Icnofósil

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Skolithos
Eubrontes

Los icnofósiles (o pistas fósiles) son estructuras etológicas fósiles individualmente identificables que reflejan en mayor o menor grado la morfología del organismo productor. Una pista puede estar formada por un sólo elemento (por ejemplo, una madriguera o una pisada) o por varios elementos físicamente separados pero en conexión etológica (por ejemplo un rastro de pisadas o un reguero de pelets). Los icnofósiles son objeto de estudio por parte de la Paleoicnología. Presentan características propias que los hacen identificables y permiten su clasificación como parataxones: icnogéneros e icnoespecies. Es raro que se puedan relacionar de manera inequívoca y precisa con el organismo que los originó, pero en general es posible inferir al menos la categoría taxonómica superior a la que pertenecía el organismo productor.

Clasificación etológica de los icnofósiles[editar]

Esta clasificación fue propuesta por Adolf Seilacher en 1953,[1] y tiene la ventaja de corresponder a las necesidades y al comportamiento del animal que las ha originado, lo cual queda reflejado en la forma y en la disposición de la huella. Esta clasificación, que es generalmente adoptada, comprende los siguientes tipos de huellas:

  • Domichnia: Grupo de pistas que indican la construcción de una morada. Son relieves completos de formas cilíndricas rectas, casi siempre perpendiculares a la estratificación, a veces en forma de U o también ramificados. Frecuentemente están construidas por animales semisésiles suspensívoros y también por carnívoros y sedimentívoros. Destaca los icnofósiles Arenicolites y Skolithos.
  • Cubichnia: Grupo de pistas que indican un comportamiento de reposo. Reproducen en mayor o menor medida el tamaño y la morfología latero ventral de sus productores y suelen contener los elementos de simetría del organismo responsable. Destacan Asteriacites y Rusophycus; estos últimos se achaca a la presencia de trilobites.
  • Repichnia: Grupo de pistas que indican un comportamiento de locomoción. Son estructuras epi o intraestratales, que constituyen un sólo elemento acintado cuando son producto de reptar o bien grupos de huellas lineados cuando se generan por el paso o la carrera de un animal. Destacan Cruziana (asociado a trilobites), Gordia y Diplichnites.
  • Pascichnia: Grupo de pistas que indican un comportamiento de alimentación producidas por organismos micrófagos vágiles en o cerca de la interfase agua/sedimento. Su modo de conservación es como semirrelieves. Sus trazados, muy regulares (meandriformes, espiralados), han sido interpretados como patrones de máximo aprovechamiento de un recurso alimenticio limitado. Destacan Helminthoida y Phycosiphon.
  • Fodinichnia: Grupo de pistas de alimentación producidas por organismos semisésiles que buscan a la vez comida y habitación dentro del sedimento. Este comportamiento produce pistas de relieve completo subparalelas a la estratificación y de formas muy variadas. Destacan Phycodes y Planolites.
  • Agrichnia: Grupo de pistas que representan un comportamiento de construcción de madrigueras, generalmente cilíndricas, que sirven a la vez de morada y de granja o trampa, por la que se desplazan sus productores recolectando alimento. Conforman madrigueras y sistemas de madrigueras (en ocasiones en forma de red) regulares, más o menos complejas, paralelas a la estratificación, que suelen conservarse como semirrelieves. Destacan Paleodictyon y Spirorhaphe.
  • Fugichnia: Estructuras (con varios tipos de comportamiento inicial: morada, reposo, etc.) producidas al migrar bruscamente su productor en dirección vertical u oblicua a la estratificación mientras:
  1. Intenta escapar de la posibilidad de enterramiento por sedimentación.
  2. Intenta escapar de la posibilidad de desenterramiento por erosión.
  3. Intenta escapar de la amenaza de un depredador.
  • Praedichnia: Marcas de depredación.

Son pistas de relieve completo o de relieve hendido, junto a las que se conservan restos de sus anteriores emplazamientos.

Tipos de icnofacies[editar]

Rusophycus
  • Icnofacies de Trypanites: Corresponde a las costas rocosas e incluye huellas de organismos que se fijan sobre las rocas del litoral tales como:
  1. Esponjas (Entobia).
  2. Gusanos (Polydora, Trypanites).
  3. Equínidos endocíclicos (Strongylocentrotus).
  4. Moluscos litófagos, principalemten foládidos.
  • Icnofacies de Glossifungites: Se caracteriza por la presencia de organismos que perforan los sedimentos en vías de consolidación o ya litificados, en aguas someras y originan conductos verticales, oblicuos e incluso horizontales:
  1. Moluscos litófagos.
  2. Crustáceos.
  3. Gusanos poliquetos (Glossifungites, Rhizocorallium).
  • Icnofacies de Skolithos: Es propia de las playas y zonas de balance de marea o de escasa profundidad del mar, con fondos arenosos y se caracteriza por ser un medio de alta energía, por lo que faltan las huellas de superficie y en cambio, son muy variadas las de trazado vertical, que corresponden a organismos endobentónicos principalmente:
  1. Gusanos poliquetos y bivalvos. ([Arenicolites,Diplocraterion, Monocraterion y Skolithos).
  2. Crustáceos decápodos (Ophiomorpha y Thalassinoides).
  • Icnofacies de Cruziana: Corresponde a la zona sublitoral que se extiende sobre la plataforma continental hasta una profundidad de unos 200 metros, donde la energía del medio es muy baja. Son huellas de superficie como Asteriacites, Crossopodia, Cruziana y Rusophycus. También corresponden a conductos de organismos endobentónicos, de trazado predominantemente horizontal, en ocasiones de tipo "fugichnia", por la existencia de una sedimentación importante y de corrientes submarinas, como son Chondrites, Phycodes, Planolites, Rhizocorallium, Teichichnus, etc.
  • Icnofacies de Zoophycos: Corresponde a la zona batial, que comprende el talud continental y los fondos submarinos hasta los 2000 metros de profundidad (turbiditas). Las pistas más características son galerías de nutrición: Chondrites, Lorenzinia, Phycosiphon, Zoophycos, etc.
  • Icnofacies de Nereites: Corresponde a la zona abisal, cuya profundidad supera a los 2000 metros. Predominan las huellas de superficie: Cosmorhaphe, Helminthoida, Nereites, Palaeodictyon, Spirorhaphe. Son difíciles de identificar con los animales que las han originado por el escaso conocimiento que tenemos de la fauna abisal.

La influencia de la naturaleza del sustrato se deja sentir especialmente en las facies de "Trypanites" y de "Glossofungites", aunque también en la de "Skolithos" cuando la profundidad del mar es escasa. La existencia de moluscos litófagos, está directamente relacionada con las rocas calcáreas, ya que la perforación se realiza mediante una secreción ácida que sólo es activa en este tipo de rocas. Los Skolithos y Arenicolites están asociados a fondos de arenas silíceas, que posteriormente dan origen a cuarcitas. Los equínidos exocíclicos trazan sus túneles a profundidades características, en fondos de cienos calcáreos.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Seilacher, A. 1953. Studien zur palichnologie. I. über die methoden der palichnologie. Neues Jahrb. Geologie Paläontologie Abhandlungen 96:421-452

Bibliografía[editar]

  • Bromley, R. G. 1990. Trace fossils, biology and taphonomy. Unwin Hyman, London; 280 pags.
  • Liñán, E. y Gámez Vintaned, J. A. 1996. Introducción a la paleoicnología de invertebrados. Zubía, 14, 65-77, 4 fig. Logroño. ISSN: 0213-4306. [Artículo basado en la conferencia leída en Enciso (La Rioja) en 1993.]
  • Gámez Vintaned, J. A. y Liñán, E. 1996. Revisión de la terminología icnológica en español. Revista Española de Paleontología, 11 (2), 155-176, 3 fig., 1 ap. Madrid. ISSN: 0213-6937.