Emperador de los franceses

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Emperador de los franceses es el título que se impuso a Napoleón Bonaparte en 1804 con la instauración del Primer Imperio Francés, hasta 1815, año en el que las potencias europeas coaligadas le permitieron seguir ostentándolo, pero reducido territorialmente a la Isla de Elba; en los Cien días de 1815 hasta su definitiva derrota en la batalla de Waterloo.

El título fue usado posteriormente por su sobrino Napoleón III entre 1852 y 1870 (Segundo Imperio Francés).

Napoleón II, hijo del primer Napoleón, alcanzó sobre el papel el título en dos ocasiones (como consecuencia de sendas abdicaciones, en 1814 y 1815), aunque no ejerció en realidad nunca el cargo ni fue reconocido nacional o internacionalmente; puesto que en ambos periodos ejercía el poder en Francia la monarquía restaurada (Luis XVIII) y él mismo, un niño de 3 ó 4 años, estuvo bajo la tutela de su abuelo, Francisco I, emperador de Austria; ni lo reivindicó posteriormente.

Por lo explícitamente contenido en el título ("Emperador de los Franceses" y no "Emperador de Francia"), es un ejemplo de monarquía popular, que pretendía adecuarse a la política napoleónica de mantener parcialmente el espíritu de la Revolución francesa al tiempo que se reconciliaba con los elementos más moderados del Antiguo Régimen.

Titulo que ostentaron también los siguientes príncipes Bonaparte, descendientes de Jerónimo, hermano de Napoleon I