Monarquía de Julio

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Royaume de France
Reino de Francia

Royal flag of France during the Bourbon Restoration.svg

1830-1848

Flag of France (1794–1815, 1830–1958).svg

Escudo
Bandera Escudo
Himno nacional: «La Parisienne»
(en español: «La Parisina»)
Ubicación de Francia
Capital París
48°49′N 2°29′E / 48.817, 2.483
Idioma oficial Francés
Gobierno Monarquía constitucional
(Carta de 1830)
Rey
 • 1830-1848 Luis Felipe I
Legislatura Parlamento
 • Cámara alta Cámara de Nobles
 • Cámara baja Asamblea de los Diputados
Historia
 • Revolución de Julio 1830
 • Revolución francesa 1848
Moneda Franco


La Libertad guiando al pueblo, de Eugène Delacroix, conmemora la Revolución de 1830.

Monarquía de Julio es el nombre con el que la historiografía contemporánea suele designar al periodo histórico que se desarrolló en Francia desde 1830 a 1848, entre dos de los principales procesos revolucionarios considerados ciclos de la revolución liberal o burguesa: la denominada Revolución de 1830, también llamada «Revolución de Julio», y la otra denominada Revolución francesa de 1848 o bien «Primavera de los Pueblos».

Antecedentes[editar]

Tras la expulsión de Napoleón Bonaparte en 1814, los aliados restauraron la Dinastía Borbón al trono francés. El período siguiente, la Restauración Borbónica, se caracterizó por una reacción conservadora y el restablecimiento de la Iglesia Católica Romana como un poder en la política francesa. El relativamente liberal Luis Estanislao Javier Borbón, Conde de Provenza, hermano del depuesto y ejecutado Luis XVI, gobernó como Luis XVIII desde 1814-1824 y fue sucedido por su hermano menor más conservador, el ex Conde de Artois, gobernando como Carlos X desde 1824.

A pesar del regreso de la Casa de Borbón al poder, Francia cambió mucho desde la era del antiguo régimen. El igualitarismo y el liberalismo de los revolucionarios siguieron siendo una fuerza importante y la autocracia y la jerarquía de la era anterior no pudieron restablecerse por completo. Los cambios económicos, que se habían puesto en marcha mucho antes de la revolución, habían progresado aún más durante los años de agitación y estaban firmemente arraigados en 1815. Estos cambios habían visto cambiar el poder de los nobles terratenientes a los comerciantes urbanos. Las reformas administrativas de Napoleón, como el Código Napoleónico y la eficiente burocracia, también se mantuvieron en su lugar. Estos cambios produjeron un gobierno central unificado que era fiscalmente sólido y tenía mucho control sobre todas las áreas de la vida francesa, una gran diferencia con la complicada mezcla de tradiciones e instituciones feudales y absolutistas de los borbones prerrevolucionarios.

Luis XVIII, en su mayor parte, aceptó que mucho había cambiado. Sin embargo, fue empujado a su derecha por los ultra-realistas, liderados por el conde de Villèle, que condenó el intento de los doctrinarios de reconciliar la Revolución con la monarquía a través de una monarquía constitucional. En cambio, la cámara de Francia salida de las elecciones generales de los 14 y 22 de agosto de 1815, la llamada Chambre introuvable, primero desterró a todos los miembros de la Convención que votaron por la ejecución de Luis XVI y luego aprobó leyes reaccionarias similares. Luis XVIII se vio obligado a disolver esta Cámara, dominada por los ultras, en 1816, temiendo un levantamiento popular. Los liberales gobernaron así hasta el asesinato en 1820 del duque de Berry, sobrino del rey, lo que devolvió al poder a los Ultras de Villèle. Su hermano Carlos X, sin embargo, adoptó un enfoque mucho más conservador. Intentó compensar a los aristócratas por lo que habían perdido en la revolución, frenó la libertad de prensa y reafirmó el poder de la Iglesia. En 1830, el descontento causado por estos cambios y la nominación autoritaria de Carlos del Príncipe Ultra-realista Polignac como ministro culminó en un levantamiento en las calles de París, conocido como la Revolución de julio de 1830. Carlos se vio obligado a huir y Luis Felipe de Orleans, miembro de la rama de la Casa de Orleans, e hijo de Felipe Igualdad que había votado la muerte de su primo Luis XVI, ascendió al trono. Luis Felipe gobernó, no como "Rey de Francia" sino como "Rey de los franceses" (una diferencia evocadora para los contemporáneos).

Período inicial (agosto de 1830 - noviembre de 1830)[editar]

El establecimiento simbólico del nuevo régimen[editar]

El 7 de agosto de 1830, se revisó la Carta de 1814. Se suprimió el preámbulo que revivía al Antiguo Régimen, y el Rey de Francia se convirtió en el "Rey de los franceses", (también conocido como el "Rey ciudadano") estableciendo el principio de soberanía nacional sobre el principio del derecho divino. La nueva Carta fue un compromiso entre la oposición de los Doctrinarios a Carlos X y los republicanos. Las leyes que imponen el catolicismo y la censura fueron derogadas y la revolucionaria bandera tricolor se restableció.

Luis Felipe prometió su juramento a la Carta de 1830 el 9 de agosto que establece los inicios de la Monarquía de julio. Dos días después, se formó el primer gabinete, reuniendo a la oposición constitucionalista a Carlos X, incluidos Casimir Perier, el banquero Jacques Laffitte, el conde Molé, el duque de Broglie, François Guizot, etc. El primer objetivo del nuevo gobierno era restaurar el orden público, mientras que al mismo tiempo parece aplaudir a las fuerzas revolucionarias que acababan de triunfar. Ayudado por el pueblo de París a derrocar a los legitimistas, la burguesía orleanista tuvo que establecer su nuevo orden.

Luis Felipe decidió el 13 de agosto de 1830 adoptar las armas de la Casa de Orleans como símbolos estatales. Al revisar un desfile de la Guardia Nacional de París el 29 de agosto que aclamó la adopción, exclamó a su líder, Lafayette: "¡Esto vale más para mí que la coronación en Reims!".[1]​ El nuevo régimen decidió el 11 de octubre que todas las personas heridas durante la revolución (500 huérfanos, 500 viudas y 3,850 personas heridas) recibirían una compensación financiera y presentaron un proyecto de ley que los indemnizaría por un monto de 7 millones de francos, también creando una medalla conmemorativa para los revolucionarios de julio.

Los ministros perdieron sus honores de Monseñor y Excelencia y se convirtieron simplemente en Monsieur le ministre. Al hijo mayor del nuevo rey, Fernando Felipe, se le dio el título de duque de Orleans y Príncipe Real, mientras que sus hijas y su hermana, Adelaida de Orleans, fueron nombradas princesas de Orleans, y no de Francia, ya que ya no existía cualquier "Rey de Francia" ni "Casa de Francia".

Las leyes impopulares aprobadas durante la Restauración fueron derogadas, incluida la ley de amnistía de 1816 que había desterrado a los regicidas, con la excepción del artículo 4, sobre la familia Bonaparte. La Iglesia de Sainte-Geneviève volvió una vez más a sus funciones como un edificio secular, llamado Panteón. Se impusieron varias restricciones presupuestarias a la Iglesia Católica, mientras que se derogó la Ley Anti-Sacrilegio de 1825 que preveía penas de muerte por sacrilegio.

Un trastorno permanente[editar]

Los disturbios civiles continuaron durante tres meses, apoyados por la prensa de izquierda. El gobierno de Luis Felipe no pudo ponerle fin, principalmente porque la Guardia Nacional estaba encabezada por uno de los líderes republicanos, el marqués de La Fayette, que abogaba por un "trono popular rodeado de instituciones republicanas". Los republicanos se reunieron en clubes populares, en la tradición establecida por la Revolución de 1789. Algunos de ellos fueron frentes para sociedades secretas (por ejemplo, la Blanquist Société des Amis du Peuple), que buscaban reformas políticas y sociales, o la ejecución de los ministros de Carlos X (Jules de Polignac, Jean de Chantelauze, el conde de Peyronnet y Martial de Guernon-Ranville). Las huelgas y manifestaciones fueron permanentes.[2]

Para estabilizar la economía y finalmente asegurar el orden público, en el otoño de 1830 el gobierno hizo que la Asamblea votara un crédito de 5 millones de francos para subsidiar las obras públicas, en su mayoría carreteras. Luego, para evitar quiebras y el aumento del desempleo, especialmente en París, el gobierno emitió una garantía para las empresas que enfrentan dificultades, otorgándoles 60 millones de francos. Estos subsidios se destinaron principalmente a los bolsillos de grandes empresarios alineados con el nuevo régimen, como la impresora Firmin Didot.

La muerte del Príncipe de Condé el 27 de agosto de 1830, que fue encontrado colgado, causó el primer escándalo de la Monarquía de julio. Sin pruebas, los legitimistas acusaron rápidamente a Luis Felipe y a la reina María Amelia de haber asesinado al príncipe ultrarrealista, con el supuesto motivo de permitir que su hijo, el duque de Aumale, consiguiera su fortuna. Sin embargo, se acepta comúnmente que el Príncipe murió como resultado de juegos sexuales con su amante, la baronesa de Feuchères.

Purga de los legitimistas[editar]

Mientras tanto, el gobierno expulsó de la administración a todos los partidarios legitimistas que se negaron a jurar lealtad al nuevo régimen, lo que condujo al retorno a los asuntos políticos de la mayoría del personal del Primer Imperio, que habían sido expulsados ​​durante la Segunda Restauración. Esta renovación del personal político y administrativo fue ilustrada con humor por un vodevil de Jean-François Bayard.[3]​ El Ministro del Interior, Guizot, volvió a nombrar a toda la administración prefectoral y los alcaldes de las grandes ciudades. El Ministro de Justicia, Dupont de l'Eure, asistido por su secretario general, Mérilhou, despidió a la mayoría de los fiscales. En el ejército, el general de Bourmont, un seguidor de Carlos X que estaba al mando de la invasión de Argelia, fue reemplazado por Bertrand Clauzel. Se reemplazaron generales, embajadores, ministros plenipotenciarios y la mitad del Consejo de Estado. En la Cámara de Diputados, una cuarta parte de los escaños (119) fueron sometidos a una nueva elección en octubre, lo que condujo a la derrota de los legitimistas.

Sin embargo, en términos sociológicos, esta renovación de las figuras políticas no marcó ningún gran cambio de las élites. Los antiguos terratenientes, los funcionarios públicos y las profesiones liberales continuaron dominando el estado de cosas, lo que llevó al historiador David H. Pinkney a negar cualquier reclamo de un "nuevo régimen de una gran burguesía".[4]

La "Resistencia" y el "Movimiento"[editar]

Aunque algunas voces comenzaron a presionar para el cierre de los clubes republicanos, que fomentaban la agitación revolucionaria, el Ministro de Justicia, Dupont de l'Eure, y el fiscal parisino, Bernard, ambos republicanos, se negaron a enjuiciar a las asociaciones revolucionarias (la ley francesa prohibía reuniones de más de 20 personas).

Sin embargo, el 25 de septiembre de 1830, el Ministro del Interior Guizot respondió a la pregunta de un diputado sobre el tema estigmatizando el "estado revolucionario", que combinó con el caos, al que se opuso a la "Revolución Gloriosa" en Inglaterra en 1688.[5]

Posteriormente aparecieron dos corrientes políticas que estructurarían la vida política bajo la Monarquía de Julio: el Partido del Movimiento y el Partido de la Resistencia. El primero era reformista y estaba a favor del apoyo a los nacionalistas que intentaban, en toda Europa, sacudir el control de los diversos imperios para crear estados-nación. Su portavoz era Le National. El segundo era conservador y apoyaba la paz con los monarcas europeos, y tenía como portavoz Le Journal des débats.

El juicio de los ministros de Carlos X, arrestados en agosto de 1830 mientras huían, se convirtió en el principal problema político. La izquierda exigió sus cabezas, pero a esto se opuso Luis Felipe, que temía una espiral de violencia y la renovación del terror revolucionario. Así, el 27 de septiembre de 1830, la Cámara de Diputados aprobó una resolución acusando a los ex ministros, pero al mismo tiempo, en un discurso al rey Luis Felipe el 8 de octubre, lo invitó a presentar un proyecto de ley que derogara la pena de muerte, al menos por delitos políticos. Esto a su vez provocó el descontento popular el 17 y 18 de octubre, con las masas marchando hacia el Fuerte de Vincennes, donde los ministros fueron detenidos.

Después de estos disturbios, el ministro del Interior, Guizot, solicitó la renuncia del prefecto del Sena, Odilon Barrot, quien había criticado el discurso de los parlamentarios al rey. Con el apoyo de Víctor de Broglie, Guizot consideró que un funcionario importante no podía criticar un acto de la Cámara de Diputados, particularmente cuando había sido aprobado por el Rey y su gobierno. Dupont de l'Eure se puso del lado de Barrot, amenazando con renunciar si el Rey lo negaba. El banquero Laffitte, una de las principales figuras del Parti du mouvement, se propuso coordinar a los ministros con el título de "Presidente del Consejo". Esta Broglie inmediatamente llevado y Guizot, del Partido de la Orden, a renunciar, seguido por Casimir Perier, André Dupin, el conde Molé y Joseph-Dominique Louis. Frente a la derrota del Parti de l'Ordre, Luis Felipe decidió llevar a Laffitte a juicio, esperando que el ejercicio del poder lo desacreditara. Así lo llamó para formar un nuevo gobierno el 2 de noviembre de 1830.

El gobierno de Laffitte (2 de noviembre de 1830 - 13 de marzo de 1831)[editar]

Aunque Luis Felipe no estuvo de acuerdo con el banquero Laffitte y le prometió en secreto al duque de Broglie que no lo apoyaría en absoluto, el nuevo presidente del Consejo fue engañado para que confiara en su rey.

El juicio de los ex ministros de Carlos X tuvo lugar del 15 al 21 de diciembre de 1830 ante la Cámara de los Pares, rodeado de manifestantes que exigían su muerte. Finalmente fueron condenados a cadena perpetua, acompañados de muerte civil por Polignac. La Guardia Nacional de La Fayette mantuvo el orden público en París, afirmando que era el perro guardián burgués del nuevo régimen, mientras que el nuevo Ministro del Interior, Camille de Montalivet, mantuvo a los ministros a salvo al detenerlos en el Castillo de Vincennes.

Pero al demostrar la importancia de la Guardia Nacional, La Fayette entró en una posición delicada, y rápidamente se vio obligado a renunciar. Esto llevó a la renuncia del Ministro de Justicia Dupont de l'Eure. Para evitar la dependencia exclusiva de la Guardia Nacional, el "Rey Ciudadano" encargó al mariscal Soult, el nuevo Ministro de Guerra, de reorganizar el Ejército. En febrero de 1831, Soult presentó su proyecto, con el objetivo de aumentar la efectividad de los militares. Entre otras reformas, el proyecto incluyó la ley del 9 de marzo de 1831 que crea la Legión Extranjera.

Mientras tanto, el gobierno promulgó varias reformas exigidas por el Parti du Mouvement, que se habían establecido en la Carta (art. 69). La ley del 21 de marzo de 1831 sobre los consejos municipales restableció el principio de elección y amplió el electorado (fundado en el sufragio censal) que se multiplicó por diez en comparación con las elecciones legislativas (aproximadamente de 2 a 3 millones de electores de una población total de 32,6 millones). La ley del 22 de marzo de 1831 reorganizó la Guardia Nacional; La ley del 19 de abril de 1831, votada después de dos meses de debate en el Parlamento y promulgada después de la caída de Laffitte, redujo el nivel de ingresos electorales de 300 a 200 francos y el nivel de elegibilidad de 1,000 a 500 francos. El número de votantes aumentó de menos de 100,000 a 166,000: un francés entre 170 poseía el derecho a votar, y el número de electores aumentó de 430 a 459.

Los disturbios de febrero de 1831[editar]

A pesar de estas reformas, que se dirigieron a la burguesía más que al pueblo, París se vio sacudida una vez más por disturbios los días 14 y 15 de febrero de 1831, lo que llevó a la caída de Laffitte. La causa inmediata de los disturbios fue un servicio funerario organizado por los legitimistas en la Iglesia Saint-Germains l'Auxerrois en memoria del duque ultrarrealista de Berry, asesinado en 1820. La conmemoración se convirtió en una manifestación política a favor del conde de Chambord, pretendiente legitimista al trono. Al ver en esta celebración una provocación intolerable, los manifestantes republicanos saquearon la iglesia dos días seguidos, antes de encender otras iglesias. El movimiento revolucionario se extendió a otras ciudades.

Frente a nuevos disturbios, el gobierno se abstuvo de cualquier represión fuerte. El prefecto del Sena Odilon Barrot, el prefecto de la policía Jean-Jacques Baude y el nuevo comandante de la Guardia Nacional, general Georges Mouton, permanecieron pasivos, lo que provocó la indignación de Guizot, así como las críticas del republicano Armand Carrel contra la demagogia del gobierno. Lejos de reprimir a las multitudes, el gobierno hizo que el arzobispo de París, Mons de Quélen fuese arrestado, además de acusar al fraile de Saint-Germain-l'Auxerrois y otros sacerdotes, junto con algunos otros monárquicos, de haber provocado a las masas.

En un gesto de apaciguamiento, Laffitte, con el apoyo del Príncipe Real Fernando Felipe, duque de Orléans, le propuso al rey que retirara la flor de lis, símbolo del Antiguo Régimen, del sello estatal. Con evidente disgusto, Luis Felipe finalmente firmó la ordenanza del 16 de febrero de 1831 sustituyendo las armas de la Casa de Orleans por un escudo con un libro abierto, en el que se podía leer "Charte de 1830". La flor de lis también se eliminó de los edificios públicos, etc. Esta nueva derrota del rey selló el destino de Laffitte.

El 19 de febrero de 1831, Guizot atacó verbalmente a Laffitte en la Cámara de Diputados, desafiándolo a disolver la Cámara y presentarse ante los electores. Laffitte aceptó, pero el rey, que era el único con derecho a disolver la Cámara, prefirió esperar unos días más. Mientras tanto, el prefecto del Sena Odilon Barrot fue reemplazado por Taillepied de Bondy a pedido de Montalivet, y el prefecto de la policía Jean-Jacques Baude por Vivien de Goubert. Para empeorar las cosas, en este clima insurreccional, la situación económica era bastante mala.

Luis Felipe finalmente engañó a Laffitte para que renunciara haciendo que su Ministro de Asuntos Exteriores, Horace Sébastiani, le pasara una nota escrita por el embajador francés en Viena, Marshal Maison, y que había llegado a París el 4 de marzo de 1831, que anunciaba una inminente intervención austriaca en Italia. Al enterarse de esta nota en Le Moniteur del 8 de marzo, Laffitte solicitó explicaciones inmediatas a Sébastiani, quien respondió que había seguido las órdenes reales. Después de una reunión con el rey, Laffitte presentó al Consejo de Ministros un programa beligerante, y posteriormente fue rechazado, obligándolo a renunciar. La mayoría de sus ministros ya habían negociado sus posiciones en el próximo gobierno.

El gobierno de Casimir Perier (13 de marzo de 1831 - 16 de mayo de 1832)[editar]

Habiendo logrado superar al Parti du Mouvement, el "Rey Ciudadano" llamó al poder al Parti de la Résistance. Sin embargo, Luis Felipe no estaba mucho más cómodo con un lado que con el otro, ya que estaba más cerca del centro. Además, no sentía simpatía por su líder, el banquero Casimir Perier, quien reemplazó a Laffitte el 13 de marzo de 1831 como jefe del gobierno. Su objetivo era restablecer el orden en el país, dejando que el Parti de la Résistance asumiera la responsabilidad de las medidas impopulares.

Perier, sin embargo, logró imponer sus condiciones al rey, incluida la preeminencia del presidente del Consejo sobre otros ministros, y su derecho a convocar a los consejos de gabinete fuera de la presencia real del rey. Además, Casimir Perier aseguró el acuerdo de que el príncipe liberal, Fernando Felipe de Orleans, dejaría de participar en el Consejo de Ministros. A pesar de esto, Perier valoró el prestigio del rey, pidiéndole, el 21 de septiembre de 1831, que se mudara de la residencia de su familia, el Palacio Real, al palacio de las Tullerías.

El banquero Perier estableció los principios del nuevo gobierno el 18 de marzo de 1831: solidaridad ministerial y la autoridad del gobierno sobre la administración: "el principio de la Revolución de Julio... no es la insurrección... es la resistencia a la agresión del poder"[6]​ e, internacionalmente, "una actitud pacífica y el respeto del principio de no intervención". La gran mayoría de la Cámara aplaudió al nuevo gobierno y le otorgó una mayoría cómoda. Perier aprovechó el apoyo del gabinete mediante juramentos de solidaridad y disciplina estricta para los disidentes. Excluyó a los reformadores del discurso oficial y abandonó la política no oficial del régimen de mediar en disputas laborales en favor de una estricta política de laissez-faire que favoreciera a los empleadores.

Disturbios civiles (revuelta de Canut) y represión[editar]

El 14 de marzo de 1831, por iniciativa de una sociedad patriótica creada por el alcalde de Metz, Jean-Baptiste Bouchotte, la prensa de la oposición lanzó una campaña para recaudar fondos para crear una asociación nacional destinada a luchar contra cualquier restauración borbónica y los riesgos de una invasión extranjera. Todas las principales figuras de la izquierda republicana (La Fayette, Jacques-Charles Dupont de l'Eure, Jean Maximilien Lamarque, Odilon Barrot, etc.) lo apoyaron. Se crearon comités locales en toda Francia, lo que llevó al nuevo presidente del Consejo, Casimir Perier, a emitir una circular que prohíbe a los funcionarios públicos pertenecer a esta asociación, a la que acusó de desafiar al propio estado acusándolo implícitamente de no cumplir con sus deberes adecuados.

A principios de abril de 1831, el gobierno tomó algunas medidas impopulares, obligando a varias personalidades importantes a renunciar: Odilon Barrot fue despedido del Consejo de Estado, el comando militar del general Lamarque suprimido, Bouchotte y el marqués de Laborde obligados a renunciar. Cuando el 15 de abril de 1831 la Cour d'assises absolvió a varios jóvenes republicanos (Godefroy Cavaignac, Joseph Guinard y Audry de Puyraveauhijo), en su mayoría oficiales de la Guardia Nacional que habían sido arrestados durante los problemas de diciembre de 1830 tras el juicio de los ministros de Carlos X, nuevos disturbios aclamaron la noticia del 15 al 16 de abril. Pero Perier, al implementar la ley del 10 de abril de 1831 que prohíbe las reuniones públicas, usó tanto a los militares como a la Guardia Nacional para disolver las multitudes. En mayo, el gobierno usó mangueras contra incendios como técnicas de control de multitudes por primera vez.

Otro motín, iniciado en la rue Saint-Denis el 14 de junio de 1831, degeneró en una batalla abierta contra la Guardia Nacional, con la ayuda de los Dragones y la infantería. Los disturbios continuaron los días 15 y 16 de junio.

Sin embargo, los principales disturbios tuvieron lugar en Lyon con la revuelta de los Canuts, que comenzó el 21 de noviembre de 1831, y durante la cual partes de la Guardia Nacional se pusieron del lado de los manifestantes. En dos días, los Canuts tomaron el control de la ciudad y expulsaron al general Roguet y al alcalde Victor Prunelle. El 25 de noviembre, Casimir Perier anunció a la Cámara de Diputados que el Mariscal Soult, asistido por el Príncipe Real, inmediatamente marcharía sobre Lyon con 20,000 hombres. Entraron en la ciudad el 3 de diciembre, restableciendo el orden sin derramamiento de sangre.

Sin embargo, los disturbios civiles continuaron, y no solo en París. El 11 de marzo de 1832, la sedición explotó en Grenoble durante el carnaval. El prefecto canceló las festividades después de que se exhibiera una máscara grotesca de Luis Felipe, lo que condujo a manifestaciones populares. El prefecto luego trató de que la Guardia Nacional dispersara a la multitud, pero este se negó a ir, lo que lo obligó a recurrir al ejército. El 35 ° regimiento de infantería (infanterie de ligne) obedeció las órdenes, pero esto a su vez llevó a la población a exigir su expulsión de la ciudad. Esto se hizo el 15 de marzo y el 35º regimiento fue reemplazado por el 6º regimiento de Lyon. Cuando Casimir Perier se enteró de la noticia, disolvió la Guardia Nacional de Grenoble e inmediatamente retiró el 35° regimiento a la ciudad.

Además de estos continuos disturbios, en todas las provincias, Dauphiné, Picardía, Carcasona, Alsacia, etc., varias conspiraciones republicanas amenazaron al gobierno (conspiración de los Tours de Notre-Dame en enero de 1832, de la rue des Prouvaires en febrero de 1832, etc.). Incluso los juicios de los sospechosos fueron aprovechados por los republicanos como una oportunidad para dirigirse a la gente: en el juicio de la blanquista Société des Amis du peuple en enero de 1832, Raspail criticó duramente al rey, mientras Auguste Blanqui daba curso libre a sus ideas socialistas. Todos los acusados ​​denunciaron la tiranía del gobierno, el costo increíblemente alto de la lista civil de Luis Felipe, las persecuciones policiales, etc. La omnipresencia de la policía francesa, organizada durante el Primer Imperio francés por Fouché, fue representada por el escritor legitimista Honoré de Balzac en su obra Splendeurs et misères des courtisanes (Esplendores y miserias de las cortesanas). La fuerza de la oposición llevó al Príncipe Real a cambiar su punto de vista un poco más hacia la derecha.

Elecciones legislativas de 1831[editar]

En la segunda mitad de mayo de 1831, Luis Felipe, acompañado por el mariscal Soult, comenzó una visita oficial a Normandía y Picardía, donde fue bien recibido. Del 6 de junio al 1 de julio de 1831, viajó por el este, donde había una mayor actividad republicana y bonapartista, junto con sus dos hijos mayores, el Príncipe Real y el duque de Nemours, así como con el conde de Argout. El rey se detuvo en Meaux, Château-Thierry, Châlons-sur-Marne (rebautizado como Châlons-en-Champagne en 1998), Valmy, Verdún y Metz. Allí, en nombre del consejo municipal, el alcalde pronunció un discurso muy político en el que expresó el deseo de que se abolieran los pares, y agregó que Francia debería intervenir en Polonia para ayudar al levantamiento de noviembre contra Rusia. Luis Felipe rechazó rotundamente todas estas aspiraciones, afirmando que los consejos municipales y la Guardia Nacional no tenían posición en tales asuntos. El rey continuó su visita a Nancy, Lunéville, Estrasburgo, Colmar, Mulhouse, Besançon y Troyes, y sus visitas fueron, en general, ocasiones para reafirmar su autoridad.

Luis Felipe decidió en el castillo de Saint-Cloud, el 31 de mayo de 1831, disolver la Cámara de Diputados, fijando elecciones legislativas para el 5 de julio de 1831. Sin embargo, firmó otra ordenanza el 23 de junio en Colmar para que las elecciones se retrasen al 23 de julio de 1831, para evitar el riesgo de agitación republicana durante las conmemoraciones de la Revolución de Julio. La elección general de 1831 tuvo lugar sin incidentes, de acuerdo con la nueva ley electoral del 19 de abril de 1831. Sin embargo, los resultados decepcionaron al rey y al presidente del Consejo, Perier: más de la mitad de los diputados salientes fueron reelegidos, y sus posiciones políticas eran desconocidas. Los legitimistas obtuvieron 104 escaños, los liberales orleanistas 282 y los Republicanos 73.

El 23 de julio de 1831, el rey expuso el programa de Casimir Perier en el discurso del Trono: aplicación estricta de la Carta en el país y defensa estricta de los intereses de Francia y su independencia en el extranjero.

Los diputados en la cámara votaron a su presidente, eligiendo al barón Girod de l'Ain, el candidato del gobierno, en la segunda vuelta. Obtuvo 181 votos para los 176 del banquero Laffitte. Pero Dupont de l'Eure ganó la primera vicepresidencia con 182 voces de un total de 344, derrotando al candidato del gobierno, André Dupin, que solo tenía 153 votos. Casimir Perier, quien consideró que su mayoría parlamentaria no era lo suficientemente fuerte, decidió renunciar.

Luis Felipe luego se volvió hacia Odilon Barrot, quien se negó a asumir responsabilidades gubernamentales, señalando que solo tenía un centenar de diputados en la Cámara. Sin embargo, durante las elecciones del 2 de agosto de 1831 de los interrogatorios y secretarios, la Cámara eligió principalmente a candidatos del gobierno como André Dupin y Benjamin Delessert, quienes obtuvieron una fuerte mayoría contra un candidato de extrema izquierda, Eusèbe de Salverte. Finalmente, Guillermo I de los Países Bajos tomo la decisión de invadir Bélgica: la revolución belga había tenido lugar el año anterior: el 2 de agosto de 1831, obligó a Casimir Perier a permanecer en el poder para responder a la solicitud de ayuda de los belgas.

Durante los debates parlamentarios sobre la inminente intervención de Francia en Bélgica, varios diputados, liderados por el barón Bignon, solicitaron sin éxito una intervención similar para apoyar la independencia de Polonia. Sin embargo, a nivel interno, Casimir Perier decidió dar marcha atrás ante la oposición dominante, y satisfizo una vieja demanda de la izquierda mediante la abolición de la nobleza hereditaria. Finalmente, la ley del 2 de marzo de 1832 sobre la lista civil de Luis Felipe lo fijó en 12 millones de francos al año, y un millón para el Príncipe Real, el duque de Orleans. La ley del 28 de abril de 1832, nombrada en honor al Ministro de Justicia Félix Barthe, reformó el Código Penal de 1810 y el Código de instrucción penal.

La epidemia de cólera de 1832[editar]

La pandemia de cólera que se originó en la India en 1815 llegó a París alrededor del 20 de marzo de 1832 y mató a más de 13,000 personas en abril. La pandemia duraría hasta septiembre de 1832, matando en total 100,000 en Francia, con 20,000 solo en París. [8] La enfermedad, cuyos orígenes eran desconocidos en ese momento, provocó un pánico popular. La gente de París sospechaba de envenenadores, mientras que los carroñeros y los mendigos se rebelaron contra las medidas autoritarias de salud pública.

Según el historiador y filósofo del siglo XX, Michel Foucault, el brote de cólera se combatió por primera vez con lo que llamó "medicina social", que se centró en el flujo, la circulación del aire, la ubicación de los cementerios, etc. Todas estas preocupaciones, nacidas de la Teoría miasmática de la enfermedad, por lo tanto, se preocupaba por las preocupaciones urbanistas del manejo de las poblaciones.

El cólera también golpeó a la princesa real Madame Adélaida, así como a d'Argout y Guizot. Casimir Perier, quien el 1 de abril de 1832 visitó a los pacientes en el Hôtel-Dieu con el Príncipe Real, contrajo la enfermedad. Renunció a sus actividades ministeriales antes de morir de cólera el 16 de mayo de 1832.

Consolidación del régimen (1832-1835)[editar]

  1. French: «Cela vaut mieux pour moi que le sacre de Reims
  2. Ronald Aminzade, Ballots and barricades: class formation and republican politics in France, 1830-1871 (1993)
  3. La Foire aux places, comédie-vaudeville in one act of Jean-François Bayard, played at the théâtre du Vaudeville on 25 September 1830, showed the solicitors, gathered in the antechamber of a minister: «Qu'on nous place / Et que justice se fasse. / Qu'on nous place / Tous en masse. / Que les placés / Soient chassés!» (quoted by Guy Antonetti, Louis-Philippe, Paris, Librairie Arthème Fayard, 2002, p. 625) «Savez-vous ce que c'est qu'un carliste? interroge un humoriste. Un carliste, c'est un homme qui occupe un poste dont un autre homme a envie!» (ibid.)
  4. David H. Pinkney, The French Revolution of 1830, 1972).
  5. Sudhir Hazareesingh (2015). How the French Think. Basic Books. p. 215. 
  6. French: «le principe de la révolution de juillet [...] ce n'est pas l'insurrection, [...] c'est la résistance à l'agression du pouvoir», Antonetti, op.cit., p.656