Palacio

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Palacio de Teodorico el Grande en Rávena, representado en los mosaicos de San Apolinar el Nuevo (siglo VI).
Palais de la Cité de París, visto desde atrás, cruzando el río Sena, con la Sainte Chapelle al lado derecho (ilustración de Les Très Riches Heures du Duc de Berry, 1410).
Palacio da Regaleira, Sintra, Portugal (arquitecto Luigi Mannini, 1904–1910).
Palácio da Alvorada, Brasilia (arquitecto Óscar Niemeyer, 1958).

Palacio es el edificio utilizado como residencia del jefe de estado u otro magnate.

Surgieron en la Edad Antigua, con el inicio de la historia, en todas las civilizaciones; albergando acontecimientos y protagonizando procesos políticos, sociales y económicos de trascendencia histórica.

En el Antiguo Régimen europeo los palacios eran las residencias reales, las de la nobleza y del alto clero; aunque también de los burgueses enriquecidos. Se construían, amueblaban y decoraban con los criterios del gusto artístico más exigente y el mayor lujo, contribuyendo a fijar los estilos artísticos de cada época.

En la Edad Contemporánea muchos palacios han sido transformados para otros usos, como parlamentos o museos. El término se emplea también habitualmente para denominar nuevas construcciones de edificios públicos especialmente lujosos que funcionan como hitos urbanos; sea cual sea su uso, siendo un caso extremo las lujosas estancias palaciegas que en realidad son pasillos del Metro de Moscú, construido en la época estalinista con explícita referencia a los palacios zaristas.

Etimología[editar]

La palabra castellana "palacio" proviene de la latina Palatium, y esta del topónimo de una de las siete colinas de Roma, el Palatium o Palatinus Mons ("Monte Palatino"). El palacio original sobre el Monte Palatino era la residencia del emperador romano, mientras que el Capitolium o Mons Capitolinus ("Capitolio" y "Monte Capitolino") era la sede del Senado y los núcleos religiosos de Roma. Aunque la ciudad creció más allá de las siete colinas, el Palatino siguió siendo el área residencial más prestigiosa. César Augusto vivió allí en una vivienda intencionalmente modesta (la Domus Augustea, construida sobre la cabaña de Rómulo[1] y junto al Lupercal[2] -la cueva donde la loba amamantó a Rómulo y Remo-),[3] distinguida de la de sus vecinos sólo por dos árboles de laurel flanqueando la entrada frontal, como un símbolo de triunfo otorgado por el Senado. Sus sucesores, especialmente Nerón, con su Domus Aurea ("Casa Dorada"), ampliaron la residencia y los jardines hasta que abarcaron toda la cima de la colina. Palatium se convirtió en sinónimo de residencia del emperador y, por metonimia, designaba a la institución imperial en sí.

Ya en la Edad Media, el uso de la palabra latina palatium con el sentido de "gobierno" es evidente en un comentario de Pablo el Diácono, escrito en 790 y que narra hechos de los años 660: Huic Lupo, quando Grimuald Beneventum perrexit, suum palatium commendavit ("Cuando Grimuald se puso en camino a Beneventum, encomendó su palacio a Lupo").[4] En esa misma época Carlomagno revivió el uso del término como residencia imperial en su "palacio" de Aquisgrán, del cual solo sobrevivió la capilla. Previamente, los reinos germánicos, como el ostrogodo, pero especialmente el visigodo y el franco, habían desarrollado cada uno su respectivo officium palatinum con distintos cargos en torno al rey; los "palatinos" merovingios dieron origen a las figuras legendarias de los paladines.

Palas era el nombre que se daba a la residencia de gobierno en algunas ciudades germánicas de la Alta Edad Media. Los poderosos príncipes electores se alojaban en palacios (Paläste), evidencia de la descentralización del poder en el Sacro Imperio Romano Germánico. De una manera similar, en la mayoría de las monarquías feudales, aunque inicialmente sólo fuera el rey quien se permitía llamar a su morada palacio, tal denominación fue emulada por la nobleza y el clero.

En Francia y en idioma francés hay una clara distinción entre palais ("palacio") y château ("castillo"). El palais siempre ha sido urbano, como el Palais de la Cité de París (que fue el palacio real y ahora es la Suprema Corte de Justicia), o el Palais des Papes de Avignon ("Palacio de los Papas"). En contraste, el château siempre ha sido de características rurales, sostenido por su demesne,[5] aun cuando no estuviera fortificado. El Palacio de Versalles, residencia del rey de Francia, y con él la fuente del poder, está alejado de la ciudad, y siempre ha sido denominado en francés como Château de Versailles, mientras que la denominación Palais se reserva para el edificio urbano del Louvre en París. Esa distinción no es usual en otros idiomas o países, como en Inglaterra y en idioma inglés, donde se utilizan de forma intercambiable términos de contenido inicial muy diverso (palace, castle, manor o house). Tampoco en España y sus idiomas; por ejemplo, la nobleza gallega a partir del siglo XV transformó castillos y torres en pazos (vocablo cognado de "palacio" en idioma gallego), siendo ambas tipologías arquitectónicas eminentemente rurales. No se definen por su implantación sino por su función, militar la de castillos y residencial o cortesana la de pazos y palacios. La identificación entre el término "palacio" y la burocracia, en castellano ha producido la sentencia las cosas de palacio van despacio.

Palacios por civilizaciones[editar]

Civilizaciones históricas[editar]

Ruinas de la Domus Aurea.
Canopus de la Villa Hadriana.
Restos del Palacio de Rávena.
Carlomagno presencia la construcción del Palacio de Aquisgrán.
Santa María del Naranco, palacio del rey Ramiro II de Asturias.
Complejo palaciego y religioso de Angkor Wat.
Palazzo Ducale de Venecia.
Palacio de Pedro I el Cruel en los Reales Alcázares de Sevilla.
Ciudad Prohibida de Pekín.
Las "Casas Nuevas de Moctezuma" (el Palacio de Moctezuma II en Tenochtitlán), representadas en el Códice Mendoza.
La "piedra de los doce ángulos", en el muro del palacio del Inca Roca en Cuzco.

Próximo Oriente antiguo[editar]

Desde el nacimiento de la civilización, aparecieron el palacio y el templo como manifestaciones arquitectónicas de la dualidad del poder (poder político y poder religioso). En ambos casos, nacen con la historia, es decir, con la escritura; siendo la emisión, recepción y conservación de cartas y todo tipo de documentos en un archivo una de las funciones de los palacios desde su origen. Otra muy importante fue la custodia de todo tipo de almacenes (de alimentos, de materias primas para la construcción y la artesanía, de mercancías para el comercio exterior o provenientes de él, de armas), y especialmente la del tesoro (el almacén de las mercancías más prestigiosas: metales preciosos y joyas). A la burocracia cada vez más compleja que generaban las cancillerías y tesorerías (en Egipto, con el nombre de escribas) se sumaba el resto de los oficios palaciegos denominados por su función en el servicio doméstico de la casa del rey, que terminó convirtiéndose en una corte regia de altos funcianarios ennoblecidos (como el copero que aparece en la narración bíblica de la historia de José en Egipto, donde se describen detalles muy significativos de la vida palaciega).

Lo relativamente efímero de los materiales utilizados en su construcción ha provocado que de los palacios sumerios y egipcios apenas hayan quedado más que restos arqueológicos, lo que contrasta, en el caso de Egipto, con la mayor duración de los materiales utilizados en los edificios religiosos y las tumbas; cuya concepción (como casa del dios o casa para la eternidad) permite hacerse una idea de cómo serían aquellos.

Grecia[editar]

  • Palacios cretenses o palacios minoicos, palacios micénicos, palacios griegos, palacios helenísticos.[9] La civilización cretense ha sido interpretada como una "civilización de palacios", dado el predominio absoluto de su presencia física en los yacimientos. En la Grecia continental, destaca la condición defensiva de las ciudades micénicas, rodeadas de murallas. El megaron es la construcción que representa el centro político, económico y social de esas ciudades, y -en su aspecto formal arquitectónico- es el precedente del templo griego.

Roma[editar]

En el Alto Imperio se fueron sucediendo varias construcciones en torno al monte Palatino que sirvieron de residencia imperial y centro administrativo:

Algunos emperadores eligieron entornos alejados de la ciudad de Roma, siguiendo el ideal bucólico que la poesía y la preceptiva arquitectónica (Vitruvio) fijaban para el descanso y los placeres de una supuesta "vida campestre":

En el Bajo Imperio, la institución imperial se convierte en el Dominado (de dominus -"señor"-), y el palacio imperial pasa a denominarse como Sacrum Palatium ("palacio sagrado").

Diocleciano construyó un Palacio en Spalatum como residencia para sus últimos años (abdicó en 305).

Constantino el grande trasladó la capital de Roma a Constantinopla, fundando el Gran Palacio de Constantinopla. Roma pasó a ser principalmente la ciudad del Papa.

En las provincias romanas, además de los palacios helenísticos de Oriente, hubo otros edificios de carácter palacial: unos vinculados a la administración (praetorium); y otros pertenecientes a las familias enriquecidas del orden senatorial, especialmente en entornos rurales (villae). La corte imperial de Augusto residió en Tarraco entre el 29 y el 26 antes de Cristo (guerras cántabras); mientras que en los momentos finales del imperio la corte de Gala Placidia residió en Barcino. En ambas ciudades hubo de haber algún edificio usado como palacio.

Edad Media europea y otras civilizaciones[editar]

Palacios bizantinos[editar]

Además del Gran Palacio de Constantinopla, se edificaron otros:

Palacios visigodos[editar]
Palacios carolingios, asturianos y otonianos[editar]
Palacios islámicos[editar]

La expansión del Islam significó la construcción de nuevos espacios políticos en una amplia franja del Viejo Mundo, entre el Atlántico y el Índico. Los Palacios islámicos o palacios musulmanes no se limitan a los palacios árabes (en Arabia o en el resto del mundo árabe), sino que incluyen los de zonas islámicas no árabes, como el Imperio turco otomano y el Imperio moghul de la India. En general, en los palacios árabes o musulmanes hay un marcado contraste entre la austeridad del exterior frente a la riqueza del interior (estructura laberíntica de salones, galerías, pórticos, arcos de herradura y mixtilíneos, artesonados, mocárabes, patios, fuentes, jardines), caracterizado por lo que ha pasado a convertirse en un tópico literario: el "lujo oriental" y la sofisticación propios de Las mil y una noches. Ese rasgo implicó su carácter efímero, por la naturaleza de sus materiales de construcción.[23]

Ni del dorado techo / se admira fabricado / del sabio moro, en jaspe sustentado

Fray Luis de León, Oda a la vida retirada

Durante la Reconquista, en los reinos cristianos peninsulares se realizaron edificios de un estilo muy peculiar, el mudéjar, que utilizaba elementos arquitectónicos islámicos. La palabra "alcázar" (del árabe qasr) se conservó como denominación de los palacios reales de los reyes de Castilla.

Palacios de la India[editar]
Palacios tibetanos[editar]
Palacios chinos[editar]
Palacios japoneses[editar]
Palacios del sureste asiático[editar]
Palacios africanos[editar]
Palacios de la América precolombina[editar]

Otros palacios de la civilización occidental[editar]

Palazzo Pitti, Florencia.
Grand Place de Bruselas, rodeada de palacios, entre ellos el Broodhuis o Maison du Roi y el Stadhuis o Ayuntamiento.
Palacio de Fahpur Sikri, del emperador mogol Akbar.
Palacio de la Asamblea Nacional de Hungría, Budapest.
Casal Popuruli, actualmente Palacio del Parlamento Rumano.

Desde la Baja Edad Media, el desarrollo de las ciudades europeas se manifestó en una notable arquitectura civil que incluía palacios reales, episcopales y nobiliarios; y también palacios municipales y casas palaciegas de burgueses enriquecidos en los principales focos urbanos (especialmente Flandes e Italia). A partir de la Edad Moderna los palacios de ciertas ciudades europeas constituyen modelos y denominaciones características, adaptando las sucesivas innovaciones formales de los estilos artísticos de cada periodo (el Renacimiento, el Barroco y el Neoclasicismo). Con la expansión colonial, el modelo de palacio europeo se extendió por el resto del mundo.

Las ciudades italianas y flamencas[editar]

Flandes e Italia fueron los dos núcleos principales del desarrollo urbano medieval, que se prolongó durante la Edad Moderna. En particular, cada una de las grandes ciudades italianas desarrollaron modelos de palazzo muy peculiares de cada una.

Las capitales de las grandes monarquías europeas[editar]

Las ciudades capitales de las monarquías que formaron los estados modernos alojaron impresionantes palacios, tanto de las casas reales como de la aristocracia que se atraía a la corte permanente (por oposición a la corte itinerante medieval).

Londres[editar]

La city de Londres creció en torno al poder del rey de Inglaterra que simbolizaba la Torre de Londres (otras residencias reales se construyeron en los alrededores, como el Palacio Savoy, destruido en las revueltas de 1381), mientras que el poder del parlamento inglés se manifestaba en la cercana Westminster. La reconstrucción urbana tras el incendio de Londres de 1666 y su pujanza económica con la revolución industrial y la expansión del imperio británico convirtieron a esta metrópolis en la ciudad más importante del mundo, lo que determinó la condición palaciega de muchos de sus edificios, incluidos algunos muy característicos, como los clubs.

París[editar]

El París medieval creció en torno a la fortaleza-palacio real de la isla de la Cité. Durante el Antiguo Régimen, muchos otros palacios se construyeron en la ciudad, a iniciativa regia o de particulares. El crecimiento urbano durante el siglo XIX (ensanche de Haussmann) permitió la construcción de palacios al gusto burgués, como el que habitó la reina exiliada de España Isabel II, llamado Palacio de Castilla.

Madrid[editar]

En la Baja Edad Media Madrid era una ciudad de segundo orden, pero que se beneficiaba de la presencia esporádica de la corte itinerante gracias a que el Alcázar era una escala obligada en la red de residencias reales de la Corona de Castilla. Incluso un palacio particular, la Torre de los Lujanes (en el entorno de la Plaza de la Villa, junto a la Casa de Cisneros), fue escogido como residencia-prisión de Francisco I de Francia, capturado en la batalla de Pavía. La ubicación central de la ciudad determinó su su elección como corte permanente por Felipe II. El Alcázar se convirtió en la residencia oficial real, la burocracia se asentó en él y en otros edificios (como el Palacio de los Consejos, el Palacio de Santa Cruz o el Palacio del Marqués de Grimaldi) y a una distancia relativamente próxima se creó una red de Reales Sitios como residencias de recreo, entre los que se estableció un circuito ritualizado de desplazamientos (jornadas reales)[28] en distintas estaciones del año; pero incluso cuando Felipe V pasó una larga temporada en Sevilla, las instituciones de poder permanecieron en Madrid. El incendio del Alcázar motivó su reconstrucción con los criterios propios del palacio borbónico de Versalles (que ya se había procurado imitar a pequeña escala en el Palacio de la Granja). Por su parte, la aristocracia llenó Madrid de palacios particulares (Palacio de Liria, Palacio de Villahermosa, Palacio de Buenavista), a los que en el siglo XIX el Nuevo Régimen liberal añadió la inciativa de una oligarquía formada tanto por la alta nobleza tradicional como por la burguesía enriquecida y ennoblecida (Palacio del Marqués de Salamanca, Palacio de Linares, Museo Cerralbo, Museo Lázaro Galdiano); que caracterizó la arquitectura del eje urbano del Paseo de la Castellana. Las instituciones parlamentarias se alojaron en sendos palacios (Palacio de las Cortes o del Congreso y Palacio del Senado). En el Parque del Retiro se construyeron pabellones con el nombre de palacios (Palacio de Cristal, Palacio de Velázquez -no debe confundirse con la Casa de Velázquez, en el entorno del Palacio de la Moncloa-).

Lisboa[editar]

Palacios de otras ciudades europeas[editar]

Alemania[editar]

La condición descentralizada del Sacro Imperio Romano Germánico se manifestó en la construcción de cortes palaciegas en edificaciones de distintas denominaciones (Residenz -"residencia"- Hof -"corte"-, Schloss -"castillo"-, etc.) para los príncipes electores (Kurfürsten) y otros aristócratas de la alta nobleza y el alto clero (Fürsten -"príncipes"-) que actuaban en la práctica como soberanos independientes; mientras que la condición de emperador del Sacro Imperio, electiva, recayó desde finales de la Edad Media en los Archiduques de Austria de la casa de Habsburgo, que mantenían su corte en Viena. Algunas ciudades tenían la condición de ciudad libre o ciudad imperial (freie Städte y Reichsstadt), con muy distintos grados de autonomía, aunque no llegaron a alcanzar el grado de independencia de las ciudades-estado italianas o de los cantones suizos. La unificación alemana del siglo XIX determinó la capitalidad de Berlín durante el Imperio alemán (Deutsches Reich entre 1871 y 1918).

España[editar]

Además de los grandes palacios reales y de los palacios madrileños, en numerosas ciudades españolas, incluso en pequeñas poblaciones (como el Palacio de Cogolludo, el Palacio del Marqués de Santa Cruz, el Palacio Ducal de Lerma o el Palacio Real de Olite), hay palacios o incluso conjuntos de numerosos palacios (como los conjuntos monumentales de Cáceres, Úbeda, Villaviciosa o Espinosa de los Monteros); que responden a la configuración social del Antiguo Régimen en España. Un caso peculiar son los palacios de indianos o casas de indianos, los suntuosos edificios que levantaron a finales del siglo XIX y comienzos del XX los indianos enriquecidos, a la vuelta de su emigración, en sus poblaciones de origen, especialmente del norte peninsular. En Canarias se conserva el lugar que ocupaba una cueva-palacio prehispánico (la Cueva de Chinguaro). En Galicia son características las residencias palaciegas de tipo eminentemente rural denominadas pazos.

Francia[editar]

Además de las residencias reales y aristocráticas conocidas como Châteaux de la Loire, en Francia hay multitud de palais urbanos y châteaux rurales que responden a la peculiar configuración histórica del Antiguo Régimen en Francia. Las regiones periféricas (Bretaña, Normandía, Borgoña, Provenza, Aquitania), con de centros de poder autónomos hasta su incorporación al reino de Francia se caracterizaron por mantener instituciones particularistas como los Parlements, expresados en edificios palaciegos.

Con un criterio historicista neogótico, Viollet le-Duc reconstruyó el Castillo de Pierrefonds como palacio para Napoleón III.

Reino Unido[editar]

Las residencias palaciegas rurales de la aristocracia inglesa, inicialmente en estilo Tudor (Hunsdon House, Oxburgh Hall, Owlpen Manor, East Barsham Manor) e isabelino (Hardwick Hall, Burghley House, Wollaton Hall, Longleat House) reflejaron posteriormente el ideal arquitectónico del palladianismo (Wilton House, Holkham Hall, Woburn Abbey, Saltram House, Wentworth Woodhouse), y otros estilos (Palacio de Blenheim -el único edificio que lleva el nombre palace además de los vinculados a la familia real, que fue construido para el Duque de Marlborough-, Castle Howard, Flete House, Compton Castle, Trafalgar House, Montacute House, Groombridge Place, Knole House). De un modo notable, desarrollaron un estilo propio de paisajismo (el jardín inglés), diferenciado del geometrismo de los jardines versallescos. También se desarrolló una arquitectura palaciega en entornos urbanos, además del de la ciudad de Londres.

En Irlanda, Carton House, Westport House, Powerscourt House, Frescati House, Leinster House.

En Escocia se encuentran residencias regias: el Palacio de Holyrood (el palacio real de los reyes de Escocia desde el siglo XV) y el Castillo de Balmoral (residencia de los reyes de Inglaterra desde la reina Victoria).

Rumanía[editar]

Durante el régimen comunista de Ceaucescu se levantó, con criterios estéticos propios de la arquitectura soviética o arquitectura estalinista, un gigantesco complejo de edificios (el Casal Popuruli o "Casa del Pueblo"), actualmente denominado Palacio del Parlamento Rumano.

Notas[editar]

  1. Casa Romuli o Tugurium Romuli -en:Casa Romuli-
  2. en:Lupercal
  3. Secretos en la colina del Palatino, Celtiberia, 22 de diciembre de 2007
  4. Historia gentis Langobardorum, Libro V, xvii (texto en Wikisource). Véase también Grimoaldo I de Benevento -en:Grimoald I of Benevento- y Lupo de Friuli -en:Lupus of Friuli-
  5. Cassell's Latin Dictionary, Marchant & Charles. Fuente citada en en:Demesne.
  6. De los palacios sumerios (Eridu, Kish, Tell Brak, Ur, Eshnunna) es también poco lo conservado, con excepción del palacio de Mari, reconstruido y ampliado a lo largo de su historia.Artehistoria Sin embargo, son muchos más numerosos los ejemplos de arquitectura civil en el arte mesopotámico. Han quedado bastantes restos que nos han permitido levantar planos de los palacios reales de Ugarit, el palacio real de Ebla o el palacio real de Buyukkale. Estos edificios presentan como elemento común la organización de las estancias a través de diferentes patios, esquema que se continuará hasta el mundo romano. La arquitectura civil en el arte antiguo.
  7. Dominique Charpin, Jane Marie Todd, Reading and Writing in Babylon, Harvard University Press, 2011, ISBN 0674049683
    • Apenas conservamos restos de edificios de carácter civil procedentes del mundo egipcio ya que las casas y los palacios estaban construidos en materiales perecederos, mientras que tumbas y templos se levantaban en piedra. Sí nos han quedado muestras de las casas de Deir el-Medineh, todas ellas construidas en ladrillo y con unas dimensiones de 10 por 3 metros. En cuanto al urbanismo, conocemos con bastante exactitud la ciudad de Tell el-Amarna, ciudad de nueva planta fundada por Akhenatón en un llano desértico de la orilla derecha del Nilo. La arquitectura civil en el arte antiguo
    • El primer complejo destinado a residencia oficial y al ejercicio del poder central, es decir, el Palacio del faraón o del príncipe, asume un particular aspecto arquitectónico en las postrimerías del cuarto milenio a.C. y lo mantiene durante casi todo el tercero. Eficaces y de gran belleza son las imágenes en perspectiva de esos monumentales edifi­cios, reproducidas en las tapas de los sarcófagos de fines de la IV dinastía (2620-2500 a.C). Una idea del sucederse de habitaciones y de patios inte­riores, la hallamos incluso en las construcciones de la pri­mera dinastía, como en la tumba de Aha y, aún más, en la de Udimu (hacia el 2900 a.C). Castillos egipcios
  8. Epístola 1, 2, 4. Citado por J. Gouyon, Toulouse, la première capital du rouyame wisigoth, en G. Ripoll y J. M. Gurts (eds.), Sedes Regiae (ann. 400-800), Barcelona, 2000, pg. 239; citado a su vez por Ramón Teja, y Silvia Acerbi, El palacio visigodo y el circo de Toledo, hipótesis de localización. Reti Medievali Rivista, XI, 2010.
  9. Luis Lorente Toledo, San Pedro Mártir el Real, conventual y universitario: siglos XIII-XIX, Toledo, Universidad de Castilla La Mancha, 2002, ISBN 8484272079, pg. 15.
  10. Pedro de Rojas, Historia de la Imperial, nobilísima, ínclita y esclarecida ciudad de Toledo, 1630, vol. 2, pg. 830.
  11. Mayte Penelas, La conquista de Al-Andalus, CSIC, 2002 ISBN 8400080653, pg. 13.
  12. José Pijoán, Historia del Arte, Salvat, 1963, vol. 2, pg. 90
  13. Verberie en Free Oise.
    • (774-787), cerca de Maguncia, junto al Rin. Adopta una forma de villa romana, con gran hemiciclo en la parte oriental. El salón del trono tenía forma absidada, con importante tamaño. Otros palacios de Carlomagno
    • Artehistoria
  14. Anales del Imperio Carolingio, años 800-843, Akal, 1997, ISBN 844600450X.
    • Günther Binding: Deutsche Königspfalzen. Von Karl dem Großen bis Friedrich II. (765 –1240). Darmstadt 1996. Fuente citada en de:Ingelheimer Kaiserpfalz
  15. Enrico Castelnuovo (dir.), Arte e historia en la Edad Media I. Tiempo, espacio, instituciones, Akal, 2009, ISBN 8446024950, vol. 1, pg. 572.
  16. Íbidem, pg. 573.
  17. Íbidem, pg. 572.
  18. Hans-Georg Uhl: Die Kaiserpfalz Goslar. 2. Auflage. Stadtverwaltung, Goslar 1958. Fuente citada en en:Imperial Palace of Goslar.
  19. En una ocasión el sultán Mahmud (...) mandó construir un palacio comestible hecho de halva (una pasta dulce de sésamo). Ala al-Din (...) hizo que se edificase un palacio de cristal. Ulug Beg (...) encargó una torre de cerámica de China (...) muchos otros palacios y cámaras de placer musulmanas construidas con ladrillo y yeso resultaron ser tan poco duraderas como aquellas. Robert Irwin, Vida palatina en Arte islámico, AKAL, 2008, ISBN 8446025248, pg. 103 y ss.
  20. Qingxi Lou, Gensheng Chen, La arquitectura tradicional de China, 五洲传播出版社, 2001, ISBN 7801138244, pg. 18.
  21. Japanese palaces are different from all other palaces in the world. They are quite simple and plain in architectural treatment, and yet they fully express elegance. European palaces, on the contrary, are characterized by rich decoration. Hideto Kishida (1954) Japanese architecture.
  22. Ancient African palaces too, such as those of Mali, Ethiopia, and Kanem, were characterized by mobility. Suzanne Preston Blier (1998), The royal arts of Africa: the majesty of form.
  23. [1] [2]
  24. Ignacio Ezquerra, Jornadas reales, red viaria y espacio cortesano en tiempo de Felipe IV: las prevenciones camineras del doctor Juan de Quiñones, alcalde de Casa y Corte
  25. Véase:
  26. http://www.augsburger-gedenktage.de/Fugger/Stadtpalast.htm Fuggerhäuser]

Enlaces externos[editar]