Monoclonius

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Monoclonius
Rango temporal: Cretácico superior
Monoclonius dinosaur.png
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Sauropsida
Superorden: Dinosauria
Orden: Ornithischia
Suborden: Neornithischia
Infraorden: Marginocephalia
Familia: Ceratopsidae
Género: Monoclonius
Cope, 1876
Especie: M. crassus
Cope, 1876

Monoclonius ("un cuerno") es un género representado por una única especie de dinosaurio ceratopsiano ceratópsido que vivió a finales del período Cretácico, hace aproximadamente 83 y 71 millones de años, en el Campaniano, en lo que hoy es Norteamérica. Algunos paleontólogos piensan que en realidad los fósiles identificados como Monoclonius fueron posiblemente Centrosaurus de diferentes edades o sexo, por lo que la existencia del género no está clara. Monoclonius, al igual que todos los ceratopsianos, era herbívoro, alimentándose probablemente de las plantas predominantes de su época, tales como helechos y coníferas. El nombre genérico, contrario a lo que se podría pensar no hace referencia al cuerno del hocico, sino a la única raíz de los dientes.[1]

Descripción[editar]

Monoclonius fue un género de dinosaurios con cuerno de mediano tamaño, media alrededor de 6 metros de largo. No poseía cuernos en la frente pero sí un cuerno nasal bien desarrollado y a veces curvado. El volante del cuello era corto y redondeado, con los bordes lisos y las ventanas moderadamente grandes. A su vez era fino a lo largo del borde externo y no tenía las proyecciones huesudas que estaban en el volante de Centrosaurus. Su cuerpo, con la forma típica de los ceratópsidos, era robusto con las patas traseras más largas que las delanteras y una cola que mantenía elevada sin tocar el suelo. Su cabeza, era muy grande comparada con el resto del cuerpo, de alrededor de 1,8 metros de la punta del hocico a final del volante. Su boca terminada en un pico córneo que usaba para cortar el alimento, luego lo masticaba en la batería de dientes en la parte posterior, manteniendo la comida en la boca por órganos análogos a las mejillas.

Historia[editar]

Monoclonius fue el tercer ceratopsiano nombrado por Edward Drinker Cope después de Agathaumas y Polyonax y el único de los tres que todavía reviste validez.[2] El espécimen tipo fue encontrado en el verano de 1876 en Montana, a solo cien millas 100 del sitio de la batalla de Little Bighorn que ocurrió ese junio. Aunque el esqueleto no estaba articulado, Cope recuperó la mayoría del animal, solo los pies se habían perdido completamente, entre ellos estaban gran parte del cráneo y la base del cuerno nasal. Puesto que los ceratopsianos eran en gran parte desconocidos, Cope dudaba sobre mucho del material del cráneo, no reconociendo la base del cuerno como parte de un cuerno fósil. Luego de la descripción de Othniel C. Marsh de Triceratops en 1889, Cope reexaminó su espécimen de Monoclonius y argumentó que Triceratops, Monoclonius y Agathaumas representaban un grupo de dinosaurios similares. En es mismo trabajo Cope examinó M. crassus, y nombró tres especies más de Monoclonius. Describió a Monoclonius como teniendo un cuerno nasal grande, dos cuernos más pequeños sobre los ojos y un gran volante con grandes ventanas sobre su cuello.

Esqueleto de Monoclonius.

Posteriormente, John Bell Hatcher, uno de los colaboradores de O.C. Marsh, continuó el trabajo de este sobre Ceratopsidae, examinó los métodos de trabajo de Cope. Cope raramente identifica los especímenes en el campo en localizaciones exactas y termina a menudo por describir animales compuestos, más que solo individuos. Hatcher reexaminó el tipo espécimen de M. crassus y el único cráneo material del cráneo que podría asignar positivamente a este espécimen era la mitad izquierda del parietal, la pieza dorsal del volante del cuello. Él no podría asignar uno de los varios escamosos, laterales del volante, en la colección al espécimen tipo y no creyó que el cuerno orbital (catalogado bajo distinto número) pertenecía a él.[3]

En los años posteriores del trabajo de 1889 de Cope, estaba la tendencia de describir todo lo proveniente del lecho del río Judith comoMonoclonius. Las primeras especies descritas de ceratopsianos de Canadá en 1902 por Lawrence Lambe incluían a tres nuevas especies de Monoclonius basados en cráneos parciales.[4] En 1904, Lambe describió a Centrosaurus, basado en un segundo espécimen, un cráneo en mejores condiciones que el primero al que había atribuido a Monoclonius dawsoni en 1902. Con los nuevos especímenes encontrados por Charles H. Sternberg, se hacia claro que se debía separar a Centrosaurus de Monoclonius, por lo menos para Lambe.[4] En un trabajo de 1914, Barnum Brown revisa a Monoclonius y Centrosaurus, desechando la mayoría de las especies de Cope, dejando solo a M. crassus. En la comparación entre Monoclonius y Centrosaurus, determinó que el espécimen de M. crassus era un espécimen dañado por la erosión y que ambos eran sinónimos.[5] En 1915, Lambe le contesta a Brown con otro trabajo, una revisión de Ceratopsia en donde Lambe establece tres familias, transfiriendo a M. dawsoni a Brachyceratops y M. sphenocerus a Styracosaurus.[6] Ya que M. crassus, que consideraba no diagnostico, debido a su gran daño y a la falta del cuerno nasal. Lambe termina el trabajo atribuyendo a M. flexus de Brown a Centrosaurus apertus (la especie tipo de Centrosaurus). El siguiente round se da cuando Brown en su trabajo sobre los centrosaurinos de Alberta, en el cual por primera vez se analiza un esqueleto completo de un ceratopsiano, que es llamado Monoclonius nasicornis, contribuyendo aún más a la confusión describiendo otra más especie, M. cutleri.[7]

Cabezas de ceratópsidos, abajo a la derecha Monoclonius.

El tema tuvo varios avances y retrocesos, durante los próximos años, hasta que Richard Swann Lull publicara su "Revisión de Ceratopsia", en 1933.[8] Aunque, a diferencia del trabajo ilustrado maravillosamente de 1907,[3] carecía de buenos diagramas, es conocido por el intento de localizar e identificar todos los ceratopsianos conocidos.[8] Lull describió otro especímen Alberta (YPM 2015; Monoclonius (Centrosaurus) flexus) y decidió que Centrosaurus era un sinónimo menor de Monoclonius, quizás lo suficientemente distinto merecer un nombre subgenérico.[8] Este espécimen es exhibido en el Museo Peabody de Yale de una manera inusual: la mitad izquierda muestra el esqueleto, pero el derecho es una reconstrucción del animal vivo. Charles M. Sternberg, hijo de Charles H. Sternberg, en 1940 estableció firmemente la existencia de Monoclonius, la forma tipo de Alberta ningunos otro espécimen han venido de Montana desde 1876 y demostrado que las diferencias justificaron la separación de los dos géneros. Los especímenes de Monoclonius son más raros y encontrados en horizontes anteriores que los de Centrosaurus- indicando aparentemente que el es probablemente ancestro de este último.[9]

Clasificación[editar]

Monoclonius perteneció a la subfamilia Centrosaurinae dentro de Ceratopsidae. Esta pertenece Ceratopsia que incluye a los miembros de Marginocephalia con grandes cabezas y volates en el cuello. Monoclonius se encuentra más emparentado con Centrosaurus Styracosaurus que con Einiosaurus y Pachyrhinosaurus, dentro de una tribu llamada Centrosaurini. A su vez todos estos están más cercanamente relacionados entre ellos que con Triceratops o Torosaurus. Los centrosaurinos, se reconocen por su volante corto, que puede estar adornado con púas o no y un gran cuerno nasal. Los huesos escamosos son cortos y nunca alcanzan el extremo del volante. Por lo general son menores que los ceratopsinos. Se han encontrados grandes camas de huesos, por lo que se piensa que vivieron en grandes manadas.

Especies[editar]

Tipo:

  • Monoclonius crassus Cope 1876 [AMNH 3998]

Otras especies:

  • M. albertensis (Lambe, 1913/Leahy, 1987); incluida en Styracosaurus albertensis .
  • M. apertus (Lambe, 1904/Kuhn, 1964); incluida en Centrosaurus apertus .
  • M. belli (Lambe, 1902); incluida en Chasmosaurus belli .
  • M. canadensis (Lambe, 1902); incluida en Chasmosaurus canadensis.
  • M. cutleri (Brown, 1917); incluida en Centrosaurus apertus.
  • M. dawsoni (Lambe, 1902; incluida en Brachyceratops dawsoni y Centrosaurus dawsoni), incluida en Centrosaurus apertus.
  • M. longirostris (Sternberg, 1940/Kuhn, 1964); incluida en Centrosaurus apertus.
  • M. flexus (Brown, 1914); incluida en Centrosaurus apertus.
  • M. montanensis (Gilmore, 1914); incluida en Brachyceratops montanensis.
  • M. nasicornis (Brown, 1917); incluida en parte enCentrosaurus apertus y en Styracosaurus albertensis (Dodson cree actualmente que se trata de un Styracosaurus hembra)
  • M. recurvicornis Cope, 1889; Techo del cráneo, 3 cuernos y fragmentos sueltos; nomen nudum incluida en Ceratops recurvicornis.
  • M. sphenoceras Cope, 1890; cuerno nasal y premaxilar; nomen nudum incluida en Agathaumas sphenoceras, A. monoclonius y Styracosaurus sphenoceras.
  • M. fissus Cope, 1889; pterygoideo suelto (Cope lo identifico como hueso escamoso); nomen nudum .
  • M. lowei (Sternberg, 1940); Un gran y plana cabeza, posiblemente de un juvenil (las suturas no están completamente cerradas). Sternberg sugiere que se parece a Brachyceratops. Nombrada en honor al doctor Harold D'acre Robinson Lowe de Drumheller, AB. Lowe fue asistente de campo C.M. Sternberg y trabajaron juntos por seis temporadas (entre 1925-1937) en el sudeste de Alberta, Manitoba y Saskatchewan.

En la cultura popular[editar]

Monoclonius, como otros célebres dinosaurios ceratópsidos, aparece en varias películas, documentales y programas de televisión. Tuvo un papel protagonista central en Prehistoric Beast, cortometraje que Phil Tippett realizó en 1984. Al año siguiente, en 1985, los planos utilizados para Prehistoric Beast fueron utilizados de nuevo en el documental televisivo Dinosaurios, dirigido por Robert Guenette y para el que Phil Tippett creó nuevas secuencias con otras especies de dinosaurios. El 6 de abril de 2011 el Tippett Studio puso una restauración digital de Prehistoric Beast en línea, en su canal oficial de Youtube.[10]

Referencias[editar]

  1. Creisler BS. (1992) "Why Monoclonius Cope was not named for its horn: The etymologies of Cope's dinosaurs" Journal of Vertebrate Paleontology, 12(3):313-317
  2. Cope, E. D. 1876. Description of some vertebrate remains from the Fort Union beds of Montana. Proceedings of the Academy of Natural Sciences of Philadelphia, Paleontological Bulletin, 221-14.
  3. a b Hatcher, J. B., Marsh, O. C. & Lull, R. S. 1907. The Ceratopsia. U.S. Geological Survey Monographs, 49, 1-300.
  4. a b Lambe, L. M. 1904. On the squamoso-parietal crest of two species of horned dinosaurs from the Cretaceous of Alberta. Otawa Nat., 18, 81-84.
  5. Brown, B. 1914. A complete skull of Monoclonius, from the Belly River Cretaceous of Alberta, Bulletin of the American Museum of Natural History, 33, 567-580.
  6. Lambe, L. M. 1915. On Eoceratops canadensis, gen. nov., with remarks on other genera of Cretaceous horned dinosaurs. Geo. Surv. Can. Mus. Bull., 12, 1-49.
  7. Brown, B. 1917. A complete skeleton of the horned dinosaur Monoclonius, and description of a second skeleton showing skin impressions. Bulletin of the American Museum of Natural History, 37, 381-306.
  8. a b c Lull, R. S. 1933. A revision of the Ceratopsia or horned dinosaurs. Peabody Museum of Natural History, Yale University, 3, 1-175.
  9. Sternberg, C. M. 1940. Ceratopsidae from Alberta. Journal of Paleontology, 14, 468-480.
  10. Restauración digital de Prehistoric Beast, tal como la publicó el 6 de abril de 2011 el Tippett Studio en su canal oficial en Youtube
  • Tumarkin-Deratzian, A. & Dodson, P. 2005. A new look at old faces: revisiting Monoclonius and Brachyceratops. Journal of Vertebrate Paleontology. Abstracts of papers. Sixty-fifth annual meeting Society of vertebrate paleontology, Mesa Southwest Museum and Phoenix Marriott Mesa, Mesa, Arizona. October 19-22, 25, Supplement to number 3, 125A.
  • Dodson, P. 1990. On the status of the ceratopsids Monoclonius and Centrosaurus. In: Dinosaurs systematics. Approaches and Perspectives. Carpenter, Kenneth and Currie, Philip J. (eds.). Cambridge University Press,231-244.