Francisco Robles

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Francisco Robles García
Francisco Robles.jpg

Coat of arms of Ecuador (1845).svg
Presidente Constitucional de la República del Ecuador
16 de octubre de 1856-31 de agosto de 1859
Vicepresidente Jerónimo Carrión
Predecesor José María Urbina y Viteri
Sucesor Gobiernos de la Crisis

Información personal
Nacimiento 5 de mayo de 1811 Ver y modificar los datos en Wikidata
Bandera del Imperio español Guayaquil, Perú, Imperio Español
Fallecimiento 2 de marzo de 1893 Ver y modificar los datos en Wikidata (81 años)
Bandera de Ecuador Guayaquil, Guayas, Ecuador
Causa de la muerte Insuficiencia cardíaca Ver y modificar los datos en Wikidata
Lugar de sepultura Cementerio General de Guayaquil Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Ecuatoriana Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Cónyuge Carmen de Santistevan y Avilés
Hijos véase Matrimonio y descendencia
Información profesional
Ocupación General

Juan Francisco de Robles y García (Guayaquil 5 de mayo de 1811-Guayaquil 7 de marzo de 1893) fue un militar y político ecuatoriano, presidente de la República del 16 de octubre de 1856 al 17 de septiembre de 1859.

Biografía[editar]

Nació en Guayaquil el 5 de mayo de 1811. Entró muy joven, de 12 años, a la Escuela Náutica de Guayaquil. Bajo la tutela del Gral. Juan Illingworth, cercó el puerto de Callao en Perú y luchó contra los peruanos en Malpelo, el 31 de agosto de 1828. Fue recomendado para su ascenso por su disciplina, arrojo y serenidad. -Renegocio la Deuda de la independencia con INGLATERRA. Sus padres fueron Lupercio de Robles Pacheco y Manuela Coronel y Unzueta, entró de jovencito en la Escuela Náutica de su ciudad y bajo la tutela del general Juan Illingworth cercó el puerto de El Callao. Como Urbina, también él fue "recomendado" (para un ascenso) por su "disciplina, arrojo y serenidad". Desde entonces su carrera de marino, primero; de militar, después; y de político más tarde, fue previsible: 1841, capitán de Fragata; 1847, comandante general del Guayas; 1848, coronel de Ejército, en cuya calidad participó en el golpe de febrero de 1850 contra el presidente encargado Ascásubi y trabajó por el pronunciamiento de la provincia de Chimborazo a favor de la jefatura suprema de Diego Noboa; 1851, general de Brigada Estuvo en el golpe de julio contra Noboa, a quien embarcó para El Callao, "un día del cual tuvo ya el recuerdo " de que también en 1859 él mismo había de ser embarcado hacia un destino parecido; 1852, representante a la Convención y ministro de Guerra, de Urvina; 1854, gobernador del Guayas; 1856, general de División. Después de que hubo dimitido la presidencia, fue desterrado a Chile y de allí pasó a residir en el Perú. Durante la presidencia de García Moreno y todavía en el exilio, organizó con los desterrados una expedición armada, fue derrotado y permaneció en Perú. Tras el asesinato de García Moreno, participó en la revolución contra el presidente Antonio Borrero y comandó la Primera División de Operaciones en la triunfal campaña que consolidó a Ignacio de Veintimilla en el poder. Murió en Guayaquil en 1893, a los 82 años de edad. Era, consignaron quienes lo habían tratado, "valiente, caballeroso, de maneras correctas y hasta amable" e "inclinado a los consuelos del alcohol".

Matrimonio y descendencia[editar]

Carmen Santistevan (1874).

Conoció y se comprometió con Carmen de Santistevan y Avilés (1810-1904) mientras ella vivía en casa de su hermano Ciríaco Robles García, que estaba casado con la hermana de la joven.[1]​ El enlace matrimonial tuvo lugar el 5 de noviembre de 1835, en la iglesia de La Concepción de la ciudad de Guayaquil.[2]​ La pareja tendría tres hijos, de los cuales uno no alcanzaría la edad adulta:[2]

  • Francisco Robles y Santistevan (n.1838-f.1841). Murió a edad temprana.
  • Ignacio Robles y Santistevan (n.1839-f.1915). Casado con Rafaela de Buenaventura y Macías, con descendencia.
  • Dolores Robles y Santistevan (n.1841-f.1904). Casada con José Serafín Baquerizo Vera, con descendencia.

Su hijo Ignacio se convirtió en capitán de Corbeta, jefe civil y militar de la plaza de Guayaquil (1895), ministro de Relaciones Exteriores de Eloy Alfaro (1895-1896), gobernador del Guayas (1896-1898) y cónsul de México en Guayaquil (1896-1902), entre otros cargos.[3]​ El matrimonio de su hija Dolores se realizó el 26 de septiembre de 1856 en los salones del Palacio de Carondelet.[1]​ En relación con Manuela Avilés, una pariente lejana de su esposa, tuvo cuatro hijos que reconoció y de los que se ocupó:[2]

  • Luis Felipe Robles y Avilés (n.1852). Casado con Mercedes Florencia y Saona, con descendencia.
  • Fernando Robles y Avilés (n.1853). Casado con Teresa Fajardo y Santistevan, con descendencia.
  • Victoria Robles y Avilés (n.1856-f.1906). Casada y con descendencia.
  • María Robles y Avilés (n.1859). Casada y con descendencia.

Presidencia[editar]

Fue electo en las elecciones presidenciales de 1856, las primeras realizadas en la historia del Ecuador.

Francisco Robles cierra la puerta trasera del período de la Revolución de Marcista tan cuajado de ideales nacionalistas. Y no lo cerró por voluntad propia, sino ante el ímpetu de "los potros fieros de bárbaros Atilas y los Heraldos Negros que le mandó la Muerte". Robles escribió en su período inconcluso el segundo capítulo de la obra iniciada por Urbina. No en vano él y Urbina eran conocidos como "Los Gemelos" en razón de las coincidencias de sus carreras profesionales y sus designios políticos.

Fundó el Instituto Científico de Latacunga en 1857, en Loja el Colegio la Unión; el Instituto de Señoritas Loja en 1858; los Colegios Bolívar de Ambato y Benigno Malo de Cuenca; se multiplicaron los planteles de instrucción primaria. Pero no mejoro la calidad de la educación. Dispuso que los abogados de pobres y agentes fiscales debieran defender gratuitamente al indio del interior. Se establecieron las hermanas de la Caridad. Fue aprobado el código civil que entró en vigencia en 1861. Después del terremoto que asotó a Quito en marzo de 1859, Robles dispuso la reparación de los daños causados.

La Constitución de 1852 determinaba que una asamblea compuesta de 300 electores por cada uno uno de los departamentos de Cuenca, Guayaquil y Quito eligiera presidente y no el Congreso como se había venido haciendo. Las formas democráticas progresaban. Robles fue elegido por 514 votos contra los 292 que obtuvo Manuel Gómez de la Torre, los 37 por Manuel Bustamante y los nueve por Francisco Aguirre Abad. Hubo nueve votos por otros candidatos. Se acusó al presidente Urvina de haber intervenido escandalosamente en favor de Robles a través de militares, policías y empleados públicos.

Robles se había puesto a gobernar con energía pese a que lo acusaban de haber hecho fraude en las elecciones. Solo tenía que continuar la obra empezada por Urvina. Hubo tranquilidad en 1856 y 1857. Impulsó la educación pública, expidió el Código Civil inspirado en el de Chile y aprobó la abolición del tributo de los indios y el arreglo de la deuda inglesa. La puesta al día del colegio Vicente León, de Latacunga, la fundación de los colegios La Unión y uno para señoritas en Loja y la creación de numerosas escuelas fueron obra del ministro de lo Interior, Antonio Mata, y de la colaboración de gente de la localidad. Se promulgó un excelente reglamento de Educación Primaria, que contemplaba premios, abolía el castigo corporal, imponía la asistencia diaria a clases de nueve a tres de la tarde, excepto los domingos y feriados, señalaba vacaciones de 15 días anuales y las de Navidad y Semana Santa, e instauraba una supervisión cantonal y parroquial integrada parcialmente por padres de familia.

Pero con la abolición de la Ley de Contribución Personal de Indígenas, Robles había golpeado a los terrarenientes serranos y favorecido el flujo de mano de obra a las plantaciones de la Costa. Los hacendadaos de la Sierra Norte se mostraban descontentos. Los acuerdos sobre los intereses diferidos de la deuda inglesa iban a constituir el detonante de la gran crisis nacional de 1859 y el principio del fin de la caída de Robles.

El ministro de Hacienda, Francisco de Paula Icaza, y el encargado de Negocios de Inglaterra, Jorge S. Prittchet, habían llegado a un acuerdo sobre los intereses diferidos de la deuda inglesa. Diferidos respecto del Acuerdo Espinel-Mocatta de 1855. Ecuador concedía a los acreedores la explotación y colonización de un millón de cuadras cuadradas a orillas del Zamora y otro millón en las del Bobonaza, ambos en tierras amazónicas de soberanía ecuatoriana. Los colonos extranjeros debían reconocer la soberanía nacional sobre los terrenos explotados y sobre los pueblos que se crearan.

El presidente provisional del Perú, mariscal Ramón Castilla, envió a Quito al ministro Juan Celestino Cavero para que protestara por el Convenio Icaza-Prittchet suscrito en septiembre de 1857. Cavero sostenía que por ese convenio Ecuador había pagado a los acreedores británicos con territorios arnazónicos peruanos, y que Ecuador favorecía así el establecimiento de una potencia colonialista en suelo americano. Cuatro veces protestó Cavero. Las cuatro con arrogancia. Cavero se portó como un intrigante y malcriado. El gobierno de Robles perdió la paciencia, suspendió el diálogo con Cavero y envió a Lima como plenipotenciario a Francisco de Paula Icaza, quien había suscrito el impugnado convenio. Cuando Cavero regresaba a Perú por la vía de Guayaquil, algunos porteños exaltados tiraron un "año viejo" al balcón de la casa donde dormía el peruano. El grosero "Año Viejo" representaba a Cavero y a Castilla. Cavero llevó el cuerpo del delito al Congreso peruano, que, en sesión secreta, posesionó a Castilla y autorizó la guerra contra Ecuador. El presidente Robles pidió las extraordinarias aduciendo una invasión peruana. Era julio de 1858.

A comienzos del año anterior, Gabriel García Moreno había regresado a Ecuador luego de estudiar en Francia y volvía a irrumpir con fuerza en la vida política. La Universidad Central le había confiado el rectorado y Pichincha lo había elegido senador. Apoyó la abolición inmediata de la esclavitud y del tributo indígena; pero cuando Robles pidió las extraordinarias, García Moreno lo acusó de inventarse este pretexto para desviar la atención pública del negocio de una supuesta venta de las Galápagos que "enriquecía a los autores de (ese) inicuo plan". La invasión, empero, no era un pretexto. Castilla había dispuesto que un crucero, dos fragatas, dos transportes con cinco batallones, dos regimientos y un escuadrón de artillería bloquearan la costa ecuatoriana el 26 de octubre de 1858. Al día siguiente, el Congreso ecuatoriano movido por García Moreno y Pedro Moncayo revocó las facultades extraordinarias concedidas al presidente Robles. Éste, valiéndose de los diputados gobiernistas, disolvió el Congreso.

Vida post-presidencial[editar]

Robles fue hecho prisionero y el 20 de septiembre desterrado a Chile, desde donde tiempo después se trasladó al Perú para fijar su residencia. Durante el tiempo que permaneció en el Perú no permaneció inactivo, y de acuerdo con Urbina, luego de comprometer a todos los desterrados por García Moreno organizó una expedición que en junio de 1865 intentó tomarse la ciudad de Guayaquil. Fracasada esa expedición, el Gral. Robles se conservó en el Perú durante todo el tiempo que permaneció García Moreno en el Poder.

De regreso al país participó en la revolución que el 8 de septiembre de 1876 estalló en Guayaquil en contra del gobierno del Dr. Antonio Borrero por Ignacio de Veintemilla; fue entonces nombrado Comandante General de la Primera División de Operaciones, y el 14 de septiembre intervino en los triunfos de Galte y Los Molinos, con los que se puso fin a dicho gobierno. Murió en Guayaquil el 7 de marzo de 1893, a los 81 años de edad. Según comentaban, quienes lo habían tratado, decían que era: amable, valiente, caballeroso y de buenos modales.

Ministros de Estado[editar]

Ministerio Ministro
Ministerio de Guerra y Marina Gabriel Urbina
Teodoro Gómez de la Torre
Ministerio de Gobierno y Relaciones Exteriores Antonio Mata
Marcos Espinel Endara
Camilo Ponce
Roberto Ascázubi
Ministerio de Hacienda Manuel Bustamante
Francisco de Paula Icaza
Antonio Yerovi

Fuente:[4]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Pérez Pimentel, Rodolfo. «Francisco Robles García». Diccionario Biográfico del Ecuador (tomo XII) (web). Guayaquil: Universidad Católica Santiago de Guayaquil. 
  2. a b c Alvarado-Dávila, Mauricio. «Gral. Francisco Robles». Los orígenes de los ecuatorianos (web). Quito. 
  3. Alvarado-Dávila, Mauricio. «Cap. Ignacio Robles». Los orígenes de los ecuatorianos (web). Quito. 
  4. Paz y Miño, Juan. Economia de Francisco Robles. 

Bibliografía[editar]


Predecesor:
Antonio Elizalde
Escudo de Guayas.svg
Gobernador de la Provincia del Guayas

1854 - 1856
Sucesor:
Juan Francisco Boloña
Predecesor:
José María Urbina y Viteri
Coat of arms of Ecuador (1845).svg
Presidente Constitucional de la República del Ecuador

16 de octubre de 1856 - 31 de agosto de 1859
Sucesor:
Gabriel García Moreno
(Pdte. del Gob. Provisional de Quito)
Jerónimo Carrión
(Jefe del Gob. de Cuenca)
Guillermo Franco
(Jefe Supremo del Guayas)
Manuel Carrión Pinzano
(Jefe Supremo Civil y Militar del D.F. Lojano)