Guerra de la Triple Alianza

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «La Triple Alianza»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Guerra de la Triple Alianza
Escenas de la Guerra de la Triple Alianza.png
Escenas de la Guerra de la Triple Alianza, de izquierda a derecha: 1. Batalla del Riachuelo, 2. Batalla de Tuyutí, 3. y 4. Bombardeo de la flota brasileña y posición paraguaya en la batalla de Curupayty, 5. Batalla de Abay, 6. Batalla de Lomas Valentinas, 7. Batalla de Acosta Ñu, 8. El Palacio de los López durante la ocupación aliada de Asunción y 9. Prisioneros de guerra paraguayos.
Fecha 12 de noviembre de 18641 de marzo de 1870
Lugar Territorio entre los ríos Paraná, Paraguay y Uruguay.[1]
Causas Invasión brasileña al Estado Oriental del Uruguay, bombardeo colorado y brasileño a Paysandú, captura paraguaya del buque brasileño Marquês de Olinda y toma de la ciudad argentina de Corrientes por parte de tropas paraguayas.
Conflicto Disputa hegemónica por la supremacía en la cuenca del Plata
Resultado Triunfo de los aliados (Argentina, Brasil y Uruguay) y tratados de paz y límites favorables al Brasil y a la Argentina. Derrota devastadora del Paraguay, que perdió gran parte de su población.
Beligerantes
Bandera de Paraguay República del Paraguay
(1864-1870)
Flag of Empire of Brazil (1870-1889).svg Imperio del Brasil
(1864-1870)
Bandera de Argentina República Argentina
(1865-1869)
Bandera de Uruguay Estado Oriental del Uruguay
(1865-1869)
Comandantes
Flag of Paraguay.svg Francisco Solano López  
Flag of Paraguay.svg Bernardino Caballero
Flag of Empire of Brazil (1870-1889).svg Pedro II de Brasil
Flag of Empire of Brazil (1870-1889).svg Duque de Caxias
Flag of Empire of Brazil (1870-1889).svg Conde de Eu
Flag of Argentina (alternative).svg Bartolomé Mitre
Flag of Argentina (alternative).svg Domingo F. Sarmiento
Flag of Uruguay.svg Venancio Flores
Flag of Uruguay.svg Enrique Castro
Fuerzas en combate
Flag of Paraguay.svg Ejército de Paraguay
Flag of Paraguay.svg Armada Paraguaya
Flag of Empire of Brazil (1870-1889).svg Ejército de Brasil
Flag of Empire of Brazil (1870-1889).svg Marina de Brasil
Flag of Argentina (alternative).svg Ejército Argentino
Flag of Argentina (alternative).svg Armada Argentina
Flag of Uruguay.svg Ejército del Uruguay
Bajas
Bandera de Paraguay ~300 000 muertos[2]
(entre militares y civiles)
Flag of Empire of Brazil (1870-1889).svg ~100 000 muertos[2]
Flag of Argentina (alternative).svg ~30 000 muertos[2]
Flag of Uruguay.svg ~10 000 muertos[2]
(entre militares y civiles)

La Guerra de la Triple Alianza o Guerra del Paraguay llamada por los paraguayos Guerra Grande o Guerra contra la Triple Alianza y por los brasileños Guerra do Paraguai, fue el conflicto militar en la cual la Triple Alianza —una coalición formada por el Brasil, el Uruguay[n. 1] y la Argentina[n. 2] — luchó militarmente contra el Paraguay.

Existen varias teorías respecto de los detonantes de la guerra. En esencia, el revisionismo argentino y la visión tradicional paraguaya atribuyen un papel preponderante a los intereses del Imperio británico.[3] [n. 3] La visión alternativa pone el acento en la agresiva política del mariscal Solano López respecto de los asuntos rioplatenses.[4]

El conflicto se desencadenó a fines de 1864, cuando el mariscal Francisco Solano López, presidente paraguayo, decidió acudir en ayuda del gobierno ejercido por el Partido Blanco del Uruguay, en guerra civil contra el Partido Colorado, apoyado éste militarmente por el Brasil. López advirtió a los gobiernos de Brasil y la Argentina que consideraría cualquier agresión al Uruguay "como atentatorio del equilibrio de los Estados del Plata", pero tropas imperiales invadieron territorio uruguayo en octubre de 1864.

El 12 de noviembre de 1864, en represalia por la invasión brasileña a Uruguay, el gobierno paraguayo se apoderó de un buque mercante brasileño y del gobernador de la provincia brasileña de Mato Grosso, dando inicio a la Guerra y declarándola al dia siguiente. La primera etapa consistió en la invasión del Mato Grosso, en diciembre de 1864, durante la cual fuerzas paraguayas ocuparon y saquearon gran parte de esa provincia.

Sin haber recibido aún ayuda externa, y atacado por las tropas de Venancio Flores, los invasores brasileños, la escuadra imperial y un importante apoyo logístico del gobierno argentino,[5] el gobierno uruguayo se vio obligado a rendirse.

Solano López solicitó autorización al presidente argentino Bartolomé Mitre para atravesar territorio argentino rumbo al Uruguay con sus tropas, solicitud rechazada por Mitre. Haber permitido que tropas beligerantes atravesaran por su territorio hubiese constituido un abandono de la posición hasta entonces públicamente neutral de la Argentina; por otro lado, el gobierno argentino simpatizaba con el Partido Colorado del Uruguay. En respuesta, tropas paraguayas ocuparon la ciudad de Corrientes en abril de 1865, forzando a la Argentina a entrar en la guerra, aliada con Brasil y el nuevo gobierno uruguayo. A partir de ese momento ya puede hablarse de «Guerra de la Triple Alianza».

Fuera de Buenos Aires y Rosario, la entrada argentina en el conflicto fue impopular, hasta el punto de que gran parte de las tropas enviadas lo fueron forzadamente.

La guerra terminó en 1870 con una derrota total del Paraguay, que conllevó también un desastre demográfico: según las distintas fuentes, el país perdió entre el 50% y el 85% de su población y quizá más del 90% de su población masculina adulta.[6]

Paraguay perdió gran parte de los territorios que tenía aún en disputa diplomática con Brasil —334 126 km²[cita requerida]— y fue condenado a pagar una abultada indemnización de guerra, si bien el pago se fue atrasando a traves de diferentes gobiernos de post-guerra y no se llego a efectuar. Sin embargo, el préstamo de post-guerra de £ 200 000 recibido del Reino Unido se saldó con sucesivas refinanciaciones, llevando la suma a £ 3 220 000.

Antecedentes[editar]

Conflictos limítrofes del Paraguay[editar]

Al inicio de la colonización española en América del Sur, la gobernación del Paraguay tenía directa salida al océano Atlántico a través de los territorios de La Guayrá o La Pinería y de Ybiazá o La Vera, esto es, territorios que corresponden actualmente a los estados brasileños de Paraná y Santa Catarina. Pero la instalación de los portugueses en el Brasil inició conflictos entre ambos territorios, que fueron gradualmente en aumento, incluso durante el período de unión dinástica aeque principaliter de Portugal con los demás reinos españoles (1580-1640).[7] Las expediciones esclavistas de bandeirantes y mamelucos lusobrasileños arrasaron con sus malocas — al abrigo de la pasividad de las autoridades españolas, que en algunos casos eran socias de los portugueses — las zonas de Guayrá y La Vera, alcanzando también el curso alto del río Paraguay. Así fueron destruidas las ciudades de Ontiveros, Villa Rica del Espíritu Santo, Ciudad Real del Guayrá y Santiago de Jerez, y las reducciones jesuíticas de San Ignacio Miní I, Nuestra Señora de Loreto del Pirapó, Santa María del Iguazú, y las de Itatín en el valle del río Mboteteý — llamado actualmente Miranda por los brasileños.[8]

Tras el final de las malocas, a mediados del siglo XVII, las fronteras siguieron indefinidas hasta el Tratado de Madrid, firmado por ambas coronas en 1750. No obstante, los nombres utilizados por el tratado no correspondían a accidentes geográficos definidos, de modo que las autoridades coloniales portuguesas y españolas continuaban teniendo conflictos de límites. En el caso del Paraguay, sería de la mayor importancia la discusión sobre cuál era el río Igurey mencionado por los artículos V y VI de ese tratado. La opinión española — y luego la paraguaya — consideraba que el río Ygurey era el que los brasileños llaman Vacaria en su curso superior e Ivinhema en su curso inferior; por el contrario, los brasileños llamaban y llaman Ygureý o Igureí al pequeño río que corre mucho más al sur, y que los hispanos llaman río Carapá.[9]

Al producirse en 1811 la independencia de la República del Paraguay, el nuevo país consideraba como sus límites con el Brasil, por el noroeste, al río Igurey —el actual Ivinhema— y por el noreste al río Mbotetey[10] (también llamado en la cartografía de la época Corrientes o Mondego).[n. 4] En cuanto a los límites paraguayo-brasileños en el Chaco Boreal, Paraguay reivindicaba la frontera del río Yaurú.[9]

Tras la Revolución de mayo de 1811 que inició la independencia del Paraguay, volvieron a producirse incursiones lusobrasileñas hacia el nuevo estado, con la excusa de defender la soberanía española sobre ese territorio. Sin embargo, durante el gobierno de José Gaspar Rodríguez de Francia el Paraguay pudo considerarse aliado del Brasil por dos razones: por un lado, se habían abierto dos zonas francas para comerciar con el Brasil, en Itapúa y en Fuerte Olimpo; por el otro, la negativa del gobernador Juan Manuel de Rosas a reconocer la independencia paraguaya y su derecho a comerciar a través del río Paraná llevó a una alianza tácita entre las dos naciones. Tras el derrocamiento de Rosas en 1852, se reiniciaron los conflictos entre el Paraguay y el Imperio del Brasil, mientras el gobierno imperial acentuaba la presión para que que la república paraguaya aceptara los límites pretendidos por el estado brasileño,[8] principalmente la cesión de las áreas de yerbales de Tacurupyta, ubicadas entre el Igurey/Ivinhema y Punta Porá.

En una actitud de intención conciliatoria con el Brasil, el Paraguay redujo sus pretensiones en el Chaco al llamado río Negro, que afluye desde el noroeste al río Paraguay al norte de la Bahía Negra. Por el noroeste del Paraguay Occidental, retrajo sus reivindicaciones hasta el río Blanco (o Tenerý)[n. 5] que desemboca en el río Paraguay casi frente al Fuerte Olimpo. No obstante, el Imperio se negó a ceder en nada sus pretensiones.[11]

Ya en 1850 se había producido un conflicto por la fundación del fuerte de Fecho dos Morros al sur del Fuerte de Coímbra y prácticamente donde se encuentra la actual localidad brasileña de Porto Murtinho en la zona entonces reivindicada por ambos países, episodio que terminó con la expulsión de los brasileños por la fuerza. Otro fuerte fundado por el Imperio en las Salinas, al norte de Fuerte Olimpo, también fue evacuado ante un contraataque paraguayo en 1855.[12]

Un efímero intento de conciliación fue la declaración de una zona neutral, cuya delimitación debía hacerse por vías pacíficas. Empero, hacia inicios de los años 1860 las incursiones brasileñas volvieron a incrementarse y el pacto fue violado por Brasil al fundar la Colonia militar de Dourados al sur del río Ygurey/Ivinhema. Una exigencia de las fuerzas militares paraguayas para que estos establecimientos fueran evacuados fue protestada a su vez por el gobierno imperial, con la excusa de que no había sido antecedida por una reclamación diplomática. El estado paraguayo presentó entonces una enérgica protesta, pero trató de evitar una reacción bélica.[12]

La política exterior e interior del Paraguay[editar]

En el período inmediatamente posterior a la independencia de América, Paraguay fue gobernado por un duro régimen dictatorial de veintiséis años encabezado por Gaspar Rodríguez de Francia, intelectual paraguayo, considerado como una de las personas más ilustradas de América del Sur, pero a su vez conocido por su despotismo y tiranía.[13]

A la muerte de Rodríguez de Francia, le sucedió Carlos Antonio López, quien gozó de la suma del poder público al igual que su antecesor; pero —a diferencia de éste— dictó una política económica modernizadora guiada por conceptos mercantilistas, rompiendo décadas de aislacionismo y fomentando el desarrollo de Paraguay. Las fronteras con sus vecinos fueron reabiertas y las relaciones internacionales se desarrollaron con rapidez.[14] Paraguay exportaba sus productos distintivos, tales como el tabaco guaraní y la yerba mate con destino a la Argentina y el Uruguay, y maderas valiosas que viajaban hacia Europa.[3] El estado paraguayo instaló en Asunción una línea ferroviaria,[n. 6] [15] un arsenal y astilleros desde donde botó siete barcos de vapor entre 1856 y 1870. En la ciudad de Ybycuí, construyó la primera fundición de hierro de Sudamérica. En 1864, inauguraría uno de los primeros telégrafos de la región.[n. 7] El británico Richard Francis Burton alabaría el sistema educativo paraguayo diciendo que "estaba en enorme contraste con el británico, pues la educación obligatoria gratuita para todos los jóvenes paraguayos era muy diferente a lo que ocurría con los casi 2 millones de jóvenes ingleses sin acceso a las escuelas o colegios".[16]

El grado de desarrollo alcanzado por el Paraguay antes de la guerra es fuente de controversia: el revisionismo en Argentina y Paraguay le atribuye logros que otros autores cuestionan. Por ejemplo, en la serie de televisión documental argentina Algo habrán hecho por la historia argentina, creada por el historiador Felipe Pigna, se dice que la línea ferroviaria paraguaya fue la primera de Sudamérica, lo mismo que su telégrafo, y que el Yporá —el primero de los vapores producidos en los astilleros de Asunción— fue el primero con casco de acero construido en el continente. También se dice, en el documental, que el Paraguay era un país sin desempleados ni deuda externa, que la educación era obligatoria y gratuita con 25 000 niños en las escuelas, y que las industrias textiles, siderúrgicas, del papel, tinta, loza, pólvora y de la construcción empezaban a dar sus primeros pasos, favorecidas por las políticas proteccionistas implantadas. Además, se presenta positivamente que el Estado poseyera grandes terrenos, llamados Estancias de la Patria, que arrendaba a los campesinos para que cultivaran.[17]

Sin embargo, diversas fuentes dan cuenta de que ferrocarriles en Guyana, Brasil, Perú y Chile anteceden al del Paraguay,[18] [19] que antes que en el Paraguay hubo al menos una línea telegráfica en Brasil,[20] y que los vapores botados en Asunción eran de casco de madera, no de hierro[21] [22] ni mucho menos de acero, material con el que la industria naviera europea apenas comenzaba a experimentar. En cuanto a la economía, es difícil de comprobar que no hubiera desocupación, dada la falta de encuestas a hogares o similares. La supuesta inexistencia de deuda externa contradice a Pastore,[n. 8] quien también argumenta que no habría evidencia empírica para sostener la hipótesis de una industrialización, mientras que encuentra signos de agotamiento del modelo mercantilista durante los años previos a la guerra.[21] [n. 9] Otros autores hacen referencia a trabajos forzados y la existencia de esclavos en las llamadas Estancias de la Patria.[23] [n. 10] También se argumenta que la inversión estatal y el progreso material resultante no estaban dirigidos hacia el desarrollo socioeconómico sino hacia el incremento del poder bélico[21] [24] y el enriquecimiento de la familia López.[25]

Esta controversia es fuente de desacuerdos sobre algunos causantes de la guerra. Los autores revisionistas frecuentemente argumentan que los éxitos de la política interna paraguaya causaron recelo y fueron vistos como “malos ejemplos” que poderes extranjeros quisieron suprimir, mientras que otros autores indican que las limitaciones del modelo —en particular la continuidad de la autocracia— provocaron presiones internas en pos de una organización constitucional, ante las que el dictador que sucedió a Carlos Antonio López habría intentado una “huída hacia adelante” mediante una política exterior agresiva.[26] [n. 11] Los críticos de la hipótesis del “mal ejemplo” suelen argumentar, además, que muchos éxitos que se veían en el Paraguay al compararlo con sus vecinos podían ser explicados por la ausencia de las guerras externas e internas que asolaron a éstos.

El Nacionalismo Paraguayo clásico en las obras de varios autores representados por Juan E. O'Leary y Manuel Domínguez presenta una versión más sosegada del asunto. Indican según sus estudios que el pueblo paraguayo seguía voluntariamente a sus líderes, no se consideraba a si mismo "tiranizado" y que el desarrollo económico del país que era sustentado (coincidiendo con la versión revisionista argentina por las exportaciones de ciertos productos naturales de alto precio en Európa, como yerba o maderas), si bien no tenía nada que envidiar en avances tecnológicos a muchas otras naciones, se destacaba más por la autarquía y la autosuficiencia en alimentos y materias primas que caracterizaba a la economía paraguaya y la diferenciaba de la del resto del continente.[27] [28]

Carlos Antonio López redactó un pliego constitucional con el cual designaba a su hijo, el brigadier Francisco Solano López, presidente provisorio, siendo obligatoria la convocatoria de una Asamblea Constituyente para la formación de un nuevo gabinete. Tras la muerte del presidente, ocurrida el 10 de septiembre de 1862, el Congreso se reunió para elegir al sucesor; el 16 de octubre del mismo año, designó a Francisco Solano López Presidente de la República del Paraguay por unanimidad.[29]

Hasta 1864, el estado paraguayo intentó solamente incrementar su poderío militar y su influencia en el Cono Sur, lo cual sería a su vez uno de los motivos de fricción con el gobierno de Buenos Aires. Aún antes del fallecimiento de Carlos Antonio López, el gobierno paraguayo ya creía estar al borde de un conflicto, y entre febrero y abril de 1862 se inició el reclutamiento de toda la población masculina entre los 17 y los 40 años.[29] No obstante, el presidente aconsejó a su hijo y heredero, en su lecho de muerte:[14]

"Hay muchas cuestiones pendientes a ventilarse, pero no trate de resolverlas por la espada, sino con la pluma, principalmente con el Brasil."

La diplomacia británica[editar]

La historiografía revisionista y de izquierda en la Argentina y la mayor parte del Paraguay suele adjudicarle la responsabilidad de la guerra a las ambiciones imperialistas o mercantiles del Reino Unido.[30] No obstante, el revisionismo moderno pone en duda la exactitud de esa afirmación.[26] En efecto, si bien el comercio y las finanzas británicas se vieron beneficiadas con la guerra, el Reino Unido se oponía por principio a la misma, ya que la visión generalizada era que toda guerra perjudica el comercio internacional.[31] además de ser Paraguay un excelente cliente de industrias completas, para las cuales contrató mas de 200 ingenieros y técnicos británicos que estuvieron en el pais hasta casi el final de la guerra.

No obstante, está claro que desde el principio el ministro británico en Buenos Aires, Edward Thornton, apoyó la Triple Alianza. Estuvo presente en la firma del Tratado de las Puntas del Rosario del 18 de junio de 1864, por la cual el Brasil y la Argentina se aliaron a Venancio Flores contra el gobierno legal uruguayo. De regreso del Uruguay, se entrevistó con el presidente argentino Mitre, para convencerlo de firmar sin protesta la alianza. Años más tarde, en una carta que ha sido publicada, el ministro brasileño José Antonio Saraiva declararía que[32]

...(la Triple Alianza) no surgió después de la "agresión" paraguaya a la Argentina en abril del 65, sino en las Puntas del Rosario en Junio del 64. ...dichas alianzas empezaron el día en que (el ministro argentino y el brasileño) conferenciaron con Flores en las Puntas del Rosario y no el día en que Octaviano y yo, como Ministros del estado, firmamos el pacto.

Según las corrientes revisionistas, el ejemplo de autonomía económica e ideológica del Paraguay era considerado nefasto por los británicos, quienes habrían fijado su atención en el Paraguay como productor de algodón para su industria textil. Esta industria atravesaba problemas de abastecimiento, debido a que la Guerra de Secesión en los Estados Unidos causaba una interrupción casi completa de las exportaciones de algodón desde ese país, de modo que los británicos buscaban por todo el mundo países capaces de producir algodón. A eso se debió una etapa particularmente agresiva de conquista de la India en esos años. El revisionismo a veces presenta al Reino Unido en crisis a raíz de este problema, y al Paraguay como un gran productor de algodón autoexcluido del sistema de librecambio auspiciado por éste.[33] El escritor, explorador y cónsul británico Richard Francis Burton sin embargo en sus Letters From the Battlefields of Paraguay admite que su misión era la de "abrir las puertas de la Missisippi del Sur" refiriendose a Paraguay.[34]

Sin embargo, López impulsó la industria algodonera paraguaya recién a partir de 1862. En 1865 su producción era promisoria, pero de apenas unas decenas de miles de fardos, cuando el Reino Unido y Francia importaban millones de fardos al año. Nada indicaba que la creciente producción paraguaya no estuviera dirigida a los mercados mundiales, para lo cual las tasas impositivas para la exportación eran bajas; eran altas —en cambio— las de importación, salvo para herramientas de agricultura.[35]

Por otro lado, el problema de abastecimiento en el Reino Unido fue mejorado mediante un incremento de la producción en la India y Egipto, y por el consumo de existencias en los almacenes europeos, que eran abundantes al comenzar la guerra civil norteamericana. Gracias a estas fuentes alternativas y a la diversidad de la economía británica, la reducción del suministro norteamericano no provocó consecuencias graves en el Reino Unido, país que prosperó durante esos años.[36]

Otro factor que frecuentemente se menciona es que el Reino Unido obtuvo un enorme beneficio económico de la contienda: a la provisión de la mayor parte del armamento, municiones y embarcaciones utilizado por los aliados, se sumaron grandes empréstitos a las tres naciones aliadas y al mismo Paraguay después de la guerra. En efecto, entre 1863 y 1865, los bancos británicos prestaron al Imperio del Brasil más de diez millones de libras esterlinas y a la Argentina un total de 3,5 millones de libras.[12]

Pero, independientemente de los beneficios obtenidos por sus comerciantes y financistas, el Reino Unido no azuzó la Guerra de la Triple Alianza.[26] Aparte de Thornton, ningún otro diplomático tuvo actuación en el comienzo de la misma, y éste fue desautorizado más tarde. El 2 de marzo de 1866, el Foreign Office decidió presionar para que la guerra terminara cuanto antes, publicando el Tratado de la Triple Alianza, que había permanecido secreto. La maniobra fracasó por la resistencia personal del Emperador Pedro II de Brasil.[12]

La situación en Uruguay[editar]

El general Venancio Flores.

Pese a las diferencias políticas con sus vecinos, la situación se mantuvo estable hasta 1863, cuando el Imperio del Brasil facilitó la revolución del general Venancio Flores contra el legítimo presidente de Uruguay, Bernardo Prudencio Berro, y sus inmediatos sucesores.[n. 12] En efecto, bajo pretexto de abigeato, a inicios de 1864 el Imperio de Brasil conminó al presidente uruguayo Atanasio Cruz Aguirre (del partido nacional uruguayo) a que efectuara resarcimientos al Brasil. El gobierno uruguayo respondió que, durante una guerra civil, no se podía garantizar la seguridad de las propiedades de nadie, ni de brasileños ni de uruguayos; y menos aún, cuando muchos de los propietarios brasileños del norte del Uruguay habían tomado las armas a favor de la revolución.[37] [n. 13] Ante esto, en abril de 1864 Francisco Solano López se ofreció como mediador, oferta que fue despreciada por el estado brasileño. En el mes de agosto, el presidente Aguirre solicitó formalmente al Paraguay la intervención del Paraguay a favor del gobierno legal del Uruguay, a lo que López respondió con declaraciones altisonantes, pero sin definición alguna al respecto.[38] El 4 de agosto de 1864, el ministro brasileño José António Saraiva envió un ultimátum al gobierno uruguayo de Atanasio Aguirre, amenazando con represalias por desatender las demandas planteadas anteriormente por el Brasil. El ultimátum fue rechazado.[39]

Por este motivo, el 30 de agosto de 1864 el gobierno paraguayo realizó una vigorosa protesta —conocida como Protesta del 30 de agosto— ante el ministro residente en Asunción, Cesar Sauvan Vianna de Lima, en donde afirmaba que el Brasil había actuado en contra de lo establecido en el Tratado del 25 de diciembre de 1850, y que consideraría "casus belli" la ocupación militar del Uruguay; mencionando también que dicha acción atentaría contra el equilibrio de los estados de la cuenca del Río de la Plata.[40]

El 12 de octubre, el general brasileño José Luis Mena Barreto, con 12 000 hombres, inició la invasión brasileña al Uruguay, y dos días más tarde se apoderó de la ciudad de Melo.[41]

Luego, entre el 9 y 10 de noviembre, López recibió la noticia de la efectiva ocupación militar del Uruguay y ordenó el 11 de noviembre de 1864 la captura del Marquês de Olinda, buque mercante brasileño que hacía regularmente el servicio de cargas y pasajeros entre Brasil y Corumbá. Al día siguiente el vapor paraguayo Tacuarí apresó al navío brasileño, que subía por el río Paraguay, luego de abastecerse en Asunción, llevando a bordo al coronel Frederico Carneiro de Campos, recientemente nombrado presidente de la provincia del Mato Grosso,[40] quien fue hecho prisionero y mantenido en esa condición hasta el final de la guerra junto a los oficiales que iban en el barco; la marinería fue deportada a Buenos Aires. El 14 de noviembre, López rompió relaciones con el Brasil.[42]

La guerra había comenzado.

Fuerzas disponibles[editar]

País Total de combatientes
movilizados durante
la guerra
Tropas en 1864 Tropas en 1865 Tropas en 1866 Tropas en 1867 Tropas en 1868 Tropas en 1869 Tropas en 1870
Paraguay
Paraguay 150 000[2] 38 173[43] 73 273[4] c. 25 000[44] c. 18 000[44] c. 10 000[1] c. 500[44]
Triple Alianza
Imperio del Brasil 123 418[2] [45] [n. 14] 9 177 marinos[46]
18 000 soldados[47]
440 000 de la
Guardia Nacional[48]
(10 025 en Uruguay y
2 047 en el Mato Grosso)
[46]
18 000[49]
(en el frente)
67 365[49]
(en el frente)
71 039[49]
(en el frente)
82 271[49]
(en el frente)
Argentina 30 000[2] 8 500[50] 24 522[51]
(en el frente)
6 276[52]
(en el frente)
Uruguay Más de 5 500[2] Menos de 2 000[50] 800[53]
(en el frente)
300[53] -5.583[54]
(en el frente)

Paraguay[editar]

Ejército Paraguayo[editar]

Las fuerzas de tierra incorporadas al ejército del Paraguay fueron en constante aumento: Carlos Antonio López había dejado movilizados alrededor de 7000 soldados, pero en mayo de 1864, el cónsul brasileño en Asunción informaba que el ejército paraguayo contaba con 16 680 hombres, más 7 u 8 000 reservistas.

El gobierno paraguayo, por otro lado, informó al Congreso que disponía de 64 000 hombres en armas, cifra que seguramente incluía reclutas en adiestramiento y milicianos no incorporados al ejército.[55]

El ingeniero militar inglés al servicio de Paraguay teniente coronel Jorge Thompson afirmaba que antes de la movilización general de 1864 el ejército paraguayo contaba con 28 000 veteranos. A comienzos de ese año López empezó a prepararse activamente para la guerra y reclutó a hombres entre 16 y 50 años de edad que entrenó desde marzo en los campamentos de Cerro León (30 000), Encarnación (17 000), Humaitá (10 000), Asunción (4 000) y Concepción (3 000). Esos 64 000 combatientes (a los que debían sumarse 6.000 que murieron en ese período) estaban entrenados para agosto.[56]

Al momento del ingreso de Argentina a la contienda, Paraguay contaba con 80 000 hombres en armas, un tercio de caballería. Los mejores soldados se destinaban a ese arma y a la artillería.

La caballería regular se dividía en regimientos compuestos de cuatro escuadrones de 100 hombres. Cada regimiento debía ser teóricamente comandado por un coronel, auxiliado por un teniente coronel y 2 sargentos mayores, pero en los hechos en ocasiones eran mandados incluso por tenientes y raras veces por oficiales de graduación mayor a la de capitán. Utilizaban sable, lanzas de 3 yardas de longitud y carabinas de chispa.
Existían también un cuerpo de caballería de escolta presidencial de 250 hombres armados con carabinas rayadas de carga por recámara sistema Turner, y un regimiento de Dragones de la Escolta armado de carabinas rayadas, pero no se comprometieron en combate hasta los últimos momentos de la guerra.[57]

La infantería se organizaba en batallones de 6 compañías de 100 hombres, una de granaderos y una de dragones. Sin embargo, al comienzo del conflicto los batallones contaban con entre 800 y 1000 hombres, con más de 6 compañías y más de 120 hombres en cada una. Tres de los batallones contaban con rifles rayados Witton, otras tantas con fusiles con fulminante y el resto con viejos fusiles de chispa Tower.
Sólo el batallón 6 contaba con machetes, los capturados en los vapores argentinos frente a Corrientes, y devendría en batallón de infantería de marina.[57]

La artillería paraguaya contaba con entre 300 y 400 piezas de hierro, de todo tamaño y condición. El arma se dividía en artillería ligera o volante y de plaza. Sumaba tres regimientos de artillería volante de 4 baterías de 6 cañones cada una del calibre del 2 al 32 y otra batería de cañones rayados de acero de a 12,[57] los únicos que podían perforar las protecciones de los buques acorazados.[58] La artillería de plaza era lisa y contaba con 24 piezas de a 8, 2 de 56 y otras 100 de calibres 24 y 32 (sólo en Humaitá se concentraban 18 de a 8, los 2 de 56 y otras 70 piezas).[57]

En lo que respecta al transporte, no existían convoyes especiales de organización centralizada, simplemente se entregaba a cada comandante las carretas y bueyes que pedía.[57]

Hasta 1864 el sueldo nominal del soldado era de 7 patacones al mes pagaderos cada dos, un tercio en metálico, otro en papel moneda y el restante en efectos. Iniciada la guerra el ejército dejó de percibir salario y sólo hubo dos recompensas de un mes de sueldo.[56] Se sufría una severa escasez de uniformes y ropa de invierno; gran parte de los soldados luchaban descalzos.

El ataque a la Argentina en Corrientes llevó a ese gobierno a detener una remesa de armas hacia el Paraguay, y el posterior bloqueo del Río de la Plata por parte de la escuadra brasileña impidió la llegada al Paraguay de gran cantidad de armamento de superior calidad que ya había sido comprado en Europa.[59] No obstante, la campaña al Matto Grosso proveyó a Paraguay de gran cantidad de armas, municiones y pólvora, al punto de que «se surtió en aquellos depósitos brasileros de casi todo cuanto ha consumido en esta guerra».[60]

La única ventaja en armamento que tenían los paraguayos era la fundición de Ybycuí –posteriormente trasladada a Caacupé– en la que podían fabricar algunos miles de armas blancas y de fuego.[61]

Oficial de caballería brasileño (a la izquierda) y soldado paraguayo prisionero (a la derecha), entre 1865 y 1868.

Armada paraguaya[editar]

La armada paraguaya contaba con 17 vapores pequeños, mercantes armados con excepción del Añabay y el Tacuarí que eran verdaderos buques de guerra y contaban con cañones lisos de 32. Los marinos portaban rifles Witton con bayonetas sables.[57] Algunos de esos buques fueron:

  • Tacuarí: 421 toneladas, 6 cañones
  • Añabay o Anhambahy: 300 toneladas
  • Paraguarí: 627 toneladas, 4 cañones
  • Ygurey: 548 toneladas, 5 cañones
  • Yporá: 205 toneladas, 4 cañones
  • Marqués de Olinda: 300 toneladas, 4 cañones (capturado al Brasil)
  • Jejuí: 120 toneladas, 2 cañones (uno rayado de carga por culata de a 12)
  • Salto Oriental: 250 toneladas, 4 cañones (capturado a la Argentina)
  • Pirabebé: 120 toneladas, 1 cañón

Contó además con 6 lanchones artillados (chatas) con un cañón cada uno de a 8 y 14 unidades auxiliares de menor tonelaje, entre ellos el Yberá.[62] Contó además con los barcos capturados en Corrientes: 25 de Mayo y Gualeguay.

Argentina[editar]

Ejército Argentino[editar]

Oficialmente, al producirse la invasión paraguaya a Corrientes, el Ejército Argentino contaba con 6391 hombres: 2993 del arma de infantería, 2858 de caballería y 540 de artillería.[63]

Dicho ejército se había formado por la unión del ejército del Estado de Buenos Aires que invadió muchas de las provincias interiores después de la batalla de Pavón, y que incluía cierto número de mercenarios. A esas tropas se les habían agregado parte de las fuerzas de milicias de líderes provinciales aliados al presidente Mitre, como las de Santiago del Estero y Corrientes.[64] No estaban contadas, en cambio, las milicias provinciales – especialmente numerosas en la provincia de Buenos Aires – que participaban en la lucha contra los indígenas, de las cuales una parte sería asignada al frente paraguayo.[cita requerida]

Apenas iniciada la participación argentina en la guerra, una ley ordenó la formación de contingentes que debían ser reclutados por los gobiernos provinciales. En un parte del 15 de noviembre de 1865 se detalla las fuerzas con las que contribuyeron las provincias argentinas conformando la Guardia Nacional:[51]

  • Provincia de Buenos Aires: 10 batallones de infantería y 2 regimientos de caballería, 5000 hombres
  • Santa Fe: 3 batallones de infantería y un regimiento de caballería, 1025 hombres
  • Entre Ríos, 2 batallones, artillería y piquete, 751 hombres
  • Córdoba: 2 batallones, 459 hombres
  • La Rioja, 1 batallón, 360 hombres
  • San Juan, 1 batallón, 336 hombres
  • Tucumán: 1 batallón, 300 hombres
  • Salta, 1 batallón, 298 hombres
  • Catamarca, 1 batallón, 282 hombres
  • Mendoza, 1 batallón, 271 hombres
  • Corrientes, 1 batallón, 219 hombres
  • San Luis, 1 batallón, 195 hombres

A estas fuerzas se deben agregar 4500 correntinos de caballería que formaron la primera resistencia al frente de los coroneles Hornos, Cáceres, Paiva, Regueral y otros. El gobierno solicitó también 1150 soldados a las provincias del interior para remontar los cuerpos de línea, que a su vez darían lugar a nuevas sublevaciones.[61]

Las fuerzas de línea destinadas a la guerra en noviembre de 1865 eran: 12 batallones (incluso 3 cuerpos de extranjeros contratados en Europa), 2 brigadas de artillería de 4 escuadrones, 2 regimientos de caballería y la escolta del comandante en jefe. El parte señala que el ejército argentino completo destinado a la guerra en noviembre de 1865 tenía: 8 generales, 241 jefes, 2059 oficiales, 5402 suboficiales y 16 812 soldados, sin incluir las fuerzas dispersadas en Entre Ríos.

En abril de 1866, las fuerzas argentinas disponibles para iniciar la invasión al Paraguay eran 25 000 hombres.[54] En comparación con los demás beligerantes, en el caso argentino resulta llamativo que en total se movilizaron algo menos de 30 000 hombres, es decir que la gran mayoría de los mismos ya habían sido movilizados antes de cumplirse un año del comienzo de la guerra.[65]

En el momento de realizarse el censo argentino de 1869, se contaron 6276 militares argentinos en el Paraguay.[52]

Armada Argentina[editar]

Un informe del Departamento de Marina de 1866 dice que la escuadra argentina contaba de los buques operativos siguientes:[66]

Decía además el informe que los buques en desarme: Hércules, General Pinto, Caaguazú, Constitución y goleta Concordia fueron vendidos por el Gobierno después de constatar que eran casi del todo inservibles y que el importe de la compostura en otros, sería más elevado que su valor.

La mayoría actuaría básicamente como transportes. Sólo el Guardia Nacional tendría un papel destacado en combate durante el Combate de Paso de Cuevas. Aún en campaña, el ministro de Guerra y Marina del nuevo presidente Sarmiento, coronel Martín de Gainza, comunicaba en su memoria el estado de la armada afirmando: "Siento tener que cumplir con el penoso deber de dar cuenta a VVHH que carecemos absolutamente de escuadra. Algunos buques en mal estado y algunos jefes y oficiales, aunque muy dignos, no constituyen una escuadra". Las experiencias del conflicto y de la incapacidad argentina de asegurar el cumplimiento del Tratado por parte de Brasil impulsarían la modernización de la fuerza naval con la formación de la llamada Escuadra de Sarmiento.[67]

Brasil[editar]

Ejército del Brasil[editar]

Voluntarios brasileños.

El Brasil disponía, a fines de 1864, solamente 18 000 soldados profesionales dispersos por todo el país; no obstante, por su población de más de 9 millones de habitantes, era el país de América Latina que más hombres podía reclutar con el paso del tiempo. Ese mismo año, el gobierno fue autorizado a aumentar sus fuerzas en tiempos de paz a 22 000 hombres.[68]

Desde el estallido de la guerra, el Imperio inició una campaña sistemática de reclutamiento de voluntarios. Al momento de iniciarse la invasión al Paraguay, estaban reunidos en Corrientes un total de 37 870 soldados.[54] Durante la guerra, entre los aliados sería el Imperio quien perdería más cantidad de soldados, por lo que se encomendó a las autoridades. Por otro lado, después de iniciada la campaña de Humaitá se frenó por completo el ingreso de voluntarios. El reclutamiento se volvió forzoso, y las autoridades provinciales y municipales fueron las encargadas de reunir los contingentes, formados mayoritariamente por hombres libres de raza negra o mulatos. A ellos se añadieron miles de esclavos que fueron puestos a disposición del gobierno por distintas razones, pero el total de esclavos en el ejército nunca pasó del 10%, aunque si se suman los esclavos que estuvieron en el frente en distintos momentos, la proporción debe haber sido mucho más alta.[69]

En total, a lo largo de la guerra, el Brasil reclutó y envió al frente – o quedaron en reserva, disponibles para su envío inmediato al frente – 123 418 hombres.[70] [n. 15]

El almirante Francisco Manuel Barroso da Silva.
Batalla de Campo Grande.
Fotografías de la guerra.

Escuadra brasileña del Paraná y el Paraguay[editar]

En el momento de la Batalla del Riachuelo, el Brasil había movilizado hacia el río Paraná los siguientes vapores, todos ellos acorazados:[71]

El 21 de diciembre de 1867 se incorporaron los monitores encorazados:[72]

Poco antes se habían incorporado los acorazados:[73]

Uruguay[editar]

Según un estado de fuerzas del 15 de enero de 1865, la División Oriental al mando de Venancio Flores estaba compuesta de: 3 generales, 42 jefes, 234 oficiales y 2 887 suboficiales y soldados. La constituían los regimientos de caballería de guardias nacionales N° 1, 2 y 4, al mando del general Enrique Castro; la escolta del general Flores; la 1° brigada de infantería al mando del coronel León de Pallejas, compuesta de los batallones Florida y 24 de Abril; la 2° brigada de infantería al mando del coronel Marcelino Castro, compuesta de los batallones Libertad e Independencia; el 1° escuadrón de artillería ligera; y el parque al mando del capitán González. El estado mayor lo comandaba el general Gregorio Suárez.[74]

En los dos años siguiente, el Uruguay continuó enviando tropas a la guerra, llegando a unos 5 583 hombres.[54] [75]

Uruguay no contribuyó con buques al esfuerzo bélico aliado.

Desarrollo de las acciones bélicas[editar]

Frente del Mato Grosso[editar]

La guerra tuvo dos fases muy diferenciadas; la primera etapa fue la Campaña del Mato Grosso, que duró un año y estuvo caracterizada en su totalidad y exclusivamente por el enfrentamiento entre Paraguay y Brasil. López aprovechó la debilidad de las fuerzas brasileñas en el Mato Grosso,[76] lo que le permitió triunfar en ese frente, pero al iniciar esa acción pospuso su entrada en la guerra en el Uruguay, donde el presidente Aguirre y sus partidarios eran sus únicos aliados posibles.[n. 16]

Siguiendo las líneas del río Paraguay y del camino de Nioaque (o Nibolaque) y el Mbotetey (o río Miranda), las fuerzas paraguayas desalojaron a las brasileñas de las fortalezas y colonias militares de Coimbra, Albuquerque, Corumbá, Miranda, Dourados y, ya a inicios de 1865, la villa de Coxim. Si bien el plan elaborado por el alto mando paraguayo no lo especificaba, todo indica que el objetivo último era la ciudad de Cuyabá, capital del Mato Grosso. No obstante, el avance por tierra se detuvo poco más delante de Coxim, mientras el avance por el río Paraguay no pasó más allá de Sará, a casi 400 km. de Cuyabá.[77]

El fuerte de Coimbra fue atacado el 27 de diciembre de 1864 por cinco batallones de infantería y dos regimientos de caballería a pie, con un total de 3 200 hombres, armados con doce cañones rayados, una batería de treinta foguetes franceses de 24 mm, protegidos por diez embarcaciones de guerra (entre las cuales el Marquês de Olinda, adaptado) bajo el mando del coronel paraguayo Vicente Barrios, jefe de la División de Operaciones del Alto Paraguay. Dos días después, el teniente coronel Hermenegildo de Albuquerque Porto Carrero, comandante del Corpo de Artilharia de Mato Grosso, evacuó el fuerte a bordo de la cañonera Anhambaí.[78]

La Colonia Militar de Dorados fue tomada por una columna de asalto paraguaya de cerca de 300 hombres el 29 de diciembre, muriendo su comandante, el teniente de caballería Antônio João.[79]

Corumbá fue tomada el 3 de enero de 1865 y fortificada por los paraguayos con 6 piezas de artillería. Poco tiempo después, iniciada la ofensiva en el frente sur, López ordenaría al general Vicente Barrios, comandante del ejército en el Mato Grosso, retirar la mayor parte de las tropas hacia el sur.[80]

La reacción brasileña a la invasión sería muy lenta: una columna organizada en São Paulo en abril de 1865 recién llegó a Coxim a fines de ese año, ocupando sucesivamente las localidades evacuadas por los paraguayos. Hasta junio de 1867 no fue recuperada Corumbá, fecha en que las fuerzas paraguayas evacuaron también São Joaquim, Pirapitangas, Urucú y el presidio de Albuquerque, que en conjunto integraban el Distrito Militar brasileño del Alto Paraguay.[81] [82] Corumbá fue abandonada por los brasileños a causa de la viruela el 23 de julio de 1867, regresando a manos paraguayas hasta que en abril de 1868 López ordenó la evacuación de esa población y del Fuerte de Coimbra, que fueron reocupados por los brasileños en agosto de 1868, casi cuatro años después de la invasión paraguaya.[80]

Declaración de guerra a la Argentina[editar]

Dada la enorme extensión del territorio brasileño, pese a sus victorias Paraguay no podía lograr una acción decisiva. Entonces López pidió autorización al presidente argentino — el general Bartolomé Mitre — para que las tropas paraguayas pudieran cruzar por territorio argentino hacia el territorio uruguayo. Liberando a Uruguay de la influencia brasileña, López esperaba encontrar un aliado y un lugar de gran importancia estratégica: una salida al mar. Mitre no accedió a lo demandado por López por dos motivos. Si la Argentina permitía el paso de tropas de un estado beligerante en esta guerra, quedaba involucrada directamente en ella; el otro motivo era la antigua relación de afinidades entre Mitre y el jefe del partido colorado uruguayo Venancio Flores, enemigo declarado de López.[83]

Sin embargo el gobierno de Mitre había ayudado en el financiamiento del golpe de estado de Uruguay, además de haber permitido a buques brasileños el paso por los ríos Paraguay, Uruguay y Paraná pasando por Corrientes y Entre Ríos.[84] [85]

El ingreso de López en la guerra en el Uruguay era tardío: ya se había producido la caída de Paysandú y su consecuencia inmediata, la renuncia de Aguirre. No obstante, López creyó que todavía podía salvar al Partido Blanco, algo que no lograría: el 20 de febrero, Flores y el ejército brasileño ingresaban en Montevideo.[86]

López convocó a reunirse desde el 15 de febrero de 1865 al Congreso paraguayo, el cual aprobó lo hecho en contra del Brasil y le otorgó el grado de mariscal de los ejércitos patrios. Una comisión del congreso expresó que la guerra se producía por las las maquinaciones de los porteños... porque lejos está la mente de esta comisión al confundir al pueblo argentino con esa fracción demagógica de Buenos Aires. El 18 de marzo, el Congreso paraguayo sancionó una ley autorizando a López a declarar la guerra al actual gobierno de la República Argentina.[87] Ese día López promulgó la ley y declaró la guerra a la Argentina, lo cual fue publicado en El Semanario el 23 de marzo. El 29 de marzo notificó al gobierno argentino los motivos de la declaración de guerra:[88]

1º. La negativa del gobierno de Buenos Aires á conceder el tránsito inocente por su territorio de las tropas paraguayas que llevaban la guerra al Brasil.
2º. La protección prestada por el mismo gobierno á la revolución del general Flores en el Estado Oriental, para derrocar á su gobierno legítimo.
3º. Connivencia del gobierno argentino con el Imperio del Brasil para que éste se apoderara del Estado Oriental, hecho que perturbaba el equilibrio político del Río de la Plata.
4º. Tolerancia del presidente Mitre para la formación de una legión paraguaya en Buenos Aires, destinada a unirse al ejército brasileño.
5º. "Empero el gobierno de V.E. no juzgó todavía suficiente este proceder hostil é ilegal para realizar los fines de su política con el Paraguay: la calumnia y los insultos á la nación y gobierno paraguayo no le detuvieron, y los órganos oficiales de la prensa porteña abundan en producciones tan soeces é insultantes que en ningún tiempo la más desenfrenada licencia y abuso en ningún país supo producir".
6º. El pedido de explicaciones hecho al gobierno de la Asunción acerca de la reunión de fuerzas nacionales en la orilla izquierda del Paraná.
7º. Los insultos y las calumnias de la prensa oficial porteña al Paraguay y su gobierno.

Motivos de la declaración de guerra a la Argentina.

La noticia de la declaración de guerra llegó en pocos días a Buenos Aires, pero no fue dada a conocer por el gobierno.[89] No está comprobado que la misma haya sido oficialmente recibida por el gobierno de Mitre, aunque sí es seguro que la noticia había llegado al presidente y a sus ministros,[n. 17] y fue deliberadamente ocultada hasta el 9 de mayo.[90] [61] [91]

Campaña de Corrientes[editar]

El 13 de abril de 1865 se inició la campaña paraguaya contra la Argentina: las tropas paraguayas capturaron barcos argentinos en el río Paraná y ocuparon la ciudad argentina de Corrientes. Al mando de estas operaciones se encontraban los generales paraguayos Wenceslao Robles y Francisco Isidoro Resquín; el general Robles, embarcado en tres vapores y encabezando a 2 000 soldados, desembarcó en la ciudad de Corrientes el 15 de abril de 1865. Ese mismo día llegó a la misma ciudad argentina una columna de caballería paraguaya que había hecho su avance por tierra.[92]

Los invasores impusieron un triunvirato de gobierno interino en la provincia de Corrientes: Teodoro Gauna, Víctor Silvero y Sinforoso Cáceres,[n. 18] todos ellos miembros del partido federal, y opositores al gobierno nacional, que era detentado por continuadores del partido unitario. Este gobierno provincial, teóricamente autónomo, estaba supervisado por tres comisionados paraguayos; uno de ellos era el canciller José Bergés.[93]

Batalla de Riachuelo, por Eduardo de Martino.
Rendición de Uruguayana (1865), por Victor Meirelles.
Soldados paraguayos heridos, hechos prisioneros durante la batalla de Yatay, por Cándido López.

Tras la ocupación de Corrientes, al mando de una tropa de 25 000 soldados, Robles comenzó su avance sobre la costa del río Paraná, ocupando todas las poblaciones hasta el río Santa Lucía, en las inmediaciones de Goya.[94]

Simultáneamente, avanzó desde Encarnación una columna algo menor, con unos 12 000 hombres, al mando del teniente coronel Antonio de la Cruz Estigarribia. Tras ocupar Santo Tomé, una parte de la columna cruzó el río Uruguay, ocupó San Francisco de Borja el 12 de junio de 1865, y avanzó hasta ocupar el 5 de agosto Uruguayana, en territorio brasileño. Otros 3 000 hombres, al mando del mayor Pedro Duarte, ocuparon Paso de los Libres, en el lado correntino del mismo río. Allí debían recibir la ayuda de la columna de Robles.[40]

El 25 de mayo, la ciudad de Corrientes fue efímeramente recuperada por el general Wenceslao Paunero, que se vio obligado a evacuarla dos días después. El 11 de junio, la escuadra paraguaya fue destruida en un intento de sorprender a la brasileña en la batalla del Riachuelo.[95] Ambos hechos de armas provocaron la detención del avance de la columna de Robles, que comenzó a replegarse hacia el norte, y no pudieron prestar ayuda a las columnas del río Uruguay.

Niño soldado, "tambor" de la infantería argentina.

Mitre estableció en la ciudad entrerriana de Concordia el cuartel general del Ejército Aliado. Desde allí avanzó un ejército comandado por el presidente uruguayo Venancio Flores —con participación de las fuerzas de Paunero y de contingentes brasileños— en busca de la división de Duarte, que fue vencida en la batalla de Yatay.[40]

A continuación, el ejército de Flores y un gran contingente brasileño pusieron sitio a Estigarribia en Uruguayana, donde también estuvieron el emperador Pedro II y Mitre. Tras un largo asedio, durante el cual sus tropas se vieron muy disminuidas por el hambre –y durante el cual prometió resistir hasta la muerte– Estigarribia puso fin al sitio de Uruguayana el 16 de agosto, aceptando rendirse sin condiciones.[40] Tras la rendición, muchos soldados paraguayos fueron convertidos en esclavos en Brasil,[96] o incorporados a los ejércitos aliados, obligados a luchar contra su patria.[97]

Estos hechos señalaron un cambio radical del curso de la guerra: precipitadamente las tropas paraguayas debieron abandonar Corrientes y ponerse a la defensiva en la región paraguaya ubicada entre los ríos Paraná y Paraguay. Tras la retirada, las fuerzas paraguayas intentaron algunos contraataques al sur del río Paraná, durante los cuales obtuvieron la victoria en la Pehuajó. Su único resultado fue retrasar –pero no impedir– la invasión a territorio paraguayo.[40]

López esperaba que la población de las provincias de Corrientes y Entre Ríos se pronunciara a su favor. Cuando este pronunciamiento no se produjo, dejó en descubierto la errónea estrategia de operar con dos columnas tan separadas, que terminaron por ser tres formaciones y una escuadra, todas autónomas una de otra. Por otro lado, los comandantes acumularon errores tácticos muy graves. En esas condiciones, la derrota se volvió inevitable.[40]

El coronel Isidoro Reguera avanzó sobre Misiones por orden de Mitre, batió al destacamento de Capón Paraguayo, cerca de Playadito, y el 3 de octubre de 1865 derrotó a la guarnición de Trinchera de los Paraguayos (hoy Posadas), y avanzó y ocupó Candelaria.[98] Con esas acciones, la Argentina recuperó los territorios misioneros al sur del Paraná, ocupados por Paraguay desde 1834.

El frente norte quedaba también prácticamente abandonado, lo que permitió cruentas razzias de los "guaycurúes"[n. 19] mbayás, en especial los caduveos (o kadigüegodís), aliados coyunturales de Brasil y armados entonces por ese país. Otros grupos indígenas, los terenas y los kinikinaos — quizás por oportunismo, al presentir la derrota paraguaya, y sobre todo por ancestrales conflictos con los gauraníparlantes — participaron también a favor del Brasil, llevando adelante una guerra de guerrillas, proporcionando asistencia a las tropas y realizando tareas de inteligencia. Los caduveo en 1865 realizaron una cruenta razzia que entre otros efectos tuvo la destrucción de la población paraguaya de San Salvador.[99] El sector noreste (los Campos de Vaquería, ricos en pasturas y donde se ubicaba la localidad de Tigre Manso) entre el río Ygurey y la baja cordillera de Iguatemí, fueron fácilmente ocupados por Brasil, al verse obligadas las tropas paraguayas a reconcentrarse en el sur.[cita requerida]

Tratado de la Triple Alianza[editar]

Bartolomé Mitre, presidente de la Argentina.

La declaración de guerra había sido ocultada por Mitre unas semanas,[100] a fin de alimentar la indignación por el ataque paraguayo "a traición”, y cohesionar a su alrededor a las provincias argentinas y a algunos caudillos — como Justo José de Urquiza — que consideraban que ello sería una guerra fratricida entre Argentina y Paraguay. Paralelamente, enardeció los ánimos argentinos la noticia de que algunas mujeres correntinas habían sido raptadas y llevadas a Paraguay.[101]

Al recibir el anuncio de la invasión paraguaya, Mitre pronunció una arenga, exigiendo la colaboración de toda la población a lo que presentaba como una agresión injustificada en plena paz. Su discurso terminó con una frase que se haría famosa por el optimismo exagerado que demostraba:[61]

"...en veinticuatro horas a los cuarteles, en quince días en Corrientes, ¡en tres meses en Asunción!"

Pocos días después de conocida la invasión a Corrientes, el 1 de mayo de 1865 se firmaba en Buenos Aires el Tratado de la Triple Alianza, que se mantuvo secreto. Los historiadores revisionistas afirman[102] que el carácter secreto del tratado se debe a que, aunque la Alianza no era "contra el pueblo paraguayo sino contra su gobierno", en definitiva sería la nación paraguaya quien pagaría por la guerra.[103] En particular, el artículo 14 especificaba que los aliados exigirían al Paraguay

"el pago de los gastos de la guerra que se han visto obligados a aceptar, así como la reparación e indemnización de los daños y perjuicios causados a sus propiedades públicas y particulares y a las personas de sus ciudadanos."

Igualmente, el artículo 16 especificaba que se fijarían los límites del Paraguay de forma tal que tanto el Brasil como la Argentina incorporaran la totalidad de los territorios en disputa. Los artículos adicionales agregados en forma de protocolo especificaban también el reparto de botín de guerra y todas las armas del país, así como la destrucción de las fortificaciones paraguayas.[104]

Ninguno de los tres aliados estaba realmente preparado para la guerra, pero les era útil por razones internas. El Brasil estaba atravesando desde octubre de 1864 una seria crisis comercial y financiera, con quiebras de numerosos bancos; por otro lado, el Reino Unido había roto relaciones por un incidente naval, y había humillado al gobierno liberal, obligándolo a firmar un tratado desventajoso. El gobierno brasileño, por consiguiente, necesitaba distraer de cualquier modo a la opinión pública de esas crisis.[105]

Por su parte, tanto el gobierno argentino como el uruguayo habían llegado recientemente al poder y no habían logrado unificar el sentimiento de autoridad en torno suyo, contando con repetidas insurrecciones en el interior – en el caso argentino – y en la capital – para el Uruguay. La guerra permitiría galvanizar el sentimiento de unidad nacional detrás de sus gobiernos.[61] El objetivo fue alcanzado en cierta medida, tanto en el Uruguay como en la Argentina: la guerra fue muy popular — al menos en un principio — en la ciudad de Buenos Aires y en zonas cercanas, como Rosario, en donde la prensa hacía fuerte propaganda a favor de Brasil.[n. 20]

Rechazo argentino a la guerra[editar]

Con todo, hubo en casi todo el resto de la Argentina una corriente generalizada de oposición a participar en esta guerra, hasta el punto que gran parte de los soldados enviados eran de raza negra. A diferencia de los soldados brasileños, éstos no eran esclavos pero formaban las capas más pobres de la sociedad. Los paraguayos llamaban generalmente "cambás" a los brasileños de raza negra, y durante la guerra extendieron ocasionalmente el término a los argentinos, evidenciando la alta proporción de soldados de raza negra entre las tropas de ese país.[cita requerida]

Los ejemplos del rechazo argentino a luchar contra Paraguay abundan. Entre ellos se destacan el Desbande de Basualdo, ocurrido en julio de 1865, en la cual ocho mil soldados argentinos —en su inmensa mayoría entrerrianos— se negaron a luchar contra Paraguay. En esa ocasión, el gobierno central se abstuvo de represalias contra los sublevados, los cuales regresaron a sus hogares. A la precedente le siguió la Sublevación de Toledo, de noviembre de 1865, que fue duramente reprimida con el auxilio de tropas brasileñas y floristas.[106] Uno de los líderes de la oposición contra la guerra en Entre Ríos, el general Ricardo López Jordán, había escrito a Urquiza:[107]

"Usted nos llama para luchar contra el Paraguay. Nunca, general; él es nuestro amigo. Llámenos para luchar contra los porteños y brasileños. Estamos listos. Ésos son nuestros enemigos."

En noviembre de 1866 se produjo en la provincia de Mendoza la llamada Revolución de los Colorados y, el 10 de diciembre, el coronel Felipe Varela se unía a la misma, lanzando la siguiente Proclama:[61]

¡Argentinos! El pabellón de mayo que radiante de gloria flameó victorioso desde los Andes hasta Ayacucho, y que en la desgraciada jornada de Pavón cayó fatalmente en las ineptas y febrinas manos del caudillo Mitre, ha sido cobardemente arrastrado por los fangales de Estero Bellaco, Tuyutí, Curuzú y Curupaití (...)
¡Abajo los traidores de la Patria! ¡Abajo los mercaderes de las cruces de Uruguayana, a precio de oro, de lágrimas y de sangre argentina y oriental!

Nuestro programa es la práctica estricta de la constitución jurada, del orden común, la paz y la amistad con el Paraguay, y la unión con las demás repúblicas americanas.

¡Compatriotas nacionalistas! El campo de la lid nos mostrará el enemigo. Allí los invita a recoger los laureles del triunfo o la muerte, vuestro jefe y amigo.
Manifiesto de Felipe Varela.

La Revolución se extendió rápidamente a las provincias argentinas de San Luis, San Juan y La Rioja y las fuerzas nacionales tardaron más de un año en vencerla.[108]

Demorados en la represión de estas rebeliones, Mitre y sus subalternos recién pudieron regresar a la contienda en Paraguay hacia julio de 1867. Sin embargo, para ese entonces la impopularidad en Argentina de la guerra contra el Paraguay provocó una nueva rebelión, esta vez en la provincia de Santa Fe.[n. 21] [109] En 1868 estalló en la provincia de Corrientes una revolución en apoyo de la política de Mitre, cuya impopularidad obligó a distraer fuerzas militares para asegurar el triunfo de los sediciosos.[110]

Un caso extremo, y que no está solamente relacionado con la Argentina, es un comentario de un cónsul británico en una carta enviada a Gran Bretaña en abril de 1869, en que afirmaba que en territorio del Chaco Gualamba se habría formado un refugio de desertores de todos los países involucrados, que convivían en paz.[n. 22] [111]

De ese modo, de los 25 000 combatientes argentinos de 1866, solo aproximadamente el 10% continuaba en 1869 en el frente, siendo en su mayoría los ex prisioneros paraguayos.[17] Durante el penúltimo y último año de la contienda, Argentina participó casi nominalmente de la misma. También se sabe de caso de grupos de soldados correntinos que desertaron y se cambiaron al bando paraguayo.[17] [112]

Al concluir esta guerra, que alzó varias reconocidas voces argentinas en su contra,[n. 23] [113] se produjo otra rebelión que tenía entre sus motivos el rechazo a la guerra del Paraguay: en abril de 1870 la población entrerriana se sumó mayoritariamente a la rebelión liderada por Ricardo López Jordán. La misma fue aplastada por las tropas que volvían de la Guerra del Paraguay.[114]

Otra personalidad relevante que se opuso públicamente contra la guerra, fue Juan Bautista Alberdi,[115] que residía en Paris; éste condenó la contienda, llamándola "la guerra de la triple infamia", y al finalizar la misma publicó uno de sus libros más conocidos, El crimen de la guerra.[116]

Campaña de Humaitá o del Cuadrilátero[editar]

Las líneas defensivas paraguayas ubicadas en el sur del país eran formidables:[n. 24] y estaban centradas en los fuertes de Curuzú, Curupayty, Humaitá – todos ellas sobre el río Paraguay, artilladas para dificultar el paso de buques enemigos – y el de Tuyú Cué, alejado de la costa. Junto al Fuerte Timbó,[n. 25] ubicado en la margen opuesta del río Paraguay (actual provincia del Chaco), el más completo cierre del paso hacia Asunción era el fuerte de Humaitá, núcleo de la defensa paraguaya.[40]

Hasta Curupayty[editar]

Representación artística de la Batalla de Tuyutí (1876–1885, por Cándido López).
Representación artística del ataque de la escuadra brasileña a las baterías paraguayas en la Batalla de Curupaytí, el 22 de septiembre de 1866, por Cándido López).

El 16 de abril de 1866, un ejército aliado de poco menos de 50 000 hombres empezó a cruzar el río Paraná, ingresando en territorio paraguayo.[17] El día 18, las fuerzas aliadas tomaron la Fortaleza de Itapirú en la margen derecha del río Paraná, reducida a escombros por los cañonazos de la flota brasileña.[117]

Mitre avanzó en línea recta hasta el dispositivo defensivo organizado por López, exponiendo en imprudentemente sus tropas. Pero, en lugar de esperar a los invasores en sus líneas defensivas, las fuerzas paraguayas atacaron a las aliadas en la Estero Bellaco, siendo derrotadas,[n. 26] aunque logrando que el avance se detuviera en el "potrero" de Tuyutí. Allí, las fuerzas invasoras se limitaron a esperar ser atacadas para defenderse. El 24 de mayo de 1866, un ataque frontal del ejército paraguayo fue destrozado en la Batalla de Tuyutí, perdiendo 6 000 hombres muertos más una cantidad similar de heridos.[n. 27] [118] Fue la batalla más grande y la más sangrienta de la historia de América del Sur.[40]

La batalla de Tuyutí, según la pintura de Cándido López.

Pese a la gran victoria obtenida, el general Mitre siguió limitándose a esperar, con lo que dio tiempo a López a reunir nuevos contingentes de soldados. No obstante, los nuevos reclutas eran en su mayoría adolescentes y ancianos, que no reemplazaban en cantidad ni en calidad las bajas sufridas. Meses más tarde, en el mismo sitio tuvieron lugar la Batalla de Boquerón, la de Yataytí Corá y las dos Batallas de Sauce.[119]

Las fuerzas brasileñas pasaron a la ofensiva sin participación argentina ni uruguaya, desembarcando cerca del Fuerte de Curuzú, que fue capturado el 3 de septiembre de 1866.[120]

El 12 de septiembre de 1866 el mariscal López se entrevistó en Yatayty Corá con el general Mitre en busca de un avenimiento pacífico, pero la entrevista fue infructuosa debido a la absoluta oposición de Brasil a hacer una paz con el Paraguay sin una total rendición del mismo.[121] Mitre, como el uruguayo Flores, que también concurrió a la entrevista, se hallaba comprometido con Brasil por el Tratado Secreto de la Triple Alianza, firmado el 1 de mayo de 1865, a no firmar por separado ningún tratado con Paraguay.[122]

Tras el fracaso de las negociaciones, Mitre decidió imitar la victoria de Curuzú y atacar el Fuerte de Curupayty. El mal tiempo reinante dio a los paraguayos la oportunidad de reforzar las defensas, y obligó además a los atacantes a combatir a través de esteros inundados. La poderosa flota brasileña al mando del marqués de Tamandaré se había comprometido a "descangalhar" con su artillería desde el río Paraguay las fortificaciones paraguayas, pero el bombardeo se realizó muy ineficazmente.[123]

El 22 de septiembre de 1866 tuvo lugar la Batalla de Curupayty (o Curupaytí), en la que el ataque de las tropas aliadas –en su mayoría argentinas– fue completamente frustrado por las tropas paraguayas al mando de José Eduvigis Díaz. Las tropas argentinas y brasileñas, creyendo ya desmantelada la artillería paraguaya, avanzaron resuelta y casi desprevenidamente a campo traviesa, siendo prácticamente barridas por esa misma artillería a la que consideraban desbaratada.[123] [n. 28] Los argentinos tuvieron 983 muertos y 2 002 heridos; los brasileños, 408 muertos y 1 338 heridos. Por su parte, los paraguayos tuvieron 92 bajas en total.[40]

Primera etapa de la campaña sobre territorio paraguayo.

Desde Curupayty hasta la caída de Humaitá[editar]

Luís Alves de Lima e Silva, duque de Caxias.
Ruinas de Humaitá.

La derrota de Curupayty detuvo por muchos meses las acciones de los aliados, más por parte de los argentinos que de las fuerzas del Brasil.[124] El general Flores regresó a Uruguay, dejando en el frente solamente a 700 soldados uruguayos al mando del general Gregorio Suárez,[125] que fue pronto reemplazado por Enrique Castro.[40]

Los generales brasileños discutieron entre ellos, y todos culparon a Mitre por la derrota. Pidieron al Emperador que exigiera a Mitre regresar a Buenos Aires, cosa que éste se negó a hacer. En diciembre, debido a la Revolución de los Colorados, se trasladó a Rosario, pero regresó al poco tiempo. Un intento de paz, mediado por los embajadores de los Estados Unidos en Asunción y Buenos Aires, fracasó por la doble negativa de López y Pedro II.[40]

En marzo de 1867, sin que se hubiera recomenzado la campaña, se desató una epidemia de cólera, traída por soldados brasileños. La misma se cobró la vida de 4 000 soldados brasileños, y se extendió por las ciudades y campos de la Argentina y el Paraguay.[126] También el ejército argentino sufrió muchas bajas, incluidos oficiales notables como el general Cesáreo Domínguez. La población civil paraguaya, que hasta entonces no había sufrido daños directos por la guerra, resultó terriblemente afectada por la peste.[127]

Pese a que nominalmente Mitre conservaba el mando de todos los aliados, el general Caxias afirmaba que seguía todas sus indicaciones, al tiempo que agregaba dos graves acusaciones:

“El General Mitre está resignado plenamente y sin reservas a mis órdenes: él hace cuanto yo le indico, como está de acuerdo conmigo en todo, incluso en que los cadáveres coléricos se tiren al Paraná, ya de la escuadra como de Itapirú para llevar el contagio a las poblaciones ribereñas, principalmente las de Corrientes, Entre Ríos y Santa Fe que le son opuestas (...) El general Mitre también está convencido que deben exterminarse los restos de las fuerzas argentinas que aún le quedan, pues de ellas solo ve peligro para su persona.”[128] [129] [130] [131] [132]

En los primeros meses de ese año, las fuerzas brasileñas intentaron invadir territorio paraguayo desde el Mato Grosso, que sólo había sido reconquistado en parte. Las epidemias y la efectiva acción de la caballería paraguaya hicieron fracasar el intento. La ciudad de Corumbá fue reconquistada, pero abandonada pocas semanas más tarde, ante una epidemia de viruela.[133]

A finales de julio, finalmente, las tropas brasileñas al mando de Caxias abandonaron Tuyutí hacia el fuerte de Tuyú Cué, que fue capturada sin combatir el último día de ese mes. Hasta fines de octubre ocurrieron otras seis batallas de menor importancia.[40] El 3 de noviembre se produjo la segunda batalla de Tuyutí, que resultó en una dura derrota para los paraguayos, pero que les permitió reaprovisionarse y hasta capturar muchos cañones.[134]

Mientras Mitre ocupaba nuevamente el mando, una escuadra brasileña superó los cañones de Curupayty, pero quedó anclada entre esta fortaleza y la de Humaitá durante meses, obligando a construir una línea férrea por el Chaco para aprovisionarla.[40] La defensa paraguaya quedó centrada en una línea defensiva conocida como "Cuadrilátero", formada por decenas de kilómetros de trincheras, que dificultaban al acceso terrestre a Humaitá.[135]

El 2 de enero de 1868 falleció en Buenos Aires el vicepresidente Marcos Paz, víctima del cólera, y Mitre abandonó definitivamente el frente el día 18.[136] El mando supremo quedó en manos de Caxias, que pudo llevar adelante su estrategia sin problemas. El 19 de febrero, algunos buques brasileños pudieron cruzar por delante del fuerte de Humaitá, y tres días más tarde dos de ellos bombardearon brevemente Asunción.[137]

Las fortalezas habían perdido su razón de ser: Curupaytí fue evacuada por sus defensores y López partió a través del Chaco hacia Asunción, dejando al Fuerte de Humaitá defendido solamente por 3 000 hombres. El general Caxias envió para su captura a la división al mando del general Osório, pero ésta fue rechazada el 16 de julio con más de mil bajas, contra menos de cien paraguayas. Dos días más tarde, las tropas del coronel argentino Miguel Martínez de Hoz fueron emboscadas en Acayuazá por los paraguayos, muriendo su jefe y 64 de sus hombres; su segundo, Gaspar Campos, junto con otros 30 prisioneros, murieron semanas después debido a la dureza de la prisión.[138]

El 24 de julio, la guarnición de Humaitá –unos 3 000 hombres– fue evacuada por sus defensores, mediante canoas. No obstante, la mayor parte de los mismos no alcanzaron a llegar a territorio en poder del presidente López. La mitad fue tomada prisionera el 5 de agosto y casi todo el resto murió por la artillería naval brasileña.[139] La campaña de Humaitá había durado casi tres años, desde octubre de 1865,[n. 29] los paraguayos habían perdido cerca de 60 000 hombres en su defensa.[140]

Campaña del Pikysyry[editar]

Ejército brasileño en el campamento de Curuzú, 20 de septiembre de 1866, por Cándido López.

Debido al avance naval brasileño, el presidente López –que se había instalado en San Fernando, a corta distancia al norte del río Tebicuary– renunció a defender la línea sobre ese río, instalando un frente defensivo mucho más cerca de Asunción, sobre el arroyo Piquisiry. El avance terrestre era bloqueado por una línea defensiva de más de 10 km de ancho, mientras el avance por el río Paraguay quedaba obstruido por un nuevo núcleo de baterías costeras en Angostura.[141]

Tras comprobar que el ataque directo o el traslado de sus tropas por el río eran impracticables, Caxias decidió rodear las posiciones: envió a sus acorazados a cruzar frente a Angostura con toda su tripulación bajo cubierta, mientras que las fuerzas terrestres fueron trasladadas a la costa chaqueña. Desde allí abrió una picada a través del Chaco, por la cual trasladó 23 000 soldados para cruzar el río Paraguay aguas arriba de Angostura, operación en que participaron únicamente tropas brasileñas.[142]

Desde el punto de desembarco se trasladaron hacia el sur, hacia la posición del Piquisiry, iniciando el 3 de diciembre el ataque masivo desde la retaguardia paraguaya: la ofensiva que siguió es conocida por los brasileños como la "dezembrada".[142]

En el trayecto fueron atacados por el general Bernardino Caballero en las Batalla de Itororó y de Abay, de los días 6 y 11 de diciembre, sangrientas victorias aliadas que costaron a los paraguayos más de 4 000 muertos y miles de prisioneros.[143]

El mariscal López se atrincheró en las Lomas Valentinas, justo al norte del Piquisiry, donde infligió una dura derrota a los brasileños en la primera Batalla de Itá-Ibaté el 21 de diciembre. Pero el día 27, después de incorporarse las tropas argentinas y uruguayas, los aliados lograron una sangrienta victoria en la segunda batalla de Itá Ibaté, también llamada Batalla de Lomas Valentinas, de la que escapó López con no más de 60 hombres.[144] El 30 de diciembre, tras otro combate, la batería de Angostura cayó en manos de los invasores; allí los brasileños hallaron por primera vez mujeres, de lo que resultó la violación masiva de las mismas.[145]

Ocupación de Asunción[editar]

Prisioneros paraguayos.

El día 5 de enero de 1869, fuerzas brasileñas y algunos pocos contingentes uruguayos entraron en la ya indefensa Asunción, donde apenas encontraron alguna resistencia. La ciudad fue saqueada y arrasada.[n. 30] lo que no fue saqueado fue incendiado, no salvándose ni siquiera las iglesias ni las embajadas europeas. El general argentino Emilio Mitre se negó a ingresar a Asunción, para no

"autorizar con la presencia de la bandera argentina en la ciudad de Asunción los escándalos inauditos y vergonzosos... que han tenido lugar."[146]

Los restos del ejército paraguayo se vieron forzados a retirarse hacia el noreste, abandonando la población de Luque, que desde el 22 de febrero hasta el 7 de diciembre había funcionado como capital del Paraguay.[147]

Los ocupantes no se preocuparon por formar un gobierno independiente para el Paraguay hasta el 15 de agosto de 1869, en que se formó en las ruinas de Asunción un "gobierno provisional" o Triunvirato, constituido por Cirilo Antonio Rivarola, Carlos Loizaga y José Antonio Bedoya. El Triunvirato, nominalmente electo por el pueblo paraguayo, lo fue de hecho por una reunión de 21 personas,[148] que representaban a las distintas facciones que respondían a las autoridades militares brasileñas y –en menor medida– al mando militar argentino.[149] Loizaga y Bedoya habían sido oficiales de la pequeña Legión Paraguaya, un cuerpo que había sido formado para dar un viso de apoyo paraguayo a la invasión extranjera. Por su parte, Rivarola había participado en conspiraciones contra los gobiernos de los López y había sido incorporado a la fuerza como sargento al ejército paraguayo, del cual había desertado. Poco después, Loizaga y Bedoya renunciaron y se retiraron a Buenos Aires, asumiendo Rivarola como presidente.[148]

Ejecuciones en el campo de López[editar]

Desde el principio de la guerra, López se mostró inclinado a arrestar y ejecutar a los oficiales que fracasaban en las misiones que les encomendaba. Eso ocurrió, por ejemplo, con el comodoro Pedro Ignacio Meza, el derrotado en la Batalla del Riachuelo, y el general Wenceslao Robles, el conquistador de Corrientes, aunque el primero murió como resultado de sus heridas.[150] El padre Fidel Maíz pasó varios meses arrestado al principio de su gobierno, como sospechoso de conspirar en su contra; liberado, ejercería como fiscal en los juicios y sumarios contra los acusados por López.[40]

Al avanzar la guerra y a la vista de las derrotas sufridas, el presidente persiguió cada vez más cruelmente a sus oficiales, especialmente sus propios generales. En marzo de 1868, López descubrió —o creyó descubrir— una conspiración en su contra, de la que formaban parte sus propios hermanos y su madre, como así también varios oficiales y el ministro de relaciones exteriores José Berges, cuñado del presidente; todos ellos fueron arrestados. Su madre fue perdonada tras varias semanas de prisión y sus hermanas fueron desterradas. Su hermano Venancio López murió durante el traslado del ejército al interior. En cambio, su otro hermano, Benigno López, junto con el ministro Berges, el obispo Manuel Antonio Palacios, el general Vicente Barrios — también cuñado de López — y muchos otros altos oficiales y funcionarios, fueron ejecutados a fines de 1869.[40]

En el camino hacia las Cordilleras fueron ejecutadas otras centenares de personas, entre ellas las esposas de oficiales del ejército paraguayo. Víctima de una manía persecutoria o paranoia, López veía a cada paso nuevas conspiraciones en su contra, que llevaban a nuevas ejecuciones.[4] En total, a lo largo del año 1869, el gobieno de López ejecutó alrededor de 400 paraguayos, más muchos procesados que murieron en prisión.[151]

Campaña de las Cordilleras[editar]

Soldado paraguayo ante el cadáver de su hijo, óleo de José Ignacio Garmendia (1841–1925).
El Panteón Nacional de los Héroes, mausoleo donde reposan los restos del mariscal Francisco Solano López.
El escenario, el 1 de marzo de 1870, de la última batalla de la guerra: el combate de Cerro Corá.

El 8 de diciembre de 1868, López decretó el traslado de la capital paraguaya a Piribebuý.[cita requerida] Allí marcharon el vicepresidente Sánchez y la legación del ministro plenipotenciario de los Estados Unidos de América, el general Martin McMahon. A medida que se producían los sucesos de Ita Ybaté y la reorganización del ejército paraguayo en Azcurra, la madre y hermanas de López, su esposa Elisa Lynch y los hijos del Mariscal se establecieron temporalmente en Piribebuý.[152]

A fines de julio de 1869, el príncipe Gastón de Orleans, Conde d'Eu y yerno del Emperador Pedro II, emprendió la campaña de Las Cordilleras atacando Ybytymi, entrando el 4 de agosto de 1869 a Sapucay, luego a Valenzuela, llegando el 10 de agosto a Piribebuý.[153] Se considera que el de Piribebuý fue uno de los pueblos que más padeció la guerra, ya que fue sometido a degüellos masivos y violaciones. Según las fuentes paraguayas, allí combatieron unos 20 000 aliados —en su enorme mayoría brasileños— contra 1 600 defensores y un centenar de mujeres, a las que se recuerda como "Las Heroínas de Piribebuý".[154]

El pueblo fue cercado e intimada la rendición al teniente coronel Pedro Pablo Caballero, quien contestó textualmente: "Estoy aquí para pelear y si es necesario morir, pero no para rendirme."[cita requerida] Al amanecer del 12 de agosto, previo bombardeo, se inició el ataque. La batalla duró cinco horas, ya que las fuerzas aliadas fueron rechazadas en dos ocasiones. El general brasileño Juan Manuel Mena Barreto, que iba a la cabeza de las fuerzas aliadas para envalentonar a sus huestes, fue herido de muerte a orillas del arroyo Mboreví por una bala de fusil en la ingle, disparada por el cabo Gervasio León por orden del capitán Manuel Solalinde. Mena Barreto expiró a orillas del arroyo.[155]

El brasileño conde D’Eu, dominado por la ira, ordenó que se pasara a todos los prisioneros a degüello, sucediéndose en Piribebuý los actos más avergonzantes de la guerra.[156] El hospital de Piribebuý fue incendiado con 600 heridos, médicos y enfermeras dentro, luego de que se cerraran todas las puertas y ventanas.[157] [n. 31] El pueblo fue sometido a degüellos masivos y violaciones, y el Archivo Nacional de la República fue sacado a la calle y con los documentos históricos se hicieron fogatas; los documentos que se salvaron fueron llevados a Río de Janeiro. Según la expresión de los testigos paraguayos, la sangre corría por las calles como agua de lluvia, cuando se degolló a 900 prisioneros.[158] Ante tales atrocidades, el de Piribebuý (o Peribebuý) fue el último combate con alguna participación argentina.[n. 32]

Días después, entre el 15 y 16 de agosto de 1869, se produjo la batalla de Acosta Ñu: el pueblo de Acosta Ñu fue sitiado por fuerzas brasileñas, a las que sólo pudieron oponerse adolescentes y niños mal armados, casi exclusivamente con palos, hondas, lanzas y machetes. La batalla comenzó en el poblado y se extendió hasta los bosques que le rodean, que fueron incendiados por las tropas brasileñas muriendo así la mayor parte de los niños que se resistían. La iglesia y los edificios más importantes del pueblo fueron quemados, y también todos los documentos originales del establecimiento fundado el 8 de marzo de 1636.[159] Debido a la participación de los niños en esta batalla se conmemora en el Paraguay ese acto de heroísmo declarando al 16 de agosto como Día del Niño.[160]

Última foto del mariscal Francisco Solano López, tomada semanas antes de su muerte.

El general Correia da Câmara desembarcó en Concepción e inició la marcha hacia la Cordillera de Amambay. En respuesta, López se trasladó a Curuguaty, a orillas del arroyo Tandey, pueblo que declaró como la cuarta capital del Paraguay; allí se instaló el vicepresidente Sánchez. Columnas secundarias del ejército paraguayo fueron derrotadas en dos combates en Itapytangua y Tacuaty. El 28 de octubre de 1869, Curuguaty fue asaltada, saqueada e incendiada por las tropas brasileñas.[161]

El pueblo paraguayo inició una sacrificada campaña a través de la cordillera de Amambay, siguiendo a Francisco Solano López. Poco después tuvieron lugar otros tres combates, en Lomas-Rugua, Itanarami y Río Verde. López continuó su retirada al frente de unos mil hombres, gran parte de ellos heridos, extenuados y pésimamente armados, muchos de ellos sólo con lanzas. Muchos de ellos, acuciados por el hambre, se desbandaron en el camino.[40] El 8 de febrero de 1870, la columna llegó a Cerro Corá, sobre la costa del río Aquidabán, en el actual límite impuesto por Brasil al Paraguay. Negándose a abandonar su país, López se dispuso a esperar a Correia da Câmara.[161]

Recién el 1 de marzo fue alcanzado por las tropas brasileñas: el Combate de Cerro Corá fue más una masacre que un combate, si se tiene en cuenta la enorme disparidad de tropas y recursos: 2600 brasileños bien armados[162] contra 409 defensores.[163] López fue herido de un lanzazo en el bajo vientre y de un sablazo en la frente. Auxiliado, llegó a orillas de las nacientes del río Aquidabán, donde fue alcanzado por las tropas al mando de Correia da Câmara, quienes le intimaron a la rendición. El Mariscal López se batió sable en mano hasta el final. Negándose a entregar su espada, fue herido por otro soldado que lo ultimó de un tiro al corazón. Según cuenta la leyenda, el mariscal Francisco Solano López antes de morir, intentó tragarse la bandera paraguaya, para que los enemigos no se la llevasen como trofeo.[164] [n. 33]

Consecuencias[editar]

Pérdidas territoriales del Paraguay[editar]

En naranja, territorios perdidos por Paraguay (según la historiografía paraguaya); en verde, territorios disputados que pudo retener.

Al finalizar la guerra, Brasil obtuvo todos los territorios que deseaba y Paraguay quedó transformado en un estado satélite del Brasil, hasta el punto que el ministro plenipotenciario brasileño, José Maria da Silva Paranhos Júnior, era llamado casi oficialmente en Brasil «virrey del Paraguay» (o Virrei do Paraguaí).[cita requerida] La ocupación brasileña perduró hasta 1876, tras la firma del Tratado de Cotegipe, por el cual Brasil ocupaba nuevos territorios y obtenía «reparaciones» y diversas concesiones económicas.[cita requerida]

Ante las imposiciones brasileñas al Paraguay, el estado argentino expresó su protesta a través del ministro de relaciones exteriores Mariano Varela, quien utilizó una frase que buscaba limitar las pretensiones del Brasil mediante la mesura argentina:[165]

"El Gobierno Argentino ha sostenido hace muy poco tiempo —en discusiones con el representante de su majestad el emperador del Brasil— que la victoria no da derecho a las naciones aliadas para declarar por sí límites suyos los que el tratado señala [el denunciado «Tratado secreto»]."

Si la paz no fue aún más costosa para el Paraguay en cuanto a territorio, fue porque los aliados no impusieron la paz de forma conjunta, sino que por separado; esto dio la oportunidad al país derrotado a discutir derechos sobre los territorios en litigio. A los diplomáticos aliados les fue imposible imponer una paz conjunta, por los intereses contrapuestos de sus gobiernos, debiendo ceder en varias de sus ambiciones para no terminar en el cierre de las relaciones diplomáticas con sus aliados.[1]

En 1870, ante lo que parecía una anexión de Paraguay al Brasil, la Argentina reclamó todo el Chaco Boreal, desde el cruce del paralelo 22ºS con el río Pilcomayo hasta la Bahía Negra del río Paraguay (casi en los 20ºS). Aunque, poco tiempo después, las pretensiones argentinas sobre el Chaco Boreal se redujeron al territorio al sur del río Verde, territorio en la que se hallaba Villa Occidental (La antigua Nueva Burdeos, la actual Villa Hayes) ocupada por un hermano de Bartolomé Mitre, Emilio Mitre en 1869. También debió renunciar a ese territorio al serle desfavorable el laudo arbitral solicitado al presidente de los Estados Unidos, Rutherford Hayes, emitido el 12 de noviembre de 1878 (Laudo Hayes), por lo que la Argentina quedó fuera del Chaco Boreal al entregar Villa Occidental el 14 de mayo de 1879.[166]

En cambio, la Argentina confirmó su posesión sobre un territorio también hasta entonces litigado, el ubicado entre los ríos Pilcomayo y Bermejo, o Chaco Central, territorio sobre el cual tanto la Argentina como el Paraguay habían hecho reclamaciones, aunque ningún estado había ejercido soberanía efectiva allí hasta después de 1870, excepto en lugares puntuales. Ese territorio había estado en el control de los guaycurúes, etnias sin estado, como las de los qoms, pilagáes, chulupíes y tapietés, casi todas ellas acérrimas enemigas de Paraguay.[cita requerida] Recién con las campañas del comandante argentino Luis Jorge Fontana, posteriores a la guerra de la Triple Alianza, el territorio fue controlado por la Argentina; actualmente corresponde a la parte oriental de la provincia de Formosa.[cita requerida]

Por el este, según el «Tratado Argentino-Paraguayo» del 3 de febrero de 1876,[167] [168] la República del Paraguay tendría que devolver a la Argentina la actual provincia de Misiones, territorio cuya jurisdicción había sido litigada desde los años inmediatamente posteriores a la Revolución de Mayo y la Independencia del Paraguay[169] que, aprovechando la guerra civil en Argentina, el Estado paraguayo regido por el doctor Francia se había anexado en 1834 el gran departamento de Candelaria y en 1841, mediante el ilegal «Tratado Paraguayo-Correntino» reconocía dicha ocupación, aunque aquélla terminara ocupando el de Concepción, o sea toda la actual provincia de Misiones.[170] En rigor, el control «efectivo» que Paraguay tuvo entre 1841 y 1865 sobre alguna parte de la Misiones mesopotámica se reducía a las adyacencias de la Trinchera de San José (actual ciudad de Posadas) y la ruta que desde la misma llevaba hasta el río Uruguay. La isla del Cerrito, en la confluencia de los ríos Paraná y Paraguay, permaneció ocupada por Brasil hasta el 8 de septiembre de 1876, fecha en que fue entregada a la República Argentina.[171]

En cuanto a la República Oriental del Uruguay, el único beneficiario fue Venancio Flores con sus allegados del Partido Colorado uruguayo. No obstante, durante el tiempo que duró la guerra, la ciudad de Montevideo se vio muy beneficiada debido a que su puerto funcionó como centro de aprovisionamiento de las fuerzas aliadas, especialmente de las del Brasil. Por esos años, el comercio montevideano vivió un aumento inusitado, y también hubo una explosión de la actividad financiera. El final de la guerra inició una profunda crisis económica en el Uruguay.[172]

Desastre demográfico[editar]

Panteón de los guerreros del Paraguay en el Cementerio de la Recoleta, Buenos Aires.

El resultado más terrible de esta guerra fue la masiva mortandad de la población paraguaya, en especial de varones. Las cifras de población paraguaya muerta por causas directas (acciones bélicas) e indirectas (hambre, estrés, pestes como la del cólera) aún son variables, pero todos los autores aceptan que la mortandad fue enorme.

Existen, no obstante, profundas diferencias en la medición de la pérdida de población en el Paraguay. Estas se basan en las diferencias sobre la población que tenía el Paraguay antes de la guerra. En efecto, una de las bases posibles para este cálculo es un libro de Benigno Martínez, que afirmaba que se había realizado un censo en 1857, del que había resultado una población de 1 337 439 personas.[173] Aparentemente, la afirmación original sobre este censo proviene de un libro de Alfredo Marbais du Graty. El mismo Du Graty habría publicado en 1857 un texto de propaganda a favor de las inversiones públicas en el Paraguay, afirmando que ese país tenía en ese año una población de 800 000 habitantes. Y antes aún, en 1852, el mismo Du Graty había publicado su opinión de que el Paraguay tenía aproximadamente 300 000 habitantes.[174] Sin embargo, la cifra de Martínez de 1857 fue aceptada en la historiografía tradicional paraguaya y en varios historiadores extranjeros de inicios del siglo XX.[175] La diferencia entre estas estimaciones en cuanto a la población original forma la base de la mayor parte de las discusiones sobre la pérdida poblacional del Paraguay.

Los demás historiadores prefieren dejar de lado este censo –que consideran nunca se realizó– y basarse en el otro censo conocido, el de 1846, que contó 238 862 habitantes, aunque grandes partes del territorio no fueron incluidas en el censo; de lo que se desprendería que, basándose en una tasa de crecimiento normal de aquella época,[4] en 1864 la población paraguaya habría sido de 420 000 a 450 000 personas.[175]

Tras la guerra se realizó un censo (1870-1871) en que se contabilizaron 116 351 habitantes, aunque hubo varios de los territorios más aislados que no se incluyeron en él, y en muchos casos a los niños, algo común en esa época. Por ello se estima población entre 150 000 y 160 000 habitantes, de los que 28 000 habrían sido hombres adultos.[175]

Así, diversas fuentes afirman que la pérdida de la población paraguaya habría sido de 937 500,[176] 1 100 000, 1 200 000[2] o de 1 304 000 muertos,[4] lo que resulta en una mortalidad total de más del 60%, y una mortalidad masculina de quizás un 90%. Ese número es, también el que utilizó la edición de la Enciclopedia Britannica de 1911, que estimaba que la población paraguaya se redujo de 1 337 439 habitantes a 221 079 sobrevivientes, apenas un 17% de supervivencia.[177] Una opinión parecida es la ofrecida por Boris T. Urlanis, que afirma que la población paraguaya era de un millón de personas, y murieron un total de 300 000, en su mayoría combatientes.[177]

Por el contrario, las fuentes que se basan en el censo de 1846 afirman que la mortalidad total de la población sería de alrededor de 440 000, tal como se desprende, por ejemplo, de un estudio de la historiadora norteamericana Bárbara Ganson de Rivas.[4] La historiografía clásica —o académica— argentina reconoce una reducción de la población de 500 000 a 116 000 sobrevivientes.[178] Este segundo punto de vista es el que utilizó la Enciclopedia Británica en 1992, en que redujo las cifras a una población inicial de 528 000 habitantes, que se habrían reducido a 221 000 (42% de supervivencia).[177]

Otros autores siguen este segundo punto de vista, como Eckhardt, que estima las muertes en 300 000 civiles y 310 000 soldados muertos; Scheina, que calcula las bajas en 300 000 paraguayos y 180 000 aliados, de los cuales 100 000 soldados brasileños, 20 000 argentinos y 1 400 uruguayos; Clodfelter, que estima 190 000 muertos aliados –30 000 uruguayos y argentinos– y 200 000 paraguayos.[177] También afirma cifras semejantes Kleinpenning, que estima 221 000 sobrevivientes, aceptando un porcentaje de muertos superior al 50%.[175] Según los estudios de Thomas Whigham, de las Universidades de Stanfod y Georgia (Estados Unidos), y Barbara Potthast, de la Universidad de Colonia (Alemania), basándose en el primer censo de post-guerra, la cifra de muertos fue de 300 000 personas, es decir, de un 50 a 70% de los paraguayos.[177] Fuentes modernas hablan de un 50% de muertos paraguayos, es decir, unos 250 000 fallecidos.[179]

Tan solo en 1867, los paraguayos tuvieron 60 000 muertos, viéndose obligados a movilizar un número similar de hombres, niños, ancianos y esclavos, y además a forzar a las mujeres a servir como auxiliares en la retaguardia.[180]

Pero el desastre demográfico del Paraguay se vio sensiblemente agravado por el virtual aniquilamiento de la población masculina en edad de reproducción: un gran porcentaje de los varones de entre 15 y 60 años de edad murieron directa o indirectamente a causa de la guerra. Algunas fuentes estimaron que durante los años de posguerra quedó conformada una población compuesta aproximadamente por un 90% de mujeres y tan sólo una décima parte de varones, los cuáles en su gran mayoría eran niños, preadolescentes, y ancianos sexagenarios y octogenarios, que no fueron convocados al conflicto bélico, o fueron eximidos de participar por ancianidad o discapacidad.[181] Sin embargo, según datos de la Enciclopedia Británica de 1911 la población paraguaya era de 86 079 niños de ambos sexos, 106 254 mujeres adultas y ancianas y 28 746 hombres adultos y ancianos.[177] Un censo de 1886 determinó que habían tres mujeres mayores de treinta años por cada hombre, lo que desmiente las estimaciones de algunos historiadores paraguayos que señalan una diferencia de 10 féminas por cada varón adulto.[4]

Considerando la altísima mortandad de la población masculina, Whigham considera que gran parte de ésta murió en combate, mientras que muchos de los civiles de hambre y pestes. Al quedar sin hombres, bueyes o reservas de alimentos, la capacidad de los sobrevivientes de producir alimentos disminuyó sensiblemente, dejándolos débiles ante el embate de las enfermedades. También varios de los refugiados terminaron por huir al Mato Grosso.[175]

Otra fuente de pérdida de población para el Paraguay fue el destino de la mayor parte de los sobrevivientes del ejército paraguayo que caían en manos brasileñas —en su mayoría niños y adolescentes— que diversos autores creen que fueron vendidos como esclavos a los cafetales paulistas.[12] [61]

Se debe también tener en cuenta que López fue despiadado con la oficialidad que intentó negociar o rendirse ante el enemigo, aún cuando la guerra estaba perdida, llegando a ejecutar hasta 500 oficiales de diversos rangos y miles de soldados y extranjeros.[177] Por último, una gran proporción de las tropas paraguayas murieron en los cuarteles y fortalezas, o en marcha, debido a su extrema debilidad, causada por la mala alimentación que se les ofrecía. En particular, los paraguayos, acostumbrados a una alimentación basada en productos vegetales como el maíz y la mandioca, se vieron obligados a alimentarse de carne o pescado, que les causó diversas complicaciones gástricas; en cualquier caso, la alimentación de los soldados paraguayos nunca fue abundante.[40]

Finalmente la población paraguaya logró recuperarse gracias al concubinato y a una poligamia de facto, que se hizo muy frecuente en la sociedad. Debido a la obvia escasez de hombres, la escasa inmigración y el alto costo en vidas que tuvieron los constantes golpes de estados y enfrentamientos de los años de posguerra, este comportamiento permitió la lenta recuperación de la población.[182] [4] El censo de 1886 contó 239 774 paraguayos (la corrección propia de los censos de aquellos tiempos eleva la cifra a 263 751), unos 100 262 varones y 139 512 féminas de todas las edades. Sin embargo, recién a inicios del siglo XX la población logró recuperar sus niveles de pre-guerra: el registro censal de 1914 indicó 635 571 habitantes.[183]

Varios autores aceptan la cifra de 100 000 muertos brasileños,[2] e incluso 150 000.[177] Por el lado argentino el cálculo más bajo es de diez mil muertos.[177] Entre dichas versiones, las bajas paraguayas alcanzan los 200 000 ó 304 000.[177]

Las consecuencias de mortandad indirecta debidas a esta guerra afectaron también a la población civil de gran parte de la Argentina y el Uruguay: sólo en la ciudad de Buenos Aires fallecieron más de 3 000 personas por la peste del cólera originada en el Paraguay durante el conflicto en 1867,[184] seguida por un segundo brote al año siguiente,[185] que se llevó consigo 5 000 vidas,[186] forzando a la construcción de un sistema de alcantarillas en 1869.[187] Las mismas pestes mataron o forzaron a emigrar a 20 000 de los 30 000 habitantes de Córdoba.[186] Podrían sumar otras 5 000 bajas producto de las Revolución de los Colorados y una cifra similar de hombres que huyeron al extranjero para evitar el reclutamiento o por apoyar a los rebeldes.[188] Asimismo, en la región riograndense se considera que fallecieron unos 1 000 civiles, en su mayoría debido a la misma epidemia.[189] También destaca el caso de los afroargentinos, que según todos los historiadores de ese país sufrieron un gran número de bajas, ya que eran reclutados de manera desproporcionada, muchos de manera forzosa, e incluso enviados al frente engrillados,[17] lo que según la historiografía clásica llevó a su desaparición. Posturas más críticas acusan que el reclutamiento y masacre de ese grupo fue de manera intencional, ya que era parte del proceso de blanqueamiento de la Argentina.[190] [191] El ejército brasileño también era formado en su mayoría por negros y mulatos —principalmente libertos— con una oficialidad blanca,[192] también unos 20 000 esclavos brasileños combatieron en la guerra.[193]

El historiador argentino Felipe Pigna estima que murieron 50 000 de sus nacionales en el curso de la guerra,[17] [194] —unos 18 000 militares—[188] y hasta 168 000[1] o 200 000[194] brasileños y 5 000[194] a 10 000[1] uruguayos,[1] [2] la mayoría de ellos por las epidemias que afectaron la región en esa época.[1]

Consecuencias económicas[editar]

Más allá de las razones políticas que incitaron a Mitre a participar en la guerra, el general estaba convencido de que tenía la obligación moral de introducir en el Paraguay las instituciones económicas liberales. En un discurso de 1869 afirmó que

“Cuando nuestros guerreros vuelvan de su larga y gloriosa campaña…podrá el comercio ver inscritas en sus banderas los grandes principios que los apóstoles del libre cambio han proclamado para mayor gloria y felicidad de los hombres”

Arengas de Mitre, 1869.[129]

Al año del fin del conflicto, el gobierno paraguayo se vio obligado a contraer su primer empréstito de los bancos británicos, endeudándose en £ 1 438 500, de las cuales llegaron al país unas £ 200 000. El monto inicial fue disminuido posteriormente a alrededor de £ 1 000 000, a cambio de la entrega a los bancos de 300 000 hectáreas de tierra fiscal.[12]

El ferrocarril nacional y las nacientes industrias fueron destruidos, o intervenidos por compañías británicas. El propio Conde D'Eu supervisó la destrucción pieza por pieza de la fundición de Ibicuy, que fue posteriormente incendiada e inundada.[12] La producción agrícola fue puesta bajo su control a través de empresarios brasileños y fuerzas militares brasileñas, financiadas por éstos y por los inversionistas británicos. Esta guerra condicionó en forma permanente el desarrollo ulterior de Paraguay y lo signó, hasta la actualidad, bajo la égida del Reino Unido y los Estados Unidos.[cita requerida]

El esfuerzo bélico fue muy costoso económicamente también para Brasil: el Imperio quedó muy endeudado con los británicos, y seguiría perdiendo dinero aún después de la guerra, debido a los gastos ocasionados por la ocupación del Paraguay.[cita requerida] Algunos historiadores brasileños consideran aquella guerra el inicio de la deuda externa de ese país.[cita requerida]

Para el gobierno argentino, aunque no pudo anexar todos los territorios que deseaba, la guerra fue beneficiosa en dos sentidos: en primer lugar, fortaleció la posición política del partido del presidente Mitre;[n. 34] por otro lado, la guerra cohesionó al Ejército Argentino, que dejó de ser un conglomerado de milicias provinciales y fuerzas de ocupación porteñas en el interior, para iniciar el camino de su profesionalización y despolitización.[195] El puerto de Buenos Aires confirmó su posición como centro económico, cultural y político del país. No obstante, al igual que ocurrió con su aliado, la economía argentina fue muy afectada y no pudo recuperarse hasta fines de la década siguiente, impulsada por la masiva inmigración europea que la convertiría en una potencia regional.[4]

La deuda externa de Brasil creció hasta los 56 000 000 de libras esterlinas, la de Argentina hasta 9 000 000 y la uruguaya hasta 248 000.[1]

Postura de Colombia frente al conflicto[editar]

Eustorgio Salgar, presidente de Los Estados Unidos de Colombia, ofreció formalmente a los paraguayos que, si por efectos de la guerra Paraguay desapareciese, ellos tendrían en Colombia status de colombianos.[196]

Durante el periodo de la guerra, Paraguay únicamente recibió apoyo de tipo "moral" de Colombia, a través de una nota de protesta colombiana enviada al Imperio del Brasil, Uruguay y la Argentina.[197]

Las administraciones de los presidentes Santos Acosta y Santos Gutiérrez entre 1867 y 1870, siguieron la política del derrocado presidente Tomás Cipriano de Mosquera, al protestar contra la invasión de Paraguay.[198] El canciller Carlos Marin, censuró el tratado secreto declarando que su país no permitiría que se hiciese del Paraguay una colonia.[198]

El Congreso de 1870 durante el gobierno de Eustorgio Salgar se hizo solidario con ejecutivo,[198] y 27 de junio aprobo la Ley 78/1870, en la cual expresó su simpatía y admiración por pueblo paraguayo, a través de los artículos 1º y 2º de este congreso, que se transcriben a continuación:[199]

El Congreso de Colombia admira la resistencia patriótica y heroica opuesta por el pueblo de Paraguay a los aliados que combinaron sus fuerzas y recursos poderosos para avasallar a esa república, débil por el número de sus ciudadanos y por la extensión de sus elementos materiales, pero tan respetable por el vigor de su sentimiento y acción, que todo lo que hay de noble en el mundo contempla su grandeza, lamenta su desgracia y le ofrenda vivas simpatías.

Artículo primero

El Congreso de Colombia participa del dolor de los paraguayos amigos de su patria por la muerte del mariscal Francisco Solano López, cuyo valor y perseverancia indomables, puestos al servicio de la independencia del Paraguay, le han dado lugar distinguido entre los héroes, y hacen su memoria digna de ser recomendada a las generaciones futuras.

Artículo segundo

Al final de la guerra, Colombia propuso como gesto solidario la doble nacionalidad,[200] en un documento que nunca fue ratificado por el Senado paraguayo.[201] Finalmente, cuando la comunidad internacional americana realizó una cumbre, donde se discutió el futuro de Paraguay, fue Colombia, a través de su canciller, quien presentó un decreto para respetar y mantener la soberanía paraguaya, moción secundada por todos los presentes.[202]

Devolución de los trofeos de guerra[editar]

Devolución de los Trofeos de Guerra tomados por el Uruguay a la República del Paraguay, realizada en mayo de 1885.

En 1885, durante la presidencia de Bernardino Caballero, la República Oriental del Uruguay, siendo presidente el general Máximo Santos, realizó la devolución de los trofeos de guerra al Paraguay y la condonación de su deuda de guerra. La delegación fue presidida por el Ministro de Guerra, general Máximo Tajes, y acompañada por la Banda de Músicos y una Sección del Batallón 5° de Cazadores. Por este gesto, la plaza San Francisco de la ciudad de Asunción cambió su nombre por el de Plaza Uruguaya.[cita requerida]

El 16 de agosto de 1954, el presidente argentino teniente general Juan Domingo Perón, entregó en Asunción al presidente paraguayo general Alfredo Stroessner los trofeos de guerra que las fuerzas argentinas habían conquistado a las paraguayas. Los trofeos devueltos fueron trasladados en los rastreadores de la Armada Argentina: ARA King y ARA Murature.

"Vengo como un hombre que viene a rendir homenaje al Paraguay en el nombre de su querido mariscal Francisco Solano López y hago llegar el abrazo del pueblo argentino a esta Patria tan respetable y tan querida. En nombre de esa amistad y de esa devolución del pueblo argentino, pongo en manos del mandatario de este pueblo, como las reliquias, el testimonio de nuestra hermandad inquebrantable."[203]

En cuanto a los gastos de guerra que el Paraguay debía pagar como indemnización a los aliados de acuerdo al artículo 14 del tratado del 1 de mayo de 1865, la República Argentina liberó al Paraguay de la continuidad de los pagos el 12 de agosto de 1942 por voto unánime del Congreso Nacional, durante la presidencia de Ramón Castillo.[204] Por su parte, Brasil lo hizo el 4 de mayo de 1943, durante la presidencia de Getulio Vargas, cuando la deuda estaba saldada prácticamente en su totalidad.[205]

Polémica actual[editar]

En 2007, cuando Cristina Fernández era primera dama argentina, elogió en un discurso público a Francisco Solano López, calificando a la Triple Alianza como una triple traición a los intereses de Latinoamérica frente a los imperialismos. A ello se sumó el 14 de septiembre de 2007 la imposición del nombre Mariscal Francisco Solano López a una unidad militar del Ejército Argentino, el Grupo de Artillería Blindado 2, con asiento en Rosario del Tala, Entre Ríos.[206]

Frente a esto, el diario La Nación respondió con una editorial, firmada por su director, tataranieto del general Bartolomé Mitre, fundador del mismo diario, en que comparaba a Solano López con Adolfo Hitler. Este editorial provocó una respuesta enérgica en la intelectualidad paraguaya y también entre intelectuales de izquierda en general.[207] [208] [209]

Al respecto, la presidenta Cristina Fernández expresó:[210]

«Algún medio de comunicación, fundado tal vez por uno de los que encabezó aquella triple traición, me criticó duramente. No importa, la verdad histórica no puede taparse con editoriales. Está escrita, desgraciadamente a sangre y fuego en el corazón del pueblo paraguayo».

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. El gobierno uruguayo era ejercido por el general Venancio Flores, del Partido Colorado, que accedió al poder por una revolución contra el gobierno legal, ejercido por el Partido Blanco. Esta revolución había sido un antecedente crucial en la Guerra de la Triple Alianza. Los oficiales del ejército uruguayo que combatieron en el Paraguay eran todos partidarios de los Colorados.
  2. Desde la Batalla de Pavón, el gobierno argentino había sido ejercido por el partido del presidente Bartolomé Mitre, que había derrotado al Partido Federal. Varios líderes de éste terminaron adhiriendo al nuevo gobierno, y algunos participaron como oficiales en la Guerra del Paraguay. No obstante, la mayor parte de los oficiales del Ejército Argentino en campaña pertenecían al vencedor Partido Unitario. Cabe destacar que la misma guerra significó el comienzo de la profesionalización y nacionalización del Ejército.
  3. En septiembre de 1864, el embajador Thornton envió a Londres un extenso informe confidencial, fechado en Asunción. Describía a Paraguay como Dante al infierno, pero ponía el acento donde correspondía:

    «Los derechos de importación sobre casi todos los artículos son del 20 o 25 por ciento ad valorem; pero como este valor se calcula sobre el precio corriente de los artículos, el derecho que se paga alcanza frecuentemente del 40 al 45 por ciento del precio de factura. Los derechos de exportación son del 10 al 20 por ciento sobre el valor...».

    En abril de 1865, el Standard, diario inglés de Buenos Aires, celebraba ya la declaración de guerra de Argentina contra Paraguay, cuyo presidente «ha infringido todos los usos de las naciones civilizadas», y anunciaba que la espada del presidente argentino Mitre «llevará en su victoriosa carrera, además del peso de glorias pasadas, el impulso irresistible de la opinión pública en una causa justa». Pro Diversitas, La guerra contra el Paraguay por Eduardo Galeano, 2005.
  4. Aquí la denominación varía, ya que se llamaba según los lusobrasileños "Correntes" al Ipané o al Apa y según los hispanos el Corrientes era el Mbotetey, hoy los brasileños aceptan como nombre de un río llamado "Correntes" al que sirve de límite entre Mato Grosso del Sur y Mato Grosso).
  5. También aparece escrito como Terery, aunque Tereny o Terery en ciertos mapas refieren a un curso de menos caudal que discurre unas decenas de kilómetros al sur del río Blanco, desembocando al sur del Fuerte Borbón (hoy Fuerte Olimpo) y un poco al norte de las antiguas localidades de Toldano y San Ignacio, zonas actualmente en Brasil.
  6. La línea férrea paraguaya iniciada en 1857 llegaba dos años más tarde a Luque, en 1862 a Areguá, y en octubre de 1864 a Paraguarí y Sapucai.
  7. El uso de la telegrafía eléctrica durante la Guerra del Paraguay no fue uniforme. Paraguay contaba ya desde 1864 con un enlace telegráfico entre las ciudades de Asunción y Villeta, que se extendió hasta Paso de la Patria en 1865, año en que estalló la guerra. La construcción y explotación de la telegrafía, al igual que el ferrocarril, dependía del Ministerio de Guerra y Marina del Paraguay. El ejército contaba con un cuerpo de telegrafistas militares que tuvieron destacada actuación en el sangriento conflicto. Brasil utilizó un "tren telegráfico" que acompañaba el desplazamiento de las tropas. Pero mientras que Brasil y Paraguay hicieron uso del telégrafo durante la contienda, tanto Argentina como Uruguay continuaron utilizando chasques para sus comunicaciones militares. Desde entonces, el valor militar del telégrafo fue comprendido por muchos oficiales argentinos que participaron de la guerra.
  8. Pastore indica, además de la falta de evidencia concluyente sobre la deuda externa del Paraguay en los a­ños anteriores a la guerra, que el estado recibió créditos desde el Reino Unido, poco abultados pero en 1862 sumarían un sexto de las exportaciones del país; y que en 1865 solicitó cinco millones de libras más, aunque el pedido no prosperó. Ver Pastore, 1994.
  9. Sería además extraño que la industria textil se estuviera desarrollando, dado que el algodón comenzó a cultivarse seriamente recién en 1862 y Paraguay no importaba algodón en cantidades importantes. La existencia de una incipiente industrial textil implicaría que el país hubiera importado maquinaría de valor considerable, a poco de comenzar su producción de la materia prima y durante años en donde las prioridades eran otras. Además, no parecen haber registros de semejante importación (ver Mulhall, 1864).
  10. Además del arrendamiento a pequeños productores, en las Estancias de la Patria el estado producía yerba mate, tabaco, cueros y más tarde también algodón, que exportaba y de donde provenía una porción significativa de sus ingresos.
  11. Escribe Centurión: «Casi todos los marinos de aquella época [(principios de los 1860s)] eran liberales en sus ideas y sentimientos, y a esta razón poco dispuestos a sostener el despotismo que se había entronizado en el Paraguay. Provenía esta disposición del frecuente contacto que tenían con los pueblos del Plata, mucho más avanzados en civilización y en la práctica de la vida democrática que el paraguayo. Puede inferirse de esta circunstancia, que con la organización de la marina, López creó un poderoso elemento contra su poder, pues, tengo para mí que, si no fuera por la guerra con la Triple Alianza, la iniciativa de la revolución que lo hubiera derrocado, hubiera partido de la marina. (Centurión, J. C.; Memorias del coronel Juan Crisóstomo Centurión o sea Reminiscencias históricas sobre la guerra del Paraguay; Berra (1894); p. 141; http://archive.org/stream/memoriasdelcoro03centgoog#page/n143/mode/2up)»
  12. En 1862 se produjo un cambio político en el Imperio del Brasil, con el ascenso del Partido Liberal, que desplazó al gobierno Conservador de Luis Alves de Lima e Silva, Marqués de Caxias (que más tarde sería comandante del ejército brasileño en el Paraguay). El gobierno liberal inició la escalada de agresiones al Uruguay y de provocaciones al Paraguay, que llevarían a la guerra. Una vez iniciada, tanto el gabinete liberal como el Emperador se negarían firmemente a negociar ninguna salida diplomática que no incluyera la rendición incondicional del Paraguay, el exilio de López, la fijación de los límites en las pretensiones del Imperio, y la indemnización al Brasil de parte del nuevo gobierno paraguayo. Véase Doratioto, Maldita guerra, pág. 41.
  13. Desde el final de la Guerra Grande, la gran mayoría de las estancias del norte del país habían pasado a manos de inversores brasileños. Éstos se beneficiaban del uso de mano de obra esclava, que ingresaban al Uruguay – donde la esclavitud estaba prohibida – amparados por supuestos contratos de trabajo a tiempo fijo. Por otro lado, los ganados producidos en esta zona no pagaban impuestos al salir hacia Río Grande. El presidente Berro había exigido la liberación de los esclavos y el pago de cánones de exportación, lo que puso a los estancieros brasileños en su contra. Éstos, residentes en su mayoría en Río Grande, amenazaron al Imperio con iniciar represalias en el Uruguay por su cuenta, lo que arrastraría al gobierno a apoyarlos, iniciando la invasión.
  14. El mismo autor afirma, una página antes, que el total de soldados enviados al frente fueron 139 000, basándose en otra fuente. Esta contradicción deja en evidencia la dificultad de establecer con precisión este tipo de cifras a lo largo del tiempo.
  15. El mismo autor afirma, una página antes, que el total de soldados enviados al frente fueron 139 000, basándose en otra fuente. Esta contradicción deja en evidencia la dificultad de establecer con precisión este tipo de cifras a lo largo del tiempo.
  16. Por otro lado, el momento y lugar elegido fue un error por otra razón: el bloqueo del Río de la Plata por parte de la escuadra brasileña impidió la llegada al Paraguay de gran cantidad de armamento que ya había sido comprado en Europa, incluyendo cuatro acorazados, fusiles de alta calidad y varios cañones "rayados". Véase Doratioto, Maldita guerra, pág. 87.
  17. El día 8 de abril, una semana antes del ataque a Corrientes, un decreto firmado por el presidente Mitre confiscaba todas las armas que pasaran por aguas argentinas con destino al Paraguay, afirmando que el Paraguay le había ya declarado "una guerra de hecho". Véase Doratioto, Maldita guerra, pág. 125.
  18. En los documentos presentes en el Archivo Histórico de Corrientes y en libros de historiadores de dicha provincia se los identifica simplemente como "triunvirato de traidores" en minúscula.
  19. El nombre de "guaycurúes" es el más generalizado para este grupo étnico, pero no es apropiado, ya que se trata de un nombre dado por los guaraníes, que significaría “salvaje”, aparentemente en sentido despectivo.
  20. El presidente Mitre era dueño de uno de los principales diarios, y había colaborado en otros dos.
  21. Aunque también tuvo otras causas, como la reforma llevada a cabo por el gobernador Nicasio Oroño, que afectaba privilegios tradicionales de la Iglesia Católica.
  22. Carta del cónsul británico Richard Burton del 10 de abril de 1869, camino a Asunción: "del lado opuesto del río Paraguay, el del Gran Chaco, se ha fundado un amplio quilombo o establecimiento de fugitivos, donde brasileños y argentinos, orientales y paraguayos viven juntos en mutua amistad y en enemistad con el resto del mundo y la guerra."
  23. Las expresiones más conocidas contra la guerra fueron las de Carlos Guido y Spano, José Hernández y Juan Bautista Alberdi; éste último escribió un extenso libro ad hoc titulado El crimen de la guerra.
  24. oficiales e ingenieros brasileños habían colaborado en la construcción de las defensas del sur paraguayo en tiempos en que ambos países habían estado enfrentados con la Argentina, en términos generales entre 1825 y 1852. El conocimiento que esta colaboración otorgaba a los brasileños relativizaba la efectividad de las defensas. Justamente, la radical reorganización de las defensas en Curupaytí daría la única victoria importante a los paraguayos.
  25. Los aliados habían identificado una fortaleza ubicada a corta distancia aguas arriba de Humaitá, que por referencias de prisioneros paraguayos llamaron "Reducto Cierva", y que creían que completaba la línea defensiva sobre el río Paraguay. El dato era confuso, ya que lo que los exploradores habían visto era un depósito de ganado conocido como "Establecimiento", ubicado a corta distancia de la Fortaleza, pero sobre la Laguna Cierva. La flota aliada no sabría de la existencia del Timbó hasta el día que superaron el paso de Humaitá. En cualquier caso, éste no sería efectivo para detener los buques brasileños.
  26. Las fuerzas enviadas a interceptar el avance invasor en Estero Bellaco tenían órdenes de limitarse a causar el mayor daño que pudieran y retirarse. Pero, viéndose vencedoras, continuaron su avance, lo que dio tiempo a la reacción de las tropas argentinas.
  27. López diseñó una estrategia compleja de ataque sorpresivo, que podría haber tenido éxito en superioridad numérica, pero destinó a la misma poco más de la mitad que las fuerzas aliadas que debían enfrentar. Su error resultó en la destrucción de las tropas más veteranas y los oficiales más destacados.
  28. En esta acción murió Domingo Fidel Sarmiento, el hijo del futuro presidente argentino Domingo Faustino Sarmiento, junto a millares de sus compatriotas.
  29. Al capitular Humaitá las tropas argentinas rindieron honores de héroes a los combatientes paraguayos.
  30. El general uruguayo Enrique Castro envió a Buenos Aires para su venta un buque lleno de mercadería obtenida en el saqueo. Posteriormente se enviaron otras partidas de frutos del saqueo, entre otras cosas, la carroza utilizada por Francisco Solano López y Madame Lynch y objetos de valor robados en las grandes residencias de la capital paraguaya, que fueron exhibidos en el puerto de Buenos Aires antes de ser rematados por varios agentes de la ciudad, entre ellos Mariano Billinghurts.[cita requerida]
  31. El historiador brasileño Francisco Doratioto, en su Maldita guerra, pág. 393, se limita a afirmar que

    ". ..parece que no es verdadera la versión que presentan distintos autores de que el príncipe había mandado incendiar el hospital, dentro del cual murieron carbonizados más de cien heridos".

    Teniendo en cuenta la gravedad de la acusación, y la diferencia marcada entre este pasaje y los relatos detallados en que su libro abunda, esta afirmación no parece ser otra cosa que una opinión para justificar el accionar del ejército brasileño, especialmente cuando no aporta testimonios que apoyen su aserto.
  32. El Museo Histórico "Comandante Pedro Caballero" expone objetos recuperados de la guerra contra la Triple Alianza y otros objetos antiguos de tiempos de la colonia.
  33. Su última frase sigue siendo hasta la fecha una materia de controversia. Algunos historiadores señalan que dijo: «¡Muero por la Patria!» y otros: «¡Muero con la Patria!». Los historiadores que sostienen que las últimas palabras del presidente paraguayo fueron «¡Muero con la Patria!» lo hacen basándose en la convicción de que éste pensaba que tras el término de la guerra las tierras del Paraguay iban a ser anexadas al Brasil.
  34. Sin embargo, el partido de Mitre terminó por dividirse en dos, y la facción que apoyaba el general fue derrotada en las elecciones nacionales de 1868, accediendo al gobierno su rival Sarmiento.

Fuentes[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g h «Paraguay». Temakel.com.
  2. a b c d e f g h i j k «Las Mayores Guerras y Genocidios del siglo XIX». Victimario Histórico Militar. De Re Militari. Consultado el 15/5/2013.
  3. a b Galeano, Eduardo (03/03/2005). «La guerra de la triple alianza contra el Paraguay aniquiló la única experiencia exitosa de desarrollo independiente». Buenos Aires: Paginadigital.
  4. a b c d e f g h i Ganson de Rivas, Bárbara (1985). «Antecedentes de la Guerra de la Triple Alianza. Consecuencias demográficas sociales de la guerra de la Triple Alianza». Asunción, Paraguay: Litocolor. Consultado el 15/5/2013.
  5. Luis Alberto de Herrera, La culpa mitrista, Ed. Pampa y Cielo, Bs. As., 1965.
  6. Felipe Pigna, en El historiador.com., cree que la población se redujo de 1.300.000 a 300.000, la mayoría sólo niños y mujeres
  7. John Huxtable Elliott (2002). España en Europa: Estudios de historia comparada: escritos seleccionados. Valencia: Universidad de Valencia, pp. 79-80. ISBN 84-370-5493-1.
  8. a b Ricardo Aguilar Cubillos, Conflictos Continentales de América, inédito, publicado a través de Galéon.com; consultado el 5 de octubre de 2005.
  9. a b Alejandro Audibert, Los límites de la antigua Provincia del Paraguay, Cap. XVI, en Biblioteca Virtual del Paraguay.
  10. Mapa de Brasil hacia 1825. en el cual aparece el río Mbotetey –hoy llamado Miranda– como límite internacional con Paraguay.
  11. Doratioto, Francisco, Maldita Guerra. Nueva Historia de la Guerra del Paraguay, Ed. Emecé, Sao Paulo/Buenos Aires, 2008, pág. 30-35. ISBN 978-950-04-2574-2
  12. a b c d e f g León Pomer, La guerra del Paraguay, Ed. Leviatán, Bs. As., 2008. ISBN 978-897-514-141-4
  13. Biografía de José Gaspar Rodríguez de Francia, en Biografías y vidas.com Consultado el 14 de octubre de 2011.
  14. a b Julio César Chaves, El presidente López, Ed. Depalma, Bs. As., 1968.
  15. Historia del Ferrocarril Paraguayo, en la página de Ferrocarriles del Paraguay S.A.
  16.  <a href="https://archive.org/search.php?query=creator%3A%22Burton%2C+Richard+Francis%2C+Sir%2C+1821-1890%22" style="color: rgb(0, 0, 153);">Burton, Richard Francis</a>; "Letters from the Battle Fields of Paraguay"; Tinsley Brothers Editions; Londres, Inglaterra (1870). https://archive.org/details/lettersfrombattl02burt
  17. a b c d e f Algo habrán hecho por la historia argentina. "Guerra del Paraguay". Primera Parte.
  18. Harter, J.; World Railways of the Nineteenth Century: A Pictorial History in Victorian Engravings; John Hopkins University Press (2005); pp. 201–202
  19. Tarantini, J.; Arquitectura Ferroviaria; Colihue (2000); p. 37
  20. MacLachlan, C. M.; A History of Modern Brazil: The Past Against the Future; Rowman & Littlefield (2003); p. 24
  21. a b c Pastore, M. H.; “Estado e industrializacion: dos hipotesis y la evidencia sobre el Paraguay, 1852-1870”; Journal of Latin American Studies, Vol. Part I, No. 26 (1994) http://mpra.ub.uni-muenchen.de/27505/
  22. Cooney, J. W., “Economy and Manpower: Paraguay at War, 1864–69”, en Kray, H., Whigham, T. (ed.); I Die with My Country: Perspectives on the Paraguayan War, 1864–1870; pp. 23–43
  23. Soler, R.; Idea y cuestión nacional latinoamericanas; Siglo XXI (1980); p. 64 http://books.google.com.ar/books?id=JIaJItHjlBQC&lpg=PA64#v=onepage&q&f=false
  24. Bethell, L. (ed.); The Cambridge History of Latin America, Vol. 3; Cambridge University Press (1985)
  25. Leuchars, C.; To the bitter end: Paraguay and the War of the Triple Alliance; Greenwood Press (2002); p. 6
  26. a b c La guerra del Paraguay: precisar la historia, por Pacho O´Donnell, en Patriada por la Historia. Consultado el 25 de noviembre de 2010.
  27. El Parguay, sus Grandezas y Glorias. Domínguez, Manuel; Editorial Ayacucho, Buenos Aires (1946)
  28. El Libro de los Héroes. O'Leary, Juan; Editorial Servilibro, Asunción (2007)
  29. a b Doratioto, Maldita Guerra, pág. 36.
  30. León Pomer, La guerra del Paraguay, gran negocio”, entrevista en ABC digital. Consultado el 25 de noviembre de 2010.
  31. Historiografía anglosajona: Pelham Box y McLynn, en el capítulo sobre La guerra de la Triple Alianza contra Paraguay, en la Historia General de las Relaciones Exteriores de la República Argentina, publicada por el Ministerio de Relaciones Exteriores de la Argentina.
  32. Tratado de las Puntas del Rosario, en La Gazeta.com. Consultado el 25 de noviembre de 2010.
  33. García, Gonzalo. «La Guerra de la "Triple Infamia" y el genocidio del pueblo paraguayo». Inventario 22. Consultado el noviembre de 2010.
  34. Un Espía del Imperio en la Guerra del Paraguay - Diario Clarín, edición impresa, Sábado 29 de agosto de 1998, Buenos Aires.
  35. Mulhall, M. G.; The Cotton Fields of Paraguay and Corrientes; Mulhall, Buenos Aires (1864)
  36. Sexton, J.; Debtor Diplomacy: Finance and American Foreign Relations in the Civil War Era 1837-1873; Oxford University Press, Londres, GB (2005); pp. 137–138
  37. Barrán, José Pedro, Apogeo y crisis del Uruguay pastoril y caudillesco, Historia Uruguaya, tomo 4, Ediciones de la Banda Oriental, Montevideo, 2007, pág. 82-86. ISBN 978-9974-1-0457-0
  38. Doratioto, Maldita guerra, págs. 46 y 53-54.
  39. Barrán, Apogeo y crisis del Uruguay pastoril y caudillesco, pág. 92-94.
  40. a b c d e f g h i j k l m n ñ o p q Zenequelli, Lilia, Crónica de una guerra, La Triple Alianza, Ed. Dunken, Bs. As., 1997. ISBN 987-9123-36-0
  41. Doratioto, Maldita guerra, pág. 60.
  42. Doratioto, Maldita guerra, pág. 62.
  43. La Gazeta - Tropas paraguayas
  44. a b c El gran capitán - La guerra del Paraguay
  45. Doratioto, Maldita guerra, pág. 253-265.
  46. a b Salles, Ricardo. Guerra do Paraguai: Memórias & Imagens. Río de Janeiro: Bibilioteca Nacional, 2003, pp. 38.
  47. Pedrosa, J. F. Maya. A Catástrofe dos Erros. Río de Janeiro: Biblioteca do Exército, 2004, pp. 235.
  48. Nabuco, Joaquim. Um Estadista do Império. Volume único. 4 ed. Río de Janeiro: Nova Aguilar, 1975, pp. 503
  49. a b c d Schwarcz, Lilia Moritz. As Barbas do Imperador: D. Pedro II, um monarca nos trópicos. 2. ed. São Paulo: Companhia das Letras, 2002, pp. 303
  50. a b Scheina, Robert. Latin America's Wars: The Age of the Caudillo, 1791-1899, Dulles, Virginia: Brassey's, 2003, pp. 318
  51. a b Garmendia, Campaña de Corrientes y de Río Grande: recuerdos de la guerra del Paraguay, Ed. Peuser, Bs. As., 1904, pág. 57.
  52. a b Vedoya, Juan Carlos, La magra cosecha. Memorial de la Patria, tomo XIII, Ed. La Bastilla, Bs. As., 1984.
  53. a b Historial General de las Relaciones Exteriores de la República Argentina - La evolución de la guerra.
  54. a b c d Doratioto, Maldita guerra, pág. 198.
  55. Doratioto, Maldita guerra, págs. 59 y 86.
  56. a b George Thompson, La Guerra del Paraguay, RP Ediciones, Asunción, Paraguay, 2010. Página 30
  57. a b c d e f George Thompson, obra citada, p.65 a 67
  58. Guerra de Paraguay contra la Triple Alianza.
  59. Doratioto, Maldita guerra, pág. 87.
  60. George Thompson, obra citada, p.47
  61. a b c d e f g José María Rosa, La guerra del Paraguay y las montoneras argentinas. Buenos Aires: Hyspamérica, 1986. ISBN 950-614-362-5
  62. La artillería paraguaya en la Guerra contra la Triple Alianza, en GeneralYegros.com.
  63. Doratioto, Maldita guerra, pág. 131.
  64. Congreso Nacional. Cámara de Diputados. Diario de sesiones de 1865. Imp. de J. A. Bernheim, Bs. As., 1866, pp. 39.

    (...) Según el Gobierno de Corrientes hay 8.000 soldados y yo puedo asegurar que irán 7.000, cuando menos de la Provincia de Entre Ríos; de manera que para completar el número del ejército falta muy poco.

  65. Doratioto, Maldita guerra, pág. 441.
  66. Garmendia, Campaña de Corrientes y de Río Grande, pág. 60.
  67. Héctor Raúl Ratto, José Craviotto, Humberto F. Burzio, Sarmiento y la marina de guerra, Ed. por la Secretaría de Estado de Marina, 1963.
  68. Doratioto, Maldita guerra, págs. 59 y 86.
  69. Doratioto, Maldita guerra, pág. 253-265.
  70. Doratioto, Maldita guerra, pág. 253-265.
  71. Tissera, Ramón, Riachuelo, la batalla que cerró a Solano López la ruta al océano, Revista Todo es Historia, número 46, Bs. As., 1971.
  72. Doratioto, Maldita guerra, pág. 306.
  73. Doratioto, Maldita guerra, pág. 308-9.
  74. Garmendia, José Ignacio, Campaña de Corrientes y de Río Grande, pág. 61.
  75. David N. Camp, editor. The american year-book and national register for 1869. Tomo I. Hartford: O. D. Case & Company, pp. 533. En 1864 las fuerzas armadas uruguayas se componían de 1.300 regulares en Montevideo, 1.500 en el resto del país y una guardia nacional de 20.000 hombres.
  76. Doratioto, Maldita guerra, pág. 61.
  77. Doratioto, Maldita guerra, pág. 92-100.
  78. cf. Barreto, 1958:303
  79. Aníbal Barreto: Fortificações no Brasil (resumo histórico). Río de Janeiro: Biblioteca do Exército Editora.
  80. a b Mato Grosso: el frente olvidado de la Guerra del Paraguay, por Florencia Pagni y Fernando Cesaretti, en Editorial Histórica. Consultado en diciembre de 2010.
  81. Souza, 1885:136.
  82. op. cit., p. 167.
  83. "López solicita permiso para atravesar territorio argentino (enero-febrero de 1865) ", en Historia de las Relaciones Exteriores Argentinas.
  84. La guerra de la triple alianza.
  85. Donatioto, Maldita guerra, pág. 45-46.
  86. Barrán, Apogeo y crisis del Uruguay pastoril y caudillesco, pág. 92-96.
  87. Ruiz Moreno, Isidoro, Campañas militares argentinas, Tomo IV, Ed. Emecé, Bs. As., 2008, pág. 9-12. ISBN 978-950-620-257-6
  88. Declaración de guerra a la Argentina, en la página del Ministerio de Educación y Cultura del Paraguay.
  89. "Declaración de guerra del Paraguay al gobierno argentino (18 de marzo de 1865). Su ocultamiento por parte del último. La ocupación de Corrientes (abril de 1865)", en Historia General de las Relaciones Exteriores de la República Argentina.
  90. Ruiz Moreno, Campañas militares argentinas, Tomo IV, pág. 15-18.
  91. Declaración de guerra a la Argentina, en la página del Ministerio de Educación y Cultura del Paraguay.
  92. Castello, Antonio Emilio, Historia de Corrientes, Ed. Plus Ultra, Bs. As., 1991, pág. 413-414. ISBN 950-21-0619-9
  93. Castello, Historia de Corrientes, pág. 414-417.
  94. Castello, Historia de Corrientes, pág. 416.
  95. Tissera, Riachuelo, la batalla que cerró a Solano López la ruta al océano, Revista Todo es Historia, número 46, Bs. As., 1971.
  96. Garmendia, Campaña de Corrientes y Río Grande.
  97. León de Pallejas, Diario de campaña de las fuerzas aliadas contra el Paraguay, Imprenta de El Pueblo, Montevideo, 1865, tomo I, pág. 98.
  98. Misiones y Leandro N. Alem: síntesis histórica; desde la conquista española hasta la actualidad. Pág. 38-39. Autor: Alba Isabela Durán. Editor: Editorial Dunken, 2005. ISBN 987-02-0863-0, 9789870208631
  99. Los Guaikurú y la Guerra de la Triple Alianza, por María de Fátima Costa
  100. José María Rosa, La guerra del Paraguay y las montoneras argentinas. Buenos Aires: Hyspamérica, 1986, pág. 178 a 181. ISBN 950-614-362-5
  101. Castello, Historia de Corrientes, pág. 417.
  102. Versión revisionista argentina: el rol expansionista del Imperio y el interés de Paraguay por mantener el equilibrio rioplatense, en Historia de las Relaciones Exteriores Argentinas.
  103. La Triple Alianza contra Paraguay. Tratado secreto de Infamia de la Guerra del Paraguay, en La Gazeta Federal.
  104. El tratado secreto de la Triple Alianza (mayo de 1865) , en Historia de las Relaciones Exteriores Argentinas.
  105. Doratioto, Maldita guerra, págs. 47 y 72.
  106. Beatriz Bosch: Historia de Entre Ríos. Buenos Aires: Plus Ultra, 1991. ISBN 950-21-0108-1
  107. Chávez, Fermín, Vida y muerte de López Jordán, Inst. Urquiza de Estudios Históricos, Bs. As., 2000.
  108. Chianelli, Trinidad Delia, El gobierno del puerto, Colección "Memorial de la Patria", tomo XII, Ed. La Bastilla, Bs. As., 1984.
  109. Miguel Ángel De Marco: «Nicasio Oroño, el luchador santafesino», en la revista Todo es Historia, n.º 98.
  110. Castello, Antonio Emilio, Hombres y mujeres de Corrientes, Ed. Moglia, Corrientes, 2004.
  111. Reseña del libro de Augusto Roa Bastos et a., Los conjurados del Quilombo del Gran Chaco, Ed. Alfaguara, Bs. As., 2001, en el sitio de la editorial Alfaguara.
  112. Díaz Gavier, Mario, En tres meses en Asunción, Ed. del Boulevard, Rosario, Argentina, 2005, pág. 39. ISBN 987-556-118-5
  113. Duhalde, Eduardo Luis, Contra Mitre; los intelectuales y el poder, de Caseros al 80, Ed. Punto Crítico, Bs. As., 2005. ISBN 987-20493-1-9
  114. Ricardo López Jordán, en La Gazeta.
  115. Peña Milcíades, "Historia del Pueblo Argentino", Buenos Aires, Ed. Emece, 2012.
  116. Hernán Kruse. «Alberdi y el derecho de la guerra - Primera parte». Ser y Sociedad. «“El crimen de la guerra” (1870) es, después de las “Bases”, uno de los libros más conocidos de Juan Bautista Alberdi, el ideólogo de la Constitución de 1853. En el capítulo primero analiza el derecho histórico de la guerra».
  117. Díaz Gavier, En tres meses en Asunción, pág. 44-45.
  118. Díaz Gavier, En tres meses en Asunción, pág. 44-45.
  119. Díaz Gavier, En tres meses en Asunción, pág. 61-105.
  120. Díaz Gavier, En tres meses en Asunción, pág. 106-109.
  121. Ruiz Moreno, Campañas Militares Argentinas, Tomo IV, pág. 163-167.
  122. Entrevista de Yataity Corá, en Revisionistas.com. Consultado el 14 de octubre de 2011.
  123. a b Díaz Gavier, En tres meses en Asunción, pág. 127-147.
  124. Algo habrán hecho por la historia argentina. "Guerra del Paraguay". Segunda Parte
  125. Díaz Gavier, En tres meses en Asunción, pág. 148.
  126. Díaz Gavier, En tres meses en Asunción, pág. 152.
  127. Cólera en el frente paraguayo, en Revosionistas.com. Consultado el 14 de octubre de 2011.
  128. Felipe Pigna, Los mitos de la historia, Tomo 2, Ed. Planeta, Bs. As., 2005. ISBN ISBN 950-49-1342-3
  129. a b La Guerra del Paraguay, en La Gazeta.com. Consultado el 17 de enero de 2011.
  130. Enfoques cooperativos. Hoy: "La verdad os hará libres..." (jn. 8,32), en Diario El Comercial de Formosa, del 3 de julio de 2010.
  131. Historia Argentina: Mitre, segunda parte, en Logalia.net
  132. Mitre, el gran mentiroso, en Mate Amargo
  133. Díaz Gavier, En tres meses en Asunción, pág. 149.
  134. Díaz Gavier, En tres meses en Asunción, pág. 155.
  135. Juan Crisóstomo Centurión, Memorias, Tomo Tercero, Capítulo I. Consultado el 14 de octubre de 2011.
  136. Ruiz Moreno, Campañas Militares Argentinas, Tomo 4, pág. 270.
  137. Masterman, Jorge Federico. Siete años de aventuras en el Paraguay, Impr. Couydan, 1870, Capítulo XV, pág. 132.
  138. Díaz Gavier, En tres meses en Asunción, pág. 157-160.
  139. Díaz Gavier, En tres meses en Asunción, pág. 160-161.
  140. Núñez Jiménez, Antonio (1994). Un mundo aparte: aproximación a la historia de América Latina y el Caribe. Madrid: Ediciones de la Torre, pp. 329. ISBN 84-7960-043-8. Tras la caída de Humaitá le quedaban al ejército praguayo unos 10 000 hombres, que tras la derrota de las Lomas Valentinas en diciembre de ese mismo año se redujeron a apenas mil.
  141. Hugo Mendoza, La Guerra contra la Triple Alianza, 2.ª parte, pág. 39-44, Colección Historia General del Paraguay (Tomo 7), Ed. El Lector, Asunción del Paraguay, 2010. ISBN 978-99953-1-079-0
  142. a b Dezembrada, en la Página de Historia del Brasil del Portal São Francisco (en portugués). Consultado el 19 de septiembre de 2011.
  143. Díaz Gavier, En tres meses en Asunción, pág. 163-164.
  144. Ruiz Moreno, Campañas Militares Argentinas, Tomo 4, pág. 310-316.
  145. Díaz Gavier, En tres meses en Asunción, pág. 165-167.
  146. Díaz Gavier, En tres meses en Asunción, pág. 167-168.
  147. Historia de la Ciudad de Luque, sección "Luque fue la capital de la República", en Infoluque.com. Consultado el 14 de octubre de 2011.
  148. a b "La formación del gobierno provisional tras la ocupación aliada de Asunción (junio de 1869)", en Historia de las Relaciones Exteriores Argentinas.
  149. Doratioto, Maldita guerra, págs. 407-413.
  150. Bareiro Saguier, Rubén; Villagra Marsal, Carlos, Testimonios de la Guerra Grande. Muerte del Mariscal López, Tomo II, Ed. Servilibro. Asunción, Paraguay, 2007, pág. 71.
  151. Biografía de Francisco Solano López, en Avizora publicaciones.
  152. Mendoza, La Guerra contra la Triple Alianza, 2.ª parte, pág. 62.
  153. Mendoza, La Guerra contra la Triple Alianza, 2.ª parte, pág. 73.
  154. Juan Crisóstomo Centurión, Memorias, o sea, reminiscencias históricas sobre la Guerra del Paraguay. Consultado el 14 de octubre de 2011.
  155. Cronología histórica del Paraguay, en Legionarios.webhispana.net. Consultado el 14 de octubre de 2011.
  156. Piribebuý-Icuá Bolaños, por Rubén Luces León, en La Rueda.com.
  157. Paraguay: Hoy se conmemoran 136 años de la batalla de Piribebuý, en Misiones On Line.
  158. La Batalla de Piribebuy, por Luis Verón, en ABC Digital.
  159. Batalla de Acosta Ñu, en La Gazeta.com.
  160. Acosta Ñu, por Rubén Luces León, en La Rueda.com.
  161. a b Manuel Riquelme, Héroes. Compendio de la Guerra de la Triple Alianza, Ed. Servilibro, Asunción, Paraguay, 2008.
  162. Doratioto, Maldita guerra, pág. 429.
  163. Mendoza, La Guerra contra la Triple Alianza, 2.ª parte, págs. 99-101.
  164. Cerro Corá, la epopeya de un pueblo, por Gustavo Carrère Cadirant, en Monografías.com.
  165. Historia de las Relaciones Exteriores de la República Argentina. La guerra llega a su fin. El incidente de Villa Occidental (noviembre de 1869). Directores: Andrés Cisneros y Carlos Escudé. 2000
  166. Portal Guaraní
  167. Durán, Alba Isabela; en "Misiones y Leandro N. Alem. Síntesis histórica desde la conquista española a la actualidad" (p. 39, Ed. Dunken, Buenos Aires, República Argentina, año 2005). ISBN 987-02-0863-0
  168. Comisión Post Congreso Nacional de Historia Argentina en "Congreso Nacional de Historia Argentina: celebrado en la Ciudad de Buenos Aires del 23 al 25 de noviembre de 1995 bajo la advocación de los 150 años de la Batalla de la Vuelta de Obligado" (Vol. II, p. 137, año 1997).
  169. Tratado de Límites entre las Juntas Gubernativas de Buenos Aires y del Paraguay
  170. Durán (op. cit., p. 37).
  171. Comisión Post Congreso Nacional de Historia Argentina (op. cit., pp. 135-142)
  172. Barrán, Apogeo y crisis del Uruguay pastoril y caudillesco, pág.109-112.
  173. Doratioto, Maldita guerra, págs. 435.
  174. "La población del Paraguay, antes y después de la guerra; rectificación de opiniones generalmente aceptadas", por Gabriel Parrasco, serie de artículos publicados en “La Nación”, de Buenos Aires, en 1902. Consultado el 21 de diciembre de 2010.
  175. a b c d e Armando Rivarola (26 de septiembre de 2009). "Holocausto paraguayo en Guerra del ’70". ABC Digital. Consultado el 23 de diciembre de 2011.
  176. "Mariscal Francisco Solano López, la muerte de un Gran Americano", en La Gazeta.com.
  177. a b c d e f g h i j Nineteenth Century Death Tolls.
  178. Algo habrán hecho por la historia argentina. "La guerra del Paraguay". Tercera parte
  179. El Lamento De La Selva.
  180. Elortiba.org – La guerra del Paraguay. Las fuerzas paraguayas llegaron a verse forzadas a combatir semidesnudas y sus oficiales descalzos a partir de ese año por la falta de recursos.
  181. Bárbara Potthast, Demografía y muerte en el Paraguay durante el siglo XIX, págs.202 y sgtes., en Enfermedad y Muerte en América y Andalucía (Siglos XVI-XX) de José Jesús Hernández Palomo (coord.), Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Madrid, España, Impresión: Ebro Composición S.L, 2004.
  182. Pablo González Casanova (2003) [1977]. América Latina: Historia de medio siglo. Tomo I. Ciudad de México: Siglo XXI Editores. pp. 333. ISBN 968-23-0280-03.
  183. Fuentes Principales de Registros Genealógicos en Paraguay El Departamento Genealógico de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días Serie H, No. 16, Edición Español Pág. 7; 11; 12
  184. Un cementerio desconocido del sur porteño
  185. Cólera, el cementerio del sud en Parque Patricios
  186. a b Dr. F. Mendéz Alvaro, M. Nieto Serrano & S. Escolar (directores). El siglo médico: revista clínica de Madrid. Volumen 15. Números 731-782. Públicada por la Real Academia Nacional de Medicina de España y la Sociedad de Socorros Mutuos de Madrid, 1868. Imprenta de Manuel de Rojas, pp. 192.
  187. Nora Sánchez (24 de abril de 2005). "1860-1870. Buenos Aires, de la aldea a la gran ciudad". Clarín. Consultado el 23 de diciembre de 2011.
  188. a b León Pomer (2007). Historias de gauchos y gauchisoldados. Buenos Aires: Ediciones Colihue SRL, pp. 110. ISBN 978-950-563-851-2.
  189. Pedro Mendengo Filho. Cólera. Doença negligenciada. Río de Janeiro, 29 de abril de 2008, pp. 5. Consultado el 23 de diciembre de 201.1
  190. Afro Argentine. Causes of reduction of the African Population in Argentina. (Wikipedia en inglés)
  191. ¿Qué sucedió con la población afroargentina? (Wikipedia en español)
  192. La guerra del Paraguay: El genocidio - La Gazeta. Se calcula que por cada blanco habían 45 negros en el ejército imperial que luchó en el Paraguay. Muchos de los esclavos volvieron a ser propiedad de sus amos tras la guerra, lo que fue muy criticado por grupos abolicionistas.
  193. Carl N. Degler (1986). Neither Black Nor White: Slavery and Race Relations in Brazil and the United States. Madison: University of Wisconsin Press, pp. 77. ISBN 0-299-10914-3.
  194. a b c Categoría: Refugios y vivaques - Noticias al aire libre. La supervivencia, la economía y la reproducción - Cambios que inducen los desastres y catástrofes.

    "A estas cifras hay que agregar la muerte de casi doscientos mil brasileños, unos cincuenta mil argentinos y cinco mil uruguayos. Hay autores que citan diversas cifras debido a las variaciones provocadas por los irregulares censos en una región del mundo que permanece parcialmente inexplorada hasta la actualidad, pero todos los análisis son coincidentes en señalar la enormidad de las pérdidas humanas y materiales provocadas por lo que ahora la historia conoce como "La guerra de la triple alianza"; esta conflagración no produjo beneficio neto a ninguno de los contrincantes. "

  195. Vedoya, Juan Carlos, La magra cosecha. Memorial de la Patria, tomo XIII, Ed. La Bastilla, Bs. As., 1984.
  196. Nieto Navia, Rafael (10 de julio de 2012). «La Triple Alianza». El Nuevo Siglo. Consultado el 18 de diciembre de 2012. 
  197. «Protesta de Colombia - Guerra contra la Triple Alianza». Ministerio de Educación y Cultura. Consultado el 18 de diciembre de 2012.
  198. a b c Gomez Hoyos, Rafael (1 de marzo de 1970). «La Epopeya de Paraguay». El Tiempo (Colombia). Consultado el 18 de diciembre de 2012. 
  199. «La historia nos une». Ministerio de Relaciones Exteriores de Paraguay. Consultado el 18 de diciembre de 2012.
  200. De Mora, Carmen. «En torno a «María» de Jorge Isaacs». Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Consultado el 18 de diciembre de 2012.
  201. «"Nomenklaturas" y las calles». ABC Color. 25 de octubre de 2010. Consultado el 18 de diciembre de 2012. 
  202. «Nueva Colombia, ciudad pujante y en crecimiento». ABC Color. 21 de diciembre de 2010. Consultado el 18 de diciembre de 2012. 
  203. Trofeos de guerra.
  204. Historia diplomática del Paraguay de 1869 a 1990: Antonio Salum-Flecha. Pág. 151. Autor: Antonio Salum-Flecha. Edición 4. Editor: Ediciones Comuneros, 1990
  205. Paraguay, prisionero geo-político. Pág. 126. Instituto de estudios geopolíticos e internacionales. Autor: Luis J. González. Edición 2. Editor: Instituto Paraguayo de Estudios Geopolíticos e Internacionales, 1990
  206. Soldados digital.
  207. Kirchner, Mitre y Solano López, Rebanadas de realidad.
  208. Polémica sobre la Guerra de la Triple Alianza.
  209. Respuesta a la diatriba del diario La Nación de Buenos Aires, en Somos Paraguay.
  210. Cristina K. recordó de nuevo al mariscal López y criticó a La Nación de Buenos Aires, en Somos Paraguay.

Bibliografía[editar]

  • Chasteen, John Charles (2006). Born in blood & fire: a concise history of Latin America. Nueva York: W.W. Norton & Company. 
  • Díaz Gavier, Mario (2005). En tres meses en Asunción. Estudio de las causas de la Guerra y sus campañas militares, centrado en el análisis de la campaña de Humaitá, con un análisis minuciosos de la Batalla de Curupayty. Rosario Argentina: del Boulevard. ISBN 987-556-118-5. 
  • Doratioto, Francisco (2008). Maldita Guerra. Nueva Historia de la Guerra del Paraguay. Extenso análisis de la Guerra, sus causas y consecuencias, desde el punto de vista brasileño, con abundantes notas bibliográficas. Sao Paulo/Buenos Aires: Emecé. ISBN 978-950-04-2574-2. 
  • Ganson, Barbara J. (1990). «[base de datos JSTOR Following their children into battle: women at war in Paraguay, 1864-1870]» (en Inglés). The Americas 46 (3). base de datos JSTOR. Consultado el 18 de abril de 2007. 
  • Garmendia, José Ignacio (1904). Campaña de Corrientes y de Río Grande: recuerdos de la guerra del Paraguay. Relato de las campañas iniciales de la guerra, según el punto de vista de un oficial argentino que participó en la misma, con notas adicionales. Muy valiosa por sus ilustraciones, del mismo Garmendia.. Bs. As.: Peusar. 
  • Pomer, León (2008). La guerra del Paraguay. Estudio sobre las causas y las consecuencias de la Guerra del Paraguay según el punto de vista revisionista. Bs. As.: Leviatán. ISBN 978-897-514-141-4. 
  • Rosa, José María (1986). La guerra del Paraguay y las montoneras argentinas. Análisis revisionista argentino de la guerra, sus causas y consecuencias, con un análisis detallado de las reacciones federales contrarias a la guerra en el interior de la Argentina. Buenos Aires: Hyspamérica. ISBN 950-614-362-5. 
  • Ruiz Moreno, Isidoro J. (2008). «Tomo IV». En Emecé. Campañas militares argentinas. Cuarto tomo de la historia militar argentina del siglo XIX, dedicado en gran parte al análisis diplomático y militar de la Guerra del Paraguay.. Bs. As.. ISBN 978-950-620-257-6. 
  • Zenequelli, Lilia (1997). Crónica de una guerra, La Triple Alianza. Análisis extenso y detallado de la Guerra del Paraguay desde el punto de vista argentino, sin tendencia revisionista ni “clásica”. Bs. As.: Dunken. ISBN 987-9123-36-0. 

Enlaces externos[editar]