La bella y la bestia (película de 1991)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La bella y la bestia (título original en inglés: Beauty and the Beast) es una película animada estadounidense. El estreno fue en El capitan Theatre en noviembre de 1991 producida por Walt Disney Feature Animation y dirigida por Gary Trousdale y Kirk Wise. Está basada en la versión revisada y abreviada que Jeanne-Marie Leprince de Beaumont escribió a partir de la historia original, mucho más larga, de Gabrielle-Suzanne Barbot de Villeneuve. Es la primera película animada nominada al Óscar a la mejor película, puesto que en esa época aún no existía la categoría de Óscar a la mejor película de animación.

Es una de las películas más conocidas de los estudios Disney. Esta película intensificó el nivel de animación de la etapa conocida como El Renacimiento de Disney, que comenzó con La sirenita y terminó con Tarzán. Muchas otras películas animadas fueron influenciadas por la combinación de la animación tradicional y la generada por computadora. Esta historia también es uno de los mejores musicales y una de las películas más románticas de los Estados Unidos. Esta película se encuentra en la posición 34 dentro de la lista de las mejores películas románticas estadounidenses. Fue añadida en el 2002 al Registro Nacional de Películas de Estados Unidos como “Cultural e históricamente significativa” y en enero de ese mismo año fue reeditada en el formato IMAX en una edición especial que incluía una nueva canción la cual ya se encontraba en el musical.

La película fue adaptada por Linda Woolverton, basándose en la versión de La Bella y la Bestia de Jeanne-Marie Leprince de Beaumont (no aparece en los créditos de la película, pero se le da el crédito en la versión francesa como escritora de la novela. Las canciones fueron escritas por Howard Ashman (letra) y Alan Menken (música), los dos crearon las canciones de La sirenita. En las entrevistas, los ejecutivos de Disney, dijeron que ellos habían caído en los recientes años, especialmente en 1990 y 1991. La cultura pop americana había sido olvidada, y ese joven que empieza con un mensaje que “una chica linda conoce a un chico guapo se citan y se casan”, Disney dijo que la moraleja asociada en el filme es que “la sociedad hace lo bello, pero la belleza no lo es todo”. Fue un éxito total, recaudando más de U$S 171 millones en ingresos domésticos y más de U$S 403 millones en todo el mundo. El número de ventas de la película la hizo la 3.ª más exitosa de 1991, superando a Terminator 2 y Robin Hood: príncipe de los ladrones, esta también fue la película más exitosa de todos los tiempos y la primera película de animación que alcanzó los $100 millones de dólares.

Argumento[editar]

Años atrás había un apuesto joven príncipe que vivía en un hermoso castillo con todo lo que podía desear pero era muy egoísta y en su corazón no existía nada el amor. Una noche helada de navidad una anciana pobre que toca a su puerta le pidió resguardo en su castillo a cambio de una rosa pero el príncipe se lo negó y la expulsó con desprecio y repugnancia, ella le había advertido que no se dejara convencer por las apariencias puesto que la belleza estaba en el interior. En aquel momento la anciana se reveló como una hermosa hechicera, que sintiéndose ofendida por su despreciable forma de ser hechizó al príncipe y a quienes vivían con él en el castillo. Al príncipe lo convirtió en una temible bestia y los sirvientes tomaron la apariencia de objetos domésticos, como candelabros, armarios, pocillos etc. La rosa que le ofreció era en realidad una rosa encantada que comenzaría a marchitarse cuando él cumpliera los 21 años, sólo si el príncipe aprendía a amar y a la vez conseguía que una mujer lo amara antes de que la rosa mágica perdiera su último pétalo todo volvería a la normalidad, de lo contrario el príncipe estaría condenado a ser la bestia eternamente, infeliz y abandonada. Además de la rosa mágica, la hechicera le dejó un espejo mágico a través del cual podía ver lo que él quisiera.

Bella es una joven soñadora que vive en un pueblo con su padre Maurice, un inventor al que muchos consideran un anciano chiflado. Ella constantemente es acosada por Gastón, un apuesto cazador que quiere obsesivamente casarse con Bella y a ella no le interesa por ser un patán. Un día Maurice marcha a una feria de inventores, pero se pierde en el camino y se resguarda en el castillo. Allí los sirvientes lo refugian amablemente pero la bestia al descubrirlo lo hace su prisionero. Bella, preocupada al ver que el caballo de su padre regresó sin él, sale en su busqueda. Al llegar y descubrir que está en el castillo le propone a la bestia intercambiarse con su padre que está muy enfermo para salvarlo. La bestia sorprendido de lo hermosa que es y sabiendo él y sus sirvientes que ella es su esperanza para librarse del hechizo la acepta.

Mientras tanto su padre que regresó al pueblo, les revela a todos que su hija ha sido tomada como prisionera por La Bestia, les pide ayuda para poder liberarla y nadie le cree. Al ver que todos lo consideran muy loco, Maurice dedice ir solo a intentar salvarla.

En el castillo Bella conoce a algunos de los sirvientes: un reloj, un candelabro, una tetera y una graciosa tacita. Condenada a permanecer eternamente prisionera, ella conoce el castillo guiada por los sirvientes y tras entrar a la habitación de la Bestia y ver como era su rostro en una pintura desgarrada y la rosa encantada, se encuentra con él que se enfurece por haber entrado ahí después de que la Bestia se lo prohibiera. Después de ese cruel trato Bella intenta escapar del castillo y en su camino se encuentra rodeada de lobos que intentan atacarla pero la Bestia aparece y la salva decidiendo regresar al Castillo al ver lo que él hizo por ella.

Con el tiempo la joven se enamora de su captor y la bestia por fin empieza a sentir amor hacia ella. En una noche formal de cena y baile ambos comienzan a sentir su verdadero amor sin embargo la Bestia al ver que Bella quiere ver a su padre al menos una vez, le enseña a través del espejo como se encuentra él y tras ver que su padre se encuentra perdido y enfermo en medio del bosque y la necesita él la deja ir libremente del castillo para que pueda reunirse y deja que se lleve el espejo que le había otorgado la hechicera. Después de haber liberado a Bella que era su única esperanza la Bestia se siente deprimida sabiendo que falta poco para que la rosa se marchite completamente lo que significará estar condenado a ser lo que es.

Bella logra rescatar a su padre y juntos regresan a su casa y ella le aclara que no escapó del castillo sino que la Bestia la dejó ir para poder estar con él ante el asombro de Maurice y descubren que la pequeña tacita Chip se infiltró con ellos. En ese momento llega Gastón con una multitud listos para llevarse a su padre a un asilo para locos advirtiéndole que sólo lo dejaría en paz si ella se casa con él. Bella les demuestra que su padre no está loco respecto a lo que les había dicho de la Bestia tras revelarles su existencia por medio del espejo que él le dio. Después de comprobarles su existencia y sabiendo que es muy querido por Bella, Gastón reúne a una cuadrilla de campesinos para destruir el castillo y matar a la Bestia y encierra a la joven con su padre por estar en contra de ellos. Poco después la tacita los libera y los tres se dirigen rápidamente al castillo.

Gastón llega con toda su multitud y logran entrar al castillo. Allí se da un combate entre los sirvientes y los asaltantes son vencidos y huyen. Gastón encuentra a la Bestia y se libra una batalla entre ambos en la que Gastón muere primero al caer a un abismo pero también deja a la Bestia gravemente apuñalada. En el momento que la bestia está muriendo se reencuentra con Bella que le dice al príncipe que lo ama y cae el último pétalo de la rosa mágica. Los sirvientes al ver que la rosa se marchitó totalmente se entristecen creyendo que están condenados pero en ese momento se rompe el hechizo de la hechicera ante el asombro de Bella y los demás cuando la Bestia vuelve a ser el joven de antaño.

El lugar tenebroso donde vivía la Bestía se convierte en un hermoso castillo y los sirvientes vuelven uno a uno a ser personas en medio de la alegría, Bella se casa con el príncipe y juntos comienzan una nueva vida viviendo felices para siempre.

Reparto[editar]

Personaje Actor original Actor de doblaje - España Bandera de España Actor doblaje - Latinoamérica
La Bestia Robby Benson Jordi Brau Arturo Mercado, Walterio Pesqueira (canciones)
Bella Paige O'Hara Inés Moraleda Diana Santos, Lourdes Ambriz (canciones)
Gastón Richard White Juan Carlos Gustems (diálogos), Xavier Ribera (canciones) Emilio Guerrero, Armando Gama (canciones)
Reloj Ding Dong David Ogden Stiers Antonio Gómez de Vicente (diálogos), Eduard Doncos (canciones) Moisés Palacios
Tetera Mrs. Potts Angela Lansbury Marta Martorell Norma Herrera
Le Fou Jesse Corti Pep Sais (diálogos), Óscar Mas (canciones) Jesse Corti
Maurice Rex Everhart Manuel Lázaro Esteban Siller
Chip, la taza Bradley Pierce Roser Vilches Francisco González
Lumiére, el candelabro Jerry Orbach Miguel Ángel Jenner Carlos Petrel, Arturo Mercado (canciones)
Narración David Ogden Stiers Camilo García Francisco Colmenero

Lanzamiento y recepción[editar]

Mercadotecnia[editar]

Críticas[editar]

Anglosajonas y de otros países[editar]

La prensa en inglés elogió en su amplia mayoría al filme. En el sitio web Rotten Tomatoes, que recopila numerosas críticas de diversos especialistas de la industria provenientes de países anglosajones, posee un 92% de aprobación consensuada con base en 92 reseñas analizadas. Su conclusión cita lo siguiente: «encantadora, plenamente romántica y con una amplia variedad de maravillosos números musicales, La bella y la bestia es una de las ofertas animadas más elegantes de los estudios Disney».[2] Disney no había tenido tal recepción abrumadoramente positiva desde sus producciones estrenadas en los años 1940. Una escena particularmente elogiada en la mayoría de las reseñas respecto a su calidad en la animación es la del baile de los protagonistas, mientras que los aspectos más comentados positivamente son el visual y el musical. Respecto al legado de la película, el propio compositor de la banda sonora, Alan Menken, señaló: «creo que la película sigue funcionando porque le habla a la gente de algo que forma parte de sus vidas. Les habla en su mismo idioma, por eso es que sigue generando fanáticos como el primer día cada vez que se lanza una nueva edición en video».[3]

En Estados Unidos, Roger Ebert le dio cuatro estrellas, su máxima calificación para una reseña cinematográfica. Al comenzar su evaluación, comentó que la cinta «[más allá de ser un producto animado, era algo que] le contaba una historia, le permitía escuchar música asombrosa y le había entretenido», y la comparó positivamente con otras producciones previas de Disney como Pinocho, Blancanieves y los siete enanitos y La sirenita. Concluyó su reseña al decir que la película «se remonta a la antigua y provechosa tradición de Hollywood en la que los mejores guionistas, músicos y cineastas se reúnen en un mismo proyecto, con la noción de que una audiencia familiar merece un gran entretenimiento». Finalmente, la catalogó como su tercera cinta favorita de 1991, solamente superada en sus gustos por Los chicos del barrio y JFK.[4] [5] De manera similar, James Berardinelli no solamente le dio cuatro estrellas al igual que Ebert sino que además la catalogó como «la mejor película animada de todos los tiempos», y elogió la calidad de la animación y su banda sonora. En sus palabras: «el filme alcanza una combinación casi perfecta de romance, innovación, música y animación. Si bien muchas cintas animadas intentan resultar del agrado tanto para la audiencia adulta como para la infantil, La bella y la bestia es una de esas excepciones que logra ese objetivo sublime».[6] La revista estadounidense Variety la describió como «una película adorable que está a la par de los mejores clásicos animados de Disney, [...] es un cuento relatado de nuevo pero esta vez de forma pura».[7] Richard Corliss, de la revista Time, subrayó en su reseña: «[la cinta] está cerca de la consistencia total. Las plumas de sus animadores son como varitas mágicas; su movimiento encanta. Y el encanto está presente también en la esencia de la historia». Además, elogió la musicalización y la calidad visual, y la comparó con Pinocho y Dumbo.[8] Jennie Punter, del diario canadiense The Globe and Mail, la calificó como «maravillosa» y «una gema del estudio Disney»,[9] mientras que Chris Tookey, del periódico británico Daily Mail, agregó a su vez que «la más perfecta mezcla de animación, relato y canciones debe ser, con toda seguridad, este adorable tributo [La bella y la bestia] a los antiguos cuentos de hadas».[10] No obstante, para algunos críticos como Desson Thomson, de The Washington Post, «las escenas, personajes y canciones intentan duplicar con obviedad el éxito de La sirenita. [Pero] el ingenio y la música no son lo suficientemente buenas [...] no es una de las mejores películas de todos los tiempos».[11]

Eric Smoodin, en su libro Animating Culture, señala que el estudio intentaba con La bella y la bestia cubrir de cierta forma algunos de los estereotipos de género impuestos en producciones anteriores.[12] A manera de comentario, añadió que si se toma en cuenta cómo combina los cuentos de hadas tradicionales con el feminismo, y la animación tradicional con la realizada por computadora, entonces «su grandeza puede evidenciarse en la narrativa tecnológica o incluso en la política».[13] Michael Barrier, en su obra Hollywood Cartoons: American Animation in Its Golden Age, destaca que el personaje de Bella «se torna menos intelectual al leer libros, al parecer, que en vez de salir con ellos a la calle», aunque opinó que la producción había prosperado en cuanto a «ponerse desafíos del nivel de las mejores películas de Walt Disney».[14] Para David Whitley, en su libro The Idea of Nature in Disney Animation, Bella difiere de otras heroínas de Disney previas en cuanto a que no está sometida a realizar únicamente labores domésticas, aunque su rol en la trama está claramente indefinido, al igual que ocurre «en la cultura contemporánea, donde las jóvenes no cooperan mucho con las labores domésticas cuando son menores de edad, y conforme crecen tienen que asumir las responsabilidades numerosas y tediosas de la madre que sí trabaja en el hogar». Whitley observó también otras similitudes entre la historia de la cinta y algunos elementos e influencias de la cultura popular, tales como el chovinismo de Gaston y su actitud respecto a la naturaleza, los sirvientes que trabajan como robots, y el papel del padre como inventor en vez de fungir como un simple comerciante.[15] Betsy Hearne, editora de The Bulletin of the Center for Children's Books, subrayó que la moralidad es abordada de manera distinta en la adaptación respecto a la obra original, pues esta última se enfoca más en la «belleza interior» y en la heroína, mientras que en la película se centra más en un enfrentamiento violento de Bestia con el antagonista; en su opinión: «no es la falta de amor de Bella lo que casi acaba matando a Bestia, sino la daga de un enemigo».[16] Por otra parte, Stefan Kanfer, en su escrito Serious Business, comentó que «[en esta película] se coaptó por completo la tradición del teatro musical», y comparó la adaptación con la elección de Angela Lansbury y Jerry Orbach para interpretar a los protagonistas en la versión de Broadway del cuento de hadas.[17]

Iberoamericanas y españolas[editar]

Mary Carmen Albarrán, de la revista mexicana Cine Premiere, consideró en su reseña que «es la obra más grande de Disney» y resaltó «lo bien que está escrita la historia, la magnitud de los musicales o la avanzada técnica de animación para el momento en que fue hecha»,[18] mientras que Arturo Cruz Marcenas, del periódico también mexicano La Jornada elogió el aspecto visual de la película al comentar que «los paneos causan en el espectador una sensación de movimiento sin igual» y argumentó que uno de sus principales logros recayó en que «hizo renacer el interés por las películas musicales y revivió los musicales de Broadway».[19]

Javier Porta, del diario argentino La Nación, estimó que La bella y la bestia «no sólo fue un gran éxito para Disney en su momento sino que dio forma definitiva y perfecta, luego de ese regreso que fue La sirenita, a un modelo de producción de gran eficacia para la compañía en los noventa», y la calificó como una de «las mejores y más grandes películas».[3]

Pablo Kurt, del sitio web español FilmAffinity, consideró que a partir de La bella y la bestia, a la que calificó como «una encantadora historia», fue que «Disney comenzó una década de los noventa [sic] con este gran éxito de taquilla [...y ayudó a establecer a] Disney como reina de la animación», mientras que Nando Salvá, del diario también español elPeriódico.com, la catalogó como «la mejor película de animación de la historia [...] por su perfecta combinación de romance, música, fantasía, humor, violencia, personajes igual de memorables que los de clásicos Disney como Cenicienta y La Bella Durmiente y media docena de números de canto y danza francamente espectaculares, dotados de una energía y una audacia dignas de las coreografías de Busby Berkeley».[20] [21]

Referencias[editar]

  1. a b «Beauty and the Beast». Box Office Mojo.
  2. «Beauty and the Beast Movie Reviews, Pictures». Rotten Tomatoes. Archivado desde el original el 13 de agosto de 2010. Consultado el 1 de abril de 2013.
  3. a b «La Bella y la Bestia: el secreto encanto de volver a ver películas». La Nación (10 de mayo de 2012). Consultado el 4 de abril de 2013.
  4. «Beauty And The Beast» (en inglés). Rogerebert.com (22 de noviembre de 1991). Consultado el 2 de abril de 2013.
  5. «The Best 10 Movies of 1991» (en inglés). Rogerebert.com (31 de diciembre de 1991). Consultado el 2 de abril de 2013.
  6. «Beauty and the Beast» (en inglés). Reelviews.net. Consultado el 2 de abril de 2013.
  7. «Beauty and the Beast» (en inglés). Variety. Consultado el 2 de abril de 2013.
  8. «Beauty and the Beast in 3-D: Still an Enchantment» (en inglés). Time.com. Consultado el 2 de abril de 2013.
  9. «Beauty and the Beast 3D: Disney classic gets added pop» (en inglés). The Globe and Mail. Consultado el 2 de abril de 2013.
  10. «This Beauty is the best!: Fall in love with the classic animated film all over again as it returns to the big screen in 3D» (en inglés). Daily Mail. Consultado el 2 de abril de 2013.
  11. «‘Beauty and the Beast’» (en inglés). The Washington Post. Consultado el 2 de abril de 2013.
  12. Smoodin, Eric (1993). Animating Culture. Rutger's University Press. p. 189. ISBN 0-8135-1948-9. 
  13. Smoodin (1993), p. 190.
  14. Barrier, Michael (1999). Hollywood Cartoons: American Animation in Its Golden Age. New York: Oxford University Press. p. 571. ISBN 0-19-503759-6. 
  15. Whitley, David (2008). The idea of Nature in Disney Animation. Ashgate Publishing Limited. pp. 44–57. ISBN 978-0-7546-6085-9. 
  16. «You did it, little teacup!». The Bulletin of the Center for Children's Books (Chicago, IL: The university of Chicago Graduate Library School; University of Chicago Press) 45 (6):  pp. 145–6. February 1992. ISSN 00089036. 
  17. Kanfer, Stefan (1997). Serious Business: The Art and Commerce of Animation in America from Betty Boop to Toy Story. Scribner. p. 221. ISBN 0-684-80079-9. 
  18. «La Bella y la Bestia 3D». Cine Premiere (21 de octubre de 2010). Consultado el 3 de abril de 2013.
  19. «Restrenan en formato Imax La bella y la bestia, con 6 minutos más de música». La Jornada (3 de enero de 2002). Consultado el 3 de abril de 2013.
  20. «La bella y la bestia». FilmAffinity. Consultado el 3 de abril de 2013.
  21. «'La bella y la bestia 3D', un clásico revisitado». elPeriódico.com (19 de noviembre de 2010). Consultado el 3 de abril de 2013.

Enlaces externos[editar]