Sacro (hueso)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Hueso sacro»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Sacro
Gray97.png
Hueso sacro, vista lateral.
Gray241.png
Hueso sacro en el medio, vista frontal.
Latín [TA]: os sacrum
TA A02.2.05.001
Enlaces externos
Gray Tema 24 # 106

El hueso sacro (Os sacrum) es un hueso corto, impar, central y simétrico, oblicuo, compuesto por cinco piezas soldadas (vértebras sacras) en forma de pirámide cuadrangular, con una base, un vértice y cuatro caras, anterior, posterior y laterales. Sus alas sacras en las zonas laterales, se unen con las palas ciáticas de la pelvis.

Se encuentra debajo de la vértebra L5 y encima del coxis y entre los huesos coxales, con todos los cuales se articula. Contribuye a formar la columna vertebral y la pelvis. Su función principal es transmitir el peso del cuerpo a la cintura pélvica.

El borde anterior de S1 es sobresaliente y se denomina promontorio sacro. El vértice se articula con el cóccix. El orificio vertebral del sacro se denomina conducto sacro. Contiene las raíces nerviosas de la cola de caballo (raíces de nervios espinales situados debajo de L1). En las caras pélvicas y dorsal del sacro aparecen 4 pares de orificios sacros a través de los cuales emergen ramos dorsales y ventrales de los nervios espinales.

En él se insertan los músculos:

Los romanos le dieron este nombre porque correspondía a la parte entregada a los dioses en los sacrificios.[1]

Articulación sacroiliaca[editar]

Superficies articulares[editar]

La articulación sacroiliaca presenta dos superficies auriculares:

- La carilla auricular del hueso coxal: situada en la parte posterosuperior de la cara interna del hueso iliaco exactamente por detrás de la línea innominada, que constituye parte del estrecho superior. Esta superficie tiene forma de media luna de concavidad posterosuperior; está recubierta de cartílago y es bastante irregular. A lo largo del eje mayor de esta superficie discurre una cresta alargada que separa dos depresiones. Esta cresta está incurvada sobre si misma, siguiendo un arco de círculo cuyo centro está situado aproximadamente a nivel de la tuberosidad iliaca que da inserción a poderosos ligamentos de la articulación sacroiliaca.

- La superficie auricular del alerón sacro: sus contornos son superponibles a los de la faceta auricular del hueso coxal y cuya superficie tiene una conformación inversa.

Estas dos superficies sin embargo no tienen tanta regularidad como se ha descrito anteriormente. En la parte media y superior de la superficie auricular del sacro existe una depresión central. En cambio, en su parte inferior, la parte auricular del sacro está más bien convexa en su parte central. De ello se deduce la dificultad que existe en seguir la interlínea sacroiliaca en una proyección radiológica y que, según en la parte que se quiera explorar, la proyección debrá ser oblicua de fuera a dentro, o de dentro a fuera.[2]


La carilla auricular del sacro[editar]

Puede presentar grandes variaciones morfológicas según los individuos. A. Delmas ha demostrado la existencia de una correspondencia entre el tipo del raquis y la morfología del sacro y de su faceta auricular.

- Cuando las curvas raquídeas son muy acentuadas, caso que corresponde al tipo dinámico, el sacro es muy horizontal y la faceta auricular, muy incurvada sobre sí misma, es al mismo tiempo muy cóncava. La articulación sacroiliaca está entonces dotada de una movilidad importante, que recuerda a una diartrosis, que corresponde a un grado extremo de adaptación a la macha bípeda.

- Cuando las curvaturas raquídeas son poco acentuadas, caso que corresponde a tipo estático, el sacro es casi vertical y la faceta auricular muy alargada verticalmente y muy poco acodada sobre sí misma. Su superficie es casi plana. Este aspecto es a menudo observado en los niños.

La aurícula es habitualmente más larga y estrecha en el sacro que en el hueso iliaco y en ella se observa constantemente una depresión central en la unión de los dos segmentos y dos elevaciones cerca de las extremidades de cada segmento.

Weisel ha desarrollado una teoría personal sobre la disposición de los ligamentos de la articulación en relación con las fuerzas que se le aplican:

- Un grupo craneal, de dirección lateral y dorsal. Estos ligamentos actuarían durante el desplazamiento del promontorio hacia delante.

- Un grupo caudal, de dirección craneal, que se opone a la fuerza perpendicular al plano de la cara superior de la primera vértebra sacra.[3]


Ligamentos de la articulación sacroiliaca[editar]

Vista posterior de la pelvis[editar]

1.- Ligamentos iliolumbares: constituido por dos haces, superior e inferior, y que van desde las apófisis transversas de L4 y L5 al borde anterior de la cresta iliaca.

2.- Plano medio de los ligamentos iliosacros: aqui encontramos el ligamento iliotransverso del sacro y los ligamentos iliotransversos conjugados. Estos últimos fueron descritos por Farabeuf ,divergen en la extremidad posterior de la cresta iliaca y terminan en los tubérculos conjugados del sacro.

3.- Ligamentos sacrociáticos mayor y menor: Son dos ligamentos muy importantes que se extienden entre la parte inferior del borde externo del sacro y la gran escotadura ciática. Dividen esta escotadura en dos agujeros: un agujero superior por el que sale de la pelvis el músculo piramidal, y un agujero inferior, salida del músculo obturador interno.

Vista anterior de la pelvis[editar]

Desde esta vista podemos volver a ver los ligamentos iliolumbares y sacrociáticos. Además vemos:

1.-Ligamento sacroiliaco anterior: está formado por dos haces que son denominados frenos de nutación superior e inferior.[4]


Movimientos de la articulación sacroiliaca[editar]

1.- Movimiento de nutación: durante este movimiento, el sacro gira alrededor del eje constituido por el ligamento axial, de manera que el promontorio se desplaza hacia abajo y hacia delante, y la punta del sacro y la esxtremidad del cóccix se desplazan hacia atrás. Por tanto, el diámetro anteroposterior del estrecho superior acorta su longitud mientras que el estrecho inferior aumenta. Por otro lado, las palas iliacas se aproximan y las tuberosidades isquiáticas se separan. Este movimiento está limitado por la tensión de los ligamentos sacrociñaticos y por los llamados frenos de la nutación (ligamento sacroiliaco anterior).

2.-Movimiento de contranutación: realiza desplazamientos inversos; el sacro gira alrededor del ligamento axial haciendo que el promontorio se desplaza hacia arriba y hacia atrás y la extremidad inferior del sacro y la punta del cóccix se desplazan hacia abajo y hacia delante. Además, las palas iliacas se separan y las tuberosidades isquiáticas se aproximan. Está limitado por la tensión de los ligamentos sacroiliacos (plano superficial, medio y profundo).[5]


Referencias[editar]

  1. Diccionario etimológico
  2. Fisiología Articular. A.I. Kapandji. 6ª edición. Tomo 3
  3. Fisiología Articular. A.I. Kapandji. 6ª edición. Tomo 3
  4. Fisiología Articular. A.I. Kapandji. 6ª edición. Tomo 3
  5. Fisiología Articular. A.I. Kapandji. 6ª edición. Tomo 3

Notas[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]