Gabriel García Moreno

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Gabriel García Moreno
Gabriel García Moreno.jpg

Escudo del Ecuador de 1845.svg
Presidente Constitucional de la República del Ecuador
17 de enero de 1861-30 de agosto de 1865
Vicepresidente   Mariano Cueva (1861 -1863)
Antonio Borrero (1863 - 1864)
Rafael Carvajal (1864 - 1865)
Predecesor Gobiernos de la Crisis
Sucesor Rafael Carvajal

10 de agosto de 1869-06 de agosto de 1875
Vicepresidente   Francisco Javier León
Predecesor Manuel de Ascásubi
Sucesor Francisco Javier León

Escudo del Ecuador de 1845.svg
Presidente Interino de la República del Ecuador
19 de enero de 1869-19 de mayo de 1869
Predecesor Juan Javier Espinosa
Sucesor Manuel de Ascásubi

Datos personales
Nacimiento 24 de diciembre de 1821
Bandera de Guayaquil Guayaquil, Provincia Libre de Guayaquil
Fallecimiento 6 de agosto de 1875 (53 años)
Bandera de Ecuador Quito, Ecuador
Partido Partido Conservador
Cónyuge Rosa Ascásubi y Mathieu
Mariana del Alcázar
Profesión Abogado
Ocupación Político
Alma máter U. Central del Ecuador
Tratamiento Su Excelencia
Religión catolicismo

Firma de Gabriel García Moreno.svg
Firma de Gabriel García Moreno

[editar datos en Wikidata]

Gabriel García Moreno (Guayaquil, 24 de diciembre de 1821 - Quito, 6 de agosto de 1875) fue un estadista, abogado, político, periodista y escritor ecuatoriano, dos veces presidente constitucional de Ecuador.

Murió asesinado cuando había sido elegido para un tercer período en las elecciones presidenciales de 1875. Su tercera presidencia iba a ser el de la ejecución de las obras que emprendió previamente: administración, educación, transporte, ciencias, investigación e industrialización.

Biografía[editar]

Infancia y juventud[editar]

Don Gabriel García Moreno pertenecía a una familia que se distinguía por su nobleza y por sus méritos. Su padre fue Gabriel García Gómez, originario de Villaverde (España), quien realizó sus estudios en Cádiz y además trabajó en la oficina de uno de sus tíos (Don Martínez de Aparicio, que fue secretario de Carlos III de España). Hacia finales de 1793 decidió buscar fortuna en América. Se estableció en Guayaquil, donde formó una familia con Doña Mercedes Moreno, hija de Don Manuel Ignacio Moreno, Caballero de la Orden de Carlos III y regidor perpetuo del ayuntamiento de Guayaquil. Tuvieron ocho hijos; cinco varones y tres mujeres. Gabriel fue el último de la familia.[1]

La familia García Moreno, debido a las constantes revoluciones de aquella época, pasó de la abundancia a la pobreza. Dadas las circunstancias Doña Mercedes decidió hacerse cargo de la educación de su último hijo, quien además mostraba una inteligencia precoz. Gabriel se mostró en su infancia como un chico tímido. Su padre con métodos enérgicos curó su cobardía a la oscuridad y a las tormentas. En una ocasión durante una noche que yacía un cadáver en medio de una sala solitaria, su padre le ordenó que fuera allí a encender una bujía. El niño Gabriel, muerto de miedo, obedeció. Dado a que el antiguo convento de Nuestra Señora de la Merced, quedaba cerca de su casa, uno de los frailes mercedario, el padre Betancourt, se hizo cargo de su educación. Con este, Gabriel llegó a dominar el latín. Además mostró una gran facilidad para el aprendizaje de las diferentes asignaturas.[2]

El joven Gabriel era expansivo y confiado, además de tener una recia salud, lo que se dio probablemente por la buena relación que tenía con su padre, con quien salía a realizar actividades en el campo.

Estudios[editar]

Ya con quince años de edad, Gabriel se muda a la ciudad de Quito para proseguir sus estudios. Pudo hacerlo gracias a dos hermanas del padre Betancourt, que vivían en la capital y que generosamente le dieron alojamiento. Cursó la secundaria en el Colegio Nacional San Fernando gracias a una beca otorgada por el gobierno del presidente Vicente Rocafuerte. El alumno Gabriel García obligábase a disfrutar de su beca no de modo plenamente gratuito, sino ercargándose de la enseñanza de la gramática de los cursos inferiores.[3] Hacia los 18 años de edad se sintió llamado al sacerdocio y recibió las órdenes menores; más esta ráfaga de súbito misticismo no le duró tanto e ingresó a estudiar jurisprudencia a la Universidad Central de Quito. Fue un muy buen estudiante, y gracias a eso se mantuvo becado a lo largo de toda la carrera. Algún escritor adverso a la personalidad de García Moreno difundió, mucho tiempo más tarde la falsedad de que en su colegio llegó a humillar a un profesor porque tenía una naturaleza violenta, sin embargo este hecho ha sido desmentido por los más serios biógrafos del ex presidente. De ordinario, desahogaba su incontenible energía cabalgando y cazando pavas en las montañas de Nanegalito y Mindo, venados en la cordillera central y conejos en los matorrales del Pasochoa[cita requerida]. Aprendió por su cuenta francés, inglés e italiano. Curiosamente el medio cultural que le rodeaba era racionalista, volteriano y laicista, abiertamente hostil a la Iglesia Católica, y en la vida política todo parecía ser mentira y corrupción. Es decir, que García Moreno estudió en un ambiente bastante liberal, que fue exactamente lo contrario de las que más tarde serían sus ideas y creencias.

A los veinticinco años García Moreno obtiene el doctorado en jurisprudencia.[4] Su afán de conocimientos lo lleva a explorar científicamente los cráteres de los volcanes Pichincha y Sangay.[5]

Los antecedentes anteriores dan cuenta que desde joven García Moreno se destacó por tener una gran lucidez y vocación para el estudio. También estudió durante un tiempo en París. Es casi seguro que la estadía en la capital francesa contribuyó a generar su admiración prácticamente incondicional hacia todo lo francés. En París se volvió un gran admirador de Napoleón III, quien logró aplastar la Revolución Republicana de 1848. Allí también leyó muchos libros afines a la iglesia católica, lo cual seguramente hizo aumentar su ya inmensa devoción hacia este credo.

Su inclinación científica y preocupación académica buscan que el Ecuador llegue a desarrollar una cierta capacidad educacional y una ejecutoria asociada al aprendizaje de las ciencias.

Pocos meses después de enviudar, García Moreno se casó con una sobrina de su primera esposa llamada Mariana del Alcázar.[6]

Periodista y escritor[editar]

Como escritor de combate, editó varias publicaciones para fustigar a sus numerosos enemigos. Para ello gustó más de la prensa, fundando así los periódicos El Zurriago, El Vengador, El Diablo, La Nación, El Primero de Mayo y La Unión Nacional.[7]

Entre sus escritos más destacados constan Epístola a Fabio y La Verdad a mis Calumniadores.[8]

Lírico y devotamente religioso, además de gran escritor epistolar, dejó cientos de cartas, donde se descubre su temperamento.

Crisis Nacional de 1859-1860[editar]

Desde 1857 se afianzó el caos en el Ecuador, teniendo sus puntos críticos entre los años 1859 y 1860. Todos conspiraban y los militares se traicionaban. Las revoluciones internas ocasionaron que el país se dividiera en varios gobiernos. La ciudad de Quito, apelando al patriotismo y seguridad de la patria estableció un triunvirato, siendo uno de sus miembros Gabriel García Moreno, el cual puso en sus hombros la pesada carga de restablecer el orden en la República.[9]

Su acción de gran trascendía en esta época, fue la lucha que mantuvo contra el invasor Ramón Castilla, presidente del Perú, y su aliado Guillermo Franco, jefe supremo de Guayaquil, los cuales firmaron el Tratado de Mapasingue, con el cual se desquebrajaba el territorio ecuatoriano al entregar la Amazonia al Perú. García Moreno con firmeza y gran valor rechazó totalmente aquel tratado. Finalmente el Ecuador hizo respetar su soberanía sobre la región oriental.[10]

Sabiendo que él era el único capaz de mantener a salvo al país de las conspiraciones revolucionarias del ex-presidente Urbina y de las posibles invasiones de los dos países vecinos, Perú y Colombia, la Asamblea Nacional lo nombró, por unanimidad de votos, Presidente Constitucional de la República del Ecuador.

Primera Presidencia Constitucional (1861-1865)[editar]

Retrato Presidencial Oficial de García Moreno

Visión general[editar]

Luchó contra el regalismo, el regionalismo, el militarismo, la anarquía, la incultura y el liberalismo ateo. Su gobierno se caracterizó por la honradez en la administración y el buen uso de los fondos públicos. Frenó la demagogia, incentivó la educación en todos los niveles de instrucción, construyó carreteras y reorganizó la hacienda pública.[11]

Su primer período se destacó por la unificación del país-nación.

Reformas que emprendió[editar]

Suscribió un Concordato con la Santa Sede, comenzando de esta manera la reforma del clero.[12]

Provincializó el Ecuador e hizo poner escuelas parroquiales, colegios para varones y para mujeres, escuelas bilingües español-quichua, preparando un profesorado propio. Trajo comunidades religiosas de Europa y un profesorado especializado en distintas materias.

Ordenó que se hiciera el primer censo nacional, siendo esto la base para que se pueda abrir luego el Registro Civil. Centralizó la renta mejorando notablemente los ingresos fiscales del Estado.

Política internacional[editar]

En varias ocasiones García Moreno salvaguardó la unidad del Ecuador, siendo así un hecho de gran mérito la anulación del Tratado Mosquera-Zelaya, firmado en secreto entre Nueva Granada y Perú. Con este tratado pretendían repartirse el territorio ecuatoriano.[13]

Tuvo dos enfrentamientos armados con Nueva Granada, siendo derrotado en ambas; perdiendo en la Batalla de Tulcán contra el General Julio Arboleda Pombo y en la Batalla de Cuaspud contra el General Tomás Cipriano de Mosquera.[14]

La Batalla de Cuaspud fue uno de los peores desastres militares de la historia ecuatoriana: según Mosquera, tomó prisioneros a 300 oficiales y no menos de 3000 soldados ecuatorianos, que fueron liberados con la solemne promesa de no volver a combatir contra Colombia.[15]

Pero en los tratados de paz consiguió muy buenos acuerdos gracias a su gran talento político, como el Tratado de Pinsaquí, con el cual se puso fin a las hostilidades con el vecino del norte.[16]

Pretendió convertir al Ecuador en un protectorado francés debido al gran temor que se vivía en los años de 1859 y 1860 por la invasión peruana y la crisis interna del país. El Protectorado iba a ser puesto a consulta popular y por ende solo tendría validez siempre y cuando el pueblo ecuatoriano votase a favor. El episodio es conocido como "cartas a Trinité" en alusión al nombre del Encargado de Negocios de Francia en Ecuador. La gestión no culminó exitosamente ya que Trinité no notificó aquel pedido al Segundo Imperio francés debido a una enfermedad que padecía y por ende le impedía cumplir sus labores. La idea de Gabriel García Moreno era conseguir un protectorado como el que tenía Gran Bretaña sobre Canadá en aquella época, pero con algunas modificaciones. Por segunda vez intentó este proyecto de protectorado, entendiéndose en 1861 con el nuevo Encargado de Negocios M. Fabre, quien reemplazó a Trinité. El ver rápidamente civilizado y rico al país fue el motivo de esta nueva petición. El proyecto no prospero ya que en estas fechas Francia se hallaba en conflicto internacional con México. Al igual que en el primer intento, este también debía ser puesto a conocimiento y a sufragio del pueblo ecuatoriano.[17] [18]

Su posición con respecto al conflicto peruano ­- hispano de 1864 fue calificada de anti-americana por los peruanos, pues declaró la neutralidad del Ecuador frente a la invasión de la escuadra española a las costas del Perú. Pero esa misma tendencia de neutralidad la seguían otras naciones sudamericanas como Chile y Bolivia. Posteriormente el Gobierno ecuatoriano impulso junto con el Gobierno chileno a la defensa del Perú mediante un Congreso Americano el cual fue integrado por Argentina, Guatemala, Bolivia, Perú, Venezuela, Ecuador, Chile y Colombia.[19]

Otra hecho internacional fue la invasión francesa a México y el establecimiento del Segundo Imperio Mexicano, cuya corona le fue ofrecida por católicos mexicanos al archiduque de Austria Maximiliano I. El apoyo de la Iglesia Católica mexicana al austríaco motivó la expulsión de varios arzobispos y obispos del país. El Presidente mexicano Benito Juárez rompió relaciones con el Gobierno ecuatoriano y se ordenó la expulsión, en enero de 1861, del Ministro Encargado de Negocios de Ecuador en México, Don Francisco de N. Pastor, debido a las simpatías que este parecía mostrar con la invasión francesa y la instauración de una monarquía en favor de Maximiliano I, pero finalmente no se concreto la expulsión.[20]

El Gobierno ecuatoriano oficialmente se mantuvo en el mismo lineamiento que las demás naciones americanas durante este conflicto. Por ende el Presidente García Moreno exhortó a su Encargado de Negocios en México para que no reconociera al Imperio de Maximiliano y además le quitó sus credenciales como representante del Ecuador en dicho país. Esto lo hizo a pesar de que apreciaba a Francia. En junio de 1867, Maximiliano fue derrotado y fusilado por el Presidente Benito Juárez, quien restableció la República mexicana.[21]

Referéndum constitucional de 1869[editar]

El presidente García Moreno sometió a referéndum el 18 de julio de 1869, la Constitución creada por una asamblea constituyente conformada por representantes electos de cada provincia, que obtuvo una votación favorable contundente, de 13.640 votos por el Sí y 514 por el No.[22]

Constitución Garciana[editar]

En el año 1869 se expide la octava constitución, a la cual los enemigos de García Moreno llamaron «la carta negra»,[23] que incluía algunas de las siguientes disposiciones:

  • El Poder Ejecutivo lo ejerce el Presidente para un período de seis años, con posibilidades de reelección por única vez —para otra elección, debería transcurrir un intervalo de un período—. El poder se centraliza en el Presidente de la República o Poder Ejecutivo, con injerencia incluso para nombrar magistrados del Poder Judicial, en receso del Congreso.
  • El Poder Legislativo lo integran las dos cámaras, de senadores y diputados; los primeros elegidos por un plazo de nueve años y los segundos por seis años. Para ser senador se necesita tener 35 años, una propiedad raíz de cuatro mil pesos o renta anual de 500; para ser diputado, solamente la edad de 25 años.
  • Para ser ciudadano se necesita saber leer y escribir, tener la edad de 21 años, agregando la condición de ser católico. Miguel Ángel González Leal escribió al respecto:

En el proceso de consolidación de la identidad nacional, expresado en la relación entre los dos conceptos de ecuatorianidad y ciudadanía, se produjo una notable innovación al extender el acceso al estatus de ciudadano a otras capas sociales a través de la concesión del derecho al voto a todos los varones casados mayores de 21 años que supiesen leer y escribir. Comúnmente, la historiografía ha interpretado que este incremento del derecho al voto permitió a García Moreno y a los conservadores serranos mantener el poder político, merced a la mayor dimensión de la población serrana y al control ideológico que a través de la Iglesia se ejercía sobre ella [...]. No obstante, cabría contemplarlo también como una medida destinada a reforzar la identidad nacional y afirmar la legitimidad del estado, al amplir la base social susceptible de adquirir compromisos y responsabilidades con el país.[24]

Segunda Presidencia Constitucional (1869-1875)[editar]

Monumento a Gabriel García Moreno en el Parque de La Victoria

Prácticamente el verdadero progreso comenzó en su segundo gobierno. La honestidad y honradez en el manejo del erario público vuelve a ser gran mérito de su presidencia. Culminó varias obras emprendidas en su primera administración. Una de ellas fue la Carretera Nacional. Empezó nuevas obras públicas, la instrucción tomó su gran auge y avance en el nivel primario, secundario y universitario. Niños y niñas de toda condición y clase social recibían educación. La especialización científica fue introducida en el país por primera vez. Además consolidó el poder público.[25]

Política internacional[editar]

El gobierno ecuatoriano al enterarse de la usurpación de los estados pontificios, alzó su voz de protesta contra Víctor Manuel II, quien había logrado definitivamente desposeer al Papa de sus tierras en septiembre de 1870, consiguiendo así la Unificación de Italia. La República del Ecuador fue el único país en el mundo en hacer una protesta oficial. Con este acto consiguió un gran respeto, admiración y una estrecha amistad con el papa Pío IX. Muchas naciones felicitaron a García Moreno por este acto, pero también muchas otras le criticaron.[26]

Obras emprendidas en sus dos presidencias[editar]

Obras públicas[editar]

La Carretera del Sur o Carretera Nacional, fue la obra magna del Presidente Gabriel García Moreno. Se la construyó con el objetivo de unir la Capital de la República con Guayaquil. Esta ayudó enormemente al progreso del país. Posteriormente, por honor a la memoria del ilustre Mandatario, se la llamó Carretera García Moreno.[27]

Además construyo muchas otras carreteras para mejorar la comunicación del pais.[28]

Desde el Arco de Santo Domingo ubicado en el Centro Histórico de Quito, inició la carretera que unió la Sierra con la Costa.

El Ferrocarril de Yaguachi es sin duda otra obra importante de su Gobierno, construido con el tramo Yaguachi (actual provincia del Guayas) y Sibambe (provincia de Chimborazo). También se empezó a colocar los primeros postes del telégrafo. Estando él mismo como presidente, las locomotoras ya empezaron a dar servicio. Esta obra era el broche de oro para la Carretera García Moreno, ya que se unía con el ferrocarril. Así mismo en homenaje póstumo al hombre que trajo por primera vez un ferrocarril al Ecuador, se le cambió el nombre por Ferrocarril García Moreno.[29]

La Penitenciaria, llamada también Panóptico debido a su modelo, fue construida en Quito durante la segunda administración del Presidente. Su estructura y diseño, a consideración de muchos, es toda una majestuosidad. El 30 de abril del 2014 el ex Penal García Moreno ceso en su servicio de acoger a los presos.[30]

El Panóptico se lo construyó en la segunda Presidencia de García Moreno.

Construyó el frontispicio central del Palacio de Carondelet. En dicho frontispicio hizo colocar tres campanas y un reloj, el cual empezó a marcar la vida de los quiteños.[31] En 1860 García Moreno cambió la bandera bicolor celeste y blanca (impuesta en la Revolución marcista) por el tricolor amarillo, azul y rojo de la bandera grancolombiana, siendo desde aquel año el símbolo nacional que representa a la República del Ecuador, cuyos colores flamean hasta el presente tanto en el Palacio como en los edificios públicos.[32]

Otra obra realizada por el Presidente García Moreno fue el frontispicio central del Palacio de Carondelet, el cual posee un campanario y un reloj, además del asta que sostiene la bandera del Ecuador.

Instrucción pública[editar]

La Escuela Politécnica fue un centro de enseñanza que rivalizaba con las mejores Facultades de todo el mundo. Estaba equipada con lo más avanzado; sus instrumentos, laboratorios y gabinetes eran muy completos en todo aspecto. Estos facilitaban el aprendizaje de las diferentes ciencias. Sus profesores eran traídos de Europa, los cuales dictaban cátedras científicas. Por primera vez en el Ecuador se formaban ingenieros, químicos, arquitectos, etc. Fue la mayor obra del Presidente con lo que respecta a la educación.[33]

El Observatorio Astronómico fue considerado como uno de los mejores de Sudamérica que hasta inclusive podía competir con los más avanzados de Europa en aquella época. Servía también como complemento de la Politécnica. Fue levantado en el Parque La Alameda en Quito.

El Observatorio Astronómico fue construido por el Presidente García Moreno, siendo uno de los más avanzados de la época.

También fundó la Academia de Bellas Artes, en donde se enseñaba escultura, pintura y música. Sus profesores eran de los más destacados y galardonados del Viejo Continente. La música, en especial, fue cultivada con algo más de preferencia. Por ende se construyó un establecimiento aparte para esta enseñanza, fundándose así el Conservatorio Nacional de Música. Cave destacar que toda la instrucción pública era gratuita.[34]

Hizo ingresar al indio a la educación al crear una Escuela Normal. Al igual que en otros establecimientos, el Gobierno financiaba a los alumnos su alimentación, vestuario, útiles escolares, etc.[35]

Con lo que respecta a la educación primaria y secundaria, fundó y construyó una infinidad de escuelas y colegios en todo el país, siendo así el presidente que más se ha preocupado de la instrucción en el Ecuador.[36]

En Guayaquil se abrió el segundo colegio militar, ya que el primero lo había abierto el Presidente Vicente Rocafuerte.

Las mujeres también se vieron beneficiadas por el gobierno de García Moreno, ya que inauguró una Escuela de Obstetricia. Esto ayudó mucho a la mujer ecuatoriana, pues así obtuvo más oportunidades laborales. Con esta enseñanza también se lograba impedir la muerte prematura de mucho infante.[37]

Relación con la Iglesia, educación y religiosidad[editar]

El proyecto de construcción del Estado del presidente García Moreno buscó articular religión, modernidad y nación. En ese proyecto, la Iglesia tenía por función constituirse en el cimiento de la integración nacional. Para eso, impulsó una reforma institucional profunda para convertir a la Iglesia en un instrumento del Estado, reduciendo su papel social, y concentrándola en lo que él consideraba la misión nacional específica de la Iglesia: la educación de las nuevas generaciones.[38]

Pensó que el clero era igual de indisciplinado que la mayor parte de instituciones, por lo que procuró su reforma en conjunto con la Santa Sede. Entre los cambios que impulsó García Moreno se cuentan la negociación de un concordato con el Estado de la ciudad del Vaticano que posibilitó la organización territorial y administrativa de la Iglesia, la creación de nuevas diócesis y la promoción del trabajo misionero, con la colaboración de numerosas órdenes religiosas europeas.[38] Buscó transformar la nación a través de la educación pública universal, las mejoras de la infraestructura, la inmigración europea y la tecnología, para modernizar a Ecuador con un aporte científico que consideraba de calidad.[39] En 1869, centralizó el sistema educativo entregando su administración a esas órdenes religiosas.[38] Manuel Gálvez señaló el programa de García Moreno como un modelo para el nacionalismo argentino, al demostrar que el catolicismo podía ser fundacional para el renacimiento intelectual y moral de la nación.[40] En su libro Vida de Don Gabriel García Moreno, Gálvez consideró que llevar a Ecuador a los religiosos jesuitas expulsados de Alemania por Bismarck fue un acto brillante, que logró elevar la calidad educativa de Ecuador a niveles cercanos al de los países europeos.[40]

García Moreno fue defensor de la Compañía de Jesús, a la que confió varias tareas en el área de la educación. Durante un período de exilio para miembros de dicha congregación, asistió a un grupo de jesuitas desplazados a encontrar refugio en Ecuador. Los jesuitas alemanes reformaron la educación superior ecuatoriana, orientándola hacia carreras técnicas.[38] Por su parte, los jesuitas españoles asumieron la educación secundaria. Se promovió la educación indígena, y la educación primaria se volvió obligatoria. Así, el número de niños escolarizados en 1875 triplicó el de 1867.[38] El vigoroso apoyo de García Moreno a la alfabetización universal y a la educación estuvo basado en el modelo francés.

Durante su gobierno se promovió la renovación de las devociones religiosas tradicionales y se buscó la identificación de símbolos religiosos universales con la Nación. Se declaró patrona nacional a la Virgen de la Merced en 1861, y se consagró oficialmente la Nación como «República del Sagrado Corazón» en 1873.[38]

Monumento de García Moreno en la plaza que lleva su mismo nombre. Detrás la Basílica del Voto Nacional que se construyó por la consagración del Ecuador al Sagrado Corazón de Jesús

Elecciones de 1875[editar]

Fueron convocadas las elecciones por García Moreno, bajo la Constitución de 1869.

Las elecciones presidenciales tuvieron lugar del 3 al 5 de mayo de 1875. Una muestra del apoyo popular del que García Moreno gozaba fueron los 22.529 votos que lo reeligieron.[41]

La reelección del Presidente significaba que se podía quedar seis años más en el poder y, si era reelegido, su mandato duraría doce, lo que ya había sido denunciado por Juan Montalvo en "La Dictadura Perpetua" como un intento de quedarse de manera indefinida en el Gobierno contra toda noción de alternabilidad democrática. Esa aspiración, nunca ocultada por el conservadorismo garciano, sería una de las causas de su asesinato.

Obras emprendidas sin ser presidente[editar]

Antes de su primera presidencia, pacificó en el lapso de tan sólo una semana, como enviado especial del presidente Vicente Ramón Roca, una violenta sublevación producida contra éste en Guayaquil.

Como rector de la Universidad de Quito (actualmente lleva el nombre de Universidad Central del Ecuador), abrió diferentes facultades, ya que solo existían la de medicina y la de derecho. Incluso fue profesor de química.[42]

El 16 de agosto de 1868 se produjo un terrible terremoto en la provincia de Imbabura, destruyendo totalmente la ciudad de Ibarra, Otavalo y Cotacachi. Por tal motivo el Presidente de la República el Dr.Juan Javier Espinosa nombra a García Moreno como Jefe Civil y Militar con la comisión de proceder con la reconstrucción de Ibarra, además de atender los problemas de alimentación y salubridad.

El asesinato[editar]

Era el 6 de agosto de 1875 cuando el Mandatario ingresaba al Palacio de Carondelet. De repente, un grupo de conspiradores liberales apostados entre las columnas procedió a atacarlo a tiros y machetazos. El grupo estaba conformado por el colombiano Faustino Lemus Rayo (ex militar que había servido al gobierno garciano), el cual lo atacó con salvaje saña con un machete, y los jóvenes intelectuales liberales Roberto Andrade, Manuel Cornejo, Abelardo Moncayo y Manuel Polanco, armados con pistolas.

El edecán Manuel Pallares, que lo acompañaba, no pudo protegerlo, y él mismo no tuvo tiempo de usar el revólver que siempre portaba. Falleció tiempo después al pie del Altar de Nuestra Señora de los Dolores de la vecina Catedral Metropolitana. Bajo dicho altar consta la placa que dice: "Homenaje del Cabildo Arquidiocesano de 1968 al Excmo. Sr. Presidente GABRIEL GARCÍA MORENO, quien expiró junto a este Altar de Nuestra Señora de los Dolores el 6 de agosto de 1875."

Altar de Nuestra Señora de los Dolores en donde expiro el Presidente Gabriel García Moreno.
García Moreno murió el 6 de agosto de 1875

Una placa de piedra recuerda el lugar del crimen con la siguiente leyenda: "Dios no muere. Aquí cayó asesinado el presidente de la República, Dr. Gabriel García Moreno, el 6 de agosto de 1875". Llevaba en la mano un legajo de papeles y éstos quedaron ensangrentados tras el ataque. Los asesinos gritaban "libertad" y le acusaban de tirano. Mientras agonizaba se lo escuchó clamar "Dios no muere".

Faustino Lemus Rayo intentó escapar por la Plaza de la Independencia, pero cuatro soldados del cercano cuartel del Batallón Número 1, que se encontraba en los edificios que albergan al Centro Cultural Metropolitano de Quito en la actualidad, le dieron alcance y le hirieron con espadas. Lo arrestaron y lo conducían al cuartel cuando un cabo de raza negra, llamado Manuel López, le disparó con su fusil y lo mató.

Así lo relató un testigo presencial:

"Mariano Carrión, Sargento del batallón No. 1º. -refiere ... que Rayo enderezó para la pila (fuente de agua que estaba en el centro de la Plaza) a donde le siguieron el testigo, el sargento Rodríguez y el Teniente Buitrón, quien daba la orden de matarlo, por lo que el exponente le flechó el espadil, y a pocos pasos de pasada la pila, ambos sargentos le flecharon nuevamente los espadiles, y cayó en tierra el asesino Rayo; que después que le condujeron con dirección al cuartel, y casi en media plaza, les encontró el Capitán Barragán, quien tomó del brazo a Rayo, y lo llevó para la esquina de la botica (esquina de la plaza y la calle del cuartel, actuales calles García Moreno y Espejo), pasada ésta se presentó el cabo Manuel López y diciendo: "Abranse", le disparó un tiro de rifle con el que cayó el expresado Rayo".[43]

Los otros conjurados fueron perseguidos por ocho años, pues el asesinato estaba penado con la muerte.

El general Francisco Javier Salazar, ministro de Guerra de García Moreno, declaró sobre el día del crimen:

"Hallábame en el local del ministerio de guerra, tranquilamente ocupado de la redacción de uno de los proyectos que debía presentar al Congreso, cuando se oyó confusamente un tiro como por la plaza, al que siguieron a pocos momentos y en rápida sucesión otros y otros, que causaron cierto murmullo alarmante en la calle del cuartel. Sobresaltado con esto, dejo mi asiento, tomo mi bastón de estoque, única arma que tengo a la mano, salgo a la calle mencionada, oigo alboroto en la plaza, corro hacia ella, y apenas he dado unos doce pasos, resuenan las voces de "murió el presidente, mataron al Sr. García". Al instante se me ocurre la idea de que ese asesinato no podía ser sino el preliminar de un ataque al cuartel, o de una revolución de las tropas. Vuelvo, por lo mismo, sobre mis pasos, y voy a situarme en el punto probable de peligro: encuentro en la prevención soldados que tratan de salir en tropel armados de sus rifles; les ordeno que regresen al patio; y mando a los capitanes se pongan a la cabeza de sus compañías, y que los formen en batalla. Hecho esto con la rapidez del relámpago, anuncio a la tropa el feroz atentado que se acaba de cometer, y le exhorto a sostener con lealtad el orden constitucional y al representante de la República. Para probar el espíritu de los soldados, concluyo mi corta proclama con la voz de: Viva el Gobierno! El batallón repite estas palabras con entusiasmo. No vacilo entonces en mandar despejar hasta una cuadra en contorno los grupos de gente que se acercaban; éstos obedecen al instante y se retiran"[44]

Placa en piedra en el lugar donde cayó muerto el presidente García Moreno

Salazar intentó quedarse con el poder, pero fue derrocado y salió al exilio pocos meses después. Manuel López llegó a ser coronel, y murió en 1883, en la puerta misma del Palacio, defendiendo al Gobierno de Ignacio Veintimilla.

Según los liberales, entre ellos Juan Montalvo, Salazar formó parte de la conspiración para asesinar al Presidente, pues aspiraba a beneficiarse políticamente de su muerte, como en efecto intentó.

Cronología del trágico 6 de agosto de 1875[editar]

  • El Presidente Gabriel García Moreno salió de su casa con dirección a la vecina iglesia de Santo Domingo en donde comulgó.
  • Regresa a su aposento para culminar su Mensaje al Congreso.
  • Desde su hogar parte hacia la casa de su suegra.
  • Después de aquella visita ingresa a la Catedral para orar.
  • Sale de la iglesia y toma rumbo hacia el Palacio de Gobierno.
  • Sube por las escalinatas sur del Palacio y una vez en el atrio, Faustino Rayo se lanza y le propina machetazos.
  • Otros conjurados sacan sus revólveres y a quema ropa disparan al Presidente.
  • Aprovechando Rayo que García Moreno se está apoyando en un pilar del atrio, lo empuja, y este cae hacia la Plaza.
  • Vuelven los asesinos sobre el Mandatario que yace en el piso, y le siguen propinando ataques de bala y de machete.
  • Sale una tropa del cuartel cercano y se disponen a agarrar a los criminales.
  • Rayo es atrapado en la pileta de la Plaza y posteriormente es fusilado.
  • Los demás cómplices logran escapar.
  • Don Gabriel, que aún vive, es trasladado a la Catedral, lo recuestan en el Altar de Nuestra Señora de Dolores y perdona a sus asesinos.
  • Finalmente fallece el Dr. Gabriel García Moreno.[45]

Móviles del asesinato[editar]

El asesinato de García Moreno fue causado más por los rencores personales que tenían los cómplices del homicidio para con el Presidente,[46] los cuales incentivados por la masonería extranjera llegaron a exteriorizar su odio con el asesinato.[47]

En efecto, hay muchas pruebas que aluden que García Moreno fue asesinado por disposición de la masonería,[48] que en el siglo XIX tenía gran presencia en Europa y en América del Sur, y a quienes García Moreno prohibió funcionar en el Ecuador, al igual que todas las otras sociedades secretas.

Los conspiradores que perpetraron directamente el crimen del 6 de agosto, durante toda su vida, demostraron su militancia con el liberalismo radical. Uno de ellos, Roberto Andrade, llegó a ser una figura destacada del alfarismo, que llegaría al poder varios años después.

Para los ecuatorianos y extranjeros conservadores y neo conservadores del tiempo de García Moreno y de varias épocas posteriores, e inclusive en la actualidad, su asesinato fue un hecho detestable e ignominioso, cometido por fanáticos y personajes con un odio patológico a los valores que García Moreno representaba. Para los liberales radicales, en cambio, fue un justificado tiranicidio, inspirado en el asesinato de Julio César, y en la frase sic semper tiranis, (así siempre a los tiranos) debido a los excesos represivos del garcianismo católico y a su rechazo manifiesto a todos los valores democráticos y republicanos. Con su muerte empezó el desplome del Estado teocrático, que abriría el camino para la Revolución liberal de 1895 que conduciría a la separación de la Iglesia y el Estado.

No obstante, no pocos de los enemigos de Don Gabriel llegaron posteriormente a desear que tal asesinato no se hubiese concretado. El mismo Juan Montalvo, adversario del Presidente, lo afirma al decir en su obra el "Regenerador": A muchos enemigos de García Moreno he oído suspirar por García Moreno.[49]

Entierro[editar]

Al día siguiente del trágico 6 de agosto, el cadáver embalsamado del Presidente Gabriel García Moreno; vestido con su uniforme de General en Jefe del Ejército, luciendo la banda presidencial en su pecho y un sobrero en la cabeza; fue expuesto en la Catedral Metropolitana de Quito. El 9 de agosto, en la misma iglesia, se celebraron las exequias en su honor y por la noche se realizó su entierro.[50]

Algunos canónigos y autoridades eclesiásticas, escondieron el cadáver de García Moreno durante la revolución liberal de Eloy Alfaro dada en el año de 1895, debido al temor de que la tumba sea profanada y así escapase de los estragos causados por los montoneros alfaristas en iglesias, conventos, etc.[51] El cuerpo permaneció escondido por largos años, sin que se supiera donde se encontraba. Su corazón fue conservado en una urna, encontrada un siglo después en el convento de las madres del Buen Suceso.

Descubrimiento de sus restos[editar]

El 18 de abril de 1975, el clero católico permitió la exhumación del esqueleto, que fue encontrado en el Monasterio de Santa Catalina de Siena (Quito). Los jesuitas, que habían conservado parte de los huesos del cráneo del mandatario, los llevaron a la exhumación y estos encajaron perfectamente. Los restos, acompañados por documentos que certificaban su autenticidad, fueron traslados a la Catedral Metropolitana de Quito el 6 de agosto de 1975, justamente a los 100 años de su muerte en donde actualmente reposan, junto a los de Juan José Flores.[52]

Lugar donde descansan los restos del Dr. Gabriel García Moreno en la Catedral Metropolitana de Quito.

Posible filiación masónica de Rayo[editar]

Sigue en duda la filiación masónica de Faustino Rayo, que por el momento no se puede asegurar con total certidumbre que existió. Aunque si es comprobado que fue pagado por Luis Felipe Bueno y José María Estrada con aguardiente y una alta suma de dinero.[53]

Consecuencias en el mundo de la literatura[editar]

En los primeros 10 años después de su muerte se escribieron más de 80 biografías sobre García Moreno. Posteriormente se han escrito varios cientos de obras del mandatario[cita requerida]. De entre todos estos escritos, la vasta mayoría son positivos en su balance de García Moreno y de su presidencia. El jesuita Severo Gomezjurado Erazo es el escritor que más obras le ha dedicado, siendo una de ellas Vida de García Moreno, con un total de trece tomos. Sin embargo existen autores críticos como Benjamín Carrión el cual escribió la biografía del mandatario en su libro intitulado El Santo del patíbulo. Un libro publicado recientemente en Ecuador es Gabriel García Moreno y la formación de un Estado conservador en los Andes del estadounidense Henderson.

Con las letras como herramienta de oposición, Juan Montalvo fue el mayor opositor del Presidente. Publicó varios folletos contra él, siendo los que más resaltan El Cosmopolita, La dictadura perpetua y El último de los tiranos. En este último, publicado poco después del trágico 6 de agosto, escribió su frase más famosa: «Mi pluma lo mató». Pero a pesar de todo esto Montalvo no pudo dejar de expresar su admiración hacia García Moreno, ni de lamentar su muerte. Al respecto Luis Robalino Davila en su obra García Moreno dice:

Y Montalvo, el terrible enemigo, el que dijera al saber de los sucesos de Quito «mi pluma lo mató», años después, en la época aciaga de Veintimilla, pagó en el Desperezo del Regenerador este tributo póstumo al hombre extraordinario: «García Moreno ¡qué hombre!, este sí ¡qué hombre!, nacido para grande hombre sin el desvío lamentable de su naturaleza hacia lo malo, Sujeto de grande inteligencia, tirano sabio, jayán de valor y arrojo increíbles; invencionero, ardidoso, rico en arbitrios y expedientes; imaginación socorrida, voluntad fuerte, ímpetu vencedor ¡qué lastima! García Moreno hubiera sido el primer hombre de Sud América, si sus poderosas facultades no hubieran estado dedicadas a una obra nefanda: la opresión, la tiranía. Para lo que ha sucedido en el Ecuador después de la muerte García Moreno, yo de buena gana le hubiera dejado la vida al gran tirano».[54]

A mediados del siglo XX se propuso abrir su causa de canonización, por parte de la Iglesia Católica y los jesuitas ecuatorianos, aunque no ha habido un avance significativo en el proceso, que tampoco ha sido cerrado. El escritor socialista Benjamín Carrión, en su obra García Moreno, el Santo del patíbulo mostró argumentos, que a juicio de él, desentrañaban la moral dudosa del Presidente además de los presuntos crímenes que cometió antes y durante el ejercicio del poder político, los cuales no lo harían merecedor de la calidad de santo.

En 1922 el escritor masónico cubano Jacinto López difundió el infundio de que García Moreno había enviado a Faustino Lemos Rayo al Oriente (o Región amazónica del Ecuador) para tener relaciones maritales con su esposa,[55] pero en realidad sucedió lo contrario: el presidente impidió que Rayo fuese al Oriente en 1871 por petición de los misioneros de la Amazonía.[56] En 1958 Manuel Antonio Rayo Carpio, hijo de Faustino Lemos Rayo, se enteró de tal expresión y dio testimonio en contra de la misma. Su declaración fue grabada en cinta magnetofónica y publicada en ese mismo año en el folleto titulado En defensa de la verdad.[57]

Algunas obras dedicadas a García Moreno:

Obra Autor
García Moreno Vengador y Mártir del Derecho Cristiano Augusto Berthe
García Moreno Juan León Mera
Escritos y Discursos de Gabriel García Moreno Manuel Maria Polit Laso
García Moreno y sus asesinos Wilfrido Loor
Vida de García Moreno (trece tomos)

¡¿MÁRTIR GARCÍA MORENO?!

14 machetazos y 6 balazos

Hércules Cristiano

Severo Gomezjurado Erazo S.J.
Gabriel García Moreno y El Ecuador de su Tiempo Ricardo Pattee
Vida de Don Gabriel García Moreno Manuel Gálvez
García Moreno Luis Robalino Davila
García Moreno, el Santo del patíbulo Benjamín Carrión
Gabriel García Moreno y la formación de un Estado Conservador en los Andes Peter Henderson

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Augusto Berthe, García Moreno Vengador y Mártir del Derecho Cristiano, tomo I, páginas 76 y 77, sexta edición.
  2. Augusto Berthe, García Moreno Vengador y Mártir del Derecho Cristiano, tomo I, páginas 79 en adelante, sexta edición.
  3. S. Gomezjurado, S. J., Vida de García Moreno, tomo primero, página 124
  4. Pólit Laso, Manuel María, ed. (1923). Escritos y discursos de Gabriel García Moreno. vol. 1. Quito: Tipografía Salesiana. pp. 475–487. 
  5. Henderson, Peter V. N. (2008). Gabriel García Moreno and Conservative State Formation in the Andes (en inglés) (1ª edición). Austin, Texas: University of Texas Press. p. 14. ISBN 978-0-292-71903-3. Consultado el 21 de marzo de 2015. 
  6. [pitpit://militarismo/adecuadamente El Web Militar - Militar Sucesores]
  7. Cevallos García, Por un García Moreno de cuerpo entero, página 238.
  8. Idem.
  9. Oscar Efren Reyes, Brevísima historia general del Ecuador, páginas 189 y 190.
  10. Jorge Salvador Lara, Breve historia contemporánea del Ecuador, página 150 y 151.
  11. Jorge Salvador Lara, Breve historia contemporánea del Ecuador, página 152.
  12. Jorge Salvador Lara, Breve historia contemporánea del Ecuador, página 159.
  13. Jorge Salvador Lara, Breve Historia del Ecuador, páginas 150 y 151.
  14. Enciclopedia Salvat,Historia del Ecuador, tomo 6, páginas 88 en adelante.
  15. https://books.google.com.ec/books?id=g5AbDsypRxsC&lpg=PA1760&ots=PgzmrSOEff&dq=tratado%20de%20Pinsaqu%C3%AD&pg=PA1762#v=onepage&q=tratado%20de%20Pinsaqu%C3%AD&f=false
  16. Luis Robalino Dávila, García Moreno, capítulo XXXVII.
  17. Luis Robalino Dávila, García Moreno, páginas 205 y siguientes.
  18. S. Gomezjurado, Vida de García Moreno, tomo III, capítulo II
  19. S Gomezjurado, Vida de García Moreno, tomo IV, capítulo XVI.
  20. http://www.cristoraul.com/SPANISH/sala-de-lectura/Biografias/Benito-Juarez/10-1861.html
  21. S. Gomezjurado, Vida de García Moreno, tomo IV, capítulo XVI.
  22. http://www.puntoporpuntointernacional.com/portal/node/1476
  23. Acedo Castilla, José F. (1975). «García Moreno, en el centenario de su muerte violenta». Boletín de la Real Academia Sevillana de Buenas Letras: Minervae baeticae (3): 93–112. Consultado el 13 de noviembre de 2013. 
  24. González Leal, Miguel Ángel (2000). «Conformación nacional, identidad y regionalismo en Ecuador (1820-1930)». En García Jordán, Pilar, y otros. Estrategias de poder en América Latina. Barcelona: Universitat de Barcelona. p. 228. ISBN 84-475-2447-7. Consultado el 13 de noviembre de 2014. 
  25. Enciclopedia SALVAR, Historia del Ecuador, tomo 6, páginas 108 en adelante.
  26. S. Gomezjurado, Vida de García Moreno, tomo VII, capítulos VII y VIII.
  27. S. Gomezjurado, Vida de García Moreno, tomo VIII, capítulo VI; y tomo X, capítulo VIII
  28. Idem.
  29. S. Gomezjurado, Vida de García Moreno, tomo VIII, capítulo VIII.
  30. Diario El Comercio del 1 de mayo del 2014
  31. S. Gomezjurado, Vida de García Moreno, tomo V, página 71.
  32. S. Gomezjurado, Vida de García Moreno, tomo III, página 229 en adelante.
  33. Augusto Berthe, García Moreno Vengador y Mártir del Derecho Cristiano, tomo II, páginas 218 en adelante, sexta edición.
  34. >Augusto Berthe, García Moreno Vengador y Mártir del Derecho Cristiano, tomo II, página 222, sexta edición.
  35. Ricardo Patte, Gabriel García Moreno y el Ecuador de su tiempo, páginas 497 y 498, segunda edición.
  36. Ricardo Patte, Gabriel García Moreno y el Ecuador de su tiempo, páginas 500 en adelante, segunda edición.
  37. S. Gomezjurado, Vida de García Moreno, tomo VII, páginas 144 en adelante.
  38. a b c d e f Herrera, Gioconda (1999). «La Virgen de la Dolorosa y la lucha por el control de la socialización de las nuevas generaciones en el Ecuador del 1900». Bulletin de l'Institut Français d'Etudes Andines 28 (3): 387–400. Consultado el 13 de noviembre de 2014. 
  39. Lauderbaugh, George (2012). The History of Ecuador. Santa Bárbara, California: ABC-CLIO. p. 64. ISBN 978-0-313-36250-7. Consultado el 13 de noviembre de 2014. 
  40. a b Gálvez, Manuel (1942). Vida de Don Gabriel García Moreno. 400 páginas. Difusión. 
  41. Vida de García Moreno:1873-1875, Editorial El Tiempo, (1954-71), pp. 260-261
  42. Augusto Berthe, García Moreno Vengador y Mártir del Derecho Cristiano, tomo I, página 244, sexta edición.
  43. Andrade, Roberto: El capitán Rayo y el Ministro de Guerra
  44. Andrade, Roberto: El capitán Rayo y el Ministro de Guerra
  45. Luis Robalino Dávila, García Moreno, capítulo XLIV.
  46. Robalino Dávila,García Moreno, página 583.
  47. S. Gomezjurado, Vida de García Moreno, tomo VII.
  48. S. Gomezjurado, Vida de García Moreno, tomo IX.
  49. Juan Montalvo, El Regenerador, tomo II, página 120, edición hecha en París.
  50. S. Gomezjurado, 14 machetazos y 6 balazos, páginas 112 y 113.
  51. Wilfrido Loor, García Moreno y sus asesinos, página 215.
  52. Diario El Comercio del 7 de agosto de 1975
  53. Roberto Andrade "El Seis de Agosto": 106,109; Gomezjurado Tomo 7 pag.469
  54. Luis Robalino Davila, Garcia Moreno, p. 603. Juan Montalvo, El Regenerador
  55. Loor, Wilfrido (1966). García Moreno y sus asesinos. Editorial Ecuatoriana. pp. 173–174. Consultado el 17 de enero de 2015. «[...] Rayo no regresó al Oriente [...] En 1922, otro escritor masónico, Jacinto López, de Cuba [...]». 
  56. Cartas de Mons. Vicente Pástor y del P. Justo Pérez, Archivo de los PP. Jesuitas, Quito. Pablo Herrera, Apuntes Biograficos, 90-91; Gomezjurado Tomo 7 Pags 454,458; "14 machetazos" Pag 79
  57. Pérez Moscoso, César (1958). En defensa de la verdad: entrevista al hijo de Faustino Lemos Rayo, publicada en el Diario "El Telégrafo" de Guayaquil el 20 de abril de 1958. 40 pp. Talleres Gráficos Royal Print. 

Fuentes bibliográficas[editar]

  • Iraburu, José María (2003). Hechos de los apóstoles de América (en castellano) (3ª edición). Pamplona: Fundación Gratis Date. p. 558. ISBN 84-87903-36-3. 
  • Francisco Salazar Alvarado, Encuentro con la historia, Margarita Borja y Yanko Molina editores, Quito, 2005.
  • Severo Gomezjurado Erazo, S.J., Vida de García Moreno, Quito.
  • Alfredo Pareja Diezcanseco, Historia del Ecuador, Quito.
  • Enrique Ayala Mora, Gabriel García Moreno y la gestación del estado nacional en Ecuador, Editorial Siglo XXI, 1986.
  • Rodolfo Pérez Pimentel, Diccionario biográfico de Ecuador, Guayaquil.
  • "Gabriel García Moreno: el magnicidio que cambió la historia ecuatoriana", artículo en diario Opinión, Machala, 25 de abril de 2008.
  • "Muerte de Gabriel García Moreno", diario El Universo, Guayaquil, 6 de agosto de 2004.
  • Gabriel García Márquez, "La soledad de América Latina", discurso de aceptación del Premio Nobel, 1982.
  • Diccionarío enciclopédico Salvat, tomo 6, página 252 (hacen falta año y número de edición).
  • Julio Tobar Donoso y Alfredo Luna Tobar, Derecho territorial ecuatoriano, páginas 424-426, Imprenta del Ministerio de Relaciones Exteriores del Ecuador.
  • Almanaque Ecuador Total 1996.
  • Diego di Marco y Facundo Díaz Ríos, El autoritarismo católico de García Moreno.
  • Rafael Quintero López, El Estado terrateniente del Ecuador (1809-1895).
  • Jorge Salvador Lara, El palacio de Carondelet: la casa de los presidentes de Ecuador, páginas 39-40, Academia Nacional de Historia, 1996.
  • María Teresa Romero Palacios y Manuel Romero Palacios, Gobernantes del Ecuador, Romlacio Editor, Cuenca, 1994.
  • Enciclopedia Universitas, tomo 16, página 67.
  • Revista Vistazo, edición del 16 de agosto de 2007.
  • Enrique Ayala Mora, editor, Resumen de Historia del Ecuador, pp. 135-142, Corporación Editora Nacional, Quito, 1999.
  • Jorge Núñez Sánchez, El período de crisis 1859-1860.
  • Luis Zuñiga, De la historia a la ficción en el Ecuador: el caso de Gabriel García Moreno y Rayo, novela, C. Michael Waag – Murray State University.
  • "132 años del asesinato de Gabriel García Moreno", diario Los Andes, Riobamba, edición del 6 de agosto de 2007.
  • Roberto Andrade, El capitán Rayo y el ministro de Guerra.
  • Efraín López Pantoja, Páginas negras en la historia ecuatoriana.
  • Sonia Fernández Rueda, De la República católica hacia la Revolución Liberal (1860-1875), diario La Hora, Quito, 2003.
  • Carlos Calderón Chico, Boletín de historia y antigüedades, ISSN 0006-6303, vol. 86, nro. 805,, pags. 399-406, Guayaquil, 1999.
  • Julián Ruiz Rivera, Gabriel García Moreno, editorial Anaya, ISBN: 84-207-2953-1.
  • Vida de don Gabriel García Moreno - Autor: Manuel Gálvez - Editor: Fundación Jesús de la Misericordia : Edición, 2012.
  • Galo René Pérez, Remembranzas de la vida y obra de Juan Montalvo, Casa de la Cultura Ecuatoriana, ISBN 9978-92-249-0, 2003.
  • Bustos-Videla, César. "Church and State in Ecuador: a History of Politico-Ecclesiastical Relations during the Age of Gabriel García Moreno, 1860-1875." 1966. vii, 365 leaves. Thesis (Ph.D.)--Georgetown University.
  • Carbo, Pedro. La República i la Iglesia, y defensa de la exposición del Concejo Cantonal de Guayaquil sobre la inconstitucionalidad del concordato celebrado entre el Presidente del Ecuador y la Santa Sede: e informe del mismo Concejo Cantonal al Congreso sobre el mismo asunto. Guayaquil: Impr. de Murillo, 1863. 66 p.
  • King, William Martin. "Ecuadorian Church and State Relations Under García Moreno, 1859-1863." 1974. vi, 402 leaves. Thesis (Ph.D.)--University of Texas at Austin.

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Francisco Robles
Escudo del Ecuador de 1845.svg
Presidente de la República del Ecuador
1861 a 1865
Sucesor:
Rafael Carvajal
Predecesor:
Juan Javier Espinosa
Escudo del Ecuador de 1845.svg
Presidente de la República del Ecuador
1861 a 1865
Sucesor:
Manuel de Ascásubi
Predecesor:
Manuel de Ascásubi
Escudo del Ecuador de 1845.svg
Presidente de la República del Ecuador
1869 a 1875
Sucesor:
Antonio Borrero y Cortázar