Triceratops

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Triceratops
Rango temporal: 68 Ma-66 Ma
Cretácico Superior
Triceratops BW.jpg
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Sauropsida
Superorden: Dinosauria
Orden: Ornithischia
Suborden: Neornithischia
Infraorden: Ceratopsia
Familia: Ceratopsidae
Subfamilia: Ceratopsinae
Género: Triceratops
Marsh, 1889
Especies

T. horridus (tipo)
T. prorsus Marsh, 1890

Sinonimia

Ugrosaurus olsoni Cobabe & Fastovsky, 1987

Triceratops

Triceratops (del griego tri-/τρι- ="tres", kéras/κέρας ="cuerno", y -ōps/-ωψ ="cara";[1] "cara de tres cuernos'") es un género de dinosaurios ceratopsianos ceratópsidos, que vivieron a finales del período Cretácico , hace aproximadamente 68 y 66 millones de años, en el Maastrichtiano, en lo que hoy es Norteamérica. Es uno de los últimos géneros en aparecer antes del gran evento de extinción masiva del Cretácico-Terciario.[2] Poseía una gran gola ósea (plataforma craneal posterior) y tres cuernos; cuerpo grande sobre cuatro fornidas patas, y con semejanzas en aspecto con el moderno rinoceronte, Triceratops es uno de los más reconocidos de todos los dinosaurios. Aunque compartiera el territorio con el temible Tyrannosaurus y fuera cazado por él,[3] no está claro si los dos lucharon de la manera representada a menudo en exhibiciones de museo o en imágenes populares.

Aún no se ha encontrado un esqueleto completo de Triceratops,[4] aunque la criatura está bien documentada por numerosos restos parciales recogidos desde la introducción del género en 1887. La función de la gola y de los tres cuernos faciales distintivos ha inspirado largas discusiones. Aunque se vean tradicionalmente como armas defensivas contra depredadores, las últimas teorías proponen que es más probable que estas características fueron utilizadas durante el cortejo sexual y exhibiciones de dominancia, como la cornamenta de los modernos reno, la cabra blanca, o el escarabajo rinoceronte.[5]

Triceratops es el mejor conocido de los ceratópsidos, pero la colocación exacta del género dentro del grupo ha sido sin embargo un punto de discusión entre los paleontólogos. Dos especies, T. horridus y T. prorsus, son actualmente consideradas válidas, aunque se han descrito muchas otras. Recientes investigaciones parecen apuntar a que el conocido ceratópsido, Torosaurus, representa una forma completamente madura de Triceratops más que un género aparte.[6]

Descripción[editar]

Triceratops (en azul) comparado con un Eotriceratops y un humano.
Cabeza de Triceratops. Museo CosmoCaixa de Madrid, exposición Dinosurios. Tesoros del desierto de Gobi.

El tamaño de los individuos de Triceratops se estima entre los 7,8 y 9 metros de largo y 2,9 a 3 de altura.[7] [8] Los Triceratops eran herbívoros, recios y voluminosos, pesaban entre 6,1 y 12 toneladas.[9] [10] Lo más distintivo era su gran cabeza, proporcionalmente una de las más grande de todos los animales terrestres. Pudo haber medido alrededor de 2 metros de largo,[5] y casi podía alcanzar un tercio de la longitud total del animal.[4] Tenía un único cuerno en el hocico, sobre las narinas, y un par de cuernos de aproximadamente 1 metro de largo, sobre cada ojo. En la parte trasera del cráneo tenía una gola ósea (expansión nucal o plataforma craneal posterior) relativamente corta y sin fenestras, a diferencia de la mayoría de los demás ceratópsidos, que tenían grandes aberturas en esta estructura.

Vista de lateral de un esqueleto de Triceratops, Museo Senckenberg.

Extremidades[editar]

El Triceratops tenía un cuerpo robusto y poderoso, caminado sobre sus cuatros extremidades que eran muy fuertes y con los dedos de las extremidades anteriores con cinco dedos y cuatro en las posteriores, todos formando un fuerte casco.[11] Se movían sobre sus cuatro gruesas patas; las delanteras destacaban por su fuerza, ya que debían soportar el peso de un cráneo de dimensiones desproporcionadas. Aunque ciertamente cuadrúpedo, la postura de estos dinosaurios ha sido objeto de largo debate. Originalmente se creyó que las extremidades anteriores del animal tuvieron que estar dispuestas en ángulos desde el tórax para mejorar el soporte del peso de la cabeza.[5] Esta posición se puede ver en las clásicas pinturas de Charles Knight y Rudolph Zallinger. Sin embargo, evidencias icnológicas (huellas de pisadas ceratópsidos) y las reconstrucciones recientes de esqueletos tanto reales como digitales, parecen demostrar que Triceratops mantuvo una postura vertical durante la locomoción normal, con los codos levemente arqueados hacia fuera, en una posición intermedia entre completamente vertical y completamente arqueado, como en el rinoceronte moderno.[12] [13] Esta conclusión no imposibilita un paso arqueado para las confrontaciones o la alimentación.

Cráneo de un Triceratops.

Desde su nuca y extendiéndose sobre el cuello, Triceratops poseía una gola ósea, la plataforma craneal posterior, sobre el que se extendía una capa de piel, profusamente irrigada por numerosos vasos sanguíneos, de lo que se tiene cuenta dada las improntas que estos capilares dejaron en el hueso. Erróneamente se pensó en la antigüedad que esta gola cumplía una función defensiva para el animal, lo que ha sido descartado recientemente dada su fragilidad, pues no constituía una placa ósea lo suficientemente sólida y completa. Algunos paleontólogos incluso han llegado a sugerir que una lesión en dicha gola puede haber resultado en extremo nociva para el animal, dada su alta irrigación sanguínea. Entre las numerosas funciones que se han atribuido a esta formación ósea, se encuentran las de termorregulación y de exhibición tanto sexual como defensiva, fundadas en la circulación sanguínea del animal. En el primer caso, actuando como una vela similar al caso del Spinosaurus, y en las segundas alternativas, debido al enrojecimiento que supuestamente habría adoptado la gola al aumentar el flujo sanguíneo, como en las placas del Stegosaurus. La piel del animal era gruesa y presentaba unas pequeñas protuberancias que se diseminaban por su cuerpo de manera irregular.

Un Triceratops podía defenderse aún de un ataque de un T. rex.

La boca recuerda a un pico de loro, mientras que la dentadura revela que la alimentación de los Triceratops era eminentemente herbívora. Tras arrancar los brotes y hojas trituraba el alimento con hileras de dientes localizados en el fondo de la boca que le servían como un mecanismo para esquilar el alimento. Esas piezas dentales crecían de nuevo una vez se desgastaban.[14] Ya que la posición del cráneo es bastante baja, lo más probable es que su comportamiento alimentario fuese eminentemente ramoneador. Los dientes de Triceratops son uno de los fósiles más abundantes del final del Cretácico en el norte de Estados Unidos, sugiriendo que fueron los herbívoros dominantes de su tiempo.

Los tres cuernos[editar]

El cráneo distintivo de Triceratops tenía un solo cuerno nasal, corto y grueso, localizado sobre las ventanas de la nariz, además de un par de cuernos de aproximadamente 1 metro de longitud, los cuales, estaban ubicados sobre las cuencas oculares. Las crías tenían los cuernos rectos, con una longitud de 5-12 centímetros,[15] antes de que maduren y comience a formarse una curvatura. La parte posterior del cráneo posee una pequeña concavidad ósea. Se han propuesto un diverso número de teorías sobre el uso de los cuernos:

  • Como defensa contra los terópodos.
  • Como medio de comunicación entre miembros de su manada.
  • Como medio de disputa de territorios y apareamiento.
  • Como medio de cortejo.
  • Como un símbolo de estatus que reflejaba (o determinaba) su posición en la manada.
  • Como puntos de anclaje para los músculos de la mandíbula.
  • Como un medio de termorregulación.

Historia[editar]

Recreación de un ejemplar subadulto de Triceratops horridus.

El primer especímen nombrado hoy considerado un Triceratops es un par de cuernos orbitales unidos a un pedazo del techo del cráneo, encontrado cerca de Denver, Colorado en la primavera de 1887.[16] Este epécimen fue enviado a Othniel Charles Marsh, quien creyó que provenía de rocas de una formación datada en el Plioceno, y que los huesos pertenecían a un gran e inusual bisonte, al que denominó Bison alticornis.[16] [17] El propio Marsh fue el primero en describir los dinosaurios con cuernos, un año después al presentar al Ceratops a partir de restos fragmentarios,[18] pero siguió pensando que B. alticornis era un mamífero del Plioceno. Hizo falta un tercer espécimen para que cambiara de posición. Ese espécimen, obtenido en 1888 por John Bell Hatcher en la Formación Lance de Wyoming, fue inicialmente descrito como otra especie de Ceratops.[19] Después de estudiarlo, Marsh cambió de ideas y le asignó un nombre genérico propio, Triceratops, aceptando su Bison alticornis como otra especie de Ceratops[20] (más tarde incluida en Triceratops).[21] La robusta naturaleza del cráneo de estos animales ha permitido que muchos ejemplares se hayan preservado como fósiles, lo que también ha ayudado a que puedan ser estudiadas variaciones entre diversas subespecies. Se han sido encontrado restos de Triceratops en los estados de EE. UU. de Montana, Dakota del Sur, Colorado y Wyoming, y en la provincias canadienses de Saskatchewan y Alberta.

Especies[editar]

Las especies conocidas de triceratópos incluyen T. horridus Marsh, 1889 y T. prorsus Marsh, 1890.[22] Anteriormente se creyó que el dicerátopo era una especie de Triceratops, pero actualmente este se encuentra reconocido como un género distinto.

En las primera décadas posteriores a la descripción de Triceratops, varios cráneos fueron recogidos, que variaban en menor o mayor grado del Triceratops original, llamado T. horridus por Marsh del latín horridus (rugoso), sugiriendo la textura rugosa de aquellos huesos pertenecientes al espécimen holotipo, más tarde identificado como un individuo anciano. Esta variación no es de asombrar, dado que los cráneos de Triceratops son objetos tridimensionales grandes, que proceden de individuos de diversas edades y de ambos sexos, y que fueron sujetos a presiones de intensidad y dirección variadas durante la fosilización.[5] Los investigadores las describirían como especies distintas (enumeradas abajo), y establecieron varias filogenenias de cómo se relacionarían unas con otras.

Triceratops prorsus en el Museo de Ciencias de Minnesota.

En la primera tentativa de entender las muchas especies, Lull diferenció dos grupos, aunque no describió los caracteres en que se basó: uno compuesto por T. horridus, T. prorsus y T. brevicornus, y el otro por T. elatus y T. calicornis. Por otro lado dejó dos especies, T. serratus y T. flabellatus aparte de estos grupos.[21] En 1933, y en su revisión de la monografía fundamental de Hatcher-Marsh-Lull de 1907 de todos los ceratopsianos conocidos, conservó sus dos grupos y las dos especies no afiliadas, más un tercer linaje formado por T. obtusus y T. hatcheri, caracterizados por un cuerno nasal muy pequeño.[23] El linaje T. horridus-T. prorsus-T. brevicornus, probablemente el linaje más conservador, muestra un aumento de tamaño del cráneo y una disminución del tamaño del cuerno nasal, y el linaje T. elatus-T. calicornis fue definido por sus largos cuernos orbitales y pequeño cuerno nasal.[23] C. M. Sternberg hizo una modificación al agregar T. eurycephalus y sugiriendo que ligara los segundos y tercer linajes más juntos que estos con el linaje de T. horridus.[24] Este patrón fue seguido hasta los grandes estudios de la décadas de 1980 y 1990.

Triceratops horridus en el Museo Americano de Historia Natural en Nueva York.

Con tiempo, sin embargo, ganó apoyo la idea de que los variados cráneos pudieran ser representantes de la variación individual de solo una o dos especies. En 1986, Ostrom y Wellnhofer publicaron un trabajo en el cual propusieron que hubiera solamente una especie, Triceratops horridus.[25] La argumentación de su análisis era que generalmente hay solamente una o dos especies de cualquier animal grande en una región, como los modernos elefante y jirafa en el África de hoy. A sus resultados, Lehman agregó los viejos linajes del período de Lull-Sternberg combinados con madurez y dimorfismo sexual, sugiriendo que el supuesto T. horridus-T. prorsus-T. brevicornus estaba compuesto por hembras, el supuesto linaje T. calicornis-T. elatus por machos, y el de T. obtusus-T. hatcheri por viejos machos enfermos.[26] Su razonamiento era que los machos tenían cuernos más altos y erguidos y cráneos más grandes, y las hembras tenían cráneos más pequeños con cuernos más cortos, dirigidos hacia adelante.

Estos resultados, sin embargo, fueron discutidos algunos años más tarde por Catherine Forster, quien reanalizó el material de Triceratops más exhaustivamente y concluyó que los restos encajaban en dos especies, T. horridus y T. prorsus, aunque el cráneo distintivo de T. hatcheri se diferenciaba lo suficiente como para justificar un género separado (hoy Nedoceratops).[27] Esta autora encontró que T. horridus se agrupaba con otras especies, mientras que T. prorsus y T. brevicornus quedaban aparte, y puesto que había muchos más especímenes en el primer grupo, sugirió que ésto significaba que los dos grupos representaban dos especies. Sin embargo, es todavía posible interpretar las diferencias de los dos grupos como la representación de una sola especie con dimorfismo sexual.[5] [28] Scannella y Fowler (2009) también apoyaron la separación de Triceratops prorsus y T. horridus, y notaron que las dos especies estaban separadas estratigráficamente dentro de la Formación Hell Creek, indicando que nunca vivieron juntas al mismo tiempo.[29]

En 2009, John Scannella agregó una nueva dimensión a la discusión, con la posible reinterpretación de Torosaurus, como ejemplares machos maduros de Triceratops (situación descrita en detalle más adelante).[6]

Especies válidas[editar]

Recreación de un Triceratops horridus.

Especies dudosas[editar]

Restauración del esqueleto de Triceratops prorsus por O.C. Marsh, 1913.

Las siguientes son especies consideradas dudosas, y están basadas en restos muy incompletos o pobres para distinguirlas de una especie conocida de Triceratops.

  • T. albertensis (C. M. Sternberg, 1949)
  • T. alticornis (Marsh, 1887 (originalmente Bison))
  • T. eurycephalus (Schlaikjer, 1935)
  • T. galeus (Marsh, 1889)
  • T. ingens (Lull, 1915)
  • T. maximus (Brown, 1933)
  • T. sulcatus (Marsh, 1890)

Errores de asignación[editar]

Cráneo deTriceratops prorsus, publicado por Othniel Marsh en 1896.
Espécimen tipo de T. calicornis, París
  • T. brevicornus (Hatcher, 1905) (=T. prorsus)
  • T. calicornus (Marsh, 1898) (=T. horridus)
  • T. elatus (Marsh, 1891) (=T. horridus)
  • T. flabellatus (Marsh, 1889) (=T. horridus)
  • T. hatcheri (Lull, 1907) (=Nedoceratops hatcheri)
  • T. mortuarius (Cope, 1874) (nomen dubium; originalmente Polyonax; =Polyonax mortuarius)
  • T. obtusus (Marsh, 1898) (=T. horridus)
  • T. serratus (Marsh, 1890) (=T. horridus)
  • T. sylvestris (Cope, 1872) (nomen dubium; originalmente Agathaumas sylvestris)

Torosaurus[editar]

A, Triceratops prorsus holotipo YPM 1822 y B, Torosaurus latus ANSP 15192

Torosaurus es un ceratópsido que fue identificado dos años después de Triceratops en 1891, a partir de dos cráneos. El género Torosaurus coincide con Triceratops en edad geológica, distribución, anatomía y tamaño, siendo reconocido como su pariente más cercano.[30] Se diferencia por un cráneo más largo con dos grandes ventanas en su gola. Paleontólogos investigadores de la ontogenia de los dinosaurios de la Formación Hell Creek de Montana, han presentado evidencia de que ambos son en realidad un solo género.

John Scannella, en su trabajo presentado en Bristol, Reino Unido a la conferencia de la Sociedad para la Paleontología de Vertebrados (25 de septiembre de 2009) reclasificó especímenes de Torosaurus como ejemplares completamente desarrollados de Triceratops, quizás de un solo sexo. Jack Horner, el mentor de Scannella en la Universidad de Montana, observó que los cráneos de ceratopsianos consisten de hueso metaplástico. Una característica del hueso metaplástico es que se alarga y se acorta en el tiempo, extendiéndose y reabsorbiéndose, adquiriendo nuevas formas. Horner observó una variedad significativa de formas incluso en esos cráneos identificados ya como Triceratops, «en los que los cuernos se orientan hacia atrás en los jóvenes y hacia delante en los adultos». Aproximadamente el 50% de todos los cráneos de subadultos de Triceratops tienen dos áreas de hueso más fino en la plataforma craneal posterior, que se corresponden con la ubicación de las fenestras en las plataformas de los cráneos de Torosaurus, indicando que las aberturas se desarrollaron para compensar el peso que habría ido apareciendo con la maduración de los individuos de Triceratops.[6] [31]

Esta idea fue discutida en 2011 por el especialista en ceratopsios Andrew Farke, quien publicó una redescripción de Nedoceratops hatcheri, una especie problemática que en diferentes ocasiones se ha considerado como representante de su propio género, como un sinónimo de alguna especie de Triceratops o bien una especie distinta del mismo, o, según la hipótesis de Scannella y Horner, un ejemplo de un estadio de crecimiento intermedio entre las formas conocidas como Triceratops y Torosaurus. Farke concluyó que Nedoceratops hatcheri corresponde a individuos adultos de su propio género, relacionado estrechamente con Triceratops. Este autor también concluyó que los cambios requeridos para «convertir» un Triceratops en un Torosaurus serían un proceso sin precedente entre los ceratópsidos, pues requeriría la adición de huesos epoccipitales, la reversión de la textura del hueso de adulto a un estado inmaduro y de vuelta al adulto, además de un tardío desarrollo de las aberturas en la gola.[32]

En un artículo posterior, en 2011, el paleontólogo Nicholas Longrich afirmó que la sinonimización de Triceratops y Torosaurus no podía ser apoyada sin formas intermedias mejores que las provistas por Scannella y Horner. Sin embargo, Longrich estuvo de acuerdo en que Nedoceratops es un sinónimo de Triceratops[33]

Ojoceratops y Tatankaceratops[editar]

En su artículo de 2011, Longrich sugirió que el recientemente descrito Ojoceratops era indistinguible de los especímenes de T. horridus previamente atribuidos a la especie obsoleta T. serratus. Longrich señaló asimismo que otro nuevo género, Tatankaceratops, poseía una extraña mezcla de características de los ejemplares juveniles y adultos de Triceratops, indicando que podría representar una especie enana de Triceratops o simplemente un ejemplar de Triceratops con un desorden en su desarrollo que detuvo su crecimiento prematuramente.[33]

Clasificación[editar]

Vista del cráneo de Triceratops, Museo de Historia Natural de Londres
Vista frontal del cráneo deTriceratops con una prominente fila de epoccipitales a lo largo de su gola.

Triceratops es el dinosaurio mejor conocido del género Ceratopsidae, una familia dentro de Ceratopsia, los dinosaurios con cuernos. La localización exacta de Triceratops entre los ceratopsianos se ha discutido durante muchos años. La confusión provenía principalmente de la combinación de golas cortas y sólidas, similares a los de Centrosaurinae, y de los cuernos largos de la frente, más relacionados con Ceratopsinae, también conocido como Chasmosaurinae. En la primera descripción de dinosaurios con cuernos, R. S. Lull propuso dos linajes, uno para Monoclonius y Centrosaurus incluyendo a Triceratops, con el otro incluyendo a Ceratops y Torosaurus, haciendo a Triceratops un centrosaurino de hoy.[21] Revisiones posteriores apoyaron esta visión, describieron formalmente los primeros, el grupo de golas cortas como Centrosaurinae, incluyendo Triceratops, y el segundo, el de las golas largas como Chasmosaurinae.[34] [23] En 1949, C. M. Sternberg fue el primero que cuestionó esta posición y propuso que Triceratops estaba más relacionado con Arrhinoceratops y Chasmosaurus de acuerdo con características del cráneo y cuernos, haciendo a Triceratops un ceratopsino o chasmosaurino suegun la antigua denominación.[24] Sin embargo esto fue ignorado por John Ostrom,[35] posteriormente por David Norman, ambos incluyendo a Triceratops dentro de Centrosaurinae.[36]

Posteriores descubrimientos y estudios apoyaron la visión de Sternberg sobre la posición de Triceratops, con Lehman definiendo las subfamilias en 1990 y diagnosticando a Triceratops como ceratopsino (chasmosaurino según el caso) en base de varias características morfológicas. De hecho, entra bien en la subfamilia del ceratopsino, aparte de su una característica, la de una gola corta.[26] Posteriores estudios de Peter Dodson, incluyen un análisis cladistico de 1990[37] y un estudio de 1993 usando RFTRA (análisis de resistencia de rho y theta ajustado),[38] una técnicas morfometricas qué mide sistemáticamente semejanzas en la forma del cráneo, refuerza la posición de Triceratops en la subfamilia Ceratopsinae. El siguente cladograma muestra la posición de según Sampson et al., en 2010.[39]

Ceratopsidae

Centrosaurinae


Chasmosaurinae

Chasmosaurus




Mojoceratops




Agujaceratops





Utahceratops



Pentaceratops





Coahuilaceratops





Kosmoceratops



Vagaceratops





Anchiceratops




Arrhinoceratops




Ojoceratops



Eotriceratops




Torosaurus




Nedoceratops



Triceratops














Filogenia[editar]

En la sistemática filogenética, el género se ha utilizado como punto de referencia en la definición de Dinosaurio. Los dinosaurios se han definido como todos los descendientes del antepasado común más reciente de Triceratops y Neornithes, es decir los pájaros modernos.[40] Además los dinosaurios con cadera de aves, Ornithischia, han sido definido como todos los dinosaurios con un antepasado común más reciente al Triceratops que con las aves modernas.[41]

Orígenes[editar]

Cráneo de Triceratops de la Formación Laramie al este de Colorado. Basándose en la edad de la formación, es el más antiguo de los Triceratops conocidos.

Los orígenes evolutivos de Triceratops fueron desconocidos durante muchos años después de su descubrimiento. En 1922, Henry Fairfield Osborn interpretó al recientemente descubierto Protoceratops como su antepasado,[42] pero pasaron muchas décadas antes de que nueva información saliera a luz. Los últimos años han sido fructíferos en el descubrimiento de varios dinosaurios relacionados con los antepasados de Triceratops. Zuniceratops, el ceratopsiano más antiguo conocido con cuernos en la frente, fue descrito a finales de la decáda de 1990, y Yinlong, el primer ceratopsiano del Jurásico, en 2005.

Estos nuevos hallazgos han sido cruciales en el entendimiento de los orígenes de los dinosaurios con cuernos, sugiriendo un origen en Asia, durante el Jurásico, y la aparición de los verdaderos dinosaurios con cuernos, los ceratópsidos, a principios del Cretácico Superior en Norteamérica.[11] Como Triceratops se ve cada vez más como un miembro de la subfamilia de gola larga, Ceratopsinae, un probable antepasado pudo haberse parecido a Chasmosaurus, que prosperó unos 5 millones de años antes.

Paleobiología[editar]

Ilustración, filogénicamente tentativa, de un Triceratops con estructuras integumentarias, como las encontrados en los psitacosaurios.

Aunque comúnmente se retrate a los Triceratops en manadas, como animales gregarios, realmente hay pocas evidencias. Mientras que se conocen de yacimientos que contienen restos desde dos a centenares o miles de individuos de varios géneros de dinosaurios con cuernos, hasta la fecha hay solamente un yacimiento documentado con varios ejemplares de Triceratops: un lugar en el sudeste de Montana con restos de tres jóvenes. Puede ser significativo que solamente se encontraran restos de individuos juveniles. [43]

Por muchos años solo se encontraron individuos aislados de Triceratops.[43] Sin embargo estos restos son muy comunes, por ejemplo, Bruce Erickson, un paleontologo del Museo de Ciencias de Minnesota, ha reportado que se conocen 200 especímenes de T. prorsus en la Formación Hell Creek de Montana.[44] Igualmente, Barnum Brown comentó haber visto más de 500 cráneos en el campo.[45] Debido a que los dientes, fragmentos de los cuernos, de la gola, y otros fragmentos del cráneo de Triceratops son los fósiles más abundantes en la Formación Lance, de finales del Maastrichtiano durante el Cretácico Superior, hace 68 a 65 millones de años en Norteamérica occidental, Triceratops está considerado como uno de los herbívoros dominantes de su tiempo, si no el más dominante. En 1986, Robert Bakker estimó que componía 5/6 de la fauna de grandes dinosaurios a finales del Cretácico.[46] A diferencia de lo que sucede con otros animales, los restos del cráneo son más comunes que los postcraneales, lo que sugiriere que el cráneo tuviera un potencial inusualmente alto de preservación.[47]

Un dibujo de 1905 que muestra el cerebro relativamente pequeño de Triceratops (sup).

Triceratops era uno de los últimos géneros de ceratópsidos en aparecer antes de la extinción masiva del Cretácico-Terciario. Los relacionados Nedoceratops y Torosaurus, y el más distante y diminuto Leptoceratops, estaban también presentes, aunque sus restos son escasos.[5]

Dentición y dieta[editar]

Los Triceratops eran herbívoros y, debido a su cabeza baja, su alimento principal era probablemente plantas de crecimiento bajo, aunque pudieron haber derribado árboles más altos con sus cuernos, pico, y cuerpo.[11] [48] Las mandíbulas terminaban en un pico profundo y estrecho, que se cree que habría sido mejor en arrancar y ramonear que para morder.[49]

Los dientes del Triceratops estaban agrupados en baterías, de 36 a 40 columnas de dientes a cada lado de cada mandíbula, con tres a cinco dientes apilados por columna, dependiendo del tamaño del animal.[11] Esto le da un total de 432 a 800 dientes, de los cuales solamente una fracción estaba funcionando en un momento dado; el reemplazo de los dientes era continuo y ocurría a lo largo de la vida del animal.[11] Estos actuaban cortando en una posición vertical o casi vertical[11] El gran tamaño y número de los dientes de un Triceratops sugiere que comían volúmenes grandes de material vegetal fibroso,[11] por lo que se ha sugerido que palmeras y cycas formaban la mayor parte de su dieta,[50] [51] o helechos, que crecerían en praderas.[52]

Funciones de los cuernos y de la plataforma craneal posterior[editar]

Ha habido mucha especulación sobre las funciones de las características principales de Triceratops. Las dos teorías principales han girado alrededor de uso en combate, o exhibición en el cortejo, con esta última idea considerada como la función primaria más probable.[11] En los primeros estudios sobre el género, Lull propuso que la gola (la plataforma craneal posterior) pudiera servir de anclaje a los músculos de la masticación, permitiéndole una mayor potencia muscular.[53] Esto fue aceptado por otros autores durante muchos años, pero estudios posteriores no encontraron evidencias de grandes zonas de inserción muscular en los huesos de la gola.[54]

Otra importante corriente de pensamiento vio la gola y los cuernos como armas en la lucha contra depredadores como Tyrannosaurus, esta idea fue propuesta por primera vez por C. H. Sternberg en 1917 y 70 años después por Robert Bakker.[55] [56] Hay evidencia de que un tiranosaurio ha tenido un encuentro agresivo contra un Triceratops, basándose en las marcas de dientes parcialmente cicatrizadas en un cuerno supraorbital y hueso escamoso de un Triceratops. El cuerno mordido está también quebrado, con nuevo crecimiento óseo después de la rotura. Qué animal fue el agresor es desconocido.[57] Lo que sí se sabe es que los tiranosaurios se alimentaban de Triceratops. Evidencia de esto incluye un ilion y sacro de Triceratops con grandes marcas de dientes que corresponden al depredador.[3]

En 2005, un documental de la BBC, La verdad sobre los dinosaurios asesinos, mostraba cómo un Triceratops pudo haberse defendido contra depredadores grandes como tiranosaurio. Para ver si un Triceratops habría podido cargar contra otros dinosaurios como un rinoceronte moderno, se construyó un cráneo artificial de Triceratops y se propulsó sobre la piel simulada de un tiranosaurio a 24 kilómetros por hora. Los cuernos de la frente penetraron la piel, pero el cuerno de la nariz y el pico no pudieron, rompiéndose el frente del cráneo. La conclusión extraída fue que habría sido imposible que un Triceratops se defendiera de esta manera; en lugar de esto, probablemente se afirmaban contra el suelo cuando eran atacados por depredadores grandes, usando sus cuernos para cornear si se acercaban demasiado. Sin embargo, hay defectos en la metodología. El cráneo fue fijado a un marco de acero y no tenía la gama de movimiento o de compresión dada por una espina dorsal flexible y un cuerpo muscular. Un Triceratops sería incapaz de funcionar y de golpear algo de una manera tan artificial.

Ejemplos de reacción periostica vista en varios especímenes de Triceratops

Las ilustraciones clásicas de Triceratops, además representarlos usando los cuernos en combate con depredadores, los muestran enfrentándose en combate entre sí con los cuernos trabados. Aunque los estudios demuestran que tal actividad sería factible, al igual que se observa en los animales con cuernos actuales,[58] sin embargo no hay acuerdo sobre si lo hicieron realmente. Además, aunque aparezcan hoyos, agujeros, lesiones, y otros daños en los cráneos de Triceratops y en cráneos de otros ceratópsidos, que se atribuyen a menudo al daño por cuernos en combate, un estudio reciente señala que no se han encontrado evidencias de lesiones por el empuje de cuerno que causen estas formas de daño, por ejemplo no hay evidencia de infección o cura. En su lugar se sugieren como causas la resorción ósea no patológica, u otras enfermedades de los huesos desconocidas.[59] Sin embargo, un estudio más reciente comparó índices de incidencia de lesiones del cráneo en Triceratops y Centrosaurus, demostrado que éstos eran constantes con Triceratops usando sus cuernos en combate y la cola adaptada como estructura protectora, mientras que un índice de patologías más baja en Centrosaurus puede indicar la representación visual más que el uso físico de la ornamentación craneal, o una forma de combate centrada en el cuerpo algo más que en la cabeza.[60] Los investigadores también concluyeron que el daño encontrado en los especímenes del estudio era a menudo muy localizado como para ser causado por una enfermedad del hueso.[61]

La gola pudo haber ayudado aumentando el área expuesta y favoreciendo la termorregulación.[62] Una teoría similar fue propuesta para las placas del estegosaurio,[63] aunque este uso solamente no explicara la variación extraña y extravagante vista en diversos miembros de Ceratopsidae.[11] Esta observación es altamente sugestiva de lo qué se cree ahora para ser la función primaria, la exhibición.

Cráneos juvenil y adultos —- el cráneo juvenil está sobre el tamaño de una cabeza humana adulta.

La teoría sobre el uso en la exhibición sexual fue propuesta por Davitashvili en 1961 y ha ganado muchos adeptos desde entonces.[26] [54] [64] Evidencia de que la exhibición visual era importante, en cortejo o en otro comportamiento social, es visto en el hecho de que los dinosaurios con cuernos tenían diferencias marcadas en sus adornos, haciendo de cada especie altamente distintiva. También, las criaturas vivas modernas con tales exhibiciones de cuernos y los adornos los utilizan en un comportamiento similar.[65] Un estudio reciente del más pequeño cráneo de un Triceratops, perteneciente fehacientemente a un joven, muestra que la gola y los cuernos se desarrollaron a una edad muy temprana, antes del desarrollo sexual y así probablemente importante de para el reconocimiento individual y de la especie en general.[66] Los ojos grandes y las características acortadas, un sello de "lindo" en los mamíferos bebé, también sugieren que los padres Triceratops pueden haber cuidado a sus jóvenes.

En la cultura popular[editar]

Ilustración por Charles R. Knight.
Ilustración de 1904 de Charles R. Knight.

El aspecto distintivo del Triceratops ha llevado a que sean representados con frecuencia en películas, juegos de computadoras y documentales. Aparecen en el film Jurassic Park, donde uno es mostrado enfermo y tratado por humanos. Triceratops más activos se ven en las dos secuelas del filme. También se han visto en tres documentales importantes sobre dinosaurios: Walking with Dinosaurs, The Truth About Killer Dinosaurs y Prehistoric Park. Son generalmenrte llamados "tres-cuernos" y así son llamados en la película En busca del valle encantado y sus numerosas secuelas debido a los prominentes cuernos en la frente y nariz, los cuales han llegado a ser casi sinónimos con los dinosaurios. El diminutivo "Trike" es otro nombre informal de los personajes Triceratops en la literatura infantil y en series de televisión. En la serie Power Rangers, el Triceratops fue el dinosaurio del Blue Ranger durante las primeras tres temporadas . y luego en Power Rangers Dino Thunder. Aparece en la animada Harry y su cubo de dinosaurios. El personaje "Baby Bop" de Barney y sus amigos es otro ejemplo de Triceratops en la cultura popular.

Una escena recurrente, en especial en los libros infantiles sobre dinosaurios, es la pelea entre un Triceratops y un T. rex.[67] [68] [69] [70] Como tales estos dos dinosaurios se representan y se piensan a menudo como enemigos naturales. Una batalla memorable pero anacrónica con un ceratosaurio sustituye al T. rex en la película 1966 One Million Years B.C.; otro ejemplo es en la serie japonesa dino rey. Aparece en PDFC, pelea contra un Tyrannosaurus, Suchomimus y Velociraptor.

El Triceratops aparece en los juegos de video derivados directamente de la serie de Jurassic Park o similares, a saber los juegos 1997 para PC Jurassic Park: Chaos Island, Turok: Dinosaur Hunter, el juego del 2000 para PC y PS Dino Crisis 2, y en el de 2003 Jurassic Park: Operation Genesis. Triceratópo aparece en la expansión para Zoo Tycoon franchise. También, es una criatura popular usada en los juegos diseñados por Rareware, incluyendo Diddy Kong Racing y Star Fox Adventures. Triceratops, sin especificar la especie, es el fósil estatal de Dakota del Sur,[71] y dinosaurio oficial de Wyoming.[72]

Véase también[editar]

Fuentes[editar]

Referencias[editar]

  1. Liddell y Scott (1980). Greek-English Lexicon, Abridged Edition. Oxford (Reino Unido): Oxford University Press. ISBN 0-19-910207-4. 
  2. Lehman T. M. (1987). «Late Maastrichtian paleoenvironments and dinosaur biogeography in the Western Interior of North America». Paleogeography, Paleoclimatology and Paleoecology 60:  pp. 290. doi:10.2307/2406631. 
  3. a b Erickson, G. M.; Olson, K. H. (1996). «Bite marks attributable to Tyrannosaurus rex: preliminary description and implications». Journal of Vertebrate Paleontology 16 (1):  175–178. 
  4. a b Lambert, D. (1993). The ultimate dinosaur book. Dorling Kindersley, New York. pp. 152–167. ISBN 1-56458-304-X. 
  5. a b c d e f Dodson, P. (1996). The horned dinosaurs. Princeton, New Jersey: Princeton University Press. ISBN 0-691-02882-6. 
  6. a b c «New analyses of dinosaur growth may wipe out one-third of species». Science News. ScienceDaily.com (31-10-2009). Consultado el 03-11-2009.
  7. DinoDictionary.com :: T Dinosaurs Page 2
  8. Triceratops in The Natural History Museum's Dino Directory
  9. Alexander, R. M. (1985). «Mechanics of posture and gait of some large dinosaurs». Zoological Journal of the Linnean Society, 83: 1–25.
  10. Dinosaur facts
  11. a b c d e f g h i Dodson, P.; Forster, C. A. y Sampson, S. D. (2004) «Ceratopsidae». En: Weishampel, D. B.; Dodson, P. y Osmólska, H. (eds.) The Dinosauria (2.ª ed.). Berkeley: University of California Press. Págs. 494–513. ISBN 0-520-24209-2.
  12. Christiansen, P., and Paul, G. S. (2001). «Limb bone scaling, limb proportions, and bone strength in neoceratopsian dinosaurs». Gaia 16:1 3–29.
  13. Chapman, R.E.; Snyder, R.A.; Jabo, S. y Andersen, A. (2001). «On a new posture for the horned dinosaur Triceratops». Journal of Vertebrate Paleontology 21 (suplemento al número 3), Abstracts of Papers, 61st Annual Meeting: 39A–40A.
  14. Dodson, P.; Forster, C. A. y Sampson, S. D. (2004) «Ceratopsidae». En: Weishampel, D. B.; Dodson, P. y Osmólska, H. (eds.) The Dinosauria (2.ª ed.). Berkeley: University of California Press. pp. 494–513. ISBN 0-520-24209-2.
  15. Brown, B. y Schlaikjer, E. M. (1940). «The origin of ceratopsian horn-cores». American Museum Novitates, 1065: 1–7
  16. a b Carpenter, K. (2006). «"Bison" alticornis and O.C. Marsh's early views on ceratopsians.» En: Carpenter, K. (ed.). Horns and beaks: ceratopsian and ornithopod dinosaurs Bloomington e Indianapolis: Indiana University Press. Págs. 349–364. ISBN 0-253-34817-X.
  17. Marsh, O.C. (1887). «Notice of new fossil mammals». American Journal of Science 34: 323–331.
  18. Marsh, O.C. (1888). «A new family of horned Dinosauria, from the Cretaceous». American Journal of Science 36: 477–478.
  19. Marsh, O.C. (1889a). «Notice of new American Dinosauria». American Journal of Science 37: 331–336
  20. Marsh, O.C. (1889b). «Notice of gigantic horned Dinosauria from the Cretaceous». American Journal of Science 38: 173–175
  21. a b c Hatcher, J. B., Marsh, O. C. and Lull, R. S. (1907) The Ceratopsia. Government Printing Office, Washington, D.C. ISBN 0-405-12713-8.
  22. Forster, C. A. (1996). «Species resolution in Triceratops: cladistic and morphometric approaches». Journal of Vertebrate Paleontology, 16: 259–270
  23. a b c Lull, R. S. (1933) «A revision of the Ceratopsia or horned dinosaurs». Memoirs of the Peabody Museum of Natural History, 3(3): 1–175.
  24. a b Sternberg, C. M. (1949). The Edmonton fauna and description of a new Triceratops from the Upper Edmonton member; phylogeny of the Ceratopsidae. National Museum of Canada Bulletin 113:33–46.
  25. Ostrom, J. H. y Wellnhofer, P. (1986). «The Munich specimen of Triceratops with a revision of the genus». Zitteliana, 14: 111–158
  26. a b c Lehman, T. M. (1990). The ceratopsian subfamily Chasmosaurinae: sexual dimorphism and systematics. in: Carpenter, K., and Currie, P. J. (eds.). Dinosaur Systematics: Perspectives and Approaches, Cambridge University Press, Cambridge, pp. 211–229. ISBN 0-521-36672-0.
  27. Forster, C. A. (1996). «Species resolution in Triceratops: cladistic and morphometric approaches». Journal of Vertebrate Paleontology, 16(2): 259–270
  28. Lehman, T. M. (1998). «A gigantic skull and skeleton of the horned dinosaur Pentaceratops sternbergi from New Mexico». Journal of Paleontology, 72(5): 894–906
  29. Scannella, J.B. y Fowler, D.W. (2009). «Anagenesis in Triceratops: evidence from a newly resolved stratigraphic framework for the Hell Creek Formation». En: 9th North American Paleontological Convention Abstracts. Cincinnati Museum Center Scientific Contributions, 3: 148–149
  30. Farke, A. A. (2006). «Cranial osteology and phylogenetic relationships of the chasmosaurine ceratopsid Torosaurus latus». En: Carpenter, K. (ed.) Horns and beaks: ceratopsian and ornithopod dinosaurs. Bloomington: Indiana University Press. Págs. 235–257
  31. «New analyses of dinosaur growth may wipe out one-third of species».
  32. Farke, A. A. (2011) «Anatomy and taxonomic status of the chasmosaurine ceratopsid Nedoceratops hatcheri from the Upper Cretaceous Lance Formation of Wyoming, U.S.A..» PLoS ONE, 6(1): e16196. doi 10.1371/journal.pone.0016196
  33. a b Nicholas R. Longrich (2011). «Titanoceratops ouranous, a giant horned dinosaur from the Late Campanian of New Mexico». Cretaceous Research 32 (3):  264–276. doi:10.1016/j.cretres.2010.12.007. http://www.sciencedirect.com/science?_ob=ArticleURL&_udi=B6WD3-51TPVM1-1&_user=10&_coverDate=12%2F29%2F2010&_rdoc=1&_fmt=high&_orig=browse&_origin=browse&_zone=rslt_list_item&_srch=doc-info(%23toc%236755%239999%23999999999%2399999%23FLA%23display%23Articles)&_cdi=6755&_sort=d&_docanchor=&_ct=21&_acct=C000050221&_version=1&_urlVersion=0&_userid=10&md5=8f5e3845b1c44a1dc08c04b09952a44a&searchtype=a. 
  34. Lambe, L.M. (1915). On Eoceratops canadensis, gen. nov., with remarks on other genera of Cretaceous horned dinosaurs. Canada Department of Mines Geological Survey Museum Bulletin 12:1–49.
  35. Ostrom, J. H. (1966). Functional morphology and evolution of the ceratopsian dinosaurs. Evolution 20:220–227.
  36. Norman, David (1985). The Illustrated Encyclopaedia of Dinosaurs. London: Salamander Books. ISBN 0-517-468905. 
  37. Dodson, P., and Currie, P. J. (1990). Neoceratopsia. 593–618. in Weishampel, D. B., Dodson, P., & Osmólska, H. (eds.). The Dinosauria University of California Press:Berkeley, pp. 593–618. ISBN 0-520-06727-4.
  38. Dodson, P. (1993). Comparative Craniology of the Ceratopsia. In: American Journal of Science 293, pp. 200–234.
  39. Plantilla:Cita pubilcación
  40. Gauthier, J. A. (1986). Saurischian monophyly and the origin of birds. The Origin of Birds and the Evolution of Flight, K. Padian (ed.), Memoirs of the California Academy of Sciences 8:1–55.
  41. Sereno, P. C. (1998). A rationale for phylogenetic definitions, with application to the higher-level taxonomy of Dinosauria. Neues Jahrbuch für Geologie und Paläontologie, Abhandlungen 210(1):41–83.
  42. Dodson, P. (1996). The Horned Dinosaurs. Princeton University Press:Princeton, New Jersey, p. 244. ISBN 0-691-02882-6.
  43. a b Mathews, Joshua C.; Brusatte, Stephen L.; Williams, Scott A.; and Henderson, Michael D. (2009). «The first Triceratops bonebed and its implications for gregarious behavior». Journal of Vertebrate Paleontology 29 (1):  pp. 286–290. 
  44. Erickson, B.R. (1966). «Mounted skeleton of Triceratops prorsus in the Science Museum». Scientific Publications of the Science Museum, 1: 1–16
  45. Dodson, P. (1996). The Horned Dinosaurs. Princeton, New Jersey: Princeton University Press, p. 79. ISBN 0-691-02882-6.
  46. Bakker, R.T. (1986). The dinosaur heresies: new theories unlocking the mystery of the dinosaurs and their extinction. Nueva York: William Morrow, p. 438. ISBN 0-14-010055-5.
  47. Derstler, Kraig (1994). «Dinosaurs of the Lance Formation in eastern Wyoming». En Nelson, Gerald E. (ed.). The Dinosaurs of Wyoming. Wyoming Geological Association Guidebook, 44th Annual Field Conference. Wyoming Geological Association. pp. 127–146. 
  48. Tait J., and Brown, B. (1928). How the Ceratopsia carried and used their head. Transactions of the Royal Society of Canada. 22:13–23.
  49. Ostrom, J. H. (1966). «Functional morphology and evolution of the ceratopsian dinosaurs». Evolution 20 (3):  pp. 290. doi:10.2307/2406631. 
  50. Ostrom, J. H. (1964). «A functional analysis of jaw mechanics in the dinosaur Triceratops». Postilla, Yale Peabody Museum 88: 1–35.
  51. Weishampel, D. B. (1984). «Evolution of jaw mechanisms in ornithopod dinosaurs». Advances in Anatomy, Embryology, and Cell Biology, 87: 1–110.
  52. Coe, M. J.; Dilcher, D. L.; Farlow, J. O.; Jarzen, D. M. y Russell, D. A. (1987). «Dinosaurs and land plants». En: Friis, E. M., Chaloner, W. G. y Crane, P. R. (eds.) The Origins of Angiosperms and their Biological Consequences Cambridge University Press, pp. 225–258. ISBN 0-521-32357-6.
  53. Lull, R. S. (1908). «The cranial musculature and the origin of the frill in the ceratopsian dinosaurs». American Journal of Science, 4(25): 387–399
  54. a b Forster, C. A. (1990). The cranial morphology and systematics of Triceratops, with a preliminary analysis of ceratopsian phylogeny. Tésis doctoral. Universidad de Pennsylvania, Philadelphia. 227 pp.
  55. Sternberg, C. H. (1917). Hunting Dinosaurs in the Badlands of the Red Deer River, Alberta, Canada. Published by the author, San Diego, California, 261 pp.
  56. Bakker, R. T. (1986). The dinosaur heresies: new theories unlocking the mystery of the dinosaurs and their extinction. Nueva York: William Morrow. ISBN 0-14-010055-5.
  57. Happ, John; y Carpenter, Kenneth (2008). «An analysis of predator-prey behavior in a head-to-head encounter between Tyrannosaurus rex and Triceratops». En Carpenter, Kenneth y Larson, Peter E. Tyrannosaurus rex, the tyrant king (Life of the Past). Bloomington: Indiana University Press. pp. 355–368. ISBN 0-253-35087-5. 
  58. Farke, A. A. (2004). Horn use in Triceratops (Dinosauria: Ceratopsidae): Testing behavioral hypotheses using scale models. Palaeontologia electronica, 7(1): 10 pp.
  59. Tanke, D. H, y Farke, A. A. (2006). «Bone resorption, bone lesions, and extracranial fenestrae in ceratopsid dinosaurs: a preliminary assessment». En: Carpenter, K. (ed.). Horns and beaks: ceratopsian and ornithopod dinosaurs Bloomington: Indiana University Press. Págs. 319–347. ISBN 0-253-34817-X.
  60. Farke, A. A.; Wolff, E.D.S. y Tanke, D.H. (2009). «Evidence of combat in Triceratops». PLoS ONE, 4(1): e4252. doi 10.1371/journal.pone.0004252
  61. Scars Reveal How Triceratops Fought – Wired.com
  62. Wheeler, P.E. (1978). «Elaborate CNS cooling structures in large dinosaurs». Nature 275 (275):  pp. 441–443. doi:10.1038/275441a0. 
  63. Farlow, J. O., Thompson, C. V., and Rosner, D. E. (1976). «Plates of the dinosaur Stegosaurus: Forced convection heat loss fins?». Science 192:  pp. 1123. doi:10.1126/science.192.4244.1123. PMID 17748675. 
  64. Davitashvili L (1961). The Theory of sexual selection. Izdatel'stvo Akademia nauk SSSR. p. 538. 
  65. Farlow, J. O., and Dodson, P. (1975). «The behavioral significance of frill and horn morphology in ceratopsian dinosaurs». Evolution 29 (2):  pp. 353. doi:10.2307/2407222. 
  66. Goodwin, M. B., Clemens, W. A., Horner, J. R., and Padian, K. (2006). «The smallest known Triceratops skull: new observations on ceratopsid cranial anatomy and ontogeny.» (PDF). Journal of Vertebrate Paleontology 26 (1):  pp. 103. doi:10.1671/0272-4634(2006)26[103:TSKTSN]2.0.CO;2. http://www.ucmp.berkeley.edu/people/mbg/Goodwin_et_al_2006.pdf. 
  67. Geis, D. (1982). How and Why Book of Dinosaurs. Allan Publishers. ISBN 0-8241-5001-5.
  68. Watson, J. W. (1981). The Giant Golden Book of Dinosaurs. Random House Children's Books. ISBN 0-307-13764-3.
  69. Pistorius A. (1958) What dinosaur is it? Follett Pub. Co., Chicago.
  70. Wise, W. (1963) In The Time of The Dinosaurs. Scholastic. ISBN 0-590-32351-2.
  71. State of South Dakota. «Signs and Symbols of South Dakota.....». Consultado el 20-01-2007.
  72. State of Wyoming. «State of Wyoming – General Information». Consultado el 20-01-2007.

Bibliografía[editar]

  • Horner, J. R., & Goodwin, M. B. 2006. Major cranial changes during Triceratops ontogeny. Proc Biol Sci. November 7; 273(1602): 2757–2761.
  • Mathews, J., Henderson, M. & Williams, S. 2007. Taphonomy and sedimentology of the first known Triceratops bonebed, Carter County, Montana. 67th Annual Meeting. Society of Vertebrate Paleontology. Journal of Vertebrate Paleontology, 27, 3, 114.
  • Walters, R., Chapman, R. E. & Snyder, R. A. 2001. Fleshing-out Triceratops: adding muscle and skin to the virtual Triceratops. Journal of Vertebrate Paleontology. Abstracts of papers. Sixty-first annual meeting society of vertebrate paleontology, 21, Supplement to number 3, 111A

Enlaces externos[editar]