Spinosaurus

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Spinosaurus
Rango temporal: 112 Ma-97 Ma
Cretácico Inferior - Cretácico Superior
Spinosaurus BW2.png
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Sauropsida
Superorden: Dinosauria
Orden: Saurischia
Suborden: Theropoda
Superfamilia: Megalosauroidea
Familia: Spinosauridae
Subfamilia: Spinosaurinae
Género: Spinosaurus
Stromer, 1915
Especies

Spinosaurus (gr. «lagarto de espina») es un género representado por dos especies de dinosaurios terópodos espinosáuridos, que vivieron en lo que actualmente es el norte de África desde el Albiano Inferior hasta el Cenomaniano Inferior del periodo Cretácico, hace aproximadamente 112 a 97 millones de años.[1] [2] Este género se conoció inicialmente por los restos fósiles descubiertos en Egipto en la década de 1910 y descrito por el paleontólogo alemán Ernst Stromer.[3] Los restos originales fueron destruidos durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, pero se ha recuperado material adicional en años recientes. No existe claridad si se trata de una o dos especies representadas por los fósiles reportados en la literatura científica. La especie mejor conocida es S. aegyptiacus descubierta en Egipto; sin embargo, una posible segunda especie S. maroccanus se descubrió en Marruecos. También se han encontrado restos en Argelia, Túnez y posiblemente de Níger, Kenia y Libia.

Spinosaurus pudo ser el más grande de todos los dinosaurios carnívoros, todavía más grande que el Tyrannosaurus rex y el Giganotosaurus (a pesar de no compartir la contextura robusta de estos anteriores). Estimaciones publicadas en 2005 y 2007 sugieren que tenía 12,6 a 18 metros de longitud y 7 a 20,9 toneladas de peso.[4] [5] El cráneo del Spinosaurus era largo y angosto como el de los cocodrilos. Las espinas distintivas de Spinosaurus, las cuales eran extensiones de las apófisis vertebrales, crecían hasta 1,65 m de altura y probablemente estaban conectadas con piel, formando una estructura similar a una vela; sin embargo, algunos autores han propuesto que las espinas estaban cubiertas de grasa y formaban una joroba para almacenar agua, aunque es más probable la teoría de la vela. A esta estructura se le han atribuido múltiples funciones, incluyendo termoregulación y exhibición. Spinosaurus probablemente caminaba en dos patas la mayor parte del tiempo, pero ocasionalmente se pudo haber posado en las cuatro extremidades. Se cree que pudo haberse alimentado de pescado; la evidencia sugiere que permanecía tanto en el agua como en tierra, como un cocodrilo moderno.

Descripción[editar]

Cráneo[editar]

Cabeza de S. aegyptiacus basado en la reconstrucción de Dal Sasso en 2005.

El cráneo tenía un hocico estrecho repleto de dientes cónicos rectos. Había seis o siete dientes uno cada lado del frente de la mandíbula superior, en los huesos premaxilares, y otros doce en ambos maxilares detrás de ellos. El segundo y tercer diente en cada lado en la mandíbula superior eran perceptiblemente más grandes que el resto de los dientes de los premaxilares, existiendo un espacio entre ellos que era ocupado por la piezas más grandes del maxilar anterior. El extremo del hocico que sostenía los grandes dientes anteriores era muy ancha. Además tenía una pequeña cresta delante de los ojos parecida a la del Ceratosaurus.[4]

Usando las dimensiones de tres especímenes conocidos como MSNM V4047, UCPC-2 y BSP 1912 VIII 19, y asumiendo que la parte postorbital del ejemplar MSNM V4047 tenía una forma similar a la del cráneo de Irritator, Dal Sasso et al. (2005) estimaron que el cráneo de Spinosaurus tenía 1,75 metros de longitud.[4] Los resultados de Dal Sasso et al. fueron cuestionados debido a que la forma del cráneo puede variar entre las especies de espinosáuridos.[5] [5]

Reconstrucción de S. aegyptiacus

Tamaño[editar]

Desde su descubrimiento en 1915 Spinosaurus fue uno de los contendientes para ser el terópodo más grande conocido. Tanto Friedrich von Huene en 1926 como Donald F. Glut en 1982,[6] [7] lo incluyeron entre los terópodos más grandes con 15 m de longitud y un peso superior a las 6 t. En 1988, Gregory Paul también lo consideró como el terópodo más grande con 15 m de largo, pero estimando un peso inferior, de solo 4 toneladas.[8]

Comparación de los tamaños de los terópodos gigantes

Dal Sasso et al. (2005) asumieron que Spinosaurus y Suchomimus compartían las mismas proporciones corporales en relación con la longitud de su cráneo, calculando de ese modo que Spinosaurus tenía entre 16 y 18 metros de longitud y entre 7 y 9 t.[4] los resultados de Dal Sasso et al fueron controvertidos a causa de que la longitud del cráneo estimada era dudosa y que (asumiendo que la masa corporal se incrementa al cubo de la longitud corporal) que con las mismas proporciones que Suchomimus que tenía 11 m y 3,8 t, sobre la longitud de Spinosaurus podría estimarse una masa corporal entre 11,7 y 16,7 t.[5]

François Therrien y Donald Henderson, en una publicación de 2007, haciendo el cálculo a escala basados en la longitud craneal, cuestionaron las estimaciones previas del tamaño de Spinosaurus, encontrando que la longitud era demasiado grande y el peso muy pequeño.[5] Basados en una medida estimada del cráneo de entre 1,5 y 1,75 m, estimaron que la longitud era de 12,6 a 14,3 m, con una masa corporal de 12 a 20,9 t.[5] Los estimados más bajos sugieren que Spinosaurus pudo haber sido más corto y liviano que Carcharodontosaurus y Giganotosaurus.[5] A su vez el estudio de Therrien y Henderson fue criticado por la elección de los terópodos usados para compararlo (la mayoría de terópodos usados era tiranosáuridos y carnosaurios, los cuales tenían una contextura diferente a los espinosaúridos) y por asumir que el cráneo del Spinosaurus podría llegar a medir solo 1,5 m.[9] [10] El incremento en la precisión para la estimación del tamaño de Spinosaurus requiere el hallazgo de fósiles mejor preservados, especialmente de los miembros del animal.Hasta nuevos hallazgos se estima un tamaño desde 15 a 18 metros según las partes del cráneo encontradas.[11]

Vela o joroba[editar]

Spinosaurus tenía unas espinas vertebrales muy largas sobre la espalda, formando la base para su vela dorsal. La longitud de estas prolongaciones alcanzaban 10 veces el diámetro de los cuerpos vertebrales que las originaban.[12] Estas podrían haber sostenido una gran vela de piel, y podían llegar a medir 1,8 metros. Esta vela pudo actuar calentando la sangre rápidamente cuando el Sol le daba de lleno, o disipando el calor. Este tipo de espinas también fueron halladas en el Ouranosaurus, un iguanodóntido también encontrado en Níger, por lo que se supone el desarrollo de las espinas debió obedecer una algún factor climático.[13] Las espinas eran ligeramente más largas de adelante hacia atrás y más anchas en la base que en la punta, con la altura máxima en el centro de la aleta, siendo diferente a las espinas delgadas vistas en los pelicosaurios Edaphosaurus y Dimetrodon, contrastando con las espinas más gruesas de su contemporáneo el iguanodón Ouranosaurus.

La aleta de Spinosaurus era inusual, sin embargo, otros dinosaurios como el ornitópodo Ouranosaurus, el cual vivió unos pocos millones de años antes en la misma región que Spinosaurus, y el saurópodo de suramericano Amargasaurus pudieron haber desarrollado adaptaciones estructurales en sus vértebras. La vela era posiblemente análoga no homologa a la de Dimetrodon que vivió durante el período Pérmico, mucho antes a la aparición de los dinosaurios. Estas similitudes se debían a evolución convergente.

Stromer en 1915 y Jack Bowman Bailey en 1997 postularon que más que una vela esa estructura se trataba de una joroba, y portaba reservas de grasa más que una estructura de piel.[12] [14] Esta discusión se acabará con la aparición de nuevos ejemplares más completos.[12] Para soportar esta hipótesis, Bailey argumentó que en Spinosaurus, Ouranosaurus y otros dinosaurios con espinas dorsales alargadas, eran relativamente más cortas y gruesas que los pelicosaurios mecionados (de los cuales se sabe con certeza que tenían vela dorsal) y en lugar de ello poseían apófisis espinosas similares a las de Megacerops y Bison latifrons.[12]

Clasificación[editar]

Cladograma de Spinosauridae que muestra la ubicación de Spinosaurus
   Spinosauridae    


Baryonyx



Suchomimus





Irritator



Spinosaurus




Sources: Sereno et al. (1998),[15] Pisani et al. (2002),[16] and Benson (2010)[17] :921
   Spinosauridae    


Baryonychinae





Irritator



Spinosaurus




Source: Holtz et al. (2004),[18] :95,97-98 who coded Baryonyx and Suchomimus "as a single taxon" because they were "nearly identical"

Spinosaurus le da el nombre a una familia de dinosaurios, la Spinosauridae,[18] la cual incluye dos subfamilias Baryonychinae y Spinosaurinae. Baryonychinae incluye a Baryonyx del sudeste de Inglaterra, Irritator y Angaturama del Brasil, Suchomimus de Níger en el centro de África, y posiblemente Siamosaurus, en Tailandia que puede ser sinónimo de Irritator.[4] Entre estos géneros de Spinosaurus está más estrechamente vinculado a Irritator, con el que comparte dientes estrechos y sin aserrar.[19] Spinosaurinae comparte dientes rectos y no aserrados, con amplios espacios; a diferencia de Baryonychinae que tiene 30 en cada cuadrante maxilar, tienen solo 12 unidades.[4] [18]

En 2003, Rauhut sugirió que el Spinosaurus de Stromer es en realidad una quimera, consistiendo de una vértebra dorsal de un carcarodontosáurido similar al Acrocanthosaurus y la dentadura de un terópodo similar al Baryonyx.[20] Este análisis, sin embargo es refutado en recientes estudios.[18] [4]

Historia[editar]

Lugares donde aparece

S. aegyptiacus

S. marocannus

S.? sp.

Los primeros restos de Spinosaurus fueron encontrados en la Formación Baharija en el oasis de mismo nombre de Egipto en 1912, y nombrados por el paleontólogo alemán Ernst Stromer en 1915.[3] Fragmentos de un segundo ejemplar que incluían arcos neurales y parte de los miembros delanteros fueron llamados «Spinosaurus B» en 1934 por el mismo Stromer,[21] aunque este pensó que se trataba de otro tipo de terópodo como Carcharodontosaurus[15] o Sigilmassasaurus.[22] [23] [24] Algunos de los restos fueron dañados durante el transporte al Deutsches Museum, Múnich, Alemania, y el resto destruidos por los bombardeos aliados en 1944.[4]

Dos especies de Spinosaurus han sido descritas S. aegyptiacus de Egipto y S. marocannus de Marruecos. S. marocannus originalmente propuesta por Russell como una nueva especie a partir de una vértebra del cuello.[22] Sin embargo la mayoría de los autores considera que una vértebra cervical puede variar de ejemplar a ejemplar y consideran a S. marocannus sinónimo de S. aegyptiacus.[25]

Especies[editar]

Seis ejemplares parciales de Spinosaurus han sido descritos, el primero destruido durante la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo detallados dibujos y descripciones de los restos del ejemplar permiten su estudio. El tamaño de ese ejemplar en particular puede ser estimado con el uso de otros espinosáuridos.[26] [25] [4]

  • IPHG 1912 VIII 19, descrito por Stromer en 1915 y encontrado en la Formación Bahariya. Con una longitud estimada de 14 metros de largo un peso de 6,7 toneladas, siendo el holotipo.[3] Este espécimen, de un individuo sub-adulto, fue destruido durante la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, los dibujos detallados y las descripciones del espécimen se conservan. Del material original se conserva un fragmento de maxilar, dentario incompleto que mide 75 centímetros, lo que lleva a calcular el tamaño del cráneo en 1,45 metros, 19 dientes, 2 incompletas vértebras cervicales, 7 dorsales, costillas, gastralia, y 8 centros caudales. Este es el ejemplar considerado por Rauhut como una quimera.
  • CMN 50791, descrito por Russel en 1996, proveniente del Lecho Kem Kem de Marruecos, es el holotipo del Spinosaurus marocannus. El material incluye una vértebra cervical central, de 19,5 centímetros, dentario anterior y central y arco neural dorsal.
  • MNHN SAM 124-128, descrito por Taquet y Russell en 1998 de Argelia. Con una longitud estimada de 14 metros de largo un peso de 6,7 toneladas y un cráneo de 1,42 metros. El material consiste en un premaxilar parcial, maxilar parcial, vómer y dentario fragmentado.
  • Office National des Mines nBM231, descrito Buffetaut y Ouaja en 2002 de la Formación Chenini en Túnez, consiste en un dentario muy similar al de S. aegyptiacus.[27]
  • MSNM V4047, descrito por Cristiano Dal Sasso del Museo Cívico de Historia Natural en Milán y sus colegas en 2005, proveniente del Lecho Kem Kem, de Marruecos. Posee una tamaño estimado de 16-18 m y un peso de alrededor de 7 a 9 toneladas, con un cráneo de 175 centímetros consiste en un premaxilar, maxilar parcial, y partes del nasal.[4]
  • UCPC-2, descrito por Dal Sasso et al. en 2005, consiste en la cresta del hocico en frente de los ojos.[4]

Otros especímenes conocidos consisten principalmente en restos muy fragmentarios y dientes dispersos. Por ejemplo, dientes de la Formación Echkar de Níger ha sido referido a S. aegyptiacus.[28] Posible material correspondiente a Spinosaurus ha sido reportado de las Arenas de Turkana de Kenia y la Formación Cabao de Libia (que está datada en el Hauteriviano), sin embargo la asignación al al género Spinosaurus es tentativa.[29] [30]

Paleoecología[editar]

El ambiente habitado por los espinosaurios es parcialmente conocido, y comprende una gran parte del norte de África. Se sabe que habitaron lo que es hoy Egipto, por ejemplo, donde se daban condiciones de pantanos y canales de agua con una flora de manglares compartiendo el territorio con grandes predadores como bahariasaurio y carcarodontosaurio, un gigante titanosauriano saurópodo, el paralititan, otro más pequeño, el egiptosaurio, un cocodrilo de 10 metros de largo, el estomatosuco, el otro cocodrilo sarcosuchus y el celacanto Mawsonia.[31]

Paleobiología[editar]

Postura[editar]

Reconstructión de un esqueleto de S. aegyptiacus, Chiba, Japón, 2009

Aunque tradicionalmente los espinosaurios son considerados bípedos, es probable que en algunas ocasiones adoptaran la postura cuadrúpeda.[32] [33] [12] Eso se ha visto sustentado con el descubrimiento de Baryonyx, y sus robustos brazos. Probablemente alternaran entre las dos posturas.[34] Bailey en 1997 era afín a la posición cuadrupeda,[12] llevando a nuevas reconstrucciones que lo muestran así.[33] Esta hipótesis ha caído en desuso, por lo menos como postura principal, aunque los espinosáuridos pudieron haberse agachado en una postura cuadrúpeda.[35]

Alimentación[editar]

Diagrama del cráneo.

Es imposible decir si los espinosaurios eran principalmente predadores de tierra o pescadores, como indicaría sus dientes cónicos nariz alargada y estrecho hocico. La única evidencia directa proviene de Europa y de Sudamérica. El barionix fue encontrado con escamas de pescado y huesos de un pequeño Iguanodon en relación con su restos y un ejemplar sudamericano relacionado se encontró con huesos de pterosaurio,[36] lo que suguiere que cazaban ocasionalmente estos reptiles voladores. La hipótesis de los espinosáuridos piscívoros especializados se había sugerido antes por A.J. Charig y A.C. Milner para Baryonyx. Basan esto en la semejanza anatómica con los cocodriloideos y la presencia de escamas de pescados quemadas con ácido digestivo en la reja costal del espécimen tipo de Baryonyx.[37] Los pescados grandes se conocen en las faunas que contienen otros espinosáuridos, incluyendo Mawsonia, a mediados del Cretácico de África y del Norte de Brasil. El espinosaurio es visto generalmente como un predador oportunista, comparable con el oso grizzly, pudiendo pescar, conseguir carroña o cazar presas. Posiblemente utilizara sus grandes garras para pescar, cazar, luchar y ahuyentar a otros carnívoros como el rugops y el carcharodontosaurus. Al tener unos dientes cónicos probablemente le servirían para sujetar como los cocodrilos actuales. Se ha sugerido que estos carnívoros enormes eran capaces de coexistir explotando diversos nichos ecológicos, particularmente porque los espinosáuridos tenían acceso más inmediato a la porción del alimento del agua dulce que los terópodos de una morfología más típica.

Función de la vela[editar]

La vela sería una gran carga, además si se caía de espaldas podía haber muerto, a causa de romperse su vela por lo que debería tener alguna función importante.

Aunque la función es incierta, los científicos han propuesto muchas hipótesis incluyendo:

  • Termorregulación, posiblemente la más acertada si acaso el animal pasaba mucho tiempo en el agua (donde se pierde calor más rápidamente). La vela estaba dotada de vasos sanguíneos que enfriaban al animal en caso de extremo calor y viceversa.
  • Otra cosa que se ha dicho es que servía para verse más grande e intimidante, (aunque con su tamaño y en su condición de predador sería difícil definir entonces antes quienes debería mostrarse «aún más grande e intimidante»). Puesto que su tamaño incluso sin la vela era enorme, esta teoría no es la más creíble.
  • Carácter sexual, Stromer especulaba que los distintos sexos poseían espinas neurales de distinto tamaño.[38] En ese caso pudo haber tenido un gran colorido, por lo menos en época de apareamiento.
  • En lugar de ser una delgada vela podría haber sido un depósito de grasa, a manera de joroba, tratándose de un animal piscívoro podría incluso haber servido además para controlar su flotabilidad.
  • La garza negra actual crea una sombra en el agua con sus alas para que los peces crean que se trata de un refugio, es entonces cuando los atrapaba. Algo así pudo haber sucedido con la vela del Spinosaurus.
  • Algunos expertos aunque pocos afirman que le podía servir para navegar cuando nadaba.

Estas funciones no son incompatibles, por lo que probablemente cumplía varias de ellas a la vez.

Por otro lado hay quienes han puesto en duda que las prolongaciones óseas de hecho originen una auténtica «vela» ya que animales actuales con verdaderas velas (como el pez vela) cuentan con estructuras mucho más finas y delgadas (a manera de espinas) y no huesos robustos que apenas dejan espacio entre sí, esto es evidente incluso si lo comparamos con fósiles como los del Dimetrodon. Hasta no encontrarse fósiles mejor preservados el debate difícilmente será esclarecido.

Cultura popular[editar]

Modelo de un Spinosaurus

En la película Jurassic Park III, un Spinosaurus representa el principal peligro para los protagonistas y es presentado como el depredador más grande y poderoso. En esta película de ficción mata a un Tyrannosaurus, que había sido la principal amenaza en las partes 1 y 2 de la saga. El Spinosaurus emerge victorioso encajando sus dientes en el cuello del Tyrannosaurus para después romperle el cuello de un giro.[39] En realidad, tal batalla jamás habría podido ocurrir mientras las especies estaban vivas, puesto que estaban separados por millones de años y miles de kilómetros. Cabe puntualizar que el Spinosaurus tenía una fuerza en las mandíbulas menor que el Tyrannosaurus. Además, sus dientes eran más delgados y estaban diseñados para aferrar presas resbaladizas, mientras que su rival los tenía macizos, para triturar huesos. Por otra parte, el Spinosaurus tenía una menor musculatura, aunque sus brazos eran mucho más grandes y musculosos que los del Tyrannosaurus.

Después de aparecer en Jurassic Park III, el Spinosaurus apareció en la mercancía relacionada con las películas de Jurassic Park, incluyendo figuras de acción y videojuegos.

Spinosaurus apareció en el documental de la BBC Planet Dinosaur. Aparece pescando al Onchopristis, una especie de pez sierra gigante. Después lucha con un Carcharodontosaurus ahuyentándolo y robándole su presa, pero queda con su vela gravemente herida. Al final de este documental muere por las heridas y la sequía.

En Monsters Resurrected se da una representación muy inexacta de Spinosaurus, reconstruido con el cráneo de Suchomimus. Aparece cazando y matando otros animales como el Rugops, Carcharodontosaurus y Sarcosuchus. Al final es atacado por una manada de Rugops, cayendo y rompiendose su vela, muere y es comido por los Rugops.

También aparece en el documental Bizarre Dinosaurs de National Geographic.

También aparece en la serie animada Dinosaur King como el segundo dinosaurio en ser capturado por la Pandilla Alfa (que le nombra Spiny), además de ser antagonista de la serie.

En PDFC lucha contra Ankylosaurus 2 veces en la primera pierde y en la segunda gana, también lucha contra Pachycephalosaurus, Carcharodontosaurus, Carnotaurus y Tyrannosaurus. Por otro lado, en "Best Battles", pelea contra Brachiosaurus y Tyrannosaurus, ganando en las dos.

También aparece en el primer episodio de la cuarta temporada de Primeval.

Referencias[editar]

  1. Gradstein, F.M.; Ogg, J.G.; and Smith, A.G., ed (2004). A Geologic Time Scale 2004. Cambridge and New York: Cambridge University Press. p. 380. ISBN 0-521-78673-8. 
  2. «New information regarding the holotype of Spinosaurus aegyptiacus Stromer, 1915». Journal of Paleontology 80:  pp. 400–406. 2006. doi:10.1666/0022-3360(2006)080[0400:NIRTHO]2.0.CO;2. http://findarticles.com/p/articles/mi_qa3790/is_200603/ai_n17177951/. 
  3. a b c Stromer, E. (1915). «Ergebnisse der Forschungsreisen Prof. E. Stromers in den Wüsten Ägyptens. II. Wirbeltier-Reste der Baharije-Stufe (unterstes Cenoman). 3. Das Original des Theropoden Spinosaurus aegyptiacus nov. gen., nov. spec.» (en alemán). Abhandlungen der Königlich Bayerischen Akademie der Wissenschaften, Mathematisch-physikalische Klasse 28 (3):  pp. 1–32. 
  4. a b c d e f g h i j k Dal Sasso, C.; Maganuco, S.; Buffetaut, E.; and Mendez, M.A. (2005). «New information on the skull of the enigmatic theropod Spinosaurus, with remarks on its sizes and affinities». Journal of Vertebrate Paleontology 25 (4):  pp. 888–896. doi:10.1671/0272-4634(2005)025[0888:NIOTSO]2.0.CO;2. http://reocities.com/Athens/bridge/4602/spinoskull.pdf. 
  5. a b c d e f g Therrien, F.; and Henderson, D.M. (2007). «My theropod is bigger than yours...or not: estimating body size from skull length in theropods». Journal of Vertebrate Paleontology 27 (1):  pp. 108–115. doi:10.1671/0272-4634(2007)27[108:MTIBTY]2.0.CO;2. 
  6. von Huene, F.R. (1926). «The carnivorous saurischia in the Jura and Cretaceous formations principally in Europe». Rev. Mus. La Plata 29:  pp. 35–167. 
  7. Glut, D.F. (1982). The New Dinosaur Dictionary. Secaucus, NJ: Citadel Press. pp. 226–228. ISBN 0-8065-0782-9. 
  8. Paul, G.S. (1988). «Family Spinosauridae». Predatory Dinosaurs of the World. New York: Simon & Schuster. pp. 271–274. ISBN 0-671-61946-2. 
  9. Mortimer, M. (25 de marzo de 2007). «Comments on Therrien and Henderson's new paper». Dinosaur Mailing List. Consultado el 22 de septiembre de 2010.
  10. Harris, J.D. (26 de marzo de 2007). «Re: Comments on Therrien and Henderson's new paper». Dinosaur Mailing List. Consultado el 22 de septiembre de 2010.
  11. «Estimating mass properties of dinosaurs using laser imaging and 3D computer modelling». PLoS ONE 4 (2):  pp. e4532. 2009. doi:10.1371/journal.pone.0004532. PMID 19225569. 
  12. a b c d e f Bailey, J.B. (1997). «Neural spine elongation in dinosaurs: sailbacks or buffalo-backs?». Journal of Paleontology 71 (6):  pp. 1124–1146. http://www.jstor.org/pss/1306608. 
  13. Molnar, Ralph E.. «Carnosauria». The Dinosauria. University of California Press. pp. 169-209. ISBN 0-520-06727-4. 
  14. Mortimer, Mickey (25 de marzo de 2007). «Comentarios en Therrien y nuevo papel de Henderson». Dinosaur Mailing List. Consultado el 4 de julio de 2007.
  15. a b Sereno, P.C.; Beck, A.L.; Dutheil, D.B.; Gado, B.; Larsson, H.C.E.; Lyon, G.H.; Marcot, J.D.; Rauhut, O.W.M.; Sadleir, R.W.; Sidor, C.A.; Varricchio, D.D.; Wilson, G.P; and Wilson, J.A. (1998). «A long-snouted predatory dinosaur from Africa and the evolution of spinosaurids». Science 282:  pp. 1298–1302. doi:10.1126/science.282.5392.1298. PMID 9812890. 
  16. Pisani, D.; Yates, A.M.; Langer, M.C.; and Benton, M.J. (2002). «A genus-level supertree of the Dinosauria». Proceedings of the Royal Society B Biological Sciences 269 (1494):  pp. 915–921. doi:10.1098/rspb.2001.1942. PMID 12028774. PMC 1690971. http://rspb.royalsocietypublishing.org/content/269/1494/915.full.pdf. 
  17. Benson, R.B.J. (2010). «A description of Megalosaurus bucklandii (Dinosauria: Theropoda) from the Bathonian of the UK and the relationships of Middle Jurassic theropods». Zoological Journal of the Linnean Society 158:  pp. 882−935. doi:10.1111/j.1096-3642.2009.00569.x. 
  18. a b c d Holtz, T.R., Jr.; Molnar, R.E.; and Currie, P.J. (2004). «Basal Tetanurae». En Weishampel, D.B.; Dodson, P.; and Osmólska, H. (eds.). The Dinosauria (2nd edición). University of California Press. pp. 71–110. ISBN 978-0-520-25408-4. 
  19. Holtz, Jr., T.R., Molnar, R.E, and Currie, P.J. (2004). «Basal Tetanurae». The Dinosauria (second edition). University of California Press. pp. 71–110. ISBN 0-520-24209-2. 
  20. Rauhut, O.W.M. (2003). «The interrelationships and evolution of basal theropod dinosaurs». Special Papers in Palaeontology 69:  pp. 1-213. 
  21. Stromer, E. (1934). «Ergebnisse der Forschungsreisen Prof. E. Stromers in den Wüsten Ägyptens. II. Wirbeltierreste der Baharîje-Stufe (unterstes Cenoman). 13. Dinosauria» (en alemán). Abhandlungen der Bayerischen Akademie der Wissenschaften Mathematisch-naturwissenschaftliche Abteilung, Neue Folge 22:  pp. 1–79. 
  22. a b Russell, D.A. (1996). «Isolated dinosaur bones from the Middle Cretaceous of the Tafilalt, Morocco». Bulletin du Muséum National d'Histoire Naturelle, Paris, 4e série, section C 18 (2-3):  pp. 349–402. 
  23. Stromer, E. (1934). «Ergebnisse der Forschungsreisen Prof. E. Stromers in den Wüsten Ägyptens. II. Wirbeltierreste der Baharîje-Stufe (unterstes Cenoman). 13. Dinosauria» (en alemán). Abhandlungen der Bayerischen Akademie der Wissenschaften Mathematisch-naturwissenschaftliche Abteilung, Neue Folge 22:  pp. 1-79. 
  24. Russell, D.A. (1996). «Isolated dinosaur bones from the Middle Cretaceous of the Tafilalt, Morocco». Bulletin du Muséum National d'Histoire Naturelle, Paris, 4e série, section C 18 (2-3):  pp. 349-402. 
  25. a b Mortimer, M. (2004). «Megalosauroidea». University of WashingtonThe Theropod Database. Consultado el 4 de julio de 2007.
  26. «Megalosauroidea». University of WashingtonThe Theropod Database. Archivado desde el original el 2012-06-30.
  27. Buffetaut, E & Ouaja, M (2002). A new specimen of Spinosaurus (Dinosauria, Theropoda) from the Lower Cretaceous of Tunisia, with remarks on the evolutionary history of the Spinosauridae.. 
  28. Brusatte, S. and Sereno, P.C. (2007). "A new species of Carcharodontosaurus (Dinosauria: Theropoda) from the Cenomanian of Niger and its implications for allosauroid phylogeny." Journal of Vertebrate Paleontology, 25: 40A.. 
  29. Weishampel, David B. (1990). «Dinosaur distribution». En Weishampel, D.B., Dodson, P., and Osmólska, H. (eds.). The Dinosauria (1st edición). Berkeley: University of California Press. pp. 63-139. 
  30. Dalla Vecchia (1995). "Second record of a site with dinosaur skeletal remains in Libya (northern Africa)." Natura Nascosta, 11: 16-21.
  31. Smith, J.B.; Lamanna, M.C.; Lacovara, K.J.; Dodson, P.; Smith, J.R.; Poole, J.C.; Giegengack, R.; and Attia, Y. (2001). «A Giant sauropod dinosaur from an Upper Cretaceous mangrove deposit in Egypt». Science 292 (5522):  pp. 1704–1706. doi:10.1126/science.1060561. 
  32. Glut, Donald F. (1982). The New Dinosaur Dictionary. Secaucus, NJ: Citadel Press. pp. 228. ISBN 0-8065-0782-9. 
  33. a b Glut, Donald F. (2000). «Spinosaurus». Dinosaurs: The Encyclopedia. 1st Supplement. Jefferson, North Carolina: McFarland & Company, Inc.. pp. 329-333. ISBN 0-7864-0591-0. 
  34. Charig, Alan J.; and Milner, Angela C. (1997). «Baryonyx walkeri, a fish-eating dinosaur from the Wealden of Surrey». Bulletin of the Natural History Museum, Geology Series 53 (1):  pp. 11-70. 
  35. Charig, Alan J.; and Milner, Angela C. (1997). «Baryonyx walkeri, a fish-eating dinosaur from the Wealden of Surrey». Bulletin of the Natural History Museum, Geology Series 53 (1):  pp. 11–70. 
  36. Buffetaut, E., D. Martill & F. Escuillié (2004). "Pterosaurs as part of a spinosaur diet." Nature, 430: 33. doi 10.1038/430033a
  37. Charig, A.J. and Milner, A.C. (1997). "Baryonyx walkeri, a fish-eating dinosaur from the Wealden of Surrey." Bulletin of the Natural History Museum of London, 53: 11–70.
  38. Stromer E (1915) Wirbeltier-Reste der baharije-Stufe (unterstes Cenoman).3. Das Origianl des Theropoden Spinosaurus aegyptiacus nov. gen. et nov. spec. Abhandl. K. Bayer. Akad. Wiss. Math.-phys. Kl. 28: 1-32
  39. Chandler, Graham (August 2001). «A bite-size guide to the dinosaurs of the new movie Jurassic Park III». National Geographic World. 

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]