Palacio de las Tullerías

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Palacio de las Tullerías
Palais des Tuileries
Achille Quinet, Arc du Carrousel, c. 1870.jpg
El Palacio de las Tullerías detrás de su entrada monumental, el Arc du Carrousel.
Información general
Estado Demolido
Uso(s) Palacio Real
Estilo Renacimiento, Barroco, Neoclasicismo, Historicismo
Localización Paris, Flag of France.svg Francia
Coordenadas 48°51′44″N 2°19′57″E / 48.862222222222, 2.3325Coordenadas: 48°51′44″N 2°19′57″E / 48.862222222222, 2.3325
Primera piedra 1564
Demolido 1883
Diseño y construcción
Arquitecto(s) Philibert de l'Orme
Jean Bullant
Louis Le Vau
Pierre-François-Léonard Fontaine
Hector Lefuel
[editar datos en Wikidata]

El palacio de las Tullerías (en francés: Palais des Tuileries) fue un palacio imperial y real situado en el centro de París, formando, junto al Louvre un único complejo arquitectónico.

Construido como maison de plaisance para la reina madre Cathérine de Médici, el palacio se usó raramente hasta 1789. En plena efervescencia de la Revolución Francesa, Louis XVI y su familia trasladaron su residencia de Versailles a las Tullerías, a partir de entonces, el palacio se convertiría en la principal residencia de los monarcas franceses en el siglo XIX. Por metonimia, "las Tullerías" pasó a designar la jefatura del estado francés y fue el centro político de Francia de 1789 a 1870.

Durante mayo de 1871, el Palacio de las Tullerías fue uno de los varios edificios oficiales incendiados por los miembros de la Comuna de París. El nuevo régimen republicano decidió su demolición definitiva en 1883.

Del antiguo palacio solo se conserva el anexo Jardín de las Tullerías, que alberga el Musée de l'Orangerie y la simétrica Galerie nationale du Jeu de Paume. El palacio de las Tullerías se situaba justo entre el jardín homónimo (oeste) y el actual Musée du Louvre (este).

Origen del nombre[editar]

Localización del palacio (lineas rojas), entre las dos alas del Louvre que se abren al Jardin des Tuileries.

El nombre es una castellanización del original francés Palais des Tuileries, cuya traducción correcta sería Palacio de las Tejerías, y que tiene su origen en las fábricas de tejas (tuiles en francés) que existían antiguamente en lo que luego sería el emplazamiento del palacio, y que fueron derruidas para permitir su construcción.

Historia[editar]

Antes de la construcción del palacio, los terrenos estaban ocupados por solares vacíos y fabricas de tejas (tuiles en francés), todos ellos situados fuera de la murallas que Carlos V había mandado construir durante la segunda mitad del siglo XIV (ver Enceintes de Paris, en francés).

Catherine de Médicis: una maison de plaisance[editar]

Tras la muerte de su esposo, el rey Henri II, la reina madre Catherine de Médicis pidió al arquitecto Philibert de l'Orme y, después del fallecimiento de éste, a Jean Bullant edificar allí un palacio. La intención era que el edificio sirviera de retiro para la Reina Madre, lejos del tumulto de la Corte (situada en el cercano Louvre), pero al mismo tiempo lo suficientemente cerca para mantener una cierta influencia política. Asimismo, el amplio jardin à l'italienne, que se tenía que construir anexo al palacio, buscaba rememorar a los jardines florentinos en los que la reina Catherine había pasado su infancia.

La idea inicial proyectaba la construcción de un gran edificio rectangular organizado alrededor de tres patios interiores y conformado por pabellones conectados por galerías. La profusa decoración escultórica de las fachadas, típica del renacimiento francés, recordaba al Ala François I de Blois o a la fachada que Pierre Lescot había construido pocos años antes en el Louvre.

Sin embargo, el ambicioso proyecto original jamás llegó a terminarse, iniciado en 1563, las obras avanzaron de forma lenta y se paralizaron hacia 1574. Cuenta la leyenda, que la supersticiosa Catherine recibió un día la predicción de que moriría "cerca de Saint-Germain", y, creyendo que se trataba de la cercana parroquia de Saint-Germain, la reina ordenó paralizar las obras de las Tullerías. Lo más probable, no obstante, es que el proyecto avanzara con lentitud a causa de la inestabilidad política y los conflictos religiosos. Sea como fuere, a partir de 1574, Catherine de Médici trasladó su residencia al Hôtel de Soissons (hoy desaparecido).

Así pues, del proyecto original, solo llegó a emerger del suelo una ala, la que daba el jardín. En el centro de dicha ala había un pabellón cubierto por una cúpula elíptica, al sur el llamado Pavillon Bullant en honor a su arquitecto, y al norte un pabellón inacabado del que solo se llegó a construir la planta baja.

Si que se llegó a terminar, sin embargo, el anexo Jardin des Tuileries, ejemplo de jardín italiano, y que sirvió de lugar de esparcimiento a la Corte, alojada en el Louvre. A través de dicho jardín, el rey Henri III huiría de Paris en mayo de 1588 durante el Día de las Barricadas.

Henri IV: el «Grand Dessein»[editar]

Después de años de conflictos religiosos y políticos, la llegada del primer Borbón al trono de Francia, Henri IV, supuso, a la par, el inicio de una etapa de estabilidad y de fiebre constructiva. Grandes proyectos como la Place Dauphine, la Place Royale o el Château Neuf de Saint-Germain-en-Laye son prueba de ello.

Instalado en el Louvre, Henri IV decidió unir dicho palacio con las Tullerías, el proyecto de llamó el "Gran Proyecto" (en francés: Grand Dessein). Entre 1607 y 1610, el arquitecto Jacques II Androuet du Cerceau (hijo del célebre Jacques Androuet du Cerceau) construyó una larga galería, paralela al río Sena, que unía ambos palacios. Dicha galería se llamó la Grande Galerie. Al oeste, en su unión con las Tullerías se erigió un monumental pabellón, más tarde llamado Pavillon de Flore. Al este, otra galería, la Petite Galerie, servía de conexión con el Louvre. A partir de entonces, la evolución histórica y arquitectónica del Louvre y de las Tullerías estaría inextrincablemente ligada.

La muerte de Henri IV en 1610 sumió otra vez a las Tullerías en un periodo de letargo, paralelamente, sin embargo, el palacio del Louvre experimentaba importantes transformaciones arquitectónicas.

Louis XIV: la ampliación barroca[editar]

Las Tullerías conocieron entonces un periodo de abandono, durante el reinado de Louis XIII las obras de ampliación de Louvre acapararon la atención de la Corona, dichas obras se prolongaron bajo el reinado de su hijo y sucesor, Louis XIV. Fue sin embargo éste último el que decidió reanudar las obras del palacio. Como la ampliación del Louvre renacentista parecía eternizarse, el Rey Sol decidió, paralelamente, la ampliación de las Tuileries, para que éstas sirvieran de residencia alternativa. El afamado arquitecto Louis Le Vau, que había construido Vaux y que más tarde ampliaría Versailles, fue el encargado de dirigir las obras junto con su discípulo François d'Orbay.

Desde 1659 y hasta 1666, Le Vau se encargó de corregir la disimetría del viejo palacio de Catherine de Médici: el Pavillon de Flore recibió su pendant con el Pavillon de Marsan (situado en el extremo norte), del mismo modo que el Pavillon du Théâtre equilibraba al Pavillon Bullant.

Asimismo, el objetivo de Le Vau también era armonizar los estilos disparejos de las distintas construcciones (la exuberancia renacentista por un lado y la monumentalidad barroca por otro). Por ello, el viejo palacio del siglo XVI fue completamente remodelado, todas las fachadas se rehicieron de nuevo en estilo clasicista francés, y de la obra de Philibert de l'Orme solo sobrevivieron las arquerías o loggias que daban al jardín. También fue rehecho el viejo pabellón central con su cúpula elíptica y en su lugar se erigió un pabellón al estilo del Pavillon de Flore y de Marsan con una cúpula cuadrangular, dicho pabellón recibió el nombre de Pavillon de l'Horloge a causa del reloj que había en una de sus fachadas. La fachadas de las Tullerías alcanzaron entonces una longitud de 328 metros.

Al mismo tiempo los nuevos apartamentos regios, completamente remozados, recibieron una suntuosa decoración a base de frescos rodeados de elaboradas cartelas y estucos dorados. No obstante el elemento más llamativo del interior del palacio fue su teatro. La inmensa sala de teatro, construida en la mitad norte de las Tullerías, se empezó en 1660 y fue inaugurada el 7 de febrero de 1662 con el ballet Ercole Amante de Franceso Cavalli y pronto recibió el nombre de Salle des Machines (Sala de las Maquinas) debido a sus elaborados mecanismos, obra de los ingenieros italianos Gaspare y Carlo Vigarani. Con un aforo de casi 4000 espectadores, la Salle des Machines fue considerada una de la mayores de Europa.

También los alrededores del Palacio de la Tullerías sufrirían importantes transformaciones durante el reinado de Louis XIV. Al oeste, el jardín homónimo fue remodelado por André le Nôtre. Desde de 1664, el paisajista transformó el recluido jardín à l'italienne en un grandioso jardín à la française; se anunciaban, ya, los fastos de Versailles. En la zona este, otro pequeño jardín fue eliminado para crear un amplio patio de entrada (en francés: cour d'honneur) al palacio. En dicho patio se celebró, en junio del 1662, un carrusel (desfile militar) que daría nombre al lugar: la Place du Carrousel (Plaza del Carrusel).

Una vez terminadas todas las ampliaciones, el Rey y la Corte pudieron trasladarse al palacio en el invierno de 1666, dejando de habitar el Louvre para siempre. La relevancia de las Tullerías como residencial real fue, sin embargo, de corta duración: en 1671, Louis XIV pasó su último invierno en el palacio. A lo largo de la siguiente década, los presupuestos para las interminables obras del Louvre fueron menguando al mismo tiempo que los de Versailles no paraban de augmentar. En 1682, el Rey Sol trasladó de forma permanente la Corte allí.

Siglo XVIII: música y teatro[editar]

Paris y las Tullerías perdieron su rey con el traslado de la Corte a Versailles, pero el palacio continuó siendo la residencia oficial del monarca en la capital. Tras la muerte de Louis XIV y durante la regencia del Duque de Orléans, el joven Louis XV vivió en el palacio de 1715 a 1722, en dicho año la Corte se reinstaló en Versailles. Louis XV volvería a habitar el palacio, brevemente, en noviembre del 1744[1] , después de volver de Metz durante la Guerra de Sucesión Austríaca.

Las Tullerías fueron habitadas entonces por algunos cortesanos a los que el Rey había concedido apartamentos, y por numerosos artistas a los que se permitía vivir y tener talleres en el palacio. La ausencia real de las Tullerías fue compensada por una intensa vida musical y teatral, convirtiendo el palacio en uno de los mayores centros de difusión cultural del Siglo de las Luces francés.

Cuando en 1763 un incendio destruyó sus instalaciones en el Palais Royal, la Opéra de Paris se vio obligada a buscar una nueva sede. Decidió instalarse entonces en la inmensa, pero vetusta, Salle des Machines de las Tullerías[2] . El afamado arquitecto Jacques-Germain Soufflot fue el encargado de realizar las reformas necesarias, que consistieron en construir una nueva sala en la parte delantera del escenario de la vieja sala. La nueva Salle Soufflot, como se la llamó, tenía un capacidad bastante inferior (500 plazas frente a 4000), pero en cambio resultaba mucho más cómoda, manejable y tenía una mejor acústica. El auditorio de la vieja Salle des Machines permaneció inalterado, usándose como almacén para decorados.

En 1770, la Comédie-Française se instaló en la Salle Soufflot, dejada vacante por la Opéra de Paris, que se había trasladado a su nueva sala del Palais Royal. Ocho años después, en la sala de las Tullerías, se celebró la première de la polémica obra de Beaumarchais, el Barbero de Sevilla. A partir de 1782 y hasta la Revolución, la Salle Soufflot alojó al Thêatre de Monsieur, tropa teatral así llamada por estar bajo el patronazgo del hermano de Louis XVI, Monsieur el Conde de Provence.

Revolución Francesa[editar]

Es paradójicamente a partir de 1789 cuando el palacio de las Tullerías se convierte en residencia real y adquiere la importancia histórica que se le conoce.

Algunos de los primeros altercados de la Revolución Francesa se produjeron en el jardín de las Tullerías. El día 12 de julio por la tarde, la multitud se reunió para protestar contra la destitución de Necker, se lanzaron piedras, sillas y botellas contra los soldados mercenarios del regimiento Royal-Allemand al mando del Príncipe de Lambesc, que respondió cargando contra la multitud.

Sin embargo, el devenir del palacio de las Tullerías no cambió radicalmente hasta las Jornadas del 5 y 6 de octubre de 1789. En dicha fecha, Louis XVI y su familia fueron obligados a abandonar el aislamiento de Versailles, símbolo de la monarquía absoluta y trasladarse a las Tullerías, viviendo entre sus súbditos como símbolo de la monarquía constitucional que se quería instaurar.

Del mismo modo, la Asamblea Constituyente también se vió obligada a trasladarse a Paris, estableciendo su sede en a antigua manège (en español: picadero) del palacio situada en el extremo norte de jardín (en el sitio de la actual Rue de Rivoli).

En un principio, la instalación de la Familia Real en el vetusto palacio no fue fácil, al encontrarse éste habitado por numerosos cortesanos y artistas a los que los anteriores monarcas había cedido los espacios, dichos habitantes fueron echados rápidamente y poco a poco el palacio fue recibiendo mobiliario de otras residencias reales o del guardamuebles de la Corona.

Los aposentos se distribuyeron de la siguiente manera: el grand appartement de recepción de situaba en el primer piso al lado del Carrusel, al lado del jardín daban el appartement privé del Rey y las estancias de sus hijos en los antiguos aposentos de la reina Marie-Thérèse; la reina Marie-Antoinette habitaba en la planta baja al lado del jardín, justo debajo de sus hijos, en las antiguas estancias del dauphin Louis que habían sido redecoradas y remozadas por la Condesa de Lamarck poco antes del estallido de la Revolución.

El resto de la Familia Real se repartía entre el Pavillon de Flore (la princesa Élisabeth y la princesa de Lamballe) y el Pavillon de Marsan (las princesas Adélaïde y Victoire). Por su parte, el Conde de Provence se instaló en su residencia del Palais du Luxembourg, el Conde d'Artois ya había partido al exilio.

Con excepción del verano de 1790 que pasaron en Saint-Cloud, la Familia Real viviría en las Tullerías durante tres largo años. Pero poco a poco, a raíz de las discrepancias con la Asamblea Constituyente, se convertiría en su prisión dorada. La muerte de Mirabeau, la Constitución Civil del Clero, los sucesos de Pascua de 1791 o el licenciamiento de la guardia real empujaron a Louis XVI a intentar una huida de la capital.

Fue la noche del 20 de junio de 1791, cuando el Rey y su familia salieron del palacio para intentar reunirse con tropas leales a la corona estacionadas en Montmédy, apenas un día después, la Familia Real fue descubierta y detenida en Varennes, el día 25 volvían a las Tullerías. Oficialmente, se dijo que Louis XVI no había huido, sino que había sido secuestrado por un grupo de aristócratas. Sin embargo, la llamada Fuga de Varennes dañó irremediablemente la imagen de la monarquía y ni siquiera la firma de la nueva constitución en setiembre del mismo año logro frenar la caída de su popularidad.

La carestía de alimentos, el alza de los precios, las clamorosas derrotas del ejército francés en la guerra contra Austria, los rumores de que la Familia Real conspiraba con la potencias extranjeras y los encendidos discursos de Danton y Marat encresparon los ánimos de las clases bajas parisinas, que asaltaron la residencia real el 20 de junio, siendo desalojados más tarde, y el 10 de agosto, obligando esta vez al Rey y a su familia a refugiare en la sede de la Asamblea Legislativa.

Ese mismo día, mientras las Tullerías eran saqueadas y la Guardia Suiza masacrada, la Asamblea votó la "suspensión" de Louis XVI, que días más tarde fue encarcelado, junto con su familia, en el Temple.

La Convención Nacional, el nuevo parlamente republicano dominado por jacobinos y cordeliers, tomó posesión del ex-palacio real, y en la Salle Soufflot (ver más arriba) se proclamó la República el 21 de setiembre de 1792.

El nuevo régimen encargó pronto al arquitecto Jacques-Pierre Gisors la destrucción de la Salle des Machines y de la Salle Soufflot para crear un nuevo hemiciclo para las sesiones de la Convención. Las oficinas del gobierno revolucionario, y entre ellas las del infame Comité de Salud Pública, se instalaron en los antiguos aposentos reales. Al mismo tiempo, los pabellones Flore, de l'Horloge y Marsan fueron rebautizados Égalité, Unité y Liberté respectivamente.

La Tullerías se mantuvieron, por lo tanto, durante el Terror como el centro de poder político de Francia. Una de las últimas insurrecciones de la Revolución tuvo precisamente lugar en el palacio cuando, el 1 de pradial del año III (20 de mayo de 1795 según el calendario republicano), los jacobinos asaltaron la cámara legislativa y decapitaron al diputado girondino Jean-Bertrand Féraud.

Con la proclamación de Directorio en 1795, el poder político se repartió: el Consejo de los Ancianos o cámara alta se instaló en la antigua sala de la Convención, mientras que el Consejo de los Quinientos lo hizo en el Palais Bourbon; los directores, por su parte, residieron en el Luxembourg.

Consulado y Primer Imperio[editar]

Después del Golpe de estado de Brumario, el general Bonaparte, ahora Primer Cónsul de la República, residió en la antigua residencia de los directores en el Luxembourg, pero a partir del 19 de enero de 1800 se instaló en el palacio parisino per excelencia: las Tullerías. A partir de entonces y hasta 1870, con breves excepciones, el Palacio de las Tullerías sería el centro de poder político de Francia.

Napoléon ocupó en el antiguo appartement de los hijos de la Familia Real así como el dormitorio de Louis XVI, todo ello situado en el primer piso cara al jardín. Por su parte, su esposa Joséphine se instaló justo debajo, en las estancias de la infortunada Marie-Antoinette. Los hijastros de Napoléon, Eugène y Hortense, también se trasladaron al palacio. Asimismo, el Tercer Cónsul Lebrun residió en el Pavillon de Flore, mientras que el Segundo, Cambacérès, prefirió el Hôtel d'Elbeuf, enfrente del palacio.

El día 2 de diciembre de 1804, Napoléon partió junto con su esposa rumbo a Notre-Dame para ser coronado "Emperador de los franceses" (Empereur des français). Durante el evento, el papa Pío VII se alojó en el Pavillon de Flore del 28 de noviembre al 4 de abril, ejemplificando la normalización de la relación con la Santa Sede después del anticlericalismo revolucionario.

La progresiva expansión del Imperio Francés y las victorias en los sucesivos conflictos se tradujeron en un progresivo remozamiento del palacio. A partir de 1806, se construyó una nueva capilla de corte en el Pavillon du Théatre (ver más arriba) y la antigua sala de la Convención dio pasó a la nueva Salle de Spectacles rodeada de un pórtico de columnas jónicas y cubierta por cúpulas doradas.

Al mismo tiempo, los arquitectos de cabecera el Emperador, Charles Percier y Pierre-François-Léonard Fontaine, construyeron un arco de triunfo en la Place du Carrousel para que sirviera de entrada triunfal del palacio y una larga verja que separaba la cour d'honneur del barrio de callejuelas estrechas que había entre las Tuileries y el Louvre. También en a misma época se empezó la construcción de la Aile Neuve, una nueva ala que partía del Pavillon de Marsan y que, paralela a la Rue de Rivoli (también de época napoleónica), se unía con el Louvre.

En 1808, Fontaine, remozó la distribución interior creando dos nuevos amplios dormitorios para el emperador y la emperatriz en el Pavillon Bullant, sendos dormitorios recibieron un suntuoso mobiliario style Empire que hoy se conserva en el Grand Trianon.

Dos años más tarde, las Tullerías fueron escenario de la boda entre Napoléon y la archiduquesa Marie-Louise, el cortejo nupcial partió del palacio y recorrió toda la Grande Galerie hasta el Salon Carré del Louvre, donde de ofició la misa nupcial. El banquete, por su parte, tuvo lugar en la Salle de Spectacles. En los aposentos de la Emperatriz nació en marzo de 1811 el Rey de Roma.

Durante la desastrosa Campaña de Francia, Napoléon evacuó la capital ante la llegada de las tropas austro-prusianas, abdicó días más tarde, el 6 de abril de 1814, en Fontainebleau. Durante unos meses el palacio de las Tullerías fue habitado por Louis XVIII, monarca restaurado en el trono.

Sin embargo, Napoléon logró escapar de la Isla de Elba y emprender el retorno a Paris. El 19 de mayo al atardecer, Louis XVIII abandonaba el palacio, el día siguiente al mediodía llegaba Napoléon, iniciando el periodo de los Cien Días. Durante dichos meses, Napoléon I prefirió la intimidad del Élysée a la magnificencia de las Tullerías que habitó raramente.

La restauración de Napoléon en el trono fue de corta duración, después de ser derrotado en Waterloo, signó su segunda y definitiva abdicación en el Élysée el 22 de junio de 1815.

Restauración Borbónica[editar]

Cuando Louis XVIII fue restaurado en el trono francés en 1814, la intención parecía ser el retorno a Versailles, sin embargo, después de la vuelta de Napoléon y de los Cien Dias la idea quedó descartada. La Restauración quería plantearse como un régimen conciliador y moderado, y por otro lado Versailles necesitaba una profunda puesta a punto que las arcas del estado no podían permitirse. La Corte se quedó en las Tullerías, que por otro lado se encontraban en perfecto estado después del remozamiento napoleónico.

Louis XVIII, se contentó en encargar al ex-arquitecto de Napoléon, Fontaine, substituir las Ns por Ls y el águila imperial por la flor de lys. El monarca se instaló en el antiguo appartement del emperador, la Duquesa de Angoulême en el de la emperatriz (y que antes había sido el de su madre Marie-Antoinette) y el Duque de Angoulême también en la planta baja, al lado de su esposa, cara al Carrousel, en las antiguas estancias del Rey de Roma. El Conde de Artois, por su parte habitó el Pavillon de Marsan y el Duque y la Duquesa de Berry se instalaron en el Élysée.

En esa época las Tullerías fueron conocidas con el sobrenombre de "le Château", en oposición al de "le Palais" que había tenido en epoca napoléonica,[3] y la corte de Francia recuperó las elaborada etiqueta y jerarquía prerevolucionarias. Sin embargo, no fue un periodo de fastos y fiestas, Louis XVIII era inválido y tanto el Duque como la Duquesa de Angoulême era de naturaleza seria y reservada. Si que fue, no obstante, un importante centro de intrigas políticas, sobretodo el Pavillon de Marsan, residencia del Conde de Artois, líder de la facción ultrarealista.

El 16 de setiembre de 1824, Louis XVIII falleció en su dormitorio de las Tullerías, fue el último monarca francés en morir en el trono y no en el exilio. Fue sucedido por su hermano el Conde de Artois, que reinó como Charles X, siendo la última vez, hasta 1906 con Émile Loubet, en la que la sucesión jefatura de estado se hizo de forma legal y regular.

Charles X fue el único que realizó algún cambio en la decoración del palacio, encargando un suntuosa cama nueva, hecha con madera dorada y seda de Lyon, para su dormitorio.

También durante su reinado, la Tullerías experimentaron un cierto renacer de la mano de la Duquesa de Berry. Después del asesinato de su esposo en 1820, la duquesa, de naturaleza juvenil y alegre, abandonó el Élysée y se instaló en el Pavillon de Marsan, organizando con frecuencia baile de disfraces.

En verano de 1830, estando la Familia Real en Saint-Cloud, estalló una insurrección en Paris, contra lo que se percibió como un retorno a las políticas absolutista por parte de Charles X. Durante la revolución de Las Trois Glorieuses las Tullerías fueron tomadas por la muchedumbre y saqueadas. Charles X refugiado en Rambouillet con su familia, abdicó en su sobrino, el Conde de Chambord y partió al exilio.

Monarquía de Julio[editar]

La Galería de la Paz, antes de 1871.
Salones de Estado del palacio, antes de 1871 — Salón Luis XIV.

El palacio quedó deshabitado hasta el 16 de octubre de 1831, fecha en la que el rey Luis Felipe I deja su residencia en el Palais Royal para alojarse en las Tullerías, deseoso de realzar el prestigio de su reinado. El palacio tomó entonces su aspecto definitivo, con la supresión de las terrazas occidentales y la creación de la gran escalera, por los arquitectos Percier y Fontaine.

La revolución de 1848 echó a la familia real de las Tullerías y la residencia fue de nuevo saqueada por los parisinos amotinados. Durante la Segunda República Francesa, el palacio de las Tullerías fue hospital para los mutilados de guerra antes de ser residencia del presidente de la República, Luis Napoleón Bonaparte.

Segundo Imperio[editar]

Desde el patio del Louvre; la pirámide de Pei se sitúa en la zona de árboles.
Las Tullerías con el Louvre al fondo; grabado de 1857.

Con el Segundo Imperio las Tullerías vuelven a ser una residencia imperial. Se encarga al arquitecto Visconti remozar el palacio demoliendo las casas que subsistían delante de la plaza del Carrusel.

El 29 de enero de 1853, las Tullerías son el escenario del matrimonio civil de Napoleón III y de Eugenia de Montijo.

Napoleón III termina el «gran proyecto», por el que el palacio se une por su flanco norte al Palacio del Louvre (actual Museo del Louvre), con el que formaba una sola unidad. Esta época es la de mayor esplendor de las Tullerías donde se sucedían lujosas fiestas palaciegas.

Comuna: incendio y destrucción[editar]

El palacio de las Tullerías incendiado, visto desde el jardín.

Caído el Segundo Imperio tras de su derrota en la Guerra franco-prusiana, la Comuna de París utilizó las salas de espectáculos de las Tullerías para fiestas y conciertos populares: los «conciertos comunitarios». Tres días antes del ataque definitivo de las tropas gubernamentales, el 18 de mayo de 1871, se celebraron tres conciertos consecutivos en beneficio de las víctimas de la guerra, que atrajeron a un público inmenso. Instalado en las Tullerías con su estado mayor, el jefe federado Bergeret declaró entonces: «Cuando deje las Tullerías, las Tullerías serán cenizas».

El 21 de mayo, con París asediada por las tropas prusianas, Thiers lanza el asalto definitivo a la capital en lo que se llamará la «Semana sangrienta», con un balance de al menos 20.000 muertos entre la población parisina y 877 entre los soldados versalleses. El 22 y el 23 de mayo, los parisinos acorralados por el avance de las tropas gubernamentales prendieron fuego a varios edificios emblemáticos antes de retirarse. Son los pétroleurs, llamados así por llevar consigo cubos de petróleo.

Finalmente el 23 de mayo, el federado Bénot condujo una banda por todos los apartamentos del palacio e hizo rociar las paredes de petróleo; poco antes de las 9 de la tarde, el reloj de las Tullerías se paró por el efecto del fuego. Como partes del edificio servían para almacenar barriles de pólvora, hacia las 11 de la noche una explosión sacudió el Pabellón del Reloj, hundiéndose la cúpula central en llamas. El palacio ardería toda la noche. El pabellón de Marsan y el pabellón de Flore, que formaban las esquinas y los laterales del palacio, se salvaron.

Las ruinas del palacio de las Tullerías fueron totalmente derruidas en 1883.

Propuesta de reconstrucción[editar]

Arco de Triunfo del Carrusel. Tras él, se encontraba el desaparecido palacio.

En febrero de 2004, bajo iniciativa de la Academia del Segundo Imperio, se crea el Comité para la Reconstrucción de las Tullerías[4] que busca reconstruir el palacio con suscripciones privadas, por una cantidad estimada en torno a 350 millones de euros. En junio de 2006, el Ministerio de Cultura y Comunicación creó por decreto ministerial una comisión de estudios presidida por el ex ministro de Cultura Maurice Druon.[5]

Este proyecto, que no ha encontrado oposición por parte del gobierno francés ni del Ayuntamiento de París, es en 2010 un proyecto muy controvertido en la opinión pública francesa.[6] [7] El 17 de enero de 2009, los miembros del Comité Francés de Historia del Arte (Comité français d'Histoire de l'Art — CFHA) aprobaron por unanimidad una moción contraria al proyecto de reconstrucción.[8]

Notas y referencias[editar]

  1. Louis XV et la société du XVIIIe siècle (en francés). Ad. Wahlen. 1843-01-01. Consultado el 2016-07-15. 
  2. «Salle des Machines, Palais des Tuileries, 1770-1782 - Comédie Française Registers Project». cfregisters.org. Consultado el 2016-07-15. 
  3. Guillaume de Bertier de Sauvigny. «Aristocracie et monarchie dans la vie culturelle au temps de Louis XVIII. et de Charles X.». http://www.perspectivia.net/. Consultado el 25 de julio de 2016. 
  4. Sitio web del Comité Nacional para la Reconstrucción de las Tullerías.
  5. Texto del decreto en el sitio web legifrance.gouv.fr.
  6. Véase el debate en la revista Connaissance des Arts.
  7. Véase el artículo al respecto en la revista La Tribune de l'Art, editada por el CNRS (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas), el Ministerio de Cultura y el Comité Francés de Historia del Arte.
  8. Véase el texto integral de la moción en el sitio web del CFHA.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]