Precámbrico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Supereón Eón[n 1] Millones años
  Fanerozoico 542,0 ±1,0
Precámbrico Proterozoico 2.500
Arcaico 3.800
Hadeico ca. 4.570

El supereón Precámbrico es una división informal de la escala temporal geológica, es la primera y más larga etapa de la Historia de la Tierra —más del 88%—, que engloba los eones Hádico, Arcaico y Proterozoico. Este supereón comenzó cuando se formó la Tierra, hace entre 4567,9 y 4570,1 millones de años y terminó hace 542,0 (±1,0) millones de años. Duró aproximadamente 4027 millones de años y dio paso al Eón Fanerozoico / Era Paleozoica / Período Cámbrico. El estudio del Precámbrico es muy complejo, pues en general las rocas formadas durante este tiempo están muy transformadas por diferentes ciclos orogénicos (deformación tectónica, metamorfismo, etc.) y los fósiles son muy escasos.

Las rocas precámbricas son principalmente ígneas y metamórficas. En Sudáfrica, Cratón de Kaapvaal, en Australia Occidental, Cratón de Pilbara y en Groenlandia se encuentran las rocas terrestres más antiguas datadas en 3800 millones de años aproximadamente.

Subdivisiones[editar]

La Comisión Internacional de Estratigrafía divide este supereón en tres eones:

Supereón Eón
Eonotema
Era
Eratema
Periodo
Sistema
Eventos relevantes Inicio, en millones de años
Precám-
brico
[n 2]
Protero-
zoico
Neo-
proterozoico
Ediacárico La biota ediacárica florece en todos los mares. Huellas de posibles animales vermiformes (Trichophycus). Primeras esponjas y trilobitomorfos. Formas enigmáticas que incluyen numerosos animales blandos parecidos a bolsas, discos o colchas (como Dickinsonia). Clavo dorado.svg~635
Criogénico Glaciación global ("Tierra bola de nieve"). Los fósiles aún son raros. El continente Rodinia comienza a fragmentarse. 850[n 3]
Tónico Persiste el supercontinente Rodinia. Trazas fósiles de eucariotas multicelulares simples. Primera diversificación de acritarcos parecidos a dinoflagelados. 1000[n 3]
Meso-
proterozoico
Esténico Surgen estrechos cinturones metamórficos debidos a la orogenia al formarse el supercontinente Rodinia. 1200[n 3]
Ectásico Los depósitos sedimentarios sobre las plataformas continúan expandiéndose. Colonias de algas verdes pueblan los mares. 1400[n 3]
Calímico Desarrollo de depósitos sedimentarios o volcánicos sobre las plataformas existentes. 1600[n 3]
Paleo-
proterozoico
Estatérico Primeras formas de vida unicelulares complejas: protistas con núcleo. Formación del primer supercontinente, Columbia. 1800[n 3]
Orosírico La atmósfera se vuelve oxigénica. Impactan dos asteroides, ocasionando los cráteres de Vredefort (2020 Ma) y de Sudbury (1850 Ma). Orogenia intensa. 2050[n 3]
Riácico Formación del Complejo Bushveld. Glaciación Huroniana. 2300[n 3]
Sidérico La Gran Oxidación: formaciones de hierro bandeado. 2500[n 3]
Arcaico Neoarcaico Estabilización de los cratones modernos. 2800[n 3]
Mesoarcaico Primeros estromatolitos (probablemente cianobacterias coloniales). Macrofósiles más antiguos. 3200[n 3]
Paleoarcaico Primeras bacterias productoras de oxígeno conocidas. Microfósiles definitivos más antiguos. 3600[n 3]
Eoarcaico Primeras formas de vida unicelulares (probablemente bacterias y puede que arqueas). Microfósiles inciertos más antiguos.
Primeras moléculas de RNA auto-replicantes.
Máxima actividad de impactos meteoríticos del "Bombardeo intenso tardío" en el Sistema Solar interior (~3920 Ma).[1]
Inicio de la cristalización del núcleo interno y generación del campo magnético terrestre (~4000 Ma).
4000
Hádico
[n 4] [n 5]
Mineral más antiguo conocido: un zircón de 4400 Ma.[2]
Formación de la Luna a partir de material arrancado de la Tierra por el choque con Theia hace ~4533 Ma.
Formación de la Tierra por acreción de planetesimales hace aproximadamente unos 4567 Ma.
~4600

Los cambios geológicos[editar]

La Tierra durante el precámbrico superior.

En ese tiempo se produjeron los siguientes acontecimientos: formación de la litosfera, hidrosfera, la atmósfera, el origen y la evolución temprana de la tierra.

El material más antiguo que se conoce en el planeta Tierra tiene una edad que oscila entre 4.100 y 4.200 millones de años de antigüedad y corresponde a unos granos de mineral de circón. Pero algunos meteoritos, que se considera se formaron al mismo tiempo que la tierra, permiten asignar a la tierra una edad de 4.550 millones de años.

Al calentarse la Tierra, el vulcanismo expulsó vapor de agua y dióxido de carbono a la atmósfera primitiva (protoatmósfera), que estaba además compuesta por gases reductores, como el amoníaco. Sin embargo faltaba totalmente el oxígeno.

El vapor de agua se acumuló en la atmósfera hasta que la temperatura terrestre descendió por debajo de los 100 °C, hace unos 3.800 millones de años, y entonces se solidificaron las primeras rocas. De esta misma época hay indicios de una primera cubierta líquida (océano primigenio), al precipitar el vapor de agua a la corteza terrestre y comenzar a acumularse sales.

Los primeros núcleos continentales, llamados cratones, se movían sobre un manto caliente y chocaban entre sí. Las colisiones de estos núcleos primitivos plegaron la Tierra y formaron las primeras montañas.

Las agrupaciones de todos los cratones en un único continente, se produjo tres veces durante el Proterozoico.

Durante el transcurso del eón Proterozoico ocurrieron dos grandes orogenias, la última de las cuales coincide con una gran glaciación (periodo de enfriamiento global, con nevadas, avance de glaciares en las montañas y engrosamiento de la capa de hielo en los mares fríos).

Una vez conseguida una estabilidad tanto cortical (corteza suficientemente espesa, diferenciada y rígida), como atmosférica (desaparición de amoniaco, metano, ácido sulfhídrico, etc., y reemplazo por oxígeno y nitrógeno), desde hace unos 2.500 millones de años, el clima de la tierra se estabilizó y ya estaba preparado el escenario para la proliferación y evolución de la vida.

La primera corteza continental[editar]

La primera corteza continental se formó a partir del manto superior terrestre en un período que oscila entre los 3.800 y los 2.800 millones de años de antigüedad. Se formaron andesitas y basaltos, siendo muy numerosas las intrusiones graníticas.

Los científicos creen que esta corteza continental primitiva, rica en silicatos de aluminio, era más fina, más caliente y discontinua que la corteza actual.

A las zonas constituidas por esta primera corteza, se les denomina escudos, y forman el núcleo de los actuales continentes. En alguno de ellos llegan a constituir la mayor parte, como en el caso del continente americano en el Macizo Guayanés o en las Sierras de Ventania y en el Continente africano. Los escudos más antiguos son los de África y Groenlandia, con una edad que puede llegar hasta los 3.500 millones de años de antigüedad.

Es probable que al final del precámbrico se diera una dinámica de placas similar a la actual.

La vida en el Precámbrico[editar]

Los fósiles precámbricos son muy escasos. Excepcionalmente se conservan restos de algunos de estos organismos, o bien sus impresiones o huellas.

La casi carencia de fósiles precámbricos se puede deber a que prácticamente la totalidad de los organismos debían ser de cuerpo blando y desprovistos de partes duras que pudieran fosilizar.

Otra de las posibles causas de la escasez de fósiles de este periodo es que las rocas sedimentarias del Precámbrico fueron metamorfizadas y los restos de organismos que pudieron quedar englobados en ellas, se destruyeron.

En islas que se encuentran al occidente de Groenlandia se han encontrado rocas de 3.800 millones de años de antigüedad que podrían tener origen orgánico. Se han encontrado en Australia occidental rocas que contienen numerosos microfósiles. Los más antiguos tienen alrededor de 3.460 millones de años y corresponden a primitivas bacterias bien preservadas. Son especialmente abundantes los estromatolitos —capas y masas semiesféricas de carbonato cálcico—, formados por la actividad de cianobacterias, que pueden llegar a tener 1.400 millones de años de antigüedad.

Hace unos 670 millones de años, corales blandos, medusas, anélidos y otros animales de cuerpo blando aparecieron en mares poco profundos y en las orillas de los continentes (véase fauna de Ediacara).

Los cambios ambientales[editar]

En el transcurso del Proterozoico los océanos y la atmósfera fueron sufriendo cambios. Las sales que el agua de lluvia disolvía de la tierra emergida y llevaba hasta los mares hicieron que aumentara su concentración salina.

Hace 2.800 millones de años las cianobacterias comenzaron a producir oxígeno que empezó a acumularse en la atmósfera. 300 millones de años después, hace 2.450 ma, se produjo un aumento más rápido en la producción de oxígeno, causando lo que se conoce como «la Gran Oxidación». La reacción del oxígeno con el hierro presente en los mares produjo la formación de importantes depósitos sedimentarios de óxidos de hierro bandeados, actualmente explotados como principal fuente de dicho elemento.[3] [4]

Hace 1.800 millones de años, a partir del oxígeno atmosférico, se formó una capa de ozono que protege a los seres vivos de la letal radiación ultravioleta del Sol.

En cuanto al clima, se alternaron periodos de clima desértico con épocas frías y húmedas, e incluso algunos periodos glaciales muy intensos, como los del Período Criogénico.

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

Notas[editar]

  1. Los colores corresponden a los códigos RGB aprobados por la Comisión Internacional de Estratigrafía. Disponible en el sitio de la International Commision on Stratigraphy, en «Standard Color Codes for the Geological Time Scale».
  2. El Precámbrico, también conocido como Criptozoico, no está reconocido como unidad formal.
  3. a b c d e f g h i j k l Límite inferior definido por edad absoluta (unidad geocronométrica).
  4. Aunque de uso muy extendido, el Hádico, también llamado Azoico, no está formalmente definido como eonotema o eón, y no hay acuerdo para el límite inferior del Arcaico.
  5. Algunos autores subdividen el Hadeico según la escala de tiempo geológico lunar (Harland, W.; Armstrong, R.; Cox, A.; Craig, L.; Smith, A. y Smith, D. (1990). A Geologic time scale 1989. Cambridge University Press).

Referencias[editar]

  1. Cohen, B. A.; Swindle, T. D. y Kring, D. A. (2000). «Support for the Lunar Cataclysm Hypothesis from Lunar Meteorite Impact Melt Ages». Science 290 (5497):  1754–1755. doi:10.1126/science.290.5497.1754. 
  2. Halliday A. N. (2001). «In the beginning ...». Nature 409:  144–145. doi:10.1038/35051685. http://www.es.ucsc.edu/~pkoch/EART_206/09-0113/Supplemental/Halliday%2001%20Nat%20409-144.pdf. 
  3. Holland, H.D. (2006). «The oxygenation of the atmosphere and oceans». Philosophical Transactions of The Royal Society B 361 (1470):  pp. 903-915. doi:10.1098/rstb.2006.1838. http://rstb.royalsocietypublishing.org/content/361/1470/903.full. 
  4. Cavalier-Smith, T.; Brasier, M. y Embley, M. (2006). «Introduction: how and when did microbes change the world?». Philos. Trans. R. Soc. Lond. B Biol. Sci. 361 (1470):  pp. 845–850. doi:10.1098/rstb.2006.1847. http://www.pubmedcentral.nih.gov/articlerender.fcgi?artid=1626534. 

Enlaces externos[editar]