue escrita en Inglaterra por la gente que quería aprender el francés. En 1530, John Palsgrave escribió Lesclarcissement de la langue francoyse.

Lenguas litúrgicas y lenguas vulgares[editar]

En todas partes del mundo y en todos los momentos de la historia hay ejemplos de interacciones interesantes entre lenguas litúrgicas y lenguas vulgares.

Desde finales de la Edad Media, y especialmente a partir del Renacimiento y la Reforma protestante, la Biblia se tradujo y publicó en muchas lenguas vulgares. Hasta el Concilio Vaticano II la liturgia católica continuó siendo en latín. La iglesia ortodoxa etíope tiene servicios en Ge’ez mientras que las iglesias ortodoxas griegas mantienen servicios en griego incluso fuera de Grecia.

Un caso muy peculiar ha sido el del idioma hebreo, reconstruido en el siglo XX como lengua vulgar a partir del idioma conservado durante siglos únicamente en su uso litúrgico.

Notas[editar]