Formación de hierro bandeado

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Formación de hierro bandeado
Black-band ironstone (aka).jpg
Roca de 2.100 millones de años de antigüedad perteneciente a una formación bandeada de Fe.
Tipo Sedimentaria
[editar datos en Wikidata ]

Las formaciones de hierro bandeado (BIF, Banded Iron Formation) son rocas sedimentarias que contienen al menos un 15% de hierro (Fe),[1] y presentan una estructura formada por bandas, estando unas compuestas por el hierro, y las otras por sílex.[2] El hierro suele aparecer en forma de óxidos, normalmente magnetita (Fe3O4) y hematita (Fe2O3).[3] El ancho de las bandas puede ser de escala submilimétrica o llegar a medir varios metros, y el límite entre ellas es neto.[4] Estas rocas aparecen en el registro geológico hace 3.800 millones de años, si bien la mayoría tienen una edad comprendida entre 2.500 y 1.800 millones de años (Proterozoico), cuando desaparecen del registro, volviendo a depositarse en ambientes glaciares en el Proterozoico tardío (800-600 millones de años).[5]

En cuanto a su origen, no existe un consenso claro.[6] Se han propuesto varios modelos para explicar su génesis: deposición en ambientes lacustres, hidrotermales, evaporíticos, procesos de meteorización, deposición en zonas de surgencia y origen biológico.[6] Se distinguen tres tipos de formaciones de hierro bandeado: formaciones de hierro bandeado tipo Rapitan, formaciones de hierro bandeado tipo Lago Superior y formaciones de hierro bandeado tipo Algoma.[5] Estas rocas además poseen interés económico, al usarse para extraer hierro.[7]

Distribución geográfica[editar]

Se pueden encontrar formaciones de hierro bandeado en materiales precámbricos de América, Asia, Europa, África y Oceanía.[8]

América[editar]

Vista aérea de la mina de Carajas (Pará, Brasil), de donde se extrae hierro a partir de formaciones de hierro bandeado.

En el estado de Minas Gerais, en Brasil, se encuentra el llamado cuadrilátero ferrífero, donde se halla la mayor concentración de hierro de la Tierra, cuyo origen procede de estas formaciones.[9] Las formaciones de hierro bandeado de Urucum (Mato Grosso del Sur, Brasil y Bolivia) son de edad Proterozoico superior, las más recientes del país,[10] y se caracterizan por no haber sufrido procesos de metamorfismo.[10] Más al norte se encuentra la mina de Carajas, en el estado de Pará,[11] donde las formaciones se explotan para extraer hierro de la limonita y de la hematita.[11]

En la Cordillera de la Costa, en Chile, se encuentran estas formaciones, formadas por magnetita y cuarzo granular, en un afloramiento de unos 200 km2.[12] El Cerro Bolívar, en Venezuela, está formado por formaciones de hierro bandeado, siendo uno de los mayores yacimientos del mundo.[13] [14]

La región del Lago Superior, situada en la parte centro-norte de los Estados Unidos y al sur de Canadá alberga formaciones de hierro bandeado, siendo la zona de mayor producción mundial de hierro.[12] Los yacimientos más importantes de esta región son Mesabi, Menominee, Marquette, Gunflint, Cuyuna, Vermilion y Gogebic.[15] Se encuentran intercalaciones de lutita carbonácea y cuarcita, y en menor medida de conglomerados, brechas, argilita, dolomita, sílex, rocas volcánicas, pirita, siderita y pirrotina.[16] En el cinturón de rocas verdes de Abitibi (Canadá) también afloran estas rocas,[17] encontrándose en el eje de la cuenca de Abitibi, y presentando evidencias de haberse depositado en ambientes acuáticos profundos.[18] También hay formaciones de hierro bandeado en la península del Labrador, acompañadas de ciertas cantidades de sulfuros, carbonatos y silicatos, y que han sufrido los efectos de la diagénesis y de metamorfismo de bajo grado.[19] En los Territorios del Noroeste y Yukón se localiza la formación de hierro de Rapitan, con una edad de 755-730 millones de años (Proterozoico tardío), asociada a ambientes glaciares y formada por hematita y sílex.[20]

En Groenlandia se halla el cinturón de rocas verdes de Isua que contiene formaciones de hierro bandeado.[21] Tiene una antigüedad de 3.800 millones de años, y son las rocas formadas cerca de la superficie terrestre más antiguas.[22]

Asia[editar]

En China, en Gongchangling (An-shan), se encuentran formaciones de hierro bandeado de 3.100 millones de años de antigüedad, caracterizadas por la presencia de grafito.[23] Estas formaciones alcanzan espesores de 80 metros.[24] En la región de Orissa, en la India, se encuentran estas formaciones, cuya magnetita se depositó en ambientes marinos someros.[25] Tienen una antigüedad de 3.200-3.000 millones de años, y no presentan evidencias de haber sufrido metamorfismo intenso.[26] También se encuentran en el cinturón de esquistos de Bababudan, de la misma antigüedad que las anteriores.[27] [28]

Europa[editar]

Fragmento de una formación de hierro bandeado procedente de Krivoi Rog (Ucrania).

En Rusia se encuentra la anomalía magnética de Kursk.[29] Esta anomalía magnética es una de las mayores de la Tierra,[30] caracterizándose la zona por una gran abundancia de yacimientos de Fe.[31] Las formaciones de hierro bandeado de esta región alcanzan hasta los 1.200 metros de potencia, y los principales minerales de hierro constituyentes son la hematita y la martita.[32] En este país, en la República de Carelia, se encuentra el cinturón de rocas verdes de Kostomuksha.[33] En este cinturón, las formaciones de hierro bandeado se encuentran afectadas por zonas de cizalla, y asociadas a estas zonas, y como resultado de procesos metasomáticos (el metasomatismo es un tipo de metamorfismo en el que intervienen fluidos a altas temperaturas), aparecen mineralizaciones de oro.[33]

En la cuenca de Krivoi Rog (Ucrania), las formaciones de hierro bandeado poseen un espesor que varía entre 10 y 200 metros, donde se intercalan capas de materiales pizarrosos con niveles ferruginosos.[34]

África[editar]

Localización del cratón de Kaapvaal, Sudáfrica.

En los países de Costa de Marfil, Liberia y Guinea se encuentran formaciones de hierro bandeado, localizadas en la zona sur del cratón del oeste de África.[35] Se depositaron en el eón Arcaico, y probablemente estén ligadas genéticamente a las formaciones de hierro de Venezuela, quedando separadas al abrirse el océano Atlántico.[36]

En Sudáfrica existen varios afloramientos de estas rocas, como la formación de hierro de Penge. Se sitúa en la aureola de contacto del complejo ígneo de Bushveld, y está formada por magnetita y grunerita.[37] En el cratón de Kaapvaal las formaciones de hierro bandeado se disponen sobre sedimentos depositados en una rampa carbonática-siliciclástica,[38] y se depositaron hace 2.900 millones de años.[39] Algunos estudios sugieren que este cratón está relacionado con el cratón de Pilbara (Australia),[40] pudiendo haber formado ambos un supercontinente, que recibe el nombre de Vaalbará.[41] En la cuenca de Griqualand West también se encuentran formaciones de hierro bandeado sobre niveles de carbonatos.[42]

Oceanía[editar]

Cráter Shoemaker, Australia. Su impacto dio lugar a las mineralizaciones de oro y uranio de la formación Frere.

El cratón de Pilbara, en Australia, posee unas formaciones rocosas de edad Arcaico superior-Proterozoico inferior, conocidas como grupo Hamersley, que contienen formaciones de hierro bandeado.[43] Se caracterizan por tener una gran continuidad lateral, extendiéndose en un área de 60.000 km².[44] En la formación Frere se encuentran formaciones de hierro bandeado y formaciones de hierro granulares.[45] En estos niveles se localizan altas concentraciones de oro y uranio, cuya acumulación parece ser debida a la actividad hidrotermal provocada por el impacto meteorítico que formó la estructura de impacto Shoemaker.[45]

En el cratón de Yilgarn su espesor suele variar entre 5 y 50 metros, y es raro que alcancen espesores de 100-150 metros.[46] Tienen una edad de 2.700-2.600 millones de años, y han sufrido metamorfismo de alto grado.[47] En la cordillera de Middleback también aparecen formaciones de hierro bandeado, con una edad estimada de 2.200 millones de años.[48]

Mineralogía[editar]

Los minerales que suelen formar las bandas de hierro son magnetita y hematita.[3] Sin embargo, pueden contener otros minerales, y no solo óxidos, si no también silicatos, carbonatos y sulfuros.[8] Esta variedad de minerales parece ser que está condicionada por los cambios en el potencial de reducción y el pH dentro de la cuenca donde sedimentaron.[12] Por eso en estas formaciones se pueden distinguir cuatro facies: facies de óxidos, facies de sulfuros, facies de silicatos y facies de carbonatos.[12]

Hematita, mineral de hierro, es uno de los constituyentes principales de las formaciones de hierro bandeado.
Mineral de Fe Fórmula química
Hematita Fe2O3
Magnetita Fe3O4
Greenalita Fe3Si2O5(OH)4
Minnesotaíta (Mg,Fe)3Si4O10(OH)2
Estilpnomelana (K,Na,Ca)0,6(Mg,Fe2+,Fe3+)6Si8Al(O,OH)27 2-4H2O
Clorita (Fe,Al,Mg)3(Si,Al)2O5(OH)4
Riebeckita Na2 Fe2+3Fe3+2 Si8O22(OH)2
Siderita FeCO3
Ankerita Ca(Fe,Mg,Mn)(CO3)2
Pirita FeS2

Tipos[editar]

Esquema de un arco insular, con su volcanismo asociado. En estas zonas se cree que se depositaron las formaciones de hierro bandeado tipo Algoma.

Se distinguen tres tipos principales de formaciones de hierro bandeado: tipo Algoma, tipo Lago Superior y tipo Rapitan.[5]

  • Tipo Algoma: las formaciones de hierro bandeado tipo Algoma están relacionadas con procesos de vulcanismo submarino, encontrándose las facies de sulfuros más cerca del foco emisor, y las facies de óxidos más lejos.[1] Entre las formaciones de hierro se intercalan rocas máficas y félsicas, grauvacas volcanoclásticas y pizarras.[49] Se suelen encontrar en cinturones de rocas verdes, y la mayoría son de edad Arcaica.[50] Se cree que estos depósitos se formaron en arcos insulares[49]
  • Tipo Lago superior: estas formaciones son las que tienen mayor potencia y extensión.[5] Se depositaron en plataformas, y se suelen encontrar asociadas a otras rocas, como dolomitas, cuarcitas, arcosas, conglomerados, pizarras negras, y en menor medida, rocas volcánicas.[51] Su edad ronda los 2.500-1.800 millones de años.[5] Algunos científicos consideran que este tipo de formaciones de hierro son análogas a los depósitos sedimentarios con hematita de Sinus Meridiani y Aram Chaos, en Marte.[52]
  • Tipo Rapitan: las formaciones de hierro de este tipo son las menos abundantes.[53] Son de edad Proterozoico tardío (800-600 millones de años), y se asocian a depósitos de tipo glaciar.[5] Su mineralogía es muy sencilla, estando formadas básicamente por hematita y cuarzo.[5]

Formación[editar]

Formación de hierro bandeado procedente de Míchigan, en la región del Lago Superior.

La ausencia de elementos detríticos en estas rocas indica que se han depositado por debajo del nivel de base del oleaje (a cierta profundidad).[5] Probablemente tuvieran un papel importante en su formación las primeras bacterias fotosintéticas, al producir oxígeno libre que oxidaría al hierro disuelto, que sería muy abundante en ese momento.[54] Este fenómeno se produjo hace 2.400 millones de años, y se conoce como la Gran Oxidación.[55] El hierro oxidado no es soluble en agua, por lo que se acabaría depositando en el fondo marino.[54] La alternancia de bandas de hierro y sílice se explica por fluctuaciones en la cantidad de cianobacterias, reduciéndose su número al contaminarse el agua cuando la cantidad de oxígeno era tan abundante que el hierro no podía neutralizarlo.[5] Otra hipótesis sugiere que los bandeados se producen por cambios estacionales en la temperatura del agua.[3]

La presencia de cianobacterias explica las formaciones de hierro que se depositaron a partir de la Gran Oxidación (tipo Lago Superior), pero este modelo no sirve para formaciones más antiguas, debido a la poca abundancia de oxígeno.[3] Una manera en la que el hierro se puede oxidar con poco oxígeno es mediante oxidación fotoquímica provocada por rayos ultravioletas.[56] [57] Otra forma de explicar la oxidación sería mediante la acción de bacterias fototróficas anoxigénicas,[57] un tipo de bacterias que realizan fotosíntesis anoxigénica.[58]

Otra hipótesis para explicar la precipitación del hierro se basa en la mezcla de agua rica en hierro reducido con agua rica en hierro oxidado.[59] Esto implicaría que los océanos primigenios estarían divididos, debido a diferencias químicas y de densidad, en dos capas, y debido a una surgencia, las dos capas se podrían mezclar, precipitando el hierro.[59]

Las formaciones de hierro de tipo Rapitan, se encuentran asociadas a sedimentos glaciares.[59] Se ha propuesto que una glaciación global ocurrida hace 800 millones de años provocó que el hielo aislara el océano de la atmósfera.[59] Como consecuencia de ello el océano tendría un ambiente reductor, donde se acumularían iones Fe2+, y en el momento en que los hielos se derritieran, al restablecerse la circulación de las aguas, se produciría oxidación y precipitación del hierro, formando la hematita.[59]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Universidad de Castilla-La Mancha. «11.- Rocas y yacimientos ligados a volcanismo». Consultado el 17 de marzo de 2010.
  2. Universidad de Oregón. «Banded Iron Formation» (en inglés). Consultado el 17 de marzo de 2010.
  3. a b c d Perkins, Sid (2009). «The iron record of Earth’s oxygen» (en inglés). ScienceNews 175. 1943-0930, 24. http://www.sciencenews.org/view/feature/id/44350/title/The_iron_record_of_Earth%E2%80%99s_oxygen. 
  4. Harnmeijer, Jelte P. (marzo de 2003). «Banded Iron-Formation: A Continuing Enigma of Geology» (en inglés). Universidad de Washington. Consultado el 30 de marzo de 2010.
  5. a b c d e f g h i Benedetto, Juan Luís (2010). «Capítulo 2. El tiempo profundo: El Eón Arcano». El continente de Gondwana a través del tiempo. Una introducción a la Geología Histórica. Pág. 62: Academia Nacional de Ciencias. p. 373. ISBN 9789879831373. 
  6. a b Holm, Nils G. (2006). «Possible biological origin of banded iron — Formations from hydrothermal solutions» (en inglés). Origins of Life and Evolution of Biospheres 17. 0169-6149, 229-250. http://www.springerlink.com/content/y10622042j311g58/. 
  7. Morris, R. C.; Thornber, M. R. & Ewers, W. E. (1980). «Deep-seated iron ores from banded-iron formation» (en inglés). Nature 288. 0028-0836, 250-252. http://www.nature.com/nature/journal/v288/n5788/abs/288250a0.html. 
  8. a b «Banded Iron Formations & Iron Ores» (en inglés). Universidad de la Columbia Británica. Earth and Ocean Sciences. Consultado el 20 de abril de 2010.
  9. Borsdorf, Axel; Dávila, Carlos; Hoffert, Hannes; Isabel, Carmen & Rangel, Tinoco. «Hierro». Espacios naturales de Latinoamérica: Desde la Tierra del Fuego hasta el Caribe. Institut für Geographie der Universität Innsbruck. Consultado el 20 de abril de 2010.
  10. a b Walde, D. H. G.; Gierth, E. & Leonardos, O. H. (1981). «Stratigraphy and mineralogy of the manganese ores of Urucum, Mato Grosso, Brazil» (en inglés). Geologische Rundschau 70. 0016-7835, 1077-1085. http://www.springerlink.com/content/q704w81m41vl1658/. 
  11. a b mining-technology.com. «Carajas Iron Ore Mine, Brazil» (en inglés). Consultado el 28 de abril de 2010.
  12. a b c d Maksaev, Víctor. «Depósitos sedimentarios autóctonos». Universidad de Chile. Consultado el 1 de mayo de 2010.
  13. Ruckmick, John C. (1963). «The iron ores of Cerro Bolivar, Venezuela» (en inglés). Economic Geology 58. 0361-0128, 218-236. http://econgeol.geoscienceworld.org/cgi/content/abstract/58/2/218. 
  14. Dardenne, Marcel Auguste; Schobbenhaus, Carlos (2000). «The Metallogenesis of the South American Platform». En Cordani, U.G.; Milani, E.J.; Thomaz Filho, A. & Campos, D.A. Tectonic Evolution of South America (en inglés). Pág. 763: International Geological Congress. 
  15. Corona-Esquivel, Rodolfo & Henríquez, Fernando (2004). «Modelo magmático del yacimiento de hierro Peña Colorada, Colima, y su relación con la exploración de otros yacimientos de hierro en México». Boletín del Instituto de Geología, Universidad Nacional Autónoma de México 113. 0185-5530, 97p.. http://www.rodolfocorona.com/archivos/pdf/2004_Inst_Geo_Boletin113.pdf. 
  16. Ascanio, Gustavo (1987). «El mineral de hierro». Boletín de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales XLVII. 0366-1652 , 11-50. http://webcache.googleusercontent.com/search?q=cache:Z975nvEk43UJ:www.acfiman.org.ve/OLD/Documents/Boletines/CD3/1987_1ery2do_t_a47_t47_n147y148.pdf+HIERRO+BANDEADO+LAGO+GRANDE&cd=17&hl=es&ct=clnk&gl=es&client=firefox-a. 
  17. Thurston, P. C.; Ayer, J. A.; Goutier, J. & Hamilton, M. A. (2008). «Depositional Gaps in Abitibi Greenstone Belt Stratigraphy: A Key to Exploration for Syngenetic Mineralization» (en inglés). Economic Geology 103. 0361-0128 , 1097-1134. http://econgeol.geoscienceworld.org/cgi/content/abstract/103/6/1097. 
  18. Condie, Kent C. (1981). «4. Sedimentary Rocks». Archean greenstone belts (en inglés). Pág. 168: Elsevier. p. 434. ISBN 9780444418548. 
  19. Labrador Iron Mines Holdings Limited. «Deposit Types» (en inglés). Consultado el 14 de mayo de 2010.
  20. Klein, Cornelis & Beukes, Nicolas J. (2008). «Sedimentology and geochemistry of the glaciogenic late Proterozoic Rapitan Iron-Formation in Canada» (en inglés). Economic Geology 103. 0361-0128 , 1097-1134. http://econgeol.geoscienceworld.org/cgi/content/abstract/103/6/1097. 
  21. Uitterdijk Appel, Peter W. (1980). «On the early archaean isua iron-formation, West Greenland» (en inglés). Precambrian Research 11. 0301-9268 , 73-87. http://www.sciencedirect.com/science?_ob=ArticleURL&_udi=B6VBP-489RNNH-H&_user=10&_coverDate=02%2F29%2F1980&_rdoc=1&_fmt=high&_orig=search&_sort=d&_docanchor=&view=c&_searchStrId=1335381384&_rerunOrigin=google&_acct=C000050221&_version=1&_urlVersion=0&_userid=10&md5=deca7af1bcd12d3455232d6ae24963b9. 
  22. Douglas Page. «The Isua Rocks» (en inglés). Consultado el 14 de mayo de 2010.
  23. Li, Shuguang; Zhi, Xiachen; Chen, Jiangfeng; Wang, Junxin & Deng, Yanyao (1984). «Origin of graphite in early precambrian banded iron formation in Anshan, China» (en inglés). Chinese Journal of Geochemistry 3. 1000-9426 , 235-245. http://www.springerlink.com/content/007275l675675163/. 
  24. Zhai, Mingguo; Windley, Brian F. & Sills, Jane D. (1990). «Archaean gneisses, amphibolites and banded iron-formations from the Anshan area of Liaoning Province, NE China: Their geochemistry, metamorphism and petrogenesis» (en inglés). Precambrian Research 46. 0301-9268 , 195-216. http://www.sciencedirect.com/science?_ob=ArticleURL&_udi=B6VBP-48BDXNT-8R&_user=10&_coverDate=02%2F28%2F1990&_rdoc=1&_fmt=high&_orig=search&_sort=d&_docanchor=&view=c&_searchStrId=1335672299&_rerunOrigin=google&_acct=C000050221&_version=1&_urlVersion=0&_userid=10&md5=33bdf5143ca8e1dc47aa9f5e176e7daa. 
  25. Majumder, Tapan; Chakraborty, K. L. & Bhattacharyya, Auditeya (1982). «Geochemistry of banded iron formation of Orissa, India» (en inglés). Mineralium Deposita 17. 0026-4598 , 107-118. http://www.springerlink.com/content/k82w286714246qq1/. 
  26. Chakraborty, K. L. & Majumder, Tapan (1992). «An unusual diagenetic structure in the Precambrian banded iron formation (BIF) of Orissa, India, and its interpretation» (en inglés). Mineralium Deposita 27. 0026-4598 , 55-57. http://www.springerlink.com/content/t46467jq3p155736/. 
  27. Arora, M.; Govil, P. K.; Charan, S. N.; Raj, B. Uday; Manikyamba, C.; Chatterjee, A. K. & Naqvi, S. M. (1995). «Geochemistry and origin of Archean banded iron-formation from the Bababudan schist belt, India» (en inglés). Economic Geology 90. 0361-0128 , 2040-2057. http://econgeol.geoscienceworld.org/cgi/content/abstract/90/7/2040. 
  28. Srinivasan, R. & Ojakangas, Richard W. (1986). «Sedimentology of Quartz-Pebble Conglomerates and Quartzites of the Archean Bababudan Group, Dharwar Craton, South India: Evidence for Early Crustal Stability» (en inglés). Journal of Geology 94. 0022-1376 , 199-214. http://www.jstor.org/pss/30062146. 
  29. Seward, Liz (noviembre 2007). «Digital magnetic map goes global» (en inglés). BBC News. Consultado el 15 de mayo de 2010.
  30. NASA. «Kursk Satellite Magnetic Anomaly» (en inglés). Consultado el 15 de mayo de 2010.
  31. Zapolnov, A. K. (1993). «3. The Russian Platform». En Rundqvist, D. V. & Mitrofanov, F. P. Precambrian geology of the USSR (en inglés). Pág. 174: Elsevier. p. 528. ISBN 9780444893802. 
  32. Melnik, Y. P. (1982). «Precambrian Banded Iron-Formations, their distribution and their age. Spacial and genetic relationship». Precambrian banded iron-formations: physicochemical conditions of formation (en inglés). Pág. 9: Elsevier. p. 310. ISBN 0444419349. 
  33. a b Kuleshevich, L. V. & Gorkovets, V. Ya. (2008). «Mineralogy of the Precambrian southern Kostomuksha gold prospect in Karelia» (en inglés). Geology of Ore Deposits 50. 1075-7015 , 599-608. http://www.springerlink.com/content/l07732104526t311/. 
  34. Melnik, Y. P. (1982). «Precambrian Banded Iron-Formations, their distribution and their age. Spacial and genetic relationship». Precambrian banded iron-formations: physicochemical conditions of formation (en inglés). Pág. 28: Elsevier. p. 310. ISBN 0444419349. 
  35. Porter GeoConsultancy. «Bangola, Mt Nimba, Mt Kalayo, Mt Gao, Mt Segaye, Mt Tia, Mt Tortro, Sipilou, Monogaga» (en inglés). Consultado el 22 de mayo de 2010.
  36. James, H. L. (1983). «Distribution of iron banded-formation in space and time». En Francis Trendall, Alec & Morris, R. C. Iron-formation, facts and problems (en inglés). Pág. 476: Elsevier. p. 558. ISBN 9780444421449. 
  37. Miyano, T. & Beukes, N. J. (1997). «Mineralogy and Petrology of the Contact Metamorphosed Amphibole Asbestos-bearing Penge Iron Formation, Eastern Transvaal, South Africa» (en inglés). Journal of Petrology 38. 0022-3530 , 651-676. http://petrology.oxfordjournals.org/cgi/content/abstract/38/5/651. 
  38. Sumner, Dawn Y. & Beukes, N. J. (2006). «Sequence stratigraphic development of the Neoarchean Transvaal carbonate platform, Kaapvaal Craton, South Africa» (en inglés). South African Journal of Geology 109. 1012-0750 , 11-22. http://escholarship.org/uc/item/46n1f03f. 
  39. Alexander, B.; Bau, M. & Andersson, P. (2006). «Rare earth elements and Nd isotope systematics in 2.9 Ga-old banded iron-formation from the Kaapvaal Craton, South Africa; Constraints on the source(s) of solutes to Archean iron-formations.» (en inglés). Abstracts IUB Bremen. http://archenv.geo.uu.nl/publications_bif2006.html. 
  40. Martin, D. McB.; Clendenin, C. W.; Krapez, B. & McNaughton, N. J. (1998). «Tectonic and geochronological constraints on late Archaean and Palaeoproterozoic stratigraphic correlation within and between the Kaapvaal and Pilbara Cratons» (en inglés). Journal of the Geological Society 155. 0016-7649, 311-322. http://jgs.lyellcollection.org/cgi/content/abstract/155/2/311. 
  41. Zegers, T. E.;de Wit, M. J.; Dann, J. & White, S. H. (1998). «Vaalbara, Earth's oldest assembled continent? A combined structural, geochronological, and palaeomagnetic test» (en inglés). Revista Terra Nova 10. 0954-4879, 250-259. http://www.geo.uu.nl/Research/Paleomagnetism/publications/Zegers98b.pdf. 
  42. Altermann, W. & Wotherspoon, J. McD. (1995). «The carbonates of the Transvaal and Griqualand West sequences of the Kaapvaal craton, with special reference to the Lime Acres limestone deposit» (en inglés). Mineralium Deposita 30. 0026-4598, 124-134. http://www.springerlink.com/content/u7v50963228570t3/. 
  43. Rio Tinto Iron Ore. «Pilbara» (en inglés). Consultado el 25 de mayo de 2010.
  44. Morris, R. C. (1993). «Genetic modelling for banded iron-formation of the Hamersley Group, Pilbara Craton, Western Australia» (en inglés). Precambrian Research 60. 0301-9268 , 243-286. http://www.sciencedirect.com/science?_ob=ArticleURL&_udi=B6VBP-489Y846-5J&_user=10&_coverDate=01%2F31%2F1993&_rdoc=1&_fmt=high&_orig=search&_sort=d&_docanchor=&view=c&_searchStrId=1347975752&_rerunOrigin=google&_acct=C000050221&_version=1&_urlVersion=0&_userid=10&md5=fd3cf6ff5d73432cc43770ca9afa5fb8. 
  45. a b General Mining Corporation LTD. «Shoemaker Project» (en inglés). Consultado el 25 de mayo de 2010.
  46. Gole, M. J. (1981). «Archean banded iron-formations, Yilgarn Block, Western Australia» (en inglés). Economic Geology 76. 0361-0128 , 1954-1974. http://econgeol.geoscienceworld.org/cgi/content/abstract/76/7/1954. 
  47. Gole, M. J. & Klein, C. (1981). «High-grade metamorphic Archean banded iron-formations, Western Australia: assemblages with coexisting pyroxenes-fayalite». American Mineralogist. 0003-004X , 87-99. 
  48. James, H. L. (1983). «Distribution of iron banded-formation in space and time». En Francis Trendall, Alec & Morris, R. C. Iron-formation, facts and problems (en inglés). Pág. 472: Elsevier. p. 558. ISBN 9780444421449. 
  49. a b Cannon, William F.; Hadley, Donald G. & Horton, Robert J.. «Algoma Fe Deposits» (en inglés). Servicio Geológico de los Estados Unidos. Consultado el 26 de mayo de 2010.
  50. Tucker, Maurice E. (2001). «6. Sedimentary iron deposits». Sedimentary petrology: an introduction to the origin of sedimentary rocks (en inglés) (3ª edición). Pág. 189: Wiley-Blackwell. p. 262. ISBN 9780632057351. 
  51. Gobierno de Saskatchewan. «Banded Iron Formation» (en inglés). Consultado el 28 de mayo de 2010.
  52. Fallacaro, A. & Calvin, W. M. (2002). «Lake Superior Type Banded Iron Formations as an Analog to Mars». American Geophysical Union, Fall Meeting 2002. http://adsabs.harvard.edu/abs/2002AGUFM.P61D..10F. 
  53. Misra, Kula C. (2000). «Precambrian Iron-Formations». Understanding mineral deposits (en inglés). Pág. 667: Springer. p. 845. ISBN 9780045530090. 
  54. a b Amethyst Galleries'. «The Rock - Banded Iron Formation» (en inglés). Consultado el 29 de mayo de 2010.
  55. Goldblatt, C.; Lenton, T.M. & Watson, A.J. (2006). «The Great Oxidation at 2.4 Ga as a bistability in atmospheric oxygen due to UV shielding by ozone». Geophysical Research Abstracts 8:  pp. 00770. http://www.cosis.net/abstracts/EGU06/00770/EGU06-J-00770.pdf. 
  56. Cairns-Smith, A. G. (1978). «Precambrian solution photochemistry, inverse segregation, and banded iron formations». Nature 276. 0028-0836 , 807-808. http://www.nature.com/nature/journal/v276/n5690/abs/276807a0.html. 
  57. a b Kappler, Andreas; Pasquero, Claudia; Konhauser, Kurt O. & Newman, Dianne K. (2005). «Deposition of banded iron formations by anoxygenic phototrophic Fe(II)-oxidizing bacteria». Geology 33. 0091-7613 , 865-868. http://docs.google.com/viewer?a=v&q=cache:1Q--5XZ1kz4J:faculty.eas.ualberta.ca/konhauser/Geology(2005).pdf+Deposition+of+banded+iron+formations+by+anoxygenic+phototrophic+Fe(II)-oxidizing+bacteria&hl=es&gl=es&pid=bl&srcid=ADGEESh0lO35lnm33Ow5QJe591OQu2avZ2KHn5AxgVivhY_9wrKNij389z2yeQabCEkAnEYE-nmYNMx5Kcfr6BwS-DtoYVFvur0onLE_xYSNBx8EtpOmdaLMTZ-N5qZiLxWIpqXuztob&sig=AHIEtbSaQwmPvmrzaqzTfNf2E08E11YCAg. 
  58. Guía Sistemática de Bacterias y Archaeas. «Grupo 10. Bacterias fototróficas anoxigénicas». UNESCO. Consultado el 29 de mayo de 2010.
  59. a b c d e Science Encyclopedia. «banded iron formations» (en inglés). Consultado el 29 de mayo de 2010.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]